Sunteți pe pagina 1din 7

Bases Teoricas

A. Energías renovables

(Muñiz, 2010)

Las energías renovables son aquellas que se producen de manera continua y son inagotables a

escala humana. Además tiene ventaja adicional de poder complementarse entre sí, favoreciendo

la integración entre ellas.

Son respetuosas con el medio ambiente, y aunque ocasionen efectos negativos sobre el entorno,

son mucho menores que los impactos ambientales de las energía convencionales como

combustibles fósiles (petróleo, gas y carbón), energía nuclear, etc.

Con las energías renovables se pueden obtener las dos formas de energía más utilizadas: calor

y electricidad.

Ventajas

Son respetuosas con el medio ambiente.

No emiten gases contaminantes.

No generan residuos peligrosos.

Se pueden instalar en zonas rurales y aisladas.

Disminuyen la dependencia de suministros externos.

B. Energía solar (fotovoltaica).

(Villarroel, 2013)

La Energía solar es la energía obtenida mediante la captación de la luz y el calor emitidos por el

sol. La radiación solar que alcanza la Tierra puede aprovecharse por medio del calor que produce

(energía solar térmica), como también a través de la absorción de la radiación (energía solar

fotovoltaica), por ejemplo en dispositivos ópticos o de otro tipo.


Dicha energía necesita sistemas de captación y de almacenamiento, la cual aprovecha la

radiación del Sol de varias maneras diferentes:

Utilización directa: mediante la incorporación de acristalamientos y otros elementos

arquitectónicos con elevada masa y capacidad de absorción de energía térmica, es la

llamada energía térmica pasiva.

Transformación en calor: es la llamada energía solar térmica, que consiste en el

aprovechamiento de la radiación que proviene del Sol para calentar fluidos que circulan por el

interior de captadores solares térmicos. Este fluido se puede destinar para el agua caliente

sanitaria (ACS), dar apoyo a la calefacción para atemperar piscinas, etc.

Transformación en electricidad: es la llamada energía solar fotovoltaica que permite

transformar en electricidad la radiación solar por medio de células fotovoltaicas integrantes

de módulos solares. Esta electricidad se puede utilizar de mantera directa, se puede almacenar

en acumuladores para un uso posterior, e incluso se puede introducir en la red de distribución

eléctrica.

La energía solar fotovoltaica es una de las llamadas energías renovables particularmente

del grupo no contaminante, conocido como energía limpia o energía verde ya que los

sistemas fotovoltaicos se caracterizan por reducir la emisión de gases contaminantes, no

necesitar ningún suministro exterior, presentar un reducido mantenimiento y utilizar para su

funcionamiento un recurso, el sol, que es inagotable.

Un punto importante que debemos destacar es que cada KWh generado con energía

solar fotovoltaica evita la emisión a la atmosfera de aproximadamente 1kg de CO2, en el

caso de comparar con generación eléctrica con carbón, o aproximadamente 0,4kg de CO2 en

el caso de comparar con generación eléctrica con gas natural. Esto es de gran ayuda para la

reducción de emisiones que se propone en el Protocolo de Kioto.

Aplicaciones de la energía solar fotovoltaica

Aunque la red convencional de suministro eléctrico se encuentra muy extendida, quedan

muchos casos en los que un generador fotovoltaico puede competir con ella.
La tecnología fotovoltaica permite realizar instalaciones que alimentan sistemas alejados de la

red de distribución, incluso se pueden realizar sistemas de generación distribuida, de tal forma

que se genere la energía en lugares próximos a los puntos de consumo, mediante la información

de una pequeña red de distribución.

Generalmente es utilizada en zonas excluidas de la red de distribución eléctrica o de

difícil acceso a ella, pudiendo trabajar de forma independiente o combinada con sistemas

de generación eléctrica convencional. Sus principales aplicaciones son:

Electrificación de: sistemas de bombas de agua, repetidores de TV y telefonía, etc.

Electrificación de edificaciones aisladas: alumbrado, pequeños electrodomésticos, pequeños

consumos no destinados a calentamientos.

Alumbrado público aislado: aparcamientos, áreas de descanso, etc.

Balizado y señalización: marítimos, viales, antenas, etc.

Ventajas e inconvenientes de la energía fotovoltaica.

Las ventajas de la energía solar fotovoltaica son las siguientes:

Es una energía descentralizada que puede ser captada y utilizada en todo el territorio, con

lo cual se puede aprovechar en zonas donde no llega la electricidad y/o el tendido eléctrico es

de difícil acceso.

La energía solar proviene de una fuente de energía inagotable a escala humana.


Dicha energía no emite gases contaminantes perjudiciales para la salud humana ya que no usa

combustibles, aparte de no emitir gases de efecto invernadero que contribuyen al cambio

climático.

Los costos de operación y transporte son muy bajos (el material es práctico de transportar)

y una vez instalada tiene un coste energético nulo.

El mantenimiento y riesgo de avería es muy bajo.

