Sunteți pe pagina 1din 2

PRINCIPIO DE CONVALIDACIÓN Y TRASCENDENCIA

No hay nulidad si el recurrente inicialmente convalidó el acto tildado de


defectuoso; y por otro lado, no demostró de modo alguno, cuál el agravio que se
generó con el mismo, de manera tal, que comprometiese algún derecho o
garantía constitucional.

AUTO SUPREMO Nº 717/2015-RRC-L


Sucre, 12 de octubre de 2015
Delitos: Sabotaje, Extorsión, Falsedad Material, Falsedad Ideológica, Uso de
Instrumento Falsificado, Estafa, Negociaciones Incompatibles con el Ejercicios de
sus Funciones Públicas, Resoluciones Contrarias a la Constitución Política del
Estado y las Leyes, Mandato Indebido y Complicidad

Resultado de Resolución: Infundado

Extracto Jurisprudencial: Conforme a estos antecedentes, se advierte que el 10


de septiembre de 2009 el Tribunal de Sentencia instaló la audiencia (fs. 1389);
empero, no se procedió a la lectura íntegra de la Sentencia por inasistencia del fiscal
y de una Juez Ciudadana, poniéndose a consideración de las partes proceder a
darse por leída la Sentencia, hecho que fue aceptado por el abogado de la
acusación particular, quien haciendo uso de la palabra expresó su acuerdo para que
se dé por leída la Sentencia; por cuanto, si se instaló la audiencia de lectura y dio
su conformidad, convalidando el acto que ahora impugna como defectuoso. En
segundo lugar, conforme a la nueva línea jurisprudencial, este supuesto defecto ya
no implica la pérdida de competencia del juez o tribunal, simplemente amerita una
sanción administrativa o penal, fundamento, que guarda relación con el régimen de
nulidades en materia penal, que se encuentra impregnado de algunos principios
doctrinales como son el principio de convalidación y el principio de trascendencia,
contenidos implícitamente en el art. 167 del CPP, al establecer que: "No podrán ser
valorados para fundar una decisión judicial ni utilizados como presupuestos de ella,
los actos cumplidos con inobservancia de las formas y condiciones previstas en la
Constitución Política del Estado, Convenciones y Tratados internacionales vigentes
y en este Código, salvo que el defecto pueda ser subsanado o convalidado. En los
casos y formas previstos por este Código, las partes sólo podrán impugnar, con
fundamento en el defecto, las decisiones judiciales u omisiones de procedimiento
que les causen agravio". (Las negrillas son nuestras). Bajo tal parámetro, el
recurrente inicialmente convalidó el acto tildado de defectuoso; y por otro lado, no
demostró de modo alguno, cuál el agravio que se generó con el mismo, de manera

Trabajos de Derecho Nina 75298608 https://monografiasbolivia.blogspot.com/


https://www.facebook.com/TrabajosDeDerechoBolivia/
tal, que comprometiese algún derecho o garantía constitucional, pues, correspondía
al afectado, demostrar objetivamente que el acto o defecto alegado como nulo, no
pueda ser subsanado o convalidado y en su caso, haya ocasionado un perjuicio o
agravio, claro está, que no sea fruto de la conducta o actuación pasiva o negligente
del interesado o de quien invoca el defecto; además, en concordancia con estos
principios se tiene al principio de conservación, de modo que la nulidad siempre
será la excepción y la regla la eficacia del acto procesal; o sea, ante una duda
razonable, debe optarse por la interpretación propensa a conservar el acto procesal
y así evitar la nulidad. Es por ello, que el proceso penal acusatorio, antes que
formalista o solemne debe ser finalista, siendo obligación de los administradores de
justicia, constitucionalizar sus resoluciones, aplicando los principios constitucionales
sobre las reglas positivas secundarias. Consiguientemente, la jurisprudencia
sentada por el precedente, ya no puede ser aplicada conforme la modulación
realizada por el Auto Supremo 110/2005 antes descrito; y, en el marco de un control
de legalidad amplio y objetivo, éste Tribunal no puede desconocer su alcance y sus
efectos al momento de aplicar la misma a cada caso concreto, más aun
considerando, que el Auto de Vista fue pronunciado cuando la doctrina del
precedente invocado como contradictorio ya había sido superada; en consecuencia,
en la óptica de la seguridad jurídica, corresponde aplicar las líneas jurisprudenciales
vigentes que consoliden entendimientos acordes a los principios y valores que
irradia la Constitución. Todo cuanto se expuso precedentemente, demuestra que, la
jurisprudencia sentada por el precedente invocado ha sido superada y modulada
bajo la visión de lograr una administración pronta y oportuna sin dilaciones; en ese
marco, este máximo Tribunal de Justicia, realizando su labor de contrastación y su
función unificadora de jurisprudencia conforme el art. 419 relacionado con los arts.
417 primer párrafo y 420 del CPP, concluye que el Tribunal de alzada no contradijo
la doctrina legal vigente y aplicable, debido a que habiéndose instalado la audiencia
de lectura de la Sentencia, en el plazo previsto por ley, la misma fue leída en parte
con total anuencia del abogado del querellante, actual recurrente, razón por la cual
el motivo traído en casación deviene en infundado.

Descriptor: Principio de convalidación y trascendencia

Restrictor: No hay nulidad si el recurrente inicialmente convalidó el acto tildado de


defectuoso; y por otro lado, no demostró de modo alguno, cuál el agravio que se
generó con el mismo, de manera tal, que comprometiese algún derecho o garantía
constitucional.

Trabajos de Derecho Nina 75298608 https://monografiasbolivia.blogspot.com/


https://www.facebook.com/TrabajosDeDerechoBolivia/