Sunteți pe pagina 1din 96

Arquidiócesis de Santo Domingo

Arquidiócesis de Santiago
Diócesis de Barahona
Diócesis de Baní
Diócesis de Puerto Plata
Diócesis de San Pedro de Macorís
Diócesis de San Francisco de Macorís
Diócesis de Mao-Montecristi
Diócesis de San Juan de la Maguana

Valor del Mes:


VIDA

Lema del Mes:


“El que oye mi Palabra…
ha pasado de la muerte
a la vida”
(Juan 5, 24)

Plan de Pastoral
Mayo 2019
Acción Significativa del Sector:
Vía Lucís. / Con flores a María
Celebración Día de las Madres

Acción Significativa en la Familia:


Realizar una comida o cena en familia agradeciendo
el don de la Vida de las madres

Índice
Primera Parte:
Lectura Orante . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3
Encuentros de Evangelización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3-11
Vigilia Vocacional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
Esquema Flores a María para cada Domingo de Mayo. . . . . . . . . . . . . 14-15
Acción Significativa del Sector:
• Con flores a Maria. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16
• Via Lucis. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
• Celebración día de las Madres. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36
Segunda Parte:
Lecturas Diarias, Celebraciones Dominicales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37

Colaboradores: Johnny y Sandra Martínez, Ivelisse I. Taveras, Comisión


Nacional Animación Bíblica, Comunidad Cuerpo de Cristo (Luis José Camilo,
Johnny Guzmán , Ignacio Miranda Cubilette, Enmanuel Hernández, Héctor
Olivier, Mary Carmen Camacho de Vargas, Juana Núñez de Limouzaine, Juan
Maggiolo, Sagrario Tejada Olivier, Raquel Moratín, Edwin Zabala, Johnny
Santos, Carlos Espinosa, Tobías González Lelis Santana de Faxas, José Antonio
Gurpegui, Alicia Zaglul, de Pou, Kenth Schimensky, Daneurys Matos), Hno.
Pedro Acevedo, Pbro. Miguel Ángel Cabrera, Pbro. Gregorio Santana, Pbro.
Daniel Lorenzo Vargas Salazar (Arquidiócesis de Santo Domingo).
Corrección: Ruth Nolasco Lamarche
Coordinadora: Eugenia López
Diagramación y Arte final: Jesús Pérez
Portadas: Hamlet Pérez
Para contacto Vicaría de Pastoral: Correo Electrónico:
guiamensual.vipastoral@arzsd / guiamensual.vipastoral@gmail.com
Teléfonos: 809-682-0815, 809-685-3141, Ext. 261-262, 809-221-3126
Redes Sociales: www.facebook.com/vicariadepastoralsantodomingo
Impresión: Editora Amigo del Hogar / Manuel María Valencia No. 4,
Santo Domingo, D. N. / Teléfono: 809.548.759439
Plan de Pastoral - Mayo 2019

Lectura Orante

“El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida.”


Juan 5, 24
La Vida es el primer don que nuestro
Padre Celestial nos otorga, saber vivir
de acuerdo a su voluntad es uno de los
anhelos y deberes de todos los llamados
por su hijo nuestro Señor Jesucristo,
esto lo logramos al escuchar y poner en
práctica su Palabra.

Orientaciones: Los encuentros no


deben de ser de más de 30 minutos,
con la participación la mayor cantidad
de personas, solicitando la gracia del
Espíritu Santo para que la Palabra renueve nuestras vidas.

1. Lectura: Juan 5, 24-30 Se lee con reverencia y en voz alta,


posteriormente se relee de forma individual para identificar personajes y
las acciones a través de los verbos y así nos lleven a una comprensión
mayor. Preguntemos al texto:
• ¿Quién está predicando?
• ¿Por qué escuchar y creer en la Palabra da vida?
• ¿Quiénes están muertos?
• ¿Qué implica hacer la voluntad del Padre?
• Escribe la frase o palabra que más te hizo reflexionar.
2. Medita ¿Qué me dice personalmente el texto y cómo actualizo la
Palabra, Vida
La vida es un regalo que el Dios viviente nos lo otorga por su inmensa
bondad, ese es el mismo Dios Padre que nos llama a una vida, diseñada
para el gozo eterno al seguir las ordenanzas de su voluntad; es de ese
seguimiento que parte la diferencia entre la vida y la muerte, escuchar la
Palabra de Jesús, hijo y perfecto practicante de la voluntad del Padre es lo
que nos hace ser discípulos, amigos y por últimos hijos del Altísimo.
El respeto por la vida es inherente a todo ser humano y especialmente
de un cristiano como regalo divino, desde la concepción hasta que el Padre
nos llame a su lado se debe defender el regalo primero, que no depende
de nosotros, porque nos trasciende. Hoy más que nunca tenemos el deber
de proteger la vida de los seres humanos y por todos los seres vivientes en
nuestra casa común.

3. Ora. ¿Qué le respondo al Señor?


Luego de reflexionar sobre ese don tan grande otorgado por nuestro
Padre Celestial, ¿qué tengo que decirle a mi Señor?
3
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

4. Contempla y actúa. ¿Qué inspira en mi vida la Palabra?


• ¿Reconozco que soy un peregrino, que mi vida es prestada?
• ¿Soy un muerto en vida abrumado por los afanes de la rutina diaria?
• ¿Procuro escuchar y creerle a la Palabra de Jesús?
• Propósito: Escuchar y creer en la Palabra de Jesús, orando por el
respeto de la vida desde la concepción hasta la muerte natural.
• Leer el evangelio diariamente, escribir la frase que más me ha
impactado y compartirlo en mi casa y trabajo.

5. Concluyamos con el Padre Nuestro, Ave María y el Gloria. Felices de


saber que nuestro Padre celestial nos ama y perdona.

ENCUENTROS DE EVANGELIZACIÓN

Primer Encuentro / 5-11 de mayo


Trabajo para la vida, para el Señor (Lc 12,21)

“Lo que hagan, háganlo de buena gana, como para servir al Señor”
(Col 3, 23)

Ambientación: Se colocan en
el salón imágenes alusivas al día
Internacional del Trabajo, se pueden
colocar herramientas que son usadas
en los trabajos comunes. Previamente
se invita a las personas que ejercen
un trabajo. Poner noticias acerca de
las demandas laborales en República
Dominicana.

Motivación: Hay un canto muy


popular que dice: “…el trabajo lo hizo
Dios como castigo…” y nos encontramos hoy para celebrar la dignidad del
trabajo como parte de la semejanza del ser humano con nuestro creador,
quien se identifica en con el artesano, con el pastor, arquitecto, médico
dando ejemplo de quehaceres que el ser humano realiza para colaborar con
la creación.

Cantos: En el trabajo de cada día, Como vivías y amabas tú /Queremos,


Madre, servir amando / Viviendo siempre junto a Jesús. En el silencio de
aquella aldea / La casa humilde de Nazaret / Se va empapando de tu ternura
/ De tu trabajo, de amor y fe. Tú te afanabas como mi madre / En mil trabajos
que da un hogar / Mujer humilde de hermosas manos /Encallecidas de
trabajar. Dios quiso honrarte como a ninguna/ Con mil encantos enriquecer /
Te hizo humilde, de gracia llena / Trabajadora te quiso hacer.
4
Plan de Pastoral - Mayo 2019

Oración: Señor Jesús a través del Espíritu Santo danos ese amor y
respeto por el trabajo que nos ha otorgado para el sustento de cada día,
ayúdanos a ver en él nuestra parte colaboradora en la creación y de esa
forma ver que trabajamos para Ti, como nuestro Dios y nuestro Señor.

Centrando el tema:
El primero de mayo a nivel internacional se celebra el Día del
Trabajador en honor a un grupo de trabajadores que reclamaron por
medio de protestas y huelgas un reajuste en la duración de la jornada
laboral, que para 1886 era de unas 12 y hasta 16 horas, estas protestas
dejaron como resultado el apresamiento y muerte de varios trabajadores;
es a partir de este año en que se conmemora la lucha por los derechos
de los trabajadores a nivel mundial, algunos países realizan dicha
conmemoración en otras fechas.
Actualmente el tema laboral no es muy halagüeño en nuestro país, a
pesar del crecimiento económico sostenido.

El trabajo en la Biblia: Leamos Gn 1, 26-28; 2, 4b-5. 15. Ex 34,21;36,1;


Prov 12,27.13,4. 2 Tes 3,10. Col 3,23-24. 4,1; Lc 12,13-21. Salmo 8.

Reflexión individual y luego dialogo grupal


¿Qué frases, imágenes, refranes acerca del trabajo suele usar la gente?
¿En algún momento he visto el trabajo como castigo?
¿Veo en el trabajo mi colaboración en la creación?
¿Qué te parecen las leyes laborales de nuestro país?
¿Qué se está discutiendo en este momento acerca del trabajo y los
derechos laborales?
¿De los textos bíblicos cuál crees ilumina más el valor del trabajo?
Meditemos
La Palabra de Dios es guía para nuestro caminar en la tierra y en ella
se nos aclara la imagen prejuiciada que se tiene del trabajo y es que para
la mayoría de las personas se ve este como castigo por el pecado, sin
embargo, como lo muestra el libro del Génesis Dios al crear al ser humano
a su imagen y semejanza lo hace colaborador del proceso de creación, les
encarga el dominio y administración de la naturaleza, le coloca en el jardín
del Edén para que lo cultive y lo guarde, por ende el trabajo antecede la
caída en pecado.
Siendo el trabajo parte de nuestra responsabilidad, Dios no crea al ser
humano para el trabajo, sino el trabajo para la dignificación del hombre
mismo, pues orienta que hay un tiempo de descanso en la jornada, para
reparar las fuerzas, para el recreo y la convivencia sana. El trabajo es una
forma de poner en práctica los dones y talentos otorgados por Dios, ya que
El dota de las habilidades necesarias para su ejercicio, el Señor capacita a
sus hijos en lo necesario.
La Iglesia nos ha dado verdaderas enseñanzas a cerca de la utilidad
social del trabajo para la realización humana y el progreso de los
pueblos:

5
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

“De la misma manera, aunque a veces puede llegarse a una mística


exagerada del trabajo, no es menos cierto, sin embargo, que el trabajo ha
sido querido y bendecido por Dios. Creado a imagen suya, «el hombre
debe cooperar con el Creador en la perfección de la creación y marcar, a
su vez, la tierra con el carácter espiritual que él mismo ha recibido. Dios,
que ha dotado al hombre de inteligencia, le ha dado también el modo de
acabar de alguna manera su obra; ya sea el artista o artesano, patrono,
obrero o campesino, todo trabajador es un creador. Aplicándose a una
materia que se le resiste, el trabajador le imprime un sello, mientras que
él adquiere tenacidad, ingenio y espíritu de invención. Más aún, viviendo
en común, participando de una misma esperanza, de un sufrimiento, de
una ambición y de una alegría, el trabajo une las voluntades, aproxima los
espíritus y funde los corazones; al realizarlo, los hombres descubren que
son hermanos. (Pablo VI, Populorum progressio, 27)

No obstante, actualmente se pretende hacer una reforma al régimen


laboral y salarial de nuestros trabajadores, y lo que habían sido conquistas
para garantizar mayor dignidad a nuestros obreros hoy se ve amenazado:
como las horas de la jornada laboral que se quieren aumentar de 8 a 12 horas,
quiere eliminarse las cesantías ( que son un prestación social y laboral, dar
cierta seguridad ante una eventualidad de desempleo), se discute el salario
mínimo (que sigue siendo una injusticia) y la edad de retiro. A ello se agrega
el régimen de marginación e injusticia contra los trabajadores agrícolas y los
campesinos obligados a dejar de sus tierras.
Con el trabajo se dignifica la vida del ser humano, cada uno de nosotros
tiene el deber de dejar una huella de vida en el oficio que ejerce, dando
testimonio del Señor que seguimos.

Oración final
Gracias Señor por dignificarme a través de mi trabajo, ayúdame Señor a
verte en el rostro a quien sirvo, a vivir con felicidad y defender mis derechos
y al mismo tiempo cumplir con mis deberes. Multiplica mis habilidades y el
gozo en mi oficio. Te pido Señor por todos los que buscan trabajo, para que
no desmayen y en su búsqueda acudan a ti Señor.
Propósito de la semana: Orar por los desempleados y agradecer por
nuestro empleo.

Canto final: Canto alusivo al trabajo.

Sábado 11 de mayo / Vigilia Vocacional


La valentía de arriesgar por la promesa de Dios

0. Ambientación:
Se decora el lugar con algunas frases vocacionales:
“Arriésgate”, “Dios te llama”, “Jesús espera tu respuesta”, “Se
valiente”, u otra que se crea conveniente. El altar decorado
de manera digna y atrayente. Una biblia abierta puesta de
6
Plan de Pastoral - Mayo 2019

manera visible. Preparar un cancionero con cantos vocacionales, pascuales,


al Espíritu Santo, la misión, a la Palabra y de adoración. Prever equipos de
canto, lectores, logística.

1. Introducción.
Cada año celebramos el día Mundial de Oración por las Vocaciones. Es
un momento propicio para que como comunidad todos nos podamos unir en
oración y pedirle a nuestro Padre Dios que envíe “obreros a su mies”. Es un
compromiso de todos nosotros como Iglesia orar por las vocaciones a la vida
sacerdotal y a la vida consagrada, y también, orar por aquellos que ya han
respondido a esta llamada divina para que sean fortalecidos en su misión.
Para esta ocasión el Papa Francisco ha dedicado un mensaje a toda la
Iglesia titulado: “La valentía de arriesgar por la Promesa de Dios”. El cual
compartiremos durante el desarrollo de esta Vigilia.

2. Exposición del Santísimo (A continuación, se expone el Santísimo)

3. Cantos de Adoración

4. Mensaje del Papa Francisco.

5. Texto bíblico: Leer Marcos 1,16-20.

6. Reflexionemos con el Papa Francisco


“ Quisiera retomar lo que compartí con los jóvenes en Panamá, para
reflexionar en esta Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones
sobre cómo la llamada del Señor nos hace portadores de una promesa
y, al mismo tiempo, nos pide la valentía de arriesgarnos con él y por él.
Me gustaría considerar brevemente estos dos aspectos, la promesa y el
riesgo, contemplando con ustedes la escena evangélica de la llamada de los
primeros discípulos en el lago de Galilea (Mc 1,16-20).
Dos parejas de hermanos –Simón y Andrés junto a Santiago y Juan–,
están haciendo su trabajo diario como pescadores. En este trabajo arduo
aprendieron las leyes de la naturaleza y, a veces, tuvieron que desafiarlas
cuando los vientos eran contrarios y las olas sacudían las barcas. En
ciertos días, la pesca abundante recompensaba el duro esfuerzo, pero otras
veces, el trabajo de toda una noche no era suficiente para llenar las redes y
regresaban a la orilla cansados y decepcionados.
Estas son las situaciones ordinarias de la vida, en las que cada uno de
nosotros ha de confrontarse con los deseos que lleva en su corazón, se
esfuerza en actividades que confía en que sean fructíferas, avanza en el
“mar” de muchas posibilidades en busca de la ruta adecuada que pueda
satisfacer su sed de felicidad. A veces se obtiene una buena pesca, otras
veces, en cambio, hay que armarse de valor para pilotar una barca golpeada
por las olas, o hay que lidiar con la frustración de verse con las redes vacías.
Como en la historia de toda llamada, también en este caso se produce un
encuentro. Jesús camina, ve a esos pescadores y se acerca... Así sucedió
con la persona con la que elegimos compartir la vida en el matrimonio, o
7
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

cuando sentimos la fascinación de la vida consagrada: experimentamos


la sorpresa de un encuentro y, en aquel momento, percibimos la promesa
de una alegría capaz de llenar nuestras vidas. Así, aquel día, junto al lago
de Galilea, Jesús fue al encuentro de aquellos pescadores, rompiendo la
«parálisis de la normalidad» (Homilía en la 22ª Jornada Mundial de la Vida
Consagrada, 2 febrero 2018). E inmediatamente les hizo una promesa: «Os
haré pescadores de hombres» (Mc 1,17).
La llamada del Señor, por tanto, no es una intromisión de Dios en
nuestra libertad; no es una “jaula” o un peso que se nos carga encima.
Por el contrario, es la iniciativa amorosa con la que Dios viene a nuestro
encuentro y nos invita a entrar en un gran proyecto, del que quiere que
participemos, mostrándonos en el horizonte un mar más amplio y una pesca
sobreabundante.
El deseo de Dios es que nuestra vida no acabe siendo prisionera de lo
obvio, que no se vea arrastrada por la inercia de los hábitos diarios y no
quede inerte frente a esas elecciones que podrían darle sentido. El Señor
no quiere que nos resignemos a vivir la jornada pensando que, a fin de
cuentas, no hay nada por lo que valga la pena comprometerse con pasión
y extinguiendo la inquietud interna de buscar nuevas rutas para nuestra
navegación. Si alguna vez nos hace experimentar una “pesca milagrosa”, es
porque quiere que descubramos que cada uno de nosotros está llamado –de
diferentes maneras–, a algo grande, y que la vida no debe quedar atrapada
en las redes de lo absurdo y de lo que anestesia el corazón. En definitiva,
la vocación es una invitación a no quedarnos en la orilla con las redes en la
mano, sino a seguir a Jesús por el camino que ha pensado para nosotros,
para nuestra felicidad y para el bien de los que nos rodean.

7. Canto: La Barca (Tu has venido a la orilla…)

8. Silencio meditativo. Pueden ayudarte estas preguntas (20 minutos)


¿Qué cosas te tienen fascinado/a en este momento de tu vida? ¿Qué
cosas de Jesús y de su Iglesia te fascinan y hacen vibrar? ¿Qué provoca en
ti esta invitación del Papa a considerar las promesas que hace Jesús?

