Sunteți pe pagina 1din 7

1- El dia 05 DE MAYO DEL 2019

Importancia
Un rasgo típico de las campañas es la tendencia a sobredimensionar los problemas que
enfrenta el país y (...) presentar las propuestas propias como la única y excluyente
solución. Por eso que es importante que en este lapso se ponderen en su justa medida
esos problemas y se aquilaten también los avances que han permitido al país lograr
sustanciales avances en los últimos 30 años. Si esos progresos han sido posibles es
porque los distintos sectores han reconocido que las soluciones que plantean a las
necesidades del país ya no son proyectos excluyentes y totalizantes, sino que requieren
del aporte y del apoyo transversal que le permitan al país avanzar sin comprometer la
estabilidad política, social y económica que hoy tiene. Esta estabilidad es, en realidad,
una característica de las naciones desarrolladas y tiende a ser subvalorada.
Un primer llamado que es oportuno hacer es sobre la importancia de que los ciudadanos
participen en esta elección, concurriendo a votar, y desmientan así a quienes
irresponsablemente hablan de una institucionalidad agotada.
Partido CD Partido PRD Partido Popular o PP

Partido Panameñista Partido Alianza Partido Frente Amplio por la


Democracia
Aparte de estos partidos también participan 3 candidatos independientes.
En están Contienda Participan candidatos que son:
Nito Cortizo por el partido PRD en alianza con Molirena

Rómulo Roux por el partido CD en alianza con el partido Alianza

José Isabel Blando por el Partido Panameñista en alianza con el PP.

Candidatos independientes a presidentes:


