Sunteți pe pagina 1din 10

Complicaciones de la obesidad

Complications of obesity

L. Forga, E. Petrina, J.J. Barbería

RESUMEN ABSTRACT
La obesidad, valorada positivamente en épocas Obesity, which was evaluated positively in our cul-
pasadas en nuestra cultura e incluso considerada por ture in past periods and which was even considered by
algunos sólo como un problema estético, supone una some to be merely an aesthetic question, is a disease
enfermedad con graves consecuencias sobre la salud de with serious consequences for the health of the person
quien la padece y sobre la economía de aquellos a quie- suffering from it, and for the economy of those who have
nes corresponde costear sus gastos. Su prevalencia to meet its costs. Its present prevalence in Spain is situa-
actual en España se sitúa alrededor del 13% y, si nos fia- ted around 13% and, if we can trust the forecasts esta-
mos de los pronósticos que se establecen para otros blished for other western countries such as the USA, it
países occidentales como EEUU, irá aumentando hasta will increase to become the epidemic of the present cen-
convertirse en la epidemia del siglo actual. tury.

Son bien conocidas las consecuencias del exceso The consequences of excess weight on the cardio-
de peso sobre los sistemas cardiovascular, respiratorio, vascular, respiratory, digestive, osteoarticular, repro-
digestivo, osteoarticular, reproductor y endocrino-meta- ductive and endocrine-metabolic systems are well
bólico así como la relación entre obesidad y algunos known, as well as the relation between obesity and some
tipos de cáncer. types of cancer.

Como norma general conviene tener en cuenta que As a general rule, it is worth bearing in mind that
las mayores complicaciones corresponderán a los the greatest complications will correspond to the grea-
mayores sobrepesos (obesidad mórbida y superobesi- ter overweight (morbid obesity and severe obesity) and
dad) y que también influye la edad, la duración del exce- that age, the duration of ponderal excess and the distri-
so ponderal y la distribución de la grasa adicional pues- bution of the additional fat also have an influence, given
to que la obesidad androide/visceral/abdominal se that android/visceral/abdominal obesity is accompa-
acompaña del llamado síndrome de resistencia insulíni- nied by the so-called insulin resistance syndrome. It is
ca por lo que suele cursar con hipertensión arterial, dis- thus usually accompanied by hypertension, dyslipemia,
lipemia, alteraciones de la tolerancia hidrocarbonada y alterations of hydrocarbonate tolerance and coagula-
de la coagulación, elementos implicados en su conjunto tion, elements involved as a whole in cardio-vascular
en la morbi-mortalidad cardiovascular. morbi-mortality.

Palabras Clave. Obesidad. Complicaciones. Morta- Key words: Obesity. Complications. Mortality. Mor-
lidad. Morbilidad. bidity.

ANALES Sis San Navarra 2002; 25 (Supl. 1): 117-126.

Servicio de Endocrinología. Hospital de Navarra Correspondencia:


Dr. Lluís Forga Llenas
Servicio de Endocrinología
Hospital de Navarra
C/ Irunlarrea, 3
31008 Pamplona
Tfno. 948 422840
Fax 948 422038
E-mail: lforgal@medynet.com

