Sunteți pe pagina 1din 17

Carlos González Martín Español: comentario de texto 08/02/2016

Universidad de Lausana Lausana, 8 de febrero de 2016


Sección de español
Análisis de textos narrativos
Semestre de otoño 2015

Análisis de texto

Pedro Páramo
de Juan Rulfo

Docente: Gabriela Cordone Estudiante: Carlos González Martín

1
Carlos González Martín Español: comentario de texto 08/02/2016

Índice:

1. Introducción .............................................................................. p. 3
1.1 Biografía de Juan Rulfo...................................................... p. 3

2. La obra: Pedro Páramo ............................................................ p. 4


2.1 El resumen de la obra ....................................................... p. 4
2.2 El contexto histórico ......................................................... p. 5

3. El fragmento elegido ............................................................... p. 8


3.1 Localización ....................................................................... p. 9
3.2 Tema del fragmento .......................................................... p. 9
3.3 Estructura del fragmento ................................................. p. 9

4. Análisis del fragmento ........................................................... p. 10

5. Conclusión ............................................................................... p. 15

6. Bibliografía .............................................................................. p. 16
6.1 Literatura primaria
6.2 Literatura secundaria
6.3 Publicaciones electrónicas
6.4 Entrevista

2
Carlos González Martín Español: comentario de texto 08/02/2016

Introducción
«El caso de Rulfo es único entre los grandes escritores contemporáneos de

Hispanoamérica. Es el de la máxima fama con la mínima obra»1. De esta manera, nos

define Rodríguez Alcalá a Juan Rulfo, el autor de Pedro Páramo. Este peculiar

escritor mexicano es considerado como uno de los grandes escritores de la literatura

hispanoamericana del siglo XX y solo ha escrito dos libros: El llano en llamas (1953) y

Pedro Páramo (1955)2.

En este comentario de texto, analizaremos un fragmento de su única novela Pedro

Páramo. Empezaremos este trabajo con una breve biografía del autor, con un resumen

de la obra y con una explicación del contexto histórico. Esta contextualización, nos

facilitará la comprensión de la obra y del fragmento seleccionado. Luego

presentaremos el tema central de este trabajo y dividiremos el fragmento en diversas

partes. Después, analizaremos el fragmento. Finalmente, concluiremos el trabajo con

una reflexión sobre el fragmento.

Biografía del autor:


El nombre completo de Juan Rulfo es Juan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo

Vizcaíno.3 Nació el 16 de mayo de 1918 en Sayula, un pueblo del estado de Jalisco, en

México. La primera parte de su infancia la pasó con sus abuelos en San Gabriel. La

pequeña ciudad conoció una recesión desde la Revolución mejicana. Por lo tanto, la

familia de Juan Rulfo fue bastante humilde y contó con pocos recursos. El autor

perdió a su padre durante la guerra de los «Cristeros» y a su madre en 1927. Por estas

razones, Rulfo integró un colegio-orfelinato de Guadalajara. Fue, como lo reconoce él

mismo en su entrevista con Joaquín Soler, un periodo duro que le marcó para toda su

vida. El autor dejó los estudios secundarios en 19334. En 1935, se trasladó a México

1
Lorente-Murphy, Silvia, (1988): Juan Rulfo: Realidad y mito de la Revolución Mexicana, Madrid: Pliego, p. 13.
2
Sommers, Joseph, (1974): La narrativa de Juan Rulfo. Interpretaciones críticas, México: Sep/Setentas, p. 7.
3
Ortega Galindo, Luis, (1984): Expresión y sentido de Juan Rulfo, Madrid: José Porrúa Turanzas, p. 1.
4
Lorente-Murphy, Silvia, op. cit., p.14

3
Carlos González Martín Español: comentario de texto 08/02/2016

D.F. y participó como oyente libre en diversas clases en la universidad. Un año

después, empezó a trabajar en la oficina de Migración. Rulfo publicó su primer

cuento titulado La vida no es muy seria en sus cosas en 1942 y publicó otros dos cuentos

tres años más tardes. En 1947, se casó con Clara Aparicio. De este matrimonio

nacieron tres hijos; una niña en 1948 y dos niños en 1951 y 1955. 1953 es un año

importante para el autor, puesto que se publica El llano en llamas. Dos años más tarde,

en 1955, su única novela, Pedro Páramo es publicada. En 1980, publicó su última obra

titulada El gallo de oro. Estas tres obras representan toda la obra del autor mexicano.

