Sunteți pe pagina 1din 10

RECURSOS RENOVABLES Y NO RENOVABLES.

DEFINICIÓN

Recurso es un concepto con varias acepciones. Puede tratarse de aquello que es útil para
alcanzar un objetivo o de un bien que permite la subsistencia. Renovable, por su parte, es
el adjetivo que califica a lo que es susceptible de renovación.

La noción de recurso renovable se emplea para nombrar al recurso de la naturaleza que


es posible restaurar mediante los propios mecanismos naturales, siendo su recuperación
más rápida que el ritmo de consumo por parte del ser humano. Esto quiere decir que un
recurso renovable no se agota, ya que la naturaleza se encarga de regenerarlo con rapidez.

Los recursos no renovables por su parte, son aquellos cuyas reservas, inevitablemente, se
acabarán en algún momento ya que no resulta posible producirlos, cultivarlos o
regenerarlos para sostener su tasa de consumo. Esto quiere decir que el consumo de los
recursos no renovables es superior a la capacidad de la naturaleza para recrearlos.

Figura 10. Recursos renovables y no renovables. Definición

SISTEMAS ESTRUCTURALES

Los sistemas estructurales son los sistemas constructivos encargados de recibir y soportar
las acciones que se producen en el exterior del edificio o en la propia estructura, sin
producirse deformaciones excesivas que pudieran interferir en el uso del edificio o
generar lesiones o degradaciones que pusieran en riesgo la integridad del sistema
constructivo, del edificio y de los usuarios.

Las fases de mayor impacto en el ciclo de vida de estos materiales son las de extracción
de la materia prima, las transformaciones iniciales en fábrica, y la fase de transporte, ya
que son en general materiales muy pesados, ó de mucho volumen.
Cada cual posee una serie de particularidades que es preciso definir:

TIERRA

Es el material de construcción más natural y abundante, y se obtiene directamente del


lugar de la obra, de la excavación de los cimientos, y del desbroce y la limpieza del solar.

La tierra es una mezcla de de 4 tipos de suelo:

 Grava, o suelo de tamaño superior a 2 mm


 Arena, de tamaño entre 2 y 0,06 mm
 Limo, entre 0,06 y 0,002 mm
 Arcilla, de tamaño inferior a 0,002 mm

La proporción de estos tipos de suelo es variada en la corteza terrestre, en función de la


geología del lugar, encontrando suelos arenosos, limos arcillosos, gravas arenoarcillosas,
etc..

Analizando el ciclo de vida de las construcciones realizadas con tierra, es un material de


leve impacto medioambiental, detectando como fases más problemáticas las de
extracción de la tierra, si no se aprovechan las propias de la excavación de los cimientos,
y la construcción, en la que se emplea agua y conglomerantes como el cemento y la cal
hidráulica coste medioambiental mayor.

PIEDRA

Se usan comúnmente en forma de sillares o mampuestos. Las que se usan como áridos
en hormigones y morteros, son de naturaleza silícea o calizas de canto rodado o de
machaqueo, y se han utilizado de manera masiva en los últimos años hasta alcanzar cifras
alrededor de los 500 millones de toneladas en 2005, unas 11 Ton/habitante, superando la
media Europea de 7 Ton/habitante.

En cualquier caso, las fases más impactantes en su vida útil son la extracción en canteras
y el transporte hasta la obra, ya que en ellas se consume mucha energía, se emite
sustancias nocivas al medio, y se provocan importantes transformaciones en el paisaje y
los ecosistemas.

Durante el resto de las fases es un material con muchas virtudes, ya que precisa de poco
mantenimiento, es bastante durable, y es fácilmente valorizable como árido para
hormigones.
En el caso de mampuestos o sillares de piedra en fábricas portantes, la reutilización de las
piezas es directa, siendo necesario un leve limpiado de la superficie para eliminar restos
de mortero o tierra.

LADRILLO

Las fases de extracción de la materia prima, cocción y transporte son muy críticas en
cuanto a los impactos en el medioambiente, pero tanto la fase de puesta en obra como la
fase de uso y mantenimiento son etapas en las que no son precisas acciones impactantes
y la durabilidad es muy alta, encontrando edificios construidos con ladrillo de hace
cientos de años y que precisan leves labores de rehabilitación a lo largo de su historia
(como la torre de la Giralda de Sevilla).