ANALES Sis San Navarra 2002, Vol. 25, Suplemento 1 117


L. Forga et al

MORTALIDAD das al sobrepeso. Van Itallie7 estima que


77.315 de 406.923 muertes causadas por
La elevada cantidad de grasa corporal
enfermedad cardíaca coronaria y 34.413 de
total, los depósitos de grasa central incre-
55.110 causadas por diabetes mellitus pue-
mentados que constituyen la grasa visce-
den ser atribuidas a la obesidad. Con un
ral y la ganancia excesiva de peso, se aso-
BMI de más de 30 kg/m2, más de la mitad
cian todos ellos con riesgo aumentado de
de todas las causas de muerte pueden ser
muerte. Las compañías de seguros de vida
atribuidos al sobrepeso8.
fueron las primeras en señalar la relación
entre el aumento de peso y la grasa abdo- En conjunto, la obesidad es, tras el
minal excesiva con la mayor frecuencia de tabaquismo, la segunda causa prevenible
muerte. Estos datos, cuyas primeras de muerte en EEUU, y ocasiona alrededor
observaciones provienen de los inicios del de 300.000 muertes al año.
siglo XX, han sido reiteradamente confir- La mortalidad en obesos mórbidos es
mados. Entre los estudios epidemiológicos doce veces superior que en la población
que los apoyan, destacan cuatro: el de normal –si nos fijamos en el rango de edad
constitución y tensión arterial de 19791, el de los 25 a 34 años– y va descendiendo con
de la Sociedad Americana del Cáncer2, el la edad, de manera que, en el grupo de
de población de Noruega3 y el de Salud de edad de 65 a 74 años es del doble de la
las Enfermeras4. En este último estudio, población normal de la misma edad.
comparando las muertes entre 11.868 per-
sonas observadas a lo largo de 13 años, las La distribución de la grasa corporal es
enfermedades cardiovasculares y las también un factor importante en el exceso
muertes por cáncer fueron las mayores de mortalidad. Cuando se eleva el cociente
fuentes de incremento de mortalidad con circunferencia de la cintura/circunferencia
el sobrepeso. de la cadera (WHR), que es un indicador
de obesidad central, aumenta la mortali-
Por otra parte, entre 8.800 Adventistas dad y el riesgo de ataques coronarios9. Por
del Séptimo Día que fueron seguidos hasta último, la cantidad de peso ganado desde
26 años, aquellos con un BMI mayor de 27,5 los 18 años, también aumenta la mortali-
kg/m2 tuvieron el doble de riesgo de muerte dad. Un incremento de más de 10 kg se
de cualquier causa y más del triple de ries- asocia con un aumento de la mortalidad
go de muerte por enfermedad cardíaca coronaria10. Un estilo de vida sedentario
coronaria que aquellos otros Adventistas contribuye a la obesidad y representa por
del Séptimo Día cuyo BMI era menor de 22,3 sí mismo un factor de riesgo para mortali-
kg/m2. La media de edad al morir de los dad de cualquier causa, quizá a través de
hombres con BMI menor de 22,3 kg/m2 era un aumento de la adiposidad11.
80,5 años y la de aquellos con BMI mayor de
27,5 kg/m2 era de 75,8 años5. De todos modos, conviene tener en
cuenta que el diagnóstico de obesidad no es
El Estudio de los Alumnos de Harvard nunca definitivo. El peso no sigue una distri-
también demostró los importantes efectos bución bimodal. Por ello atribuir a la obesi-
de la obesidad sobre la mortalidad en dad una serie de síntomas o consecuencias
19.292 varones. En aquellos cuyo BMI era resulta difícil en algunas ocasiones.
superior a 26 kg/m2, la mortalidad era 1,67
veces mayor que en aquellos otros de BMI
menor de 22,5 kg/m2. La menor mortalidad MORBILIDAD
correspondió a los varones cuyo peso era
de promedio un 20% menor que el peso Alteraciones metabólicas
medio de los hombres estadounidenses de a) Anomalías lipídicas: las anomalías
edad comparable6. lipídicas que se observan consisten en un
En 1993, hubo 1,25 millones de muertes aumento del colesterol total y de los trigli-
por causas naturales en hombres y muje- céridos. Se aprecia aumento de las partí-
res americanos de entre 35 y 74 años de culas de VLDL y LDL y un descenso en las
edad y cuyo BMI era mayor de 21 kg/m2. De HDL, convirtiéndose en un perfil lipídico
éstas, 325.000 muertes podían ser atribui- aterogénico. El aumento de las cifras de

