Sunteți pe pagina 1din 19

ESTUDIO DE CORRELACIÓN ENTRE SATISFACCIÓN SEXUAL

Y ASERTIVIDAD SEXUAL

CORRELATION STUDY BETWEEN SEXUAL SATISFACTION AND


SEXUAL ASERTIVENESS
ESTUDO DE CORRELAÇÃO ENTRE SATISFAÇÃO SEXUAL E
ASSERIVIDADE SEXUAL

ÉTUDE DE CORRÉLATION ENTRE SATISFACTION SEXUELLE ET


ASSERTIVITÉ SEXUELLE

Honold Espinosa Juan Arturo*

RESUMEN

El objetivo del presente estudio fue determinar la correlación entre el grado de


satisfacción sexual y el grado de asertividad sexual. Este estudio es de corte cuanti-
tativo de tipo correlacional, con un diseño no experimental transversal, con un muestreo
no probabilistico de cuotas. Para la recolección de datos se utilizaron dos instrumen-
tos: para determinar el grado de satisfacción sexual se uso la escala Autoaplicable
para la Evaluación de la Satisfacción Sexual de Álvarez-Gayou, y Cols.(2005) y
para determinar el grado de asertividad sexual, se uso la Escala Autoaplicable para
la Evaluación de la Asertividad Sexual de Honold y Cols.(2006). Dichos instrumen-
tos fueron aplicados a 200 estudiantes de la Universidad Michoacana de San Nico-
lás de Hidalgo, Michoacán, México (100 mujeres y 100 varones, con una ? = 19
años, con una mínima de 18 y máxima de 25). De esta aplicación se realizó una
agrupación de acuerdo al puntaje obtenido en la escala de satisfacción sexual, (4
grupos; grupo 1: muy satisfechos sexualmente, grupo 2: satisfechos sexualmente,
grupo 3: poco satisfechos sexualmente, grupo 4: muy insatisfechos sexualmente). Se
compararon las medias de asertividad sexual de los 4 grupos. Para el grupo 1 la x de
asertividad fue de: 163.733, en el grupo 2 la x de asertividad fue de: 148. 7215.

1
Lic. En Psic y Esp. Sex. Educ. Investigador del Instituto Mexicano de Sexología
Email: arturohonold@gmail.com

199
Archivos Hispanoamericanos de Sexología Vol. XII, No. 2, 2006

para el grupo 3 la x de asertividad fue de: 145.222 y para el grupo 4 la x de asertividad


fue de: 98.833. Al realizar una prueba de correlación de Spearman's rho se encontró
que el valor de correlación entre el puntaje de asertividad sexual y el grado de satis-
facción sexual obtenidos de la aplicación de las escalas fué de .535. Indicando una
correlación entre moderada y alta. Con una prueba ANOVA con post hoc, se
encontró que existen diferencias significativas intergrupos: gl. 3 Sig. .000 p < .05 F=
16.318, concluyendo que a mayor grado de satisfacción sexual, mayor grado de
asertividad sexual.

Palabras clave: Asertividad Sexual, Satisfacción Sexual, Disfunciones Sexuales,


Género, Salud Sexual.

ABSTRACT

The objective of this study was to determine the correlation between the level of
sexual satisfaction and the level of sexual assertiveness. This is a quantitative and
correlational study, with a non experimental and transversal design with a quota
sampling. For the collecting of data, two instruments were used: one designed to
determine the level of sexual satisfaction (the Scale for the Assessment of Sexual
Satisfaction by Alvarez-Gayou and cols, 2005) and another one to determine the
level of sexual assertiveness (the Self-applicable Scale for the Assessment of sexual
Assertiveness by Honold and cols., 2006). These instruments were applied to 200
students at the Michoacana University of San Nicolás de Hidalgo, Michoacán, Mexico
(100 women and 100 men with an average of 19 years old, a minimum age of 18 and
a maximum of 25). From this application, 4 groups were formed according to the
results obtained by subjects in the Scale for the Assessment of Sexual Satisfaction
(group1: very satisfied, group 2: satisfied, group 3: poorly satisfied, group 4: very
unsatisfied). Means for sexual assertiveness were compared in the 4 groups. For
group 1, x= 163.733, for group 2 x = 148. 7215. for group 3, x = 145.222, and for
group 4 x= 98.833. Spearman's correlation coefficient for the correlation of both
variables was .535, thus indicating a moderate to high corraltion. Anova test showed
that there are significant intergroup differences: df. 3 Sig. .000 p < .05 F= 16.318,
concluding that, the greater level of sexual satisfaction an individual shows, the greater
his or her sexual assertiveness.

