Sunteți pe pagina 1din 3

Las sobretensiones transitorias son un aumento de voltaje,de muy corta duración,

medido entre dos conductores, o entre conductor y tierra. Puede deberse a


descargas eléctricas atmosféricas (rayos) o a procesos de conmutación o de
averías (contacto a tierra o cortocircuito). Aunque las sobretensiones han existido
desde la misma creación de las redes eléctricas, actualmente la necesidad de
protección es mucho mayor, ya que la tecnología ha evolucionado haciendo los
componentes electrónicos cada vez más pequeños y sensibles a las
perturbaciones electromagnéticas.

Consecuencias de las sobretensiones Las sobretensiones transitorias más


comunes son las debidas a conmutaciones de maquinaria. Sin embargo las más
destructivas son las debidas a descargas atmosféricas.

Los efectos de estas sobretensiones van desde la simple interrupción


momentánea del trabajo a la destrucción total de un equipo o instalación:

DISRUPCIÓN Interrupción de las operaciones de sistemas, pérdida y corrupción


de datos, fallos inexplicables en los ordenadores,

... DEGRADACIÓN Una exposición a sobretensiones transitorias degradará, sin


que el usuario lo perciba, los componentes electrónicos y los circuitos, reduciendo
la vida efectiva de los equipos y aumentando las posibilidades de fallos.

DAÑOS Las sobretensiones transitorias de gran magnitud pueden dañar


componentes, placas de circuitos, etc. Llegando incluso a quemarlas, pudiendo
provocar la destrucción del equipo y la instalación eléctrica, así como muy
probablemente el foco de un incendio. Afectan en mayor grado a equipos
electrónicos, informáticos y de telecomunicaciones.

Todos estos efectos conllevan pérdidas económicas por la reposición de los


elementos dañados, así como el coste indirecto de la ruptura de los procesos
productivos.

Además, estos efectos pueden conllevar riesgo a las personas que habrá que
evitar según la Ley de Prevención de Riesgos Laborales:

Disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los


trabajadores de las instalaciones y equipos de trabajo. R.D. 1215/97. Anexo II,
punto 12: “Cualquier instalación o maquinaria utilizada para el trabajo, y que
puedan ser alcanzadas por los rayos, deberán estar protegidas contra sus efectos
por dispositivos o medidas adecuadas.”
Valor máximo

Las sobretensiones permanentes son aumentos de tensión superior al 10% de la


tensión nominal (220 V o 230 V) y duración indeterminada. La alimentación de
equipos con una tensión superior a aquella para la que han sido diseñados puede
generar:

 Sobrecalentamiento de los equipos.


 Reducción de la vida útil.
 Incendios.
 Destrucción de los equipos.
 Interrupción del servicio.
La protección contra sobretensiones permanentes requiere de un sistema distinto
que en las sobretensiones transitorias. En vez de derivar a tierra para evitar el
exceso de tensión, es necesario desconectar la instalación de la red
eléctrica para evitar que llegue la sobretensión a los equipos. El uso de
protectores es indispensable en áreas donde se dan fluctuaciones de valor de
tensiónde la red.

ALCANCE DE LOS ESTUDIOS ELECTROMAGNÉTICOS

Los estudios electromagnéticos comprenden una amplia gama de frecuencias y


modelos, en el presente estudio solamente se estudiarán los transitorios
producidos debido a maniobras, más precisamente la energización de las LT,
transformador y reactores que forman parte del proyecto estudiado, esto para
determinar los sobrevoltajes transitorios en los extremos de la LT, asimismo
evaluar las corrientes y voltajes de energización de los elementos inductivos como
los reactores y el trasformador de potencia. Posteriormente analizar las posibles
técnicas de mitigación de sobrevoltajes y recomendar la técnica más factible para
el caso estudiado.

De acuerdo a lo dispuesto por la Norma Operativa Nº 30, numeral 6.2.5 indica


que: “las líneas de transmisión con una longitud mayor a 150 km deben contar con
transposición de conductores de fase para equilibrar las impedancias”.

En la misma norma, numeral 6.2.1: “las líneas de 230 kV cuya longitud superen los
90 km deben ser compensados entre un 50% y 85% de la potencia reactiva que
aportan vacío. La disposición de los rectores debe permitir la energización de las
líneas desde ambos extremos, además de permitir la reconexión monofásica de
las mismas. Se debe verificar la necesidad de la instalación de reactor de neutro,
el mismo deberá permitir extinguir la corriente de arco secundario”. Estas dos
consideraciones ya no serán estudiadas, pues las mismas consideraciones ya
fueron estudiadas en la etapa de diseño de la LT y se parte de los datos de la
misma.