Sunteți pe pagina 1din 5

JURISPRUDENCIA

Roj: STSJ CL 886/2017 - ECLI: ES:TSJCL:2017:886


Id Cendoj: 47186330012017100034
Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Contencioso
Sede: Valladolid
Sección: 1
Fecha: 20/02/2017
Nº de Recurso: 625/2016
Nº de Resolución: 219/2017
Procedimiento: Recurso de Apelación
Ponente: MARIA DE LA ENCARNACION LUCAS LUCAS
Tipo de Resolución: Sentencia

T.S.J.CASTILLA-LEON CON/AD VALLADOLID


Sala de lo Contencioso Administrativo Sección PRIMERA
VALLADOLID C/ Angustias s/n
SENTENCIA: 00219/2017
LPZ
N.I.G: 47186 45 3 2016 0000360
AP RECURSO DE APELACION 0000625 /2016 LP
Sobre: FUNCION PUBLICA
De D./ña. Josefina
Representación D./Dª. ROSA MARIA SAGARDIA REDONDO
Contra D./Dª. GERENCIA REGIONAL DE SALUD DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEON
Representación D./Dª. LETRADO DE LA COMUNIDAD
SENTENCIA Nº 219
ILMOS. SRES.
PRESIDENTA DE LA SALA:
DOÑA ANA MARÍA MARTÍNEZ OLALLA
MAGISTRADOS:
DOÑA MARÍA ENCARNACIÓN LUCAS LUCAS
DON FELIPE FRESNEDA PLAZA
DON LUIS MIGUEL BLANCO DOMÍNGUEZ
En la Ciudad de Valladolid, a veinte de febrero de dos mil diecisiete.
La Sección primera de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla
y León en Valladolid, siendo Ponente la Sra. MARÍA ENCARNACIÓN LUCAS LUCAS, ha visto en grado de
apelación, el Rollo nº 625/2016 interpuesto contra la sentencia nº 168/2016 dictada por el Juzgado de lo
Contencioso Administrativo nº 1 de Valladolid en el PA 80/2016, habiendo sido partes en esta instancia, como
apelante DOÑA Josefina , representada por la Procuradora Sra. Sagardía Redondo y asistida por la Letrada Sra.
Sánchez Bellota, y como apelada COMUNIDAD AUTÓ NO MA DE CASTILLA Y LEÓN representada y asistida
por el Letrado de sus servicios jurídicos.

1
JURISPRUDENCIA

ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Valladolid, en el proceso indicado,
dictó sentencia con fecha 4 de octubre de 2016 cuya parte dispositiva dice: "QUE DESESTIMO el recurso
interpuesto por el Letrado/a Dª Yolanda Sánchez Bellota, en nombre y representación de Dª Josefina ,
dirigido contra la resolución de 23 de febrero de 2016 de la Comisión Central de Carrera -Dirección General de
Profesionales- Gerencia Regional de Salud y contra la resolución de 28 de octubre de 2015 del Director Gerente
de la Gerencia Regional de Salud por la que se aprueba el listado de solicitudes que ha obtenido el informe
favorable o desfavorable en la evaluación de méritos curriculares correspondientes al acceso a Grado I de Carrera
Profesional convocado mediante resolución de 20 de marzo de 2015, DECLARANDO las resoluciones recurridas
ajustadas a derecho. Procede la expresa condena en costas de la parte recurrente con el límite de 500 euros
por todos los conceptos".
SEGUNDO.- Contra dicha resolución la parte actora en la instancia interpuso recurso de apelación en tiempo
y forma, que fue admitido en ambos efectos, dándose traslado del mismo a la parte demandada habiendo
impugnado el mismo, y remitidos los autos a esta Sala, una vez vencido el plazo de personación de las partes,
quedaron los autos pendientes de señalamiento para votación y fallo, lo que se ha llevado a cabo el día 15
de febrero de 2017.
TERCERO.- En la tramitación del recurso en ambas instancias se han observado las prescripciones legales.

FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO.- Se impugna en el presente recurso de apelación la sentencia dictada por el Juzgado de lo
Contencioso Administrativo Nº 1 de Valladolid por la que se desestima el recurso contencioso-administrativo
interpuesto contra la resolución de 23 de febrero de 2016 de la Comisión Central de Carrera -Dirección General
de Profesionales- Gerencia Regional de Salud y contra la resolución de 28 de octubre de 2015 del Director
Gerente de la Gerencia Regional de Salud por la que se aprueba el listado de solicitudes que ha obtenido el
informe favorable o desfavorable en la evaluación de méritos curriculares correspondientes al acceso a Grado
I de Carrera Profesional convocado mediante resolución de 20 de marzo de 2015.
La sentencia apelada, tras exponer las posturas de las partes, destaca que idénticas pretensiones a las
formuladas en el recurso han sido ya analizadas en supuestos idénticos o similares por el Juzgado de lo
contencioso-administrativo nº 4 de Valladolid en sentencia nº 148/2016 de 15 de julio de 2016 dictada en el
procedimiento abreviado nº 56/2016, o por el Juzgado de lo contencioso-administrativo nº 3 de Valladolid en
sentencia nº 144/2016 de 21 de septiembre de 2016 , y haciéndose eco y transcribiendo, los Fundamentos
Jurídicos 2º a 4º de esta última resolución, desestima la demanda.
Frente a dicha sentencia se alza la recurrente en la instancia en base a varios motivos. Sostiene que la
sentencia de instancia hace indebida aplicación del art. 44.1 de la Ley 30/1992 . En segundo lugar, y de modo
subsidiario a lo anterior, que la sentencia incurre en una errónea valoración de la prueba pues consta en las
actuaciones qué causo el error apreciado en la solicitud de la recurrente y que es imputable a la Administración.
Y en tercer lugar que la sentencia hace una interpretación errónea del art. 71 de la Ley 30/1992 , ya que el
mismo debió ser aplicado y otorgado a la actora la posibilidad de subsanar su solicitud.
La Administración demandada se ha opuesto al recurso sosteniendo la conformidad a derecho de la resolución
recurrida y de la sentencia que así lo considera.
SEGUNDO.- El enjuiciamiento de este recurso de apelación debe iniciarse indicando que por esta misma Sala
y Sección ha sido resuelto ya el recurso de apelación presentado en su día frente a la sentencia del Juzgado
de lo Contencioso-Administrativo nº 4 de esta ciudad el 15 de julio de 2016 en el procedimiento abreviado nº
56/2016, en la que, como se dice en la sentencia apelada, se enjuician cuestiones similares sino idénticas a
las planteadas en este recurso.
En primer lugar y por lo que se refiere a la estimación por silencio de la solicitud actora de reconocimiento
del grado I de carrera profesional, pretensión principal de la actora, se dice en dicha sentencia y se reitera
a hora que "... aunque el procedimiento para el acceso al Grado de carrera profesional fuera convocado por
la Administración en ejecución de la sentencia de esta Sala de fecha 28 de abril de 2014 , y a solicitud de la
recurrente en dicho recurso, ello no altera la naturaleza del procedimiento convocado para el reconocimiento de
grado profesional, que no es otra que la de procedimiento que se inicia de "de oficio" por la Administración. El
procedimiento ordinario para el reconocimiento individual del Grado de Carrera Profesional se inicia, tal y como
se establece en el artículo 5,1 de la Orden SAN/1443/2009, de 7 de julio , que desarrolla el Decreto 43/2009, de
2 de julio, mediante la publicación de la correspondiente convocatoria en el BOCyL, es decir se inicia de oficio
por la Administración. Dichas convocatorias deben realizarse anualmente, tal y como dispone el art. 10.1 del

