Sunteți pe pagina 1din 8

ESPECIALIDAD EN ARTE DE ACAMPAR EN INVIERNO

Pr. Edwing O. Monterroza

1. Haga una lista de lo que necesita para acampar cuando la temperatura está por
debajo de cero grado, y preste especial atención a la cantidad de elementos necesarios
para acampar cuando hacer frío.
 Ropa apropiada para invierno (por capas) Mapa del área en cubierta de plástico
 Agua para beber y Comida suficiente Brújula y/o GPS
 Encendedor y Cerillos (en caja de protección) Lámpara de cabeza (con baterías y foco
extra)
 Botiquín de Primeros Auxilios Protección para el Sol: Anteojos (con su estuche),
 Bloqueador de Sol y pomada para los labios
 Navaja de bolsillo o cuchillo
 Bolsas de Basura y cuerda
 Capa Interior
 Ropa interior de Nylon o diseñadas para el frió de manga larga y pantalón largo
 Pantalones calientes de fleece o lana
 Camisas de manga larga de Fleece o Lana Chaleco de lana o fleece
 Pantalones que sequen rápido (Nylon)
 Capa Exterior
 Chamarra o Parka insulada Guantes con protecion para el agua
 Sweater o chamarra de fleece o lana Guantes (fleece o lana)
 Gorra (fleece o lana) Buffanda
 Pasa Montaña o balaclava Pantalones de Invierno *Ski insulados
 Calzado
 Botas para las condiciones del terreno que sean resistentes al agua.
 Calcetines para usar como forro (Nylon)
 Bolsas de plástico de dif tamaños (Zip Lock) Platos, vaso o taza insulada.
 Bolsas de plástico para la basura Botellas para el agua
 Bolsa de Dormir (en bolsa de plástico )
 Termos (no de vidrio)
 Saco de compresión Purificador de agua (puede usar pastillas)
 Colchón de hule espuma cerrado (Dormir)
 Jabón Biodegradable y estropajo
 Colchón de hule espuma cerrado (Sentarse)
 Cuerda delgada de 100 pies
Equipo de Acampar
 Botiquín de primeros auxilios (Band aids, Tylenol, Peptobismol, Antiséptico, etc.)
 Protección para el Sol: Anteojos (con su estuche), Bloqueador de Sol, Pomada para
los labios
 Lámpara de cabeza (con baterías y foco extra)
 Navaja de bolsillo o cuchillo
 Silbato y Herramienta multiusos
 Papel de Baño Desodorante
 Pasta y cepillo dental Cepillo o peine para el cabello
 Toalla pequeña Otras cosas personales
Otras Cosas Importantes
 Planes de Viaje (dejar una copia en el carro y
 otra con un amigo responsable en la ciudad)
 Cuaderno y tapiz
 Biblia y Lección Cámara y film
 Guías de Campo Dinero

2. ¿Qué precauciones hay que tomar para impedir que la transpiración se condense en
las capas interiores de la ropa? Describa los métodos de ventilación que se pueden usar
para impedir que se forme mucha humedad.
