Sunteți pe pagina 1din 166

BR 150 .

B87 1956
Burgess, Paul, 1886-1958
Los veinte siglos del
cristianismo

Los Veinte Siglos del Cristianismo

Tercera Edición

CORREGIDA. AUMENTADA E ILUSTRADA

Es Propiedad
(Copyright, 1951)

Impreso en (printed in) México

INDICE DE CAPITULOS

Pág.

Siglo I. Pablo y la Universalización del Cristianismo 13

Siglo II. Justino Mártir y la Helenización del Cristia-


nismo 25

Siglo III. El Teólogo OrÃgenes y la SÃntesis del Cris-


tianismo con ciertas religiones orientales ... 37

Siglo IV . Atanasio y la Controversia Cristológica ... 47

Siglo V . AgustÃn y la Controversia Pelagiana ...... 57

Siglo VI. Gregorio el Grande: Principio de la Supre

niacÃu Romana 67

Siglo \'II. Aidan y la Evangelización de los Anglosajones 77

Siglo \'III. Bonifacio y la Evangelización de Alemania 87

Siglo IX. Anscario y la Evangelización de Escandinavia 95

Siglo X. Vladimiro y la Conversión de Rusia 103

Siglo XI. Hildebrando. El Ideal Papal de Poder Tem-


poral 113
Siglo XII. Bernardo de Claraval. El Punto más alto

del Romanismo 121

Siglo XÕII. Francisco de AsÃs. Vohiendo a Jesús 131

Siglo XIV. Juan Wycliffe. Principios de la Decadencia

del Romanismo 143

Pág.

Siglo XV. Savonarola. El CristÃanismo y el Renacimiento 151

Siglo XVI. Martin Lutero: La Refonna Protestante ... 161

Siglo XVII. Gustavo Adolfo. El Cristiano como Guerrero 173

Siglo XVIII. Juan Wesley. El Pietismo Protestante 183

Siglo XIX . Jorge Williams. El Cristianismo Laico .... 195

Siglo XX. Juan R. Mott. Tentati\'as de Unión Cristiana 20o

A mi madre :

de quien primero oà ¡a mayor parte de


lo que €¡<te libro tontiene y cuyos hechos
y palabras encaminaron mis pasos juve-
niles hacia Jesús, dedico esta pequeña
obra como un homenaje.

Pablo Burgess.

Prefacio a la Tercera Edición

Treinta y tres años kan trascurrido desde que por


primera vez se dio a la luz púMica el libro conocido
bajo el tÃtulo de ''Los Veinte Siglos del Cristianismo".
Al principio la venta era muy leiita, mus conforme el
libro ha ido ha-ciéndose coiwcido ha aumentado la de-
manda, de modo que parece que no ha terminado su
misión 'con la primera edición ni con la segunda y nos
proponemos sacar una tercera, ya que se van agotando
los volúmenes impresos.

Nos alegramos por la oportunidad que esta tercera


edición nos presta para corregir algunos pequeños erro-
res de las primeras, como también para añadir uno que
otro párrafo o nota, pues durante los años pasados he-
mos ido a ver muchos de los lugares en que sucedieron
los hechos consignados en este libro, pudiendo asà agre-
gar algunos puntos de interés local que nos kan llama-
do la atención.

Por lo demás hemos dejado el libro casi como estaba.


La única crÃtica seria que hemos oÃdo con respecto a
nuestra obra, trata de los dos últimos siglos. Se nos ha
dicho que alguno de los grandes misioneros como Hudson
Taylor o Juan G. Patón seria un representante más
caracterizado para el siglo diecinueve que aquel hombre
de negocios que hemos escogido. Después de considerar
esta objeción con atención hemos optado por dejar el
capÃtxdo 'como estaba, pues las Misiones han sido carac-
terÃsticas del Cristianismo desde sic principio, mientras
las actividades laicos al estilo de aquellas desarrolla-
das por Jorge Williatiis, son cosa nueva y muy digna
de notar en la historia de la Iglesia.

Es muy difÃcil hahl<ir con certeza respecto al sicfl-o


veinte, pues es el siglo en qu-e vivimos y ixo nos es posi-
ble contemplarlo con l<i perspectiva necesaria para foi--
mxir im juicio imparcinl. Reconocemos desde luego que
Juan R. Mott no ocupa el lugar en el mundo cristiano
que ocupaba hace al-giinos años. No sabemos cómo su. obra
se verá al fin d^el siglo. Pero s-i él ya^ no encabeza las
tentativas para la unión cristiami, esta^ tentativas si-
gnen siendo el fenómeno más significativo en la vida
cristiana de nuestros dÃas. Es imposible decir qué han
de traer los cincuenta años que nos restan y por tanto
quién quedará en la. historia como el cristiano tÃpico
del siglo veinte. Mientras corren otros años más y se
prepara la cuarta edición de los Veinte Siglos del Cris-
tianismo, dejaremos a Juan R. Mott en el puesto que
le acordamos en la primera, edición.

Asà lanzamos a leà publicidad nuestra tercera edición


enmendada y aumentada, con la oración que pueda con-
tribuir con su grano de areyuji al hermoso edificio que
llamamos Cristianismo y que todo sea para la honra de
Aquel que nos hizo pueblo suyo, redimiéndonos con su
sangre y haciéndonos juntamente ciudadanos con los
santos.

Pablo Bl'RGESS.

Quezaltenango, Julio 26 de 1950.

Introducción

El modo antiguo de escribir la Historia fué el de


hacerla concentrarse en personajes sobresalientes cu-
yos hechos, por i)isignifi<:antes que fueran, recordaba
el fiel escriba, para quien el rey, emperador o general
era un ser armipotente, cuya sola, palabra hacÃa temblar
a los reims y tuyo capricho determinaba el curso de los
hechos. Desde los histariadores qu-e describÃan la.s ha-
zañas de un Pepi o un Hammurabi hasta los que es-
cribieron a mediadas del siglo pasado, el método popu-
lar fué el de escribir la Historia como manifestación de
la influencia personal.

Pero en tiempos más recientes ha habido una ten-


dencia que desprecia al individuo al historiar los heclios,
y mira los acontecimientos como resultado de leyes eco-
nómicas y sociales en que el factor personal no ejerce
nincjún poder determinante. Esta tendencia se ve en
su forma más exagerada en el " determini^mo económico"
de Carlos Marx y de su escuela, pero está presente en
casi todas las historias modernas en una u otra form^a.

Y en verdad la potencia de la influencia económica


se ha hecho ^sentir en la historia. La cuestión de la
comida es siempre la cuestión humana más fundamental.
Pero al más cegado por los prejuicios de nuestro siglo
le debe constar que orgullos de raza y religión, ambi-
ciones personales de emperador-es y reyes, o la sola
gloria de conquista, que son todos factores personales,
han contribuido con m parte para determinar la di-
rección del desarrollo histórico.

Tampoco podemos comprender la Historia si la mi-


ramos solamente como manifestación del egoÃsmo hu-

mano, en una o en otra esfera. El historiador impar-


cial reconocerá que el Altruismo y el Amor han d-esem'-
peñado también un papel importante. Si un Alejandro
o un Napoleón, en busca de gloria personal, ha hecho
sufrir a multitud de gentes, sembrando la semilla de
odios y venganzas que se han propagado en el mundo
de una a otra generación, otros po-r el contrario se lian
dado libremente al servicio de sus semejantes, y con su
ejemplo han animado a los hombres a buscar la grand^i-
za no en el mandar sino en el servir.

Entre estos Ãdtimos, él, cuya influencia benéfica se


ha extendido ynás y cuyo ejemplo más ha animado y ani-
ma al prójimo, es un humilde carpintero que hace vein-
te siglos nació en una pequeña provincia¡ del Imperio
Romano. PertenecÃa a una raza despi'eciada. No llegó
a ser un gran general ni inventó una nueva máquina.
Ni siquiera dejó escrita tina sola palabra que hu-
biera llegado hasta nosotros. Se llamaba Jesús. La hi.s-
torio, de su vida es bien conocida. Si alguno de mis lec-
tores no está al tanto de sus pormenores, puede leer-
los en el Nuevo Testamento, donde están consignados
breve y claramente. Asà es que no nos ocuparemos
de repetir acontecimientos que están al alcance de todos.
Basta con decir que este humilde artesano sabÃa que era
Hi\jo de Dios. Una vida divina moraba en él. Tenia el
poder de abrir las puertas del corazón humano, mos-
trando a los de su tiempo y a los de todos los tiempos,
lo que es, y lo que puede ser el hombre. Se dedicó a
aliviar los sufrimieyitos de sus prójimos y a enseñarles
a conocer a su Padre, Dios. SÕ7i embargo su enseñanza
no fué atendida y él fué muerto. Pero la muerte no
podÃa co-ntenerle. Y tal como él se levantó con nuevo
poderÃo y grandeza después de su muerte vergonzosa en
la cruz, asà su doctrina se ha levantado del desprecio en
que se encontraba durante los primeros años de su pro-
paganda. La personalidad y enseñanzas de Jesits hte-
00 se hicieron sentir en el Impei-io Romano, y Jwn con-
tinuado haciéndose sentir en expansiones siempre más
grandes hasta el dÃa de hoy cuando se puede afirmar

sÃH peligro de equivocarse que no ha habido otro in-


dividuo en toda la historia humana qÃie haya conmovido
tan hondamente las sociedades ni que haya tenido tan-
tos discÃpulos conscientes ni a quien las multitudes hayan
mirado con. tanto afán y tanta esperanza.

Es verdad que han habido tiempos cÃiando el Cristo


se perdÃa de la vista de los hombres y en que los que se
llamaban cristianos estaban bien lejos de comprender
la doctrina de aquel a quien reconocÃan por Maestro.
Pero la influencia de Jesús nunca ha dejado de sentirse.
Cuando el mundo parecÃa hundido en la obscuridad más
negra-, siempre qiieduban algunas luces que conservaban
el fuego sagrado, llevándolo a las generaciones futuras.
No ha habido un siglo de los veinte que lian transcunH-
do desde el nacimiento de Jesús, en que su influencia
vx> haya surgido con nueva vid-a y en nuevas formas, en
las personas y en kis instituciones. Tenemos que mara-
villarnos al contemplar la adaptabilidad con que la doc-
trina y el espÃritu de Jesús han llegado a influir en to-
das las diferentes circunstancias y edades de la Historia.

El dÃa. en que escribo estas lÃneas cumplimos cuatro-


cientos años desde que la autoridad que ejerce Jesús
sobre el mundo, entró en una nueva, época.

Hoy haee cicatrocientos años, MartÃn Lutero clan.'ó


sus noventa y civxo tesis en la puerta de la Iglesia del
Castillo de Wittenherg, y asà entró en el camino que
habÃa de devolver a la humanidad el conocimiento del
Evangelio, haciendo que la inspiración de Jesús fuera
más directa y potente. Sean los qu-e fueren los moti-
vos que contribuyeron, a la Reforma Protestante, Jesús
ha sido y es el centro y fxierza motriz del Protestantis-
mo.

Por este motivo, en este dÃa en que celebramos el


principio del movimiento evangélico, me es sumamente
placentero dar a la. luz pública este humilde ensayo, qu.e
sin pretender ni la prof undidad ni la originalidad, quie-
re mostrar que en medio de todas acuellas corrientes
económicas, sociales, filosóficas y religiosas qu^ se han
v.7iido en el Cristianismo oficial, Jesús mismo ha sido
Siempre y si<)m siendo fuente de un poder redentor, y
qit-e él en todos los siglos y ahora también, Uama a hom-
bres fuertes a su servicio, y poi' medio de ellos ilumi-
n<i y redime a las multitudes.

SÃ, ¡Ahora también. . .! El mundo está Ivoy en me-


dio de una crisis camo tal vez nunca ha experimentado
antes.

La guerra europea está trayendo canibios nunca


soñados. No sólo reinos, sino también instituciones y
costumbres, ideales y filosofÃas, están temblando y cayen-
do. Nuestros legisladares nos están Ihvaudo par nuevos
caminos con unO' prisa que da vértigo. Pero a pesar de
todo esto, el mundo entero se dirige hacia, Jesús, como
nunca antes. En su Evangelio se encuentra/n reconci-
liación con Dios, perdón y vida eterna para el indivi-
duo. También para la vida comunal se haUan en este
mismo Evangelio los principios hacia los cuales el des-
arrollo social inevitablemente se mueve. Estos princi-
pios parecÃan locura en el tiempo de Jesús. Después
fueron mirados como utópicos, pero hoy estamos apren-
diendo que son eminentemente prácticos.

Pablo BURGESS.

Quez<dtenango, Octubre 21 de 1917.

San Pablo

SIGLO I

PABLO Y LA UNIVERSALIZACION DEL


CRISTIANISMO

La obra de Jesús ha sido acabada. El ha encar-


gado a sus discÃpulos que prediquen su Evangelio a
todas las naciones y ha retirado de ellos la inspira-
ción de su presencia fÃsica. Esperando una manifes-
tación especial del poder divino para empezar su obra,
ésta les fué concedida en el dÃa de Pentecostés y co-
menzaron a predicar el Evangelio, anunciando a Jesús
como el MesÃas esperado, el Hijo de Dios, muerto por
los pecados del mundo, y resucitado para justifica-
ción de todo aquel que cree y se arrepiente. Tres mil
personas creyeron en el primer dÃa y su número fué
aumentando ante el ardiente celo de los apóstoles.

Al principio los discÃpulos de Jesús no pensaban


de sÃ, sino como buenos judÃos. AsistÃan a las cere-
monias del Templo y seguÃan todas las ordenanzas
exteriores del judaismo, como habÃa hecho su Maes-
tro. Los fariseos, por su parte, contentos de haber
cortado la Cabeza, esperaban que los miembros de
aquel cuerpo, luego dejarÃan de moverse ; y asà al
principio no se opusieron a la actividad de los predi-
cadores cristianos.

Pero cuando pasaron los meses y el número de los


cristianos continuaba creciendo, y los fariseos se en-
contraron confrontados en las sinagogas con los repre-
sentantes de la nueva secta, en quienes ardÃa un celo
y claridad de razonamientos, contra los cuales se ha-
llaron impotentes, pen.saron ganar por la fuerza lo

14

Los Veixte Siglos del Cristianismo

(jue no podÃan por la razón. De conformidad con es-


te pensamiento pusieron a los apóstoles Pedro y Juan
en la cárcel. Después dieron muerte a uno de los
abogados más elocuentes de la nueva doctrina, que
se llamaba Esteban, y estalló sobre los cristianos una
persecución de tanta fuerza, que muchos huyeron
de Jerusalén a los vecinos pueblos a lo largo de Judá
y SamarÃa.

Esta persecución, lejos de apagar el fuego, sólo


sirvió para esparcirlo, porque donde quiera que lle-
gó un creyente en Jesús huyendo de la persecución,
formó al rededor suyo un nuevo grupo de cristianos.
La persecución por los fariseos se extendÃa en pos
de estos nuevos grupos, pero no pudo detener la mar-
cha de tan poderoso movimiento.

Uno de los perseguidores más celosos de la nueva


.secta, se llamaba Saulo, o Pablo, para darle de una vez
el nombre que habÃa de inmortalizarlo. Era más o
menos de la misma edad de Jesiis, pero no era como
éste, hijo del campo, sino nacido en Tarso, ciudad del
Asia Menor, eminente por su comercio y por su uni-
versidad, donde se enseñaba la filosofÃa y la literatu-
ra griegas. Los padres de Pablo eran judÃos por des-
cendencia, pero a la vez ciudadanos del imperio ro-
mano, sin duda por servicios importantes hechos al
mismo. El joven Pablo, de esta manera, unió en su
persona los tres elementos más sobresalientes de la
civilización de entonces : la cultura griega, la organi-
zación polÃtica romana y la religión judaica.

Desde muy niño Pablo ha de haber tenido un


gi"an interés en las cosas de su religrión. Las his-
torias de los patriarcas y profetas habÃan llamado su
atención juvenil, y la ley con la multitud de interpre-
taciones que a ella dieron los doctos escribas de su
época, alimentó su sentido analÃtico de tal manera
que, en posesión de los medios necesarios, resolvió
dedicarse a los estudios rabÃnicos. Fué pues a Jern-
Pablo Burgess

15

saléu, al colegio de los rabinos, a la edad más o me-


nos de trece años. Entre sus maestros contaba a uno
de los más célebres que el judaismo ha producido en
toda su historia, que es Gamaliel. Con los demás as-
pirantes al tÃtulo de rabÃ, Pablo estudiaba principal-
mente las Sagradas Escrituras del Antiguo Testamen-
to, en su interpretación tradicional, y estas Escritu-
ras vinieron a ser su vida, y todo su anhelo el cum-
plir la ley de Dios en ellas revelada. En la nueva sec-
ta que predicaba que Jesús era el MesÃas, veÃa un gran
peligro para la religión de sus padres, y con todo el
celo de su sér intenso, se opuso al nuevo movimiento.
El habÃa estado presente ayudando en el asesinato de
Esteban, y después cuando la creencia en Cristo se
habÃa extendido a otras partes, pidió cartas al Sumo
Sacerdote de los judÃos, para perseguir a los discÃpu-
los del Crucificado, hasta los pueblos y aldeas más
remotas donde pudieran refugiarse, pues la autoridad
del SanhedrÃn se extendÃa a todas las comunidades
judaicas del imperio romano y éstas, si no tenÃan en
verdad poder de vida y muerte sobre sus miembros,
podÃan fácilmente hacerles sufrir de muchas maneras.

Asà es que lo vemos llevando cartas que le auto-


rizaban para aprehender y traer presos a Jerusalén
a todos los partidarios de la nueva creencia que en-
contrara, acercándose a Damasco, ciudad capitalina
de la Siria (*).

(*) Visitando Damasco, haco algún tiempo encontramos que


a pesar del transcurso de los años y de los daños causados por
las guerras, aún conserva recuerdos de la antigüedad. Entre
lo mucho que puede carecer de autenticidad, "la calle que Be
llama la Derecha" (Hechos 9:11) parece ser la misma en que
vivÃa San Pablo. El lugar donde se efectuó la conversión del
apóstol, la posada donde se alojó, la casa de AnanÃas etc.,
etc., todos se muestran al turista.

16 Los Veinte Siglos del Cristianismo

Aquà mejor dejaremos a, él mismo contar lo que le


pasó. Dice: "Yendo por el camino, vi a medio dÃa,
una luz del cielo más resplandeciente que el sol, la
cual brillaba en torno mÃo y de los que caminaban
conmigo. Y caÃdos todos nosotros a tieri*a oà una voz
que me decÃa en lengua hebrea: Saulo, Saulo: ¿por
qué me persigues? Dura cosa te es dar coces contra
el aguijón. Yo entonces pregunté ¿Quién eres, Señor?
Y el Señor respondió : Yo soy Jesús, a quien tú per-
sigues: pero levántate y ponte sobre tus pies, porque
para esto te he aparecido, para constituirte ministro
y testigo, tanto de lo que has visto de mÃ, como de
aquello en que te apareceré". Llegando a Damasco,
ciego por la luz que habÃa visto en el camino, fué vi-
sitado por un cristiano de este lugar y luego recobró
la vista. Entonces al restablecerse, empezó a predicar
que Jesús era el MesÃas y Salvador, valiéndose de su
carácter de ral)à para hablar en las sinagogas de los ju-
dÃos. La sorpresa de éstos era natural al ver a Pa-
blo, el acérrimo enemigo del cristianismo, que llegaba
con el propósito de destruir la nueva secta en Damas-
co, predicando las doctrinas de la misma. Era un
golpe duro para ellos, y determinaron hacerle callar
a todo costo. Pero él, teniendo noticias de sus ma-
lévolos designios, escapó de la ciudad (*).

Asà como Jesús, después de su bautismo se habÃa


ido al desierto, Pablo, después de su conversión, bus-
có las soledades de Arabia donde meditó en todas
aquellas cosas que le habÃan acontecido. Su perma-
nencia en Arabia fué de algunos años, pero no lo he-
mos de considerar como tiempo perdido, puesto que

(*) Loa judÃos habÃan logrado que el gobernador de Da-


masco diera orden de captura contra Pablo, pero los cristianos
le ayudaron a escapar, bajándole en una espuerta de la ventana
de una casa situada en la muralla. Se muestra esta ventana
hasta el dÃa de hoy.

Pablo Burqess

17

fué entonces cuando en la comunión con Dios y en el


uso de su pensamiento analÃtico y agudo, puso los
fundamentos de la comprensión más profunda del
Cristianismo que se haya manifestado en cualquiera
época. Al fin llegó el dÃa en que dejó la Arabia, y
se fué a Jerusalén. Se puso en contacto con Pedro
y los demás apóstoles oyendo de boca de ellos los por-
menores de la vida de Jesiis, y tomando parte activa
en la predicación. Pero no fué bien recibido. Los
judÃos no querÃan oÃrle, porque le mii*aban coma a
un traidor, que habÃa abandonado la religión que le
habÃa honradiO con el tÃtulo de rabÃ, y los cristianos
por su parte tenÃan cierta desconfianza en la presen-
cia de su antiguo perseguidor. Asà no pasó en Jerusa-
lén más que quince dÃas, y se fué para Tarso, lugar
de su nacimiento, donde quedó unos anos retirado
de la obra realizada por los demás apóstoles. Hasta
esta época, casi todos los convertidos al Cristianismo,
habÃan sido judÃos, o por lo menos paganos que habÃan
aceptado la religión judaica antes de recibir el cristia-
nismo. Pero repentinamente en la gran metrópoli
de AntioquÃa, unos paganos, sin nociones del judais-
mo, dejaron su idolatrÃa y aceptaron la fe cristiana.
Los apóstoles que dirigÃan la obra en Jerusalén man-
daron a Bernabé a investigar el nuevo movimiento.
El se convenció que los nuevos creyentes eran en ver-
dad cristianos, y se quedó en aquel lugar para dirigir
la nueva iglesia. Bernabé habÃa sido quien recomen-
dara a Pablo a los apóstoles en su visita a Jerusa-
lén, y le tenÃa un cariño especial. Asà cuando se en-
contró encabezando la obra en AntioquÃa, llamó a Pa-
blo que aún estaba en su retiro para que lo ayudase.

Pablo acudió gozoso al llamamiento. Esto fué en


el año 44 después de Cristo. La iglesia de Antio-
quÃa creció en número y también en celo misio-
nero. No contentos con anunciar el Evang'elio a los ha-

18 Los Veinte Siglos del Cbistl^smo

hitantes de su pueblo, los cristianos de AntioquÃa co-


misionaron a Pablo y a Bernabé para que fueran a
las regiones inmediatas a predicar el Evangelio de
Jesús. Salieron estos dos con Marcos, el sobrino de
Bernabé, y llegaron a la isla de Chipre. De ahà fue-
ron a las regiones de Pamphylia, Pisidia y Licaonia.

Su método de propaganda era el de hablar cu las


sinagogas judaicas establecidas en los lugares que
visitaron, donde Pablo como rabÃ, sabÃa explicar la
verdad cristiana de una manera bien adaptada al en-
tendimiento de los hijos de Israel. También en las si-
nagogas nunca faltaron algunos gentiles que, atraÃ-
dos por el sabio rabà y su nueva doctrina, invitaron
a escucharle a otros de los suyos.

Mientras que las autoridades de las sinagogas les


dejaban predicar, se quedaban. Pero casi siempre,
después de tres o cuatro predicaciones, les fué ne-
gado el uso de éstas y entonces Pablo y Bernabé con
los judÃos y gentiles que habÃan creÃdo salÃan para
fundar una iglesia cristiana.

Una vez bien establecida ésta, Pablo, y Bernabé


se iban al pueblo más cercano donde se repetÃan es-
tos acontecimientos.

Al fin regresaron otra vez a AntioquÃa, donde


contaron a los hermanos los éxitos de su viaje, cau-
sando grande regocijo con su historia.
En este tiempo se presentó una dificultad que ame-
nazaba seriamente la unidad y el px-ogreso del cristia-
nismo. Unos judÃos cristianos llegaron a AntioquÃa, y
predicaron que era necesario que los creyentes fueran
circuncidados y que guardaran todos los ritos judaicos
antes de poder recibir a Jesús como Salvador. Pa-
bloi y Bernabé enseñaron por el contrario, que lo iini-
co necesario para la salvación, era recibir a Cristo
como Salvador y seguir sus mandamientos. En su

Pablo Burgess

19

Ãondo esta cuestión se resolvÃa en la de si el cristianis-


mo iba a ser una secta del judaismo o una nueva re-
ligión universal. La discusión sobre este punto fué
tan violenta, y el problema en sà tan importante pa-
ra la vida del cristianismo, que se convocó un concilio
pai'a decidirlo. ¿Debe el creyente en Cristo hacerse
judÃo antes de poder ser cristiano, o le será lÃcito
pasar directamente del paganismo al seno de la igle-
sia cristiana sin la circuncisión y el cumplimiento de
toda la ley ritual de Moisés? He aquà el problema
que la naciente iglesia tenÃa que resolver.

El concilio se reunió en Jerusalén. Pablo y Ber-


nabé defendieron con tanto celo y con tan buenasi ra-
zones sus creencias y acciones, que los apóstoles y
principales hermanos de la iglesia de Jerusalén se
convencieron que la obra en AntioquÃa era de Dios,
y asà se decidió que el gentil podÃa volverse cristiano
sin hacerse judÃo antes. El decreto de este concilio es-
tá recordado en el libro de los Hechos 15 :23-29. Li-
bra al cristianismo definitivamente y para siempre
del pai'ticularismo de la religión judaica, y lo hace
una religión universal, cumpliendo asà el concepto de
su fundador.

Sin Pablo el cristianismo hubiera quedado uni-


do a la ley mosaica. Este ciudadano romano, nacido
y crecido en ciudad griega, y de sangre y tradiciones
judaicas, supo unir en un mismo movimiento los di-
versos elementos que constituÃan el mundo religioso
de entonces, mostrando a los gentiles la necesidad
que tenÃan de aceptar a Cristo, y persuadiendo a los
cristianos que habÃan guardado todos sus prejuicios
rabÃnicos, de que estos gentiles eran "hermanos" en
la fe, y debÃan ser reconocidos como tales. La univer-
salidad del cristianismo en que "no hay griego ni ju-
dÃo, circuncisión ni incireuneisión, bárbaro ni escita, es-
clavo ni libre sino es Cristo el todo y en todos" (Carta
20

Los Veinte Siglos del Cristianismo

a los Colosenses 3 :11) \'ino a ser el centro del pensa-


miento y del mensaje de Pablo, que guiaba toda su ac-
tividad, haciéndole merecedor del tÃtulo "Apóstol de los
gentiles" con el cual la Historia le reconoce.

Después del concilio en Jerusalén, emprendió un


viaje extenso por el Asia Menor, donde fundó muchas
nuevas iglesias cristianas. En este viaje llegó hasta
Troas, cerca de los "Dardanelos" de hoy.

Allà soñó a un hombre que le decÃa: "Pasa a Ma-


cedonia y ayúdanos". Considerando aquel sueño como
un llamamiento de Dios, pasó a Europa, y dejó igle-
sias fundadas en Filipos, Tesalónica, (la moderna
Salónica) y Berea. De allà bajó a Atenas, el centro
de la cultura antigua, donde a invitación de ciertos
filósofos habló en el Areópago. (*).

Mas, aunque presentó el Evangelio en vüx discur-


so altamente filosófico, muy pocas de las personas
cultas de aquella ciudad creyeron. Bien pudo Pablo
soportar serenamente la persecución más severa, pero
la indiferencia y el desdén de los atenienses, era para
él peor que cárceles y azotes, y desanimado en extre-
mo, dejó Atenas y se fué a Coriiito. Esta era ciudad
industrial y en cuanto a la moral era una de las
más corrompidas en un imperio corrompido. Pero
allà entre los artesanos y esclavos, logró lo que no ha-
bÃa podido hacer entre los intelectuales de Atenas :
es decir, formó una importante y floreciente iglesia
cristiana.

Al dejar Corinto, el apóstol se fué a Efeso, desde


donde tuvo que dedicarse principalmente a aconsejar
y dirigir las iglesias ya formadas en el Asia Menor

(*) El Areópago era entonces un especie de corte o juz-


gado que, además de ver los casos criminales, tenÃa bajo su
jurisdicción los distintos cultos de la ciudad y velaba por la
enseñanza de la juventud. Hoy no se ve más en el lugar,
que una colina do piedra con algunos restos de los cimientos
de los orgullosos edificios que un dÃa lo coronaban.

Pablo Burgess

21
y en Grecia. Por medio de cartas y de visitas perso-
nales ayudaba a los nuevos grupos de creyentes a
i'esolver los problemfis que iban surgiendo en la vida cris-
tiana. En las epÃstolas que llevan su nombre y están
transcritas en el Nuevo Testamento, tenemos una re-
velación de las dificultades que las iglesias experi-
mentaban. Sirvan las siguientes como muestras.

Los mismos cristianos judÃos que habÃan estorba-


do la paz de la iglesia en AntioquÃa, predicando que
habÃa que guardar la ley de Moisés, empezaron a in-
quietar a las iglesias del Asia Menor, después de la ida
de Pablo, y él, teniendo noticias de su actividad, es-
cribió la carta "a Los Gálatas" para hacer claro que
"la circuncisión no vale nada, sino lo que vale es la
nueva criatura". En Corinto donde la iglesia se com-
ponÃa en su mayor parte de gentiles, muchos cayeron
en malas costumbres, volviéndose fornicarios, borra-
chos, etc., y aiÃn valiéndose de svx religión para fo-
mentar sus vicios. Pablo al tener noticia de estos tras-
tornos, les escribió primero una carta y después otra,
exhortándolos a la pureza de vida, y explicándoles de
nuevo la significación del bautismo, la cena del Se-
ñor, la esperanza de la vida eterna y otras verdades
cristianas. De este perÃodo data también la carta a
los Romanos.

Cuando la escribió Pablo no habÃa estado en Ro-


ma todavÃa, porque la iglesia de esa capital habÃa sido
fundada por otros cristianos. En esta carta saluda
a esa iglesia, a la cual desea conocer personalmente,
y da un resumen de su doctrina, exponiendo la rela-
ción que existe entre los judÃos y los gentiles, o sea
la ley y la gracia.

Esta carta es un tratado que toca algunas de las


profundidades de la fe cristiana, de una manera úni-
ca. Nos revela a un filósofo de primer orden pero
más que a un filósofo nos revela a un alma que ha-

22 Los Veinte Siglos del Cristianismo

biendo pasado por todos los grados del desarrollo


religioso, al fin halla su paz en Jesucristo.

Durante este tiempo la lucha principal que Pa-


blo sostenÃa, era contra aquellos que se esforzaban
por ligar el cristianismo al judaismo. Estos lo acu-
saban de apóstata y renegado, de tal manera, que él
al fin pensó demostrarles que aunque no predicaba el
judaismo para los gentiles, se reconocÃa a sà mismo
como judÃo cristiano, y amaba su antigua fe. AsÃ
asistió a la Pascua en Jerusalén en el año 58. Su pre-
sencia en el temp'o fué causa de una gran irritación
entre los judÃos, para quienes Pablo, por más que con
toda reverencia tomaba parte en sus actos religiosos,
siempre aparecÃa traidor. Luego una turba de faná-
ticos se amotinó contra él, no tranquilizándose hasta
que unos soldados romanos llegaron y se apoderaron
del apóstol.

Le pusieron en prisión tanto por su propia segu-


ridad, como por averiguar la causa del motÃn. Sa-
biendo el gobernador por boca de un sobrino de Pa-
blo, que algunos hombres habÃan hecho voto de no
comer hasta matar a éste, le mandó de noche a Cesa-
rea, donde fué juzgado ante el rey Agripa. Se hu-
biera librado de la justicia si no hubiera apelado al
Emperador, valiéndose asà de su derecho como ciu-
dadano romano ; pero por haber apelado, fué manda-
do preso a Roma después de estar dos años en la cár-
cel de Cesárea. A pesar de un naufragio y de otros
peligros más, se realizó al fin el deseo abrigado du-
rante muchos años por Pablo, porque llegó a la capital
del mundo de entonces.

Una vez en Roma, y mientras esperaba ser juz-


gado delante del Emperador, tenÃa el privilegio, aun-
que preso, de vivir en su propia casa alquilada enea-
denado siempre a un guarda romano. Pasó dos años
asÃ. De este perÃodo vienen sus cartas a los Filipen-

Pablo Burgess

23

ses, los Colosenses y los Efesios, reunidos en el Nuevo


Testamento. Ya no es el Pablo agresivo, el que habla
en estas epÃstolas, sino Pablo "el anciano" madurado
por sus muchas y diversas experiencias, y que desde
su prisión aconseja e inspira en su fe a los hermanos
que habÃa conocido en los dÃas de su libertad.

No sabemos con seguridad cuál fué el resultado


de su proceso. Una tradición muy antigua dice que fué
puesto en libei-tad y que llegó liasta España predicando
el) Evangelio, pero al fin cayó preso otra vez y pereció
en la persecución neroniana del año 65. (*).

Las epÃstolas pastorales a Timoteo y Tito vienen


de esta segunda prisión si es que la hubo. En ima de
estas epÃstolas (la segunda a Timoteo) encontramos
las siguientes palabras escritas por el apóstol, al ver-
se cerca de la muerte, como una apreciación de su pro-
pia carrera: "Yo, ya estoy para ser ofrecido en liba-
ción, y el tiempo de mi partida está cercano. He
peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he
guardado la fe. Por lo demás, me está guardada la
corona de justicia, la cual me dará el Señor, el justo
juez, en aquel dÃa".
Con estos pensamientos y esperanzas dejó esta vi-
da terrena Pablo, el genio religioso, el filósofo pro-
fundo, el hombre de sinceridad acrisolada, que salido
de la estrechez del judaismo a la libertad perfecta
del Evangelio, libró al Cristianismo de las cadenas
de la ley mosaica, y lo hizo una religión universal. (**).

(*) En Eoina so muestra aún la celda donde se dice gue


el Apóstol pasó los últimos dÃas de su vida en la prisión.

(**) La tradición señala el lugar llamado "Aquae Sal-


viae" cerca de Boma como el lugar donde San Pablo sufrió
el martirio y cuenta que cuando el hacha del verdugo cortó
su cabeza, ésta saltó tres veces y en cada lugar donde tocó
la tierra nació una fuente de ag^ua. El lugar está marcado
hoy por una iglesia llamada San Paolo alie Tre Pontane.

JUSTINO MARTIR

105 -161

SIGLO II

JUSTINO MARTIR Y LA HELENIZACION DEL


CRISTIANISMO

Queda dicho que el apóstol Pablo murió en la per-


secución neroniana en el año 65 después de Cristo.
Esta persecución no tuvo por objeto exterminar la
nueva creencia, y la iglesia continuó creciendo en
número y poder durante los años restantes del primer
siglo.

En el año 70, una revolución fomentada por pa-


trioteras de Galilea, trajo las legiones romanas contra
la tierra santa. El general Tito, después empera-
dor, atacó a los rebeldes, quienes se encerraron en
Jerusalén, que después de ser sitiada por algunos me-
ses se rindió.

El templo, orgullo de cada corazón judaico, fué


destruido, y la práctica de loá ritos mosáicos pro-
hibida. (*).

(*) Desde entonces hasta el dÃa de hoy el sitio dtl tem-


plo no ha sido empleado para los usos del culto israelita, ha-
biendo servido sucesivamente para un templo pagano, una
iglesia cristiana y ahora para dos mosquitas de los mahome-
tanos que lo ocupan. Los judÃos sin embargo no han podido
olvidar que el lugar es de derecho suyo. (Juan 4:20). TodavÃa
van a llorar la pérdida de su templo al pie de un alto muro
que sostiene el área sagrada. Nunca hemos visto un cuadro
más conmovedor que ese de ima tarde de Nueva Luna en
este lugar de lloro con trescientos judÃos, hombres y mujeres
de muchas nacionalidades lamentando en voz alta y confe-
sando que por sus pecados estaban excluidos del lugar santo,
¡y de recordar que esto es práctica de sesenta generaciones
de judÃos!

26

Los Veinte Siglos del Cristianismo

Durante el sitie* de Jerusalén los cristianos, re-


cordando las palabras de Jesús en Mateo 24 :16, habÃan
logrado escapar de la ciudad y se juntaron en Pella
en Transjordania donde continuaron observando los
ritos judaicos juntamente con las enseñanzas de su
Maestro por muchos años. Pero para la generalidad de
los cristianos, la controversia que habÃa ocupado tanto
la atención de Pablo, era ya muerta. El cristianismo
se constituyó como una religión universal, distinta
de la judaica.

Aún el mismo sábado de los judÃos fué' dejado,


porque los cristianos celebraron el domingo en honra
de la resurrección de Cristo.

Los cristianos no perdieron, sin embargo, todo


contacto con el judaismo. En sus reuniones siguieron
hasta cierto punto la costumbre de las sinagogas.
LeÃan el Antiguo Testamento como se hacÃa en estas ;
pero leÃan también de las epÃstolas que los apóstoles
habÃan dejado escritas. HacÃan oración, y se exhor-
taban los unos a los otros a la fidelidad y el amor cris-
tianos. El clero como tal no estaba claramente dis-
tinguido de los laicos aunque cada congregación te-
nÃa su presidente, (obispo) y sus ancianos, diáconos
y diaconisas. Según el mandamiento de Jesús, se
celebraba la Santa Cena con regularidad.

HabÃan unos Uamados apóstoles, que andaban de


lugar en lugar, predicando y exhortando, y ellos sir-
vieron para unir a los cristianos en sentimientos e
ideas; pero no habÃa ninguna organización central
de las iglesias.

Durante el segundo siglo, los emperadores garan-


tizaban el orden público eficazmente. En cuanto a
la vida religiosa se notaba cierta decadencia de las an-
tiguas creencias paganas. Sólo la gente ignorante y
Pablo Burgess

27

los campesinos adoraban ingenuamente a los dioses


del Olimpo. (*).

La gente culta, en su mayorÃa, habÃa caÃdo en el


escepticismo, adoptando la filosofÃa de Epicuro. Al-
gunos que no podÃan creer en las supersticiones po-
pulares, ni recibir tampoco el materialismo de los epi-
cúreos, aceptaron la filosofÃa estoica. A pesar del ci-
nismo prevaleciente, reflejado en los escritos de au-
tores como Luciano, habÃa un verdadero anhelo entre
muchos de los espÃritus más elevados, de una filosofÃa
más completa que las entonces conocidas, y también
un deseo ardiente de una expresión de las verdades re-
ligiosas más adecuada que la del paganismo popular.

Todo esto vemos en Justino.

Este nació en SamarÃa cerca del año 105, de pa-


dres paganos, y muy temprano se dedicó al estudio de
la filosofÃa. No estudió en un sólo lugar, ni oyó los dis-
cursos de un solo maestro, sino que fué de ciudad en
ciudad escuchando a los filósofos de más prestigio en
aquella época.

El mismo nos dice: "Mi deseo ardiente de ser


instruido en la esencia de la filosofÃa, no daba reposo
a mi espÃritu. FuÃme en busca de un pitagórico que
gozaba de gran fama, pax'a suplicarle me aceptara en-
tre sus discÃpiilos. Este estaba orgulloso de su saber.
Esperaba tener mejor suerte entre los platónicos que
gozaban de cierta fama y a los cuales me dirigÃ. Vi-
sité con frecuencia al que tenÃa la reputación de ser
más docto entre todos ellos, con quien hice rápidos
progresos en el conocimiento de su doctrina, con gran
contentamiento mÃo, creyendo haber conseguido el
cumplimiento de mis deseos. ¡ Cuán equivocado es-
taba! Un dÃa, a orillas del mar, observé que me seguÃa

_(«) La palabra "pagano" EN SU ETIMOLOGIA quiere


decir sencillamente campesino.

28

Los Veinte Siglos del Cristianismo


un anciano, cuya agi-adable presencia, dulzura y gra-
vedad, me causaron una impresión extraordinaria.
No tardamos en trabar conversación, la cual giró
luego sobre los deseos que yo tenÃa de conocer la ver-
dad". Entonces nos refiere cómo el anciano le habló
de Dios, del alma, y de la venida de Jesucristo al
mundo como enviado de Dios. Justino creyó el men-
saje del anciano y aceptó desde entonces la fe cris-
tiana.

Mirando en el Evangelio una filosofÃa más perfec-


ta que las que se enseñaban en las escuelas de filoso-
fÃa profana, continuó usando el traje, y siguiendo el
método de los demás filósofos ; pero en verdad era un
predicador del Evangelio, .«siendo uno de los primeros
en expresar el mensaje de Cristo en el lenguaje y con
los conceptos de la gente ilustrada de su tiempo.

Esto hace de Justino el hombre más importante


en el desari'ollo del cristianismo durante el segundo
siglo de su existencia. Mientras que la religión de
Jesús hacÃa su propaganda principal entre los judÃos,
como en el primer siglo, habÃa usado los conceptos del
Antiguo Testamento. Pero ahora que su tarea se pre-
senta como la evaugelizaeión del Imperio Romano,
adopta el medio de pensar y de hablar popularizado
por los filósofos griegos. Ya vimos que el apóstol
Pablo dió el ejemplo de este proceder en el discurso
que pronunció en el Areópago de Atenas. La misma
tendencia se nota en la epÃstola a los Hebreos y sobre
todo en el Evangelio de San Juan, escrito a fines del
primer siglo.

Justino no estaba solo en su esfuerzo de justificar


el cristianismo ante la razón y la filosofÃa. Ig-
nacio y Policarpo, Ireneo y especialmente Tertuliano
trabajaron en el mismo sentido y por su método me-
recieron el nombre de "apologistas" (jue la historia
les da.

Pablo Burgess

29

Algunos creyentes modernos miran en esta sÃnte-


sis del cristianismo con el helenismo un paso hacia atrá-s,
que ha traÃdo sobre la iglesia infinidad de males. Pe-
ro si recordamos que Jesús miraba en su doctrina un
espÃritu vivificante y no luia letra muerta, reconoce-
remos en esta sÃntesis la influencia del mismo funda-
dor del cristianismo. Si esta religión iba a ser una
religión universal, como Jesxis lo habÃa pensado, y
como Pablo se habÃa esforzado en mantenerla, era ne-
cesaria esta nueva expresión de las verdades cristia-
nas en los conceptos de la filosofÃa griega. Los filó-
sofos de aquel tiempo miraban con desprecio al cris-
tianismo como una abominable superstición. Las au-
toridades civiles estaban empeñadas en suprimirlo.
Asà es que Justino y los otros apologistas tuvieron
({ue demostrar a los filósofos que el cristianismo era
en verdad la mejor filosofÃa, y a las autoridades, que
ayudaba al Estado en lugar de oponérsele.

Pero no todos los filósofos griegos que fueron


atraÃdos al Evangelio, lo comprendieron con tanta cla-
ridad como Jiistino. En su mayorÃa ellos no habÃan
sido instruidos desde niños en el Antiguo Testamen-
to como los judÃos que habÃan creÃdo en el primer
siglo. Tampoco habÃan conocido personalmente a los
apóstoles del Señor como los primeros gentiles con-
vertidos. Ellos aceptaron el cristiani.smo como filó-
sofos y con orgullo intelectual empezaron a formar
sus propias teorÃas acerca de Cristo. Porque aspiraban a
un conocimiento muy profundo de las verdades cris-
tianas, se les dió el nombre de "Gnósticos", del grie-
go gnosis, "conocimiento".

De los muchos que formaron parte de este movi-


miento, sólo podemos mencionar a Marción, porque él
fué, con toda probabilidad, la causa de la selección
hecha por la Iglesia de entonces de los libros que te-

30 Los Veinte Siglos del Cristianismo

liemos en el Nuevo Testamento, como los inspirados y


autorizados por Dios.

Marción era un hombre muy sincero y dio testi-


monio en su vida del poder del Evangelio. Creyó en
la justificación por la fe de todo corazón. AtraÃa a un
gran número de discÃpulos y cuando vió que los cris-
tianos en su generalidad no aceptaban su enseñanza,
fundó una secta distinta de la iglesia cristiana, cuya
secta continuó su existencia basta doscientos años
después de su muerte.

Sus diferencias de los demás cristianos provenÃan


del hecho que él rechazaba en un todo el Antiguo Tes-
tamento, diciendo que siendo éste una ley, no podÃa
tener por autor al mismo Dios que vemos en Jesucris-
to, el cual es pura gracia. Tampoco quiso recibir como
divinos algunos otros de los escritos que forman parte
de la Biblia que conocemos, porque no reconocÃa co-
mo inspirados divinamente a más libros que el Evan-
gelio de Lucas y las EpÃstolas de Pablo, menos las
de Timoteo y la dirigida a Tito.

Hasta entonces los cristianos habÃan usado el An-


tiguo Testamento, reconociéndolo como la Palabra de
Dios, y a la vez que aprovechaban los escritos apostólicos
sin haber formulado definitivamente el canon o lista
autorizado de estos últimos. El hecho de que Marción
sà formuló su lista obligó a los demás para que hiciesen
igual cosa. Lo que los cristianos procuraban saber con
certeza para reconocer un libro, era si en verdad venÃa
de un apóstol. La maj'or parte de los libros del Nue-
vo Testamento fueron reconocidos desde luego. En
algunas listas encontramos libros no reconocidos hoy
y respecto a algunos que reconocemos hoy como la
epÃstola a los Hebreos, las cartas conocidas como de
Santiago, Judas. II Pedro, II y III Juan, y el Libro
del Apocalipsis, habÃa todavÃa dudas ; algunos cristia-
nos recibÃanlos como inspirados y otros no. La cues-

Pablo Buroess

31

tión no fué decidida definitivamente sino hasta 200


años después, pero ya habÃa llegado el tiempo en que
se reconocÃa la existencia de un Nuevo Testamento,
inspirado por Dios y con igual autoridad que la del
Antiguo.

También en cuanto a la naturaleza de Cristo, los


gnósticos y Mai'ción tuvieron ideas muy diferentes de
la mayorÃa de los cristianos. Marción no pensaba de
Cristo como de un hombre. Era para él un Dios más
grande que el mismo Jehová. Justino se opuso a esta
idea. El creyó como los cristianos de todas las eda-
des han creÃdo, que Cristo es verdadero hombre y no
que sólo tuvo esta apariencia. También tenÃa la fe
cristiana que reconoce que en el hombre Jesús vemos
el Logos, la Palabra, Dios mismo, que en una crisis
histórica se encarnó para salvación de los hombres.
Para aclarar esta idea Justino pone el ejemplo de una
llama de fuego que a pesar de su unidad puede multi-
plicarse habiendo combustible de qué aprovecharse. AsÃ
era Dios para Justino.

Consideramos pues, la gran importancia de este


filósofo para el desarrollo del cristianismo en el siglo
segundo. Por un lado defendió esta religión contra
los intelectuales paganos y contra las autoridades hos-
tiles, que miraban a los cristianos como trastornado-
res del orden, odiados por el pueblo por no mezclarse
en sus placeres. Por otra parte tuvo que defender
el cristianismo verdadero, contra los que equivocada-
mente se llamaban cristianos, quienes pensaban más
en exponer sus propias ideas que en predicar la re-
velación de Dios en, Cristo. Contra los unos y contra
los otros tenÃa que usar la lógica y el método de la
filosofÃa griega. Siendo este método el medio para
defenderse, luego lo usó el cristianismoi para expresar
sus doctrinas. Asà fué trasplantándose el Evangelio
de Jesús, del barco de los pescadores de Galilea a la

32

Los Veinte Siglos del CristiajÃismo

sala de los filósofos griegos, como dice un profesor


alemán. Si comenzó entre los pobres y esclavos, lue-
go pudo dominar el pensamiento de los más sabios.

Un fenómeno notable del cristianismo del segxuido


siglo fué su rápido desarrollo. Hablando de esto Jus-
tino dice: "No hay una sola raza de hombres, ya sean
bárbaros o griegos, o de cualquier otro nombre, nó-
madas errantes o pastores viviendo en tiendas, entre
los cuales no se hagan oraciones y acciones de gra-
cias en el nombre del crucificado Jesús".

Este rápido crecimiento y el hecho que los cristia-


nos tenÃan una organización fuerte entre sÃ, hizo que
fueran muy temidos por los gobernantes y aunque
Justino y otros defendieron su fe procurando recomen-
darla al poder civil, hubo varias pei-seeueiones de los
cristianos por parte de éste durante el segundo siglo.