9. Momento de acción de gracias por la vocación que el Señor nos ha


regalado: su llamada y su promesa

10. Canto: La Barca.

11. Meditemos con el Papa Francisco | Segunda


parte
Por supuesto, abrazar esta promesa requiere el
valor de arriesgarse a decidir. Los primeros discípulos,
sintiéndose llamados por él a participar en un sueño
más grande, «inmediatamente dejaron sus redes y lo
siguieron» (Mc 1,18).
Esto significa que para seguir la llamada del Señor
debemos implicarnos con todo nuestro ser y correr el
8
Plan de Pastoral - Mayo 2019

riesgo de enfrentarnos a un desafío desconocido; debemos dejar todo lo que


nos puede mantener amarrados a nuestra pequeña barca, impidiéndonos
tomar una decisión definitiva; se nos pide esa audacia que nos impulse con
fuerza a descubrir el proyecto que Dios tiene para nuestra vida. En definitiva,
cuando estamos ante el vasto mar de la vocación, no podemos quedarnos a
reparar nuestras redes, en la barca que nos da seguridad, sino que debemos
fiarnos de la promesa del Señor.
Me refiero sobre todo a la llamada a la vida cristiana, que todos recibimos
con el bautismo y que nos recuerda que nuestra vida no es fruto del azar,
sino el don de ser hijos amados por el Señor, reunidos en la gran familia
de la Iglesia. Precisamente en la comunidad eclesial, la existencia cristiana
nace y se desarrolla, sobre todo gracias a la liturgia, que nos introduce en
la escucha de la Palabra de Dios y en la gracia de los sacramentos; aquí
es donde desde la infancia somos iniciados en el arte de la oración y del
compartir fraterno.
La Iglesia es nuestra madre, precisamente porque nos engendra a una
nueva vida y nos lleva a Cristo; por lo tanto, también debemos amarla
cuando descubramos en su rostro las arrugas de la fragilidad y del pecado,
y debemos contribuir a que sea siempre más hermosa y luminosa, para que
pueda ser en el mundo testigo del amor de Dios.
La vida cristiana se expresa también en esas elecciones que, al mismo
tiempo que dan una dirección precisa a nuestra navegación, contribuyen
al crecimiento del Reino de Dios en la sociedad. Me refiero a la decisión
de casarse en Cristo y formar una familia, así como a otras vocaciones
vinculadas al mundo del trabajo y de las profesiones, al compromiso en el
campo de la caridad y de la solidaridad, a las responsabilidades sociales y
políticas, etc. Son vocaciones que nos hacen portadores de una promesa
de bien, de amor y de justicia no solo para nosotros, sino también para los
ambientes sociales y culturales en los que vivimos, y que necesitan cristianos
valientes y testigos auténticos del Reino de Dios.
En el encuentro con el Señor, alguno puede sentir la fascinación de la
llamada a la vida consagrada o al sacerdocio ordenado. Es un descubrimiento
que entusiasma y al mismo tiempo asusta, cuando uno se siente llamado a
convertirse en “pescador de hombres” en la barca de la Iglesia a través de la
donación total de sí mismo y empeñándose en un servicio fiel al Evangelio y
a los hermanos. Esta elección implica el riesgo de dejar todo para seguir al
Señor y consagrarse completamente a él, para convertirse en colaboradores
de su obra. Muchas resistencias interiores pueden obstaculizar una decisión
semejante, así como en ciertos ambientes muy secularizados, en los que
parece que ya no hay espacio para Dios y para el Evangelio, se puede caer
en el desaliento y en el «cansancio de la esperanza» (Homilía en la Misa
con sacerdotes, personas consagradas y movimientos laicos, Panamá, 26
enero 2019).
Y, sin embargo, no hay mayor gozo que arriesgar la vida por el Señor.
En particular a ustedes, jóvenes, me gustaría deciros: No seáis sordos a la
llamada del Señor. Si él os llama por este camino no recojáis los remos en la
barca y confiad en él. No os dejéis contagiar por el miedo, que nos paraliza
ante las altas cumbres que el Señor nos propone. Recordad siempre que,
9
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

a los que dejan las redes y la barca para seguir al Señor, él les promete la
alegría de una vida nueva, que llena el corazón y anima el camino.
Queridos amigos, no siempre es fácil discernir la propia vocación y orientar
la vida de la manera correcta. Por este motivo, es necesario un compromiso
renovado por parte de toda la Iglesia –sacerdotes, religiosos, animadores
pastorales, educadores– para que se les ofrezcan, especialmente a los
jóvenes, posibilidades de escucha y de discernimiento. Se necesita una
pastoral juvenil y vocacional que ayude al descubrimiento del plan de Dios,
especialmente a través de la oración, la meditación de la Palabra de Dios, la
adoración eucarística y el acompañamiento espiritual.

12. Silencio meditativo: Se puede leer el texto del Papa e ir


repensando y reflexionando con estas preguntas:
¿Te has arriesgado en tu vida? ¿Realmente sientes miedo por algo en
este momento de tu vida? ¿Te atreverías a arriesgarte por la propuesta
fascinante de seguir a Jesús? ¿Qué te impide ser totalmente de Jesús?

13. Canto: Arriésgate (Todos unidos en la vida vamos buscando un


horizonte)

14. Compartir
En este momento ante Jesús sacramentado y la asamblea orante
compartamos nuestras conclusiones y cómo nos han hecho sentir las
palabras del Papa Francisco y el texto del evangelio que hemos escuchado,
así como también alguna decisión de seguir a Jesús arriesgándonos para ir
tras Él.

15. Canto: Por qué tengo miedo, si nada es imposible para ti


(Hermana Glenda).

16. Momento de oración intensa ante Jesús Sacramentado y pidamos


por las Vocaciones
El Señor nos ha convocado para velar con Él. En este cenáculo de
oración por las vocaciones, por la felicidad y realización personal de todos
los jóvenes, hagamos de esta este momento, de esta noche una verdadera
manifestación de amor a Jesús, presente en la Palabra y en tan grandioso
sacramento, y pidamos ardientemente que venga sobre nosotros su Espíritu
Santo y haga de esta asamblea un nuevo PENTECOSTÉS donde nuestras
conciencias sean clarificadas y nuestros sentimientos y afectos liberados
para amar verdaderamente, pidamos luz, sabiduría, valentía, alegría, coraje
y ardor para atrevernos a lo que Dios quiera hacer con nosotros y nuestras
vidas.

17. Canto: Quiero decir que sí como tú María

18. Miramos con el Papa a María:


Como se ha hablado varias veces durante la Jornada Mundial de la
Juventud en Panamá, debemos mirar a María. Incluso en la historia de esta
10
Plan de Pastoral - Mayo 2019

joven, la vocación fue al mismo tiempo una promesa y un riesgo. Su misión


no fue fácil, sin embargo, no permitió que el miedo se apoderara de ella. Su
sí «fue el “sí” de quien quiere comprometerse y el que quiere arriesgar, de
quien quiere apostarlo todo, sin más seguridad que la certeza de saber que
era portadora de una promesa.
Y yo les pregunto a cada uno de ustedes. ¿Se sienten portadores de
una promesa? ¿Qué promesa tengo en el corazón para llevar adelante?
María tendría, sin dudas, una misión difícil, pero las dificultades no eran una
razón para decir “no”. Seguro que tendría complicaciones, pero no serían las
mismas complicaciones que se producen cuando la cobardía nos paraliza
por no tener todo claro o asegurado de antemano» (Vigilia con los jóvenes,
Panamá, 26 enero 2019).

19. Oración final Todos


Señor, quiero responder a tu llamada, quiero responder a tu voluntad.
Hazme descubrir, en el camino de mi vida, cuál es el camino que tienes
pensado para mí.

Dame oídos atentos a las necesidades de los hombres que me rodean.


Dame un corazón generoso. Dame valentía para decirte “sí”.
Dame tu gracia para que no sea mi proyecto sino tu proyecto en mí.
Juntos cambiaremos el mundo.
Quiero responder como María.
Quiero decir “sí” a tu invitación.
Quiero dejarlo todo para estar siempre contigo.
Dame confianza en ti.
Que sea capaz de fiarme de tu palabra.
Quiero decir “sí” a tu llamada.
Pongo en tus manos mi futuro y mi presente.
Sé tú mi camino, mi verdad, mi vida.
Quiero decirte “sí”.
Hágase en mí según tu palabra.

20. Bendición con el Santísimo

21. Canciones vocacionales y misioneras. Momento alegre

Segundo Encuentro / 12-19 de mayo


La Vida es don de Dios

“El que oye mi Palabra…


ha pasado de la muerte a la vida”
Jn 5, 24

Ambientación: Colocar el lema del mes en


un lugar visible, se colocan en el salón imágenes
alusivas a la Vida: niños, mujeres embarazadas,
11
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

familias, árboles y la biodiversidad. Dar una acogida amable a todos los


participantes.

Motivación: La vida es el primer don que Dios Padre le otorga al ser


humano, le promete una vida eterna, vida que tendrán en abundancia a
través del Hijo, nuestro Señor Jesús. El don de la vida está en el centro de
la pascua cristiana, porque en Cristo resucitado se nos descubre la llamada
permanente a la vida, a conservarla y protegerla, como garantía de la vida
futura.

Canto: Amor es vida.

Oración: Con el Espíritu Santo otórganos Señor el vivir la Vida que


prometes, ayúdanos a escuchar y creer en tu Palabra para pasar de la
muerte a la vida como tú lo has hecho. (Canto al Espíritu Santo).

Centrando el tema:
La vida como hecho biológico inicia desde el momento de la concepción,
cuando una célula procedente de la madre se une a otra del padre, hasta
la muerte, que es a su vez el cese de todo signo vital. Como seguidores
de Cristo concebimos la vida con un sentido transcendente, en donde la
actual es preparación para la vida venidera, eterna y para la cual hemos
sido creados. La vida es un estado sagrado otorgado y retirado sólo por
Dios, quien por su infinita bondad creó al ser humano para hacerlo parte de
su vida, la cual tenemos en plenitud en Cristo, por medio del Espíritu Santo.

La Vida en la Biblia: Leamos Gn 1,27-28. Is 42,2. Dt 32,39. Ez 18, 31-32.


Sa 1,13-15. Jn3,16-17. Mt 6, 25-27. Jn 5, 24. Jn8,12. 10, 27-28

Reflexión individual y luego dialogo grupal


¿Estoy consciente de que mi vida es un regalo?
¿Mi vida actual es transitoria, me estoy preparando para la vida real?
¿Considero que solo tengo vida en Cristo Jesús?
¿He valorado la fragilidad de mi existencia, estoy preparado/a para la
vida eterna?
¿Le creo a Jesús en su propuesta de vida eterna?

Meditemos:
En su infinita bondad y por amor Dios creó al ser humano haciéndolo a su
imagen y a semejanza suya, a diferencia del resto de los seres vivientes a
este le entregó su propio ser al darle su aliento, al bendecirlos le da un don
especial para su continuidad y crecimiento. Así mismo la vida es frágil y total
dependiente a Dios mismo, pues él da vida como puede dar muerte, la vida
sin Dios no tiene sentido alguno, pues él le da razón y consistencia a todo.
La vida del ser humano es tan importante para Dios que procura que
andemos en la correcta senda, pues no se complace en la muerte de
ninguna de sus criaturas, nuestro Padre celestial creó al ser humano para
la eternidad, por lo que entregó a su primogénito para que todo el que crea
12
Plan de Pastoral - Mayo 2019

en él tenga vida y vida en abundancia, para salvar la obra de su creación.


Jesús nos enseña que la vida es un don sagrado, que se debe vivir en
presente y que no depende de nosotros el tiempo de permanencia en la
tierra. Él se presenta como esa luz que da vida y recalca que quien le sigue
al escuchar su voz, su Palabra él les otorga vida eterna.
El Papa Francisco nos advierte sobre la tarea de poner ojo a cómo está
amenazada la vida hoy:

Si tenemos en cuenta que el ser humano también es una criatura de


este mundo, que tiene derecho a vivir y a ser feliz, y que además tiene una
dignidad especialísima, no podemos dejar de considerar los efectos de la
degradación ambiental, del actual modelo de desarrollo y de la cultura del
descarte en la vida de las personas.
Hoy advertimos, por ejemplo, el crecimiento desmedido y desordenado
de muchas ciudades que se han hecho insalubres para vivir, debido no
solamente a la contaminación originada por las emisiones tóxicas, sino
también al caos urbano, a los problemas del transporte y a la contaminación
visual y acústica. Muchas ciudades son grandes estructuras ineficientes
que gastan energía y agua en exceso. Hay barrios que, aunque hayan sido
construidos recientemente, están congestionados y desordenados, sin
espacios verdes suficientes. No es propio de habitantes de este planeta
vivir cada vez más inundados de cemento, asfalto, vidrio y metales,
privados del contacto físico con la naturaleza.
En algunos lugares, rurales y urbanos, la privatización de los espacios
ha hecho que el acceso de los ciudadanos a zonas de particular belleza
se vuelva difícil. En otros, se crean urbanizaciones «ecológicas» sólo
al servicio de unos pocos, donde se procura evitar que otros entren a
molestar una tranquilidad artificial. Suele encontrarse una ciudad bella
y llena de espacios verdes bien cuidados en algunas áreas «seguras»,
pero no tanto en zonas menos visibles, donde viven los descartables de la
sociedad. (Francisco, Laudato Si, 43-45)

Mayo es el mes de la vida, de las flores, la maternidad, la virgen María y


el mes de la vida diversa o biodiversidad. Comprometámonos con el cuidado
integral de la VIDA.

Oración final
Hoy Señor te damos gracias por el regalo de la vida, por permitir que
estemos reunidos en comunidad, te pedimos por todos nuestros hermanos
que partieron a tu encuentro, Señor recíbelos con la infinita misericordia que
te caracteriza, danos un corazón sensato para saber contar nuestros días y
estar en paz contigo.

Propósito de la semana: Orar por nuestros seres queridos que partieron


a destiempo.

Canto final: Canto alusivo a la vida.

13
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

FLORES A MARÍA
Demos gracias a Dios por María y el Sí a la Palabra
Proponemos un sencillo esquema para realizar un acto floral
a la Virgen María al final de cada misa dominical del mes de
mayo con la intención de que todos honremos a nuestra Madre
expresándole devoción, amor y compromiso de seguir y escuchar
la voz de su Hijo en cada Palabra. En cada domingo se puede
pedir a los fieles llevar flores para ese momento al final de la misa
o prever que un grupo significativo le sean provistas.
Acondicionar un lugar especial en que se destaque la Imagen
de la Altagracia o Las Mercedes junto con una Biblia.

5 de mayo / Tercer Domingo de Pascua


En la escasez, la angustia y la desolación renace la alegría

Canto a María
Palabra de María: “Había una boda en Caná de Galilea y la madre de
Jesús estaba allí; Jesús y sus discípulos estaban también invitados a la boda.
Faltó el vino, y la madre de Jesús le dice: “No les queda vino” (Jn 2,1-3).
Meditación: Como en el evangelio de hoy en medio de la precariedad
aparece la esperanza. María y Jesús vienen siempre en nuestra ayuda, tanto
si se trata de fiesta como en Caná como si de trabajo como en el Tiberíades,
con ellos renace la alegría.
Homenaje de amor: Mientras cantamos hagamos un homenaje de amor
a nuestra madre que intercede siempre por nosotros trayéndole flores,
versos y cantos.
Ave María y Salve
Bendición final

12 de mayo| Cuarto Domingo de Pascua


Escuchar y seguir al Buen Pastor

Canto a María: Llévame a Jesús (P. Mario de la Cruz)


Palabra de María: “Su madre dijo a los sirvientes: “Haced lo que él os
diga”.” (Jn 2,5).
Meditación: Jesús buen Pastor, dar la vida por los suyos. Su Palabra
resuena en nuestros oídos llamándonos por nuestro propio nombre. María
14
Plan de Pastoral - Mayo 2019

solo nos pide hacer lo que Él nos diga. La Madre nos conduce hasta su Hijo
para ser orientados por la Palabra definitiva y dadora de vida que sale de Él.
Homenaje de amor: Con flores y cantos reconozcámonos como hijos de
María, miembros del mismo rebaño de su Hijo, y veneremos su presencia
que nos lleva siempre hasta Jesús.
Ave María y Salve
Bendición final

19 de mayo| Quinto Domingo de Pascua


Sí a la Palabra amorosa de salvación
Canto a María: Quiero decir que sí
Palabra de María: “Dijo María: «He aquí la esclava del Señor; hágase en
mí según tu palabra.»” (Lc 1,38).
Meditación: El Sí de María sigue resonando en todos aquellos hombres
y mujeres de distintos pueblos que acogen la Palabra, como hemos visto
en la primera lectura, que es una Palabra que se centra en el mandamiento
sagrado y fraterno del amor. Sigamos diciendo que sí.
Homenaje de amor: Celebremos el Sí de María reafirmando nuestro sí
de hijos e hijas que obedientes se dejan alcanzar por la Palabra de vida y
expresemos junto con flores algunos elogios cariñosos a nuestra Madre.
Ave María y Salve
Bendición final

27 de mayo| Sexto Domingo de Pascua


Con María cantemos las maravillas del amor

Canto a María: Madre mírame


Palabra de María: “Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi
espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava”
(Lc 1,46-48).
Meditación: La Jerusalén celeste que se nos anuncia como destino
final es pregustada en aquellos que como María acogen la Palabra y son
capaces de reconocer en esta tierra las maravillas del Señor, porque el cielo
comienza en quienes acogen y dicen Sí a la Palabra.
Homenaje de amor: Todos de pie cantemos juntos el Magníficat (El
Señor hizo en mí maravillas) y llevemos las flores a nuestra Madre.
Ave María y Salve
Bendición final
15
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

CON FLORES A MARIA: 7 PALABRAS DE MARÍA

Introducción
Mayo, para nosotros y nosotras, es el mes de las flores y es el mes de
María, por excelencia. En nuestro país, tenemos la bonita costumbre de
cantar y ofrecer flores a María, como expresión del amor y la cercanía de este
pueblo con la Madre de Dios y con nosotros y nosotras. Ella, está siempre
presente en nuestro caminar, en nuestras alegrías, en nuestras tristezas y
afanes, en nuestros proyectos y en nuestras luchas, en definitiva, ella, como
Madre Buena y preocupada por sus hijos e hijas, está arraigada en nuestra
cultura como Pueblo Dominicano y, por lo tanto, está en la profundidad de
nuestros corazones y de nuestras vidas.
A ella, la recordamos de manera especial en este mes, mediante las
reflexiones que hacemos en esta semana mariana y a ella, le pedimos por
nosotros y nosotras, por este su Pueblo Dominicano, para que nos de su
fuerza, esperanza y ánimo, para continuar nuestro camino hacia la fidelidad
y la comunión con nuestros hermanos y hermanas.
Esta tradición que hemos vivido desde niños y niñas, la hemos conocido
en nuestras familias, en nuestro vecindario y sobre todo en las parroquias
a las cuales asistimos. Con esta devoción, descubrimos distintos aspectos
de la vida de nuestra Madre María, que nos acercan al Señor de la Vida
y a su hijo Jesús, para experimentar su amor y su seguimiento, mediante
las diferentes virtudes de ella. A partir de 7 palabras de ella, vamos a ir
adentrándonos en el itinerario de la vida nuestra, que no tiene otra finalidad
que acercarnos a Jesús, su hijo y cumplir así, la Voluntad de Dios
Preparamos el lugar de nuestro encuentro, ya sea el patio de la casa, un
lugar del barrio, un aula del centro educativo, la capilla de una comunidad
religiosa o la parroquia a la cual pertenecemos; colocamos flores, velones y
sobre todo, un cuadro o imagen de la Virgen María.

