Sunteți pe pagina 1din 1

EUCARISTIA 4 DE ABRIL

MONICION DE ENTRADA

Estamos ya en la cuarta semana de cuaresma y venimos a celebrar juntos esta santa eucaristía, conscientes
de que todos somos pecadores, dejemos de juzgar con dureza a los demás y pidamos un sincero
arrepentimiento de nuestras faltas. Dispongámonos, pues, a celebrar la misa con Jesús en actitud de
agradecimiento, dispuestos a alabar a Dios y preparados para renovar nuestra entrega total con Cristo, por Él
y en Él.

MONICIÓN PRIMERA LECTURA (Lectura del libro del Éxodo (32,7-14)

Moisés pide a Dios la misericordia que lo describe. Aun siendo que el pueblo aparto su mirada de Dios y
adoraban un dios hecho por ellos. La renovación de nuestras almas y actitudes esta cuaresma debe dirigirse a
la transformación que abre el corazón a Dios totalmente. Adherirnos como Iglesia al plan de Dios, es vivir juntos
la dimensión del bien común como bien mayor.

MONICIÓN DEL EVANGELIO (Lectura del santo evangelio según San Juan (5,31-47)

El mensaje central de este Evangelio es la fe debe estar puesta en Cristo y las palabras que de Dios, nos llega
a través de él y los profetas. Acordémoslo que el testimonio principal del cristiano es ser mensajero de la Buena
Nueva; ser sal y luz del mundo. Fijando nuestros proyectos alrededor del plan evangelizador de Jesús,
prestamos atención al Evangelio.

PETICIONES

 Te pedimos, Señor, por la Iglesia: el Papa, los obispos, los sacerdotes, los misioneros, los laicos para que sean
imagen del Padre misericordioso que acoge y perdona siempre. ROGUEMOS AL SEÑOR

 Por las Vocaciones. Para que el Señor suscite en el corazón de los jóvenes el deseo de seguirle desde el
sacerdocio o la vida consagrada. ROGUEMOS AL SEÑOR

 Te pedimos Señor, por los gobiernos de pueblos y naciones, para que en el ejercicio de sus funciones
primen el servicio y la disponibilidad. ROGUEMOS AL SEÑOR

 Te pedimos Señor, por los enfermos y los que están pasando momentos de dolor y dificultad ROGUEMOS AL
SEÑOR

 Por todos nosotros, para que la participación de la Eucaristía, nos ayude a no caer en la tentación de
creernos los mejores y condenar a los demás. ROGUEMOS AL SEÑOR.

OFRENDAS

Luz: Señor, esta luz representa tu propia vida en medio de nosotros. Ilumina nuestro camino a recorrer. Que
nuestras almas vivan eternamente encendidas en tu amor, que cada uno de nosotros podamos así brillar en
nuestros hogares. Te prometemos mantener siempre encendida tu llama en nuestros corazones.

Hostias: Te ofrecemos Señor, estas formas que serán consagradas por manos del sacerdote y transformadas
en tu Cuerpo, queremos consagrarnos para que transformes nuestros corazones y seamos el alimento del
amor al mundo.

Vino: Te ofrecemos Señor, el vino, que con esfuerzos, cuidados y esmeros se ha alcanzado la madurez para
ser consumido, hemos de llegar a ser como él, con tu compañía y con tu amistad, para alcanzar la estatura
de verdaderos cristianos.

Maestros y estudiantes: Señor te ofrecemos en este grupo de maestros y estudiantes a toda la comunidad
educativa para que unamos nuestros esfuerzos de cada día y se haga realidad en nosotros el mensaje de
alegría y amor transmitido por Jesús.