Una de las precauciones que debemos tener es usar la ropa adecuada, generalmente la ropa
deportiva es la adecuada para tales circunstancias pues posee tejidos de poca absorción de
humedad y transmiten el sudor hacia la parte interior de la misma. Para la práctica deportiva
en invierno o con tiempo frío se emplean tejidos con capacidad aislante, pero que a la vez
sean ligeros y transpirables. Para cualquier actividad en la montaña debemos elegir una
vestimenta que mantenga nuestro cuerpo seco evitando tanto la condensación de nuestro
sudor como que la lluvia y la nieve nos calen, además de estar abrigado para combatir las
bajas temperaturas. Es aquí donde surge la teoría de las tres capas, en la que con solamente
la combinación de tres prendas de ropa crearemos un pequeño microclima para proteger
nuestro cuerpo de las inclemencias meteorológicas y de nuestro sudor, y así evitar sentirnos
incómodos. Lo mejor de esta teoría es que se puede aplicar a cualquier tipo de deporte que
realicemos, ya sea senderismo, montañismo, alpinismo, ski, snowboard, mountainbike, etc.; o
incluso motociclismo, ya que nuestro fin es protegernos del tiempo meteorológico. Mantener
nuestra temperatura corporal estable facilitará la práctica de cualquier deporte de montaña
que decidamos realizar, por tanto, elegir la vestimenta adecuada para enfrentarnos a la tan
diversa climatología que nos ofrece la montaña es todo un reto, ya que nos obliga a estar
preparados para el calor, el viento, la lluvia, la nieve, las bajas temperaturas e, incluso,
nuestro sudor. Al realizar cualquier ejercicio aeróbico o anaeróbico, el cuerpo aumenta su
temperatura corporal. El mecanismo de refrigeración que posee nuestro cuerpo es la
transpiración, es decir, la evaporación de agua a través de la piel, que conocemos como
sudor. Nuestro objetivo es permanecer secos en todo momento, y este sudor puede hacer que
nuestra ropa se empape causándonos una sensación de malestar y frío mucho peor que si nos
empapáramos por culpa de la lluvia. Puedes leer más sobre el tema en La sensación térmica y
las causas de la pérdida de calor. Sabiendo esto, debemos elegir una vestimenta que mantenga
nuestro cuerpo seco evitando tanto la condensación de nuestro sudor como que la lluvia y la
nieve nos cale, además de estar abrigado para combatir las bajas temperaturas. Es aquí donde
surge la teoría de las tres capas, en la que con solamente la combinación de tres prendas de
ropa crearemos un pequeño microclima para proteger nuestro cuerpo de las inclemencias
meteorológicas y de nuestro sudor, y así evitar sentirnos incómodos. A continuación vamos a
nombrar diferentes tipos de fibras textiles que se van a utilizar en la confección de prendas
técnicas según la capa. En la siguiente imagen se puede observar el tipo de prenda que se
recomienda utilizar en cada una de las capas.
Primera capa / Capa interior / Segunda piel
Es la capa que se encuentra en contacto con la piel. Su principal función es alejar nuestro
sudor de la piel, evitando la sensación de humedad y que nuestro cuerpo se enfríe. Para ello
se utilizan materiales no absorbentes compuestos por fibras sintéticas (como el poliester,
polipropileno o clorofibra) o lana de nueva generación, que dejen pasar todo el sudor
producido por nuestro cuerpo. Notar la diferencia de concepto entre no absorbente y
transpirable, al ser solamente transpirable no evacuaría todo el líquido producido por nuestro
cuerpo. La nueva generación de lanas finas presentan un tacto más agradable, evacuando la
humedad mucho mejor que los tejidos sintéticos cuando no son prendas muy gruesas y
acumulando menos malos olores. Por el contrario, las fibras sintéticas son más baratas y
secan mucho más rápido, siendo las más comunes de encontrar en las prendas. Algunas
prendas incorporan hilo de plata que evita la acumulación de bacterias y malos olores,
además de funcionar como un buen regulador térmico. En esta capa debemos evitar las
camisetas de algodón que se empapan con facilidad (pueden absorber cuatro veces su peso en
agua) y que tardan mucho tiempo en secarse. Encontraremos prendas de distintos grosores
que también permiten mantener abrigado el cuerpo (aunque esta no sea su principal función)
y que elegiremos según la temperatura a la que vayamos a realizar la actividad y si ésta es
más dinámica o estática. No necesitaremos el mismo grosor para una camiseta que para unas
mallas, ya que las piernas aguantan mucho mejor las bajas temperaturas, sobre todo si
estamos practicando una actividad en las que se estén moviendo constantemente, pero sí
necesitaremos más grosor en una camiseta cuando realicemos una vía de alpinismo que es
menos dinámico que una marcha a pie. Se recomiendan prendas lo más ajustadas posibles al
cuerpo pero sin apretarnos, para evitar que penetre el viento entre ellas y nuestro cuerpo (nos
evitaría el enfriamiento por convección), y permitirnos realizar movimientos sin dificultad.
En el caso de las camisetas que cuenten con cremallera en el cuello por si queremos
ventilarnos en alguna ocasión y con el cuello alto para que nos abrigue más si hace frío.