118 ANALES Sis San Navarra 2002, Vol. 25, Suplemento 1


COMPLICACIONES DE LA OBESIDAD

colesterol total, así como en las de triglicé- A nivel celular, con la insulin-resistencia,
ridos, se ha visto relacionado con un hay una disminución de GLUT-4 en el tejido
mayor riesgo de enfermedad coronaria. adiposo y de glucokinasa en el hígado. La
región promotora de estos dos enzimas
La clave viene a ser el aumento en la tiene un elemento de respuesta a la insulina
producción de VLDL, que está en estrecha y un elemento de respuesta al PPARγ
relación con la insulinemia y el porcentaje (receptor γ activador de la proliferación de
de grasa corporal, en especial la grasa vis- peroxisomas). La resistencia insulínica
ceral. El aumento del aporte de sustratos, puede reflejar una disminución en la ocupa-
los ácidos grasos libres, al hígado, contri- ción del elemento de respuesta al PPARγ
buye también, de manera fundamental, al con una transcripción reducida de aquellos
incremento de las VLDL12 y éstas, pasando dos componentes (GLUT-4 y glucokinasa)
por las IDL, al aumento de las LDL. tan importantes en el metabolismo de la
glucosa. Un factor producido por el tejido
b) Insulin-resistencia y diabetes melli-
adiposo (quizá el TNF-α –factor de necrosis
tus: la obesidad es el factor ambiental etio-
tumoral alfa– a través de un efecto paracri-
lógico más directamente relacionado con
no o la resistina) puede deteriorar la activa-
la aparición de diabetes mellitus no insu-
ción de PPARγ y así disminuir la respuesta a
lindependiente. El riesgo es 2,9 veces supe-
la insulina, a través de una disminución en
rior a partir de un BMI > 27,8 en varones y
GLUT-4 y glucokinasa que llevará a la insu-
27,3 en mujeres entre la población de 20 a
lin-resistencia. A esto hay que añadir las
75 años. Si nos fijamos en el grupo de edad
alteraciones post-receptor. La diabetes se
entre los 20 y 45 años, el riesgo se incre-
desarrollará posteriormente en aquellos
menta en 3,8 veces13.
individuos cuya actividad de las células β
El riesgo de Diabetes Mellitus aumenta pancreáticas sea incapaz de proporcionar
con el grado de obesidad, con la duración la insulina adicional.
de la misma y con la distribución central
de la grasa corporal. Alteraciones respiratorias
La ganancia de peso precede al comien- Hay un amplio abanico de alteraciones
zo de la diabetes, aumenta los requeri- pulmonares en pacientes obesos.
mientos de insulina y la posibilidad de
insulinorresistencia. Los mecanismos Es frecuente la disfunción pulmonar, en
patológicos que pueden llevar a esta insu- especial en la posición de supino. Los
linorresistencia son : 1) aumento de los mecanismos de pared pulmonar se hallan
niveles circulantes de ácidos grasos libres alterados, con descenso de la compliance
con el consiguiente aumento de insulino- pulmonar y alteración en la musculatura
rresistencia en el tejido muscular, 2) el respiratoria por depósito de grasa subcu-
aumento de depósito de grasa intraabdo- tánea y aumento del trabajo respiratorio.
minal con el aumento portal de ácidos gra- La capacidad residual funcional y el volu-
sos y el aumento de la resistencia hepática men de reserva espiratorio se encuentran
a la insulina, 3) el incremento relativo en la descendidos. El flujo máximo espiratorio
síntesis de hormonas esteroideas que está también descendido. Los pacientes
regulan la sensibilidad hepática y muscu- obesos tienden a ventilar exclusivamente
lar a la insulina, 4) el estrés físico y psico- los campos aéreos superiores y, sin embar-
lógico puede llevar también al aumento de go, se hallan mejor perfundidos los cam-
la resistencia a la insulina14. pos aéreos inferiores, lo que lleva a una
alteración de la ventilación-perfusión y
El máximo deterioro en la utilización con ello a la consiguiente hipoxemia.
periférica de la glucosa en individuos no
diabéticos, debido a insulin-resistencia, se Además en los pacientes muy obesos
alcanza con un porcentaje de grasa corpo- aumenta fundamentalmente la hipoventila-
ral del 30%. Mayor adiposidad no conlleva ción, lo que unido a la hipoxemia, lleva a
empeoramiento de la sensibilidad a la desarrollar un síndrome de Pickwick con
insulina. retención de CO2.