PRIMER DÍA
Hagan lo que El les diga (Jn 2,1-5)

Motivación
María, como fiel creyente, nos invita a creer y asumir lo que su hijo
nos propone como proyecto de vida, que nos es más que asumir e invitar
a otros y otras, a cumplir la voluntad de Dios. A partir del Boda de Caná,
se nos presenta a María, como un modelo de fe y obediencia a la Palabra
de Dios, por lo que se nos invita a través de ella, a confiar plenamente en
los designios del Señor, para con nosotros y nosotras. A través de este
milagro de la Boda de Caná, Jesús se nos presenta como el camino a
seguir, capaz de transformarnos y de obrar más allá de la ley y lo que está
establecido como norma, ya que El supera nuestras dudas y se presenta
como el absoluto de nuestras vidas. Dispongámonos a entrar en esa
dinámica y confiemos plenamente en su Palabra.
1. Rezo del Rosario (Misterios Gozosos)
2. Canto Mariano
16
Plan de Pastoral - Mayo 2019

3. Lectura bíblica : Jn 2,1-5

4. Meditación
Mediante este texto, que ya hemos mencionado, que se nos quiere
mostrar la relación del amor de Dios con su pueblo (Os 2,21-22) y la boda
de Caná, en la que Jesús participa con su madre y los discípulos, es donde
Jesús realiza su primer milagro, a petición de María , convirtiendo el agua
en vino. Si bien la figura más importante es Jesús, la figura de María, es
sumamente relevante y mediante lo que pudiera interpretarse como un
rechazo de su hijo, ella nos dice “ Hagan lo que EL les diga” y mediante
esas palabras , invita a los discípulos a obrar conforme a la voluntad de Dios.
Estamos invitados e invitadas a experimentar la actitud mesiánica de Jesús,
que mediante la experiencia de la boda, se une con su pueblo y la comunidad
de creyentes , mediante la fe y el proyecto salvífico que se nos ofrece. a través
su testimonio y su palabra. María , se hace garante, pudiéramos decir, con sus
palabras, de este llamado, de este proyecto salvífico y de este compromiso y
obediencia plena y absoluta a la Palabra de Dios.

5. Procesión y canto
Vamos desplazándonos donde se encuentra la lámina o imagen de María
y cantando el tradicional canto mariano “Venid y vamos todos”, depositamos
las flores a María. Le pedimos a Jesús, que, a través de su madre, obre
el milagro en nosotros y nosotras de hacer la voluntad de Dios y confiar
plenamente en sus designios para con su pueblo y toda la humanidad.
Mientras depositamos las flores a Virgen cantamos.

6. Oración final
Terminamos nuestro Primer Día de encuentro con María, recitando todos
y todas, La Salve:

SEGUNDO DÍA
“Yo soy la esclava del Señor, que se cumpla en mi tu palabra” (Luc 1,38)

Motivación
Hoy continuamos profundizamos a partir de María, en la búsqueda de la
voluntad de Dios y en ese texto, que se nos propone, es donde se narra
la Anunciación del ángel a María. Pensemos lo que se nos anuncia y lo
que nos propone el Señor a través de diferentes medios, de qué manera
lo aceptamos, de qué manera lo acogemos en nuestros corazones y lo
hacemos vida. Acoger la Palabra de Dios, es un compromiso y a la vez un
llamado, que exige por parte nuestra una serie de actitudes y sobre todo,
una visión de fe, de esperanza y alegría. Caminemos pues, a partir de estos
elementos y alegrémonos de cómo ha respondido nuestra Madre.

1. Rezo del Rosario (Misterios Gozosos)

2. Canto Mariano

3. Lectura Bíblica: Lc 1,38


17
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

Cómo decíamos anteriormente, es el texto tradicional del Anuncio del ángel


a María y esa situación que se le presenta a María, de manera inesperada,
ella lo acoge con una fe profunda y una disposición total a la voluntad de
Dios y esa respuesta por parte de ella, la coloca en una dimensión profunda
de aceptación de la palabra de Dios sobre su vida y su misión. Comparando
su respuesta y su actitud, pudiéramos preguntarnos, sobre los llamados que
nos hace el Señor y de qué manera respondemos.
Esta llamada y la aceptación por parte de María, es el comienzo de un
itinerario, de un camino y de un proyecto, que sólo es posible, si se acepta en la
fe y si se toma conciencia de que el Señor está junto a ella y hoy, diríamos con
nosotros y nosotras. La disposición y la confianza son actitudes y situaciones
fundamentales en la vida cristiana para iniciar un llamado y un camino con
el Señor. Hay que tomar conciencia y por momentos, aunque las situaciones
nos parezcan difíciles, de que el Señor está junto a nosotros, que nunca nos
abandona y quiere lo mejor para cada uno y cada una. El es el Dios de nuestras
vidas y de nuestros proyectos, por lo que tomar conciencia de ello, nos hace
hombres y mujeres de fe, que nos hace caminar en la alegría y la esperanza.
La fe constituyó para María una donación y así ha de ser para nosotros
y nosotras y mediante la fe, visualizamos las diferentes situaciones que se
nos van presentando en la vida y siendo buenas o malas, las aceptamos y
se las presentamos al Señor, con la confianza absoluta de que El está junto
a nosotros y nosotras.

4. Procesión y Canto
Nos acercamos a María, cantado y tomando conciencia de que en el camino
de la vida y de la misión que realizamos, el Señor siempre nos acompaña,
por lo que podemos intercalar el canto con peticiones, en las que resaltamos
las necesidades personales y comunitarias, que nos van a ayudar aceptar la
voluntad de Dios y a experimentar su cercanía con nosotros y nosotras.

5. Oración final
Bajo tu amparo nos acogemos, santa Madre de Dios; no deseches las
oraciones que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien líbranos de
todo peligro, ¡oh Virgen gloriosa y bendita! Amén.

TERCER DÍA
“Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre” (Lc 1,42)

1. Motivación
Nos hemos reunido de nuevo para honrar a María, Madre de nuestro
pueblo y mediante este texto, que es algo que dice su prima Isabel de ella,
descubrimos la grandeza de María, mujer solidaria y servicial. Ella, se puso
en camino para visitar a su prima Isabel, que se encontraba en la misa
situación que ella. A través de su camino, de su visita y de su cercanía ,
María expresa la solidaridad con su prima. Ella hace suya la situación de
su prima y le demuestra que es capaz de mirar hacia adelante, de desafiar
las adversidades y siempre confiar en que su proyecto es el de los demás y
fundamentalmente del Señor, que la invitó, al igual que a Isabel, a confiar en
sus designios para con la humanidad.
18
Plan de Pastoral - Mayo 2019

Hoy, la sociedad dominicana experimenta muchas dificultades, que


necesitan de nuestra visita, de nuestra solidaridad y de nuestra compañía.
Hay situaciones como la corrupción, la impunidad, la inseguridad ciudadana,
el deterioro de la justicia, el deterioro ecológico y ambiental, el maltrato a las
mujeres y la falta de oportunidades para los y las jóvenes, entre otros, que
tienen que ser asumidas en una dimensión de fe y esperanza. A ejemplo de
María, pongámonos en camino, visitemos y acompañemos, que no es otra
cosa que experimentar la compasión y la misericordia de Dios.
2. Rezo del Rosario (Misterios Luminosos)
3. Canto Mariano
4. Lectura Bíblica: Lc 1,42
Este versículo del Evangelio de Lucas, está enmarcado dentro de un texto
más amplio: Lc, 1, 39-56 y que tradicionalmente conocemos como la visita de
María a su prima Isabel. Es una narración sencilla, que pone en escena a estas
dos mujeres también sencillas y en ellas , podemos hacer referencia a tantas
mujeres sencillas de nuestro pueblo, que en la cotidianidad va transformando
vidas, van visitando enfermos, van llevando la comunión a tantas personas
que no pueden participar de las celebraciones litúrgicas, ayudan a mujeres a
liberarse, que son lideresas en diferentes comunidades, que animan grupos
en los barrios, que son una referencia por su trabajo y entrega y casi siempre,
su trabajo permanece oculto y nadie los destaca. Ellas, al igual que María,
con su ejemplo, nos visitan, nos estimulan, nos acompañan y se solidarizan
con las angustias, las alegrías, esperanzas y situaciones de nuestro pueblo.
Ese liderazgo de esas dos mujeres, anuncia lo que llevan entre manos, lo
que tienen en el vientre, que son dos promesas que van a significar grandes
cosas para la humanidad, son dos promesas y nos muestra la manera como
Dios actúa, a través de estas dos mujeres, El se hace presente en la historia
y en la vida concreta de las personas. El Señor actúa y se nos manifiesta por
caminos insospechados y la muestra de ello es lo que recoge Lucas con el
Magnificat (Lc 1, 46-55), que es una invitación lo que debemos hacer y cómo
debemos actuar.
5. Procesión y canto
Iniciamos nuestra procesión, cantando e invitando a las personas participantes,
a que coloquen sus flores junto a María y al mismo tiempo les invitamos a que
visiten diferentes personas de nuestra comunidad, que realmente lo necesitan. Es
también, una bonita ocasión, para hacer un listado de las mujeres embarazadas
de nuestra comunidad e invitarles a que le rindan tributo a María durante estos
días que quedan, para que podamos exclamar como Isabel :“Bendita tú entre las
mujeres y bendito el fruto de tu vientre” (Lc 1,42) y de esa manera podamos
manifestar la vida y los misterios que ella entraña.
6. Oración o canto final: Podemos terminar nuestro encuentro mariano
con una oración o una canción: ¿Quién será la mujer?
Oración
Bendita sea tu Pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea,
en tan graciosa belleza. A ti celestial Princesa amada Virgen María, te ofrezco en este
dia alma vida y corazón. Mírame con compasión, y no me dejes Madre mía. Amén.
19
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

CUARTO DÍA
“Su madre guardaba todas estas cosas en el corazón” Lc 2,51
La fecundidad del corazón
Motivación
En este cuarto encuentro mariano, nos detenemos a meditar y rezar
con María a partir de su corazón silencioso. Debemos iniciarnos e iniciar a
nuestros grupos y comunidades en esta dinámica del corazón y del silencio.
Lamentablemente en nuestra sociedad, en los grupos que participamos
y en la misma iglesia, como comunidad cristiana, hace falta silencio. Hay
un exceso de palabras, de ruidos y hasta de cantos, que nos impiden
encontrarnos con nosotros y nosotras mismas, que nos impiden detenernos
frente a nuestra interioridad y sobre todo, frente al Dios que nos llama a
entrar en comunión profunda con EL y sus designios.
María, es también la mujer del silencio, que nos es precisamente la
ausencia de palabras ni la falta de relaciones, sino todo lo contrario: Es el
silencio que es capaz de entrar en lo profundo del corazón, porque ella fue
capaz de entrar en el interior de ella misma, así pudo sentir lo profundo de su
corazón, pudo escucharlo y en esa medida relacionarlo con lo que el Señor
quería de ella. Que esta celebración sea la manifestación del silencio del
corazón, que es la escucha de Dios y su llamado a que lo guardemos, para
que lo vivamos y seamos fecundos.
1. Rezo del Rosario (Misterios Luminosos)
2. Canto Mariano
3. Lectura Bíblica: Lc 2,51
El evangelista Lucas nos dice que María guardaba todas las cosas en
el corazón y el pequeño versículo está enmarcado dentro de un relato más
amplio, que se titula: El niño Jesús en el Templo y se pierde porque estaba
dedicado a las cosas de su Padre. Ante esta situación, el Evangelista Lucas
nos presenta a María, con su silencio, que no es más que la docilidad a la
Palabra del Señor y a su proyecto.
Este silencio, que se “guarda en el corazón”, nos muestra la fecundidad
de la acción de Dios en su vida, en la medida que nos presenta a su hijo, de
cara a la misión y en relación con el Padre. Ella, acoge, guarda y ahonda
en su silencio, para meditarlo y hacerlo que rinda sus frutos, que genere
compromiso y que se haga insondable, que la abra a nuevos horizontes y
nuevas perspectivas.
Esto, que ha vivido María, es el sentido del silencio, un corazón
amorosamente irradiante, que nos lleva al encuentro profundo con nuestra
humanidad, con nuestra historia y sobre todo con Jesús, como razón de ser
de “Guardar todas estas cosas en el Corazón”.

4. Procesión y canto
Intentando hacer vida este silencio en nuestras vidas, acudimos a María
cantando y llevando las flores. Cada cierto tiempo paramos el canto y
podemos expresar los frutos del silencio en nuestras vidas, es decir, aquellas
cosas que hemos guardado en nuestro corazón.
20
Plan de Pastoral - Mayo 2019

5. Oración final
Recitamos en voz alta, la oración del Papa Francisco, al final de la Exhortación
Evangeli Gaudium. Podemos recitarla a dos coros, a manera de himno.
 Virgen y Madre María, tú que, movida por el Espíritu, acogiste al Verbo
de la vida en la profundidad de tu humilde fe, totalmente entregada al Eterno,
ayúdanos a decir nuestro «sí» ante la urgencia, más imperiosa que nunca,
de hacer resonar la Buena Noticia de Jesús. Tú, llena de la presencia de
Cristo, llevaste la alegría a Juan el Bautista, haciéndolo exultar en el seno
de su madre. Tú, estremecida de gozo, cantaste las maravillas del Señor.
Tú, que estuviste plantada ante la cruz con una fe inquebrantable y
recibiste el alegre consuelo de la resurrección, recogiste a los discípulos en la
espera del Espíritu para que naciera la Iglesia evangelizadora. Consíguenos
ahora un nuevo ardor de resucitados para llevar a todos el Evangelio de la
vida que vence a la muerte.
Danos la santa audacia de buscar nuevos caminos para que llegue a
todos el don de la belleza que no se apaga. Tú, Virgen de la escucha y la
contemplación, madre del amor, esposa de las bodas eternas, intercede por
la Iglesia, de la cual eres el icono purísimo, para que ella nunca se encierre
ni se detenga en su pasión por instaurar el Reino.
Estrella de la nueva evangelización, ayúdanos a resplandecer en el
testimonio de la comunión, del servicio, de la fe ardiente y generosa, de la
justicia y el amor a los pobres, para que la alegría del Evangelio llegue hasta
los confines de la tierra y ninguna periferia se prive de su luz.
Madre del Evangelio viviente, manantial de alegría para los pequeños,
ruega por nosotros. Amén. Aleluya.

QUINTO DIA
“Mujer, ahí tienes a tu hijo”: Jn 19,26

Motivación
La experiencia de María junto a la cruz, es una muestra de su participación
en la pasión y redención de su hijo y de toda la humanidad. Ella, que estando
a la cruz, su hijo le dice que” ahí tiene a su hijo refiriéndose al Apóstol Juan,
que se le conoce como el discípulo amado y a seguidas, añade: “Ahí tienes
a tu madre y desde aquel momento el discípulo se la llevó a la casa” (Jn
19,27). En ese mandato de Jesús, nosotros podemos pensar en muchos
hijos que están alejados de la salvación de Dios y que pueden experimentar
situaciones diversas, que necesiten de la mirada y la compañía amorosa que
los acoja. Ella, se colocan en esa dimensión de la cercanía con el género
humano y en medio del caminar esos hijos dispersos van encontrando en
ella una madre buena que los acoge y consuela.
En los diferentes países de América Latina y el Caribe, María está
presente bajo diferentes advocaciones, ya que ella forma parte de nuestra
cultura y nuestros deseos profundos. El decir junto a la cruz, ahí tienes a tu
hijo, es abarcar a tantos hijos e hijas que viven en condiciones infrahumanas
y necesitan de la compañía de una madre tierna y amorosa.
1. Rezo del Rosario (Misterios Dolorosos)
2. Canto Mariano
21
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

3. Lectura bíblica: “Mujer, ahí tienes a tu hijo”: Jn 19,26


Vemos el siguiente versículo, dentro del contexto de la pasión y muerte
de Jesús, es decir, de la experiencia del dolor. En medio de esa situación,
María se nos presenta como la madre de los creyentes y ella, al pie de la
cruz, da una identidad y un sentido a la filiación en Jesús, que nos viene en
ella. El nuevo Pueblo de Dios encuentra en ella la madre verdadera, que nos
acompaña en todas las situaciones de nuestra vida y de nuestra historia.
En María, junto a la cruz, podemos destacar algunos elementos importantes:
• Ella se constituye, no solamente en la madre que permanece junto a su
hijo y en Madre del Discípulo amado, sino e la madre de todo el género
humano, por lo que adquiere su maternidad, una dimensión universal y
donde la nota distintiva es su carácter maternal y misericordioso
• Mediante ese acercamiento a los que sufren, ella manifiesta una cercanía
y referencia por los más pobres, como su hijo Jesús
• Esa dimensión maternal de acercamiento y preferencia a los más débiles,
en María, es la muestra de la aceptación sin reservas de la voluntad de Dios
• Esa dimensión de fe, en María, la vivió en referencia a la comunidad,
primeramente al interior de su pequeña familia, en referencia a la comunidad
de creyentes y sobre todo en su referencia a la gran comunidad, al nuevo
Pueblo de Dios, que es la iglesia. De esa manera, nos ha mostrado la
dimensión comunitaria de la fe, articulada a la persona de Jesús y su misión.