Los impactos negativos en el medioambiente se producen en mayor grado en las fases de


extracción de la materia prima, fabricación y transporte, ya que se precisa de operaciones
en las que se consume mucha energía procedente de procesos de combustión.

Es un material fácilmente valorizable si no está enlucido con yeso, y en obras de


rehabilitación es frecuente reutilizar un alto porcentaje de piezas en la construcción de
refuerzos y muros nuevos.

CEMENTO

Del análisis de su ciclo de vida se extrae que la fase extractiva de la materia prima es muy
impactante, pues provoca la alteración de ecosistemas, y precisa del empleo de mucha
energía en el proceso y el transporte, pero la cocción sin duda es la parte del proceso de
mayor coste medioambiental, ya que para alcanzar los 1500ºC en el horno, se requieren
altas proporciones de combustible.

Los fabricantes de cemento están utilizando todo tipo de energías renovables y


combustibles que provienen de desechos de otras industrias aunque si bien en los países
europeos más concienciados en protección medioambiental, como Alemania, Noruega,
Suecia, Austria, Bélgica o Suiza, los porcentajes de sustitución de combustibles fósiles
por residuos oscilan entre el 50 y el 80%, en España este porcentaje fue del 15,8% en
2010, con lo que todavía nos queda mucho camino por recorrer.

Los combustibles alternativos más empleados son los que se relacionan a continuación.

Combustibles sólidos:
• Neumáticos usados.

• Lodos de depuradora.

• Serrín y madera.

• Residuos de la producción papelera.

• Plásticos.

• Combustibles preparados a partir del rechazo de las plantas de reciclaje.

• Residuos de industrias cárnicas.

Combustibles líquidos:

• Aceites minerales usados.

• Disolventes, pinturas, barnices y otros residuos líquidos.

• Residuos de hidrocarburos.

La utilización de estos residuos como combustible en las cementeras, ahorra las emisiones
de gases que se producirían si estos residuos se quemasen en una incineradora, y evita la
extracción de combustibles fósiles.

HORMIGÓN

El empleo del hormigón armado para estructuras de los edificios es mayoritario frente a
otros materiales como el Acero o la Madera, con lo que el consumo de áridos representa
más del 50% del peso total de los materiales empleados, siendo una de las primeras
medidas básicas, para garantizar una edificación más sostenible, promocionar el uso de
áridos reciclados de los residuos de construcción y demolición.

En la fabricación de Hormigones, la fase más impactante se produce en el transporte de


central hormigonera a la obra y en la limpieza de camiones y útiles en fábrica y obra, por
el empleo de grandes cantidades de agua, que en países y regiones con índices
pluviométricos bajos-

El caso de los aditivos al ser materiales químicos de variada naturaleza y muchos de ellos
provenir de polímeros, son muy contaminantes, aunque su uso es en muy bajas
proporciones, y la incidencia en principio es media, sobretodo porque con su uso, se
mejora cuestiones como la puesta en obra, la necesidad de agua de amasado, la
impermeabilidad o la durabilidad.

ACERO

Es un material reciclable al 100% y se puede reciclar indefinidamente sin perder calidad.


De hecho, en España, la tasa de reciclaje en construcción alcanza niveles muy altos: el
98% de las vigas y el 65-70% de las barras de refuerzo, y los productos elaborados con
acero reciclado de chatarra representan el 40% de los recursos férricos de la industria del
acero en todo el mundo.

El impacto negativo de la fabricación del acero se produce en las fases de transformación,


acabado y protección, con un alto consumo de energía y emisiones a la atmosfera de gases
y sustancias tóxicas. La protección mediante galvanizado, o pinturas de minio de hierro,
son muy impactantes.

En la fabricación del acero a partir del mineral de hierro en los Altos Hornos las escorias
que se producen que se emplean en la fabricación de cementos.

Un aspecto positivo a tener en cuenta es su relación peso/capacidad portante, aligerando


el peso de la estructura y liberando superficie útil.