El cristianismo no fué i-econocido como una i-c-


ligión verdadera después de separarse de la religión
judaica, y asà aunque el gobierno romano reconocÃa
a todos los dioses de los paÃses conquistados por él,
no reconoció el cristianismo, antes bien, persiguió a
sus fieles como ateos. Siempre daba oportunidad a
los cristianos para sacrificar a los dioses y asà salvar
sus vidas, pero muchos no queriendo dar culto a imá-
genes ni dioses falsos, fueron muertos. Nos han lle-
gado las historias de muchos de los mártires de esta
época, y podemos ver los sepulcros de algunos en las
catacumbas de Roma. (*).

Sin embargo, no todos los creyentes fueron már-


tires. Algimos negaron ser cristianos para salvar
sus vidas, pero pasada la persecución solicitaban ser

(*) Las catacumbas son cavidades subterráneas usadas


por los cristianos de los primeros siglos para enterrar a .wa
muertos. Sirvieron a veces como refugios para los persegui-
dos también. Son verdaderas minas para el arqueólogo.

Pablo Burgess

33
recibidos nuevamente como miembros de la Iglesia, y
ésta tuvo que resolver lo que debÃa de hacer con ellos.
Como regla general los recibió de nuevo ; sólo que al
renegar por segunda vez la fe aceptada, los excomul-
gó definitivamente.

Ante las persecuciones del segundo siglo, Justi-


no procuraba convencer a las autoridades de que el
cristianismo nada tenÃa que ver con la. magia (que
era contra la ley) y que eran falsas las acusaciones
de crÃmenes cometidos a nombre de la religión como
parte del culto, y que al contrario, el cristianismo era
consecuencia natural de la filosofÃa verdadera.

Aparentemente hubo una buena oportunidad para


que Justino y los demás apologistas cristianos, logra-
ran la tolerancia para su religión de parte del gobier-
no imperial, cuando el conocido filósofo Marco Aure-
lio fué coronado emperador en el año de 161. El era estoi-
co y hombre de conducta intachable. Hubiera sido adep-
to de la verdad cristiana, si no hubiera despreciado
tanto toda excitación, especialmente el entusiasmo
religioso, y si no sintiera un odio tan profundo contra
el dogma de la inmortalidad, que era creÃdo con tanta
firmeza por parte de los cristianos. AsÃ, en higar de
convencerse por las razones de Justino y los demás
apologistas, ordenó que las persecuciones continua-
ran.

Justino, a pesar de su traje de filósofo, fué acu-


sado con otros seis cristianos, entre ellos una mujer.
El juez le preguntó: "¿A qué estudio te aplicas?"
— Justino respondió entonces : ' ' Emprendà el estudio de
toda ciencia y erudición, fijándome por último en la
doctrina de los cristianos".

— "¡Desgraciado!", le dijo el juez, "¿son éstas


las ideas que profesas?, ¿dónde os juntáis?"

— "Cada uno se junta donde quiere y donde pue-


de : el Dios de los cristianos no está limitado a un lu-

34 Los Veinte Siglos del Cristianismo

gar ; es invisible, pero llena los cielos y la tierra ; lof»


fieles pueden adorarle en todas partes".

— "Pero tú, ¿dónde congregas a tus discÃpulos?"

— "Habito los baños de Timoteo, bajo de la casa


de un tal MartÃn. Si alguno ha venido a buscarme,
le he comunicado la doctrina de la verdad".

Los demás compañeros de Justino, declararon


igualmente ser cristianos. El juez les amenazó con
la muerte, y dirigiéndose a Justino, le preguntó :
"¿Suponéis que si fuerais azotados y vuestras cabe-
zas cortadas subirÃais al cielo para ser recompensa-
dos?" Y Justino le contestó: "No lo supongo, lo sé y
estoy plenamente convencido de ello".

Entonces el juez mandó a los acusados que sa-


crificasen a los dioses, pero Justino respondió, "Quien
es discreto no abandona la piedad para servir la im-
piedad". Pero el juez le dijo: "Si no obedecéis se-
réis castigados sin misericordia". Entonces los prisio-
neros llenos de fe y del EspÃritu de su Señor crucifi-
cado, replicaron en alta voz :

— "Haced lo que queráis, nosotros somos cris-


tianos y no ofrecemos sacrificios a los Ãdolos". OÃdo
lo cual el juez dictó la siguiente sentencia.

— "Que los que se han negado a obedecer las


órdenes del Emperador y no quieren sacrificar a los
dioses, sean apaleados y decapitados según la ley".
Y efectivamente, los prisioneros después de azotados
se les condujo al suplicio, donde murieron glorificando
a Dios. Asà terminó la carrera de Justino mártir,
fiel testigo del poder de Cristo.

Pero las persecuciones no pudieron impedir que


la Iglesia creciera. La sangre de los mártires fué co-
mo siempre, la semilla de la Iglesia. La religión pa-
gana impotente ante el empuje de la nueva verdad,
veÃa alejarse a sus adeptos, dejando abandonados sus
antiguos ritos. Las escuelas filosóficas existÃan toda-
vÃa pero siempre proponiendo teorÃaÃ; más fantásticas.

Pablo Burgess

35

El orden antiguo no habÃa muerto aún. Iba a sobre-


vivir cien años; iba a tener sus triunfos aparentes,
iba a matar a millares de cristianos. Pero el cristia-
nismo se habÃa definido como filosofÃa y como reli-
gión. Para cada uno de los que se le oponÃa, te-
nÃa respuestas e ideas claras y consecuentes contra el
poder de las costumbres, de la superstición y del po-
der civil. El resultado no pudo ser otro que la vic-
toria para el cristianismo.

ORIGENES
185 - 254

SIGLO m

EL TEOLOGO ORIGENES Y LA SINTESIS DEL


CRISTIANISMO CON CIERTAS RELIGIONES
ORIENTALES

Después del martirio de Justino en el año 166,


no hubieron otras persecuciones de importancia, sino
hasta treinta años más tarde. El cristianismo crecÃa
por todos lados. Antes de terminar el segundo siglo,
se establecieron iglesias cristianas en Arabia, Armenia,
Persia, y en todas las partes del Africa que tocan el
Mar Mediterráneo. España y Francia tenÃan ya mu-
chas congregaciones cristianas lo mismo que las ciu-
dades del Rhin en Alemania. La fe cristiana habÃa
sido recibida también por algunos de los bárbaros de
la gran Bretaña.

El cristianismo tenÃa una historia de doscientos


cincuenta años tras de sà y se habÃa extendido por el
mundo conocido de entonces. Estos hechos produjeron
cambios que si bien no se dejaron sentir de un
momento a otro, son clarÃsimos cuando se mide el tiem-
po por siglos. Como agrupación pequeña, el cristia-
nismo habÃa podido exigir una disciplina muy estricta
entre sus miembros. Esto era más difÃcil cuando la
Iglesia iba abarcando todo el mundo. Asà sucedió
que en la época que nos ocupa, el reconocimiento de
la separación entre la Iglesia y el Mundo con sus pla-
ceres y vicios no fué tan marcado como al principio.
Los hijos que nacieron de padres cristianos y crecie-
ron como tales, no tenÃan la misma experiencia viva
del poder redentor de Jesús, que sus padres habÃan

38 Los Veinte Siglos del Cristunismo

sentido cuando dejaron sus Ãdolos para servir al Dios


viviente; se acercaron luego a los paganos, tanto en
su modo de vivir como también en sus convicciones
Ãntimas. La esperanza de la Segunda Venida de Cris-
to que era tan viva en los primeros años, ahora des-
pués fué más y más olvidada. Entre todos los cristia-
nos solamente los llamados montañistas, una secta re-
lativamente pequeña, mantuvieron esta doctrina en
su vigor primordial.

Como pasa con todos los movimientos revolucio-


narios, asà el cristianismo poco a poco se dejaba in-
fluir por el ambiente cultural en que existÃa a la vez
que guardaba con toda tenacidad las fórmulas exte-
riores que desde el principio le habÃan distinguido.
En el año 185, a un cristiano de AlejandrÃa, (*)
Egipto, llamado Leónidas, le nació un hijo a quien le
puso por nombre OrÃgenes. El padre como buen cris-
tiano quiso instruir a su hijo en la misma fe que él
profesaba y con este fia le enseñaba diariamente un
trozo de la Biblia. El niño se mostró muy apto, y
luego empezó a preguntar tantas cosas de Dios y de
la Biblia, que el padre no pudo darle más explica-
ciones, y le reprendÃa por ser demasiado curioso. Pe-
ro abrigaba la esperanza de que el EspÃritu Santo ha-
bÃa escogido al niño como un instrumento especial
para proclamar la santa verdad.

La paz que los cristianos habÃan gozado durante


el reinado del Emperador Cómodo, fué algo estorbada

(*) AlejandrÃa, nombrada asà por Alejandro el Grande, ha


ocupado el mismo sitio a través de los siglos, y la ciudad mo-
derna conserva muchos recuerdos de su antigua gloria entre
los cuales sobresale el llamado "Pilar de Pompeyo" una co-
lumna alta que tiene müs de dos mil años de ocupar el mismo
sitio y fué seguramente visto muchas veces por los héroes
cristianos que describimos aquÃ. Por lo demás las arenas
entre las cuales se halla la ciudad no tienen nada de emocio-
nante para el autor.

Pablo Burgess

39

en el reinado de su sucesor Séptimo Severo, por haber


prohibido éste bajo severas penas la conversión de
súbditos suyos que no eran todavÃa cristianos, a esta
fe. No sabemos si Leónidas fué encontrado haciendo
propaganda del cristianismo, pei'o se supone que sÃ
porque en el año 202 fué detenido. Su hijo OrÃgenes
no contaba más que diecisiete años entonces pero quiso
acompañar a su padre a la cárcel. La madre se resistió a
esto con todo el ingenio que ima mujer puede usar
para obtener sus fines, y cuando vió que su hijo no
desistÃa de su plan, ni por súplicas ni por amenazas,
le escondió la ropa para impedir por este medio su
salida de la casa. Entonces OrÃgenes escribió a su pa-
dre estas palabras: "sobre todo no desfallezcas por
nosotros".

Aquel padre fué un testigo fiel de Jesucristo. Se-


lló su fe con su sangre, pues lo mataron aquellas au-
toridades y confiscaron sus bienes.

El joven OrÃgenes por esta causa se vió obligado


a ganarse la vida con su personal trabajo y encontró
colocación como profesor particular en la casa de
una noble y rica señora cristiana.

HabÃa en AlejandrÃa entonces una escuela cate-


quista cristiana de mucha fama.

El sabio Clemente (de AlejandrÃa) dirigÃa dicha


escuela siguiendo el método que Justino habÃa popula-
rizado en el segundo siglo, usando la filosofÃa griega
como una ayuda para enseñar y defender el Cristia-
nismo. Acostumbraba decir: "Somos semejantes a los
agricultores que riegan las tierras antes de sembrar-
las. Con las aguas de la ciencia griega, regamos lo
que es terrestre, para que la simiente espiritual que
después arrojamos, tenga nutrición preparada". Es-
ta escuela pues, se distinguió por la profundidad de
sus especulaciones teológicas, y no cabe duda de que

40 Los Veinte Siglos del Cristianismo

era el centro de la vida intelectual del cristianismo


de entonces.

El celo y perspicacia del joven OrÃgenes llamó la


atención de las autoridades eclesiásticas de su ciudad
y el obispo le dió el cargo de maestro en la Escuela
Catequista ya mencionada.

Al mismo tiempo que enseñaba clases bÃblicas en


esta escuela, recibÃa instrucción en filosofÃa con un
maestro muy conocido entonces, llamado Amnio Sac-
cas.

Puesto que los maestros de la Escuela Catequista


prestaban sus servicios sin remuneración, OrÃgenes
para estar libre y trabajar sólo en este puesto, ven-
dió su hermosa biblioteca, herencia de su padre, por
una pensión diaria de más o menos diez centavos oro,
que le bastaban para sus necesidades.

La influencia de las filosofÃas y religiones orienta-


les, que miraban en el cuerpo algo malo en sÃ, y que
enseñaban un ascetismo estricto, se habÃa hecho sentir
ya en la iglesiia cristiana. Debemos hacer constar
que esta actitud no provenÃa de Cristo mismo. El
nunca enseñó que la vida material era cosa mala en
sÃ. Por lo contrario él tuvo reputación de ser "comi-
lón y bebedor de vino" que si esto no ha de tomarse al
pie de la letra, pues la acusación salió de boca de sus
enemigos, a lo menos demiiestra lo que encontramos en
otros ejemplos de los Evangelios, es decir, que Jesús
no vivÃa una vida retraÃda, sino entraba de lleno en la
vida social, gozando las alegrÃas y sintiendo los pe-
sares del pueblo. Es de las religiones orientales, so-
bre todo de la religión de Zoroastro, de donde el cris-
tianismo de esta época tomó las ideas monásticas que
tan honda huella araron en los siglos que siguieron.
Arrastrado por estas poderosas corrientes de su tiem-
po, vemos a OrÃgenes desplegando celo monástico, pa-
ra alcanzar la santidad de vida. "No usaba más que

Pablo Burgess

41

un vestido, y éste era tan delgado que no le abriga-


ba del frÃo. Iba descalzo, ayunaba a menudo, dormÃa
en el suelo, y dando una interpretación demasiado li-
teral a las palabras de Jesús, (Mateo 19:12) se hizo
"eimuco a causa del reino de los cielos". Más tarde
dijo: "haberse arrepentido de haberlo hecho".

OrÃgenes sostuvo su puesto en la Escuela de Ale-


jandrÃa, ganando gran fama por su erudición, hasta
el año 216, en el cual hubo otra persecución contra
los cristianos, y él se vió obligado a huir. Dirigióse
a Jerusalén, donde el obispo Alejandro lo recibió con
los brazos abiertos como también lo hizo Teoctisto,
obispo de Cesárea en Palestina. Ambos obispos ha-
bÃan sido sus compañeros de estudio. Aunque OrÃgenes
no era ministro ordenado, su reputación era grande
en las iglesias orientales, por lo cual los obispos le
invitaron a que hiciera en público y a su presencia,
una exposición de las enseñanzas de las Escrituras.
El obispo de AlejandrÃa, Demetrio, al enterarse de es-
ta novedad, no supo disimular ni el desagrado, ni
la envidia que le produjo, y manifestó su di^usto
por el hecho inaudito de que un lego pronimciara
discursos sobre asuntos religiosos ante dos obispos, al
mismo tiempo que mandaba a OrÃgenes que regresara
inmediatamente a AlejandrÃa. Obedeció éste el man-
dato, reconciliándose después con su jefe por lo que
pudo continuar desempeñando sus funciones de ins-
tructor. El incidente que acabamos de narrar mues-
tra con claridad el grado de desarrollo de la organi-
zación de la iglesia cristiana de entonces. Se ve que
el clero se habÃa separado de los legos, ipero que la dis-
tinción jerárquica no era todavÃa de gran importancia
para muchos, y aunque cada obispo tenÃa gran poder
para dirigir la marcha de la obra en su propia juris-
dicción, no habÃa aún ninguna organización central

42 Los Veinte Siglos del Cristianismo


ni mucho menos algún jefe reconocido por toda la
iglesia.

OrÃgenes mantuvo su residencia en AlejandrÃa


hasta alcanzar cierta edad, pero no se dedicó a la
enseñanza exclusivamente, sino también hizo viajes,
visitando en Roma, en Grecia y en Palestina a sus
hermanos en la fe. También pasó algún tiempo como
misionero en Arabia.

En el año 228, uno de los viajes lo llevó a Gre-


cia, probablemente con el objeto de entablar discusiones
con algunos gnósticos. Aprovechó este viaje para
sitar a sus amigos, los obispos Alejandro y Teoctisto,
de los cuales recibió la ordenación, (como presbÃte-
ro). Al enterarse Demetrio de ello, protestó indig-
nado de una ordenación que consideraba irregular,
porque pretendÃa que habÃa de conferirla el propio
obispo del candidato. Apenas habÃa regresado OrÃ-
genes cuando Demetrio le citó a que compareciera
ante un concilio compuesto de eclesiásticos egipcios,
que le condenaron a ser depuesto de su cargo sacer-
dotal, lo separaron de su cátedra y lo expulsaron de
AlejandrÃa. (*).

Refugióse en Cesárea sin que le fuese posible


evitar la persecución. Otro sÃnodo condenó sus libros

(•) Parece extraño a mentes occidentales modernas que la


sola palabra de un concilio cristiano bastara para desterrar de
AlejandrÃa a un hombre non grato cuando el poder civil ro-
mano era hostil a esta religión. Es difÃcil para nosotros en-
tender cómo la religión en el Oriente se identifica con la co-
munidad. Mas esta unión se ve muy marcada hasta el dÃa
de hoy en el Cercano Oriente. Las iglesias no son solamente
comunidades de creyentes, sino que desempeñan muchas fun-
ciones que nosotros hemos traspasado al poder civil. Matri-
monios, divorcios, herencias y muchas otras cosas semejantes
quedan en el dominio de la iglesia. Un cristiano como OrÃ-
genes naturalmente no cabÃa en la sociedad pagana, y cuando
la comunidad cristiana lo expulsó no tenÃa más remedio que
irse.

PiVBLO BURGESS

43

y lo excomulgó. Al poco tiempo esta lucha que habÃa


comenzado con la envidia que Demetrio tuvo a OrÃ-
genes, cosa poco edificadora especialmente entre los
ministros de Jesús, se volvió una controversia dog-
mática. Las iglesias de Palestina, Fenicia, Arabia y
Grecia tomaron la parte de OrÃgenes, mientras que las
iglesias de Roma y de Egipto, se manifestaron como
partidarias de Demetrio.

La verdad es que OrÃgenes, aunque hombre sin-


cero y sumamente celoso por la pureza evangélica,
habÃa sido demasiado sugestionado por la filosofÃa
y religión de los orientales. Tuvo muchas opiniones
que hoy se encuentran poco representadas, aunque el
espiritismo moderno ha resucitado algunas de ellas. Por
ejemplo, aunque él reconoce a Cristo como Hijo de Dios,
en el Padre, con el Padre y del Padre, no piensa de
Jesús como Dios mismo, sino separado y subordinado.
También Oi'Ãgenes representa la opinión de que siempre
ha habido un número fijo de espÃritus, y que estos ha-
bitan primero un cuerpo, y al morir éste, otro. Tam-
bién era de opinión de que al fin, después de haber
trasmigrado muchas veces cada alma, serÃa salvada,
y que ninguna al fin se perderÃa. En cuanto al modo
en que Cristo hizo la reconciliación de los hombres
con Dios, OrÃgenes muestra gran] discernimiento, y
puede compararse bajo este concepto, al Apóstol Pa-
blo y a San Anselmo, quienes han penetrado en este
misterio más profundamente que la mayorÃa de los
teólogos y filósofos.

Al juzgar estas enseñanzas de OrÃgenes debemos


recordar que la doctrina ortodoxa no se habÃa defini-
do aún y por tanto no habÃa una norma reconocida
por medio de la cual poder medirla. Muchos de estos
puntos no son claramente expuestos en el Nuevo Tes-
tamento. Por otro lado las religiones orientales es-
taban de moda y su influencia sutil se hacÃa sentir

44 Los Veinte Siglos del Cristianismo

en todas las clases sociales. Isis, Marino, etc. eran dio-


ses ya más populares aún que los mismos del i>anteón
romano. Si bien la iglesia cristiana supo rechazar al-
gunos de los errores de estas dotetrinas, otros se incor-
poraron en su sistema monástico y quedaron como
partes integrantes del cristianismo histórico hasta el
tiempo de la reforma. Pero a pesar de haberse deja-
do enredar en estos sistemas erróneos no podemos me-
nos que reconocer a OrÃgenes como nuestro hermano
por la sencillez y la sinceridad de su fe en Cristo co-
mo Redentor.

Aunque habÃa sido expuLsado de AlejandrÃa por


sus herejÃas vÃa'Õó en paz muchos años en AntioquÃa.
Conforme fué envejeciendo, parece que olvidó sus
opiniones especiales que lo separaron del partido orto-
doxo, sumergiéndose en el estudio de la Biblia, y bajo
este punto de vista sus esfuerzos son colosales. Has-
ta su tiempo, el estudio del hebreo entre los cristianos
habÃa sido desatendido. Ya tenÃa cierta edad cuan-
do empezó el estudio de esta lengua. La traducción
griega de la Biblia que se usaba entre los cristianos
de entonces se llamaba "de los Setenta". Es muy des-
igual y no da a veces el sentido primitivo ; ni siquiera
está de acuerdo consigo misma, porque unos manus-
critos dicen una cosa y otros otra. Para hacer más
claro el sentido del original, OrÃgenes compuso su
obra más conocida que se llama la Héxapla. Tiene seis
columnas: en la primera está el hebreo del Antiguo
Testamento; en la segunda, el hebreo escrito en le-
tras griegas; en las otras cuatro, cuatro variaciones
de la traducción usada entonces. Esta es la primera
obra de su clase, y OrÃgenes con justicia, puede lla-
marse padre de la crÃtica bÃblica.

Aunque OrÃgenes habÃa visto a su padre morir por


causa de su fe, y aunque él mi.smo fué molestado al-
gunas veces por la misma causa, casi se puede decir

PabijO Burgess

45

que vivió hasta los sesenta y ciuco años, sin haber vis-
to una pei-secución fuerte y general de la iglesia cris-
tiana. El perÃodo de su vida es un perÃodo de tranqui-
lidad y ereeimieutÃ) para la iglesia. Algunos de los
emperadores fueron hasta amigos del Evangelio, co-
mo Alejandro Severo (222-235) que puso una imagen de
Cristo entre las de otros sabios, en el templo de su
palacio. También el emperador Filipo y la empera-
triz se mostraron a los cristianos bastante amigables,
y algunos aseguran que aceptaron la religión cris-
tiana. Esto parece poco probable, mas sà es cierto
que OrÃgenes les escribió muchas cartas explicando el
cristianismo, y que ellos no recibieron mal sus ar-
gumentos.

Pero en el año 249, Decio levantó una revolución


con éxito contra Filipo, y como éste se habÃa mostra-
do amigo de los cristianos, y creyendo Decio que los
cristianos eran partidarios de Filipo, empezó una per-
secución formidable. Ser cristiano bastaba para ser
condenado a muerte. Ordenóse que se procediera a
hacer minuciosas investigaciones acerca de todos los
sospechosos, y comenzando en Roma, la persecución se
fué extendiendo ix>r todo el Imperio. Muchas perso-
nas que habÃan abrazado la causa del cristianismo
en tiempos de paz y tranquilidad no tuvieron valor
de morir por su fe y regresaron al paganismo. Ci-
priano, obispo de Cartago, describe la corrupción en
que habÃa caÃdo la iglesia asÃ, "El Señor ha querido
probar a los su3'os. La regla divina de conducta ha-
bÃa sido corrompida por tan larga paz y fué preciso
un severo juicio de Dios para despertar nuestra fe
vacilante; cada uno procuraba aumentar su fortuna;
los fieles murmuraban unos de otros; se celebraban
matrimonios mixtos. Los sacerdotes y los ministros no
poseÃan ya, ni piadosa abnegación, ni sana doctrina,
ni caridad, ni disciplina". Muchos negaron a Cristo,

46

Los Veinte Siglos del Cristianismo

pero OrÃgenes con un gran número de verdaderos cris-


tianos fué de otro carácter. Después de haber hecho
una valiente profesión de fe, fué encerrado en una
mazmorra y cargado de hierros. Le ataron una ca-
dena al cuello, pusieron sus pies en el cepo y para
mayor crueldad, le obligaron a tener las piernas abier-
tas, posición agravada por los tormentos que imagina-
ban sus verdugos, amenazándole a menudo con que-
marle vivo, si no abjuraba. Si bien es cierto que salió
vivo de este lugar, los padecimientos que sufrió preci-
pitaron su muerte, ocurrida en el año 254 a la edad
de sesenta y nueve años.

En ú siglo tercero vivieron muchos cristianos


distinguidos, pero ninguno como OrÃgenes descubrió
tantos nuevos horizontes en los varios ramos de la teo-
logÃa cristiana, y ninguno representa tanto en su vida
lo mejor del cristianismo de este siglo. Asà queda él
en la Ilistoria como el representante de la época.

4TAMSI0

296 - m

SIGLO IV

ATANASIO
Y LA CONTROVERSIA CRISTOLOGICA

Para poder tener un fondo en qué pintar el cua-


dro de Atanasio, cristiano tÃpico del cuarto siglo, si-
gamos nuestra crónica narrando los acontecimientos
del siglo tercero después de la muerte de OrÃgenes
en 254.

Los diez años, entre el 250 y el 260, fueron de


fuerte persecución para la Iglesia Cristiana, pero desde
entonces ella gozó de paz por espacio de una genera-
ción. Este lapso fué un tiempo de crecimiento en in-
fluencia y número de creyentes.

En el año 284 Diocleciano vino a tomar el mando


como emperador. El no mostró ninguna hostilidad
contra la iglesia al principiar su reinado. Priscai su
esposa y Valeria su hija eran cristianas. En el ejér-
cito y en el gobierno habÃa ya muclios iniciados en
esta fe.

Los templos ya no alcanzaban para las personas


que querÃan asistir a las ceremonias cristianas y habÃa
que hacer nuevos y más grandes. Pero la fe y la cari-
dad de las iglesias, como sucede casi siempre, cuan-
do hay prosperidad material, disminuyeron. Dice En-
sebio: "Nos envidiábamos luios a otros y nos insultá-
bamos recÃprocamente ; nos hacÃamos la guerra con
palabras tan afiladas como dardos y lanzas, y en mu-
chas ocasiones poco faltaba para que fuéramos a las
manos. La hipocresÃa y la disimulación llegaban al
colmo".

48

Los Veinte Siglos del Cristianismo

El partido pagano siempre existÃa, y celoso por el


poder de los cristianos, esperaba una ocasión pro-
picia para librarse definitivamente de ellos. Creyó
ver esta ocasión cuando Galeno, enemigo acérrimo
del cristianismo se casó con la hija del Emperador
Diocleciano. Este iiltimo ya anciano y débil, persua-
dido por el yerno de que los cristianos formaban un
peligro para el Imperio y el Gobierno, empezó a pro-
ceder con energÃa contra los que se profesaban dis-
cÃpulos de Cristo. El 23 de febrero de 303 empezó
una terrible persecución, quemando biblias, destru-
yendo templos y matando creyentes. Todos los cria-
tianos que ocupaban cai'gos en el estado debÃan abju-
rar so pena de degradación. Los demás perdieron sus
derechos civiles, no pudiendo asà presentar demanda
de ninguna clase delante de los tribunales. Se auto-
rizó el uso de la tortura en los interrogatorios. Un
esclavo cristiano ya no podÃa comprar su libertad co-
mo habÃa podido antes. La persecución fué tan ge-
neralizada que el remedio antes practicado de huir
de un lugar a otro ya no podÃa librar a los cristianos
esta vez. Todo el clero cristiano fué encarcelado, y
todos los creyentes recibÃan orden de parte de la
autoridad civil de entregar sus libros y de sacrificar
a los dioses paganos. Como en semejantes ocasio-
nes que se habÃan presentado anteriormente, muchos
llamados cristianos tuvieron miedo de morir por Cris-
to, mientras otros sufrieron el martirio, gozosos de po-
der dar su vida por el nombre de su Salvador.
A los pocos meses de haber empezado la perse-
cución, Diocleciano murió, quedando su yerno Galeno
como Emperador en su lugar. Continuó la g:uerra
de exterminio contra los cristianos con todo vigor por
un tiempo aunque cesó en el Occidente después de
tres años. En el Oriente al contrario los años 311 a 313
fueron las más sangrientos de todos. Una verdadera

Pablo Burgess

49

multitud pereció allà entonces, fiel a Cristo hastci la


muerte.

Atanasio nació en el año 296, probablemente en


AlejandrÃa. No sabemos nada de su familia ni de su
juventud, aunque una tradición dice que el obispo
Alejandro lo miró, imitando eu su juego el rito del
bautismo, y por esta razón, llamándole a su casa, lo
tuvo consigo. Lo cierto es que Atanasio fué ordenado
muy joven, y que cuando primero lo vemos, está en
relaciones muy intiméis con Alejandro.

Podemos imaginar el gozo de nuestro héroe, como


el de un: joven de 16 años, cuando en el año 311, Ga-
leno, bajo el peso de una teiTÕble enfermedad, y vien-
do que era inútil perseguir más a los cristianos, publi-
có un edicto que firmó juntamente con Lieiano y Con.s-
lantino, poniendo fin a las persecuciones, y exigiendo
de los cristianos que elevaran oraciones a su Dios por
la prosperidad y el bienestar del imperio, en lugar de
sacrificar a los dioses paganos.

Galeno no tardó en morir, y su sobrino Máximo


Deza quedó como emperadoi-. El determinó seguir las
persecuciones; pero en 313 Lieiano y Constantino vi-
nieron al poder como emperadores. Ellos señalaron
el principio de su reinado por ratificar el edicto de
tolerancia y la última pei*secución de la iglesia cris-
tiana por el imperio romano terminó.

En el año 324, Lieiano murió y Constantino quedó


como único emperador. Se dice que antas de cierta
batalla él habÃa tenido la visión de una cruz sobre la
•cual estaban las siguientes palabras: "Con esta ense-
ña triunfarás" y que el mismo Cristo le decÃa que para
salir victorioso, debÃa hacer sus estandartes en la
forma de una cruz. Lo cierto es que esta enseña fué
adoptada por los ejércitos de Constantino, y que cuan-
do él quedó como único emperador, extendió la tole-
rancia de la iglesia, decretada eu 313, en un patrona-
50

Los Veinte Siglos del Cristianismo

to de la misma que liizo del cristianismo la religión


del estado. Hizo leyes protegiendo a los cristianos
contra los judÃos ; reconoció el domingo como dÃa fe-
riado, prohibiendo todo negocio público en dicho dÃa,
y dió dinero de la tesorerÃa nacional para edificar nue-
vos templos cristianos.

Mientras el cristianismo recibÃa estos favores del


Estado, se desarrollaba en él mismo una .situación
crÃtica. En el año 318, el obispo Alejandro, padre
espiritual de Atanasio, habÃa predicado un sermón
sobre la Trinidad. Un presbÃtero de AlejandrÃa, lla-
mado Arrio, habÃa refutado las conclusiones del obis-
po en dicho sermón, y asà comenzó una controversia
que habÃa de dividir la iglesia cristiana durante mu-
chos años. Arrio conceptuaba al Hijo de Dios como
una criatura sin algunos de los atributos de la Divi-
nidad. El obispo se esforzó en convencer a Arrio de
su error, pero con poco éxito. Después de tres años
de argumentación, vió mjis bien que las ideas de éste
oran recibidas por más personas cada dÃa, y llamó un
sÃnodo al cual concurrieron cien obispos, de Egipto y
otras partes. Este sÃnodo excomulgó a Arrio, quien
fué entonces a Palestina. La controversia fué más y
más aguda.

AsÃ, en el afio 325, el emj>erador Constantino,


que un año antes, habÃa hecho del cristianismo la
religión del estado, se vió obligado a llamar un con-
cilio de toda la iglesia para determinar de ima vez,
cuál era la verdad con respecto a la naturaleza de
Cristo, pues temÃa por el buen orden de su imperio
si esto no fuera hecho. Trescientos veinte obispos
vinieron a este concilio que se reunió en Nicea. Tam-
bién hubo gran número de diáconos, presbÃteros y
otros funcionarios eclesiásticos.

Atanasio asistÃa en compañÃa del anciano obispo


Alejandro de AlejandrÃa. De los muchos que tomaron

Pablo Burgess

51

parte en la discusión, el joven diácono Atanasio, por


su elocuencia, su conocimiento y su celo, luego fué
reconocido como campeón de los opositores de Arrio.
El resultado de ese concilio fué el credo siguiente:
"Creemos en un solo Dios, Todopoderoso, Creador de
todas las cosas visibles e invisibles, y en un Señor Je-
sucristo, Hijo unigénito de Dios y engendrado del Pa-
dre : Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de
Dios verdadero; engendrado, no hecho, consubstancial
al Padre ; por quien todas las cosas fueron hechas,
tanto en el cielo como en la tierra, el cual descendió
(le los cielos por nosotros los hombres y por nuestra
salvación ; se encarnó y habitó entre los hombres, su-
frió y resucitó al tercer dÃa, subió a los cielos de don-
de vendrá para juzgar a los vivos y a los muertos; y
l U el EspÃritu Santo. En cuanto a los que afirman
(iue hubo un tiempo en que no existió, y que antes
de ser engendrado no era, y que el Hijo de Dios ha
sido creado de la nada, o que es de otra esencia que el
Padre, o que fuera creado, o que estuvo sujeto a la
mutabilidad: a todos estos la iglesia católica los ana-
tematiza".

Diecisiete obispos se negaron a aceptar la decisión


de la mayorÃa, pero al saber que el emperador habÃa
dado su aprobación al credo, solo dos rehusaron acep-
tarlo. Este credo siempre ha llevado el nombre de
Atanasio, siendo él, si no su autor, a lo menos su prin-
cipal abogado.

No cabe duda que este credo expresa la verdad


revelada en las Sagradas Escrituras mejor que las
enseñanzas de Arrio. El cristianismo histórico siem-
pre ha aceptado el credo de Nicea y ahora últimamen-
te el 1600 aniversario de su promulgación sirvió como
ocasión para la reunión del congreso má-s representa-

52 Los Veinte Siglos del Cristianismo

tivo de cristianos que ha habido desde la separación


de Oriente y Occidente. (*).

Sin embargo tenemos que confesar que la manera


de llevar a cabo este concilio no honraba siempre al
Señor cuya deidad estaba tan celoso en defender y
que si bien le debemos las gracias por haber definido la
naturaleza metafÃsica de Cristo, siempre quedará en
la historia manchado por haber a la vez excomulgado
a todos los cristianos orientales por el simple hecho
de no dejar de celebrar la Pascua de la Resurrección
según el cómputo judÃo, pues los del concilio de Nicea
habÃan adoptado la costumbre romana.

Poco después del concilio de Nicea, el obispo Ale-


jandro mandó llamar a Atanasio. No encontrándose
éste, otro del mismo nombre se presentó delante del
obispo, pero sin hacerle caso, Alejandro repitió el
nombro, diciendo: "Piensas escapar, pero esto no pue-
de ser". Todos miraron en Atanasio el sucesor lógico
de Alejandro y asà fué elegido obispo de AlejandrÃa
por el pueblo y el clero, llegando a la edad de 30
años a ser uno de los eclesiásticos más poderosos del
mundo.

Sus primeros años como obispo pasaron tranquila-


mente. El cristianismo habÃa llegado a Abisinia, y
Atanasio ordenó al primer obispo de esta región, que
se llamaba Frumentio. Pero estos años de paz y tra-
bajo positivo en la administración de su diócesis y de
las misiones iban a terminar luego.

Los amigos de Arrio, poco después del concilio


de Nicea, persuadieron al Emperador que aquel habÃa
cambiado en sus opiniones, y Constantino mandó a
Atanasio que recibiese a Arrio otra vez en la comunión

(*) Este conpreso se reunió en Estocolmo, Suecia, y todos


los ruerpos cristianos fueron representados, menos la iglesia
romana.

Pablo Buegess

53

de la ig'lesia. Pero Atanasio reluisó. Tres año« def>-


put'S el emperador le llamó a un concilio en Cesaren
pero otra vez Atanasio se negó. Sus enemigos eran
activos en este tiempo, acusándole de irregularidades
eclesiásticas, y aún de homicidio; y al fin, en el año
335 fué depuesto de su cargo de obispo por un con-
cilio en Tiro, como resultado de las intrigas de estos.

Desterrado de su amada AlejandrÃa, se fué hasta


Treves en lo que es ahora Francia, lejos de todo lo
que habÃa conocido hasta entonces.

Allà encontró buenos amigos entre los que ocupa-


ban los puestos civiles y eclesiásticos, y siempre sabÃa
de los acontecimientos en AlejandrÃa por medio de
cartas que sus amigos le mandaban. Arrio habÃa sido
admitido de nuevo a la comunión de la iglesia e iba a
aprovechar su derecho por primera vez después de
su excomunión, cuando murió repentinamente.

El Emperador también murió a los dos años de


haber quitado a Atanasio su puesto, o sea en el año
337.

El habÃa establecido el cristianismo como religión


del estado, pero siempre habÃa buscado la manera
"de servir a Dios de una manera tal que no desagra-
dara al diablo". Siempre habÃa retenido el tÃtulo, y
ejercido los oficios del pagano Pontifex Maximus. Ma-
tó a su hijo y a su esposa, y nunca fué recibido defini-
tivamente como miembro de la iglesia, sino hasta un
poco antes de su muerte, cuando fué bautizado. Por
supuesto \in hombre de esta Ãndole, aunque hubiera
lenido mil visiones de una cruz, tenÃa que ejercer una
influencia degeneradora sobre la iglesia, "protegién-
dola" y mezclándose en sus asuntos.

Al morir Constantino, su hijo Constancio ascen-


dió al trono imperial en el Oriente. El restituyó el
obispado de AlejandrÃa a Atanasio, quien fué recibi-
do con júbilo por el clero y el pueblo. Pero no habÃa

54

Los Veinte Siglos del Cristh.nismo

de quedar en AlejandrÃa más que dos años esta vez.


Las intrigas en contra de él y en pro del arrianismo
siguieron y fué destituido de su puesto do nuevo en
339 y tuvo que irse a Roma, donde quedó varios años.

Atanasio era ascético. La iglesia romana no se


liabÃa interesado en el ascetismo todavÃa. Pero tenien-
do mucha confianza en Atanasio por su fe ortodoxa
en la doctrina de la Trinidad, le escucharon con sim-
patÃa cuando abogaba por el ascetismo. Asà es que él
puede considerase como padre del sistema monásti-
co que después eclió tan fuertes raÃces en Europa.

No podemos seguir todos los detalles de la lucha


entre los arrÃanos y los ortodoxos en estos años. Es
una historia poco edificante. Basta decir que en el año
346 Atanasio recibió su obispado otra vez y que des-
empeñó sus funciones como obispo hasta el año 355,
cuando los partidarios de Arrio, teniendo el poder
otra vez lo quitaron y lo desterraron. Pasó seis años
en el desierto de Egipto, meditando y escribiendo sus
obras teológicas más importantes.

En el año 361 ascendió al trono un nuevo empe-


lador que se llamó Juliano. No era cristiano, aunque
habÃa sido educado en la fe cristiana. Le gustaban los
ritos de los paganos tanto más, porque se consideró
vÃctima de la persecución de los cristianos. Se pro-
puso como objeto principal de su gobierno, el restable-
cer la religión pagana y el suprimir el cristianismo.
Abrió los templos paganos ya cerrados, y mejoró los
decaÃdos; quitó la enseña de la cruz de los estandar-
tes, y de los edificios públicos. Hizo otra vez de la
religión pagana, la del estado. Con el de.seo de pro-
vocar las disenciones en la iglesia cristiana, hizo vol-
ver a todos los obispovs desterrados por su jjredecesor.
Asà fué que por un emperador pagano. Atanasio fué
llamado de su retiro, y puesto otra vez a la cabeza
de la iglesia de AlejandrÃa.

Pablo Bubgess

55

El empezó desde luego a trabajar para la unidad


de los cristianos ante el paganismo renaciente. Esta-
ba logrando su objeto y en esta hora de crisis toda
la iglesia miraba hacia Atanasio, como el que habÃa
de unirla y fortificarla para la lucha contra sus enemi-
gos. Lejos de retroceder, Atanasio pudo ver algunos de
los pocos paganos que habÃan quedado en AlejandrÃa
recibiendo el bautismo cristiano a pesar de la oposi-
ción del emperador. Este, viendo un peligro para su>s
planes en Atanasio, le quitó de nuevo de su puesto,
después de que lo habÃa ocupado sólo ocho meses. Los
esfuerzos de Juliano para destruir la religión cristiana
fueron vanos, y despxiés de un corto reinado, él murió
en una batalla contra los persas, diciendo, según cuen-
ta la tradición: "Oh Galileo, tú has vencido".

El emperadoii siguiente i-ecibió el cristianismo,


y puso a Atanasio otra vez en su puesto de obispo
de AlejandrÃa. Quedó tres años esta vez, pero en
366 fué desterrado de nuevo, para regresar después
de unos meses a ocupar su puesto hasta su muerte en
373. Cinco veces su obispado le habÃa sido quitado,
y cinco veces restituido.

En su vida vemos i^flejado como en un espe-


jo, el siglo IV. En su juventud habÃa visto las
persecuciones más fuertes contra los cristianos y los
muchos que murieron antes de sacrificar a los dioses
paganos. Sin embargo, en su vejez casi alcanzó el de-
creto de Teodoro, que perseguÃa el paganismo con el
mismo rigor que éste habÃa usado contra el cristianis-
mo 75 años antes. Casi no hay acontecimiento histó-
rico de importancia en este siglo, en el cual él no
toma parte.

Era una edad en que el cristianismo se volvÃa


más y más cosa de creencia y no de fe y vida, y él
en el espÃritu de su siglo luchaba con toda la energÃa
de su sér para conservar la creencia verdadera. En

r>6 Los Veinte Siglos deij Cristiaxismo

este sentido es uno de los más grandes héroes del


cristianismo en cuya herencia los cristianos de todos
los siglos desde entonces hemos entrado.

?54 - 430

SIGLO V

AGUSTIN
Y LA CONTROVERSIA PELAGIANA

Mientras Atanasio luchaba aún con los arrÃanos,


nació en Tagaste, Numidia, (Africa del Norte) en el
año 354, nn niño a quien sus padres le pusieron el nom-
bre de AgustÃn. Su padre, Patricio, era aún pagano
cuando su hijo nació, mas su madre Mónica era cristia-
na, una creyente cnya devoción, paciencia y oración
constante por su esposo y sii hijo le han, señalado co-
mo im modelo de santidad femenil en todos los siglos.

En sus "Confesiones" escritas cuando ya habÃa


entrado en cierta edad, AgustÃn nos da muchos deta-
lles de su juventud. Dice que aunque no recuerda
su niñez, sabe que lloró, que mamó, que sonrió y que
creció. Llegó el tiempo en que tenÃa que ir a la escue-
la y se fué. Le gustaba jugar más con los otros ni-
ños que dedicarse a sus estudios. Dice que muchas ve-
ces pedÃa a Dios que evitara que el maestro le pegase,
y cuando no se lo concedió, se maravilló de que Dios no
tuviera misericordia de él ; olvidando que él mismo tenÃa
el remedio en la mano con aplicarse a sus tareas.

También nos cuenta que a los doce años le aco-


metió una grave enfermedad, que le llevó al borde
del sepulcro, y que viendo el inminente peligro de mo-
rirse, quiso recibir el bautismo, creyendo que si se mu-
riera sin él, serÃa para condenarse. Pasado el peligro
de la enfermedad, pasó también el deseo del bautismo.

Recuerda como a los 16 años con otros compa-


ñeros robó el peral de un vecino, no tanto por comer

58 Los Veinte Siglos del Cristianismo

las peras sino más bien por molestar al dueño. En


este hecho reconoce su naturaleza propensa al mal. En
este mismo año, el décimo sexto de su vida, se fué
a Cartago, en Africa, con objeto de estudiar la Retó-
rica.

Cuando tenÃa 17 años su padre murió. Este ha-


bÃa aceptado la religión cristiana como catecúmeno
hacia dos años y fué bautizado unos momentos antes
de morir. AgustÃn estando en la flor de su juventud
y sin una fe viva en Dios, se entregó a gozar "la gran
vida" dando rienda suelta a sus pasiones.

A los 19 años, todavÃa estudiante, leyó por ca-


sualidad una obra de Cicerón, llamada ''Hortensius".
Este libro que exhorta a una búsqueda seria de la ver-
dad, hizo volver los sentimientos de AgustÃn de las
vanidades del mundo a un estudio serio de los proble-
mas de la existencia.

Empezó a leer la Biblia, pero no encontró en ella


en esta época lo que anhelaba. Las Escrituras le
parecÃan por una parte demasiado sencillas, y por
otra, demasiado obscuras. Pensaba que contenÃan bue-
nos cuentos para niños, pero nada útil para el hom-
bre de inclinaciones, filosóficas.

Siempre en busca de la verdad se dirigió a la sec-


ta de los maniqueos, que le llamaron mucho la aten-
ción por sus interpretaciones aparentemente profun-
das de las verdades sencillas de la Biblia. Se conside-
raban los elegidos de Dios. En ellos se nota en una
forma extrema la sÃntesis del cristianismo con las
religiones orientales, ya explicada en el capÃtulo so-
bre OrÃgenes. Para dar una idea de sus extravagan-
cias puede citarse lo siguiente : decÃan que la Divini-
dad está presa en lo material. Un higo, por ejemplo,
puede tener multitud de ángeles aprisionados en él.
Si lo come una persona cualquiera, los ángeles que-
darán siempre encerrados en la materia, pero si al-

Pablo Burgess

59

gún miembro de la secta de los mauiqueos comiera el


higo, libra por este hecho a los ángeles encarcelados,
quienes salen al aire eu su respiración.

La madre de AgustÃn que eu este tiempo estaba


en Cartago con su hijo, se horrorizó de que este hu-
biera aceptado semejantes ideas. Se fué a hablar con
un predicador cristiano de su confianza, esperando
que él pudiera convencer a AgustÃn del error de las
doctrinas que habÃa aceptado. El sabio pastor le con-
testó que serÃa mejor dejar a su hijo sin hablarle
mucho, porque estando lleno su pensamiento acerca de
las nuevas ideas, la controversia .serÃa sólo para asegu-
rarle más en ellas ; que continuara ella orando por él
y que al fin tendrÃa que dejar sus errores, porque
verÃa que no le ofrecÃan la paz de su alma.

Asà sucedió. Se suscitaron cuestiones y dificulta-


des en el maniqueÃsmo que AgustÃn no pudo resolver.
Comunicando sus dudas a otros adeptos de la secta,
tampoco ellos supieron disiparlas. Sin embargo no se
retiró de esa creencia, esperando una oportunidad de
hablar con el afamado obispo de la secta maniquea,
un tal Fausto.

Pasaron unos diez años, durante los cuales Agus-


tÃn terminó sus estudios en Cartago y empezó a ejer-
cer su profesión de profesor de Retórica. La muerte
de un amigo Ãntimo, también maniqueo. pero quien
a la hora de la muerte regresó al cristianismo cató-
lico, sirvió para quebrantar aún más su fe en esa doc-
trina.

Más o menos a la edad de 25 años, con miras de


mejorar su situación económica, AgustÃn dejó la ciu-
dad de Cartago y se fué a establecer a Roma. AllÃ
daba clases de Retórica como habÃa hecho en Carta-
go. Pero le iba mal y después de algún tiempo se
fué a Milano, donde ejerció la misma profesión de an-
tes. También se interesó mucho en este tiempo por

60 L(3s Veinte Siglos del CristianislÃo

el estudio de la filosofÃa griega, especialmente la pla-


tón'ca, de donde se convenció del error de los ma-
niqueos y se separó de ellos definitivamente.

Estaba en IMilano entonces el gran predicador


cristiano, Ambrosio. AgustÃn empezó a oÃr sus pre-
dicaciones. Al principio su interés era el de juzgar
su estilo, y como profesor de Retórica, aprovechar
lo que el gran orador cristiano le podÃa enseñar de
su arte. Pero poco a poco el interés de AgustÃn
cambió. Ya no era tanto la manera de hablar de Am-
brosio en lo que se fijó, sino en el contenido de sus dis-
cursos. Empezó a buscar una base firme para su fe,
ya que el nianiqueÃsmo no le habÃa .satisfecho. Mo-
vido por las predicaciones de Ambrosio, determinó
estudiar las Sagradas Escrituras de nuevo y compró
una copia de la EpÃstola a los Romanos.

Un poco después un amigo lo vino a visitar y


viendo esta epÃstola sobre la mesa, empezó a hablar
del Evangelio y del nuevo movimiento iniciado por
algunos cristianos para unirse en comunidades, a fin
de meditar en las cosas divinas y de dedicar sus vi-
das enteramente al servicio de su Señor. Dijo tambié)i
cómo algunos de sus propios amigos acababan de de-
jar puestos de import^incia en la corte del empera-
dor para entregarse al servicio de Dios de esta ma-
nera. Contó también que las prometidas de estos jó-
venes habÃan seguido su ejemplo dedicando su virgini-
dad al mismo servicio de Dios.

AgustÃn nunca antes habÃa oÃdo semejante cosa.


