Sunteți pe pagina 1din 9

CULTURA OLMECA

La cultura Olmeca o cultura madre mesoamericana fue un civilización antigua


precolombina que habitó en las tierras bajas del centro sur de México, durante el
periodo Preclásico Medio mesoamericano, aproximadamente en el estado
mexicano de Veracruz y Tabasco en el istmo de Tehuantepec en la zona
arqueologica denominada como área nuclear Olmeca. Siglos despues de
extinguirse, la cultura olmeca sigue impresionando por sus logros. Excavaciones
recientes describen que esto habría sido los primeros en crear un código escrito
en el mundo occidental. Además, otras especulaciones sugieren la creación de
una brújula y la adopción del número "cero" en el desarrollo de operaciones
matemáticas.

La cultura Olmeca tuvo una muy amplia influencia ya que sus obras de arte de
esta civilización también se encuentran en El Salvador. Los olmecas se
desarrollaron entre los años 1200 a.c hasta alrededor del año 400 a. C. Y por
muchos historiadores es considerada la madre de las culturas o civilizaciones
mesoamericanas ( "La cultura madre") que más tarde surgirían.

SITUACIÓN GEOGRÁFICA:

Se ubicó en las costas el golfo de México, desde el río Papaloápan (sur de


Veracruz) hasta la laguna de los términos (Tabasco) su período Inicia en el
período “Formativo” (2000 a. c. aprox.), hasta el período “Clásico” (400 a. c.), y su
florecimiento exacto data hasta el 800 a. c.
CABEZAS COLOSALES OLMECAS

El legado más misterioso y sorprendente de esta civilización son las grandes


cabezas talladas en varios materiales, incluyendo basalto, con una altura que
oscila entre 2 y 4 metros y un peso de 4 a 65 toneladas. Hasta la fecha, hay 17
cabezas colosales desenterradas. Fueron talladas en un solo bloque de basalto
derivados de la Sierra de los Tuxtlas.

Cabeza colosal olmeca

Las cabezas ubicadas en Tres Zapotes, fueron esculpidas en basalto del Cerro el
Vigía, en el extremo oriental de los Tuxtlas. Por otra parte, las cabezas de San
Lorenzo y La Venta, probablemente fueron talladas en basalto del Cerro Cintepec,
y arrastrados o llevados por río hasta su destino final. Se estima que fue encesario
el esfuerzo de 1.500 personas por tres a cuatro meses para mover una cabeza
colosal de esta manera. Puesto que ningún texto precolombino los explica, estos
impresionantes monumentos han sido objeto de mucha especulación. Actualmente
son considerados representaciones de los gobernantes olmecas. Por lo tanto,
existe otra controversia: la curiosa característica que tenía estos gobernantes a
simple vista de rasgos africanos.

ORGANIZACIÓN SOCIAL

El considerable esfuerzo humano y organizativo requerido por los grandes


monumentos exigía una estructura social muy centralizada. Según los testimonios
arqueológicos, la cultura olmeca se dividían en dos grupos: el superior, formado
por uno o varios linajes (conjunto de familias emparentadas), que monopolizaba
el poder político y religioso; y el inferior, que incluía a la mayor parte de la
población. El primero, encarnación de la comunidad e intermediario de las
relaciones entre los hombres y los dioses, controlaba también la vida económica,
pues se apoderaba de los excedentes agrarios, dominaba la actividad artesanal,
forzaba a los plebeyos a trabajar en las obras públicas y distribuía a su gusto los
productos obtenidos gracias al comercio.

LA RELIGIÓN EN LA CULTURA OLMECA

Religión: Politeísmo.
Divinidad principal: “El Jaguar”.
Las creencias religiosas de la cultura olmeca, pilar del poder despótico ejercido
por sus gobernantes, se basaba en el culto al jaguar, credo que acaso exigiese la
realización de sacrificios humanos. Asimismo, hay evidencias que indican la
presencia de otros dioses relacionados con el agua, la vegetación y la muerte;
deidades que se extenderán posteriormente al resto de Mesoamérica.
RELIGIÓN Y MITOLOGÍA

Las actividades religiosas olmeca fueron llevadas a cabo con la intervención de los
gobernantes, sacerdotes y chamanes. Los gobernantes eran probablemente las
más importantes figuras religiosas y sus vínculos con las deidades y seres
sobrenaturales les darían legitimidad de su poder entre los Olmecas.

Mitología olmeca no existe en ningún documento comparables al Popol Vuh de la


mitología Maya, y así cualquier exposición sobre Mitología olmeca se basará
siempre en interpretaciones del arte monumental olmeca que ha sobrevivido hasta
nuestros días, así como en las comparaciones con otras mitologías
mesoamericanas. El arte olmeca muestra a deidades como la serpiente
emplumada y el espíritu de la lluvia que existen en el Panteón mesoamerica desde
los olmecas.