200
Key words: sexual satisfaction, sexual assertiveness, gender, sexual health, and sexual
dysfunctions.

RÉSUMÉ

L'objectif de cette étude fut déterminer la corrélation entre le degré de satisfaction


sexuelle et le degré de assertivité sexuelle. Cette étude est quantitative, corrélationnelle,
non- expérimentale, transversale, avec un échantillon non probablilistique. Pour la
prise de données on a utilisé deux instruments : pour le degré de satisfaction sexuelle,
l'Échelle pour l'évaluation de la satisfaction sexuelle de Alvarez-Gayou et cols. (2005)
et pour déterminer le degré de assertivité sexuelle on a utilisé l'Échelle pour l'évaluation
de la assertivité sexuelle de Honold et cols (2006). Ces instruments furent répondus
par 200 étudiants de l'Universidad Mexicana de San Nicolás de Hidalgo ( 100 femmes
et 100 hommes) age moyen : 19 ans. De cette application on a fait un regroupement
selon les notes de l'échelle (groupe 1 : très satisfaits sexuellement; groupe 2 : satisfaits
sexuellement ; groupe 3 : peu satisfaits sexuellement ; groupe 4 : très insatisfaits
sexuellement). On a comparé les moyennes de assertivité sexuelle des 4 groupes. On
a fait une corrélation de Spearman entre la satisfaction et la assertivité obtenant .535,
une corrélation moderée. Avec le test ANOVA on a trouvé des différences significatives
inter-groupes. On conclut que plus il y a une satisfaction sexuelle plus on il y a une
assertivité sexuelle.

Mots clé: Assertivité sexuelle, satisfaction sexuelle, genre, santé sexuelle,


dysfonctionnement sexuel.

RESUMO

O objetivo do presente estudo foi determinar a correlação entre o grau de satisfação


sexual e o grau de assertividade sexual. Este estudo é de corte quantitativo de tipo
correlacional, com um desenho não experimental transversal, com uma amostra não
probabilística de cotas. Para a recoleção de datos se utilizaram dois instrumentos:
para determinar o grau de satisfação sexual se usou a escala Autoaplicável para a
Avaliação da Satisfação Sexual de Álvarez-Gayou, e Cols.(2005) e para determinar
o grau de assertividade sexual, usou-se a escala autoaplicável para a Avaliação da

201
Archivos Hispanoamericanos de Sexología Vol. XII, No. 2, 2006

Assertividade Sexual de Honold y Cols.(2006). Ditos instrumentos foram aplicados


a 200 estudantes da Universidade Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (100
mulheres e 100 homens, com uma ? = 19 anos, com uma mínima de 18 e máxima
de 25). Desta aplicação, realizou-se uma agrupação de acordo a pontuação obtida
na escala de satisfação sexual, (4 grupos; grupo 1: muito satisfeitos sexualmente;
grupo 2: satisfeitos sexualmente; grupo 3: pouco satisfeitos sexualmente; grupo 4:
muito insatisfeitos sexualmente). Foram comparadas as medidas de assertividade
sexual dos 4 grupos. Para o grupo 1 a x de assertividade foi de: 163.733, no grupo
2 a x de assertividade foi de: 148. 7215. para o grupo 3 a x de assertividade foi de:
145.222 e para o grupo 4 a x de assertividade foi de: 98.833. Ao realizar uma prova
de correlação de Spearman´s rho, percebeu-se que o valor de correlação entre a
pontuação de assertividade sexual e o grau de satisfação sexual obtidos da aplicação
das escalas foi de .535. Indicando uma correlação entre moderada e alta. Com uma
prova ANOVA com post hoc, percebeu-se que existem diferenças significativas
inter-grupos: gl. 3 Sig. .000 p < .05 F= 16.318. Concluindo que quanto o maior o
grau de satisfação sexual, maior o grau de assertividade sexual.

Palavras chave: Assertividade Sexual, Satisfação Sexual, Disfunções Sexuais,


Gênero, Saúde Sexual.

