Sunteți pe pagina 1din 9

EL DERECHO DE ASOCIACIÓN

El derecho fundamental de asociación se encuentra contemplado en nuestra Constitución


Política del Perú. Asimismo, entre otros instrumentos internacionales, tales como la
Declaración Universal de Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y
Políticos, y la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

El derecho de asociación es reconocido en la Constitución Política del Perú de 1993 como uno
fundamental de todas las personas, que faculta «a asociarse y a constituir fundaciones y
diversas formas de organización jurí-dica sin fines de lucro, sin autorización previa y con
arreglo a ley

Este derecho fundamental consiste en las potestades de asociarse, no asociarse, desasociarse


y autoorganizarse.

Asimismo el Tribunal Constitucional, señala:

El derecho de asociarse

Entendiendo por tal la libertad de la persona para constituir asociaciones, así como la posibilidad
de pertenecer libremente a aquellas ya constituidas, desarrollando las actividades necesarias en
orden al logro de los fines propios de las mismas.

El derecho de no asociarse:
Es el derecho de que nadie sea obligado a formar parte de una asociación o a dejar de pertenecer
a ella.

La facultad de autoorganización

Es decir, la posibilidad de que la asociación se dote de su propia organización.

Para el Tribunal Constitucional, el derecho de asociación es el atributo que puede ser concebido
como aquel derecho por el cual toda persona puede integrarse con otras, libremente y de modo
permanente, en función de determinados objetivos o finalidades que, aunque pueden ser de
diversa orientación, tienen como necesario correlato su conformidad con la ley”.

Asimismo por otro lado el Estado debe intervenir, como garante de los derechos fundamentales,
para fortalecer el derecho de asociación y corregir las distorsiones que ocurren en el ejercicio
de este derecho. Se impone poner límites a este nuevo centro de poder, cuidando de no afectar
la autonomía privada, porque en el ejercicio del derecho de asociación se debe respetar los otros
derechos fundamentales y bienes constitucionalmente protegidos. Corresponde al Estado
realizar acciones positivas respecto de derecho de asociación, determinar sus alcances, es
objetivo del estudio realizado.

LIBERTAD PERSONAL Y LOS DENOMINADOS DERECHOS

CONEXOS.

La libertad es un atributo esencial para la existencia humana.


La libertad es el bien humano más valioso, incluso definitorio de la esencia humana.
De acuerdo a Isaiah Berlin, hay dos conceptos fundamentales de libertad:

Libertad Negativa, que implica no padecer interferencias ni obstáculos; en tal sentido,


es el ámbito en que un hombre puede actuar sin ser obstaculizado por otros.
La libertad positiva, se deriva del deseo por parte del individuo de ser su propio dueño.
La libertad personal, desde esta perspectiva, significa “autodominio” y no simplemente “no
interferencia.

LA LIBERTAD COMO DERECHO, PRINCIPIO Y VALOR CONSTITUCIONALES:

La libertad es un pilar esencial del constitucionalismo, un valor superior del ordenamiento,


además de un derecho fundamental y un principio constitucional.

La dogmática refiere que los derechos fundamentales tienen una doble dimensión: una subjetiva
(derecho fundamental) y otra objetiva (como principio constitucional).

Como derecho subjetivo a la libertad puede entenderse como una posición jurídica que permite
hacer todo aquello que no esté prohibido.

En cuanto principio, la libertad puede concebirse como una directriz que rige y orienta el
comportamiento del Estado así como el contenido del Derecho positivo.

LIBERTAD DE CONTRATACIÓN:

La Constitución reconoce los llamados derechos fundamentales de la persona, entre los cuales
figura el derecho a contratar; y no podía ser de otra manera, estando, como estamos, en una
sociedad en donde la iniciativa privada juega un papel de primer orden en el ámbito económico.

En el fondo, todo contrato es un acto de mercado, un acuerdo que las partes adoptan sobre su
economía, una decisión libre sobre su patrimonio.
Dato que debe tenerse siempre presente es que el contrato es, en esencia, una decisión económica.

La libertad de contratación se encuentra regulada en la Constitución en dos títulos distintos, lo


que permite tratarla como derecho fundamental y como principio económico-normativo.