2
JURISPRUDENCIA

Decreto 43/2009 (El procedimiento para obtener el reconocimiento individual del grado se iniciará mediante
la correspondiente convocatoria anual de la Gerencia Regional de Salud de Castilla y León...) y 5 de la Orden
SAN/1443/2009, de 7 de Julio .
Lo que ocurre es que al ser un procedimiento de concurrencia voluntaria para los afectados por el mismo, quien
está interesado en participar debe presentar su correspondiente solicitud, pero ello no modifica el carácter del
procedimiento...Por lo tanto siendo un procedimiento iniciado de oficio el transcurso del plazo sin resolverse no
permite entender estimada por silencio la petición de reconocimiento de grado de carrera profesional.
A mayor abundamiento hemos de decir que la petición actora fue desestimada expresamente por la Resolución
de 28 de Octubre de 2015, del Director Gerente de la Gerencia Regional de Salud, por la que se aprueba el listado
de solicitudes que han obtenido informe favorable/desfavorable (desfavorable en su caso) en la evaluación
de méritos curriculares correspondientes al acceso a grado I de carrera profesional convocado mediante
Resolución de 20 de marzo de 2015 (publicada en el BOCyL de 28 de Octubre de 2015), por lo que la petición
actora de reconocimiento de grado fue desestimada expresamente y antes de producirse el silencio. Y ello con
independencia de que su reclamación ante la Comisión Central fuera desestimada expresamente el 29 de enero
de 2016, pues en la Resolución de octubre ya se resolvía dicha información desfavorable".
Lo dicho en la anterior sentencia es plenamente trasladable al recurso presente. El procedimiento es iniciado
de oficio por lo que su resolución en plazo no produce efectos estimatorios, y, en todo caso, la solicitud actora
fue resuelta en sentido desfavorable por Resolución de 28 de Octubre de 2015, dentro del plazo previsto para
su resolución, e incluso con anterioridad, el 15-10-2015 ya se había emitido informe desfavorable que le había
notificado a la recurrente el 3-11-2015 y desestimadas sus alegaciones el 23 de febrero de 2016.
TERCERO.- En segundo lugar, creemos oportuno alterar el orden en el que vienen alegados los distintos
motivos impugnatorios- procede analizar la indebida aplicación del artículo 71 de la Ley 30/1992, de 26 de
noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común .
La Sentencia recurrida entiende que este artículo no es aplicable y, por lo tanto, que la Administración actuó
correctamente al no requerir al interesado para que presentase otros méritos curriculares referidos a los 10
últimos años, cuando constató que los aportados no satisfacían tal exigencia.
El examen de esta alegación exige tener presente las siguientes circunstancias.
En primer lugar, hay que partir del contenido de la Resolución de 20 de marzo de 2015, del Director Gerente de
la Gerencia Regional de Salud de Castilla y León, por la que se convoca en ejecución de Sentencia el proceso
ordinario y se abre el plazo para la presentación de solicitudes de acceso al Grado I de Carrera Profesional
previsto en el Decreto 43/2009, de 2 de julio, por el que se regula la carrera profesional del personal estatutario
de los Centros e Instituciones Sanitarias del Servicio de Salud de Castilla y León.
La disposición Tercera, apartado C), letra b) de dicha Resolución, dedicada a la "Autoevaluación de méritos
curriculares" dice: "Los profesionales dispondrán de un plazo de veinte días naturales para realizar la
evaluación de los méritos curriculares, referidos a los últimos diez años, suficientes para alcanzar los créditos
mínimos previstos en el Decreto 43/2009, de 2 de julio, para cada modalidad y grado de carrera profesional".
Es importante destacar ahora que es a los propios profesionales a los que les corresponde realizar no
una evaluación de todos los méritos curriculares de los que dispongan, sino solo de aquellos que estimen
suficientes para alcanzar los créditos mínimos, ofreciéndose como única pauta para ello, exclusivamente la
referencia de los 10 últimos años, correspondiendo a la Administración, concretamente al ComitéŽ Especifico
de Institución Sanitaria, valorar esa suficiencia a la vista de lo aportado por los interesados.
En el presente caso, no se discute que el hoy apelante se equivocó al seleccionar los méritos curriculares
con los que alcanzar ese crédito mínimo, al aportar unos méritos que no cumplían el requisito de haber sido
obtenido en los 10 últimos años, entrando este supuesto, a nuestro juicio, en la previsión contenida en el
artículo 71 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre , que prevé que cuando se constata la falta de documentos
preceptivos debe requerirse al interesado para que aporte los documentos correspondientes que faltan, y cabe
entender que lo mismo ha de hacerse cuando se observa un error en la documentación presentada, por estar
ésta equivocada.
Nos encontramos, por lo tanto, ante un supuesto en el que el interesado se equivoca en relación a los méritos
(por no estar parte de los presentados referidos a los 10 últimos años), siendo este error subsanable, porque
no es que no tenga los méritos exigidos en las bases, sino que teniéndolos, nos los alegó por entender que
con los ya presentados era suficiente, y de ahí precisamente que la subsanación sea posible.
La finalidad del artículo 71 citado y, por lo tanto, la perspectiva desde la que debe ser interpretado, es la de
evitar que se dé por inexistente por un simple defecto meramente formal, algo que realmente existe.

