Sunteți pe pagina 1din 3

14

su hija por hacerse la sedu ctora para atraer la atención de los


chicos, al mismo tiempo culpabiliza, sin saberlo, el deseo del
pene centrípeto en su hija. De eso, a lo que esa niña se dice:
"'si tuviera un pene centrífugo, podría conquistar a los mu-
chachos", no hay más que un paso, que puede hacerla preferir
LA_ ENURESIS: UN SÍNTOMA QUE ATAÑE AL T IPO DE LIBIDO - LOS la piel de un niño a la suya. Al imaginarse varón, se transfor-
N INOS I NSOPORTABLES SIRVEN DE ma en realidad en sujeto actuante.
NES ELECTROCHOQUES - REPERCUSIO·
DE L EDIPO TORCIDO DE LOS PAD"""'
~ SOBRE SUS HIJOS
En la serie animal, sabemos que las terneras que nunca
han estado con el toro, terminan por jugar ellas mismas al
toro, es decir montar a otra ternera, indicando de esta manera
P.: ¿O~in:u:se un n iño en la cama, a los seis o . - que quieren ser montadas, y que están listas para ello. Como
una s1gnif1cación particular? siete anos, tiene pueden ver, es muy interesante esa manera de imitar a otro
cuyo cuerpo fantasea la necesidad.
F.o.: Todos los niños que se orinan en Ja • Para volver a Ja enuresis, es una terrible frustración para
cerJo después de uno o dos sueñ ...J • ~a de1an de ha- el pequeño varón no poder ya orinar en erección, de un día
G os ue mcend10.
enera1men te se despiertan desolados por haber mo1·ado para otro, hacia los veintiocho o treinta meses. La condición
cama cuando que b d _ su masculina demanda, en efecto, que una erección esté acompa-
fuego H aca an e sonar que estaban apagando un
· ay que ser generoso· usted - ñada de un e.horro. Y es que h asta esa edad, un bebé varón
mente el fuego y en lug d. suena que apaga valerosa- orina en erección y, de pronto, ya no puede, debido a la ter-
insultanl ' ar e eso moja su cam a. ¡Y encima lo
minación del veremontanum, el órgano fisiológico que impide
Es una imagen uret ra1 uti·1itar1a
· . y valerosa El ·- - la micción en erección.
que es el. salvador, y en lugar de eso se inund a . nmo suena Él, que hasta entonces vivía en una especie de comprensión
E~ ~eahdad, se trata de la extinción del fuego .del d del mundo donde todo tenía un sentido con relación al fa-
: d1Er1gía a l~ casa, es decir al cuerpo de la madre /~;l qu~ moso "¿para qué sirve?" infantil, se pregunta, a partir de ese
e. sos suenos se producen siem .- pa día ¿para qué sirve pues que el pipí esté tieso como un palo
de lo prohibido del . pre. en el nmo en el curso sin que se pueda h acer ya n ada? Sobre todo si la pobre mamá,
. mcesto, que se vive de ma
mente inconsciente Inelud.bl nera completa- que no etiende nada, p rohíbe al pequeño que se toque, o por
del deseo incestuos~. cuand10 eg~oebnalte hay que apa~~ el fuego el contrario, lo anima a que haga pipí en erección.
• mente en la nma y ·
samente en el varón está . d ' prec1- Injustamente está él ah í, con su erección vertical sin poder
al lugar genital. ' asocia o a la reproduc ·ó d ·
c1 n, es ecir hacer p ipí, y con una a.flicción loca.
La enuresis gira siempre alrededor de la n 1 . . Cuando más quiere, menos puede. Es una etapa que los pe-
de la sexuación y atañe al tipo de l1.b.d o v.a onzac1ón diatras deberían conocer para poder explicar al nifio lo que
, o una niña Es d .
es varon - i o, según s1 el su · t
1e o sucede, y tranquilizarlo, diciéndole que cuando sea grande, po-
fugo del varó . ear, atane ya sea a un deseo centrí-
e 1 1 n en su pene, y a un deseo centrípeto de Ja niña drá de nuevo lanzar un chorro en erección, pero de otra na-
n a vu va: el deseo de penetración del pe turaleza.