Componentes de la libertad de contratación:

Dentro de la libertad de contratación, cabe distinguir dos libertades:

Libertad de contratar, consiste en la facultad que tiene toda persona de celebrar o no un contrato,
y si finalmente decide contratar, determinar con quien contrata.

Libertad contractual, está referida a la libertad de determinar el contenido del contrato. Esta se
compone a su vez de las siguientes facultades:
- Libertad para decidir el tipo de contrato.
- Libertad para decidir la forma del contrato.
- Libertad para decidir la jurisdicción en la que se resolverán los conflictos.

Limitaciones a la libertad de contratación


La libertad de contratación no es absoluta. Ella está enmarcada por un ordenamiento que la
sostiene y limita, no solo por el respeto debido a las normas vigentes sino también por el ejercicio
de otros derechos que puedan colisionar con dicha libertad.
El derecho de propiedad en la Constitución
El artículo 2, inciso 16, de la Constitución de 1993 consagra que toda persona tiene derecho a la
propiedad, entendiendo como tal uno de los instrumentos que posibilita la libertad de actuación
del individuo en la vida económica.

El derecho a la propiedad, en su versión clásica y vigente todavía hoy, es un ámbito de libertad


del ciudadano frente al Estado y los terceros.

De otro lado, la propiedad es una institución protegida por la Norma Fundamental frente
a posibles intervenciones del Estado. Como se sabe, este no puede intervenir en la
propiedad fuera de los supuestos que prevé la Constitución y respetando las condiciones
que esta señala en forma expresa.

Así, el Supremo Intérprete de la Constitución ha explicado que el contenido del derecho


a la propiedad pasible de obtener protección en un proceso constitucional de tutela de
derechos está constituido, esencialmente, por los elementos de la propiedad como
institución que puede ser intervenida por el Estado y por aquellos que la configuran como
derecho individual.

El derecho de propiedad se caracteriza, entre otras cosas, por ser: a) un derecho pleno,
porque confiere a su titular un conjunto amplio de atribuciones que puede ejercer de forma
autónoma dentro de los límites impuestos por el ordenamiento jurídico; y, b) un derecho
irrevocable, ya que su extinción o transmisión depende de la voluntad del titular y no de
causas extrañas o de terceros, salvo las excepciones que prevé expresamente la
Constitución.

Qué es la libertad de empresa


La libertad de empresa es uno de los derechos fundamentales económicos. En el mundo
actual, son diversas las entidades que engendran y multiplican relaciones de alta
complejidad, donde cada miembro cumple rol especializado.

Partiendo de la escasez de los recursos, las empresas satisfacen múltiples necesidades.


Bajo este esquema, suena lógico y coherente con un Estado como el nuestro, que se haya
reconocido un derecho a que la empresa pueda funcionar con libertad, con un halo de
albedrio y decisiones.

Dentro de la economía social de mercado la empresa se plantea como una estructura de


planificación descentralizada La existencia de múltiples unidades empresariales que
compiten entre sí, hace que el mecanismo de precios en la economía social de mercado
pueda ser más o menos compatible con el modelo de conflicto en el Estado Social y
Democrático de Derecho.

La libertad de empresa debe ser defendida porque no se trata de cualquier derecho, sino
de aquel que se encarga de una esencial, porque permite la empresa y su libre accionar,
desarrollo y permanencia; siendo la empresa demasiado importante porque "tiene como
trascendente finalidad la de proveer de bienes y servicios necesarios para atender la
subsistencia y desarrollo integral de todas y cada una de las personas que integran la
sociedad"

La libertad de empresa en una economía de mercado

El Estado estimula la creación de riqueza, garantiza la libertad de trabajo y la libertad de


empresa, comercio e industria.

De tal manera la libertad de empresa debe ser debidamente tutelada como derecho fundamental,
en el contexto de la economía social de mercado.

El estímulo de la creación de riqueza

La Constitución peruana no establece cómo el Estado debe estimular la creación de riqueza, ya


que no se establece si el estímulo es directo o sí. Ello precisamente implica facilitar el ejercicio
de la libertad de empresa, permitiendo a los empresarios peruanos especialmente emprendedores,
el inicio y la continuación de sus actividades económicas. La inversión y el trabajo son entonces
los mecanismos adecuados para la generación de riqueza.

