Sunteți pe pagina 1din 2

ALGUNOS PILAEES CEREBRALES BÁSICOS

El cerebro humano está encargado de expresar la conducta, el lenguaje, el pensamiento y los sentimientos; tiene una
fina estructura y organización. La corteza prefrontal, hay nodos de distribución de la información a otras áreas de la
corteza que son fundamentales en la elaboración de los procesos mentales, al pensamiento racional, simbólico y a la
toma de decisiones, valores, normas y ética.

El cerebro humano comienza su construcción a los 16 días, tras la fecundación. En su desarrollo intrauterino, hay un
proceso muy activo de reorganización neuronal de la corteza cerebral. Este desarrollo continúa en la etapa posnatal
temprana e infancia con una sobreproducción de circuitos neuronales en esta estructura del cerebro. Tras el
nacimiento y hasta los dos años de edad hay un progresivo enriquecimiento del árbol dendrítico y el número de
sinapsis aumenta. En esta etapa la entrada de información sensorial es muy importante para el progreso posnatal del
desarrollo de la organización sináptica.

La formación de sinapsis a lo largo del desarrollo difiere entre las diversas regiones del cerebro humano. Sabemos que
el número de espinas dendríticas aumenta y alcanza su pico máximo entre las 34-36 semanas de la gestación para
descender rápidamente tras el nacimiento. Después del nacimiento, a partir de los dos-cuatro meses, y de modo
general en la corteza cerebral, hay una sinaptogénesis progresiva y rápida. Esta sinaptogénesis varía según el área
cortical de que se trate:

La corteza visual el pico máximo se alcanza a los ocho meses, después el sistema se remodela con una pérdida
progresiva de sinapsis y a los 11 años quedan solo el 60 por ciento de ellas.

La corteza prefrontal: El máximo de riqueza sináptica se adquiere a los dos años y esta progresión continúa más
lentamente hasta los siete. A partir de esa edad el proceso de neurogénesis se remodela con la pérdida de sinapsis
que también alcanza el 40 por ciento, pero a lo largo de los años y de forma muy gradual.

El sistema límbico (el sistema emocional) termina su maduración sináptica entre los cuatro y los siete años,
dependiendo de las estructuras de que se trate.

El hipocampo (estructura fundamental para los procesos de la memoria), adquiere ya una arquitectura neuronal, que
es casi idéntica a la del adulto, a la edad de cuatro años.

De modo general, el patrón de desarrollo y pérdida de sinapsis en las áreas sensoriales, el sistema límbico, es mucho
más temprano que en las áreas corticales de asociación y desde luego mucho más que en la corteza prefrontal.

Tras el nacimiento el cerebro es un continuum de actividad que, aun bajo el gobierno genético, es muy dependiente
de su relación con el mundo sensorial y emocional que le rodea.

El desabollo cerebral se produce de una forma asincrónica, tiene tiempos diferentes. Los programas del genoma que
dirigen el desarrollo específico tienen como ventanas que se abren en un momento determinado y es en ese momento
determinado cuando cierta información del entorno, sensorial, motora, familiar, social, emocional o de razonamiento
puede entrar por ellas. Y ningún momento es más óptimo que ese, pues estas ventanas abiertas se cierran con el
tiempo para dar paso a la apertura de otras.