E . d ~
. tipo e la libido, centrifugo o centrípeto esta' muy d1·a- Es importante decir al niño que no es el único en su caso,
lectizado. • que su padre h a sido como él y que todos los hombres han
Así por ejemplo, cuando sido así.
una madre culpabiliza sin cesar a
En T rousseau tuve en consulta a un niño que vivía en un
[166]
167
pueblo en las afueras de París con su abuela. Ésta lo habla soñaba con las cerezas que se le había impedido que comiera
fastidiado y frustrado tanto con su sexo que había logrado durante el día.
ha~r de él un asunto público. Comprobando cada día que la Algunos niños se fuerzan a orinar en erección por la an-
tapicería de la cabecera de su cama estaba mojada por la gustia de no ser capaces de apuntar. lejos co~ ese ~exo que no
orina, la abuela había llamado a los gendarmes del pueblo. lo es todavía, que es todavía un objeto parcial articulado a la
ÉStos, después de investigar, habían llegado a la conclusión altivez de la madre. Es un objeto parcial que es tanto más
de que ~ra obra "de espíritus mojadores". No obstante, por importante de reivindicar en esa época para un pequeñ?~ cuan-
u.na curiosa casualidad, esos espíritus no llegaban jamás los to que él se pregunta si no se lo han cortado a las mnas.
fmes de semana durante los cuales el niño regresaba a casa de
sus padres. P.: ¿No está determinada la actitud de un niño pequeño frente
El niño me fue llevado a Trousseau porque comenzaba a te· a este problema por su familia?
nerles miedo a los espíritus él también, ya que los adultos se
habían ~ej~d? atrapar en su juego fantaseando con brujerías. F.D.: De hecho, todo depende de si la persona que educa al
Al prmc1p10 de las sesiones, negaba categóricamente que niño para sus necesidades respeta sus deseos. ¿Le deja suficien-
estaba ahí por algo, pero hada increíbles dibujos fálicos cho- te autonomía en todas las actividades que conciernen a sus ne-
rreando por todas partes. Luego terminó por decirme que en cesidades tanto como a sus deseos? ¿Qué hace él solo? ¿Se viste?
realidad, era a su abuela a la que le apuntaba con sus ch;rros ¿Se peina? ¿Se sirve en la mesa? ¿Tiene derecho de quedars: en
de orina, pero que nunca había logrado alcanzarla. casa si no quiere acompañar a su madre de compras? ¿Tiene
quería hacerle una jugarreta, sobre todo porque estaba muy un lugar personal para su ropa, sus juguetes? (Tiene libre
enopda porque él tenía pene. Lo hada rabiar desde que era elección entre varios atuendos, con el eventual nesgo de to-
peq.u~ño p~~ "su rodajita de salchicha". Así que él había mar frío? Son todas las actividades de la vida de ese niño lo
dec1d1do utilizarla, su rodajita, y tomar venganza. Pero al mis- que tenemos que estudiar con la madre, para saber lo que
mo tiempo, no hada ya nada en la escuela y con sus pequeños contienen de su autonomía y del libre juego de sus deseos,
ca~aradas. no .hablaba de otra cosa que de ese tapiz que se cuando no entorpecen directamente la libertad de acción de los
mo1aba misteriosamente. · demás.
Me serví. del significante tapiz para dar el primer paso en Es también muy importante comprender en dónde está si-
nuestra pnme~a sesión. Le dije: "¿Entonces, es el pis de tuado con relación a su calidad de varón o de niña.
ella? ¿Es el pis de los espíritus? ¿O es tu pis que va sobre Es justamente al examinar todo eso q~e descubrimos si ese:
el tapiz de tu abuela?" niño quiere seguir siendo un objeto parc1~l de su madr~ o s1
En est~ juego que es realmente un juego de arrogancia viril, quiere independizarse y terminar por decirle,.ª propósito de
es muy importante que un pediatra apoye al niño en su erec- cualquier actividad: "No, no me ayuden ¡quiero hacerlo yo
ción, si no, pasa lo que sucede en la enuresis nocturna. Es de- solo!'' Lo que es sano. Por otra parte, es la inclinación natu-
cir que durante el día, el niño, bajo el impacto de prohibicio- ral de todos los niños, salvo de los que han tenido una madre
nes superyóicas, se abstiene de tocarse el pene. Pero en la no- depresiva. Los niños insoportables y opositores ayudan a una
che, esa erección que ha sido impedida todo el día vuelve a madre depresiva a no desplomarse. Si usted comienza a cuidar
tomar toda su importancia y el niño hace pis en la cama. a un niño insoportable, puede estar seguro de que su madre
Es exactamente como las personas hambrientas durante la corre el riesgo de un suicidio depresivo.
guerra, que toda la noche soñaban con buenas comidas. Es el Un niño insoportable es realmente, de manera crónica, el
sueño consolador tipo, del que hablaba Freud cuando Anna electrochoque del pobre. Le impide a su madre a lo largo de
168 169
la jornada que caiga en fantasías depresivas. Siendo agresivo, De hecho, las madres de 01nos poco desenvueltos se hartan
le da la oportunidad de ser agresiva, en cambio, y le permite físicamente de su hijo, de sobarlo y mimarlo. Harían mejor en
mantenerse en la superficie. ocuparse de su hombre, pero curiosamente, esto ni lo piensan.
