Sunteți pe pagina 1din 5

Dayane Trujillo – 201815529

Colombia, ¿un lugar rentable para hacer fracking?

Se conoce como Fracking a la facturación o estimulación hidráulica, la cual es una


técnica para posibilitar o aumentar la extracción de gas y petróleo del subsuelo.
Consiste en explotar el gas acumulado en los poros y fisuras de ciertas rocas
sedimentarias estratificadas de grano fino o muy fino, generalmente pizarras o
margas, cuya poca permeabilidad impide el movimiento del gas a zonas de más
fácil extracción, por ejemplo, impide la migración del metano a grandes bolsas de
hidrocarburos. Se inyecta agua y químicos a una muy alta presión para que logre
fracturar las rocas de mucha profundidad. Esta práctica ha sido prohibida en varios
países por los daños que produce, dado que crea un gran impacto ambiental y
además los controles para reducir el impacto son muy bajos.

Vamos a enfocarnos en la posibilidad de realizar fracking en Colombia, un país rico


en hidrocarburos pero que aún cuenta con tecnologías convencionales que son de
larga duración para el proceso de exportación, esta es la principal razón para
explorar la posibilidad de realizar la fractura hidráulica (fracking) ya que esto
duplicaría las exportaciones de hidrocarburos al mercado global. Analizaremos
algunas de las consecuencias que produce el fracking en el medio ambiente, en el
ámbito social y económico.

Una de las mayores preocupaciones de la implementación del fracking en la crisis


que podría llegar a tener el país de agua dado que las posibilidades de
contaminación del agua son altas y la cantidad necesaria para este tipo de procesos
es aproximadamente 7.5 billones. En lugares donde la cantidad de recursos hídricos
es limitada, se debería evitar a toda costa realizar esta técnica, se debe decir que
del agua utilizada en la fracturación de un pozo se puede reutilizar un 15% de esa
agua para fracturar otro, pero reduce la cantidad disponible para consumo humano.
Por otro lado, debemos considerar la cantidad de químicos que se utilizan en esta
práctica para generar viscosidad en el fluido que se compone de 99.5% agua y
propante, y 0.5% de aditivos químicos. El propante es básicamente arena o
partículas similares que ayudan a mantener la fractura o fisura de la roca abierta
para que siga fluyendo los hidrocarburos.
Dayane Trujillo – 201815529

También debemos tener en cuenta la contaminación de aguas subterráneas o


acuíferos, los cuales son una fuente importante de recursos hídricos y recordemos
que en Colombia son de uso principal para el consumo humano dado que “el 75%
de los recursos hídricos se encuentran en las fuentes subterráneas”. (El mapa del
fracking en Colombia, 2016)

Hay posibilidades de que una de las fracturas inducidas alcance un acuífero,


contaminando el agua con los fluidos de la fracturación y con el propio gas de la
formación que se pretende extraer. Cada perforación, necesita unos 200,000 m3 de
agua para la fracturación hidráulica. Teniendo en cuenta que los aditivos químicos
suelen suponer entorno a un 2% del total de agua introducida, esto supone que en
cada pozo se inyectan 4,000 toneladas de productos químicos altamente
contaminantes, estos retornan a la superficie (sólo un 15-80% de los mismos)
teniendo que ser depurados, si bien no se detallan técnicas reales de depuración y
cantidad de fluido que pudiera ser retornados una vez depurados. (El fracking en
Colombia, 2015).

Las fracturas se realizan a más de 2 kilómetros (7.100 pies) de profundidad,


generando una diferencia de más 1.5 kilómetros entre la fractura y las aguas
subterráneas. Por lo cual se ha concluido que la contaminación de este espacio se
da por fallas técnicas o un mal funcionamiento de extracción, pero no porque la
fracturación ocasione contaminación. Existen riesgos de explosión, escapes de
gases, escapes de ácido sulfhídrico (muy tóxico), y derrumbes de la formación sobre
la tubería. Entre las sustancias disueltas a partir de la fracturación rocosa, donde
está el gas y durante el proceso de fractura, se encuentran metales pesados,
hidrocarburos y elementos naturales radiactivos. (El fracking en Colombia, 2015).

También existe una contaminación en el aire dado que la mayoría de estos aditivos
son volátiles y pasan a la atmósfera directamente. Además, para el
acondicionamiento e inyección en la red de suministro, una cantidad de este gas,
en mayor o menor grado dependiendo de la calidad de la explotación, pasará a la
atmósfera por escapes y acondicionamiento de este. El gas no convencional
extraído está formado por metano en su gran parte. Este es un gas de efecto
invernadero mucho más potente en la atmósfera, que el propio CO2, en concreto,
23 veces más potente que los gases que se generan en su combustión. (El fracking
en Colombia, 2015).

Otra consecuencia del fracking es la posibilidad del incremento de sismos en las


zonas donde se realiza la extracción de hidrocarburos no-convencionales. Podría
ocurrir el aumento de los sismos principalmente por el incremento de energía sobre
una falla geológica. Dicho en otras palabras, si se fractura cerca de una falla
geológica, esta reacciona al aumento de energía mediante pequeños sismos. La
solución básica es hacer estudios sísmicos para evitar fracturar cerca de una falla
Dayane Trujillo – 201815529

geológica. Al igual sucede cuando se inyecta fluido de fractura para su disposición


final. El incremento de fluido en una formación genera aumento de presión que
puede terminar generando sismos.