DEFORMACIONES CRANEANAS
Los olmecas parecen haber sido los pioneros de practicar la deformación craneal,
una práctica muy común entre los pueblos de la América precolombina. Es posible
que no se encontraban entre los olmecas una especie de jerarquía debido a las
deformaciones, como lo fue entre los mayas (en Palenque, los gobernantes
debían nacer con una deformidad física para poder gobernar, ya que era visto
como un don divino)

CALENDARIO OLMECA

El calendario utilizado por muchas civilizaciones mesoamericanas posteriores, así


como el concepto de cero, pueden haber sido creados por los olmecas. Al
descubrirse calendarios fuera del área maya, es probable que fueran calendarios
más antigua que los de la civilización Maya y posiblemente un invento olmeca. El
calendario de cuenta Larga requiere el uso del cero como un sistema numérico
vigesimal, el cual los olmecas manejaron.
EL JUEGO DE LA PELOTA

Los Olmecas, cuyo nombre significa "gente de goma" en lengua náhuatl de los
aztecas, son problablemente los iniciadores del juego de pelota mesoamericano,
tan generalizada entre las culturas mesoamericanas posteriores y usada con fines
religiosos y recreativos. Una docena de pelotas de goma datan de 1600 A.C. se
han encontrado en El Manatí, un pantano sacrificial Olmeca situado diez
kilómetros al este de San Lorenzo Tenochtitlan. Estas bolas son anteriores al
juego de pelota mesoamericano más antiguo conocido descubiertos en el Paso de
la Amada y que se remonta alrededor del año 1400 A.C.. El hecho de que estas
bolas han sido encontradas junto con otros rituales de objetos, incluyendo
cerámica y hachas de jadeíta, indica que incluso en esta fecha el juego de la
pelota poseía connotaciones religiosas y rituales.

Tres Zapotes

MANIFESTACIÓNES CULTURALES

La principal manifestación artística es la escultura en piedra, perfectamente


representada en las llamadas cabezas colosales, gigantescas tallas de hasta 11
toneladas de peso que reproducen de manera realista los retratos de los
gobernantes.
A partir de la segunda mitad del Formativo, la necesidad de obtener jade y otras
materias de lujo impulsó a los olmecas a asentarse en el Altiplano Central, costa
pacífica de Guatemala y Oaxaca, territorios donde ejercieron una fuerte influencia.
Tan sólo el Occidente de México (Michoacán, Colima, Jalisco, Nayarit y
Guanajuato) desarrolló una cultura propia.
La cultura olmeca merece el calificativo de cultura madre porque las sociedades
posteriores -la maya incluida— se limitaron a profundizar en las ideas políticas,
económicas y religiosas creadas por el «pueblo del hule».

ORGANIZACIÓN POLÍTICA:

Su gobierno era de tipo “Teocrático”, pues este era regido con base a la religión de
tipo administrativa que regía todo el entorno geográfico y social en el que se
desarrollaba.

APORTACIONES CULTURALES:

-Calendario Civil y Religioso.


-Uso e invención del cero.
-Figuras y Vasijas con figuras de Jaguar.
-Centros ceremoniales.
-Escritura Jeroglífica.
-Cabezas colosales y gladiadores.
-Primeras edificaciones de piedra.
-Desarrollo de la astronomía.
CIUDADES IMPORTANTES

En Veracruz: San Lorenzo, Tres zapotes, Manatí y Laguna de los cerros. En


Tabasco: La venta.

ECONOMÍA

Desarrollo de la agricultura; roza, quema y siembra con coa. Comercio local y con
otros pueblos por medio del “Trueque”. La caza y la pesca complementaban su
alimentación.

CARACTERÍSTICA ESPECIAL

Considerada como la “Cultura Madre”. Fueron los primeros escultores de toda


América. Expandieron su influencia cultural a otras regiones de Mesoamérica y
Centroamérica.
Centro ceremoniales: La Venta, Tres zapotes y San Lorenzo.

DECADENCIA

Fue durante el periodo “Clásico”, entre los años comprendidos del 300 al 100 a. c.,
aprox., pero su influencia nunca desapareció hasta la llegada de los españoles, los
otros pueblos que se iban desarrollando asumieron sus ricos conocimientos.
FIN DE LA CULTURA OLMECA

La decadencia de la cultura olmeca, que se prolongó hasta el 31 a. C., abre un


nuevo período histórico: el Clásico (1-1.000 d. C.), cuyos rasgos característicos
serán:

 El desarrollo paralelo y a veces relacionado de las distintas culturas regionales.


Entre ellas destacan tres: la maya, la teotihuacana y la zapoteca.

 El nacimiento de las clases sociales, de la religión oficial y de las ciudades, o


sea, del Estado.