Sunteți pe pagina 1din 162

Cristóbal Vaca de Castro

Ordenanzas de tambos
(Cusco, 1543)

1
2
Cristóbal Vaca de Castro
Ordenanzas de tambos
(Cusco, 1543)

QHAPAQ ÑAN - SEDE NACIONAL


LIMA, 2018

1
Ministra de Cultura
Patricia Balbuena Palacios

Viceministro de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales


Luis Felipe Wenceslao Villacorta Ostolaza

Coordinador General del Proyecto Qhapaq Ñan – Sede Nacional


Giancarlo Marcone Flores

Cristóbal Vaca de Castro


Ordenanzas de Tambos (Cusco, 1543)

Ministerio de Cultura
Proyecto Qhapaq Ñan - Sede Nacional
Avenida Javier Prado Este 2465, San Borja, Lima 41
Teléfono: (511) 618 9393 / anexo 2320
Email: qhapaqnan@cultura.gob.pe
www.cultura.gob.pe

Primera edición, Lima, mayo 2018


1000 ejemplares
Hecho el Depósito Legal en la Biblioteca Nacional del Perú Nº 2018-08438
ISBN 978-612-4391-04-0

Edición
Sergio Barraza Lescano
Cartografía
Fiorella Rojas Respaldiza
Digitalización
Rodolfo Peralta Mesía
Diseño y diagramación
Lorena Mujica Rubio
Impresión
Grafiluz R&S
Pasaje Miguel Valcárcel 343, Urbanización San Francisco
Ate-Lima
Telf.:715-2833
Junio 2018
Imagen de carátula
Tambo o parada de viajeros en la Sierra Nevada, Arequipa
(Paul Marcoy, 1875)

2
Índice

Introducción 5
Giancarlo Marcone Flores

El tambo andino bajo el régimen colonial 7


Sergio Barraza Lescano

“Ordenanzas de tambos, distancias de unos a otros, modo de cargar los yndios...” 35


Cristóbal Vaca de Castro

Referencias citadas 116

Mapas 149

3
4
Introducción

La investigación sobre los caminos y sistemas viales ha estado implícitamente focali-


zada en entenderlos como obras de infraestructura que fueron construidas por entidades
centralizadas -como los estados e imperios-, o como resultado de la acción diaria de la
gente que los usa y mantiene. En el primer grupo se priorizan las funciones administrati-
vas, mientras que en el segundo se afianza la idea de vida diaria y de los posibles signi-
ficados simbólicos y culturales que tienen como expresión de la interacción del hombre
con el medio ambiente. Esta es una falsa dicotomía, las redes viales deberían pensarse
como un enlace entre la práctica diaria (quienes usan el sistema vial y lo mantienen) y
las estructuras sociales y políticas (las entidades centralizados que los construyen, pla-
nifican e intentan controlar) (Dalakoglou y Harvey 2012).
Partiendo de esta premisa, las redes viales pueden ser entendidas como paisaje cultu-
ral. El paisaje refleja la creación y recreación del territorio. El territorio es fruto de las
cosmovisiones, ideologías políticas y económicas de los grupos que desarrollan su te-
rritorialidad (Ashmore 2015; Snead et al. 2009). Los cambios en estas cosmovisiones e
ideologías necesariamente traerán cambios en los principales “marcadores” del paisaje
como, por ejemplo, los caminos y otras obras de infraestructura vial (Larkin 2013). El
estudio de redes viales y caminos es, en el fondo, un estudio de los contenidos sociales y
culturales que transformaron el territorio y el paisaje así como sus marcadores.
El Proyecto Qhapaq Ñan del Ministerio de Cultura recoge esta perspectiva centrada en
territorio, paisaje y movimiento, la cual nos brinda una visión temporal mayor y una
escala espacial amplia. Buscamos mostrar cómo el camino es, efectivamente, el enlace
entre procesos sociales que usualmente se conceptualizan como separados. Esta práctica
cotidiana le permitió al camino sobrevivir parcialmente los cambios políticos sucedidos
después de 1531 y dejar su impronta en las trasformaciones sociales coloniales y, poste-
riormente, republicanas. Los caminos son formados por las sociedades y a la vez forman
nuestras sociedades.
Es claro, para los que investigamos sobre el Qhapaq Ñan, que el paisaje y el territorio no
fueron abruptamente reinventados con la llegada de los primeros conquistadores, sino
que estos tuvieron que lidiar con un paisaje altamente intervenido y con una red vial que
reflejaba las dinámicas territoriales prehispánicas. La permanencia o cambio de rutas y
trazas de estos caminos nos cuentan historias de encuentros y desencuentros, tanto en el
plano económico como en el social y cultural. Creemos que la presente edición de las

5
Ordenanzas de tambos de Cristóbal Vaca de Castro será una herramienta fundamental
para detectar estos cambios.
Sin embargo, como se demuestra en el minucioso ensayo introductorio de este libro
realizado por Sergio Barraza, esta lectura de la continuidad del camino, paisaje y el
movimiento de las poblaciones, no puede estar basada en proyecciones poco rigurosas
de categorías o funciones hacia el pasado. Sino más bien, en tratar de entender el intrin-
cado proceso cultural que implica la comunicación de las visiones e ideologías europeas
con un paisaje andino de práctica local. Por ejemplo, Barraza cuestiona la categoría de
tambo en sí, proponiendo que correspondería más a una institución colonial que a la
continuidad de uso de instituciones incas. Partiendo de esta idea, podemos pensar que
los tambos corresponderían a la adaptación española a una red vial anterior y a la reuti-
lización de espacios arquitectónicos incas cumpliendo nuevas funciones, las cuales, en
el fondo, permitieron mantener rutas similares a las incaicas.
Como señalábamos líneas arriba, las Ordenanzas en sí ofrecen una herramienta para
acercarnos a la política vial de los primeros años de conquista, permitiéndonos ver el
cambio de rutas, las que se mantuvieron y las zonas que -al menos durante estos prime-
ros años- estuvieron fuera del sistema vial colonial. Es con la certeza de que este libro
se convertirá en una importante fuente para futuros análisis sobre el cambio territorial y
la adaptación del paisaje en el territorio durante los primeros años de la conquista, que
presentamos este documento a la comunidad científica, esperando que contribuya a la
revaluación de la relación entre el paisaje y la historia en los Andes.

Giancarlo Marcone Flores

Coordinador General del Proyecto


Qhapaq Ñan – Sede Nacional

6
El tambo andino bajo el régimen colonial

Sergio Barraza Lescano

Las grandes obras de infraestructura vial suelen quedar perennizadas en la geografía y


dar mudo testimonio del grado de complejidad alcanzado por las antiguas sociedades
que las construyeron; así pudieron constatarlo los primeros conquistadores peninsulares
que ingresaron al Tawantinsuyu cuando, al encontrarse frente al Qhapaq Ñan o “Camino
Real” del Inca, advirtieron la grandeza del imperio al que se estaban adentrando. En una
fecha tan temprana como el 21 de octubre de 1532, desde la ciudad de Panamá, el licen-
ciado Gaspar de Espinoza transmitía al rey Carlos I de España noticias sobre la tercera
expedición dirigida por Francisco Pizarro a tierras sureñas, informándole sobre la cruda
guerra que mantenían dos hermanos que señoreaban más allá de la región de Piura, “el
uno que se dize Cuzco y el otro Tabalique”, añadiendo: “deve de ser algo verdad porque
de allí adelante se allan caminos muy anchos y echos a mano y muchas fortalezas y
edificios de manera que no lo pudieron hacer sino mucho número de jentes” (Levillier
1921-1926, II:12-13).

Aunque los nombres de los incas Huáscar “Cuzco joven” y Atahualpa resultaban aún
poco familiares para los españoles, la magnitud de estas obras viales les llevó rápida-
mente a reconocer la existencia de una entidad política nativa capaz de organizar energía
humana a gran escala, evidenciando, al mismo tiempo, las habilidades técnicas desple-
gadas por estos constructores. Es así que, solo un año más tarde, el mismo licenciado
riosecano aludiría a los pobladores del Tawantinsuyu calificándolos de “gente muy dies-
tra en hacer e abrir caminos e calçadas” (Levillier 1921-1926, II:25).

Conforme eran descubiertos, estos anchos caminos fueron siendo transitados por los
conquistadores y sus acompañantes indígenas; las amplias calzadas, propicias para
las cabalgatas, se veían complementadas por instalaciones estatales construidas a in-
tervalos regulares en la vera de los caminos. Las facilidades ofrecidas por estas vías
para el rápido desplazamiento de los conquistadores españoles llevó al investigador
estadounidense Victor Von Hagen a señalar que, en ese contexto histórico, “el Perú
fue traicionado por sus caminos” (Hagen 1952: 5). Efectivamente, la infraestructura
caminera implementada por los incas brindó a los conquistadores una vía directa de
acceso al núcleo de su imperio.

7
Han llegado a nosotros algunos testimonios de estas primeras marchas. En 1534, el cro-
nista Francisco de Jerez registró el modo en que se llevaron a cabo las caminatas dirigi-
das por Francisco Pizarro desde la región de Motupe, en Lambayeque, hacia Cajamarca:

El governador cami[n]ó dos dias por unos valles muy poblados; durmien-
do a cada jornada en casas fuertes cercadas de tapias; los señores destos
pueblos dizen que el Cuzco viejo [el Inca Huayna Capac] posava en estas
casas quando yva [de] camino […]

[…] el governador se aposentó aquella noche en aquel pueblo en una casa


fuerte cercada de piedra labrada de manera de cantería, tan ancha la cerca
como qualquier fortaleza de España […]

(Xerez 1534: B IIIIr - B IIIIv)

El patrón de comportamiento seguido por los conquistadores españoles al arribar a un


asentamiento inca donde debían pasar la noche resulta conocido gracias a que fue des-
crito en uno de los episodios más detalladamente narrado en las crónicas coloniales an-
dinas: la captura del Inca Atahualpa efectuada por Pizarro y sus huestes en Cajamarca,
la tarde del 16 de noviembre de 1532. En aquella ocasión, Francisco Pizarro

[…] mandó ver el pueblo; porque si oviesse otra mejor fuerça assentasse
allí el real; y mandó que estuviesen todos en la plaça y los de cavallo sin
apearse hasta ver si Atabaliba venia; y visto el pueblo no se hallaron mejo-
res aposentos que la plaça (Xerez 1534: s.n.).

[…] miró el sitio y manera del pueblo de Caxamalca para ver cuál era lo
más fuerte, si hubiese de tener batalla, y parecióle que lo mejor de ello era
la mesma plaza. Y ansí dividió [a] sus capitanes [y] los puso en ciertas ca-
sas grandes de la mesma plaza […] (Betanzos 2004 [1551]: 310).

Otros cronistas testigos presenciales de los hechos (al igual que el citado Francisco de
Jerez), vienen a complementar esta información al precisar que la noche previa a la toma
de Cajamarca, Pizarro repartió su caballería (capitaneada por Hernando Pizarro, Her-
nando de Soto y Sebastián de Benalcázar) en tres galpones grandes provistos de varias
puertas que daban hacia la plaza. Dos grupos de infantería, capitaneados por el propio
Gobernador y su hermano Juan, se instalaron en un grupo de aposentos de menor tama-

8
ño pertenecientes al Inca y al templo del Sol (uno de ellos correspondería al denominado
“Cuarto del rescate”). Finalmente, el capitán de artillería Pedro de Candia junto a dos o
tres hombres de a pie provistos de arcabuces y algunos trompeteros se apostaron en la
cima de una “fortalecilla”, “mezquita de piedra” o “torrezilla de ydolos” (un ushnu) en
donde fue colocado un pequeño falconete (Estete 1924 [1535]: 29; Hernando Pizarro
1855 [1533]: 208; López de Gómara 1554: 148v; Pedro Pizarro 1986 [1571]: 35; Truji-
llo 1948 [1571]: 57).

Este manejo hispano de la arquitectura incaica con fines defensivos, con el empleo de
las amplias salas techadas como cuarteles para el grueso de las tropas, de las canchas
residenciales como aposentos para los caudillos, y de los ushnus como atalayas y pues-
tos de artillería, debió haberse repetido en diversos asentamientos imperiales donde se
hospedaron los conquistadores europeos.1

Con la cotidianidad de esta praxis, los otrora grandes centros provinciales incas, esce-
narios de actividades administrativo-ceremoniales, comenzaron a ser conceptualizados
como simples lugares de posada. Así, es de lamentar que en su búsqueda por hallar
“casas fuertes”2 donde pasar la noche, los soldados españoles que tempranamente re-
corrieron el Qhapaq Ñan y fungieron de cronistas no hubieran sido lo suficientemente
perspicaces para clasificar los distintos tipos de instalaciones incaicas que encontraron
en los caminos.

Fue en este contexto que la denominación quechumara tampu pasó a ser aplicada ge-
néricamente a cualquier asentamiento asociado a una vía que pudiera ser utilizado para
pernoctar, incluyendo conjuntos arquitectónicos estatales de distintas dimensiones y,
posiblemente, con diversas jerarquías y funciones. Este uso, inconscientemente, inició
un apresurado proceso de resemantización del término que derivó en el castellanizado

1
Por algunas referencias consignadas en la crónica del mercedario Martín de Murúa (2001 [1611]: 230), sabemos que el uso
de los ushnus incaicos como puestos de defensa era una práctica extendida entre los conquistadores peninsulares.
2
En las crónicas y otras fuentes documentales de los siglos XVI y XVII suele aludirse a asientos, casas y sitios “fuertes”
ocupados por los españoles durante sus movilizaciones (v.g. Anónimo 1967 [1534]: 71; Fernández 1571: 48r.-48v.; Gasca
1866 [1548]: 363; Vaca de Castro 1921 [1542]: 54); en realidad, bajo esta categoría podía ser incluido cualquier asenta-
miento que ofreciera facilidades defensivas para los conquistadores hispanos, ya fuera por contar con recintos construidos
de piedra o adobe que pudieran ser empleados como posadas, por disponer de amplios espacios capaces de albergar un
“real” (campamento militar) o por encontrarse naturalmente protegidos por abismos, desfiladeros o escarpados terrenos.

9
“tambo” colonial. De modo que, revisando en retrospectiva este empleo colonial del
término tampu, resulta oportuno preguntarse cuál habría sido su significado antes del
contacto europeo.

Del tampu al tambo: un recorrido etimológico

El interés por esclarecer el sentido que originalmente habría tenido el término tambo
ha estado presente en el ámbito académico hispanoamericano desde, por lo menos, la
segunda mitad del siglo XIX. Ya en 1882, en su Diccionario de Peruanismos, Juan de
Arona (seudónimo de Pedro Paz Soldán y Unanue) dejó escrito que

Esta hermosa y noble palabra del quichua tampu, tiene gran analogía con el
serail ó serallo de los árabes y con el hall de los ingleses y halle de los ale-
manes, porque, sola, puede representar una mera, aunque espaciosa sala,
y en composición grandes y aristocráticos palacios (en lo antiguo) [...] En
nuestros días solo significa posada, mesón, parador de arrieros, trashuman-
tes y traficantes (Arona 1882: 470).

En este mismo tenor, tras citar algunas fuentes coloniales en las que los tambos eran
equiparados a casas señoriales, portales y palacios, el escritor catalán Ricardo Monner
Sans señalaría en 1896: “De la combinación de los pareceres citados resulta que tambo
significa: en lo antiguo, palacio ó sitio real de parada de los emperadores ingásicos; y
en lo moderno: mesón y posada en el Perú, y en las repúblicas del Plata, cuadra ó corral
donde se vende leche” (Monner 1896: 21-22).

Pese a estas tempranas precisiones etimológicas, durante todo el siglo XX e incluso


hasta nuestros días, ha prevalecido en los estudios arqueológicos andinistas la idea de
que el tampu incaico sería conceptual y funcionalmente comparable a las posadas o me-
sones europeos, circunscribiéndose el empleo de esta categoría al ámbito de la vialidad
prehispánica. Solo recientemente, a partir de la revisión de la Historia del Nuevo Mundo
escrita en 1653 por el jesuita Bernabé Cobo, los historiadores de arquitectura Stella Nair
y Jean-Pierre Protzen han cuestionado la interpretación eminentemente funcional (como
asentamiento de descanso) que desde tiempos coloniales viene recibiendo este concepto.

Al leer a Cobo, uno tiene la impresión de que tampu no se refiere a un tipo


de asentamiento, sino más bien a un tipo de edificio que se podía encontrar

10
en los centros provinciales o aislado a un día de desplazamiento a lo largo
de los caminos, en lugares deshabitados. Este cronista describe al tampu
simplemente como un galpón. El término galpón se utilizó en la época co-
lonial para describir cualquier edificio grande sin subdivisiones […] (Nair
y Protzen 2015: 227; traducción nuestra).

La acepción original del término resulta oscura debido a que la entrada tampu no apa-
rece registrada en los vocabularios más antiguos de las lenguas quechua y aimara (v.g.
Santo Thomas 1560; Bertonio 1612), un hecho que fuera resaltado por John Hyslop
en su clásico estudio sobre el Qhapaq Ñan (Hyslop 1984: 275-276). Aunque menos
pesimistas que Hyslop, quien señaló que “el significado exacto que [la voz tampu] tuvo
en tiempos incaicos podría habérsenos escapado para siempre” (Ibíd.: 276; traducción
nuestra), somos conscientes que para poder precisar su alcance semántico inicial es ne-
cesario realizar un minucioso análisis del término a partir de un corpus lexicográfico que
registre las variaciones de significado que experimentó desde la década de 1530 hasta
mediados del siglo XVII.

En función a esta tarea, en la tabla 1 y en los gráficos 1A-C presentamos las distintas
interpretaciones otorgadas a tampu/tambo en las fuentes coloniales de los siglos XVI y
XVII, consignando no solo la traducción explícitamente anotada por los autores con-
sultados sino también, en los casos en que esta no fue incluida en la fuente, aquellos
términos españoles a los que esta voz indígena fue asociada. Asimismo, se incluyen las
descripciones formales de los tampu presentadas en algunos textos.

El tambo como aposento/casa

Tal como puede ser observado en el gráfico 1A, durante las cuatro primeras décadas de
la Colonia la voz indígena tampu y su castellanización tambo se vieron principalmente
asociadas a las nociones de “aposento” y “casa”, definidas por Sebastián de Covarrubias
(1611: 80r y 207r) en los siguientes términos:

Aposentar, dar aposento al que va de passo, o en la Corte al criado, o mi-


nistro del Rey, o Embaxador, y los que tienen oficio de aposentar llamamos
aposentadores, y aposentador mayor al que es sobre todos. Ay aposentado-
res de Corte, y aposentadores de camino, y aposentadores del exercito, que
en el Real, reparten los sitios.

11
Aposento, la tal casa o lugar que se señala. Y tambien llamamos aposen-
tos, las pieças y apartados de qualquier casa. Trae origen del nombre posa,
que vale descanso y cessacion […]

Casa, habitacion rustica, humilde, pobre, sin fundamento, ni firmeza, que


fácilmente se desbarata: y assi algunos quieren que se aya dicho casa, a
casu, porque a qualquier viento amenaza ruina. Otros entienden averse di-
cho quasi cana, porque los primeros que habitaron en los campos, se cree
averse metido en las cavidades de los montes, y aun de los arboles, y aver
hecho en la tierra hoyos, y cubierto los de ramas, y chozas pagizas […]
Puede traer origen del verbo Hebreo casa, o caça, que vale texer, y cubrir,
porque las primeras casas se tejieron, y cubrieron de ramas, quales son las
de los Scitas (Covarrubias 1611: 80r y 207r).

La elección de la voz “aposento” dentro del repertorio léxico castellano para referirse a
los tambos se veía justificada por la funcionalidad que los caminantes europeos venían
confiriendo a estas estructuras: dar posada (descanso) “al que va de passo”. Sin embar-
go, según se puede colegir a partir de la lectura de fuentes coloniales tempranas, en
tiempos incaicos la ocupación de estas instalaciones se veía reservada exclusivamente
para el Inca, la familia real y los funcionarios o ejércitos estatales, implicando la existen-
cia de personal de servicio comparable a los “aposentadores de Corte” y “aposentadores
del exercito” mencionados por Covarrubias.3 Es en este sentido que el cronista Pedro
Cieza de León conceptualizaba a los tambos del Inca cuando anota:

Saliendo el señor del Cuzco avía grandísima horden, aunque fuesen con
él trezientos mill honbres. Yvan con concierto por sus jornadas de tanbo a
tanbo, adonde hallavan proveymiento para todos, sin que nada faltase, y
muy conplido, y muchas armas y alpargates y toldos para la gente de gue-
rra y mugeres y yndios para servillos y para llevarles sus cargas de tanbo
a tanbo, adonde avía el mismo proveymiento y abasto de mantenimiento;
y el señor se alojava y la guarda estava estaba junto a él y la demás jente

3
Con relación a este punto, en la Visita de la provincia de León de Huánuco de 1562 se informa que, como parte de sus obli-
gaciones tributarias con el Estado Inca, cada una de las pachacas (cien unidades domésticas) de la etnia Yacha “daban un
indio para guarda de las casas del aposento del Ynga en el camino por donde iba” (Ortiz de Zúñiga 1967 [1562]: 55;
resaltado nuestro).

12
se aposentava en la redonda en los muchos aposentos que avía […] (Cieza
1996 [1551]: 69).

Y los delegados o mayordomos que residían en las cabeceras de las provin-


cias, tenían especial cuydado de mandar a los naturales que tuviessen muy
bien recaudo en estos tambos o aposentos (Cieza 1995 [1553]: 237-238).

Los testimonios tempranos registrados por Cieza indican que estas instalaciones se en-
contraban distribuidas secuencialmente por jornadas, es decir separadas por un día de
camino, a lo largo del sistema vial incaico; esta información se ve confirmada por otros
cronistas del siglo XVI (v.g. Casas 1892 [c. 1555-1559]: 252; Fernández de Oviedo
1855 [1535-1557]: 156; López de Gómara 1554: 252r; Santillán 1879 [1563]: 40).

Además, al describir los tambos que visitó en el actual Ecuador en la primera parte de
su Crónica del Perú, Cieza anota: “Saliendo de Riobamba se va a otros aposentos lla-
mados Cayambi. Es la tierra toda por aquí llana y muy fría. Partidos della se allega a los
tambos o aposentos de Teocaxas, que están puestos en vnos grandes llanos despoblados
[…]” (Cieza 1995 [1553]: 141-142). Esta alusión pluralizada a los “tambos o aposentos”
de Teocajas hace manifiesto un aspecto que usualmente ha pasado desapercibido entre
los investigadores: el hecho de que, durante el siglo XVI, varias estructuras próximas
identificadas localmente como tambos podrían haber formado parte de un asentamiento
mayor categorizado, igualmente, como un “tambo”. Las relaciones sinecdóticas a las
que la sociedad inca solía recurrir para denominar sus expresiones materiales permiti-
rían explicar dicha situación.

Quizás el caso más conocido de esta práctica sinecdótica incaica lo constituyan las cuer-
das provistas de nudos empleadas para registrar información numérica y narrativa, de-
nominadas genéricamente quipu a pesar de que, hablando en estricto rigor, este término
quechua aludía exclusivamente a cada uno de sus nudos. Stella Nair ha detectado un
comportamiento similar en el caso de la categoría arquitectónica inca cuyusmanco, que
“podía ser una construcción (una estructura dentro de una finca real), pero podía también
referirse a un sitio en su totalidad (la finca real)” (Nair 2015: 97; traducción nuestra).
No sorprende, por consiguiente, que en la documentación colonial temprana esporádi-
camente se registren noticias sobre conjuntos arquitectónicos estatales y privados incas
integrados por varios tambos:

[…] acabadas las tierras de Chichobamba de la otra parte de un camino


hay unos tambos que dicen Quispeguanca que eran de Huayna Capac. A la

13
mano derecha de estos tambos hay una quebrada entre dos sierras que se
dice Chicón […] (testimonio de 1552 citado en Niles 1999: 154).
[…] donde mejor se podrá fundar y poblar la dicha ciudad de Cuenca, es
en el asiento que se dice Paucarbamba, que por la una parte esta y alinda
con los tambos reales en la ribera del río de la dicha provincia y por otra
una laguna que se llama Viracochabamba, y por otra los depósitos que se
llaman Culca […] (testimonio de 1557 citado en Lozano 1991: 198).
Esta concentración de tambos en algunos sitios sugiere que, más que un tipo de asen-
tamiento destinado al pernocte, habría correspondido a una categoría arquitectónica
distintiva del Estado Inca, una posibilidad que, como ya lo hemos indicado, ha sido re-
cientemente sugerida por Nair y Protzen (2015: 227). Diversas fuentes historiográficas
de los siglos XVI y XVII respaldan esta interpretación, llegando a consignar las carac-
terísticas formales involucradas en la categoría “tambo”.
El propio Cieza de León, por ejemplo, señala que el tambo de Piscobamba consistía de
un aposento construido con piedras “algo ancho y muy largo” (Cieza 1995 [1553]: 239);
asimismo, refiriéndose a los tambos de Guamachuco, precisa que algunos de ellos me-
dían “veynte y dos pies [de ancho], y de largor tienen tanto como vna carrera de cauallo”
(Ibid.: 236). Es decir, se trataba de recintos que medían aproximadamente 174 metros de
largo por 6 metros de ancho.4
La longitud que Cieza atribuye a los tambos resulta, sin embargo, a todas luces exagera-
da.5 Su ancho de 6 metros es igualmente desproporcionado, si tomamos en cuenta que en
los casos conocidos las grandes salas techadas o galpones incas que exceden los 50 me-
tros de largo siempre presentaron un ancho no menor a los 9 metros (Barraza 2010: cua-

4
Las longitudes anotadas en las crónicas de Indias en unidades de medida antiguas resultan fácilmente convertibles al sis-
tema métrico decimal cuando aparecen registradas en unidades de medida oficiales o de uso extendido en los siglos XVI
y XVII, como es el caso del pie castellano (equivalente a 27.86 centímetros). En otras ocasiones, sin embargo, cuando
se consignan distancias aproximadas que toman como referencia el alcance eficaz de un proyectil (“tiro de piedra”, “tiro
de ballesta”, “tiro de arcabuz”, etcétera) o viejas unidades de medida grecolatinas, como la “carrera de caballo” que se
encuentra basada en el “estadio” griego, la situación se torna confusa. Sabemos, no obstante, que una “carrera de caballo”
equivalía a 208 varas y una tercia (Fabila 1941: 85), es decir, a 173.86 metros.
5
Por la misma época, el dominico Bartolomé de las Casas caracterizaría a los tambos incaicos como “casas” descomu-
nalmente alargadas “de más de ciento y cincuenta pasos en luengo [cerca de 209 metros], muy anchas y espaciosas… con
muchas puertas y ventanas” (Casas 1892 [c. 1555-1559]: 191).

14
dro 1). Es probable, por consiguiente, que al comparar la dimensión de las estructuras
con una “carrera de caballo” el cronista solo buscara resaltar sus grandes dimensiones.

Contamos con otras descripciones realizadas durante el siglo XVII que confirman lo
anotado por Cieza y ofrecen mayores detalles sobre esta categoría formal antes que fun-
cional inca; la imagen que nos permiten proyectar mentalmente guarda gran correspon-
dencia con la de las largas estructuras techadas imprecisamente denominadas kallankas6
en el argot arqueológico andinista. Los agustinos Rodrigo de Loayza, Alonso Ramos
Gavilán y Antonio de la Calancha, por ejemplo, caracterizarían a los tambos como “gal-
pones” (Calancha 1639: 236; Loayza 1618: 303; Ramos Gavilán 1988 [1621]: 127),
castellanización del náhuatl pipil calpol “casa grande” o, más precisamente (debido a
que lleva el sufijo aumentativo-despectivo pol) “casona” (Romero 1983: 17; Ruz 2000:
260; Simeón 2004 [1885]: XXXIX).7

El jesuita Bernabé Cobo, por su parte, ajustándose a las dimensiones de algunas de las
estructuras incaicas reportadas arqueológicamente, escribiría:

En lo que toca a su traza y forma, [los tambos] eran unas grandes casas o
galpones de sola una pieza, larga de ciento hasta trescientos pies [27.86
a 83.58 metros], y ancha treinta a lo menos y a lo más cincuenta [8.36 a

6
Como lo hemos venido señalando desde hace algunos años (Barraza 2010: 173-174; 2016: 191, nota 1), en su acepción
original, el término aimara kallanka [callanca] remitía a un tipo de corral o estructura abierta (cancha) empleada ocasional-
mente con fines ceremoniales; fue el destacado arqueólogo estadounidense Craig Morris quien, a mediados de la década
de los sesenta del siglo pasado, introdujo este término en el léxico académico andinista para referirse a las amplias salas
techadas existentes en algunos sitios incas de la región de Huánuco (Morris 1966: 103).

Al difundir esta denominación en las aulas de los centros de estudio regionales, los educadores huanuqueños contribuye-
ron a la resemantización de la voz kallanka a nivel local (Matos 1994: 214, 222); al mismo tiempo, la prolífica producción
bibliográfica realizada por Morris permitió una rápida internacionalización del término en su nueva acepción académica.
Debe resaltarse que el impreciso significado otorgado a esta voz aimara se vio condicionado por el uso como corrales
para ganado que, desde tiempos coloniales, se venía dando a los ruinosos galpones incaicos de “Guanuco Viejo” (Rivero
y Ustáriz 1994 [1841]: 130; Vázquez de Espinosa 1969 [1629]: 329); así, los informantes de Morris no mintieron cuando
reportaron que los abandonados recintos correspondían a kallankas “corrales”, la confusión surgió cuando esta última
categoría etnográfica fue extrapolada a tiempos incaicos, siendo vinculada al contexto de uso original de las estructuras.
7
La variante calpon, en lugar de galpón, aún aparece registrada en algunos documentos redactados en Piura durante el siglo
XVIII (Schlüpmann 1993-1994: 160).

15
13.93 metros], toda descombrada y escueta, sin división de aposentos, ni
apartamientos, y con dos o tres puertas, todas en la una acera a iguales tre-
chos (Cobo 1890-1893 [1653], III: 267).

Podemos colegir a partir de estas fuentes que, originalmente, el nombre tambo fue
empleado para designar a las grandes salas techadas contiguas a las plazas incaicas,
con las que se veían interconectadas por varias puertas distribuidas a lo largo de una
de sus paredes.

El tambo como venta/mesón

[…] avia [en tiempos incaicos] para alojamien-


to de los soldados de quatro a quatro leguas, o
poco mas, o menos, unos aposentos que llama-
van tampu, y aora corrompido el vocablo, lla-
man los españoles tambos; y esto era en des-
poblados, y donde no avia pueblos; y assi aora
sirven de ventas para los passageros y caminan-
tes (García 1607: 461).

La identificación de los tambos como “casas” o “aposentos” que había prevalecido en


las primeras décadas de la Colonia fue cayendo en desuso a mediados de la década de
1580 (ver gráfico 1B); fue entonces que pasó a privilegiarse la vinculación de los tambos
con los mesones y ventas españolas, continuando así un fenómeno que había comenzado
a manifestarse a mediados de la década de 1550 y se ve reflejado en el epígrafe anotado
líneas arriba, tomado de la obra del dominico fray Gregorio García. Para poder entender
esta situación, resulta necesario familiarizarse con el sistema de mesones y ventas de-
sarrollado en la península ibérica desde tiempos medievales y con el contexto histórico
que, en el territorio andino, enmarcó su implementación.

Como ya ha sido señalado por Hans Conrad Peyer (1999: 290) y Thierry Dutour (2004:
220-221), el importante desarrollo del comercio internacional experimentado en Europa
durante la segunda mitad del periodo medieval (siglos X a XV d.C.), asociado a un gene-
ralizado auge económico, ocasionó el incremento de los viajeros y diversificó, al mismo
tiempo, sus modalidades y formas de viajar. Se intensificaron así los desplazamientos de
mercaderes interesados en participar en diversas ferias regionales.

16
Fue en este escenario que, a partir del siglo XIII, se pasó de un modelo antiguo de
hospitalidad privada y gratuita (derivada del hospitium romano), ofrecida principal-
mente en instalaciones eclesiásticas a los peregrinos, viajeros y huéspedes pode-
rosos, a una hospitalidad pública basada en el dinero. Esta nueva forma retribuida
de hospedaje era realizada en grandes albergues provistos de almacenes (donde po-
dían depositarse las mercaderías) y caballerizas disponibles para las caravanas de
negociantes.8 Paralelamente, la antigua hospitalidad continuó siendo brindada a los
viajeros en casas privadas, castillos feudales y algunos monasterios (Dutour 2004:
224-225; Labarge 2000: 52).

En algunas regiones de la península Ibérica ocupadas por el Islam, como el territorio


Al-Ándalus, este servicio remunerado era ofrecido en los manziles o “paradores”, al-
bergues localizados al final de cada jornada de camino en las que los viajeros podían
obtener agua, víveres y un lecho (Castillo 2001: 57).

Fue recién en el siglo XV que las voces “mesón” y “venta” comenzaron a emplearse en
el léxico castellano para referirse a las casas destinadas a ofrecer reposo y alimentos a
los caminantes. La primera de estas derivaba del francés maison “casa” y remitía a las
posadas localizadas al interior de los pueblos; la segunda, en cambio, se veía reservada
para aquellas instalaciones ubicadas a lo largo de los caminos (Butzer 1997: 3). En el
Tesoro de la lengua castellana de Sebastián de Covarrubias (1611: 548, (V)68) encon-
tramos las siguientes definiciones:

Meson, en lengua castellana si[g]nifica el diversorio, o casa publica y po-


sada, adonde concurren forasteros de diversas partes, y se les da albergue
para si, y para sus cavalgaduras. El vocablo es Frances, y vale lo mesmo
que casa do habitamos. Maison del nombre Lat. Mansio.

Venta, comunmente es una casa en el campo, cerca del camino Real a


donde los passageros suelen parar el medio dia, y a necesidad hazer noche.
Dixose venta, a veniendo, porque unos van, y otros vienen; y ventero, el
que assiste allí a dar recado […]

8
Estas posadas donde el viajero podía acceder a comida y alojamiento por un pago diferían de otros establecimientos más
antiguos, como las desprestigiadas caupona, taberna y diversorium romanos, por el hecho de que representaban una modalidad
de “hospitalidad pública” socialmente aceptada (Peyer 1999: 288-289).

17
Las ventas y mesones fueron trasladados al continente americano, siendo implementa-
dos en México desde mediados de la década de 1520 como un “instrumento de comercio
y administración” colonial (Butzer 1997: 2).9 Las primeras posadas, establecidas por
el propio Hernán Cortés, se encontraban vinculadas a importantes centros portuarios
donde podían desembarcarse mercaderías (v.g. Quiahuixtlan, y Veracruz) y a las rutas
comerciales que permitían su tráfico (Valle 2006: 40).

Con el objetivo de albergar y dotar de alimentos a los caminantes y comerciantes espa-


ñoles que se desplazaran entre las ciudad de México y el puerto de Veracruz, pasando
por Puebla, entre 1526 y 1527 se abrieron mesones en Tlaxcala, Texcoco, Calpulalpan
y Perote (Valle 2006: 40). Asimismo, para “que no recibiesen agravio ni daño de los
españoles que pasaban y estaban en la comarca, y para que no recibiesen enojos ni les
hiciesen daño los pasajeros”, el defensor de los naturales Rodrigo Gómez instaló en
1533 otros dos mesones, uno en la ciudad de Texcoco y otro en el anexo de Calpulalpan
(Martínez 1992: 60).

Todos estos mesones fueron acondicionados en la región central del virreinato de Nueva
España; en las regiones más alejadas, el alojamiento y abastecimiento de los viajeros fue
realizado en conventos, misiones, haciendas y pueblos de indios (Cramaussel 2006: 22).

En la región andina colonial, la aparición de las ventas y mesones se vio precedida por
un temprano abandono de los asentamientos indígenas localizados a la vera de los ca-
minos, debido a la constante presencia de advenedizos en tránsito dedicados al pillaje
y rancheo (vid. Enríquez 1960 [c. 1543]: 149; Hampe 1985: 129; Segovia 1943 [1553]:
15). Sin embargo, desde mediados de la década de 1540 fue haciéndose cada vez más
frecuente el retorno de los pobladores nativos a sus antiguos asentamiento. Este com-
portamiento se vio impulsado por algunas normativas dispuestas por las autoridades es-
pañolas orientadas a la protección de los naturales; así, las ordenanzas para el bienestar
de estos pobladores promulgadas en Lima por el gobernador Francisco Pizarro, el 20 de
abril de 1540, establecían que

9
Según ha sido señalado por Elisabeth Butzer (1997: 2), en Mesoamérica prehispánica no parece haber existido una
contraparte indígena de la venta española, la voz náhuatl oztomecacallí “casa del viajero-mercader” registrada en los voca-
bularios coloniales como su equivalente remitía, en realidad, a estructuras simples empleadas exclusivamente por grupos
de mercaderes (pochtecas) vinculados por lazos familiares o de amistad (Escalante 2006: 31; Sánchez 2014: 48). Es decir,
no existían instalaciones acondicionadas para recibir la llegada masiva de viajeros o arrieros acompañados de numerosas
bestias de carga.

18
Por quanto muchos de los bagamundos estan fuera de los dichos pueblos
que estan poblados de xpianos en los tambos e tierras de los caçiques e na-
turales haziendoles los dichos daños e fuerças mando que dentro de quinze
dias después que estas dichas ordenanças se pusieren e fixaren en los di-
chos tambos o en otra qualquiera manera viniere a su noticia salgan dellos
las tales personas e se vengan a los dichos pueblos de xpianos, so pena de
tresçientos pesos de oro la terçia parte para la Camara de S.M. y la otra
terçia parte para el acusador e la otra terçia para el juez que lo sentenciare,
y en defecto de no pagar los dichos tresçientos pesos no teniéndolos les
sean dados çient açotes…

Otro sy mando que ningun español sea osado de estar en los dichos tam-
bos e pueblos de caçiques mas del tiempo en la dicha ordenança conte-
nido ni tomar ni demandar a los dichos caçiques mas de lo que la dicha
ordenança manda e conforme a ella so pena de tresçientos pesos de oro
aplicados en la forma susodicha y en defecto de no tenerlos çient açotes
(Lohmann 1986: 158).

El regreso de los pobladores indígenas a sus asentamientos próximos a los caminos tam-
bién se vio favorecido por su paulatino ingreso a la economía de mercado; fue así que
comenzaron a aparecer algunos puntos dentro de las redes viales (categorizados igual-
mente como tambos) donde los viajeros podían adquirir alimentos y otros suministros
locales a cambio de dinero. Las Ordenanzas que venimos estudiando fueron promulga-
das en este contexto, consolidando la resemantización del tampu andino.10

Como ya ha sido resaltado por Luis Miguel Glave (1989: 45-47), paulatinamente, los
tambos comenzaron a abastecer a comerciantes españoles, mestizos e indígenas que
establecieron circuitos de tráfico o “trajines” entorno a ellos. Algunos de los requeri-
mientos surgidos a partir de la aparición de estos nuevos usuarios incluyeron la am-
pliación de las instalaciones de almacenamiento (acorde con el incremento del flujo de
mercaderías), mayores áreas de corrales para el pernocte de las recuas de llamas y mulas

10
Seis años después de promulgadas las Ordenanzas, en 1549, el licenciado Pedro de La Gasca escribiría que como producto
de la reducción de algunas cargas y de la protección garantizada, los indios “se salen de los montes y escondrijos, y vuelven
á sus pueblos y pueblan y hacen sus sementeras cabe los caminos y no huyen de la manera que solían hacer de los españo-
les caminantes, ántes empiezan ya á salirles á venderles lo que tienen…” (Levillier 1921-1926, I: 210). Estas transacciones
solían llevarse a cabo en los tambos.

19
comprometidas en el transporte de los bienes, aumento en las cantidades de forraje su-
ministrado a las caravanas en tránsito, etcétera.

Al respecto, Carlos Araníbar escribió:

Las Ordenanzas de Vaca de 1543 los convirtieron [a los tampu incaicos] en


cuasi mesones de estilo peninsular y con estas “tiendas” entró al circuito
del mercado colonial buena parte de la producción agropecuaria andina, a
precios de capricho que fijaba el arancel oficial. Los nuevos tambos fue-
ron escalas de viaje y puntos de ruta de los intensos trajines del comercio
interior y los indios a cargo de un tambo debían prestar servicio personal
gratuito al viajero y proveerlo de agua, sal, leña, hacer de cargueros, forra-
jear sus mulas, etc. (Araníbar 1995: 383).

La identificación de los tambos andinos con los mesones y ventas, ya presente en las
Ordenanzas de tambos de Vaca de Castro, se vio formalizada por otra ordenanza pro-
mulgada por el virrey Francisco de Toledo en la ciudad de La Plata el 1 de marzo de
1574: “[…] por todas las partes donde he venido haciendo la dicha visita general he
dado la orden, que más ha parecido que convenía, quitando este nombre de tambos;
y ordenando que Su Majestad quiere y manda que se hagan ventas y mesones lo más
semejante que sea posible a los que hay en los reinos de España […]” (Toledo 1986
[1569-1574]: 361).

Fue así que, durante la administración toledana, no solo se reafirmaron las ordenanzas
de 1543 (Glave 1989: 41, nota 14); los tambos, “que de aquí adelante se han de llamar
mesones” (Toledo 1986 [1569-1574]: 361), también quedaron oficialmente asimilados a
su contraparte europea. En realidad, más que una asimilación, la organización del sistema
de tambos en los Andes coloniales buscó reproducir el sistema de ventas español bajo
una denominación nativa, adoptando asimismo el sistema incaico de servicios personales
para el mantenimiento de la infraestructura estatal y aplicándolo en el ámbito vial.11

11
Un mandato expresado por el cabildo de la ciudad del Cusco el 19 enero de 1560 viene a confirmar la correspondencia
pre-toledana entre los tambos y las ventas europeas: “Este día se mandó pregonar públicamente que todas las personas
que quisieren tomar las ventas y tambos de los caminos de esta ciudad para Lima y Arequipa y Charcas, para los tener
poblados de las cosas necesarias, a manera de ventas en España, parezcan en el cabildo de esta ciudad y que se les dará en
moderado precio, porque entiendan que no ha de haber indios para carga, que así lo manda Su Majestad, y el tal ventero
tenga caballos o carneros para llevar carga y lo que más quisiere el caminante” (González 1982: 94-95).

20
Si bien la traducción del castellanizado tambo como “venta” o “mesón” continuó du-
rante los subsiguientes siglos (cfr. Agostinho-de La Torre 1999: 178-179; Ayala 1995
[1751-1777]: 147), en el siglo XVII algunos autores optaron por mantener el sentido
originalmente otorgado al término, empleándolo como sinónimo de aposento, casa o
habitación indígena.12

El documento
En el primer folio del documento aquí reeditado se registra su título completo: Ordenan-
zas de tambos, distancias de unos a otros, modo de cargar los yndios, y obligaciones de
las justicias respectibas hechas en la ciudad del Cuzco en 31 de mayo de 1543. Se trata de
una copia manuscrita con 48 folios de extensión, posiblemente elaborada durante el siglo
XVIII (Domínguez 2008: 167, nota 26). Se desconoce el paradero del documento original.
El texto forma parte del tomo XXIII (folios 42-89) de la Colección Mata Linares, con-
servada en el Archivo y Biblioteca de la Real Academia de la Historia, en Madrid (Con-
treras y Cortés 1970-1977, I: 222).13 Esta colección reúne 125 tomos de documentos co-
rrespondientes a los siglos XVIII y XIX que pertenecieron al oidor, regente y consejero
de Indias don Benito de la Mata Linares y Vázquez Dávila, quien acompañó al visitador
José Antonio de Areche en la expedición destinada a controlar la rebelión de Túpac
Amaru II (1780-1783) y fue el primer Intendente del Cusco (1784-1786).
Si bien, carecemos de documentos comparativos que permitan evaluar en qué medida
esta transcripción se ajusta al tenor del manuscrito original, la lectura del documento
permite detectar recurrentes imprecisiones en el registro de la toponimia andina, eviden-
ciando un descuidado trabajo del copista. Asimismo, en el único fragmento comparativo
al que hemos podido acceder, tomado de una copia de las Ordenanzas conservada por el
año 1558 en el Cabildo de la ciudad de Arequipa, se pueden observar ligeras variaciones
respecto al texto del manuscrito de la Colección Mata Linares:

12
El cosmógrafo alemán Heinrich Martin (Henrrico Martínez), por ejemplo, refiriéndose a los aposentos incas de Caja-
marca, escribiría en la primera década del siglo XVII: “El dia siguiente vino el Rey Atabaliba [a Cajamarca] como lo avia
prometido […] quando el Inga vino no parecían mas de unos pocos [españoles] en una torre, salió entonces del tambo
un religioso de la orden de Sancto Domingo con una cruz en la mano, y con un breviario, y fuese al Inga…” (Martínez
1606: 237; resaltado nuestro).