Como hemos dicho ya, el ascetismo no habÃa sido in-
troducido en Italia sino hasta la venida de Atana-
sio, y las congregaciones monásticas estaban todavÃa
en sus principios en la época que describimos.

Poderosamente conmovido AgustÃn por la histo-


ria que su amigo le relató, se fué a su jardÃn donde
luchaba consigo mismo como en una agonÃa. No que-

Pablo Burgess

61

rÃa dejar sus malas costumbres, pero no tenÃa paz


tampoco en seguirlas. Su principal lucha era contra
el pecado de la fornicación. No podÃa pensar en de-
jarlo. Era más duro aún porque con las nuevas ideas
que su amigo le habÃa infundido, le pareció que al
entregarse al servicio de Dios debÃa seguir la vida
del celibato. Tiró de sus cabellos, se echó en tierra,
lloró. Al fin, en un rincón del jardÃn bajo nua higue-
ra, decÃa: "Mañana me voy a entregar al Señor".
Pero una voz interna que pensaba ser la de Dios, le
contestaba; "¿Y por qué no ahora?" Mientras que
aún luchaba, oyó de repente una voz como de un niño
en el sitio próximo a su jardÃn, que cantaba: "Toma,
lee". Conceptuando esta voz como un mandamiento
divino, se levantó y entró en la casa, y tomando la
epÃstola que estaba sobre su mesa la abrió a la suerte.
Las primeras palabras que vio eran las de Pablo a
los Romanos 13:13 y 14: "No en glotonerÃas y borra-
cheras, no en lechos y disoluciones, no en pendencias
y envidia, mas vestios del Señor Jesucristx) y no pen-
séis en la carne para cumplir sus deseos".

AgustÃn dice: "No quise leer más, ni habÃa necesi-


dad, porque luego al terminar este versÃculo y como
si fuera mi corazón inundado por la luz de paz, to-
das las tinieblas de la duda desaparecieron para no
volver jamás". Comunicó su gozo a su amigo Alipio, el
cual juntamente con AgustÃn dedicó su vida al servi-
cio de Cristo. Acabándose su contrato como profesor
de Retórica, no procuró renovarlo. Fué al campe,
a la finca de un amigo, donde quedó algún tiempo y
después recibió el bautismo juntamente con su amigo
Alipio y un hijo suyo, fmto de sus amor&s ilÃcitos.

La madre de AgustÃn se llenó de gozo inmenso


al ver este cambio en el corazón de su hijo. Mien-
tras que éste era todavÃa pequeño, todo el deseo de ella
habÃa sido el de ver a su esposo convertido al Cristian is-

62 Los Veinte Siglos del Cristianismo


mo. Dios le habÃa concedido su petición como hemos
ya visto. Pero siempre le habÃa quedado la pena de
ver a su hijo, que amaba más que a su propia vida,
lejos del redil de Cristo. HabÃa continuado en ora-
ción paciente y fué inquebrantable, pidiendo a Dios
la conversión de AgustÃn que al fin se verificó. Rea-
lizada esta conversión su mayor placer consistÃa en
conversar con él de las cosas divinas, y un dÃa, poco
después del acontecimiento referido, a continuación
de una de estas pláticas, se indispuso mucho y después
de una corta enfermedad sucumbió. ParecÃa que ya
no tenÃa para qué vivir habiendo logrado el objeto
de sus oraciones.

AgustÃn quedó algún tiempo en compañÃa de unos


amigos, retirado de la vida activa, bajo un régimen
semejante al monástico, pero sin hacer votos, ni suje-
tarse a reglas fijas. AI fin el obispo Valerio de Hipona
lo llamó, pues querÃa ordenarlo como presbÃtero. Agus-
tÃn no quiso, jiensando que los pecados de su juven-
tud eran tantos que le descalificaban, pero al fin,
obedeciendo el gran deseo del obispo y de todos los
cristianos de aquel lugar del Africa, consintió y fué|
ordenado. Poco después, habiendo muerto Valerio,
AgustÃn le sucedió como Obispo de Hipona.

Eran aquellos unos tiempos en que la religión


cristiana estaba amenazada todavÃa por las herejÃas
de los que querÃan tener el nombre de cristianos, pe-
ro sin hacer caso de algunos principios fundamentales
que la Sagrada Escritura fija como necesarios para
este sistema. Hemos visto ya a los maniqueos y cómo
AgustÃn salió de sus errores. Después de convertir-
se éste al verdadero cristianismo, no dejó de predicar
y de escribir libros en contra de aquellos. Tambióu
en su tiempo se levantaron otras dos sectas; la do-
natista y la pelagiana.

La primera tal vez tenÃa más razón que la iglesia

Pablo Burgess

63

católica, a la cual representó AgustÃn, aunque aho-


ra las dos parecen bastante equivocadas.

Los donatistas exigÃan una disciplina más es-


tricta que los católicos, y aseguraban que el bautismo
de un sacerdote indigno no valÃa. También ellos eran
de opinión ([ue le estado no se mezclara en cosas de
religión. HabÃan bastantes de esta secta en Hipona y
sus luchas con los católicos crecieron a tal punto, que
el obispo de los donatistas prohibió a sus miembros,
vender pan u otras cosas a los creyentes católicos.
AgustÃn escribió muchos libros para convencerlos, y
al fin se aiTCgló un gran debate entre 286 obispos
católicos y 279 obispos donatistas. AgustÃn era el prin-
cipal orador de los católicos y Petileano de los dona-
tistas. La cuestión principal era, si en la parábola del
"Trigo y la Zizaña" de Jesús, el "campo" era todo el
mundo como decÃan los donatistas, o si era solamente
la Iglesia, como los católicos sostenÃan. El resulta-
do fué una victoria para los católicos y un concep-
to de la Iglesia m;is material y menos espiritual
que el que los donatistas tenÃan, y también una disci-
plina menos estricta. AgustÃn que habÃa comenzado
esta controversia en \in espÃritu de amor y tolerancia,
mas al ver que no se convencÃan sus adversarios por sus
razones, se acordó de las palabras de Jesús que se re-
fieren a obligarlos a entrar y. pena nos da relatarlo, se
valió del brazo poderoso del estado para hacer de los
donatistas miembros de la iglesia católica.

En la controversia que AgustÃn tuvo con Pelagio


nos sentimos más de acuerdo con él, y le damos las
gracias por sus esfuerzos en pro de la doctrina pura
y sin mácula.

Pelagio era \m monje de Inglaterra, hombre honrado


que siempre habÃa vivido una vida muy tranquila y
muy moral, sin conocer como AgustÃn las espesas ti-
nieblas del pecado, y sin que, como éste, tuviera que

64

Los Veinte Siglos del Cristianismo

sostener luchas para entrar en la vida cristiana. El


representaba la opinión de que el hombre por su
propio esfuerzo puede cumplir con la ley de Dios
y alcanzar la vida eterna. Para él la culpa de Adán
no alcanza a sus descendientes, sino que cada hom-
bre al nacer tiene la misma oportunidad que Adán
habÃa tenido para cumplir la ley de Dios en toda su
extensión, y creÃa que antes y después de Cristo, halúa
habido bastanes hombres perfectos. Como en todas las
controversias, muchos tomaron parte en pro y muchos
en contra de la nueva opinión. Unos concilios y sÃ-
nodos la aprobaron y otros la condenaron.

No tenemos lugar para seguir la controversia en


todos sus detalles. Basta decir que AgustÃn fué el
que más que ningún otro, supo contestar las doctrinas
erróneas de Pelagio. AgustÃn como Pablo, habÃa sen-
tido que sólo la gracia de Dios habÃa obrado su con-
versión y mientras que Pelagio se maravillaba de la
dignidad y poder del hombre, AgustÃn adoraba la
omnipotencia y gloria de Dios. Pelagio tenÃa una
mente clara pero era demasiado racionalista, carecien-
do de la experiencia y sabidurÃa más profundas que
viene de un contacto personal con la gracia de Dios,
obrando en la vida y haciendo nacer la nueva criatu-
ra en Cristo.

La Iglesia quedó convencida por AgustÃn, y asÃ


teóricamente, a lo menos, aceptó como su doctrina la
salvación por la gracia y no por las buenas obras. Una
ironÃa de la historia es que la misma Iglesia que en-
tonces rechazaba la salvación por las buenas obras
volvió, después a hacerla una parte de su doctrina,
aunque en otra forma.

Esta es la última de las controversias doctrinales


en la Iglesia de Occidente. La Iglesia se habÃa orien-
tado, definiendo la doctrina cristiana hacia estos erro-

Pablo Burqess

65

res, pero muchas otras nuevas cosas, extrañas al cris-


tianismo de Jesús habÃan entrado en ella ocultamente.

El obispo de Roma hasta esta época, habÃa sido


considerado como un obispo cualquiera, pero de aho-
ra en adelante, se le aiToga más y más importancia, es-
pecialmente en el Occidente. Cerca del año 400 da
su primer decreto en concepto de obispo supremo, y
este fué el de prohibir al clero el matrimonio. Los
monasterios empezaron a ocupar un lugar principal
en la vida de la Iglesia. También empieza el culto a
MarÃa, pero de una manera no muy pronunciada. Pe-
lagio considera a MarÃa como perfecta, y aún Agus-
tÃn dice que ella es sin otra mancha que la del pecado
original.

Es cierto que al leer la vida de AgustÃn, vemos


que en varios puntos este sabio está bastante lejos
del cristianismo de Jesús. Pero en su experiencia y
en lo más importante de su doctrina, vemos a un cris-
tiano verdadero, a un hermano nuestro en la fe de
Jesucristo. Sin peligro de exagerar podemos decir
que él es el cristiano más insigne que hay entre el
Apóstol Pablo y los grandes reformadores del siglo
dieciséis. (*).

Este fiel siervo de Dios murió en el año 430. Los


primeros treinta años de su existencia, vivió para sÃ
mismo; los últimos cuarenta, para Cristo, dejando una
memoria imperecedera que ha inspirado a multitudes
a una nueva vida en su Señor en todos los siglos des-
de su época.

(*) Los restos mortales de San AgnstÃn se guardan en un


hermoso sarcófago en la Iglesia de S. Pietro in Ciel d'Oro en
Pavia cerca de Milano.

m â– 6114

SIGLO VI

GREGORIO EL GRANDE: PRINCIPIO DE LA


SUPREMACIA ROMANA

Desde la muerte de AgustÃn en el año 430 hasta


el nacimiento de Gregorio en el año 540, hay más
de un siglo ; un siglo de caos polÃtico y de corrupción
creciente en la Iglesia. Fué entonces cuando vinie-
ron los godos y los vándalos de sus hogares en el nor-
te helado, inundando a Europa y al Africa del nor-
te cual un diluvio. El Imperio Romano acostumbrado
al lujo y a la comodidad, y degenerado por el vicio,
no pudo oponer resistencia efectiva a estas hordas de
bái'baros. Ya en el año 410 la ciudad de Roma, la reina
del mundo hasta entonces, fué saqueada por Alarieo.
Los bárbaros establecieron sus reinos en Francia, Es-
paña y Africa. El imperio romano se hacÃa más pe-
queño cada dÃa. En el año 455 los vándalos saquea-
i'on a Roma por segunda vez, y en 476 el alemán
Odoacre tomó el gobierno, aboliendo hasta el tÃtulo
de emperador.

Mientras que el Imperio Romano se desmoronaba,


la iglesia cri.stiana aumentaba su influencia constan-
temente. Muchog de los bárbaros habÃan sido ya
convertidos al cristianismo y por lo tanto respetaban
los templos y sacerdotes cristianos, y sobre todo al
obispo de Roma. Aim los bárbaros paganos guarda-
ban cierto respeto ante el papa. Se ve por ejemplo
que a súplicas del papa León I (440-461) el huno
Atila desistió de su plan de tomar la ciudad de Roma.
Aunque este papa no pudo CAatar ya el mencionado sa-

68 Los Veinte Siglos del Cristianismo

queo de la ciudad por los vándalos eu 455, sà logró que


se perdonasen las vidas de sus habitantes.

Pero no sólo aumentaba la iglesia su poder so-


bre las tribiis semisalvajes que devastaron a Europa
en esta época, sino también sobre los mismos habitan-
tes de Italia. Los siglos de propag'anda, empeza-
ban a llevar su fruto. Las creencias y prácticas pa-
ganas se iban extinguiendo, y el pueblo se volvÃa ha-
cia el cristianismo. El año 404 fué testigo de la i'il-
tima lucha de gladiadores, (*) cuando un monje cris-
tiano con un crucifijo en la mano corrió entre los
combatientes llamándoles a pensar en el amor de Cris-
to y a desistir de práctica tan brutal. Los gladiado-
res mataron sin misericordia al monje, pero nunca
después hubo otro combate gladiatorio en Roma.

La filosofÃa pagana decaÃa no tanto por ser pro-


bada falsa por los apologistas cristianos, como porque
no traÃa a los hombres ningún mensaje dominante en
medio de los trastornos de la época. La necesidad
que se hacÃa sentir no era de meditaciones abstractas
sobre la naturaleza y fin del hombre, sino de seguri-
dad y consolación. En el "Asà dice Jehová" de la
iglesia cristiana encontraron los hombres de enton-
ces la paz para sus atribuladas almas.

Pero la misma iglesia que dominaba más y más


a los habitantes del imperio romano y a los bár-
baros que iban venciendo a estos, seguÃa alejándose,
lenta, más seguramente, de su Señor. Algunos ejem-
plos bastarán para mostrar las tendencias de la época.

(*) Los gladiadores eran hombres enseñados a luchar en-


tre sà con espada, red u otro instrumento en la arena pública
para la diversión del pueblo. Por lo general el gladiador
vencido perdÃa la vida. Los cristianos desde el principio ha-
bÃan protestado contra estos juegos brutales y persuadieron a
Constantino a que decretara su abolición en 325. Mas como
vivÃan en el sentimiento popular no se logró su supresión
definitiva sino hasta el año señalado en el texto.

Pablo Bubgess

69

La antigua costumbre de rogar a Dios por los santos


y mártires que iban a ser probados por el nombre de
su Señor se cambiaba por la de orar a ellos. Cada
año se celebraba con más animación y se daba más
importancia a las fiestas religiosas como la Navidad,
la EpifanÃa, la Pascua de la Resurrección, etc.... La
manera de celebrar el culto también se modificaba.
La sencillez de la Santa Cena dió lugar poco a poco
a la celebración de la misa. La virgen MarÃa empieza
a asumir cierta importancia desconocida antes en la
lustoria de la iglesia. Fué en este siglo cuando por
primera vez surgió la opinión de su virginidad perpe-
tua. También en este siglo comienza el uso de las
imágenes en las iglesias.

Esta costumbre se propagó con mucha dificultad.


La mayorÃa de los eclesiásticos no querÃan admitirla,
pero el pueblo acostumbrado al uso de imágenes en el
paganismo, no podÃa desprenderse de ellas, y el clero,
mayormente en el oriente, cedÃa al fin al clamor de
la muchedumbre, bautizándo las imágenes paganas con
nombres cristianos. En e.ste tiempo también se ins-
tituj^ó la confesión privada y fué designado un sacer-
dote para oÃr de los fieles sus pecados e imponerles
penitencias. Esta costumbre tampoco ganó populari-
dad muy luego por los muchos abusos que se unieron
a ella.

La controversia sobre la naturaleza de Cristo ha-


bÃa seguido, y en el año 451 se reunió un concilio en
Calcedonia que definió la divinidad verdadera y la
humanidad verdadera de Jesús, y que afirmaba que
estos dos elementos existÃan en él "sin entremezcla-
dura, sin trasmitación, sin división ni separación ' '.

En la organización eclesiástica vemos que el des-


arrollo comenzado anteriormente sigue sin interrup-
ción. TodavÃa el obispo era elegido por los miembros
de sus diócesis. León I. dijo: "Aquel que debe ser

70 Los Veinte Siglos del Cristianismo

colocado por encima de todos, debe de ser elegido por


todos", y asà era. La iglesia de Roma no era reco-
nocida todavÃa como suprema en el oriente. El obis-
po de Roma era considerado como tin patriarca a la
par del obispo de Jerusalén, AntioquÃa, etc. Pero
esto no les gustó a los obispos de Roma. Ellos reclama-
ron que la iglesia de Roma era apostólica en su ori-
gen y que todas las iglesias del occidente no eran
más que ramas de ella. Las iglesias orientales no ne-
garon que la iglesia de Roma fuera apostólica, pero
sà negaron que el obispo de Roma tuviera derecho de
mandar a los otros obispos. Pero León I, insistió en
los derechos de los obispos de Roma como sucesores
de San Pedro, y citó todos los pasajes de la Biblia
que hablan de Pedro como jefe e interlocutor de los
apóstoles en sus relaciones con Cristo. Pero de más im-
portancia que sus reclamos fué la sabidurÃa con que
manejó los asuntos de la iglesia, tomando- para ella
funciones que el imperio romano habÃa tenido, y su-
gestionando y dirigiendo el mundo cristiano de enton-
ces.

Es de notarse en este tiempo, como hecho repre-


sentativo de la época, la conversión de Clodoveo y los
francos.

Este era un rey pagano, mas casado con una prin-


cesa cristiana, quien le invitaba con paciencia y cons-
tancia a abrazar su religión. El hacÃa caso omiso de
sus ruegos, mas en una batalla que se libró entre los
francos y los alemanes, estos iiltimos iban de triunfo,
y Clodoveo se veÃa en peligro de perder no sólo su
reino, mas su misma vida. Entonces recordando las
exhortaciones de su esposa ofreció al Dios de los
cristianos que si le concedÃa la victoria en esa bata-
lla, le reconocerÃa y le seguirÃa. Fué asà en efecto,
pues de repente hubo un cambio en el desarrollo de
la batalla que favoreció a Clodoveo y los francos

Pablo Burgess

71

derrotaron al enemigo. Fiel a su promesa Clodoveo


se fué a la ciudad de Reims donde fué bautizado con
tres mil de sus soldados en la Noche Buena de 496.

Se comprende fácilmente que acontecimientos de


esta naturaleza si bien ganaron muchos* prosélitos
para la religión cristiana, no dejaban de tener tam-
bién efectos bastante lamentables para la misma, pues
dieron lugar a que muchÃsimas personas no plenamen-
te convencidas de la verdad de Cristo, abrazaran una
causa a la cual las conveniencias o aún la misma fuer-
za bruta las hacÃa pertenecer. Esto dió por resulta-
do inmediato que los bárbaros aportaron a la religión
cristiana, costumbres paganas. Se ve por esta cir-
cunstancia que se facilitarÃa la costumbre de adorar
imágenes, de comprar obispados al rey y la corrup-
ción moral tanto del clero como del pueblo.

Mientras este caos reinaba en el Occidente, el


Imperio del Oriente, con su capital en Constantinopla,
seguÃa su existencia, pues aunque tenÃa que luchar
también contra los bárbaros, supo mantener sus po-
sesiones y su independencia, debido indudablemente
a que sus emperadores fueron unos hombres de mucha
astucia en la polÃtica. Entre estos merece especial dis-
tinción, Justiniano, que reinó desde el año 527 a 565.
Codificó todas las leye^ romanas, guardándolas asÃ
para la posteridad, a lo cual se debe que se le ha lla-
mado "Legislador de la Civilización". Su general
Belisario supo rechazar los ataques e incursiones en
su reino, manteniendo asà la integridad territorial.

Asà se presentaba, la situación en el estado y en


la iglesia, cuando nació Gregorio en el año 540. Per-
tenecÃa a una familia cristiana de Roma, siendo bis-
nieto del papa Féliz II. Heredó muchos bienes por ser
vástago de una familia rica y noble. Sus padres dis-
pusieron prepararle para la carrera polÃtica. Obe-
diente a sus deseos hizo sus estudios con este fin y
efectivamente llegó a ser senador y después, en el
72

Los Veinte Siglos del Cristianismo

año 575, prefecto de la ciudad de Roma. Pero como


la vida polÃtica no le gustó, se retiró de ella, emplean-
do todas sus riquezas para fundar monasterios de los
cuales dejó establecidos no menos de seis en la isla
de Sicilia y uno en la misma Roma. En este iiltimo,
el famoso monasterio de San Andrés, el mismo Gre-
gorio entró tomando los votos y viviendo la vida tran-
quila de un monje. TenÃa entonces 35 años. Pero
no iba a continuar esta clase de vida mucho tiempo.
A los pocos meses de haber entrado en el monaste-
rio fué llamado (en 579) por el papa de entonces
Pelagio II, para desempeñar una misión delicadÃsi-
ma yendo como representante de éste ante la corte del
emperador de Constantinopla. HabÃa de durar en
este puesto siete años. Mostraba un respeto casi ser-
vil ante el emperador pero era a la vez muy firme
en sostener los derechos de la iglesia romana, que-
dando como resultado de sus gestiones que el mismo
emperador concedÃa muchos derechos al papa y las
relaciones entre ambos llegaron a ser de las más cor-
diales.

En el año 586 Gregorio volvió a Roma, y fué he-


cho abad de su monasterio. Era muy querido por los
monjes a la vez que muy estricto en la disciplina.
Se dedicó a estudios de las Sagradas Escrituras y du-
rante este tiempo terminó su comentario sobre el li-
bro de Job comenzando en Constantinopla, e hizo nue-
vos comentarios sobre Los Reyes, Los Profetas, Pro-
A'erbios y Cantares.

En el año 590 el papa Pelagio II murió y Gregorio


fué llamado a ocupar el puesto vacante. Fué el pri-
mer monje que habÃa recibido esta honra y no la acep-
tó sin muchas vacilaciones. Aunque su reinado no
dilató más que catorce años, ejercÃa el puesto con tan-
ta habilidad que se le ha llamado ol "Padre del Papa-

Pablo Burgess

73

do'", habiendo seguido éste durante mil años los prin-


cipios generales asentados por él.
La lucha milenaria entre la iglesia y el estado
era agiida en su tiempo. La religión cristiana habÃa
venido a ser la religión oficial de Francia, España e
Italia, y todos estos paÃses cayeron bajo la jurisdic-
ción del obispo de Roma o sea el que actualmente se
reconoce como papa. En el tiempo de Gi-egorio, el es-
tado no dejaba a la Iglesia en libertad para elegir a sus
propios obispos, y cuando morÃa uno de ellos, inmedia-
tamente el rey vendÃa el obispado al que más dinero
diera por él. Gregorio se opuso con toda su energÃa a
esta práctica, y mientras vivió logró detenerla hasta
cierto punto.

La controversia sobre quién era el obispo univer-


sal del cristianismo continuó en tiempo de Gregorio.
Con verdadera o fingida humildad él se llamaba "el
ministro de los ministros de Dios". En sus relaciones
con las iglesias de Africa y las del oriente no pre-
tendÃa el derecho de supervisión o autoridad. Mas
cuando el obispo de Constantinopla reclamó para sÃ
el tÃtulo de obispo universal, Gregorio se opuso, lo
grando desvanecer las pretensiones de éste. CreÃa
que el obispo de Roma tenÃa derecho de corregir faltas
y ejercitar autoridad sobre todas las iglesias y por su
prudencia y firmeza en sostener esta doctrina ayudó
mucho para establecer el absolutismo papal.

Gregorio se interesó mucho en las misiones. Se


dice que s\i interés por éstas, vino del hecho siguien-
te: algún tiempo antes de ser elegido papa, de casua-
lidad pasó por el mercado de los esclavos de Roma y
vió unos cautivos de Inglaterra. Sus caras rubias y
su pelo claro tan diferentes de los otros esclavos que
venÃan de Grecia y de la Africa le llamaron la atención,
y él para satisfacer su curiosidad, preguntó al que
estaba vendiéndolos, de qué nación eran. El dueño le

74

Los Veinte Siglos del Cristianismo

dijo que eran anglos. ''Ud. tiene razón", dijo Gregorio


"porque tienen una cara angélica, y a los tales les
conviene ser coherederos de los ángeles de los cie-
los". No mucho después Gregorio fué elegido papa
y no olvidó a los esclavos de Inglaterra, sino mandó
a un sacerdote llamado AgustÃn, con unos cuarenta
monjes más a Inglaterra para enseñar la fe cristiana
en 596.

Los ingleses recibieron a los monjes con favor,


escuchando atentamente la historia que lo-s misioneros
les narraban, y habiéndo sido convencidos de la verdad
de ella, quemaron los templos de Woden y Tor, y fue-
ron muchos bautizados. El camino habÃa sido pre-
parado por Berta, esposa del rey Kent, que era cris-
tiana.

Es de advertir que esta conversión solamente se


operó en el reino mencionado, quedando el resto de
la Inglaterra ang^losajona, en su primitivo estado
de paganismo.

También por este tiempo entraron unos misione-


ros a Alemania, pero fueron perseguidos y tuvie-
ron que dejar de trabajar allÃ.

Las misiones de estos tiempos son diferentes de


las primeras de la iglesia cristiana. En la época
a que nos referimos, los misioneros buscaban la con-
versión de la nación entera, convirtiendo primero al
rey. También la conversión no consistÃa tanto en
recibir a Cristo como salvador del pecado, sino en
aceptar ciertas doctrinas y costumbres. También el
cristianismo era entonces, sinónimo de la ci^^lizaeión.
La iglesia tuvo que destruir las creencias y prácti-
cas que halló y en su lugar puso ideas mejores. Don-
de antes habÃa ignorancia, fundó escuelas, y donde ha-
bÃan costumbres bárbaras, las suprimió. Acerca de la
esclavitud hemos de manifestar, que si no la abolió
la Iglesia, por lo menos tuvo grande influencia en el
mejoramiento de la condición del esclavo. Varios

Pablo Burgess

75

grandes hombres cristianos, entre ellos Gregorio mis-


mo, invirtieron muchÃsimo dinero para libertar escla-
vos.

Gregorio era un gran partidario de la enseñanza


de la doctrina por medio del sermón, y no solamente
él mismo era \m gran predicador de la Palabra de
Dios, sino que encarecÃa a todos sus subordinados,
obispos y presbÃteros el aprendizaje y práctica de la
predicación. A este respecto destinó \ina obra llama-
da "Aj^ida del Predicador" que escribió en esa épo-
ca. Gregorio ei'a también poeta y músico, y aunque
no todo lo que se llama música gregoriana procede
de él, no cabe duda que ejercÃa su influencia sobre la
liturgia de la Iglesia Romana y que algunas partes de
"El Oficio" en uso hoy dÃa en la iglesia vienen
de él.

En la administración de los bienes de las igle-


sias dejó establecido el principio que la cuarta parte
de las entradas eran para el papa, otra cuarta parte pa-
ra el clero que administraba, otra cuarta pai'te para
los pobres y la que quedaba para reparaciones de lr>s
templos. El papado se habÃa hecho de grandes extensio-
nes de terreno en este tiempo y los arrendatarios no es-
taban conformes con las condiciones en que trabaja-
ban. El talento de Gregorio logró que quedaran satis-
fechos los arrendatarios y a la vez que los terrenos pro-
dujeran maj'ores entradas para el papado, dinero que
Gregorio usó principaniente para socorrer a los po-
bres, pues guardaba la mayor sencillez y aun austeri-
dad en la corte papal.

En general podemos decir del siglo sexto, que es


un siglo en que el cristianismo fué corrompido aún
más que antes, y en que la iglesia se levantó sobre las
ruinas del imperio romano. Quedaba mucho de bueno
en la iglesia todavÃa: Cristo era el centro como antes;
la iglesia mostró un celo misionero y abrigaba en su

76

Los Veinte Siglos del Cristianismo

seno a muchos fieles cristianos. Era la institución que


ofrecÃa mayor esperanza que cualquiera otra de ese
tiempo : los monasterios brindaban un refugio contra
los bárbaros, y por esto liubo un creciente movimiento
de los mejores elementos de la sociedad hacia ellos.
Se acercaba la edad oscura en que la Iglesia y los mo-
nasterios fueron las únicas instituciones que daban un
poco de luz. Desde este siglo hasta el décimo, el cua-
dro se vuelve cada vez más sombrÃo. En los próximos
capÃtulos veremos los pocos puntos de luz que hay en
este lapso.

(?) - 651

SIGLO VII

AIDAN Y LA EVANGELIZACION DE LOS


ANGLOSAJONES

Al hablai' del siglo séptimo de la era cristiana,


se nos presenta el extraño fenómeno de que el hombre
que más influencia ejercÃa sobre el cristianismo en este
tiempo, y cuyo nombre se repite con más frecuen-
cia en las historias de la época referida, no era cris-
tiano. Era el profeta de una nueva religión que ha-
bÃa de luchar durante muchos siglos con el cristianis-
mo y que aún en el dÃa de hoy muestra muchas señas
de vida y de crecimiento. Nos referimos a Mahoma.

Para entender el crecimiento tan rápido y el po-


der que ejercÃa y que ejerce el mahometismo, tenemos
(\xie recordar que la iglesia cristiana se habÃa alejado
muchÃsimo de la fe sencilla enseñada por su Señor.
HabÃa en las ciudades y entre los filósofos y prelados
del siglo, muchos verdaderos cristianos. Pero en el
campo y los desiertos, el paganismo apenas habÃa sido
bautizado con el nombre de cristiano, y las costum-
bres y las supersticiones de antes habÃan quedado sin
cambio alguno. En la Arabia por ejemplo donde el
mahometismo nació, el vulgo cristiano conceptuaba
la doctrina de la Trinidad en tal forma que decÃa que
constaba de Dios el Padre, de la virgen MarÃa la
Madre y del niño Jesús. Los ái-abes que .se llamaban
cristianos eran tan idólatras como sus vecinos paga-
nos, y en su moralidad no iban mucho más allá de las
costumbres crueles de su pueblo que ordenaban la
muerte de las hijas que venÃan sobrando, practica-
ban la venganza de sangre y el exterminio del enemigo.

78

Los Veinte Siglos del Cristianismo

Mahoma nació en la ]\Ieca, centro del culto pagano


de los árabes por ser el sitio donde se encontraba la
famosa piedra negra, llamada "Kaaba" que aún hoy
es objeto de miles de visitas cada año. El año de su
nacimiento fué como por 570 de nuestra era. Fué hi-
jo postumo y aun su madre falleció cuando tenÃa
pocos años, quedando él asà en la completa orfandad
y bajo el cuidado de un abuelo.

Criado en la pobreza, se casó a los 25 años con


luia rica viuda a quien servÃa de mayordomo. Era
de temperamento nervioso y sufrÃa desde su juventud
ataques epilépticos, en los cuales veÃa visiones y oÃa
voces.

Cuando tenÃa 40 años o sea en el año de 610, se


creÃa llamado por Dios mismo para ir como profeta
Ãsuyo a anunciar las dos grandes verdades que sólo
un Dios habÃa y que Mahoma era su profeta. Tres
años después empezó su actividad pública, predicando
y organizando sus creyentes. Se nota cierto cambio
en él conforme crecÃa su poder. Primero toleró el
judaismo y el cristianismo con la esperanza de que
los judÃos le recibieran como su MesÃas esperado, y
los cristianos como Cristo venido por segunda vez.
Después habiendo crecido notablemente el número de
sus discÃpulos, na sólo obligaba a los paganos que
venÃan en su contra a aceptarle como el profeta de
Dios al vencerlos, sino mataba judÃos y cristianos con
el objeto de regalar sus terrenos y demás bienes a
los seguidores de él mismo, y por fin declaró la gue-
rra santa contra todos aquellos que no le reconocÃan
como profeta del AltÃsimo. Esto se nota especialmen-
te después de su "hégira" o fuga de la Meca a Medina
en 622, que vino a ser la crisis de su carrera y la
fecha desde la cual el mahometismo data su era.

Parece que las doctrinas de Mahoma y su per-


sona, vinieron a buen tiempo para unir las diferentes

P.VEU1 BURGESS

79

tribus de la Arabia eu una nación formidable. Cuan-


do en 632 murió Mahoma en medio de sus preparacio-
nes para una campaña \igorosa contra la Siria, toda l;i
Arabia habÃa dejado a sus Ãdolos antiguos y le recono-
cÃa como profeta de Dios.

El Korán, libro dictado por Mahoma en sus éx-


tasis, contiene en resumen las doctrinas principales
que enseñó éste, que son las siguientes :

lo. — Dios es uno, todopoderoso y sabio, y todos de-


bemos obedecerle.

2o. — Todos los acontecimientos han sido predes-


tinados por él y no pueden cambiarse por nada.

3o. — Hay dos clases de ángeles, los buenos y los


malos.

4o. — Dios ha dado su revelación en las Escrituras.

5o. — Dios ha mandado varios profetas para ense-


ñar a los hombres, de los cuales los más grandes
son: Adán, Moisés, Jesús y Mahoma. Este último es
el Paráclito prometido por Jesús.

6o. — Dios juzgará a todos los hombres recompen-


sándolos o castigándolos según los hechos cometidos
en la vida.

Además el Korán enseña las virtudes de la honra-


dez, la humildad, el valor y la temperancia. Por
otra parte permite la poligamia y la esclavitud y
exhorta a la propagación de la fe por medio de la es-
pada. Recomienda como virtudes principales la ora-
ción, las limosnas, los ayunos y la peregrinación a la
Meca.

Durante la vida de Mahoma su religión no se ex-


tendió más allá de la Arabia, pero después de su
muerte, sus discÃpulos siguieron la guerra santa. En
637 Jerusalén cayó en poder de ellos ; en 639 toda la
Siria habÃa sido conquistada y en 641 Egipto cayó
también en sus manos. El espÃritu intolerante de los

80

Los Veinte Siglos del Cristianismo

discÃpulos "del Profeta" destruÃa la civilizacióii cris-


tiana donde quiera que iba. (*) Un ejemplo puede
bastar para ilustrar una multitud de acontecimientos.
La famosa Biblioteca de AlejandrÃa contenÃa todos los
escritos más importantes de la antigüedad, habiendo ad-
quirido en sus volúmenes la sabidurÃa destilada de los
siglos pasados. El general mahometano que habÃa
tomado la ciudad, preguntó a su jefe qué debÃa de
hacer con todos estos libros. La respuesta es muy
conocida: "Si estos libros están de acuerdo con el
Korán, son superfinos; si no están de acuerdo con
el Korán son viciosos. En todo caso son inútiles
y hay que destruirlos". De conformidad con esta
orden fueron repartidos entre los baños de la ciudad
y sirvieron de combustible para vai'ios meses, yéndo-
se asà en humo tesoros literarios de inestimable valor.

Desde Egipto, poco a poco en este siglo séptimo


del cristianismo, los mahometanos se apoderaron de
toda el Africa del Norte, hasta que a fines del mismo
quedaron en plena posesión de esta parte de la tierra.
Hicieron varios ataques contra Constantinopla, pero
el imperio del oriente resistió con eficacia sus ata-
ques hasta setecientos años después. En los lugares
conquistados no lograron convertir a todos los ha-
bitantes como se ve en el hecho de que en Persia
existe todavÃa una iglesia cristiana, la nestoriana;
en Egipto otra, la cóptica, lo mismo que en la Si-
ria y en otras regiones sojuzgadas por los ejércitos
del Profeta. Pero sà lograron convertir a grandes
multitudes y más importante aún, lograron cambiar
toda la cultura y forma de gobierno de los paÃses
conquistados haciéndolos al modelo mahometano.

(*) El fanatismo mahometano se dirigÃa contra toda


clase de imágenes. Da tristeza en Egipto encontrar las grandes
estatuas que los Faraones dejaban por todos lados, destrozadas
por las manos iconoclastas de los discÃpulos del Profeta.

Pablo Bueqess
81

Pero mientras el cristianismo perdÃa los lugares


consagrados por el recuerdo de la presencia de Je-
sús en ellos, mientras millones de los creyentes le des-
conocÃan por seguir a Mahoma, mientras él mismo se
corrompÃa cada dÃa más, el espÃritu de Jesús obraba
todavÃa en el mundo y testigos fieles se levantaron
a llamar la atención de las multitudes para volverlas
hacia el Dios que habÃan conocido los primeros após-
toles.

Vimos en nuestro último capÃtulo cómo a fines


del siglo sexto, Gregorio el grande habÃa mandado
misioneros cristianos a Inglaterra y cómo ellos ha-
bÃan empezado la conversión de los anglosajones al
cristianismo. Pero j^a habÃa desde antes una iglesia
cristiana en Inglaterra entre los habitantes aborÃge-
nes, los celtas, qiiienes habÃan sido empujados al in-
terior de la isla por los invasores anglosajones. El
cristianismo siendo religión de los celtas, habÃa sido
despreciado por los invasores, pero los celtas habÃan
guardado su creencia en él.

Esta iglesia celta no- era rama de la ig'lesia


romana, sino habÃa tenido un origen independiente.
Se distinguÃa de la iglesia romana en la forma de
tonsura que usaban los sacerdotes y en el tiempo
en que se celebraba la Pascua de la Resurrección.
Naturalmente, cuando los anglosajones empezaron a
convertirse al cristianismo y a organizarse en una
iglesia cristiana bajo la dirección de los misioneros
romanos, la cuestión de la relación de estas dos ra-
mas de la iglesia, que representaban las dos razas
de Inglaterra, vino a ocupar mucho la atención de
los caudillos de ambas organizaciones.

Varias veces se hizo la prueba de unir las dos


iglesias, pero siempre sin éxito. La iglesia roma-
na hizo fracasar todas estas tentativas por la exi-
gencia con que insistÃa sobre que ella sola tenÃa de-

R2

Los Veinte Siglos del Cristianismo

reeho en Inglaterra. Se dice que una ocasión, cuan-


do se trataba de unirlas, loa representantes celtas
fueron instruidos antes de ir a la conferencia, para
proceder a la fusión de las iglesias si ellos vieran que
la iglesia romana reflejaba el espÃritu de su Señor.
Cuando llegaron al árbol donde iban a tener la confe-
rencia, hallaron sentado al representante de la igle-
sia romana, quien al verlos acercarse, lejos de levan-
tarse para saludarlos, se quedó como estaba, esperan-
do que le hicieran homenaje. Al ver que no lo hi-
cieron reclamó la falta de respeto a él, que como re-
presentante del papa, le correspondÃa. Después al
tratar de la unión, el misionero romano insistÃa que
la única manera de hacerla serÃa que la iglesia cel-
ta se entregara sin ninguna reserva a la romana,
dejando todas sus prácticas y libertades particulares.
No tanto las demandas como el espÃritu en que se hi-
cieron, disgustó si los representantes de la iglesia
celta, y sus delegados recomendaron a sus correligio-
narios que no se hiciera ninguna paz con una igle>iia
tan alejada del espÃritu de Cristo, como lo era la igle-
sia romana.

Si buscamos representante del verdadero cristia-


nismo en este siglo, es difÃcil encontrar uno en la igle-
sia oriental, que estaba en lucha respecto al uso de
las imágenes en las iglesias, y sumamente corrompida
en sus prácticas y doctrinas. Tampoco hallaremos
con facilidad un representante de la religión de Je-
sús en la iglesia romana, con su orgullo y soberbiÃ.
Pero en esta iglesia celta vemos a wno. la fragancia de
cuyo carácter ha permanecido hasta el dÃa de hoy, co-
mo una memoria refrescante en el desierto de aquellos
tiempos; a uno quien como su Maestro, dejó sobre
los siglos que le siguieron la impresión de un amor
no fingido y una devoción a Dios, pura y sin man-
cha. Se llamaba Aidán. HabÃa nacido en Irlanda.

Pablo Burgess

83

En aquellos tiempos de anarquÃa general un caudillo


anglo-sajón llamado Oswaldo habÃa tenido que huir
ante sus enemigos y se habÃa refugiado en Irlanda
con sus principales jefes. Eran aún paganos enton-
ces, mas encontrando buena acogida entre los irlande-
ses y viviendo confiadamente entre ellos, oyeron el
Evangelio de aquellos cristianos y fueron bautizados.
Regresaron después de cierto tiempo a Inglaterra
para seguir su lucha y esta vez les salió mejor su em-
presa y Oswaldo llegó a unir casi todo lo que hoy se
conoce como la Gran Bretaña bajo su mando. Como
era natviral, de.seaba implantar en su reino la mis-
ma forma de fe cristiana que él habÃa recibido y con
este objeto mandó pedir al obispo celta en Irlanda
que mandara un misionero que trabajara en ese sen-
tido. Y aquà mejor dejemos hablar al Venerable
Bede, el historiador que nos cuenta todos los detalles
que sabemos de la vida de Aidán. Dice asÃ: "Cuan-
do el Rey Oswaldo pidió a los celtas un obispo para
administrar a él y a su nación la Palabra de la Fe,
le mandaron primero otro hombre de una disposición
más severa, quien después de algún tiempo de predi-
car a los ingleses sin ningiin éxito, regresó a su hogar
y en la asamblea de los ancianos dijo que no habÃa
podido hacer nada con aquellos a quienes habÃa ido
a enseñar, porque eran hombres muy brutos y bár-
baros. El concilio entonces disciitÃa qué habÃa de
hacer, deseando que la nación recibiera la salvación
que habÃa pedido, pero triste porque no querÃan re-
cibir al predicador que habÃa mandado. Entonces
dijo Aidán al sacerdote que habÃa regresado sin fru-
to: me parece, hermano, que has \isado demasiada
severidad en tus oyentes incultos, y que no has se-
guido la regla apostólica de darles la leche de la doc-
trina más fácil primero, hasta que siendo poco a po-
co instruidos por la Palabra de Dios, sean capaces de

84

Los Veinte Siglos del Cristianismo

recibir lo más perfecto, y de cumplir con los precep-


tos más altos del Señor". Habiendo oÃdo estas razo-
nes, todos los que estaban presentes empezaron a pen-
sar en sus palabras, y desde luego decidieron que él
era digno de ser obispo y que era el hombre más a
propósito para instruir a los incrédulos e indoctos,
porque tenÃa la virtud de la discreción que es la ma-
dre de todas las virtudes. Asà es que le mandaron a
predicar y con el tiempo sus otras virtudes fueron
manifestadas, ademán de su discreción que se vió
primero".

El rey le dió una isla en la costa donde esta-


bleció un monasterio y de donde dirigÃa la obra de
evangelización de Inglaterra. Al principio Aidán
que hablaba la lengua de los celtas, no podÃa predicar
el Evangelio con mucha claridad a los anglosajones,
pero el rey tenÃa la costumbre de ayudarle, traducien-
do al idioma de sus svibditos las palabras del pre-
dicador.

Lo único que sabemos de su vida lo conocemos


por un miembro de la iglesia romana, el venerable
Bede, que escribió un siglo después, y quien conside-
raba a Aidán como hereje, por observar la Pascua de
la Resurrección en otro tiempo que la iglesia roma-
na. Podemos pues, estar seguros que Aidán era un
hombre extraordinario, cuando aún los que le mi-
raban como hereje en aquel entonces dan testimonio
de la santidad de su vida y de la plenitud del espÃ-
ritu de Cristo que en él moraba. Dice Bede: "En-
tre otras lecciones en la santidad de vida, Aidán de-
jó al clero un ejemplo saludable de abstinencia y de
continencia ; la recomendación más grande entre to-
dos de la doctrina que predicaba fué el hecho que no
enseñaba nada que no practicara en su vida y entre
sus hermanos, porque ni buscaba ni amaba las cosas
de este mundo, sino se complacÃa en distribuir luego

Pablo Burgess

85

a los pobres a quienes encontraba, cualquiera cosa


que le habÃa sido regalada por los reyes o ricos de
este mundo . . . Acostumbraba andar en los pueblos o
en el campo siempre a pie, para poder hablar mejor
asà con todos, y si fuesen incrédulos, invitarles a re-
cibir la fe; y si eran creyentes, fortalecerles en su fe.
Su modo de vida era tal que todos los que vivÃan en
su compañÃa, fueran sacerdotes o laicos, tenÃan que
estudiar las Escrituras. Nunca por temor o respeto
de personas callaba respecto a los pecados de los ri-
cos, sino los reprendÃa severamente". En otra par-
te dice asÃ: "No puedo aprobar la falta de sabidurÃa
de Aidán en cuanto al tiempo cuando se debe cele-
brar la Pascua de la Resurrección de Cristo. Abo-
rrezco al contrario este error como se puede ver en
mi libro "De Temporibus". Mas como historiador im-
parcial me conviene relatar y alabar las cosas buenas
de su vida para edificación de los lectores. En él
se veÃa amor a la paz y a la caridad, continencia
y humildad. Su mente era superior a la ira y a la
avaricia. Desechaba el orgullo y la vanagloria. Era
muy fiel en guardar y en enseñar los divinos manda-
mientos, como también en estudiar y orar. Usaba su
autoridad sacerdotal para reprender a los orgullosos
y poderosos, mostrando a la vez ternura en socorrer
a los afligidos y defender a los pobres. En una pala-
bra hasta donde he podido averiguar de aquellos que
le conocieron, no sólo enseñaba todas aquellas cosas
que encontró en los evangelios, y en los escritos
de los apóstoles y profetas sino también hizo todo
esfuerzo de practicarlos en sus acciones".

El hecho de que semejantes palabras podÃan escri-


birse por un adversario teológico, muchos años des-
pués de la muerte de Aidán, muestra cómo un espÃri-
tu verdaderamente cristiano nunca se manifiesta de
balde, y que no se pierde aún en los lugares más retÃ-

86 Los Veinte Siglos del Cristianismo


rados de la civilización ui entre la corrupción más
evidente.

También el siglo séptimo del cristianismo tuvo


sus cristianos.

BOSIFMIO

680 - 755

SIGLO vm

BONIFACIO Y LA EVANGELIZACION DE
ALEMANIA

Hemos notado en nuestro último capÃtulo el rá-


pido crecimiento del mahometismo, que después de
pocos años de existencia conquistó a Arabia, Siria, Per-
sia y el Norte de Africa. Los mahometanos ejercÃan
también toda la fuerza de que 'podÃan disponer con-
tra Constantinopla, pero el imperio oriental cuya ca-
pital era dicha ciudad, aún resistÃa eficazmente los
ataques de los soldados del profeta en el siglo que aho-
ra describimos.

Hallando cerrada la entrada a Europa por el orien-


te, los mahometanos, sin embargo pudieron introdu-
cirse desde el Africa a España, y habiendo conquis-
tado a este paÃs, pasaron sobre los Pirineos a Francia.
En el año 732 se libró la llamada batalla de Tours,
entre los sarracenos (mahometanos) y los francos,
quienes tenÃan por jefe a Carlos, nombrado después
"Martel" (el martillo) por sus grandes y fuertes gol-
pes contra el enemigo. Los mahometanos fueron de-
finitivamente vencidos en esta batalla y tuvieron que
dejar a Francia. Asà fué que Carlos Martel y sus
francos salvaron a Europa para el cristianismo.

Pero la iglesia cristiana continuaba en su carre-


ra de corrupción. No aprendÃa la lección que el maho-
metismo debÃa haberle enseñado. Este siglo fué tes-
tigo de una fuerte controversia sobre el uso de las imá-
genes en las iglesias. Como hemos ya notado, la
costumbre de adorar a las imágenes habÃa sido exi-

88 Los Veinte Siglos del Cristianismo

gida originalmente por el pueblo al clero, pero de-


bido a la resistetncia de este, se habÃa propagado muy
lentamente. Pero en el siglo que ahora estudiamos la
costumbre era ya bastante generalizada. Sin embar-
go muchos cristianos sentÃan profundamente que esta
práctica hubiera entrado a corromper la religión pura
y espiritual de Jesiis. Resolvieron salvar el cristianis-
mo si fuera posible de este extravÃo y hallaron un
adalid de su idea en el emperador León (716 — 741)
quien en 726 mandó que todas las imágenes fueran
puestas en alto, arriba del alcance de los fieles, a
quienes prohibió el culto a ellas. Cuatro años después
mandó quitar todas las imágenes de las iglesias y
blanquear las paredes. Se formó un partido a favor
de las imágenes, del cual Juan de Damasco se hizo
jefe, pues vivÃa en un paÃs mahometano y por esto
fuera del alcance del emperador. Juan de Damasco
afirmó que el uso de las imágenes no era contrario
al segundo mandamiento después de la venida de Cris-
to. Dice que ya que Dios se habÃa hecho hombre en Je-
sús, los hombres tenÃan derecho de hacer representacio-
nes de la Deidad también. El papa romano, Grego-
rio II se unió al partido de los que querÃan el culto a
las imágenes. En el año 754 un concilio de toda la
iglesia se declaró en contra de este culto y lo prohi-
bió. Pero en 780 el emperador Khazarus León murió
dejando a un heredero que no habÃa alcanzado su
mayorÃa. Por esto el gobierno recayó sobre la reina
Irene, viuda de Khazarus. Ella para quedar en el
poder, hizo cegar a su hijo, el heredero del trono im-
perial, para que estando ciego, nunca pudiera encar-
garse del gobierno, siguiendo ella por esta razón de
regente, mientras él viviera. Habiendo comenzado con
este acto inhumano su reinado, el primer hecho no-
table que le siguió fué la orden de restaurar las imá-
genes a las iglesias. En 787 convocó un concilio que

Pablo Burgess

89

se declaró en favor del culto a las imágenes. La con-


troversia continuó sin embargo hasta el siguiente siglo.