En 1962, Rulfo empezó a trabajar en el Instituto Indigenista, un trabajo que

conservara hasta su muerte. A partir de 1970, el autor mejicano recibe varios premios

como: El Premio Nacional de Letras de México en 1970, el Premio Príncipe de

Asturias de las Letras en 1983 y obtiene el titulo de Honoris Causa en la Universidad

de México. Juan Rulfo fallece el 8 de enero de 19865.

La obra: Pedro Páramo

Resumen de la obra
Juan Preciado, coprotagonista de esta novela, decide cumplir la promesa hecha a su

madre moribunda: ir a Comala para encontrarse con su padre, Pedro Páramo, el

segundo coprotagonista. Al llegar al pueblo, Juan conoce a los habitantes de Comala,

habitantes que han muerto hace varios años y que ahora solo son almas en penas. En

la primera parte de la novela, Juan Preciado nos narra cronológicamente su historia.

Las diversas conversaciones que mantiene con los fantasmas relatan la historia de

Pedro Páramo. Por lo tanto, nosotros lectores, asistimos a la historia del padre y del

hijo de manera alternada, una transición, a veces abrupta y confusa entre el pasado y

el presente del pueblo. Con el paso del tiempo, Juan cobra conciencia de que los

lugareños no están vivos, sino que son ánimas que vagabundean por el pueblo

5 a
Rulfo, Juan: Pedro Páramo, ed. de José Carlos González Boixo, 26. ed., Madrid: Cátedra, 2008, pp. 13-17.

4
Carlos González Martín Español: comentario de texto 08/02/2016

rememorando la vida pasada, puesto que ya no pueden vivir nuevas experiencias.

Finalmente, el miedo se apodera de él, causando su muerte. Así se acaba la primera

parte de la novela y la historia de Juan Preciado. En la segunda parte, el narrador nos

informa del pasado del pueblo y sobre todo de la vida de Pedro Páramo, personaje

central de la novela. A través de esta segunda historia, descubrimos las razones por

las cuales Comala es un lugar abandonado, inhóspito, desierto y triste. La desolación

de este pueblo se debe a la crueldad de Pedro Páramo, quien decidió vengarse de

todos los habitantes cuando murió Susana San Juan, su amada. A través de la historia

de dos hombres, Juan Rulfo nos explica el pasado y el presente de Comala6.

Contexto histórico de la obra


Para entender a Juan Rulfo y su obra es necesario establecer un marco histórico: esta

contextualización nos permitirá entender mejor su novela. La Revolución Mexicana y

la guerra de los «Cristeros» son dos eventos que marcaron la literatura mexicana. Por

esta razón, es necesario resumir brevemente estos acontecimientos y ver el impacto

en la obra de Juan Rulfo.

La Revolución Mexicana, como casi todas las revoluciones, fue un movimiento social

y radical que se inició para acabar con la dictadura de Porfirio Díaz. En otras

palabras, fue un cambio profundo de las estructuras sociales, económicas y políticas

de México. Esta revolución se debió a varias causas. Algunas de ellas fueron políticas

como el régimen despótico de Porfirio Díaz, el envejecimiento de dicho régimen7 y la

falta de legislatura que defienda a las campesinos de la opresión de los caciques 8. A

estas causas políticas se añadieron otras sociales, entre ellas podemos destacar la

pobreza y las malas condiciones de vida de la mayoría de la población, la

acumulación de riqueza de las clases dominantes y, como en todas las dictaduras,

una importante falta de justicia. A esto se añadieron las malas condiciones de los

6
Rulfo, Juan: Pedro Páramo, Ibid. p. 19.
7
http://congresojal.gob.mx/bibliotecavirtual/libros/antecedentesrevolcucion.pdf
8
Lorente-Murphy, Silvia, op. cit, p. 17.