MADERA

La problemática ambiental de la madera va asociada al riesgo de deforestación ya que la


tasa de tala supera a la tasa de regeneración. Además la mayoría de la extracción de
madera se realiza en países tropicales en vías de desarrollo, originándose problemas
sociales, de destrucción de ecosistemas y zonas rurales, y problemas ambientales graves
como la erosión, la contaminación de las aguas y la destrucción del bosque como sistema
productivo.

MATERIALES DE RÁPIDA RENOVACIÓN PARA LA CONSTRUCCIÓN

Uno de los principales objetivos del diseño sostenible es la transformación del proceso
lineal en la industria de la construcción a un proceso cíclico en que los materiales y los
productos puedan ser recuperados, reciclados y reutilizados. Ya estamos familiarizados
con el reciclaje de materiales como el acero, el aluminio y algunos plásticos que puede
reducir o incluso eliminar el consumo de nuevas materias primas, pero no hay que
olvidar que el reciclaje conlleva un gasto energético y la emisión de gases
contaminantes.

Existe, sin embargo, una serie de materiales y productos desarrollados a partir de


recursos renovables, siendo el más conocido la madera sosteniblemente gestionada. El
objetivo es generar productos cuya esperanza de vida sea mayor que los ciclos de
cosecha de la mayoría de las especies arbóreas. De esta forma se mantiene un desarrollo
sostenible evitando la merma de los recursos naturales.

Figura 11. Recursos renovables y su sostenibilidad en la construcción

Estos son algunos de los materiales de rápida renovación:

AGROFIBRAS

Es un recurso derivado de los residuos o sobrantes de las cosechas agrícolas. Después de


extraer las semillas, la paja se transforma en un producto útil para la construcción. A
través de un proceso de compresión, ciertos cultivos como el trigo, el cáñamo o el lino se
transforman en paneles de construcción. La paja se mantiene unida al comprimirse a altas
temperaturas, lo que deriva en productos libres de adhesivos químicos. Materiales
fácilmente disponibles como el trigo y el cáñamo son muy conocidos por su utilización
en la construcción con paja. Los paneles fabricados a partir del trigo tienen una mayor
resistencia que los de yeso, un buen aislamiento acústico y resistencia al fuego y al moho.
Otras aplicaciones son los paneles estructurales que sustituyen los tableros de partículas
utilizados en mobiliario y puertas. Además de ofrecer una mayor resistencia, no contienen
compuestos orgánicos volátiles.

CÁÑAMO
Tiene múltiples usos por su resistencia superior a la de otras agrofibras, incluída la
madera. Estas plantas pueden crecer hasta 5 metros en una estación proporcionando un
alto rendimiento por hectárea. En cuanto al aprovechamiento energético, tiene más
potencial como producto de biomasa que la caña de azúcar y el maíz y puede ser utilizado
en la fabricación de algunos plásticos. Algunas aplicaciones in-situ son la construcción
con fardos de paja o su combinación con cal para enlucidos y solados de hormigón. El
aceite de sus semillas ofrece una impermeabilización natural a la madera de interiores.

LINAZA (semillas de lino)

Convertido en linóleo, sirve para fabricar recubrimientos de suelos a partir de una


combinación de aceite de linaza, resinas extraídas del pino, harina de madera, piedra
caliza y pigmentos naturales. El linóleo es mucho más duradero que otros productos con
base de aceite con 20 años de esperanza de vida. Es biodegradable y no libera toxinas
perjudiciales.

ÁLAMO

Es uno de los árboles de más rápido crecimiento, por lo que puede ser considerado un
MRR. Se cultiva en plantaciones forestales y su uso más común es la fibra de madera
para tableros de virutas orientadas o núcleos de madera contrachapada. El álamo también
se utiliza en acabados y molduras por su suave textura.

SOJA

Se utiliza como sistema de aislamiento de espuma proyectada (poliuretano ecológico)


formado por aceite de soja y plástico reciclado. El aceite de soja también es un
componente importante en pinturas con base de aceite, cemento pigmentado no tóxico y
sellantes de madera

GIRASOL

La cáscara de su semilla ha sido un material de desecho hasta hace poco. Ahora se están
transformando en paneles que pueden utilizarse como núcleo para puertas contra
incendios, paneles decorativos, tarimas y armarios. No utiliza disolventes contaminantes
y tiene propiedades similares a la madera.