La iglesia romana en esta época reclamaba para


sà más y más, el. derecho de mandar a las otras igle-
sias, pero no se separó definitivamente de las igle-
sias del oriente que no reconocieron los derechos que
ella pretendÃa ejercer. La organización eclesiástica
era aún bastante libre.

Se unieron al fin las dos iglesias de Inglaterra,


la antigua celta, mencionada en el último capÃtulo
y la romana. En el sÃnodo de Whitby celebrado en
el año 664, estas dos ramas del cristianismo se amal-
gamaron en un solo ciierpo.
En el seno de esta iglesia unida, llena de celo
misionero y fuerte en la conciencia de poder vencer
el paganismo que aún quedaba a su alrededor, na-
ció en el año 680 un niño que la historia conoce por
el tÃtulo de San Bonifacio. A la edad de 7 años fué
entregado a los monjes de Exeter para ser educado
por ellos, y joven aún dedicó su vida al servicio de
Cristo, como él entendÃa este servicio. Entró en el
monasterio de Nutscelle, tomando los votos de mon-
je. Luego mostró aptitudes especiales y fué mandado
en comisiones importantes tanto por orden de sus
superiores en el monasterio, como también por el mis-
mo rey del paÃs.

Los cristianos de Inglaterra habÃan mandado mi-


sioneros a sus parientes en Alemania y seguÃan su ac-
tividad con interés y oración. Bonifacio al oÃr de
los hechos de estos misioneros, no querÃa quedar más
en Inglaterra donde la obra evangelizadora estaba ca-
si completa, anhelando para sà una obra más heroica.
Asà en el año 715 pidió a su abad que le mandase
como misionero a los paganos de Alemania. Varias
dificultades se presentaron, pero en 718, cuando ya
tenÃa 38 años Bonifacio, se fué al gran campo que hoy

90

Los Veinte Siglos del Cristianismo

se llama Alemania. Fué enviado como jefe de las


varias misiones que ya habÃan sido establecidas y su
celo y sabidurÃa transformaron a Alemania, en los 30
años de su obra misionera en una nación cristiana,
a lo menos de nombre. La Alemania que César
con todas sus legiones no habÃa podido vencer, la
conquistó Bonifacio sin otras armas que la Biblia
que llevaba en su mano y el amor de Cristo que te-
nÃa en su corazón.

A su llegada encontró el paÃs todavÃa bajo el po-


der del paganismo. Los habitantes celebraban aún
sus ritos a los dioses Tor y Woden. De los creyentes
que habÃan sido bautizados muchos habÃan vuelto a
estas prácticas paganas. Bonifacio usaba de gran tac-
to y mucho amor para reclamar a estos su regreso a
la fe cristiana, y también para convencer a los paganos
que nunca habÃan dejado su antigua creencia, de la
verdad que él anunciaba. Después de cinco años de
esfuerzo pudo ver a los prÃncipes de Hesse y Turin-
gia recibir el bautismo cristiano.

Pero el amor y las razones de Bonifacio no alcan-


zaron a convencer a todos. Siempre habÃa muchos
que necesitaban de algo más fuerte, para que se hi-
cieran cristianos. Bonifacio no seguÃa el método de
Clodoveo de convertir con la espada. El usaba una
hacha.

La historia es asÃ. HabÃa en Geismar un gran


roble que se tenÃa por sagrado por los adictos al dios
Tor. En el año 724 Bonifacio dejó dicho a todos los
paganos que el dÃa de la Natividad de Jesús, él iba
a botar este árbol y que les invitaba para asistir al
acto.

Cuando él llegó al árbol acompañado de unos


pocos cristianos, encontró una gran multitud de pa-
ganos que esperaban su llegada. HabÃa un cÃrculo de
piedras alrededor del árbol y alrededor de este cÃrculo

Pablo Burgess

91

estaban sentados miles de adoradores de Tor conven-


cidos de que sn dios matarÃa al sacerdote cristiano
que iba a profanar su santuario. Antes de hacer la
prueba Bonifacio leyó a la multitud una carta del
papa romano, en que decÃa que debÃan dejar sus falsos
dioses y malas costumbres y seguir sólo al Dios que
Bonifacio les iba a declarar. Habiendo acabado la lec-
tura de la carta Bonifacio tomó una hacha y con un
ayudante empezó a cortar el gran roble del dios
Tor. Golpe tras golpe cae sobre el árbol, pero Tor
no se venga. Al fin cuando la tarea se iba acabando
un fuerte soplo de viento hizo caer el árbol con gran
estruendo ante la muchedumbre que siempre lo habÃa
considerado de tal manera sagrado que ni siquiera se
acercaba a él ; y todos tenÃan que desengañarse de
que su dios no habÃa podido salvar su santuario. Lue-
go uno de los concurrentes levantó un grito de que
el Dios del extranjero era más fuerte que los dioses
a quienes ellos adoraban, y que serÃan más cuerdos sir-
viendo al Dios de él y no más a los suyos. Los de-
más acordaron que asà era y Bonifacio mandó a
estos nuevos creyentes que hicieran una capilla cris-
tiana de la madera que se sacara de este árbol de Tor.

Esta victoria sobre el dios Tor abrió muchas nue-


vas puertas a la predicación del Evangelio, y Bonifa-
cio tuvo que mandar pedir nuevos obreros cristianos
a Inglaterra, tanto hombres como mujeres para apro-
vechar las nuevas oportunidades. Estos no solamente
enseñaron a los recién-convertidos la fe cristiana,
sino también mejores métodos de agricultura, cuida-
do y curación de enfermos, y el arte de leer y escribir,
ayudándoles asà espiritualmente y también fundando en
Alemania una más alta civilización que la hasta enton-
ces conocida.
Bonifacio siempre creyó que la instrucción debÃa
acompañar la predicación del Evangelio y de confor-

92

Los Veinte Siglos del Cristianismo

midad con esta convicción fundó varios institutos de


enseñanza, entre ellos el de Fulda que alcanzó una
reputación grande en los siglos siguientes, como el
hogar de la filosofÃa y literatura alemanas.

Pero a Bonifacio no le gustaba tanto quedarse en


la silla cómoda del profesor como andar por los bos-
ques y montañas predicando el Evangelio, sin comodi-
dad, con sólo un vestido rudo, sin otro consuelo que
su Biblia y unos pocos compañeros animados por su
mismo espÃritu, comiendo en la cabaña de los pobres
y contento si hallaba a algunos que prestaran oÃdos
a la historia del amor de Dios hacia el mundo, al
mandar a su Hijo Unigénito, para que todo aquel
que en él creyere no se pierda más tenga vida eterna.

En sus treinta años de trabajo incesante bautizó


a no menos de 100,000 convertidos. El papa de Ro-
ma lo hizo arzobispo de toda Alemania y fué honrado
lo mismo por el pueblo alemán que por las autoridades
eclesiásticas por su éxito en la causa de Cristo. Pe-
ro aunque Bonifacio siempre se consideró fiel hijo de
la iglesia de Roma y aunque recibÃa del papa su ar-
zobispado, no cerró sus ojos a la corrupción de la
iglesia. Escribió al papa una vez diciéudole clara-
mente que el obstáculo más grande para el progreso
del Evangelio en Alemania, no era otra cosa que la co-
rrupción que habÃa entrado en el cristianismo mismo, y
que los alemanes notaban en los cristianos romanos
y hasta en su papa. Tal era la franqueza que un ar-
zobispo pudo usar con el papa en aquel entonces.

Al ver Alemania evangelizada y que lo único que


faltaba era la organización de los convertidos y su
instrucción en la fe, y pensando que otros podÃan
atender a estos deberes mejor que él, a pe.sar de su
avanzada edad (tenÃa entonces 75 años) Bonifacio
determinó irse a un nuevo campo de acción para ter-
minar su vida predicando el Evangelio a los paganos.

PjVblo Burgess

93
Con unos pocos compañeros fué al distrito que hoy
conocemos como Holanda, y al cual el cristianismo
no habÃa llegado aún. Empezó la obra de predica-
ción y evangelización y después de unos meses mu-
chos de los paganos habÃan creÃdo al anciano mi-
sionero, quien iba a bautizar un buen número de
ellos el domingo de Pentecostés del año 755.

Al levantarse el sol aquel dÃa, Bonifacio y sus


compañeros oyeron acercarse una multitud y pensan-
do que eran los que venÃan para ser bautizados, salie-
ron a encontrarlos. Pero lejos de encontrarse con
hermanos en la fe vieron a una horda de salvajes con
lanzas y hachas de guerra. Sus colegas querÃan ha-
cer resistencia y salvar sus vidas si fuera posible, pe-
ro Bonifacio no lo permitió diciéndoles: "No vamos
a devolver mal por mal. El dÃa que hemos esperado
tanto tiempo ha llegado, nuestra partida se acerca,
fortalecedos en el Señor y él redimirá vuestras almas.
No temáis a los que matan el cuerpo sólo, sino poned
vuestra confianza en Dios, que luego os dará una re-
compensa eterna y la entrada en su reino celestial".

Cuando los misioneros habÃan sido muertos, los


paganos saquearon su casa esperando encontrar gran
tesoro de oro y plata. Lo que hallaron fué unas bi-
blias y otros libros, pero ninguna otra cosa de valor.
Algún tiempo después llegaron unos compañeros de
Alemania y encontraron los cadáveres de Bonifacio
y los demás aún sin sepultura y sus libros esparcidos
por el bosque. Juntaron los libros y se llevaron el

94 Los Veinte Siglos del Cristianismo

cuerpo de Bonifacio a Fulda, (*) donde lo enterraron


con toda honra. Bonifacio habÃa sellado su testimonio
con su misma vida. Más no puede ninguno.

(*) Loa restos de San Bonifacio aún se guardan con todo


cuidado en la Catedral de Fulda y entre los catolicorromanos
alemanes de hoy se ha fundado una "Luga de San Bonifacio"
que trabaja para convertir a los protestantes alemanes otra vez
al lomanisino. Parece que la liga no estÃi alcanzando mucho
éxito pues hace muchos años seis c-atólicorromanos se hacen pro-
testantes pon cada protestante que se vuelve católico, én el
territorio de Alemania.

m - m
SIGLO IX

ANSCARIO Y LA EVANGELIZACION DE
ESCANDINAVIA

Nos hemos fijado en nuestro último capÃtulo en


las luchas respecto al uso de las imágenes en las igle-
sias, que ocupó tanto] la atención de los cristianos
del siglo octavo y en el hecho de que esta cuestión
no fué definitivamente decidida, sino que seguÃa agi-
tando la cristiandad en el siglo a que nos dirigimos
ahora.

El siglo octavo terminó, estando en el poder los


que querÃan rendir culto a las imágenes. Pero después
de la muerte de la infame Irene en el año 802, una
reacción empezó en la Iglesia, tomando tal incremen-
to, que el emperador León el Armenio, (813 — 820)
dió orden otra vez de suprimir el uso de las imágenes,
y poco después el emperador Teófilo, (829 — 842)
prohibió terminantemente todo culto a ellas, ya fuera
piiblico o privado. Esta reforma no iba a durar mucho
tiempo sin embargo, porque cuando murió este Empe-
rador iconoclasta su viuda restauró la misma prácti-
ca de antes. El sÃnodo de Constantinopla reunido en
842, reafirmó las decisiones del séptimo Concilio Ecu-
ménico, y estableció la fiesta de Ortodoxia en con-
memoración del triunfo del culto a las imágenes.

La iglesia romana se habÃa puesto al lado del


partido que abogaba por este culto durante toda la
controversia. Pero en este siglo la iglesia romana cou
todo su poder fué eclipsada por el gran imperio que
se formaba en Europa Occidental por Carlos el Grande

96 Los Veinte Siglos del Cristianismo

(Carlomagno), nieto de Carlos Martell. En el primer


año del siglo que estudiamos (800) este habÃa sido
coronado "Emperador de los Romanos" por el mismo
papa, restableciendo asà el Imperio Romano en el
Occidente. Aunque Carlomagno murió en 814, su in-
fluencia se dejó sentir durante todo el siglo. Estable-
ció un imperio que fué uno de los más grandes de
que nos habla la historia. Unió en un mismo estado
a sajones, lombardos, bávaros, húngaros, daneses
eslavos y griegos. El gobierno central atendÃa los ñi-
tereses de los pueblos hasta los últimos confines del
imperio. Las artes se desarrollaban a grandes pa-
sos. Los establecimientos de instrucción se multipli-
caban por doquiera. Los hospitales, asilos y otras
obras de beneficencia prestaban sus servicios en las
distintas regiones del Imperio. Y sobre todo la se-
guridad personal y del tráfico estaban plenamente ga-
rantizados. Es de interés notar que Carlomagno y la
iglesia gálica de que era patrón no habÃa aceptado
el decreto del séptimo Concilio Ecuménico, autorizando
el culto a las imágenes. Esta ig^lesia decretó que si
bien se podÃa ponerlas en las iglesias, bajo ninguna
circunstancia podÃa rendÃrseles culto.

De este siglo noveno vienen los llamados Decre-


tos Isodorienses. Estos pretenden ser respuestas a
preguntas que se les hacÃan a los obispos de Roma,
desde el tiempo de los apóstoles en adelante, y fueron
publicados bajo el nombre de Teodoro de Sevilla.
El verdadero autor no es conocido, pero es evidente
que estos decretos no son verÃdicas respuestas dadas
por los papas mencionados en ellos, por el lenguaje,
la versión de la Biblia citada y otras muchas ra-
zones. Son falsificaciones hechas con el objeto de
apoyar la doctrina de la supremacÃa del papa romano
en la iglesia cristiana, la independencia de ésta del
estado y la dignidad del clero.

P^VBLO BURGESS

97

También en este siglo pueden notarse las primeras


señales de una separación definitiva y final entre la
iglesia del occidente o romana y la iglesia oriental.
Esta división provino en parte de la separación polÃ-
tica, que existÃa entre los dos imperios, el del Oriente
y el del Occidente, pero también fué el resultado de
algunas diferencias menores en prácticas y creen-
cias. Por ejemplo, la iglesia oriental reconocÃa 83
cánones apostólicos, mientras la iglesia romana sólo
reconocÃa 50. La iglesia oriental ordenaba en el sa-
cerdocio hombres casados, mientras la iglesia roma-
na prohibÃa el casamiento de sus sacerdotes. La igle-
sia oriental no concedÃa a sus feligreses el comer
sangre y cosas estranguladas, siguiendo el decreto del
concilio de Jerusalén del siglo primero, mientras que
la iglesia romana permitÃa estas cosas.

Pero lo que definitivamente separa las dos igle-


sias hasta el dÃa de hoy es la cuestión de si el Es-
pÃritu Santo procede del Padre y del Hijo, como la
iglesia romana sostiene, o sólo del Padre, como en-
seña la iglesia oriental. La controversia sobre este
punto seguÃa su curso, pero no fué posible llegar a
un acuerdo, y se hizo la separación lanzándose anate-
mas y mutuas acusaciones de ser sismátieos.

Lo que hasta aquà hemos expuesto en nuestro es-


tudio del siglo noveno muestra un cristianismo aún
más degradado que antes. Mas el cuadro no debe
ser sólo sombra. Hay pruebas de que el espÃritu de
JesTis estaba también potente en su influencia sobre,
aquellos que se dejaban guiar por él.

Este siglo se distingue por la gran actividad mi-


sionera desplegada por la Iglesia.

En él, Metodio llevó el Evangelio a Bulgaria y


este paÃs se convirtió al cristianismo. La Moravia
también recibió el Evangelio y se hizo en su lengua
una traducción de la Biblia.

98

Los Veinte Siglos del Cristianismo

Pero el misionero que nos llama la atención es-


pecialmente en esta época, es el apóstol de Escandina-
via, Anseario. Este era de sangre sajona, y habiendo
sido recogido muy joven por el monasterio de Corney,
fué instruido por los monjes con otros jórvenes, como
misionero para su propio pueblo, reciéu-convertido
(por la fuerza) al cristianismo por Cario magno. Des-
de luego se distinguió como un joven de entendimien-
to y de tacto.

En el año 822 el rey de Dinamarca, Haraldo


Klog, se encontró en peligro de perder su reiuo por
una revolución encabezada por otro que reclamaba
el trono. Con la esperanza de ganar el territorio per-
dido y establecerse firmemente en su trono, este mo-
narca profesó conversión al cristianismo y pidió la
ayuda de Luis, hijo de Carlomagno, emperador de
los francos. Este mismo emperador le sirvió como pa-
drino cuando se bautizó con mucha pompa en el pa-
lacio de Ingelheim, hecho por el mismo Carlomagno.
Juntamente con él se bautizaron su reina, su hijo y
400 vasallos suyos. Después de su bautismo, Haraldo
regresó a su paÃs con la a^nida del emperador, y asÃ,
fuera el motivo de su bautismo lo que fuera, abrió
la puerta para que entrara el cristianismo en Dina-
marca.

Anseario fué escogido por sus superiores como


el más apto para la comisión de enseñar el ci'istianis-
mo a los paganos dinamarqueses, y a pesar de los
peligros, se mostró muy deseoso de empezar el tra-
bajo. HabÃa tenido una visión una vez, que él habÃa,
sido recogido hasta la misma presencia del Eterno y
oÃdo una voz de gloria inefable que decÃa: "Véte y
vuélvete a mà otra vez, coronado con martirio". Esta
visión le daba ánimo para soportar cualquier peligro.
Sólo hubo uno de sus compañeros que quiso acompa-
Pablo Burgess

99

fiarlo y ningún criado que tuviese valor de servirle


en su viaje.

El tiempo de preparación antes de la ida, lo em-


pleaba Anscario en un estudio diligente de las Sa-
gradas Escrituras, que fueron para él una fuente
de vida.

Lejos de querer para sà el don de hacer mila-


gros y hacerse un santo a los ojos del mundo, él
acostumbraba decir: "Si yo me considerara digno de
tal favor del Señor, yo le pedirÃa que me concediera
un sólo milagro, que por su graciai me hiciera un
hombre bueno".

En el año 826, Anscario y su compañero se fue-


ron a Dinamarca y trabajaron dos años, esforzándose
en convertir a los dinamarqueses al cristianismo. Em-
pezó su obra fundando una escuela, en la cual los jóve-
nes del paÃs podÃan instruirse, para asà llevar el Evange-
lio a los de su paÃs. Pero después de dos años, el
compeñero de Anscario se enfermó y Haraldo, odiado
por su pueblo por haber profesado la religión cristia-
na ñié arrojado de su trono.

Asà Anscario no podÃa quedarse en el paÃs con


seguridad. Pero no regresó a su hogar, sino buscó
un nuevo campo de actividad en Suecia. AquÃ
halló a muchos que, como esclavos o comerciantes en
otros lugares, habÃan creÃdo en el cristianismo, pero
casi todos sin instrucción. Se quedó año y medio en
Suecia, instruyendo a los que ya profesaban la re-
ligión cristiana y atrayendo a muchos nuevos converti-
dos. Escuelas fueron fundadas e iglesias levantadas
en muchas partes del paÃs en este corto tiempo. Des-
pués del año y medio referido Anscario fué nombra-
do arzobispo de Escandinavia con residencia en Ham-

100 Los Veinte Siglos del Cristianismo

burgo. (*). Dejando a un tal Gauzberto encargado


de la obra establecida en Suecia, Anscario fué a su
nuevo hogar y empezó otra vez a pensar en la evange-
lización de Dinamarca. Fundó una escuela en Hambur-
go, y cuando no podÃa conseguir alumnos dinamai*queses
de otra manera, redimió jóvenes esclavos para educar-
los en el cristianismo y mandarlos después como misio-
neros a su paÃs. Asà pasaron uuos catorce años sin
que la obra en Dinamarca adelantara muebo. El rey
era pagano y pei-seguÃa la iglesia cristiana de muchas
maneras. Esta persecución fué tanta, que en el año
845 el rey dinamarqués con un ejército tomó Hamburgo,
y quemó la escuela de Anscario juntamente con su bi-
blioteca y demás posesiones, dejando enteramente de-
vastado el territorio de alrededor. Asà fué como los
esfuerzos a los cuales habÃa dedicado la mitad de su
vida se redujeron a la nada en un momento. Se
dice que cuando Anscario vió las ruinas de su escue-
la e iglesia, dijo reverentemente aquellas palabras
que Job habló bajo circunstancias semejantes: "Dios
lia dado y Dios ha quitado, sea el nombre de Dios
bendito". Para hacer la calamidad más completa
llegó luego la noticia de que Gauzberto habÃa sido
expulsado do Suecia por los paganos, y que su tra-
bajo lo habÃan destruido en lo que les habÃa sido posi-
ble. Pero a pesar de todas estas circimstancias desani-
madoras, Anscario se dedicó a levantar otra vez las ins-
tituciones destruidas y continuaba anunciando el Evan-
gelio como antes. Pasaron algunos años más, y al
fin el corazón de Anscario fué lleno de alegrÃa al con-
seguir permiso del rey Horik de Dinamarca (el mismo
que habÃa quemado su escuela), para predicar dentro

(•) Ya no quedan recuerdos de la estancia de Anscario en


Hamburgo, mas una estatua suya en la Gnadensbriicke (puente
de la gracia) procl.nma quei el pueblo se enorgullece por haberlo
tenido en un tiempo como vecino.

Pablo Burgess

101

(le sus dominios. Asà fué como se inauguró ima igle-


sia en Schleswig. Poco a poco nuevos convertidos
entraron y fueron bautizados, y aunque durante mu-
chos años después hubo persecución, el cristianismo
siguió su desarrollo pacÃfico hasta que el paganismo
fué desapareciendo completamente ante la religión de
Cristo.

Mientras tanto Anscario no habÃa olvidado a Sue-


cia, y tan luego como pudo, mandó allá otro misione-
ro. La propaganda cristiana fué tolerada solamente
por la influencia del gobernador Herigaro, quien habÃa
creÃdo en el Evangelio por Anscario, y cuando en el
año 852 Herigaro murió, los sacerdotes paganos em-
pezaron un gran avivamiento de la religión antigua.
La crisis llamó a Anscario a Dinamarca y habiendo
llegado en medio del entusiasmo del nuevo movimien-
to pagano, tuvo muchas dificultades en obtener una
oportunidad de ser oÃdo. Al fin arregló un banque-
te para el rey, y por sus regalos y h\\ manera cortés,
juntamente con recomendaciones del rey de Dina-
marca, su antiguo perseguidor pero su amigo firme
entonces, logró el consentimiento del rey Olaf para
tolerar el cristianismo entre los lÃmites de su paÃs.

AsÃ, cuando vino la hora de su muerte en 865,


Anscario pudo ver ya hecho un buen principio en to-
dos los paÃses escandinavos.

Después de su muerte, su alumno Rimberto si-


guió su trabajo pero aún en su tiempo no se convirtió
todo el paÃs. Hasta dos siglos más tarde por medio
del gran Canuto, quien oyó el Evangelio en In-
glaterra cuando estaba allà conquistando el paÃs, el
cristianismo quedó firmemente establecido como re-
ligión oficial de Dinamarca. De la misma manera, po-
co a poco la religión de Cristo triunfaba en Noruega
y Suecia y quedaba definitivamente establecida en
el siglo XII.

102 Los Veinte Siglos del Cristianismo

Aunque lucliaba contra muchos obstáculos, Ans-


cario edificó muy bien. Su obra que no mostró grandes
resultados durante su vida, ha permanecido, mientras
que muchas que parecÃan más prósperas, han perecido.
Queda asà para siempre, como un ejemplo vivo para
cada obrero cristiano que se vea en un campo durOj y
su caridad, su consagración y su valor quedarán en
la historia como muestra del más alto desarrollo del
espÃritu cristiano.

VLitDIIHIRO

1113 - 1126

SIGLO X

VLADIMIRO Y LA CONVERSION DE RUSTA

El Imperio que Carlomagno habÃa fundado se de-


sintegró después de su mixerte, y en el siglo décimo
Europa se encontraba dividida en multitud de frag-
mentos y en cada uno de esos habÃa surgido un re-
yezuelo que sin más derecho que el de la fuerza se
habÃa erigido en jefe de los que por su debilidad, no
podÃan defender su propia existencia. Este siglo
marca pues el principio del feudalismo en Europa.
El poder central habÃa desaparecido por completo y
con él las artes fueron olvidadas, pues aquella época
no ha legado a la posteridad ningún monumento ; la
ciencia carecÃa de adeptos, hasta el grado que eran
considerados como hechiceros los pocos que habÃan
conservados algunos conocimientos cientÃficos ; los
hospitales y casas de beneficencia del siglo anterior
se habÃan convertido en fuertes de los grandes seño-
res, y nadie pensaba en ayudar a su prójimo. Las
epidemias invadieron Europa, y con ellas los bárbaros
paganos de Dinamarca, de HungrÃa, etc., devastaron los
paÃses cristianos. Diezmada la gente por el hambre,
las plagas y la guerra, los bosques brotaron en los
campos que habÃan servido anteriormente para la siem-
bra de granos, y los ciervos y los lobos llegaron a
ser los únicos habitantes de algunas regiones que cien
años antes habÃan sostenido a, florecientes pueblos.
Una especie de terror se habÃa apoderado de las per-
sonas, que paralizaba toda iniciativa personal y colec-
tiva, causando la decadencia de los estados.

Si este cuadro desolador se nos presenta bajo el

104 Los Veinte Siglos del Cristianismo

concepto polÃtico, podÃa creerse que a lo menos la


Iglesia tuviera algo mejor. Pero no fué asÃ. El caos
religioso fué peor que el polÃtico. El, papado se ha-
bÃa convertido en un centro de inmoralidad, intrigas
y crÃmenes. En el corto espacio de trece años (890 —
903) nueve diferentes individuos se apoderaron uno
tras otro de la silla pontifical. En 903 Sergio, por pri-
mera vez en la historia, se apoderó del papado a
viva fuerza. Con él empieza el perÃodo que se conoce
en la historia eclesiástica con el nombre de la "Por-
nocracia" o reinado de rameras. En esta época una
mujer de familia aristocrática pero de conducta, de-
pravada llamada Teodora, y sus dos hijas Teodora
y Marozia, manejaron el papado durante más de me-
dio siglo, poniendo y quitando los papas según su ca-
pricho. Después de unos diez años de gobierno, Teo-
dora, que habÃa dirigido el papado por medio de Ser-
gio de quien era concubina, a la muerte de éste, lo-
gró que fuera declarado su sucesor otro favorito suyo,
que se conoce en la historia con el nombre de Juan
X. Este era un hombre enérgico quien organizó una
expedición contra los sarracenos, pero después de ca-
torce años de ser papa desagradó a Marozia, quien
le echó a la cárcel para hacer papa a su propio hijo
Juan XI. hijo espurio de ella con el papa Sergio, él
mismo querido de su madre. Poco después un hermano
de Juan XI, Juan XII logró arrojarlo de la silla de
San Pedro, y se hizo papa a la edad de diecinueve
años. Este papa fué un conjunto de todos los vicios
humanos que pueden imaginarse reunidos en una sola
persona. Era homicida, libertino hasta el extremo de
convertir el palacio de su gobierno en un harén,
incestuoso, sacrilego, y aumentaba a todos estos vicios
la costumbre de libar en honor del Diablo, y de llamar
a los dioses paganos en su ayuda, para que le depa-
raran buena suerte en el juego. Murió al fin sin sa-

Pablo Burgess

105

cramentos, ultimado pox' un esposo que le sorprendió


en adulterio con su mujer. La inmoralidad, las intri-
gas y los crÃmenes siguieron su marcha para colocar
a diferentes individuos en el papado, culminando en
el siglo siguiente en el Papa Benedicto IX quien su-
bió a su puesto, mediante las intrigas y trabajos de
sus amigos, a la tierna edad de doce años. Aunque
no era más que un niño cuando fué hecho papa,
Benedicto no tardaba en manifestar en sà todos los
vicios, aventajando a sus más depravados predeceso-
res, y llegando a tal extremo que los habitantes de
Roma le echaron del palacio y lo expulsaron del paÃs;
pero regresó al frente de un ejército y asà quedó con
las llaves de San Pedro nuevamente. Bajando el alto
puesto de jefe del cristianismo al nivel de un negó,
ció, lo ofreció a quien más diera por él, recibiendo de
Gregorio VI el valor efectivo en que se habÃa tratado,
y renunciando sus derechos como papa en favor de
éste. Después se arrepintió del trato y reclamó al
comprador la devolución del papado alegando que
como era institiición divina, no podÃa venderse. De
esta confusión resultaron tres papas ejercitando las
funciones del Vicario de Cristo ; el qvie habÃa comprado
eL papado por su buen oro, el que lo habÃa vendido y
lo reclamaba otra vez y un tercero que el pueblo dis-
gustado por esta desmoralización, habÃa elegido. Al
fin el emperador Enrique II intervino y desechando
a todos los tres litigantes, puso otro de su gusto. Con
un papa de 12 años no es de extrañarse que hubieran
obispos como el de Rheims en este siglo, que al consa-
grarse no tenÃa más de cinco años de edad. Los obis-
pados en general se consideraban como buenas fin-
cas que producÃan pingües ganancias. Aún se llegó al
caso de dar iglesias con sus rentas como dotes de casa-
miento. La depravación invadió también los monas-
terios, y muchos de estos no eran más que centros de

106

Los Veinte Siglos del Cristianismo


I

borrachera y libertinaje. Se llegó al grado que los


mismos sacerdotes hicieran escarnio de la religión.
Celebraron estos, a veces, una llamada "misa del bu-
rro" en que imitaban el rebuzno del asno, llenaban
los incensarios de basura, entonaban cantos obscenos,
y vestidos fantásticamente ofrecÃan homenaje a uno
de sus compañeros con el nombre de "obispo de los
tontos".

No es de extrañarse que la gente común viendo


este estado de cosas en el Imperio y en la Iglesia,
se dejara sumergir en la más abyecta superstición, que
aumentaba con el gran númei'o de calamidades, inva-
siones, pestes, malas cosechas, y otras desgracias que
Europa sufrió en este siglo. Conforme iba pasando el
siglo crecÃa el terror y }a confusión, porque se creÃa que
al llegar el año mil, el Diablo serÃa desatado, sobre-
viniendo el juicio final. Esta teorÃa se basaba en una
intepretación del capÃtulo 20 del Apocalipsis que con-
taba los mil años a que se refiere este capÃtulo desde
el nacimiento de Jesús. Esta interpretación llegó a
constituirse en un axioma popular. Basados todos en
esta creencia, pocos eran los intentos para salir de
aquella parálisis. ¿Para qué edificar templos durables
si estos habÃan de acabar entre pocos años! ¿Para
qué escribir historias si el mundo iba a acabar y no
iba haber quién las leyera?

En toda esta inmensa obscuridad no faltaban al-


gunos puntos luminosos que constituyeran una espe-
ranza para el porvenir. HabÃan no pocos de los que
se llamaban cristianos, y entre ellos algunos sacerdo-
tes y obispos, animados por un espÃritu verdadera-
mente evangélico. En Alemania especialmente, tan-
to en el clero como en el pueblo, el cristianismo verda-
dero obraba como sólo él puede cuando se le da opor-
tunidad. Aquà a pesar del terror general, se notaban
algunos progresos positivos en la organización ecie-

P.VBLO BURGESS

107

siástica y en la vida y costumbres del pueblo. Odón


de Cluny comenzó en esta época una completa reor-
ganización de los monasterios, agrupando muchos
que estaban diseminados, al rededor de un poder cen-
tral directivo, y ti-abajando para mejorar la utilidad
y moralidad de estos centros.
Si en el Occidente encontramos toda la confusión
que acabamos de describir, en el Oriente por el contra-
rio, el cristianismo se desarrollaba progresivamente,
compensando por medio de la conversión de nuevos
pueblos paganos, las pérdidas que habÃa sufrido ante
el mahometismo. El siglo décimo marca la conver-
sión nominal de Rusia al cristianismo. En 945
Igor, el prÃncipe de Kiev, murió dejando un hijo,
Sviatoslaf, que no habÃa aún alcanzado su mayorÃa
como heredero. La viuda Olga quedó como regente.
Ella habÃa oÃdo hablar del cristianismo y estando en
Constantinopla en 955, recibió más instrucción y fué
bautizada. Olga trataba de convencer a su hijo, — que
habÃa llegado a la mayorÃa de edad y tomado la di-
rección del gobierno — , de la verdad cristiana. El rehu-
só prestar oÃdos a sus súplicas, afirmando que si él co-
mo rey aceptaba el cristianismo, sus soldados se burla-
rÃan de él y perderÃa el prestigio de que como rey
tenÃa necesidad. Sin embargo dió libertad para que
se hiciera propaganda cristiana y se formó dvirante
su reinado una pequeña comunidad cristiana.

Cuando Sviatoslaf murió dejó el reino dividido


entre sus tres hijos, laropolk, Oleg y Vladimiro. Es-
tos no quedaron contentos con la división que habÃa
hecho ,su padre y se pvisieron a pelear entre sÃ. Si-
guió un tiempo de guerra civil en que laropolk ven-
ció y mató a su hermano Oleg sólo para morir asesi-
nado por Vladimiro, quien asà quedó como único se-
ñor del reino. Era este el tipo del pagano ruso, apa-
sionado, sangriento y cruel. TenÃa a la vez cinco

108 Los Veinte Siglos del Cristianismo

princesas como esposas, además de unas ochocientas


concubinas en los diferentes lugares de su reino. Pero
el alma brutal de este bárbaro fué atribulada por du-
das y aspiraciones religiosas.

No conociendo nada mejor, se dirigió primero a


los dioses paganos. Mandó hacer nuevos santuarios
y nuevas imágenes. Sacrificó a dos cristianos (*) an-
te sus Ãdolos.

Mas Vladimiro no encontró en el paganismo lo que


su alma anhelaba y asà dispuso mandar una comi-
sión para estudiar las diferentes religiones conocidas
entonces para ver si encontraba una mejor. Esta co-
misión dirigióse al mahometismo, al judaismo, al ca-
tolicismo romano y al cristianismo oriental orto-
doxo. Informó a Vladimiro que no podÃa recomen-
darle la religión de Islam (mahometismo) porque
esta religión exigÃa la circuncisión y prohibÃa el vino
tan querido de los rusos. "Es una religión sin gozo",
le dijeron. El judaismo no les parecÃa bien porque sus
discÃpulos andaban por la tiei*ra sm tener domicilio
fijo. El catolicismo romano tampoco les pareció al
compararle con la magnificencia del culto ortodoxo,
que la comisión i'ecomendó como la mejor religión que
habÃa encontrado y la que él debÃa adoptar, siendo
que "su abuela (Olga) la más sabia de los mortales,
no la hubiera adoptado a no ser que fuera la mejor".
Impulsado por estos motivos no es extraño que Vladi-
miro consideraba el bautismo como cualquier otro bien
que podÃa conquistar a fuerza de las armas. Juntó sus
ejércitos y empezó una expedición contra Constanti-
nopla, demandando de los emperadores Basil y Cons-
tantino que le dieran a su hermana Ana como esposa.
Ellos temiendo al bárbaro ruso y pensando que serÃa

(*) Estos se llamaban Teodoro e Iván y lian lloÃiado a ado-


rarse como santos en la Iglesia ortodoxa siendo protoraárti-
res de la obra cristiana en Busia.

P.VBLO BURGESS

109

mucho mejor tenerlo por amigo que por enemigo,


consintieron con la condición de que Vladimiro se de-
jara bautizar primero. Como esto fué precisamente lo
que Vladimiro deseaba, mandó decir que le dieran sa-
cerdotes para bautizarlo y hecha la ceremonia llevó
a estos como cautivos, junto con la nueva esposa pa-
ra su capital. Allà mandó dar azotes a sus Ãdolos y los
echó al rÃo. Hecho esto mandó a todos los habitantes
de su ciudad, hombres y mujeres, maestros y esclavos,
ancianos y niños a meterse al rÃo también, mientras
que los sacerdotes en la playa leyeron la ceremonia
bautizmal. Asà como un apóstol armado Vladimiro
empezó la conversión de Rusia al cristianismo. He-
cha la conversión nominal, Vladimiro no perseguÃa
las prácticas antiguas, pero sà se ocupó en hacer
el culto cristiano tan atractivo como podÃa.

Se nota un fenómeno extraño en este cruel bárba-


ro que habÃa conquistado su bautismo a viva fuerza
e hizo a su paÃs cristiano por la espada. Conforme él
iba estudiando y entendiendo la religión que habÃa
adoptado por motivos tan mezquinos, el espÃritu de
Cristo iba modificando su carácter. El pensó en con-
quistar a Cristo para sÃ, pero el fin fué que Cristo
venció a Vladimiro. Reconoció el mal que habÃa hecho
en vivir con tantas mujeres, y fué fiel a la esposa
que habÃa traÃdo de Constantinopla. Su amor por la
guerra se extinguió. En lugar de salir a conquistar
nuevos territorios a fuerza de sangre y sufrimientos
indecibles para los habitantes de ellos, se dedicó a
administrar la justicia en su propio paÃs.
Fundó varias escuelas para enseñar a los niños
de su reino a leer las Sagradas Escrituras traducidas
a la lengua popular. TenÃa sus dificultades para cgn-
seguir alumnos, puesto que los padres miraron en el
arte de leer y escribir una nueva clase de magia y
temÃan por sus niños. Sólo valiéndose de la fuerza

110 Los Veinte Siglos del Cristianismo

que ejercÃa como rey \1adiniiro logró alumnos al prin-


cipio.

Edificó muchas iglesias. En el lugar donde ha-


bÃa sacrificado los dos cristianos al principio de su
reinado, levantó un hermoso templo a la memoria de
aquellos mártires. En el lugar donde el dios Perún
habÃa estado, hizo oti'a iglesia hermosa, y asà buscaba
la manera de dirigir la atención de su pueblo al cris-
tianismo.

Trató de introducir las reformas correspondientes


a su nueva fe en las leyes del paÃs, a efecto de tem-
plar las costumbres bárbaras. Esto al principio dió
por resultado un aumento en el número de delitos y
crÃmenes. Pero a pesar de esto no quiso usar de la
pena de muerte contra los malhechores. "Temo pe-
car" respondÃa a los que le aconsejaban que habÃa de
proceder con más energÃa contra los criminales. El
que habÃa sido cruel y taciturno se llenó de ternura
cristiana y el pueblo puso a su rey el apodo de "el
gozoso". Cuando murió en el año 1015 (se habÃa con-
vertido en 988) su cuerpo fué despedazado y se de-
jaron reliquias en todas las principales iglesias de su
reino. Su reino fué dividido entre doce hijos y un
sobrino.

Asà fué cómo Rusia se hizo cristiana. El ci*is-


tianismo que recibió fué bastante cambiado de la doc-
trina que enseñaba Jesús. El culto a las imágenes,
la celebración de la misa, las vestiduras y demás pom-
pas de los sacerdotes, habÃan suplantado la sencillez
evangélica. Se modificó aún más por su sÃntesis con
las antiguas creencias rusas. Pero esto no debe ocul-
tarnos el hecho de que al fin llegó al pueblo ruso el
conocimiento del Evangelio en las Sagradas Escritu-
ras. El hecho de que Rusia recibió el cristianismo
de Constantinopla y no de Roma, a lo menos le trajo
este bien de darle al pueblo la Biblia en su propio

Pablo Bürgess

111
idioma, y de permitir la lectura a todo aquel que sabÃa
leer. Y por supuesto muchos otros bienes sociales
como la abolición de la poligamia, mayor unidad y
justicia en la administración del Estado, etc., etc.
vinieron a la Rusia con el cristianismo.

HILDEBRANDO

1013 - 108.1

SIGLO XI

HILDEBRANDO, EL IDEAL PAPAL DE PODER


TEMPORAL

La hora más uegra de la noche se dice que es


la próxima al amanecer. Asà ha pasado más de una
vez en la historia de los pueblos y de las institucio-
nes, y asà resultó en el siglo X, estudiado en nuestro
último capÃtulo. La desorganización y la desespera-
ción se desvanecieron en el siglo XI ante los adelantos
positivos y una esperanza viva en el futuro de la so-
ciedad. Sobre todo se nota un aprecio de valores mo-
rales que en el siglo anterior parecÃa imposible. El
año 1000 llegó sin que se verificara el juicio espera-
do. Al verse equivocados los profetas, supusieron
que los mil años debÃan de contarse desde la ascención
de Jesús y no desde su nacimiento, y asà fijaron el
año 1035 como el año en que habÃa de verificarse la ve-
nida del Señor y el juicio final. Pero el pueblo en gene-
ral al mirar pasar el año 1000 sin qae se realizara el
esperado juicio, perdió el interés en el asunto y em-
pezó a vivir con más confianza y hacer sus planes pa-
ra el porvenir.

Lo que faltaba más que otra cosa en el siglo X


era un carácter dominante que hubiera podido servir
a los cristianos de guÃa en medio de aquellos tiempos
atribulados. Esto tenÃa el siglo XI en la persona de
Hildebrando (después conocido con el nombre de Gre-
gorio VII), quien nació durante los primeros años del
siglo en un pequeño pueblo de la Toscana, en Italia.
Era de origen humilde, siendo sii padre un simple

114
Los Veinte Siglos del Cristianismo

carpintero. Este, viendo las aptitudes para el traba-


jo intelectual que poseÃa su hijo, lo mandó a Eoma
a estudiar en el monasterio de la Colina Avertina.
Terminados sus estudios en esta institución, Hilde-
brando determinó dedicarse a la vida monástica y fué
recibido en el rico y afamado monasterio de Clugni.
Siempre practicaba un ascetismo riguroso. Nunca
comÃa carne. Se dice que una vez contó a un amigo
que habÃa dejado de comer aún los ejotes y cebollas,
por el hecho de parecerle estos muy sabrosos: pues
él consideraba que el tomar placer en la comida era
un pecado que habÃa que evitar.

Desde el principio Hildebrando mostró talentos


especiales para la organización. Asà fué que el monas-
terio le mandó a Roma a arreglar algunos asuntos del
mismo ante el peor de los papas, el infame Benedicto
IX. Cuando León IX (1045 — 1054) tomó el gobierno
papal, Uamó a Hildebrando a su lado para que le sir-
viera de consejero. Este papa lo hizo superior del
monasterio de San Pablo Extramuros en Roma. Di-
cho monasterio estaba en una situación muy decaÃda
cuando Hildebrando se encargó de él. Se usaba la ca-
pilla como un establo y los monjes celebraban sus or-
gÃas en compañÃa de mujeres rameras. Hildebrando
con su energÃa caracterÃstica, restauró la regla anti-
gua y una disciplina severa.

León IX no tomó ninguna disposición de impor-


tancia durante su papado siu consultar con Hilde-
brando y cuando murió este papa el mismo Hildebran-
do fué quien nombró al que debÃa de ocupar su puesto.
Varios papas sucesivamente debieron su elección a este
"hacedor de papas" como llegaron a llamarle. Pero
cuando en 1073 Alejandro II murió, tanto el pueblo co-
mo también el clero de Roma, insistieron en que Hil-
debrando mismo debÃa ejercer las funciones del Sumo
PontÃfice. Como nunca habÃa sido ordenado tuvo que

Pablo Burqess

115

hacerse sacerdote antes de hacerse papa, pero después


de la tardanza que esta circunstancia causó, fué con-
sagrado como Vicario de Cristo y guardián de las lla-
ves de San Pedro. Los que le conocÃan en este tiempo
lo describen como "un hombre religioso, de gran cien-
cia, dotado de prudencia, muy amante de la justicia,
fuerte en la desgracia, sobrio en la prosperidad, cas-
to, modesto y hospitalario, desde su niñez bien instruido
y enseñado". Pero no dejaba de tener un tempera-
mento soberbio, im genio vehemente y sutil, y una al-
ma capaz de practicar el engaño cuando le parecÃa ne-
cesario. En fin, no hay tÃtulo que le describa mejor
que el de "San Satanás" que le dió un contempo-
ráneo. Sin embargo creo que no erraremos en de-
signar como la fuerza motriz de su vida una pasión
de ver la justicia de Dios realizada en la tierra.

Desde luego se puso dos tareas principales como


papa; la primera era de hacer la Iglesia suprema
sobre todos los poderes seculares, y la segunda la de
reformar la vida moral, especialmente la del clero.
En lo que toca a esta última, puede llamarse el gran
puritano de la Edad Media. Luchaba con gran vi-
gor contra la práctica de la simonÃa tan común en aquel
tiempo. También se oponÃa a que los obispos fueran
nombrados por el poder civil, resultando de esta
costumbre que estos obedecÃan más bien a sus jefes
civiles que al jefe espiritual, el papa. EesistÃa los vi-
cios que se practicaban en los conventos y monas-
terios y el concubinato en que vivÃa casi todo el cle-
ro. Se oponÃa, lástima es decirlo, con igual fuerza
a que los sacerdotes se casaran legÃtimamente, uso
que aún persistÃa en esta época a pesar de los decretos
de varios de los papas en los siglos pasados.

A la luz de lo que sucedió después de la muerte


de Hildebrando, es muy fácil criticar su ideal de do-
minar a toda la Europa por medio del papado. Pero

116

Los Veinte Siglos del Cristianismo

para apreciar este ideal justamente y para juzgar a su


autor con imparcialidad, no debemos mirar tanto los
malos resultados que a través de los siglos trajo consigo,
sino entender cuáles fueron las circunstancias y mo-
tivos que dieron lugar a él. Europa estaba completa-
mente desorganizada como vimos en nuestro último
capÃtulo. Los pobres eran oprimidos : los jefes de los
pueblos vivÃan del robo ; era imposible viajar, comer-
ciar o comunicarse con seguridad ; la anarquÃa más
completa reinaba. HabÃa suma necesidad de un poder
central para librar a los oprimidos, para poner freno a
los abusos de los jefes feudales, para restaurar la se-
guridad personal y para servir como una corte supre-
ma para adjudicar las diferencias entro los pueblos.
Dada esta necesidad y estas pruebas tan claras de que
los poderes seculares existentes no daban los frutos de
la justicia y el bienestar, y dado un papado que por ser
organización dominadora en todos los pueblos se pres-
taba a ejercer este poder central necesitado, y dado un
Hildebrando con su convicción ferviente de que lo
religioso tenÃa que dominar lo civil por ser Dios el
Rey de todos los reyes, podemos entender por qué
este deseaba un poder temporal para el obispo de Ro-
ma, con motivos sinceros y puros, pensando él que
sólo asà fuera Dios honrado dignamente, y que sólo
asà la justicia de Dios estarÃa establecida en la tie-
rra. Su ideal de im mundo dominado por Dios fué
el mismo ideal que los cristianos de todos losi tiempos
han tenido. Su equivocación fué la de confundir la
causa de Dios con la del papa. La historia subsi-
guiente mostró que por ser el papa un hombre, podÃa
abusar de su poder temporal como cualquier otro hom-
bre y que asà la soñada teocracia no pasaba de ser
un sueño.

Por supuesto Hildebrando tenÃa que encontrar opo-


sitores muy fuertes contra su plan de hacer del papa

P.VBLO BUEGESS

117

el jefe supremo de Europa. Los poderes civiles re-


sistÃan enérgicamente cada esfuerzo para limitar sus
privilegios. liUos querÃan emplear a la Iglesia eu
apoyo de ellos mismos, y dar órdenes a los papas en
lugar de recibirlas de ellos. Algunos, como el empe-
rador de Alemania tenÃa la esperanza de unir a Euro-
pa bajo su propio dominio.

