Sunteți pe pagina 1din 8

Alfonso Bauer Paiz.

Fue un abogado, escritor, docente, investigador y activista político guatemalteco,


conocido por participar en la Revolución de 1944 y haber ocupando diversos cargos
gubernamentales, académicos y políticos durante el Siglo XX en Guatemala, Chile,
Nicaragua y Cuba.
Síntesis biográfica
Alfonso Bauer era hijo del periodista salvadoreño Carlos Bauer Avilés y de la
guatemalteca Abigail Paiz. Sus primeros estudios los realizó en el Colegio Privado
La Preparatoria; posteriormente estudió en la Facultad de Ciencias Jurídicas y
Sociales de la Universidad Nacional en donde obtiene el título de abogado y notario.
Trayectoria
Para la época de la Revolución de Octubre, contaba con 26 años y participó
activamente en las movilizaciones sociales de entonces. Fue diputado al Congreso
de la República de Guatemala durante los meses que duró en el mando la junta
revolucionaria de gobierno integrada por Jorge Toriello Garrido, Jacobo Árbenz
Guzmán y Arana.
Durante el gobierno del Dr. Juan José Arévalo Bermejo 1944 - 1951 se desempeñó
como:
Subsecretario de Economía y Trabajo.
Subjefe del Departamento de Fomento Cooperativo.
Magistrado Coordinador de Trabajo.
Ministro de Economía.
Fundador de los tribunales del Trabajo ante la aprobación del Código de Trabajo en
1947.
Miembro de las primeras Juntas Monetarias.
Presidente del Colegio de Abogados de Guatemala en 1950 - 1951
En los años del segundo gobierno de la revolución, el del coronel Jacobo Árbenz
Guzmán, de 1951 a 1954, tuvo los siguientes cargos:
Gerente General del Departamento de Fincas Nacionales.
Gerente y Presidente del Banco Nacional Agrario
Hacia el final del gobierno del coronel Árbenz conoció a Ernesto Guevara, quién
luego sería, el Comandante Ché Guevara de la Revolución Cubana; cuando éste
llegó a Guatemala a principios de 1954 procedente de Perú y con una carta de
recomendación de la primera esposa del argentino, Hilda Gadea. Guevara conoció
a Alfonso Bauer cuando éste lo hospedó en su casa; Bauer no tenía mucho tiempo
para atender a su visitante, pues estaba ocupado con sus tareas de gobierno y con
la inminente intervención estadounidense en Guatemala; en las contadas ocasiones
en que veía a Guevara, siempre lo encontraba leyendo.
Cuando se inició la invasión del Movimiento de Liberación Nacional, Guevara
colaboró llevando y trayendo información tanto de la embajada de Argentina como
de la embajada de México, esta última, donde estaban pidiendo asilo la mayoría de
revolucionarios como el propio Bauer, Árbenz, y José Manuel Fortuny.Después de
la contrarevolución y posterior derrocamiento del presidente Arbenz en 1954 el
nuevo gobierno guatemalteco no permitió la salida de los exiliados de la embaja de
México por varias semanas; cuando por fin dejó salir a los exiliados en la embajada
de México, Bauer nuevamente albergó a Guevara en la casa donde se encontraba,
junto con otros miembros del gobierno arbencista, entre ellos Carlos Gonzáles
Orellana, Bauer fue testigo de cómo Guevara y Fidel Castro se conocieron en
México; contaba que él solamente miraba que entraba un hombre alto -Castro- y
preguntaba por Ernesto, y salían los dos juntos.Guevara no aparecía sino hasta
varios días después.
Muerte
En sus últimos años laboraba en el Campus Central de la Universidad de San Carlos
de Guatemala como investigador, y acababa de ser nombrado como el mejor
investigador del año en dicha institución. Fiel a su ideología, apoyó a los estudiantes
universitarios que exigían una verdadera autonomía universitaria, pero fue
despedido por el Consejo Superior Universitario; sin embargo, debido a la
solidaridad nacional e internacional las autoridades de la Universidad se vieron
obligados a reinstalarlo.
Debido a estas intensas jornadas, su salud se resintió y en abril de 2011 fue
hospitalizado en el IGSS debido a que había sufrido de falta de oxigeno al cerebro
y su estado de salud se había complicado con neumonía hospitalaria, adquirida
dentro del IGSS y altamente resistente a los antibióticos. Luego de casi tres meses
hospitalizado, Alfonso Bauer Paiz murió el domingo 10 de julio de 2011 a los 93
años, a las 7:45 de la noche de un ataque cardíaco.