Importancia de la libertad de empresa en una economía de mercado

La libertad de empresa proviene directamente del concepto de autonomía, siendo una


manifestación de su libertad individual7, puesto que permite que el particular ejerza esta en el
mercado, siempre que se haga de manera lícita y no perjudique a otros de manera indebida.

No es casualidad de que los países más industrializados posean los mayores índices de libertad
empresarial y que aquellos que se han industrializado rápidamente generaron el cambio a través
de la apertura de sus mercados y la abolición de las reservas estatales.

Constitución y libertad de empresa en su


manifestación de libre acceso al mercado.
Lo esencial de este derecho radica en la autonomía de la voluntad para crear libremente empresa,
poder acceder a cualquier sector económico y elegir libremente el modelo empresarial con el cual
actuar; asimismo, la libertad de empresa supone la capacidad de autoorganización empresarial y
la finalización de la actividad y liquidación de la empresa, de acuerdo, todo ello, con los
procedimientos establecidos en la ley.

El mercado es un espacio económico; un lugar, no necesariamente en sentido físico, donde se


realiza el intercambio de bienes y servicios; es la institución u organización social a través de la
cual los ofertantes, productores y vendedores y demandantes, entran en estrecha relación
comercial a fin de realizar abundantes transacciones comerciales.

El concepto de empresa es indesligable del mercado. La razón de ser de la empresa se concreta


en el mercado. No existe persona emprendedora que constituya una empresa sin tener como
referencia el flujo de actividades económicas relevantes para el tipo y objeto de empresa que desea
iniciar.

Restricciones al acceso al mercado


Los monopolios
Una empresa monopólica siempre fue vista con total rechazo, era mala solo por el hecho de
serla. La Constitución de 1979 prohibió los monopolios, consagrando con ello una norma no
solo incumplida, sino imposible de cumplir. Lo que se prohíbe son dos situaciones: a) el abuso
de posición de dominio; y, b) las prácticas restrictivas o limitativas de la libre competencia.

Abuso de posición de dominio en el mercado


Las normas protectoras de la libre competencia existen para evitar que los participantes en el
mercado abusen de su libertad de acción buscando beneficios por medios distintos a la
competencia basada en los méritos empresariales.

Derecho al ambiente equilibrado y adecuado para el


desarrollo “de la vida”.
Se encuentra regulado en el inciso 2 de artículo 22 de la constitución política del Estado, que
señala: “Toda persona tienen derecho: A la paz, a la tranquilidad, al disfrute del tiempo libre y
al descanso, así como a gozar de un ambiente equilibrado y adecuado al desarrollo de su vida.”

El derecho a gozar de un ambiente equilibrado y adecuado al desarrollo de la vida de la persona


humana es un derecho fundamental, por lo que es un atributo subjetivo de toda persona. Dicho
derecho, en principio, establece un derecho subjetivo de raigambre fundamental, cuyo titular
es el ser humano considerado en sí mismo, con independencia de su nacionalidad, o acaso por
razón de ciudadanía. Sin embargo no es solo un derecho subjetivo, sino que se trata también de
un derecho o interés con caracteres difusos, en el sentido de que un derecho que lo titulan todas
y cada una de las personas.

El derecho a gozar de un ambiente equilibrado y adecuado, Comporta la facultad de las personas


de poder disfrutar de un medio ambiente en el que sus elementos se desarrollan e
interrelacionan de manera natural y armónica; y en el caso que el hombre intervenga, no deba
de suponer una alteración sustantiva de la interrelación que existe entre los elementos del
medio ambiente.

EL DERECHO A LA SALUD:

La organización mundial de la salud la define como un estado de completo bienestar


físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades.

