Sunteți pe pagina 1din 5

LIMÓN

El aromático limón (Citrus limon) goza de la fama de ser el “alimento medicina” por
excelencia gracias a las numerosas propiedades saludables que se le atribuyen,
desde combatir la hipertensión y los problemas cardiovasculares, hasta
contrarrestar el estrés y la fatiga o fortalecer las defensas del organismo.

Una fruta originaria de Asia

Los botánicos creen que el limón es originario del Sudeste de Asia, entre el
Himalaya y China. En el siglo XIII llegó a Europa de la mano de los pueblos árabes.
De hecho, la palabra “limón” procede del término árabe “laymún”.

Su cultivo se extendió rápidamente por toda la península ibérica, sobre todo por la
zona de Levante, donde hoy en día se sigue concentrando gran parte de la
producción de limones que se consumen en España.

Durante el siglo XVIII se hizo famoso entre los marineros, que solían consumirlo en
abundancia durante sus largas travesías porque sabían que les protegía frente al
escorbuto (la razón es su riqueza en vitamina C, que se descubrió en 1932).

La producción mundial la encabezan actualmente México, la India, Argentina e Irán.


En quinta posición se encuentra España, la principal proveedora de limones al resto
de países europeos.

Variedades que encuentras en el mercado

En nuestro país se consumen básicamente dos variedades: el de mesa o “mesero”,


de piel más fina, pulpa de color amarillo pálido y más cantidad de zumo; y el berna,
una variedad mucho más extendida, de piel gruesa, color amarillo muy intenso y
forma ovalada.

Las propiedades del limón

Rico en vitamina C

Las propiedades del limón sobre la salud lo convierten en un alimento esencial. Es


muy rico en vitamina C: 100 ml de zumo de limón casero aportan el 62% de las
necesidades diarias. Esta vitamina es fundamental para el buen estado de los vasos
sanguíneos, y muy beneficiosa para la salud de huesos, los dientes y la piel.

La vitamina C del limón promueve la formación de colágeno que contribuye al buen


estado de la piel y de los cartílagos, y a la buena cicatrización de las heridas.
También favorece la absorción del hierro que podamos ingerir con el desayuno. Por
otra parte, juega un papel crucial en el correcto funcionamiento del sistema
inmunitario, lo que previene las infecciones y muchas otras enfermedades.
Los compuestos medicinales del limón

Junto a la vitamina C, el limón viene cargado con sustancias fitoquímicas que


protegen las células y tejidos del cuerpo. Estas sustancias son terpenos que
multiplican la actividad antioxidante de la vitamina C y juntos combaten los radicales
libres que dañan las células. De esta manera el limón previene el envejecimiento
prematuro y todo tipo de enfermedades, entre ella, el cáncer.

Uno de las moléculas más estudiadas del limón es el limoneno, el terpeno que da
el característico olor a las frutas cítricas y que posee una gran capacidad para
reducir el riesgo de padecer enfermedades degenerativas, hipertensión, cataratas,
infartos y diversos tipos de cáncer.

Aporta también minerales –potasio, selenio, hierro y magnesio– en dosis


significativas.

Remedios naturales con limón y sus beneficios

La manera más sencilla y eficaz de aprovechar las propiedades medicinales del


limón es tomar un vaso de agua tibia con el zumo de medio limón o de un limón
entero nada más levantarse. De esta manera se aprovecha la acción de la vitamina
C, los terpenos y los ácidos orgánicos del limón en el momento más adecuado del
día.

Te depura, alcaliniza e hidrata

Este vaso de agua matutino estimula los procesos depurativos del organismo y
favorece su alcalinidad, es decir, lo contrario de la acidez, que favorece todo tipo de
trastornos, entre ellos el cáncer.

Además es la mejor manera de hidratarte después de haber sometido a tu cuerpo


a una sequía de 8 horas. Tomarse el limón con agua es lo más adecuado, además,
porque el limón a solas es demasiado agresivo con el esmalte dental. De hecho,
para protegerlo, te puedes tomar tu vaso de agua con limón a través de una cañita.

Para aumentar la potencia depurativa y salutífera de tu vaso con zumo de limón


puede rayar en él un poco de piel, porque es en esta donde se encuentra la mayor
concentración de limoneno y otros terpenos.

Mejora tu estado de ánimo

Una propiedad poco conocida del limón, y debida también al limoneno y otros
terpenoides, es que favorece el buen humor, pues reduce los niveles de estrés y la
agitación.
Tómate el zumo sin prisas

Existe la creencia de que hay que consumir el zumo de limón justo después de
exprimirlo para que no pierda vitamina C. Lo cierto es que esta vitamina se conserva
en el zumo exprimido bastante bien durante varias horas a temperatura ambiente.