5
Carlos González Martín Español: comentario de texto 08/02/2016

obreros que trabajaban entre 14 y 16 horas diarias para un sueldo miserable. Todo

esto permitió al movimiento extenderse a varias capas sociales9.

Francisco Madero, Emiliano Zapata y Pancho Villa fueron las figuras emblemáticas

de esta revolución. Finalmente, en 1910, Porfirio Díaz renunció al poder. Por lo tanto,

Madero lo tomó en 1911 y hizo varias reformas. En 1913, Madero

fue asesinado y Victoriano Huerta tomó el poder. En 1914, Huerta renunció a la

presidencia y Francisco Carvajal fue nombrado presidente. Ese mismo año hasta

1915, Eulalio Gutiérrez tomó el mando del país. De 1915 hasta 1920, Venustiano

Carranza fue nombrado presidente. En 1917, se proclamó la Constitución general de

México, en la cual se aseguraban los derechos individuales, se prohíbía la esclavitud,

etc10. En 1934, Lázaro Cárdenas realizó la reforma agraria y nacionaliza el petróleo,

que fueron las dos grandes conquistas de esta revolución11.

En este breve resumen de la Revolución Mexicana, apercibimos que es un periodo de

inestabilidad política y violento.

El Guerra Cristera fue un conflicto entre la Iglesia y el Gobierno de México que duró

desde 1926 hasta 1929. Este acontecimiento fue una consecuencia de la nueva

Constitución que se promulgó en 1917 a raíz de la Revolución Mexicana. Ciertos

artículos de este nuevo documento eran hostiles hacia la Iglesia y la religión

cristiana:12
- «El Artículo 3 estableció la educación laica para escuelas oficiales y particulares.

- El Artículo 5 prohibió los votos religiosos y el establecimiento de órdenes religiosas.

- El Artículo 24 estableció la libertad de creencias, pero prohibió todo acto de culto

externo fuera de los templos o de las casas particulares.» 13

Estos artículos y muchos más provocaron la indignación de los miembros del

clero, los cuales suspendieron todo tipo de ceremonias religiosas y convencieron a

sus fieles a rebelarse contra el Estado y el Gobierno. En 1925, se formó la Liga


9
http://congresojal.gob.mx/bibliotecavirtual/libros/antecedentesrevolcucion.pdf
10
Idem.
11
Lorente-Murphy, Silvia, op. cit, p. 19.
12
http://www.explorandomexico.com.mx/about-mexico/4/154/
13
http://congresojal.gob.mx/bibliotecavirtual/libros/antecedentesrevolcucion.pdf

6
Carlos González Martín Español: comentario de texto 08/02/2016

Nacional para la Defensa de la Libertad Religiosa. Sus miembros tenían como

objetivo luchar por los derechos de libertad de culto. Esta formación, al ser declarada

ilegal por el Estado, se radicalizó y los conflictos armados empezaron en 1927.

Después de varios encuentros y discusiones entre los afiliados de la Liga Nacional

para la Defensa de Libertades Religiosas, los miembros del clero y Dwight Morrow,

embajador de los Estados Unidos en México, se llegó a un acuerdo. El Estado y la

Iglesia hicieron concesiones y el conflicto acabó en 192914.

Como hemos comprobado a través de estos dos resúmenes, Juan Rulfo vivió en un

periodo particularmente violento y esto se añade a su difícil situación familiar. Estos

elementos, entre otros, explican la personalidad del autor, su constante depresión y el

mundo literario de sus novelas, puesto que «[c]on la Revolución Mexicana [...] el

escenario urbano fue reemplazado por el rural y los protagonistas fueron

campesinos. Se trajo al primer plano a la gente del pueblo, ya la literatura expresó sus

esperanzas, sus intereses y sus fracasos.»15 La influencia de estos acontecimientos

afectó a varios autores como Gabriel García Márquez, Miguel Ángel Asturias, Martín

Luis Guzmán etc16.

14
http://www.explorandomexico.com.mx/about-mexico/4/154/
15
Lorente-Murphy, Silvia, op. cit, pp. 19-22.
16
Ibid., pp. 22-23.