INTRODUCCIÓN

Acordes a la preocupación del cuidado de la salud y más específicamente en la


salud sexual, encontramos que existe una gran cantidad de investigaciones que tra-
tan de encontrar soluciones a problemáticas tales como las infecciones de transmi-
sión sexual (ITS), VIH/SIDA, que corresponden al campo de la epidemiologia clinica.
Sin embargo también existen otras investigaciones relacionadas con la salud sexual,
que se relacionan de forma mas directa con cuestiones de tipo relacional, y emocio-
nal. La OMS (2004) dentro de sus recomendaciones referentes a la salud sexual,
hace hincapié en que los especialistas y las instituciones que brindan servicios de
salud, una de sus tareas primordiales deben ser las relacionadas a favorecer a las
personas, para que puedan disfrutar plenamente de una actividad sexual. Sin em-
bargo, en México las disfunciones sexuales están presentes en casi el 50% de la
población. (Álvarez-Gayou, 1996), siendo este problema una de las principales cau-

202
sas por las cuales una persona se ve incapacitada para disfrutar de una actividad
sexual. (Lief, I. 2001; Davies S., Katz J. 1999)
Otra problemática que ha captado la atención de muchos sectores de la socie-
dad, es el aumento de divorcios, el cual ha ido incrementando con el paso de los
años; en 1980 el índice de divorcios en México, era de 4.4 divorcios por cada 100
matrimonios y para 1990 aumentó a 7.2 divorcios por cada 100 matrimonios, y
desde el año 2000 se observa una tendencia a acrecentar el numero de divorcios con
un 7.4 divorcios por cada 100 matrimonios, llegando a 52, 358 divorcios en el país
(INEGI). A este respecto la mayoría de las personas que llegan a los consultorios e
instituciones que brindan apoyo o conserjería psicológica, por problemas de tipo de
pareja, casi a punto de separarse o ya separadas, invariablemente las personas dicen
no poder comunicarse como quisieran con su pareja y estar insatisfechas sexualmente,
Martin (1994) que el 75% de los pacientes que manifiestan discordia con su pareja
presentan, al mismo tiempo, problemas sexuales. A este respecto es innegable que
una de las causas de estas separaciones en gran medida se debe a una insatisfacción
de la relación erótica de la pareja (Álvarez-Gayou, 2002).
Sager (1997) señala que el grado de satisfacción de la pareja mucho depende
de la congruencia y complementariedad de los contratos interaccionales de sus miem-
bros, y que entre las cláusulas deben estar incluidos los rasgos esenciales de su
convivencia sexual. Sin embargo no es de sorprender que muchas de las personas al
iniciar o mantener una relación de pareja, desconozcan las expectativas, que uno
tiene del otro, así como las señales propias de los rituales de seducción sexual, ya
que muchas de ellas son inconcientes y las que podrían propia expresadas no se
comunican por considerarlas obvias, o bien, se comunican de forma muy sutiles, a
veces tan sutiles que resultan contraproducentes, esto debido a su ambigüedad e
inmensas posibilidades de interpretación.
Sager (1997) señala que en la actualidad muchas parejas creen que la mujer
también puede iniciar la relación sexual. Sin embargo, algunas cuando se les pregunta
por que razones no lo hacen, dicen seguir prefiriendo que sea él quien la inicie, para
así saberse deseadas y creer no estar bastante preparadas para el rechazo. Y tam-
bién por otro lado, algunos hombres no se creen capacitados para negarse a los
avances femeninos, por lo que se "someten" a regañadientes; algunas madres y pa-
dres de Latinoamérica enseñan a sus hijos varones que no se beben negar a tener
relaciones sexuales si una mujer se los propone, ya que si se negaran seria muestra