En ocasiones, podremos encontrar primeras capas no muy gruesas y que al mismo tiempo
protejan de los rayos ultravioletas, ya que puede ocurrir que el sol esté sobre nuestras cabezas
y la temperatura sea agradable, permitiendo que podamos quedarnos con la primera capa
solamente.
Dentro de esta capa encontramos las siguientes ropas:
• Camisetas interiores.
• Mallas.
• Guantes térmicos.

Segunda capa / Capa de aislamiento / Capa de abrigo


La función de la segunda capa es aislarnos térmicamente. Estas prendas no nos calientan de
manera directa, su misión es retener el calor que genera el cuerpo e impedir su enfriamiento,
favoreciendo al mismo tiempo la evacuación del sudor. La idea es
utilizar materiales aislantes que aun estando mojados consigan mantener su propiedades
aislantes y transpirables intactas. Para ello podemos encontrar en el mercado gran variedad
de fibras sintéticas (poliester) y naturales (lana) que realicen esta función. Al igual que en la
capa anterior, las fibras sintéticas tienen a su favor que son menos absorbentes facilitando una
mejor transpiración, además de secar más rápidamente. Las fibras naturales sólo tienen como
ventaja que retienen más el calor, así que se suele mezclar con fibras sintéticas para mejorar
sus propiedades. Polartec se ha convertido en la fibra sintética con más renombre dentro del
mercado, siendo utilizada por muchas de las grandes marcas de montaña para fabricar sus
ropas. Podemos encontrar muchos tipos de fibra dentro de esta marca, pero una clasificación
que normalmente observaremos en la prendas fabricadas con Polartec es el grosor de la fibra
en gr/cm2, encontrándonos 100, 200 o 300 gr/cm2 y que elegiremos según la temperatura a la
que vayamos a realizar la actividad.
Dentro de la segunda capa podemos encontrar las siguientes ropas:
• Forros polares.
• Pantalones de trekking.
• Gorros.
• Guantes polares, manoplas y mitones.
• Calcetines.
Tercera capa / Capa de protección / Capa exterior
La función de esta tercera capa es protegernos de tres factores importantes: (1) de la
humedad exterior (mantenernos secos ante la lluvia y la nieve - impermeabilidad), (2) del
viento exterior (evitar la sensación de frio que provoca el viento y las bajas temperaturas) y
(3) de nuestro sudor, permitiendo su evacuación ya que las capas anteriores no han debido
retenerlo (transpirabilidad). Reiteramos la importancia de que esta última capa sea lo
más transpirable posible, ya que como hemos comentado al principio, nuestro propio sudor
puede empapar nuestra ropa causándonos un gran malestar e incluso una hipotermia al
enfriarnos considerablemente. Además esta capa debe de ser resistente a rozaduras, abrasión
y desgarros, ya que al ser la más exterior estará en contacto con nuestro material como
mochila, piolets, cuerdas, etc; así como a las rocas y ramas del paraje donde estemos.
En esta capa podemos encontrar las siguientes prendas:
• Chaquetas con membrana impermeable.
• Cortavientos.
• Softshells.
• Pantalones con membrana impermeable.
• Guantes con membrana impermeable.
A continuación vamos a describir algunas de estas prendas.
Las chaquetas o pantalones con membrana impermeable son chaquetas y pantalones
impermeables con capacidad de transpiración. Para conseguir esto se utilizan membranas
especiales diseñadas con unos poros más pequeños que cualquier gota de agua, pero más
grandes que el vapor del sudor, de ahí que permitan protegernos de la lluvia y, al mismo
tiempo, transpirar nuestro sudor.
El grado de impermeabilidad de la membrana se va a medir según la cantidad de la columna
de agua que va a permitir aguantar antes de que traspase la membrana. Pueden ir desde
valores de 1.500 mm a 10.000 mm. Por tanto, una membrana impermeable no conseguirá
evitar al 100% que el agua de la lluvia o la nieve pueda llegar a mojarnos. Para eso sólo
existen los chubasqueros de plástico, que conseguirán que la lluvia o la nieve no nos moje,
pero sí nuestro sudor al no transpirar ni una gota de nuestro sudor. Cada fabricante de ropa
apuesta por un tipo de membrana impermeable para confeccionar sus prendas. Los
fabricantes de membranas más famosos son: Gore-Tex, TexTrem, Hyvent, Strata, etc. La
calidad de una chaqueta o unos pantalones con membrana impermeable no está solamente en
si utiliza un tipo de membrana u otro, hay que fijarse también en la calidad de sus costuras y
sus cremalleras, ya que estas deben de ser termo selladas para evitar que las gotas de agua
penetren en los agujeros que crea el hilo al ser cosidas. Estas chaquetas también nos protege
del viento, evitando el enfriamiento por convección que sufriríamos a ir solamente con la
polar (segunda capa).