Pueblo Ruso
Los rusos son el grupo étnico más numeroso de Europa y uno de los más grandes
del mundo con una población de alrededor de 140 millones de personas en todo el
mundo. Aproximadamente 116 millones de rusos viven en Rusia y alrededor de 20
millones más viven en los países vecinos. Un número relativamente significativo de
rusos, cerca de 3 millones, viven en otras partes del mundo, principalmente en
Norteamérica y Europa occidental, pero también en otras partes de Europa del Este,
Asia y otras partes.

Aun cuando la mayoría de la población es de origen ruso, en Rusia conviven más


de 100 nacionalidades de las cuales 57 poseen su propio territorio y 95 no. Entre
las diferentes nacionalidades, las más numerosas son las de los tártaros y los
ucranianos, seguidas por bielorrusos, alemanes, chuvasios, baskires y judíos.
Surgimiento de la etnia rusa
Los rusos comenzaron a ser reconocidos como un grupo étnico distinto en el siglo
XV, cuando se referían a ellos como rusos moscovitas, durante la consolidación del
Gran Ducado de Moscú como un poder regional. Entre los siglos XII y XVI, los rusos
conocidos como pomórs migraron hacia el norte de Rusia y se establecieron en las
costas del Mar Blanco. Entre los siglos XVII y XX, los migrantes rusos se
establecieron previamente en la mayoría de las áreas deshabitadas en Siberia y el
Extremo Oriente ruso.
Según la mayoría de los etnólogos, los rusos se originaron del primer pueblo Rus
que fundó el Jaganato de Rus' (La dendrocronología sugiere que el asentamiento
multiétnico Aldeigjuborg, actual Stáraya Ládoga fue fundado en 753, siendo
dominado por escandinavos llamados a sí mismos "rus" de acuerdo con los
"Annales Bertiniani", quienes paulatinamente irían siendo asimilados por los eslavos
orientales, o sea "eslavizados", posteriormente formarían la Rus de Kiev), y
gradualmente evolucionarían en una etnia diferente de los pueblos Rus occidentales
que se convertierían en los actuales bielorrusos y ucranianos. Algunos etnólogos
afirman que los rusos eran un grupo eslavo distinto, incluso antes de la época de la
Rus de Kiev. Otros creen que la característica distintiva de los rusos no es
principalmente su separación de los Rus occidentales, sino que son una mezcla de
tribus eslavas orientales y no eslavas (por ejemplo, ugrofineses, germanos, bálticos
y turcos). Sin embargo, el origen de los pueblos eslavos es en sí misma una cuestión
en que no existe un consenso.
Religión
Los rusos son predominantemente de fe cristiana ortodoxa. Según el Centro de
Investigaciones Sociológicas de la Universidad Estatal de Lomonósov Moscú, el
43,3% de los adultos se considera adherente de la Iglesia Ortodoxa Rusa, mientras
el 50,6% se considera sencillamente cristiano.1 Aunque los rusos no religiosos se
asocian en su mayoría con la fe ortodoxa por razones culturales. Algunos rusos son
viejos creyentes, grupo cismático relativamente pequeño de la ortodoxia rusa que
rechazaba las reformas litúrgicas introducidas en el siglo XVII, la Reforma de Nikon.
También existen minorías de católicos, protestantes, mormones, testigos de
Jehová, musulmanes, budistas, judíos y neopaganos eslavos.
Rusos fuera de Rusia
Las comunidades más grandes de rusos fuera de Rusia viven en estados ex-
soviéticos, tales como Ucrania (cerca de 8 millones), Kazajistán (cerca de 5
millones), los estados bálticos (aprox. 2 millones), Bielorrusia (aprox. 1 millón),
Uzbekistán (cerca de 1 millón), Kirguistán (aprox. 600.000), y Moldavia (aprox.
500.000). Hay también pequeñas comunidades rusas en los Balcanes, en naciones
del centro y este de Europa, tales como la República Checa, así como en China y
Latinoamérica. Estas comunidades pueden identificarse a sí mismas como rusas o
como ciudadanos de estos países, o ambas, para variar los grados.
Una cantidad importante de rusos emigraron hacia Canadá, Australia, y los Estados
Unidos. Brighton Beach, en el barrio de Brooklyn de Nueva York, es un ejemplo de
una gran comunidad de inmigrantes rusos recientes, pero la mayoría de ellos son
judíos rusos. Al mismo tiempo, muchos rusos de antiguos territorios soviéticos han
emigrado a la misma Rusia desde los años noventa. Muchos de ellos se convirtieron
en refugiados de varios estados de Asia Central y el Cáucaso (por ejemplo, de la
república separatista de Chechenia), obligados a huir durante el desorden político y
las hostilidades hacia los rusos).