203
Archivos Hispanoamericanos de Sexología Vol. XII, No. 2, 2006

de falta de "caballerosidad" y por otro lado porque estaría en juego su virilidad y se


prestaría a especulaciones de su orientación o preferencia sexual.
En un estudio realizado por Jesser (1988) al analizar la respuesta de los estu-
diantes varones ante la iniciativa de sus parejas mujeres para tener relaciones sexua-
les, encontró que solo la mitad de la población femenina de su población estudiada
era la que se "atrevía" a comunicárselo y que la principal estrategia era de forma
indirecta (con insinuaciones, miradas, caricias o claves que eran no verbales), y que
principalmente los hombres "accedían" sin estar completamente seguros de que el
mensaje era una iniciativa, lo que en alguno de los casos les producía cierto grado de
incertidumbre.
Burger, M. (en Sprecher, S. 2002) investigo la relación entre las conductas
sexuales seguras y el grado de asertividad que existía en las relaciones de pareja de
varones heterosexuales que estudiaban en una universidad de estados unidos. En-
contrando que aquellos que sus relaciones de pareja eran mas asertivas existía una
mayor frecuencia de conductas sexuales mas seguras y un menor grado de respues-
tas agresivas en diferentes escenarios que los que tenían relaciones de pareja menos
asertivas.
Muchas de estas problemáticas como señala Sager (1997) se deben a los este-
reotipos de conducta femenina y masculina, y argumenta que existen mujeres que
imaginan desear un hombre que actué sexualmente con libertad, inventiva y amor, y
son incapaces de aceptarlo en la realidad, juzgando a este tipo de varones "activos",
como demasiados agresivos cuando se encuentran con uno de estos hombres que se
muestran como en sus fantasías.
Otras de las problemáticas mas comúnmente encontrar en la consulta clínica, es
la frecuencia con que las personas sienten deseos de tener goce sexual, ya que el
deseo entre uno y otro puede variar considerablemente. la causa puede ser en el
peor de los casos una disfunción sexual como la disrritmia o fobia sexual, (Kaplan.
H. 1976). Sin embargo a veces es solo un a cuestión de acomodación de horarios,
en donde un miembro de la pareja tiene mas energía o deseos en la mañana y el otro
en la noche, de lo cual podría devenir una serie de desencuentros sexuales que po-
drían ser interpretados (no solo por la pareja, también por el terapeuta) como falta
de seguridad, miedo al desempeño, evitación sexual, problemas de identificación
sexual, falta de atracción sexual.

204
También existe la posibilidad que uno o ambos cónyuges quieran experimentar
con otros estímulos sexuales, como generar un ambiente determinado, recurrir a
lecturas o películas estimulantes, hablar de temas sexuales, usar aceites y lubricantes,
vibradores o cambiar de preámbulos sexuales, como caricias o besos, incluyendo el
cunnilingus o el fellatio, o diversas posiciones cóitales. En algunos casos estos deseos
de "experimentar nuevas situaciones, pueden llegar a ser fuentes de discordias para
la pareja si no son comunicados de una forma adecuada; (tomando en cuenta los
deseos del otro, sus sentimientos, y sus creencias, sin llegar a ser una imposición) son
interpretados por uno de los miembros como una señal de peligro debido a que lo
que lo "solían hacer no basta".
Toda pareja necesita averiguar qué desea y que disfruta cada uno de sus inte-
grantes, y estos deben expresar sus deseos con franqueza, sobre todo teniendo en
cuenta que probablemente cambiaran de un instante a otro, de encuentro a otro y
dependiendo de su estado de animo, y también que ambos experimenten sus fanta-
sías sin temor.
Cabe señalar que estos lineamientos han surgido de intervenciones clínicas de
terapeutas de pareja o sexólogos, y la mayoría de ellos dejan ver que uno de los
principales problemas entre las desavenencias entre las parejas y las insatisfacciones
maritales y sexuales, se deben a problemas en la comunicación entre los miembros
de la pareja, ya que en gran porcentaje de los casos existe una serie de expectativas
que han generado en diferentes etapas de la relación largas charlas y conflictos, que
se suman al historial de "malos entendidos", así como otras que son deseos o anhelos
inconfesados, o fantasías que siempre esperaron un "buen momento para hacérselo
saber al otro", o se dieron por sentado que este las entendería sin necesidad de
comunicárselo, llegando a consideraciones tales como "si me quisiera sabría lo que
quiero sin que yo se lo dijera"
Esto es comprobable desde el punto de vista que uno de los grandes pilares en
la terapia de pareja y la terapia sexológica, es la clarificación y el develamiento de los
contratos personales y de pareja, y desarrollado por autores como Peter Martin
(1994 ) y Cliford Sager (1997), que centran sus esfuerzos en facilitar un clima así
como herramientas para que se de una comunicación efectiva entre los miembros de
la pareja. El supuesto básico de este trabajo es que "Los integrantes de la pareja no
han negociado un contrato; cada cual actúa como si su propio programa matrimonial
fuera un pacto convenido y firmado por ambos, y está convencido de que recibirá lo