La colección fue donada en 1851 a la Real Academia de la Historia por don José Solano y Mata Linares (1802-1882), III
13

Marqués del Socorro, quien fue sobrino-nieto del oidor don Benito de la Mata Linares y Vázquez Dávila.

21
Manuscrito de la Colección Documento de la Notaría Gaitán
Mata Linares (Arequipa)

“Y del dicho tambo de Camana se hade “Iten del tambo de Camaná se ha de ir


ir 9 leguas de despoblado a otro valle de nueve leguas de despoblado a otro valle
que se sirve Gomez de Leon que se llama de que sirve Gomez de León que se llama
Ciguas, en el qual han de servir los yn- Siguas en el cual han de serbir los indios
dios del dicho Gomez y los que tiene en del dicho Gomez de León del dicho valle
el dicho valle” (Ordenanzas… 1543: fol. e los indios que tiene en el valle arriba”
17 r [58 r]). (citado en Barriga 1939: 390).

Las Ordenanzas de tambos en el contexto de la historiografía colonial

Desde mediados del siglo XVI, las Ordenanzas de tambos de Cristóbal Vaca de Castro
circularon ampliamente entre diversos cronistas y letrados interesados en el pasado an-
dino. Las noticias transmitidas por estos autores contribuyeron a consolidar la equivoca-
da idea de que las disposiciones establecidas por el gobernador Vaca de Castro en 1543
constituyeron un fiel reflejo de la política vial de tiempos del Inca Huayna Capac14; al
respecto, resulta muy elocuente el testimonio consignado en 1553 por Pedro Cieza de
León en la cuarta parte de su Crónica del Perú

E por saver el governador Vaca de Castro que en muchos de los aposen-


tos o tanbos del camino real que va desde el Cuzco al Quito, que por no
ser bien proveydos, se hazían grandes daños a los naturales, llevándolos
en cadenas, (de que Dios nuestro Señor hera desservido, e Su Magestad)
hiço un probeimiento muy açertado e provechoso en aquel tienpo, e fue
mandado a los comenderos e caçiques o señores de las provinçias que po-
blasen los tales aposentos segúnd e como estavan en tienpo del rey ynga

14
Esta idea encontrará eco en posteriores disposiciones legislativas, tales como el mandato emitido el 10 de febrero de
1552 por el virrey Antonio de Mendoza, para que los indios adoben y reparen los caminos, puentes y tambos de la juris-
dicción de la ciudad de Trujillo “como en tiempo del ynga” (Consejo Provincial de Trujillo 1969: 61).

22
Guayna Cápac, e que en ellos tuviesen vastimentos para los españoles
que andubiesen por el reyno, e que fuesen obligados también, de tanbo a
tanbo, de les dar çiertos yndios en que pudiesen llevar las cosas neçesarias,
e sy algún español los pasase deste término que dezimos, que fuese casti-
gado con reguridad. E desta manera los caminos estavan vien proveydos
e los españoles pasavan por ellos syn travajo (Cieza 1994 [c. 1553]: 316;
resaltado nuestro).

Una década más tarde, el licenciado Juan de Matienzo aludiría, igualmente, a la orga-
nización del servicio indígena para los tambos establecida por el gobernador Vaca de
Castro, en base a repartimientos establecidos “conforme a los del Inga” (Matienzo 1910
[1567]: 25). No cabe duda que esta percepción se veía cimentada en las propias Orde-
nanzas que venimos estudiando, en las que hasta en cuatro ocasiones se remite al “orden
de Guaynacaba” y al “tiempo” de este soberano para justificar las medidas adoptadas
en beneficio de los viajeros españoles y mitayos indígenas (ver folios 3v, 7r, 19v y 21r).

El valor fundacional de estas ordenanzas, no solo como referentes de la noción de tambo


que ingresaría al léxico hispanoamericano colonial (particularmente en el ámbito letra-
do) sino también como supuesto testimonio de la política vial y de mantenimiento de in-
fraestructura desarrollada por la sociedad inca, se vería refrendado algunas décadas más
tarde por el licenciado Polo de Ondegardo. De acuerdo a este funcionario de la Corona,
la excesiva carga laboral que los primeros conquistadores españoles impusieron a la po-
blación nativa para el servicio de los tambos, un trabajo “sin comparaçión más pesado”
que el requerido por el Estado Inca, solo pudo ser subsanada cuando “el liçençiado Baca
de Castro puso en ello limyte y tasa, [señalando] los yndios que avía de dar a cada uno
de a pie y de a caballo” (Ondegardo 1916 [1571]: 120).

La adopción de esta medida, orientada aparentemente al bienestar de los tributarios


andinos, resultó, sin embargo, contraproducente en algunas ocasiones. Así, en la Visita
a la provincia de León de Huánuco de 1562, un declarante reclamará que los miembros
de su comunidad

[…] sirven en el tambo de Ambo que es en este valle y que en tiempo del
Ynga servían en Tanbo que es en la sierra en el camino real que va de Qui-
to al Cuzco y que en esto del servicio de los tambos tienen ahora más
trabajo que [el] que tenían en tiempo de los yngas porque el dicho tam-

23
bo de Tanbo está de sus casas y de este valle en seis días de camino para
los indios cargados y el de Ambo es en el principio de este valle (Ortiz de
Zúñiga 1967 [1562]: 71; resaltado nuestro).

En el párrafo transcripto, resulta notorio el contraste de los criterios empleados por el


licenciado vallisoletano y el informante huanuqueño para explicar las molestias oca-
sionadas por el servicio en los tambos bajo el régimen colonial: mientras el primero
sopesa el volumen de la carga laboral a partir de la intensidad en el tráfico de transeúntes
españoles y la cantidad de tributarios requeridos para su servicio, el segundo enfatiza
la distancia existente entre los lugares de residencia de estos últimos y el tambo donde
debían efectuar la mita. Podemos inferir, por consiguiente, que a juicio de los funciona-
rios peninsulares, el factor que establecía el carácter oneroso de esta actividad provenía
del ámbito demográfico (el número de tributarios involucrados).

Algunas informaciones comunicadas por el virrey Francisco de Toledo al rey de España,


en una carta redactada en 1574 en el marco de su campaña de “tiranización” del antiguo
régimen inca, vienen a corroborar esta interpretación

[…] he mandado executar con efe[c]to y dado el asiento en los tambos


mudandoles el nombre al de mesones y ventas como en esos reynos qui-
tando la mayor barbereria [sic] que a mi parecer avia en estos con la ma-
yor vejacion y servicio personal que los yndios tenian [,] llamo barbareria
porque he pasado por meson que tenia consi[g]nados treze mill yndios
para servir a un español… aviendo hecho esta consi[g]nación los yngas
para que diesen recaudo a sus exercitos quando yvan a tiraniçar la tierra…
(Levillier 1921-1926, V: 343).

En las frases anotadas por Toledo se hace manifiesta no solo la predisposición por corre-
lacionar las prácticas viales y de organización laboral implementadas por las autoridades
españoles del siglo XVI con un hipotético antecedente incaico, sino también un esfuerzo
sistemático por asimilar (incluso a nivel denominativo) las instalaciones estatales nati-
vas al sistema de mesones y ventas que existía en Europa desde tiempos medievales.
Ambas tendencias se irían afianzando con el paso de los años hasta llegar a constituirse
en el “discurso natural” de las autoridades e intelectuales hispanoamericanos, seculares
y religiosos, del siglo XVII. Al respecto, basta citar como ejemplo el caso de Alonso de
la Peña Montenegro, obispo de Quito entre los años 1653 y 1687, quien en su Itinerario
para parochos de indios (1668) compara a los indios tamberos andinos con los mesone-

24
ros españoles, precisando que este servicio “desde el tiempo de su infidelidad lo usavan”
y que el Inca “a cada siete leguas tenía sus tamberos, con las mismas obligaciones que
agora” (Peña Montenegro 1668: 548).

Las Ordenanzas de tambos en el contexto de la arqueología e historiografía moderna

Desde que fueran publicadas por primera vez, en 1908, las Ordenanzas de tambos han
sido consultadas por numerosos arqueólogos e investigadores, especializados en la te-
mática incaica y, más específicamente, en el estudio del sistema vial implementado por
esta sociedad (v.g. Hyslop 2014 [1984]: 109, 172, 186, 214, 250; Michel y Ballivián
2013: 233-234; Regal 1936: 14, 38-168).

Sin menoscabar la valiosa información que el documento ofrece para la identificación


de algunas instalaciones imperiales construidas a lo largo del Qhapaq Ñan, una lectura
cuidadosa del mismo permite reconocer sus limitaciones como fuente informativa sobre
el pasado prehispánico. Al respecto, María Rostworowski resaltó a fines de la década
de 1970 que la relación de tambos consignada en las Ordenanzas refleja únicamente
aquellas rutas empleadas por los europeos en los primeros años de la Colonia desde el
Cusco o la Ciudad de los Reyes hacia distintos ejes de circulación; los conquistadores
“no tenían necesariamente que mantener los tambos prehispánicos sino los que acomo-
daban a la gente a caballo” (Rostworowski 1989 [1978-1980]: 95). Es decir, un número
indeterminado de asentamientos incaicos asociados a vías en desuso habría quedado
excluido en el documento.

El arqueólogo Idilio Santillana, por su parte, ha llamado la atención sobre el posible ori-
gen colonial de algunos de los tambos considerados por Vaca de Castro, los que habrían
sido instalados adaptándose “a los nuevos ejes urbanos levantados por los españoles”.
Refiriéndose al tambo de Chupas, localizado en las proximidades de la ciudad de Hua-
manga, Santillana precisa que su ubicación “rompe la cadena de tambos y otros asen-
tamientos construidos a lo largo del capac ñan […] y hasta ahora no se conoce ningún
sitio inca en el eje Vilcas-Huamanga” (Santillana 2012: 55, nota 15).15

Ya en 1936, el ingeniero e historiador Alberto Regal había sugerido el origen colonial de este tambo; en su opinión, fue
15

habilitado por el gobernador Vaca de Castro tras su victoria en las pampas de Chupas (1542) sobre las tropas del rebelde
Diego de Almagro (Regal 1936: 49-50).

25
Ambas observaciones deben ser tomadas en consideración al consultarse el documen-
to y no perder de vista que se trató de una reorganización colonial (Chacaltana 2016:
128; Hocquenghem 1994: 4). Es recomendable, asimismo, confrontar la información
consignada en las Ordenanzas con otras fuentes coloniales (v.g. González de Cuenca
1987-1989 [1567]: 24-30; Matienzo 1910 [1567]: 182-184; Toledo 1685 [1575]: fols.
155v.-156r.) que permitan realizar precisiones sobre la antigüedad de cada uno de estos
tambos (confirmar o descartar su origen prehispánico) y añadir, a los mencionados en
el documento, los nombres de otros que pudieran haber quedado relegados en 1543.16
De modo que, los sitios registrados en las Ordenanzas bajo la categoría de “tambos”
no agotan el repertorio de asentamientos que en tiempos incaicos cumplieron funciones
similares y debe contemplarse la posibilidad de que varios de estos sitios hubieran sido
instalados una vez producido el contacto europeo.

Ediciones publicadas

Transcripciones completas

La primera versión de las Ordenanzas de tambos de Cristóbal Vaca de Castro apareció


publicada en 1908 formando parte del tercer tomo (trimestre IV) de la Revista Histórica,
órgano de la Academia Nacional de la Historia de Lima. La transcripción paleográfica
de esta edición, la más ampliamente consultada por los investigadores andinistas, fue
realizada en el año 1900 bajo la dirección del Jefe de la Biblioteca de la Real Academia
de la Historia (Madrid), el destacado archivero e historiador español Antonio Rodríguez
Villa (1843-1912).17
Desconocemos si debido a una deficiente transcripción paleográfica o por descuidos en
el proceso de edición de la revista, el documento publicado presenta notorios errores
(que vienen a sumarse a los introducidos durante la copia del documento original en
el siglo XVIII). Estos incluyen la imprecisa anotación de topónimos (Checachupi por

16
Por ejemplo, en la Visita de los Conchucos realizada el mismo año de 1543 por Cristóbal Ponce de León, cumpliendo
órdenes del propio Vaca de Castro, se menciona el “tambo principal de Conchuco”, ausente en las Ordenanzas (Chocano
2003: 184).

Debido a una imprecisión tipográfica, en la primera edición del documento publicada en la Revista Histórica, el apellido
17

materno de este intelectual aparece registrado como Nilla (Vaca de Castro 1908 [1543]: 492).

26
Checacupi, Churimarca por Churinorca, Guarina por Purina [Apurima], Oyachea por
Oyacha [Uiacha], Zapatera por Yapatera, etc.) y la omisión de dos párrafos registrados
en el documento de la Colección Mata-Linares, referentes al paso del tambo de Chayan-
ta al pueblo de Chuquiabo y al servicio del tambo de Xiquipa (actual San José de los
Chorrillos, en Huarochirí).

Algunos años más tarde, en 1920, el documento volvería a ser publicado acompañando
Los Comentarios Reales de los Incas del Inca Garcilaso de la Vega, en el sexto tomo de
la Colección de Historiadores Clásicos del Perú, editada en Lima por Horacio H. Urtea-
ga. Se trató de una reproducción de la versión publicada en 1908.

Resúmenes y extractos

Un resumen de las Ordenanzas, incluyendo el recuento de los tambos registrados, fue


publicado en 1957 por el padre agustino Casiano García Rodríguez en su libro Vida de
D. Cristóbal Vaca de Castro presidente y gobernador del Perú (García 1957: 168-173);
esta síntesis estuvo basada en la consulta directa del documento, conservado en el Ar-
chivo Histórico de la Real Academia de la Historia.

Otro recuento de los tambos mencionados en el documento sería incluido por Luis E.
Valcárcel en el segundo tomo de su obra Historia del Perú antiguo a través de la fuente
escrita, impresa en Lima en 1964; esta versión estuvo basada en la transcripción publi-
cada en 1908 (Valcárcel 1985 [1964], II: 76-84).

Un extracto de las Ordenanzas fue publicado en 1989 por el compilador del Boletín de
la Sociedad Geográfica de Lima, Santiago E. Antúnez de Mayolo, en el volumen 104
(número 5) del boletín. Esta transcripción, realizada igualmente a partir de la versión
aparecida en la Revista Histórica, incluyó únicamente el capítulo concerniente a las
distancias de los tambos.

Finalmente, en 1991, María Isabel Viforcos y Jesús Paniagua incluyeron otro resumen
del documento en su libro El leonés don Cristóbal Vaca de Castro, gobernador y orga-
nizador del Perú (Viforcos y Paniagua 1991: 88-90). Esta última síntesis fue realizada a
partir de la consulta directa del documento.

En síntesis, casi todas las ediciones del documento publicadas hasta la fecha, exceptuan-
do dos resúmenes (García 1957; Viforcos y Paniagua 1991), estuvieron basadas en la
transcripción paleográfica supervisada en Madrid por Antonio Rodríguez Villa, impresa
en Lima en 1908.

27
Pautas de transcripción

La ortografía original que presenta el manuscrito ha sido respetada en la medida de lo


posible, excepto en los casos que se especifican a continuación.

1. Todas las abreviaturas consignadas en el texto han sido desarrolladas.

2. El uso de mayúsculas y minúsculas, la acentuación de las palabras (incluidos los


nombres propios) y la puntuación del texto han sido normalizados según las pautas
actuales.

3. Las palabras o frases interlineadas que debido a una omisión inicial fueron añadidas
posteriormente por el copista en el manuscrito aparecen registradas en su lugar co-
rrespondiente entre paréntesis.

4. Las palabras y frases registradas incorrecta o inconexamente en el manuscrito, de-


bido a una deficiente lectura del texto original o a un descuido del copista, irán
acompañadas por el adverbio “sic” (del latín sic erat scriptum, “así fue escrito”)
colocado entre corchetes, en señal de que han sido anotadas tal como aparecen en el
manuscrito. En aquellos casos que lo ameriten, se realizará una aclaración explica-
tiva consignando la palabra o frase correcta a continuación del referido adverbio al
interior del corchete.

5. Aquellas letras que hubieran sido omitidas en palabras o frases, incluido el conjunti-
vo “y”, serán restituidas entre corchetes para facilitar la lectura del texto.

6. Frecuentemente, los encomenderos y personajes históricos aludidos en el manuscri-


to aparecen mencionados únicamente por sus apellidos. Cuando la identidad de estos
pueda ser plenamente reconocida, ya sea por la lectura de referencias previas en el
texto o en fuentes externas, sus nombres de pila serán restituidos colocándolos entre
corchetes en sus respectivos lugares.

28
Gráfico 1A. Acepciones de la voz tambo durante el período 1535-1575
9
8
Nº de fuentes 7
6
5
4
3
2
1
0

nt
o sa ría id
a

n ón ad
a

io

l
o

cio
ito
o

ta

a
Ca de es

ta
se al

nd

nt

nt

m s

ac

n
r
ós
r Po

ifi
e
Bo

Ve
Po
ie

ie

o M
Do

vie
l
Ap sp G

Ed
p

Pa
am

As

De
ho

Vi
oj

de
Al

a
as
C

Gráfico 1B. Acepciones de la voz tambo durante el período 1576-1616

10

8
Nº de fuentes

nt
o sa ría id
a

n ón ad
a
io

l
o

cio
o
o

ta

Ca de es
ta

se al
nd

sit
nt

nt

m s
ac

n
r

r Po
ifi

e
Bo

Ve
Po
ie

ie

o M

Do
vie
l

Ap sp G
Ed

Pa
am

As

De

ho
Vi
oj

de
Al

a sa
C

Gráfico 1C. Acepciones de la voz tambo durante el período 1617-1657


9
8
7
Nº de fuentes

6
5
4
3
2
1
0

nt
o sa er
ía id
a

n ón ad
a
io

l
o

cio
ito
o

ta

Ca es
ta

se al
nd

nt

nt

ed rm s
ac

n
r
ós

Po
ifi
Bo

Ve
Po
ie

ie

o M
Do
vie
l

p G
Ap
Ed
p

Pa
m

As

os
De

Vi
ja

h
o

de
Al

a
as
C

29
Término
Registro Traducción Descripción Año Fuente
asociado
Tomás de
Tambo Bohío 1535 Berlanga

Libro de
Tanbo Casa 1537 Cabildos
de Lima

Libro de
Tambo Asiento 1541 Cabildos de
Huamanga

Aposento Cristóbal Vaca


Tambo Bohío "casa de aposento" 1543 de Castro
Casa

"aposento donde se podría aposentar Gonzalo


Tambo Aposento c.1548 Fernández de
un grande ejército" Oviedo
Interpretación toponímica: Pacaritambo: Juan Diez de
Tambo Casa "Casa de producimiento" 1551 Betanzos

"aposento de gente de guerra" 1551 Juan Diez de


Tambo Aposento
Betanzos
Interpretación toponímica Pacaritambo: 1551 Pedro Cieza
Tambo Casa "Casa de producimiento" de León
"aposento para los señores de piedra algo Pedro Cieza
Tambo Aposento 1551
ancho y muy largo" de León
"tambos o palacios reales […] de veynte y dos pies, y de Pedro Cieza
Tambo Palacio 1551
largor tienen tanto como vna carrera de cauallo" de León
Pedro Cieza
Tanbo Casa "casa larga a manera de tanbo" 1553
de León
"grandes palacios que llaman tambos, donde se alvergan López de
Tambo Palacio 1554
la corte y exercito de los Ingas" Gómara
Agustín de
Tambo Portal 1555 Zárate
"casa… que a todas las otras dichas sobrepujaba Bartolomé de
Tambo Casa en edificio y riquezas" c.1555 Las Casas

"casas como mesones… de más de ciento y cincuenta pasos de Bartolomé de


Tambo Casa Mesón c.1555
luengo, muy anchas y espaciosas… con muchas puertas y ventanas" Las Casas

"grandes edificios del Ynga" localizados "en la misma Juan de San


Tambo Edificio c.1561
pampa o plaza de Guamachuco" Pedro
Juan de
Tambo Venta 1567
Matienzo
Tambo Aposento "aposentos grandes" 1571 Pedro Pizarro
Juan de
Tambo Aposento Casa "casas deputadas de aposentos" 1571 Salinas Loyola
Juan de
Tambería Aposento 1571 Salinas Loyola
Salazar de
Tambo Venta c. 1571 Villasante

Interpretación toponímica: Pedro


Tambo Casa Tambotoco: "Casa de ventanas" 1572 Sarmiento de
Gamboa

Mesón "he mandando executar con efe[c]to y dado el asiento en los Francisco de
Tambo tambos mudandoles el nombre al de mesones y ventas" 1574
Venta Toledo
Libro de
Tambo Venta 1574 Cabildos de

30 Lima
Gaspar de
Tambo Asiento Interpretacion toponímica: Coxitambo: "Asiento dichoso" 1582 Gallegos
Salazar de
Tambo Venta c. 1571 Villasante

Interpretación toponímica: Pedro


Tambo Casa Tambotoco: "Casa de ventanas" 1572 Sarmiento de
Gamboa

Mesón Término "he mandando executar con efe[c]to y dado el asiento en los Francisco de
Registro
Tambo Traducción tambos mudandoles Descripción Año
1574 Fuente
Venta asociado el nombre al de mesones y ventas" Toledo
Tomás de
Libro de
Tambo Bohío 1535 Berlangade
Tambo Venta 1574 Cabildos
Lima
Libro de
Tanbo Casa 1537 Cabildos
Gaspar de
Tambo Asiento Interpretacion toponímica: Coxitambo: "Asiento dichoso" 1582 de Lima
Gallegos

Interpretación toponímica: Pacaritambo: "Casa del amanecer" Miguel


LibroCabello
de
Tambo Casa 1586 de Valboa
Tambo Asiento 1541 Cabildos de
Huamanga
Mesón Anónimo
Tampu 1586
Venta (Blas Varela)
Aposento Cristóbal Vaca
Tambo Bohío "casa de aposento" 1543 Diego Dávila
Tambo Mesón 1586 de Castro
Casa Briceño

"aposento donde se podría aposentar Gonzalo


Tambo Aposento c.1548 Luiz Monzón,
Fernández de
Tambo Mesón un grande ejército" Pedro González
Oviedo
1586
y Juan de Arbe
Interpretación toponímica: Pacaritambo: Juan Diez de
Tambo Casa "Casa de producimiento" 1551 Betanzos

Tambo Diego Cabeza


Juan Diez de
Tambo Mesón
Aposento "aposento de gente de guerra" 1551
1586 de Vaca
Betanzos

Tambo Venta Interpretación toponímica Pacaritambo: 1590


1551 José de Cieza
Pedro Acosta
Tambo Casa "Casa de producimiento" de León
"aposento para los señores de piedra algo Cristóbal
Tambo Mesón 1551
1591 Pedro
RamírezCieza
de
Aposento ancho y muy largo"
Venta de León
Cartagena
"tambos o palacios reales […] de veynte y dos pies, y de Pedro Cieza
Tambo Palacio "palacios o aposentos muyvna
grandes 1551
largor tienen tanto como carreray de
bien hechos y
cauallo" PedrodeGutiérrez
León
Tambo Palacio labradas de cantería, y en otras partes donde no avia c. 1600
piedras se hazian de adobe o de tapia" dePedro
SantaCieza
Clara
Tanbo Casa "casa larga a manera de tanbo" 1553
de León
"grandes palacios que llaman Pedro Gutiérrez
López de
Tambo Aposento
Palacio "apossentos y casastambos, donde se alvergan
muy grandes" 1600
c.1554
Casa la corte y exercito de los Ingas" de Santa
GómaraClara
Agustín de
Tambo Portal 1555 Libro de
Zárate
Tambo Mesón Posada 1602 Cabildos de
"casa… que a todas las otras dichas sobrepujaba Bartolomé
Quito de
Tambo Casa en edificio y riquezas" c.1555 Las Casas
Venta Gregorio
Tambo Alojamiento "casas como mesones… de más de ciento y cincuenta pasos de 1607 Bartolomé
García de
Tambo Casa Mesón
Aposento c.1555
luengo, muy anchas y espaciosas… con muchas puertas y ventanas" Las Casas

Mesón "grandes edificios del Ynga" localizados "en la misma Juan González
Diego de San
Tambo
Tampu Edificio 1608
c.1561
Venta pampa o plaza de Guamachuco" Pedro
Holguín
Juan de
Tambo Venta Interpretación toponímica: 1567 Inca Garcilaso
Tampu Depósito 1609 Matienzo
Pumatampu: "Depósito de leones" de la Vega
Tambo Aposento "aposentos grandes" 1571 Pedro Pizarro
"casas grandísimas y suntuosas, y pintadas con Martín de
Tambo Mesón diversidad de pinturas" 1613 Murúa
Juan de
Tambo Aposento Casa "casas deputadas de aposentos" 1571 Salinas Loyola
Felipe Guaman
Tambo Mesón c. 1615 Poma de de
Juan Ayala
Tambería Aposento 1571 Salinas Loyola
"un galpón muy grande" Rodrigo de
Tambo Galpón 1618 Loayzade
Salazar
Tambo Venta c. 1571 Villasante
Mesón Diego de
Tampu 1619
Venta Torres Rubio
Pedro
Interpretación toponímica:
Tambo Casa Tambotoco: "Casa de ventanas" 1572 Sarmiento
Pedro de
de León
Tambo Palacio Mesón c. 1620 Gamboa
Portocarrero
Mesón "he mandando executar con efe[c]to y dado el asiento en los Francisco
Alonso de
Ramos
Tambo Galpón "galpones
tambos mudandoles grandes"
el nombre al de mesones y ventas" 1574
1621
Venta Toledo
Gavilán
Libro de
Tambo Antonio Vásquez
Cabildos de
Venta 1574
1629
31
de Espinosa
Lima

Casa Gaspar de
Tambo Asiento Interpretacion toponímica: Coxitambo:
Interpretación "Asiento dichoso"
toponímica: 1582 Antonio de la
Gallegos
Tanpu Mesón Rímac Tanpu: "casa, vivienda o mesón del Dios que habla" 1638
Galpón 1618 Loayza
Mesón Diego de
Tampu 1619
Venta Torres Rubio
Pedro de León
Tambo Palacio Mesón c. 1620
Portocarrero
Término "galpones grandes" Alonso Ramos
Registro
Tambo Traducción
Galpón Descripción Año
1621 Fuente
asociado Gavilán
Tomás de
Tambo Bohío 1535 Antonio Vásquez
Berlanga
Tambo Venta 1629 de Espinosa
Libro de
Tanbo Casa
Casa 1537 Cabildos
Interpretación toponímica: Antonio de la
de Lima
Tanpu Mesón Rímac Tanpu: "casa, vivienda o mesón del Dios que habla" 1638
Vivienda Calancha
Libro de
Tambo Asiento "Tanpu, era casa Real que cada pueblo tenía en que se 1541 Cabildosdedela
Antonio
Tanpu Galpón 1638 Huamanga
aposentase el Inga; i era un galpón" Calancha
Casa de Aposento 1644 Fernando de
Tambo "casa de aposento" Cristóbal Vaca
Tambo hospedería Bohío 1543 Montesinos
de Castro
Casa Interpretación toponímica: Paracitanpu:
Tanpu Dormida 1653 Bernabé Cobo
"Dormida que amanece"
"aposento donde se podría aposentar Gonzalo
Tambo Aposento c.1548 Fernández de
"eran unas grandesun casas o galpones
grande ejército" de una sola pieza, Oviedo
Casa larga de ciento hasta trescientos pies, y ancha treinta a lo
Tambo menos y aInterpretación
lo más cincuenta, toda descombrada
toponímica: Pacaritambo:y escueta, 1653 Bernabé Cobo
Galpón Juan Diez de
Tambo Casa sin división de aposentos,
"Casa deniproducimiento"
apartamientos, y con dos o tres 1551 Betanzos
puertas, todas en la una acera a iguales trechos"
"aposento de gente de guerra" 1551 Juan Diez de
Tambo Aposento
Betanzos
Tabla 1. Registro del término tampu/ tambo en fuentes coloniales
Interpretación (siglos
toponímica XVI y XVII)
Pacaritambo: 1551 Pedro Cieza
Tambo Casa "Casa de producimiento" de León
"aposento para los señores de piedra algo Pedro Cieza
Tambo Aposento 1551
ancho y muy largo" de León
"tambos o palacios reales […] de veynte y dos pies, y de Pedro Cieza
Tambo Palacio 1551
largor tienen tanto como vna carrera de cauallo" de León
Pedro Cieza
Tanbo Casa "casa larga a manera de tanbo" 1553
de León
"grandes palacios que llaman tambos, donde se alvergan López de
Tambo Palacio 1554
la corte y exercito de los Ingas" Gómara
Agustín de
Tambo Portal 1555 Zárate
"casa… que a todas las otras dichas sobrepujaba Bartolomé de
Tambo Casa en edificio y riquezas" c.1555 Las Casas

"casas como mesones… de más de ciento y cincuenta pasos de Bartolomé de


Tambo Casa Mesón c.1555
luengo, muy anchas y espaciosas… con muchas puertas y ventanas" Las Casas

"grandes edificios del Ynga" localizados "en la misma Juan de San


Tambo Edificio c.1561
pampa o plaza de Guamachuco" Pedro
Juan de
Tambo Venta 1567
Matienzo
Tambo Aposento "aposentos grandes" 1571 Pedro Pizarro
Juan de
Tambo Aposento Casa "casas deputadas de aposentos" 1571 Salinas Loyola
Juan de
Tambería Aposento 1571 Salinas Loyola
Salazar de
Tambo Venta c. 1571 Villasante

Interpretación toponímica: Pedro


Tambo Casa Tambotoco: "Casa de ventanas" 1572 Sarmiento de
Gamboa

Mesón "he mandando executar con efe[c]to y dado el asiento en los Francisco de
Tambo tambos mudandoles el nombre al de mesones y ventas" 1574
Venta Toledo
Libro de
Tambo Venta 1574 Cabildos de
32 Lima
Gaspar de
Tambo Asiento Interpretacion toponímica: Coxitambo: "Asiento dichoso" 1582 Gallegos
Primer folio de las Ordenanzas de tambos (Cusco, 1543) de Cristóbal Vaca de Castro
(Biblioteca de la Real Academia de la Historia, Madrid. Signatura 9/1678, f. 42r)

33
34
Ordenanzas de tambos, distancias de unos a
otros, modo de cargar los yndios, y obligasiones
de las justicias respectibas hechas en la ciudad
del Cuzco en 31 de mayo de 1543

En la ciudad del Cuzco de estos reynos del Perú en pri- fol. 2 r


mero día del mes de junio año del nasimiento de nuestro salbador [43 r]
Jesuchristo de mil y quinientos y quarenta y tres años, estando
juntos en cabildo y ayuntamiento el ilustre señor lisenciado
Christóbal Baca de Castro, cavallero de la Orden de Santiago, del
Consejo Real de Su Magestad, su governador y capitán general
en estos reynos y provincias de la Nueba Castilla y Nuebo Toledo
llamado Perú etcétera, y los señores justicia y regidores de la di-
cha ciudad como lo han de uso y de costumbre de se ayuntar para
las cosas tocantes y cumplideras al servicio de Su Magestad, y
bien y pro comun de la dicha ciudad, conviene a saver el lisencia-
do Antonio de la Gama, teniente general, y Graviel de Roxas y
Pedro de los Ríos, alcaldes, y Antonio Altamirano, y Francisco
Maldonado, y Diego Maldonado de Alamos, regidores, y en pre-
sencia de mí Gomes de Chaves, escrivano público y del Concejo
de la dicha ciudad, el dicho Señor Governador dixo: que por
quanto en estos dichos reynos ha avido y ay gran diminución de
los yndios naturales ansi por estar los tambos de los caminos
despoblados, y ansi los de la sierra como los de los llanos, y tam-
bién por los cargar como los han cargado hasta ahora y en mucho
número y con cargas exesibas y largas jornadas por los vecinos
estantes y avitantes //en estos dichos reynos, y por otros daños y fol. 2 v
malos tratamientos y robos que les hazen, Su Señoría, en cumpli- [43 v]
miento de lo que para el remedio de ello Su Magestad le mandó
y encargó, haviéndolo vien visto y mirado, e informádose de los
muchos males y daños que sobre ello ha avido, y de los remedios
que para ello se devían poner, havía hecho ciertas ordenanzas las
quales él les mostraba para que les constase de la utilidad y pro-
vecho que de ellas se seguía en bien y conservación de la tierra y

35
naturales de ella, quales queria mandar pregonar, cumplir y eje-
cutar, su tenor de las quales son las siguientes:

El lisenciado Christóbal Baca de Castro, cavallero de la


Orden de Santiago del Consejo Real de Su Magestad, governa-
dor y capitán general en estos reynos y provincias de la Nueva
Castilla y Nuebo Toledo llamado Perú, por Su Magestad etcétera.
Por quanto en estos dichos reynos y provincias ha avido y ay
gran diminución de los yndios naturales, y assí lo he visto por
vista de ojos biniendo de la ciudad de Quito a esta ciudad del
Cuzco por los llanos y la maior parte de la sierra, que son 400
leguas, // que son más los lugares y tambos y sitios de los yndios fol. 3 r
que están despoblados y quemados, que no los ha entablado, y [44 r]
que demás de las guerras y alteraciones que ha avido en estos
reynos [y] ay entre los naturales como después que se ganó de
españoles, que ha sido la maior causa, ha avido otra mui prinsipal
que es cargar los yndios en mucho número y con cargas exesibas
y largas (jornadas) por los christianos españoles becinos estantes
en estos reynos, queriendo proveer en esto ansi por la necesidad
tan grande que ay de hazerlo para la conserbación de los natura-
les, y que no se acaben de perder del todo, como por cumplir con
lo que serca de esto me fue mandado por la Sacra, Cesárea [y]
Católica Magestad del Emperador, Nuestro Señor, cuyo capítulo
de la instrucción que me fue dada es del tenor siguiente:

“Y, por que por experiencia ha paresido que a causa de


llebar en la provincia dicha los españoles los yndios cargados de
unos pueblos a otros con cargas immoderadas an muerto y mue-
ren muchos, terneis mui especial cuidado de dar orden cómo
cese semejante daño castigando a los que exedieren, y para que
mejor (podáis) proveer en ello, beréis las ordenanzas que en la
dicha provincia ay hechas cerca de lo susodicho, y ansi deréis
[sic] y quitaréis de ellas las que os pareciere que combiene y
embiareis un traslado de ellas al nuestro Concejo para que en el
se bea, y entretanto probeeréis [sic] que se guarde y cumpla lo
que vos mandáredes”. // Y visto que las ordenanzas que ha avido fol. 3 v
en estas provincias cerca de lo susodicho no son sufisientes para [44 v]

36
que cesasen los dichos males e incombenientes, como no han
cesado hasta ahora, en cumplimiento y provisión de lo susodicho
hago y ordeno las siguientes:

Primeramente, por que la causa principal por que resiben


los yndios daño, muertes y diminución en el cargarlos es por no
estar los tambos antiguos, del tiempo de Guaynacaba y sus ante-
Que en los ca- pasados, poblados como estaban quando estos reynos se ganaron
minos reales
hayan de ha- y reducieron al servicio y obediencia de Su Magestad, siendo en
ver tambos se- sus tiempos los yndios cargados se mandaban o daban a otros, o
ñalados
havía bastimentos o lo necesario en depósitos para los dichos yn-
dios sin que lo llebasen sobre las dichas cargas, y por no estar al
presente assí los dichos tambos, les falta lo susodicho, o an de
llevar o llevan su comida sobre las dichas cargas y pasan muchas
jornadas con las cargas hasta parte poblada, es necesario que ante
todas cosas esto se remedie y provea por ordenanza y provisión.
U otro sí, porque esto no se puede hazer por todos estos reynos
sino en los caminos reales por donde se andaban estas provincias
en el tiempo de // los señores pasados combiene señalar los dichos fol. 4 r
caminos a donde estaban poblados los dichos tambos, y porque [45 r]
demás de lo susodicho, combiene assi porque por experiencia se a
visto que por salir los caminantes de los caminos reales ranchean-
do los yndios, y es causa porque [sic] anden baldíos por la tierra y
de que los yndios hayan muerto o maten muchos españoles; por
ende, para evitar lo susodicho y proveiendo sobre ello, ordeno y
mando que de aquí adelante se camine y anden estos reynos por
todos los caminantes por los caminos y tambos siguientes:

Primeramente el camino que se hade caminar y, por donde, ande


Del Cuzco al
tambo de Mo-
ir o benir de esta ciudad del Cuzco para la villa de La Plata que
hina o Quis- es en la provincia de las Charcas ande ir al tambo de Mohina1, y
picanche

1
El tambo de Mohina o Muyna debió localizarse en la actual comunidad de Tambopata,
en el distrito de Oropesa de la provincia cusqueña de Quispicanchis (PQÑ-Cusco 2007:
65). Según testimonios recogidos por Cieza de León en la década de 1540, “ovo en este
Mohina grandes edificios: ya están todos perdidos y deshechos” (Cieza 1995 [1553]: 267).

37
porque el dicho tambo está quemado y en el asiento de él no ay
agua, y en su lugar está poblado y será el primer tambo el de
Quispicancha2, en el qual han de servir los pueblos e yndios de
Quispicancha que son de Pedro de los Ríos, y el pueblo de Oma-
ques [sic: Oma que es] de la Yglecia y del tesorero Alonso Ri-
quelme3,y el pueblo de Pijaques [sic: Pija que es]4 de Hernando

2
La ubicación exacta de este tambo se mantuvo desconocida hasta hace algunos años de-
bido, probablemente, a su temprana desaparición en la primera mitad del siglo XVII. En
1610, Baltasar de Ocampo Conejeros lo registró como localizado en el camino a Potosí a
cuatro leguas (veintisiete kilómetros) de la ciudad del Cusco (Ocampo 1906 [1610]: 323),
por lo que se puede inferir que habría estado situado en las cercanías del asentamiento
inca de Tipón. Esta información concuerda con una referencia documental recientemente
publicada (PQÑ-Cusco 2007: 66) que vincula el emplazamiento del tambo con el lugar
ocupado por la casa hacienda y obraje colonial denominado Quispicanche, propiedad
del conquistador Rodrigo de Esquivel y sus descendientes localizada en las proximidades
del pueblo de Oropesa. En nuestros días, la hacienda se ubica en la jurisdicción de la
comunidad de Choccepata [Choquepata] del distrito de Oropesa, frente a la comunidad
de Tambopata.

Al fundarse el Marquesado de Santiago de Oropesa, en 1614, el lugar adoptó el nombre de


“San Lorenzo de Valleumbroso” y experimentó importantes transformaciones arquitec-
tónicas con la construcción de recintos y patios sobre antiguas plataformas prehispánicas
y la reutilización de algunas estructuras incaicas; el obraje fue abastecido de agua mediante
la canalización de un torrente procedente del complejo arquitectónico de Tipón (Kuon
2000: 372, 378). Tras la desaparición del tambo de Quispicancha, fue necesario instalar
un tambo en el pueblo de Oropesa, el cual continuaría siendo utilizado durante el siglo
XVIII por el correo a caballo que recorría la carrera del Cusco a Potosí (Pando 1772: 5v).
3
El topónimo “Omaques” anotado en las Ordenanzas se habría originado en el siglo XVII
como consecuencia de una deficiente transcripción de la frase “el pueblo de Oma que
es de la Iglecia”. Esta afirmación se encuentra sustentada en dos fuentes documentales:
una cédula redactada en Lima el 1 de agosto de 1535, mediante la cual Francisco Pizarro
otorgó al tesorero Alonso Riquelme diversos repartimientos, incluyendo “el cazique Oma
con sus pueblos que es en la provincia de Andesuyo” (AGI 1540a: f. 1r; Urteaga 1926:
9); y una relación de los encomenderos y repartimientos del Perú de 1561, en la que se
hace alusión a “los yndios de Oma que fueron de la yglesia y están en la Corona rreal”
(Hampe 1979: 92). El antiguo poblado de Oma corresponde actualmente al distrito de
San Jerónimo, localizado aproximadamente once kilómetros al sureste de la ciudad del
Cusco (Coanqui 2005: 73).

38
Machicao, y los pueblos de Tablamarca, y Caycay, y Cama con
el cacique Gualpacona5 que es de Alonso de Mesa, con todos los
otros yndios del dicho Gualpacona que sirben al dicho Alonso de
Mesa, dos pueblos del repartimiento de Diego Mendes, uno que
se llama Pillara y // otro que se llama Casnaysimas de los yndios fol. 4 v
susodichos, a mi teniente pareciere que los yndios que allí cerca [45 v]
tienen el repartimiento de Gonzalo de los Nidos6 sirvan y contri-
buian en el dicho tambo lo probea, lo qual se cumpla según y de
la manera que el dicho teniente lo probeyere.
De Quispican- Yten del dicho tambo de Quispicancha se ha de ir al tam-
chi a Urcos
bo de Urcos que es de [Pedro de] Bustinza7, en el qual hande

Es probable que hubiera existido algún vínculo entre los residentes de los pueblos de
Oma y Salu [Sallu], este último igualmente asignado a Riquelme por Pizarro el 1 de agosto
de 1535 (AGI 1540a: f. 1r; Urteaga 1926: 9). El hecho de que ambos grupos aparezcan
registrados juntos en la referida relación de 1561 (Hampe 1979: 116) y que en la crónica
de Juan de Betanzos (2004 [1551]: 206) se mencionen conjuntamente las canteras de
Oma y Salu podría sugerir que se trataba de especialistas canteros con un origen común.
Betanzos llega a fusionar ambos topónimos al anotar el nombre Saluoma (Ibíd.: 114), que
designaría a una famosa cantera explotada por los incas (vid. nota 8). Tras la muerte de Ri-
quelme, ocurrida el 3 de mayo de 1548, los pueblos de Oma y Sallu fueron encomendados
en Diego de Torres y, posteriormente, ya en tiempos toledanos, en el tesorero García de
Melo de Torres (Puente 1991: 375; Rostworowski 2005: 104).
4
Probablemente se trate del pueblo de Pisac, registrado en tiempos coloniales como
Pisa, Pissa o Pixac (Aparicio 1963: 121; Hampe 1979: 89; Loarte y Ruiz de Navamuel
1882 [1570-1572]: 239). Pisac se localiza en las proximidades de algunos de los poblados
aludidos en el mismo párrafo, como Caycay y Lamay; este último formaba parte del re-
partimiento de Gonzalo de los Nidos (vid. nota 6).
5
Se trata de don Alonso Gualpacona, cacique del pueblo de Caycay. Esta última localidad,
integrada al Andesuyu desde tiempos incaicos (PQÑ-Cusco 2007: 127), constituye hoy en
día uno de los distritos de la provincia cusqueña de Paucartambo.
6
El repartimiento de Gonzalo de los Nidos se encontraba constituido por el pueblo de
Poques [Poquis], localizado en el actual distrito de Lamay, en la provincia cusqueña de
Calca (Pizarro 1936 [1534]: 170).
7
El conquistador Pedro de Bustinza y su esposa la Coya doña Beatriz Mango Capac Yu-
pangui, hija del Inca Huayna Capac, se convirtieron en encomenderos de los indios del

39
servir los yndios de dicho Bustinza, exepto un poblezuelo que
se llama Hapi. Y ansí mismo hande serbir en el dicho tambo los
yndios de Sallu8, Singalla9 y Llareta que son del tesorero Alon-
so Riquelme y dos poblezuelos del repartimiento de [Francisco
de] Villacastín, uno que se llama Cuyo y otro Camachura, y los
yndios del pueblo Coscopa10 [sic: Coscoxa] que son de Pedro
de los Ríos, y el pueblo de Andaguaylillas que es de Juan de
Porras, y el pueblo Guaro que es de [Juan] Baptista, y los pue-
blos Muña Pata y Chicollo [sic, Choccollo]11 que pertenecen
a don Pedro Puertocarrero, y los pueblos de Llataquibar [y]
Ormudo de que se sirve Gabriel de Roxas y los parientes de
Diego Maldonado.//

valle de Yucay (donde se localiza el pueblo de Urcos) tras la llegada al Perú del gobernador
Vaca de Castro en 1541; es probable que esta adjudicación hubiera respondido a un man-
dato del propio Emperador Carlos V, quien fue informado por el padre Luis de Morales,
residente en el Cusco, de la situación de pobreza que atravesaba la familia de la noble india
y la necesidad que tenían de recibir un repartimiento (Fossa 2006: 132).
8
Como ya ha sido señalado, Sallu o Salu fue uno de los repartimientos otorgados por
Pizarro al tesorero Alonso Riquelme el 1 de agosto de 1535. Ubicado cinco leguas (unos
33 kilómetros) al sureste de la ciudad del Cusco, este pueblo era conocido por poseer
importantes canteras intensivamente explotadas por los incas (Betanzos 2004 [1551]: 88);
destacaba entre ellas la cantera de Rumicolca, localizada en terrenos pertenecientes al an-
tiguo ayllu y actual comunidad campesina de Salloc (Béjar 2003; Nieto 2000: 195).
9
El topónimo Singalla parece haberse originado a partir de una imprecisa transcripción
de Sicsincalla [Sejsenjalla], nombre de una antigua parcialidad del pueblo cusqueño de
Andahuaylillas (Villanueva 1982: 159).
10
Se trata del pueblo de Coscoja o Coscoxa, uno de los repartimientos pertenecientes a
la antigua provincia de Quispicanche, en el Cusco (Hurtado de Mendoza 1867 [c. 1556]:
420; Vázquez de Espinosa 1969 [1629]: 466). En esta provincia, Pedro de los Ríos recibió
varios grupos en encomienda por cédula del gobernador Cristóbal Vaca de Castro (Julien
2002: 183, nota 1; Loredo 1941: 306).
11
Corresponde a la actual localidad de Choccollo, ubicada al noroeste de Muñapata y a
pocos kilómetros del pueblo de Urcos.