El fracking también afectaría la visualización paisajística dado que se suelen


perforar de 1.5 a 3.5 plataformas por km2, con una ocupación de 2 hectáreas por
cada una, lo que supone un gran impacto paisajístico. El periodo de ocupación de
cada uno de estos pozos es dependiendo de la riqueza energética interna del
subsuelo variable entre 5 y 7 años. (El fracking en Colombia, 2015). También
podriamos adicionar la contaminación auditiva que afectaría ala comunidad cercana
a los pozos y aunque es porco relvante, genra oposición.

Además de estos riesgos ambientales, debemos ser conscientes de las


complicaciones que se presentan en la salud de los seres humanos. Se han dado
casos de cáncer, problemas respiratorios, daños cerebrales, desórdenes
neurológicos e hipersensibilidad a químicos, debido principalmente a la
contaminación del agua y del aire. Estos riesgos sanitarios afectan a las personas
que viven alrededor de estas explotaciones y también a los trabajadores de esta
actividad.

Podemos considerar el impacto económico a partir de la producción de petróleo con


el fracking, según el director de la agencia nacional de hidrocarburos (ANH) indicó
en el medio santandereano que el país cuenta con 1.800 millones de barriles de
crudo de reserva, que alcanzarían para 5,7 años de consumo con un promedio de
320 millones de barriles al año. Con la explotación de los yacimientos no
convencionales se aumentaría a 8.000 millones de barriles. (El espectador, 2018).
El impacto en la economía seria favorable para los países importadores porque el
precio del petróleo bajaría, pero para los exportadores como Colombia disminuiría
la ganancia por barril, pero incrementaríamos la cantidad para de barriles para
exportaciones por lo tanto según el director de la ANH las reservas de petróleo
durarían mucho más tiempo que las actuales y se produciría más cantidad.

En Colombia se han identificado 43 bloques de petróleo como yacimientos no


convencionales de hidrocarburos (YNC), los cuales podrían ser los posibles
yacimientos de ser explotados con fracking. Estos bloques se encuentran ubicados
en Cesar, San Martín; Tolima; Santander; Norte de Santander; y en Boyacá y
Cundinamarca cerca al páramo de Chingaza. (El mapa del fracking en Colombia,
2016).

Hace una semana se aprobaron los estudios de la viabilidad del fracking en


Colombia por parte del plan nacional de desarrollo (PND) y por lo tanto es un avance
para realizar esta técnica en la extracción de petróleo en Colombia. Sin embargo, la
contraloría general de la nación llegó a la conclusión de que Colombia no cuenta
con suficiente información geológica que permita hacer esta práctica en las zonas
en las que se está pensando. (¿Realmente el Plan de Desarrollo aprobó el 'fracking' en
Colombia?, 2019)
Dayane Trujillo – 201815529

Se ha logrado reflexionar con relación a al costo-beneficio del fracking y es que


como estudiante de geología considero que el impacto negativo traerá consigo
mayores riesgos al planeta que la seguridad de los beneficios o ayudas a los
diferentes ámbitos sociales y económicos, por tal motivo es más eficiente conseguir
recursos ambientales como el gas o el petróleo de la manera más común o en su
defecto tradicional, con la maquinaria que aún contamos e invertir en una tecnología
que abastezca a los pozos petroleros en Colombia; el riesgo en Colombia es muy
alto dado que el manejo de aún tecnologías convencionales han hecho daños al o
largo del ecosistema colombiano así que no deberíamos correr estos riesgos dado
que el medio ambiente o el subsuelo Colombiano se vera inmerso en un daño
irreversible. Además, cómo esta comprobado con varias investigaciones que se han
realizado es un procedimiento que daña de manera definitiva la atmósfera, el agua,
el aire y la visualización paisajística, sin tener en cuenta el daño que causa a los
seres humanos, por estar en contacto con los químicos que se necesitan para este
proceso, y no es menos importante mencionar que esta es una práctica de la cual
poco se tiene conocimiento en Colombia y que por lo general el principio de nuevas
técnicas siempre está llena de errores los cuales van creando la experiencia y así
mismo causando el buen desarrollo de estas mismas. Por último he decidido
fortalecer esta conclusión con una pregunta. ¿En realidad preferiremos o
necesitaremos las personas poner en riesgo nuestra biodiversidad y nuestra salud
y la de los seres humanos a cambio de un poco de inversión extranjera, mayor
producción de reserva petrolera, entre otros; lo que se resume en una pequeña
“ayuda” positiva al aumento económico en nuestro país?

Referencias:

• Equa. (2017, 27 febrero). ¿QUÉ ES EL FRACKING? | EQUO. Recuperado 9


mayo, 2019, de http://partidoequo.es/que-es-el-fracking/
• Da.gaona262, D. A. (s.f.). El fracking en Colombia. Recuperado 9 mayo,
2019, de https://masterpetroleos.uniandes.edu.co/index.php/es/noticias/90-
el-fracking-en-colombia
Dayane Trujillo – 201815529