El ácido ascórbico (vitamina C) se transforma rápidamente en ácido


dehidroascórbico, un compuesto que hasta hace unos años se pensaba que no
tenía actividad como vitamina C, pero hoy se sabe que conserva sus propiedades.
Por eso puedes entretenerte un poco en tomarte tu zumo de limón.

Al cabo de unas horas, el ácido dehidroascórbico se degrada a ácido dicetogulónico,


sin actividad vitamínica. Hay que tener en cuenta que, al calentar el zumo, se
acelera el paso a ácido dicetogulónico, por lo que se pierde la vitamina C.

Poder antioxidante con té verde

Los ácidos orgánicos del limón contribuyen también a potenciar las propiedades
benéficas de otros alimentos. En un estudio publicado en la revista Molecular
Nutrition and Food Research, en el que se estudiaba la capacidad antioxidante del
té verde, se demostró que, tras añadir una pequeña cantidad de zumo de limón a la
bebida, su poder antioxidante aumentaba en gran medida.

Cura de limón con sirope de arce

No se puede asegurar que el limón por sí solo sea eficaz para adelgazar, pero es
un alimento bajo en calorías (contiene menos azúcares que otras frutas), es
depurativo y tiene un lugar en algunas curas de adelgazamiento.

Por ejemplo, en la cura con sirope de arce se combinan dos cucharadas soperas de
este alimento con el zumo de medio limón y opcionalmente una pizca cayena.

Cuídate la piel con limón

Elimina las manchas de la piel

Aplícate una mascarilla a base de avena y limón para aclarar poco a poco las
manchas que aparecen en la piel –sobre todo en la cara y las manos– con el paso
de los años. Para su preparación se mezcla una cucharada de harina de avena con
media de jugo de limón hasta formar una pasta homogénea. Seguidamente se
aplica sobre las manchas y se deja actuar durante unos veinte minutos antes de
retirarla con agua tibia. Hay que aplicar la mascarilla tres veces por semana hasta
que se vean resultados.
Tratamiento sencillo contra el acné

Las propiedades astringentes y desinfectantes del limón son útiles para tratar el
acné. Solo tienes que diluirlo en un poco de agua y aplicártelo en la cara después
de lavarla bien. Deja que actúe toda la noche y lávate por la mañana. La misma idea
sirve para tratar el cabello graso.

Los usos del limón en la cocina

Es difícil imaginarse cómo sería la gastronomía de buena parte del planeta, sobre
todo de la zona mediterránea, sin la presencia de este cítrico en las recetas.

En muchas recetas el sabor del limón no se aprecia en el resultado final, pero se


utiliza con buen sentido porque potencia los aromas de los alimentos a los que
acompaña y ofrece un contrapunto ácido exquisito.

Evita que otros alimentos se oxiden y se estropeen

Además el zumo de limón resulta muy práctico, porque evita que se oxiden muchas
frutas y verduras frescas. Por este motivo es ideal para condimentar cualquier plato
con coles, verduras de hoja verde, aguacates, alcachofas o champiñones.

Aliños y marinados con limón

La elaboración de aliños y marinados es una de las mejores formas de sacarle


partido al limón.

Por ejemplo, prepara un aliño delicioso y ligero mezclando zumo de limón y un poco
de zumo de manzana o de piña, un chorrito de aceite de oliva virgen extra y algunas
hierbas –como albahaca, perejil o eneldo. Con este aliño puedes dar sabor a ricas
ensaladas y todo tipo de platos.

También puedes combinar el limón con comino y cilantro, muy aromáticos.

En la cocina vegana, el limón se utiliza, entre otras cosas, en la elaboración de los


quesos veganos a base de cremas de frutos secos (de anacardo, por ejemplo),
levadura nutricional y otros ingredientes naturales aromatizantes.

Un marinado perfecto para el tofu

Otra opción es preparar una mezcla con un vaso de zumo de limón, 4 cucharadas
de aceite de oliva virgen extra, 2 ajos prensados, 2 hojitas de laurel, media
cucharadita de comino, un poco de pimentón dulce, orégano y sal. Marina el tofu en
este jugo durante un mínimo de 6 horas y obtendrás un plato exquisito.
Saca el limón de la nevera, por favor

No exprimas el limón que acabas de sacar de la nevera, porque obtendrás menos


cantidad de zumo y no será tan aromático. Sácalo unas horas antes y, antes de
exprimirlo, amásalo con las manos. ¡Conseguirás mucho más zumo!

No tires la cáscara, utilízala

En cuanto a la cáscara del limón, puede servir para aromatizar caldos y sopas, o
picarse muy finamente y utilizarla en salteados, salsas y aliños.

También puede dar un toque sabroso a un bizcocho o a un mermelada casera. Eso


sí, a la hora de pelar la fruta, es importante no llevarse nada de la parte blanca, ya
que es muy amarga y puede alterar bastante el sabor que se desea dar a la receta.

Ya sea para tomar el zumo o utilizar la piel, elige si es posible limones ecológicos.