Los módulos, aparte de ser muy manejables en cuanto a diseño, tienen una longevidad

muy elevada

El tipo de instalación es fácilmente modulable, con lo que se puede aumentar o reducir la

potencia instalada fácilmente según las necesidades.

Se trata de una tecnología en rápido desarrollo que tiende a reducir el coste y aumentar

el rendimiento.

A medida que las tecnologías avanzan, su instalación es más económica, al contrario de lo que

pasa con los combustibles fósiles, que cada vez tienen un coste más elevado.

Los paneles fotovoltaicos son limpios y silenciosos.

Es un método de obtener energía idóneo para aquellos lugares donde el tendido eléctrico

es de difícil acceso.

No daña a la flora y fauna a excepción de las instalaciones que requieren una gran

cantidad de terreno.

Una vez finalizada su explotación, no deja prácticamente ningún tipo de huella.

Se puede instalar sin partes móviles, evitando así su desgaste o fallo.

Los inconvenientes de la energía solar fotovoltaica son las siguientes:

Condicionantes económico-financieros, se necesita hacer una inversión inicial elevada. El

período de amortización de la inversión es largo, entre 5 y 12 años, normalmente.


En algunos casos la falta de espacio puede ser un inconveniente a la hora de la

instalación ya que para recolectar una gran energía se requiere de grandes extensiones

de terreno.

El rendimiento de las células es bastante reducido, el aprovechamiento de éstas está entre un

15 % - 20 % de la energía lumínica que reciben, aparte de depender de la zona en la que se

ubica, el momento del día, del año y de la latitud.

El propietario corre a cargo del mantenimiento y las averías.

Se debe instalar en zonas donde la radiación sea elevada, normalmente son zonas desérticas y

alejadas de las ciudades.

La mecánica es más compleja que otros sistemas de aprovechamiento de energías.

Tiene peligro por las altas temperaturas que se puedan alcanzar.

Falta de elementos almacenadores de energía económicos y fiables.

Posee ciertas limitaciones con respecto al consumo ya que no puede utilizarse más

energía de la acumulada en períodos en donde no haya sol.

C. Energía eléctrica

(Coyote, 2014)

Definimos energía eléctrica como la forma de energía que resulta de la existencia de una

diferencia de potencial entre dos puntos. Cuando estos dos puntos se los pone en contacto

mediante un conductor eléctrico obtenemos una corriente eléctrica.

Aspectos físicos de la energía eléctrica

Desde el punto de vista físico, la energía eléctrica son cargas eléctricas negativas (electrones)

que se mueven a través del conductor eléctrico, generalmente metálico, debido a la diferencia

de potencial entre sus extremos. El motivo por el que se suelen utilizar conductores de origen

metálico es porqué disponen de mayor cantidad de electrones libres.


Las cargas eléctricas que se desplazan a través del conductor forman parte de los átomos de las

sustancias del propio conductor.

Generación de energía eléctrica

La energía eléctrica apenas no se puede encontrar de forma libre en la naturaleza de una forma

que pueda ser aprovechable. Se puede observar en las tormentas eléctricas pero la dificultad de

almacenar y controlar tal cantidad de energía las hace en prácticamente no aprovechables.

Existen varias formas de generar energía eléctrica que podemos clasificar en renovables o no-

renovables. Las formas de generar energía eléctrica renovables son aquellas en que no se utiliza

combustible o el combustible es inagotable (energía solar, energía eólica, energía hidroeléctrica,

energía geotérmica, etc.). Por otra parte las formas de generar energía eléctrica no-renovable

requieren de un combustible que por abundante que sea tiende a agotarse como la energía

nuclear, energía térmica (carbón, petróleo, gas…), etc.

Uso de la energía eléctrica

La energía eléctrica se puede transformar en muchos otros tipos de energía como energía

mecánica (motores, máquinas…), en energía calorífica (calefactores, estufas…) o en energía

lumínica (luz). La gran ventaja que nos da la energía eléctrica es la facilidad de transporte.

La radiación Solar

El Sol es una estrella que se encuentra a una temperatura media de 5.500ºC, en cuyo interior

tienen lugar una serie de reacciones que producen una pérdida de masa que se transforma en

energía. Esta energía liberada del Sol se transmite al exterior mediante la denominada radiación

solar.

La radiación en el sol es 63.450.720 W/m2. Si suponemos que el Sol emite en todas direcciones

y construimos una esfera que llegue hasta la atmósfera terrestre, es decir, que tenga un radio de

la distancia de 149,6 millones de Km podremos determinar cuál es la radiación en este punto.

Este valor de la radiación solar recibida fuera de la atmósfera sobre una superficie perpendicular

a los rayos solares es conocida como constante solar (1.353 W/m2) (el cual corresponde a un
valor máximo en el perihelio de 1395 W/m2y un valor mínimo en el afelio de 1308 W/m2), variable

durante el año un ±3% a causa de la elipticidad de la órbita terrestre.

A la tierra sólo llega aproximadamente 1/3 de la energía total interceptada por la atmósfera, y
de que ella el 70% cae en el mar. Aun así, es varias miles de veces el consumo energético
mundial.