Los cortavientos son chaquetas con un tejido especial que permite que el viento no lo
atraviese, pero no son impermeables. Están preparados para evitar una ligera lluvia o fina
nevada sin que pierda propiedades, pero ante más cantidad de agua llegará a traspasar el
tejido y a calarnos. Estas prendas son bastantes transpirables. Los softshells son una mezcla
de polar y cortaviento, llevando en su interior una capa de tejido polar y recubierto hacia el
exterior con el tejido del cortavientos. Al mismo tiempo evitarían que el viento nos penetrara
y nos abrigarían al mantener el calor de nuestro cuerpo. Son prendas menos transpirables que
los cortavientos y tampoco son impermeables. Algunos las incluyen en la segunda capa, pero
aquí las incluiremos como capa de protección, al evitarnos la acción del viento. Los
cortavientos y los softshells son más baratos que las chaquetas con membranas
impermeables, es decisión nuestra utilizar un tipo u otro según el tipo de actividad y las
condiciones meteorológicas en las que la vayamos a realizar. Se podrían utilizar junto con un
impermeable encima en caso de lluvia o nevada, pero tendríamos que valorar el grado de
transpiración del impermeable que utilicemos.
Reflexiones finales: En definitiva, la idea que se persigue con esta teoría es poseer tres
prendas de ropa únicamente, cada una con una función muy bien definida, pudiendo
combinarlas según las circunstancias meteorológicas en las que nos encontremos. Por
ejemplo, en un día soleado utilizaríamos solamente la primera capa. Si comenzara a refrescar
pero no corriera viento nos abrigaríamos con la segunda capa. Si por el contrario comienza a
llover pero la temperatura es agradable sólo tendríamos que colocarnos encima la tercera
capa, dejando la segunda en la mochila. Si las condiciones se vuelven muy adversas,
utilizaríamos las 3 capas al mismo tiempo. Sabiendo que en las capas primera y segunda
podemos encontrar prendas de distintos grosores, y que debemos elegir según las
temperaturas y el tipo de actividad que realicemos. Esto valdría tanto para la parte superior
del cuerpo como para las piernas. Para las piernas utilizaríamos unas mallas junto con unos
pantalones de trekkin si no esperamos lluvia o nieve, aunque podríamos colocarnos encima
unos pantalones finos con membrana impermeable que podríamos llevar en la mochila.
También podríamos combinar las mallas directamente con unos pantalones con membrana
impermeable algo más gruesos, evitando en este caso unos pantalones de trekkin adicionales.
En el caso de los guantes también podemos combinar unos guantes térmicos más finos, que
nos permitirán manejar objetos con más precisión, con unos guantes polares o manoplas
cubriéndolos, en el caso de mucho más frío, con los que nuestra manejabilidad de manos
puede resultar limitada, sobre todo con la manopla, donde se persigue tener los dedos unidos
entre sí para que se den calor los unos a los otros, y completándolo con unos guantes con
membrana impermeable para evitar la lluvia o la nieve. Por tanto, nuestro sentido común y
nuestras experiencias serán las que nos hagan saber elegir con la mayor precisión los tipos de
prendas que necesitamos comprar, así como elegir la adecuada en cada momento.

3. Describa qué se puede hacer para levantar una carpa sobre terreno congelado,
cuando no hay ni árboles ni arbusto que puedan servir de apoyo. ¿Qué precauciones hay
que tomar cuando se usan refugios o carpas calefaccionados en temperaturas que están
por debajo de cero grado
Se debe picar un poco el hielo para nivelar el suelo, construir un muro de piedras para el
viento y finalmente armar la carpa. Por suerte toda esta actividad nos ayudaba a mantenernos
en movimiento y no sentir frío No olvides que a menudo para instalar una carpa en la nieve
se necesitan estacas largas o rocas si es que están cerca y que el acampar depende de las
condiciones y espesor de la nieve y de la temperatura, además del viento principalmente. Si
está muy frío, la nieve está "seca". Si la capa de nieve es delgada y está húmeda podría ser
una alternativa; pero, abajo puede estar barroso aunque menos frío.