205
Archivos Hispanoamericanos de Sexología Vol. XII, No. 2, 2006

que él quiere, a cambio de lo que piensa dar al otro; pero como procede basado en
sus propias cláusulas contractuales inexpresadas, e ignora las del compañero, y como
además esas cláusulas van cambiando con el tiempo -en las distintas etapas del ciclo
vital-, suele ocurrir que uno de los esposos modifique las reglas del juego sin discu-
tirlas y, ciertamente, sin el consentimiento del otro."
Álvarez-Gayou (1996) en su modelo de terapia de pareja, señala para tener
una buena relación de pareja se deben considerar y desarrollar 7 aspectos esenciales
para el equilibrio de lo que denomina los tres mundos (el tuyo, el mió, y el de
nosotros). Estos aspectos son: 1) la atracción física, 2) la atracción intelectual, 3) la
atracción afectiva, 4) la comunicación, 5) la empatia, 6) el respeto, y 7) la actualiza-
ción. y considera que el o la mejor amante es el que busca conocer el propio cuerpo
y sus sensaciones y el de la pareja y es la persona que escucha y respeta los deseos
y gustos del otro o de la otra.
Christiensen y Wallace (citado en Sánchez A. 2003) encontraron que los miem-
bros de las parejas que se auto-reportan como satisfechas tienen una habilidad ma-
yor para entender las necesidades que satisfacen a su pareja por lo que presumen
que esta habilidad le brinda a cada miembro la posibilidad de interactuar con más
efectividad dentro de la pareja.
Fitzpatrick (citado en Sánchez A. 2003) sostiene que en el matrimonio una vez
que los cónyuges se conocen el uno al otro "la comunicación de los sentimientos, más
que de los hechos es la clave determinante de una relación satisfactoria".
Koch (1998) en su investigación encontró que existe una asociación indirecta
entre el tiempo de casados de una pareja y el nivel de asertividad de la misma y una
diferencia significativa marginal entre el estilo de comunicación abierta y el tiempo de casados.
Como podemos observar en este modelos, los principales elementos para que
se de una buena relación de pareja y una satisfacción marital y sexual, son elementos
de la que hemos denominado los autores del presente articulo, como comunicación
efectiva o asertiva. Así como su contraparte, encontramos que en las desavenencias
de pareja y las insatisfacciones maritales y sexuales, se deben principalmente a pro-
blemas en la comunicación.
Esto no ha llevado a considerar que existe una relación directa entre el grado de
asertividad sexual de las personas y su grado de satisfacción sexual, suponiendo que
a mayor asertividad sexual mayor grado de satisfacción sexual y a menor grado de
asertividad sexual menor grado de satisfacción sexual.

206
Por tal motivo nos hemos dado a la tarea de comprobar tal hipótesis mediante
el método científico, usando y comparando medidas cuantitativas de asertividad sexual
contra medidas cuantitativas de satisfacción sexual.
Objetivo: Determinar la si existe alguna correlación entre el grado de asertividad
sexual y el grado de satisfacción sexual
Hipótesis nula: No existe correlación entre el grado de asertividad sexual, y el
grado de satisfacción sexual
Hipótesis alterna: Existe correlación entre el grado de asertividad sexual y el
grado de satisfacción sexual
Variable independiente: Asertividad Sexual
Variable dependiente: Satisfacción Sexual
Definición operacional de las variables:
Asertividad Sexual: la habilidad que posee o desarrolla una persona para co-
municar y negociar, de forma empatica y auténtica, las opiniones, intenciones, postu-
ras, creencias y sentimientos, y deseos o expectativas para el disfrute del goce sexual
del individuo y de la pareja, respetando y considerando positivamente al otro. (Honold
y Cols.)
Satisfacción Sexual: como una evaluación subjetiva de agrado o desagrado que
una persona hace con respecto de su vida sexual (Pinney E, Gerrard M. Danney N.
1987) o bien, como la capacidad del sujeto de obtener placer sexual mediante el
coito o copula. (Renaud, 1997).