COCO
Sus fibras pueden convertirse en madera contrachapada para acabados. Las palmeras
producen estos frutos hasta los 80 años. Llegada esta edad, se sacrifican para dar cabida
a nuevas plantas. La cáscara de coco se está utilizando para fabricar mallas de soporte
para paneles decorativos pulidos a mano con acabados naturales.

CAUCHO

Se pueden revestir suelos con una combinación de caucho y savia extraída de árboles
tropicales sin dañar la planta. También se puede utilizar caucho sintético y reciclado, más
duradero que el material original. De todas formas, ambos productos son adecuados para
superficies de uso intensivo como instalaciones deportivas. Los viejos suelos de caucho
pueden reciclarse y readaptarse para otros usos.

CORCHO

La corteza del alcornoque, cuando alcanza la madurez a los 25-30 años, puede
aprovecharse como revestimiento de suelos. Una vez llegada esta edad, el corcho se puede
extraer cada 9 años. El alcornoque proviene de Portugal y el norte de África y la
recolección de corcho está considerada como altamente sostenible. Como material de
revestimiento para suelos, el corcho no transmite tanto ruido como otros acabados más
duros y sus propiedades lo convierten en una cómoda y cálida superficie para caminar.
Para mejorar su durabilidad es necesario darle un acabado superficial y, aunque el
material en su estado natural tiene pocas emisiones de COV, los aditivos aplicados pueden
ser contaminantes.

BAMBÚ

Considerado por muchos como la mejor planta para suelos duraderos, el bambú es de
origen asiático. Es una gramínea de rápido crecimiento que madura en unos 6 años y se
puede cosechar sin dañar o destruir la planta.

El bambú es generalmente más duro que la madera, un hecho que puede resultar en una
mayor resistencia al rayado y a la transmisión de ruido. En la escala internacional de
dureza para maderas (escala Janka), el bambú oscila entre 1100 y 3500. Como referencia,
el roble rojo ronda los 1500. La dureza del bambú puede reducirse mediante un proceso
de carbonización en que el material es calentado a altas temperaturas ablandándolo y
dándole un color ámbar.

LANA
Además de alfombrados de larga duración, las fibras de lana también pueden proporcionar
un aislamiento térmico de gran resistencia. La lana se enlaza utilizando un 12% de
adhesivo de poliéster que no supone riesgos para la salud. No confundirla con el
aislamiento de “lana de roca”, tejida a partir de escorias de alto horno y otros materiales
similares a la roca.

Figura 11. Materiales de rápida renovación para la construcción

EL SUELO, ¿RECURSO RENOVABLE O NO RENOVABLE?

El suelo es un recurso finito, lo que implica que su pérdida y degradación no son


reversibles en el curso de una vida humana. En cuanto componente fundamental de los
recursoS de tierras, del desarrollo agrícola y la sostenibilidad ecológica, es la base para la
producción de alimentos, piensos, combustibles y fibras y para muchos servicios
ecosistémicos esenciales. Sin embargo, pese a que es un recurso natural muy valioso, a
menudo no se le presta la debida atención. La superficie natural de suelos productivos es
limitada y se encuentra sometida a una creciente presión debido a la intensificación y el
uso competitivo que caracteriza el aprovechamiento de los suelos con fines agrícolas,
forestales, pastorales y de urbanización, y para satisfacer la demanda de producción de
alimentos, energía y extracción de materias primas de la creciente población. Los suelos
deben ser reconocidos y valorados por sus capacidades productivas y por su contribución
a la seguridad alimentaria y al mantenimiento de servicios eco sistémicos fundamentales.
Figura 12. El suelo, ¿recurso renovable o no renovable?

Definición de recursos no renovables (https://definicion.de/recursos-no-renovables/)

Definición de recursos renovables (https://definicion.de/recursos-renovables/)

FIGURA 10 http://www.areaciencias.com/imagenes/los-recursos-naturales.jpg

FIGURA 11 http://www.mimbrea.com/materiales-de-rapida-renovacion-para-la-construccion/

FIGURA 12 http://www.mimbrea.com/materiales-de-rapida-renovacion-para-la-construccion/