Sunteți pe pagina 1din 5

Análisis capítulo III “Hacia un modelo de aprendizaje de adultos en situación

educativa”.
Análisis capítulo IV “Factores relativos al adulto que aprende”.
(C. Undurraga, ¿Cómo aprenden los adultos? Una mirada psicoeducativa).

Introducción
A través del análisis de los capítulos III y IV, podemos dilucidar en éstos una
importante herramienta para profesionales de diversas áreas de la educación, que
desempeñan su quehacer enseñando, formando y capacitando a los adultos.
Se abordan temas relacionados con los múltiples factores que inciden en la
situación de aprendizaje, además conociendo estos factores se podrán planificar
aprendizajes eficientes y significativos, por lo tanto los procesos de enseñanza
estarán estrechamente vinculados a la realidad y característica del adulto.
Si bien el adulto tiene características propias, que lo definen de una forma particular
y lo ubican dentro de una determinada etapa del ciclo vital, es necesario identificar
las variables que afectan el proceso de la situación de aprendizaje.

Hay un encuentro, una interrelación entre educador y el educando, ambos actores


con necesidades y expectativas propias las que deberán conciliar.

Este encuentro es un encuentro recursivo, correlacionado, en donde la recursividad


cambia el orden de los roles en cuanto al aprender y enseñar.

En el desarrollo de este capítulo se hace mención a la importancia de la Motivación,


como variable socio-afectica, considero que este factor genera en primera instancia
el proceso de aprendizaje, ya que a través de la motivación puedo guiar y dirigir mis
objetivos, logrando la eficiencia de mis acciones, potenciando mi actitud asertiva
frente a la situación de aprendizaje. De tal modo el factor motivacional interviene
directamente en como el adulto entiende y siente el aprendizaje, este conocimiento
favorece la convergencia de las expectativas generadas por el adulto con el proceso
en sí. La motivación va generando otras situaciones positivas, como la seguridad
en las competencias, el descubrir el sentido de aprendizaje significativo,
descubriendo que mis experiencias previas pueden sustentar los nuevos
aprendizajes y estos últimos toman un sentido especial al internalizarlos, ya que
constituirán futuras proyecciones.

La autora especifica otros factores propios del medio del adulto que aprende y
obviamente es necesario considerarlos ya que el sujeto, es un adulto situado en un
contexto determinado, por lo tanto existen variables inherentes al medio que inciden
en la situación de aprendizaje.

Analizando la lectura en forma integrativa, para nuestra práctica como facilitadores


del aprendizaje, se considera que un enfoque Constructivista colabora
directamente a integrar las necesidades del educando en relación al contexto y a
las características del educador y sus metodologías, considerando al adulto
(educando), tanto en los aspectos cognoscitivos y sociales del comportamiento
como también en los afectivos, como una construcción que se va produciendo día
a día como resultado de la interacción entre los aspectos mencionados. El
conocimiento es una construcción que el adulto realiza con los esquemas que ya
posee, rescatando y considerando, que lo entregado sea factible de aplicar a su
desempeño o quehacer diario, ya sea personal o profesional, logrando con esto una
significación particular del aprendizaje (aprendizaje significativo).

Considerando los aspectos que mencionados en el párrafo anterior, cognoscitivos,


sociales y emocionales, existen factores que afectan específicamente estas áreas,
como lo es el estrés y este puede ser definido según se enfaticen estos aspectos
(biológicos, sociales y psicológicos). Las situaciones estresoras para el adulto son
múltiples y se basan en las expectativas y en el enfrentar una situación que requiera
el cambio de éstas.

Por tal motivo, durante el proceso de aprendizaje el educador debe propender a que
éste no se convierta en situaciones estresantes, procurando escenarios seguros
emocionalmente, positivos y empáticos para evitar la autodefensa y desmotivación
del educando, lo que dificultaría dicho proceso.

Podemos entonces relacionar el estrés y la ansiedad con variables socio-afectivas


como el auto-concepto y la autoestima, cómo me concibo y qué tan competente me
siento, así la situación de aprendizaje puede significar un gran desafío para el adulto
y puede no generar una adecuación eficiente. Es aquí que el educador debe ser
un facilitador proactivo utilizando estrategias que faciliten en el educando
experiencias que fortalezcan su autoestima y su sentido de competencia.

Por lo tanto, existen factores que inciden en el proceso de aprendizaje, de forma


positiva y otros que lo limitan o dificultan, factores intrínsecos al educando y otros
contextuales. Estos factores se interrelacionan con las características propias del
adulto y también con las características del educador. El educador debe lograr una
sincronía con el adulto que aprende favoreciendo sus modos particulares y logrando
que este se destaque.

La integración del adulto a las situaciones de aprendizaje deben consideran que no


existen grandes cambios que limiten el desarrollo de éstas y que los incipientes
declives pueden superarse al aplicar metodologías que propendan a fortalecer la
autoestima, potenciar la motivación y lograr así ambientes educativos menos
estresantes que favorezcan la mayor eficacia de los procesos.

Mónica Ortiz Lagos

OBJETIVO PERSONAL DE APRENDIZAJE

Lograr un aprendizaje significativo es de gran importancia para el logro de mis


metas.
Durante el proceso de aprendizaje, del ramo identificado como Práctica
Psicopedagógica I, las expectativas que tenía fueron evolucionando en base al
marco teórico como a la preparación de la primera práctica de la carrera.

Durante este semestre he logrado internalizar nuevos aprendizajes, fundamentales


para el desarrollo de las competencias del psicopedagogo(a).

Lo que he aprendido, en relación a la formación del psicopedagogo: Debemos


ser conscientes de la responsabilidad que tenemos frente a los educandos, de la
relación colaboradora que debemos instar a desarrollar, dejando de lado la relación
vertical jerarquizada, si bien seremos expertos en nuestra área, también lo son la
madre y el profesor, debemos respetar sus competencias y trabajar con ellos en vez
de intervenir en sus prácticas, el cambio ocurrirá de igual forma sin la existencia de
una relación asimétrica o de poder.
Cómo lo he aprendido

Mediante la teoría correspondiente al ramo, a través del proceso facilitador de la


metodología utilizada por la profesora. Por medio de los talleres realizados y de los
proyectos implementados, en cada actividad la profesora ha ejercido un rol
orientador y potenciador que ha favorecido mi aprendizaje.

Objetivo final, ser una psicopedagoga competente, responsable, asertiva,


propender al cambio para lograr una verdadera educación inclusiva, para incentivar
los aprendizajes significativos, para implementar metodologías innovadoras que
sean atingentes y coherentes a los nuevos requerimientos educacionales. Son
muchos los aspectos que me interesaría abarcar, muchas las áreas en las que se
debe trabajar para lograr lo expuesto, pero tengo la convicción que lograré mis
objetivos, ya que he aprendido a ser consciente de mis procesos cognitivos, se
cuáles son mis fortalezas y mis debilidades y qué debo hacer para enfocar mis
conductas hacia el logro de mis objetivos.

Este aprendizaje, ha ido más allá del conocimiento y estudio del marco teórico del
ramo, ha significado para mí, un aprendizaje emocional, social, una interacción y un
proceso de adaptación a mis pares, que se encuentran en otra etapa del ciclo vital,
generando fructíferas situaciones en donde, creo, se han dado aprendizajes desde
ambos lados.

Mónica Ortiz Lagos