40
Del tambo de Y del dicho tambo de Urcos se hade ir al tambo de Qui- fol. 5 r
Urcos a Qui-
quijana quijana en el qual hande servir todos los yndios que allí tiene
12 [46 r]

[Alonso de la] Carrera13 y los de [Francisco] Delgado que fueron


de [Bernabé] Picon14, y el pueblo Huyu15 [y] los yndios de sus
circunferencia[s] que se llama[n] [espacio en blanco] y Paupire
[sic: Papres]16, que son de Lorenzo de la Gama, y Llequi y sus
yndios que son de Francisco Flores Gibra León, y los pueblos de
Francisco Sánchez que se llaman Ocongata y Bambachulla17 y
Barbachulla [sic] o Quirocancha; [sic: y si pareciere que] contri-
buian en este dicho tambo los yndios de mina de [Martín de]

12
Este tambo se encontraba localizado en el pueblo de San Pedro de Quiquijana
(PQÑ-Cusco 2007: 74). Seis kilómetros al sur de este poblado, frente al sector
conocido como Tambopata, puede detectarse aún hoy en día una evidencia ono-
mástica de la antigua infraestructura estatal incaica, representada por la hacienda
Chasquihuasi.
13
El 14 de diciembre de 1535, los vecinos de la ciudad del Cusco Bernabé Picón y Alonso
de la Carrera firmaron una carta de compañía para “aprovechar por mitad los indios que
se les repartieron por el Gobernador don Francisco Pizarro, así como las minas y demás
granjerías” (Lohmann 1944: 66).
14
Se trata de la encomienda de Cabinas (Caviñas), localizada al sureste de la ciudad del
Cusco, cerca a Quiquijana (AGI 1568-1569). Tanto esta encomienda como la de Ambana,
en La Paz, fueron bipartidas por el gobernador Pedro de La Gasca entre Bernabé Picón
y Francisco Delgado, de quienes las heredaron, respectivamente, doña Francisca de Bo-
lonia y doña Beatriz Bonifaz de Ocampo, esta última hija de Bartolomé Gallo e Isabel de
Ocampo (Anónimo 1907 [1581]: 138; Aparicio 1963: 138; Cook 1975: 68).
15
Según aparece consignado en el folio 47v [88v] de las Ordenanzas, el pueblo de Huyo
estuvo encomendado en Pedro de Bustinza.
16
Se trata del repartimiento de Papres, localizado en la antigua provincia cusqueña de
Quispicanche. Encomendado inicialmente en el licenciado Antonio de la Gama (no Lo-
renzo como imprecisamente se indica en las Ordenanzas) y heredado por su hija Elvira
(Puente 1991: 369), este repartimiento quedó posteriormente en poder de la Real Corona
española.

Actuales distrito de Ocongate y comunidad campesina de Pampa Chulla (distrito de


17

Urcos) de la provincia cusqueña de Quispicanchi.

41
Florencia que estan cabe los de Gabriel de Roxas18, se provea lo
que sea con parecer de mi teniente19.
De Quiquija- Y del dicho tambo de Quiquijana se hade ir al tambo de
na a Cangalla
Cangalla20 que es de Pedro de los Ríos, en el qual ande servir los
yndios del mismo pueblo y los de Acopia y Checacupi con todo
lo a él sugeto de que [se] sirve Alonso de Toro.

De Cangalla
Y del dicho tambo de Cangalla se ha de ir al tambo de
a Compapata Compapata21, en el qual hande servir los yndios del mismo pue-
blo que es de Alonso de Mesa y de Fermín de Andia, y los pue-
blos de que se sirve [Pedro] Cermeño el río arriba y el pueblo de
Tinta que es de Diego de Narbaes.

18
Si bien desconocemos el nombre de este grupo encomendado al conquistador Martín
(“Machín”) de Florencia, sabemos que tras su ejecución, ordenada en 1544 por el insurrec-
to Francisco de Carvajal, el gobernador Pedro de La Gasca encomendó su repartimiento
cusqueño en Juan de Berrio (Busto 1967: 435, nota 24); por consiguiente, podría tratar-
se de Cuñotambo (actual Kuñotambo), Guancarlara (actual Huarancalla/Huarangalle) o
Lauray Ulpo, todos ellos repartimientos localizados al sur y sureste del pueblo de Paruro.
19
Según puede leerse en el folio 47v [88v] de las Ordenanzas, en una versión preliminar del
documento (revisada en la ciudad del Cusco el 6 de mayo de 1543) este párrafo aparecía
consignado con el siguiente tenor: “Y del tambo de Urcos se ha de ir al tambo de Qui-
quijana en el qual han de servir todos los indios que allí tiene Carrera, y los de Delgado
que fueron de Picon, y el pueblo Huyo que es de Bustinza, y los pueblos de Villacastin
uno que se llama Chuno y otro que se llama Caxalxa, y los pueblos de Francisco Sanchez
que se llaman Ocongata, y Bambachulla, y Querocancha, y los pueblos Picoy, y Quispe,
y Sayba, y Guañan, y Guascarquiba que son de Diego Maldonado, y si pareciere que
contribuyan en este dicho tambo los indios de Nicolas de Florencia que están cabe los de
Grabiel de Roxas se provea lo que sea con parecer de mi teniente”.
20
Este tambo se localizaba en la jurisdicción del actual poblado de Cangalle, ubicado
inmediatamente al norte del pueblo de Checacupe, en la provincia cusqueña de Canchis
(PQÑ-Cusco 2007: 75).
21
Actual pueblo de Combapata, en la provincia cusqueña de Canchis.
22
Este tambo se habría localizado en las proximidades del pueblo de San Pedro de Cacha, en
el sector actualmente ocupado por el Parque Arqueológico de Raqchi (PQÑ-Cusco 2007: 79).

42
De Compapa- Y del dicho tambo de Compapata se ha de ir al tambo de
ta a Cacha
Cacha22, en el qual hande servir todos los pueblos de [Bartolomé
de] Terrazas que están a la redonda y cerca del dicho tambo. //
De Cacha a
Chiquana
Y del dicho tambo de Cacha se hade ir a Chiquana23, y fol. 5 v
allí ande servir los yndios de Juan de Porras y los pueblos, y los [46 v]
pueblos [sic] Cuiga [sic: Çinga], ó Asna [sic: Ansa]24 [espacio en
blanco] que son de Francisco Sánchez.
De Chicuana Y del dicho tambo de Sicuani se hade ir al tambo Luruca-
a Lurucache
che , en el qual ande servir los yndios del mismo pueblo que son
25

de Francisco Sánchez y el pueblo Mamaguani26 [sic: Marangani]


que es de Martin de Salas.
De Lurucachi Y del dicho tambo de Lurucache se hade ir a Chunga-
a Chungara
ra [que] está despoblado muchos días ha, mando que se pueble
27

luego y que vengan a residir assí los yndios naturales del dicho

23
Corresponde al actual pueblo de Sicuani, en la provincia cusqueña de Canchis. El topó-
nimo Chiquana aparece registrado en la crónica de Pedro de Cieza escrita a mediados del
siglo XVI (Cieza 1995 [1553]: 269-270).
24
Se trata de los antiguos ayllus Sinca [Singa] y Ansa del pueblo de Sicuani, en la provincia
de Canchis (Garrett 2005: 163). En la actualidad, el segundo de estos ayllus integra la
comunidad campesina de Pampa Ansa.
25
El tambo de Lurucache (Lurucachi) se localizaba en un punto estratégico media legua
(2.8 kilómetros) al sureste del pueblo de Marangani, en la provincia cusqueña de Canchis.
En el ámbito regional, este tambo “era considerado el más importante en el período
colonial, era bien cotizado por los hacendados y estancieros del lugar para obtener en
arrendamiento. Lurukachi era un sitio para el descanso de los trajinantes antes de cruzar
La Raya. En este sitio termina el valle de Vilcanota” (PQÑ-Cusco 2007: 81).
26
Mamaguani corresponde a una deficiente transcripción del topónimo Marangani, pue-
blo que, junto a los de Chungará y Llalli, formaba parte de la encomienda de Pedro Suárez
[Pero Juárez] de Escobedo a mediados del siglo XVI (AGI 1572-1574: ff. 6r [2], 14v
[10v]). Es posible que Suárez hubiera recibido estos repartimientos tras la ejecución del
escribano Martín de Salas, ahorcado por Alonso de Toro (teniente de Gonzalo Pizarro
en el Cusco) debido a su manifiesta lealtad al Rey de España durante la rebelión de los
encomenderos de 1544.

43
pueblo de Chungara que son agora de N. [sic: M.] de Salas, y
que bengan a residir y residan en el dicho pueblo 60 yndios de
los pueblos Horuro y Ñuñoa, que son pueblos del repartimiento
de Gonzalo de los Nidos, los quales dichos 60 yndios solían an-
tiguamente estar poblados y residían en el dicho tambo, el qual
dicho tambo, ansimismo, mando que sirban y hagan mita otro
pueblo del dicho N. [sic: M.] de Salas que se llama Llalli que
son yndios canas, y el pueblo Copil que es de Villacastín, el qual
dicho pueblo e tambo mando que se pueble luego.
De Chungara Y del tambo de Chungara [se ha de ir] al pueblo y tambo
a Ayaguire
de Ayaguire que es de Francisco de Villacastín, en el qual hande
servir todos los yndios del dicho pueblo y lo // a él sugeto, y los fol. 6 r
pueblos [de] Hururo y Asillo con lo a él sugeto. [47 r]

Aqui se apartan los dos caminos a la redonda de la laguna


[Lago Titicaca], que se llama[n] Omasuyo o [sic: y] Hurcosuyo.
De Ayaguiri a Y del tambo de Ayaguire se hade ir al pueblo de Pupuja,
Pupuja
que es un lugar de Chiquicache, en el qual sus caciques han-
de poblar y proveer de yndios, y bastimentos y cosas necesarias
para los caminantes.
De Popuja a
Chiquicache
Y del dicho tambo de Popuja se hade ir al tambo de Chi-
quicache28, en el qual dicho tambo ande servir los pueblos e yn-
dios sugeto[s] al dicho tambo.

27
El tambo de Chungara se localizaba al oeste del actual distrito de Santa Rosa, en las
proximidades de la quebrada y hacienda Chungara de la provincia puneña de Melgar.
Como evidencia de ello, en esta área aún encontramos topónimos como Tambocunca,
Tambopata e Incanan Pampa o “la pampa del Camino Inca”.
28
Chiquicache, registrado también como Chuquicache, es el nombre de una antigua pro-
vincia altiplánica que incluía los pueblos de Achaya, Arapa, Caminaca, Caquesani (Villa de
Betanzos), Chupa, Pusi, Saman y Taraco (Spurling 1992: 77, nota 94). Si bien aún no se
logrado identificar con precisión donde se ubicaba el tambo mencionado en las Ordenan-
zas, a partir de un minucioso cotejo de fuentes coloniales, Geoffrey Spurling ha propuesto
que podría haberse localizado en el actual pueblo de Saman (Ibíd.: 79).

44
De Quiquicache Y del dicho tambo de Quiquicache [sic: Chiquicache] se
a Guancani
hade ir al pueblo de Guancani que es ahora de Francisco Her-
nandes, en el qual dicho pueblo y tambo hande servir todas las
aldeas y lugares a él sugetas sujetas [sic].
De Guancani Y del dicho pueblo y tambo de Guancani se hade ir al
a Moho
pueblo y tambo de Moho que es del capitán Francisco [de] Cara-
bajal, en el qual hande servir los yndios del mismo pueblo y las
aldeas y lugares a ellas sugetos.
De Moho a Y del dicho tambo de Moho se ha de ir al pueblo y tambo
Guaycho
de Guaycho29, en el qual ande servir como arriba.
De Guaycho Y del dicho pueblo y tambo de Guaycho ande ir al pueblo
a Carabuco
y tambo de Carabuco que es del capitán Francisco de Carabajal,
en el qual dicho pueblo ande servir los yndios del mismo pue-
blo// y las aldeas y lugares a él sugetos. fol. 6 v
[47 v]
De Carabuco Y del dicho tambo y pueblo de Carabuco se tiene de ir
a Achacache
al pueblo y tambo de Achacache que es del repartimiento del
Marqués, que haya gloria, en el qual ande servir el dicho pueblo
y todas las aldeas y lugares a él sugetos.
De Achacache Y del dicho pueblo de Achacache se hade ir al pueblo y
a Guarina
tambo de Guarina que es del repartimiento del dicho Marqués,
en el qual hade servir el mismo pueblo y las aldeas, etcétera.
De Guarina a Y del dicho tambo y pueblo de Guarina se hade ir al pue-
Pucarani
blo y tambo de Pucarani que es del dicho Marqués, en el que
ande servir como lo de arriba.
De Pucarani a Y del dicho pueblo de Pucarani se hade ir al pueblo y
Llaxa [sic]
tambo de Llaxa [sic: Laxa] que es del dicho Marqués, en el qual
hande servir los yndios del mismo pueblo, etcétera.

29
Se trata del actual pueblo de Puerto Acosta, capital de la provincia de Eliodoro Cama-
cho, en el departamento boliviano de La Paz (Rada 1909: 38).

45
De Laxa a Y del dicho pueblo y tambo de Laxa se tiene de ir al pue-
Oyacha [sic]
blo y tambo de Oyatha [sic: Uyacha]30 que es del dicho Marqués,
en el qual ande servir los de él, etcétera.
De Oyacha [sic] Y del dicho tambo de Oyacha [sic] se tiene de ir al pueblo
a Cajamarca
[sic] y tambo de Cajamarca31 [sic: Calamarca] que es de los del dicho
Marqués, en el qual hande servir según dicho es.
De Cajamar- Y del dicho tambo y pueblo de Cajamarca [sic] se tiene
ca [sic] a Ha-
yo Hoyo [sic] de ir al pueblo y tambo de Hayo Hoyo [sic: Hayohayo] que es de
Antonio Altamirano, en el qual ande servir los mismos yndios de
el según lo dicho.
De Hayo hoyo Y del dicho pueblo y tambo de Hayohayo se hade ir al // fol. 7 r
[sic] a Pipica
pueblo y tambo de Pipica [sic: Xicaxica]32 que es del dicho Anto- [48 r]
[sic]
nio Altamirano, en el qual ande servir los mismos yndios del pue-
blo qual dicho es, y si alguno de los pueblos de Gabriel de Roxas
fuere obligado a servir en el dicho tambo, mando que sirva en el
según o fueren obligados conforme a la orden de Guaynacaba.
De Pipica [sic] Y del dicho pueblo y tambo de Pipica [sic] se hade ir al
a Caracollo.
Desde este pueblo y tambo de Caracollo, que es en los términos y jurisdic-
tambo de Ca- ción de la dicha villa de [La] Plata, del qual dicho tambo se sirve
racollo para
adelante a to- [Alonso de] Manjares [sic: Manjarres], en el qual hande servir
dos los demás los yndios dicho pueblo y todos los otros pueblos o aldeas que
que son suras
y charcas, ha
de tener po-
blados la villa
de [La] Plata
Viacha [Uyacha] fue un pueblo y tambo del repartimiento de Chuquiago que formó parte
30

de la encomienda de Francisco Pizarro (Julien 1983: 18, table 1; Varón 1996: 304, cuadro 2).
31
Imprecisa transcripción de Calamarca, también registrado como Calamanta, un pueblo
y tambo localizados en el territorio de los pacajes que constituía parte de la encomienda
de Francisco Pizarro (Julien 1983: 18, table 1; Varón 1996: 304, cuadro 2).
32
El topónimo Pipica, también registrado en las Ordenanzas bajo la forma Xijica (fol. 23r
[64r]), se habría originado a partir de una deficiente transcripción de Xicaxica [Sicasica].
Todo parece indicar que el copista que transcribió el documento original en el siglo
XVII identificó errada, aunque consistentemente, como una letra “p” la “x” con sector
derecho cerrado o bucle, de uso muy extendido en España desde fines del siglo XIV
(Morterero 1979: 73). Una situación similar puede detectarse en el topónimo Coscopa
(fol. 4v [45v]), derivado de Coscoxa.

46
tiene por allí el dicho Manjares [sic], y todos los otros pueblos
que son obligados a servir en el dicho tambo33.
De Caracollo Y del pueblo y tambo de Caracollo se hade ir al de Paria34
a Paria
que es del repartimiento de Pedro del Barco, en el qual dicho
pueblo ande servir los yndios los yndios [sic] del dicho pueblo
con las aldeas y lugares a él sugetas e con otros pueblos del re-
partimiento del dicho Pedro del Barco que estan por allí cerca.
De Paria a
Butambo o
Y del dicho pueblo y tambo se hade ir a Butambo que
Guanachuspa está despoblado, el qual dicho tambo se llama Guanachuspa35
está despoblado y ay mucha necesidad que esté poblado, mando
a mi teniente y en su ausencia a los // alcaldes ordinarios de la fol. 7 v
dicha villa de [La] Plata que hagan poblar luego el dicho tambo; [48 v]

33
Alonso de Manjarres era encomendero de 900 indios soras residentes en Caracollo reci-
bidos por merced de Francisco Pizarro el 2 de enero de 1540 (Presta 2000: 257; Río 2005:
102). Los pueblos soras encomendados en Manjarres que debían prestar servicios en el
tambo de Caracollo eran: Apacomire, Totora, Caamarca, Estancia Quiroma, Estancia
Chargua, Chauanta, Quire, Chai, Sillota, Ojai, Acupa, Pocusco, Ichuca, Estancia Ichuca y
Estancia Colipa (Río 2005: Cuadro 2.2).
34
Según ha sido señalado por María de las Mercedes del Río (2005: 81), sobre la base del
estudio efectuado por Carola Condarco, Edgar Huarachi y Mile Vargas, el tambo de Paria
se habría localizado “al norte del río Jacha Uma, en la antigua hacienda de Qutuchullpa”.
35
Hasta donde sabemos, el tambo de Guanachuspa o Guachulpa aún no ha podido ser
identificado (cfr. Michel y Ballivián 2013: 237, figura 2). Es probable que se tratara de ins-
talaciones menores incaicas tempranamente relegadas por los conquistadores españoles;
al respecto, en un testimonio de 1546 se informa la existencia de “unos tambillos que
están entre Chayanta y Paria, a ocho leguas [53.5 kilómetros] de Paria” (Pérez de Tudela
1964: 452).

Tomando en consideración que los indios del repartimiento de Sacaca, encomendados al


tesorero Alonso Riquelme (AGI. Patronato, 278, N.2, R.120, f. 1), residían en las proximi-
dades de este tambo, es posible que se hubiera localizado en la jurisdicción del pueblo de
Guanacoma. Esta posibilidad se ve respaldada por una memoria redactada entre los años
1575 y 1582 por don Fernando Ayavire y Velasco, cacique principal del repartimiento de
Sacaca, en la que, entre otras tierras y estancias pertenecientes a sus antepasados, mencio-
na las de Guanacoma y Coyparchulpa (Espinoza 2003b: 321).

47
y por que el repartimiento de Alonso Riquelme está cerca de allí
fuera de[l] Camino Real, si a las dichas justicias les pareciere
que el dicho repartimiento tenga poblado y proveído el dicho
tambo, provean en ello por manera que el dicho tambo esté siem-
pre poblado conforme a lo contenido en estas ordenanzas.

Y del dicho tambo de Guachulpa se hade ir al pueblo y


Achayanta [sic:
A Chayanta]
tambo de Chayanca36 [sic: Chayanta] que es del repartimiento de
Gonzalo Pizarro en el qual ande servir según dicho es de suso.
De Chayanta Y del dicho tambo de Chayanca [sic] se hade ir al pueblo de Chu-
a Chuquiabo
quiabo de los Charcas que es del repartimiento del dicho Gonza-
lo Pizarro, en el qual ande servir según dicho es.
De Chuquiabo Y del dicho pueblo de Chuquiabo se hade ir al pueblo y
a Pocoata
tambo de Pocoata que es del dicho Gonzalo Pizarro, en el qual
hande servir los yndios del mismo pueblo según dicho es.
De Pecoata Y del dicho pueblo de Pocoata se hade ir al pueblo de
[sic] a Macha
Macha que es del dicho Gonzalo Pizarro, en el qual hande servir
los yndios según dicho es.

De Macha a Y del dicho pueblo y tambo de Macha se hade ir al pueblo


Caracara
y tambo de Caracara que es del dicho Gonzalo // Pizarro en el qual fol. 8 r
hande servir los yndios del mismo pueblo con todo lo a él sugeto. [49 r]

De Caracara Y del dicho pueblo de Caracara se tiene de ir a Moromoro


a Moromoro
que es del dicho Gonzalo Pizarro, en el qual ande servir los yn-
dios del mismo pueblo con todo [lo] a él sugeto.
De Moromoro Y del dicho pueblo de Moromoro se tiene de ir a la di-
a la villa de
[La] Plata cha villa de [La] Plata, Otro sí demás del dicho Camino Real

36
La parcialidad anansaya del pueblo de Chayanta, perteneciente a la nación Qaraqara, fue
encomendada en 1540 por Francisco Pizarro en su hermano Gonzalo. Tras la muerte de
este último, en 1548, el gobernador Pedro de La Gasca asignó dicha encomienda al con-
quistador Pedro de Hinojosa (Julien 1983: 18; Platt et al. 2011: 267-270).

48
que va señalado de esta ciudad del Cuzco a la villa de [La] Pla-
ta, puedan ir por el camino antiguo que se toma de Ayaguire37
como será declarado.
Donde se divi-
den los dos ca-
En el pueblo de Ayaguire por razón de la laguna [Lago
minos reales Titicaca] se dividen dos caminos: el que llaman de Omasuyo, y
del Collao pa-
ra la Villa de que de suso está declarado, y el otro, que se llama de Hurcosuyo,
[La] Plata es el siguiente:
De Ayaviri a El primer tambo del dicho pueblo de Ayaguire es el pue-
Pucará
blo de Pucarani [sic: Pucará], en el qual ande servir los yndios
del dicho pueblo y los del de Quipa que son de Gonzalo Pizarro,
o más todas las otras aldeas y lugares que suelen servir en el
dicho tambo, y un pueblo de [Gregorio de] Setiel que se llama
Angara y el pueblo Asangaro como antiguamente solían.
De Pucará a Y del pueblo y tambo de Pucará ande ir al pueblo y tam-
Nicasio
bo de Nicasu [sic: Nicasio], que es de Francisco Maldonado, en
el qual hande servir los yndios del dicho pueblo y lo demás que
dicho es. //
De Micasio Y del dicho pueblo de Micasu [sic: Nicasio], se tiene de fol. 8 v
[sic] a Camata
ir al tambo y pueblo de Camata38 que es del repartimiento de [49 v]
Hernando Bachicao, el qual dicho tambo se hade poblar luego
porque está despoblado muchos días y ande servir en el pueblo
de Sullaca39 con las aldeas y lugares sugetas a él que son de Her-
nando Bachicao.
De Camata a Y del dicho tambo de Camata se tiene de ir al pueblo de
Caracoto
Caracoto que es de Antón Ruiz, en el qual hande servir los yn-

37
Actual Ayaviri, capital de la provincia puneña de Melgar.
38
Este pueblo correspondería a la localidad de Corihuata, ubicada actualmente en el dis-
trito de Juliaca, en la provincia puneña de San Román.

El pueblo de Sullaca corresponde a la actual ciudad de Juliaca, capital de la provincia


39

puneña de San Román (Raimondi 1874-1879, II: 107).

49
dios del dicho pueblo y los del pueblo Canche40 que es del dicho
Antón Ruiz y del repartimiento que hera de don Diego con las
aldeas y lugares a él sujetas.
De Caracoto Y del dicho pueblo y tambo de Caracoto se hade ir al pue-
a Paucarcolla
blo de Paucarcolla, en el qual han de servir los yndios del dicho
pueblo y las aldeas y lugares dél, y el pueblo de Guaca41 que es
del capitán Guebara.
De Paucarco- Y del dicho pueblo de Paucarcolla se tiene de ir al pueblo
lla a Puno
de Puno que es de [Gómez de] Macuelas [sic: Maçuelas], en el
qual ande servir los yndios del dicho pueblo con las aldeas a él
sugetas, y más otro pueblo de Macuelas [sic] que está allí junto
que se llama Ycho42.
De Puno a Y del dicho pueblo de Puno se tiene de ir a Chucuito que
Chucuito
es del repartimiento de Su Magestad, en el qual ande servir // los fol. 9 r
yndios del dicho pueblo según dicho es. [50 r]

De Chucuito Y del pueblo de Chucuito an de ir a Ancora [sic: Acora]


a Acora
que es del dicho repartimiento de Su Magestad, en el qual an de
servir el dicho pueblo, según dicho es.
De Acora a Y del dicho pueblo de Ancora [sic] se tiene de ir a Hilavi
Hilavi
que es del repartimiento de Su Magestad, en el qual ande servir
el dicho pueblo y todas las aldeas, etcétera.

40
Se trata probablemente del antiguo asentamiento de las comunidades campesinas de
Canchi Grande, Canchi Chico y Canchi Huañingora, localizadas en el distrito de Caraco-
to, provincia puneña de San Román.
41
San Juan de Guaca [Huaca] era un antiguo anexo del pueblo de Caracoto ubicado a
tres leguas de distancia, en la provincia y corregimiento de Lampa (Alcedo 1787: 374;
Villanueva 1982: 73).
42
El repartimiento constituido por los pueblos altiplánicos de Puno e Ycho fue entregado
por Francisco Pizarro al conquistador Gómez de Mazuelas mediante cédula redactada en
la ciudad del Cusco el 1 de agosto de 1535; junto a ellos, Mazuelas recibió varios otros
pueblos localizados en la región Chinchaysuyu del Cusco (AGI 1572, 1597).

50
De Hilavi a Y del dicho pueblo de Hilavi se tiene de ir al pueblo de
Sulli [corregi-
do: Julli] Sulli43, en el qual hande servir el dicho pueblo y aldeas y lugares
a él sugetas.
De Juli a Po- Y del pueblo de Sulli se tiene de ir a Pumata, que es del
mata
dicho repartimiento de Su Magestad, en el qual ande servir según
dicho es en los demás.
De Pomata a Y del pueblo de Pumata se tiene de ir al pueblo de Sepita,
Sepita
que es del dicho repartimiento de Su Magestad, en el qual ande
servir el dicho pueblo según dicho es.
De Sepita a Y del dicho pueblo de Sepita se pasa la puente del
Machaca
Desaguadero de la laguna [Lago Titicaca] y se tiene de ir al
pueblo de Machaca que es del repartimiento del Marqués, en
el qual hande servir el dicho pueblo y [las] aldeas con lugares
a él sugetos.

De Machaca Y del dicho pueblo de Machaca se tiene de ir al pueblo de


a Cacyabire
Cacyabire [sic: Cacyaviri]44, que es del dicho repartimiento del
Marqués, en el qual ande servir según dicho es.
De Cacyaviri Y del dicho pueblo de Cacyaviri se tiene de ir al pueblo
a Caquicora
[sic] de // Caquicora [sic: Caquingora]45 que es del dicho pueblo del fol. 9 v
[50 v]

43
Se trata del actual pueblo de Juli, capital de la provincia puneña de Chucuito, también
registrado en tiempos coloniales bajo el nombre de Suli (Bertonio 1612, II: 217).
44
Se trata del actual pueblo de Caquiaviri, localizado en la provincia paceña de Pacajes, a
los pies del cerro Pukarpata (Ballivián et al. 2011: 182-184; Julien 1983: 19).
45
Localizado en el actual poblado de Caquingora, en la provincia paceña de Pacajes, este
asentamiento colonial habría sido construido sobre un antiguo tambo inca: “Es probable
que en este tambo no se requirieran de mayores estructuras para albergar a los viajeros que
se asentaban en la hondonada junto a la qocha o qotaña de agua que alimentaba a su vez a
los animales. Al este de la iglesia y por detrás del colegio del pueblo se identificaron dos
estructuras rectangulares similares a las kallancas identificadas en Jesús de Machaca y Ca-
quiaviri y miles de fragmentos de cerámica de estilo Inka, Inka-Pacajes en sus alrededores
en una pequeña kancha” (Ballivián et al. 2011: 185).

51
Marqués, el dicho pueblo con las aldeas y lugares sujetos a él
hande servir.
Adonde se to- Otro sí, del dicho pueblo Caquicora [sic] atrabiesan al
ma en el Co-
llao la trabe- Camino Real de Omasuyo en un día, y del dicho pueblo Caqui-
sía o camino cora [sic] se pasa el río y se toma el camino para ir a las minas
para las minas
de plata de de plata de los Charcas de Porco de plata, para las quales ande ir
Porco de los
Charcas
por los tambos siguientes:

Y del dicho pueblo de Caquicora [sic] se tiene de ir al


De Caquicora
[sic] a Callapa
pueblo de Callapa que es de Antonio Altamirano, en el qual
hande servir los yndios del dicho pueblo y las aldeas según
dicho es, o de los lugares que están allí cerca que son del di-
cho Altamirano.
De Callapa a Y del dicho pueblo de Callapa se tiene de ir al pueblo
Totora
de Totora que es Carangas, del qual se sirve [Francisco de] Re-
tamoso y [Lope de] Mendieta, ande servir en el los yndios del
mismo pueblo y las aldeas y lugares a él sugetas, el qual dicho
pueblo es el primero de los términos y jurisdicciones de la villa
de [La] Plata.
De Totora a Y del dicho pueblo de Totora se tiene de ir al pueblo de
Chuquicota
Chuquicota46 de que se sirve [Lope de] Mendieta, en el qual di-

Se trata del actual poblado de Choquecota, en la provincia de Carangas, departamento


46

boliviano de Oruro. Durante la ocupación inca de la provincia de Carangas, el tambo de


de Chuquicota adquirió una gran importancia regional, desplazando al asentamiento de
Colque como cabecera de este sector (Medinacelli 2010: 131-132, nota 56).

Según consta en unos autos fiscales conservados en el Archivo General de Indias, redac-
tados entre los años 1548 y 1571, Lope de Mendieta tenía encomendados los caciques
Chuquichambi y Mama Vilca; en uno de estos documentos se precisa, además, que “el
dicho tambo de Chuquicota es el tambo principal en el cual los dichos caciques principa-
les del dicho Lope de Mendieta y los a ellos sujetos con sus indios han servido y suelen
servir de tiempo inmemorable a esta parte a los Ingas que eran señores de estos reinos y
después a los españoles” (Medinacelli 2006: 241, nota 32).

52
cho pueblo hande servir los mismos yndios del pueblo y los de
las aldeas y lugares a él sugetos.
De Chuquico- Y del dicho pueblo de Chuquicota se tiene de ir al pueblo
ta a Colqui
de Colqui47, en el qual hande servir los yndios del // mismo pue- fol. 10 r
blo y todo lo a él sugeto. [51 r]

De Colqui a
Andamarca
Y del dicho pueblo de Colque an de ir al pueblo de Andamar-
ca, en el qual hande servir los yndios del dicho pueblo y lo a él sugeto.
De Andamar- Y del dicho pueblo de Andamarca se hade ir al pueblo de
ca a Churinor-
ca [sic] Churinorca [sic: Hurinoca]48 que es el postrero de los Carangas,
en el qual hande servir los yndios de dicho pueblo y lo a él sugeto.
De Churinor- Y de dicho pueblo de Churinorca [sic] ande ir al pueblo
ca [sic] a Au-
llaga de Aullaga[s]49 que es de [Pedro] Alonso de Inojosa, en el qual
ande servir los yndios del dicho pueblo y las otras aldeas de que
se sirbe el dicho Inojosa.

Corresponde al actual pueblo de Corque, en la provincia Carangas del departamento


47

boliviano de Oruro (Julien 1983: 19).


48
Se trata de la actual localidad de Orinoca, localizada en el Municipio de Andamarca de la
provincia de Sud Carangas, en el departamento boliviano de Oruro. En la cédula de enco-
mienda de Gómez de Luna (1540), se indica que el señor principal del pueblo de Hurinoca
respondía al nombre de Chuquichambi (Medinacelli 2010: 112), quizás se trate del cacique ho-
mónimo que pocos años más tarde aparece encomendado en Lope de Mendieta (vid. nota 46).
49
Según ha sido señalado por Marcos Michel (2008: 172), el tambo de Aullagas correspon-
dería a las actuales ruinas de San Miguel de Uruquilla localizadas en la orilla sur del lago
Poopó, 20 kilómetros al sureste de Pampa Aullagas. Esta interpretación resulta bastante
plausible si tomamos en cuenta que, en 1538, un total de 725 indios tributarios aulla-
gas-uruquillas residentes en este y otros poblados aledaños fueron encomendados por
Francisco Pizarro al trujillano Pedro Alonso de Hinojosa (Espinoza 2003a: 80).

Las investigaciones efectuadas por Alejandra Martínez y María del Pilar Lima en San
Miguel de Uruquilla les han permitido reconocer que se trató de un importante centro es-
tatal inca de producción, almacenamiento y distribución de quinua a nivel local y regional
(Martínez 2011: 230) y en un área de convergencia multiétnica entre grupos aullagas-uru-
quillas, sevaruyos-aracapis y quillaca (Lima 2008: 138).

53
De Aullaga[s] Y del dicho pueblo de Aullaga[s] se tiene de ir al tambo
adonde Alda-
ña [sic] de Hernando de Aldaña [sic: Aldana]50 que es en la provincia de
los dichos Aullagas, en el qual hande servir todos los yndios que
allí tiene el dicho Hernando de Aldaña [sic].
De adonde Al- Y del dicho pueblo se tiene de ir al pueblo Porco que es
daña [sic] a
Porco donde están las minas de plata de los Charcas, y de las dichas
minas van a la villa de [La] Plata.

Otro sí, por que en este trecho de camino ay trabesia de


despoblado, mando que mi teniente provea si huviere pueblos de
hazer un tambo y los yndios mas cercanos vengan allí a servir.
El camino pa- Otro sí, para venir de la dicha villa de [La] Plata a la villa
ra ir y venir
de la villa de de Arequipa se hade venir por los caminos reales susodichos has-
[La] Plata a la ta la puente del Desagüadero, y de la // dicha puente por todos los fol. 10 v
de Arequipa
pueblos del Rey hasta Chucuito. [51 v]

De Chucuito Y del dicho pueblo de Chucuito se hade ir al pueblo de


a Puno
Puno que es del dicho [Gómez de] Macuelas [sic: Maçuelas], en el
qual hande servir los yndios susodichos del dicho repartimiento.
De Puno a Ha- Y del dicho pueblo de Puno se hade ir al pueblo de Hatun
tum Collao [sic]
Collao [sic: Hatun Colla], en el qual ande serbir los yndios del
dicho pueblo y las otras aldeas y lugares sugetos a él, que sirven
a [Juan] Delgado.

50
Según consta en el título de encomienda emitido en 1539 por Francisco Pizarro, el con-
quistador Hernando de Aldana recibió en Charcas 260 indios tributarios aullagas del ca-
cique Acho y 560 indios quillacas del cacique Guarache (Abercrombie 1998: 425-427); el
hijo y sucesor de este último, don Juan Colque Guarache, señalaría en 1575 que su padre
había prestado servicios a los conquistadores españoles “cuando subían y bajando [sic]
por el tambo de los Aullagas-Quillacas, y los aviava a esta ciudad y villa de Potosí y Porco
por ser como eran caminos despoblados” (citado en Espinoza 2003a: 143). Es muy pro-
bable que este tambo, que no debe ser confundido con el de los Aullagas-Uruquillas (San
Miguel de Uruquilla), correspondiera al tambo de Sevaruyo investigado arqueológicamen-
te por María del Pilar Lima (2008: 136-138); este asentamiento se encuentra ubicado al
sureste del lago Poopó, en el límite territorial de los grupos quillaca y sevaruyos-aracapis.

54
De Hatum Co- Y del dicho pueblo de Hatun Collao [sic] se hade ir a
llao [sic] a Ca-
guana Caguana51, pueblo del capitán Perancures [sic: Pedro Anzures
o Perançures], en el qual dicho pueblo hande servir los yndios
del dicho pueblo y los yndios del pueblo Tocona que son del
dicho Perancures [sic], y los yndios de Chiacacaguana [sic: Chi-
cacaguana] que son de García, Manuel de Carabajal [sic: Garci
Manuel de Carvajal] con todas las aldeas o lugares sugetos a los
dichos pueblos.
De Caguana a Y del dicho pueblo de Caguana se hade ir a la dicha villa
Arequipa
de Arequipa y por quanto algunas personas que van a la dicha
villa, ansí de La Plata como de esta ciudad del Cuzco, quieren
atrabezar desde el pueblo de Chicacaguana, no se den yndios ni
bastimentos a ninguna ni alguna persona, y que todas las perso-
nas que huvieren de ir a la dicha villa de Arequipa sean obligados
a travezar desde el dicho pueblo de Caguana, y no por otra parte
// alguna, so las penas contenidas en estas ordenanzas. fol. 11 r
[52 r]
El camino pa- Y de esta ciudad del Cuzco al tambo de Quispicancha y
ra ir y benir
de esta ciudad del tambo de Quispicancha al de Urcos, y de Urcos a Quiquijana,
del Cuzco a la en los quales dichos tambos tienen de servir los caciques, pue-
villa de Are-
quipa blos e yndios que están declarados.

Y del tambo de Quiquijana se tiene de ir al pueblo de


Pomacanche, que es de Antonio Altamirano, en el qual dicho
pueblo hande servir los yndios de Altamirano y los del capitán
Guebara, que fueron de Juan Bázquez [sic: Vásquez], y los que
fueron de Vizente de Béjar, de Juan Julio [de Ojeda], y los pue-
blos de Sangarará y Acos con los otros poblezuelos de Pedro de
los Ríos, y otros poblezuelos de [Pedro] Cermeño que se llaman
Chicara o Chachara.

51
Se trata del actual distrito de Cabana, en la provincia puneña de San Román, 22 kilóme-
tros al oeste de Hatun Colla (Hyslop 1984: 120). La vía asociada a esta localidad, denomi-
nada “camino de Hatuncolla” por Cieza de León (1994 [c. 1553]: 164), fue empleada por
el capitán Pedro Anzures de Camporedondo en el marco de las guerras civiles entre los
conquistadores españoles para desplazarse desde el Collao hasta la ciudad de Arequipa.

55
Y del tambo de Pomacanche se tiene de ir al tambo de
Yanaoca, en el qual ande servir todos los yndios y pueblos que
por allí tiene Diego de Narbaes, y los de Peralonso [Pedro Alon-
so] Carrasco y los de [Juan de] Villalobos.
Y del tambo de Yanaoca se tiene de ir al tambo de Juan
de Figueroa que se dice Cora52 , en el qual ande servir los yndios
del dicho Juan de Figueroa.
Y del dicho tambo de Juan de Figueroa se tiene de ir a un
poblezuelo despoblado que está entre Hatuncana y el dicho tam-
bo de Juan de Figueroa, el qual dicho poblesuelo y tambo despo-
blado es obligado a tener poblado // Don Christóbal [Paullu Inca] fol. 11 v
con los yndios de Hatun Cana. Mando que se pueble luego y se [52 v]
pasen a él el número de yndios que pareciere que son necesarios
para el servicio del dicho tambo, en el qual ande servir los yndios
de Don Christóbal que estubieren mas a propocito.
Y del dicho tambo se hade ir al pueblo de Hatuncana, en
el qual han de servir los yndios del mismo pueblo con los otros
yndios que por allí tiene Don Christóval, porque desde el di-
cho tambo hasta la villa de Arequipa ay cinco o seis jornadas de
despoblado, tierra mui fría y muy pobre de leña y sin ningunos
bastimentos, y no es justo que los yndios atrabiesen con cargas
el dicho despoblado. Mando que [d]el dicho pueblo o pueblos
[de] Canas se tome el camino por los Collaguas, por el qual ay
poblado una noche sí u otra no, y es poco lo que se rodea.
Los tambos
de yuso que
Yten por quanto están dichos y declarados los caminos
es de Hatum reales que se han de caminar de esta ciudad del Cuzco a la villa
Cana ade-
lante han de
de [La] Plata de los Charcas, o a las minas de plata, o a la villa
tener pobla- de Arequipa y los tambos que ande estar poblados en todos los
dos la villa dichos caminos, y los yndios que hande servir en cada tambo, y
de Arequipa
[,] para los porque ay muchas trabesías y otros caminos que se suelen ca-
quales co- minar. Mando que ninguna persona no [sic] pueda caminar ni
mienzan [sic]
desde estos di- camine por otra parte // alguna sino fuere por los dichos caminos fol. 12 r
chos Collaguas [53 r]

Se trata de Corasupa, una de las antiguas parcialidades del pueblo de Checca o Checasu-
52

pa, en la provincia cusqueña de Canas (Glave 1992: 52).