ANALES Sis San Navarra 2002, Vol. 25, Suplemento 1 119


L. Forga et al

En pacientes obesos con hipoventila- dad cardiovascular tanto en hombres


ción, ocurren también apneas del sueño. como en mujeres, incluyendo:
Se desconoce si de manera más frecuente – Cardiopatía isquémica con angina, infar-
que en el resto de la población, lo que sí se to de miocardio.
sabe es que se presentan de forma más – Hipertensión arterial
severa al llevar unida la disfunción pulmo- – Miocardiopatía
nar. En estos pacientes es más frecuente – Accidente vasculocerebral
observar la forma obstructiva de apneas – Hipertrofia ventricular izquierda
que la central. – Arritmias
En la apnea de sueño, la respiración del – Insuficiencia cardíaca congestiva
paciente se ve obstruida durante el sueño – Muerte súbita
debido a un colapso de la vía aérea supe- – Estasis venoso y edemas
rior, lo que ocasiona que se despierte repe- a) Cardiopatía isquémica: la obesidad,
tidamente durante la noche. La conse- especialmente la visceral, se asocia con un
cuencia es que duerme mal y durante el estado dislipémico que exacerba una pre-
día presenta un deterioro cognitivo. Los disposición genética a la enfermedad arte-
pacientes obesos con apnea de sueño tien- rial coronaria. La dislipemia en combina-
den a tener depósitos de grasa adyacentes ción con el aumento de la demanda que la
a la faringe, en el paladar blando y en la obesidad impone al corazón para aportar
úvula, lo que estrecha la vía nasofaríngea15. sangre a los órganos periféricos y a sí
La mayoría de los pacientes con apnea de mismo, explica el riesgo elevado de ataque
sueño son hombres y los andrógenos pue- cardíaco en estos pacientes16.
den también jugar un papel en la patogé-
b) Hipertensión arterial: el 16% de los
nesis del síndrome.
obesos son hipertensos y los datos epide-
La apnea de sueño también se asocia miológicos muestran una relación directa
con un riesgo aumentado de padecer acci- entre obesidad androide, hiperinsulinemia
dentes de tráfico y accidentes cardiovas- e hipertensión arterial. El hiperinsulinismo
culares y cerebrovasculares. Los factores puede causar hipertensión arterial a tra-
de riesgo para la apnea de sueño son: obe- vés de un doble mecanismo: estimulación
sidad, sexo masculino, mayor edad, ano- del sistema nervioso simpático y retención
malías craneofaciales y antecedentes fami- de sodio a nivel renal17.
liares. En la hipertensión sin obesidad, el
Además, por combinación de factores y corazón sufre una hipertrofia concéntrica
duración en el tiempo de su obesidad, los con engrosamiento de las paredes ventri-
pacientes pueden desarrollar cuadros de culares. En presencia de obesidad, se
hipertensión pulmonar, asociado o no a produce una dilatación excéntrica con
cor pulmonale y con la consiguiente polici- aumento de la precarga y del trabajo
temia que se unirá a otras alteraciones de necesario para la contracción. La combi-
la coagulabilidad. Finalmente el deterioro nación de obesidad e hipertensión con-
de la inmunidad celular facilita la aparición duce a un engrosamiento de la pared ven-
de infecciones. tricular con un mayor volumen cardíaco
y así a una mayor posibilidad de fallo car-
díaco18.
Alteraciones cardiovasculares
c) Miocardiopatía: la duración de la
Los factores de riesgo primarios para la obesidad se ha relacionado con la infiltra-
enfermedad cardiovascular incluyen el ción grasa del miocardio, la hipertrofia
cociente cintura/cadera elevado (obesidad ventricular derecha, el exceso de grasa
abdominal), circunferencia de la cintura epicárdica, las anomalías de la función
mayor de lo normal (obesidad visceral), ventricular y el aumento de la presión de
resistencia a la insulina (con hiperinsuli- llenado del ventrículo izquierdo. Anomalí-
nismo), dislipemia y diabetes mellitus. La as en la estructura y función cardíacas
obesidad, particularmente la de tipo ocurren más frecuentemente en pacientes
androide, aumenta el riesgo de enferme- que han sido obesos durante más de 15

120 ANALES Sis San Navarra 2002, Vol. 25, Suplemento 1


COMPLICACIONES DE LA OBESIDAD

años que en aquellos que lo han sido cos de la mama y este efecto no se ve anta-
menos tiempo. gonizado por el de la progesterona. En este
d) Accidente vasculocerebral: la obesi- sentido, el exceso de masa grasa, especial-
dad, sobretodo visceral, también se ha mente la abdominal, más que propiamente
relacionado con los accidentes vasculoce- la obesidad sería la causante de este incre-
rebrales aunque esta relación no es tan mento en la frecuencia.
consistente como la que existe entre obe- Los varones obesos tienen mayor riesgo
sidad y diabetes mellitus tipo 2 o entre de cáncer de recto y próstata. El mecanis-
obesidad e HTA, debido a otras variables mo por el que aumenta la frecuencia de cán-
que interfieren en la obtención de conclu- cer de próstata es desconocido aunque en
siones19. algunos casos se observan receptores de
estrógenos en tejido prostático. Un sobre-
e) Hipertrofia ventricular izquierda,
peso del 20%, o mayor, aumenta en un 20-
arritmias, insuficiencia cardíaca congesti-
30% la frecuencia de cáncer prostático.
va y muerte súbita: con la obesidad
puede alterarse el metabolismo de los En ambos sexos aumenta la frecuencia
cationes celulares y originar variaciones de carcinomas de riñón y colon. En el caso
en la respuesta vascular que conllevan de estos últimos, así como en el tumor de
mayor resistencia vascular. Estas varia- mama, es difícil distinguir si ese aumento
ciones promueven adaptaciones estruc- de frecuencia depende de la dieta o de la
turales del corazón que se caracterizan obesidad, porque se sabe que las dietas
por la hipertrofia concéntrica-excéntrica hipercalóricas, ricas en grasas y bajas en
del ventrículo izquierdo. La hipertrofia es fibra promueven su aparición22.
la base del desarrollo de la insuficiencia
cardíaca congestiva y de las arritmias Alteraciones articulares
cardíacas, que pueden explicar la alta La osteoartritis está significativamen-
tasa de muerte súbita cardíaca en estos te aumentada en la obesidad23. La que
pacientes20. afecta a rodillas y tobillos puede ser debi-
f) Estasis venoso: las personas obesas da al trauma asociado con el grado de
tienen también varicosidades de extremi- exceso de peso corporal. No obstante, la
dades inferiores con estasis venoso y ede- aparición aumentada de osteoartritis en
mas. otras articulaciones que no soportan
peso sugiere que hay otros componentes
Alteraciones tumorales de la obesidad que alteran el cartílago y
el metabolismo óseo independientemen-
Los pacientes obesos tienen aumenta- te del peso. Otras alteraciones osteoarti-
do el riesgo de ciertos tumores21. En gene- culares relacionadas con el exceso de
ral entre mujeres obesas aumenta la fre- peso son:
cuencia de carcinomas de vesícula y vías
biliares, mama (en posmenopáusicas), Artrosis
ovario, cérvix y endometrio. Hernias discales
El carcinoma endometrial está aumen- Gota. Hiperuricemia
tado en las mujeres obesas sea cual sea el Necrosis avascular de cabeza de fémur
grupo de edad. Las mujeres con un sobre-
Las complicaciones osteoarticulares
peso del 40% tienen cuadriplicada la fre-
representan uno de los componentes más
cuencia de carcinoma endometrial.
importantes de los costes económicos de
En mujeres posmenopáusicas con un la obesidad.
sobrepeso del 40% o más la frecuencia de
carcinoma de mama está aumentada en Alteraciones digestivas
1,53 veces. Este aumento se refiere a muje-
res posmenopáusicas porque es en ellas Las alteraciones digestivas pueden ser:
donde predomina el efecto del exceso de a) Reflujo gastroesofágico: se ha des-
estrógenos sintetizados en tejido graso crito la relación entre obesidad y reflujo
que actúan sobre los receptores estrogéni- gastroesofágico24.