No solo tenÃa Hildebrando que hacer frente a esta


oposición de los poderes civiles. También eu la misma
Iglesia se levantaron enemigos contra él. Cada obispo
que habÃa comprado su tÃtulo, mientras temblaba ante
Hildebrando, secretamente buscaba cómo arruinarlo.
Cada monje libertino, cada sacerdote desenfrenado,
le odiaba por haberse opuesto a su libertinaje ante-
rior y le ponÃa obstáculos hasta donde le era posi-
ble. Los decretos de éste, ordenando reformas en la
vida y costumbres de los monjes y del clero, fueron
frecuentemente ocasión de motines. Muchas veces los
que leyeron los decretos apenas escaparon con la vida
y llegó el caso de que se quemara vivo a un sacerdote
por defender las ideas de Hildebrando. Este no te-
nÃa ejércitos para realizar sus grandes ambiciones y en
consecuencia estaba en muchos peligros de sus oposi-
tores dentro y fuera de la Iglesia. El que reclamaba
autoridad sobre los emperadores y reyes, cuyo pri-
vilegio era besar sus pies, fué tomado preso y maltra-
tado por unos ladrones de la misma Roma.

Por otra parte le ayudaban las supersticiones de


su tiempo. La creencia en el "poder de las llaves"
era muy viva. Todos pensaban que él podÃa mandar
a sus almas al infierno si él querÃa. Este hecho uni-
do a la energÃa y visión de Hildebrando, explica cómo
él solo, sin ejércitos, podÃa establecer su poder sobre
toda la Europa.

Entre todas las luchas que Hildebrando tenÃa que


sostener la más novelesca fué la que tuvo con Enri-

118

Los Veinte Siglos del Cristiamsmo

que IV, Emperador de Alemania. Este al ver que el


papa querÃa hacerse jefe de Europa, miraba en aque-
llo una usurpación de la dignidad que él reclamaba
para sà y llamó a un concilio de obispos, priores y
nobles de todas partes de Europa que se reunió en
Worms en 1075. Este concilio a instancias de Enri-
que declaró que Hildebrando era un monje apóstata
que se habÃa apoderado del papado contra la ley, que
usaba de las artes de la magia, que introducÃa nuevas
doctrinas en el Evangelio, etc., etc. La respuesta
de Hildebrando fué un decreto destronando a En-
rique, librando a su pueblo del voto de obediencia
hacia él y llamando a los prÃncipes cristianos a unirse
contra un emperador que no respetaba ni a Dios ni
a sus representantes en la tierra. El resultado de
este fué que Enrique se halló haciendo frente a una
rebelión poderosa de sus mismos súbditos; una rebe-
lión que tomaba incremento de tal modo que se vió
en peligro de perder su dominio. No encontró otra co-
sa qué hacer que pedir perdón al papa. Restituido
a su derecho por éste podÃa contar con el apoyo de
su paÃs. El viaje desde Alemania a Italia lo hizo En-
rique en uno de los inviernos más fuertes de todo el
siglo, acompañado solo por su esposa y un hijo con
muy pocos criados, y estos sin armas. Todos iban a
pie. Pasados que fueron los Alpes el Emperador se
presentó delante del Castillo de Canossa, donde Hilde-
brando estaba entonces. Tres dÃas Enrique tuvo que
esperar en el patio entre la primera j la segunda
muralla, descalzo en la nieve y sin comer nada hasta
el anochecer. ¡A semejante hiÃmillación pudo Hilde-
brando reducir a sus enemigos ! El dÃa cuarto fué
admitido a la presencia del papa, todavÃa descalzo y
vestido de penitente. Echándose en tierra ante Hil-
debrando le pidió perdón. Las severas condiciones
que le iba a poner Hildebrando para que recibiese su

Pablo Buegess
119

reino de nuevo habÃan sido ya aceptadas por Enrique,


y el papa procedió a darle la absolución y recibirle
otra vez en el seno de la iglesia católica.

Cantaba el Salmo "ten piedad de mi oh Dios",


y al terminar cada estrofa, le golpeaba al Emperador
en el hombro con una vara que tenÃa en la mano.
Entonces, después de hacer una oración, le absolvió,
devolviéndole su reino y reincorporándole a la comu-
nión de la Iglesia. En seguida hizo preparaciones pa-
ra celebrar la EucaristÃa y propuso a Enrique que
tomaran los dos elementos del cuerpo del Señor, bajo la
condición de que por medio de éste, el inocente en la
pasada contienda fuera limpiado de los crÃmenes fal-
samente imputados contra él, mientras el culpable
fuera muerto en el acto. Enrique tenÃa miedo; o su
conciencia le acusaba de haber sido el culpable, o la
superstición le hizo temer a Hildebrando como a un
hechicero. Rehusó tomar la EucaristÃa con el papa
y por tanto, aunque salió de la presencia de éste ab-
suelto y restituido como miembro de la Iglesia y co-
mo Emperador de Alemania, a los ojos del mundo
parecÃa más degradado y culpable que nunca. La es-
pada no se apartó de su casa y al fin murió hacien-
do frente a una rebelión encabezada por sus mismos
hijos.

Sin embargo, antes de morir este emperador lo-


gró juntar otro concilio, reunido con el objeto de de-
poner a Hildebrando, y habiendo sido dado el decre-
to de deposición, Enrique entró en triunfo a Roma a
la cabeza de sus ejércitos en 1083 y puso su candi-
dato en el trono pontificial siendo este un individuo
que se conoce con el nombre de Clemente. Hildebran-
do habÃa tenido que huir ante los ejércitos del empe-
rador a quien habÃa humillado ; sin embargo pudo
juntar un ejército propio con el cual regresó, y ha-
biendo vencido a las tropas del Emperador, los sóida-

120

Los Veinte Siglos del Cristianismo

dos de Hildebrando saquearon y quemaron la ciudad


de Roma, hecho que encendió la ira de los ciudada-
nos romanos contra él, de tal manera que no
creyó prudente quedarse en este lugar, y se fué a
Salerno con su ejército, donde murió en 1085. Sus
últimas palabras fueron estas: "He amado la justicia
y he odiado la iniquidad. Por esto muero desterrado".
Hildebrando no ejerció el poder papal más que
doce años. Su vida habÃa durado menos de sesenta.
Pero en el relativamente corto tiempo que habÃa ma-
nejado el papado, primero como consejero y después
como el mismo papa, lo habÃa librado de ser juguete
de libertinos y lo habÃa hecho el poder dominante de
Europa. Después de él nunca se pidió la aprobación
de ningún emperador para la elección de un papa.
Después de él la única unión que se esperaba en Eu-
ropa era la unión bajo el poder papal. Hildebrando
fué para Europa en el siglo XI lo que Carlomagno ha-
bÃa sido en el siglo VIII v lo que Napoleón fué en
el siglo XIX.

Con todas sus faltas tenemos que reconocer en


él a un cristiano que luchaba por el ideal de una
teocracia en que Dios fuei'a honrado como jefe Su-
premo. Este ideal lo habÃan tenido los profetas del
Antiguo Testamento. El mismo Jesús enseñaba que
debÃamos "amar al Señor, nuestro Dios, con todo el
corazón y con toda el alma y con toda la fuerza";
en fin, que Dios debe tener el primer lugar en la vi-
da. El que toma esta enseñanza en serio tiene que
protestar cuando mira que Dios y su justicia son
excluidos de los gobiernos de la tierra. Para el cris-
tianismo, Dios ha de reinar no sólo en el alma in-
dividual, sino también en las relaciones sociales. AsÃ
mientras que reconocemos el error en que caÃa Hilde-
brando en su deseo de lograr este ideal, su ejemplo
sin embargo nos inspira a perseguir el mismo fin.

BERMIÍDÜ DE mUUl

1091 - 1133

SIGLO XII

BERNARDO DE CLARAVAL. EL PUNTO


MAS ALTO DEL ROMANISMO

Los últimos cinco años del siglo XI fueron seña-


lados por la primera cruzada contra los mahometanos.
Desde el tiempo de Hildebrando se habÃa concebido la
idea de librar la Tierra Santa de los sarracenos que
molestaban de muchos modos a los peregrinos cristia-
nos que la visitaban. Hildebrando no habÃa podido
llevar su idea a cabo por las luchas que tenÃa que
.sostener en la reorganización y moralización de la Igle-
sia, pero un amigo suyo Urbano II unió a toda la Eu-
ropa como en una gran avalancha que habÃa de aplas-
tar a los enemigos del cristianismo. Jerusalén cayó
en manos de los cristianos en el último año del siglo.
¡ Qué cambio tan maravilloso se nota desde el año 1048
que era testigo de la venta del papado por Benedicto,
y cincuenta años más tarde cuando toda Europa con
entusiasmo y fe se reunió a la bandera de la Iglesia,
olvidando sus diferencias locales y sacrificando bie-
nes y vidas por ella! Este cambio corresponde casi
exclusivamente a la perseverancia, sagacidad y sobre
todo a la fe de Hildebrando.

La Europa estaba para empezar la primera cru-


zada cuando nació Bernardo en el año 1091. Era el
tercer hijo de una familia aristocrática de Borgoña.
Sus padres eran personas piadosas, unidas en el pro-
pósito de criar a sus hijos en la fe cristiana y ense-
ñarles a vivir conforme a la regla evangélica. Se
dice del padre de Bernardo que como jefe feudal siem-

122 Los Veinte Siglos del, Cristianismo

pre auxiliaba a los pobres y que prefirió tener pérdidas


en sus intereses antes que parecer injusto. Aun muy
joven Bernardo quedó huérfano de madre. Manifestó
ésta en su lecho de muerte el gran deseo que tenÃa
de que sus hijos se dedicaran al servicio de Dios, deseo
que impresionó hondamente a Bernardo.

Sin embargo no dispuso dedicarse a la vida reli-


giosa cuando ya como joven empezaba a pensar en
la carrera que habÃa de elegir. Vacilaba entre la
vocación de caballero de armas y la cientÃfica, pues
desde niño mostró aptitudes para la vida intelectual.
Estaba aún indeciso cuando un dÃa, yendo a caballo
a reunirse con su padre y sus hermanos para el asalto
de un castillo enemigo, sintió que su madre le apareció
en el camino, reconviniéndole por no haberse dedica-
do al servicio de Dios. Se apeó ante una capilla al
lado del camino y entrando oró al Sér Supremo pidien-
do le recibiese, "derramando su corazón como agua
en la presencia de Dios". Refiriendo lo ocurrido a
sus hermanos después los instó para que todos juntos
entraran en un monasterio y se dedicaran asà a ser-
vir a Dios exclusivamente. Tal era su sinceridad
y el ascendiente que tenÃa sobre los que le rodeaban
que todos sus hermanos y varios otros jóvenes de entre
sus amigos entraron como aspirantes en el Monasterio
de ChatiUon, donde permanecieron por luios tres meses
mientras que se preparaban para su nueva vida y arre-
glaban sus negocios. Después de este tiempo y en
número de más de treinta, hicieron sus votos en el mo-
nasterio de Citeaux. Este monasterio era uno de los
más austeros. Bernardo quedó sólo un año en él.
Cumplido éste y cuando no tenÃa más que 23 años de
edad sus superiores lo escogieron para ser un prior de
12 monjes que con él fueron destinados a fundar un
nuevo monasterio en el lugar salvaje e inculto de Cla-
raval.
Pablo Burgess

123

Aquà estableció Bernardo la institución que ha-


bÃa de hacer famosa. Disputaron a la naturaleza pal-
mo a palmo el terreno, construyendo su oratorio y
su casa de habitación, y desmontando lui pedazo de
terreno para hacer las siembras que más necesitaban.
Muy pronto aquellos lugares agrestes tomaron un as-
pecto pintoresco y culto por la presencia del monas-
terio, la fama del cual se extendió rápidamente por
todas partes, y esta institución después de pocos años,
vino a ser de una gran importancia en toda la Europa,
habiendo sido la cuna de más de cien monasterios que
se establecieron con monjes del centro primitivo.

Desde el principio, Bernardo observó e hizo ob-


servar a sus subordinados de manera estricta, la regla
que él habÃa adoptado, que era la de Benedicto Cis-
tenciano, que mandaba la mayor sobriedad en el uso
de alimentos y bebidas.

El monasterio de Bernardo llegó a convertirse en


poco tiempo, en un gran centro de beneficencia y de
instrucción. Allá acudÃan todos los pobres y necesi-
tados de un aiÃxilio y los enfermos que no tenÃan quien
los curara, y éstos siempre encontraron amparo en el
generoso corazón de Bernardo y sus monjes. Enseña-
ba a los campesinos mejores métodos de cultivo, ha-
ciendo progresar con esto la agricultura, y en lo que
toca a ciencia y a literatura tenÃa ocupados siempre
a varios monjes, tanto en el monasterio central como
en los otros de su orden, haciendo copias de las Sa-
gradas Escrituras y de los mejores modelos de los fi-
lósofos y poetas griegos y latinos.

Bernardo de Claraval como jefe de esta gran


institución y más que ningún otro de su tiempo, lu-
chó por mejorar la condición del pobre y del crimi-
nal, trabajando en el ánimo de los señores feudales
para lograr mejor tratamiento de sus vasallos, y dan-
do el ejemplo con pobres que tenÃa a su mando para

124 Los Veinte Siglos del Cristianismo

el cultivo de los terrenos del monasterio. Como ejem-


plo puede citarse lo siguiente : Un dÃa Bernardo en-
contró en el camino a un conde que llevaba un ladrón
para ajusticiarle en la horca y suplicó le perdonara la
vida. Al no ceder el conde, Bernardo se depojó de su
hábito de monje y lo puso al ladrón, quitando el lazo
con que llevaban del cuello al condenado. El conde
no queriendo deshonrar el hábito de los monjes, dejó
que Bernardo llevara al reo al monasterio donde vi-
vió más de treinta años, habiéndole reconocido como
hermano.

Pero la importancia de Bernardo para su siglo


y para el cristianismo en general no consiste solamen-
te en su obra de organización y sus obras de caridad
y misericordia. Como filósofo, como teólogo y como
mÃstico ha dejado una herencia imperecedera. Mu-
■chos miran en él un protestante anterior a la reforma
de Lutero y no sin razón, pues participaba de muchas
de las opiniones que han venido distinguiendo al pro-
testantismo a través de los siglos. Sin negar otras
fuentes de revelación él se atuvo exclusivamente a la
de las Sagradas Escrituras. Sin negar tampoco la doc-
trina de la adoración de los santos, buscaba la unión
mÃstica con Dios mismo. VeÃa claramente el peligro
que encierra el si.stema papal. Escribió una vez al
mismo papa: "Yo no temo para tà ningún veneno,
ninguna espada, tanto como tu deseo de dominación.
Yo no te ahorro regaños para ahorrarte castigo. Pe-
dro cuyo representante eres tú, no supo nunca nada
se ser llevado en procesión en un caballo blanco car-
gado de adornos y alhajas, de seda y de oro, rodeado
de soldados ayudantes que cantan tus alabanzas. En
esto te muestras más sucesor de Constantino que de
Pedro. DebÃas concretarte a tu misión de evange-
lista y pastor". "Tú tienes a la verdad plenitud
de poder, pero parece que no tanta justicia. ¿Eres

Pabu) Burgess

125

tú entonces más grande que tu Maestro, quien dijo :


no vine a hacer mi voluntad propia?" Otra cosa
que une a Bernardo al protestantismo es su oposición
al dogma de la inmaeiilada concepción de MarÃa. Se
debe a su oposición el hecho de que este dogma fué
declai-ado como tal hasta el siglo XIX. Bernardo
argüÃa con mucha razón que si era necesario admitir
la inmaculada concepción de MarÃa para asegurar la de
Cristo, también tendrá que admitirse la inmaculada
concepción de la madre de MarÃa y de todas sus as-
cendientes. La tolerancia que el protestantismo ha
aprendido en el transcurso de su historia fué cosa
que Bernardo predicaba constantemente. El sabÃa
que el amor puede más que la fuerza. Quiso ganar
prosélitos para la Iglesia, pero sólo por métodos per-
suasivos. Más de una vez interpuso su influencia
con los prÃncipes y el populacho para evitar matanzas
de los judÃos vivientes en Europa, como también para
que no mataran a los cismáticos de la época.

Si en lo expuesto Bernardo parece protestante,


en otros conceptos está muy lejos de serlo. Su con-
troversia con Abelardo y sus esfuerzos vehementes
para que volvieran a la madre Iglesia romana todas
las iglesias cismáticas que ya se habÃan formado en este
siglo y que tenÃan los primeros visos del protestantismo,
son pniebas suficientes de su amor por aquélla.

Uno de los acontecimientos de mayor importan-


cia en la vida de Bernardo fué esa controversia con
Abelardo. Este habÃa tenido una carrera bastante
variada mas aunque viejo y quebrantado de salud en
el tiempo de su encuentro con Bernardo era el maes-
tro de dialéctica más temido de Europa. Se le acusó de
herejÃa en un concilio eclesiástico en Sens en el año
1141. Bernardo llevaba la palabra como acusador ha-
blando con tanta convicción, claridad y amor, que el
mismo Abelardo no quiso contestar y apeló a Roma

126 Los Veinte Siglos del Cristianismo

sin más trámites. I.a controversia con Abelardo pue-


de entenderse como una entre el racionalismo y el mis-
ticismo, o entre la cabeza y el corazón. Abelardo que-
rÃa someter todas las doctrinas religiosas a la razón.
Bernardo aceptaba con humilde fe la revelación di-
vina.

El siglo de Bernardo vió la formación de las pri-


meras sectas que se separaron de la iglesia romana,
a causa de la corrupción de la misma. Entre éstas
la fundada por Pedro "Waldo merece especial aten-
ción. Contaba cientos de miles de miembros en Fran-
cia, Alemania y Bohemia y era en todas sus prácticas
y creencias evangélica y protestante. Bernardo sim-
patizaba con la pureza de vida y costumbres predica-
da por los separatistas, pero con todo su misticismo
miraba en la Iglesia histórica y visible a la esposa de
Cristo que debÃa llenar el mundo con su poder. AsÃ
trabajaba para que los separatistas volviesen a la
iglesia romana. Claro es pues que Bernardo no pue-
de considerarse protestante. Lo que nos interesa más
no es clasificarlo sino notar cómo el espÃritu de Je-
sús se manifiesta en él y por su medio influÃa a su
siglo.

Es sabido como el reino establecido en la tierra


santa por los' ejércitos de la primera cruzada se debi-
litó al poco tiempo por estar lejos de su base y por
rivalidades entre sus mismos miembros. No tenÃa
cincuenta años aún cuando se encontró en la necesi-
dad de ceder algunos de los territorios conquistados
a los sarracenos. Esto causó un sentimiento de ver-
güenza en el alma ardiente de Bernardo y determinó
hacer cuanto pudiera para fortalecer el reino cristiano
en Palestina. Iba de ciudad en ciudad predicando una
nueva cruzada, haciendo la reseña de los sufrimientos
que los peregrinos cristianos soportaban entre los mu-
sulmanes y la gran necesidad de ayudar a los herma-

P^VBLO BUBOESS

127

nos que estaban casi sitiados en Jerusalén. DecÃa que


era un deber cristiano correr en ayuda de aquellos,
y su elocuencia era tal, que muchas mujeres procura-
ban que sus esposos e hijos no le oyeran, temiendo ser
olvidadas y que éstos tomarÃan las armas para alis-
tarse en las filas de la cruzada, causa del entusiasmo
que Bernardo hacÃa, nacer en su corazón por la causa
cristiana. Como muestra del poder de la elocuencia de
Bernardo citaremos el caso del emperador de Alema-
nia que al principio mostró muy poco interés en la cru-
zada, no queriendo imponer a su pueblo los grandes
sacrificios de dinero y vidas que esta campaña reque-
rÃa. Sin embargo Bernardo logró predicar en una
iglesia en presencia del Emperador, y se dirigió a él.
pintando todas las bendiciones que Dios habÃa dado
a la persona y familia imperiales, indicando los hono-
res, riquezas, poder, vastas posesiones e influencia con
que el Creador habÃa querido agraciarlos y entonces
refiriéndose al juicio final, exclamó : ' ' Qué contestarás
cuando en el tribunal supremo Cristo te diga : ¡ Oh
hombre! ¿Qué no he podido hacer por tà que no ha-
ya hecho? y tú ¿no has querido hacer algún poco
por mÃ?" En medio de este discurso Conrado, el Em-
perador, grandemente afectado por las palabras de
Bernardo, comenzó a llorar y exclamó: "Yo reconozco
las dádivas del favor divino y no me mostraré ingra-
to por ellas. El me ayuda y yo le serviré". Un grito
de gozo del pueblo acogió estas palabras y Conrado,
tomando de Bernardo la enseña de la cruzada salió
del templo entre los vÃtores de sus súbditos.

Bernardo no se sintió llamado a acompañar la


expedición personalmente y quedó en su monasterio
una vez que la cruzada habÃa empezado su marcha.
No estando él para animarlos, los cruzados luego
perdieron su entusiasmo y su celo, como suele suceder
cuando uu movimiento se debe a la visión y energÃa

128 Los Veinte Siglos del Cristianismo

de una sola persona y ésta se encuentra ausente. Ape-


nas puestos en camino comenzaron a reñir entre sà y
no llegó a Palestina sino una pequeña parte de los que
con tal objeto salieron de ^uropa, y éstos lejos de
ayudar a sus hermanos cristianos comenzaron a ata-
carlos, debilitando aún más la causa de la cristian-
dad, cosa que llenó de gran tristeza el alma de Ber-
nardo.

Aunque la cruzada iniciada por éste fué un fraca-


so, legó sin embargo un gran bien a la posteridad en
la orden de los Templarios, fundada por él. Estos
caballeros se encargaban de defender de la barbarie
de los turcos a los peregrinos que iban a la Tierra
Santa.

El papa Honorio II murió en el año 1180. Antes


de su muerte en una sesión familiar que hubo entre
los cardenales, se liabÃa designado como el más apto
para sucederle, al que después se llamó Inocente II.
Pero cuando los cardenales se unieron en cónclave
formal, la mayorÃa de votos fué a favor de Pedro Leó-
nidas que ascendió al trono papal con el nombre de
Anacleto II. Este individuo era nieto de un judÃo
que por conveniencia más bien que por convicción
se habÃa convertido al cristianismo. Se acusaba a Ana-
cleto de haber logrado su elección por medio de in-
trigas y soborno, y se formaron dos partidos entre
los cardenales. Anacleto siendo el electo, quedó como
papa, e Inocente fué a quejarse a los monarcas euro-
peos. Cuando llegó a Francia el rey reunió un con-
cilio para estudiar el caso y esto concilio deci-
dió dejar la resolución de este asunto difÃcil al ar-
bitrio de Bernardo, prometiendo tanto el rey como
también el concilio seguir su juicio. Bernardo opinó
que Inocente debÃa ser el papa, guiado por el hecho
de que Anacleto habÃa usado medios poco cristianos
para lograr su elección, y de que Inocente era más

Pablo Burgess

129

animado por los ideales espirituales del cristianismo


que su antagonista. Por esta decisión de Bernardo
Francia reconoció a Inocente como papa, y con este
apoyo Bernardo comenzó una campaña en favor de
su amigo en todos los paÃses europeos, que fué una
serie no interrumpida de triunfos, hasta poner a Ino-
cente en el solio papal.

A pesar de estas, actividades que ligan el nombre


de Bernardo indisolublemente a la historia de su siglo,
no eran ellas el centro de su vida. Su anhelo cons-
tante fué por la tranquilidad del monasterio y la co-
munión Ãntima con su Dios. Todas las demás fases
de su carácter no son más que el resultado de la es-
piritualidad de su alma. Bernardo es un buen ejem-
plo para desconcertar a los que piensan que el misti-
cismo es estéril para la vida práctica. Otras perso-
nalidades contemporáneas de puros y elevados sen-
timientos, habÃan desesperado de este mundo y de la
Iglesia a causa de la corrupción que reinaba por to-
dos lados, y se refugiaron en un misticismo inactivo
que se contentaba con la esperanza de xm mundo de
ultratumba, justo y feliz. Entre estos personajes estu-
voi Bernardo de Cluny, autor del conocido himno,
"Jerusalén la excelsa". Nuestro Bernardo no fué asÃ.
ReconocÃa en la vida de comunión con Dios, la verda-
dera vida, pero este mismo misticismo le impulsaba a
sufrir cualquier sacrificio y emprender cualquier em-
presa que fuera en provecho de la humanidad.

A la edad de 60 años en 1153 falleció en su propio


monasterio. Su muerte prematura se debió al cansancio
que le ocasionaron sus múltiples y esforzados traba-
jos en pro de la fe cristiana, en unión con las priva-
ciones que su ascetismo le impuso. Fué llorado por
todo el mundo cristiano, que vió en él reflejado con
una claridad innegable el espÃritu de su Maestro.
Los siglos XII y XIII quedan en la historia como

130 Ijos Veinte Siglos del Cristianismo

el puuto más alto en el desarrollo del catolicismo ro-


mauo. Son su edad de oro. El papado ejercÃa un
poder supremo poniendo y quitando reyes, reuniendo
a Europa contra los sarracenos y disponiendo las le-
yes que habÃan de regir en el mundo cristiano. En su
mayorÃa los papas eran hombres de talento y juzgados
por las normas de su tiempo eran buenos. Es la edad
de sus principales teólogos. Anselmo todavÃa alcanzó
el siglo XII. Tomás de Aquino era del siglo XIII.
Es también la época del misticismo más puro manifes-
tado en hombres como Bernardo y Francisco de AsÃs,
de quien hablaremos en seguida.

1182 - 1226

SIGLO xin

FRANCISCO DE ASIS.— VOLVIENDO A JESUS.

Después de la muerte de Bernardo de Claraval


se organizó la tercera cruzada para librar la Tierra
Santa de los sarracenos. Esta también fracasó, dejan-
do la Palestina en poder de los mahometanos. Los
papas continuaban luchando con los emperadores ale-
manes. Viendo la confusión que habÃa resultado del
método seguido en la elección de los papas el Tercer
Concilio Laterano, celebrado en 1179, dictó las reglas
que se han seguido desde entonces, evitando asà mu-
chos de los abusos anteriores.

En el año 1189 y en el pueblo de AsÃs, región


montañosa de la Italia central, nació Francisco Ber-
nandone, conocido en la historia como Francisco de
AsÃs. (*). Su padre era mercader ambulante que en
pocos años reunió una fortuna considerable y llegó a
ser uno de los principales de su pueblo. Su madre
era una mujer muy devota, pero sin gran fuerza de
carácter. Francisco era el único hijo de este matri-
monio, y por la ausencia de su padre y la poca disci-
plina de su madre, creció a su capricho y voluntad,
sin que hubiera ninguna persona que le pusiera obs-
táculos a sus desvÃos. Llegando a la mocedad trató
de ayudar a su padre en el negocio y mostró gran
capacidad para el comercio : sin embargo la mayor
parte de su tiempo lo pasaba entre sus amigos, vagan-

(*) La tradición ha hecho a Francisco nacer en un establo


como su Señor. Se conserva la casa aún en que pasó su ju-
ventud y esta guarda su primitiva forma.

132

Los Veinte Siglos del Cristianismo

do y bebiendo. Tomó parte eu una batalla de su pue-


blo con Perugia, cayó en manos del enemigo y pasó
un año eu la prisión. Saliendo de ésta, volvió á la
vida antigua hasta que un dÃa a causa de sus excesos
alcohólicos cayó enfermo.

Por varias semanas estuvo entre la vida y la muer-


te, pero al fin pasó la crisis y entró en la convales-
cencia. Esta enfermedad sirvió para llamar la aten-
ción de Francisco a la seriedad de la vida y para mos-
trarle que los llamados placeres del mundo, lejos de
dar un gozo verdadero a la vida, llevan a las perso-
nas que los prueban hasta el extremo de tener asco de
sà mismas.

Ya restablecido Francisco trató de evitar la com-


pañÃa de sus amigos libertinos de antes, prefiriendo
pasear solo por el campo. En uno de sus paseos en-
contróse con el maestro de la escuela del pueblo, quien
también amaba más la soledad del campo que las ale-
gres reuniones. Fué este maestro de escuela el que
primero dirigió el pensamiento de Francisco hacia Dios,
y le habló de la paz del alma, que se encuentra en
la contemplación de las cosas eternas.

Pero no era tan fácil desprenderse de sus ami-


gos anteriores que constantemente le invitaban a reu-
nirse con ellos, y al fin Francisco parecÃa ceder ante
sus instancias y los invitó a un suntuoso banquete.
Pero no se ponÃa alegre como antes y sus compañeros
empezaron a reprocharle su tristeza, diciendo por vÃa
de broma que sin duda estaba enamorado y pensaba
casarse. Francisco contestó: "SÃ, estoy resuelto a to-
mar esposa, pero es una esposa infinitamente más rica,
más bella, y más pura de lo que vosotros os podéis
imaginar". HabÃa resuelto dedicarse al servicio de
Dios.

Esta resolución la habÃa tomado Francisco sin


pensar en los detalles de cómo iba a servir a Dios.

Pablo Burgess

133

Empezó por dar un socorro a cada mendigo que en-


contraba y por pasar mucho tiempo en oración en las
diferentes iglesias y capillas que habÃa en el pue-
blo de AsÃs. Cerca del hogar de Francisco habÃa una
pobre capilla con un cuadro de Jesús crucificado (*)
muy expresivo que parecÃa decirle : ' ' Todo esto su-
frà por tÃ, ven a mÃ". Frecuentaba aquel lugar más
que a los otros templos, pagando al sacerdote encar-
gado para que cantara muchas misas y le leyera las
Sagradas Escrituras. Un dÃa mientras que escuchaba
la lectura atentamente, oyó las palabras de Jesús
recordadas en Mateo capÃtulo 10. "Id pues y predi-
cad diciendo : ¡ el reino de los cielos se ha acercado !
Sanad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos,
echad fuera demonios. De gracia recibisteis, dad de
gracia. No os proveáis de oro, ni de plata, ni de co-
bre en vuestros cintos, ni de alforjas para el camino,
ni de dos túnicas, ni de zapatos, ni de báculo, porque
el trabajador es digno de su alimento". Estas palabras
llegaron a Francisco como la voz del mismo Dios y
luego trató de poner en práctica lo oÃdo. Fué a un
pueblo vecino, vendió su caballo y sus vestidos elegan-
tes y regresando puso este dinero sobre el altar de la
capilla en donde Dios le habÃa hablado. La noticia
de este hecho corrió por el pueblo y llegó a oÃdos dpi
padre de Francisco que miraba en aquello una ver-
güenza para la familia, y fué iracundo a la capilla
a pedir al sacerdote que le devolviera a su hijo y su
dinero. Este devolvió el dinero al padre, pero Fran-
cisco se escondió, renunciando su herencia poco tiem-
po despiiés y entrando al servicio de la iglesia. Su
padre encolerizado de tener un hijo que hiciera cosas
tan locas, a su modo de pensar, quiso desterrarle para

(*) Este cuadro aún se muestra a los peregrinos que visitan


la Iglesia de Santa Clara en AsÃs. Fuera de su interés histó-
rico no tiene nada extraordinario.

134 Los Veinte Siglos del Cristianismo

no oÃr su nombre más en el pueblo. Pero el obispo


protegÃa a Francisco. Asà es que su padre le acusó
ante éste de haberle robado. Al oÃr esta acusación
Francisco se quitó toda su ropa y haciendo un paque-
te de ella con las demás posesiones mundanales que
habÃa adquirido con el dinero que su padre le habÃa
dado le entregó todo diciendo que desde aquel momen-
to no tenÃa otro padre que su Padre Celestial. Salido
de la presencia de ellos desnudo como estaba, un \iejo
hortelano le dió una ruda y gastada túnica que fué su
único vestido al comenzar su ministerio.

Trabajando con sus propias manos, principió a


edificar algunas capillas arruinadas en el vecindario,
recibiendo su sustento de los sacerdotes y campesinos
que le querÃan ayudar. Este procedimiento tan extra-
ño llamó mucho la atención del pueblo, y todos habla-
ban de él, unos en pro y otros en contra. Cierto hom-
bre rico de AsÃs, que sufrÃa remordimientos de con-
ciencia, hondamente impresionado por la conduct-a de
Francisco, le llamó a su casa un dÃa para hablarle de
su alma. Toda la noche conversaron y a la mañana
siguiente este rico, convencido por Francisco de que
la verdadera felicidad podÃa encontrarse sólo des^x)-
jándose de sus posesiones materiales, llamó al pueblo
a su casa y regaló todos sus bienes, primeramente a
los mendigos y pobres, después a cualquiera que lle-
gara. Entonces se vistió con ima túnica pobre como
la de Francisco y salió con éste a ganar su pan con los
campesinos y a predicar el Evangelio. Otros indivi-
duos siguieron luego este ejemplo y Francisco les dió
una regla para su vida, consistiendo de consejos sobre
el trabajo manual, juntamente con las palabras de
Jesús ya citadas, que habÃan engendrado en él la idea
de seguir la vida de pobreza.

El papa Inocente III al principio no querÃa per-


mitir este nuevo movimiento, mayormente porque el

Pablo Burqess

135
año anterior el cuarto Concilio Laterano habÃa prohi-
bido la formación de nuevas órdenes monásticas. Pe-
ro cuando Francisco mismo fué a Roma y abogó por
su causa, el papa comprendió que la nueva orden
podÃa suplir precisamente lo que faltaba en la Igle-
sia, es decir el contacto con la gente pobre, con las
masas de los pueblos ; contacto que habÃa sido perdido
por las mismas riquezas del clero y su lujo de vida.
Asà no tardó en dar su aprobación al movimiento ini-
ciado por Francisco.

Habiendo cumplido la segunda parte del manda-


miento de Jesús que encomendaba despojarse de bie-
nes mundanos, y armado con la aprobación del papa,
Francisco empezó a cumplir la primera parte del man-
damiento, la de predicar el Evangelio y sanar a los
enfermos. Comenzando con Italia, emprendió una
campaña evangelizadora que ocupó sus esfuerzos du-
rante los años que aún le quedaban, y antes de su
muerte vió extendida esta campaña por medio de
sus discÃpulos hasta Alemania, HungrÃa, y aun a cier-
tos paÃses mahometanos, como Siria y Marruecos.

Tanto en su predicación como en su modo de vi-


da, Francisco y sus monjes siguieron el ejemplo de
Cristo hasta llevarlo al ridÃculo. Se cuenta de Fran-
cisco por ejemplo, que una noche estaba hospedado
en la torre de un castillo con relativa comodidad,
cuando su conciencia empezó a acusarle de estar bien,
y salió de la torre aquella noche que era obscura y
tempestuosa, y en la nieve caminó a pie hasta encon-
trar una posada más humilde. Otra vez encontrándo-
se con un hermano de su orden y preguntándole de
dónde venÃa, el hermano le contestó que venÃa de la
choza del mismo Francisco. Al oÃr esto Francisco
quedó pensativo y entonces dijo: "Este mi discÃpulo
puede decir por lo menos que yo tengo una choza que
se llama mÃa, cuando el Divino Maestro dijo: "Las

136

Los Veinte Siglos del Cristianismo

zorras tienen sus cuevas y las aves del cielo sus nidos,
mas el Hijo del Hombre no tiene donde recostar su
cabeza". Desde entonces no quiso tener ni siquiera
una cboza y dormÃa donde la noche le encontraba.

No hemos de pensar sin embargo que Francisco


seguÃa el ejemplo de Cristo como una ley muerta a la
cual tenÃa que conformarse. El espÃritu de Cristo
obraba en él una libertad de pensamiento y de ac-
ción verdaderamente maravillosa cuando consideramos
la época en que vivÃa. Miraba en los animales y pá-
jaros y aún en los cuerpos celestiales, hermanos su-
yos, criaturas del mismo Padre que habÃa dado a él
la vida. Hablaba con ellos como con sus amigos. Pe-
ro la comunión que más gozaba fué con Dios mismo
y lo que contemplaba con más devoción era el cuadro
de los sufrimientos del Salvador en la cruz, padeciendo
con amor por el mundo. Muchas veces como el mismo
Jesús, pasaba la noche en oración, experimentando un
éxtasis que le privaba del conocimiento del mundo ex-
terior. En uno de estos éxtasis vió un querubÃn que
descendÃa desde lo alto de los cielos con una cruz en
la mano y acompañado de una música dulcÃsima. Cuan-
do salió de su éxtasis se encontró con que sus manos
y pies y sobre su costado tenÃa unas cicatrices como
los que el Señor tenÃa por su crucificación. No nos
ocupamos en explicar cómo sucedió esto. El hecho
está probado sin dejar lugar a dudas.

Si antes de este suceso el pueblo habÃa mirado


en Francisco un santo por su modo apostólico de vi-
da, después vino a ser considerado como tuia verdade-
ra reliquia viviente, capaz de estupendos milagros.
Hasta sus uñas y sus cabellos recortados se usaban
como amuletos para curar a los enfermos. Se cuenta
que una mujer enferma sanó inmediatamente, con sólo
haber arrollado sobre su cuerpo el freno del caballo
de Francisco.

Pablo Burgess

137

Siguieron las cruzadas en el tiempo de Francisco


y él acompañaba una expedición, no con el objeto de
pelear sino con el deseo si fuera posible de convertir
a los musulmanes por medio de la razón y el amor.
Varias veces antes de que entraran en combate los
(los ejércitos, Francisco logró acercarse a los mahome-
tanos y predicarles el Evangelio. Fué oÃdo con todo
respeto, pero no tuvo ningún fruto de conversiones.
En este tiempo visitó Jerusalén y se estableció irnos
meses en Belén.

Juntamente con la orden de Francisco se habÃa


fundado la de los dominicanos. Estas dos órdenes
monásticas se diferenciaban de las demás en el hecho
de que mientras las otras huÃan del mundo, encerrán-
dose entre unas paredes para buscar a Dios, estas se
dedicaban a una actividad en medio del mundo. Su
crecimiento fué rápido y muy pronto llegaron a ser
los verdaderos guÃas espirituales de los pueblos eu-
ropeos que cansados con la corrupción y egoÃsmo del
clero regular, habÃan empezado a entrar en sectas
como la de los eatarenses, los albigenses y otras. Al-
gunas de estas sectas predicaban el Evangelio en to-
da su pureza, otras lo habÃan mezclado con elemen-
tos extraños! al cristianismo resultando un sistema
más o menos como el del espiritismo en el dÃa de hoy.
Todas cedieron ante la actividad de los monjes de las
órdenes de San Francisco y Santo Domingo, que por
su manifiesta sinceridad, la sencillez de su predica-
ción, y el ejemplo de una vida de pureza y sacrificio,
ganaron la confianza de todos. El papa viendo cómo
andaban las cosas quiso sustituir el clero regular por
hermanos de estas órdenes y asà ganar de nuevo la
buena voluntad de las masas para la Iglesia. Tomó
esta disposición mientras Francisco estaba en Belén.
Al oÃrla Francisco regresó inmediatamente a Ita-
lia oponiéndose a semejante medida. El sabÃa que

138 Los Veinte Siglos del Cristianismo

en el momento en que sus discÃpulos escalaran los ele-


vados puestos en las grandes iglesias, nacerÃan los ce-
los, entrarÃa la corrupción y serÃan odiados por las ma-
sas como era el clero regular. A pesar de la oposición
de Francisco la disposición del papa se cumplió. Fran-
cisco tenÃa una extremada humildad. Aunque él cen-
tralizaba su doctrina en una comunión directa con
Dios por medio de la meditación y la oración y aun-
que la doctrina católico-romana pone multitud de in-
termediarios entre Dios y los hombres, como son la
virgen, los santos y los sacerdotes, Francisco nunca
expresaba dudas sobre estos puntos ni se revelaba con-
tra el papa, en quien miró hasta el fin de su vida al
Vicario de Cristo. Al ver sus convicciones sagradas
contrariadas por el papa no se separó de la Iglesia
para fundar una organización separatista. Lo que hi-
zo fué retirarse de dirigir siu orden, puesto que ya no
andaba conforme a sus convicciones.

Sólo dos años le quedaban de vida y éstos los


empleó predicando de pueblo en pueblo por la Italia
central. Sin residencia fija se hospedaba en las casas
de las gentes piadosas o pernoctaba en cualquier pun-
to del campo. En una ocasión perdió la vista, tempo-
ralmente por espacio de unos quince dÃas, siendo ator-
mentado además por una multitud de ratas que habÃa
en el lugar donde se encontraba. Cuando recobró la
A'ista, compuso un himno titulado "Al Sol", que es
famoso en la historia. (*).

(*) Damos una traducción que el buen amigo Osmundo Arrio-


ln nos lia preparado, por parecemos que los conceptos nobles
de Francisco están bien interpretados dentro del ritmo de es-
ta pocsia.

HIMNO AL SOL
(De FranMsco de Asis)
Son para ti las alabanzas,
Omnipotente y buen Señor,
también es tuya toda gloria
y los honores tuyos son;

Pablo Buegess

139

En seguida de haber escrito este himno, Francis-


co y algiinos de sus discÃpulos fueron cantándolo de

y solo a TÃ, Señor altÃsimo,


debemos todos el amor,
que hombre ninguno acaso es digno
de merecer tu bendición!

Te alaben todas las criaturas


con mi señor hermano sol,
que por él vemos tu luz bella
al dar el dÃa su esplendor;
él es hermoso, y es radiante,
y con su gran fulguración
es él un sÃmbolo divino
de tu bondad, alto Señor!

La hermana luna y las estrellas


alaben siempre al Padre Dios,
que bondadoso allá en el cielo
bellas y claras las formó;
por el hermano viento, sea
siempre alabado mi Señor,
y por el aire, y por la niebla,
y por el cielo y la estación
con la cual brinda a sus criaturas
vida y sostén bajo del sol!

La hermana agua se extasÃe


con alabanzas al Señor,
por haberla hecho humilde y casta
y útil a toda la creación!
Por el hermano fuego, sea
siempre alabado el gran Señor,
que en él la noche se ilumina
y en su belleza se alegró!

Por nuestra hermana madre tierra


sea alabado el alto Dios:
nos sustenta ella, y nos sostiene,
y da los frutos, y la flor,
y la yerba. ¡Eendidle gracias
al Señor santo que nos dió
estas cosas, y sed humildes,
servidle todos con amor ! . . .

Osm-undo ARRIOLA.

140 Los Veinte Siglos del Cristianismo

pueblo en pueblo, y tomaron el nombre de "Jugla-


res del Señor". Como este canto no hacÃa ninguna
alusión a la Iglesia ni a sus sacramentos, el Papa
se enfadó muchÃsimo y dijo que era un canto heré-
tico; pero la gente siempre lo oÃa con mucho gusto,
recibiendo a Francisco y a sus hermanos con gran
regocijo. De todas partes acudÃan a él para tocar sus
manos y sus pies y asà curarse, y tal era la fama que
de milagroso tenÃa, que hasta sus huellas también se
les suponÃa poder de obrar milagros. La vida tan se-
vera que llevaba, debilitaba cada dÃa más su cuerpo,
y las diferentes poblaciones por donde pasaba, traba-
jaban por retenerlo en su seno, con la mira de que si
morÃa, sepultarlo en su recinto, pues se consideraba
una gran dicha el que una ciudad guardara el cadáver
de un santo entre sus muros.

Francisco sin embargo, no quiso aceptar nunca


las propuestas que le hacÃan para radicarse en deter-
minada población, y entre una escolta de soldados que
le dieron en uno de los puntos de tránsito, regresó a
AsÃs, su pueblo natal, donde falleció el 3 de octubre
de 1222, a la temprana edad de 46 años. (*).

Dos años después de su muerte fué canonizado


por el Papa, pero sus discÃpulos que imitaron su gran
ejemplo de vida apostólica fueron perseguidos y muer-
tos. La regla de su orden fué cambiada en su esen-
cia y finalidad por el Sumo PontÃfice, con el fin de
poder aprovechar los servicios de la orden en favor
de la Iglesia Romana, y la historia de la vida de
Francisco, aunque en realidad está llena de episodios
interesantes y de gran valor moral, fué completamen-

(*) Sobre el sepulcro de Francisco se ha levantado un tem-


plo grandioso que se divisa desde lejos en el lado de la monta-
ña en que se encuentra el pueblo de AsÃs. Contiene tres pisos
y está adornado con hermosas pinturas que anuncian la vida
entera del santo. Es objeto de visitas constantes de peregrinos
y turistas.

Pablo Burgess

141
te cambiada, añadiéndose elementos de superstición
para apoyar mejor el sistema papal. Francisco que
fué en su vida gran amigo y educador del pueblo, des-
pués de su muerte fué usado como medio de mante-
nerlo en la ignorancia y la superstición.

Vemos ahora que el método de Francisco de se-


guir a Jesús renunciando toda posesión material, no
es un efectivo medio de ayudar a nuestros semejan-
tes. Sin embargo no podemos menos que admirar la
sinceridad con que se dedicó a cumplir el Evangelio
en su vida y ver en él al cristiano "por excelencia"
de su siglo.

jyAl WYCLIFFE

132» - l:J84

SIGLO XIV

JUAN WYCLIFFE.— PRINCIPIOS DE LA


DECADENCIA DEL ROMANISMO

En el siglo de Francisco de AsÃs, bajo Inocente


III, el papado habÃa llegado a la más grande altura
de su prestigio y poder. Pero después de la muerte
de este papa, su influencia empezó a disminuir debi-
do a luchas que se entablaron entre los obispos de
Roma y los emperadores de Alemania y los reyes
de Francia. Después de ochenta años de lucha, as-
cendió a la dignidad papal Bonifacio VIII (1294 —
1303) hombre enérgico que determinó reconquistar
para la jerarquÃa romana el prestigio que habÃa go-
zado en tiempos de Inocente III.

Felipe "el Hermoso" reinaba en Francia. Este


rey habÃa tomado para usos de su gobierno, varias
propiedades de la Iglesia, hecho que dió lugar a re-
clamos por parte de Bonifacio. Felipe le contestó que
en las cosas temporales todos los propietarios de te-
, rrenos situados en su reino, aún el mismo papa, tenÃan
que estar sujetos a su autoridad. Entonces fué cuan-
do Bonifacio lanzó al mundo su famosa bula, "Unam
Sanctam" en la cual reclamaba que todos los cris-
tianos estaban sujetos a su autoridad, tanto en lo
temporal como en lo espiritual, y que nadie que se re-
belare contra el papa aun en sus disposiciones polÃti-
cas podrÃa esperar la salvación. La contestación de
Felipe a esta bula fué hacer la guerra al papa a quien
venció e hizo su prisionero, muriendo Bonifacio en el
cautiverio. Su sucesor Benedicto XI murió repenti-

144 Los Veinte Siglos del Cristianismo

llámente, después de ejercer la autoridad papal por


solo nueve meses. Felipe, valiéndose de este suceso,
logró por medio de intrigas y sobornos, que se eligiera
como papa a Clemente V persona, de su agrado e ins-
trumento dócil en sus manos. Para tener al papa
más cerca y para que obedeciera mejor asà sus indi-
caciones, Felipe dispuso que la corte papal se trasla-
dara de Roma a Aviguon, en Francia, donde quedó
por setenta años. Durante esta "Cautividad babiló-
nica" del papado (1305 — 1375), como se le ha llama-
do a este perÃodo en la historia, los papas sucesores
de Clemente V no fueron sino instrumentos de los re-
yes de Francia.

Por este tiempo Inglaterra sostenÃa contra Fran-


cia la interminable guerra "de los cien años". Esta
guerra contribuÃa a causar cierta fricción entre el go-
bierno de Inglaterra y el papado. En primer lugar
el papa vendÃa los obispados y otros oficios eclesiásti-
cos a extranjeros que explotaban a sus feligreses,
en lugar de mirar por su interés espiritual. Muchos
prelados recibÃan las rentas hasta de cuarenta o cin-
cuenta parroquias, siendo establecidos como vicarios
en todas ellas, pero por supuesto no visitando la ma-
yor parte de ellas ni una vez al año. Desagradó al
gobierno y al pueblo inglés tener a estos extranje-
ros, muchos de ellos de la nación a quien hacÃa la
guerra, como directores religiosos. También mirando
en el papa un instrumento de su enemigo el rey de
Francia y pensando que cualquier apoyo al papa era un
apoyo a su enemigo, dejaron de pagar la contribución
acostumbrada. Agotados los recursos de la nación
por los enormes gastos que tenÃa que hacer para
sostener el ejército inglés que luchaba en el continen-
te, el gobierno real determinó tomar una medida más
radical, cual era imponer una contribución sobre los
bienes de la Iglesia en Inglaterra, que en ese tiempo

Pablo Burgess

145

abarcaban la tercera parte de los terrenos del reino.