4. Procesión y canto
Vamos depositando las flores junto a María y vamos cantando, porque
María, es la fuente de nuestra esperanza y alegría.
5. Oración final
Terminemos nuestro encuentro, recitando a María, la oración de Papa
Pablo VI, que fue encontrada en sus escritos:
Santa María, admiración y gozo de los ángeles, obra maestra de dios, dulce
madre de la humanidad redimida, hija excepcional de la humanidad, eterno
femenino en su cumbre, figura de dulzura y de belleza, flor de la humanidad
redimida, la más bella figura de mujer, síntesis de toda la humanidad redimida,
espejo de la luz divina, espejo ideal de belleza y de bondad, vértice y figura
de la iglesia, rostro lleno de gracia, ruega por nosotros.
A tu Corazón Inmaculado encomendamos el género humano. Condúcelo
al conocimiento del único y verdadero Salvador, Cristo Jesús. Concede a
todo el mundo la paz en la verdad, en la justicia, en la libertad y en el amor.
Haz que toda la Iglesia pueda elevar al Dios de las misericordias un
majestuoso himno de alabanza y agradecimiento, pues grandes cosas obró
el Señor en ti, clemente, piadosa, dulce Virgen María.

SEXTO DIA
“Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo” Lc 1,28 : Una
fuente de esperanza y de espiritualidad

1. Motivación
Durante esta semana, hemos resaltado diferentes aspectos de la vida
de María, que corresponden a diferentes palabras, que, a su vez, iluminan
22
Plan de Pastoral - Mayo 2019

o expresan situaciones de nuestra vida y donde María, como madre fiel, no


solo nos muestra su compañía, sino que lleva a expresar de manera más
plena la voluntad de Dios para con nosotros y nosotras.
María, una joven mujer del pueblo de Israel, ha hallado gracia delante
de los ojos de Dios y ha sido llamada para ser madre del Salvador y en esa
medida se constituye en una fuente de gracia y de espiritualidad, porque
nos acerca a su hijo y su Padre Dios. Con ese llamado, ella nos muestra el
camino de la santidad y de la bendición especial que recibe de Dios.
Caminemos junto a María, que es caminar en el camino de la esperanza,
de la santidad y de la fuente espiritual, que emana de ella.

2. Rezo del Rosario (Misterios Gozosos)

3. Canto Mariano

4. Lectura Bíblica: Lc 1,28

5. Meditación
El arcángel Gabriel, ha saludado a María, como la llena de gracia y ha
añadido que el Señor está con ella y mediante esas afirmaciones, María se
nos revela como una fuente de esperanza y de espiritualidad, en tanto nos
muestra que el camino de la santidad no está desligado de la unió a Jesús y
la vivencia de la fe. Ella, nos revela que la unión a Jesús y a su proyecto es
lo que le da sentido a nuestra vida y eso constituye la santidad, el estar llena
de gracia y en presencia del Señor.
María recibe esta bendición y mediante la Palabra, mediante su Palabra,
María, acoge esta situación que la acoge como Madre de los creyentes
y Madre de la humanidad. Ella materializa esta esperanza, mediante la
aceptación de la voluntad del Padre y en esa aceptación, en ese abandono
y en esa actitud, establece una intimidad, un gozo y confianza ilimitada e el
Dios Providente. Esta es la fuente de espiritualidad, que en María hace que
nos acerquemos a Jesús y su proyecto del Reino.

6. Procesión y canto
Vamos depositando las flores junto a María y vamos cantando, porque
María, es la fuente de nuestra esperanza y alegría. En una actitud de
confianza, al final de la procesión nos detenemos algunos momentos en
silencio, para introducir el siguiente momento.

7. Oración Final
Terminamos nuestro encuentro con alguna oración espontánea o canto
mariano.

SÉPTIMO DÍA
El Magnificat, Lc1, 46 – 55: La actuación de Dios a través de María

1. Motivación
Hemos celebrado durante 7 días, estos diferentes encuentros que hemos
denominado “ Con Flores a María”, donde hemos reflexionado, escuchado
23
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

y orado, diferentes aspectos de la vida de María, Madre nuestra y de la


iglesia. Hoy, queremos hacer como una especie de resumen de su itinerario
, de sus vivencias y de sus enseñanzas y que mejor resumen que el canto
pronunciado por ella misma en su visita a su prima Isabel y que la tradición
cristiana ha consagrado como el MAGNIFICAT. Dispongámonos a situarnos
en el camino de María. A descubrir como Dios actúa y a través de quienes
realiza su obra.

2. Rezo del Rosario (Misterios Luminosos)

3. Canto Mariano

4. Texto Bíblico: Lc 1,39 -56


Este canto en boca de María y que ya hemos dicho que lo conocemos
bajo el nombre de MAGNIFICAT, es ante todo un bello himno que pone
de manifiesto la actuación de Dios en favor de los pobres y desvalidos de
nuestra sociedad. Dios , es fundamentalmente el Dios de los pobres y a
través de ellos, nos acercamos al Dios de la Vida y de la Historia.
El nos salva y debemos caminaren una serie de actitudes, en un estilo
de vida y en una serie de exigencias , que se extiende de generación en
generación y donde su fidelidad y lealtad para con su pueblo, son situaciones
permanentes.
Asumir este proyecto que pronuncia María, es ponernos en una dimensión
de cambio, de exigencias, pero también de alegría, esperanza y confianza,
porque el Señor se ha fijado en los humildes, porque el Poderoso ha hecho
obras por mi (nosotros y nosotras) y somos capaces de cantar las grandezas
de Dios y festejar a Dios nuestro Salvador.

5. Meditación
Preguntémonos de que manera podemos hacer realidad estas exigencias
que nos plantea María en el MAGNIFICAT, en nosotros, en nosotras, en
nuestras familias , en nuestros lugares habituales de trabajo, en nuestras
comunidades eclesiales y en nuestras parroquias. De manera callada,
situémonos frente a nosotros y nosotras y tomemos algunas resoluciones
para ser asumidas. Después de este momento nos preparamos para la
procesión , el canto y el ofrecimiento de las flores

6. Procesión y canto
Iniciamos nuestra procesión con verdadera esperanza y alegría. A
medida que las personas participantes van depositando sus flores y vamos
cantando, podemos ir repitiendo palabras de María, que hemos reflexionado
y orado en estos días.

Oración
Recitamos o cantamos el Cántico del MAGNIFICAT

Brindis
Compartimos la alegría de estos días, con un brindis de las diferentes
cosas que hemos traído para compartir, dando gracias a María, que nos ha
permitido acercarnos más a Jesús.
24
Plan de Pastoral - Mayo 2019

Via Lucis 2019


“Lampara para mis pasos es tu Palabra Señor”
(Sal 119,105)

Recomendaciones
• Por tratarse de un lucernario itinerante se
recomienda que el horario para su realización
sea en la noche o la madrugada.
• Preparar con tiempo las estaciones y sus
lectores con su biblia cada uno.
• Elegir lugares para las mismas que sirvan
para transmitir el mensaje a mayor número de
personas posibles.
• Preparar una carrosa con el cirio pascual y la
Biblia, coro y equipo de sonido.
• Hacer un cancionero pascual, y ágil que pueda distribuirse en una hoja.
• Pedir a las personas que lleven velas, velones o cirios.
• Hacer pancartas alusivas a la participación social, la cooperación y la
justicia.
• Entre estaciones se pueden tener cantos pascuales y alusivos a la
Palabra y al Espíritu Santo, así como dedicar el momento de oración por
alguna intención particular.
• Entre estaciones hacemos canciones pascuales, misión y compromiso
cristiano.
• Puede tenerse al final la celebración eucarística o de la Palabra

Ambientación
Nos reunimos para recorrer el camino de la luz, el Via Lucis, porque el
camino de la cruz nos revela que en su reverso es también camino de luz. En
este año meditaremos sobre las Palabras de vida que hay en los testimonios
bíblicos pascuales de la Resurrección de Jesús y de la fe de sus discípulos
y discípulas. Para ello nos dejaremos iluminar también de reflexiones a
del Documento de Aparecida en cuyo centro se encuentra una especial
atención a la Palabra como contenido del camino o itinerario formativo de
los discípulos-misioneros.

Inicio
En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Invocación al Espíritu Santo cantada
V/ Verdaderamente ha resucitado el Señor. Aleluya.
R/ Como anunciaron las Escrituras. Aleluya.
V/ Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
R/ Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos.
Amén.

Cantos de Resurrección
25
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

PRIMERA ESTACIÓN
¡CRISTO VIVE!: ¡HA RESUCITADO!

La vida es el mensaje central de la Palabra


Del Evangelio según San Mateo 28, 1-7
Reflexión
Las nuevas generaciones son las más afectadas por esta cultura del
consumo en sus aspiraciones personales profundas. Crecen en la lógica
del individualismo pragmático y narcisista, que suscita en ellas mundos
imaginarios especiales de libertad e igualdad. Afirman el presente porque
el pasado perdió relevancia ante tantas exclusiones sociales, políticas
y económicas. Para ellos, el futuro es incierto. Asimismo, participan de la
lógica de la vida como espectáculo, considerando el cuerpo como punto
de referencia de su realidad presente. Tienen una nueva adicción por las
sensaciones y crecen, en una gran mayoría, sin referencia a los valores e
instancias religiosas. En medio de la realidad de cambio cultural, emergen
nuevos sujetos, con nuevos estilos de vida, maneras de pensar, de sentir,
de percibir y con nuevas formas de relacionarse. Son productores y actores
de la nueva cultura. (Aparecida 51).
Comentario
Somos audiencia y destinatario de una Palabra que hace nueva todas
las cosas, germen de una vida nueva, una manera de vivir distinta a la de
este mundo actual. Hombres y mujeres de la Palabra que vibran al ritmo de
la vida verdadera, la vida del Resucitado, Palabra de vida eterna. (Jn 6,68).
Oración
Quédate con nosotros, Señor, acompáñanos, aunque no siempre
hayamos sabido reconocerte. Quédate con nosotros, porque en torno
a nosotros se van haciendo más densas las sombras, y tú eres la Luz;
en nuestros corazones se insinúa la desesperanza, y tú los haces arder
con la certeza de la Pascua. Estamos cansados del camino, pero tú nos
confortas en la fracción del pan para anunciar a nuestros hermanos que en
verdad tú has resucitado y que nos has dado la misión de ser testigos de tu
resurrección. Amén. (Oración V Conferencia de Aparecida)

SEGUNDA ESTACIÓN
EL ENCUENTRO CON MARÍA MAGDALENA
El Encuentro con Jesús Resucitado se vuelve pasión vital por la Evangelización
Del Evangelio según San Juan 20, 10-18

Reflexión
La maduración en el seguimiento de Jesús y la pasión por anunciarlo
requieren que la Iglesia particular se renueve constantemente en su
26
Plan de Pastoral - Mayo 2019

vida y ardor misionero. Sólo así puede ser, para todos los bautizados,
casa y escuela de comunión, de participación y solidaridad. En su
realidad social concreta, el discípulo hace la experiencia del encuentro
con Jesucristo vivo, madura su vocación cristiana, descubre la riqueza y
la gracia de ser misionero y anuncia la Palabra con alegría. (Aparecida
167).

Comentario
María la de Magdala es la chispa inicial de un fuego nuevo y abrazador,
como en Jeremías se vuelve una pasión, un impulso, (Jr 20,9) una fuerza
que anima a gritar y anunciar con ardor y entusiasmo la Palabra de vida que
nos llena a todos de alegría, esperanza y amor por la vida.

Oración
Señor tu Palabra es fuego transformador, es pasión por tu evangelio y por
tu pueblo. Ayúdanos a dejarnos abrazar por el ardor de tu Buena Nueva y
haznos testigos alegres y valientes de tu Resurrección. Amén.

TERCERA ESTACIÓN
JESÚS SE APARECE A LAS MUJERES

Las mujeres servidoras de la Palabra de vida

Del Evangelio según San Mateo 28, 8-10

Reflexión
La antropología cristiana resalta la igual dignidad entre varón y mujer,
en razón de ser creados a imagen y semejanza de Dios. El misterio de
la Trinidad nos invita a vivir una comunidad de iguales en la diferencia.
En una época de marcado machismo, la práctica de Jesús fue decisiva
para significar la dignidad de la mujer y su valor indiscutible: habló con
ellas (cf. Jn 4, 27), tuvo singular misericordia con las pecadores (cf. Lc
7,36-50; Jn 8,11), las curó (cf. Mc 5, 25-34), las reivindicó en su dignidad
(cf. Jn 8, 1-11), las eligió como primeras testigos de su resurrección (cf.
Mt 28, 9-10), e incorporó mujeres a al grupo de personas que le eran
más cercanas (cf. Lc 8, 1-3). La figura de María, discípula por excelencia
entre discípulos, es fundamental en la recuperación de la identidad de la
mujer y de su valor en la Iglesia. El canto del Magníficat muestra a María
como mujer capaz de comprometerse con su realidad y de tener una voz
profética ante ella. (Aparecida 451).

Comentario
Mujeres de la Iglesia, mujeres de la Palabra, son las que sostienen
hoy hombro a hombro, palmo a palmo la ardua tarea evangelizadora de la
Iglesia. Las mujeres fueron las primeras testigos de la Resurrección y hoy
siguen siendo igualmente presencia del testimonio apostólico de la Pascua.
Pedimos al Espíritu Santo siga soplando sobre nuestra Iglesia.
27
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

Oración
Te damos gracias Señor por tantas mujeres de nuestra comunidad
eclesial, madres y maestras de la Palabra, que han engendrado y enseñado
a tantos nuevos hijos para la Iglesia. Gracias por estas profetizas que desde
el anuncio y el compromiso con tu Palabra pregonan vida y esperanza, y
gritan justicia y verdad. Amén.

CUARTA ESTACIÓN
LOS SOLDADOS CUSTODIAN EL SEPULCRO DE CRISTO

Jesús Resucitado, la tumba vacía y el mundo lleno de su Palabra


Del Evangelio según San Mateo 28, 11-15
Reflexión
Identificados con el Maestro, nuestra vida se mueve al impulso del
amor y en el servicio a los demás. Este amor implica una continua opción
y discernimiento para seguir el camino de las Bienaventuranzas (cf. Mt 5,3-
12; Lc 6,20-26). No temamos la cruz que supone la fidelidad al seguimiento
de Jesucristo, pues ella está iluminada por la luz de la Resurrección. De
esta manera, como discípulos, abrimos caminos de vida y esperanza
para nuestros pueblos sufrientes por el pecado y todo tipo de injusticias.
(Aparecida, Mensaje final).
Comentario
El evangelio no está encadenado (2Tm 2,9b), mucho menos sepultado.
Mientras el mundo custodia un mundo de muertos, donde Dios ya ha cantado
victoria, estamos convidados a llenar el mundo de la doctrina de la vida que
brota del Resucitado (Hch 5,28b).
Oración
Jesucristo tu eres el viviente, en quien encontramos vida en abundancia,
por tu Palabra llénanos de ti, para que sean sepultados nuestros miedos y
temores, resucitemos a la vida que no acaba, al evangelio de la vida que
eres Tú. Amén.

QUINTA ESTACIÓN
PEDRO Y JUAN CONTEMPLAN EL SEPULCRO VACÍO
La Iglesia, maestra de la Palabra
Del Evangelio según San Juan 20, 3-10
Reflexión
Al igual que las primeras comunidades de cristianos, hoy nos reunimos
asiduamente para “escuchar la enseñanza de los apóstoles, vivir unidos y
participar en la fracción del pan y en las oraciones” (Hch 2, 42). La comunión
de la Iglesia se nutre con el Pan de la Palabra de Dios y con el Pan del Cuerpo
de Cristo. La Eucaristía, participación de todos en el mismo Pan de Vida y
28
Plan de Pastoral - Mayo 2019

en el mismo Cáliz de Salvación, nos hace miembros del mismo Cuerpo (cf.
1 Co 10, 17). Ella es fuente y culmen de la vida cristiana, su expresión más
perfecta y el alimento de la vida en comunión. En la Eucaristía, se nutren las
nuevas relaciones evangélicas que surgen de ser hijos e hijas del Padre y
hermanos y hermanas en Cristo. La Iglesia que la celebra es “casa y escuela
de comunión”70, donde los discípulos comparten la misma fe, esperanza y
amor al servicio de la misión evangelizadora. (Aparecida 158)
Comentario
Pedro, el apóstol de las llaves del Reino, nos remite a la autoridad de
quienes en nombre de Dios nos conducen a comprender las Escrituras que
se vuelven Palabra viva de Dios en el contexto de nuestra madre la Iglesia.
Todos somos y estamos en la tensión entre Juan y Pedro, comprendemos
para luego anunciar y testimoniar.
Oración
Gracias Señor por todos nuestros padres y madres en la fe, los maestros
y maestras de la fe que nos hacen comprender el misterio de tu muerte
y resurrección. Danos la vocación para ser también nosotros maestros y
testigos de Palabra de vida. Amén.