La vestimenta es tu primera defensa al estar en el campo. Te mantiene caliente en el invierno,
fresco en el verano, seco en una tormenta y protegido contra los insectos. Con unas pocas
piezas de ropa bien seleccionadas, le puedes hacer frente a cualquier situación que se
presente. Recuerda que la ropa por capas es más efectiva que usar una chamarra gruesa.
4. Planifique y prepare un menú para usarlo durante un campamento de cuatro días de
duración en temperaturas por debajo de cero grado.
A. Desayuno Cereales, embutidos y pan
B. Almuerzo Arroz a la cubana con tomate y huevo frito, filete de pescado yogurt y fruta
C. Cena Buffet de ensaladas, filete de pollo con patatas fritas, fruta
Menú para gente diabética:
A. Desayuno Cereales de trigo con leche lowfat, o sándwich de queso Oaxaca, fruta
fresca, yogurt fat free.
B. Almuerzo Sopa de vegetales, ensalada con limón, filete de pescado o spaghetti, fruta,
bebida sin azúcar.
C. Cena Sopa de lentejas, Quesadillas, pico de gallo, frijoles, arroz con leche o fruta,
bebida sin azúcar

5. Describa las causas de los abañones y las quemaduras causadas por el frío, y
demuestre que está familiarizado con sus síntomas, las medidas preventivas que se
pueden tomar y lo primeros auxilios que se pueden aplicar.
La quemadura por frío ocurre cuando la piel y los tejidos se exponen a una temperatura muy
fría durante un período de tiempo prolongado. Las manos, los pies, la nariz y las orejas suelen
ser los más afectados. Aunque cualquier persona expuesta al frío congelante durante un
período prolongado puede sufrir quemadura por frío, quienes están tomando beta-
bloqueadores son particularmente susceptibles, porque este tipo de medicamento disminuye
el flujo de sangre hacia la piel. También son susceptibles quienes padecen de enfermedad
vascular periférica (un problema de las arterias). Otros aspectos que incrementan el riesgo de
la quemadura por frío, son: fumar, el clima con viento (aumenta el factor de
enfriamiento), diabetes mellitus y laneuropatía periférica o fenómeno de Raynaud.
Síntomas: Los primeros síntomas son una sensación de hormigueo seguida
de adormecimiento. Puede presentarse una sensación pulsátil o dolorosa, pero más tarde se
presenta insensibilidad en la parte afectada (sensación de tronco de madera). La piel quemada
por el frío es dura, pálida, fría e insensible. Cuando se descongela la piel, se torna roja y se
presenta dolor (congelación temprana). Con una quemadura más severa, la piel puede lucir
blanca e insensible, señal de que los tejidos han comenzado a congelarse. Una quemadura por
frío muy severa puede provocar ampollas; gangrena, que es el tejido ennegrecido muerto
después de haberse congelado los vasos sanguíneos y daño a estructuras profundas como los
tendones, músculos, nervios y hueso.
Prevención: Es importante reconocer los factores que pueden contribuir a las quemaduras por
frío. Estos comprenden el frío extremo, vestimenta húmeda, vientos fuertes y mala
circulación causada por ropa o botas ajustadas, posiciones incómodas, fatiga, ciertos
medicamentos, consumo de cigarrillo, consumo de alcohol o enfermedades que afecten los
vasos sanguíneos, tales como la diabetes. Se debe usar ropa adecuada para temperaturas frías
y proteger las áreas susceptibles. En clima frío se deben usar mitones (no guantes) y
vestimenta gruesa, resistente al agua, que proteja del viento. Además, dos pares de medias;
unas de algodón junto a la piel y sobre estas otras de lana; una bufanda y un sombrero que
cubra las orejas (para evitar la pérdida sustancial de calor a través del cuero cabelludo). Antes
de exponerse prolongadamente al frío, no se debe ingerir alcohol ni fumar, y se deben
consumir alimentos adecuados y descansar. En caso de quedar atrapado(a) en una tormenta
de nieve muy fuerte, se debe buscar con anticipación un refugio o incrementar la actividad
física para mantener el cuerpo caliente.