3
JURISPRUDENCIA

Esta es la situación que se produce en este caso, infringiéndose dicho artículo, desde nuestro punto de vista,
cuando la Administración no valora (por considerarlos de presentación extemporánea) los méritos del apelante
que aparentemente cumplen el requisito de haberse obtenido en los últimos 10 años y que éste aporta una
vez que conoce, porque así se lo ha hecho saber la Administración, el error padecido.
En segundo lugar, nos parece además necesario recordar que la letra d) de ese mismo apartado C) de la
Resolución de 20 de marzo de 2015 citada dice: "Los profesionales dispondrán de un plazo de 10 días naturales
a contar desde la notificación prevista en el apartado anterior, al efecto de que puedan formular reclamaciones
ante la Comisión Central".
Precisamente al amparo de esta previsión, el hoy apelante presentó una reclamación en la que sostenía que
los méritos presentados debían ser valorados y, de manera subsidiaria, aportaba nuevos méritos que cumplían
con el requisito de los 10 años.
Debe repararse en que la previsión transcrita no contiene ninguna limitación en cuanto a los motivos en los
que se puede basar la reclamación que obviamente irá dirigida a demostrar la suficiencia de créditos que se
le exige
Por eso, el alcance que debe darse a esa letra d) va en la línea de posibilitar al profesional que discuta la
valoración que de los méritos ha hecho el ComitéŽ Especifico de Institución Sanitaria y también poder aportar,
en su caso, méritos distintos de los aportados inicialmente, si es que éstos no son aceptados, de cara a
acreditar la suficiencia a que se refiere la disposición Tercera, apartado C).
A nuestro juicio, la finalidad de una reclamación como la indicada (no obstante las diferencias destacadas por
la doctrina entre reclamación y recurso) es la de posibilitar que la Administración revise su inicial valoración
y, en su caso, lograr la subsanación de errores en los que se haya podido incurrir a fin y efecto de no privar
de un derecho o de un efecto beneficioso a quien reúne (o puede reunir), desde un punto de vista sustantivo,
todos los requisitos para ello.
Por lo tanto, la Administración debió a su propia iniciativa aplicar el artículo 71 en los términos expuestos o,
en todo caso, una vez que se le presenta la reclamación y en ella se alega el error padecido y se ofrece la
subsanación del mismo, entrar a valorar los nuevos méritos, y no rechazar tal petición con el argumento de
que esos nuevos méritos se han presentado de manera fuera del plazo legalmente previsto.
CUARTO. - Finalmente también nos parece oportuno considerar otras circunstancias concurrentes, ya que la
interpretación y aplicación del citado artículo 71 no puede hacerse sin ponderar adecuadamente las concretas
circunstancias de cada supuesto de hecho.
La parte apelante sostiene que los errores en los méritos presentados para que le fuese reconocido el grado I de
carrera profesional no le son imputables a ella sino a la propia Administración, mostrando su disconformidad
con la argumentación que al respecto hace el Juzgador a quo en la sentencia recurrida, siendo este el segundo
motivo de su apelación.
Pues bien con independencia de todo ello, hay que decir que desde luego la redacción de la disposición Tercera,
apartado C), letra b) de la Resolución de 20 de marzo de 2015 no es un ejemplo de claridad, ya que contiene
la referencia a los 10 años, pero no indica cómo han de computarse, hasta el punto de que fue necesario una
aclaración de la propia Administración, como quedó demostrado en la instancia con la prueba documental
aportada.
Por otro lado, era la primera vez que la presentación de los méritos curriculares se efectuaba vía online.
Ciertamente el sistema no rechaza méritos que no cumplen el requisito temporal de los 10 años ya visto, pero
es también cierto que, de discriminar los méritos no admisibles por este motivo, sí se hubiese posibilitado
al interesado aportar en ese momento inicial esos otros méritos que finalmente aportó cuando supo que los
aportados no se ajustaban a la disposición Tercera, apartado C), letra b) de citada Resolución de 20 de marzo
de 2015.
Desde nuestro punto de vista, resulta desproporcionado que el sistema on line diseñado por la Administración
no permita corregir los posibles errores en los que el interesado haya incurrido y al mismo tiempo se haga una
interpretación de la normativa vista (incluida la propia la Resolución de 20 de marzo de 2015) que impide que
se aporten, cuando se tienen, los méritos oportunos para ser valorados por la Administración.
A virtud de lo expuesto debemos estimar el recurso de apelación y en consecuencia revocar la Sentencia
apelada, estimando parcialmente la demanda al objeto de que se valoren los méritos aportados con la
reclamación presentada en fecha 12 de noviembre de 2015 con las consecuencias y efectos a que haya lugar
conforme a la Resolución de 20 de marzo de 2015 del Director Gerente de la Gerencia Regional de Salud de