MÉTODO

Diseño de Investigación:
Este estudio es de corte cuantitativo de tipo correlacional, con un diseño no
experimental transversal

Participantes:
El método de selección de la muestra fue no probalilistico por conveniencia y se
pidió la participación voluntaria a 200 estudiantes de la Universidad Michoacana de
San Nicolás de Hidalgo (100 mujeres y 100 varones, con una ? = 19 años, con una
mínima de 18 y máxima de 25 ) para que contestaran dos escalas de medición.

207
Archivos Hispanoamericanos de Sexología Vol. XII, No. 2, 2006

Instrumentos:
1. Para la medición de la asertividad sexual, se usara la Escala Autoaplicable
para la Evaluación de la Asertividad Sexual de Honold A, Nieto A., Rosendo C.,
Luna A, Villalón G.(2006). la cual consta de 45 ítems; enunciados con cinco opcio-
nes de respuesta, como extremos completamente en desacuerdo y completamente
en acuerdo. Y posee un valor confiabilidad de ? = . 8397, indicando una estabilidad
alta. Y validez de 13 factores que dan cuenta del 67.304 % de la varianza total
Anexo 1.
2. Para la medición de la satisfacción sexual, se utilizara la Escala Autoaplicable
para la Evaluación de la Satisfacción Sexual de Álvarez-Gayou J.L., Honold A.,
Millán P.(2005) constituida por 29 ítems, enunciados con cinco opciones de res-
puesta, como extremos completamente en desacuerdo y completamente en acuer-
do. Y posee un valor de confiabilidad de ? = . 9231, indicando una estabilidad alta.
Y validez de 6 factores que dan cuenta del 57.911% de la varianza total. Anexo 2.

Aparatos:
Se utilizó una computadora con el programa SPSS (Stadistical Packege for the
Social Sciences) para la captura y análisis de datos obtenidos en las escala aplicada
a los participantes.

RESULTADOS

De esta aplicación se realizó una agrupación de acuerdo al puntaje obtenido en


la escala de satisfacción sexual, (4 grupos; grupo 1: muy insatisfechos sexualmente,
grupo 2: insatisfechos sexualmente, grupo 3: satisfechos sexualmente, grupo 4: muy
satisfechos sexualmente).

Y se compararon las medias de asertividad sexual de los 4 grupos. Para el


grupo 1 la x de asertividad fue de: 98.833, en el grupo 2 la x de asertividad fue de:
145.222., para el grupo 3 la x de asertividad fue de: 148. 7215 y para el grupo 4 la
x de asertividad fue de: 163.733. Tabla 1. y Grafica 1.

208
Tabla 1. Estadísticos de muestras relacionadas

Grupos de acuerdo Media de Intervalo de


Desviación Error
al grado de N asertividad confianza al
típica típico
satisfacción sexual sexual 95%

Límite Lím
inferior supe

.Muy insatisfechos 9 98.8333 52.6704 21.5026 43.5592 154.1

.Insatisfechos 12 145.2222 13.2172 4.4057 135.0626 155.3

.Satisfechos 79 148.7215 23.5159 2.6457 143.4542 153.9

.Muy satisfechos 90 163.7333 23.8647 2.5156 158.7350 168.7

Total 200 154.2663 27.5362 2.0300 150.2611 158.2

Grafica 1. grado de asertividad sexual y grupos de satisfacción sexual

200.00

150.00 

totasert

100.00 

50.00

0.00
1.00 2.00 3.00 4.00
Los intervalos muestran un IC de la media al 95%
satisgru
Las barras muestan Medias

209
Archivos Hispanoamericanos de Sexología Vol. XII, No. 2, 2006

Al realizar una prueba Anova de un solo factor se encontraron diferencias signi-


ficativas entre grupos: gl. 3 Sig. .000 p < .05 F= 16.318. Tabla 2

Tabla 2. Resultados de la prueba ANOVA de una vía.


ANOVA

Suma de Media
gl F
cuadrados cuadrática

Inter-grupos 29668.089 3 9889.363 16.

Intra-grupos 109089.862 180 606.055

Total 138757.951 183

Para determinar las diferencias significativas inter-grupos se realizo una prueba


ANOVA con post hoc, y se encontró que existen diferencias significativas entre
todos los grupos, Sig. .000 p < .05, menos en la comparación del grupo 2 contra el
3 y 2 contra el 4, encontrando Sig. .978, y .137 p > .05. Sin embargo se puede
observar una tendencia que indica que a mayor grado de asertividad sexual, mayor
grado de satisfacción sexual. Tabla 3.