7
Carlos González Martín Español: comentario de texto 08/02/2016

El fragmento elegido
1 -Sí, Dorotea. Me mataron los murmullos. Aunque ya traía retrasado el miedo.

2 Se me había venido juntando, hasta que ya no pude soportarlo. Y cuando me

3 encontré con los murmullos se me reventaron las cuerdas.

4 »Llegué a la plaza, tienes tú razón. Me llevó hasta allí el bullicio de la gente y

5 creí que de verdad la había. Yo ya no estaba muy en mis cabales; recuerdo que me

6 vine apoyando en las paredes como si caminara con las manos. Y de las paredes

7 parecían destilar los murmullos como si se filtraran de entre las grietas y las

8 descarapeladuras. Yo los oía. Eran voces de gente; pero no voces claras, sino secretas,

9 como si me murmuraran algo al pasar, o como si zumbaran contra mis oídos. Me

10 aparté de las paredes y seguí por mitad de la calle; pero las oía igual, igual que si

11 vinieran conmigo, delante o detrás de mí. No sentía calor, como te dije antes; antes

12 por el contrario, sentía frío. Desde que salí de la casa de aquella mujer que me prestó

13 su cama y que, como te decía, la vi deshacerse en el agua de su sudor, desde entonces

14 me entró frío. Y conforme yo andaba, el frío aumentaba más y más, hasta que se me

15 enchinó el pellejo. Quise retroceder porque pensé que regresando podría encontrar el

16 calor que acababa de dejar; pero me di cuenta a poco de andar que el frío salía de mí,

17 de mi propia sangre. Entonces reconocí que estaba asustado. Oí el alboroto mayor en

18 la plaza y creí que allí entre la gente se me bajaría el miedo. Por eso es que ustedes

19 me encontraron en la plaza. ¿De modo que siempre volvió Donis ? La mujer estaba

20 segura de que jamás lo volvería a ver.»

21 -Fue ya de mañana cuando te encontramos. Él venía de no sé dónde. No se lo

22 pregunté.

23 -Bueno, pues llegué a la plaza. Me recargué en un pilar de los portales. Vi que

24 no había nadie, aunque seguía oyendo el murmullo como de mucha gente en día de

25 mercado. Un rumor parejo, sin ton ni son, parecido al que hace el viento contra las

26 ramas de un árbol en la noche, cuando no se ven ni el árbol ni las ramas, pero se oye

27 el murmurar. Así. Ya no di un paso más. Comencé a sentir que se me acercaba y daba

8
Carlos González Martín Español: comentario de texto 08/02/2016

28 vueltas a mi alrededor aquel bisbiseo apretado como un enjambre, hasta que alcancé

29 a distinguir unas palabras vacías de ruido: «Ruega a Dios por nosotros». Eso oí que

30 me decían. Entonces se me heló el alma. Por eso es que ustedes me encontraron

31 muerto.

Localización del fragmento


Este fragmento se sitúa en la primera parte de la novela. En esta parte del texto, Juan

Preciado ha llegado a Comala, ha conocido a muchos de los personajes como a

Abundio -el hijo de Pedro Páramo-, a Doña Eduviges, a Dorotea -una anciana

demente- etc. Todos estos personajes le contaron fragmentos de la vida de su padre y

cuando Juan Preciado se da cuenta que todos están muertos, él también se muere. El

fragmento que he elegido es cuando el coprotagonista explica su muerte a Dorotea.

Tema del fragmento


«[N]o existen más que tres temas básicos: el amor, la vida y la muerte. No hay más,

no hay más temas, así es que para captar su desarrollo normal, hay que saber cómo

tratarlos, qué forma darles»17. Pues como bien lo dijo el propio autor del Llano en

llamas, solo hay tres temas y los tres están presentes en Pedro Páramo. En este trabajo

nos interesaremos al tema de la muerte, o mejor dicho del pasaje de la vida hacia la

muerte. Lo desarrollaremos más adelante en el análisis del fragmento.