Hoy comenzamos a saber que estas ventanas plásticas o periodos críticos, en los que el medio específico que rodea al
individuo debe estar necesariamente presente, son absolutamente fundamentales para el desarrollo de muchas
funciones del cerebro, como el habla, la visión, la emoción, las habilidades para la música o las matemáticas, el
aprendizaje de una segunda lengua o, en general, los procesos cognitivos (conocimiento y razonamiento). Incluso
empezamos a conocer que existen periodos críticos diferentes para la formación de los subsistemas o componentes
de esas funciones plásticas que acabamos de mencionar.
El desarrollo del cerebro del niño, desde el momento de la fecundación, se asemeja a la construcción de un coche en una cadena de montaje. El coche en sus
piezas más elementales (los genes) es transportado por una cinta que corre a una determinada velocidad (tiempo), en donde a lo largo del recorrido se le van
montando piezas (medio ambiente). El tiempo de este recorrido varía en función de determinadas condiciones, como pueden ser el número de piezas que se
requiere montar en cada periodo del recorrido o la dificultad de su montaje (periodo prenatal, periodo perinatal, primera infancia, infancia media e infancia mayor,
pubertad, adolescencia, jóvenes adultos, adultos y senescencia). La estructura básica del coche puede ya traer defectos que luego repercutirán en su
funcionamiento (mutaciones genéticas que predisponen a ciertas patologías) o puede que, con un inicio genético sin ninguna anomalía, aparezca un defecto
debido a que no se hayan puesto las piezas adecuadas en el momento en el que el coche pasaba por delante del montador (medio ambiente).
El concepto de ventana plástica refiere, siguiendo con el mismo símil, a que mientras el coche corre por la cadena de
montaje y llevando programados genéticamente sus propios cambios intrínsecos se requieren periodos en los que se
ajusten las piezas que vienen del medio ambiente. Es decir, periodos que se abren para ese ajuste de la información
(piezas) proveniente del medio ambiente y que se cierran definitivamente pasado ese tiempo crítico.

El caso de ventana plástica = imprinting.

Visión: En los niños recién nacidos, para la visión el periodo de los primeros meses tras el nacimiento es tan crítico que
una deprivación de la visión en el niño de tan solo una semana puede tener marcados efectos para su futura visión.
En la visión, el desarrollo de los diferentes circuitos en la retina, el tálamo y las numerosas áreas corticales que
codifican diversos aspectos del mundo visual, como las formas, el color, el movimiento, etc., se desarrolla con ventanas
plásticas que se abren a tiempos diferentes con una duración de unos pocos meses. Tal plasticidad alcanza a todos y
cada uno del resto de los sistemas sensoriales. Pero también alcanza a otras funciones del sistema emocional, como
las implicadas en los mecanismos de la curiosidad, la emoción, la atención, la empatía, la memoria y que no terminan
su maduración antes de los cuatro años, lo que tiene implicaciones sobremanera importantes para desarrollar
procesos que claramente tienen que ver con los del aprendizaje y la memoria. La adquisición de los diferentes
componentes del objeto visto, como el color, la forma o el movimiento, también es temporalmente diferente.

Lenguaje: Hay muchas otras ventanas plásticas, entre las que sobresale de forma especial la del lenguaje. El habla no
es algo con lo que se nace. Se nace con la potencialidad de hablar, pero solo el aprendizaje en un periodo de tiempo
determinado logra convertir en hecho aquello que únicamente está en potencia. Un niño que no ha oído hablar nunca
a sus semejantes antes de los siete o los ocho años, jamás podrá hacerlo después o, desde luego, lo hará con enormes
dificultades y limitaciones. La ventana plástica del lenguaje se cierra alrededor de esa edad. El proceso de adquisición
de la semántica (significado de las palabras) es diferente en el tiempo a la adquisición de la sintaxis (construcción del
lenguaje).

Las ventanas plásticas del lenguaje y de la visión que acabamos de mencionar son complejas y en ellas hay «sub-
ventanas». Es más, parece que existen no solo ventanas para los grandes sistemas o subsistemas, sino microventanas,
de duración de horas o días, en la conformación molecular de muchos microcircuitos en el cerebro.

Durante la pubertad y la adolescencia, el cerebro sufre profundos cambios en su camino de construcción hacia el
cerebro adulto. Cambios que no son solo de matiz o de «modelado» de un cerebro ya hecho, sino un auténtico
«hacerse» cerebro adulto con la muerte de neuronas, y el aumento o disminución del grosor y el árbol de conexiones
de las que permanecen vivas.

La corteza prefrontal, es un área del cerebro, que sufre un retraso de maduración considerable. Esta área del cerebro
está implicada en todo aquello que consideramos más humano, desde la ética, la moral, el razonamiento o la propia
responsabilidad social, el control de las emociones y la impulsividad hasta la toma de decisiones y la planificación
responsable del futuro de la propia vida del individuo. Esta parte del cerebro, no termina de madurar hasta los 25-27
años, que es cuando ya han aparecido ciertos neurotransmisores y cuando se han terminado de aislar con mielina los
axones de las neuronas.