Se dice que las rentas de la jerarquÃa romana enton-
ces eran el doble de lo que recibÃa el mismo gobierno.
Para justificar al gobierno en este proceder, se con-
taba la siguiente parábola por este tiempo : Un buho
desplumado para no morirse del frÃo, suplicó a los
demás pájaros que le dieran plumas con qvie taparse,
y estos compadecidos le regalaron más de lo qxie nece-
sitaba. En esto vino un halcón que amenazaba raptar
a los pájaros. Como estos habÃan dado tantas plumas
al buho no podÃan volar para escaparse. Asà pidie-
ron al buho que se las devolviera. Este no quiso, ale-
gando que ya eran de él. Entonces todos los pájaros
cayeron sobre el infeliz y le quitaron todo el pluma-
je regalado, dejándolo más desnudo que antes. Con
esta fábula se querÃa decir que la Iglesia habÃa reci-
bido mucho del pueblo de Inglaterra, y que por consi-
guiente debÃa cooperar para la defensa de la patria,
en la hora de peligro para esta. Si no lo hacÃa de
buena voluntad, tenÃa que esperar la misma suerte
del buho.

El gobierno inglés no se hubiera atevido a ha-


cer semejante demanda en aquellos tiempos, si no
hubiera encontrado algún apoyo entre el mismo clero,
y e-speeialmente entre los doctores de TeologÃa en
las universidades. Uno que por la profundidad de su
razonamiento y el vigor con que defendÃa sus opinio-
nes se distinguÃa entre estos, fué Juan Wycliffe. Ha-
bÃa nacido en 1320, siendo hijo de una familia de la
aristocracia rural. Como no gozaba de muy buena
salud, sus padres le dedicaron al servicio de la Iglesia,
mandándole cuando tenÃa quince años a la Universi-
dad de Oxford para comenzar sus estudios de Teolo-
gÃa. Desde entonces su vida fué estrechamente li-
gada a la Universidad. Acabados sus estudios preli-
minares, continuó tomando los cursos más avanzados.

]46

lios Veinte Siglos del Cristianismo

llegando al fin a distinguirse como uno de los más


agudos de los escolásticos, y siendo reconocido como
profesor. Aunque aceptó la dirección de una parro-
quia, nunca dejó de dar sus conferencias en la Uni-
versidad ni de seguir sus estudios.

Las universidades de la época gozaban de cierta


libertad. Como ha sido siempre, asà fué entonces ;
estos centros de enseñanza eran los lugares que más
incitaban a pensar por sà mismo. Hemos mencionado
el desarrollo del escolasticismo en los siglos XII y XIII
con sus grandes luces : Auselmo, Abelardo y Tomás de
Aquino. Más tarde se distinguieron (ruillei-mo de
Ocam y Marsigilio, personajes que encarnaban ideas
altamente liberales. No obstante su oposición al
dogma católico no fueron perseguidos ; en parte porque
eran profesores en las universidades y en parte por-
que podÃan vestir sus ideas liberales con el ropaje de
una respetuosa ortodoxia. Wycliffe puede conside-
rarse la última y una de las más grandes luces de
este movimiento escolástico.

El, desde el principio habÃa defendido el curso


del gobierno inglés al tomar los bienes de la Iglesia,
y tal vez por esto fué honrado con el nombramiento
de capellán para el segundo hijo del Rey. Esto fué
en el año 1366. En este mismo año el papa se valió
de un monje para reclamar al Parlamento inglés las
contribuciones que desde 1333 no se habÃan pagado.
El Parlamento nombró a Wycliffe para que defendie-
ra su negativa a este reclamo. "Wycliffe aceptó. Vien-
do el peligro que corrÃa en defender abiertamente la
acción del Parlamento, pues le podÃa traer la excomu-
nión, se valió de una hermosa estratagema. Dijo que
habÃa oÃdo hablar a siete lores ingleses sobre la cues-
tión. El primer lord habÃa dicho que Inglaterra no
pagaba tributo a ninguno (lue no la conquistara con la
espada. El segundo que el tributo se pagaba a quien

Pablo Burgess

147

le correspondÃa y (¡ue no le tocaba al papa, pues él


debÃa ser pobre como Cristo, quien habÃa dejado los
tributos para el César. El tercer lord sostenÃa que
sólo se pagaba a quien hacÃa un servicio, que el papa
no hacÃa ninguno a Inglaterra, y por consiguiente no
podÃa esperar ninguna recompensación. El cuarto afir-
maba que un rey no puede pagar tributo. Siendo el
rey de Inglaterra señor de los bienes eclesiásticos,
el papa debÃa pagar tributo a él y no al contrario.
El quinto observó que el rey Juan habÃa establecido
la costumbre de pagar las contribuciones al papa pa-
ra conseguir su propia absolución, acto inmoral que
debÃa repudiarse. El sexto pensaba que era ridÃculo
el reclamo del papa de disponer a su antojo de los
bienes cristianos. El último dijo que para un contra-
to se necesitaba el consentimiento de las dos partes.
El Rey y el Parlamento actual nunca habÃan conveni-
do en pagar tributo al papa. Desde luego no se les
podÃa exigir.

Bastó esta contestación para que el papa no


siguiera exigiendo su tributo y ninguna tentativa se
hizo contra Wyeliffe. SeguÃa su vida de estudio, de
profesor y de predicador gozando de alta estimación
en la corte. Asà pasaron unos ocho años. En 1374
recibió del rey la parroquia de Lutterworth que des-
empeñó hasta su muerte. También fué nombrado en
ese año miembro de una comisión para conferenciar
con representantes del papa. El objeto de esta confe-
rencia fué el de ver si era posible remediar los abu-
sos de mandar tantos extranjeros eclesiásticos a In-
glaterra y de nombrar un solo prelado para percibir
las rentas de muchos diferentes cargos. Esta confe-
rencia se verificó en Bnijas (Bélgica), pero no( se
arregló nada. Wyeliffe regresó de ella constituido
en enemigo acérrimo de la jerarquÃa romana. Empe-

348 Los Veinte Siglos del Cristianismo

zó a escribir y hablar contra ella, y también a hacer


planes para una iglesia nacional inglesa.

Por supuesto los partidarios del roinanismo em-


pezaron a mirar en él un gran peligro para su sistema.
En 1376 se mandaron quejas formales contra él a los
obispos ingleses y al papa, y en el año 1377 fué llama-
do por el obispo de Londres a dar cuenta de su creen-
cia. Apareció para defender sus convicciones. Su
protector Juan, el segundo hijo del rey, estaba a su
lado, e insistÃa que como doctor y anciano. AVycliffe
debÃa estar sentado para su examinación. El obispo
dijo que como acusado debÃa estar de pie. Empezó
una disputa en que los ciudadanos de Londres que ha-
bÃan llegado para oÃr el examen, también se introdu-
jeron, de modo que se hizo imposible seguir el juicio.
En este año también el papa mandó cinco bulas con-
tra Wycliffe que por tecnicismos vinieron a parar
en nada. Continuó éste sus estudios y sus conferencias
en la Universidad, su vida como vicario y su actividad
como consejero del rey y del Parlamento en sus rela-
ciones con el papa.

En 1378 se hizo oti-a tentativa de declararle he-


reje, pero mientras se hacÃa la examinación y él se
sostuvo en sus opiniones, los ciudadanos de Londres
interrumpieron otra vez y la madre del rey mandó
decir que no siguiera el proceso. Este año de 1378 es
de gran importancia en la vida de Wydiffo. En él Iñ
Iglesia romana se dividió : unos cardenales abogaban
por Urbano VI como papa, y por Roma como la resi-
dencia de éste ; otros por Clemente VIT y por Aviguou
como su residencia, resultando asà el '"gran cisma" que
duró más de cuarenta años en la iglesia romana. Es-
te cisma acabó de destruir la fe de Wycliffe en esta
iglesia. En el mismo año también Wycliffe acaln»
una tarea que se habÃa impuesto en bien de su pue-
blo cual fué la traducción del Nuevo Testamento a

PabijO Burgess

149
la lengua inglesa, y la institución de una compañÃa
conocida como la de los "sacerdotes pobx*es" que iba
de lugar en lugar enseñando la Biblia más o menos
como los discÃpulos de Francisco.

Dos años más tarde hizo la traducción del An-


tiguo Testamento. Como no se habÃa inventado la
imprenta aún, la Biblia tenÃa que copiarse a mano,
pero a pesar de este inconveniente, copias de ella se
multiplicaban con rapidez. Por esta traducción y por
sus numerosos tratados en inglés, atacando el Roma-
nismo, y defendiendo el Evangelio, Wycliffe ha lle-
gado a conocerse como el padre de la prosa inglesa.
Sus "sacerdotes pobres" trabajaban con actividad.
Miichos de ellos salieron de entre los estudiantes de 1;\
Universidad, que eran discÃpulos de Wycliffe, y se unie-
ron con los artesanos y campesinos que mostraron ap-
titudes para la predicación. ParecÃa que su obra iba
a dar por resultado la formación de una iglesia evan-
gélica y protestante, en toda Inglaterra. Dondequie-
ra el pueblo les oÃa con gusto. La necesidad de que
hubiera predicadores como ellos que se dedicaran a
la enseñanza de las verdades sencillas de la Biblia, se
ve en el hecho de que un obispo inglés, viendo que
sus sacerdotes nunca predicaban, les exigÃa que debÃan
de dar no menos de cuatro sermones en el año ! El
ideal de Wycliffe en dar la Biblia al pueblo fué pri-
meramente el de darles el conocimiento del Evangelio
en su pureza, y la luz y consolación que éste trae
consigo. Esperaba además una justicia más completa
en las relaciones sociales como resultado de esta pro-
paganda, pero no pensaba que ésta vendrÃa por vÃa
de revolución. Sus estrechas relaciones con los de la
corte y muchos pasajes en sus escritos, prueban esto
suficientemente. Sin embargo habÃa quienes le acu-
saban de haber fomentado la famosa rebelión de los
campesinos en 1381 cuando éstos incitados por las in-

]50

Los Veinte Siglos del Cristianismo

justicias que habÃan sufrido de los dueños de las tie-


rras, se levantaron en revolución. Wycliffe ha de
haber simpatizado con su causa, pues era una causa
justa, pero no por esto justificaba sus actos cuando ma-
taron a todos los dueños de tierras y a todos los abo-
gados y oficiales, pensando en su sencillez librarse de
la opresión de esta manera.

Wycliffe habÃa comenzado su oposición contra


Roma como profesor de TeologÃa, defendiendo con las
mismas ideas filosQ|fi)eas reconocidas por la "Santa
Sede", el concurso del gobierno inglés en despojar a la
Iglesia de sus bienes. Era una cuestión puramente
polÃtica de interés para el cÃrculo de los gobernantes
principalmente. Pero con los años y el estudio y su
experiencia práctica de lo que era la Iglesia, se iba
alejando más y más de sus doctrinas hasta que negó
la de la Transubstaneiación. Hasta aquà no quisieron
seguirle sus amigos de la corte. La Universidad desea-
ba protegerle pero no fué posible resistir a sus oposi-
tores. Asà su Universidad tuvo que despedirlo. Con
él se retiraron cuatro quintos de los estudiantes. El
llamado "sÃnodo del terremoto*' le declaró hereje
y lo separó de la comunión de la Iglesia. Sus discÃ-
pulos fueron encarcelados y su obra opuesta por los
romanistas. Sin embargo él pudo retirarse a su pa-
rroquia en Lutterworth sin que lo molestaran, donde
murió y fué sepultado en paz el último dÃa de 1384.
Cuarenta y cuatro años después su cuerpo fué exhu-
mado y quemado, pero su influencia continuaba. Su
biblia quedó para el pueblo inglés. También su doctrina
encontró discÃpulos después de su muerte. Fué "Wy-
cliffe quien inspiró a Ih;s en Bohemia, y asà la Iglesia
morava ()ue ai'in existe y trabaja con celo apo.stó-
lico, puede considerarse como legado al mundo del
"doctor evangelicus" Juan Wycliffe. "estrella ma-
tutina de la Reforma".

lilROLlMO SAVOMIlOLil

1432 - 1498

SIGLO XV

SAVONAKOLA: EL CRISTIANISMO Y EL
RENACIMIENTO

El concilio de Constanza (1415 — 1418) que con-


denó la enseñanza de Wycliffe y decretó la muerte
de su principal discÃpulo, Juan Huss, también logró
poner fin al cisma en la iglesia romana, deponiendo
a los dos papas rivales y nombrando a MartÃn V co-
mo aquel a quien todos los cristianos habÃan de obe-
decer. Este concilio exigió muchas reformas pero to-
do quedó más o menos como antes. La Iglesia seguÃa
en su carrera de corrupción e impotencia. Pero a pe-
sar de todo habÃa verdadera piedad. De este siglo
viene la "Imitación de Cristo" por Kempis, libro en
que todos los cristianos han encontrado gran provecho
espiritual.

El siglo que ahora describimos es uno de gran


importancia en la historia. En él se inventó la "pren-
sa de imprimir" y la "brújula" del marinero. En
él se descubrió la América y en él (1453) Constanti-
nopla cayó en poder de los tui-cos y el Imperio Orien-
tal que habÃa sobrevivido a las vicisitudes de los rei-
nos durante más de mil años, terminó su existencia.
Este imperio habÃa heredado la cultura griega que
habÃa podido seguir su desarrollo sin sufrir los atra-
.sos que la invasión de los bárbaros le habÃan causado
en Italia. Pero al caer Constantinopla los filósofos
y literatos no podÃan estar más con su antigua liber-
tad y en su mayor parte emigraron a Italia, tra-
yendo consigo sus bibliotecas y esparciendo la cul-

152 Los Veinte Siglos del Cristianismo

tura griega en los lugares donde llegaron a habitar.


Esto resultó en un resurgimiento de los estudios clá-
sicos y de la literatura gi'iega en Italia. Las letras
se separaron del eclesiasticismo con que habÃan estado
unidas en la Edad Media. Se volvÃa a lo pagano con
cierto gozo al encontrar que también los antiguos ha-
bÃan sido hombres de idénticas sentimientos. Los
prÃncipes y aún la misma Iglesia apadrinaban la nue-
va erudición que vino a ser "de moda". Este movi-
miento se conoce como el "Renacimiento".

En el año 1452 nació Girolamo Savonarola. Era


nieto del médico del prÃncipe de Ferrara en Italia.
Creció en la atmósfera del Renacimiento, dedicándose
muy joven el estudio de la filosofÃa. Pero siendo de
una naturaleza muy sensible y rechazado en un amor
juvenil, dirigió sus pensamientos a la religión y en-
tró en un monasterio dominicano.

El perÃodo de 1464 — 1503 se reconoce en la his-


toria como el de los "papas malvados" y con sobi*ada
razón. La condición fué casi igual como en los siglos
X y XI. Noticias de esta corrupción llegaron al jo-
ven Savonarola en su convento y su corazón ardÃa por
remediarla. Después de unos años de vida tranquila
pasados en meditación y oración en el monasterio, sus
superiores dieron su consentimiento para que predicase.

Al principio sus sermones no tuvieron buen éxito.


Hablaba en la terminologÃa del escolasticismo sin que
le entendieran sus oyentes. Pero no continuó asÃ. De-
jó la teologÃa por la religión, y a Aristóteles por la
Biblia. Lentamente creció en el poder de expresai'-
se y de conmover a sus oyentes. A la edad de veinti-
ocho años (1481) fué mandado por sus superiores a
Florencia, donde ingresó al monasterio de San Mar-

Pablo Burgess
15?.

eos, (*) centro famoso por sus antigüedades y el rigor


de su disciplina.

Florencia entonces, aunque república de nombre,


obedecÃa a Lorenzo de Médicis (el MagnÃfico) como a
un dictador. Este usaba los fondos del Estado para
sus extravagancias privadas, y vivÃa una vida depra-
A'ada. Pero patrocinaba las artes y las letras y gozaba
de cierta populai'idad.

Al establecerse en el convento de San Mai'cos, Sa-


vonarola tomó encargo de instruir a los novicios. Su
ardiente celo por la justicia de Dios influyó poderosa-
mente en estos. Se sublevó contra la corrupción de
los papas Sixto IV e Inocente VIII que hacÃan la gue-
ira a los estados italianos para conquistar reinos pa-
ra s\is hijos y que habÃan hecho de la corte papal
un punto de citas de rameras y libertinos. Savonarola
no expresó solamente a sus alumnos la indignación
que sentÃa. También en una convención de su orden
en Keggio. habló con una claridad que asiLstó mucho
a sus hermanos. En esta asamblea y en predicaciones
que hizo en varios pueblos de Italia por ese tiem-
po, afirmó que la Iglesia iba a ser castigada y rege-
nerada. Dondequiera fué saludado por inmensos au-
ditorios y durante la cuaresma de 1419 sus predica-
ciones fueron trasladadas a la catedral de Florencia
por ser la iglesia del convento demasiada pequeña
para los que querÃan oÃrle.

Pero no se limitó a exponer la corrupción del


clero sino también lanzó anatemas contra la tiranÃa
de Lorenzo el MagnÃfico. Este esperando cambiar el
ánimo del predicador por su presencia asistió a las

(*) El monasterio de San Marcos aún se conservan en


buen estado en Florencia, aunque ahora está en poder del go-
bierno j no de los monjes. A más de muchos recuerdos de la
vida de Savonarola el monasterio está adornado con pinturas de)
inimitable Fra Angélico, contiene la celda de San Antonino
y otras cosas de interés.

154 Los Veinte Siglos del Cristianismo

predicaciones y mandó grandes cantidades de dinero


al monasterio del cual Savonarola habÃa sido nombra-
do jefe en esos dÃas. El dinero fué recibido y distri-
buido a los pobres, y Lorenzo recibió una contestación
que decÃa "un perro fiel no deja de ladrar en defensa
de su maestro, porque le echan un hueso". Savona-
rola continuó sus predicaciones y profetizó en el púl-
pito y en presencia del mismo Lorenzo, que éste, el
rey de Ñapóles y el papa, iban a morir dentro de poco
por sus pecados. Y en verdad al poco tiempo "el
MagnÃfico" se encontraba moribundo. Como tantos
de su tiempo Lorenzo, bajo la apariencia de cultura
guardaba un alma supersticiosa. Al encontrarse cer-
ca de la muerte llamó a un sacerdote y se confesó y
recibió la absolución. Pero su alma seguÃa atormen-
tada. Recordando la sinceridad de Savonarola, pen-
só que la absolución de éste le valdrÃa más que la del
sacerdote que le habÃa absuelto, y lo mandó llamar.
Lorenzo le explicó que tenÃa tres pecados que deseaba
confesar: el haber saqueado el pueblo de Volterra, el
haber robado fondos destinados como dotes de huér-
fanas, echándose asà a cientos de niñas a la prostitu-
ción, y el haber tomado sangrientas represalias por
una revolución levantada contra él. Savonarola le
contestó que tres eran también las condiciones de su
salvación. Primero "fe en la misericordia de Dios
en Cristo". "La tengo" contestó Lorenzo. Segun-
do: dijo Savonarola, "devuelve tu dinero mal adquiri-
do o encarga a tus hijos hacerlo". El MagnÃfico no
esperaba condición tan dura, pero prometió cumplirla.
"Y ahora" exclamó Savonarola levantándose sobre el
moribundo "tienes que restaurar sus libertades al
pueblo de Florencia". Lorenzo al oÃr esto volvió las
espaldas sin dar respuesta y poco después murió re-
belde hasta el fin. Tres meses después el papa Ino-
cente VIII murió también. Por supuesto la muerte

Pablo Burgess

155

de estos dos personajes inmediata a la profecÃa <-le


Savonarola, elevó mucho su fama en la opinión po-
pular.

Rodrigo Borgia compró el papado sin ninguna


vergüenza a la muerte de Inocente, y ascendió a la
dignidad de Vicario de Cristo bajo el nombre de Ale-
jandro VI. Este llevó sus hechos vergonzosos al ex-
tremo de procrear con su propia hija Lucrecia. Poco
después de la elección del nuevo papa, Savonarola
tuvo una visión de una cruz negra que se levantaba
de Roma y otra cruz de oro que se levantaba de Je-
rusalén; la primera era la cruz de la ira de Dios y
la segunda era de la misericordia divina. El hecho
de que contó esta visión al pueblo en una predicación
desagradó a Pierro de Médicis, quien habÃa quedado
como gobernador de Florencia a la muerte de su
padre, Lorenzo, y logró mandar a Savonarola a Bo-
lonia donde continuó sus predicaciones.
Pero al poco tiempo estaba de nuevo en Floren-
cia con una orden del papa haciendo del convento
de San Mareos una congregación independiente y asÃ
fuera del dominio de Pierro. Establecido de nuevo
como abad de su monasterio, predicó una serie de ser-
mones sobre el Arca de Noé, profetizando la próxi-
ma venida de un conquistador que habÃa de castigar
a Italia. Al poco tiempo se cumplió esta profecÃa
también con la venida de Carlos VIII, rey de Fran-
cia, para invadir los estados italianos.

Pierro de Médicis al oÃr esta noticia, fué inme-


diatamente al campamento del rey de Francia e hizo
un tratado ignominioso de paz con éste, cediéndole to-
das las fortalezas más importantes de la república. El
pueblo se llenó de indignación por este acto de cobar-
dÃa y antes de que Pierro regresara se declaró la repú-
blica libre de aquel tirano. Savonarola y otros emba-
jadores del pueblo fueron a explicar esta acción al rey

156 Los Veinte Siglos del Cristianismo

de Francia y a hacer una paz con él por parte de


la Kepública florentina. Esta paz, una vez cÃoneliiÃda,
se constituyó en una especie de alianza que muchas
veces estaba al punto de romperse, pero que Savo-
narola supo mantener firme durante algmios años.
Savonarola tomó una parte principal en la formación
del nuevo gobierno de Florencia, estableciendo una
verdadera democracia de conformidad con la ense-
ñanza cristiana. Su programa incluÃa cuatro divi-
siones : 1. — Predicar el temor de Dios y la reforma-
ción de las costumbres. 2. — Poner el bien público
coa preferencia sobre cualquier interés particular.
3. — Perdonar a todos los enemigos del gobierno an-
terior. 4. — Hacer que el pueblo entero eligiera sus
magistrados y formara sus leyes. Savonarola pudo
ver realizadas todas estas reformas sin verter una
sola gota de sangi-e. El pueblo entero estaba conmo-
vido de amor al bien y a la justicia por la elocuencia
de este insigne predicador. Las mujeres dejaron sus
joyas y vestidos lujosos; jóvenes que habÃan sido es-
clavos de nefandos vicios se transformaron en hom-
bres piadosos; se oÃan himnos en las calles en lugar
de los cantos obscenos de tiempos anteriores y se
veÃan en las tiendas y plazas a las gentes en sus ra-
tos desocupados, leyendo la Biblia o los sermones de
Savonarola. Banqueros y comerciantes devolvieron
sus ilÃcitas ganancias y todos asistÃan con frecuencia
a las iglesias. Esta reforma de costumbres llegn')
a su colmo en los dÃas de carnestolendas en 1497, cuan-
do siguiendo los consejos de Savonarola. en lugar de
las alegrÃas acostumbradas en este tiempo, se hizo un
montón en la plaza central, de objetos de vanidad.
Allà se juntaron máscaras, vestidos de carnaval, pelu-
cas, postizos, libros obscenos, etc., y al canto de los
himnos piadosos quemaron todo aquello.
Pero el nuevo gobierno tuvo sus dificultades. En

Pablo Burgess

157

la misma Florencia, si bien es seguro que el pueblo


en general (los piagiione) favorecÃa a Savonarola y
a la república, siempre habÃa un partido fuerte que
deseaba el regreso, de Fierro de Médicis (los bigi) y
otro que resistÃa el puritanismo de Savonarola y que
deseaba el libertinaje de antes bajo cualquier gobierno
que fuera (los arrabbiati). También los prÃncipes de
los demás estados italianos, viendo un peligro en la
repiiblica para ellos mismos, trataban de regresar a
Fierro de Médicis a su antiguo poder. El mismo papa
tomó parte en estas conspiraciones valiéndose de su
poder como superior de Savonarola para prohibir a
ést« seguir sus predicaciones, esperando que la repú-
blica cayera si éste dejaba de hablar. Savonarola obe-
deció por un tiempo, dedicándose a escribir libros y
tratados. Su obra literaria es considerable. Trata
de filosofÃa, ramo en que no queda en nada atrás de
los mejores filósofos de su época, de teologÃa en que
asienta la doctrina de la salvación por la fe, no por
las buenas obras, y de la vida cristiana, basando ésta
en la enseñanza de la Biblia más bien que en tradi-
ciones y costumbres.

Entre sus libros debe mencionarse "El Triunfo


de la Cruz", que presenta a su autor como evangéli-
co! y protestante sin lugar a duda.

A repetidos ruegos de los ciudadanos de Floren-


cia, se consiguió el permiso del papa para que Savo-
narola predicase en la cuaresma de 1496, y el sumo
pontÃfice pensando cohecharle, junto con el permiso
le ofreció a Savonarola el birrete de cardenal. En lu-
gar de aceptarlo Savonarola dirigió sus sermones en
esta cuaresma directamente contra el papa y el siste-
ma de penitencias de la iglesia romana, ''Dios no quie-
re ayunos, sino que evitéis el pecado en vuestra vi-
da. Huid de Roma porque Babilonia significa confu-
sión y Roma ha confundido las Escrituras, confundido

158 Los Veinte Siglos del Cristianismo

la virtud con los vicios, confundido todo. Huid de


Eoma y venid al arrepentimiento". Con estas y se-
mejantes palabras exhortaba al pueblo. Su fama
creció. De Alemania, Inglaterra y Francia llegaron
cartas preguntando acerca de la nueva enseñanza. El
mismo sultán de TurquÃa mandó traducir los sermo-
nes de Savonarola a su idioma.

El papa le mandó callar otra vez, pero en este


tiempo la "muerte negra" hacÃa sus estragos en Flo-
rencia y las predicaciones de Savonarola parecÃan
necesarias para tranquilizar el ánimo del pueblo. La
mayor parte de los ciudadanos huyeron de la ciudad,
pero Savonarola quedó predicando a los afligidos, cui-
dando a los enfermos y consolando a los moribundos.
El papa no toleró más esta desobediencia, y lo exco-
mulgó. Poco tiempo después el hijo mayor del papa
fué muerto por un hermano suyo, a causa de amores
que ambos tenÃan con su propia hermana Lucrecia.
Por primera vez en su vida Alejandro VI pareció
conmovido y arrepentido. Oyéndolo Savonarola, ex-
comulgado como estaba, le escribió una carta llena
de simpatÃa y buenos consejos. El papa le dió las
gracias con mucha sinceridad, pero pasado el pi-iraer
dolor vohió a su mal camino, y amenazó a Floren-
cia con el interdicto, si no obligaba a Savonarola a
callar. Los florentinos querÃan a Savonarola, pero
el interdicto significarÃa la confiscación de los bienes
de ellos repartidos por todo el mundo y la ruina del
comercio de que vivÃa la ciudad. Por un tiempo las
autoridades se mantuvieron firmes. Savonarola con-
tinuó sus predicaciones y escribÃa cartas a los empe-
radores y reyes de Europa incitándoles a llamar un
concilio general para deponer al papa. Casi todas
estas cartas cayeron en manos del mismo Alejandro
VI y la situación se hizo más difÃcil cada dÃa para
Savonarola.

Pablo Bukgess

159

La crisis llegó cuando un monje franciscano desa-


fió a Savonarola para las llamadas ordalÃas de fuego.
Los ciudadanos de Florencia, mirando en estas un mo-
do de salir de sus apuros, obligaron a Savonarola a
aceptar. Se hizo un túnel de madera en la plaza, por
el cual, una vez encendido, debÃa de pasar un monje
del partido de Savonarola y un franciscano. El que
pasara vivo i>or ese fuego debÃa de tenei- razón, y el
pueblo debÃa seguir su partido. Por discusiones y
pretextos de los dos lados nunca se encendió el tú-
nel ni se llevaron a cabo las ordalÃas. Por la noche
el pueblo exasperado y creyendo que Savonarola te-
nÃa la culpa como afirmaron sus enemigos, atacó el
monasterio de San Marcos y metieron a Savonarola
a la CiÃrcel. Desacreditado y puesto en tormentos, su
muerte fué decretada sin apariencia de justicia. El
23 de mayo de 1498 él y dos de sus discÃpulos fueron
ahorcados y después quemados. Los piagnoni siguie-
ron fieles a su memoria, a pesar de las persecuciones.
Celebraban sus cultos en secreto y cada año en el ani-
versario de su muerte ponÃan flores por la noche en
el lugar donde fué quemado, hasta 200 años después
de aquel injusto martirio. (* ).

Savonarola ocupa un lugar de suma importancia


en la historia. En esa "edad de duda y de siipersti-
ción, de helada indiferencia! y de alta exaltación,
cuando hombres incapaces de tirar de la espada pai-a
defender a su patria, siTfrieron mil peligros para lo-
grar un manuscrito antiguo, y creÃan en espÃritus
y en la influencia de los astros, mientras negaban
la existencia de Dios", en esa época del Renacimiento
que esperaba la reconstrucción de la sociedad confor-

(-*) El lugar está señalado lioj por una placa de bronce,


que representa la cara de Savonarola cubierta cou su capucha
de monje, y está, incrustada entre las piedras de la plaza, don-
de los pies de millares de personas pasan encima cada dÃa.

160 Los Veinte Siglos del Cristianismo

rae el modelo del antiguo paganismo, él mostró que


el mensaje de Jesús tiene algo más poderoso, algo in-
finitamente mejor para la sociedad y el individuo que
]o más escogido del paganismo, y que el Renacimiento
de literatura y filosofÃa ni debÃa, ni podÃa separarse
de aquella rica y preciosa herencia que tenemos en el
Evangelio del Crucificado.

Hartin Lilero

14$^ - mi

SIGLO XVI

MARTIN LUTERO : LA REFORMA PROTESTANTE

Mientras Savonarola, en el centro del mundo ci-


vilizado, batallaba por la pureza de la moral y las creen-
cias cristianas, crecÃa en las selvas teutónicas un niño que
más tarde habÃa de realizar el sueño de éste y llevar a
cabo la obra colosal de la reforma del cristianismo.
Se llamaba MartÃn Lutero. Nació en Eisleben, Ale-
mania, en 1483 de padres de humilde condición, que
sin embargo se empeñaron por la educación de su
hijo. Acabados los estudios elementales en su pue-
blo, pasó un año en una escuela de Magdeburgo y
después fué a Eisenach a un colegio de los francisca-
nos. La pobreza de sus padres lo obligaron a vivir
como "estudiante pobre", es decir recibiendo alber-
gue libre y pidiendo limosnas a los ricos. En Eisen-
nach encontró protección en la familia Cotta, que se
interesó por él hasta el punto de ofrecerle xui hogar
en su casa. (*).

En el año 1501, Lutero estaba listo para entrar en


la Universidad de Erfurt, centro entoncps de la vida
intelectual de Alemania. Su padre habÃa prosperado
en su oficio de minero y resolvió hacer de MartÃn,
su hijo, un abogado. Progresaba en sus estudios hasta
el año de 1505, cuando repentinamente dejó la earre-
la de la abogacÃa para entrar en el monasterio de los

(*) Esta casa aún se guarda como en el tiempo <\e Lu-


tero y el cuarto que ocupaba como joven estudiante sii^o, como
depositario de varias cosas recordativas de la vida del reformador.

162 Los Veinte Siglos del Cristianismo

agustinos en Erfurt. (*'). Hay varias leyendas que


explican este cambio inesperado, pero lo único que
sabemos de los escritos de Lutero mismo, es que cier-
tas "dudas" respecto al estado de su alma le impulsa-
ron a tomar los votos monásticos. Estas dudas le
atormentaban aún después de entrar en el convento.
Se sentÃa pecador y anhelaba el perdón de Dios. No
enconti'aba lo que su alma deseaba en las costumbres
y prácticas monásticas, a pesar de cansar a sus supe-
riores con sus continuas confesiones y de castigar su
cuerpo con un ascetismo riguroso. Desengañado de
estas cosas se dedicó a un estudio de las Sagradas Es-
crituras, una copia de las cuales habÃa encontrado
encadenada a un pilar de la biblioteca de la uaiiver-
sidad. De estas y de las explicaciones de un ancia-
no hermano del monasterio llegó a entender que el
perdón de Dios no se alcanza por las penitencias y
"buenas obras" sino simplemente por aceptar el \yor-
dón que su amor ha provisto.

AsÃ, después de dos años de lucha, su alma en-


contró la paz que anhelaba.

Más o menos en el año 1510, sus superiores man-


daron a Lutero a Roma, para desempeñar allà una co-
misión del convento. El habÃa esperado encontrar en
el Sumo PontÃfice y su corte, modelos de vida cris-
tiana, y quedó sorprendido y horrorizado al contem-
plar la corrupción que existÃa en los lugares que él
creÃa verdaderamente santos. Sin embargo, consideró
necesario seguir las costumbres de los peregrinos a
Roma, y asÃ, entre otras cosas, subió la "escalera
santa" (que se cree transportada por manos de ángeles
de Jerusalén a Roma) de rodillas y diciendo un pa-

(•) Este monasterio ha 8Õdo convertido en uii Asilo do


Huérfanos mas se conserva la celda que ocupaba Lutero con
varios recuerdos de su eatancia allA.

Pablo Burgess

163

drenuestro eu cada escalón. ("*). Eepentinamente re-


cordó la declaración del profeta Habacuc, citado des-
pués por el apóstol Pablo: "El justo vivirá por su
fe" y le ocurrió que todas aquellas penitencias y
todos esos rezos forzados, no valÃan absolutamente
nada.

Sin embargo no pensó de sà sino como fiel hijo


de la iglesia romana, y al regresar a su coiiventÃv en
1512, recibió el tÃtulo de Doctor de la Sagrada Escri-
tura en su universidad de Erfurt, y aceptó el profe-
sorado de teologÃa en la recién fiuidada y pequeña
Universidad de Wittenberg, (*"*). Al principio de su
actividad como profesor, Lutei-o enseñaba la misma
teologÃa que habÃa aprendido en Erfurt. La iinica
diferencia entre él y los demás profesores, era de que
él basaba los dogmas en la experiencia más bien que
en los principios filosóficos o autoridad del papa o de
la Iglesia. Pero poco a poco vino a entender que era
imposible reconciliar .sus principios con los de la teo-
logÃa antigua. Asà pasaron cinco años.

En 1517 llegó cerca de Wittenberg, un fraile lla-


mado Juan Tetzel recogiendo dinero para acabar la
construcción de la iglesia de San Pedro en Roma,
dando indulgencias en cambio, con autorización del
mismo papa y del arzobispo de Mainz. Tetzel afirma-

(*) Esta costumbre aún se observa en Boma, como el autor


es testigo. Al llegar al último peldaño se encuentra el pere-
grino ante un cuarto donde están guardadas muclias reliquias,
tal como una muela de San Juan Bautista, un trozo de la Snoi-
ta Cruz etc., etc. y de que algún papa ha pronunciado las
palabras "Nol hay lugar más santo que éste en el mundo".

(**) Desde entonces Wittenberg vino a ser el hogar de


Lutero hasta el tiempo do su muerte, mereciendo por tantn
el tÃtulo que se da de " Ciudad de Lutero ' '. Aquà se han jun-
tado en un Museo Luterano muchos manuscritos importantes del
Reformador, y se guardan sus habitaciones en su estado primitivo.

164

Los Veinte Siglos del Cristlvnismo

ba que cada vez que se oÃa sonar el dinero al caer


en la caja de recaudación, se libraba un alma del pur-
gatorio. El pueblo entendÃa que se compraba no
Kolo el perdón de los pecados pasados sino aún el
derecho de pecar durante unos dÃas futuros, doctrina
que soltó todos los lazos de la moralidad. Lutero
conoció el desastroso efecto de la venta de las indul-
gencias por medio del confesionario e indignado es-
cribió sus famosas 95 tesis, clavando lo escrito en las
puertas de la iglesia del castillo de Wittenberg el
dÃa antes; del "de Todos los Santos" para que fueran
leÃdas por los que llegaran a la celebración de este
dÃa.

En estas tesis sostuvo que el papa no puede ab-


solver sino de los castigos que él mismo hubiera im-
puesto, y que estos no se estienden más allá de la
muerte ; que la absolución del sacerdote se debe a los
peuitentes y que ni es indispensable que éste la dé.
Mas valen las obras de piedad y de misericordia. Pre-
gunta por qué el papa no libra a todas las almas de
una vez del purgatorio, si cs ijue de veras tiene este
poder, movido de compasión por sus sufrimientos, en
lugar de sacarlas poco a poco por dinero. Estas te-
sis luego precipitaron una gran discusión que aumen-
tó en intensidad durante unos tros años. En este
tiempo Lutero se alejaba paulatinamente del dogma
católico-romano mientras su comprensión por las grandes
verdades evangélicas se aclaraba cada vez más. Vino a
reconocer como verdaderos cristianos a algunos como
Wycliffe y IIuss que la Iglesia habÃa condenado por
herejes y aún llegó al extremo de criticar severamente
unas resoluciones de papas y concilios alegando que
estos como humanos podÃan errar. Llegó a basarse
en las Sagradas Escrituras y en la razón convincen-
te eomo las únicas autoridades a quienes debÃa de
reconocer el cristiano.
Pablo Burgess

165

El papa después de permitir la discusión durante


tres años, vió que no era posible convencer a Lute-
ro y pensó hacerle callar por la fuerza xuia vez que
no habÃa logrado hacerlo con argumentos. En 1520
lanzó al mundo la bula de excomunión condenando
41 de las tesis de Lixtero y ordenando a todos los
magistrados que si no se retractaba dentro de se-
senta dÃas, que le prendieran y le entregaran a Roma.

Durante los tres años de discusión grandes ma-


sas del pueblo y muchos de los prÃncipes alemanes
habÃan reconocido en Lutero a aquel que podÃa sal-
varles del yugo y de la corrupción de Roma. AsÃ
no tenÃa él por qué temer. Publicó un folleto contes-
tando lo que él llamaba "la bula del Anticristo", y
el 10 de Diciembre de 1520, en una plaza a la orilla
del pueblo de Wittenberg, ante una asamblea com-
puesta de profesores de la universidad, estudiantes
y otras muchas personas, quemó la btila con el libro
de la ley canónica y ptros escritos romanistas. (*).

Por este tiempo después de muchas negociacio-


nes diplomáticas, fué aceptado como Emperador de
Alemania, el R^y español, con el tÃtido de Carlos T.
Era este un joven monarca enérgico y desapasionado
y algunas veces en esta época bastante transigente en
cosas religiosas. Al subir al trono imperial vió con
alarma que una gran parte de sus subditos habÃan acep-
tado la doctrina de Lutero y que el imperio estaba
en graves dificultades con el papa como consecuen-
cia. Con la esperanza de arreglar algo, intimó a Lu-
tero que compareciese ante la Dieta de Worms, bajo
su protección. Este obedeció y durante el via.ie que
hizo en un carro abiei-to de campesino, fué pi'edieando
en todos los pueblos que halló a su paso, siendo re-

(*) El lugar de esta quemazón está marcado con un roble


sembrado para recordar el acontecimiento.

166 Los Veinte SÃglos del Cristianismo

cibido por grandes muchedumbres que se llenaron de


entusiasmo por su causa. La vÃspera de su llegada
a Worms un canciller del prÃncipe Federico, su ami-
go, le recordó el fin trágico de Juan Huss quien tam-
bién habÃa confiado en la palabra de honor de un
emperador y sin embargo habÃa sido quemado vivo.
A esto contestó Lutero: "Huss ha sido quemado pero
no la verdad con él. Iré aunque se dirigiesen contra
mà tantos demonios como tejas hay en los tejados".

Al llegar a Worms se presentó ante la Dieta,


compuesta por el mismo Emperador y sus ministros,
altos prelados, sacerdotes nobles y prÃncipes del im-
perio y doctores de las universidades. Le mostraron
sus libros y le preguntaron si los reconocÃa como de
su propiedad. A esta pregunta les contestó que sÃ.
En seguida le leyeron algunos pasajes de estos mismos
libros y le preguntaron si se retractaba de lo escrito.
La presencia de tantas altas personalidades en, la asam-
blea, hizo desfallecer \m tanto el carácter enérgico
de Lutero, quien al oÃr la tremenda pregunta que le
hicieron, pidió un dÃa de plazo para contestarla. Ese
dÃa lo pasó en oración en su cuarto pidiendo que Dios
le diera poder para confesar su error, si habÃa error
en él, o para mantenerse firme, si lo que habÃa dicho
era verdad. Al comparecer nuevamente ante el tri-
bunal al dÃa siguiente y al repetÃrsele la pregunta,
contestó que no se retractaba mientras que no se pro-
base con argumentos basados en las Sagradas Escri-
turas o en rigurosa lógica, que sus doctrinas eran
falsas. Al exigirse una respuesta final y categórica,
acerca de su retractación, dijo que su conciencia no
le permitÃa retractarse. "Aquà estoy, no puedo obrar
de otra manera, ampárame Dios, Amén". Salió en
seguida de la asamblea sin que fuese molestado y
luego emprendió camino para Wittenberg bajo el mis-
mo salvoconducto del Emperador, mientras que este

Pablo Burgess

167

«^n consejo de ministi-os acordó ponerle bajo el bando


del imperio. Mientras Lutero seguÃa su camino para
Wittenberg se encontró con un escuadrón de caballe-
ros que le apresaron y le llevaron al Wartburgo, cas-
tillo inexpugnable de la Turingia. (*). Estos eran
unos de sus mismos partidarios que se valieron de
ese acto para ponerlo en un lugar seguro. Allà pasó
un año, tiempo que empleó en hacer una traducción
del Nuevo Testamento al alemán.

Aún estando en el Wartburgo, Lutero tuvo noti-


cias de unos desórdenes entre sus mismos partidarios,
quienes en su celo por la Reforma habÃan empezado
a romper imágenes y destruir altares. Al saber esto
decidió salir del Wartburgo para ir a corregir estos
desmanes y predicar una reforma más transigente.
Manifestó su decisión a su ilustre huésped y éste le
hizo ver lo arriesgado de su empresa, pues estando
bajo el bando del imperio era deber de cada fiel súb-
dito del emperador matarlo. Lutero contestó que si
cayera, serÃa con Cristo y que él preferirÃa caer con
Cristo que estar de pie con César. La salida no le
fué impedida y con pocas predicaciones logró calmar
los ánimos de los iconoclastas.

El tiempo que siguió, lo empleó en escribir tra-


tados en defensa de la fe evangélica. En menos de un
año habÃa escrito 183 folletos y obras religiosas.

Una de sus principales controversias fué contra


Enrique VIII de Inglaterra, quien habÃa escrito con-

y-^. (*) El Wartburgo es hoy una especio de museo de la cultu-


/_ r»"^ alemana. Conserva entra otras muchas cosas de interés el
cuarto donde Lutero vivÃa durante este tiempo, conocido por la
vidumbre bajo el nombre del caballero Jorge. En este cuarto
lo más interesante son tal vez, las señales en la pared que mar-
ean el choque del tintero de Lutero en ella. Lutero sentÃa
que el diablo le estaba echando en cara su impotencia y sejún
se dice le tiró su tintero, espantando asà a Satanás y manchan-
do la pared.

168

Los Veinte Siglos del Cristianismo

tra Lutero repitiendo las declaraciones de concilios y


papas, sin ninguna solidez filosófica. Por esto él que
después se separó de la iglesia romana, recibió del
papa el tÃtulo de "Defensor de la Fe". Lutero pul-
verizó todos sus argumentos y llegó al extremo de lla-
marle "un asno con corona".

Una lucha parecida sostuvo con Erasmo. Este


era uno de los más notables hombres de su época
por su ilustración. También deseaba la reforma de
la Iglesia, pero no se atrevió a separarse de Roma.
El papa le obligó a que atacara a Lutero, y lo hizo,
dirigiéndose contra la doctrina luterana de la predes-
tinación. Pero era más bien una controversia de per-
sonalismos en que Lutero echó en cara a Erasmo su
falta de sinceridad y Erasmo trató a Lutero de gro-
sero y fanático campesino.

Los prÃncipes alemanes fueron fieles a la Refor-


ma y rehusaron entregar a Lutero al papa, como éste
les exigÃa en 1522 y también en 1524. En el año
1525 Lutero contrajo matrimonio con Catarina vou
Bohra, quien habÃa sido monja y con otras varias ha-
bÃa escapado de su convento y llegado a pedir la pro-
tección del iniciador de la Reforma. Algunos histo-
riadores aseguran que la separación de Lutero de la
iglesia romana fué motivada por su deseo de casarse,
deseo que no podÃa satisfacer como ministro de esta
organización. Esta aseveración no puede ser más
infundada. Hemos visto el desarrollo de circunstan-
cias que causó su separación, culminando en su exco-
munión en 1520. No pensó en casarse sino hasta en
el mismo año 1525 cuando la Reforma estaba bien
establecida por una gran parte de Europa. Tomó
esta resolución súbitamente, pensando que tal vez no
iba a vivir mucho tiempo y que antes de morir de-
seaba dejar un ejemplo que hiciera patente que los
pastores de la Iglesia no tienen ningain obstáculo p.i-

P^VBLO BURGESS

169

ra fundar hogares honradamente. Este suceso, como


ora de suponerse, hizo aún más profundo el abismo que
separaba la nueva Iglesia de Lutero de la antigua
i'omana. Muchos afirmaban que de este matrimonio
de un fraile hereje con una monja renegada tenÃa que
nacer el Anticristo.

Asà como los campesinos ingleses en tiempo de


Wycliffe se insurreccionaron contra la nobleza, re-
belión debida aunque indirectamente, al espÃritu de
libertad y de justicia que las doctrinas evangélicas
habÃan sembrado en el pueblo, asimismo en tiempo
de Lutero los campesinos alemanes se levantaron con-
tra sus prÃncipes. El gran Reformador comprendió
que si bien era cierto que aquel movimiento era jus-
to, no podrÃa engendrar más que la anarquÃa del
paÃs, y por esto, en bien del mismo pueblo, se puso
del lado de los prÃncipes, lanzando siis predicaciones
a los rebeldes para que respetaran a las autoridades
constituidas, y a éstas para que hicieran justicia.
Pero el poder de la palabra de Lutero podÃa evi-
tar una guerra amarga entre los prÃncipes y sus sub-
ditos en la cual estos al fin perdieron.

Desde el edicto de Woi'ms (1521) hasta el año


1555, la polÃtica del imperio alemán estuvo en una
gran incertidumbre. El Emperador Carlos V, mantu-
vo .su residencia en España, y es muy natural que por
esto no podÃa gobernar inteligentemente a un paÃs
tan lejano como lo era la nación teutónica. Aunque
Carlos V es considerado como uno de los monarcas
más católico-romanos de la historia, sin embargo la
incertidumbre de su polÃtica respecto a la Iglesia lle-
gó hasta el grado de apresar al mismo sumo pontÃfice,
después de haber atacado a Roma por medio de un
ejército que en su mayor parte se componÃa de lu-
teranos.
En el año de 1529 «se reunió en Espira una con-

170

Los Veinte Siglos del Cristianismo

ferencia con el objeto de arreglar los asuntos religio-


sos que tan profundamente afectaban el imperio, y en
ella se dispuso que en todos los lugares donde ya
se habÃa establecido la doctrina evangélica se diera
libertad para que continuara, pero que en las regio-
nes donde no se habÃa establecido, se prohibiera en lo
absoluto la propaganda antirromanista. Los prÃncipes
alemanes evangélicos protestaron contra esta dispo-
sición, y esta es la razón histórica por la cual se ha
denominado "Protestantes" a todos los partidarios
de la nueva iglesia.

La conferencia de Augsburgo en 1530, queriendo


zanjar las dificultades que se habÃan suscitado entre
ambos bandos religiosos, atizó más las desavenencias
que habÃan entre ellos, dando lugar como resultado
final, a una liga que se formó entre los prÃncipes
protestantes contra la soberanÃa de Carlos V. A cau-
sa de esto comenzó una larga, guerra entre este Em-
perador y la alianza de los prÃncipes referidos.

Además de Alemania, Holanda, Dinamarca, No-


ruega, Suecia e Inglaterra aceptaron la Reforma Evan-
gélica iniciada por Lutero y la Liga Alemana pro-
curó ensancharse en mÃa Liga de las naciones protes-
tantes. Para esto creyó necesario alcanzar la unidad
doctrinal entre todos los partidarios de la Refor-
ma. Desde dos años antes de que Lutero comenza-
ra abiertamente su rebelión contra el poder de Roma,
se habÃa comenzado ya una reforma independiente en
Suiza bajo la dirección de Zwinglio. Este movi-
miento no estaba en completo acuerdo con el que iba
dirigido por Lutero, por tener algunas diferencias doc-
trinales, y por esto los prÃncipes interesados organi-
zaron la conferencia de Marburgo entre Lutero y
Zwinglio, como principales, juntamente con algunos
de sus partidarios. El asunto más importante se re-
ferÃa a la doctrina de consubstanciación que defendÃa

Pablo Burgess

171
Lutero. Según éste después de la bendición sacerdo-
tal, habÃa en el pan y el vino, además de sus propias
substancias, efectivamente el cuerpo y la sangre de
Cristo. Zwinglio no quiso aceptar esta doctrina, bajo
ningún concepto, y aseguraba que la Santa Cena no
era más que una comida simbólica y recordatoria del
sacrificio de Cristo.