Estructura del fragmento


El fragmento está compuesto por un dialogo entre Dorotea y Juan Preciado. Lo

podemos dividir en tres partes: de la línea 1 a la 3, luego de la línea 4 a la 21 y, para

terminar, de la 22 hasta la 32. Esta división se explica por la interrupción de la

conversación entre los personajes por la narración del coprotagonista. Por lo tanto, la

primera y la tercera parte forman el dialogo, un dialogo que se desarrolla después de

17
A. Noriega, Teobaldo, La muerte como tema en la novela mexicana contemporánea, p. 147.

9
Carlos González Martín Español: comentario de texto 08/02/2016

la muerte de Preciado, y la segunda parte relata un acontecimiento pasado en el

momento de enunciación del dialogo.

El análisis del fragmento


Este fragmento es un texto dialogal, puesto que Juan Preciado y Dorotea mantienen

una conversación en la que el protagonista le explica su camino de la vida hacia la

muerte. Por lo tanto, los temas principales de este texto son la vida, la muerte y como

se pasa de un estado al otro. Además, el registro corriente y las diversas expresiones

del texto, tienen un efecto de verosimilitud y de naturalidad que impactan al lector.

En este análisis nos interesaremos en un solo tema, el pasaje de la vida hacia la

muerte. Como la obra nos cuenta una historia y hay, en la primera parte, un

narrador, estamos frente a una novela narrativa. Además el relato pertenece a la

corriente literaria del realismo mágico, es decir que estamos frente a un relato que

parece realista en un primer tiempo, pero que, poco a poco, cambia e integra

elementos fantásticos. La estructura del fragmento es similar a la de la obra; durante

toda la primera parte de la novela, la narración de Juan Preciado es interrumpida por

las historias de Pedro Páramo. Por lo tanto, esta obra, no posee ni estructura lógica ni

cronológica con respecto a la novela del siglo XIX, puesto que pasamos del presente

al pasado y del pasado al presente sin ninguna transición. De hecho, Mariana Frenk

nos dice que: «[e]l hilo del relato se destroza una y otra ver, la realidad de la novela -

entendiendo por "realidad de la novela" el mundo que ésta se propone crear, par

irreal que sea- se fragmenta en pequeñas parcelas de realidad.»18

Analizaremos este fragmento respetando la división establecida anteriormente. Por

esta razón, el trabajo analítico será dividido en tres partes.19

En la primera parte del fragmento (línea 1 a 4), se puede considerarse como la

situación inicial del fragmento, puesto que el personaje explica su situación antes de

morir. Con una primera lectura, nos percatamos de la violencia del vocabulario

18
Sommers, Joseph, op. cit., p. 34.
19
Ver la estructura del fragmento a la página 9

10
Carlos González Martín Español: comentario de texto 08/02/2016

utilizado: «mataron», «murmullos», «miedo», «soportarlo» y «reventaron»20.

Podemos agrupar estas palabras dentro de la isotopía de la muerte o del malestar.

Además, las primeras frases tiene el efecto de un golpe de martillo sobre el lector:

«[m]e mataron los murmullos. Aunque ya traía retrasado el miedo.»21 Una frase de

una violencia extrema no solo por su vocabulario, sino también por la posición que

ocupa en el fragmento. Estas frases también son interesantes por su sonoridad, ya

que nos permite escuchar el murmullo a través de la aliteración en m. Dicha figura

de estilo es interesante porque relaciona las palabras matar, murmullo y miedo, lo

que nos permite crear el "esquema": Juan Preciado a muerto de la unión de los

murmullos y del miedo. Sin embargo, el "esquema" es demasiado sencillo. En efecto,

debemos tener en mente que el personaje ha alcanzado el límite soportable: «ya no

pude soportarlo.»22 El adverbio ya es muy importante, puesto que muestra que el

coprotagonista ha alcanzado el paroxismo del sufrimiento y que, a partir de ahora,

solo la muerte puede aliviarle. En resumen, en esta primera parte, vemos que Juan

Preciado tiene miedo y que ya no puede soportar el dolor en su interior y cuando oyó

los murmullos se le «reventaron las cuerdas»23. Esta última expresión nos impacta;

eso es debido a la connotación y a la semántica del verbo "reventar". Además, nos

imaginamos al personaje sostenido por las cuerdas de la vida, unas cuerdas que se

van debilitando y que terminan por romperse con los murmullos.