Elementos esenciales del derecho a la salud.


a) disponibilidad: constituida por la obligación de contar con centros de salud, servicios,
programas y bienes suficientes para atender satisfactoriamente este derecho.
b) accesibilidad: se presenta en cuatro dimensiones: i) garantía de no discriminación
en el acceso; ii) accesibilidad física y geográfica a los establecimientos y bienes de salud;
iii) accesibilidad económica y iv) acceso a la información.

c) aceptabilidad: referida a la adecuación de los bienes, servicios y programas a las


condiciones socioculturales de la población.
d) calidad: característica que debe estar presente tanto en la atención médica, como en
los programas de salud pública, la cualificación del personal y el buen estado de los
medicamentos y equipo hospitalario.
Derechos que se conectan con el derecho a la salud:

a) Derecho a la alimentación:
se considera que las políticas adoptadas para el suministro adecuado de alimentos deben ser
coordinadas con las medidas de salud acordes.

b) Derecho a la vivienda: Se refiere al acceso a una vivienda adecuada, es una medida


a ser implementada para proteger de un modo adecuado la salud.

c) Derecho a la seguridad e higiene en el trabajo: se ha establecido la relación entre


condiciones de trabajo seguras y sanas y el adecuado ejercicio del derecho al trabajo.

d) Derecho a la educación: La educación es uno de los factores determinantes planteándose el


acceso igual y oportuno a la educación en salud como uno de los elementos constituyentes del
derecho a la salud.
Derecho a un ambiente sano:

Perspectivas constitucionales sobre el derecho


fundamental a la educación
El derecho a la educación constituye un presupuesto indispensable para la democracia, su
satisfacción es un presupuesto para la superación de males que todavía subsisten en nuestra
sociedad como la opresión contra la mujer, la pobreza o la explotación de los niños, niñas o
adolescentes.

La educación no es solo un derecho humano más, indispensable para el desarrollo de las


personas y las sociedades, sino que es una herramienta del cambio social.

El derecho a la educación es un derecho complejo que involucra una serie de prestaciones pero
también de libertades. Así, se trata de un derecho que contempla, entre otras, las libertades de
enseñanza y la de fundar instituciones educativas, la libertad de cátedra, la libertad de
investigación, o la libertad de elección de los padres acerca de la educación de sus hijos.

De acuerdo, a la Declaración Universal de Derechos Humanos: “Toda persona tiene derecho a


la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción
elemental y fundamental.

La educación es un derecho fundamental que se configura como un elemento clave para


el desarrollo de una sociedad y en particular de las personas con menos recursos, pues
contribuye a mejorar o revertir las condiciones derivadas de la exclusión social, cultural y
económica que enfrentan los sectores más vulnerables de la población.

Derechos laborales individuales y Tribunal


Constitucional
La Constitución de 1993 sigue reconociendo al principio protector del Derecho Laboral, a través
de los artículos 22 y 23, estableciendo el derecho al trabajo al igual que el deber como una base
para el bienestar social y la realización de la persona.

La remuneración: alcances e intangibilidad


“El trabajador tiene derecho a una remuneración equitativa y suficiente, que procure, para él y su
familia, el bienestar material y espiritual.

La remuneración no solamente es un elemento esencial del contrato de trabajo sino que constituye
un derecho fundamental. La remuneración es todo lo que percibe el trabajador como contra
prestación por los servicios prestados, sea en dinero o en especie.

Remuneración mínima vital


Las remuneraciones mínimas son las cantidades que el Estado fija por norma jurídica como el
menor pago posible a un trabajador en el país, o en una determinada parte del país.

LA JORNADA DE TRABAJO:
El artículo 25 de la Constitución reconoce el derecho a la jornada y descansos remunerados,
estableciendo que la jornada máxima de trabajo no puede exceder de 8 horas diarias o 48 horas
semanales e indicando la validez de las jornadas atípicas de trabajo.

Derechos de sindicación, negociación colectiva y


huelga
El derecho de sindicación se ha asociado a la presencia de dos aspectos: uno individual y otro
colectivo. El primero de estos aspectos describe la operatividad del Derecho sobre el trabajador
como persona natural o física. El segundo, por el contrario, se refiere a su incidencia sobre la
pluralidad de trabajadores organizados.

Hay muchos tratados internacionales que reconocen el derecho de sindicación. Entre ellos resaltan
la Declaración Universal de Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y
Políticos, la Convención Americana sobre Derechos Humanos y su Protocolo Adicional en
materia de derechos económicos, sociales y culturales.

Titulares del derecho de sindicación


Todos los trabajadores, esto es, personas físicas que prestan sus servicios personales, remunerados
y subordinados, se encuentran amparados bajo el ámbito de aplicación del derecho de sindicación.