SEXTA ESTACIÓN
JESÚS EN EL CENÁCULO MUESTRA SUS LLAGAS A LOS
APÓSTOLES

Tocar a los heridos y llagados, defender la vida


Del Evangelio según San Lucas 24, 36-43
Reflexión
Los anhelos de vida, de paz, de fraternidad y de felicidad no encuentran
respuesta en medio de los ídolos del lucro y la eficacia, la insensibilidad ante
el sufrimiento ajeno, los ataques a la vida intrauterina, la mortalidad infantil,
el deterioro de algunos hospitales, y todas las modalidades de violencia
sobre niños, jóvenes, hombres y mujeres. Esto subraya la importancia de
la lucha por la vida, la dignidad y la integridad de la persona humana. La
defensa fundamental de la dignidad y de estos valores comienza en la
familia. (Aparecida, 468).
Comentario
Necesitamos tocar la Palabra viva en los vivientes que nos muestran
los lastres o huellas de muerte que marcan sus cuerpos. Jesús la Palabra
encarnada, sigue tomando cuerpo en tantos cuerpos llagados y cicatrizados
por el mal, tocarlos es ver la vida del Resucitado.
Oración
Señor te damos gracias por quienes no se avergüenzan ni les repugnan la
carne herida y llagada de nuestros hermanos diezmados por la enfermedad,
la perdida de vigor y el tino mental. Gracias porque esa presencia tuya se
29
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

deja tocar y nos toca dándonos a todos esperanzas para seguir luchando y
celebrando la vida entre nosotros. Amén.

SÉPTIMA ESTACIÓN
JESÚS EN EL CAMINO DE EMAÚS
La Palabra ardiente de Jesús toca nuestros corazones
Del Evangelio según San Lucas 24, 13-32
Reflexión
Para formar al discípulo y sostener al misionero en su gran
tarea, la Iglesia les ofrece, además del Pan de la Palabra, el
Pan de la Eucaristía. A este respecto nos inspira e ilumina
la página del Evangelio sobre los discípulos de Emaús. Cuando éstos se
sientan a la mesa y reciben de Jesucristo el pan bendecido y partido, se les
abren los ojos, descubren el rostro del Resucitado, sienten en su corazón que
es verdad todo lo que Él ha dicho y hecho, y que ya ha iniciado la redención
del mundo. Cada domingo y cada Eucaristía es un encuentro personal con
Cristo. Al escuchar la palabra divina, el corazón arde porque es Él quien la
explica y proclama. Cuando en la Eucaristía se parte el pan, es a Él a quien
se recibe personalmente. La Eucaristía es el alimento indispensable para la
vida del discípulo y misionero de Cristo. (Benedicto XVI, Discurso Inaugural
Aparecida).
Comentario
Jesús es el encontradizo que nos da ánimo para seguir nuestro caminar.
Es su Palabra aliento de vida, fuego que hace arder nuestros corazones,
sabiduría que nos revela su sentido más profundo y experiencia que se hace
imperativo contar o comunicar a otros.
Oración
Quédate con nosotros, Señor, cuando en torno a nuestra fe católica
surgen las nieblas de la duda, del cansancio o de la dificultad: tú, que eres
la Verdad misma como revelador del Padre, ilumina nuestras mentes con
tu Palabra; ayúdanos a sentir la belleza de creer en ti. Amén. (Oración V
Conferencia de Aparecida.

OCTAVA ESTACIÓN
JESÚS DA A LOS APÓSTOLES EL PODER DE PERDONAR LOS PECADOS

Palabra de vida que da el Espíritu Santo

Del Evangelio según San Juan 20, 19-23

Reflexión
Jesús nos transmitió las palabras de su Padre y es el Espíritu quien
recuerda a la Iglesia las palabras de Cristo (cf. Jn 14, 26). Ya, desde el
30
Plan de Pastoral - Mayo 2019

principio, los discípulos habían sido formados por Jesús en el Espíritu Santo
(cf. Hch 1, 2); es, en la Iglesia, el Maestro interior que conduce al conocimiento
de la verdad total, formando discípulos y misioneros. Esta es la razón por
la cual los seguidores de Jesús deben dejarse guiar constantemente por
el Espíritu (cf. Ga 5, 25), y hacer propia la pasión por el Padre y el Reino:
anunciar la Buena Nueva a los pobres, curar a los enfermos, consolar a los
tristes, liberar a los cautivos y anunciar a todos el año de gracia del Señor
(cf. Lc 4, 18-19). (Aparecida, 152).

Comentario
El saludo pascual de Jesús Resucitado es la paz que acompaña del don
del Espíritu Santo. El don del Espíritu Santo, fuerza y sabiduría de Dios para
comprender y anunciar su Palabra toma el protagonismo de asistir y guiar
a la Iglesia en la continuación del Reino inaugurado por Jesús, haciéndola
casa y escuela de la Palabra.

Oración
Oh Espíritu Santo paráclito asístenos, tú que eres fuerza en la debilidad,
fuego que derrite nuestras frialdades, luz que disipas las tinieblas, ven a
nosotros, llénanos de ti y de tu amor, para que acojamos y difundamos la
Palabra de vida que Jesús prometió nos recordarías Tú. Amén.

NOVENA ESTACIÓN
JESÚS FORTALECE LA FE DE TOMÁS

Palabra que abre los ojos y los labios

Del Evangelio según San Juan 20, 26-29

Reflexión
El itinerario formativo del seguidor de Jesús hunde sus raíces en la
naturaleza dinámica de la persona y en la invitación personal de Jesucristo,
que llama a los suyos por su nombre, y éstos lo siguen porque conocen su
voz. El Señor despertaba las aspiraciones profundas de sus discípulos y los
atraía a sí, llenos de asombro. El seguimiento es fruto de una fascinación
que responde al deseo de realización humana, al deseo de vida plena.
El discípulo es alguien apasionado por Cristo, a quien reconoce como el
maestro que lo conduce y acompaña. (Aparecida 277).

Comentario
La Palabra anunciada y escuchada, abre los ojos, el entendimiento y
los labios. Justamente ese es el poder que tiene la evangelización, con la
luz del Evangelio abrir los ojos de las personas para que puedan distinguir
dónde está la vida en medio de tanta realidades de mal y muerte. La Palabra
es inteligencia de Dios que viene en auxilio de nuestras comprensiones
limitadas, sesgadas y manipuladas, para hacer que veamos y comprendamos
de verdad para así orientar nuestras vidas.
31
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

Oración
Que tu Palabra Señor despierte nuestros corazones y abra nuestros ojos
a su luz orientadora y dadora de vida. Queremos verte y ser contados entre
los dichosos que se fían de tu Palabra y ya no necesitan ver para creer,
sino escuchar, comprender y comunicar para verte dando vida en medio de
nosotros. Amén.

DÉCIMA ESTACIÓN
JESÚS RESUCITADO EN EL LAGO DE GALILEA
Palabra que alimenta y reúne
Del Evangelio según San Juan 21, 1-6
Reflexión
La vida en Cristo incluye la alegría de comer juntos, el entusiasmo por
progresar, el gusto de trabajar y de aprender, el gozo de servir a quien nos
necesite, el contacto con la naturaleza, el entusiasmo de los proyectos
comunitarios, el placer de una sexualidad vivida según el Evangelio, y todas
las cosas que el Padre nos regala como signos de su amor sincero. Podemos
encontrar al Señor en medio de las alegrías de nuestra limitada existencia y,
así, brota una gratitud sincera. (Aparecida 356)
Comentario
La Palabra es siempre una invitación a las profundidades, a superar lo
fácil y superficial a lo que acostumbramos nuestras acciones y actitudes para
mantenernos en lo cómodo. Las palabras de Jesús son palabras de vida,
pero al mismo tiempo son una palabra que nos descoloca, desconcierta y
desafía a atrevernos a ir por más, a ahondar en las profundidades de sus
vidas y su misterio de salvación, solo guiados por el mandato de su Palabra
poderosa y eficaz.
Oración
Haz Señor que te descubramos presente en medio de nuestras
precariedades y siempre escuchemos tu voz que nos invita a profundizar y
avanzar. Que por tu Palabra echemos las redes y seamos pescadores de
hombres y mujeres para tu Reino. Amén.

UNDÉCIMA ESTACIÓN
JESÚS CONFIRMA A PEDRO EN EL AMOR

Palabras de vida y amor

Del Evangelio según San Juan 21, 15-19

Reflexión
La admiración por la persona de Jesús, su llamada y su mirada de amor
buscan suscitar una respuesta consciente y libre desde lo más íntimo del
32
Plan de Pastoral - Mayo 2019

corazón del discípulo, una adhesión de toda su persona al saber que Cristo
lo llama por su nombre (cf. Jn 10, 3). Es un “sí” que compromete radicalmente
la libertad del discípulo a entregarse a Jesucristo, Camino, Verdad y Vida
(cf. Jn 14, 6). Es una respuesta de amor a quien lo amó primero “hasta el
extremo” (cf. Jn 13, 1). En este amor de Jesús madura la respuesta del
discípulo: “Te seguiré adondequiera que vayas” (Lc 9, 57). (Aparecida 136)

Comentario
Las palabras de Jesús llenas de amor son una invitación a responder
con igual amor. La pregunta pareciera la misma, pero ya no es la misma,
porque no se es el mismo siempre, y por eso Jesús nos sigue preguntando
si le amamos, porque el amor necesita expandirse, hacerse más profundo y
manifiesto. Esa tarea es la de la Palabra hacernos profundizar en el amor y
conocimiento de Jesús para así amarlo y seguirlo.

Oración
Palabra de amor que al amor invitas y al amor nos haces nacer con tu
Palabra de vida, confírmanos en el amor y danos tu Espíritu para seguirte y
anunciar el Evangelio, y así haya un solo rebaño y un solo pastor congregado
por la fuerza entusiasta de tu Palabra que llena de amor y de vida. Amén.

DUODÉCIMA ESTACIÓN
LA DESPEDIDA: JESÚS ENCARGA SU MISIÓN A LOS APÓSTOLES

La Palabra impulso del envío misionero

Del Evangelio según San Mateo 28, 16-20

Reflexión
… recordando el mandato de ir y de hacer discípulos (cf. Mt 28, 20), desea
despertar la Iglesia en América Latina y El Caribe para un gran impulso
misionero. No podemos desaprovechar esta hora de gracia. ¡Necesitamos
un nuevo Pentecostés! ¡Necesitamos salir al encuentro de las personas, las
familias, las comunidades y los pueblos para comunicarles y compartir el
don del encuentro con Cristo, que ha llenado nuestras vidas de “sentido”,
de verdad y amor, de alegría y de esperanza! No podemos quedarnos
tranquilos en espera pasiva en nuestros templos, sino urge acudir en todas
las direcciones para proclamar que el mal y la muerte no tienen la última
palabra, que el amor es más fuerte, que hemos sido liberados y salvados
por la victoria pascual del Señor de la historia, que Él nos convoca en
Iglesia, y que quiere multiplicar el número de sus discípulos y misioneros
en la construcción de su Reino en nuestro Continente. Somos testigos y
misioneros: en las grandes ciudades y campos, en las montañas y selvas de
nuestra América, en todos los ambientes de la convivencia social, en los más
diversos “areópagos” de la vida pública de las naciones, en las situaciones
extremas de la existencia, asumiendo ad gentes nuestra solicitud por la
misión universal de la Iglesia. (Aparecida 538).
33
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

Comentario
Nuestra fe cristiana se sostiene en el compromiso bautismal de hacer
conocer a otros lo que la Palabra nos ha hecho conocer y experimentar. El
acontecimiento del encuentro con Cristo, camino verdad y vida (Jn 14,6)
no se agota en un suceso personal, sino que implica comunicar a otros
esa experiencia. Nuestra religión no solo es de culto y de principios, sino
también de relación con el mundo y las gentes, de acción y compromiso para
impregnarlos de la vida del Resucitado.

Oración
Fortalece nuestra fe de discípulos siempre atentos a tu voz de Buen
Pastor. Envíanos como tus alegres misioneros, para que nuestros pueblos,
en ti adoren al Padre, por el Espíritu Santo. Amén.

DÉCIMOTERCERA ESTACIÓN
JESÚS ASCIENDE AL CIELO

La Palabra eterna es el Verbo encarnado

De los Hechos de los Apóstoles 1, 9-11

Reflexión
Cuando crece la conciencia de pertenencia a Cristo, en razón de la
gratitud y alegría que produce, crece también el ímpetu de comunicar
a todos el don de ese encuentro. La misión no se limita a un programa
o proyecto, sino que es compartir la experiencia del acontecimiento del
encuentro con Cristo, testimoniarlo y anunciarlo de persona a persona, de
comunidad a comunidad, y de la Iglesia a todos los confines del mundo.
(Aparecida 145).

Comentario
El bajado del cielo vuelve a subir, habiendo cumplido la promesa: «Como
bajan la lluvia y la nieve del cielo, y no vuelven allá sino después de empapar
la tierra, de fecundarla y hacerla germinar, para que dé semilla al sembrador
y pan al que come, así será mi palabra, que sale de mi boca: no volverá a
mí vacía, sino que hará mi voluntad y cumplirá mi encargo.» (Is 55,10-11).
La ascensión es el triunfo de Jesucristo que cumplió su misión, y es anuncio
de nuestro triunfo, cuando nosotros como testigos de su Palabra la sigamos
haciendo germinar y dar fruto. La tierra es entonces camino al cielo si la
sembramos con la semilla del Reino: el Evangelio.

Oración
Jesús has bajado para empapar la tierra con la simiente de tu amor y
tu vida, sigue irrigando el campo de nuestro pueblo con el agua nueva de
tu Palabra que salta hasta la vida eterna. Que tu Ascensión triunfo divino y
humano nos recuerde a todos que nos espera encarnarnos en la realidad
del cielo, en donde seremos para siempre semejantes a tu Padre celestial.
34
Plan de Pastoral - Mayo 2019

Ayúdanos a vivir de esa Palabra que nos promete subir un día hasta adonde
estás Tú. Amén.

Canto: Varones de Galilea

DÉCIMOCUARTA ESTACIÓN
LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO EN PENTECOSTÉS

Ungidos por el Espíritu para anunciar

De los Hechos de los Apóstoles 2, 1-4

Reflexión
Necesitamos desarrollar la dimensión misionera de la vida en
Cristo. La Iglesia necesita una fuerte conmoción que le impida
instalarse en la comodidad, el estancamiento y en la tibieza,
al margen del sufrimiento de los pobres del Continente. Necesitamos que
cada comunidad cristiana se convierta en un poderoso centro de irradiación
de la vida en Cristo. Esperamos un nuevo Pentecostés que nos libre de la
fatiga, la desilusión, la acomodación al ambiente; una venida del Espíritu que
renueve nuestra alegría y nuestra esperanza. Por eso, se volverá imperioso
asegurar cálidos espacios de oración comunitaria que alimenten el fuego de
un ardor incontenible y hagan posible un atractivo testimonio de unidad “para
que el mundo crea” (Jn 17, 21). (Aparecida 362).

Comentario
Cada escucha de la Palabra es una nueva ocasión para dejarnos
envolver por el Espíritu que nos impulsa a comprender la verdad revelada
en por Cristo en su Palabra. Siempre que leemos, escuchamos, meditamos
o transmitimos la Palabra se está gestando un nuevo Pentecostés: nuevas
comprensiones, por tanto, nuevo mensaje para ensanchar la fe y animar a
otros a abrazarla. Pentecostés es el acontecimiento fundante de la Iglesia,
cada vez que se anuncia la Palabra se mueve a la fe y a la adhesión a Cristo,
y por tanto renace la Iglesia.

ORACIÓN
• Hagamos ahora un momento fuerte de oración al Espíritu Santo, pidiendo
sobre nosotros su presencia para seguir sosteniendo la obra del Reino
por medio del anuncio del Evangelio.
• Demos gracias por nuestra experiencia de fe nacida de la escucha de la
palabra y por la predicación.
• Alabemos al Espíritu Santo por su presencia en las distintas facetas y
modalidades en las que nos ha hecho profundizar en la Palabra.

Padre nuestro, Ave María, Gloria al Padre

Cantos
35
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

Acción significativa del Sector


“Celebremos a las Madres por el don de la Vida”
Preparación: Invitar a todas las madres del sector.
Motivar a los niños de catequesis y a los adolescentes y
jóvenes del sector a realizar un recital para las madres,
hacer un esquema de las participaciones con cantos,
poemas, dramas o bailes, se entone el himno a las
madres. Hacer gafetes alusivos. Prever dar una flor o un
detalle sencillo como recuerdo de la actividad a cada madres, así como un
brindis y un reconocimiento a la que se considere una madre para todo el sector
por su dedicación y servicio a la comunidad, y ejemplo de madre abnegada.
Ambientación: Se prepara el salón con dibujos hechos por los niños con
sus dedicatorias, fotografías de las madres del sector, se colocan flores y la
imagen de María y el lema del encuentro.
Oración: Se invoca al Espíritu Santo para que esté en medio de la fiesta
dando la gracia necesaria para recibir el mensaje de Dios y celebrar la
trasmisión de la vida por medio de nuestras madres. Luego se dice esta
oración a María:
Oh Señora y Madre mía, con filial cariño vengo a ofrecerte en este día
cuanto soy y cuanto tengo: mis ojos para mirarte, mi voz para bendecirte, mi
corazón para amarte y mi vida para servirte. Acepta Madre este don, que te
ofrece mi cariño, guárdame como un niño dentro de tu corazón. Que nunca
sea traidor al amor que hoy se me entrega y que rechace sin pena los halagos
de otro amor y aunque el dolor me taladre, y haga de mi un crucifijo que yo
sepa ser tu hijo y que sienta que eres mi Madre. En la dicha y en la aflicción,
en mi vida y en mi agonía, mírame con compasión, no me dejes Madre mía.
Lectura de la Palabra: Jn 19, 25-27. Se realiza la lectura y compartimos
una reflexión comunitaria sobre la entrega de María como Madre de todos.
Recital: En este momento se tienen las participaciones con cantos,
poemas, dramas y bailes en honor a las madres. Entre presentaciones se
pedir a algunas de las madres que diga algo acerca de lo que significa para
ella ser madre.
Entrega de regalos y flores: cada niño dice el nombre de su madre y le
entrega el dibujo realizado, los jóvenes y adolescentes presentes llevan a
todas una flor o algún detalle como recuerdo del encuentro.
La Madre del Sector: Se hace el reconocimiento a una madre del sector.
Destacando todas sus cualidades como madre y ejemplo de vida en la
comunidad (Puede entregarse un pergamino o un arreglo floral), permitir
que ella diga unas palabras.
Conclusión: Inicia con el himno a las madres.
Oración: Se pide que los niños participantes realicen la oración| Ave María.
Brindis.
36
Plan de Pastoral - Mayo 2019

Lecturas y meditaciones diarias Mayo 2019


Celebraciones Dominicales
Las citas de las Lecturas Diarias utilizadas son tomadas de: Calendario
Litúrgico 2019 de la Conferencia del Episcopado Dominicano

1 Feria o Memoria Libre: San José Obrero


Miércoles Blanco

Las lecturas están tomadas para la celebración de la


Memoria de San José Obrero

Lectura del Libro del Génesis 1,26-2,3


Dijo Dios: “Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza; que
domine los peces del mar, las aves del cielo, los animales domésticos, los
reptiles de la tierra”.
Y creó Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; hombre y
mujer los creó.
Y los bendijo y les dijo: “Crezcan, multiplíquense, llenen la tierra y
sométanla, dominen los peces del mar, las aves del cielo, los vivientes que
se mueven sobre la tierra.”
Y dijo Dios: “Miren, Yo les entrego todas las hierbas que engendran
semillas sobre la faz de la tierra, y todos los árboles frutales que engendran
semilla les servirán de alimento; y a todas las fieras de la tierra, a todas las
aves del cielo y a todos los reptiles de la tierra, a todo ser que respira, la
hierba verde le servirá de alimento “. Y así fue.
Y vio Dios todo lo que había hecho y era muy bueno. Paso una tarde,
paso una mañana: el día sexto. Y quedaron concluidos el cielo, la tierra y
sus ejércitos. Y concluyó Dios para el día séptimo todo el trabajo que había
hecho; y descansó el séptimo día de todo el trabajo que había hecho. Y
bendijo Dios el día séptimo y lo consagró, porque en él descansó de todo el
trabajo que Dios había hecho cuando creó. Palabra de Dios.