En esta segunda parte del fragmento (l. 4 a 21), Juan Preciado explica sus sensaciones

y el camino hacia su muerte. Por lo tanto, lo podemos considerar como el nudo del

fragmento. Al principio, llega a la plaza: «[m]e llevó hasta allí el bullicio de la

gente»24. Esta frase en pasiva es interesante porque muestra que Preciado no tiene el

control de su cuerpo ni de su mente, ya que se deja guiar sin oponer resistencia. Su

debilidad física y mental se ilustra en las líneas 7 y 8: «Yo ya no estaba muy en mis

cabales; recuerdo que me vine apoyando en las paredes como si caminara con las
20
Rulfo, Juan: Pedro Páramo, op. cit., p. 126
21
Idem.
22
Idem.
23
Idem.
24
Idem.

11
Carlos González Martín Español: comentario de texto 08/02/2016

manos.»25 El protagonista explica que «no está en sus cabales», en otra palabras que

ha perdido el juicio y que ya no es capaz de tener un comportamiento lógico y

coherente, lo que le llevará hacia los murmullos y causará su muerte. Luego, su

agotamiento le obliga a apoyarse en las paredes, lo que demuestra su falta de vigor.

Después añade que es «como si caminara con las manos», lo que podemos interpretar

como una pérdida de referente y de juicio; lo que confirma nuestra hipótesis. Sin

embargo, los murmullos atraviesan las paredes: «las paredes parecían destilar los

murmullos»26. Parece que los murmullos desean la muerte del personaje, puesto que

buscan las grietas de un muro para acercarse de él. Luego, Juan intenta huir, como si

hubiera retomado el juicio y algo de vigor para poder escapar de la muerte. Sin

embargo, los murmullos le rodean: «[m]e aparté de las paredes y seguí por mitad de

la calle; pero las oía igual, igual que si vinieran conmigo, delante o detrás de mí.»27 A

partir de aquí, el personaje ya no tiene escapatoria es como si los murmullos fueran

pegajosos y no pudiera quitárselos de encima.

La primera parte de la narración de Juan Preciado se articula sobre el sentido del

oído. Por lo tanto, podemos agrupar las siguientes palabras en la isotopía del ruido:

«bullicio», «murmullos», «murmullaran», «zumbar», «oía», «voces», y «oídos»28.

Durante la narración del personaje vimos como el ruido le atraía a la plaza. Esto nos

recuerda al canto de las sirenas en la Odisea de Homero, en donde dichas criaturas

mitológicas atraían a diversos marineros con sus cantos para luego quitarles la vida.

Podemos hacer una comparación entre las dos obras: en la Odisea, las sirenas atraen a

los marineros con sus cantos y, en Pedro Páramo, los murmullos de las almas en

pena atraen a Juan Preciado a la Plaza para matarle. Sin embargo, los murmullos solo

son la primera parte del camino hacia la muerte.

25
Idem.
26
Idem.
27
Idem.
28
Idem.

12
Carlos González Martín Español: comentario de texto 08/02/2016

Después de ser acorralado por el ruido, Juan Preciado empieza a sentir frio:

«No sentía calor, como te dije antes; antes por el contrario, sentía frío.»29 Lo que es

bastante contradictorio puesto que Comala «está sobre las brasas de la tierra, en la

mera boca del infierno. Con decirle que muchos de los que allí se mueren, al llegar al

infierno regresan por su cobija»30. Además, en el fragmento, Preciado afirma que vio

«deshacerse en el agua de su sudor»31 a una mujer. Estas dos hipérboles muestran el

grandísimo calor que hay en este pueblo. Sin embargo, a pesar del calor, la sensación

de frio no hacía más que empeorar: «[y] conforme yo andaba, el frío aumentaba más

y más, hasta que se me enchinó el pellejo.»32 Aquí vemos como el autor a calcado la

evolución del frio con la sintaxis de su frase; cada coma es un paso más más hacia la

muerte del personaje. Al ver que el frio se agripaba a él, Juan Preciado intenta huir,

otra vez, como cuando le perseguían los murmullos: «[q]uise retroceder porque

pensé que regresando podría encontrar el calor que acababa de dejar; pero me di

cuenta a poco de andar que el frío salía de mí, de mi propia sangre.»33 Al respecto del

frio, Silvia Lorente-Murphy nos explica que: «[e]l frio que emana de sí mismo no es

más que la representación de su soledad, de su confusión y el horror mortal que le

provoca el haber encontrado sus orígenes, orígenes de muerte, de abandono, de

sujeción a la caprichosa actitud de unos pocos «todopoderosos».»34.