56
y tambos que están señalados, so las penas en estas ordenanzas
contenidas, las quales se egecuten luego en la persona o perso-
nas que lo contrario hiziere; empero, por quanto en el Camino
Real de Omasuyo por donde han de ir y venir los que fueren a
la villa de [La] Plata está despoblado el tambo de Chungara, el
qual yo he mandado poblar según que de suso es dicho, y porque
del pueblo de Ayaguire hasta Lurucache es todo despoblado, doy
lisencia para que hasta que esté poblado el dicho pueblo o tambo
de Chungara puedan ir y caminar las personas que quisieren por
el camino de Hurcosuyo hasta el dicho pueblo de Ayaguire, y de
allí en qualquier tiempo pueda ir el que caminare por uno de los
caminos reales por el que quisiere.
Otro sí, por que en tiempo de imbierno el camino de Hur-
cosuyo desde el pueblo de Ayaguire hasta Puno ay muchas alne-
gas, esteros, o brazos de ríos, y en el dicho tiempo es trabajoso de
caminar por allí, en tal caso doy lisencia para que se pueda cami-
nar y camine desde el dicho pueblo de Ayaguire a Quipa y de Qui-
pa a Lampa, y de Lampa a Tocona, y de Tocona a Hatun Collao
[sic], y del pueblo de Puno que es en el dicho Camino Real.
Otro sí, de esta ciudad del Cuzco para ir a la Ciudad de los Reyes
o a la villa de San Juan de la // Victoria se tiene de ir por el Ca- fol. 12 v
mino Real y tambos siguientes: [53 v]

El camino pa- Y de esta ciudad del Cuzco el primer tambo ha de ser


ra ir o venir
del Cuzco a en Jaquijaguana53, en el qual hande servir los yndios del mismo
la [Ciudad]
de los Reyes
o villa de San
Juan de la Vic-
toria
53
También conocido como Tambo de Mayo, este tambo se encontraba localizado en la actual
comunidad cusqueña de Tambo Real, en la Pampa de Anta (Angles 1983, II: 47). Algunas
tierras aledañas al tambo de Jaquijaguana fueron otorgadas en 1595 a los indios mayos, según
consta en un documento conservado en el Archivo del Ministerio de Agricultura del Cusco
publicado la década pasada: “Las tierras de Mayo Usno Orco, Pachacancha, que se repartie-
ron a los otros indios Mayos, tienen los linderos siguientes: Empieza el primer mojón en un
corral llamado Colcca y allí va suviendo por un camino angosto que deslinda las tierras de los
otros indios llamados Chuquicancha… y de allí va suviendo por el cerro i da en un eral gran-
de que esta por mojón, y de allí va corriendo por la ladera de un cerro llamado Usno; i de allí
va corriendo a otro cerro llamado Chilca-ccayan… y de allí viene dando vuelta hasta los pa-
redones del Tambo Real de Jaquijaguana y viene por el camino real” (Amado et al. 2009: 15).

57
pueblo y el pueblo de Anda [sic: Anta], y el tambo de Qui54, y
el de Cenca, y el de Mayo, y el de Alac y Tomibamba, y Quico
y Guarocorgo [sic: Guarocondo]55, que son del repartimiento de
Hernando Pizarro, y de Gonzalo Pizarro, y su hermano, y el pue-
blo de Mares [sic: Maras], y los pueblos Huscollo o Pimapata
que son de la casa del Señor Santo Domingo con los otros poble-
zuelos que allí tiene la dicha casa, y más otros dos poblezuelos
que estan allí junto que son de Martín Sánchez, o más los poble-
zuelos de Chiyches que son de Gabriel de Roxas.

Y del dicho tambo de Xaquijaguana se tiene de ir al tam-


bo de Limatambo, en el qual han de servir los pueblos Aymara y
Guallua que son del padre Martín Sánchez de Olave, y los pue-
blos de Patati y Parco que son de Diego Maldonado, y el pueblo
Chonta y Guamaruro y Surutta56 o Matara que son de [Gómez
de] Macuelas [sic: Maçuelas]57 y el pueblo Callaraca que es de
Juan Julio [de Ojeda] y el // pueblo Picoy que es del tesorero fol. 13 r
Alonso Riquelme, y el pueblo Marañi que es del dicho tesorero [54 r]
Alonso Riquelme o de Diego Maldonado.

Se trata de Tanboqui, pueblo gobernado por el curaca Punga Huma que aparece mencio-
54

nado en la cédula de encomienda otorgada por Francisco Pizarro a su hermano Hernando


desde el Cusco el 27 de abril de 1539 (Varón 1998: 536); en otras copias coloniales de este
documento, los nombres de la localidad y de su cacique aparecen registrados, respectiva-
mente, bajo las formas Tamboquin y Puingachuma (Julien 1998a: 515).
55
Los pueblos de Quico y Guarocondo, imprecisamente consignado en las Ordenanzas
como Guarocorgo, formaron parte de las encomiendas otorgadas a Gonzalo Pizarro en
1540 (Julien 1998a: 516).
56
En el original: S inicial superpuesta sobre b.
57
En la cédula de entrega de estos pueblos, encomendados en Gómez de Mazuelas por
Francisco Pizarro (Cusco, 1 de agosto de 1535), se puede leer: “Yten se depositaron a
Gomez Macuelas en la provincia de Chichasuyo el cacique orejon que se llama Coco
señor del pueblo Chonda que es de mitimas que tiene dozientos y cinquenta indios. Otro
pueblo que se llama Guamanrroro y el principal Pisco que tiene cient indios… Otro que
se llama Matara y el principal Puiqui…” (AGI 1597: f. 13r [15r]).

58
Y del dicho tambo de Limatambo se tiene de ir al tambo
de la Purina [sic: del Apurima]58 , en el qual han de servir los
yndios y pueblos siguientes: Pitocalla, o Cacho, o Tilca que son
de Antonio Ruiz de Guebara, Cotomalca, o Ayaranga59, o Bam-

58
El tambo de Apurímac, imprecisamente registrado como Guarina en la edición de las
Ordenanzas publicada en la primera década del siglo pasado (Vaca de Castro 1908 [1543]:
443), se encontraba localizado entre los tambos de Curaguasi y Limatambo, en la heredad
denominada Marcahuasi (actual distrito de Mollepata, provincia cusqueña de Anta), al pie
de la montaña Tilca y próximo al famoso puente colgante del río Apurímac (Saintenoy
2013: 13). A mediados del siglo XVI, era propietario de esta hacienda el encomendero Pe-
dro López de Cazalla, quien se desempeñó sucesivamente como secretario de Francisco
Pizarro, Cristóbal Vaca de Castro y Pedro de La Gasca (Garcilaso 1609: 250r). Sin lugar
a dudas, era este el tambo al que aludía el portugués Pedro de León Portocarrero cuando
escribió: “Pasado el puente del Apurima[c] camino del Cuzco se va por un tambo, y en
lo alto queda Mollapata [sic: Mollepata] y otros lugares de indios y se va a Limatambo”
(León Portocarrero 2009 [c. 1620]: 81).

Gracias a otras fuentes de los siglos XVII y XVIII sabemos que este tambo recibía tam-
bién otras dos denominaciones: “tambo de Marcaguasi” (Concolorcorvo 1773: 399;
Decoster y Bauer 1997: 51; Pando 1772: 2v) y “tambo de Carretas” (Pando 1772: 2v),
esta última derivada del nombre de una hacienda cercana (en los términos del pueblo de
Mollepata) perteneciente al Monasterio de Santa Catalina (Vega-Centeno 2004: 111). En
lo que concierne a los restos arquitectónicos asociados a este tambo, una Descripción de la
provincia de Abancay de 1795 señala: “En frente del Tambo de Marcaguasi en una quebrada
profunda llena de insectos, y afecta a tercianas la que llaman Media Luna o Huerta de los
Incas, compuesta de andenes que en su principal vista que es agradable, figuran una media
luna, y en otras diferentes partes mucha andenería ancha que sirve hoy para sembrar sus
terrenos” (Espinavete 1795: 162).

Como consecuencia de la construcción de la carretera Cusco-Abancay, en 1939, el tramo


de camino que conectaba Limatambo con Mollepata (descendiendo luego hacia Mar-
cahuasi) se vio notoriamente afectado (Álvarez 2009: 199). Años más tarde, entre 1953
y 1955, Victor Von Hagen y los miembrosde The Inca Highway Expedition prospectaron
la región y destacaron el hallazgo de “extensas ruinas” en Marcahuasi; estas evidencias,
conformadas por recintos, terrazas y acueductos, fueron interpretadas por ellos como los
posibles restos de un puesto para el control del puente aledaño (Anónimo 1954: 313).
59
Los pueblos de Tilca, Cotomalca y Ayaranga mencionados en este párrafo correspon-
den a los actuales poblados de Tillca, Cotomarca y Ayranca, localizados en el distrito de
Mollepata, provincia cusqueña de Anta.

59
bate que son de [Gregorio de] Setiel, y todos los pueblos, aldeas y
lugares que tiene el fator Yllán Juares [sic: Suárez] de Carbajal en la
provincia de Cotabamba, que es de la otra parte del río de Apurima.

Y del dicho tambo de Apurima se tiene de ir al tambo de Cu-


raguasi en el qual ande servir los yndios de los pueblos Chotocopa,
Carpata, Carnacanche que son de [Diego de] Orbaneja, con todos
los otros yndios que sirben a Orbaneja y los pueblos Curaguasi, o
Hurco, Aymara, o Laya, y los yngas que son todos de Pedro de León,
y los pueblos Chuquixando60 o Urcos que son de Hernando Pizarro.

Y del dicho pueblo de Curaguasi se tiene de ir al tambo


de Abancay61 en el qual hande servir los pueblos Coya y Curac,
o Vichulca [sic: Vichuica], o Tasmara [sic: Tasmaro], o Surco o
Tamaran, que son de Peralonso Carrasco62, o Caramba [sic: Cu-

60
Es probable que el nombre de este pueblo perteneciente a la encomienda de Hernando
Pizarro, registrado en la documentación colonial también como Chuquierrando y Chu-
quicarando (Julien 2001: 250, 252, 254), corresponda en realidad a una deformación del
topónimo Chuquiquirau o Choquequirao (Duffait 2005: 187).
61
Como ya ha sido señalado por algunos investigadores (v.g. Espinoza 2006: 171; Julien
2012: 165, nota 3; Pino y Moreano 2013: 30), el tambo de Abancay correspondería al sitio
arqueológico de Tamburco [Tambo Urco], localizado al noreste de la ciudad de Abancay,
en el departamento de Apurímac. Confirmando esta sugerencia, Concolorcorvo (1773: 399)
ubica a Tambo Urco como posta intermedia entre las localidades de Curaguasi y Cochacajas.
62
Mediante una cédula de depósito de indios otorgada en el Cusco por Francisco Pizarro,
el 1 de agosto de 1535, Pedro Alonso Carrasco recibió en encomienda, entre otros pue-
blos, los de Carcatira, Curco (correspondiente posiblemente a Çurco o Surco), Guayla-
bamba y Vichuica (AGI 1561: ff. 8v-9r).

Años más tarde, tras su enfrentamiento con Francisco Pizarro, Peralonso vería reducida
su encomienda dramáticamente, quedando buena parte de ella incorporada a las de Her-
nando Pizarro y Gaspar de Sotelo. En el título de encomienda de Francisco Pizarro a su
hermano Hernando, redactado en el Cusco a 27 de abril de 1539, aparecen mencionados,
entre varios otros pueblos, el de Vichunga (sic: Vichuica), también anotado como Bu-
chunga o Binchinga, y el de Tasmaro, registrado en ocasiones como Talmaro (Julien 2001:
250, 252, 254); la encomienda de Sotelo, por su parte, incluyó algunos pueblos localizados
entre Curamba y Abancay (Duffait 2005: 190).

60
ramba], o Guaylabamba, o Huchucuri que son de Juan Rodríguez
[Barragán]63 con todos los otros // [de] Peralonso, o Juan Rodrí- fol. 13 v
guez o [Juan de] Pancorbo, y todos los pueblos, aldeas y lugares [54 v]
que tiene el capitán Garsilaso [de la Vega]64 de la otra parte del río
que fueron del Obispo [fray Vicente de Valverde] que haya gloria.

Y del dicho tambo de Cabana [sic: Abancay] se hade ir a


Cochacajas en el qual hande servir el poblezuelo que está en Co-
chacajas, o Mayo y todos los otros pueblos del repartimiento de
[Pedro de] Candia que es ahora del capitán Perancures [sic: Pedro
Anzures o Perançures].65

Y del dicho tambo de Cochacajas se tiene de ir al tambo


de Curimba [sic: Curamba] en el qual hande servir los pueblos
Curamba, Guaguayacongo, o Guaylabamba [sic] y Pongo, y los
mitimaes quichoas que están allí cerca de Curamba con todos
los otros poblezuelos o yngas del repartimiento de Alonzo Dalba
[sic: de Alba] que es agora de Plaza.66

63
El 6 de setiembre de 1542, el almagrista Juan Rodríguez Barragán presentó ante el Ca-
bildo de la ciudad del Cusco una provisión firmada por Diego de Almagro mediante la
cual se le nombraba capitán y teniente de gobernador del valle de Curamba (Esquivel y
Navia 1902 [1749]: 131).
64
En el curso superior del río Apurímac, en su orilla izquierda, el capitán Garcilaso de la
Vega recibió del licenciado Cristóbal Vaca de Castro la encomienda constituida por las
regiones de Cotanera y Huamanpallpa, habitadas por indígenas quechuas (AGI 1562: ff.
1r-3r; Garcilaso 1609: 67v).
65
Tras el fallecimiento del griego Pedro de Candia en la batalla de Chupas, el 16 de septiembre
de 1542, este repartimiento sería entregado por el gobernador Cristóbal Vaca de Castro al
capitán Pedro Anzures de Camporedondo. Peranzures gozó muy poco tiempo de su enco-
mienda pues dos años más tarde, en septiembre de 1544, fallecería en alta mar durante un en-
frentamiento con marinos franceses ocurrido en las cercanías de la isla La Española; el reparti-
miento fue entonces heredado por su hermano Gaspar Rodríguez de Camporedondo, según
merced otorgada por Vaca de Castro (Garcilaso de la Vega 1610: 123; Loredo 1950: 271).
66
El repartimiento de Curamba fue encomendado en Alonso de Alba por cédula del mar-
qués Francisco Pizarro (Loredo 1941: 322); tras su muerte, el repartimiento fue heredado por
su hija Isabel Ronquillo y su yerno Nuño de Mendoza (Cook 1975: 207; Puente 1991: 353).

61
Y del dicho pueblo de Curamba se tiene de ir al pueblo y
tambo de Andaguaylas67, en el qual han de servir los pueblos An-
daguayla[s], y Oponguancho [sic: Opaguacho], o Chuquicocha o
Vilcapuraychita [sic: Vilcapuru y Aychica], que son pueblos de
Diego Maldonado con todo lo a él sugeto68, y los yndios de Die-
go de Silva, y de [Luis de] Céspedes, y de [Alonso de] Origuela
o de Andrés Enamorado.

Y del pueblo y tambo de Andaguaylas se tiene de ir al


tambo de Uramarca69 en el qual hande // servir los yndios del fol. 14 r
pueblo Huriba [sic: Huripa/Uripa] o Tambo70, o Baybamba, Vin- [55 r]

67
Este tambo se encontraba ubicado en la actual ciudad de Andahuaylas, próximo a la
plaza del pueblo y a su iglesia principal; desde este lugar partía un camino hacia el pueblo
de Talavera (Bauer et al 2013: 129, nota 26).
68
En la cédula de encomienda de Francisco Pizarro a Diego Maldonado, firmada en el
Cusco el 15 de abril de 1539, se indica que este repartimiento incluía “el caçique prinçi-
pal de Andaguaylas con todos sus caçiques e principales que son en Hananchanga y
Orinchanga con los quichuas de Bilcaporo [Vilcapuru]”, enumerándose, entre muchos
otros, al cacique Llacaguabeya del pueblo Opabacho [Opaguacho] y a Lastas, señor del
pueblo Aychica (Julien 2002: 192-193). El antiguo pueblo de Vilcapuru o Vilcaparo se
encontraba localizado en las proximidades de la actual comunidad de Andarapa (Bauer
et al. 2013: 48, nota 3 y 50, nota 17). El pueblo Chuquicocha mencionado en las Orde-
nanzas no figura en la cédula de 1539, por lo que es muy probable que fuera registrado
por un error del copista, quizás como resultado de la conjunción de Chuquibamba
y Cochabamba, nombres de dos pueblos que sí formaban parte de esta encomienda
(Julien 2002: 192).
69
El tambo de Uramarca, reportado por Pedro Cieza de León como los “aposentos de
Uramarca” durante su viaje entre Vilcashuamán a Andahuaylas (Cieza 1995 [1553]: 253),
se encontraba localizado en un montículo próximo al actual pueblo de Uranmarca (zona
de “Tambo Viejo”), en la ladera oriental del valle del río Pampas (Socualaya 2013: 155-
156, 164). En sus cercanías existió un puente de crisnejas, mencionado por cronistas colo-
niales como Cieza de León, Guaman Poma de Ayala y Sancho de la Hoz (Ibíd.: 157-158).
70
El tambo de Uripa, localizado entre los pueblos de Ocros y Andahuaylas, tam-
bién aparece mencionado en el Reglamento general y metodico… de Joseph Antonio de
Pando (1772: 2v).

62
gui [sic: Ungui/Ongoy ], o Callo, o Chachapoya71, o Caceviro o
Iniga que son del repartimiento que solía ser del padre [Juan de]
Sosa y de Gabriel de tal [Rojas]72, el qual dicho tambo es el pri-
mero de la jurisdicción de la villa de San Juan de la Frontera, y
ansí mismo hande servir en el los yndios de Bolcan o de Andillca.

Y del dicho tambo de Uramarca se tiene de ir al tambo de


Vilcas, en el qual hande servir los yndios de [Juan de] Mañue-
co, o de [Melchor] Palomino, o de Basco de Guebara y de Juan
Alonso, que son soras, o quiguas, o lucanas, o quichuas, según y
de la manera que los dichos yndios solían servir en el dicho tam-
bo, el qual dicho pueblo y tambo de Vilcas mando que se pueble
luego y que vengan a residir en él el minero [sic: número] de los
mitimaes que antiguamente solían residir en el dicho pueblo.

Y del dicho pueblo o tambo de Vilcas se tiene de ir al


tambo de Chupas73, en el qual han de servir los yndios de dicho
pueblo de Chupas, y el pueblo Cavina, o Acos, o Paucarpata y
todos los cañares y chachapoyas que ay por allí, y si pareciere al
teniente o alcaldes de la villa de Guamanga que sirvan los yndios
de Pedro Dias, lo manden assí.

71
Se trataba de mitmas chachapoyas movilizados hacia Andahuaylas durante el gobierno del
Inca Huayna Cápac; estos migrantes, asentados inicialmente en el paraje denominado Ar-
gama, conformaron posteriormente el pueblo de Guayaconi (Bauer et al. 2013: 130-131).

Por un testamento del siglo XVIII (Juliana Rojas, 1796) llegamos a saber que la familia
72

Rojas matuvo la posesión de algunas tierras asociadas al tambo de Andahuaylas durante


más de un siglo, incluida la parcela denominada Tambo que se ubicaba en la ciudad de
Andahuaylas, “allí donde el camino sale hacia el pueblo de Talavera” (Bauer et al 2013:
129, nota 26).
73
Según ha sido señalado por Julián Idilio Santillana, el tambo de Chupas habría sido ins-
talado en tiempos coloniales. En su opinión, “la ubicación del tambo de Chupas rompe la
cadena de tambos y otros asentamientos construidos a lo largo del capac ñan, en las laderas
orientales de Huamanga. Fue construido después que los españoles fundaran Huamanga,
y hasta ahora no se conoce ningún sitio inca en el eje Vilcas-Huamanga, ni tampoco pasa
por allí ramal alguno del camino inca” (Santillana 2012: 55, nota 15).

63
Y del dicho tambo de Chupas han de ir a San Juan de la
Victoria [Huamanga].
El camino de Otro sí, desde la villa de San Juan de la Vic // toria para ir a la fol. 14 v
San Juan de la
Victoria para Ciudad de los Reyes se ha de ir todo el Camino Real, y el primer [55 v]
la ciudad de
Lima y villa
tambo saliendo de la Villa ha de ser el tambo de Jangar [sic: Sanga-
de Guanuco y ro]74, en el qual han de servir los yndios mitimaes de Diego Gabilán.75
Ciudad de la
Frontera de los
Chachapoyas Y desde el dicho tambo de Jangar [sic] han de ir al tambo
que dicen Marses [sic: Marcas]76, han de servir en el los yndios
de Chrisóstomo de Hontiberos con unos yndios quichuas que es-
tán cabe pulca más acá que son de Juan Berrío.

74
Es probable que el topónimo Jangar (escrito Yangar en la edición de las Ordenanzas
publicada en 1908) sea resultado de una deficiente transcripción de Sangaro [Azángaro],
antigua denominación de un valle localizado en la provincia ayacuchana de Huanta y
nombre del primer tambo que, según el cronista Felipe Guaman Poma de Ayala, debía
visitarse en el viaje de Huamanga hacia Jauja (Guaman Poma 2008 [1615], II: 885). Esta
alternacia entre la S y la J al inicio de un topónimo es consistente con el cambio Sulli >
Julli registrado en el folio 9r [50r] del documento.

Pedro Cieza de León escribió a mediados del siglo XVI que “passado este río de Parcos,
está el aposento de Assángaro, repartimiento que es de Diego Gavilán: de donde se va
por el real camino, hasta llegar a la ciudad de Sant Juan de la Victoria de Guamanga”
(Cieza 1995 [1553]: 246), confirmando el temprano uso de este tambo por parte de los
conquistadores españoles. Aunque su ubicación exacta aún no ha sido precisada, se ha
propuesto que podría corresponder al sitio inca de Tukoq Orqo, localizado a la vera
del Qhapaq Ñan en las cercanías de la ciudad de Huanta (Valdez 2003: 8, 17; Valdez y
Valdez 2000a: 21). En el paraje denominado Huantachaca, próximo a este asentamiento
prehispánico, existían hasta la década de 1960 los restos de un puente colonial que debió
remplazar a otro de tiempos incaicos (Valdez y Valdez 2000b: 12), quizás aquel “de cris-
nejas” que, siguiendo a Guaman Poma, existió junto al tambo de Sangaro (Guaman Poma
2008 [1615], II: 885).
75
En la cédula de encomienda de Francisco Pizarro a Diego Gavilán, firmada en la Ciudad
de los Reyes el 4 de mayo de 1541, se indica que en la jurisdicción de la villa de San Juan
de la Frontera de Guamanga el conquistador recibiría, entre otros pueblos, el de Cocha
gobernado por el curaca Alipa “con ciento y treinta e un yndios [que] son mitimaes yauyos
y taramas y de conchuco” (Alberdi 2010: 58). Este pueblo se localizaba en el actual caserío
de Lucre del distrito de Luricocha, provincia de Huanta (Ibíd.: 65).

64
Y desde Marce [sic] han de ir al tambo de Parcos77 en el
qual han de servir los yndios de [Francisco de] Balboa, y los de
Vasco Suares y ciertos yndios angaraes que tiene el dicho Balboa.

Y desde el dicho tambo de Parcos han de ir al tambo de


Picoy , en el qual han de servir los yndios de [Hernando de]
78

Villalobos y del dicho Chrisóstomo de Hontiberos, los que tiene


un principal suyo que se llama Tomeyaguata79.

Y desde el dicho tambo de Picoy han de ir adonde dicen


Aco , y an de servir allí los yndios de Miguel Astete [sic: de
80

Estete] y el casique prinsipal del dicho Hontiberos.

76
Como ha sido sugerido por Alberto Regal (1936: 52), es probable que este tambo co-
rrespondiera al “tambillo” de Marcas situado, de acuerdo a algunas fuentes coloniales
(Anónimo 1906 [c. 1780]: 232; Guaman Poma 2008 [1615], II: 885), entre los tambos rea-
les de Sangaro (Huanta) y Parcos. En la actualidad, esta localidad forma parte del distrito
de Marcas, en la provincia huancavelicana de Acobamba.

Este tambo se encontraba localizado en la jurisdicción del actual centro poblado de


77

Parcostambo, en el distrito y provincia de Acobamba, departamento de Huancavelica.


78
El tambo de Picoy, visitado por el cronista Cieza de León a mediados del siglo XVI
(Cieza 1995 [1553]: 245), se encontraba localizado en la jurisdicción del actual distrito
huancavelicano de Conayca, próximo a una cuesta que conduce al pueblo de Paucara y
algo alejado al actual trazo del Qhapaq Ñan. Este tambo quedó suprimido a fines del siglo
XVIII, siendo remplazado por otro instalado en el pueblo de Paucaray, actual Paucara
(Pando 1772: 2v.); de sus instalaciones solo quedan en pie algunas ruinas en mal estado de
conservación (Cardelús y Guijarro 2009: 255; Riva-Agüero 1960 [1941]: 56).
79
Se trataba de los indios del pueblo de Cosme [Santa Clara de Cosme], perteneciente
al antiguo curato de Paucarbamba, en la provincia de Huanta (Bueno 1872 [1767]: 72).
Encomendados en Crisóstomo de Hontiveros, tuvieron como gobernantes a los curacas
del linaje Tomayguata (Espinoza 1999: 95, 105).
80
Cieza de León escribió que el tambo de Aco [Acos] se encontraba localizado “junto a un
tremadal lleno de grandes juncales, donde avía aposentos y depósitos de los Ingas” (Cieza
1995 [1553]: 245), que no sería otro que el actual humedal del pueblo de Acostambo, en
la provincia huancavelicana de Tayacaja (Ccente y Román 2005: 23). La ubicación de este
tambo en dicha localidad, sugerida por Antonio Raimondi (1874-1879, II: 58), se ve con-
firmada por un testimonio del siglo XVIII que hace referencia a “un pueblecito llamado el
Tambo de Acos, que otros dicen Acostambo” (Lanuza y Sotelo 1998 [1737]: 113).

65
Y desde allí han de ir al tambo que dizen Llacaxa Para-
leanga [sic: Llacsa Pallanga] que es Yca, con los yndios de doña
// Ynés Muños, muger de Francisco [Martín] de Alcántara, en el fol. 15 r
qual han de servir los dichos yndios.81 [56 r]

Y desde allí an de ir a Patan82 que cae en los yndios del ca-


pitán Lorenso de Aldana, donde han de servir los yndios del dicho.

Este tambo de Y desde allí han de ir al tambo de Xauja donde han de ser-
Jauxa se apar-
ta el camino vir los yndios de Gómez de Carabantes y Rodrigo de Macuelas
para la villa [sic: Maçuelas] y ciertos yndios, y abíos mitimaes que allí están.
de Guanuco y
Ciudad de la
Frontera de los Y desde Xauja han de ir al tambo de Chupayco83, donde
Chachapoyas
an de servir los yndios de María de Escobar y de Francisco de
Herrera vezinos de Lima.

81
Acertadamente, Alberto Regal (1936: 54-55) relacionó este tambo con Llacsa Pallanga
[Llaxapallanga], un antiguo asentamiento huanca próximo al valle de Jauja mencionado en
la Instrucción de Titu Cusi Yupanqui (1992 [1570]: 55) y en la crónica de Antonio de Herrera
(1615: 323). Consignado en otras fuentes coloniales con los nombres de Laxapalanga y La
Xapallanga (v.g. Cieza 1995 [1553]: 242; Vázquez de Espinosa 1969 [1629]: 320, 323), este
pueblo albergó el primer obraje de paños y lanas de Castilla instalado en el Perú, su funda-
dora fue la encomendera doña Inés de Muñoz, casada en primeras nupcias con el capitán
Francisco Martín de Alcántara (Cobo 1882 [1639]: 280, 283; Fuentes 1858: 422, 425).

En la actualidad, Llacsa Pallanga constituye el núcleo del distrito huancaíno de Sapallanga,


atravesado por el Qhapaq Ñan en su recorrido con dirección noroeste hacia la ciudad de
Huancayo. El antiguo ayllu que integró el asentamiento huanca estuvo localizado en el
sector del pueblo denominado San Cristóbal (Ccente y Román 2005: 56, 68).
82
Es probable que este tambo correspondiera al sitio arqueológico de Patancoto, el más
grande asentamiento de la parcialidad Lurin Huanca (aproximadamente 8 hectáreas) lo-
calizado en el límite de los distritos de San Agustín de Cajas y Hualhuas, diez kilómetros
al noroeste de Huancayo (D´Altroy 1992: 188; Perales 2004: 167, nota 17). Este asenta-
miento se encontraba conectado por el Qhapaq Ñan con el sector de Quebrada Honda,
en el distrito huancaíno de El Tambo (Ccente y Román 2005: 69).

Tras la fundación española del pueblo de Concepción, probablemente en la década de


1560, se habría contemplado la necesidad de remplazar a Patan por “el tambo que llaman
de Marivilca [Maravilca] junto al pueblo de la Concepçion [del] repartimiento de Lurin
Guanca” (AGN 1637: f. 3r).

66
Y desde allí han de ir al tambo de Pariacaca donde han de
servir los yndios de la dicha María de Escobar y de Juan Fernan-
des, y también de Francisco Ampuero.

Y después de allí han de ir al tambo de Guarachiri [sic:


Guarochiri]84 donde han de servir los yndios mismos de Guara-
chiri [sic] que son de Sebastián Sanches de Merlo.

83
Este tambo corresponde al tambillo de Julca o Julcatambo que se ubicaba sobre una
terraza natural en la margen derecha del río Cochas, en las cercanías del antiguo pueblo
de Chupayco y la actual hacienda Cochas, en el distrito jaujino de Canchayllo (Espino-
za 1973: 54; Torre y Caja 2005: 102-103, mapa N° 15). Según es registrado en varias
fuentes coloniales, Julcatambo constituia la posta intermedia entre los tambos de Hatun
Xauxa y Pariacaca (cfr. AGN 1638: 1r-2r, 7r-10v; Guaman Poma 2008 [1615], II: 884;
Pando 1772: 2v).

Algunos testimonios de la segunda mitad del siglo XVI hacen referencia al estado de
abandono que, por aquella época, venían atravesando los tambos localizados en el ca-
mino que conectaba la Ciudad de los Reyes con Xauxa, especialmente el de Pariacaca
(Concejo Provincial de Lima 1935b: 246-248). Frente a esta situación, el virrey Francis-
co de Toledo emitió una carta de provisión ordenando que estos “mesones y ventas”
estuvieran bien proveídos (Cusco, 7 de febrero de 1572); en respuesta a ello, el Cabildo
de Lima contrató en marzo de 1572 a Diego de Astorga, administrador del tambo
de Hatun Xauxa, para que “en cumplimiento de lo que Su Excelençia a mandado e
conbiene a los caminantes, se pueble el tanbo de Chupayco e los demás del camino de
Xauxa” (Ibíd.: 254).

84
Diego Dávila Briceño, corregidor de Yauyos, describió este tambo en 1586 con las
siguientes palabras: “Es el tambo deste pueblo de Guadocheri el de más gente caminante
de todo este reino y a donde mejor recaudo se da, y así, hay de ordinario mucha gente y
cabalgaduras en él, que con haber cuatro casa muy grandes y muy largas, no cabe la gente
caminante en ellas; y es la causa, que como desde dicho pueblo de Guadocheri hasta el
valle de Xauxa hay diez y ocho leguas de despoblado y tierra tan fría con la cordillera
de nieve, que por ella atraviesa el camino real, ansí los que van como los que vienen,
descansan un día o dos en este dicho tambo y pueblo… Solía estar poblado con tambo
real este despoblado a sinco leguas deste dicho pueblo de Guadocheri, y servían de los
Anan-Yauyos, en cuyo distrito están los dichos tambos antiguos, cabe un pueblo antiguo
despoblado” (Dávila 1965 [1586]: 161-162).

67
Y desde Guarachiri an de ir a Xiquipa85 donde an de ser-
vir los yndios del dicho Guarachiri [sic].

Y desde allí han de ir al Chondal86 donde han de servir


los dichos yndios de Guarachiri, o de la dicha doña Inés Muños,
muger del dicho Francisco Martín de Alcántara.

85
Debido a un descuido editorial, este tambo no aparece mencionado en la versión de las
Ordenanzas publicada en 1908; sí figura en el resumen incluido por Casiano García en su
Vida de D. Cristóbal Vaca de Castro… bajo la forma “Jiquipa” (García 1957: 170). Se trata del
pueblo y tambo de San Joseph de Siquipa (Miranda 1925 [1583]: 191), también consigna-
do en la documentación colonial como San Joseph de Chorrillos de Aquipa (Rostworows-
ki 1978: 115). Ubicado en el actual distrito huarochirano de San José de los Chorrillos, este
tambo fue mencionado en 1586 como uno de los cuatro existentes en el repartimiento
de Huarochirí (Dávila 1965 [1586]: 162) y figura en la lista de tambos registrada por el
cronista indio Felipe Guaman Poma de Ayala (2008 [1615], II: 884), en ambos casos ca-
tegorizado como un “tambo real”. Su emplazamiento original habría estado localizado en
las proximidades del “Cerro de Tambo” que domina al pueblo (Córdova 1992 [1839]: 73).
86
Si bien la localidad de Chondal ha sido frecuentemente identificada con la actual co-
munidad campesina de Santa Rosa de Chontay (Feltham 1984: 61; 2005: 139; Quiroz
1981: 89; Regal 1936: 106), ubicada en el límite entre el distrito limeño de Cieneguilla y el
distrito huarochirano de Antioquia, aún no se ha logrado demostrar convincentemente la
existencia de algún antiguo tambo en esta jurisdicción. Tomando en consideración que
el tambo de Chondal no aparece registrado en otras fuentes coloniales más tardías (v.g.
Dávila 1965 [1586]; Guaman Poma 2008 [1615]), donde se ve remplazado por el tambo
real de Sisicaya, Jane Feltham ha sugerido que su emplazamiento original debió localizarse
debajo del pueblo de San Francisco de Sisicaya (Feltham 1984: 61; 2009: 89 y 98, nota 36).

Sin embargo, no debemos descartar la posibilidad de que en tiempos coloniales tempranos


hubiera existido un tambo en la zona de Chontay y que décadas más tarde fuera remplaza-
do por otro localizado valle arriba, en la guaranga de Sisicaya; dicha sustitución quizás estu-
vo vinculada a la reorganización demográfica desarrollada por el virrey Francisco de Tole-
do en la década de 1570, la cual llevó a la reducción de la población indígena de la región en
el pueblo de Sisicaya. Al respecto, resulta muy esclarecedor el testimonio del comerciante
portugués Pedro de León Portocarrero quien, refiriéndose al “camino principal que sale de
Lima para las montañas hasta llegar a la ciudad del Cuzco”, escribió en las primeras décadas
del siglo XVII: “Saliendo de Lima por el camino Real de la sierra siempre se va caminando
al oriente, luego a cuatro leguas está el valle de la Seneguilla y se va a Chontayllo ques lugar
de indios y está a nueve leguas del mar…En Chontaillo vive un rico cacique y tiene lindas
huertas y jardines… Luego se pasa el río y se va a un lugar de indios a diez leguas de Lima
que se llama Sisicayo [sic: Sisicaya])” (León Portocarrero 2009 [c. 1620]: 68).

68
(Biblioteca de la Real Academia de la Historia, Madrid. Signatura 9/1678, f. 56r)

69
70
Y desde el Chondal an de ir a Natin que es donde dicen
Sotechumbes87, donde han de servir ciertos // yndios yngas que fol. 15 v
allí tiene el tesorero Alonso Riquelme. [56 v]

Y desde allí se ha de ir a la Ciudad de los Reyes donde se


acaba el dicho camino.

Otro sí, para ir o venir de esta dicha ciudad del Cuzco


a la Ciudad de la Frontera de los Chachapoyas o a la ciudad de
León se tiene de ir por el dicho Camino Real que de suso está
declarado de esta ciudad a San Juan de la Victoria y de la villa
de San Juan al tambo de Xauja desde donde se aparta el camino
para la dicha ciudad de las Chachapoyas o villa de Guanuco, y el
primer tambo donde se ha de ir desde el dicho asiento de Jauja
es del asiento de Tarama, y de allí todo el Camino Real hasta las
dichas ciudad o villa. Mando a mis tenientes que hagan poblar
los dichos tambos cada uno en su jurisdicción conforme a lo con-
tenido en estas ordenanzas.

El camino por Otro sí para ir o benir de la Ciudad de los Reyes a la villa


donde se ha de
ir o benir de la de Arequipa se tiene de ir de la dicha ciudad al tambo de Pacha-
Ciudad de los cama, en el qual han de servir los yndios de Hernán Gonzales y
Reyes a la vi-
lla de Are- Bernardo Ruiz. //
quipa
Y del dicho tambo de Pachacama se tiene de ir al tam- fol. 16 r
bo de Chillca, en el qual an de servir los yndios de [Pedro [57 r]
de] Alconchel.

87
Este tambo se encontraba localizado en la quebrada de Tambo Viejo, en el distrito lime-
ño de Cieneguilla (Quiroz 1998: 138); su población original fue reducida en Late (actual
Ate) probablemente en tiempos del virrey Francisco de Toledo (Cobo 1882 [1639]: 45).
Es oportuno precisar que el nombre Sotechumbe [Sutechumbe] correspondía al apellido
del linaje de curacas que gobernaba el pueblo de Late a fines del siglo XVI, así aparece indi-
cado en el testamento de don Cristóbal Xuto Chumbe, señor principal de Lati, redactado
en 1580. En este documento se informa que Cristóbal era hijo de don Pedro Sutechumbe
y sobrino de don Francisco Ynga Maxi (AGN 1580: ff. 325r, 326v), quizás perteneciente
al grupo inca mencionado en las Ordenanzas.

71
Y del dicho tambo de Chillca se ha de ir al tambo de La
Mar , en el qual han de servir los yndios del mismo tambo que
88

son de [Pedro] Navarro89.

Y del dicho tambo de La Mar se tiene de ir al Guarco, en


el qual han de servir los dichos yndios del dicho Navarro.

Y del dicho tambo del Guarco se tiene de ir al tambo que


está sobre el río Lunaguaná90, en el qual dicho tambo han de ser-
vir los yndios de Chincha que son mitimaes que están en el dicho
río, e yndios de Diego de Agüero.

Y del dicho tambo del dicho río se tiene de ir a Chincha


que es de Su Magestad.

88
Se trataría del tambo de Asia o Paredones, localizado en la provincia limeña de Cañete
(Angeles 2012: 35; Engel 2010: 247; Peralta 2013: 3). Una propuesta menos plausible fue
planteada por María Rostworowski (1989 [1978-1980]: 95), quien situó el tambo de La
Mar en el puerto del Guarco, en Cerro Azul.
89
Algunos años antes de que se emitieran las Ordenanzas de tambos, en sesión del 18 de
noviembre de 1538, el Cabildo de Lima ya había contemplado la necesidad de que se
poblaran y abastecieran los tambos localizados en las periferias de la Ciudad de los Reyes,
incluyendo los de Chilca y el Guarco. Al respecto, en el primer tomo del Libro de Cabildos
fue anotado el pedido de que “se notifique a Luys de Cespedes e Pedro Nabarro que
ambos a dos pueblen el tanbo grande del Guarco e hagan servir a los yndios en el dicho
tanbo conforme a lo que son obligados cada uno e asy mismo quel dicho Pedro Navarro
pueble el otro tanbo suyo [La Mar o Asia] para que sirvan los yndios como son obligados”
(Concejo Provincial de Lima 1935a: 253).
90
Si bien Hyslop (1984: 93-95) propuso que este tambo correspondería al conjunto
arqueológico de Ungará o al sitio denominado Palo, ambos en el valle de Cañete, consi-
deramos más viable que se hubiera tratado del complejo arquitectónico inca de Herbay
Bajo, localizado en la desembocadura del río Cañete y actualmente casi desaparecido
(Ibíd.: 94). Al respecto, aún en la década de 1730 el religioso español Eugenio Lanuza
y Sotelo registró haber pernoctado en el “tambo de Herbai” ubicado entre el pueblo
de Chincha y el tambo de Asia (Lanuza 1998 [1737]: 131, 154). Rostworowski (1989
[1978-1980]: 95) imprecisamente identificó a Herbay Bajo con el Tambo de Locos, otro
sitio mencionado en las fuentes coloniales que en realidad se ubicaría más al sur, en el
distrito cañetano de San Vicente.

72
Iden del dicho tambo de Chincha se ha de ir a Canga-
lla [sic: Çangalla]91, donde han de servir los yndios de Pedro
[Martín de Sicilia] y los de [Alonso de] Palomino, y los de
Alonso [espacio en blanco] y [espacio en blanco] de don Be-
nito [Alonso Martín de don Benito], y todos los yndios del
dicho tambo.

Y del dicho tambo de Cangalla [sic] se tiene de ir al tam-


bo de Yca92, an de serbir en el los yndios de [Nicolás de] Ribera
y los de la muger de Juan de Barrios.

Y del dicho tambo de Yca se tiene de ir al primer valle de


Lanasca93, el qual ha de estar siempre poblado el tambo y proveí-
do por razón de que ay doce leguas de despoblado // del tambo, fol. 16 v
a otro en el qual han de servir los yndios del mismo valle. [57 v]

Y del dicho tambo del primer valle se ha de ir al tambo


del Collao94 que es en el tercero valle de Lanasca, en el qual han
de servir los yndios del mismo valle.

91
Fundado en 1533 por el conquistador Nicolás de Ribera “El Viejo”, el pueblo de Zan-
galla o Sangallán se localizaba en el valle de Pisco, en las cercanías de Humay (Calancha
1639: 237 [235]); sus restos podían ser observados hasta la década pasada formando parte
del desaparecido sitio arqueológico de Lima La Vieja (Chávez 2001: 10).
92
Respaldado por la información consignada en algunos documentos coloniales conserva-
dos en los archivos notariales más antiguos de Ica y en el Archivo General de la Nación,
el padre Alberto Rossel Castro llegó a determinar, a mediados del siglo pasado, que el
“tampu principal” de Ica estuvo localizado en el sitio de Rodamonte, donde posterior-
mente sería edificada la parroquia Santiago de Luren (Rossel 1954: 63). Fue en este tambo
donde, el 17 de julio de 1546, Nicolás de Ribera “El Viejo” celebró una escritura de venta
por la cual los caciques Francisco Nanasca y Alonso Rimansa vendieron toda la quebrada
de Collao (actual Ingenio) a Pedro Juárez “El Viejo” (Ibíd: 61).
93
Según ha sido planteado por Viviana Siveroni (2017: 286), este tambo correspondería a
alguna de las estructuras ortogonales del Horizonte Tardío, con ocupación colonial tem-
prana, localizadas en la entrada de la quebrada principal de Huayuri, en el valle bajo del
río Santa Cruz, perteneciente a la cuenca del Río Grande de Nasca.
94
El tambo del Collao se localizaba en el valle de El Ingenio, en el sector La Legua del
distrito de Changuillo, en la provincia iqueña de Nasca. Según puede apreciarse en algunas

73
Y del dicho tambo del Collao se tiene de ir al pueblo de
Lanasca95, en el qual han de servir los yndios del dicho pueblo.
Y del dicho pueblo prinsipal de Lanasca se ha de ir a
Paloma [sic: Apoloma]96 que es otro valle de la dicha Nasca en
el qual han de servir los yndios del dicho valle de la dicha Nasca
que son del behedor Gabriel de Salcedo.
Y del dicho valle de Apoloma se ha de ir al tambo de
Hacari que es de Pedro de Mendosa, en el qual han de servir los
97

yndios del dicho pueblo.


Y del dicho tambo de Hacari se ha de ir al tambo del
segundo valle de Hacari que se dise Jaqui98, que es del dicho
Mendosa, en el qual han de servir los yndios del dicho valle.
Y del dicho tambo de Mendosa que se llama Xaqui [sic:
Jaqui] se ha de ir a Vilcaraca [sic: Vilcarara]99 que es de [Francis-

fotos aéreas anteriores a la década de 1970 (v.g. Silverman y Proulx 2002: figura 11.2) se
trataba de un centro administrativo inca de grandes dimensiones; sin embargo, la intensa
destrucción a la que fue sometida el asentamiento en los últimos cuarenta años ha origi-
nado su casi total desaparición.
95
El antiguo pueblo inca de Lanasca, también denominado “Caxamalca [de la Nasca]”
(Acosta 2002 [1590]: 308; Cieza 1995 [1553]: 222) corresponde al actual sitio arqueológi-
co de Paredones, localizado entre los distritos de Nasca y Vista Alegre, en la provincia
iqueña de Nasca (Menzel 1959: 128; Programa Qhapaq Ñan 2006: 163). En algunos títu-
los de tierras de la segunda década del siglo XVII aún aparece mencionado este “tambo
del Ynga”, que colindaba “con el camino real que va al pueblo de Santiago de la Nasca”
(AGN 1633: f. 5r).
96
El valle de Apoloma toma su nombre del sitio inca de Poroma, localizado en el valle de
Las Trancas, en la provincia de Nazca. Al excavar algunos contextos funerarios asociados
a este asentamiento, en 1926, Alfred L. Kroeber recuperó material cerámico perteneciente
a los estilos Ica Tardío Local e Inca (incluyendo los fragmentos de un “aríbalo”), además
de una camiseta con patrones estilísticos incaicos (Kroeber y Collier 1998 [1960]: 83).
97
El tambo de Acarí corresponde al centro administrativo inca de Tambo Viejo, localiza-
do al sur del actual poblado de Acarí (Menzel et al. 2012).
98
El valle de Jaqui corresponde al actual Yauca (Julien 1998b: 501). Es posible que este
tambo se hubiera localizado en las proximidades de la Hacienda Tocota, donde se ha re-
gistrado el principal sitio inca del valle de Yauca (Katterman y Riddell 1994: 141).