Salmo Responsorial: 89,2.3.4.12-13.14 y 16


R/. Haz prósperas, Señor, las obras de nuestras manos”.
Antes que naciesen los montes o fuera engendrado el orbe de la tierra,
desde siempre y por siempre, tú eres Dios. R/.
Tú reduces el hombre a polvo, diciendo: «Retornen hijos de Adán.» Mil
años en tu presencia son un ayer que pasó, una vela nocturna. R/.
Enséñanos a calcular nuestros años, para que adquiramos un corazón
sensato. ¡Vuélvete, Señor! ¿Hasta cuándo...? Ten compasión de tus
siervos. R/.
Por la mañana sácianos de tu misericordia, y toda nuestra vida será
alegría y júbilo. Que tus siervos vean tu acción, y sus hijos tu gloria. R/.
Lectura del Santo Evangelio según san Mateo 13, 54, 58
En aquel tiempo, fue Jesús a su ciudad y se puso a enseñar en la
sinagoga. La gente decía admirada: “¿De dónde saca este esa sabiduría
37
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

y esos milagros? ¿No es el hijo del carpintero? ¿No es su madre, María y


sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas? ¿Y no viven aquí todas sus
hermanas? Entonces, ¿De dónde saca todo eso? “Y aquello le resultaba
escandaloso. Jesús le dijo: “Sólo en su tierra y en su casa desprecian a un
profeta“. Y no hizo allí muchos milagros, porque les faltaba fe. Palabra del
Señor.

Meditación

La Iglesia celebra hoy el día de san José obrero, patrono de los


trabajadores. Los textos de la Palabra de Dios que acabamos de leer hacen
una referencia muy sutil a san José, pero nos ayudan mucho a conocer a
este hombre extraordinario.
En la primera lectura escuchamos parte del relato de la creación y
específicamente donde Dios crea al hombre. Este es el primer relato
que trata la creación del hombre y la mujer, fíjense en los versículos
que dice: “Y creo Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo
creó; hombre y mujer los creó”, no declara ninguna diferencia entre el
hombre y la mujer. Dios los creó con igual dignidad ante sus ojos y
ambos, hombre y mujer reflejan de una forma muy certera lo que es la
semejanza a su creador.
Ser creados a imagen y semejanza de Dios es algo que se dice
rápidamente y sin pensarlo mucho, pero detengámonos un momento y
pensemos. Dios infinito, creador de todo lo que existe, visible e invisible,
poderoso, eterno, majestuoso, bondadoso... Se detuvo y nos creó a
su imagen y semejanza; no fue egoísta puesto que el mundo lo puso a
nuestros pies, no escatimó nada y más aún nos dio libre albedrio, la mayor
muestra de amor y confianza. Inmenso privilegio que recibimos y luego
malgastamos.
Pero Dios, en su infinita misericordia, envió a su hijo para rescatarnos,
para salvarnos, para mostrarnos el camino que debíamos seguir y no
fuimos capaces de reconocerlo y aceptarlo.
Como sucedió en el relato del evangelio, donde en su tierra Jesús fue
rechazado. Nadie es profeta en su tierra, dijo. Los que lo escucharon se
quedaron mirando de donde provenía y no en el mensaje que tenía para
ellos. Lo rechazaron porque lo conocían, porque sabían de qué familia
sencilla provenía. Hermanos, se necesita humildad de corazón para poder
ser formados o interpelados en el amor, que busca nuestro bien mediante
la corrección fraterna, la guía, el consejo o la dirección. He sido testigo de
cómo el Señor se vale de las personas más sencillas para darte un consejo
a tiempo o una palabra de advertencia.
Pidámosle al mismo Dios que nos creó a su imagen y semejanza, que
nos dé un corazón abierto para recibir las palabras que quiere ofrecernos
a través de una prédica en la iglesia, de una lectura bíblica, de un buen
consejo. No seamos como las personas de Nazaret que rechazaron el
mensaje de Jesús por falta de humildad. Que Dios nos regale un corazón
sediento de conocer su voluntad.

38
Plan de Pastoral - Mayo 2019

2 Memoria Obligatoria San Atanasio, Obispo y Doctor de la Iglesia


Jueves Blanco

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 5, 27-33


En aquellos días, los guardias condujeron a los apóstoles ante el Consejo,
y el sumo sacerdote les preguntó: “¿No les prohibimos terminantemente
enseñar en nombre de ése? Y sin embargo, han llenado Jerusalén con sus
enseñanzas y además quieren hacernos responsables de la muerte de ese
hombre”.
Pedro y los apóstoles replicaron: “Hay que obedecer a Dios antes que
a los hombres. El Dios de nuestros antepasados ha resucitado a Jesús, a
quien ustedes mataron colgándolo de un madero. Dios lo ha exaltado como
Príncipe y Salvador, para dar a Israel la ocasión de arrepentirse y de obtener
el perdón de los pecados. Nosotros y el Espíritu Santo, que Dios ha dado a
los que le obedecen, somos testigos de todo esto”. Ellos, enfurecidos por
estas palabras, querían matarlos. Palabra de Dios.

Salmo Responsorial: 33 2.9.17-18.19-20


R/. “Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha”
Bendigo al Señor en todo momento, su alabanza está siempre en mi boca.
Gusten y vean qué bueno es el Señor, dichoso el que se acoge a él. R/.
El Señor se enfrenta con los malhechores, para borrar de la tierra su
memoria. Cuando uno grita, el Señor lo escucha y lo libra de sus angustias. R/.
El Señor está cerca de los atribulados, salva a los abatidos. Aunque el
justo sufra muchos males, de todos lo libra el Señor. R/.

Lectura del santo Evangelio según San Juan, 3, 31-36


EL que viene de lo alto está por encima de todos. El que es de la tierra
es de la tierra y habla de la tierra. El que viene del cielo está por encima
de todos. De lo que ha visto y ha oído da testimonio, y nadie acepta su
testimonio. El que acepta su testimonio certifica que Dios es veraz.
El que Dios envió habla las palabras de Dios, porque no da el Espíritu con
medida. El Padre ama al Hijo y todo lo ha puesto en su mano. El que cree en
el Hijo posee la vida eterna; el que no crea al Hijo no verá la vida, sino que la
ira de Dios pesa sobre él. Palabra del Señor.

Meditación

Hay mucho que aprender de la primera lectura. Para entender aún


más este pasaje, debemos saber que Pedro y los apóstoles habían
sido encarcelados y se les había prohibido seguir predicando la
resurrección de Jesús (que iba acompañada de muchos milagros).
Los líderes judíos confrontaban problemas: por un lado, por todas
las manifestaciones del Espíritu Santo, mucha gente se convertía al
cristianismo (ellos perdían poder). Por otro, si Jesús era realmente el
hijo de Dios, quedaría claro que fueron estos líderes religiosos que
planearon su muerte.
39
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

Fijémonos en la transformación que ha ocurrido en Pedro. Ya no es el


hombre que vaciló negando a Cristo tres veces cuando este fue apresado.
Ahora es un hombre lleno de valentía que les dice claramente a las
autoridades judías que Dios está por encima de ellos y que obedecerá
primero a Dios antes que a ellos. Les recuerda que fueron ellos mismos
quienes mataron a Jesús, a quien el Padre resucitó y es el Salvador de
todos.
Pedro termina con una frase muy poderosa: nosotros y el Espíritu Santo,
que Dios ha dado a los que le obedecen, somos testigos de todo esto. El
mundo de hoy necesita que tú y yo seamos como ese Pedro valiente que
anuncia a un Jesús resucitado que es la vida para quien le encuentra.
También necesita que esa prédica acompañada del testimonio de que
obedecemos en todo primero a Dios. .
La sociedad de hoy está muy enfocada en esta vida terrenal. Grita que
lo importante es tener dinero, fama y poder (sin importar los medios para
obtenerlos). Propone el placer, sin importar la moral. Necesitamos, como
Pedro, pararnos con humildad, pero con firmeza y valentía, y anunciar que
la verdadera vida está en Jesucristo. Como dice claramente el Evangelio
de hoy: “El que cree en el Hijo tiene la vida eterna, pero el que no lo acepta
no tiene esa vida”.
El lema de este año es: “Dichosos los que escuchan la Palabra de Dios
y la cumplen (Pc 11,28)” y el lema de este mes es “El que oye mi Palabra…
ha pasado de la muerte a la vida” (Jn 5,24). Relacionando estos lemas: El
que escucha y obedece la Palabra de Dios pasa de la muerte a la vida.
Esto es lo que Pedro nos ha demostrado hoy. Anímate a ser como Pedro
y anuncia a Jesús resucitado, para que otros puedan escuchar su Palabra
y pasar de la muerte a la vida.

3 Fiesta: San Felipe y Santiago, Apóstoles


Viernes Rojo

En los lugares donde la Santa Cruz es la Patrona se celebra este día la


Fiesta: Exaltación Santísima Cruz

Lectura de la primera carta a los Corintios 15, 1-8


Les recuerdo, hermanos, el Evangelio que les proclamé y que ustedes
aceptaron y en el que están fundados, y que los está salvando, si es que
conservan el Evangelio que les proclamé; de lo contrario, se ha malogrado
su adhesión a la fe.
Porque lo primero que yo les transmití, tal como lo había recibido,
fue esto: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras;
que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que
se le apareció a Cefas y más tarde a los Doce; después se apareció
a más de quinientos hermanos juntos, la mayoría de los cuales viven
todavía, otros han muerto; después se le apareció a Santiago, después
a todos los apóstoles; por último, se me apareció también a mí. Palabra
de Dios.
40
Plan de Pastoral - Mayo 2019

Salmo Responsorial: 18, 2-3. 4-5.


R/. A toda la tierra alcanza su pregón.
El cielo proclama la gloria de Dios, el firmamento pregona la obra de sus
manos: el día al día le pasa el mensaje, la noche a la noche se lo susurra. R/.
Sin que hablen, sin que pronuncien, sin que resuene su voz, a toda la
tierra alcanza su pregón, y hasta los límites del orbe su lenguaje. R/.

Lectura del santo Evangelio según san Juan 14, 6-14


En aquel tiempo, dijo Jesús a Tomás yo soy el camino, y la verdad, y la
vida. Nadie va al Padre, sino por mí. Si me conocen a mí, conocerán también
a mi Padre. Ahora ya lo conocen y lo han visto.»

Felipe le dice: «Señor, muéstranos al Padre y nos basta.» Jesús le replica:


«Hace tanto que estoy con ustedes, ¿y no me conoces, Felipe? Quien me
ha visto a mí ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: “Muéstranos al Padre”? ¿No
crees que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí? Lo que yo les digo no lo
hablo por cuenta propia. El Padre, que permanece en mí, hace sus obras,
Créanme: yo estoy en el Padre, y el Padre en mí. Si no, crean a las obras.
Les lo aseguro: el que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y
aún mayores. Porque yo me voy al Padre; y lo que pidan en mi nombre, yo
lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si me piden algo en mi
nombre, yo lo haré.» Palabra del Señor.

Meditación

En este día celebramos la fiesta de los apóstoles Felipe y Santiago.


Felipe aparece en los evangelios como un hombre sencillo, directo y que no
se queda callado, lo que piensa lo dice y, cuando necesita saber, pregunta
sin miedo a quedar mal ante los demás ni ante Jesús. Esta sinceridad le
lleva a recibir algún regaño de Jesús, como el del Evangelio de hoy, pero
también gracias a su sinceridad tenemos unas enseñanzas del Maestro
que nos servirán para toda la vida.
Santiago, es el hijo de Alfeo, y le llamamos Santiago el Menor; se cree
que era el primo de Jesús, y que después de la Ascensión aparece como
responsable, obispo diríamos hoy, de Jerusalén, por eso acuden a él
Pedro y Pablo.
En el Evangelio de hoy Jesús hace una declaración de las más
impactantes: “Yo soy el camino, la verdad y la vida”. Y es que Jesús es
enviado por su Padre y se hace hombre para ayudarnos a volver al Padre.
De esa forma se nos hace más fácil entender que él es el camino. Tenemos
que venir a Jesús para ir al Padre.
Ante un mundo que nos dice que “todo es relativo”, que todo depende
del punto de vista en que se miran las cosas, que nada es absoluto, Jesús
nos dice “Yo soy el camino”. No dijo soy un camino más, soy un maestro
más. Hoy mucha gente quiere comparar a Jesús con Buda, Mahoma y
otros líderes religiosos que se llaman “iluminados”. Los otros líderes dicen
que sigan su sabiduría o sus enseñanzas; Jesús, en cambio, nos pide que
le sigamos a él.
41
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

El que encuentra a Jesús ha encontrado la vida, abundante, eterna. Quien


le sigue y le obedece sabe que no estará sólo jamás (ni en esta vida ni en la
eterna). Siente el gozo aún en medio de pruebas y tribulaciones, vive en paz.
Pero tenemos enemigos que nos quieren arrebatar este tesoro. El
mundo, Satanás y la carne desean desviarnos del camino. Nos presentan
tentaciones y seducciones para hacernos presa del pecado y la muerte. Por
eso, San Pablo nos exhorta, desde la carta a los Corintios, a mantenernos
firmes en el evangelio que recibimos y en el que “estamos fundados”.
Mantenernos en oración, confesando nuestros pecados, comulgando,
leyendo la Palabra de Dios, participando en la Misa es la forma de
mantenernos firmes en el camino, que es la verdad, que es la vida.

4 Feria o Memoria Libre: San Anselmo, Obispo y Doctor de la Iglesia


Sábado Blanco

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 6,1-7


En aquellos días, al crecer el número de los discípulos, los de lengua
griega se quejaron contra los de lengua hebrea, diciendo que en el suministro
diario no atendían a sus viudas. Los Apóstoles convocaron al grupo de los
discípulos y les dijeron: “No nos parece bien descuidar la palabra de Dios
para ocuparnos de la administración. Por tanto, hermanos, escojan a siete
de ustedes, hombres de buena fama, llenos de espíritu y de sabiduría, y los
encargaremos de esta tarea; nosotros nos dedicaremos a la oración y al
ministerio de la palabra.”
La propuesta les pareció bien a todos y eligieron a Esteban, hombre lleno
de fe y de Espíritu Santo, a Felipe, Prócoro, Nicanor, Timón, Parmenas y
Nicolás, prosélito de Antioquía. Se los presentaron a los apóstoles y ellos
les impusieron las manos orando. La palabra de Dios iba cundiendo, en
Jerusalén crecía mucho el número de discípulos; incluso muchos sacerdotes
aceptaban la fe. Palabra de Dios.
Salmo Responsorial: 32,1-2.4-5.18-19
R/. Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo
esperamos de ti
Aclamen, justos, al Señor, que merece la alabanza de los buenos. Den
gracias al Señor con la cítara, toquen en su honor el arpa de diez cuerdas. R/.
La palabra del Señor es sincera, y todas sus acciones son leales; él ama
la justicia y el derecho, y su misericordia llena la tierra. R/.
Los ojos del Señor están puestos en sus fieles, en los que esperan en su
misericordia, para librar sus vidas de la muerte y reanimarlos en tiempo de
hambre. R/.
Lectura del santo Evangelio según san Juan 6,16-21
Al oscurecer, los discípulos de Jesús bajaron al lago, embarcaron y
empezaron a atravesar hacia Cafarnaúm. Era ya noche cerrada, y todavía
Jesús no los había alcanzado; soplaba un viento fuerte y el lago se iba
encrespando. Habían remado unos cinco o seis kilómetros, cuando vieron a
Jesús que se acercaba a la barca, caminando sobre el lago y se asustaron.
42
Plan de Pastoral - Mayo 2019

Pero él les dijo: “Soy yo, no teman.” Querían recogerlo a bordo, pero la
barca tocó tierra en seguida, en el sitio a donde iban. Palabra del Señor.