La tercera parte del fragmento (l. 22 a 32), termina de explicarnos como sucedió la

muerte del personaje, lo que podemos considera como el desenlace del fragmento. La

primera y la última parte del fragmento forman una boucle, puesto que el fragmento

empieza con la muerte del coprotagonista. En esta tercera parte, cómo al final de la

segunda parte, Juan Preciado vuelve a explicar lo ocurrido, otra vez, es decir que

llego a una plaza atraído por los murmullos y esta vez los compara al ruido que hace

29
Idem.
30
Ibid. p. 75.
31
Ibid. 126.
32
Idem.
33
Idem.
34
Lorente-Murphy, Silvia, op. cit., p. 83.

13
Carlos González Martín Español: comentario de texto 08/02/2016

«mucha gente en día de mercado»35. El hecho de que repita una y otra vez los

acontecimientos es una de las características de Juan Rulfo. Como vuelve a hablar del

ruido, encontramos, una vez más, la isotopía del ruido: «murmullos», «rumor»,

«oye«, «murmurar», «bisbiseo», «palabra» y «ruido» 36. Luego, hay otra comparación,

el protagonista compara el ruido al sonido «que hace el viento contra las ramas de un

árbol en la noche, cuando no se ven ni el árbol ni las ramas» 37. Esta comparación nos

transmite una imagen con una gran fuerza simbólica; «el viento contra las ramas de

un árbol» ilustra el ruido que oye el personaje, pero es un sonido muy siniestro, ya

que el árbol no tiene hojas y son sus ramas las que producen el sonido. Un árbol sin

hojas es un árbol muerto, sin vida o un árbol en invierno, estas interpretaciones son,

respectivamente, lúgubres y taciturnas. Además el árbol está en la oscuridad, en la

noche, lo que nos transmite un sentimiento de angustia y malestar. Después de las

comparaciones, Juan Preciado nos explica que todo empezó a dar vueltas a su

alrededor; esto es, otra vez más, la perdida de referentes. Sin embargo, esta vez,

consigue oír unas palabras: «[r]uega a Dios por nosotros». Lo que podemos

interpretar como el final de un oración y lo que significa que Juan Preciado está

muerto y alguien ha venido a su tumba a rezar por él. El protagonista también lo

entiende de esta manera y por esta razón se le «heló el alma»38. Por lo tanto, todo el

fragmento y parte de la novela se desarrollan en un mundo interior. El universo de

Juan Preciado y el "universo real" están conectados, puesto que el protagonista puede

escuchar parte de una oración. Y es justamente este vinculo que causa la muerte de

Preciado. Durante gran parte del fragmento, los murmullos son inaudibles, pero

cuando la conexión entre los dos mundos es lo suficientemente fuerte para que Juan

Preciado logre entender la oración, su alma se hiela. Por lo tanto, podemos pensar

que el protagonista no era consciente de su muerte, puesto que él seguía vivo en su

mundo interior, pero al escuchar una oración del otro mundo, del mundo real, su

35
Juan Rulfo, op. cit., p. 127.
36
Idem.
37
Idem.
38
Idem.

14
Carlos González Martín Español: comentario de texto 08/02/2016

mundo interior se esfumó y él se murió. De tal manera que la realidad mató a Juan

Preciado.