74
co] de Salcedo, en el qual dicho tambo han de servir los yndios
del dicho Salcedo.
Y del dicho valle o tambo de Vilcarara se ha de ir a Tico [sic: a
Atico]100 en el qual han de servir los yndios de Juan López de Ricalde.
Y del dicho tambo Atico se ha de ir a un pueblo // de pes- fol. 17 r
cadores que está cerca de la mar, que es de Salcedo, en el qual [58 r]
han de servir los yndios del dicho pueblo y los que están en el
valle arriba del dicho Salcedo, de [Lope de] Alarcón.
Y del dicho pueblo de pescadores se ha de ir a Ocoña,
en el qual han de servir los yndios del mismo valle que son del
dicho Alarcón o de Salcedo101.
Y del dicho tambo de Ocoña se ha de ir a Camana, en el
qual han de servir los yndios de todo el valle que son de [Fran-
cisco] Gómez de León, y dejar a Manuel de Carbajal, y de [Fran-
cisco] Ramires y todos los yndios sugetos al dicho tambo.
Y del dicho tambo de Camana se ha de ir 9 leguas de
despoblado a otro valle de que se sirve Gómez de León que se

99
Este tambo aparece consignado con el nombre de Vilcaroca en la edición de 1908,
quizás debido a una confusión con el antropónimo del primer cacique del valle de Chala
encomendado por los españoles (Julien 1998b: 501, 509); figura, sin embargo, también
como Vilcarara en otros documentos coloniales (Quiroz y Álvarez 1974: 36). Si bien
sabemos que se encontraba localizado en las proximidades de Atiquipa y que era servido
por tributarios procedentes del valle de Chala (encomendados en Francisco de Salce-
do), desconocemos su ubicación exacta. En opinión de Hermann Trimborn (1988: 78),
correspondería al sitio arqueológico La Caleta, ubicado frente a la desembocadura de
Quebrada Honda y próximo a la playa de Chala. Otra posibilidad, más plausible, es que se
tratara del conjunto arquitectónico conformado por varios recintos cuadrangulares y un
alineamiento de depósitos de almacenamiento circulares visible aún hoy en día 1 kilóme-
tro al este del pueblo de Atiquipa, en la localidad de Tambo.
100
Este tambo se habría localizado al oeste del actual pueblo de Atico, en el sector deno-
minado El Tambo aledaño al sitio arqueológico Gentilar (Alfredo Bar Esquivel. Comuni-
cación personal, marzo de 2018).
Lope de Alarcón fue encomendero de Ocoña y Arones desde el año 1539. Sabemos
101

que el 29 de diciembre de 1540 contrató los servicios de Antonio Alfonso para que ad-
ministrara durante un año el tambo de Ocoña, por lo cual se le pagaría un salario de 160
pesos de oro (Fuentes 1991: 12).

75
llama Ciguas [sic: Siguas]102, en el qual han de servir los yndios
del dicho Gómez y los que tiene en el dicho valle.
Y del dicho tambo de Siguas se tiene de ir al valle y tam-
bo de Vitor, de que se sirve [Miguel] Cornejo, en el qual han de
servir los yndios del dicho valle.
Y del dicho valle de Vitor se tiene de ir a la villa de Arequipa.
El camino por Otro sí, para ir de la Ciudad de los Reyes a la de Trujillo se
donde se ha
de ir o venir
tiene de ir al tambo de don Domingo de la Presa103, en el qual han
de la Ciudad de servir los yndios del dicho don Domingo, de que se sirve ahora
de los Reyes a doña Ynés [de Muñoz], muger que fue de Francisco [Martín de Al-
la de Trujillo
y San Miguel cántara] con los otros yndios que suelen servir en el dicho tambo.
Y del dicho tambo se tiene de ir al Tambo Pintado104, en
el qual han de servir unos yndios del dicho tambo, y los // de los fol. 17 v
frailes [dominicos], y los de [Jerónimo de] Aliaga, y los de [Ruy] [58 v]
Barba, y otros yndios de que se sirve ahora Ventura Beltrán.

El tambo de Siguas se habría localizado en el sitio arqueológico de Tambillo o Pampa


102

de Timirán, próximo a la actual localidad de Tambillo y a Pampa Siguas, en la provincia y


departamento de Arequipa (Cardona 2015: 69; Linares 2013 [1981]: 761).
103
Este tambo correspondería al sitio arqueológico de Tambo Inga, localizado en el distri-
to limeño de Puente Piedra (29 kilómetros al norte de la ciudad de Lima), en el valle bajo
del río Chillón (Ayala 2011: 348-350; Ipinze 2005: 123).
104
La ubicación exacta de este Tambo Pintado permanece aún en debate. Se ha propuesto
que estuvo localizado en el actual distrito huaralino de Aucallama, específicamente en la
zona de Pasamayo (Ipinze 2005: 123) o en Baños de Boza (Hagen 1976: 171); otros in-
vestigadores, en cambio, lo han ubicado en el distrito de Chancay, en las proximidades de
Cerro Trinidad, donde en 1562 fue fundada la Villa de Arnedo (Dalen 2008: 87, nota 12).
Respaldando esta segunda posibilidad, Pieter van Dalen (2005: 70) identifica al Tambo
Pintado mencionado en las Ordenanzas con un tambo que dio nombre a la parcialidad de
Tambo Blanco o Sullatambo, registrada en documentos coloniales tempranos como una
de las huarangas del valle de Chancay, en tierras del encomendero Ruy Barba (Rostwo-
rowski 1978: 126); no obstante, como ya ha sido sugerido por Robert Keith (1976: 73),
es muy probable que este último tambo hubiera sido fundado durante el período colonial
temprano, quizás en la década de 1540 por el propio Barba (Keith 1976: 73).
Otra posibilidad, sugerida por la toponimia local y el trazo del Qhapaq Ñan, es que el
Tambo Pintado se hubiera ubicado en las proximidades de la localidad de Tambillo y del
sitio arqueológico Cerro Macatón, al norte del Aucallama, antes de atravesar la denomi-
nada Pampa del Inca.

76
Y del dicho Tambo Pintado se tiene de ir al tambo Gua-
rua [sic: Guaura]105, en el qual han de servir los yndios del dicho
tambo de que se sirve el Señor Governador.
Y del dicho tambo de Guaurua [sic] se ha de ir al tambo
de Supe, en el qual han de servir los yndios del dicho tambo de
que se sirve el dicho Señor Governador.

Y del dicho tambo de Supe se ha de ir al tambo de la Ba-


rranca106, en el qual han de servir los yndios del dicho tambo.

Y del dicho tambo de la Barranca han de ir al tambo Par-


monga [sic: Paramonga], en el qual han de servir los yndios del
dicho tambo.

Y del dicho tambo de Parmonga se ha de ir al tambo de


Guarmey107, en el qual han de servir sus yndios de que se sirbe
don Martín lengua.108

Sobre la base de prospecciones arqueológicas efectuadas en la provincia de Huaura,


105

Arturo Ruiz Estrada ha señalado que este tambo se habría localizado en las laderas de
Cerro Colorado, al sur de la ciudad de Huacho (Ruiz 1999: 81). Sin embargo, como lo ha
sugerido María Rostworowski (1978: 133-134), resulta igualmente posible que el Tambo
Real de Huaura se ubicara en las cercanías de las localidades huachanas de Hualmay y
Cerro Colorado, quizás en el actual poblado de Tambo Blanco.
106
Siguiendo en esta región el trazo del Camino Inca costeño propuesto por John Hyslop,
el tambo de Barranca podría corresponder a las denominadas “ruinas de Tambo Viejo”,
localizadas a orillas del río Pativilca, al norte de Barranca (Ipinze 2005: 51, 91; Villar Cór-
dova 1935: 244, 249). Sin embargo, los recorridos efectuados por miembros del Proyecto
Qhapaq Ñan – Sede Nacional han permitido reconocer que el camino que probablemente
corresponda al trazo principal de la vía se desplazaba, en realidad, 7 kilómetros más ale-
jado del litoral, atravesando longitudinalmente el pasaje natural existente entre los cerros
Lomas de Pativilca y Chiu Chiu, y proyectándose hacia Upaca.

Es posible que este tambo correspondiera al sitio arqueológico Puerto Huarmey, el


107

cual cuenta con una ocupación inca (Guido Casaverde Ríos. Comunicación personal,
marzo de 2018).
108
Se trata de Martinillo o don Martín Pizarro, indio intérprete recogido por Francisco
Pizarro en la región piurana de Pohechos, en la cuenca del río Chira, durante su segundo

77
Y del dicho tambo se ha de ir al de Cazma109, en el qual
han de servir los yndios de Miguel de la Serna y los del portu-
guez, y los demás que suelen servir en el dicho tambo.
De este tambo Y del dicho tambo se ha de ir al de Guambacho110, en
de Cusma [sic:
Casma] los el qual han de servir los yndios de [Antón] Quadrado y los de
tambos de ad- Marcos de Escobar, y los de los frayles de la dicha ciudad de
elante han de
tener poblados Trujillo.//
la ciudad de
Trujillo Y del dicho tambo de Guambacho se ha de ir al tambo de fol. 18 r
Santa , en el qual han de servir los yndios de Gabriel Holguín y
111 [59 r]
los yndios de Alonso Gonzales.

viaje de descubrimiento (1526-1527). En reconocimiento a los servicios que prestó a la


Corona española como lenguaraz, don Martín recibió en 1537 una encomienda en el
valle de Guaura; pocos años más tarde, en 1542, obtendría otra encomienda en el valle
de Huarmey como recompensa por su apoyo al gobernador Cristóbal Vaca de Castro
durante la batalla de Chupas (Busto 1969).

El tambo de Casma se habría localizado dentro del complejo arqueológico de Manchán, un


109

centro administrativo chimú reocupado por los incas en el valle de Casma (Bar 2013: 2, nota 1).
110
Según ha sido sugerido por Jerry Moore (1995: 172), este tambo se habría localizado
en las cercanías de la localidad de Samanco, en el valle de Nepeña. Un testimonio del
siglo XVIII (Juan y Ulloa 1748, III: 28) parecería situarlo dentro del conjunto arqueoló-
gico Huacatambo, un complejo arquitectónico del período Intermedio Tardío construido
con adobes al este de la bahía de Samanco, junto a la antigua hacienda Guacatambo.
Sin embargo, los recorridos realizados por integrantes del Proyecto Qhapaq Ñan – Sede
Nacional les ha llevado a reconocer que la vía principal pasaba 10 kilómetros más al este,
en dirección del conjunto arqueológico moche de Cerro Blanco, en cuyas inmediaciones
podría haberse implementado un tambo en tiempos incaicos (Guido Casaverde Ríos.
Comunicación personal, marzo de 2018).
111
El tambo de Santa se encontraba localizado en los terrenos de la antigua hacienda
Tambo Real, en el actual centro poblado de Tambo Real Viejo del distrito de Chimbote,
provincia de Santa. En el Archivo General de Indias de Sevilla se conserva un Plano geomé-
trico de la Hacienda llamada Tambo Real, situada en la orilla meridional del río de Santa (AGI 1811),
elaborado en enero de 1811, en el que aún es visible el dibujo en planta de este tambo.
Aparentemente se trató de un conjunto arquitectónico moche (provisto de columnatas)
al que se le acondicionó una plaza trapezoidal en tiempos incaicos; en el referido plano se
registra un “camino de los antiguos” que atravesaba el sitio de sur a norte.

78
Y del dicho tambo de Sao(ta)112 [sic: Santa] se ha de ir al
de Suo.113

Y del dicho Suo se ha de ir al de Guañape, en el qual han


de servir los yndios del dicho tambo, que se sirve el dicho [Ro-
drigo] Lozano.114

Y de Guañape se ha de ir a Trujillo.

Otro sí, en el camino que se ha de llevar o tambos que


han de estar poblados, desde la ciudad de Trujillo hasta la villa
de San Miguel, son los siguientes:

112
En el original: terminación ta superpuesta sobre Sao. Esta enmienda sugiere que en el
documento original de las Ordenanzas podría haberse resgistrado el nombre indígena de
este valle, “Saucha”, que aludía a los abundantes cañizales que allí crecían debido a los
contínuos desbordes de su caudaloso río (Mogrovejo 2006 [1593-1605]: 37).
113
Se trata del tambo de Chao, quizás registrado bajo la forma Sao en el documento ori-
ginal como resultado de un proceso de lenición. Al respecto, el cronista Cieza de León
dejó escrito a mediados del siglo XVI que, al salir del valle de Guanape o Guañape (ac-
tualmente denominado Virú) durante su viaje de Trujillo a la Ciudad de los Reyes, llegó
a un pequeño valle abastecido de agua únicamente por un manantial (Cieza 1995 [1553]:
209), el cual, de acuerdo a Antonio Raimondi, correspondería al valle de Chao (Raimondi
1874-1879, II: 139). Esta información concuerda con lo reportado por algunos viajeros y
exploradores de los siglos XVIII y XIX (v.g. Juan y Ulloa 1748, III: 25; Stevenson 1825,
II: 111, 113), quienes mencionan al Tambo de Chao como el punto de descando más
próximo al valle de Santa partiendo desde Trujillo y lo sitúan en “un paraje desierto”.
114
Esta alusión al “dicho Lozano” anotada en las Ordenanzas, personaje ausente en el
párrafo precedente probablemente por una omisión del copista del documento, no solo
aclara que los indios que servían en el tambo de Suo también se encontraban encomen-
dados en Rodrigo Lozano, confirma además la correpondencia entre Suo y Chao; según
aparece registrado en una Real Provisión emitida en Madrid el 7 de setiembre de 1540,
este vecino y regidor perpetuo de la ciudad de Trujillo era encomendero de los indios de
Guañape y Chao (AGI 1540b; vid. también Rostworowski 1989 [1976]: 130).
En lo que respecta a la ubicación del tambo de Guañape, sabemos que Lozano instaló
esta “venta” a la vera del Qhapaq Ñan junto a las tierras denominadas Muchán, Patocos
y Maxarán (Castañeda y Millaire 2016: 51); es posible que Muchán se hubiera localizado
en las proximidades de la Huaca Mochán, ubicada en la jurisdicción del centro poblado
Santa Elena del valle de Virú.

79
De la dicha ciudad se ha de ir al tambo de Chicama115,
en el qual han de servir los yndios de Diego de Mora y Fran-
cisco de Fuentes.

Y del dicho tambo de Chicama se tiene de ir al tambo de


Pacasmayo116, el qual han de servir los yndios de Diego de Mora,
y los de Pedro Gonzales, y de Catalina Pérez, viuda de Pedro de
Villafranca.

Y del dicho tambo se tiene de ir al de Çaña117 donde han


de servir los yndios de Rodrigo de Paes y de Sayabedra [sic: Ro-
drigo de Paez y Saavedra], su compañero.

Y del dicho se ha de ir al de Collique118, en el qual ser-


birán los de Blas de Atrencia [sic: Atiença], y Francisco Luis de
Alcántara y de los de Miguel de Velasco, y los que fueren obli-
gados a servir en él.

115
Se trataría de Chiquitoy Viejo, un complejo arquitectónico construido por los chimúes
y remodelado por los incas en el valle bajo de Chicama al que, debido a su monumen-
talidad, Geoffrey Conrad (1977: 17) desvinculó inicialmente de cualquier función como
tambo. No obstante, recientes investigaciones (v.g. Clément 2017: 76; Prieto 2014: 109)
han permitido identificarlo como el tambo de Chicama mencionado en las Ordenanzas.
116
Este tambo se habría acondicionado a partir de la reocupación inca del sitio adminis-
trativo chimú de Farfán, en el valle de Pacasmayo o Jequetepeque.
117
Según aparece registrado en el acta de fundación de la villa de Santiago de Miraflores
(actual Zaña), este poblado español fue fundado en 1563 en el antiguo Tambo Real de
Zaña (Huertas 2014: 107); estas instalaciones no deben ser confundidas con las del Tam-
billo de Zaña (Hayashida y Guzmán 2015: 293, fig. 16.6), localizado 7. 5 kilómetros más
al sur.

Si bien aún se desconoce en donde estuvo localizado este tambo, posiblemente desapa-
118

recido a consecuencia de la expansión agrícola iniciada durante el siglo pasado (Hayashida


y Guzmán 2015: 293), sabemos que contaba con “tres casas lamadas Cupi-an y An-iche,
Cuncho llapcarun, [y] un corralón de ganado denominado sifumacol que en mochica significa
corral del ganado de la luna, que después se llamó corral del ganado de Huayna Capac”
(Huertas 2014: 107).

80
Y del dicho de Collique se tiene de ir al de Sinto119 que es
// de Diego de Vega, en el que servirán los de este y los que solían fol. 18 v
servir a Diego Berdejo. [59 v]

De este tambo Y del dicho tambo de Vega se tiene de ir a Tucume120,


adelante to- en el qual han de servir los yndios de Francisco Zamudio y los
dos los demás
ha de tener menores de Juan Roldán.
poblados la
ciudad de San Y de allí se tiene de ir a Jayanca121, en donde servirán los
Miguel
de Francisco Lobo y de Diego Gutierrez.

Y de allí se ha de ir al de Motupe122, en el qual servirán


los yndios que fueron de [Diego] Palomino y los otros yndios
que fueren obligados a servir en él.

Y de allí se tiene de ir al tambo que dizen de Quirós123, en el


qual han de servir todos los yndios que son obligados a servir en él.

El tambo de Sinto corresponde al actual sitio arqueológico Tambo de Pósope o Tambo


119

Inca, localizado en en la parte baja del cerro Pátapo, en el poblado chiclayano de Pósope
Bajo (Fernández 2004: 67-68; Guevara y Cobeñas 2003: 190; Hyslop 1984: 43; Programa
Qhapaq Ñan 2006: 158).
120
Si bien se ha propuesto que este tambo se habría localizado en el complejo arqueológi-
co de Tucume (Huertas 2014: 107), construido por la sociedad Lambayeque (c. 800-1370
d.C.) al norte de la actual ciudad de Chiclayo, es igualmente factible que correspondiera al
sitio arqueológico de Tambo Real, localizado 13 kilómetros al este, a la vera del Qhapaq
Ñan (Hayashida y Guzmán 2015: 292-293, fig. 16.8; Heyerdahl et al. 1996: 240).

El tambo de Jayanca ha sido identificado con el sitio arqueológico La Viña o Jotoro,


121

ubicado en la margen norte del río La Leche, en la región de Lambayeque (Hayashida y


Guzmán 2015: 293-294). Los estudios efectuados por Frances Hayashida en este asenta-
miento confirman que fue ocupado por los incas, quiénes lo emplearon como un centro
administrativo regional (Hayashida 2003: 309).
122
Es posible que el tambo de Motupe correspondiera al complejo arqueológico de Apur-
lec (Hayashida y Guzmán 2015: 293).
123
Este tambo tomaba su nombre de Francisco Bernardo de Quirós, vecino de San Miguel
de Piura que en la década de 1540 tenía encomendados por cédula de Francisco Pizarro
los indios de Copis y Tabaconas, que habitaban, respectivamente, en la costa y sierra
piurana (Hocquenghem 1989: 26; 1994: 53). El pueblo de Copis, donde se localizaba el

81
Y de allí se tiene de ir al de Ala124, a donde servirán los
yndios que a él fueren obligados.

Y de allí se irá a Paur [sic: Pabur]125, a donde servirán los


que a él fueren obligados.

Y de Paur [sic] se irá a la ciudad de San Miguel.


El camino que De la dicha villa de San Miguel se tiene de ir al tambo de
se ha de llebar
de la ciudad Yapatera126, en el qual han de servir los yndios de Juan Rubio y
de San Miguel los demás que son obligados.
a Tumbes

Y de allí se irá al tumbo [sic: tambo] Malinche127, en el


qual servirán los yndios de [Miguel de] Salcedo y los que fueren
a él obligados.//

tambo, se encontraba ubicado seis leguas (33 kilómetros) al sureste del antiguo pueblo de
Olmos de los Arrieros u Olmos “El Viejo”, en las orillas de las lagunas conocidas como
Filoque Chico y Filoque Grande, una legua (5.573 kilómetros ) al noroeste del actual Ol-
mos (Hocquenghem 1994: 53; Miró-Quesada 1982: 63).

Según ha sido propuesto por Anne-Marie Hocquenghem (1994: 49-50), este tambo ha-
124

bría formado parte de los restos arqueológicos identificados actualmente como el antiguo
pueblo del cacique de Serrán, “en el bosque seco de la ex hacienda Ala”, en la provincia
piurana de Morropón. Es posible que el despoblamiento del tambo de Ala se iniciara
en tiempos coloniales tempranos, por el año 1548, cuando los tributarios del cacique de
Serrán fueron reducidos, junto a otras poblaciónes nativas de la región, en el pueblo de
indios de Frías (Ibíd.: 50).

Coincidiendo con otros investigadores, como Alejandro Miró-Quesada y José Antonio


125

del Busto, Hocquenghem ubica el tambo de Pabur en la margen izquierda del río Piura,
en el sitio conocido como Pabur Viejo, localizado en la cima de Loma Negra (Hocquen-
ghem 1994: 46).

Registrado imprecisamente bajo el nombre de Zapatera en la edición de las Ordenanzas


126

publicada en la Revista Histórica (Vaca de Castro 1908 [1543]: 452), este tambo se habría
ubicado en la margen derecha del río Yapatera, en los terrenos de la ex hacienda homó-
nima (Hocquenghem 1994: 43).

Como ya ha sido sugerido por Hocquenghem (1994: 42), el tambo de Malinche


127

debió localizarse en la jurisdicción de la antigua hacienda Malingas, en la margen


derecha del río Piura.

82
Y de Malinche se irá al Tambo Grande128, en el qual han fol. 19 r
de servir los yndios que fueren obligados a él. [60 r]

Y de allí se ha de ir al de Posechos [sic: Pohechos]129,


en el qual servirán los yndios de [Diego de] Santiago, y los de
Andrés Durán, y los de [Francisco de] Lucena y los otros que a
él fueren obligados.

Y de allí se irá al de Lozana [corregido: Solana]130, en el


que servirán los yndios de Albarracin [Francisco Martín de Alba-
rrán o Albarracín] con todos los que a él fueren obligados.

Y de Solana se ha de ir al de Tumbes, en el que servirán los


yndios del pueblo que son de Sevastián de la Guma [sic: Gama].

El camino que Otro sí, para ir de la Ciudad de los Reyes a la de Quito se


se ha de llebar
de la Ciudad tiene de ir por todo el Camino Real que sale de la dicha Ciudad
de los Reyes de los Reyes hasta la villa de San Miguel, por los tambos de suso
a la de Quito
contenidos. De la dicha villa de San Miguel se ha de ir por todo
el Camino Real por Yaganambe [sic: Yambananga], o Carro-
chamba131 y Tomebamba, y todo el Camino Real hasta Quito, en
el qual se han de poblar todos los tambos que estaban poblados
en el tiempo que se conquistaron y poblaron de españoles estos

Este asentamiento correspondería al actual distrito piurano de Tambogrande, ubicado


128

a mitad de camino entre Sullana y Chulucanas.


129
El antiguo pueblo de Pohechos, donde fue construido este tambo, se habría localizado
“en la margen derecha del río Chira a la altura de Huaypirá” (Hocquenghem 1994: 30);
actualmente esta zona se encuentra sumergida bajo las aguas de la represa construida
como parte del Proyecto de Irrigación Chira-Piura. Sabemos que uno de los grupos que
servía en este tambo se encontraba constituido por mitmas y yanaconas quechua hablantes
(Huertas 2003: 92), quizás de origen chinchano (cfr. Barraza 2017: 423-424).
130
De acuerdo a Hocquenghem (1994: 26), el tambo de Solana o La Solana correspondería
a las actuales ruinas de Guineal, ubicadas dentro del Parque Nacional Cerros de Amotape,
en la Quebrada Cusco (que marca el límite entre los departamentos de Tumbes y Piura).

Correspondería al sitio de Cangochamba o La Zarza, donde se realizó la primera funda-


131

ción española de la ciudad ecuatoriana de Loja (Caillavet 2000: 216, 225).

83
reynos, los quales dichos tambos mando a los tenientes míos de
la dicha ciudad o villa, hagan luego poblar conforme a lo con-
tenido en estas ordenanzas, cada uno de los dichos tenientes los
que estubieren en su jurisdicción. //

Otro sí, para mejor efecto y cumplimiento de lo susodi- fol. 19 v


cho, y porque poco aprovecharía mandar caminar por los dichos [60 v]
caminos y tambos no estando poblados ni abastecidos como es
necesario. Ordeno y mando que los vecinos que al presente tie-
nen depositados los caciques e yndios en los tambos de suso con-
Para que los tenidos o declarados, y los que de aquí adelante los pusieren de-
tambos estén
poblados den- positados o en otra qualquier manera los tubieren a su cargo, y a
tro de 60 días los casiques de los tales tambos, yndios o repartimientos, y a to-
después de pre-
gonadas estas dos los otros que tienen yndios que solían servir en los dichos
ordenanzas tambos en tiempo de Guaynacaba, señor antepasado, y los mis-
mos yndios que allí solían servir y que declarados van en los di-
chos capítulos, que pueblen y tengan poblados y bastesidos de
comida para los caminantes que pasaren y que huvieren en la
provincia de cada tambo, y que no sean obligados a dar carne a
los yanaconas ni a los yndios ni yndias que los españoles lleva-
ren consigo y que, assi mismo, tengan en los dichos tambos,
agua, leña y yerba de yndios como de antes solían estar en dichos
tambos, para llebar las cargas que adelante se dirá que puede
llebar cada uno de camino de manera que no haya // falta ni ten- fol. 20 r
gan lugar ni color los que pasaren de irlo a ranchear ni tomar de [61 r]
los naturales, ni los maltratar, y por falta de leña quemar los di-
chos tambos y otros, como hasta aquí se ha hecho. Los quales
dichos tambos mando que los tales vezinos tengan poblados y
probeídos según y de la manera que dicho es dentro de sesenta
días primeros siguientes, los quales corran y se cuenten en cada
una de las ciudades y villas de estos reynos desde el día que en
qualquier de ellas estas dichas ordenanzas fueren pregonadas, y
que si dentro de los dichos 60 días no los tubieren poblados, pa-
guen de pena cada uno 300 pesos y si a los 90 no los tubieren
poblados, paguen de pena doblado y a los 4 meses privación de
yndios que queden vacos y que la la pena susodicha sea la mitad
para la Cámara y la otra mitad para el juez y denunciador.

84
Para que se Otro sí, por cuanto en los dichos tambos o en la maior
hagan todas
las casas de los parte de ellos están quemadas las casas de aposentos que en ellos
tambos dentro solía haver, y por ser como son mui necesarias para que se apo-
de 4 meses
senten o alberguen los caminantes españoles e yndios que cami-
nan, y porque de no estar hechas las dichas casas y bohíos ado-
lezen y mueren, y han muerto, muchos de los dichos naturales.
Ordeno y mando que en todos los susodichos tambos, y a cada //
uno de ellos a donde estubieren hechas casas y aposentos, los fol. 20 v
[61 v]
dichos dueños e yndios de suso declarados en la ordenanza antes
de esta sean obligados a hazer y hagan las casas que faltaren en
los dichos tambos de las que antiguamente solían estar hechas en
cada uno de ellos, o las que fueren necesarias, para aposentos de
la gente que caminaren con caballeriza [y] para las bestias y re-
cuas que llevaren, las quales dichas casas tengan hechas dentro
de 4 meses primeros siguientes de como estas ordenanzas fueren
pregonadas en cada una de las ciudades o villas de estos reynos.
Y si dentro del dicho tiempo no las hizieren los tales vezinos due-
ños de los dichos tambos o [los] yndios o [sic] no [las] tubieren
hechas, caygan en pena de 300 pesos aplicados como dicho es en
la ordenanza antes de esta, y mas que los jueses puedan hacer y
hagan a su costa y suspenderles los dichos yndios que tubiere el
tal bezino hasta que tengan hechas las dichas casas, o más, a qual-
quier juez en cuio termino fuere que no executare lo susodicho
cayga e incurra en pena de 300 pesos para la Cámara de Su Ma-
gestad que le sea de ello hecho cargo al fin de su oficio.//
Para que sir- Otro sí, por quanto Guaynacaba señor que fue de estos fol. 21 r
ban en cada
tambo los yn- reynos y los otros que fueron tenían repartido y ordenado [sic] [62 r]
dios que anti-
guamente sue-
toda la tierra, pueblos, aldeas y lugares de los yndios naturales
len servir que havían de servir en los dichos caminos en cada uno de los
tambos y porque ahora no se podría ordenar en otra manera me-
jor de como los dichos señores lo tenían proveído y ordenado, y
porque assí conviene que se haga al presente porque de otra ma-
nera no podrían estar los dichos tambos hechos, poblados y pro-
veídos como de suso ba ordenado y proveído. Mando que lo su-
sodicho que en tiempo de los dichos señores se guardaba, se

85
guarde y cumpla de aquí adelante o que en cada uno de los di-
chos tambos que de suso ban declarados sirvan los caciques e
yndios, pueblos, aldeas y lugares que solían servir en los dichos
tambos, depósitos y provisión de ellos, assi los caciques y pue-
blos que de suso ban declarados en las partidas de los dichos
tambos como todos los otros que solían servir aunque aqui no
bayan declarados, assí en el hazer las casas como en la provi-
sión e yndios que en ellos hade estar, según y como ba declara-
do y de la manera que tenían costumbre de hacer y hasían sir-
viendo en tiempo que estos reynos se ganaron y reducieron al
servicio de Su Magestad.

Otro sí, porque según la falta que hay de yndios de estas


provincias por las razones declaradas no parescen bastar recau-
Para que la do // para la edificación y poblasión y bastimento de los dichos fol. 21 v
justicia pueda
mandar servir tambos mandar que lo hagan y cumplan los yndios que solían [62 v]
en los tambos
a los pueblos
servir en los dichos tambos en tiempo de los señores pasados de
de yndios que estos reynos, y porque los pocos que ahora ay para sufrir [sic:
paresciere que
combiene, suplir] y proveer lo susodicho y por que el bien de lo proveído
demás de los es general de todos los yndios de estos reynos y por esto van en
yanaconas de
la ordenanza los dichos capítulos señalados algunos más yndios y caciques
antes de esta para el dicho servicio que solían servir. Ordeno y mando que
demás de los susodichos, los tenientes y alcaldes puedan seña-
lar y apremiar a los más caciques e yndios que les paresciere
que sirban en las obras y población y la demás provisión de los
dichos tambos de suso declarados, según combengan a la sus-
tentación de ellos.
Para que las Otro sí, por quanto en los capítulos susodichos se provee
justicias hagan
luego cumplir que los vecinos y personas que tienen los dichos yndios enco-
lo contenido mendados hagan y cumplan lo contenido en los capítulos suso-
en la ordenan-
za antes de dichos en la provisión y servicio de los dichos tambos, lo mismo
esta a los caci-
ques e yndios
se manda a los caciques e yndios que ban señalados en los dichos
de tambos capítulos que cumplan lo en ellos mandado y ordenanzas suso-
dichas // contenido so pena que el que no cumpliere dentro del fol. 22 r
término de suso declarado, que las justicias de qualquier pueblo [63 r]
donde acaesciere se lo hagan cumplir con las penas que combi-

86
niere poner y egecutar assí a los caciques e yndios declarados
como a los que más les paresciere que deben servir, como dicho
es por la vía que mejor les paresciere para que mejor se guarde y
cumpla lo susodicho.
Para que nin- Otro sí, por que [sic: para que] lo susodicho ha [sic] tenga
guna persona
impida el ser- mejor efecto ordeno y mando que si algún vezino o otra persona
vicio de los
yndios de los
impidiere a los dichos yndios con palabras o en otra qualquier
dichos tambos manera por el mismo caso, los vezinos que lo impidieren incu-
rran en las penas contenidas en la primera ordenanza aplicada
como en ella se contiene,o si fuere estansiero o persona que tu-
biere los yndios a cargo por otro, pague 100 pesos y si no los
tubiere le sean dados cien azotes publicamente en la ciudad o
villa que lo tal acaesciere, y dexe executar la dicha pena.
Para que resi- Otro sí, por que para execución de lo susodicho o porque
dan españoles
en los tambos [sic: para que] los españoles no puedan hacer daño en los dichos
y los tengan
proveídos
tambos ni hazer a los naturales agravio alguno, y los españoles y
caminantes hallen el recaudo y provisión susodichas, combiene
que haya en los tambos principales // de los dichos caminos, espa- fol. 22 v
ñoles que tengan guarda de los yndios para la execusión de las [63 v]
dichas ordenanzas. Ordeno y mando que todos los vezinos dueños
de los yndios o sitios [don]de an de estar los dichos tambos nom-
brados, dentro de los dichos 60 días después que estas ordenanzas
fueren publicadas tengan un español para el efecto susodicho, el
qual tenga cargo de la guarda de los yndios y del cumplimiento de
las dichas ordenanzas, los quales españoles tengan puestos a lo
menos en los tambos siguientes, porque en todos no se pueden
tener por la falta de españoles y costa y gasto grande que recrese-
rá a los españoles que tienen encomendados los yndios.

En el tambo de Urcos ha de haver un alguasil, el qual ha de te-


ner cargo del dicho tambo, de Quispicancha, o [sic] Quiquijana,
y Cangalla.

En el tambo de Accha ha de haver otro alguasil, el qual ha


de tener cargo del dicho tambo y de los tambos de Compapata,
Chicuana y Lurucache.

87
Y en el pueblo de Ayaviri ha de haver otro alguasil, el
qual ha de tener cargo del dicho tambo y de los tambos Parapuja,
que es un lugar de Chiquiacacha, y del tambo de Pucara.//

En el pueblo de Guancani ha de haver otro alguazil, el fol. 23 r


qual ha de tener cargo del dicho tambo y de los de Chiquicache, [64 r]
Moho, Guaycho y Carabuco.

En el pueblo de Pucani, que es en el repartimiento del


Marqués que haya gloria, ha de haver otro alguazil, el qual ha
de tener cargo del dicho tambo y de los de Achacache, Guarina,
Guaque y Tiaguanaco.

En el pueblo de Caxamarca ha de haver otro alguasil, el


qual ha de tener cargo del dicho tambo y de los de Llaxa, Coya-
cha, Hayo Hayo y de Xijica.

En el pueblo de Paria ha de haver otro alguacil, el


qual ha de tener cargo del dicho tambo y del de Caracollo y
de Guanachulpa.

En el pueblo de Pocoata del repartimiento de Gonzalo


Pizarro, el qual ha de tener cargo de todos los tambos del dicho
Gonzalo Pizarro que están en el Camino Real que ban hasta la
villa de [La] Plata.

Otro sí, por el camino de Urcosuyo que se aparta de Aya-


biri ha de haver un alguacil en el pueblo de Caracoto, el qual ha
de tener cargo del dicho tambo y de los de Nicasu, Camoata, y
Paucarcolla, y tambien Puno.

Otro sí, en el pueblo de Chucuito ha de haver otro algua-


sil, el qual ha de tener a cargo los tambos //de Acora y Hilavi. fol. 23 v
[64 v]
En el pueblo de Xipita ha de haver otro alguasil, el qual ha
de tener cargo de los pueblos y tambos de Juli, Pomata e Hilavi.

En el pueblo y tambo de Cacyabiri ha de aber otro al-


guacil, el qual ha de tener cargo del tambo de Caquyngora, y
Machaca y Callapa.

88
En el pueblo y tambo de Bacha que es en los Carangas,
ha de haver otro alguazil que tenga cargo del dicho tambo y de
todos los otros de los dichos Carangas.

En el pueblo principal de Vllaga ha de haver otro alguacil


que tenga cargo del dicho tambo y de los de Aullagas.

En el pueblo de Caguana ha de haver otro alguazil que


tenga cargo del dicho tambo y de los de Tocona, Chica, Caguana
y Hatum Collao.

Otro sí, en el camino de esta ciudad del Cuzco a la ciudad


de Arequipa demás del alguazil que ha de residir en Urcos, ha
de haver otro en el pueblo de Pomacanche, el qual ha de tener
cargo del dicho tambo y de los de Changurara, y de Yanaoca, o
del pueblo de Narbaes.

Otro sí, en el pueblo de Pomacanche y en el Hatumcana


ha de haver otro alguazil, que tenga cargo de todos los pueblos
dichos antes. //

Otro sí, en el pueblo prinzipal de los Collaguas ha de fol. 24 r


haver otro alguazil que tenga cargo de todos los tambos que hay [65 r]
en todo el camino hasta llegar a la dicha ciudad de Arequipa.

Otro sí, en el camino de esta ciudad a la villa de San Juan


de la Frontera ha de haber un alguazil en el tambo prinzipal de
Apurima, el qual ha de tener cargo de él y de los de Xaquijagua-
na, Limatambo, Curaguasi y Abancay.

Otro sí, en el pueblo de Andaguaylas ha de haver otro


que tenga cargo del dicho tambo y de los tambos de Cochacaxa
y Curamba.

Otro sí, en el asiento de Vilcas ha de haver otro que tenga a


cargo el dicho tambo y el de Uramarca hasta la villa de San Juan.

Otro sí, desde la dicha villa hasta la Ciudad de los Reyes ha


de haver un alguasil en Parcos, y otro en Xauxa, y otro en Guaru-
chire, los quales han de tener cargo de los tambos del dicho cami-
no, según y de la manera que por mis tenientes fueren repartidos.

89
Otro sí, porque al presente no estoy informado en que tam-
bos combendrá poner alguasiles en todos los otros caminos que
salen de la Ciudad de los Reyes para las otras ciudades y villas que
en estos reynos estan poblados [sic]. // Mando a mis tenientes que fol. 24 v
cada uno los ponga en su jurisdicción, en tal manera que cada al- [65 v]
guasil tenga cargo de tres o quatro tambos mas o menos, como a
los dichos mis tenientes les paresciere que combiene so pena de
doscientos pesos de oro para la Cámara de Su Magestad.

Otro sí, porque en cada uno de los dichos tambos no pue-


de haver español, como se contiene en la ordenanza antes de
esta, y aunque combenía averlo como dicho es para mejor reme-
dio. Ordeno y mando que los españoles que han de estar en los
tambos declarados visiten los otros tambos que de suso llevarán
señalados y declarados de su pertenencia, o resida algún tiempo
del año en cada uno como de suso ba declarado, so pena de pagar
los daños que por culpa suya se hizieren en el tambo donde havía
de residir al tiempo que de él faltare.

Otro sí, porque lo contenido en la ordenanza antes de esta


mejor se cumpla por ser tan necesario, mando que los dueños de
los dichos tambos donde han de estar los dichos españoles sean
obligados a poner el tal español en los dichos tambos y lo tengan
puesto dentro de los dichos 60 días so la pena de 300 pesos a
cada uno y las otras contenidas en las ordenanzas antes de esta
aplicada como en // ella se declara, y que los dueños y señores de fol. 25 r
los casiques comarcanos a donde no estubiere puesto español, [66 r]
sean obligados a contribuir en la paga y salarios que llebare el tal
español y los demás yndios que al tambo huvieren de servir y se
declararen por los tenientes o justicias so pena de suspenzión de
yndios, y se sirva de ellos el dueño del tambo que pusiere el es-
pañol hasta que paguen sus partes, no les pidiendo oro ni plata.
Para que las Otro sí, por quanto demás de lo proveído por las ordenan-
personas que
tubieren car- zas y capítulos de suso contenidos, para que cesen los robos,
go de los tam-
bos trayan ba-
fuerzas y daños y malos tratamientos susodichos, conviene y es
ra de justicia cosa muy necesaria que los españoles que huvieren de residir y
y sean algua-
siles de campo

90
residiesen en los dichos tambos tengan bara de justicia por que el
remedio de lo susodicho consiste en la execusión de lo contenido
en estas ordenanzas y en que los dichos naturales tengan persona
que los ampare y defienda que por ninguna persona les sea hecho
algún mal tratamiento. Y porque lo susodicho se pueda cumplir
y executar, ordeno y mando que cada uno de los españoles que
huvieren de residir y residieren en los dichos tambos pueda traer
y trayga vara de justicia de alguacil del campo en los caminos,
pueblos, aldeas y lugares de los dichos naturales, que por este
capítulo doy facultad y lisenzia para que cada uno de los tales
españoles que han de residir en los dichos tambos y tener cargo
de ellos, pueda // traer la dicha vara de justicia, usar y exercer el fol. 25 v
dicho oficio y cargo de alguasil del campo. Y para que haga guar- [66 v]
dar lo contenido en estas ordenanzas que toca al buen tratamien-
to de los naturales y la orden que se ha de tener con las personas
que caminaren, los quales dichos alguaciles puedan cada uno
prender y prendan sin que para ello se les de ni sea necesario otro
mandamiento de juez alguno y pueda ejecutar en las cosas según
y de la manera que en estas ordenanzas ba declarado. La qual
dicha vara de justicia de a las tales personas el teniente de gover-
nador y cada uno de los españoles susodichos, de los quales, y de
cada uno de ellos, se reziba juramento que bien y diligentemente
usarán el ofizio y cargo conforme a lo que se les manda, o a la
facultad que para ello se les da por estas ordenanzas y el dicho
teniente de governador de las tales baras a personas ábiles y su-
fisientes para usar el dicho oficio, el qual dicho juramento se
asiente por ante escribano y por el asiento de él no lleve ningu-
nos derechos.
Para que se Otro sí, porque podria ocurrir algun casso en que el dicho
junten los al-
guaciles de alguasil no pudiese ejecutar con su sola persona, en tal caso or-
campo para
ejecutar quan-
deno y mando que el tal alguasil vaya en seguimiento del español
do el uno solo o caminante que contra lo contenido en estas ordenanzas pasare
no lo pudiere
hazer
hasta // el otro tambo siguiente, donde estubiere otro alguasil al fol. 26 r
qual mando que execute lo que constare haver hecho contra lo [67 r]
contenido en estas ordenanzas, y caso que huviere duda en la
provanza, o [sic] balga por probanza el dicho del alguasil del

91
tambo pasado con su juramento, concurriendo en el dicho de
qualquier yndio con su juramento assí mismo.
Para que nin- Otro sí, porque los tales alguasiles y personas que puedan
guna persona
haga a los mejor executar lo en estas ordenanzas contenido y proveer assí a
alguaciles de la provizión y las cosas necesarias de los españoles y caminan-
campo ningu-
na fuerza ni tes, y bien de los yndios naturales, combiene que sean obedes-
agravio
idos y no mal tratados. Ordeno y mando que ninguna persona
de qualquier estado y condisión que sea no haga a ninguno de
los dichos alguaziles fuerza, agravio, ni resistencia ni maltrata-
miento alguno, y que por ninguna vía ni manera le impida la
execución y cumplimiento de lo contenido en estas ordenanzas,
y execución de sus oficios, so pena que el que lo contrario hizie-
re en qualquier de los dichos casos cayga e incurra en las penas
en que caen los que van contra la justicia establesidas [sic] por
derecho y leyes de los reynos de Su Magestad.
Para que se ha- Otro sí, porque para se poder caminar los dichos caminos
gan las puen-
tes y ade- que de suso ban señalados sin peligro y los caminantes // no ten- fol. 26 v
rezen los ca- gan causa de se desviar ni salir de ellos, ni hazer daño a los yn- [67 v]
minos dentro
de 4 meses dios ni resibirlo ellos, hay necesidad muy grande de aderezar los
dichos caminos y muchos pasos que están quebrados, y si en el
tiempo que le [sic: se] conquistaron estos reynos y el Ynga y los
otros señores de ellos se rebelaron y alzaron del servicio de Su
Magestad contra los conquistadores y pobladores, que cortaron
muchos caminos y dezhizieron calzadas y puentes, y también se
ha hecho lo mismo en las otras alteraciones pasadas que ha havi-
do en estos reynos y gente de guerra que en ellos han andado,
unos contra otros, como por los yndios para su defensa y ha ha-
cer daño a los christianos, y ansí mismo han quebrado muchas
puentes que estan todavía por hazer y los caminos por remediar,
y por esto se han ahogado y despeñado muchas gentes, assí espa-
ñoles como yndios naturales y otras bestias y ganados. Por evitar
lo susodicho ordeno y mando que todos los caminos, malos pa-
sos, calzadas y puentes de los dichos ríos, aderezen y renueben
las dichas personas y vezinos que tienen encomendados los di-
chos yndios en cuia pertenemcia estubieren o fueren obligados a

92
adobarlos, y hacerlo como hazían // en tiempo de los yngas seño- fol. 27 r
res pasados, y las puentes en esta manera que las que solían estar [68 r]
de crisnejas se hagan assí, y las que pudieren hazer de madera se
hagan de manera que estén sufisientes y seguras para el paso de
los caminantes, lo qual hagan y cumplan dentro de 4 meses des-
pués que esten publicadas estas ordenanzas, y lo tengan todo
siempre assí reparado so pena de incurrir en pena de la primera
ordenanza susodicha aplicada como en ella se contiene, y que los
dichos españoles y alguasiles que han de estar en los dichos tam-
bos puedan juntar todos los caziques que fueren obligados y sue-
len hacer los dichos caminos y puentes para lo que se les da por
esta ordenanza entera facultad y poder.