AsÃ, todos los esfuerzos de los prÃncipes para ase-


gurar la unidad confesional entre los partidarios de
la Reforma, fracasaron, pero los protestantes no deja-
ron de pelear por sus derechos, junta y separadamente.

En el año 1546 murió Lutero. Los últimos años de


su vida habÃan sido de cuidados y amarguras, pero
su muerte fué la de un cristiano que como Pablo,
habÃa peleado la buena batalla, habÃa guardado la fe
y esperaba el galardón que el Señor, el Justo Juez, le
darÃa en aquel dÃa.

En el mismo año la guerra que estaba latente en-


tre protestantes y católicos estalló en una realidad
desconsoladora. Los protestantes perdieron primero y
el Emperador dictó leyes pro\'isionales que no gustai-on
ni a los unos ni a los otros; pero en 1552 los protes-
tantes ganaron una campaña contra el Emperador,
lo cual le obligó a convocar al fin Ja Dieta de Aiigs-
burgo en 1555, en la cual se hizo la paz por la fa-
mosa sentencia: "Cujus regio ejius religio", lo cual
quiere decir que cada prÃncipe en el imperio alemán
tenÃa que escoger entre el catolicismo y el protestan-
tismo y que sus súbditos tenÃan que adoptar la reli-
gión de sus respectivos prÃncipes.

Mientras esto pasaba en Alemania. Calvino esta-


ba sentando la base de la reforma del protestantismo
que lleva su nombre, en Ginebra, ciudad que sirvió
como centro para la propaganda reformista en la Eu-
ropa latina.

La rebelión contra Eoma, comenzada en Inglate-

172 Ix)s Veikte Siglos del Cristl\nismo

rra en el reinado de Enrique VIII, vino a ser bajo


Eduardo VI, su hijo, un movimiento abiertamente pix»-
testante en sus doctrinas y prácticas. En cuanto a
Francia, la propaganda de la Reforma se desarrolla-
ba a pesar de las persecuciones rigurosas de que era
objeto. En Italia y en España, también habÃan apare-
cido unos destellos de la nueva luz, pero pronto fue-
ron apagados por la Iglesia, antes de que alcanzaran
grandes proporciones.

Asà pues, Lutero tuvo la dicha de ver en vida a


más de media Europa adhiriéndose a la Reforma de
que él habÃa sido tan importante y elocuente vocero y
el éxito alcanzado para la restauración de la verdad
evangélica se debe, después de Dios, a su valor, fe y
perseverancia.

(MISTjVÜ tDOLFO

SIGLO XVII

GUSTAVO ADOLFO. EL CRISTIANO COMO


GUERRERO

La Reforma protestante tuvo una influencia pro-


funda sobre la misma iglesia romana. En primer lu-
gar influyó en la purificación de sus costumbres, y
la hizo definir con más claridad sus dogmas, cosa
que sucedió en el Concilio Tridentino en los años
1542-1545, 1563-1564. Pero por otra parte, dió lugar
a la formación de nuevas instituciones para la defen-
sa de la fe católica. La Inquisición fué fortalecida,
y entre las nuevas órdenes monásticas, se formó la
llamada CompañÃa de Jesús o sean "los JesuÃta.s".
Esta sociedad fiÃé fundada con el objeto de convertir
a los mahometanos a la fe cristiana, pero fué cambia-
da por el papa en un instrumento para contrarres-
tar la Reforma Evangélica en Europa. En Baviera
tuvo éxito especial; y en otros paÃses logró retar-
dar o destruir el progreso de las ideas reformistas.

En el mismo año de la paz de Augsburgo, (1555)


Carlos V renunció a su ctÃtro para retirarse a. un
convento. Su hijo Felipe II quedó en el trono de
España y de los PaÃses Bajos, y luego empezó una
cruel persecución en estos últimos paÃses, tanto que
todos los protestantes se rebelaron y después de me-
dio siglo de guerra conquistaron la independencia de
Holanda con la religión protestante reconocida por el
Estado. En Francia la oposición al nuevo movimiento
llegó a su apogeo la noche de la matanza de San Bar-
tolomé en 1572, en la cual perecieron por lo menos

174 Los Veinte Siglos del Cristianismo

50,000 personas en el escaso término de 48 horas. Pe-


ro esto no acabó con los protestantes, sino al contra-
rio, bajo el mando de Enrique de Navarra se rebela-
ron contra el rey de Francia, y formando un partido
muy fuerte defendieron sus derechos. Enrique por
razón de parentesco, fué coronado rey de Francia, y
con el objeto de contentar al pueblo católico recibió
la comunión de la iglesia romana ; sin embargo, de.s-
pués, no pudiendo olvidar su primer amor por la re-
ligión evangélica, en el Edicto de Nantes (1598) ga-
rantizó los derechos civiles y religiosos de los protes-
tantes. En Inglaterra, después de un corto tiempo
de persecución bajo MarÃa (la Sangrienta), casada
con el mismo Felipe II de España, la Reforma quedó
implantada en el reinado de Isabel y sus sucesores.
Carlos V no habÃa podido poner a su hijo Felipe II
como emperador alemán, quedando en vez de él Fer-
nando I. La paz de Augsburgo no fué satisfactoria
ni a los protestantes ni a los católicos, pero vivieron
los dos bandos sobre esta base por espacio de unos cin-
cuenta años.

Dirijamos ahora nuestra vigta a Suecia, donde


nació en el año de 1594, el héroe del protestantis-
mo en el siglo XVII : Gustavo Adolfo.

Suecia habÃa aceptado la Reforma luterana du-


rante el reinado de Gustavo I, fundador de la dinas-
tÃa de Vasa. Se dice que cuando aquel gran hombre
estaba moribundo y no podÃa hablar, hizo señas de
que querÃa escribir y empezó su último mensaje al pue-
blo con estas palabras: "Mejor morir cien veces que
abandonar el Evangelio", entonces le faltaron las
fuerzas, no pudo escribir más y cayó muerto.

Pero en 1567, cuando su hijo Juan subió al tro-


no de Suecia, los JesuÃta.s empezaran a conquistar el
paÃs. Este rey se casó con una princesa católico-ro-
mana de Polonia. La reina insistió en que su hijo

Pablo Burgess

175

Segismundo fuera educado en la fe católica, y este


prÃncipe resultó ser, con el tiempo, rey de Polonia y
a la vez, heredero del trono de Suecia. Los esfuer-
zos de los jesuÃtas de convertir a Juan y a Suecia al
catolicismo, habÃan sido estériles, y ellos tenÃan aho-
ra toda su esperanza puesta en su hijo, que iba a to-
mar el trono después de la muerte de Juan. El rey
Juan murió al fin en 1590. Segismundo, su hijo, estaba
entonces en Polonia y lui tÃo de éste, hermano menor
del rey Juan, que se llamaba Carlos, quedó de regente.
Después de tres años, Segismundo vino a reclamar el
trono. El pueblo temÃa a un rey católico y para ase-
gurar su libertad en el Evangelio, hizo votos por me-
dio de su Parlamento, para ayudar a Carlos en cual-
quier acción que fuera necesaria para mantener la con-
fesión de Augsburgo. Pero Segismimdo, siguiendo los
métodos de los JesuÃtas por quienes habÃa sido edu-
cado, siendo luego instnimento de ellos, juró defen-
der la religión evangélica como religión del pueblo
de Suecia. Pero luego quebrantó su juramento, fun-
dando escuelas católicas, nombrando gobernadores ca-
tólicos, y hasta dió fondos del gobierno para edificar
iglesias católicas donde el pueblo no querÃa otra reli-
gión que la evangélica.

Por fortuna regresó a Polonia después de un año


de estar en Suecia y no pudo evitar que Carlos fuera
nombrado otra vez regente. Pero nuevamente los
jesuÃtas tral)ajaron en el ánimo de Segismundo, dando
por resultado que hizo planes para regresar a Suecia
con tropas polacas para imponer la religión católica
a la fuerza. Cuando llevó su invasión a cabo, el
pueblo al mando de Carlos, se rebeló, y habiendo ga-
nado la campaña a Segismundo, hicieron prometer a
éste mandar las tropas extranjeras a su patria y sos-
tener la religión evangélica. Pero cuando vieron que
no cumplÃa esta condición, al año siguiente el pueblo.

176 Los Veinte Siglos del Cristianismo

lo depuso y en el año 1604 nombró a Carlos y a


sus descendientes, con tal que fueran protestantes,
como reyes de Suecia. Gustavo Adolfo era hijo de Car-
los y tenÃa diez años cuando su padre fué corona-
do como rey.

Se le acostumbró desde muy joven a las cosas


del Estado. Hablaba siete lenguas desde su niñez.
Su padre le escribió un dÃa: "Sobre todas las cosas
teme a Dios, hijo mÃo, honra a tu padre y a tu madre,
trata con ternura a tus hennanas, ama a los que me
hanj servido fielmente, recompénsalos según sus mé-
ritos; muestra bondad hacia tus súbditos, castiga el
mal, pon confianza eu todos los hombres, pero entera-
mente, sólo eu los que has venido a conocer bien".

En este tiempo empezó lo que se llama la Guerra


de los Treinta Años. Su principio fué asÃ: la ciudad
libre de Donauworth en Baviera, habÃa aceptado la
Refox'ma oficialmente ; el emperador Rodolfo exigÃa
que los bienes de la Iglesia Católica quedaran a ésta
y que no se prohibiera la práctica de la misma. En-
tonces un dÃa del año 1606, los católicos salieron de
su iglesia con una procesión, la cual los protestantes
desorganizaron. Por esto el Emperador puso a la ciu-
dad bajo el bando del Imperio y el rey de Baviera,
Maximiliano, tomó la ciudad, anexándola a su reino
y prohibiendo el culto evangélico. Previendo más di-
ficultades, los protestantes formaron la "Unión Pro-
testante" (1608), y los católicos siguieron su ejemplo
con la "Liga Católica" el año siguiente.

El Emperador no queriendo guerra, pensó apla-


car a los protestantes extendiendo materialmente sus
derechos en Bohemia ; pero después, en el reinado de
MatÃas, éste quiso negar los mismos derechos dados
por su hermano a los bohemios y rehusó el permiso
para edificar un templo protestante. La Unión Pro-
testante intervino entonces para garantizar los dere-

Pablo Bur^jess

177

ohos de los suyos en el año de 1618, ayudando a los


bohemios a levantar una revolución contra su rey, a
consecuencias de la cual fué depuesto este soberano,
invitando los bohemios al elector Federico de la Pa-
latina, que era uno de los más conspicuos personajes
representantes del protestantismo, a tomar aquel alto
puesto, cargo que aceptó con mucho gusto, pero contra
el consejo de sus amigos.

Ya en el año de 1611, Carlos IX de Suecia habÃa


muerto y el joven prÃncipe Gustavo Adolfo, de diez y
siete años, tomó sobre sà el cargo de dirigir el go-
bierno. Fué heredero de una guerra contra Dina-
marca, la cual terminó con buen éxito para su paÃs
en el año de 1613, haciéndose una paz duradera, por-
que Gustavo ya no se vió en la necesidad de sacar
la espada otra vez contra este rey de un paÃs que
también era protestante. Pero no pudo vivir en paz
porque el año siguiente (1614) estalló una guerra con-
tra Rusia, que le ocupó durante tres años y que con-
dujo a una paz sumamente favorable para Suecia, pues
Rusia le cedió las provincias de Ingria y Carelia.

La guerra entre los protestantes y católicos ha-


bÃa ya comenzado en Alemania, pero el rey de Sue-
cia no intervino por estar otra vez en giierra contra
Polonia y también porque los protestantes de Ale-
mania estaban defendiéndose con éxito.

La guerra de los Treinta Años puede definirse


diciendo, que fué el último esfuerzo del catolicismo
para esclavizar la Europa qxae estaba a medio liber-
tar; pero el motivo de la lucha no era solamente por
esto, pues juntamente con el móvii religioso habÃa
un móvil polÃtico. Fernando II quiso hacer el imperio
alemán muy fuerte. Por esto algunos prÃncipes como
Maximiliano de Baviera, que eran buenos católicos,
dejaron a dicho emperador a veces sin ayuda, porque
temÃan que su victoria no significarÃa tanto \m éxito

178 Los VEnsTE Siglos del Cristianismo

para el catolicismo como nuevo poder para Fernando,


poder que ellos no querÃan. Por esto se comprende
también por qué Francia, siendo miembro de la Liga
Católiea, fué el instnimentoi que al fin aseguró la
victoria de los protestantes. Como queda dicho, los
protestantes ganaron al principio, pero en el año 1620
el elector Federico, rey de Bohemia, fué expulsado de
Praga. Este como hemos dicho, era también Elec-
tor de la Palatina inferior o sea la parte de Alemania
alrededor de Heidelberg, y de la Palatina superior cu-
ya ciudad principal era Nuremberg, y por esta parte
sus territorios estaban adyacentes al reino de Bohe-
mia. Asà pues Federico tenÃa bastantes recursos y
aunque perdiendo, seguÃa la guerra solo, hasta el año
1625. Pero le iba de mal en peor; después de perder
el reino de Bohemia, el Emperador le quitó la Palati-
na superior y los españoles poco a poco se fueron
apoderando de la Palatina inferior. Asà es que tres
reinos hasta entonces protestantes cayeron en manos
da los católicos, siendo vÃctimas del fanatismo de
éstos y rehusándoseles el permiso de predicar libre-
mente su religión. Todos los bienes eclesiásticos de
los protestantes fueron confiscados y no podÃan cele-
brar sus cultos sino escondidos.

Al ver la cosa como estaba, progresando en fa-


vor de los católicos, Gustavo Adolfo hizo todos los
esfuerzos para unir a los poderes protestantes, Dina-
marca, Holanda. Inglaterra, los Electores de Sajonia
y Brandcnburgo con Francia, para quebrantar el po-
der de España y del Emperador.

Hubo mucha discusión entre los poderes protes-


tantes, pero al fin Dinamarca, Inglaterra y Holanda
entraron en la guerra para defender a los protestan-
tes alemanes, sin querer aliarse con Gustavo Adolfo.
Esto fué en ol año 162"). El rey de Dinamarca comen-
zó la campaña bien, pero en dos años habÃa perdido

Pablo Burgess

179

todo ante el famoso general imperialista Tilly, quien,


no contento con rechazar la ofensiva de su enemigo,
tomó posesión del ducado de Schleswig-Holstein per-
teneciente al reino de Dinamarca.

También los estados de Meeklenburgo y Pomera-


nia que profesaban la fe evangélica quedaron en poder
de los católicos. AsÃ, pues, con estos dos paÃses, eran
ya seis los estados protestantes que desde el princi-
pio de la guerra habÃan pasado al poder del ene-
migo.

Los católicos estaban de plácemes y mostraban


sus intenciones más claramente, alentados con el éxito
que hasta entonces habÃan obtenido y publicaron un
tratado diciendo que la época del absolutismo habÃa
llegado y que habÃa "que convertir a Europa a la fe
católica a viva fuerza". Donde quiera que llegaban
prohibÃan el culto evangélico, imponiendo sobre prin-
cipados protestantes, prÃncipes y religión católicos
contra el deseo de los habitantes. La situación era
grave y toda la Europa protestante vio que Gustavo
era el único que podÃa salvar su causa.

Gustavo Adolfo desde que fué invitado por los


poderes protestantes, quiso aceptar el mando supremo
del movimiento contra la Liga Católica y el Empera-
dor; pero la opinión pública de .su paÃs que no veÃa
más allá de los sucesos que se estaban desarrollando,
no querÃa conceder su asentimiento para una inter-
vención en favor de los correligionarios beligerantes,
porque no creÃan amenazado a su paÃs y su religión;
pero Gustavo en un hermoso discurso que pronunció
ante el Parlamento, hizo ver que era preferible por
medio de un movimiento ofensivo llegar hasta el ene-
migo, antes que éste se anticipara a llevar la guerra
hasta las playas de Suecia, pues era seguro que des-
jjués de vencer a los demás beligerantes, la Liga Ca-

180

Los Veinte Siglos del Ceistianismo

tólica procurarÃa destruir uii paÃs eminentemente pro-


testante como era la Suecia.

Por este tiempo los ejércitos católicos estaban


sitiando! la ciudad protestante de Stralsund. Gus-
tavo dirigió su primer golpe contra estos ejércitos si-
tiadores, librando la ciudad.

Desde el principio, su campaña fué una serie


no interrumpida de triunfos y a donde quiera que lle-
gaba, sus correligionarios oprimidos le saludaron co-
mo a su salvador. Aunque temerosos del engrande-
cimiento del poder de Gustavo, los prÃncipes protes-
tantes le ayudaron, y asà su ejército crecÃa continua-
mente.

A los católicos les entró gran miedo por aquellos


triunfos y hasta oraron en su letanÃa a Dios para que
les librara del ''Diablo y de los Suecos". El ejército
del Emperador habÃa vivido del botÃn y del robo, y
asà tenÃa en su contra a la misma población cató-
lica. Gustavo al contrario dió órdenes explÃcitas con-
tra tales tropelÃas y fusilaba a cualquier soldado que
las infringÃa. Asà ganaba la confianza de las mismas
poblaciones católicas, cuyos cultos legÃtimos nunca
prohibió.

Gustavo no pudo llegar a tiempo para salvar a


la ciudad de Magdeburgo que los imperialistas estaban
sitiando. Cayó desgraciadamente esta ciudad y fué
destruida completamente por los roonanistas; pero poco
después sà logró entablar un combate con el gener£i
Tilly cerca de Leipzig.

Gustavo dió la voz de "Dios con nosotros", gri-


to de combate que los alemanes todavÃa usan y la ba-
talla se libró, ganándola gloriosamente Gustavo y su»
protestantes aliados.

De allà continuó su marcha al sur tomando la


fortaleza de Marienburgo donde los católicos habÃan
depositado grandes cantidades de tesoros, pensando

Pablo Bubgess

181

que la fortaleza era inexpugnable por haber sido ben-


decida por la Virgen. Restauró la religión protestante
dondequiera que habÃa antes existido y confiscó los
bienes de los jesuÃtas. De Leipzig pasó a Frankfurt
del Mein, Augsburgo, Worms y Espira y de allà a Nu-
remberg, Donauworth y llegó a Munich.

Regresando a Nxxremberg su buena suerte cam-


bió y de repente se halló sitiado en dicha pobla-
ción. Su esfuerzo para librar la ciudad y quebrantar
la fuerza del enemigo fué vano y al fin se resignó a
retirarse; pero aunque el ejército imperialista era el
victorioso, estaba tan debilitado por la lucha y el ham-
bre que no pudo tomar la ciudad de Xuremberg. Una
vez afuera, la confianza volvió al corazón de Gustavo.
Volvió y salvó al pueblo de Nuremberg de los cató-
licos, y la gratitud de los habitantes fué tan grande
que se pusieron de rodillas ante él. "Ah", dijo Gus-
tavo, "ahora me honran como si fuera Dios mismo
y Dios seguramente me castigará por permitir tal ado-
ración; sin embargo yo creo que El sabe que no me
deleito con tales honores, y no permitirá que mi obra
fracase, suceda lo que sucediere con mi persona, pues-
to que todo es por la gloria de su santo nombre".

En fin, cerca de Lützen, los ejércitos imperialistas


y los de los protestantes, se encontraron cara a cara.
Dos horas antes de amanecer, el rey mandó sonar
los tambores. El ejército por regimientos oyó reve-
rentemente la lectura de la Biblia y las oraciones de
los capellanes y entonces entonaron el himno de Lu-
tero : ' ' Castillo fuerte es nuestro Dios ' y otro de
Gustavo: "Xo desmayes, pequeño rebaño". A conti-
nuación Gustavo, hablando a todos, dijo: "Adelante
en el nombre de Dios; Jesús, Jesús, Jesús, ayúdanos
a pelear hoy para la honra de tu nombre". Recién
comenzada la batalla, Gustavo cayó herido mortal-

182 Los Veinte Siglos del Cristuxismo

mente. (''â– ^). La caballerÃa del enemigo le alcanzó y


preguntándole su nombre, él respondió: "Yo soy el
rey de Suecia que hoy sella la religión y libertad de
Alemania con su sangre". El duque Bernardo de
Weimar habÃa sido designado por Gustavo para tomar
el mando si él cayera.

Un general viendo a Gustavo muerto y la primera


lÃnea de infanterÃa deshecha, dijo: "no hemos perdido
la batalla ha.sta el punto de no poder retirarnos en
buen orden". Bernardo le regañó diciéndole : "¡Re-
tirada !, el tiempo para esto ya pasó, ahora la ven-
ganza". La batalla continuó todo el dÃa con varias
alternativas favorables a uno y otro bando, pero al
anochecer los suecos hicieron un gran esfuerzo y de-
rrotaron a los imperialistas completamente.

Aquella noche unos finlandeses del ejército de


Gustavo, que se habÃan apoderado de su cadáver,
arrebatándolo al enemigo en cuyas manos habÃa caÃ-
do, cubiertos con sus armaduras y a caballo, asistie-
ron a la pequeña capilla de un pueblo cercano, oyen-
do al maestro de escuela leer el rito sencillo de entie-
rro de los luteranos, y ¡la carrera de Gustavo habÃa
terminado !

Es grande la diferencia entre Gustavo y aquel


humilde Hijo del Hombre a quien se esforzaba en
servir. El uno rey, el otro carpintero ; el uno con gran-
des ejércitos que lo servÃan, el otro con doce discÃpu-
los, algunos traidores ; aquel vengando a sus hermanos
oprimidos, éste enseñando el amor al enemigo. Pero
al fin, Gustavo se cuenta con razón entre los grandes
cristianos de la historia.

(*) La batalla de Liitzen se libró en un gran llano inme-


diato a la población y el lu^ar donde cayó Gustavo está marca-
do con una lápida conmemorativa. Hay una capilla pequeña
en el mismo sitio donde se celebran cultos en idioma sueco de
vez en cuando.

Pabix) Burgess

183
El, como su Maestro, conceptuó el bien de sus
hermanos como de más importancia que su bien pro-
pio ; él como su Maestro, murió por librar a la huma-
nidad de la esclavitud y por darle la libertad gloriosa
del Evangelio.

Después de la muerte de Gustavo en 1632, la


Guerra de los Treinta Años continuó por espacio de
dieciséis años más, pero lasi ventajas ganadas por
Gustavo en pro de la causa de los protestantes no se
perdieron, y al fin, con la ayuda de Francia, se hizo
la Paz de Westfalia en 1648, que garantizó a los pro-
testantes el libre ejercicio de su religión. Desde en-
tonces no ha habido otra gran guerra religiosa. Pe-
ro si la libertad venció al fin a la tiranÃa, y la to-
lerancia al fanatismo, se debe más qi;e a otro, a aquel
gran hombre, que vió que el bien de su paÃs estaba
estrechamente ligado con la caitsa protestante de
toda Europa, y que usó su gran talento no para en-
grandecer su propio reino en primer lugar, sino para
librar a sus hermanos oprimidos, y para dar su vida
en sacrificio por ellos. "Nadie tiene maj^or amor que
el que ponga su vida por sus amigos".

.lUilSI «ESLEY

1703 - 1791

SIGLO XVIII

JUAN WESLEY: EL PIETISMO PROTESTANTE

Con la paz de Westfalia, los protestantes consi-


guieron la libertad, de cultos que la tiranÃa de Roma
pretendÃa quitarles, y asà también la tranquilidad
necesaria para desarrollar en toda su plenitud sus po-
tencias latentes. Desde su principio el protestantis-
mo ha encerrado dos tendencias que podemos desig-
nar como el Racionalismo y el Pietismo. En este
siglo estas dos tendencias se desarrollaron. Los racio-
nalistas procuraron someter a la razón todas las creen-
cias religiosas. Sus efectos no son del todo malos en
ninguna manera, pero tienden siempre a secar esas
fuentes de vida espiritual de donde brotan la comu-
nión con Dios y la fe fii-me y celosa en la pei^sona y
mensaje de Jesvis. En lugar de acercarse a Dios por
medio de Jesús los racionalistas suelen ocuparse de la
filosofÃa y la ciencia hasta apartarse a veces entera-
mente de la vida y puntos de vista religiosos. El pie-
tismo por otra parte da lugar al libre desarrollo de
la fe en el hombre y enseña a conocer a Dios por ex-
periencia directa. Muchas veces fomenta la estrechez
y fanatismo, de manera que el hombre religioso está
en la constante necesidad de vivificar su razón por su
fe mientras que tiempla su fe por su razón. Estas
dos tendencias que existen en toda religión llegaron a
ponerse en abierta lucha en el protestantismo del si-
glo XVIII en todos los paÃses en donde la Reforma
habÃa sido adoptada. El contraste fué más notable
en Alemania pero es Inglaterra el paÃs de que pensa-
mos ocuparnos principalmente en este capÃtulo.

La separación de la Iglesia anglieana de la ro-

186

Los Veinte Siglos del Cristianismo

mana se debÃa más bien a la rebeldÃa de Enrique VIII


contra el papa que a su deseo de remediar abusos ecle-
siásticos o alcanzar la pureza de la enseñanza evan-
gélica. Asà la Reforma inglesa carecÃa en gran parte
del fervor espiritual que animaba a los protestantes ^
de Europa continental. Pero en Escocia las predica-
ciones de Juan Knox entrañaban una reforma espi-
ritual bien distinta del carácter polÃtico que revestÃa
la Reforma inglesa. No faltaban también en el seno de
la misma Iglesia anglicana, fieles testigos de la ver-
dad evangélica, a los cuales señalaron con el nombre
de puritanos. Estos fueron perseguidos por sus mis-
inos hermanos protestantes de la Iglesia anglicana a
causa de sus doctrinas independientes y la estricta mo-
ralidad que observaban. Tal fué la persecución que
muchos emigraron al Nuevo Mundo estableciendo nu-
merosas colonias que habÃan de formar el núcleo de
la gran república norteamericana. Los reinos de In-
glaterra y Escocia llegando a unirse bajo un solo so-
berano (Jacobo I, 1603) los anglicanos ritualistas pre-
tendieron imponer a los escoceses presbiterianos,
su liturgia y sus orafÃiones rezadas. Los escoceses
se rebelaron abiertamente contra tal imposición, dan-
do origen a una sangrienta guerra entre presbiteria-
nos y anglicanos. Con la revolución encabezada por
Oliverio Cromwell (1643) y que fué un triunfo para
los puritanos, las luchas religiosas cesaron y se esta-
bleció una verdadera libertad de cultos. En el rei-
nado de Carlos II que siguió el gobierno de Cromwell,
se quitó el sostenimiento oficial a los pastores purita-
nos, pero por otra parte se facilitó la formación de
las varias iglesias independientes que desde entonces
han existido al lado de la iglesia anglicana oficial en
Inglaterra.

Asà es que el protestantismo se habÃa estableci-


do definitivamente en Inglaterra y habÃa aprendido
Pablo Burgess

187

a tolerar las diversas prácticas y creencias que en el


mismo todavÃa existen, cuando nació Juan Wesley en
el año 1703, siendo el décimoquinto hijo de Samuel
Wesley, párroco anglicano del pueblo de EpAvorth. Su
madre era una mujer de piedad no fingida y de mu-
cha fuerza da carácter. Se cuenta de ella que estando
su esposo ausente en Londres por algún tiempo, ella
no estaba satisfecha con las predicaciones del ministro
que le sustituÃa interinamente y se dedicó persoiial-
mente a enseñar a la familia los domingos por la tar-
de en su propio hogar. Al principio asistÃan a estas
reuniones solamente los de la familia y la sirvienta.
Pero ésta luego pidió permiso para que asistiesen sus
padres; luego éstos para que asistiesen otros amigc«
y asà sucesivamente, hasta que 'legó a formarse un
auditorio de más de doscientas personas. El pastor
interino se quejó de esto y amenazó con acción judi-
cial, pues una ley antigua prohibÃa semejantes reu-
niones conventÃciüas. A pesar de esto la madre de
Wesley las continuaba, sintiéndose llamada de Dios
para servirle de esta manera. También su padi'e al
tener noticia de lo ocurrido no quiso evitar estas reu-
niones. Considerado el tiempo, semejante valor y con-
sagración de una madre de familia, muestra un ca-
rácter y piedad poco comunes. Tal era la madre,
pues, que dirigÃa los pensamientos de Juan Wesley en
su niñez.

A la edad de doce años Wesley pasó a una escue-


la preparatoria en Londres, y terminados los estu-
dios en ésta, entró en la Universidad de Oxford para
estudiar la teologÃa, esperando seguir la can*era de un
pastor anglicano al terminar sus estudios. Pero cuan-
do llegó esta época sus profesores habÃan reconocido
en él a un hombre de talentos especiales y le hicieron
"fellow" de la Universidad, es decir le dieron una be-
ca para seguir sus estudios! a costo de la Univer-

188 Los Veintx Siglos del Cristlinismo

sida<3. Fué en este tiempo cuando se fundó el llamado


"Santo Club" siendo Wesley mismo uno de los funda-
dores. Este Club consistÃa de alguno^ estudiantes
de la Universidad que se unieron con el deseo de al-
canzar mayor santidad de vida. Con este fin practi-
caban el ayuno, dormÃan en el suelo y se sometÃan a
otras molestias por el estilo. También visitaban mu-
cho a los enfermos y a los prisioneros no tanto con
la idea de ayudar o consolarlos como porque creÃan
que el sufrimiento que estas visitas les causaban, ayu-
darÃa para darles mayor santidad.

En esto de estar visitando a los enfermos, Juan Wes-


ley conoció a Jorge "Whitefield. Este habÃa crecido en
una taberna pero muy joven se habÃa fugado de su ca-
sa. Yendo en busca de trabajo un dÃa, tuvo ocasión de
oÃr a un predicador angücano y el diseui'so de éste
le interesó de tal manera que quiso desde ese momen-
to ser predicador y encaminó su vida al fin de realizar
su deseo. Al fin logró entrar a la Universidad de
Oxford donde a la vez que estudiaba, tenÃa que traba-
jar para ganar su sustento, sir\'iendo la mesa a otros es-
tudiantes. Whitefield también fué recibido como
miembro del Santo Club. Pero desde luego se notó
que el nuevo socio no estaba del todo de acuerdo con
los demás, piiesto que Whitefield se opuso al asce-
tismo de sus compañeros diciendo que todo esto era
inútil toda vez que Cristo habÃa pagado una vez por
todas la .deuda del pecado, y que a cambio de esta
vida introspectiva, y egoÃsta en su fondo, debÃa vivirse
una vida que fuera feeimda en bienes para nuestros se-
mejantes, aniuieiando el Evangelio de la Gracia.

Juan Wesley quedó en la Universidad de Oxford


lia.sta cumplir los treinta años de edad. Por aquel
entonces un lord inglés que es-taba formando la colonia
de Georgia en la América del Norte lo invitó para
trabajar en su ministerio en dicha colonia, y mirando

Pablo Bubgess

189

en esta invitación un llamamiento del mismo Dios,


Wesley aceptó el cargo y embarcó con dirección al
Nuevo Mundo. Durante este viaje tuvo ocasión de co-
nocer algunos creyentes de la iglesia morava que iban
en la misma embarcación. Vió desde luego que una
perfecta concordancia reinaba entre ellos y pudo obsei'-
vai" que por ningún motivo se disgustaban entre sÃ.
Vió también que en el peligro mostraban mucha san-
gre frÃa. Wesley admirado por esta vida de fe y con-
fianza en Dios trató de averiguar su causa, pero
como él no hablaba alemán ni ellos inglés no pudieron
entenderse.

Al llegar a América, Weslej^ se puso a predicar


una moral muy estricta. Los colonos de Georgia, aven-
turei'os en su mayor parte, sólo se reÃan de él, y no le
hicieron caso. Viendo que sus esfuerzos eran imÃti-
les con los blancos, Wesley trató de evangelizar a los
pieles rojas indÃgenas. Pero no. pudo aprender su idio-
ma y se desanimó por lo que le decÃan por medio de
intérpretes que ellos no querÃan ser cristianos puesto
que habÃan visto que los blancos que profesaban esta
religión pegaban a sus mujeres, se emborrachaban y
hacÃan muchas otras cosas que su propia religión pa-
gana les señalaba como malas.

Después de sólo dos años de vivir en América, con


el espÃritu decaÃdo por el poco éxito de su labor mi-
sionera, Wesley decidió volver a su patria. Durante
todo el viaje reflexionó sobre la inutilidad de .sus es-
fuerzos y empezó a pensar que si no habÃa podido
convertir a ninguno tal vez la razón era que él mis-
mo no se habÃa convertido. Pasó la mayor parte del
tiempo leyendo la Biblia y orando al Señor. Un dÃa
divisó en lontananza un barco que iba a América. Mu-
cho tiempo después supo que en ese barco hacÃa la
travesÃa al nuevo mundo su antiguo colega del Santo
Club, Jorge Whitefield, quien en su misión ameri-

190

Los Veinte Siglos del CristlÃnismo

cana obtuvo un resultado bien distinto del de Wesley,


pues multitudes se convirtieron por sus predicaciones.

Al llegar a Inglaterra Wesley contrajo relaciones


de amistad con un alemán de la iglesia morava con
quien tuvo muchas conversaciones sobre la salvación
y vino a entender que muchos cristianos habÃan lle-
gado a sentir el perdón de los pecados como experien-
cia viva, no como resultado de un ascetismo riguro-
so, sino como una gracia divina obrando en sus cora-
zones. Un hermano de Juan Wesley, llamado Carlos,
llegó a tener esta experiencia por aquel tiempo y unas se-
manas después, el mismo Juan mientras escuchaba en una
reunión, una lectura de Lutero que trataba de la jus-
tificación por la pura gracia de Dios mediante la fe
en la muerte expiatoria de Cristo, sintió que habÃa na-
cido de nuevo y alcanzó el gozo y consuelo de sabei"
que sus pecados habÃan sido perdonados por el Om-
nipotente.

Por supuesto al teenr tal experiencia. Wesley em-


pezó a hacer referencia a ella en sus predicaciones,
aconsejando a sus oyentesà que debÃan de desearla fir-
memente y orar a Dios que les concediese esta dicha
también a ellos. Este mensaje no fué del agrado de
los ministros anglicanos compañeros suyos quienes em-
pezaron a prohibirle el uso de sus templos. Viendo sus
esfuerzos frustrados otra vez, determinó conocer mejor
el movimiento pietista de Alemania antes de seguir su
ministerio en Inglaterra y se fué a visitar la colonia
morava (pie se habÃa establecido bajo hxs auspicio8
y en el territorio del conde Zinzendorf.

Ziuzendorf y los hermanos moravos le recibieron


con amor y él pudo ver que habÃa una especie de
vida comunal entre los cristianos de aquella colonia.
Cada uno de los miembros de ella tenÃa su trabajo es-
pecial de acuerdo con los hermanos en la fe y con el
objeto de servir a la comunidad en general ; la coufra-

Pablo Burgess

191

temidad niá.s grande reinaba en todas sils relaciones;


gozaban de una libertad perfecta en sus cultos pues
cualquiera de ellos sin ser pastor graduado ix>dÃa diri-
girse a sus compañeros. Por otra parte observó el gran
celo misionero que distinguÃa esta colonia que invertÃa
todas sus ganancias en misiones que mandaba a todas
partes del mimdo. Demás está decir que Wesley quedó
sumamente complacido por estas cosas y escribió a su
hermano : ' ' Dios me ha concedido al fin estar con una
iglesia cuj'^a conversación está en los cielos, en la cual
mora la mente de Cristo y que anda como él andiivo".

Al regresar a Inglaterra, Wesley encontró la mis-


ma oposición antigua a que él predicara en las iglesias
auglicanas. Pero otro campo de servicio cristiano se
le presentó. Jorge Whitefield habÃa regresado de Amé-
rica ardiendo con el deseo de anunciar el mensaje del
Evangelio en Inglaterra como habÃa hecho en el Nuevo
Miuido. El, como Wesley, encontró muy pocas opor-
tunidades de hablar en las iglesias anglicanas y de-
cidiq predicai' al aire libre. Empezó este trabajo en el
distrito minero de Bristol donde los obreros de las
minas estaban casi olvidados por la iglesia oficial.
La primera vez que predicó al aire libre asistieron
1000 oyentes, la segunda 2000 y antes de terminar su
campaña evangeliza dora habÃa predicado a más de
20,000 personas de una vez.

No pudiendo Whitefield acudir a todos los luga-


res donde luego lo invitaron a predicar de esta ma-
nera, llamó a Juan Wesley en su ayuda para que que-
dara en el distrito de Bristol mientras que él acudÃa
a otras partes. Asà comenzó la gran campaña de pre-
dicación popular que llevaron a cabo estos dos perso-
najes, y en la cual fueron ayudados después por mu-
chos individuos de buena voluntad. Wesley continuó
este método durante cincuenta años, dirigiendo la pa-
labra por ténnino medio de cuati-o a seis veces diarias

192
Los Veinte Siglos del Cristianismo

y llegando a pronunciar 42,000 predicaciones antes que


tenninara su ministerio.

En tanta actividad debÃan de ocurrir incidept^s


interesantes. Se dice que una vez cuando predicaba
cerca de ima plaza de toros, soltaron uno de estos con
el propósito de disolver la concurrencia. A pesar de
la bulla causada por los brincos del animal entre los
concurrentes, Wesley siguió su sermón. Cuando el toro
llegó cerca de la mesa donde éste estaba, se paró y
quedó como hipnotizado oyendo la voz del predica-
dor. Otra vez un párroco de la iglesia anglicana
mandó el coro de su iglesia para que cantara el Sal-
mo 119, que como so sabe tiene 176 versos, en las inme-
diaciones del lugar donde habÃa de predicar, esperan-
do asà ahogar la voz de Wesley. Otra vez cuando es-
taba de paso un domingo en su pueblo natal se espe-
raba que habÃa de predicar en la iglesia y todo el pue-
blo se reunió. El vicario lejos de invitar a Wesley
a predicar aprovechó la oportunidad para atacarle en
el sermón. Los amigos de Wesley anunciaron a todos
los que salÃan de la iglesia que a la tarde Wesley iba
a predicar en el cementerio. Asà fué. A la hora se-
ñalada se paró sobre el panteón de su padre y predicó
más de una hora conquistando la atención y admira-
ción de todos por su sinceridad y su elocuencia. Mu-
chas veces le arrojaron frutos y huevos podridos, aguas
fétidas y otras inmundicias. Pero siguió su obra con
energÃa y firme convicción.

El cambio en las costumbres del pueblo, obrado


por las predicaciones de Wesley y de Whitefield fué
notable. Miles de borrachos abandonaron su vicio, mu-
jeres chismosas pusieron freno a su lengua, y multi-
tudes empezaron a guardar el dÃa de descanso que
antes lo habÃan profanado. El número de los con-
vertidos creció rápidamente y pronto comenzaron a
organizarse en congregaciones gobernadas por reglas

Pablo Burgess

muy estrictas de conducta, prohibiéndose hasta el bai-


le o la asistencia al teatro. Wesley no les dió sin em-
bargo ningún nuevo credo o forma de doctrina, con-
tentándose con estos preceptos para la vida prácti-
ca. Estas diversas congregaciones comenzaron a re-
lacionarse recÃprocamente y a comprar locales para sus
cultos. Constituyeron el principio de la iglesia nieto-
dista, que tanto desarrollo ha tenido por el mundo
entero en los tiempos modernos.
Penoso es recordar que el crecimiento de esta
nueva iglesia no pudo consumarse sin disputas entre
ella y los moravos. Estas eran sin embargo cuestiones
secuJidarias de poca importancia. Más seria fué la con-
troversia que estalló en el mismo seno de la iglesia me-
todista entre sus fundadores, Whitefield y Wesley.
Whitefield sostenÃa que la salvación alcanzada, una vez
por la gracia no podÃa perderse, mientras que Wesley
sostenÃa lo contrario. Además Whitefield sostenÃa que
el honxbi'e nunca puede alcanzar la perfección en esta
vida, mientras (jue Wesley aseguraba que el creyente
puede esperar en la existencia ten-enal una ''segunda
gracia" por santificarse completamente ante' los ojos
de Dios. Estas controversias dieron lugar f(ue se se-
pararan Whitefield y sus partidarios p>ara fundar la
iglesia metodista calvinista.

Conforme pasaban los años el nuevo movimiento


que en su principio habÃa atraÃdo principalmente ci la
clase proletaria, llegó a contar en su número a per-
sonas do mayor distinción social y hasta algunos miem-
bros de la alta nobleza de Inglaterra. Guiando el des-
arrollo de su iglesia y predicando constantemente
Wesley alcanzó los 70 años que el Salmista señala
al hombre, pero su vigor no decayó. El mismo nos
cuenta que a los setenta años su vista y sus nei'vias
eran mejores que a los treinta y que a los seten-
ta y tres podÃa predicar mejor que a los veintitrés.

194

Los Veinte Siglos del Cristianismo

Llegó a ver sepultados a todos sus primitivos compa-


ñeros en la obra pero una nueva generación de jóve-
nes luchadores vino a sustituir a los viejos que ha--
bÃan bajado a la tumba. Entre ellos debemos men-
cionar a Rowland Hill y a Juan Newton, este último
habiendo sido traficante en negros esclavos antes de
convertirse.

A la edad de ochenta y un años Wesley aún


trabajaba activamente, haciendo viajes a pie y en la
nieve hasta de cuatro leguas, mientras predicaba cua-
tro o cinco veces diarias. A los ochenta y tres años
fué a Holanda para dirigir una campaña evangelÃs-
tica. A los ochenta y seis años menciona que un dÃa
que sólo predicó dos veces lo tuvo como ' ' un dÃa de des-
canso". Pero al fin esta heróica divulgación del Evan-
gelio tuvo el término natural y el 23 de febrero de
1791 cuando ya tenÃa 88 años Wesley predicó su últi-
mo sermón. Al dÃa siguiente cayó enfermo y pocos
dÃas después murió con una gran paz del alma y con-
fiando plenamente en que su Maestro a quien habÃa
servido con tanta fidelidad le recibirÃa en el hogar
celestial. Su último mensaje a sus hermanos fué éste:
"No desfallezcáis, Dios está con nosotros". Asà ter-
minó su carrera el que supo más que ningún otro de
su siglo llevar a los pecadores a Jesiis, "el Cordero de
Dios que quita el pecado del mundo".

JORCE WILLIAMS

1821 - 1905

SIGLO XIX

JORGE WILLIAMS— EL CRISTIANISMO LAICO

Ya hemos visto cómo el cristianismo en el siglo XVIII


empezó a crecer de tal manera que rompió los lazos
convencionales que le habÃan sido impuestos ; cómo el
artesano se levantó a testificar del amor de Dios en el
lugar donde sólo el ministro habÃa sido admitido an-
tes; cómo se predicaba al aire libre y no sólo en el
templo apartado para el culto, y cómo, sobre todo, el
cristianismo vino a comprendei"se como cosa de la ex-
periencia personal, dirigiendo su mensaje no sólo a la
cabeza sino también al corazón de los hombres.

Por supuesto este movimiento no tuvo resonan-


cia en todas las iglesia.'^ protestantes ni mucho me-
nos en las iglesias católicas, pero no eabe duda
que es el fenómeno más digno de atención en ese
siglo y que modificó hasta cierto punto el mensaje de
todas las ramas de la iglesia cristiana.

El siglo XIX quedará en la historia como un si-


glo de desarrollo admirable en todas las fases de la
vida humana. En el campo polÃtico la revolución
norteamericana y la francesa, juntamente con las re-
voluciones de los paÃses de las Américas del Centro
y del Sur contra los tiranos, libraron a los habitan-
tes de estas naciones de las cadenas opresoras, como
la Reforma habÃa librado el espÃritu europeo de la su-
perstición y del oscurantismo. Nuevas partes del mun-
do fueron abiertas al comercio ; nuevas invenciones y
modos de producción facilitaron la vida e hicieron po-
sible el ganar grandes fortunas. El mundo fué libra-
do de sus costumbres anticuadas; la tradición no fué

196
Los Veinte Siglos del Cristianismo

respetada más y la institución sin utilidad cayó en


desuso. Los que veÃan en Jesús a su INIaestro y Salva-
dor tuvieron que enfrentarse con un mundo embriagado
con los ideales de libertad y progi*e«o unidos muchas
veces con un materialismo craso y chocante.

Pero el cristianismo no se quedó atrás en este des-


arrollo. Si el comercio buscaba nuevos mercados en
el Oriente y en el Africa, halló que los misioneros
pió de este siglo con el primitivo objeto de instruir en
cristianos habÃan llegado antes o juntamente con él;
si la ciencia y la ei'udición hacÃan progresos, grandes
organizaciones cristianas hicieron resonar a las univer-
sidades con un mensaje cristiano y llenaron los cora-
zones de miles de personas instruidas en las letras y
en las ciencias del deseo ardiente de usar sus conoci-
mientos para la gloria de Dios y el bien de sus seme-
jantes. Si los economistas y los sociólogos señalaron
el camino para una organización más sana de la so-
ciedad, hallaron a los cristianos trabajando en el mis-
mo .'^entido y realizando éxitos en gi*ande escala.

En el siglo anterior, las misiones apenas habÃan


comenzado, pero desde el principio del siglo XIX, el
ardor de la iglesia cristiana creció continuamente has-
ta que a su fin las misiones se encontraban en todo
el mundo, gastándof* anualmente en su manutención
millones y milloneas de pesos oro.

Nuevas organizaciones vinieron en ayuda de la


Iglesia. La primera que se debe mencioaiar es la Es-
cuela Dominical, institución fundada muy a princi-
la Biblia a los niños pobres el dÃa domingo, y asà evi-
tarles las tentaciones de la caUe en este dÃa, pero que
después tuvo un desarrollo inmenso en muchas otras
direcciones.

Las sociedades de jóvenes como la llamada de


Esfuerzo Cristiano, fueron fundadas en este siglo y
dieron un gran empuje a la obra cristiana entre la
juventud. La Iglesia Institucional, el Ejército de

Pablo Burgess

197

Salvación, y muchas otras organizaciones fueron fun-


dadas para lleg ar a los pobres el Evangelio, al mismo
tiempo que se les ayudaban materialmente. Grandes
organizaciones para combatir el alcoholismo, nacidas
en la Iglesia, se levantaron a pelear contra este gran
mal, mientras que avivamientos encabezados por hom-
bres como Finney y Moody, hicieron crecer grande-
mente el número de los convertidos y celosos cris-
tianos. Hay muchos hombres que se pueden consi-
derar como representantes de este siglo, de los grandes
evangelistas, de los valientes misioneros, de los erudi-
tos teólogos, y de los eminentes filáxitropos, mas hemon
escogido a Jorge Williams, como aquel en quien po-
demos ver reflejado como en un espejo las aspiracio-
nes y esftierzos del cristianismo de este tiempo. Lo
hemos escogido como sujeto de este capitulo no por ser
el más celoso, ni el más instruido ni de mayor influen-
cia entre los cristianos del siglo diecinueve, sino por
ser el verdadero "tipo" de la época.

Jorge Williams nació en una hacienda en el Oc-


cidente de Inglaterra, el 11 de octubre de 1821.
Era el más joven de sus ocho hermanos. Fué bauti-
zado y confirmado en la Iglesia anglicana, y después
de unos pocos años de instrucción en la escuela del
pueblo vecino, se dedicó a ayudar a sus padres y her-
manos en los trabajos de la hacienda.

Pero la Providencia no lo habÃa designado para


la vida campesina. La crisis vino un dÃa cuando es-
taba trayendo una cajreta de rastrojo del campo para
guardarlo en la caballeriza. Estaba él como soñando
y no fijándose bien en lo que hacÃa, cuando la earreÃa se
voleó resultando caballos, carret-a, rastrojo y él mis-
mo dentro de xm foso.