ANALES Sis San Navarra 2002, Vol. 25, Suplemento 1 121


L. Forga et al

b) Esteatosis y esteatohepatitis no mayor excreción de colesterol. Además,


alcohólica: la grasa se acumula en el cito- esta saturación aumenta en los períodos
plasma de los hepatocitos formando vesí- de ayuno porque desciende la concentra-
culas de triglicéridos y en ocasiones se ción de fosfolípidos y aumenta entonces la
acompaña de un infiltrado inflamatorio concentración relativa de colesterol, favo-
lobular y portal, necrosis y abalonamien- reciendo así la litiasis27.
to hepatocitario con eventuales cuerpos
de Mallory, fibrosis perisinusal e incluso Alteraciones renales
cirrosis. En los años ochenta se empezó
a aceptar, no sin reservas, la esteatosis Las alteraciones renales que se han
hepática de causa no alcohólica y asocia- relacionado con la obesidad son:
da a factores como la obesidad (en espe- a) HTA: la hipertensión arterial unida a
cial a partir de IMC > 30 kg/m2), diabetes, la obesidad puede iniciar una alteración de
hipercolesterolemia, el by-pass yeyunoile- la función renal. El aumento del depósito
al y el uso de ciertos fármacos como la de células intersticiales y de matriz extra-
amiodarona y los esteroides. Es una enti- celular entre los túbulos produce mayor
dad con escasa relevancia clínica y que presión hidrostática intersticial y reabsor-
generalmente se suele diagnosticar tras ción tubular de sodio. El aumento consi-
el hallazgo de alteraciones analíticas guiente del flujo renal y de la filtración glo-
(aumento de GGT sólo o asociado a merular aumenta la albuminuria y el daño
aumentos de ASAT y ALAT) y ecográficas. renal20.
En general, hoy en día no se precisa de la
biopsia hepática para su diagnóstico, b) Litiasis.
siempre que se hayan descartado, c) Incontinencia urinaria.
mediante la serología, otras posibles
afecciones hepáticas. La prevalencia en d) Glomerulopatía: en los últimos años
la población general se desconoce aun- se ha descrito la existencia de una afec-
que podría llegar a ser del 14%. El curso ción renal ligada a la obesidad y consisten-
en general suele ser benigno, una vez que te en la glomerulomegalia sola o acompa-
desaparecen o mejoran los factores cau- ñada de glomeruloesclerosis. Clínicamente
sales, aunque hay un porcentaje desco- se asociaba a proteinuria unida o no a insu-
nocido que puede progresar a cirrosis ficiencia renal, con poca incidencia de sín-
hepática. Hasta el momento no se dispo- drome nefrótico. Generalmente el curso es
ne de un tratamiento eficaz. Lo ideal sería benigno y en general los pacientes están
la pérdida de peso, que es difícil de lograr siendo tratados con IECA28.
de forma continuada en individuos obe-
sos. La cirugía bariátrica mejora en parte Alteraciones endocrinas
la infiltración grasa pero empeora la
Las alteraciones endocrinas relaciona-
inflamación lobular, con lo que la evolu-
das con la obesidad son numerosas. La
ción a cirrosis puede verse acelerada. Se
mayoría de ellas deben ser consideradas
está experimentando el tratamiento far-
simples asociaciones y no factores causa-
macológico con ácido ursodesoxicólico y
les. No obstante, pueden estar potencial-
antioxidantes25.
mente implicadas en la patogénesis de las
c) Colelitiasis26: la producción de coles- complicaciones de la obesidad y por ello
terol se relaciona linealmente con la grasa las resumimos en la tabla 1.
corporal, de tal manera que se sintetizan
aproximadamente 20 mg de colesterol adi- Alteraciones neurológicas
cional por cada kilogramo extra de grasa
corporal. El colesterol aumentado es En este campo, se han descrito en rela-
excretado por la bilis. Como consecuencia, ción con la obesidad:
las personas con un sobrepeso del 50% Accidentes cerebrovasculares.
muestran una probabilidad hasta seis
veces mayor de formación de cálculos. La Hipertensión intracraneal idiopática.
razón es una bilis sobresaturada por una Pseudotumor cerebri.