Para que se Otro sí, proveiendo demás de lo susodicho que el reme-


den yndios en
cada tambo a
dio prinzipal de los naturales y causa porque se hazen estas orde-
los caminantes nanzas de cargar los yndios por quanto los españoles que hasta
ahora an caminado assi por los caminos reales como fuera de
ellos han cargado yndios en número exesivo a su voluntad y so-
bre ello han muerto muchos, y otros se han muerto con las cargas
o inmoderado paso, y porque aunque en los tiempos pasados te-
nían por costumbre de llevar la carga de los señores, y principa-
les, capitanes y gente de guerra, ahora que son de tan católico
príncipe y señor no es justo que tengan// tan gran carga o servi- fol. 27 v
cio personal como en tiempo de los dichos señores, que no cono- [68 v]
sían a Dios maiormente, que en aquel tiempo heran las cargas
moderadas y los tambos poblados, y cerca unos de otros, y resi-
bían poco daño. Para evitar lo suso dicho y proveer, en adelante
ordeno y mando pasados los 60 días desde que estas ordenanzas
han de tener cumplido efecto en adelante a los españoles u otras
qualesquier personas que caminaren se les de en cada uno de los
tambos para llebar sus cargas los yndios siguientes:
El número de
yndios que se
Al de cavallo cinco, y al que caminare a pie tres yndios
ha de dar a que es sufisiente para lo que de camino les es necesario y conve-
cada persona
que caminare
niente llevar, porque hasta aquí llebaban en mucha más cantidad
de cosas cada uno que podía escusar, y ansimesmo yndios carga-
dos con cosas de sus yanaconas propios, y las yndias e yndios ya-
naconas suias sin carga, y que para cosa alguna de yanacona, ni

93
yndia, no se pueda dar ni de yndio de carga so pena que qualquier
persona de pie o de cavallo que mas tomare pierda las cargas que
en ellos echare y cayga en // pena de 30 pesos de oro por cada fol. 28 r
yndio, aplicados según dicho es. [69 r]

Para que no se Otro sí, por quanto hasta aquí entre los otros daños que se
cargue ningu-
na yndia pari- hazían en cargar los dichos yndios hera uno en llebar las yndias
da ni preñada paridas con cargas porque les hera forzado de más de la dicha
carga llebar enzima a su criatura, y ha acontecido matar algunas
sus hijos y [sic] por la mucha carga, o por escusar el trabajo, y
por evitar tan gran daño, ordeno y mando que de aquí en adelante
en ninguna manera ni vía alguna por nesecidad que se ofresca al
caminante ni a otra persona no pueda cargar ni cargue yndia pre-
ñada, ni parida, so pena en la ordenanza antes de esta contenida,
y el español que estubiere en los tambos si diere yndia preñada o
parida para la dicha carga, pague la dicha pena doblada.
Para que los Otro sí, después [de] las ordenanzas dichas está proveído
yndios que lle-
baren cargas que los tambos estén poblados y haya en ellos yndios y comida
no pasen del para que los yndios no pasen cargados largas jornadas, ordeno y
primer tambo
mando que todas y qualesquier personas que assí llebaren los
dichos yndios cargados con cargas, no lo pasen desde donde se
los dieren mas de hasta otro tambo poblado, so pena de perder //
las cargas y 30 pesos de oro por cada yndio que assí pasare, apli- fol. 28 v
cado en la manera que dicha es. [69 v]

Los yanaconas Otro sí, porque en esta tierra y provincias los españoles y
que han de lle-
bar cada uno
christianos usan a traer consigo muchos yanaconas para su vicio
de los cami- [sic: servicio], tan inmoderadamente que se recrece gran daño a
nantes
los naturales, y porque se ha visto por experiensia que los dichos
yanaconas hazen más daño o robos a los yndios naturales, y los
quales queman los poyos [sic: bohios] y tambos y pueblos, y
demás de esto caminaron muchos yndios sin serles necesarios
tanta copia, por manera que todos quantos se les quisieren llegar
los traen consigo a costa de los yndios naturales. Mando que
de aquí adelante ninguno que caminare pueda llevar ni lleve de
camino más de el de pie dos yanaconas, y el de a cavallo 4 que
sirban, y porque en estos reynos se haze pan y se ha de comer

94
cada día, pueda llebar y llebe dos yndias, assí el de a pie como
el de a caballo, y si más llebare pague por cada uno diez pesos
de pena aplicados como dicho es, y que en los dichos tambos no
sean obligados a les dar comida al guía, y assí se manda a los
alguaziles y es // tancieros lo hagan y cumplan. fol. 29 r
[70 r]
El servicio Otro sí, porque hasta ahora ha avido mucha disolución y
que han de
llebar y tener
desorden que los negros lleban concigo muchas yndias para vi-
los negros que cios y cosas feas, y otras so color que son menester para hazerles
caminaren
pan y comida, y para esto a acaescido tomar los tales negros a los
yndios sus mugeres y ranchearlas para servirse de ellas, y para
remedio de lo susodicho haviendo respeto a que en esta tierra no
se puede caminar sin llebar alguna yndia que haga pan, ordeno y
mando que ningún negro que fuere de camino pueda llebar ni
lleve más de una yndia aunque hayan dos, y si fueran tres puedan
llebar dos yndias para que les hagan pan, y que estando los di-
chos negros con los amos en los pueblos no tengan ninguna yn-
dia sino que las de sus amos les hagan pan, y sus amos sean
obligados a ello so pena que el negro que la llebare caiga en pena
de cien azotes que se le darán publicamente en qualquier tambo
que sea tomado, o en villa o lugar de esta governasión.
Para que no Otro sí porque en las entradas de nuebos descubrimientos
saquen de la
tierra ningu- y conquistas ansí las capitanes, y gente de guerra de pie y de ca-
nos yndios ni
se lleben a
vallo que con ellas van, y [sic] llevan muchos yndios cargados y
los descubri- muchas piezas, yanaconas // con muchas cargas, y los lleban en fol. 29 v
mientos
cadena en los tiempos pasados, y sacan muchos de esta governa- [70 v]
sión, y les sacan de sus naturalezas y se mueren muchos por allá,
y de los que quedan buelben pocos, y esto no se puede proveer ni
remediar como conviene sino es prohiviendolo del todo, y por-
que assí conviene al servicio de Nuestro Señor y de Su Mages-
tad, y bien de los naturales de estas provincias. Ordeno y mando
que en todas las nuebas conquistas y descubrimientos que de
aquí en adelante se hizieren en tiempo alguno, ningún capitán ni
gente de guerra que con el baya, de pie y de cavallo, ni otra per-
sona que salga fuera de estos reynos, pueda llebar ni llebe yndio
ni yndia assí mismo por ninguna vía ni manera cargado y descar-

95
gado, so pena que el que tubiere yndios los haya perdido por el
mismo casso, y si no los tubiere, pierda la mitad de sus bienes y
[sea] desterrado perpetuamente de estas provincias, y que los es-
pañoles dueños de los casiques en que están encomendados se
los puedan quitar sin caer en pena alguna, y mando a todas y
qualesquier justicias que tengan cuidado de la execución y cum-
plimiento // de este capítulo so pena de privación de sus oficios y
la mitad de sus bienes para la Cámara de Su Magestad, y lo en fol. 30 r
esta ordenanza contenido no se entiende en sí algún yanacona o [71 r]
yndia que huviere estado días con algún español quisiere ir con
él, esta [sic: este] tal la pueda llebar con tanto que ante todas
cosas la trayga ante las justicias del pueblo más comarcano, para
que delante de ella puesta en su libertad, diga si quiere ir con el
dicho español, y se guarde lo que el dicho yndio dijere.
Para que los Otro sí, porque podría ser que por algunos españoles de
alguaziles ni
otra persona los que han de estar en los dichos tambos diesen más de los di-
no puedan dar chos cinco yndios al de a cavallo, y tres al de a pie, o por los
más yndios de
los contenidos dueños de los mismos caciques a quien están encomendados, y
en estas orde-
nanzas
por los mismos caciques alquilando los yndios por dineros, se-
gún hasta aquí se solía hazer por algunos españoles y caciques
por llebar ellos para si la paga, es necesario probeer sobre ello.
Ordeno y mando que ninguno de los que tubieren los dichos yn-
dios encomendados, y los españoles que estubieren en los dichos
caciques, no puedan dar ni den mas yndios de los que de suso
ban declarados por dinero, alquilandolos ni de otra manera algu-
na so pena de 30 pesos de oro por cada yndio, la tercia parte para
la Cámara de Su Magestad y las dos partes para el denunciador y
para el // juez que lo sentenciare, y en la misma pena incurra el fol. 30 v
alguasil o español que los consintiere dar a los yndios. [71 v]

Para que las Otro sí, porque como dicho es la demasía e inmoderada
cargas de los
yndios sean to-
carga que los españoles y caminantes han echado y echan a los
das de 30 libras dichos yndios, y también si se iba o enfermaba y si [sic] alguno
que llebaba la dicha carga los españoles la echaban a los otros que
llevaban, ha hecho gran daño a los naturales. Proveiendo acerca
de esto, mando que de aquí adelante la carga que se diere a los di-

96
chos yndios y llebaren no pese más de 30 libras, y si más pesare,
lo tenga perdido el dueño y que sea del que la tomare, y que los
dichos españoles que estubieren en los dichos pueblos lo egecu-
ten assí, y que en los dichos tambos ni alguno [sic: ninguno] de
ellos no sean [sic] obligados a dar yndios para las tales cargas.
Para que en Otro sí, porque se pueda mejor aberiguar si la tal carga
los tambos ha-
ya peso o ro- pese más de las dichas 30 libras, y mejor se guarde y aberigue lo
mana contenido en la ordenanza antes de esta, y para excecutar la pena
de ella, mando que en los tales tambos suso dichos donde han de
estar y residir españoles alguasiles sean obligados a tener peso, y
romana dentro // de 4 meses primeros siguientes so pena de çien fol. 31 r
pesos de oro, la tercia parte para la Cámara de Su Magestad y las [72 r]
dos partes para el denunciador y juez que lo sentenciare.
Para que [a] Otro sí, porque es justo que los yndios que llevaren las
los yndios que
llebaren las cargas de los españoles caminantes lleben alguna gratificación, y
cargas se les visto que en oro ni en plata no se podría hacer por no haber mo-
pague su tra-
vajo neda en estos reynos, ni convenir que se haga, mando que sean
pagados en coca que ellos tienen por cosa de más calidad, que
oro, ni plata, o en agí, o en chaquirca [sic: chaquira] de España
que ellos tienen en mucho. O [sic: Y] si fuere en coca o agí, se
de un puñado a cada yndio de carga tomado por el alguasil y los
españoles que rezidieren en el tambo, [y] por el prinzipal de los
yndios a falta de alguasil, y si en chaquirca [sic] lo que se seña-
lare o al alguasil le pareciere.
Para que no Otro sí, porque en estas partes ay costumbre por qual-
pueda nadie
caminar en quier libiana causa de andar en andas o chamaca [sic: hamaca]
chamaca [sic: así hombres como mujeres y en otra manera que los yndios los
hamaca] ni en
andas lleban a cuestas que es mucho trabajo para los yndios naturales
y esto esta probeydo por ordenanza. Mando que de aquí adelante
se guarde so pena de cien pesos.
Para que el Y que en los tambos no sean obligados a dar yndios para
enfermo que
no pudiere los suso dicho, y esto en caso de enfermedad que no pueda el que
caminar a ca- la tubiere caminar cabalgado y mando que no se pueda // dar li- fol. 31 v
vallo se les
den yndios en senzia ni dispensar contra la dicha ordenanza sino en caso de [72 v]
que lleben. enfermedad evidente y notoria.

97
Otro sí, por quanto por ordenanza está proveído que los
Para que no mercaderes no carguen yndios con mercaderías mando que de
se de ningún
yndio a los aquí adelante se guarde y cumplan so pena que qualquiera perso-
mercaderes na que cargare yndios con mercadería cayga en pena de 30 pesos
por cada yndio, y de perder las cargas, la mitad para la Cámara
de Su Magestad y la otra mitad para el denunciador y juez que
lo sentenciare, y que en los dichos tambos no sean obligados a
darles yndios algunos, y el estanciero o español que se los diere
cayga e incurra en la pena contenida en la ordenanza antes de
esta puesta quando se diere yndios y no los huvieren de dar.

Para que los Otro sí, por quanto podría ser que algunas personas de las
caminantes se
contenten con que caminaren no se querran contentar con los bastimentos que
los bastimen- esta proveído por estas ordenanzas que se les den, y quisiesen ir
tos que se les
han de dar en o enbiar a tomar de los pueblos de los yndios bastimentos, o yn-
los tambos dios para cargas u otras cosas, ordeno y mando que todas las
personas que caminaren se contenten con los bastimentos e yn-
dios que se les han de dar, y que ninguna ni alguna persona no
sea osado de ir, ni embiar, // ni baya, ni embíe a los pueblos ni fol. 32 r
casas de los yndios a tomar ni tome de ellas ninguna cosa, pues [73 r]
que en los dichos tambos se les manda dar todo lo que huvieren
menester, y si alguna persona fuere o embiare a los dichos pue-
blos y casas a tomar, y tomare alguna ropa o ganado, bastimentos
u otra cosa alguna, por el mismo caso la tal persona pague con
las setenas la mitad de la qual dicha pena sea para la Cámara de
Su Magestad y la otra mitad para los yndios y juez que lo senten-
ciare y denunciador, y lo que assí se huviere tomado se pague a
los dichos yndios de más de la dicha pena, y si no tubiere de
donde le sean dados cien azotes publicamente.
Para que no lle- Otro sí, ordeno y mando que ningún español ni caminan-
ben bastimen-
tos de un tam- te no tome ni llebe de un tambo cosa alguna para delante, comida
bo a otro ni provisión, so la pena contenida en la ordenanza antes de esta,
exepto que si de un tambo a otro huviere más de una jornada
pueda llebar de comer hasta el otro ambo conforme a las jorna-
das que huviere, no lo tomando más que el español e yndios que
estubieren en el dicho tambo sean obligados a se lo dar y proveer.

98
Para que no Otro sí, por quanto hasta ahora muchas personas que ca-
se eche a los
yndios ca- minaban han tenido costumbre de echar a los yndios que lleban
dena ni otra en cadenas y de hazerlos dormir en sepos, // y porque lo suso fol. 32 v
prición alguna
dicho es en mucho perjuicio de la libertad de los naturales y cas- [73 v]
tigo a los que tal hizieren, de que ha sucedido que los tales yn-
dios por verse libres an muerto algunos españoles, de manera
que por todas vías conviene proveer en el remedio por lo qual
ordeno y mando que persona alguna de qualquier Estado o con-
disión que sea no sea osado de aquí adelante de echar yndio al-
guno ni yndia en cadena y sepo, ni lo llebe ni tenga atado en
manera alguna de camino ni en poblado, so pena que por cada
vez que en qualquiera cosa de las susodichas lo contrario hiziere,
cayga e incurra en pena de cien pesos de oro, por la primera vez,
y por la segunda doblado la mitad para la Cámara de Su Mages-
tad y la otra mitad para el denunciador y juez que lo sentenciare,
y por la tercera desterrado perpetuamente de estos reynos, y si
tubiere yndios los pierda, y si no tubiere de que pagar la dicha
pena le sean dados cien azotes publicamente.
Para que los Otro sí, por quanto algunas personas de las que caminan
yndios que lle-
baren las car- por mui libianas cosas maltratan a los yndios con palos, e [sic]
gas sean bien hiriéndolos y haziéndoles otros malos tratamientos. Proveiendo
tratados
sobre ello para de aquí adelante, ordeno y mando que ninguna
persona sea osado de hazer mal tratamiento a yndio ni yndia que
// baya con las dichas cargas dándoles malos tratamientos, y si lo fol. 33 r
contrario hiziere hiriendo o maltratando a yndio alguno, sea cas- [74 r]
tigado conforme al mal tratamiento que les hiziere por la Justicia
del término del tal lugar en donde cometiere, en el qual la Justi-
cia ponga mucha diligencia y haga justicia so pena de privazión
de ofissio y que no pueda haver otro, y de 50 pesos de oro por
cada vez para la Cámara de Su Magested y sea obligado a dar
cuenta de esto en fin de su oficio.
Para que nin- Otro sí, porque como dicho [es] combiene que españoles
guna persona
camine fuera ni [sic: y] caminantes no anden como hasta aquí por las partes y
del Camino lugares que han querido de que se recresía gran daño a los yndios
Real
y muertes de españoles, y por esto se ha dado la orden susodicha
de señalar caminos y poblar tambos, y aderezar las puentes y

99
malos pasos de ellos. Ordeno y mando que pasados los dichos
60 días después de la publicación de estas ordenanzas y tiempo
en que los dichos trambos han de estar poblados, y los dichos ca-
minos aderezados, mando que ninguna persona de ningún estado
ni condisión que sea no ande, vaya, ni camine por otros caminos
ni partes algunas de estos reynos sino por los suso dichos decla-
rados, pues son suficientes y abastezidos, y por ellos se puedan
andar todos estos reynos, ciudades, villas y lugares de ellos, para
toda negociación, trato y conve // niencia y que si fuere por otros fol. 33 v
caminos más de por los susodichos declarados, no pueda llebar [74 v]
ni llebe yndio alguno cargado so pena que pierda la carga que
llebare y de 30 pesos por cada yndio aplicados en la forma que
dicho es, y mando que ningunos caziques ni yndios estancieros
y españoles sean obligados a les dar ningún mantenimiento sino
fuere pagando lo 1.° [sic: pagándolo primero] como valiere y se
consertare con el dueño del tal mantenimiento, y si lo tomare
por su autoridad lo pague por las sentenzias aplicadas y según y
como en la otra ordenanza se aplica, y que demás de lo susodicho
a la persona que andubiere fuera de los dichos caminos reales se
les de pena arbitraria por las justicias conforme a la calidad de
sus personas y distanzia de tierra que huviere andado fuera de los
dichos caminos reales, y que contra lo en esta ordenanza conte-
nido, los tenientes de governador ni otras justizias no puedan dar
ni den licencias, y si las dieren, que no balgan y todavía cayga
é incurra en la pena susodicha, exepto en los casos que adelante
serán contenidos y declarados.

Otro sí, por quanto en estos reynos ha avido y ay muchos


españoles y otras personas que andan por los pueblos de los yn-
dios // vagabundos tomándoles sus mugeres e hijos, ganados y fol. 34 r
obejas o carneros y ropa, y haziéndoles otros malos tratamientos, [75 r]
y aunque las tales personas pudieran haver ido a buscar de comer
con los capitanes de que yo en nombre de Su Magestad [he] em-
biado a conquistar y poblar, y muchos en sus oficios y otro vivir
con personas no lo han querido hazer, y por que de lo susodicho
podría resultar en los dichos naturales que se rebelasen del servi-
cio de Su Magestad o que matasen algunos españoles no pudien-

100
do sufrir dichos malos tratamientos como otras muchas vezes lo
han hecho, y por que a mi el Governador de estos reynos en nom-
bre de Su Magestad combiene proveer como sesen los daños y la
tierra no benga en diminución antes se aumente y pasifique. Or-
deno y mando que de aquí adelante no pueda andar ni ande nin-
gún español ni otra persona bagabundo viviendo viciosamente
por ninguno de los pueblos, aldeas y lugares de los dichos natu-
rales, y si alguna persona andubiere bagabundo por los dichos
pueblos y qualquiera de ellos, por el mismo caso, le sean dados
cien azotes por las calles publicas de la // ciudad o villa donde se fol. 34 v
executare la dicha pena, y si la tal persona fuere de calidad que [75 v]
no se le deban dar sea desterrado de estos reynos perpetuamente,
y los alguaziles de campo pongan mucha diligencia en prender
las tales personas, y ansi presos, los embien a buen recaudo a la
tal ciudad o villa, y si no los pudieren prender, lo hagan luego
saber a las justicias para que la dicha justicia probea como se
prenda o se egecute en él la dicha pena, o [sic: y] que todavía
sean obligados a pagar los daños, y que serca de los dichos daños
sean crecidos los yndios siendo dos, o de aquí adelante por su
juramento. Y por esta ordenanza se da poder a los alguaziles para
que por sus personas puedan executar la dicha pena.
Para que nin- Otro sí, por quanto ay algunas personas que con poco
guna persona
tome ganado temor de Dios Nuestro Señor y en menosprecio de la justicia real
de las estan- se salen de los pueblos que estan poblados de españoles y se ban
cias de los
yndios fuera de camino 50 ó 60 leguas, mas ó menos, como a ellos les
parece, a las estancias de ganados // que los naturales tienen en fol. 35 r
los despoblados, del qual dicho ganado toman la cantidad que les [76 r]
parese y lo lleban a bender donde mejor les parece, y sobre ello
algunas vezes acaesce que las tales personas matan a los pasto-
res, y porque lo susodicho es en mucho perjuicio de los naturales
y menosprecio de la justicia. Ordeno y mando que ninguna ni
alguna persona no sea osado de aquí adelante de tomar ni tome
de las estancias de los dichos yndios, ni de ninguno de los pue-
blos, aldeas y lugares de los dichos naturales, ningún ganado en
poca ni mucha cantidad, y si lo tomare sea obligado a lo pagar y
pague con las zetenas, y si no pudiere pagar las dichas setenas, le

101
sean dados cien azotes y desterrado de estos reynos perpetua-
mente, y el tal ganado se saque de la persona o personas en cuio
poder estubiere y se buelba y restituia al yndio o yndios a quien
se huviere tomado, y los alguaciles del campo a quien los tales
yndios dieren mandado de lo susodicho, pongan mucha diligen-
cia en prender a la tal persona y ansí presa la embíen a buen re-
caudo con todos sus vienes a la justicia de la ciudad o villa en
cuios // términos fuere preso porque allí le castiguen. fol. 35 v
[76 v]
Para que nin- Otro sí, por quanto para mejor se pueda aberiguar que
guna persona
camine sin li- personas son las que [en blanco] las cosas contenidas en esta di-
sencia de la cha ordenanza y para remedio de que la gente no ande bagabun-
justicia
do por los pueblos de los yndios, es cosa mui necesaria que las
personas que huvieren de caminar antes que salgan del pueblo de
christianos donde estubieren saquen lisencia de la justicia, para
que la dicha justicia sepa quien va o donde quiere ir y si combie-
ne darle la dicha lisencia o no. Ordeno y mando que todas las
personas que huvieren de caminar de diez leguas arriba de la tal
ciudad o villa donde hubieren de partir, sean obligados a sacar y
saquen lisencia para ello del governador o de su lugar teniente, y
si en el tal pueblo no huviere teniente de gobernador, se saque de
uno de los alcaldes ordinarios, la qual dicha lisencia baya refren-
dada de escribano o alguazil, y por ella no se llebe ningunos de-
rechos el juez ni el escribano, y en cada ciudad o villa haya un
libro que tenga el escribano en que se asienten las // dichas lisen- fol. 36 r
cias y a quien se dan, y para donde van, y el dia y el mes y año, [77 r]
para que mejor se pueda aberiguar quien de los que parten [en
blanco] de lo contenido en estas ordenanzas. Y si alguna persona
después de pregonadas estas ordenanzas caminare sin la dicha
licencia, por el mismo caso cayga e incurra en las penas en que
caen los que andan baldios por la tierra de suso contenidos y que
no se le den, ni puedan dar, yndios para las cargas que llebare, y
que el que caminare con la dicha lisencia sea obligado a la mos-
trar y precentar ante la justicia de la ciudad o villa por donde
pasare luego que llegare, para que la tal justicia sepa que va con
licensia y tambien sepa quiénes o quántos van, para que si no
estubieren proveídos los tambos por donde ha de pasar para tan-

102
tos, los hagan proveer, y que no haziendo lo susodicho, la tal
justicia pueda executar en la tal persona la dicha pena, la qual
dicha lisencia a de dar el escribano de concejo.

Otro sí, porque sería gran daño y no cosa justa que dando
Para que no se los yndios la dicha comida, estubiesen // por su pasatiempo los fol. 36 v
detengan los
caminantes en caminantes mucho en un tambo. Ordeno y mando que ninguno [77 v]
los tambos más de los dichos españoles ni caminantes se puedan detener, ni de-
de una noche
tengan, ni este en ningun tambo, más del dia que llegare hasta
otro día por la mañana, ni las personas que en los tambos estubie-
ren sean obligadas a darles más de dos comidas sin paga, y que
si más estubiere sea obligado a pagar los bastimentos que huvie-
re menester a voluntad y como se concertare con los yndios o
españoles que ay estuvieren, y con todo no pueda estar más de
tres días sino fuere por enfermedad que le sobrevenga, con la
qual no pueda caminar, y dase facultad y manda a los españoles
que estuvieren en los dichos tambos que pasado el dicho tiempo
lo hagan salir de los dichos tambos, so pena de cien pesos aplica-
dos en la forma y manera que dicho es.
Para que no in- Otro sí, porque podía ser que alguno de los dichos cami-
curra en pena
el que se de- nantes se detubiesen en los dichos tambos por falta de no les dar
tenga en al- los yndios los caciques o españoles que en ellos residiere. Orde-
guno de los
tambos por no no y mando que en tal caso pueda estar en el dicho tambo //
darle yndios hasta tanto que los dichos caciques o españoles le diesen yndios fol. 37 r
para las cargas que de suso ban declaradas, sin que por ello cayga [78 r]
o incurra en la pena de la ordenanza antes de esta contenida. Y
mando a los alguaziles que tengan especial cuidado de tener yn-
dios para las dichas cargas porque los españoles no se detengan
en daño de dichos yndios.
Para que los Otro sí, porque los dichos alguaziles que han de residir en
alguasiles se
den auxilios los tambos estén mejor aparejados de los yndios que fueren ne-
unos a otros cesarios para las cargas y servicio de los que caminaren. Ordeno
y mando que los dichos alguaziles se den abíos unos a otros de la
gente que viniere, en tal manera que el tambo de atrás donde lle-
garen algunos caminantes le haga saber luego, el mismo día que
llegaren, al tambo de adelante para que aquella noche se sepa en

103
él para quantas personas se han de aparejar yndios porque los
tales caminantes no se detengan por falta de ellos.
Para que nin- Otro sí, por quanto assí en la guerra que los naturales tu-
guna perso-
na no ponga bieron entre sí como contra los españoles, y después en las alte-
fuego a nin- raciones que los dichos españoles unos con otros an tenido, se an
guna casa ni
aposento de quemado muchos pueblos de los naturales y aposentos y tambos
los tambos o
pueblos
// de todos los caminos reales, y por qualquier falta de leña que fol. 37 v
tengan de camino los españoles o yanaconas suyos deshacen los [78 v]
dichos tambos para quemar, y porque ahora yo he mandado re-
formar los dichos pueblos y tornar a hazer de nuebo las casas de
ellos, y los aposentos y tambos de los dichos caminos reales.
Ordeno y mando que de aquí adelante ninguna persona de qual-
quier estado y condición que sea, no sea osado de quemar ni
poner fuego a ninguna de las dichas casas de los pueblos de los
yndios, ni de los aposentos o tambos de los caminos reales, y si
alguna persona, yndio o christiano, o yanacona u otra qualquier
persona, quemare o pusiere fuego a alguna de las dichas casas,
cayga e incurra en pena de muerte la qual dicha pena mando que
se egecute en la persona o personas que en ella incurriere.

Para que los Otro sí, porque demás de los dichos daños y trabajos que
yndios que lle-
garen carga-
harán en hacer los dichos españoles y los dichos yndios con lle-
dos al tambo bar las dichas cargas, hazen otro y es que después de llegados al
buelban des-
cargados al tam-
tambo los yndios con las cargas y a que allí les den otros, entre-
bo [de] donde gan // los que lleban a los caminantes que llegan para que los fol. 38 r
salieron
buelban cargados a los tambos donde salieron, y aún muchas [79 r]
vezes en el camino los truecan y en parte donde han andado los
yndios muchas jornadas por ser despoblado, de manera que
acontece andar los dichos yndios cargados treinta leguas y bol-
ber otras treinta en partes donde ay falta de tambos. Por ende,
para remedio de lo suso dicho, ordeno y mando que de aquí ade-
lante los yndios que llegaren cargados a un tambo, ni los yndios
de aquel tambo, ni el español o españoles que ay estubieren, ni
los caminantes que ay vinieren, no los tomen para tornarlos car-
gados a los tambos donde salieron por manera alguna, so pena de
treinta pesos, porque si los consintiere llebar por cada yndio apli-

104
cados como dicho es. Mas que si en medio del camino, de tambo
a tambo, se toparen caminantes y se quisieren trocar los dichos
yndios lo puedan hazer, pues tienen tanto camino para el tambo
de adelante como para el suyo donde salieron, mas que si fueren
cerca del tambo donde se toparen, no se pueda hacer el trueque
so las dichas penas.

Para que no Otro sí, por quanto después que estos reynos // se redu- fol. 38 v
se tomen yn-
dios ni yndias
cieron al servicio de Dios Nuestro Señor y al de Su Magestad, los [79 v]
para hacer españoles y otras personas que en ellos han residido y residen
yanaconas
tienen por costumbre de tomar los hijos e hijas de los naturales y
cortarles el cabello, y llebarlos consigo para que les sirvan de
yanaconas, y porque demás del agravio que de lo susodicho reci-
ben los padres de los tales muchachos y mujeres, resulta en [que]
los tales yanaconas son los que después ranchean y roban a los
dichos naturales. Ordeno y mando que de aquí adelante ninguna
ni alguna persona no sea osado de tomar ni tome ninguno ni al-
guno de los tales muchachos, ni muchachas muger, ni otro yndio
alguno para hacerle yanacona, y si alguna persona le tomare car-
ga, e [sic] incurra en pena de cien azotes, y si fuere persona a
quien no se le deben dar, sea desterrado de estos reynos por tiem-
po de dos años.
Para que los Otro sí, porque el cumplimiento y egecución de lo pro-
alguaziles del
campo exe- veído por estas ordenanzas es mui necesario para la sustentación
cuten y no y reformación de estos reynos, y porque ay mucha necesidad de
disimulen con
ninguna per- castigar // y penar a todas las personas que en qualquiera manera fol. 39 r
sona
fueren y pasaren contra el tenor y forma de ellas, y podría ser que [80 r]
los alguaziles de campo que an de residir en los tambos y los
estancieros que residieren en los pueblos de los yndios, por amis-
tad o interés, o por negligencia dejasen de avisar a las justicias en
cuios términos estubieren de algunas personas de las que encie-
rra en las penas las ordenanzas contenidas. Ordeno y mando que
ninguno ni alguno de los dichos alguaciles ni estancieros no di-
simulen, ni puedan encubrir, ni encubran, ninguna persona que
fuere contra lo contenido en las dichas ordenanzas, o en qual-
quier de ellas, que todas o cada una de las veces que supieren que

105
alguna persona o personas hayan incurrido en alguna de las di-
chas penas, lo haga saver con toda la brevedad que fuere posible
a las justicias que residieren en los pueblos de españoles más
cercanos adonde tubieren noticia que los tales alguaziles o estan-
cieros que va la tal persona. Y si alguno de los susodichos lo
encubriere o no lo hizieren luego saber por sus cartas, o yanaco-
nas, o con el primer español que por allí pasare por el mismo
caso, el tal alguazil o estanciero incurra en la pena que por // es- fol. 39 v
tas ordenanzas cayó e incurrió el español que contra ellas fuere. [80 v]

Para que las Otro sí, por quanto en una de las ordenanzas de suso con-
personas que
caminaren por tenidas se manda que ninguna persona no pueda caminar ni cami-
mandado de la ne fuera de los caminos reales. Mando que la persona o personas
justicia puedan
caminar fuera que por mandado del governador, o de sus lugares tenientes o de
de los cami- otra qualquier justicia fuere a cosa que conbenga al servicio de Su
nos reales
Magestad o a la ejecución de la justicia, las personas tales puedan
caminar por donde les pareciere que conbiene para la ejecución
de lo que les fuere mandado sin incurrir por ello en ninguna pena.
Para que los Otro sí, por quanto muchos de los vecinos tienen sus re-
vezinos vaian
a los pueblos partimientos fuera de los caminos reales, declaro y mando que
que tienen de-
positados por
los tales vecinos y la persona que embiaren puedan ir y vallan
los caminos ellos por el camino acostumbrado sin incurrir en ninguna pena.
que suelen ir
Otro sí, por quanto la gente y ganados y bastimentos que
Para que la fueren a las minas de oro y plata an de ir atrabezando // por la fol. 40 r
gente y gana-
dos que fueren tierra mando que las tales personas, gente, requa, y ganado pueda [81 r]
a las minas ir y baya por el camino o caminos que les pareciere que les com-
puedan atra-
vezar por los biene sin incurrir en ninguna pena con tanto que solamente se le
caminos que
quisieren
de la dicha comida y número de yndios al vezino o persona espa-
ñol que ansí fuere a las minas que de suso dicho es, y a los yana-
conas que consigo puede llevar, y que a toda la otra gente que
llebaren no se les de yndios para cargas ni comida, ni la puedan
tomar, ni tomen los que pasaren de los pueblos, yndios ni tambos
por donde pasaren exepto si no fuere pagandolo luego por que a
tanta copia de gente no es razón que los yndios den los dichos
mantenimientos. Y mando que la dichas gente y requas hagan
todo buen tratamiento por donde quiera que fueren a los dichos

106
naturales, y si no los hizieren incurran en las penas que en estas
ordenanzas quedan contenidas conforme al delito que cometie-
ren. Y si acaesciere ir algun christiano a las dichas minas en este
tal, se le den yndios para las cargas y comida conforme a lo que
esta proveído que se de a los caminantes.//
Para que de Otro sí, por quanto por lo mucho que va en la concerva- fol. 40 v
cada ciudad
o villa salga ción de los naturales en la guarda y ejecución de estas dichas [81 v]
cada un año ordenanzas combiene que además de los dichos alguaziles de los
dos vezes vee-
dores a visitar tambos y campo hayan veedores o visitadores que vean como se
los caminos y
tambos
cumple y guarda lo contenido en estas ordenanzas, y en lo que
hallaren que no se ha guardado y cumplido lo hagan guardar,
egecuten las penas. Ordeno y mando que de cada una de las ciu-
dades o villas de estos reynos sea obligada a visitar los tambos
susodichos de sus términos y pertenencias, y para ello embíen
dos personas de confianza de cada una de las dichas ciudades y
villas en cada un año de seis en seis meses, y en este año que
salgan después de cumplidos los sesenta días de la publicación
de estas ordenanzas, de los quales vaya uno por una parte de la
tal ciudad o villa y otro por la otra parte, por manera que venidos
los unos visitadores a los seis meses salgan otros dos, y ansí mis-
mo se haga del dicho tiempo adelante, los quales dichos visitado-
res provean el teniente de governador con // acuerdo y parecer fol. 41 r
del Cabildo, y sean personas áviles y de confianza y juren que [82 r]
ejecutarán y cumplirán y que harán cumplir y egecutar lo conte-
nido en estas ordenanzas y que no disimularán ninguna cosa de
lo en ellas contenido. Y cada uno de los quales pueda llebar y
llebe consigo un escrivano del Rey ante quién visite y haga las
condenaciones que huviere de hazer, y si no hubiere escribano
del Rey, el teniente de governador dé poder a una persona para lo
que sea en la dicha visitación y que el tal visitador pueda llebar
bara de justicia.
La orden que Otro sí, los visitadores que salieren de cada una de las
an de tener en
visitar los vee- dichas ciudades o villas a visitar irán a cada uno de los tambos
dores
y tomarán juramento de los alguaziles que residieren en ellos so
cargo del qual les manden declarar y declaren como han cum-

107
plido y egecutado las dichas ordenanzas, y qué personas han ido
contra lo en ellas contenido, y cómo saben que las han cumplido
y guardado los otros alguaziles de los otros tambos comarca-
nos. Y harán llamar y parecer ante sí a todos los caziques que
sirbieren y sean obligados // a servir en el dicho tambo, y ansí fol. 41 v
parecidos uno a otro les preguntarán el tratamiento que les hizo [82 v]
el dicho alguacil, o si an dado o les mandan dar más yndios de los
que son obligados a dar y si han sido maltratados o robados de
otra persona alguna. Y si hallare que el tal alguazil u otra persona
ha hecho algún agravio o mal tratamiento a los dichos caciques o
qualquier de ellos, lo asentará por ante escribano y lo que pudie-
re castigar o ejecutar conforme a estas ordenanzas lo ejecutará
y castigará; y de lo que no pudiere castigar ni ejecutar, trayga
la razón de ello para que el teniente de governador lo castigue y
ejecute, y lo mande castigar y ejecutar de manera que en todo se
cumpla y guarde lo contenido en estas ordenanzas.
Para que los Otro sí, los tales visitadores y cada uno de ellos visitarán
visitadores
visiten en los las puentes y caminos que son obligados a visitar en sus térmi-
términos de la nos, e donde huviere necesidad de reparar y adovar alguna cosa
ciudad o villa
donde saliere de ellos lo mandarán adovar y reparar a los dichos caciques, a los
quales // encargarán y mandarán que siempre tengan proveídos fol. 42 r
los tambos de los yndios y bastimentos necesarios. Y si hallaren [83 r]
que alguno de ellos es o ha sido remiso en el proveer y servir de
los dichos tambos o en el de reparar de los caminos y puentes, lo
castigarán. Por manera que los dichos caciques tengan especial
cuidado del servicio y proveimiento de los dichos tambos y de
tener siempre hechas y aderezadas las puentes y caminos reales,
como por estas ordenanzas esta proveído y mandado. Los quales
dichos visitadores y cada uno de ellos sea obligado a llebar y
llebe un traslado autorizado de estas ordenanzas, el qual se pague
de las condenaciones que el tal visitador pusiere, para que con-
forme a lo en ellas contenido haga la visitación y ejecute y casti-
gue a todas las personas que hubieren exedido y pasado contra el
tenor y forma de lo en ellas contenido.

Otro sí, que luego que buelban los tales visitadores acaba-
do su tiempo sean obligados a dar cuenta ante el escribano que

108
Para que los llebaren al theniente o cabildo que los embiaren de todo lo que
veedores que
salieren a vi- huvieren fecho, hallado, y castigado // y les fue encomendado y a fol. 42 v
sitar traygan
su cargo so pena que serán castigados por el teniente como le pa- [83 v]
relación de la
visitación y la reciere según la negligencia que los tales visitadores cometieren.
den al theniente
de governador
Otro sí, mando que dentro de tres meses después que fue-
ren venidos los dichos visitadores y dada su cuenta los dichos
Que dentro de tenientes de todas las dichas ciudades, villas y lugares, cada uno
tres meses que
fueren venidos
en su jurisdicción, y en su ausencia los alcaldes, sean obligados
unos visitado- a remediar y ejecutar todas las cosas que los dichos visitadores
res de visitar
salgan otros dieren en su cuenta que han hecho en los dichos tambos y pro-
vincia contra lo contenido en estas dichas ordenanzas, so pena
de cien pesos de oro para la Cámara de Su Magestad, por cada
cosa que dejaren de ejecutar de las que asi trugeren los dichos
visitadores que se han cometido contra las dichas ordenanzas.

Para que de Otro sí, porque todos los remedios que por estas ordenan-
aquí a dos o
tres años no se zas se ponen y proveen no son tan bastantes [para] que todavía no
carguen nin- reciban los naturales trabajo o fatiga en se cargar, y lo susodicho
gunos yndios
en los llanos se permite porque por falta de bestias y otras cosas necesarias no
ni en la sierra
se podrían // andar estas tierras y provincias al presente sin dar fol. 43 r
tiempo para se apersibir. Ordeno y mando que lo susodicho de [84 r]
poderse cargar los dichos yndios en la qual, y moderación suso
dicha se entiende en todo lo que llaman sierra en estos reynos por
tres años y en los llanos por dos porque han resivido más daño
por la continuidad de los que vienen de España y de fuera de es-
tos reynos, mando que en el dicho tiempo de los dichos tres años
todos los vezinos y estantes en estas tierras se provean de bestias,
de carneros y lo que fuere necesario para en que llebar sus cargas
y lo necesario de camino pues es tiempo bastante para ello.
Para que no se Otro sí, porque so color de una provición dada por la Au-
puedan cargar
los yndios des- diencia o Chansillería Real que reside en Tierra Firme en que se
de los puertos
de mar a los
provee que las mercaderías que vienen a estos reynos las puedan
pueblos de es- llebar en los yndios de los pueblos y puertos siendo de su volun-
pañoles
tad y pagándoselo, muchos de los españoles que tienen yndios
encomendados los traen y mucha parte de ellos en los puertos a

109
traer las dichas mercaderías diziendo que los yndios lo hazen de
su voluntad y lleban los dueños el provecho y contentan con al-
guna poca cosa // a los dichos yndios, de que se recrece morir fol. 43 v
muchos de ellos que andan a la dicha carga, en especial los que [84 v]
son de la sierra y andan en los llanos y puertos porque es tierra
muy caliente y ellos de fría, y por evitar el dicho daño y que so
color de lo susodicho no vengan los yndios en diminución y no
mueran como hasta aquí. Ordeno y mando que dentro de cuatro
meses después que estas ordenanzas fueren pregonadas en las
ciudades, donde huviere puertos se provean los que tuvieren ne-
cesidad de traer las dichas mercaderías de bestias y de ay adelan-
te no se pueda cargar ni cargue yndio alguno con carga ni merca-
dería de los dichos puertos a los pueblos ni estancias, so pena de
perder la mercadería que en los tales yndios se trugere y de trein-
ta pesos por cada yndio al que lo contrario hiziere aplicada según
y como se aplican las penas en estas ordenanzas contenidas, y la
misma pena a los juezes y justicias que no executaren lo en esta
ordenanza contenido.