Padre y hermanos decidieron desde luego que


Jorge no tenÃa las cualidades necesarias para la vida cam.
pesina, y dispusieron castigarlo mandándolo a un pue-

198 Los Veinte Siglos del CRiSTLá.NiSMO

blo para emprender la vida de negocios. Hallaron una


colocación para él en una tienda de géneros en Bridge-
water, unas diez leguas distante de su hogar. Vi-
vÃa con su patrón que era hombre piadoso, y seguÃa
la regla del establecimiento, asistiendo con los demás
operarios a los cultos de una capüla congregaciona-
lista de la cual era miembro el patrón.

Desde luego mostró grandes aptitudes para el ne-


gocio y por su carácter amable conquistó el cariño
tanto del patrón como de los demás empleados. Po-
co a poco también su espÃritu sufrió un cambio. El
mismo nos dice que entró en Bridgewater como joven
"indiferente, descuidado, impÃo, maldiciente" pero po-
cos años después, cuando salió de aquel empleo, era
serio, sobrio y entusiasta por la obra cristiana.

En la capilla congregacionalista halló lo que no


habÃa sentido en la Iglesia auglicana: es decir la paz
que viene por saber que sus pecados habÃan sido perdo-
nados en Cristo. Fué recibido como miembro de esa igle-
sia y empezó desde luego a tomar una parte importante
en la vida de la congregación. Era uno de los que
ayudaban pai*a la fonuación de un culto de oración y
también enseñaba una clase en la escuela dominical. Ade-
más de la Biblia leyó los libros de Finney que se co-
nocen bajo los tÃtulos de "Disertaciones para Cris-
tianos" y "Sobre los Avivamientos en la Religión".
Estos libros le enseñaron a pensar qtie el deber prin-
cipal de cada cristiano es el de atraer a otras almas
a la salvación de que él goza. Asà se. ve que en toda
su vida este "deseo para almas", vino a ser su prin-
cipal pensamiento. Hablaba a todos los que encon-
traba de la salvación de sus almas, pero tal era su
tacto y tino unidos a una sinceridad manifiesta, que
nunca recibió una contestación ruda. Supo unir con
la mayor perfección, el odio al pecado y el amor al
pecador. A los diecinueve años acabó su aprendiza-

Pablo Burgess

199

je en Bridgewater, y después de buscar empleo en va-


rias partes fué recibido como empleado en un alma-
cén de géneros de Londres, perteneciente al señor
Hitchcock. Aquà vivÃa también en el establecimiento
con otros ciento cuarenta empleados. Se dice que
cuando él halló este empleo era casi imposible para
un joven que viviese en esta casa observar las costum-
bres cristianas. Las horas de trabajo eran sumamente
largas y los jóvenes se encontraban con las fuerzas tan
agotadas al acabar el trabajo, que contra las reglas del
establecimiento llevaban bebidas aleohólieas a los cuartos
para ahogar su cansancio, o pasaban la noche en una
Gaaitina o alguna casa de mala fama. Jorge Williams ha-
bÃa hecho votos de no tomar bebidas alcohólicas nunca y
fué fiel a su voto. Acastumbrándose poco a poco al
establecimiento do Hitchcock, hizo amistades con unos
dos o tres de los jóvenes más serios y empezó a tener
oración con ellos en sus ratas desocupados, mientras que
el dÃa domingo, siempre invitaba a que lo acompaña-
ran al culto de alguna iglesia o capilla. Los cultos
de oración entre los empleados del establecimiento que
habÃan empezado con so<lo él y otro joven, crecÃan en
número de asistentes y en interés hasta que a veces
llegaron a juntarse treinta de los empleados en ellos.
También se organizó una sociedad misionera que jun-
tó dádivas para la ayuda de la causa misionera
entre los paganos. Los jóvenes empezaron a orar pa-
ra la conversión de sus compañeros y del patrón. Los
otros se burlaban de ellos, pero éstos escogiendo al
más enemigo de todos le invitaron para un banquete
en su honor, cosa que le extrañó bastante, pero acep-
tó la invitación y juzgó a estos jóvenes piadosos, bue-
nos compañeros. Dejó de burlarse y después de al-
grún tiempo se convirtió también. Asà todos los emplea-
dos uno por uno aceptaron a Cristo y también, al
fin, el mismo patrón viendo los efectos de este movi-

200 Los Veinte Siglos del Cristianismo

miento sobre sus empleados, entró en una. experiencia


viva del amor de Dios. Después de tres años no ha-
bÃa casi ningún inconverso en el establecimiento.

Naturalmente se suscitó entonces la cuestión de


que si este movimiento habÃa alcanzado tan buenos
efectos en la casa de Hitchcoek, ¿por qué no probarlo
en otros almacenes? El resultado fué una organiza-
ción: "La Asociación de Jóvenes Cristianos" que ha
crecido desde entonces maravillosamente, y que abraza
el mundo entero en su campo de actividad en el dÃa de
hoy. Poco a poco haciendo muchos esfuerzos, la orga-
nización crecÃa, y aiinque Jorge Williams no tomó
nunca una parte directa en su crecimiento, él fué
siempre una fuerza principal para anudarla.

Mientras tanto, no se olvidaba de los negocios.


Sus aptitudes le alcanzaron promoción, hasta que fué
recibido como socio en el esta.bleeimiento, relación
que se hizo después más estrecha por su casamiento
con la hija de Hitchcoek. El almacén que antes ha-
bÃa sido de ventas al por menor, se ensanchó, vendién-
dose tÃimbién al por mayor, y en el transcurso de los años
Jorge Williams llegó a ser uno de los hombres más ri-
cos de Inglaterra. Pero no olvidó nunca su amor por
los jóvenes, a pesar de los cuidados del negocio y de su
familia. El sabÃa que el hombre no puede senir a
Dios y a INÕammón a la vez. El servÃa a Dios e hizo
que Mammón le sirviera también. Uno de sus princi-
pales deseos era hacer la vida de sus empleados más
amena. AsÃ. junto con otros patrones de Londres
empezó iin movimiento para cerrar los almacenes
tenxprano. y para dar libre a los empleados la
tarde del sábado. Puso el ejemplo en su estableci-
miento y logró ver el dÃa en que esta benevolente
disposición fué imitada por todo el pueblo de Lon-
dres. Hoy la "semana inglesa" iniciada por él, se
obsei'va en casi el mundo entero.

Pablo Burgess

201
Recordando la dureza de la vida que habÃa vi-
vido como dependiente, hizo todo lo que pudo para
mejorar la situación económica de sus empleados. Pe-
ro su interés principal era siempre el bien espiritual
de ellos. Cuando un joven se le presentaba pidiendo
empleo, le preguntaba qué parte del negocio conocÃa
y luego si conocÃa a Cristo. Los tres puntos principa-
les de su organización consistÃan en el contacto per-
sonal de joven con joven, la unidad en la oración
y el estudio de la Biblia. Dicha asociación fué y es
considerada como ayuda de todas las iglesias evangé-
licas; no es otra iglesia aparte, ni es otra organiza-
ción dentro de ninguna de ellas, sino una asociación
interdenominacional. Jorge "Williams siempre miraba
las cosas que unen a los cristianos más bien que las
que los separan. Se cuenta que una vez estaba plati-
cando con otros tres jóvenes en la calle, antes de ir
al culto de su iglesia, cuando do repente, fijándose
en que eran todos de distintas denominaciones, los
abrazó exclamando: "bautista, metodista, anglicano,
congregación alista, pero uno en Cristo". Varias ve-
ces le vino a él el deseo de irse como misionero o de or-
denarse como ministro de alguna. Iglesia, pero compren-
dió al fin que podÃa servir a Dios mejor como sencillo
laico y esto lo hizo hasta su muerte.

La asociación que él habÃa formado crecÃa. Ha-


bÃa empezado en un dormitorio ocupado por seis jó-
venes, pero después de poco tiempo fué necesario
alquilar un cuarto para el uso de los miembros. De
aquà tuvieron que trasladarse a otro más grande y
emplear un secretario que lo cuidara. Sala de lectura
y anexos semejantes fueron añadidos con el tiempo,
y el número de miembros crecÃa constantemente has-
ta llegar a mil en el espacio de cuatro años. En 1851
liubo una exposición universal en Londres, donde se
hicieron esfuerzos especiales por dar folletos a todos

202 Los Veinte Siglos del CeistiaiÃismo

los visitantes e interesarlos en su obra. El resultado


fué que la asociación se trasplantó a los Estados Unidos
y otros paÃses. Estando el niismot Jorge Williams en
ParÃs por asuntos del negocio, vió que no habÃa allà nin-
guna sociedad de esta naturaleza, y llamando a los
pastores protestantes a reunión, les expuso la necesi-
dad de ésta con tanta elocuencia, que hicieron el ensayo
con éxito feliz. Cuando en 1863 murió su suegro,
Jorge Williams fué electo Tesorero de la Asociación,
cargo que Mr. Hitchcock habÃa desempeñado hasta
entonces.

Williams tenÃa la costumbre de pagar todos los


déficits y asà ayudó a la sociedad salvándola de mu-
chas situaciones difÃciles. Dió siempre desde la mitad
hasta las dos terceras partes de lo que ganaba para
la obra de propaganda cristiana en una forma u otra,
pero a pesar de su generosidad, murió rico. Pasaron
los años y sus hijos tomaron más y más sobre sà las
responsabilidades del negocio, dejándole más libertad
para los asuntos de la asociación. Entonces fué cuando
hizo viajes a América y otros paÃses donde la obra
se habÃa establecido, hablando, organizando, dando, y
nunca quiso descansar. Su familia se quejaba de que
cuando deseaba disfrutar de vacaciones, Jorge Williams
siempre la llevaba a alguna parte donde no habÃa aso-
ciación, para organizar una allá.

En 1894 la asociación celebró en Londres, jubileo


por sus cincuenta años de vida. Miles de delegados
llegaron de todas partes del mundo. Suecia, Holanda,
Dinamarca, Alemania, Suiza, España, Italia, el Japón,
los Estados Unidos, la América del Sur y otros paÃses
mandaron sus representantes. La reina Victoria ofreció
a Jorge Williams la honra de hacerlo "Knight" o Caballe-
ro, que es la recompensa más alta que da el soberano
inglés. Cuando Jorge Williams recibió la carta en
que se le comunicaba esta disposición de la reina, ex-

Pablo Burgess

203

clamó ante su secretario que estaba cerca: "¿Pues


qué piensa usted de esto?" "Que es una honra bien
merecida" contestó el secretario. "No, no", dijo
Jorge Williams, "no es para mÃ, sino para la asocia-
ción; pertenece a nuesti'o Maestro, pongámosla a sus
pies", y se arrodillaron a orar.

Cuando llegaron los delegados a la convención,


hicieron una asamblea religiosa como nunca la habÃa
visto Londres hasta entonces. Jorge Williams fué el
centro de todo, y la honra que recibió hubiera satis-
fecho a cualquier otro que no tuviera como él la vista
fija no en los hombres, sino en su Maestro. La conven-
ción oyó los informes del progreso de la obra en todo
el mundo: de Alemania con sus 61,000 miembros; de
Holanda con sus 185 asociaciones, donde en cuatro años
el número de sus miembros se habÃa cuadruplicado;
de los Estados Unidos donde la asociación habÃa edi-
ficado grandes centros, con auditorios, salas de lec-
tura y de juegos, gimnasios, etc., etc. y estaba sir-
viendo no solo a los empleados del comercio, sino
también a los de los fen*ooarriles, a los negros, al
ejército y a la marina y sobre todo a los estudiantes
de las universidades, de los cuales miles estaban
yendo al servicio de Cristo en las misiones extranje-
ras. Este congreso es el apogeo de la vida de Jorge
Williams. Vivió todavÃa once años celebrando jubileos
como el del establecimiento de la asociación en Amé-
rica, etc., pero ya habÃa pasado el vigor do su vida.
En 1905 todavÃa pudo estar en una convención en Pa-
rÃs, donde fué llevado a la plataforma, pudiendo ape-
nas pararse. Miles esperaban con atención su men-
saje, pero parecÃa que no podÃa hablar. Al fin le vol-
vió algo de su poder antiguo y dijo con ardor: "Jó-
venes de Francia, os quiero decir que si queréis una
vida feliz, útil y provechosa, dad vuestros corazones
a Dios mientras que estáis jóvenes. Mi último testa-

204

Los Veinte Siglos deIÃ Cristianismo

mentó para vosotros, y es un testamento precioso, es


]a Asociación de Jóvenes Cristianos. La dejo a vos-
otros, querido» jóvenes de todos los paÃses, para con-
tinuarla y extenderla. Espero que gozaréis tanta fe-
licidad en la obra como yo he gozado, pero con más
éxito. Esto será una bendición para vuestras almas
y para las almas de multitudes de otros". Entonces
!a luz de su faz desapareció repentinamente y él fué
llevado de entre la multitud completamente desmaya-
Jo. Pocos meses después murió. Pero su obra continúa y
continuará. Es el tipo del cristiano de su siglo, diji-
mos y lo repetimos. Fué un siglo en que los laicos
hacÃan tanto como los ministros graduados : fué el
siglo en que los jóvenes del campo fueron a las ciuda-
des para hacerse ricos en pocos años; fué el siglo en
que los ricos empezaron a poner sus riquezas a la dis-
posición de la sociedad, y a servir a sus semejantes
con ellas; fué el siglo en que el cristianismo se im-
puso la tarea de llevar el Evangelio a toda criatura,
y a servir no solo al alma del hombre, sino también
a su cuerpo, llevando a la organización social los prin-
cipios cristiÃinos y procurando coordinarla de tal modo
que llamara a la expresión del bien que está en el hom-
bre, y no del mal.

JOHS R. MOTT

SIGLO XX

JUAN R. MOTT.— TENTATIVAS DE UNION


CRISTIANA

En el pueblo judaico se hacÃa distinción cutre los sa-


cerdotes y los profetas. Los sacerdotes velaban por
el cumplimiento de la Ley. Eran los custodios de la
rica herencia del pasado. Los profetas por otra parte
hablaban en el nombre del Dios vivo quien por boca
de ellos dirigÃa su mensaje a las necesidades de su
pueblo. Esta distinción entre el espÃritu sacerdotal
y el espÃritu profético se nota t-ambién en la historia
del cristianismo. Hemos visto en los capÃtulos ante-
riores algiinos de los profetas cristianos, algunos de
aquellos, quienes imbuidos del espÃritu de Jesús, adap-
taban su mensaje a las necesidades de su época, "no
según la ley de un mandamiento carnal, sino confor-
me al poder de una vida perdurable". (Hebreos 7:16).

Pero los sacerdotes siempre andaban en pos de


los profetas haciendo dogmas de .sus dichos, y organizando
en instituciones sus ideales. Esto tiene la ventaja
de conservar para las nuevas generaciones el mensaje
del profeta. Pero casi siempre tiene el inconveniente
de ligar estas nuevas generaciones a ideales y cos-
tumbres o instituciones, que si bien eran necesarias
y iitiles en su tiempo llegan después solo a retardar
el progreso verdadero. De manera que nuevos pro-
fetas tienen que levantarse, a quienes pasa lo mismo
y asà consecutivamente. Asà es que las varias orga-
aizaciones que el cristianismo ha llamado a existencia
en el transcurso de su desarrollo, aún hoy nos pue-

206

Los Veinte Siglos del Cristianismo

den enseñar la historia del mismo, quedando a la vista


como unas cuantas capas superpuestas en el monte del
desarrollo espiritual de la humanidad.

Las Iglesias orientales, la cóptica, la nestoriana


y la ortodoxa están aún repijtiendo el mensaje del
cristianismo al siglo cuarto. Los profetas de este
siglo han sido entronizados por los sacerdotes de es-
tas iglesias, quienes se han hecho sordos a los profetas más
recientes. (*). El espÃritu prof ético pasó entonces
a la iglesia romana. AgustÃn, Gregorio. Tomás de
Aquino, Francisco de AsÃs ; i he aquà sils profetas ! Pe-
ro como las iglesias orientales cristalizaron el mensa-
je cristiano del siglo cuarto, asà ha hecho también la
iglesia romana con el mensaje cristiano de la Edad
Media, llegando este proceso a su colmo en la de-
claración de la infalibilidad del papa en 1870. • Las
varias iglesias protestantes establecidas y protegidas
por el Estado de Europa han seguido el mismo cami-
no, cristalizando el mensaje de los grandes reforma-
dores del siglo XVI y aún se nota igual tendencia
en el Metodismo y las organizaciones laicas que des-
pués se han establecido.

De modo que el cristianismo en el dÃa de hoy


presenta el mensaje de Jesús en una variedad infi-
nita de formas. Esto tiene cierta justificación en el
hecho de que los hombres a quienes se dirige este men-
saje están en muy distintos grados de civilización
y necesariamente tienen que ser enseñados en términos
que les sean comprensibles. Pero por otra parte estas
distintas organizaciones heredadas del pasado tien-
den a gastar la fuerza de los cristianos en contro-

(•) Esta palabra no ha de tomarse al pie de la letra, pues


ahora últimamente nueva vida parece brotar de algunas de
Pitas comunidades cristianas antiguas quienes especialmente
desde la primera Guerra Mundial van buscando comunión con
los protestantes y nprendiendo mucho de sus hermanos occiden-
tales. ,

Pablo Buroess

207

versias y luchas entre ellos mismos y a impedir que


el mensaje de Jesús se dirija libremente a las necesi-
dades del siglo.

La lucha del cristianismo en este siglo se di-


rige contra la filosofÃa materialista, que se manifies-
ta por un lado en el campo polÃtico en un comunis-
mo al estilo ruso que abiertamente y por parte del Es-
tado hace la guerra a toda creencia en un Dios perso-
aal y no tolera la religión organizada a lo lai-go, y por otro
lado en el campo intelectual difundiendo en las univerei-
dades y por la prensa en nombre de la "Ciencia"
un desprecio a toda aclase de "creyentes" que son
descritos como atrasados, seres inferiores que sólo in-
fluà den lástima. Y si esta lucha tiene el cristia-
nismo que sostener "en casa" por decirlo asÃ, tiene
a la vez otro gran conflicto con otras religiones an-
tigiias como el mahometismo y el budismo que hoy
despiertan de su letargo de siglos, procurando impedir
la marcha triunfante de la causa cristiana usando
los mismos métodos de ésta para combatirla. Y tie-
ne también el cristianismo que ha<;er frente a una co-
secha de nuevas religiones en el presente siglo no me-
nor que en siglos pasados.

Ante estos problemas urgentes de la actualidad,


las diferencias que dividen a los cris-tianos parecen in-
significantes y los caudillos más ilustrados de todas
las iglesias están esforzándose para que la iglesia
cristiana en todas sus ramas se una. si no bajo im
solo gobierno, a lo menos con un solo propósito de
presentar a Cristo y su Evangelio como la única espe-
ranza del mundo. Las diferencias antiguas no se han
olvidado, pero parecen de poca importancia ante la
gran tarea comvin que se presenta a los discÃpulos del
Cmcificadoi en el dÃa de hoy.

El que más que ningún otro de nuestro siglo, ha


sabido dirigir la atención de todos los cristianos a

208

Los Veinte Siglos del Cristiaxismo

esta tarea y quien ha logrado unir los diferentes gru-


pos de cristianos para el cumplimiento de ella es sin
ninguna duda el señor Juan R. Mott. La siguiente
caracterización tomada de un periódico reciente dará
una idea de cómo sus contemporáneos lo ven. "Mott
tiene la visión apasionada de un Francisco Xavier,
el valor y la audacia de un Hildebrando y las cuali-
dades de estadista eclesiástico de un Liocente III.
El ha soñado lo que estos hombres soñaron y está
realizando sus sueños. Su fe en la obra que hace
es una infatuación santificada. Posee las cualidades
imperiales en grado superlativo ; cisión constructiva
determinación y ateaioión al detalle. Es el mariscal
del cristianismo beligerante en el dÃa de hoy y casi
cada sección de la iglesia cristiana acepta su direc-
ción. Este poder de unificar y coordinar las fuerzas
anteriormente desorganizadas y divididas entre sÃ, es
único en su género. ¿ A qué iglesia o denominación
pertenece ? Yo no lo sé aiuique he conocido a Mott du-
rante muchos años. A ninguno le da cuidado pregun-
tar, puesto que cada uno sabe que es lui hombre de-
masiado grande para quedar entre las limitaciones
de una secta. Xo se puede clasificar a un hombre
como éste, que no se ocupa de otra cosa sino de los
fundamentales intelectuales, morales y espirituales".

Juan R. Mott nació en Livingston Manor, Esta-


do de Nueva York, el 25 de Mayo de 1865. Aceptó
a Cristo en una campaña evangelÃ.stica de su pueblo
y se hizo miembro de la iglesia, siendo aún niño.

Empezó su educación universitaria en una ins-


titución que pertenecÃa a la misma denominación que
la iglesia de q\ie era miembro, y que se encontraba en
el estado de lowa. Pero llegó el dÃa cuando sas dudas
intelectuales, y la coerción de su medio ambiente
piadoso, le hicieron salir de este estableciminto. AsÃ
fué que se matriculó como estudiante en la Univei-si-

Pablo Btirgess

209
dad de Cornell, institución laica. En este tiempo se
creÃa ateo y se jactaba de "no tener prejuicios" en
cuestiones de moral.

Pero encontró que aunque habÃa salido de las


restricciones antiguas, su conciencia no le dejaba en
paz y él que habÃa huido de la vida cristiana, luego
sintió necesidad de ella y empezó a asistir a las reu-
niones de la Asociación de Jóvenes Cristianos de los
estudiantes de Cornell. Por este tiempo, un inglés,
de nombre Studd, daba unas conferencias a los estu-
diantes. Mott tuvo varias conversaciones con el se-
ñor Studdi quien le dirigió lasj siguientes palabras
que llegaron a ser el eje y lema de su vida. ¿Buscas
grandes cosas para ti mismo? No las busques. Bus-
ca primeramente el reino de Dios". Desde entonces
Mott se dedicó al servicio de Dios.

En el año de 1886, Mott fué electo delegado de


la Asociación de Jóvenes Cristianos de su imiversi-
dad a una convención celebrada durante las vacacio-
nes en Mount Hebron. El mensaje predominante de
esta convención de estudiantes fué referente al deber
de los cristianos de dar a todos los habitantes del globo
la oportunidad de conocer el Evangelio de Jesús.
Espontáneamente cien de los delegados dedicaron
sus vidas a esta tarea y se formó el Movimiento de
Estudiantes Voluntarios para las Misiones en el Ex-
terior, movimiento que llegó a tener sus grupos
en casi todas las univei-sidade-s de Europa y Amé-
rica. Juan R. Mott fué uno de los fundadores de este
movimiento y fué su Presidente desde 1888 hasta 1920.
Como tal pudo interesar a miles de los hombres más
inteligentes de las universidades de América y Eu-
ropa en la causa misionera, ahora para ir como mi-
sioneros, ahora para sostener esta obra con sus dádi-
vas. Esta organización ha reclutado misioneros de
más de cincuenta diferentes denominaciones cristia-

210 Los Veinte Siglos del Cristl\nismo

lias y ha servido materialmente para leA^antar la cau-


sa misionera a un nivel más alto quitándole sus rasgos
de sectarismo y haciéndole un ser\'icio dado en el es-
pÃritu de Jesús mismo.

Acabados sus estudios académicos en Cornell


esta universidad le graduó con los honores más altos
que está en su poder dar y le ofreció costear sus
estudios de filosofÃa en Europa durante otros dos años.
El pensaba aceptar, pero le vino también \ma invita-
ción de parte de la Asociación de Jóvenes Cristianos
para encabezar la obra de ésta entre los estudiantes
universitarios de Norte América. Dos veces rehusó
esta invitación, pensando seguir sus estudios en Eu-
ropa, mas como seguÃan invitándole decidió que su de-
ber era consagrarse desde entonces al servicio cristia-
no y aceptó el cargo que le fué ofrecido, dedicándose
a su nueva obra con un celo ejemplar. A los tres
años de haber aceptado este cargo habÃa visitado to-
das laa parte.s del continente norteamericano, desde
Nueva Escocia hasta California, llegando a ser uno de
los oradores más aceptables para los estudiantes y un
verdadero experto en lo tocante a la vida estudiantil.

Después de 9 años de actividad constante entre


los estudiantes norteamericanas, Mott ayudó a for-
mar la Federación Universal de Estudiantes Cristia-
nos y desde luego fué escogido para encabezar esta
nueva Federación, cargo que desempeñó hasta 1920. El
trabajo que le fué encomendado por la Federación
Universal de Estudiantes Cristianos amplió su campo
de acción para incluir el mundo entero y le llevó a
visitar los centros de enseñanza superior de todos los
paÃses. En la China y en el Japón miles de estudian-
tes .se convirtieron al cristaTiismo por los mensa-
jes de Mott. En Inglaterra, Alemania y Escandinavia
su nombre fué bien conoÃ'ido por cada estudiante uni-
versitario. Su ministerio alcanzó a Rusia, América

PabLx3 BrRGESS

211

del Sur, India, Africa, Australia. Dondequiera que


habÃan estudiantes, no tardaba Mott en llegar.

Pero su obra no ha sido, ni es, solamente para


los estudiantes. En el año de 1910 todos los cuerpos
eclesiásticos del protestantismo desde el anglicano de
•'la Alta Iglesia" a quien sólo le falta reconocer al
papa para ser romanista, hasta el cuáquero desprovis-
to de toda jerarquÃa eclesiástica y ha.sta .sin sacramen-
tos, se unieron en la famosa conferencia de Edinburgo,
en Escocia para considerar los problemas más urgen-
tes con respecto a las misiones para los pueblos no cris-
tianos. Fué Mott quien logró unir ea un solo cuerpo
a cristianos de tan diversas razas y creencias. Fué
Mott quien presidió dicha conferencia con una admi-
rable firmeza templada en el entendimiento de los
hombres. Esta conferencia detei'minó entre otras co-
sas nombrar un comité que habÃa de hacer arreglos
entre las diferentes iglesias respecto al campo de ac-
ción en sus misiones al exterior. Como era natural
Mott fué escogido para encabezar este comité. Uno
podÃa, considerarle el papa de los protestantes si no
fuera que semejante tÃtulo da un poder de mando
que nunca le ha sido dado y que nunca reclamarÃa
pa.ra sÃ, pues ninguna iglesia estaba obligada a observar
las decisiones del comité que él encabezaba. Reconocien-
do que él entendÃa mejor que ningún otro los proble-
mas y necesidades del mundo no cristiano, los cris-
tianos de todas las iglesias voluntariamente se han
prestado a cooperar con él en la realización de su pro-
grama de evangelizar el mundo entero durante esta
presente generación. Un hombre de sus cualidades y co-
nocimientos no deja de tener muchas oportunidades
para adelantarse en esferas I)ien distintas de la religio-
sa. Asà le ha pasado a Mott. Cuando Woodrow
Wilson fué electo presidente de los Estados Uni-
dos en 1912, pensó que Mott, más que ningim otro,

212

Los 'S'eixte Siglos del Cristianismo

reunÃa los conocimientos, el altruismo y la visión ne-


cesai'ios para interpretar a la naciente Rc^pública Chi-
na las miras benévolas de la democracia americana
y ofreció hacerle embajador en ella. Mott consideró
la oferta y oró pidiendo la dirección divina. Al fin
decidió que el aceptar tal puesto necesariamente cor-
tarÃa su libertad de anunciar el Evangelio y prefi-
rió ser embajador de Cristo a ser embajador de los Es-
tados Unidos de Norteamérica ante la nación más popu-
losa del mundo. Después aceptó dos cargos temporales ba-
jo la administración de Wilson, primero como miembro
del comité de americanos y mexicanos encargado de
arreglar las dificultades entre estos paÃses y después
como miembro de la comisión americana mandada en
ayuda de los rusos cuando principiaron a establecer
su reiiública. Pero estos cargos no apartaron a Mott de su
tarea principal que reconoce como la de predicar el Evan-
gelio de Jesús a toda criatura.

De interés especial para los de habla castellana fué


su dirección de la Conferencia de Panamá en 1916 y
la de Montevideo en 1925, conferencias en que se trató
de la obra cristiana en la América Latina, como varias
conferencias regionales en 1940. Todas e.stas confercjicias
significaron grandes adelantos para la obra evangélica
en nuestros paÃses.

Durante los primeros años de la primera guerra mun-


dial. Mott continuaba sus relaciones amistosas con todos
los beligerantes y visitaba a los estudiantes de Inglate-
rra y Alemania, Rusia y Austria, Francia y TurquÃa
como habÃa hecho antes, luchando para conservar algo
de la buena voluntad que habÃa reinado entre éstos
antes del conflicto. Su tarea se hizo más difÃcil cada
dÃa como era de esperarse y con la entrada de los Es-
tados Unidos a la guerra en 1917, le fué imposible
continuar.
Pero se abrió para él un nuevo campo de acción

Pablo Burgess

213

entre los soldados. La Asociación de Jóvenes Cristia-


nos desde el principio de la gruerra mandó a sus secre-
tarios a establecer centros detrás de las trincheras don-
de los soldados podÃan descansar, escribir cartas y oÃr
el mensaje del Evangelio, hasta que les tocaba regre-
sar a la lucha. Viendo que por medio de estos cen-
tros los soldados se apartaban de las tentaciones que
solo podÃan debilitar su eficacia, los gobiernos pres-
taron su apoyo a esta obra ; aún el gobierno francés
generalmente conocido como opuesto a todo movi-
miento religioso, pidió que se estableciera para sus
soldados. Mott fué encomendado con este trabajo
cuya magnitud se puede entender cuando se recuer-
da que bajo su dirección se juntó en ofrendas volunta-
rias para esta obra no menos de $260.000,000.00 oro ame-
ricano. En reconocimiento de sus sei"\'icios en este ra-
ma el Grobieruo de Francia le hizo Caballero de la
Legión de Honor y el de los Estados L'nidos le con-
cedió una medalla por servicios distinguidos.

Acabada la primera guerra mundial la tendencia de


nuestro siglo hacia la unidad se manifestó en la organi-
zación de la Liga de las Naciones, patrocinada por
aquel gran cristiano Woodrow "Wilson, y en numero-
sas conferencias inteimacionales de las iglesias entre
sÃ. La Conferencia de EdinbiU'g'O, que JMott logró
reunir ha servido de modelo para muchas otras.

Entre ellas debemos hacer mención de la Confe-


rencia de Estocolmo, llamada por el rey de Suecia en
conmemoración de haberse cumplido 1600 años desde
el Concilio de Nicea (véase pág. 50 de este libro). En
1925 se reunió en la capital de Suecia representantes
de todos los grupos cristianos, incluyéndose esta vez
las iglesias orientales u ortodoxas, poniéndose por
tarea principal definir las tareas sociales del cristia-
nismo. El único grupo cristiano de importancia q^ue
no participó en esta conferencia fué la Iglesia Católica
R-omana, que a pesar de las enseñanzas de Jesiis y del

214

Los Veinte Siglos del CriÃTlxnismo


espÃritu del siglo, persiste en llamarle la úniea igle-
sia cristiana verdadera.

Otra conferencia de importancia reunióse en


Lausaji, Suiza bajo el tÃtulo de Conferencia Mundial
de Fe y Orden que procuró un acercamiento de las
diferentes iglesias cristianas en cuanto a la doctrina
y organización.

También debemos hacer mención del gran congre-


so que se reunió en Jerxisalén, durante la semana
santa de 1928. En éste tuvieron representación las nue-
Yas iglesias fundadas como consecuencia de la obra mi-
sionera en Asia, Africa y América del Sur al lado de
las iglesias más antiguas. Este congreso .se propuso
definir nuevamente la tarea del cristianismo ante la vi-
da del mundo de entonces. Juan R. Mott fué electo
presidente de este congreso y a pesar de las canas
que coronabaji su cal)eza, presidió con su acostumbrado
vigor e imparcialidad. De este congreso formóse un
concilio misionero internacional en que tienen represen-
tación cincuenta, y un paÃses y que ]\Iott está llamado a
dirigir como presideaite.

Estos esfuerzos han culminado en la organizaeión


de un concilio mundial de iglesias cristianas inmedia-
tamente después de la segunda guerra mundial que al
escribir las presentes lÃneas (1950) empieza a dar sus
primeros pasos. En todos estas movimientos Mott ha
tenido y tiene una parte detenninante. Aun en el pre-
sente año escribe y predica. Ultimamente definió la ta-
rea del cristiajiismo hoy dÃa como la aplicación de la
revelación divina y la experiencia de veinte siglos a la
vida de nuestro mundo actual.

Aquà dejamos a Mott y aquà se acaba nuestra ta-


rea, pues hemos trazado a través de los siglos la in-
flueiicia de Jesús y su Evangelio hasta el dÃa en que
escribimos. No somos profetas para pronosticar el
futuro, pero después de mirar el pasado, podemos afir-

Pablo Burgess

215

mar sin peligro de equivocarnos, que no ha habido


época de la historia del mundo en que el cristianismo
ha ejercido tanta influencia como en el dÃa de hoy.
Cuando oÃmos decir ((ue el cristianismo ha fracasado
porque ha permitido la guerra vemos en este mismo
dicho el crecimiento de los ideales evangélicos, pues-
to que en siglos pasados a muy pocos les ocurrió pen-
i^ar que le tocaba al cristianismo evitar las guerras.
El llamado racionalismo del dÃa de hoy a veces asusta
al convencido cristiano como también las numerosas
sectas que continuamente nacen y vuelven a morir.
La libertad de que goza el mundo hoy en materia de
religión ha dado lugar a la expresión de mucho que an-
tes no se decÃa en voz alta. Pero la liistoria nos enseña
que el racionalismo siempre muere ante la fe (*) y
que el espÃritu de Jesús siempre rompe los diques
del sectarismo para manifestarse en nuevo poder. El
racionalismo y las sectas no son cosa de hoy ni de ayer.
Siempre han existido y el cristianismo verdadero siem-
pre los ha vencido, y nunca más que en el dÃa de hoy
cuando millares de los más ilustrados aceptan humilde-
mente a Jesvis como maestro y cua}Klo los mismos go-
biernos, sean cuales fueren los verdaderos motivos
de sus acciones se encuentran siempre en la necesidad
de hablar el lenguaje cristiano y aceptar los principios
enseñados por Jesús como vigentes para su vida pro-
curando incorporarlos en la organización de las Nacio-
nes Unidas. Todo esto y mucho más nos hace pensar
que hasta ahora Jesvis empieza a mostrar su poder
y al fin llegará el dÃa en que se cumpla la profecÃa
del mismo cuando dijo: "Y yo, si fuere levantado
de la tierra, a todos atraeré a mà mismo". (Juan 12 :32).

(*) El hecho de que dentro de los mismos cÃrculos universi-


tarios de la República Argentina, haya salido un libro del tem-
ple de "El Cristo Invisible" de Ricardo Rojas viene a confirmar
las palabras escritas hace veinticinco años.

INDICE

Abelardo, 125, 126, 146.


Adolfo (Gustavo), 17 t y Sig.
Agripa, 22.

AgustÃn (Teólogo) 57 y Sig.


AgustÃn (Misionero) 74.
Aidáu, 82 7 Sig.
Alarieo, 67.

AlejandrÃa, (Biblioteca de) 80.

Alejandro "El Grande", 38.

Alejandro (Obispo de Alejan-


drÃa), 49, 50.

Alejandro (Obispo de Jerusa-


lén), 41, 42.

Alejandro II (Papa), 114.

Alejandro VI (Papa), 155, 158.

Alejandro Severo 45.


Alipio, 61.

Albigenses, 137.

Ambrosio, 60.

América (Descubrimiento de),

151.
Ana, 108.

Anacleto, II (Papa), 128.


Anglicana, (Iglesia), 185, 191,

197, 198, 201, 211.


Anglos, 74.
Anscario 98 y Sig.
Anselmo, 43,^ 130, 146.
Apocalipsis, 30, 106.
Apologistas, 28, 33.
Apóstoles, 26.
Aquino, (Tomás de), 146.
Areópago, 20, 28.

Aristóteles, 152..
Arrabbiati, 157.
Arrio, 50, 51.

Asociación de Jóvenes Cristia-


nos, 200 y Sig.
Ascetismo, 40, 54, 60.
Atanasio, 47, 49, 60.
Atila, 67.

Augsburgo, 174, 175.


Baile, 193.

Bartolomé (Matanza de San),

173.
Basil, 108.

Bede (Venerable), 83, 84.


Belisario, 71.

Benedicto IX, (Papa), 105, 114.


Benedicto XI, (Papa), 143.
Bernabé, 17, 18, 19.
Bernardo de Claraval, 121 v
, Sig.

Bernardo de Cluny, 129.


Bernardo de Weimar, 182.
Berta, 74.

Biblia, (de los Setenta), 44.


Bigi, 157.
Bohra (Catarina von) 168.
Bonifacio (Misionero), 87 y
Sig.

Bonifacio VIII (Papa, 143.


Borgia, (Lucrecia), 155.
Budismo, 207.
Buho, (Parábola del), 145.
Calcedonia (Concilio de), 69.

218 Los Veinte Siglos del Cristianismo

Calvino, (Juan), 171.


Campesinos, (Guerra de los)

169.
Canon, 30.
Canuto, 101.
C'arlomagno, 96 y Sig.
Carlos II (Rey), 186.
Carlos VIII (Rey), 155.
Carlos IX (Rey), 175, 177.
Carlos V, (Emperador), 165,

169, 170, 173.


Catacumbas, 32.
Catarenses, 137.
Cautividad Babilónica, 144.
Celibato del Clero, 65.
Cena (Santa), 26, 69.
César, 90.

Cesárea, (Concilio de), 53.


Cien Años, (Guerra de los),

144.
Ciencia, 207.
Cipriano, 45.

Clemente de AlejandrÃa, 39.


Clemente (Papa), 119.
demente V (Papa), 144.
Clemente VII (Papa), 148.
Clodoveo, 70.
Club f9anto, 188, 189.
Colosenses (Carta a los), 23.
Cómodo, (Emperador), 38.
Conrado (Emperador), 127.
Constancio, (Emperador), 53.
Constantino, (Emperador), 49,
53.

Constantinopla (SÃnodo de),


95.

Constanza (Concilio de), 151.


Cóptiea, (Iglesia), 206.
Corintios (Carta a los), 21.
Cornell (Univesidad de) 209,
210.

Cotta, (Familia), 161.


Cristo, (Naturaleza de), 31,
69.

Cronwell (Oliverio), 186.

Cruzadas, 121 y Sig.


China (República de) 212.
Decio, 45.

Demetrio, 41, 42, 43.


Deza, (Máximo), 49.
Diocleciano, 47, 48.
Disciplina, 37.

Domingo, (Observancia del),

26, 50, 192, 199.


Dominicanos, 137.
Donatismo, 63.

Edimburgo, (Conferencia de),


213.

Eduardo VI (Rey), 172.


Efesios, (Carta a los), 23.
Ejército de Salvación, 196.
Enrique III, (Emperador), 105.
Enrique IV, (Rey), 117, 119.
Enrique VIII, (Rey), 167, 172,
Enrique de Navarra, 174.
Epicuro, 27.

EpifanÃa, (Fiesta de), 69.


Erasmo, 168.
Escala ©anta, 162.
lÃscuela Dominical, 196.
Esfuerzo Cristiano, 196.
Espira (Conferencia de), 169.
Espiritismo, 43.
Esteban, 15.

Estocolmo (Congreso de), 213.


Estoicos, 27.
Eunuco, 41.
Eusebio, 47.
Fausto, 59.

Federación Universal de Estu-


diantes Cristianos, 210.

Federico de la Palatina, 177,


178.

Felipe "El Hermoso", 143.


Felipe II, (Rey), 173.
Felipe II, (Papa), 71.
Fernando I, (Emperador), 174.
Fernando II, (Emperador),
177.

Feudalismo, 103.

Pablo Burgess

219

Filipenses, (Carta a los), 22.


Filipo, (Emperador), 45.
Finney, 197, 198.
Francisco de AsÃs, 131, 143 v
Sig.

Franciscanos, 137, 138.

Frumentio, 52.

Gálatas (Carta n loe), 21.

Galeno, 48.

trálica (Iglesia), 96.

Ga.maliel, ló.

Gauzberto, 100.

Gladiadores, 68.

Gnósticos, 29.

Godos, 67.

71 y Sig.
Gregorio II, (Papa), 88.
Gregorio VI, (Papa), 105.
Gregorio VII,

Véase Hildebrando.
Guerra Mundial, (Primera).

212, 213.
Guillermo de Ocam, 146.
Gustavo I, (Key). 174.
Haraldo Klog, 98.
Hebreos, (Carta a los), 28, 30.
Helenismo, 29.
Hcrigaro, 101.
Héxapla, 44.
Hildebrando, 113 v Sig.
Hill, Eowland, 194.
Hitchcock, 199, 200.
Honorio II, (Papa), 128.
Horik de Dinamarca, 100.
Hortensius, 58.
Huss, Juan, 151, 164.
Taropolk, 107.
Iglesia Institucional, 196.
Iglesia y Estado, 73, 115, 117.
Ignacio, 28.
Igor, 107.

Imágenes, (Culto a las), 88, 89,

95, 96.
Imprenta, 151.
Inocente II, (Papa), 128.

Inocente III, (Papa), 134, 143.


Inocente VIII, (Papa), 153,
154.

Inquisición, 173.
Instnicción Eeligiosa, 109.
Irene, 88, 95.
Irineo, 28.

Isidorenses, (Decretos), 96.


Isis, 44.
Ivan, 108.

Jacobo I, (Rey), 186.


Jerusalén, (Concilio de), 19, 20,
90.

Jerusalén, (Congreso de), 214.


JesuÃtas, 173.
Juan, (Evangelio de), 28.
Juan, (EpÃstolas), 30.
Juan, (Apóstol), 14.
Juan, (de Damasco), 88.
Juan X, (Papa), 104.
Juan XI, (Papa), 104.
Juan XII, (Papa), 104.
Juan (de Suecia) 174, 175.
Judaismo 25, 78, 108, 125.
Judas, (Carta de), 25.
Juliano "El Apóstata", 54, 55.
Justiniano, 71.
Justino (Mártir), 27 y Sig.
Kaaba, 78.

Kempis, (Tomás de), 151.


Kent, 74.

Kbazarus, (León), 8S.


Knox, Juan, 186.
Koran, 79, 80.
Laterano, (Tercer Concilio),
131.

Laterano, (Cuarto Concilio),


135.

Lausán, (Conferencia de) 214.


León, (El Armenio), 95.
León, (Emperador), 88.
León I, (Papa), 69. 70.
León IX, (Papa), 114.
Leónidas, 35, 39.
Leónidas, Pedro, 128.

220

Los Veikte Si&los del Cristianismo

Liciano, (Emperador), 49.


Liga Católica, 176.
Liga de las Naciones, 213.
Logos, 31.

Lorenzo "El MagnÃfico", 153,


1.54.

Lucas, (Evangelio de), 30.


Luciano, 27.
Luis, (Emperador), 98.
Lutero, MartÃn, 11, 161 y Sig.
Mahonia, 77, 79, 81.
Mammón, 200.
Maniqueos, 58, 59.
Mareión, 29, 30, 31.
Marco Aurelio, (Emperador),
33.

Mareos, 18.

MarÃa, 65. 69, 77, 125.

MarÃa, "La Sangrienta", 174.

Marmo, 44.

Marozia, 104.

Marsigilio, 346.

Martel (Carlos), 87.

MartÃn V, (Papa), 151.

Marx, Carlos, 9.

MatÃas, (Emperador), 176.


Maximiliano, (Emperador),

176, 177.
Mediéis, (Fierro de), 155.
Metodio, 97.

Metodista, (Iglesia), 193, 206.


Misa, 69.

Misiones, 13, 73, 74, 89, 196.

Misiones, (Concilio Internacio-


nal de) 214.

Misticismo, 126, 129.

Moisés, (Ley de) 19. 21.

Monasticismo, 60, 76.

Ménica, 57.

Montañistas, 38.

Montevideo, (Conferencia de),


202.

Moody, 197.

Morava, (Iglesia), 150, 189.


Mott, Juan R., 8, 208 y Sig.

Nantes, (Edicto de), 174.


Navidad, (Fiesta de), 69.
Nestoriana, (Iglesia), 80, 206.
Newton, Juan, 194.
Nicea, (Concilio de), 50, 213.
Nicea, (Credo de), 51.
Obispo Universal, 65, 73.
Ocani, Guillermo de, 146.
Odón de Cluny, 107.
Oduacre, 67.
Olaf, 101.

Oleg, 107.
Olga, 107.

OrdalÃas de fuego, 158.


Organización, (de la Iglesia),

41, 70.
OrÃgenes, 39 y Sig.
Ortodoxa, (Iglesia), 206.
Ortodoxia, (Fiesta de), 95.
Oswaldo. 83.
Pablo, 14 y Sig.
Paganismo, 26.
Panamá, (Conferencia de), 212.
Papas malvados, 152.
Parlamento, 146.
Patón, (Juan G.), 7.
Patricio, 57.

Pedro, (Apóstol), 14, 17.


Pedro, (II Carta), 30.
Pedro Waldo, 126.
Pelagianismo, 63.
Pela.gio II. (Papa), 72.
Persecución, 14, 17, 23, 32, 34,

45, 48, 49, 50, 51.


Persecución, (Neroniana), 23,

25.

Perún, 110.
Petileano, 63.
Piagnoni, 159.
Pietismo, 185.
Policarpo, 28.
Pornocraeia, 104.
Predicación, 75, 149.
Presbiterianismo, 186.

Pablo Burgess

221

Frisca, 47.

Protestantismo, 124, 125, 171,


180.

Racionalismo, 126, 1S.3, 207,

215.
Reforma, 195.

Gregorio I, "El Gratule", 67,


Renacimiento, 152, 160.
Resurrección, (Pascua de), 69,
81, 85.

Revolución, (Francesa), 195.


Revolución, (Americana), 195.
Rimberto, 101.
Rodolfo, (Emperador), 176,
177.

Roble de Geismar, 90.


Roma, (PrimacÃa de), 70.
Romana, (Iglesia"), 206.
Romanos, (Carta a los), 21.
60.

Saecas, Amiiio, 26.


Santiago, (Carta de), 30.
ÃÃanedrÃn, 15.

Savonarola, Girolamo, 152 v


Sig.

Segunda Venida, .^8.


Séptimo Severo, (Emperador),
39.

Sergio, 104.
¡Segismundo, 175.
SimonÃa, 115.

Sixto IV, (Papa). 155, 158.


Sol, (Himno al), 138.
Ktudd, 209.
Sviatoslaf, 107.
Taylor, Hudson, 7.
Templarios, 128.
Teoetisto, 41, 42.
Teodora, 104.
Teodoro, (Mártir), 108.
Teodoro, (Decreto de), 55.
Teodoro de Sevilla, 96.
Teófilo, (Emperador), 95.
Tertuliano, 28

Terremoto, ('SÃnodo del), 150.

Tesis (95), 164.


Tetzel, Juan, 163.
Tilly, 179.

Timoteo, (Carta a), 23, 30.


Tiro, (Concilio de), 53.
Tito, (Carta a), 23, 30.
Tito, (Emperador), 25.
Tonsura, 81.
Tor, 74, 90, 91.
Tours, (Batalla de), 87.
Transubstaneiación, 139.
Transmigración, (de almas),
43.

Treinta Años, (Guerra de),


176.

Tridentino, (Concilio), 173.


Trinidad, 50, .54, 77.
"TJnam Sanctam", (Bula),
143.

Unión Protestante, 176.


Urbano II, (Papa), 121.
Urbano IV, (Papa), 148.
Valeria, 47.

Valerio, (de Hipona), 48.


Vándalos, 68.
Victoria, (Reina), 202.
Vladimiro, 107 y Sig.
Voluntarios, (Estudiantes),
209.

Wesley, Carlos, 190.


Wesley, Juan, 187 y Sig.
Wesley, Samuel, 187.
Westfalia, (Paz de), 183.
Whitby, (SÃnodo de) 89.
Whitefield, Jorge, 188 y Sig.
Wycliffe, Juan, 145.
Williams, Jorge, 7, 197 y Sig.
Wilson, Woodrow 212.
Woden, 74, 90.

Worms, (Dieta de), 165, 166.


Worms, (Concilio de) 118.
Woi-ms, (Edicto de), 167.
Zinzerdof, (Conde), 190.
Zorop.stro, 40.
Zwinglio, 170, 171.

Se terminó de impiimir el dÃa 31


de mavo de 1951, en. la Impresora
"El Fénix", S. A., Héroes No. 83,
México, D. F.

Princeton Theological Seminary Librarles

1 1012 01199 0787