210
Tabla 3. Comparaciones multiples intragrupales entre el grado
de asertividad de acuerdo al grupo de correspondiente de satisfaccion sexual
ANOVA HSD de Tukey

Interv
Diferencia de
Error típico Sig. confia
medias (I-J)
9

(I)
SATISGRU (J)
Límite
SATISGRU

1.00 2.00 -46.3889 12.9749 .002 -79


3.00 -49.8882 10.4250 .000 -76
4.00 -64.9000 10.3799 .000 -91
2.00 1.00 46.3889 12.9749 .002 13.
3.00 -3.4993 8.6609 .978 -25
4.00 -18.5111 8.6066 .137 -40
3.00 1.00 49.8882 10.4250 .000 23.
2.00 3.4993 8.6609 .978 -18
4.00 -15.0118 3.7955 .000 -24
4.00 1.00 64.9000 10.3799 .000 38.
2.00 18.5111 8.6066 .137 -3.5
3.00 15.0118 3.7955 .000 5.2

Al aplicar una prueba de correlación de Spearman´s rho se encontró que el


valor de correlación entre el puntaje de asertividad sexual y el grado de satisfacción
sexual obtenidos de la aplicación de las escalas fué de .535. Indicando una corre-
lación entre moderada y alta.

211
Archivos Hispanoamericanos de Sexología Vol. XII, No. 2, 2006

Tabla 4.Correlaciones Spearman para aserticidad sexual y satisfacción sexual.

Asertividad Satisfac
Sexual Sexu
Coeficiente
Rho de Asertividad
de 1.000 .535
Spearman Sexual
correlación
Sig. (bilateral) . .000
N 200 200
Coeficiente
Satisfacción
de .535 1.00
Sexual
correlación
Sig. (bilateral) .000 .
N 184 184

** La correlación es significativa al nivel 0,01 (bilateral).

También se compararon las medias de asertividad sexual de acuerdo al género,


encontrando que las mujeres son más asertivas sexualmente x:163.2000, que los
hombres x:144.1463, al aplicar la prueba U de Mann-Whitney se encontraron dife-
rencias significativas entre las medias de hombres y mujeres

Tabla 5. Estadísticos de contraste.

212
Tabla 6. Variable de agrupación: GENERO
Rangos
Rango Suma de
GENERO N
promedio rangos
Asertividad Hombres 100 66.58 5459.50
Mujeres 100 108.35 10293.50
Total 200

Tabla 7. Estadísticos de grupo

Desviación Error
GENERO N Media
típ. de la

Asertividad Hombres 100 144.1463 25.2392 2.787


Mujeres 100 163.2000 27.0463 2.774

CONCLUSIONES

Como podemos observar existe una correlación directa entre el grado de satis-
facción sexual y el grado de asertividad, coincidiendo con los resultados de Christiensen
y Wallace (citado en Sánchez A. 2003) quienes encontraron que los miembros de las
parejas que se auto-reportan como satisfechas tienen una habilidad mayor para en-
tender las necesidades que satisfacen a su pareja y que esto le brinda a cada miem-
bro la posibilidad de interactuar con más efectividad dentro de la pareja.
De acuerdo a los resultados encontrados en esta y otras investigaciones consi-
deramos que la asertividad sexual es necesaria para llevar a cabo relaciones sexuales
seguras, así como para la autoprotección de sexo no deseado o de una actividad
sexual insegura, que resultaría insatisfactoria. La pasividad sexual, al contrario de la
asertividad sexual, puede resultar en consecuencias adversas, como embarazos no
deseados o adquisiciones de ITS (Morokoff, y cols, 1997, Morokoff, P., y Harlow,
L. 2001, Morokof, P. 2002), Cabe señalar que una de las causas principales de las