Otro sí, no embargante que estas ordenanzas se han de


Para que los pregonar en todas las ciudades // lo contenido en las dichas orde- fol. 44 r
tenientes de [85 r]
governador y
nanzas por manera que se ha de hacer por su teniente alcalde o
los alcaldes ha- ministros de justicia, puesto que arriba se provee y se les encar-
gan cumplir y
guardar estas ga la guarda en estas dichas ordenanzas por lo mucho que en la
ordenanzas ejecucion de ellas va mando a los tenientes de governador y al-
calde de las dichas ciudades, villas y lugares de estos reynos que
tengan especial cuidado y diligencia y hazer cumplir guardar y
executar estas dichas ordenanzas y todo lo en ellas y en cada una
de ellas contenido, sin embargo de qualquier apelación o aplica-
ciones que de lo en ellas proveído, y mandado se interpongan su
autoridad y decreto judicial so la pena que se pone y declara en
las dichas ordenanzas y más de cien castellanos para la Cámara
de Su Magestad por cada artículo que dejaren de egecutar aper-
sibiéndoles que se les ponga por capítulo y cargo en las residen-
cias que de aquí adelante se les tomaren con lo que son fechas y
acabadas en la dicha ciudad del Cuzco a postrero día del mes de
mayo de mil quinientos y quarenta y tres años = El lisenciado

110
[Cristóbal] Baca de Castro = Por mandado de Su Señoría = Fran-
cisco Páez = Ansí vistas y leydas por mí el dicho escribano las
Para que en dichas ordenanzas y entendidas // y villas en estos reynos y cada fol. 44 v
todos los tam-
una ha de tener un traslado auténtico para mejor cumplimiento [85 v]
bos aya arancel
sumariamen- de lo en ellas contenido. Mando al escribano ante quien pasan
te de lo conte-
nido en estas estas ordenanzas que las ha de dar signadas que saque sumarios
ordenanzas
y aranzel de la sumaria de ellas en brebe para cada tambo y man-
do a todos los españoles que estubieren en los dichos tambos
tengan el dicho sumario y aranzel puesto en una tabla para que
los que pasaren sepan lo que han de guardar y el pueda mejor
executar lo en estas ordenanzas contenido, so pena que el algua-
cil o español que no lo tubiere en el dicho tambo pague treinta
pesos de oro aplicados en la manera que dicha es, y al escrivano
que no lo diere pague la dicha pena.
Rebocación de Otro sí, por estas ordenanzas se rebocan y doy por ningu-
todas las orde-
nanzas que asta nas otras qualesquier que se hayan hecho, y lisencias dadas por
ahora estaban
hechas para po-
el Marqués para se cargar los yndios en manera alguna, ni por
der cargar los persona alguna, y todo lo cerca de esto hecho proveído y manda-
yndios
do que lo contenido en estas ordenanzas se guarde como en ellas
se contiene, so las penas en ellas contenidas.

Otro sí, porque el Governador no puede estar en todas


partes para poder executar por su persona, // y miradas por los fol. 45 r
dichos señores justicia y regidores dixeron que ellos las obede- [86 r]
cían y obedecieron, por quanto eran mui útiles, probechosas y
combenientes para el servicio de Dios Nuestro Señor y de Su
Magestad, y descargo de su real conciencia, y bien unibersal y
conservación de los naturales de estas provincias, y que havían
recevido y recibian mucha merced en ello y suplicaban y supli-
caron a Su Magestad las mandase confirmar, y que si hera nece-
sario para ello alguna aprovación del dicho Cabildo, como mejor
podían y havía lugar en derecho, las aprobaban y aprobaron
como en ellas se contiene; y ansí mismo, suplicaban al Señor
Governador las hiziese desde luego pregonar, cumplir y execu-
tar, y que yo el dicho escrivano deje un traslado de ellas en el
Libro y Arca del dicho Cabildo, y de como pasó, si era necesario

111
lo pedían por testimonio y lo firmaron de sus nombres. Y que en
quanto por estas ordenanzas no se dejan libertad a los vecinos
que tienen yndios encomendados que suplicaban todos juntos a
Su Señoría que se puedan servir de los dichos sus yndios los tales
que los tienen encomendados, según y como se suelen servir en
las grangerías y servicio de los tales yndios, y como hasta aquí se
ha hecho // pues ellos tienen cuidado de su buen tratamiento fol. 45 v
como a personas a quienes les esta encomendado el buen trata- [86 v]
miento de los dichos yndios. Y luego Su Señoría dijo que el lo
verá y proveerá lo que más combenga de hazer para el primer día
de Cabildo = Y después de los susodicho en dos días del dicho
mes de junio el dicho Señor Governador respondiendo a lo pedi-
do y suplicado por el dicho Cabildo acerca del servicio de los
yndios de los vecinos, dixo que mandaba y mandó que los dichos
vecinos y cada uno de ellos, quando fueren de camino o para
proveer sus casas, se puedan servir y sirban cada uno de ellos de
los yndios que tubiere depositados conforme a las ordenanzas
que hasta ahora cerca de ello estaban hechas por el Governador
Don Francisco Pizarro que haya gloria, con tanto que en el peso
de las cargas y tratamiento de los yndios guarden lo contenido en
las ordenanzas y con que en los tambos no se les de a los dichos
vecinos más de los dichos cinco o tres días y comida para sus
personas, y las piezas como arriba ba declarado, y si más quisie-
ren sean obligados a lo pagar, y que assí lo mandaba y mandó y
lo firmó de su nombre el dicho Señor Governador. El Licenciado
Baca de Castro = // Por mandado de su Señoría = Francisco Páez fol. 46 r
= Y después de lo susodicho en quatro días del dicho mes de ju- [87 r]
nio del dicho año, estando los dichos señores justicia y regimien-
to en su Cabildo visto lo que su Señoría provee sobre lo que fue
pedido dijeron que besaban las manos de su Señoría por la mer-
ced que les hazían y que lo aprobaban y lo aprobaron como dicho
tienen y lo firmaron de sus nombres = Grabiel de Rojas = Anto-
nio Altamirano = Fernando Salcedo = Francisco Maldonado =
Diego Maldonado de Alamos - Juan Julio de Ojeda.

Y después de lo susodicho en la dicha ciudad del Cuzco


en 7 días del mes de junio del dicho año de mil quinientos y qua-

112
renta y tres por ante mí Juan de Vayllo, escribano de Su Mages-
tad, y por voz de Pedro Fernández pregonero público en la plaza
mayor de esta ciudad del Cuzco fueron pregonadas estas orde-
nanzas la maior parte de ellas en presencia de muchas gentes que
allí se hallaron, siendo testigos Pedro de Miranda y Sebastián de
Venabente, y Juan de la Torre = Por ante mí Juan de Vayllo escri-
bano de Su Magestad. Y después de lo susodicho, en la dicha
ciudad del Cuzco en ocho días del mes de junio del dicho año //
por ante mí el dicho Juan de Vayllo escribano y por voz del dicho fol. 46 v
Pedro Fernández pregonero público fueron acabadas de prego- [87 v]
nar estas ordenanzas en la plaza pública de esta ciudad de verbo
ad verbum como en ellas se contiene, en presencia de muchas
gentes que allí se hallaron presentes siendo testigos Gómez de
Chávez escrivano público de esta ciudad y Antonio Altamirano
vecino de ella, y Pedro de Zaabedra estantes en la dicha ciudad
por ante mí = Juan de Vayllo escrivano de Su Magestad. Y des-
pués de lo susodicho, en la dicha ciudad del Cuzco en 27 de
agosto de dicho año el Señor Governador haviendo visto estas
dichas ordenanzas para poner en egecución la población de los
tambos y los yndios que an de serbir en ellos, dixo: que por quan-
to en los tambos que han de estar poblados desde esta ciudad
hasta la villa de San Juan de la Victoria esta uno que se dize Li-
matambo en el qual es informado que ay pocos yndios que sirban
en él por cuia causa en el dicho tambo no podrá haver en el ser-
vicio competente que en estas dichas ordenanzas se declara, por
tanto mandaba y mandó que sirban en el dicho tambo todos los
yndios que están declarados en estas dichas ordenanzas y que
sirvan solamente de leña, maíz,// agua y yerba, y no de otra cosa, fol. 47 r
y que no den yndios porque vistos los pocos yndios que ay co- [88 r]
marcanos al dicho tambo no pueden servir de otra cosa = Otro sí,
por quanto en el tambo de Curaguasi ansí mismo están declara-
dos los yndios que an de servir en él y se olbidaron los yndios
que al presente tiene Ascencio de Mesa, vecino de esta ciudad
que heran de Magallanes, que mandaba y mandó que estos di-
chos yndios sirban en el dicho tambo de Curaguasi juntamente
con los demás que estan declarados en las dichas ordenanzas
que han de servir al dicho tambo, lo qual mando siendo testigos

113
el capitán Grabiel de Roxas, Antonio Altamirano y Hernando
Bachicao, vezinos de esta ciudad. = En la ciudad del Cuzco, en
seis días del mes de mayo de mil y quinientos y quarenta y un
[sic: tres] años, este día los magníficos señores justicia y regi-
miento de esta ciudad se juntaron a Cabildo y aiuntamiento
para entender en las cosas cumplideras al servicio de Dios
Nuestro Señor y de Su Magestad, y haviéndolo de ser al bien
común de la dicha ciudad, según lo tiene de costumbre, com-
biene a saver Alonso de Toro, teniente de governador, y Tomás
Vázquez, alcalde y Diego de Silba y Juan // Ajarasco y Francis- fol. 47 v
co Macuelas [sic: Maçuelas], y Juan Julio de Ojeda y Juan Va- [88 v]
sán de Tapia, regidores de dicha ciudad, y Francisco Quispe
yndio de ella y Diego Altamirano alcalde, y ante mí el escriva-
no de Su Magestad y escrivano del Juzgado y del Cabildo de
esta ciudad y sus ministros digeron que, por quanto en las orde-
nanzas adelante dichas ay una oja escrita de los que han de
servir en el tambo de Quiquijana, y por ella aparece que fue
obligado a les asistir los yndios en las ordenanzas fechas, las
quales es esta que se sigue.

Y del tambo de Urcos se hade ir al tambo de Quiquijana


en el qual han de servir todos los yndios que allí tiene [Alonso de
la] Carrera y los de [Francisco] Delgado que fueron de [Bernabé]
Picón, y el pueblo [de] Huyo que es de [Pedro de] Bustinza, y los
pueblos de [Francisco de] Villacastín uno que se llama Chuno y
otro que se llama Caxalxa, y los pueblos de Francisco Sánchez que
se llaman Ocongata y Bambachulla y Querocancha, y los pueblos
[de] Picoy, y Quispe, y Sayba, y Guañan y Guascarquiba que son
de Diego Maldonado; y si parecieren que contribuyan en este di-
cho tambo los yndios de Nicolás de Florencia que están cabe los de
Grabiel de Roxas se provea lo que sea con parecer de mi teniente.//

Y por quanto en esta ordenanza ansí parecen que están to- fol. 48 r
davía sirviendo de Cabildo y puesto que lea y sirban [sic: le ay y [89 r]
sirben] otros yndios de los que estan declarados en las borraduras
y señaladas, y en quanto al servicio del dicho tambo mandaban y
mandaron que según de lo que en estas ordenanzas ha sido conte-

114
nido sea nulo y las borraduras y por estar suspensos a nos por nos
estar enmendado han havido del si el Cabildo y lo mandaron [sic].

Yten: mandaron que en el tambo de Yanaoca y en el ca-


mino que va de esta ciudad a la villa de Arequipa sirban el pue-
blo Acopi y el pueblo de Caguana que es de Pedro de los Ríos
por quanto en la ordenanza que atrás, o entre renglones, parecen
estar testados en los de esta ciudad y para ello mandaron dar sus
mandamientos necesarios = Alonso de Tiro [sic: Toro] = Tomás
Vázquez = Juan Julio de Ojeda = y Juan Ajarasco = Francisco
Macuelas [sic: Maçuelas] = Juan Basán de Tapia.

115
Referencias citadas

Referencias documentales

Archivo General de Indias (AGI), Sevilla


1540a Real provisión al gobernador de la provincia del Perú para que restituya
a Alonso Riquelme, tesorero de dicha provincia, los indios que tenía en-
comendados (Madrid, 27 de julio de 1540). Patronato, 278, N. 2, R. 120.

1540b Real provisión de Don Carlos al gobernador de la provincia de Nueva


Castilla, por la que le manda que guarde la provisión dada sobre la suce-
sión de las encomiendas en las mujeres e hijos de los encomenderos, res-
pecto a Rodrigo Loçano, vecino de la ciudad de Trujillo, al cual le fueron
encomendados los indios de Guanape y Chao (Madrid, 7 de setiembre de
1540). Audiencia de Lima, 566, L.4, F. 100.

1561 La Audiencia de Lima remite al Consejo el proceso que Pedro Alonso


Carrasco, uno de los primeros conquistadores del Perú y vecino del Cuz-
co, ha seguido contra Antonio Vaca de Castro, Caballero de la Orden de
Santiago, hijo del licenciado Cristóbal Vaca de Castro, vecino de Cuzco,
sobre la posesión del repartimiento de los indios de Carichane. Justicia,
405B, N. 2, R. 2.

1562 La Audiencia de Lima remite al Consejo el proceso que Luisa Martel de


los Ríos, viuda del capitán Garcilaso de la Vega y mujer en segundas nup-
cias de Jerónimo Luis de Cabrera, vecinos del Cuzco, han seguido contra
Antonio Vaca de Castro, hijo del licenciado Cristóbal Vaca de Castro,
sobre la sucesión del repartimiento de los indios quichuas y otros, en el
término del Cuzco, que tenía encomendado el susodicho capitán. Justi-
cia, 433, N. 1.

1568-1569 Francisco Delgado, vecino de las ciudades de Cuzco y La Paz contra


Bernabé Picón, vecino también de Cuzco, y Francisca de Bolonia, vecina
de la ciudad de Lima, sobre la propiedad de las encomiendas de Cabinas,
en Quiquijana, y Ambana, en La Paz. Justicia, 415.

116
1572 Proceso que se a tratado en la audiencia Real de la Ciudad de los Reyes
de los reynos y provincias del Piru entre el licenciado de Monçon fiscal
de Su Magestad y Pedro de Olmos de Ayala vezino de Trugillo, sobre los
indios de Çaña. Incluye una transcripción de la cédula de los repartimien-
tos otorgados por Francisco Pizarro a Gómez de Mazuelas (Cuzco, 1 de
agosto de 1535). Justicia, 420, N. 3, folios 76v-77r.

1572-1574 Proceso que Ordoño de Valencia, vecino de la Ciudad de los Reyes, ha


seguido contra Lucía de Luyando, viuda del capitán Pedro de Zárate, y
sus hijos Francisco de Luyando y Pedro de Zárate, y contra Antonio Vaca
de Castro, Caballero de la Orden de Santiago, vecinos todos de la Ciudad
de los Reyes, sobre la restitución de las encomiendas de los indios de
Marangani y Chungará. Justicia, 419, N. 2.

1597 Información de los méritos y servicios del capitán Martín Dolmos. In-
cluye una transcripción de la cédula de los repartimientos otorgados por
Francisco Pizarro a Gómez de Mazuelas (Cuzco, 1 de agosto de 1535).
Patronato, 136, N. 2, R. 1, folios 13r-v [15r-v] y 14r-v [16r-v].

1811 Plano geométrico de la Hacienda llamada Tambo Real. Situada en la orilla


meridional del Río de Santa, propia del señor Don Pedro Abadia, y levan-
tado en consequencia de lo mandado por el Excelentísimo Señor Virrey del
Reyno por Superior Decreto de 17 de septiembre del año pasado de 1810,
por el arquitecto Don Antonio de Ugartevidea. MP-PERU_CHILE, 165.

Archivo General de la Nación (AGN), Lima


1580 Testamento de Cristóbal Xuto Chumbe, indio cacique principal del pueb-
lo de Lati, hijo de Pedro Sutechumbe y de Inés india, naturales de Chin-
cha. N_1_CYH1_29,432, folios 325r-326v.

1633 Títulos de las cuatro fanegas de tierra del Tambo del Inga, en términos
del valle de la Nazca, corregimiento de Ica, que Juan Fernández donó al
Colegio de la Compañía de Jesús de la ciudad del Cuzco, según consta
de la escritura que se otorgó en el valle del Ingenio de la Nazca en 13 de
enero de 1626, por ante Juan Martínez, escribano real. Tomó posesión de
estas tierras el padre Antonio Vásquez. Fondo: Campesinado, sección:
Títulos de Propiedad, Legajo 5, Cuaderno 110.

117
1637 Autos que siguieron los indios chasquis del valle de Jauja, que hacían el ser-
vicio en la carrera de Concepción a Jauja y Huancayo, sobre que les pagasen
los salarios que el Correo Mayor les adeudaba y que tenían devengados des-
de el año de 1633, en que el licenciado don Cristóbal Cacho de Santillana,
Oidor de la Audiencia de Lima y Visitador General de la Provincia de Jauja,
les mandó liquidar sus créditos y satisfacer sus salarios devengados. Fondo:
Campesinado, sección: Derecho Indígena, Legajo 7, Cuaderno 94.

1638 Autos que siguieron Pablo Guaman Limachi y Juan Carvancho, indios
del valle de Jauja, que hacían la carrera y servicio de chasquis en el pues-
to de Atun Xauxa, y Cristóbal Xauxa Limachi y Sebastián Guaman en
el de Julca y puna de Pariacaca, sobre que el Correo Mayor del reino les
abonase los salarios devengados durante cinco años que les adeudaba, y
al efecto dieron información que corre en estos autos. Fondo: Campesina-
do, sección: Derecho Indígena, Legajo 7, Cuaderno 97.

Referencias digitales

Bar Esquivel, Alfredo


2013 El Proyecto Qhapaq Ñan y el registro del Sistema Vial Inca [en línea].
Disponible en http://qhapaqnan.cultura.pe/sites/default/files/articu-
los/129382084-El-Proyecto-Qhapaq-Nan-y-el-registro-del-Sistema-Vi-
al-Inca-Lic-Alfredo-Bar.pdf [19 de abril de 2018].

Peralta Mesía, Rodolfo


2013 Reseña de las investigaciones arqueológicas en el sitio Paredones, valle
de Asia [en línea]. Disponible en http://qhapaqnan.cultura.pe/sites/de-
fault/files/articulos/171565833-Resena-de-las-investigaciones-arqueolo-
gicas-en-el-sitio-Paredones-valle-de-Asia.pdf [19 de abril de 2018].

Referencias bibliográficas

Abercrombie, Thomas A.
1998 Pathways of Memory and Power: Ethnography and History among an
Andean People. Madison: University of Wisconsin Press.

118
Acosta, José de
2002 [1590] Historia natural y moral de las Indias. Edición de José Alcina Franch.
Madrid: DASTIN (DASTIN Historia. Crónicas de América, 43).
Agostinho-de La Torre, Mariela
1999 Vocabulario histórico en relatos geográficos del siglo XVIII (Virreinato
del Perú). Zaragoza: Sociedad Suiza de Estudios Hispánicos.
Alberdi Vallejo, Alfredo
2010 El mundo al revés: Guaman Poma anticolonialista. Berlín: Wissenschaft-
licher Verlag Berlin.
Alcedo, Antonio de
1787 Diccionario geográfico-histórico de las Indias Occidentales o América.
Tomo II. Madrid: Manuel González.
Álvarez Saavedra, Lorena
2009 “Identificación, catastro y evaluación del sistema vial prehispánico troncal al
Chinchaysuyu Qhapaq Ñan - Anta”, Saqsaywaman [Cusco], 9, pp. 171-202.
Amado Gonzales, Donato; Ronald Espejo Abarca, Virginia Gladys Quispe Mamani,
Catherine Fernández Tohalino y Erika del Mar Santa Cruz
2009 “Chinchaysuyu”, Qhapaq-Ñan del Tahuantinsuyu [Cusco], 2, pp. 6-23.
Angles Vargas, Víctor
1983 Historia del Cusco (Cusco colonial). 2 tomos. Cusco: Industrial Gráfica.
Anónimo
1906 [c. 1780] Relación de los pueblos que median en el tránsito de la ciudad de
Lima á la de Chuquisaca, y descripción de las 25 provincias que se
ofrecen en el camino, en Víctor R. Maúrtua (editor), Juicio de límites
entre el Perú y Bolivia. Prueba presentada al gobierno de la Repú-
blica Argentina. Tomo tercero: Audiencia de Charcas. Barcelona: Im-
prenta de Henrich y Compañía, pp. 232-250.

Anónimo
1907 [1581] Corregimientos y repartimientos de la jurisdicción del Cuzco (10 de oc-
tubre de 1581), en Víctor R. Maúrtua (editor), Juicio de límites entre el Perú
y Bolivia. Contestación al alegato de Bolivia. Prueba presentada al gobier-
no de la República Argentina. Tomo primero: Virreynato peruano. Buenos
Aires: Imprenta, litografía y encuadernación de G. Kraft, pp. 123-159.

119
Anónimo
1954 “Notes and News”, American Antiquity [Salt Lake City], 19(3), pp. 304-315.

Anónimo
1967 [1534] Relación francesa de la conquista del Perú (1534). Noticias verdaderas de
las islas del Perú, en Raúl Porras Barrenechea, Las relaciones primitivas de
la conquista del Perú. Lima: Instituto Raúl Porras Barrenechea, pp. 69-78.

Aparicio Vega, Manuel


1963 “Documentos sobre el Virrey Toledo”, Revista del Archivo Histórico
[Cusco], 11, pp. 119-144.

Araníbar Zerpa, Carlos


1995 “Índice analítico y glosario”, en Juan de Santa Cruz Pachacuti, Relación
de Antigüedades de este Reino del Perú. Lima: Fondo de Cultura Econó-
mica, pp. 133-427.

Arona, Juan de (Pedro Paz Soldán y Unanue)


1882 Diccionario de Peruanismos. Lima: Librería Francesa Científica, J. Galland.

Ashmore, Wendy
2005 “Lived Experiences of Space, Time and Cosmovision”, Cambridge Ar-
chaeological Journal [Cambridge], 25(1), pp. 293-297.

Ayala, Manuel José de


1995 [1751-1777] Diccionario de voces americanas. Edición de Miguel Ángel Que-
sada Pacheco. Madrid: Arco Libros.

Ayala Castillo, Ronal


2011 “Cerro Respiro: un caso de residencia de élite inca en el valle bajo del
Chillón”, en Kevin John Lane y Milton Luján Dávila (editores), Arqui-
tectura prehispánica tardía: construcciones y poder en los Andes centra-
les. Lima: Fondo Editorial de la Universidad Católica Sedes Sapientiae
(UCSS), pp. 339-376.

Ballivián Torrez, Julio Alejandro; Andrea Goytia Sanabria y Marcos Rodolfo Michel López
2011 “El Qhapaq Ñan Urco y los tambos de Caquiaviri y Caquingora, aproxi-
mación arqueológica”, en Anales de la XXIV Reunión Anual de Etnología
(La Paz, 23 a 27 de agosto, 2010). Vivir Bien ¿una nueva vía de desa-
rrollo plurinacional? Tomo I. La Paz: Museo Nacional de Etnografía y
Folklore (MUSEF), pp. 169-189.

120
Barbinais, Guy Le Gentil de la
1728 Nouveau voyage au tour du Monde. Enrichi de plusieurs plans, vûes &
perspectives des principales villes & ports du Pérou, Chily, Bresil & de
la Chine. Tomo I. Amsterdam: Pierre Mortier.

Barraza Lescano, Sergio


2010 “Redefiniendo una categoría arquitectónica inca: la kallanka”, Bulletin
de l’Institut Français d’Études Andines [Lima], 39(1), pp. 167-181.

2016 “Stella Nair. At home with the Sapa Inca: Architecture, space, and legacy
at Chinchero (reseña bibliográfica)”, Cuadernos del Qhapaq Ñan [Lima],
4, pp. 188-192.

2017 “De Chincha a Manta a rumbo de guare: el abastecimiento de spondylus


a larga distancia durante la época Inca”, en Sofía Chacaltana, Elizabeth
Arkush y Giancarlo Marcone (editores), Nuevas tendencias en el estudio
de los caminos. Conferencia Internacional en el Ministerio de Cultura,
26 y 27 de junio de 2014. Lima: Qhapaq Ñan-Sede Nacional – Gráfica
Industrial R&S, pp. 416-443.

Barriga, Víctor M.
1939 Documentos para la historia de Arequipa 1534-1558. Tomo I. Arequipa:
Editorial La Colmena.

Bauer, Brian S.; Miriam Aráoz Silva y Lucas C. Kellett


2013 Los Chancas. Investigaciones arqueológicas en Andahuaylas (Apurímac,
Perú). Lima: Instituto Francés de Estudios Andinos – College of Liberal
Arts & Sciences, Department of Anthropology, University of Illinois at
Chicago – The Institute of New World Archaeology.

Béjar, Ives S.
2003 “La cantera inca de Rumiqolca, Cusco”, Boletín de Arqueología PUCP
[Lima], 7, pp. 407-417.

Bertonio, Ludovico
1612 Vocabulario de la lengua Aymara. Juli, Chucuito: Francisco del Canto.

Betanzos, Juan de
2004 [1551] Suma y Narración de los Incas. Seguida del Discurso sobre la descen-
dencia y gobierno de los Incas. Edición de María del Carmen Martín
Rubio. Madrid: Ediciones Polifemo.

121
Bouysse-Cassagne, Thérèse
1978 “L´espace aymara: urco et uma”, Annales. Économies, Sociétés, Civilisa-
tions [Paris], 5-6, pp. 1057-1080.

Bueno, Cosme
1872 [1767] Descripción de las provincias pertenecientes al obispado de Huamanga,
en Manuel de Odriozola, Documentos literarios del Perú. Tomo 3. Lima:
Imprenta del Estado, pp. 69-82.

Busto Duthurburu, José Antonio del


1967 “Tres conversos en la captura de Atahualpa”, Revista de Indias [Madrid],
27, pp. 427-442.

1969 “Martinillo de Poechos”, en José Antonio del Busto Duthurburu, Dos


personajes de la conquista del Perú. Lima: Editorial Universitaria.

2006 Marchas y navegación en la conquista del Perú. Lima: Instituto Ri-


va-Agüero, Pontificia Universidad Católica del Perú.

Butzer, Elisabeth K.
1997 “The roadside inn or venta: Origins and early development in New
Spain”. Yearbook. Conference of Latin Americanist Geographers [Aus-
tin], 23, pp. 1-15.

Caillavet, Chantal
2000 Etnias del Norte. Etnohistoria e historia del Ecuador. Quito: Instituto
Francés de Estudios Andinos – Ediciones Abya Yala – Casa de Velázquez
(Travaux de l´Institut Français d´Études Andines, 106).

Calancha, Antonio de la
1639 Coronica moralizada del orden de San Augustin en el Peru, con sucesos
egenplares vistos en esta monarquia. Barcelona: Pedro Lacavalleria.

Cardelús Muñoz-Seca, Borja y Timoteo Guijarro Sanz


2009 Cápac Ñan. El Gran Camino Inca. Lima: Aguilar - Santillana – Prisa Ediciones.

Cardona Rosas, Augusto


2015 “Caminos prehispánicos en Arequipa”, en Arequipa Patrimonio Cultural
de la Humanidad. Reflexiones a los quince años de su declaratoria. Areq-
uipa: Dirección Desconcentrada de Cultura de Arequipa, Ministerio de
Cultura – Publicont S.A.C., pp. 65-74.

122
Casas, Bartolomé de las
1892 [c. 1555-1559] De las antiguas gentes del Perú. Edición de Marcos Jiménez de la
Espada. Madrid: Tipografía de Manuel G. Hernández (Colección
de Libros Españoles Raros o Curiosos, 21).

Castañeda Murga, Juan y Jean-François Millaire


2016 “Agua, tierra y recursos. Una historia ambiental del valle de Virú, ss.
XVI-XIX”, Perspectivas Latinoamericanas [Nagoya], 12, pp. 50-67.

Castillo Armenteros, Juan Carlos


2001 “Las vías de comunicación terrestre entre al-Andalus y Castilla. Algu-
nas propuestas para su estudio”, en Salvador Sánchez-Terán, Duccio
Balestracci, Jean Pierre Amalric, Francisco Comín y otros, La forma-
ción del espacio histórico: transporte y comunicaciones. Duodécimas
Jornadas de Estudios Históricos organizadas por el Departamento
de Historia Medieval, Moderna y Contemporánea. Salamanca: Edi-
ciones Universidad de Salamanca, pp. 49-103 (Estudios Históricos y
Geográficos, 113).

Ccente Pineda, Elmer y Oscar Román Godines


2005 El Qhapaq Ñan en la ruta del Chinchaysuyu entre Acostambo y Hua-
nucopampa. Campaña 2004. Lima: Dirección de Estudios sobre Paisaje
Cultural, Proyecto Qhapaq Ñan - Instituto Nacional de Cultura (Recono-
cimiento y registro del entorno territorial del Qhapaq Ñan, 1).

Cieza de León, Pedro de


1994 [c.1553] Crónica del Perú. Cuarta parte. Volumen II: Guerra de Chupas.
Edición de Gabriela Benavides de Rivero. Lima: Fondo Editorial de
la Pontificia Universidad Católica del Perú – Academia Nacional de
la Historia.

1995 [1553] Crónica del Perú. Primera parte. Edición de Franklin Pease García-Yri-
goyen. Lima: Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del
Perú – Academia Nacional de la Historia.

1996 [1551] Crónica del Perú. Segunda parte. Edición de Francesca Cantú. Lima:
Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú – Aca-
demia Nacional de la Historia.

123
Clément, Camille
2017 “The Oasis of the Chicama Valley: Water Management from the Chimú
to the Spaniards (Eleventh to Seventeenth Century AD) on the North
Coast of Peru”, en Emilie Lavie y Anaïs Marshall (editoras), Oases and
Globalisation: Ruptures and Continuities. Cham: Springer Internation-
al Publishing, pp. 73-88.

Coanqui Quispe, Calixto


2005 “San Jerónimo, entre ayllus reales y haciendas españolas”, Revista del
Archivo Regional del Cusco [Cusco], 17, pp. 73-85.

Cobo, Bernabé
1882 [1639] Historia de la fundación de Lima. Edición de Manuel González de la
Rosa. Lima: Imprenta Liberal (Colección de Historiadores del Perú, 1).

1890-1893 [1653] Historia del Nuevo Mundo. 4 tomos. Edición por Marcos Jiménez
de la Espada. Sevilla: Imprenta de Enrique Rasco.

Concejo Provincial de Lima


1935a Libro de Cabildos de Lima. Tomo I (1534-1539). Edición de Bertram T.
Lee. Lima: Imprenta Torres Aguirre.

Libro de Cabildos de Lima. Tomo VII (1570-1574). Edición de Bertram


1935b
T. Lee. Lima: Imprenta Torres Aguirre.

Conrad, Geoffrey W.
1977 “Chiquitoy Viejo: An Inca Administrative Center in the Chicama Valley,
Peru”, Journal of Field Archaeology [Boston], 4(1), pp. 1-18.

Consejo Provincial de Trujillo


1969 Actas del Cabildo de Trujillo. Tomo I: 1549-1560. Lima: Talleres gráfi-
cos P.L. Villanueva.

Concolorcorvo (Alonso Carrió de la Vandera)


1773 El Lazarillo de ciegos caminantes desde Buenos Ayres, hasta Lima con
sus itinerarios según la mas puntual observacion, con algunas noticias
utiles a los nuevos comerciantes que tratan en mulas y otras históricas.
Gijón: Imprenta de la Rovada.

124
Contreras, Remedios y Carmen Cortés
1970-1977 Catálogo de la Colección Mata Linares. 5 tomos. Madrid: Real Aca-
demia de la Historia (Archivo Documental Español, 25).

Cook, Noble David (editor)


1975 Tasa de la visita general de Francisco de Toledo. Lima: Universidad
Nacional Mayor de San Marcos.

Córdova y Urrutia, José María


1992 [1839] Estadística histórica, geográfica, industrial y comercial de los pueblos
que componen las provincias del departamento de Lima. Edición facsim-
ilar a cargo de César Coloma Porcari. Lima: Sociedad “Entre Nous”.

Chacaltana Cortez, Sofía


2016 “De los tambos incas a las tambarrías coloniales: economía colonial, le-
gislación de tambos y actividades “licenciosas” de las mujeres indíge-
nas”, Boletín de Arqueología PUCP [Lima], 21, pp. 123-143.

Chávez Blancas, Jorge


2001 “Lima La Vieja revisitada”, Boletín de Lima [Lima], 126, pp. 10-21.

Chocano, Magdalena
2003 “Las peripecias de un topónimo: Conchucos como realidad geográfica y
como espacio histórico en la sierra norte peruana”, Boletín del Instituto
Riva-Agüero [Lima], 30, pp. 173-196.

D´Altroy, Terence N.
1992 Provincial Power in the Inka Empire. Washington, D.C.: Smithsonian
Institution Press.

Dalakoglou, Dimitris y Penny Harvey


2012 “Roads and Anthropology: Ethnographic Perspectives on Space, Time
and (Im)mobility”, Mobilities [Lancaster], 7(4), pp. 459-465.

Dalen Luna, Pieter van


2005 “Proceso cultural prehispánico en Chancayllo, valle de Chancay”, Kullpi.
Investigaciones Culturales en la Provincia de Huaral y el Norte Chico
[Huaral], 2, pp. 55-75.

125
Los ecosistemas arqueológicos en la cuenca baja del río Chancay –
2008
Huaral: su importancia para el desarrollo de las formaciones sociales
prehispánicas. Lima: Juan Gutemberg Editores-Impresores.

Dávila Briceño, Diego


1965 [1586] Descripción y relación de la Provincia de Yauyos toda, Anan Yauyos y
Lorin Yauyos, hecha por Diego Davila Brizeño, corregidor de Huaro-
chirí, en Marco Jiménez de la Espada (editor), Relaciones geográficas de
Indias – Perú. Tomo I. Madrid: Ediciones Atlas, pp. 155-165 (Biblioteca
de Autores Españoles, 183).

Decoster, Jean-Jacques y Brian S. Bauer


1997 Justicia y poder: Cuzco, siglos XVI-XVIII. Catálogo del Fondo corregi-
miento (causas civiles), Archivo Departamental del Cuzco. Cusco: Cen-
tro de Estudios Regionales andinos “Bartolomé de Las Casas”.

Cramaussel, Chantal
2006 “Introducción”, Chantal Cramaussel (editora), Rutas de la Nueva Es-
paña. Zamora: El Colegio de Michoacán, pp. 17-23.

Domínguez Faura, Nicanor


2008 “Betanzos y los Quipucamayos en la época de Vaca de Castro (Cuzco,
1543)”, Revista Andina [Cuzco], 46, pp. 155-192.

Duffait, Erwan
2005 “Choquequirao en el siglo XVI: etnohistoria e implicaciones arqueológicas”.
Bulletin de l´Institut Français d´Études Andines [Lima], 34(2), pp. 185-196.

Dutour, Thierry
2004 La ciudad medieval. Orígenes y triunfo de la Europa urbana. Barcelona:
Ediciones Paidós Ibérica.

Enríquez de Guzmán, Alonso


1960 [c. 1543] Libro de la vida y costumbres de Don Alonso Enríquez de Guzmán.
Edición de Hayward Keniston. Madrid: Ediciones Atlas (Biblioteca de
Autores Españoles, 126).

Escalante Gonzalbo, Pablo


2006 “Los caminos del México antiguo”, en Chantal Cramaussel (editora), Ru-
tas de la Nueva España. Zamora: El Colegio de Michoacán, pp. 27-37.

126
Espinavete López, Manuel
1795 “Descripción de la provincia de Abancay”, en Jacinto Calero y Morei-
ra (editor), Mercurio Peruano, dado a la luz por uno de los individuos
de la Sociedad. Tomo XII, pp. 112-164. Lima: Imprenta Real de los
Niños Huérfanos.

Espinoza Reyes, Ricardo


2006 La gran ruta inca: el Capaq Ñan. Lima: Petróleos del Perú.

Espinoza Soriano, Waldemar


1973 “Historia del departamento de Junín”, en Enrique Chipoco Tovar (edi-
tor), Enciclopedia departamental de Junín. Tomo I. Huancayo: Impren-
ta San Fernando.

1999 “La coca de los mitmas cayampis en el reino de Ancara, siglo XVI.
Una información inédita de 1566-1567 para la etnohistoria andina”, en
Waldemar Espinoza Soriano, Etnohistoria Ecuatoriana: estudios y docu-
mentos. Quito: Ediciones Abya-Yala, pp. 59-113.

2003a “La confederación Quillaca-Asanaque. Siglos XV y XVI”, en Walde-


mar Espinoza Soriano, Temas de Etnohistoria Boliviana. La Paz:
Maestría en Historias Andinas y Amazónicas, Universidad Mayor
de San Andrés – Colegio de Historiadores de Bolivia - Producciones
CIMA, pp. 79-195.

2003b “El Memorial de Charcas. “Crónica” inédita de 1582”, en Waldemar


Espinoza Soriano, Temas de Etnohistoria Boliviana. La Paz: Maes-
tría en Historias Andinas y Amazónicas, Universidad Mayor de San
Andrés – Colegio de Historiadores de Bolivia - Producciones CIMA,
pp. 287-331.

Esquivel y Navia, Diego de


1902 [1749] “Noticias cronológicas del Cuzco. Gobierno incásico y primer siglo de la
conquista”, en Ricardo Palma (editor), Apuntes históricos del Perú [por
Manuel de Mendiburu] y Noticias cronológicas del Cuzco [por Diego de
Esquivel y Navia]. Lima: Imprenta del Estado.

127
Estete, Miguel de
1924 [1535] Noticia del Perú. Edición de Horacio H. Urteaga. Lima: Imprenta y Li-
brería Sanmarti, pp. 3-71 (Colección de Libros y Documentos Referentes
a la Historia del Perú, 8 (2ª Serie)).

Fabila, Manuel
1941 Cinco siglos de legislación agraria en México (1493-1940). Tomo pri-
mero. México, D.F.: Los Talleres de Industrial Gráfica.

Feltham, Jane
1984 “The Lurín Valley Project. Some results for the Late Intermediate and
Late Horizon”, en Ann Kendall (editora), Current archaeological pro-
jects in the Central Andes: Some approaches and results. Proceedings
of the 44th International Congress of Americanists (Manchester, 1982).
Oxford: British Archaeological Reports (BAR), pp. 45-73 (BAR Interna-
tional Series, 210).

2005 “Yungas and Yauyos. The interface between Archaeology and Ethnohis-
tory as seen from the Lurín Valley”, en Peter Eeckhout y Geneviéve Le
Fort (editores), Wars and conflicts in prehispanic Mesoamerica and the
Andes. Selected proceedings of the conference organized by the Société
des Américanistes de Belgique with the collaboration of Wayleb (Brus-
sels, 2002). Oxford: British Archaeological Reports (BAR), pp. 128-145
(BAR International Series, 1385).

2009 “La arqueología de Sisicaya”, en Frank Salomon, Jane Feltham y Sue


Grosboll (editores), La revisita de Sisicaya, 1588. Huarochirí veinte
años antes de Dioses y Hombres. Lima: Fondo Editorial de la Pon-
tificia Universidad Católica del Perú, pp. 57-101 (Colección Valle de
Pachacamac, 2).

Fernández Alvarado, Julio César


2004 Sinto: señorío e identidad en la costa norte lambayecana. Chiclayo:
Consultores y Promotores Turísticos del Norte (COPROTUR) – Gobi-
erno Provincial de Chiclayo – Fundación Backus – Universidad Señor
de Sipán.

128
Fernández de Oviedo, Gonzalo
1855 [1535-1557] Historia general y natural de las Indias, islas y tierra-firme del mar
océano. Tercera Parte, Tomo IV. Edición de José Amador de los
Ríos. Madrid: Imprenta de la Real Academia de la Historia.

Fossa, Lydia
2006 Narrativas problemáticas: los inkas bajo la pluma española. Lima: Fon-
do Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú – Instituto de
Estudios Peruanos (Serie Lengua y Sociedad, 23).

Fuentes Delgado, Manuel Atanasio


1858 Estadística general de Lima. Lima: Tipografía Nacional de M.N. Cor-
pancho, por J.H. del Campo.

Fuentes Rueda, Helard


1991 “Lope de Alarcón, fundador de Arequipa en 1540”. Germinal. Revista
del Instituto Regional de Cultura [Arequipa], 5, pp. 11-13.

García, Gregorio
1607 Origen de los indios de el Nuevo Mundo e Indias Occidentales. Valen-
cia: Pedro Patricio Mey.

García Rodríguez, Casiano


1957 Vida de D. Cristóbal Vaca de Castro presidente y gobernador del Perú.
Madrid: Ediciones “Religión y Cultura”.

Garcilaso de la Vega, Inca


1609 Primera parte de los Comentarios Reales, que tratan del origen de los
incas, reyes que fueron del Perú. Lisboa: Pedro Crasbeeck.

1610 Historia general del Perú. Córdova: Viuda de Andrés Barrera.

Garrett, David T.
2005 Shadows of Empire: The Indian nobility of Cusco, 1750-1825. New York:
Cambridge University Press (Cambridge Latin American Studies, 90).

Glave Testino, Luis Miguel


1989 Trajinantes. Caminos indígenas en la sociedad colonial, siglos XVI/XVII.
Lima: Instituto de Apoyo Agrario – Talleres Gráficos P.L. Villanueva.

129
1992 Vida, símbolos y batallas: creación y recreación de la comunidad indí-
gena. Cusco, siglos XVI-XX. Lima: Fondo de Cultura Económica.

González de Cuenca, Gregorio


1987-1989 [1567] Orden sobre el serviçio de los tambos del Repartimiento de Guamachu-
co, en María Rostworowski, “Ordenanzas para el servicio de los tambos
del Repartimiento de Huamachuco hecho por el licenciado González
de Cuenca en 1567”, Revista Histórica [Lima], 36, pp. 15-31.

González Holguín, Diego


1989 [1608] Vocabulario de la Lengua General de todo el Peru llamada Lengua
Qquichua o del Inca. Raúl Porras Barrenechea (editor). Lima: Universi-
dad Nacional Mayor de San Marcos.

González Pujana, Laura (editora)


1982 El Libro del Cabildo de la Ciudad del Cuzco. Lima: Instituto Riva-Agüe-
ro, Pontificia Universidad Católica del Perú.

Guaman Poma de Ayala, Felipe


2008 [1615] Nueva Coronica y Buen Gobierno. 3 volúmenes. Edición de Franklin
Pease García-Yrigoyen. Lima: Fondo de Cultura Económica.

Guevara Rodríguez, Carlos J. y Víctor G. Cobeñas Amaya


2003 “Cinto: un señorío lambayecano olvidado”, Umbral. Revista de Edu-
cación, Cultura y Sociedad [Chiclayo], 5, pp. 187-191.

Hagen, Victor Wolfgang von


1952 “El camino real de los incas”, Fanal [Lima], 33, pp. 2-5.
1976 The Royal Road of the Inca. London: Gordon & Cremonesi.

Hampe Martínez, Teodoro


1979 “Relación de los encomenderos y repartimientos del Perú en 1561”, His-
toria y Cultura [Lima], 12, pp. 75-105.

1985 “Notas sobre la encomienda real de Chincha en el siglo XVI (administración


y tributos)”, Revista de Historia Americana [México, D.F.], 100, pp. 119-139.

130
Hayashida, Frances
2003 “Leyendo el registro arqueológico del dominio inka: reflexiones desde la
costa norte del Perú”, Boletín de Arqueología PUCP [Lima], 7, pp. 305-319
(Número temático: Identidad y transformación en el Tawantinsuyu y en los
Andes coloniales. Perspectivas arqueológicas y etnohistóricas (segunda par-
te), editado por Peter Kaulicke, Gary Urton e Ian Farrington).

Hayashida, Frances M. y Natalia Guzmán


2015 “Reading the Material Record of Inka Rule: Style, Polity, and Empire on the
North Coast of Peru”, en Izumi Shimada (editor), The Inka Empire: A Multi-
disciplinary Approach. Austin: University of Texas Press, pp. 287-305.

Herrera, Antonio de
1615 Historia general de los hechos de los castellanos en las Islas y Tierra
Firme del Mar Oceano. Decada Octaua. Madrid: Juan de la Cuesta.

Heyerdahl, Thor; Daniel H. Sandweiss, Alfredo Narváez y Luis Millones


1996 Túcume. Lima: Banco de Crédito del Perú (Colección Arte y Tesoros del
Perú).

Hocquenghem, Anne Marie


1989 Los Guayacundos de Caxas y la sierra piurana, siglos XV y XVI. Lima:
Instituto Francés de Estudios Andinos (IFEA) – Centro de Investigación
y Promoción del Campesinado (CIPCA).

1994 “Los españoles en los caminos del extremo norte del Perú en 1532”, Bu-
lletin de l´Institut Français d´Études Andines [Lima], 23(1), pp. 1-67.

Hocquenghem, Anne Marie; José Poma y Lorena Salcedo


2009 La red vial incaica en la región sur del Ecuador. Loja: Centro de Inves-
tigación y Apoyo al Desarrollo Local-Regional (CIADL-R), Universidad
Nacional de Loja.

Huertas Vallejos, Lorenzo


2003 “El espacio jurisdiccional de la etnia Sechura (Piura)”, en Pontificia Uni-
versidad Católica del Perú - Archivo de la Universidad, Voces y queha-
ceres archivísticos en el Perú: homenaje a Mario Cárdenas Ayaipoma.
Lima: R&F Publicaciones y Servicios, pp. 91-96.