Primeros Auxilios: 1. Proteger a la víctima del frío y trasladarla a un lugar cálido. Quitarle
cualquier prenda ajustada y la ropa húmeda. Se deben buscar signos
de hipotermia (temperatura corporal baja) y darle el tratamiento respectivo. 2. Si se dispone
de ayuda médica inmediata, es mejor envolver las áreas afectadas en compresas estériles (sin
olvidar separar los dedos de las manos y de los pies afectados) y llevar a la víctima hasta un
centro de atención de emergencia para que reciba cuidados posteriores. 3. Si no se dispone de
ayuda médica inmediata, sumergir las áreas afectadas en agua tibia (NO CALIENTE) o poner
paños calientes sobre las áreas afectadas de orejas, nariz o mejillas durante 20 a 30 minutos.
La temperatura recomendada para el agua es de 104º a 108ª F (40 a 42 º C). Mantener el agua
circulando para ayudar al proceso de calentamiento. Durante el calentamiento puede
presentarse ardor, hinchazón y cambios de color. El calentamiento se completa cuando la piel
está suave y retorna la sensibilidad. 4. Poner gasa seca y limpia en las áreas congeladas,
separando los dedos de las manos o los dedos de los pies afectados. 5. Mover las áreas
descongeladas lo menos posible. 6. La recongelación de las áreas descongeladas puede causar
daños más severos, por lo que se debe evitar esto, envolviendo dichas áreas y manteniendo a
la víctima caliente. En caso de que no se pueda garantizar que no se produzca la
recongelación, es aconsejable demorar el proceso inicial de recalentamiento hasta que se
logre ubicar un lugar caliente y seguro. 7. Si la quemadura por frío es extensa, dar bebidas
calientes a la víctima para ayudarla a recuperar los líquidos perdidos.

6. Pase un total de seis días con sus noches en un campamento durante tiempo frío, y en
ese período pase al menos cuatro días con sus noches en temperaturas que estén por
debajo de cero grado. Los lugares de permanencia pueden ser refugios improvisados o
carpas. (Los días de campamento no necesitan ser consecutivos.)
Lo primero que haremos será elegir el lugar en el se ubicara el refugio. Trataremos de evitar
los lugares expuestos a las avalanchas. Cuando este decidido comenzaremos a trabajar sin
dilación para terminar cuanto antes. Algunos árboles, en particular las coníferas, son
similares en las zonas más cercanas al suelo a un paraguas abierto. Un lugar perfecto en el
que cobijarse. Cavaremos hacia la base del tronco, en busca de las cámaras de aire que se
suelen formar a su alrededor. Limpiándolas y adaptándolas a nuestro tamaño aprovecharemos
la protección de las ramas y la nieve para preparar el vivac. Otra opción es hacer una zanja en
la nieve, quizás detrás de un montículo o de unas rocas para estar más resguardados. En su
interior tallaremos, a lo largo de una de las paredes, un hueco - una especie de nicho - que
será el espacio que servirá de habitación para tendernos, evitando así el impacto directo de la
posible helada. Si no es posible podemos hacer con ramas, nieve y los bastones un techo, y
tumbarnos en el fondo. Otra posibilidad viable es la de fabricar un rustico iglú. Si participan
en su construcción varias personas se realiza en poco tiempo. El proceso es el siguiente:
1.Primero se hace un montón de nieve y sin compactar se ponen encima las mochilas
cubriéndolas a continuación con mantas aluminizadas. Seguidamente, tapamos todo con
una gruesa capa de nieve y la compactamos bien con la pala o golpeando con las manos. Es
el momento de abrir un túnel hacia las mochilas.
2.Sacándolas y vaciando la nieve sin compactar que quede debajo, se obtendrá un espacio
que podremos agrandar cavando en el suelo, hasta adaptarlo al tamaño que necesitemos.