122 ANALES Sis San Navarra 2002, Vol. 25, Suplemento 1


COMPLICACIONES DE LA OBESIDAD

Tabla 1. Alteraciones endocrinas en la obesidad29.


ÓRGANO/EJE ENDOCRINO ANOMALIAS ASOCIADAS A OBESIDAD
Hipotálamo-hipófiso-adrenal Recambio de cortisol aumentado.
Cortisol elevado en la obesidad central.
Respuesta aumentada de cortisol al estrés en mujeres
con obesidad central.
Eje renina-aldosterona Aumento en la respuesta de aldosterona a furosemida.
Tiroides Niveles normales en la obesidad.
Gónadas SHBG disminuida al aumentar el BMI.
-Hombres Aumento de la aromatización de andrógenos adrenales
a estrógenos.
Disminución de la testosterona libre.
En la obesidad severa: patrón de hipogonadismo
hipogonadotropo.
-Mujeres Aumento de la aromatización de andrógenos adrenales
a estrógenos.
Testosterona libre elevada.
Prolactina Niveles basales normales.
Niveles tras estímulo disminuidos.
Paratiroides Elevación de los niveles plasmáticos de PTH.
GH-IGF Secreción disminuida de GH.
IGF-1 total disminuida.
IGFBP-1disminuída.
IGF-1 libre elevada.
Vasopresina Basal normal. No suprime tras sobrecarga hídrica.
Páncreas endocrino: insulina Niveles en ayunas elevados.
Insulin-resistencia en los tejidos periféricos.
Pulsatilidad alterada de la célula beta.
Tejido adiposo TNF-α elevado.
Niveles de leptina elevados en relación con la masa
grasa.
SHBG: proteína transportadora de hormonas sexuales; PTH: hormona paratiroidea; GH: Hormona de crecimiento; IGF-1: Factor de creci-
miento insulinoide tipo 1; IGFBP-1: proteína transportadora de IGF-1; TNF: factor de necrosis tumoral.

Alteraciones dermatológicas Alteraciones gineco-obstétricas


Varios cambios en la piel se han aso-
Los cambios en el sistema reproducti-
ciado con obesidad:
vo de la mujer figuran entre los más impor-
Estrías: reflejan la presión sobre la piel tantes de aquellos relacionados con la obe-
que ejercen los depóstios de grasa en sidad. Son comunes las mentruaciones
expansión. irregulares y frecuentes los ciclos anovula-
torios. La fertilidad puede estar reducida.
Acantosis nigricans: En muchos obesos
se observa pigmentación oscura alrededor
En mujeres gestantes la obesidad se
del cuello, nudillos y superficies extenso-
asocia a un incremento en la frecuencia de
ras de las articulaciones.
hipertensión y toxemia gravidis, diabetes
Intertrigo. gestacional, embarazo múltiple, anemia y
muerte fetal. También aumenta la duración
Hirsutismo.
del parto y la frecuencia de partos múlti-
“Fragilitas cutis inguinalis”. ples y partos por cesárea27.

