Sunteți pe pagina 1din 3

ANALISIS DE PELICULA “CHOCÓ”

MARIA CAMILA RIVERA DAVID


MELANY TABARES PALACIOS

SOCIOLOGIA

JUAN ESTEBAN ZAPATA

TRABAJO SOCIAL

TECNOLOGICO DE ANTIOQUIA

MEDELLIN, ANTIOQUIA

2019
Chocó es una de las buenas historias que logran atraer la atención de quien la ve
haciéndose notar como varias historias a la vez. Una sencilla pero estremecedora
historia de una madre campesina de raza negra que se gana la vida buscando oro
a las orillas de un rio y lavando ropa de otras personas para llevar el sustento a su
hogar, pero que vive bajo la sombra de un esposo abusador, apasionado por el
vicio del licor y el juego. Pero de igual manera es la historia de una región
explotada por la destructiva y contaminante minería y las consecuencias que esta
trae a su población. La historia de dos niños que crecen en el apogeo de una
familia disfuncional, donde es la madre la que toma las riendas del hogar, y cuyos
sueños, juegos y fantasías prefiguran la repetición del mismo orden social en el
futuro. Y también es la historia de un pueblo abandonado por las autoridades del
estado, condenado a la pobreza por ser un pueblo rodeado de oro.

Lo anterior se expone a lo largo de la película, empezando por la escena en la que


la protagonista de Chocó, le reclama a su compañero sentimental el haberse
gastado el dinero que estaba ahorrando para comprar un pastel de cumpleaños
para su hija, quien soñaba con ese día tan especial. Se puede observar un
sistema familiar que colapsa, al existir un episodio de violencia en contra de la
madre, debido al inadecuado reconocimiento de responsabilidad por parte del
padre, después de que ella le reclamase con valentía por el atrevimiento irreflexivo
que cometió al gastarse un dinero que no le correspondía.
La manera en que ninguno de los presentes se preocupa sino por el contrario
hace caso omiso al comportamiento violento por parte del hombre, nos deja ver de
inmediato que el pensamiento social donde se cohabita tiene mucho que ver con
la permisividad de abusos y violencia, sin dejar de lado el sentido machista que a
lo largo de la película se denota; dada la percepción de superioridad masculina
que tiene la protagonista, cuando al momento de tomar los alimentos es el niño el
único que puede sentarse a la mesa, mientras la niña debe permanecer en pie, un
acto de inferioridad que prefigura el lugar que la niña debe tener en un futuro,
asimismo el del niño como "superior", mismos actos que llevan a una madre
luchadora, ansiosa de cumplir con una promesa a su hija, a tomar medidas más
allá de las éticamente aceptadas como rectas por la sociedad, de acostarse con el
tendero, para obtener tan anhelado pastel; después de esto se logra ver que la
violencia sigue, hasta que llega un punto donde la mujer se cansa de tanto
maltrato tanto moral como físico, que decide actuar de una manera agresiva
contra su esposo. Claramente se puede observar que el problema es tanto del
hombre como de la mujer, del hombre por tener esa parte machista y violenta que
le hace creer que tiene el control sobre la mujer, y de la mujer ya que ella no tiene
autonomía y permite que el hombre la maltrate de distintas maneras como:
psicológica, moral y físicamente, y no hacer nada al respecto.

Como trabajadoras sociales se trabajaría con las mujeres, ya que son las más
afectadas, esto se haría con asistencias para hacerlas reconocer los valores que
tienen, se les brindaría herramientas de empoderamiento, y se buscaría fomentar
la ayuda idónea para aquellas mujeres agredidas tanto física, emocional y
psicológicamente por sus compañeros cónyuges, o en los diferentes ámbitos
donde se desenvuelven como puede ser su trabajo entre otros y porque las
mujeres debemos tener participación en la sociedad y hacer valer nuestros
derechos.