4
JURISPRUDENCIA

Castilla y León, por la que se convoca en ejecución de Sentencia el proceso ordinario y se abre el plazo para la
presentación de solicitudes de acceso al Grado I de Carrera Profesional previsto en el Decreto 43/2009, de 2 de
julio, por el que se regula la carrera profesional del personal estatutario de los Centros e Instituciones Sanitarias
del Servicio de Salud de Castilla y León, sin que proceda ahora reconocer el grado I de carrera profesional que
interesa por faltar dicha valoración.
QUINTO.- Al estimarse el recurso de apelación, no procede imponer las costas a ninguna de las partes.
En cuanto a las de la instancia, apreciando dudas de derecho, no procede tampoco imponer las costas a
ninguna de las partes.
Vistos los preceptos legales citados y los demás de general y pertinente aplicación la SALA ACUERDA:

FALLO
Que se estima el recurso de apelación registrado con el número Nº 625/2016 interpuesto por la Procuradora
Sra. Sagardía Redondo en nombre y representación de DOÑA Josefina contra la sentencia de 4 de Octubre
de 2016 dictada por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo nº 1 de Valladolid en el PA nº 80/2016, y
con revocación de la misma, debemos estimar la demanda interpuesta en la instancia, anulando los actos
recurridos, reconociendo el derecho del actor a que le sean valorados los méritos curriculares presentados en
los términos indicados en el Fundamento de Derecho Cuarto.
No procede imponer las costas de este recurso, ni las de la instancia a ninguna de las partes.
Notifíquese esta resolución a las partes, haciéndoles saber que la misma no es firme y que contra ella cabe
interponer el recurso de casación previsto en los artículos 86 y siguientes de la Ley Jurisdiccional 29/1998,
en la redacción dada por la Ley Orgánica 7/2015, recurso que, en su caso, se preparará ante esta Sala en el
plazo de treinta días contados desde el siguiente a la notificación de la presente sentencia, cumpliendo los
requisitos previstos en cada caso en la Ley Jurisdiccional 29/1998.
Así por esta nuestra sentencia, lo pronunciamos, acordamos y firmamos.