ANALES Sis San Navarra 2002, Vol. 25, Suplemento 1 123


L. Forga et al

Riesgo quirúrgico Alteraciones psicológicas


Los pacientes obesos presentan más Los individuos obesos presentan una
frecuentemente complicaciones anestési- limitación en su calidad de vida debido a la
cas relacionadas con las alteraciones en la astenia y a la dificultad de movimientos.
función pulmonar. En el postoperatorio la Por otra parte hay que tener en cuenta los
presencia de hipoventilación con reten- efectos de la obesidad sobre el que la
ción de carbónico exige con mayor fre- padece y sobre la sociedad31:
cuencia la necesidad de respirador. La des- Reacción del sujeto a la obesidad:
conexión del respirador requiere más
Descenso de la autoestima.
tiempo que en los pacientes con peso nor-
mal. Baste como ejemplo de los problemas Ansiedad.
quirúrgicos, que los obesos presentan el Depresión.
doble de mortalidad en intervenciones por Hostilidad y culpabilidad.
apendicitis. Reacción de la sociedad a la obesidad:
Estos pacientes presentan, además, Mayor rechazo laboral.
mayor incidencia de atelectasias, neumonía Rechazo escolar/social27.
y tromboembolismo de pulmón. El estudio Como consecuencia de lo anterior, la
Framingham demostró que la obesidad era obesidad conlleva incapacidad, jubilación
el único factor de riesgo independiente aso- precoz y un elevado coste económico para
ciado a muerte por tromboembolismo de el paciente y para los sistemas de salud
pulmón. Los pacientes obesos también tie- (Tabla 2) (Fig.1).
nen un riesgo incrementado de trombosis
venosa de MMII después de la cirugía. Esto
se ha relacionado con la alteración del per- Alteración del metabolismo de
fil lípidico en sangre y con la disminución fármacos
de la concentración y actividad de la anti- La obesidad se asocia a cambios fisioló-
trombina III, observada en pacientes con gicos que modifican la distribución, meta-
obesidad mórbida. bolismo y excreción renal de fármacos.
Se ha descrito, además, en estos enfer- La obesidad no modifica significativa-
mos, un empeoramiento en la cicatrización mente la absorción, la unión a proteínas
de las heridas, con incremento de la fre- ni la oxidación de drogas. En cambio, exis-
cuencia de infecciones. Presentan, tam- te aumento del volumen de distribución
bién, problemas técnicos por pobre acce- de fármacos como benzodizepinas, dife-
so quirúrgico debido al aumento de los nihidantoína, verapamil, lidocaína y, en
depósitos grasos. Los tejidos con abun- menor medida, aminoglucósidos, vanco-
dante grasa son más friables, fáciles de micina, prednisolona y heparina. Los
lesionar y difíciles de suturar. Esto conlle- cambios en el volumen de distribución
va un incremento en la dehiscencia de guardan relación con la mayor o menor
suturas30. lipofilia del fármaco, aunque es posible

Tabla 2. Costes económicos de la obesidad y sus enfermedades asociadas32.


Enfermedades Asociadas Costes directos Costes Indirectos Costes totales
(Pts.) (Pts.) (Pts.)
Diabetes mellitus 25.042.498.845 5.626.073.100 30.668.571.945
Enfermedades cardiovasculares 46.911.725.610 30.118.021.000 77.029.746.610
Dislipemias 8.144.464.000 —- 8.144.464.000
Enfermedades músculo-esqueléticas 412.669.000 2.995.730.000 3.408.399.000
Obesidad “per se” 3.848.509.000 218.400.000.000 222.248.509.000
TOTAL 84.359.866.455 257.139.824.100 341.000.000.000
Estos costes se calcularon para 1995 y representaron en aquel momento el 6,9% del gasto sanitario.

124 ANALES Sis San Navarra 2002, Vol. 25, Suplemento 1


COMPLICACIONES DE LA OBESIDAD

Dislipemia 6,6%
Artrosis 2,8%
Obesidad 3%

Diabetes 25%

Enf. Cardiovasculares 62,6%

Figura 1. Distribución de los costes asistenciales de la obesidad32.

que existan otros mecanismos que contri- 9. LARSSON B, SVARDSUDD K, WELIN L, WILHELMSEN L,
buyan a estos cambios. BJORNTORP P, TIBBLIN G. Abdominal adipose
tissue distribution, obesity, and risk of
El aumento de filtración glomerular y cardiovascular disease and death: 13 year
de la secreción tubular renal aumentan el follow up of participants in the study of men
aclaramiento de algunos fármacos como born in 1913. B Med J 1984; 288: 1401-1404.
aminoglucósidos, vancomicina y algunas 10. WILLETT WC, MANSON JE, STAMPFER MJ, COLDITZ
cefalosporinas. GA, ROSNER B, SPEIZER FE et al. Weight, weight
change, and coronary heart disease in
BIBLIOGRAFÍA women. Risk within the ‘normal’ weight
range. JAMA 1995; 273: 461-465.
1. Society of Actuaries: Blood Pressure Study
of 1979. Chicago, Society of 11. BLAIR SN, KOHL HW 3RD, BARLOW CE,
Actuaries/Association of Life Insurance PAFFENBARGER RS JR, GIBBNONS LW, MACERA CA.
Medical Directors of America, 1980. Changes in physical fitness and all-cause
mortality. A prospective study of healthy
2. LEW EA, GARFINKEL L. Variations in mortality and unhealthy men. JAMA 1995; 273: 1093-
by weight among 750,000 men and women. J 1098.
Chronic Dis 1979; 32: 563-576.
12. DESPRÉS JP. Dyslipidaemia and obesity.
3. WAALER HT. Height, weight and mortality: Baillieres Clin Endocrinol Metab 1994; 8: 629-
The Norwegian experience. Acta Med Scand 660.
1984; 679: 1-56.
13. National Institutes of Health Consensus
4. MANSON JE, WILLETT WC, STAMPFER MJ, COLDITZ Development Panel on the Health
GA, HUNTER DJ, HANKINSON SE et al. Body Implications of Obesity. Health implications
weight and mortality among women. N Engl of obesity: National Institutes of Health
J Med 1995; 333: 677-685. Consensus Development Conference
5. LINDSTED K, TONSTAD S, KUZMA JW. Body mass Statement. Ann Intern Med 1985; 103: 1073-
index and patterns of mortality among 1077.
Seventh-day Adventist men. Int J Obes 1991; 14. BJÖRNTORP P. Neuroendocrine abnormalities
15: 397-406. in human obesity. Metabolism 1995; 44: 38-
6. LEE L, PAFFENBARGER RS. Change in body 41.
weight and longevity. JAMA 1992; 268: 2045- 15. KOENIG SM. Pulmonary complications of
2049. obesity. Am J Med Sci 2001; 321: 249-279.
7. VAN ITALLIE TB. Health implications of 16. ALEXANDER JK. Obesity and coronary heart
overweight and obesity in the United States. disease. Am J Med Sci 2001; 321: 215-224.
Ann Intern Med 1985; 103: 983-988. 17. THAKUR V, RICHARDS R, REISIN E. Obesity,
8. BRAY GA. Health Hazards of Obesity. Endoc hypertension and the heart. Am J Med Sci
Metab Clin North Am 1996; 25: 907-919. 2001; 321: 242-248.