Meditación
El evangelio de hoy nos habla del episodio de la barca en el mar
agitado.Ya era tarde. Los discípulos bajaron al mar, subieron a la barca
yse dirigieron a Cafarnaún, al otro lado del mar. Juan dice que ya había
oscurecido y que Jesús todavía no había venido a ellos. Además de esto,
soplaba un fuerte viento y la mar había empezado a encresparse. Por un
lado evoca el éxodo: atravesar el mar en medio de las dificultades. Por otro
evoca la situación de las comunidades en el imperio romano: al igual que
los discípulos, vivían en medio de la noche, con el viento contrario y el mar
agitado y ¡Jesús parecía ausente!
Jesús llega andando sobre las aguas. Los discípulos tuvieron miedo.
Como en el relato de los discípulos de Emaús, ellos no le reconocen.
Jesús se acerca y dice: “¡Soy yo! ¡No teman!”
En este camino de oscuridad y luz, trabajando en el mundo, me siento
solo, siento que soy yo que estoy caminando sin compañía. Tengo mis
ojos puestos en mis problemas. Y si me siento en el límite de mis fuerzas,
me doy cuenta de que hay un solo lugar donde puedo dirigir mi mirada, y
es hacia ti, Señor.
Y cuando llorando, levantó mis brazos y te digo: ¿Hasta cuándo, Señor,
seguirás olvidándome, hasta cuándo apartaras de mí tu rostro, ¿hasta
cuándo Señor estaré sin fuerzas para continuar? Sal 13,2. Entonces tú
vienes a mí, caminando sobre las aguas que me ahogan y oigo que me
dices: «No temas, soy Yo; ¿por qué te sientes así? Estás equivocado, soy
Yo el que va delante de ti, el que permite tu soledad, tu contrariedad, tus
sufrimientos, tu debilidad, porque cuando tú eres débil, entonces Yo soy
fuerte. 2 Cor 12,10. Lo permito para hacerte una persona verdadera en
cuerpo y Espíritu.
Señor, esto para mí es un misterio grande; cómo yo siendo tan pecador,
tú siempre vienes a mí, me perdonas, me abrazas y me dices: no temas.
Dios está cerca de los que tienen roto el corazón. Él salva a los espíritus
hundidos.

5 III Domingo de Pascua


III Semana Liturgia de las Horas Blanco
2º Aniversario del fallecimiento de Mons. Amancio Escapa Aparicio,
O:C:D:, Obispo auxiliar emérito de Santo Domingo

Respondamos con amor al Señor Resucitado que nos ha hecho


pasar de la muerte a la vida

Algunas Orientaciones: Colocar el lema del día en un lugar visible/


Destacar el Cirio adornado con flores / Se puede iniciar con la aspersión del
agua. Los jóvenes pueden dramatizar el evangelio. Se pueden colocar en
43
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

lugares diferentes las preguntas de Jesús: ¿Me amas? ¿Me quieres? ¿Me
amas? Al final de la homilía se pueden hacer estas preguntas a la comunidad y
luego rezar el Credo. O pueden pasar al final los que quieran pueden acercarse
al Cirio y hacer la declaración de amor a Jesús Resucitado. También, se puede
preparar pan con pescado y distribuir después de la Eucaristía. Proponemos
un sencillo esquema para realizar un acto floral a la Virgen María al final de
cada misa dominical del mes de mayo. Ver Pag.14 y 15.

Monición Ambiental:
Hermanos y hermanas: En este tiempo de Pascua, queremos seguir
haciendo realidad el lema que tiene nuestra Iglesia para este año de
“Dichosos los que escuchan la palabra de Dios y la cumplen” (Lc 11,28) que
se concretiza en el lema de este mes: “El que oye mi Palabra… ha pasado
de la muerte a la vida” (Juan 5,24).
En este III Domingo de Pascua, se nos recuerda que quien oye su
Palabra y vive ya en el Resucitado lo confiesa como el Señor de sus
vidas, de nuestra historia y de nuestro mundo y como el Único que es
digno de recibir con el Padre todo poder, sabiduría y gloria. Él es el Señor
cercano que aparece y nos habla en los momentos de nuestras vidas
cuando no somos capaces de pescar nada, por nuestra cuenta, como los
Apóstoles de ayer.
El Señor, es quien a través de su Palabra y de su Eucaristía, prepara para
nosotros el alimento que necesitamos para el camino a cumplir la misión
que tiene para cada uno de nosotros. Es el Señor quien desea escuchar de
nuestros labios nuestra declaración de amor, para así enviarnos a realizar
su misión como lo hizo con Pedro, aunque encontremos obstáculos y
persecuciones que nos lleven a declarar ante nuestros atacantes: “Hay que
obedecer a Dios antes que a los hombres”.
Aclamemos con nuestro canto a Jesús el Señor que llega a presidir esta
Celebración a través de su ministro.

Oración colecta
Que tu pueblo, Señor, exulte siempre al verse renovado y rejuvenecido
en el espíritu, y que la alegría de haber recobrado la adopción filial afiance
su esperanza de resucitar gloriosamente. Por nuestro Señor Jesucristo.

LITURGIA DE LA PALABRA

Primera Lectura: Hechos 5,27b-32, 40b-41


Como Pedro y los apóstoles proclamemos sin miedo a Jesús Resucitado
como Señor y Salvador, quien nos hace pasar de la muerte a la vida cuando
le obedecemos a El “antes que a los hombres”. Escuchemos.

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 5,27b-32, 40b-41


En aquellos días, el sumo sacerdote interrogó a los apóstoles y les dijo:
-«¿No les habíamos prohibido formalmente enseñar en nombre de ése?
En cambio, ustedes han llenado Jerusalén con su enseñanza y quieren
hacernos responsables de la sangre de ese hombre.»
44
Plan de Pastoral - Mayo 2019

Pedro y los apóstoles replicaron: -«Hay que obedecer a Dios antes que a
los hombres. El Dios de nuestros padres resucitó a Jesús, a quien ustedes
mataron, colgándolo de un madero. La diestra de Dios lo exaltó, haciéndolo
jefe y salvador, para otorgarle a Israel la conversión con el perdón de los
pecados. Testigos de esto somos nosotros y el Espíritu Santo, que Dios da
a los que le obedecen.»
Prohibieron a los apóstoles hablar en nombre de Jesús y los soltaron.
Los apóstoles salieron del Sanedrín contentos de haber merecido aquel
ultraje por el nombre de Jesús. Palabra de Dios.

Salmo Responsorial: 29, 2 y 4. 5 y 6. 11 y 12a y 13b


R/. Te ensalzaré, Señor, porque me has librado.
Te ensalzaré, Señor, porque me has librado y no has dejado que mis
enemigos se rían de mí. Señor, sacaste mi vida del abismo, me hiciste
revivir cuando bajaba a la fosa. R/. *
Tañan para el Señor, fieles suyos, den gracias a su nombre santo; su
cólera dura un instante, su bondad, de por vida; al atardecer nos visita el
llanto; por la mañana, el júbilo. R/.
Escucha, Señor, y ten piedad de mí; Señor, socórreme. Cambiaste mi
luto en danzas. Señor, Dios mío, te daré gracias por siempre. R/.

Segunda Lectura: Apocalipsis 5,11-14


Si escuchamos las palabras de Jesús y pasamos con El de la muerte a
la vida junto con los ángeles proclamamos que El como Cordero degollado
pero Resucitado es el Unico digno de recibir junto a su Padre la alabanza, el
honor, la gloria y el poder por los siglos de los siglos. Escuchemos.

Lectura del libro del Apocalipsis 5, 11-14


Yo, Juan, en la visión escuché la voz de muchos ángeles: eran millares
y millones alrededor del trono y de los vivientes y de los ancianos, y decían
con voz potente: «Digno es el Cordero degollado de recibir el poder, la
riqueza, la sabiduría, la fuerza, el honor, la gloria y la alabanza.»
Y oí a todas las criaturas que hay en el cielo, en la tierra, bajo la tierra,
en el mar -todo lo que hay en ellos -, que decían: «Al que se sienta en el
trono y al Cordero la alabanza, el honor, la gloria y el poder por los siglos de
los siglos.» Y los cuatro vivientes respondían: «Amén.» Y los ancianos se
postraron rindiendo homenaje. Palabra de Dios.

Aleluya.
Ha resucitado Cristo, que creó todas las cosas y se compadeció
del género humano.

Evangelio: Juan 21, 1-19


El Resucitado es el Señor, que al escucharlo y obedecerlo como hicieron
los discípulos, nos hace conseguir una pesca abundante y que cuando
escuchamos, como el arrepentido Pedro, sus preguntas y le sabemos
responder, reiterándole nuestro amor a El nos llena de su vida y nos entrega
su misión.
45
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

Lectura del santo evangelio según san Juan 21, 1-19


En aquel tiempo, Jesús se apareció otra vez a los discípulos junto al lago
de Tiberíades. Y se apareció de esta manera: Estaban juntos Simón Pedro,
Tomás apodado el Mellizo, Natanael el de Caná de Galilea, los Zebedeos y
otros dos discípulos suyos.
Simón Pedro les dice: -«Me voy a pescar.» Ellos contestan: -«Vamos
también nosotros contigo.» Salieron y se embarcaron; y aquella noche no
cogieron nada. Estaba ya amaneciendo, cuando Jesús se presentó en la
orilla; pero los discípulos no sabían que era Jesús.
Jesús les dice: -«Muchachos, ¿tienen pescado?» Ellos contestaron:
-«No.» Él les dice: -«Echen la red a la derecha de la barca y encontrarán.»
La echaron, y no tenían fuerzas para sacarla, por la multitud de peces.
Y aquel discípulo que Jesús tanto quería le dice a Pedro: -«Es el Señor.»
Al oír que era el Señor, Simón Pedro, que estaba desnudo, se ató la
túnica y se echó al agua. Los demás discípulos se acercaron en la barca,
porque no distaban de tierra más que unos cien metros, remolcando la red
con los peces.
Al saltar a tierra, ven unas brasas con un pescado puesto encima y pan.
Jesús les dice: -«Traigan de los peces que acaban de coger.» Simón Pedro
subió a la barca y arrastró hasta la orilla la red repleta de peces grandes:
ciento cincuenta y tres. Y aunque eran tantos, no se rompió la red. Jesús les
dice: -«Vamos, almuercen.»
Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle quién era, porque
sabían bien que era el Señor. Jesús se acerca, toma el pan y se lo da, y
lo mismo el pescado. Ésta fue la tercera vez que Jesús se apareció a los
discípulos, después de resucitar de entre los muertos.
Después de comer, dice Jesús a Simón Pedro: -«Simón, hijo de Juan,
¿me amas más que éstos?» Él le contestó: -«Sí, Señor, tú sabes que te
quiero.» Jesús le dice: -«Apacienta mis corderos.» Por segunda vez le
pregunta: -«Simón, hijo de Juan, ¿me amas?» Él le contesta: -«Sí, Señor,
tú sabes que te quiero.» Él le dice: -«Pastorea mis ovejas.» Por tercera vez
le pregunta: -«Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?»
Se entristeció Pedro de que le preguntara por tercera vez si lo quería
y le contestó: -«Señor, tú conoces todo, tú sabes que te quiero.» Jesús le
dice: -«Apacienta mis ovejas. Te lo aseguro: cuando eras joven, tú mismo
te ceñías e ibas adonde querías; pero, cuando seas viejo, extenderás las
manos, otro te ceñirá y te llevará adonde no quieras.» Esto dijo aludiendo a
la muerte con que iba a dar gloria a Dios. Dicho esto, añadió: -«Sígueme.»
Palabra del Señor.

Meditación

Cuántos de nosotros nos hemos visto en situaciones de tener que


decidir entre expresar o callar lo que creemos o nuestras experiencias de
fe y, por una razón u otra hemos decidido guardar silencio. ¿Decidimos
callar o decidimos hablar de lo que hemos vivido en nuestro caminar de
vida como cristianos?
La convicción y la intensidad de nuestras vivencias de fe son las que
46
Plan de Pastoral - Mayo 2019

nos fortalecerán para contar y proclamar las maravillas que Dios ha hecho
en nuestras vidas y en la de los que nos rodean. Para gloria de Dios los
cristianos de este tiempo, siguiendo el ejemplo de Pedro y los apóstoles,
también podemos hablar de lo que hemos visto pues el Señor obra
milagros a nuestro alrededor y nos ha dado la gracia de verlo para contar,
proclamar con voz potente que EL SEÑOR SIGUE OBRANDO EN MEDIO
NUESTRO.
Invoquemos la gracia del Espíritu Santo para que con valentía podamos,
como dice el versículo 28 de los Hechos de los apóstoles, obedecer a Dios
antes que, a los hombres, y prediquemos las maravillas de Dios a cada
persona con la que nos crucemos.
No en vano Jesús encomendó a Simón Pedro que apacentase sus
ovejas, y ese llamado es también para cada uno de nosotros que somos
los proclamadores del mensaje de salvación en estos tiempos. ¡Hermano,
hermana!, no desoigas el clamor que hoy te reitera Jesús para que
proclamemos al mundo, empezando por las personas con quienes nos
relacionamos, nuestro amor por el Salvador contando las maravillas que
ha hecho en nuestra vida.
Vamos a sumarnos al coro celeste y con nuestro testimonio de palabra,
vida y obra demos honra al que está sentado en el trono; a ellos sea la
alabanza, la honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos (Ap 5, 13b).

Oración de los Fieles


Quien preside: Llenos de confianza en tu amor y de tu poder manifestado
en la resurrección de tu Hijo te invocamos diciendo: Padre, haz crecer en
nosotros el amor a Ti
• Por el Papa Francisco, por todos los pastores de tu Iglesia, para que
conducidos por el Espíritu y llenos de amor a Ti apacienten a tu pueblo y
lo conduzcan por tus caminos. Oremos.
• Por todos los gobernantes de las naciones, para que como Jesús estén
dispuestos a preocuparse de sus pueblos, para que nunca falte el alimento
y los medios necesarios para su desarrollo integral. Oremos.
• Por los enfermos y todos los que sufren, para que sientan la presencia de
Jesús Resucitado a través de nosotros sus hermanos y así en medio de
sus sufrimientos confiesen su fe en Ti y en tu Hijo. Oremos.
• Por nosotros, reunidos en el Día del Señor para compartir la mesa de la
Palabra y de la Eucaristía, para que Jesús Resucitado, nuestro Señor
y Salvador aumente nuestra fe y seamos testimonio vivo de su amor.
Oremos.
• Por nuestras comunidades, para que se reúnan asiduamente para
profesar y renovar la fe en el Señor, y alimentarse con el pan de vida que
lleva a la salvación. Oremos.
• Por nuestras familias, para que celebren en sus hogares la alegría de la
Pascua, confesando a Jesús, el Señor, como el centro de sus vidas, y
viviendo en amor fraterno. Oremos.

Quien preside: Padre te pedimos que aceptes nuestras súplicas


para que podamos mantenernos fieles a Ti a pesar de las dificultades
47
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

que encontremos para confesar tu nombre y seguir tus caminos. Haz


crecer nuestro amor hacia Ti y hacia tu Enviado, Jesucristo, por quien te
presentamos nuestras oraciones. Amén

Oración sobre las ofrendas


Recibe, Señor, las ofrendas de tu Iglesia exultante de gozo, y pues en
la resurrección de tu Hijo nos diste motivo de tanta alegría, concédenos
participar también del gozo eterno. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración después de la comunión


Mira, Señor, con bondad a tu pueblo, y ya que has querido renovarlo
con estos sacramentos de vida eterna, concédele también la resurrección
gloriosa. Por Jesucristo, nuestro Señor.

6 Feria de Pascua
Lunes Blanco

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 6,8-15


En aquellos días, Esteban, lleno de gracia y poder, realizaba grandes
prodigios y signos en medio del pueblo. Unos cuantos de la sinagoga
llamada de los libertos, oriundos de Cirene, Alejandría, Cilicia y Asia, se
pusieron a discutir con Esteban, pero no lograban hacer frente a la sabiduría
y al espíritu con que hablaba.
Entonces indujeron a unos que asegurasen: «Le hemos oído palabras
blasfemas contra Moisés y contra Dios».
Alborotaron al pueblo, a los ancianos y a los escribas, y, viniendo de
improviso, lo agarraron y lo condujeron al Sanedrín, presentando testigos
falsos que decían: «Este individuo no para de hablar contra el Lugar Santo
y la Ley, pues le hemos oído decir que ese Jesús el Nazareno destruirá este
lugar y cambiará las tradiciones que nos dio Moisés».
Todos los que estaban sentados en el Sanedrín fijaron su mirada en él y
su rostro les pareció el de un ángel. Palabra de Dios.

Salmo Responsorial: 118,23-24.26-27.29-30


R/. Dichoso el que camina en la voluntad del Señor
Aunque los nobles se sienten a murmurar de mí, tu siervo medita
tus decretos; tus preceptos son mi delicia, tus enseñanzas son mis
consejeros. R/.
Te expliqué mi camino, y me escuchaste: enséñame tus mandamientos;
instrúyeme en el camino de tus mandatos, y meditaré tus maravillas. R/.
Apártame del camino falso, y dame la gracia de tu ley; escogí el camino
verdadero, deseé tus mandamientos. R/.

Lectura del santo Evangelio según san Juan 6,22-29


Después que Jesús hubo saciado a cinco mil hombres, sus discípulos
lo vieron caminando sobre el mar. Al día siguiente, la gente que se había
quedado al otro lado del mar notó que allí no había habido más que una
48
Plan de Pastoral - Mayo 2019

barca y que Jesús no había embarcado con sus discípulos, sino que sus
discípulos se habían marchado solos.
Entretanto, unas barcas de Tiberíades llegaron cerca del sitio donde
habían comido el pan después que el Señor había dado gracias. Cuando la
gente vio que ni Jesús ni sus discípulos estaban allí, se embarcaron y fueron
a Cafarnaún en busca de Jesús.
Al encontrarlo en la otra orilla del lago, le preguntaron: «Maestro, ¿cuándo
has venido aquí?».
Jesús les contestó: «En verdad, en verdad les digo: me buscan no porque
han visto signos, sino porque comieron pan hasta saciarse. Trabajen no por
el alimento que perece, sino por el alimento que perdura para la vida eterna,
el que les dará el Hijo del hombre; pues a este lo ha sellado el Padre, Dios».
Ellos le preguntaron: «Y, ¿qué tenemos que hacer para realizar las obras de
Dios?».
Respondió Jesús: «La obra de Dios es esta: que crean en el que él ha
enviado». Palabra del Señor.