Alemanes
Los alemanes (en alemán Deutsche) son un pueblo que desciende de varias tribus
germánicas que habitaban lo que sería posteriormente conocido como la zona de
habla alemana de Europa.
Con la fundación de la nación moderna de Alemania, que ocurrió recién en 1871 y
que no incluyó todo el territorio de habla alemana de Europa, el término alemanes
pasó también a designar a los residentes de esta nación. Dentro de la Alemania
moderna, los alemanes en este sentido han quedado definidos por su ciudadanía
(alemanes federales, Bundesdeutsche), que se distingue de los pueblos con raíces
alemanas (Deutschstämmige). Históricamente, en el contexto del Imperio alemán
(1871-1918) y posteriormente, los ciudadanos alemanes (alemanes imperiales,
Reichsdeutsche) eran diferenciados de los alemanes étnicos (Volksdeutsche).
De los aproximadamente 100 millones de personas cuya lengua materna es el
alemán, unos 66-75 millones se consideran alemanes. Existen, además, 80 millones
de personas de ascendencia alemana en Argentina, Australia, Brasil, Canadá,
Chile, Estados Unidos, Francia, Polonia, Perú, Rusia, Uruguay y Venezuela.
Además, en el siglo XIX hubo una importante oleada de inmigrantes alemanes en
el departamento de Santander, en Colombia. La mayoría de los alemanes
residentes en otros países no tienen el alemán como lengua materna.20 Esto pone
el número de alemanes en el mundo entre 66 y 160 millones, dependiendo del
criterio que se aplique.
Nombre
Mapa del Imperio romano y Germania Magna a principios del siglo 2.
La palabra alemana Deutsche tiene sus orígenes en la palabra diutisc (de diot21
que significa 'gente') del alto alemán antiguo, refiriéndose al idioma germánico "de
la gente". No está claro que tan común, o si fue usado alguna vez, este término fue
utilizado como un etnónimo en alto alemán antiguo.
Su uso como un sujeto, ein diutscher en el sentido de "un alemán" surge en el alto
alemán medio, evidenciado desde la segunda mitad del siglo XII.22
Historia
Distribución geográfica de las tribus germánicas hacia los años 100 - 300.
Históricamente los alemanes estuvieron divididos en varios pueblos o comunidades
diferentes. Así durante la Edad Media la lengua común en el norte de Alemania
fueron diversos dialectos del bajo alemán medio, una lengua que comparte
numerosas isoglosas con el neerlandés, mientras que el centro y sur de Alemania
la lengua predominante era el alto alemán medio. En la parte oriental existían
numerosos hablantes de lenguas eslavas occidentales, especialmente de polabo y
sorabo. Los pueblos germanos desde la antigüedad se habían reconocido como
pueblos emparentados, si bien no tuvieron una unidad política y frecuentemente
guerreaban entre ellos, si bien se distinguían a sí mismos como colectivos de los
pueblos eslavos y de los romanos y otros pueblos de Europa.
Las dos principales comunidades lingüísticas alemanas (la del alto alemán y la del
bajo alemán) emergiero
Nacionalismo
Al igual que en otros países de Europa, el nacionalismo llegó a Alemania durante el
siglo XVIII y XIX. El nacionalismo alemán se basó tradicionalmente en el idioma y la
cultura, debido a la falta de un estado centralizado. El objetivo del nacionalismo
alemán en el siglo xix fue unificar los diversos estados más pequeños en un Estado
nacional alemán único. Durante el siglo XIX se creó una forma estandarizada de
alemán usado en la administración sobre la base del alto alemán. Desde mediados
del siglo XIX el bajo alemán empezó a perder prestigio frente a la nueva forma de
lengua estandarizada (si bien durante la edad media el bajo alemán había tenido
mucho prestigio al ser la lengua oficial de la Liga hanseática).
Religión
En la actualidad, los alemanes son principalmente cristianos, dividiéndose
equitativamente entre protestantes y católicos. Históricamente los protestantes
superaban a los católicos, representando dos terceras partes del país,
principalmente en la zona norte. Con la pérdida de las regiones protestantes luego
de la Segunda Guerra Mundial, sumado además al aumento del agnosticismo y
ateísmo en la región este del país, la población protestante disminuyó hasta llegar
a un porcentaje similar al que representa el catolicismo. Hoy en día existen regiones
rurales y urbanas en donde el cristianismo ha dejado de predominar (principalmente
las regiones que antes pertenecían a la Alemania del bloque Este). [cita requerida]
Por otra parte, la inmigración ha traído principalmente católicos (italianos, polacos y
croatas).