El Estado peruano reconoce el derecho de negociación colectiva en el artículo 28 de la


Constitución. A su vez, fomenta el derecho de negociación y promueve formas de solución
pacífica de los conflictos laborales.

El Estado peruano reconoce el derecho de negociación colectiva en el artículo 28 de la


Constitución. A su vez, fomenta el derecho de negociación y promueve formas de solución
pacífica de los conflictos laborales.
La huelga, como medida de conflicto colectivo de los trabajadores, es reconocida en el artículo
28.3 de la Constitución.

En principio, todos los trabajadores por ser tales pueden ejercer su derecho de huelga. Las únicas
exclusiones de rango constitucional son la de los artículos 42 y 153 de la Constitución.

El artículo 42 de la Constitución peruana excluye del derecho de huelga a los miembros de las
Fuerzas Armadas y Policía Nacional del Perú.

El artículo 153 de la Constitución ordena que los jueces y fiscales están prohibidos de declararse
en huelga.

Las huelgas pueden perseguir tanto intereses profesionales como intereses socioeconómicos.
La Constitución señala que “la Constitución no ampara el abuso del derecho”. En consecuencia,
tampoco va a amparar el ejercicio abusivo del derecho de huelga.

La seguridad social en la Constitución Política del


Perú
La seguridad social es una institución abstracta que se materializa por medio de dos tipos
específicos de prestaciones: de salud y económicas.

Estas últimas se identifican entre otras a través del pago de las pensiones, las que son la
caracterización por excelencia de la seguridad social. Así, es en esta concepción de protección
social integral que las pensiones se insertan como prestaciones económicas periódicas derivadas
de las contingencias producidas por la invalidez, la vejez o el fallecimiento.

La Seguridad Social en el Perú se fundamenta en la Constitución política del Perú que


reconocen y garantiza el derecho a la seguridad social y garantizan el libre acceso a
prestaciones a cargo de entidades públicas, privadas o mixtas.

Nuestra realidad exige apoyar el desarrollo de la Seguridad Social en todo orden, reflexionando
que en nuestro país además de las carencias presupuestarias, existen carencias de centros
hospitalarios, de equipamiento, de medicinas y sobre todo de identidad con los fines y objetivos
institucionales de quienes se sirven en estos sectores del Estado, como son el Ministerio de Salud,
Es SALUD y las Entidades Prestadoras de Salud (EPS) y los Sistemas Pensionarios.

Si queremos con país en desarrollo, una sociedad civil justa, tener una seguridad social de
excelencia e inherente a la persona humana desde su nacimiento, necesitamos un verdadero
Estado Constitucional de Derecho, que responda a sus principales deberes frente a la sociedad y
no solamente se circunscriba a legitimar una mera democracia formal y de privilegios.

El consumidor protegido constitucionalmente


Hemos avanzando en el tiempo y día con día advertimos que el derecho de consumo se viene
arraigando en nuestras sociedades, para bien del desarrollo económico. Cuando nos referimos
a los derechos del consumidor, necesariamente debemos tomar en cuenta la existencia de un
mercado, en el cual existe intercambio de bienes y/o servicios, con la participación de
proveedores y de adquirentes, los consumidores forman parte de estos últimos

En nuestro medio cuando se habla de la protección al consumidor como aquella que persigue
colocar a este en una situación en la que pueda ejercer sus derechos, mediante su propia
autonomía privada, garantizándole adecuada información.

La protección al consumidor, según nuestro criterio, no se puede dar únicamente exigiendo el


cumplimiento de determinadas reglas del mercado, pues así ni se refuerza el mercado ni se logra
aumentar la confianza del consumidor.

En el ordenamiento jurídico peruano existen diversas vías administrativas para proteger al


consumidor o usuario (Indecopi, Osiptel, etc.), pero además su protección se logra a través de su
reconocimiento como derecho fundamental según la Constitución Política del Perú de 1993.
Es deber especial del estado se se encuentra en la obligación de hacer primar la norma
constitucional y adoptar las medidas necesarias dentro del ámbito de su competencia, para
resguardar adecuadamente los derechos de los consumidores.