Ana Matilde Gomez Marco Ameglio Ricardo Lombana
Magallanes, Fernando (1480-1521).
Navegante y explorador portugués nacido en Sabrosa (Oporto) en 1480 y fallecido en
Mactán (Filipinas) el 27 de abril de 1521. Fue el descubridor del estrecho bautizado con
su nombre, así como de numerosas islas en el Pacífico entre las que destacan las
Filipinas. Su vida sintetiza el predominio de los reinos ibéricos, Portugal y España, en
asuntos náuticos sobre el resto de Europa en el siglo XVI.
Portugal, la formación
Nació en el seno de una familia de la pequeña nobleza portuguesa; inició su educación
en la corte de Lisboa, donde recibió una completa formación humanística, pero también
científica, en especial geografía y náutica. En 1505 participó como empleado civil
contratado en el viaje que el Virrey Francisco de Almeida organizó hacia las costas de
África y la India. Fue en este viaje en el que obtuvo los primeros informes acerca de las
islas Molucas, conocidas en la época como las islas de las especias o de las Especierías,
por ser ése el principal producto que se buscaba y obtenía de ellas. En 1513 regresó a
Portugal. En este momento su actividad se centró en las campañas norteafricanas en las
que estaba envuelto el rey de Portugal y que culminaron en 1515 con la captura y
organización del presidio de Ceuta. Así, participó en la expedición contra el jeque Zelam
en Marruecos, con ocasión de la cual fue herido en la rodilla. En su retorno a Portugal,
cayó en desgracia en la corte del monarca Manuel el Afortunado y se vio obligado a
abandonar su país.
España, la vuelta al mundo
Magallanes llegó a Sevilla desde Portugal en 1517. Con él también iba el cosmógrafo
Rui Faleiro. Ofreció al rey de España Carlos I, recién llegado a su nuevo dominio hispano,
los proyectos para explorar oriente que el rey portugués había rechazado con
anterioridad. El joven monarca le encargó resolver el problema concerniente a los límites
entre las posesiones ultramarinas de España y Portugal. Convencido como estaba
Magallanes de que las Molucas estaban situadas dentro de la demarcación española
que había fijado el Tratado de Tordesillas, firmado en 1494 tras el descubrimiento de
América, proponía llegar a las islas de las Especias por una ruta occidental, de
jurisdicción española según el mencionado tratado, a través de un paso o estrecho por
los nuevos territorios americanos, evitando de esta forma entrar en los dominios
portugueses. El regreso tendría lugar por la misma ruta, por lo que contra lo que se afirma
con frecuencia, Magallanes nunca concibió un viaje de circunnavegación. El proyecto fue
aprobado y se firmó una capitulación el día 22 de marzo de 1518 en Valladolid. En este
documento se nombró a Magallanes capitán general de la Armada y gobernador de todas
las tierras que encontrara.
Elcano y la vuelta al mundo
El 20 de septiembre de 1519 Magallanes salió del puerto gaditano de Sanlúcar de
Barrameda al mando de cinco barcos: Trinidad, nave capitana; Concepción, que tenía
como contramaestre a Juan Sebastián Elcano; San Antonio; Santiago y Victoria. La
expedición estaba compuesta por 270 hombres y el objetivo era descubrir un paso
occidental, es decir, por América, a las Molucas. En la misma expedición se
encontraba Antonio Pigafetta, quien fue cronista del viaje. Como Colón en su primer
viaje, hicieron escala en las islas Canarias para aprovisionarse y enfilaron después
rumbo al suroeste. La expedición a la costa de la bahía de Guambara, actual Río de
Janeiro, prosiguió viaje y llegó al estuario del Río de la Plata. La anchura del mismo hizo
albergar esperanzas de que se tratase del ansiado paso buscado, pero no fue así y, tras
comprobar que era la desembocadura de un río, volvieron a poner rumbo hacia el sur.
El 31 de marzo de 1520 llegaron a la bahía de San Julián, donde, obligados por el
invierno austral, permanecieron cerca de cinco meses. En esta escala, Magallanes hubo
de hacer frente a un motín, que finalmente sofocó, además de perder dos de las naves.
Una fue la Santiago, a la que envió en labores de exploración. La otra fue la San Antonio,
cuya tripulación desertó. Tras la pausa invernal e iniciada nuevamente la navegación, el
21 de octubre entraron en el deseado estrecho, al que Magallanes llamó de Todos los
Santos, y salieron al océano Pacífico el 28 de noviembre. Finalmente se había
descubierto el estrecho, más tarde conocido como estrecho de Magallanes, entre el
Atlántico y el Pacífico, océano este último en el que Magallanes se adentró y que fue
atravesado por vez primera por parte de un europeo.
El océano Pacífico
Este océano había sido descubierto unos años antes por Balboa a la altura del istmo de
Panamá y eran pocas las noticias que se tenían del mismo. Los tres barcos costearon
hacia el norte por la costa chilena hasta que, cerca de los 32º de latitud Sur, pusieron
rumbo nuevamente hacia el Oeste y penetraron en alta mar. En los siguientes tres meses
navegaron sin provisiones frescas ni agua, lo que hizo aparecer la terrible enfermedad
de los marineros, el escorbuto. En su travesía, la expedición de Magallanes llegó en 1521
a las islas de los Ladrones, conocidas más tarde como el archipiélago de las Marianas;
era el día 24 de enero cuando por fin pudieron aprovisionarse de alimentos frescos y
agua potable.
Posteriormente, el 16 de marzo alcanzaron las islas Visayas, a las que llamaron de San
Lázaro. Estas islas estaban situadas en el centro del archipiélago de las que más tarde
serían conocidas como islas Filipinas. En una de las islas del archipiélago, la isla de
Cebú, Magallanes estableció el primer tratado español en la misma. Sin embargo, el
descubridor del estrecho falleció en un combate en la isla de Mactán el 27 de abril de
1521, en el transcurso de un enfrentamiento con los indígenas liderados por el cacique
local. Para más información véase Filipinas: Historia (Prehistoria-siglo XIX).
Nuevos problemas determinaron que Juan López de Carvalho fuera nombrado general
de la Armada al mando de la “Trinidad”, mientras que Gonzalo Gómez de Espinosa
capitaneaba la “Victoria” y Elcano la “Concepción”. Al regresar a Mindanao, López de
Carvalho fue destituido, y en Bohol decidieron quemar la “Concepción”, que hacía mucha
agua. Quedaron así solo dos naves; la “Trinidad”, mandada por Gómez de Espinosa, y
la “Victoria”, capitaneada por Elcano. La flota española alcanzó el objetivo marcado por
el difunto Magallanes el 7 de noviembre de 1521, la isla de Tidore, en las Molucas. Hacía
ocho meses desde su muerte y casi dos años desde la partida de la Península. Los
españoles hicieron amistad con el rey Almanzor, cargaron especias y se dispusieron a
regresar. Lo intentaron el 18 de diciembre de 1521, pero la “Trinidad” hacía mucha agua,
por lo que tuvieron que regresar a Tidore a estudiar su situación. Fue entonces cuando
emergió la gran figura de Elcano, que se comprometió ante Gómez de Espinosa a
conducir la “Victoria” directamente a España, y por la ruta portuguesa, mientras que él
intentaría volver a América con la “Trinidad”, después de arreglada. Allí y solo entonces
surgió realmente la idea de dar la primera vuelta al mundo y no antes, pues la armada
de Magallanes había tenido el único objetivo de ir a la Especiería y regresar por la misma
vía de ida, como lo demuestran las instrucciones del Emperador a Magallanes de 8 de
mayo de 1519 en las que se le autorizó a dejar durante el viaje de ida algunos
desterrados en las tierras que fuera descubriendo, para recogerlos a la vuelta y conocer
los secretos de ellas: “y si os pareciere dejar en ella (nueva tierra) algunos de los
desterrados, para que entretanto que vais a hacer vuestro descubrimiento, tengan plática
de lo que en la tierra hay, para la tornada saber lo que tienen descubierto e hallado en la
tierra, dejarles heis”. Las mismas instrucciones le ordenaron llevar una cuenta exacta de
los alimentos que se iban gastando en la ida “para conforme a los que llevan, hagan
cuenta de lo que se gastare, e pongan orden en lo que queda, y conforme al tiempo
provean en ello, de manera que a la contina tengan abastanza para el tornaviaje”. Fue
por tanto en Tidore, y no antes, cuando se tomó la decisión de que la “Victoria” diera la
vuelta al mundo.
La nave fue luego aligerada de carga para la espantosa travesía que le esperaba. Le
sacaron 50 quintales de clavo y partió de Tidore el 21 de diciembre de 1521 con 47
europeos y 13 indios. Allí quedó la “Trinidad” en reparación. Acabada ésta intentaría
inútilmente encontrar los vientos favorables para volver a América. No los hallaría y
caería finalmente en manos de los portugueses. No pudo por tanto completar la hazaña
de dar la primera vuelta al mundo. El resto de la expedición logró dirigirse hacia las islas
Molucas y, tras quedarse con un solo barco, el Victoria, al mando de Juan Sebastián
Elcano, llegó a España el 6 de septiembre de 1522, con 18 supervivientes a bordo y una
gran carga de especias.