La cueva en la nieve es la mejor solución para pasar la noche, nos protege del viento y del
frío. En su interior la temperatura bajara muy poco de los 0º C. El aspecto más problemático
es que se precisa de un notable grosor de nieve para su construcción. Si es escaso hay que
buscar en lugares en los que pueda acumularse: hondonadas etc.
Se cava de cara a la pendiente, profundizando en ella. Después, se amplia la cavidad
haciéndolo a cada lado de la misma. El techo debe ser liso y estar inclinado hacia la puerta
para evitar el goteo. Delante de la puerta se puede levantar un muro que frene la entrada del
viento, pero sin bloquearla. En la parte de dentro justo a la entrada, un pequeño foso
acumulara el aire frío, más pesado que el caliente. Ventilar la cueva es fundamental. Haremos
agujeros - a los lados y en oblicuo para minimizar la perdida de calor - que fuercen una
mínima corriente de aire con la entrada.
Refugio en la Nieve
Este refugio esta hecho en la nieve alrededor de un árbol. Se
ha retirado la nieve y para evitar que se desmorone se ha
compactado golpeándola con una pala u otro elemento.
Posteriormente se instala en su periferia un paracaídas o
mantas térmicas. En la parte superior se ha instalado una
rama que al bajarla cierra la entrada, que hace las veces de
techo del refugio. Se han dejado algunas ramas en el fondo
que sirven como asiento. Acampar en la nieve con tiendas, requiere que esta sea de alta
montaña ya que están diseñadas para recibir y dejar caer la nieve. Otro tipo de tienda tiene
techos poco inclinados insuficientes para dejar caer la nieve, por lo que deberás quitarla a
golpes. Además no hay que olvidar que el peso de la nieve puede quebrar los parantes o palos
de tu tienda. Abre las ventanas de tu tienda hasta con nieve. Sin una ventilación adecuada, el
vapor de agua de la respiración y el aliento se condensará y podría nevar sobre los
acampantes dentro de la misma tienda.

7. Explique cómo conseguir agua en la nieve.


Hay muchas fuentes de agua en el ártico y subantártica. Su situación y la estación del año
determinarán dónde y cómo usted obtiene el agua. Las fuentes de agua en estas regiones son
más sanitarias que en otras regiones debido a las condiciones climáticas y medioambientales.
Sin embargo, siempre purifique el agua antes de beberla. Durante los meses de verano, las
mejores fuentes naturales de agua son los lagos de agua dulce, arroyos, estanques, ríos, y
hoyos de agua. En época de invierno el agua puede estar congelada y no ser tan accesible,
pero usted puede fundir el hielo de agua dulce y la nieve para hacer agua. Completamente
funda el hielo o la nieve antes de ponerlos en su boca. Intentando fundir el hielo o nieve en su
boca se lleva el calor del cuerpo y puede causar lesiones en su interior. Usted puede usar el
hielo del mar para fundir. Ocupe el hielo viejo de agua de mar, a tiempo, el hielo del mar
pierde su salinidad. Usted puede identificar este hielo por sus esquinas redondeadas y el color
azulado. Usted puede usar el calor del cuerpo para fundir la nieve. Ponga la nieve en una
bolsa de agua y ponga la bolsa entre sus capas de vestir. Éste es un proceso lento, pero usted
puede usarlo en el movimiento o cuando usted no tiene fuego. Una taza de hielo rinde más
agua que una taza de nieve. El hielo también tarda menos tiempo para fundirse. Empiece con
una cantidad pequeña de hielo y, agregue más hielo o nieve. Si tiene agua agregué un poco de
agua a la hoya antes de fundir el hielo para evitar quemar la hoya y el agua tenga un sabor
desagradable. Otra manera de fundir el hielo o la nieve es poniéndolo en una bolsa hecha de
material poroso y suspendiendo la bolsa cerca del fuego. Ponga un recipiente bajo la bolsa
para coger el agua. Durante el tiempo frío, evite beber mucho líquido antes de acostarse. Salir
por la noche fuera de un saco de dormir caluroso no es efectivo y tendrá más exposición al
frío. Una vez que usted tiene el agua, guárdelo al lado de usted para prevenir que se congele
de nuevo. También llene su cantimplora completamente. Permitiendo que el agua chapoteé
alrededor y ayudando a impedir que se congele.