213
Archivos Hispanoamericanos de Sexología Vol. XII, No. 2, 2006

disfunciones sexuales son las experiencias negativas relacionadas con la sexualidad,


y un clínico con experiencia podría relacionar fácilmente un aborto o una infección
de transmisión sexual, como causante de fobias sexuales, y otras disfunciones sexua-
les que a su vez producen un elevado grado de insatisfacción sexual. Al respecto uno
de los resultados que nos sorprendieron de forma gratificante fue que los puntajes de
asertividad sexual de las mujeres fueron más altos que el de los hombres, esto se
deba quizás a que la muestra eran estudiantes universitarias, y debido a la formación
universitaria, los estereotipos de genero, están siendo desmitificados con respecto a
que las "mujeres deben de obedecer al hombre y hacer lo que el diga", esperamos sin
embargo que en un futuro no muy lejano tanto hombres como mujeres alcancen un
punto de igualdad donde los dos géneros puedan comunicarse de asertiva sus de-
seos y expectativas y mejorar sus relaciones interpersonales.
Creemos que es de suma importancia la comunicación asertiva para la vivencia
de una sexualidad plena, libre de manipulaciones, con derecho a que las personas
tengan sus propias opiniones y creencias con respecto a sexualidad, derecho a cam-
biar de idea, opinión, o actuación, derecho a expresar una crítica y a protestar por un
trato injusto, derecho a intentar cambiar lo que no le satisface, derecho a pedir ayuda
o apoyo emocional, derecho a sentir y expresar el dolor, derecho a estar sólo, aún
cuando los demás deseen su compañía, derecho a negarse a una petición, a decir
"no" y principalmente a ser libre.

214
REFERENCIAS BIBLIOGRÀFICAS

Álvarez-Gayou. J.J.L, Honold, E.J.A. Millan A.P. (2005) Escala autoaplicable para
le evaluación de la satisfacción sexual. Archivos Hispanoamericanos de
Sexología Vol. 12
Álvarez-Gayou J.J.L (2002) Sexoterapia Integral. Ed. Manual Modero. México
Álvarez-Gayou J.J.L (1996) Sexualidad en la Pareja. Ed. Manual moderno. México
Davies S., Katz J. (1999) Sexual desire discrepancies: Effects on sexual and
relationship satisfaction in heterosexual. Archives of Sexual Behavior, Vol.
28 Issue 6, p553, 15p.
Honold A, Nieto A., Rosendo C., Luna A, Villalón G.(2006) Diseño de una escala
autoaplicablke para la evaluacion e la asertividad sexual. IV Congreso Na-
cional de Investigación en Sexología. Mexico
Kaplan H. (1976) Las disfunciones sexuales y su tratamiento. Ed. Grigalbo. México
Lief, Harold I. (2001) Satisfaction and Distress: Disjunctions in the Components of
Sexual Response. Journal of Sex & Marital Therapy, Vol. 27 Issue 2, p169,
Martin P. (1994 ) Manual de terapia de pareja. Ed Amorrortu. Mexico
Morokoff, P.; Quina, K.; Harlow, L.; Whitmire, L.; Grimley, D.; Gibson, P.; y
Burkholder, G. (1997). Sexual Assertiveness Scale (SAS) for Woman:
Development and Validation. Journal of Personality and Social Psychology,
73 (4), 790-804.
Morokoff, P., y Harlow, L. (2001). Condom Negotiation in Heterosexually Active
Men and Women: Development and Validation of a Condom Influence Strategy
Questionnaire. Psychology and Health, 17 (6), 711-735.
Morokof, P. (2002) Sexual Assertiveness Scale (SAS) for women: development
and validation.
Organización Mundial de la Salud. (2004) Geneva, World Health Organization, 2005
(in press).
Pinney E., Gerrard M., Denney N. (1987) The Piney Sexual Satisfaction Inventory.
The Journal of Sex Research. Vol. 23, No.2 pp. 233-251
Renaud CA, Byers ES (1997) Positive and negative sexual cognitions: Subjective
experience and relationships to sexual adjustment. J Sex Res 2001;38: 252-
62.

215
Archivos Hispanoamericanos de Sexología Vol. XII, No. 2, 2006

Sager C. (1997) Contrato matrimonial y terapia de pareja. Ed. Amorrortu. Mexico


Sprecher, S. (2002) Sexual Satisfaction in Premarital Relationships: Associations
With Satisfaction, Love, Commitment, and Stability. Journal of Sex Research,
Vol. 39 Issue 3, p190, 7p
Sanchez. M.A (2003) Asertividad en el establecimiento de límites en la pareja: una
propuesta psicoterapéutica. Tesis para obtener el grado de doctorado en
psicoterapia. Instituto Mexicano de la Pareja.

216