Conclusión
A lo largo de este trabajo hemos estudiado la vida de Juan Rulfo y el contexto

histórico en el que ha vivido, lo que nos ha permitido entender mejor su obra y su

manera de escribir. Luego hemos resumido la novela Pedro Páramo y hemos elegido

un fragmento que hemos localizado. Después hemos analizado la muerte de Juan

Preciado en el dicho fragmento. Ahora que hemos terminado el análisis, entendemos

mucho mejor las diferentes etapas de la muerte del personaje. En primer lugar, el

protagonista estaba tenía miedo. Luego, se sentía débil físicamente y no estaba en sus

cabales. Su falta de vigor y su cansancio mental le llevaron a dejarse llevar por los

murmullos que oía. Estos ruidos le rodearon y empezó a sentir frio en un lugar

cálido. Sin embargo, lo que realmente le mato, no fue ni el agotamiento, ni los

murmullos, ni el frio, lo que mató a Juan Preciado fue la verdad, la verdad escondida

en unos bisbiseos inaudibles. Lo que mató al protagonista fue el saber que ya estaba

muerto. Preciado murió hace tiempo, la novela solo nos da a conocer la discusión que

tiene con Dorotea, otra muerta. Finalmente, Pedro Páramo trata de «un pueblo

muerto donde no viven más que ánimas, donde todos los personajes están muertos, y

aun quién narra está muerto»39.

39
Morales-Ladrón, M.: Vida, muerte y parálisis en Pedro Páramo de J. Rulfo y "The Dead" de J. Joyce, p. 149.

15
Carlos González Martín Español: comentario de texto 08/02/2016

Bibliografía:
Bibliografía primaria:

Rulfo, Juan: Pedro Páramo, ed. de José Carlos González Boixo, 26.a ed., Madrid:
Cátedra, 2008.

Bibliografía secundaria:

Sommers, Joseph, (1974): La narrativa de Juan Rulfo. Interpretaciones críticas,


México: Sep/Setentas.

Lorente-Murphy, Silvia, (1988): Juan Rulfo: Realidad y mito de la Revolución


Mexicana, Madrid: Pliego.

Amat, Nuria, (2003): Vidas literarias Juan Rulfo, Barcelona: Omega

Ortega Galindo, Luis, (1984): Expresión y sentido de Juan Rulfo, Madrid: José
Porrúa Turanzas.

Rodríguez Alcalá, Hugo, (1965): El arte de Juan Rulfo. Historias de vivos y


difuntos, México: Ediciones de bellas artes.

Publicaciones electrónicas:

García Fierro, Covadonga: La filosofía de la muerte en Pedro Páramo, 15 de


septiembre de 2014, http://www.revistafogal.com/2014/09/15/la-
filosof%C3%ADa-de-la-muerte-en-pedro-p%C3%A1ramo/, (cons. 12/02/2016).

A. Noriega, Teobaldo, La muerte como tema en la novela mexicana contemporánea,


http://www.raco.cat/index.php/mayurqa/article/viewFile/118759/153046, (cons.
9/02/2016).

Carvalho da Silva, Simone Andrea, Muerte y religiosidad en Pedro Páramo,


http://juan-rulfo.com/pedro_paramo.pdf, (cons. 15/09/2016).

Morales-Ladrón, M.: Vida, muerte y parálisis en Pedro Páramo de J. Rulfo y "The


Dead" de J. Joyce,
https://www.academia.edu/2116536/Vida_muerte_y_par%C3%A1lisis_en_Ped
ro_P%C3%A1ramo_de_J._Rulfo_y_The_Dead_de_J._Joyce, (cons. 1/02/2016).

16
Carlos González Martín Español: comentario de texto 08/02/2016

Manrique, Miguel, (1953), A orillas de la vida y de la muerte,


http://www.cervantesvirtual.com/obra/a-orillas-de-la-vida-y-de-la-muerte/,
(cons. 20/02/2016).

Entrevista:

Joaquín Soler entrevista a Juan Rulfo en Entrevista a fondo,


https://www.youtube.com/watch?v=V74yJztkx-c, (cons. 20/12/2015)

Páginas web utilizadas40:

http://www.pedroparamo.org/resumen-de-la-obra/ (cons. 11/02/2016)

http://congresojal.gob.mx/bibliotecavirtual/libros/antecedentesrevolcucion.pdf
(. (cons. 22/02/2016)

http://resumen-corto.blogspot.ch/2013/10/resumen-corto-de-la-revolucion-
mexicana.html (cons. 21/02/2016)

40
Para estas tres páginas web no dispongo de otros datos para completar la bibliografía.

17