Pueblo italiano
Características físicas
En la región sur de la península apenina la población es marcadamente
meditarránea, con importantes aportes principalmente griegos. Por otro lado, en el
centro, aunque comienzan a notarse aportes de las poblaciones alpinas del norte
peninsular, la relación etno-cultural con el sur es más sólida.
Pueden establecerse prevalencias estadísticas de distintos modelos antropológicos
definidos tanto genotípica como fenotípicamente pero generalmente se establece
que los rasgos más evidentes son la predominancia del color de piel blanco —
interpretada tradicionalmente como raza caucasoide— y el color de pelo oscuro,
castaño o negro, generalmente denominado como raza mediterránea.
Origen y formación del pueblo italiano
Edad antigua
Fresco Etrusco, Siglo V a.c. en la Tomba dei Leopardi, Necropolis de Monterozzi,
Tarquinia, Italia
Los italianos tienen orígenes principalmente de los pueblos indoeuropeos (Latinos,
Oscos, Umbros, Venetos, Ilirios, Sículos Griegos, etc.) y, en menor medida,
preindoeuropeos (Etruscos, Fenicios y Sicanos), que en edad prerromana poblaron
Italia mezclandose a menudo con la población autóctona. Todos esos pueblos, que
Roma absorbió entre el siglo IV y II a.C., subieron un profundo proceso de
romanización que culminó con la adquisición de la ciudadanía romana por parte de
todos los hombres libres nativos de la Italia peninsular y continental (89-49 a.C.).
Medio siglo después esos nuevos romanos pasaron a constituir, gracias al
Emperador Augusto, una unidad política llamada Italia (7 d.C.), articulada en once
regiones que en parte han sobrevivido hasta nuestros días con las mismas.
Edad medieval y moderna
Desde la primera década del siglo V, el Imperio Romano de Occidente, fue invadido
por pueblos prevalentemente germánicos, que determinaron su caída (476) y
causaron muerte y destrucciones en la mayor parte de la antigua Europa romana
durante largo tiempo. La progresiva romanización de esos pueblos y la fusión con
el elemento autóctono de lengua y cultura latinas les permitió constituir una serie de
estados, si bien caracterizados por un modesto nivel de desarrollo. Esa época de
larga duración es conocida como el Período de las grandes migraciones o de las
invasiones bárbaras que conllevaron para los italianos guerras y carestías a partir
del año 401, con la primera invasión de los Visigodos de Alarico seguidas, hacia el
450, por los estragos perpetrados por los hunos de Atila en el norte peninsular.
Sociedad y Cultura
Históricamente, desde el medioevo, los italianos se han identificado más con su
ciudad y región que con el Estado italiano, unificado recién entre 1861 y 1870. Esto
sigue siendo parcialmente evidente en la cultura italiana de hoy pese a que la lengua
italiana reemplazó en el último siglo y medio a los numerosos dialectos y lenguas
del lugar. El proceso de industrialización y modernización de Italia acaecido en los
últimos decenios ha creado una sociedad uniformizada y altamente desarrollada en
todos sus sectores socio-económicos: una eficiente red de autopistas, aeropuertos
y ferrocarriles normales/alta velocidad24 unifican -también socialmente y
culturalmente- toda Italia desde los Alpes hasta Sicilia. La religión predominante en
los italianos de todo el mundo es el catolicismo.
Diáspora italiana
En Italia, el lugar de procedencia de los italianos, existen actualmente 61 millones
de habitantes. Sin embargo, un número importante de italianos emigraron durante
los siglos XIX y XX a distintos países del mundo debido a problemas políticos,
económicos y sociales (casi 30 millones entre 1850 y 1976).
De esta forma podemos encontrar en América grandes asentamientos de
descendientes de italianos en naciones tales como: Brasil, Argentina, Perú, Uruguay
y Venezuela y, aunque no fueran una influencia determinante ni étnica ni
culturalmente en su sociedad, también Estados Unidos. De acuerdo con el
Departamento del Interior y Ordenación del Territorio de Italia: en Brasil, Argentina
y Estados Unidos existen 22.753.000, 15.880.000, y 15.502.248 de descendientes
en algún grado de italianos respectivamente.1 De igual manera existen diversas
fuentes que afirman que los descendientes de italianos en Brasil y Argentina serían
cercanos a los 30 millones y 25 millones respectivamente.