131
2014 “Formación del espacio social en el departamento de Lambayeque, siglos
XVI al XIX”, en Sandra Negro y Samuel Amorós (editores), Patrimonio,
Identidad y Memoria. Lima: Instituto de Investigación del Patrimonio Cul-
tural – Editorial Universitaria de la Universidad Ricardo Palma, pp. 83-117.

Hurtado de Mendoza, Andrés


1867 [c. 1556] De las primeras situaciones que hizo el virrey Marqués de Cañete D.
Andrés Hurtado de Mendoza, en Luis Torres de Mendoza (editor), Co-
lección de documentos inéditos, relativos al descubrimiento, conquis-
ta y organización de las antiguas posesiones españolas de américa y
Oceanía, sacados de los archivos del reino, y muy especialmente del de
Indias. Tomo VII. Madrid: Imprenta de Frías y compañía, pp. 419-421.

Hyslop, John
1984 The Inka Road System. New York: Institute of Andean Research – Aca-
demic Press (Studies in Archaeology).

Ipinze Jordán, Jesús Elías


2005 La antigua provincia de Chancay, siglos XVI-XVIII. Filomeno Zubieta
Núñez (compilador). Huacho: Comisión de celebración del centenario
del nacimiento del historiador Jesús Elías Ipinze Jordán.

Juan, Jorge y Antonio de Ulloa


1748 Relación histórica del viage a la América Meridional hecho de orden de
Su Magestad. 4 tomos. Madrid: Antonio Marin.

Julien, Catherine J.
1983 Hatunqolla: A view of Inca rule from the Lake Titicaca region. Berkeley:
University of California Press (University of California Publications: An-
thropology, 15).

1998a “La encomienda del Inca”, en Actas del IV Congreso Internacional de


Etnohistoria, tomo II. Lima: Fondo Editorial de la Pontificia Universidad
Católica del Perú – Facultad de Letras y Ciencias Humanas, pp. 489-516.

1998b
“Los curacazgos de Chala y Ocoña”, en Carmen Arellano Hoffmann, Sa-
bine Dedenbach-Salazar Sáenz, Eva König y Heiko Prümers (editores),
50 Años de estudios americanistas en la Universidad de Bonn. Bonn:
Bonner Amerikanistische Studien, pp. 495-511 (Seminar für Völkerkun-
de Jubilaums Band, 30).

132
2001 “Inca estates and the encomienda: Hernando Pizarro´s holdings in Cus-
co”, Andean Past [New York], 6, pp. 229-275.

2002 “Diego Maldonado y los chancas”, Revista Andina [Cusco], 34, pp. 183-197.

2012 The Chinchaysuyu road and the definition of an Inca Imperial Land-
scape”, en Susan E. Alcock, John Bodel y Richard J.A. Talbert (editores),
Highways, byways, and road systems in the Pre-Modern World. New York:
Wiley-Blackwell, pp. 147-167 (Ancient World Comparative Histories, 5).

Katterman, Grace L. y Francis A. Riddell


1994 “A Cache of Inca Textiles from Rodadero, Acari Valley, Peru”, Andean
Past [Ithaca], 4, pp. 141-167.

Keith, Robert G.
1976 “Origen del sistema de hacienda: el valle de Chancay”, en José Matos
Mar (compilador), Hacienda, comunidad y campesinado en el Perú.
Lima: Instituto de Estudios Peruanos, pp. 53-104 (Perú Problema, 3).

Kroeber, Alfred L. y Donald Collier


1998 [1960] The Archaeology and Pottery of Nazca, Peru: Alfred L. Kroeber´s 1926 Expe-
dition. Walnut Creek: AltaMira Press – The Field Museum, Chicago-Illinois.

Kuon Arce, Elizabeth


2000 “San Lorenzo de Valleumbroso: ‘La Glorieta’”, en Guillermo Lohmann
Villena (editor), Homenaje a Félix Denegri Luna. Lima: Fondo Editorial
de la Pontificia Universidad Católica del Perú, pp. 370-379.

Labarge, Margaret W.
2000 Viajeros medievales: los ricos y los insatisfechos. Hondarribia: Editorial Nerea.

Lanuza y Sotelo, Eugenio


1998 [1737] Viaje ilustrado a los reinos del Perú en el siglo XVIII. Edición de Antonio
Garrido Aranda y Patricio Hidalgo Nuchera. Lima: Fondo Editorial de la
Pontificia Universidad Católica del Perú.

Larkin, Brian
2013 “The Politics and Poetics of Infrastructure”, Annual Review of Anthropo-
logy [Palo Alto], 42, pp. 327-343.

133
León Portocarrero, Pedro de
2009 [c. 1620] Descripción del Virreinato del Perú. Edición de Eduardo Huarag Álva-
rez. Lima: Editorial Universitaria, Universidad Ricardo Palma.

Levillier, Roberto (editor)


1921-1926 Gobernantes del Perú, cartas y papeles. Siglo XVI: documentos del Archi-
vo de Indias. 14 volúmenes. Madrid: Sucesores de Rivadeneyra (Colec-
ción de Publicaciones Históricas de la Biblioteca del Congreso Argentino).

Lima Tórrez, María del Pilar


2008 “Interculturalidad como estrategia de control político: la relación de los
inkas con los grupos locales del sur del lago Poopó”, en Claudia Rivera
Casanovas (editora), Arqueología de las tierras altas, valles interandinos
y tierras bajas de Bolivia. Memorias del I Congreso de Arqueología de Bo-
livia. La Paz: Instituto de Investigaciones Antropológicas y Arqueológicas,
Universidad Mayor de San Andrés – Programa de Investigación Estratégi-
ca en Bolivia (PIEB) – Cooperación Sueca ASDI-SAREC, pp. 131-144.

Linares Málaga, Eloy


2013 [1981] “Evaluación de recursos histórico-arqueológicos del Proyecto
Majes y área de influencia. Sector Siguas-Huacán”, Boletín APAR
[Asociación Peruana de Arte Rupestre], 5(17-18), pp. 761-777.

Loarte, Gabriel de y Álvaro Ruiz de Navamuel


1882 [1570-1572] “Informaciones acerca del se ñorío y gobierno de los Ingas
hechas por mandado de don Francisco de Toledo Virrey del
Perú, 1570-1572”, en Marco Jiménez de la Espada (editor),
Memorias antiguas historiales y políticas del Perú, por el li-
cenciado D. Fernando de Montesinos, seguidas de las Informa-
ciones acerca del señorío de los Incas, hechas por mandado de
D. Francisco de Toledo, Virrey del Perú. Madrid: Imprenta de
Miguel Ginesta, pp. 177-259 (Colección de Libros Españoles
Raros y Curiosos, 16).

Loayza, Rodrigo de
1618 Las victorias de Christo nuestro redemptor y triunfos de su esposa la
Santa Yglesia. Sevilla: Alonso Rodríguez Gamarra.

134
Lockhart, James
1991 Nahuas and Spaniards. Postconquest Central Mexican History and Phi-
lology. Stanford, California: Stanford University Press – UCLA Latin
American Center Publications, University of California, Los Angeles.

Lohmann Villena, Guillermo


1944 “Índice del Libro primero de escrituras. Años 1533-1535 (continuación)”,
Revista del Archivo Nacional del Perú [Lima], 17, pp. 51-69.

Lohmann Villena, Guillermo (editor)


1986 Francisco Pizarro. Testimonios: documentos oficiales, cartas y escritos
varios. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas - Centro
de Estudios Históricos – Departamento de Historia de América “Fernán-
dez de Oviedo” (Monumenta Hispano - Indiana, 3).

López de Gómara, Francisco


1554 La Historia general de las Indias, con todos los descubrimientos y cosas
notables que han acaescido en ellas, dende que se ganaron hasta agora.
Amberes: Juan Steelsio.

Loredo, Rafael
1941 “Alardes y derramas”, Revista Histórica [Lima], 14, pp. 199-324.

1950 “Relaciones de repartimientos que existían en el Cuzco al finalizar la


rebelión de Gonzalo Pizarro”, Revista del Archivo Histórico del Cuzco
[Cusco], 1, pp. 269-297.

Lozano Castro, Alfredo


1991 Cuenca ciudad prehispánica: significado y forma. Quito: Ediciones
Abya -Yala – Centro de Investigación Urbana y Arquitectura Andina.

Marcoy, Paul
1875 Travels in South America from The Pacific Ocean to the Atlantic Ocean.
2 tomos. London: Blackie & Son, Paternoster Buildings, E.C.

Martínez, Alejandra
2011 “El Tambo de San Miguel de Uruquilla: un centro de producción de qui-
nua durante el periodo incaico. Pampa Aullagas – Oruro”, en Anales de

135
la XXIV Reunión Anual de Etnología (La Paz, 23 a 27 de agosto, 2010).
Vivir Bien ¿una nueva vía de desarrollo plurinacional? Tomo I. La Paz:
Museo Nacional de Etnografía y Folklore (MUSEF), pp. 217-232.

Martínez, Henrrico
1606 “Breve relacion del tiempo en que an sucedido algunas cosas notables é
dignas de memoria, assi en esta Nueva España, como en los Reynos de
Castilla, y en otras partes del mundo desdel año de 1520 hasta el de 1590,
sacada de las Coronicas, y de historias de autores fidedignos”, en Hen-
rrico Martínez, Reportorio de los tiempos y historia natural desta Nueva
España. México: Emprenta del mesmo autor, pp. 225-276.

Martínez, José Luis (editor)


1992 Documentos Cortesianos. Volumen IV: 1533-1548. México, D.F.: Fondo
de Cultura Económica – Universidad Nacional Autónoma de México.

Matienzo, Juan de
1910 [1567] Gobierno del Perú. Buenos Aires: Facultad de Filosofía y Letras, Sección
de Historia – Compañía Sud-Americana de Billetes de Banco.

Matos Mendieta, Ramiro


1994 Pumpu: centro administrativo inka de la Puna de Junín. Lima: Editorial
Horizonte – Fondo Editorial del Banco Central de Reserva del Perú.

Medinacelli G., Ximena


2006 Los pastores de Oruro, mediadores culturales durante la Colonia Tem-
prana. Tesis doctoral, Facultad de Ciencias Sociales (Historia), Unidad
de Post-Grado, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima.

2010 Sariri: los llameros y la construcción de la sociedad colonial. La Paz:


Instituto Francés de Estudios Andinos – Plural Editores – Instituto de
Estudios Bolivianos – Agencia Sueca para el Desarrollo Internacional
(Travaux de l´Institut Français d´ Études Andines, 286).

Menzel, Dorothy
1959 “The Inca Occupation of the South Coast of Peru”, Southwestern Journal
of Anthropology [Albuquerque], 15(2), pp. 125-142.

1976 Pottery, style and society in ancient Peru: art as a mirror of history in the
Ica Valley, 1350-1570. Berkeley: University of California Press.

136
Menzel, Dorothy; Francis A. Riddell y Lidio M.Valdez
2012 “El centro administrativo inca de Tambo Viejo”, Arqueología y Sociedad
[Lima], 24, pp. 403-436.

Michel López, Marcos Rodolfo


2008 Patrones de asentamiento precolombino del altiplano boliviano. Luga-
res centrales de la región de Quillacas, departamento de Oruro, Bolivia.
Uppsala: Department of Archaeology and Ancient History, Uppsala Uni-
versity – Instituto de Investigaciones Antropológicas, Universidad Ma-
yor de San Andrés (La Paz).

Michel López, Marcos Rodolfo y Julio Alejandro Ballivián


2013 “El Qhapaq Ñan y la integración de la provincia Charka”, en Ana María
Presta (editora), Aportes multidisciplinarios al estudio de los colecti-
vos étnicos Surandinos. Reflexiones sobre Qaraqara-Charka tres años
después. La Paz: Instituto Francés de Estudio Andinos – Plural Edi-
tores, pp. 231-243 (Colección “Travaux de l´Institut Français d´Études
Andines”, 311).

Miranda, Cristóbal de
1925 [1583] “Relacion de los corregimientos y otros officios que se proveen en los
reynos e provincias del Piru, en el distrito e gobernacion del Visorrey
dellos”, en Roberto Levillier (editor), Gobernantes del Perú. Cartas
y papeles, siglo XVI. Documentos del Archivo de Indias. Tomo IX: El
virrey Martín Enríquez 1581-1583. Madrid: Imprenta de Juan Pueyo,
pp. 128-230 (Colección de Publicaciones Históricas de la Biblioteca del
Congreso Argentino).

Miró-Quesada Garland, Alejandro


1982 La ruta de Pizarro por los Andes. Badajoz: Institución Cultural “Pedro de
Valencia”.

Mogrovejo, Toribio de
2006 [1593-1605] Libro de visitas de Santo Toribio Mogrovejo (1593-1605). Edición
de José Antonio Benito. Lima: Fondo Editorial de la Pontificia Uni-
versidad Católica del Perú.

Monner Sans, Ricardo


1896 Minucias lexicográficas: tata, tambo, poncho, chiripá, etc. Buenos Aires:
Félix Lajouane.

137
Moore, Jerry D.
1995 “The Archaeology of Dual Organization in Andean South America: A
Theoretical Review and Case Study”, Latin American Antiquity [Wash-
ington, D.C.], 6(2), pp. 165-181.

Morris, Craig
1966 “El Tampu Real de Tunsucancha”, Cuadernos de Investigación [Huánu-
co], 1, pp. 95-107.

Morterero y Simón, Conrado


1979 Apuntes de iniciación a la paleografía española de los siglos XII a XVII.
Madrid: Editorial Hidalguía – Instituto Luis de Salazar y Castro, Consejo
Superior de Investigaciones Científicas.

Murúa, Martín de
2001 [1611] Historia general del Perú. Edición de Manuel Ballesteros Gaibrois. Co-
lección “Crónicas de América”, Nº 20. DASTIN, Madrid.

Nair, Stella
2015 At home with the Sapa Inca: Architecture, space, and legacy at Chinche-
ro. Austin: University of Texas Press.

Nair, Stella y Jean-Pierre Protzen


2015 “The Inka built environment”, en Izumi Shimada (editor), The Inka Empire:
A multidisciplinary approach. Austin: University of Texas Press, pp. 215-231.

Nieto Degregori, Luis


2000 “De quiguares, muinas y pinaguas (con especial mención al pueblo de
Andahuaylillas)”, Crónicas urbanas: análisis y perspectivas urbano re-
gionales [Cusco], 10, pp. 189-198.

Niles, Susan A.
1999 The Shape of Inca History: Narrative and Architecture in an Andean Em-
pire. Iowa City: University of Iowa Press.

Ocampo Conejeros, Baltasar de


1906 [1610] “Descripción y sucesos históricos de la provincia de Vilcabamba”, en
Víctor Manuel Maúrtua (editor), Juicio de límites entre el Perú y Bolivia,
prueba peruana presentada al Gobierno de la República Argentina. Volu-
men VII: Vilcabamba. Barcelona: Imprenta de Henrich, pp. 306-344.

138
Ondegardo, Polo de
1916 [1571] “Relación de los fundamentos acerca del notable daño que resulta de no
guardar a los indios sus fueros. Junio 26 de 1571”, en Polo de Ondegar-
do, Informaciones acerca de la religión y gobierno de los incas, pp. 45-
188. Edición de Horacio Urteaga y Carlos A. Romero. Lima: Imprenta
y Librería Sanmartí (Colección de Libros y Documentos Referentes a la
Historia del Perú, III).

Ortiz de Zúñiga, Iñigo


1967 [1562] Visita de la provincia de León de Huánuco en 1562. Tomo II: visita de
los yacha y mitmaqkuna cuzqueños encomendados en Juan Sánchez Fal-
cón. Edición de John V. Murra. Huánuco: Universidad Nacional Hermilio
Valdizán, Facultad de Letras y Educación.

Pachacuti Yamqui Salcamaygua, Juan de Santa Cruz


1992 [c. 1613] Relación de antigüedades deste reino del Perú. Edición de Ana Sánchez,
en Henrique Urbano y Ana Sánchez (editores), Varios. Antigüedades del
Perú. Madrid: Historia 16, pp. 171-269 (Crónicas de América, 70).

Pando, Joseph Antonio de


1772 Reglamento general y metodico de los dias, y horas fixas, que se esta-
blecen, en que los conductores de a caballo, destinados a servir al correo
ordinario… Lima: s.p.i.

Peña Montenegro, Alonso de la


1668 Itinerario para parochos de indios, su oficio y obligaciones. Madrid: Jo-
seph Fernández de Buendía.

Perales Munguía, Manuel


2004 “La ocupación inca en el valle del Cunas (Junín, Perú): una aproxi-
mación desde el sitio arqueológico de Arhuaturo”, Arqueología y Socie-
dad [Lima], 15, pp. 155-172.

Pérez de Tudela Bueso, Juan (editor)


1964 Documentos relativos a don Pedro de La Gasca y a Gonzalo Pizarro. Tomo
I. Madrid: Real Academia de la Historia (Archivo Documental Español, 21).

Peyer, Hans Conrad


1999 “The origins of public hosteleries in Europe”, en Jean-Louis Flandrin y
Massimo Montanari (editores), Food, a culinary history. New York: Co-
lumbia University Press, pp. 287-294.

139
Pino Matos, José Luis y Wendy Moreano Montalván
2013 “El Usno de Tamburco: vínculos de una plataforma ceremonial inca con el
paisaje local en la ruta del Chinchaysuyu, Apurímac”, Revista Haucaypa-
ta: investigaciones arqueológicas del Tahuantinsuyo [Lima], 6, pp. 29-40.

Pizarro, Francisco
1936 [1534] “Concesión de encomienda a Gonzalo de los Nidos en 1534” (Grant of
an encomienda to Gonzalo de los Nidos in 1534), en The Harkness Co-
llection in the Library of Congress: Documents from Peru, the Pizarros
and the Almagros, 1531-1578. Washington: United States Government
Printing Office, pp. 169-171.

Pizarro, Hernando
1855 [1533] Carta a los magníficos señores oidores de la Audiencia Real de Su
Magestad, que residen en la ciudad de Santo Domingo, en Gonzalo
Fernández de Oviedo, Historia general y natural de las Indias, islas
y tierra firme del mar océano. Tercera parte, tomo IV. Edición de José
Amador de los Ríos. Madrid: Imprenta de la Real Academia de la His-
toria, pp. 206-213.

Pizarro, Pedro
1986 [1571] Relación del descubrimiento y conquista de los reinos del Perú. Edición
de Guillermo Lohmann Villena. Lima: Fondo Editorial de la Pontificia
Universidad Católica del Perú.

Platt, Tristan; Thérése Bouysse-Cassagne y Olivia Harris


2011 Qaraqara-Charka. Mallku, Inka y Rey en la provincia de Charcas (siglos
XV-XVII). Historia antropológica de una confederación aymara. La Paz:
Instituto Francés de Estudios Andinos – Centre for Amerindian, Latin
American and Caribbean Studies – Plural Editores.

Presta, Ana María


2000 Los Encomenderos de La Plata 1550-1600. Encomienda, familia y nego-
cios en Charcas colonial. Lima: Instituto de Estudios Peruanos – Banco
Central de Reserva del Perú (Estudios Históricos, 29).

Prieto Burmeister, Gabriel


2014 “Chiquitoy prehispánico: monumentos arquitectónicos del extremo sur
del valle de Chicama, costa norte del Perú”, Arkinka. Revista de arquitec-
tura, diseño y construcción [Lima], 223, pp. 100-111.

140
Programa Qhapaq Ñan
2006 Informe por cuencas hidrográficas del registro de tramos y sitios. Cam-
pañas 2003-2004. Lima: Instituto Nacional de Cultura.

Proyecto Qhapaq Ñan (PQÑ) - Cusco


2007 Sistema vial Qollasuyu: avances de investigación. Cusco: Instituto Na-
cional de Cultura, Dirección Regional de Cultura de Cusco – Área de
Investigación y Estudios del Proyecto Qhapaq Ñan-Cusco.

Puente Brunke, José de la


1991 Encomienda y encomenderos en el Perú: estudio social y político de una
institución colonial. Sevilla: Diputación Provincial de Sevilla – Dialpa
(Sección Historia V Centenario del Descubrimiento de América, 14).

Quiroz Chueca, Gerardo


1981 La tradición alfarera en Santo Domingo de los Olleros. Lima: Universi-
dad Nacional Mayor de San Marcos – Seminario de Historia Rural Andina.

1998 “Reconstitución de linajes andinos coloniales”, en Francisco Hernández


Astete y Sandro Patrucco Núñez (editores), Actas del IV Congreso Inter-
nacional de Etnohistoria. Tomo II. Lima: Fondo Editorial de la Pontificia
Universidad Católica del Perú, pp. 131-147.

Quiroz Paz Soldán, Eusebio y Juan Álvarez Salas


1974 Índice del libro segundo de actas de sesiones y acuerdos del Cabildo de
la ciudad de Arequipa: 1546-1556. Edición de Alejandro Málaga Medi-
na. Arequipa: Imprenta El Sol.

Rada, Agustín de (compilador)


1909 Anuario Legislativo 1908. La Paz: Imprenta Artística Castillo y Compañía.

Raimondi, Antonio
1874-1879 El Perú. Historia de la geografía del Perú. 3 tomos. Lima: Imprenta del Estado.

Ramos Gavilán, Alonso


1988 [1621] Historia del Santuario de Nuestra Señora de Copacabana. Edición de
Ignacio Prado Pastor. Lima: Talleres Gráficos P.L. Villanueva.

Regal Matienzo, Alberto


1936 Los caminos del Inca en el antiguo Perú. Lima: Sanmartí y Cía.

141
Río, María de las Mercedes del
2005 Etnicidad, territorialidad y colonialismo en los Andes: tradición y cam-
bio entre los soras de los siglos XVI y XVII. La Paz: Instituto de Estudios
Bolivianos - Instituto Francés de Estudios Andinos – Cooperación Sueca,
ASDI-SAREC (Travaux de l´Institut Français d´Études Andines, 212).

Riva-Agüero y Osma, José de la


1960 [1941] Afirmación del Perú. Tomo I: El Perú en su historia. Lima: Instituto Ri-
va-Agüero, Pontificia Universidad Católica del Perú.

Rivero y Ustáriz, Mariano Eduardo de


1994 [1841] Antigüedades Peruanas. Parte Primera, en César Coloma Porcari, Los
inicios de la arqueología en el Perú o “Antigüedades Peruanas” de
Mariano Eduardo de Rivero. Lima: Instituto Latinoamericano de Cultura
y Desarrollo, pp. 87-147.

Romero Gualda, María Victoria


1983 “Indoamericanismos léxicos en la crónica de Pedro Pizarro”, Thesaurus.
Boletín del Instituto Caro y Cuervo [Bogotá], 38(1), pp. 1-34.

Rossel Castro, Alberto


1954 Caciques y templos de Ica. Lima: Talleres de la Penitenciaria de Lima.

Rostworowski de Diez Canseco, María


1978 Señoríos indígenas de Lima y Canta. Lima: Instituto de Estudios Perua-
nos (Historia Andina, 7).

1987-1989 “Ordenanzas para el servicio de los tambos del Repartimiento de Hua-


machuco hecho por el licenciado González de Cuenca en 1567”, Revista
Histórica [Lima], 36, pp. 15-31.

1989 [1976] “El Señorío de Changuco”, en María Rostworowski de Diez Canseco,


Costa peruana prehispánica. Lima: Instituto de Estudios Peruanos, pp.
129-164 (Historia Andina, 15).

1989 [1978-1980] “Guarco y Lunahuaná: dos señoríos prehispánicos de la costa sur


central del Perú”, en María Rostworowski de Diez Canseco, Costa
peruana prehispánica. Lima: Instituto de Estudios Peruanos, pp.
79- 127 (Historia Andina, 15).

142
2005 “Nuevos datos sobre tenencia de tierras reales en el incario”, en María
Rostworowski, Ensayos de historia andina I: elites, etnias, recursos.
Lima: Instituto de Estudios Peruanos, pp. 93-131 (Obras Completas, 5).

Ruiz Estrada, Arturo


1999 “El tambo de Huaura”, en Arturo Ruiz Estrada, Tesoros Arqueológicos
de Huacho. Huacho: Ediciones Didacta, pp. 79-84 (Colección Didacta
Cultura & Turismo).

Ruz, Mario Humberto (editor)


2000 El magnífico señor Alonso López, alcalde de Santa María de la Victoria y
aperreador de indios (Tabasco, 1541). México, D.F.: Instituto de Investi-
gaciones Filológicas, Centro de Estudios Mayas – Universidad Nacional
Autónoma de México – Plaza y Valdés Editores.

Sánchez Valdés, María Teresa


2014 “Mesones y caminos novohispanos”, Diario de Campo [México, D.F.],
3, pp. 46-52.

Saintenoy, Thibault
2013 “«Sur le chemin d´Apurimaq». Essai sur la représentation géographique
du territoire dans la culture Inca”, L´Homme [Paris], 205, pp. 7-33.

Santillán, Fernando de
1879 [1563] Relación del origen, descendencia, política y gobierno de los incas, en
Marco Jiménez de la Espada (editor), Tres relaciones de antigüedades
peruanas. Madrid: Imprenta y fundición de M. Tello, pp. 1-133.

Santillana Valencia, Julián Idilio


2012 Paisaje sagrado e ideología inca: Vilcas Huaman. Lima: Fondo Editorial
de la Pontificia Universidad Católica del Perú – Institute of Andean Re-
search, New York (Colección Estudios Andinos, 11).

Schlüpmann, Jakob
1993-1994 La structure agraire et le développement d´une société régionale au nord
du Pérou. Piura, 1588-1854. Tomo II: Annexes. Tesis de doctorado. Univer-
sité Paris VII, UFR Géographie, Histoire, Sciences de la Société (inédito).

143
Segovia, Bartolomé de
1943 [1553] Destrucción del Perú [relación atribuida a Cristóbal de Molina “el chile-
no”], en Francisco A. Loayza y Carlos A. Romero (editores), Las cróni-
cas de los Molinas. Lima: Librería e Imprenta de Domingo Miranda, pp.
1-88 (Los Pequeños Grandes Libros de Historia Americana, Serie I, 4).

Shimada, Izumi
1994 Pampa Grande and the Mochica Culture. Austin: University of Texas
Press.

Silverman, Helaine y Donald A. Proulx


2002 The Nasca. Malden: Blackwell Publishers.

Simeón, Rémi
2004 [1885] Diccionario de la lengua náhuatl o mexicana. México, D.F.: Siglo Vein-
tiuno Editores.

Siveroni, Viviana
2017 “Campanas cerámicas prehispánicas y la presencia de tráfico caravane-
ro tardío en la cuenca de Nasca, sur del Perú”, Boletín de Arqueología
PUCP [Lima], 22, pp. 277-305.

Snead, James E., Clark L. Erickson y J. Andrew Darling (eds.)


2011 Landscapes of Movement: Trails, Paths, and Roads in Anthropological
Perspective. Philadelphia: University of Pennsylvania Press, Museum of
Archaeology and Anthropology.

Socualaya Dávila, Carlo


2013 “Apéndice 3. La arqueología de Uranmarca”, en Brian S. Bauer, Miriam
Aráoz Silva y Lucas C. Kellett, Los Chancas. Investigaciones arqueo-
lógicas en Andahuaylas (Apurímac, Perú). Lima: Instituto Francés de
Estudios Andinos – College of Liberal Arts & Sciences, Department of
Anthropology, University of Illinois at Chicago – The Institute of New
World Archaeology, pp. 155-166.

Spurling, Geoffrey Eugene


1992 The organization of craft production in the Inka State: the potters and
weavers of Milliraya. Tesis doctoral, Department of Anthropology, Cor-
nell University, Ithaca. Ann Arbor: University Microfilm.

144
Stevenson, William Bennet
1825 A Historical and Descriptive Narrative of Twenty Years residence in
South America. 3 tomos. London: Hurst, Robinson, and Company.

Toledo, Francisco de
1685 [1575] Los mesones y ventas de la provincia de los Charcas, y como han de estar
proveydas, en Melchor de Navarra y Rocafull y Thomas de Ballesteros, Tomo
primero de las ordenanzas del Perú, dirigidas al Rey Nuestro Señor en su
Real y Supremo Consejo de Indias. Lima: Joseph de Contreras, ff. 155r-156r.

1986 [1569-1574] Disposiciones gubernativas para el Virreinato del Perú 1569-1574.


Edición de Guillermo Lohmann Villena. Sevilla: Escuela de Estudios
Hispano-Americanos – Consejo Superior de Investigaciones Científi-
cas – Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Sevilla (Publicación Con-
memorativa del V Centenario del Descubrimiento de América).

Torre Ruiz, Fabriciano la y Consuelo Caja Champi


2005 El Qhapaq Ñan en la ruta del Chinchaysuyu entre Xauxa y Pachacamac.
Campaña 2004. Lima: Dirección de Estudios sobre Paisaje Cultural,
Proyecto Qhapaq Ñan - Instituto Nacional de Cultura (Reconocimiento y
registro del entorno territorial del Qhapaq Ñan, 2).

Trimborn, Hermann
1988 Quebrada de la Vaca. Investigaciones arqueológicas en el sur medio del
Perú. Lima: Fondo Editorial de la Pontificia Universidad Católica del Perú.

Trujillo, Diego de
1948 [1571] Relación del descubrimiento del reyno del Perú. Edición de Raúl Porras
Barrenechea. Sevilla: Escuela de Estudios Hispano-Americanos, Univer-
sidad de Sevilla.

Urteaga López, Horacio H.


1926 “Gobierno colonial: encomenderos y encomiendas”, Revista del Archivo
Nacional del Perú [Lima], 4, pp. 1-25.

Vaca de Castro, Cristóbal


1908 [1543] “Ordenanzas de tambos distancias de unos a otros, modo de cargar los in-
dios y obligaciones de las justicias respectivas hechas en la ciudad del Cuz-
co en 31 de mayo de 1543”, Revista Histórica [Lima], 3(4), pp. 427-492.

145
1920 [1543] “Ordenanza de tambos y caminos reales expedida por el Licenciado Don
Cristóbal Vaca de Castro Comisionado Regio ante los gobernadores de
Nueva Castilla y Nueva Toledo. Año de 1543”, en Inca Garcilaso de
la Vega, Los Comentarios Reales de los Incas, tomo VI, pp. 215-260.
Edición de Horacio H. Urteaga. Lima: Imprenta y Librería Sanmartí
(Colección de Historiadores Clásicos del Perú, VI).

1921 [1542] “Carta del licenciado Cristóbal Vaca de Castro al Emperador don Carlos
(Cuzco, 24 de noviembre de 1542)”, en Roberto Levillier (editor), Go-
bernantes del Perú, cartas y papeles. Siglo XVI: documentos del Archivo
de Indias. Volumen I. Madrid: Sucesores de Rivadeneyra (Colección de
Publicaciones Históricas de la Biblioteca del Congreso Argentino).

1989 [1543] “Ordenanzas de Tambos. Distancias de unos a otros. Modo de cargar los
Indios y obligaciones de las justicias respectivas. Hecho en la ciudad del
Cusco el 31 de Mayo de 1543”, Boletín de la Sociedad Geográfica de
Lima [Lima], 104(5), pp. 221-233.

Valcárcel, Luis Eduardo


1985 [1964] Historia del Perú antiguo a través de la fuente escrita. 6 tomos. Lima:
Editorial Juan Mejía Baca.

Valdez Cárdenas, Julio Ernesto


2003 “Los inkas en el valle de Huanta”, Revista Arqueológica Warpa [Huan-
ta], 2, pp. 3-20.

Valdez Cárdenas, Lidio M. y Julio Ernesto Valdez Cárdenas


2000a “Los sistemas de almacenamiento inka de Tinyaq, Ayacucho, Perú”, Bu-
lletin de l´Institut Français d´Études Andines [Lima], 29(1), pp. 13-27.

Valdez Cárdenas, Julio Ernesto y Lidio M. Valdez Cárdenas


2000b “Un camino prehispánico al norte de Huari, Ayacucho”, Boletín del Mu-
seo de Arqueología y Antropología UNMSM [Lima], 3(1), pp. 12-15.

Valle Pavón, Guillermina del


2006 “La economía novohispana y los caminos de la Veracruz y Orizaba en el
siglo XVI”, en Chantal Cramaussel (editora), Rutas de la Nueva España.
Zamora: El Colegio de Michoacán, pp. 39-61.

146
Varón Gabai, Rafael
1996 La ilusión del poder: apogeo y decadencia de los Pizarro en la conquista
del Perú. Lima: Instituto de Estudios Peruanos.
1998 “Las encomiendas de Hernando Pizarro”, en Actas del IV Congreso Inter-
nacional de Etnohistoria, tomo II. Lima: Fondo Editorial de la Pontificia
Universidad Católica del Perú – Facultad de Letras y Ciencias Humanas,
pp. 535-549.

Vázquez de Espinosa, Antonio


1969 [1629] Compendio y descripción de las Indias Occidentales. Madrid: Ediciones
Atlas (Biblioteca de Autores Españoles, 231).

Vega-Centeno Bocángel, Imelda


2004 Costumbres indígenas, administración de bienes y normas eclesiásticas
(s. XVI-XIX). Catálogo de la Sección Eclesiástica del Archivo Regional
del Cuzco. Cusco: Centro de Estudios Regionales andinos “Bartolomé de
Las Casas” (Archivos de Historia Andina, 39).

Viforcos Marinas, María Isabel y Jesús Paniagua Pérez


1991 El leonés don Cristóbal Vaca de Castro, gobernador y organizador del
Perú. Madrid: S.A. Hullera Vasco-Leonesa.

Villanueva Urteaga, Horacio


1982 Cuzco 1689. Documentos: economía y sociedad en el sur andino. Cuzco:
Centro de Estudios Rurales Andinos “Bartolomé de Las Casas”.

Villar Córdova, Pedro Eduardo


1935 Las culturas pre-hispánicas del departamento de Lima. Lima: Talleres
Gráficos de la Escuela de la Guardia Civil y Policía.

Yupanqui, Titu Cusi


1992 [1570] Instrucción al licenciado Lope García de Castro. Edición de Liliana Re-
galado de Hurtado. Lima: Fondo Editorial de la Pontificia Universidad
Católica del Perú.

Xerez, Francisco de
1534 Verdadera relación de la conquista del Perú. Sevilla: En casa de Bar-
tholome Perez.

147
148
MAPAS

149
150
1. Tambos mencionados en las Ordenanzas de 1543
2. Tambos mencionados en las Ordenanzas de 1543
en los tramos Cusco - La Plata, Cusco - Arequipa y
La Plata - Arequipa
3. Tambos mencionados en las Ordenanzas de 1543 en
los tramos Cusco - San Juan de la Victoria y San Juan
de la Victoria - Ciudad de los Reyes
4. Tambos mencionados en las Ordenanzas de 1543 en el
tramo Ciudad de los Reyes - Arequipa
5. Tambos mencionados en las Ordenanzas de 1543 en
los tramos Ciudad de los Reyes - Trujillo y Trujillo -
San Miguel
6. Tambos mencionados en las Ordenanzas de 1543 en
los tramos San Miguel - Tumbes y San Miguel - Quito

151
152
153
N
Tambos mencionados en las Ordenanzas de 1543

Quito

Tomebamba

Tumbes

Solana Yaganambe

Pohechos

Tambo Grande Malinche


Yapatera
San Miguel Pabur
Ala

Quirós

Motupe
Chachapoyas
Jayanca
Tucume Tambo Real
Sinto
Collique?
Çaña

Pacasmayo

Chicama

Trujillo

Guañape

Suo
Saota

Guambacho

Cazma

Guanuco
Guarmey

Parmonga
Barranca Supe

Guaura

Tarama
Tambo Pintado
Xauxa
Tambo de Domingo de la Presa Chupayco
Chondal Pariacaca Patan
Ciudad de Los Reyes !
Natin Xiquipa Guarochiri Llacaxa Paraleanga
Pachacama
Aco
Chillca Picoy

La Mar Parcos
Marce Jangar
Guarco
Lunaguana San Juan de la Victoria
Chupas Apurima
Jaquijahuana
Chincha Curaguasi Cusco
Uramarca Curamba Limatambo
!
Quispicancha
Abancay Urcos
Vilcas Andaguaylas
Çangalla Cochacajas Quiquijana
Pomacanche Cangalla
Ica Compapata
Yanaoca Cacha
Chicuana

Primer valle de Lanasca Cora Lurucache


Chungara
Collao
Hatun Cana
Lanasca Ayaguire
Apoloma
Pucara Pupuja
Guancani
Nicasu
Chiquicache Moho
Hacari Jaqui Camata Guaycho
Caracoto
Caguana Hatun Collao
Paucarcolla Puno Carabuco
Vilcarara
Chucuito Ancora
Achacache
Hilavi
Atico Guarina
Siguas Suli Pumata
Pescadores Ocoña ! Pucarani
Arequipa Sepita
Vitor Llaxa!
Desaguadero Oyacha
Camaná
Machaca
Cajamarca

Leyenda
Cacyaviri Hayohayo
Caquicora
Pipica
Callapa
Caracollo
Tambo Totora Paria
Ciudad moderna Chuquicota
Guachulpa [?]
Segmentos del Qhapaq Ñan Colque
Chayanca
Caminos proyectados
Pocoata
Andamarca Macha
Caracara Moromoro
Churinoca
La Plata
Pampa Aullagas
Aullagas Hernando de Aldana
0 80 160
Kilómetros
Porco
Fuentes: Esri, USGS, NOAA
Proyecto Qhapaq Ñan - Sede Nacional

Mapa 1
N
Tambos mencionados en las Ordenanzas de 1543 en los tramos
Cusco - La Plata, Cusco - Arequipa y La Plata - Arequipa

Cusco
Quispicancha
Urcos
Quiquijana
Cangalla
Pomacanche Compapata
Yanaoca Cacha
Chiquana [Sicuani]
Cora Lurucache
[Corasupa, Checca]
Chungara
Hatun Cana
[Santa Lucía de Pichigua] Ayaguire [Ayaviri]
Pucara Pupuja
Guancani
Nicasu [Nicasio] Chiquicache [Saman]
Camata [Corihuata] Moho
Caracoto Guaycho [Puerto Acosta]
Caguana [Cabana] Hatun Collao
Paucarcolla Puno Carabuco
Chucuito Ancora [Acora]
Achacache
Hilavi [Ilave]
Guarina
Sulli [Juli] Pumata
Pucarani
Sepita
Villa de Llaxa
Arequipa Desaguadero
Oyacha [Viacha]
Machaca [Jesús de Machaca]
Cajamarca [Calamarca]
Cacyaviri [Caquiaviri] Hayohayo
Caquicora
[Caquingora] Pipica [Sicasica]
Callapa
Caracollo
Paria
Totora

Chuquicota Guachulpa [?]

Colque Chayanca [Chayanta]


Leyenda Pocoata
Andamarca Caracara
Tambo Macha Moromoro
Ciudad moderna Churinorca [Orinoca]
Cusco-La Plata
La Plata
Cusco-Arequipa Aullagas [Pampa Aullagas]
La Plata-Arequipa Hernando de Aldana
Segmentos del Qhapaq Ñan Aullagas [Tambo Sevaruyo]
Caminos proyectados [San Miguel de Huruquilla]

Porco
0 15 30 60 90 120
Kilómetros

Fuentes: Esri, USGS, NOAA


Bouysse - Cassagne 1978: fig.5
Hyslop 1984: fig. 1.1
Michel 2008: fig. 8.1
Michel y Ballivián 2013: fig.2
Proyecto Qhapaq Ñan - Sede Nacional

Mapa 2
N
Tambos mencionados en las Ordenanzas de 1543 en los tramos
Cusco - San Juan de la Victoria y San Juan de la Victoria - Ciudad de los Reyes

Xauxa

Ciudad de Los Reyes Chupayco


[Lima] Chondal Patan [Patancoto]
Xiquipa
Pariacaca Llacaxa Paraleanga
Natin Guarochiri [Llacsa Pallanga]
[Tambo Viejo]

Aco

Picoy

Parcos
Jangar [Asangaro]
Marce [Marcas]

San Juan de la Victoria [Huamanga]


Chupas

Limatambo
Curaguasi
Jaquijahuana Cusco
Curamba Apurima
Uramarca Abancay [Tamburco]
Vilcas
Leyenda Andaguaylas Cochacajas

Tambo
Ciudad moderna
Cusco -San Juan de la Victoria
San Juan de la Victoria -
Ciudad de los Reyes 0 10 20 30 40
Segmentos del Qhapaq Ñan
Kilómetros
Caminos proyectados
Fuentes: Esri, USGS, NOAA
Hyslop 1984: fig. 1.1
Julien 2012: fig. 7.2
Proyecto Qhapaq Ñan - Sede Nacional

Mapa 3
N
Tambos mencionados en las Ordenanzas de 1543
en el tramo Ciudad de los Reyes - Arequipa

Ciudad de Los Reyes [Lima]

Pachacama

Chillca

La Mar
[Paredones de Asia]
Guarco
[Cerro Azul]
Lunaguana [Herbay Bajo]

Chincha [La Centinela]

Çangalla
[Lima La Vieja]

Ica

Primer valle de Lanasca [Huayurí]

Collao
Lanasca [Paredones de Nazca]
Apoloma [Poroma]

Hacari [Tambo Viejo] Jaqui [Tocota]

Vilcarara
[Tambo de Atiquipa]

Atico [El Tambo] Siguas [Tambillo,


Pampa de Timirán]
Pescadores Ocoña
Arequipa
Vitor
Camaná

Leyenda
Tambo 0 10 20 40 60 80
Ciudad moderna Kilómetros
Ciudad de los Reyes-Arequipa
Segmentos del Qhapaq Ñan Fuentes: Esri, USGS, NOAA
Caminos proyectados Hyslop 1984: fig. 1.1
Menzel 1976: map 1
Proyecto Qhapaq Ñan - Sede Nacional

Mapa 4
N
Tambos mencionados en las Ordenanzas de 1543 en los tramos
Ciudad de los Reyes - Trujillo y Trujillo - San Miguel
San Miguel [Piura La Vieja]
Pabur
Ala [Antiguo pueblo de Serrán]

Quirós [Antiguo pueblo de Copis]

Motupe [Apurlec]
Jayanca [La Viña]
Tucume Tambo Real

Sinto [Tambo de Pósope]


Collique?
Çaña

Pacasmayo [Farfán]

Chicama [Chiquitoy Viejo]

Trujillo

Guañape [Próximo a Mochán en Virú?]

Suo [Chao]

Saota [Tambo Real en Santa]

Guambacho [Huacatambo]

Leyenda Cazma [Manchán]

Tambo
Ciudad moderna
Trujillo - San Miguel de Piura
Ciudad de los Reyes -Trujillo
Segmentos del Qhapaq Ñan Guarmey [Puerto Huarmey]
Caminos proyectados
Propuesta Proyecto Qhapaq Ñan

Parmonga
0 10 20 30 40
Barranca [Tambo Viejo]
Kilómetros Supe

Fuentes: Esri, USGS, NOAA


Guaura [Cerro Colorado]
Hayashida y Guzmán 2015: fig. 16.5
Hocquenghem 1994: fig.2
Hyslop 1984: fig. 1.1
Proyecto Qhapaq Ñan - Sede Nacional
Shimada 1994: fig. 3.15
Tambo Pintado
[Tambillo en Aucallama?]

Tambo de Domingo de la Presa [Tambo Inga]


Mapa 5
Ciudad de Los Reyes [Lima]
N
Tambos mencionados en las Ordenanzas de 1543 en los tramos
San Miguel - Tumbes y San Miguel - Quito

Quito

Tomebamba [Cuenca]

Tumbes [Cabeza de Vaca]


Leyenda
Tambo
Ciudad moderna
San Miguel-Tumbes
Solana [Guineal] Yaganambe San Miguel-Quito
[Yambananga] Segmentos del Qhapaq Ñan

Pohechos
0 15 30 60 90
Kilómetros
Tambo Grande Malinche [Malingas]
Yapatera Fuentes: Esri, USGS, NOAA
Hocquenghem 1994: fig.2
San Miguel
Hocquenghem et al. 2009: mapas 8 -11
[Piura La Vieja]
Hyslop 1984: fig. 1.1
Proyecto Qhapaq Ñan - Sede Nacional

Mapa 6
154