Naturalmente lá rnadre es la que necesita un psicoanálisis. Se A partir del momento en que tienen un hijo entre las piernas,
puede ayudar al niño por otros medios. Por ejemplo, enviarlo olvidan todos los cuidados que antes prodigaban a su amado.
a la escuela si es que ella todavía no lo manda. • Nuestra acción más eficaz consiste en recordar a la mu-
Un niño cuya madre es depresiva cuando él nace, o que jer la manera como vivía con su hombre antes de tener hijo~.
ha tenido una hemorragia durante el parto, con mucha fre- Muchas, no es que sean negativas con su hombre, simplemente
cuencia es un niño que tendrá que ser más pasivo que los han perdido la costumbre de tener atenciones con él. Así que
demás, y por lo tanto, se hará pis en la cama. No por no blo- él huye al café de enfrente, en espera de que ella haya ter-
queo sexual, sino m ás bien por pasividad ante su desarrollo minado la cocina, los platos, los ritos de acostar a los niños,
puesto que este últiJllO Y su nacimiento son los acontecimien- los pañales, las historias que hay que contar, los arrullos.
tos que han provocado la catástrofe en su madre (o en su Él está hasta la coronilla.
padre). La mejor manera de ayudar a todo el mundo, es ayudar a
Sabemos que el bebé es el primer psicoterapeuta de la madre. la parej a a recuperarse para que el Edipo vuelva a hacerse
posible y que la mamá sea tomada por el papá. Cosas tan sim-
P.: Para regresar a lo que usted decía acerca de la autono- ples como éstas son muy eficaces, pero a condición de decirlo.
mía de un niño en sus actividades cotidianas, recuerdo ha- Igualmente, cuando un padre se ve obligado a ausentarse
berla oído contar un caso. Usted le había prohibido a la madre del hogar ¿por qué su hijo se va a acos~ar en el lecho conyugal
q ue limpiará. a su hijo. ¿Qué nos dice de eso? con su madre? En casos como éste, es muy importante ver al
padre y hacerle que recupere su lugar de separador en tre la
F.o.: Pero estaba grande y manifiestamente había sobrepasado madre y el hijo.
ya la época en que tenía necesidad de la ayuda de su madre
para los cuidados de su cuerpo. Un niño puede ser limpio y P.: ¿Qué hacer cuando el padre se ha ido desde hace mucho
lavarse, aunque no muy bien, sin la intervención de su madre, tiempo a vivir con otra mujer y ha dejado a su hijo su lugar
a partir de los tres años. Pero tiene necesidad de ser ayudado libre junto a su mujer sola?
por medio de la palabra y la atención de su madre. Eso es lo
que generalmente las madres no hacen, ya sea que les metan F.o.: Es muv difícil, sobre todo si el psicoterapeuta es mujer,
mano, ya que declaren perentoriamente: "¡Hazlo tú solo!" Mien- puesto que. ese niño no tiene imagen de su padre. Sin em-
tras que el niño tiene necesidad de una mediación por la pa- bargo, si llegamos a saber, por la mujer, cuál ha sido la his-
labra. Cuando un niño de más de seis años no se lava ni se toria del padre, podemos entonces devolver al niño una ima-
viste todavía solo, yo me dirijo a él sorprendida: "¿Realmente gen paterna sana, por medio de palabras. "Si tu padre no ha
crees que en la escuela tus camaradas no saben lavarse?" o sabido ser un papá, es porque él mismo, cuando era niño, no
si ese niño tiene un compañerito de la misma edad, continúo tuvo un padre que se lo enseñara." Lo importante es devolver
de esta manera, por ejemplo: "¿Tú crees que a tu compañerito al niño un genitor íntegro, hijo él mismo de un genitor ínte-
también Jo lava, lo viste Y lo calza su madre? A mí me sorpren- gro. Es decir una prosapia masculina marcada de poder fecun-
dería. Puesto que es tu amigo, creo que es un chico desenvuel- dador sano, pero una prosapia que permaneció inexpresada has-
to." Y sin duda es cierto, pues los niños pasivos eligen como ami- ta ahora, en la relación tutelar de padre a hijo. "Si tu padre
gos a los niños activos, que para ellos son modelos. estuviera aquí ¿cómo te gustaría que se portara contigo?" Eso
170 171