ANALES Sis San Navarra 2002, Vol. 25, Suplemento 1 125


L. Forga et al

18. HE J, OGDEN LG, BAZZANO LA, VUPPUTURI S, LORIA 26. WILLETT WC, DIETZ WH, COLDITZ GA.
C, WHELTON PK. Risk factors for congestive Guidelines for Healthy Weight. N Eng J Med
heart failure in US men and women: NHANES 1999; 341: 427-434.
I epidemiologic follow-up study. Arch Intern
Med 2001; 161: 996-1002. 27. FLIER JS, FOSTER DW. Eating disorders:
Obesity, anorexia nervosa, and bulimia
19. SHINTON R, SAGAR G, BEEVERS G. Body fat and nervosa. En: Wilson JD, Foster DW,
stroke: unmasking the hazards of overweight Kronenberg HM, Larsen PR editores.
and obesity. J Epidemiol Community Health Williams Textbook of Endocrinology. 9th
1995; 49: 259-264. Edition. Philadelphia: Saunders, 1998: 1061-
1097.
20. ZHANG R; REISIN E. Obesidad-hipertensión:
efectos sobre los sistemas cardiovascular y 28. KAMBHAM N, MARKOWITZ GS, VALERI AM, LIN J,
renal. Am J Hypertens (Ed Esp) 2001; 3: 150- D’AGATI VD. Obesity-related glomerulopathy:
156. An emerging epidemic. Kidney International
2001; 59: 1498-1509.
21. World Cancer Research Fund, American
Institute for Cancer Research. Food, 29. SMITH SR. The endocrinology of obesity.
nutrition and the prevention of cancer: a Endoc Metab Clin North Am 1996; 25: 921-
global perspective. Washington, DC: 942.
American Institute for Cancer Research, 30. LÓPEZ DE LA TORRE M. Complicaciones
1997. crónicas de la obesidad. En: Moreno B de,
22. DESLYPERE JP. Obesity and cancer. Obesidad. Presente y futuro. Grupo Aula
Metabolism 1995; 44 (Suppl 3): 24-27. Médica, SA, Madrid, 1997, 145-156.

23. ASPDEN RM, SCHEVEN BA, HUTCHINSON JD. 31. AACE/ACE position statement on the
Osteoarthritis as a systemic disorder prevention, diagnosis and treatment of
including stromal cell differentiation and obesity. (1998 revision). Endocrine Practice
lipid metabolism. Lancet 2001; 357: 1118- 1998; 4: 297-330.
1120. 32. Estudio de costes económicos de la
24. MARIC RN, CHENG KK. Body mass and gastro- obesidad y sus patologías asociadas. En:
oesophageal reflux symptoms. Gut 2001; 48: Productos Roche SA: Estudio Prospectivo
578-579. Delphi. Libro Blanco. Costes sociales y
Económicos de la obesidad y sus patologías
25. ANDRADE RJ, GARCÍA-ESCAÑO MD. Esteatosis asociadas (Hipertensión, Hiperlipidemias y
hepática. Med Clin (Barc) 2000; 114: 574-576. Diabetes). 1999: 51-66.

126 ANALES Sis San Navarra 2002, Vol. 25, Suplemento 1