Meditación

En el evangelio de hoy iniciamos la reflexión sobre el Discurso del Pan


e Vida (Jn 6,22-71), que se prolongará durante los próximos seis días,
hasta el final de esta semana. Después de la multiplicación de los panes, el
pueblo se fue detrás de Jesús. Había visto el milagro, había comido hasta
saciarse y ¡quería más! No trató de buscar la señal o la llamada de Dios
que había en todo esto.
Cuando la gente encontró a Jesús en la sinagoga de Cafarnaúm, tuvo
con él una larga conversación, llamada el “Discurso del Pan de Vida”. No
es propiamente un discurso, pero se trata de un conjunto de siete breves
diálogos que explican el significado de la multiplicación de los panes como
símbolo del nuevo Éxodo y de la Cena Eucarística.
La clave para fomentar una vida de relación con el Señor la presenta la
Sagrada Escritura en varias citas bíblicas, el evangelio de hoy es una de ella
y Jesús nos la dice en sus propias palabras: QUE CREAN EN EL QUE ÉL
HA ENVIADO. Jesús vino a traernos vida. Y la vida que Jesús nos ofrece
necesariamente pasa por la muerte: abandonar los malos hábitos y pecados.
Procurar crecer en la oración continua, escuchar al Señor a través de la
lectura y reflexión de las Sagradas Escrituras, cultivar nuestro pensamiento
en todo lo bueno, en todo lo honesto y justo como nos invita Filipenses 4, 8,
son acciones concretas que nos ayudarán a crecer en relación con Jesús,
recibiendo así el pan de vida por el que Jesucristo dio la de él en la cruz.

7 Feria de Pascua
Martes Blanco

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 7,51–8,1a


En aquellos días, Esteban decía al pueblo, a los ancianos y a los
escribas: «¡Duros de cerviz, incircuncisos de corazón y de oídos! Siempre
49
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

resisten al Espíritu Santo, lo mismo que sus padres. ¿Hubo un profeta que
sus padres no persiguieran? Ellos mataron a los que anunciaban la venida
del justo, y ahora ustedes lo han traicionado y asesinado; recibieron la Ley
por mediación de ángeles, y no la han observado.»
Oyendo estas palabras, se recomían por dentro y rechinaban los dientes
de rabia. Esteban, lleno de Espíritu Santo, fijó la mirada en el cielo, vio la
gloria de Dios, y a Jesús de pie a la derecha de Dios, y dijo: «Veo el cielo
abierto y al Hijo del hombre de pie a la derecha de Dios.»
Dando un grito estentóreo, se taparon los oídos; y, como un solo hombre,
se abalanzaron sobre él, lo empujaron fuera de la ciudad y se pusieron
a apedrearlo. Los testigos, dejando sus capas a los pies de un joven
llamado Saulo, se pusieron también a apedrear a Esteban, que repetía esta
invocación: «Señor Jesús, recibe mi espíritu.»
Luego, cayendo de rodillas, lanzó un grito: «Señor, no les tengas en
cuenta este pecado.» Y, con estas palabras, expiró. Saulo aprobaba la
ejecución. Palabra de Dios.

Salmo Responsorial: 30,3cd-4.6ab.7b.8a.17 y 21ab


R/. A tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu
Sé la roca de mi refugio, un baluarte donde me salve, tú que eres mi roca
y mi baluarte; por tu nombre dirígeme y guíame. R/.
A tus manos encomiendo mi espíritu: tú, el Dios leal, me librarás; yo
confío en el Señor. Tu misericordia sea mi gozo y mi alegría. R/.
Haz brillar tu rostro sobre tu siervo, sálvame por tu misericordia. En el
asilo de tu presencia los escondes de las conjuras humanas. R/.

Lectura del santo Evangelio según san Juan 6,30-35


En aquel tiempo, dijo la gente a Jesús: «¿Y qué signo vemos que haces
tú, para que creamos en ti? ¿Cuál es tu obra? Nuestros padres comieron
el maná en el desierto, como está escrito: “Les dio a comer pan del cielo.”»
Jesús les replicó: «Les aseguro que no fue Moisés quien les dio pan del
cielo, sino que es mi Padre el que les da el verdadero pan del cielo. Porque
el pan de Dios es el que baja del cielo y da vida al mundo.»
Entonces le dijeron: «Señor, danos siempre de este pan.»
Jesús les contestó: «Yo soy el pan de la vida. El que viene a mí no pasará
hambre, y el que cree en mí nunca pasará sed.» Palabra del Señor.

Meditación

Actualmente vivimos en una sociedad en donde diariamente se


nos presenta un nuevo maestro, un nuevo gurú, alguien que con sus
enseñanzas y vivencias viene a querer saciar nuestra hambre, a llenar
nuestros vacíos, a guiarnos hacia una vida de éxito. Sin embargo, con
anterioridad hemos sido advertidos de la llegada de estos líderes, de
estos falsos profetas, que presentándonos diversas teorías despiertan la
curiosidad que llevamos dentro y nos seducen para seguir caminos que no
conducen por el plan de salvación que Dios ha pensado para cada uno de
nosotros.
50
Plan de Pastoral - Mayo 2019

“La obra que Dios quiere es ésta, que crean en el que Él ha enviado”,
que crean en el que existe desde el principio, en el que es el Verbo de
Dios encarnado. Cuando profundizamos en el conocimiento de la Palabra
de Dios, cuando apreciamos el valor de ésta en nuestras vidas, cuando le
permitimos a Dios que nos enseñe a cumplir sus preceptos, es entonces
cuando comenzamos a saciarnos de una manera no transitoria, sino
definitiva.
En la medida en que avanzamos en nuestra relación con Jesús, el
verdadero Maestro, cuando le exponemos en los momentos de intimidad
con Él nuestros caminos, Él nos escucha y nos presenta claramente cómo
conducirnos hacía el sendero que nos lleva a la vida, que posee un poder
que no trasciende. Dichosos los que escuchan la Palabra de Dios y la
cumplen, estos sabrán diferenciar las doctrinas falsas y podrán rebatirlas,
estos buscarán estar cada vez más cerca de Él y de esta manera recibirán
constantemente el alimento permanente, el que da vida eterna.
Cuando estamos cerca de la fuente de gracia, entonces irradiaremos
esa gracia en el ambiente en donde estemos; si nos acercamos a la fuente
de la vida, llevaremos vida a donde quiera que nos movamos.
Creer en el que Él ha enviado significa permitirle al Espíritu Santo que
obre a través de nosotros de manera que podamos ir a nuestro entorno
a anunciar que le hemos conocido, que ha saciado nuestra sed y que
también puede saciar la de aquel que lo necesite. Oración: “Señor, dame
el gusto por tu ley, enséñame a buscarte, hazme crecer en el amor, de
manera que pueda yo comenzar a dar frutos de vida para compartir a los
que también necesitan de ti”.

8 Feria de Pascua
Miércoles Blanco

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 8, 1b-8


Aquel día, se desató una violenta persecución contra la Iglesia de
Jerusalén; todos, menos los apóstoles, se dispersaron por Judea y Samaría.
Unos hombres piadosos enterraron a Esteban e hicieron gran duelo por
él. Saulo, por su parte, se ensañaba con la Iglesia, penetrando en las casas
y arrastrando a la cárcel a hombres y mujeres.
Los que habían sido dispersados iban de un lugar a otro anunciando
la Buena Nueva de la Palabra. Felipe bajó a la ciudad de Samaría y les
predicaba a Cristo. El gentío unánimemente escuchaba con atención lo
que decía Felipe, porque habían oído hablar de los signos que hacía, y los
estaban viendo: de muchos poseídos salían los espíritus inmundos lanzando
gritos, y muchos paralíticos y lisiados se curaban. La ciudad se llenó de
alegría. Palabra de Dios.

Salmo Responsorial : 65, 1-3a.4-5.6-7ª


R/. Aclamen al Señor, tierra entera
Aclamen al Señor, tierra entera; toquen en honor de su nombre, canten
himnos a su gloria. Digan a Dios: «¡Qué temibles son tus obras!». R/.
51
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

«Que se postre ante ti la tierra entera, que toquen en tu honor, que toquen
para tu nombre». Vengan a ver las obras de Dios, sus temibles proezas en
favor de los hombres. R/.
Transformó el mar en tierra firme, a pie atravesaron el río. Alegrémonos
en él, que con su poder gobierna enteramente. R/.

Lectura del santo Evangelio según san Juan 6, 35-40


En aquel tiempo, dijo Jesús al gentío: «Yo soy el pan de vida. El que
viene a mí no tendrá hambre y el que cree en mí no tendrá sed jamás; pero,
como les he dicho, me han visto y no creen.
Todo lo que me da el Padre vendrá a mí, y al que venga a mí no lo
echaré afuera, porque he bajado del cielo no para hacer mi voluntad, sino la
voluntad del que me ha enviado.
Esta es la voluntad del que me ha enviado: que no pierda nada de lo que
me dio, sino que lo resucite en el último día.
Esta es la voluntad de mi Padre: que todo el que ve al Hijo y cree en él
tenga vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día». Palabra del Señor.

Meditación

Estamos viviendo la feria de la Pascua, la cincuentena pascual, un gran


domingo que comenzó el domingo de resurrección y que culmina el día
de pentecostés. La iglesia nos invita a vivir con mucho gozo este tiempo,
nos invita a que seamos, como Felipe, portadores de la buena nueva de
la salvación.
Hoy más que nunca, debemos ser multiplicadores de la buena noticia,
hoy más que nunca el Espíritu Santo desea realizar por medio de nosotros
milagros y curaciones de manera que la sociedad crea. Hemos sido
llamados a la vida, somos el pueblo que Dios se escogió hoy para que
seamos como Él, para que le sigamos y la única forma en que podemos
hacer esto es creyéndole y creyendo que con su Espíritu Santo en nosotros
podemos hacer cosas aún mayores que las que Él hizo.
Donde abunda el pecado sobreabunda la gracia. Vivimos en una
sociedad llena de desenfrenos, guiadas por las pasiones de la carne, dirigida
por un conjunto de “valores” y creencias que van en contra del plan Dios. Es
el momento de responder al llamado que Jesús nos ha hecho y para el cual
nos ha dejado al Paráclito; es tiempo de anunciar que la voluntad del Padre
es que ninguno se pierda. “El que venga a mí no lo echaré fuera”.
Los milagros que hoy quiere hacer en la vida de las personas tal vez no
sean levantar a un paralítico, curar de un cáncer o hacer crecer una pierna,
sino milagros en el alma, la mente y el espíritu. Dios permea nuestra manera
de pensar. Es el mismo Señor que desea introducirse en nuestro razonar
para hacernos entender que su voluntad es que ninguno se pierda.
Este es el milagro que hay que compartir, que Jesús ha muerto a causa
de nuestros pecados y ha resucitado para darnos con Él la vida eterna.
Oración: “¡Oh Señor! Tú que has transformado el mar en tierra firme, te pido
que tomes mis pensamientos, mis prejuicios, mis esquemas. ¡Oh Señor!
tú que mereces que toda la creación, obra de tus manos, se postre ante ti,
52
Plan de Pastoral - Mayo 2019

lléname de tu Espíritu Santo, limpia mis ojos. ¡Oh Señor! Que pueda yo, al
igual que tú, ir dónde el que lo necesita, recibir al pecador, al no entendido,
al juzgado y pueda hablarle de ti y que tu Espíritu Santo obre en él, y que
te crea y creyéndote, que tenga vida.”

9 Feria de Pascua
Jueves Blanco
4º Aniversario de la Ordenación Episcopal de Mons. Héctor Rafael
Rodríguez, MSC, Obispo de la Vega

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 8,26-40


En aquellos días, el ángel del Señor le dijo a Felipe: «Ponte en camino
hacia el Sur, por la carretera de Jerusalén a Gaza, que cruza el desierto.»
Se puso en camino y, de pronto, vio venir a un etíope; era un eunuco,
ministro de Candaces, reina de Etiopía e intendente del tesoro, que había
ido en peregrinación a Jerusalén. Iba de vuelta, sentado en su carroza,
leyendo el profeta Isaías.
El Espíritu dijo a Felipe: «Acércate y pégate a la carroza.» Felipe se
acercó corriendo, le oyó leer el profeta Isaías, y le preguntó: «¿Entiendes
lo que estás leyendo?» Contestó: «¿Y cómo voy a entenderlo, si nadie me
guía?».
Invitó a Felipe a subir y a sentarse con él. El pasaje de la Escritura que
estaba leyendo era éste: «Como cordero llevado al matadero, como oveja
ante el esquilador, enmudecía y no abría la boca. Sin defensa, sin justicia se
lo llevaron, ¿quién meditó en su destino? Lo arrancaron de los vivos.»
El eunuco le preguntó a Felipe: «Por favor, ¿de quién dice esto el profeta?;
¿de él mismo o de otro?»
Felipe se puso a hablarle y, tomando pie de este pasaje, le anunció el
Evangelio de Jesús. En el viaje llegaron a un sitio donde había agua, y dijo
el eunuco: «Mira, agua. ¿Qué dificultad hay en que me bautice?»
Mandó parar la carroza, bajaron los dos al agua, y Felipe lo bautizó.
Cuando salieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe. El eunuco
no volvió a verlo, y siguió su viaje lleno de alegría. Felipe fue a parar a Azoto
y fue evangelizando los poblados hasta que llegó a Cesárea. Palabra de
Dios.

Salmo Responsorial: 65,8-9.16-17.20


R/. Aclamen al Señor, tierra entera
Bendigan, pueblos, a nuestro Dios, hagan resonar sus alabanzas, porque
él nos ha devuelto la vida y no dejó que tropezaran nuestros pies. R/.
Fieles de Dios, vengan a escuchar, les contaré lo que ha hecho conmigo:
a él gritó mi boca y lo ensalzó mi lengua. R/.
Bendito sea Dios, que no rechazó mi súplica ni me retiró su favor. R/.

Lectura del santo Evangelio según san Juan 6,44-52


En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: «Nadie puede venir a mí, si no lo
trae el Padre que me ha enviado; y yo lo resucitaré el último día. Está escrito
53
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

en los profetas: “Serán todos discípulos de Dios.” Todo el que escucha lo


que dice el Padre y aprende viene a mí. No es que nadie haya visto al Padre,
a no ser el que procede de Dios: ése ha visto al Padre. Se lo aseguro: el que
cree tiene vida eterna.
Yo soy el pan de la vida. Sus padres comieron en el desierto el maná y
murieron: éste es el pan que baja del cielo, para que el hombre coma de él
y no muera. Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este
pan vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi carne para la vida del
mundo.» Palabra del Señor.

Meditación

El Señor siempre encuentra la manera de hablarnos y guiarnos hacia


él, es por su gracia y su poder que podemos mantenernos en pie. En la
lectura de hoy se nos muestra cómo el Espíritu Santo nos guía para hacer
su voluntad y nos recuerda a todos los cristianos que siempre dando es
que recibimos y cuando hacemos alusión a dar nos referimos a lo que hay
en nuestro corazón, así como Felipe le anunció el evangelio al eunuco y
su palabra cambió su vida.
Benditos son los que saben que Dios ha escuchado su suplica, que
ya tienen todos sus problemas en sus manos. Basta con detenernos un
momento y escuchar su voz, esa voz que te dice que él es el camino, la
verdad y la vida y que no hay manera de alcanzar la salvación sino por
medio de su palabra.
Dios te ama demasiado para darte por perdido. ¿Quién puede darte
la vida eterna, sino el Padre que te la ha regalado? Es hora de que
aumentes tu fe y lleno de amor salgas a librar las batallas que estén
escritas en el libro de tu vida, porque Dios nunca te dará una batalla
que no puedas librar. El Espíritu santo siempre irá de frente para luchar
por y para ti.
¡¡¡Recuerda que la carne y la sangre de Cristo fueron sacrificadas
por la salvación de toda la humanidad, por tú salvación!!! No pierdas ni
una oportunidad para estar frente a tu creador y por medio de la liturgia
comer y beber de su cuerpo y sangre, él que es el pan vivo que baja
del cielo.

10 Memoria Obligatoria: San Juan de Ávila, Presbítero


Viernes Blanco

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 9,1-20


En aquellos días, Saulo, seguía echando amenazas de muerte contra los
discípulos del Señor, se presentó al sumo sacerdote y le pidió cartas para las
sinagogas de Damasco, autorizándolo a traerse encadenados a Jerusalén
a los que descubriese que pertenecían al Camino, hombres y mujeres.
Mientras caminaba, cuando ya estaba cerca de Damasco, de repente una
luz celestial lo envolvió con su resplandor. Cayó a tierra y oyó una voz que
le decía: «Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?».
54
Plan de Pastoral - Mayo 2019

Dijo él: «¿Quién eres, Señor?».


Respondió la voz: «Soy Jesús, a quien tú persigues. Pero levántate, entra
en la ciudad, y allí se te dirá lo que tienes que hacer».
Sus compañeros de viaje se quedaron mudos de estupor, porque oían
la voz, pero no veían a nadie. Saulo se levantó del suelo, y, aunque tenía
los ojos abiertos, no veía nada. Lo llevaron de la mano hasta Damasco. Allí
estuvo tres días ciego, sin comer ni beber.
Había en Damasco un discípulo, que se llamaba Ananías. El Señor lo
llamó en una visión: «Ananías». Respondió él: «Aquí estoy, Señor».
El Señor le dijo: «Levántate y ve a la calle llamada Recta, y pregunta
en casa de Judas por un tal Saulo de Tarso. Mira, está orando, y ha visto
en visión a un cierto Ananías que entra y le impone las manos para que
recobre la vista». Ananías contestó: «Señor, he oído a muchos hablar de
ese individuo y del daño que ha hecho a tus santos en Jerusalén, y que aquí
tiene autorización de los sumos sacerdotes para llevarse presos a todos los
que invocan tu nombre».
El Señor le dijo: «Anda, ve; que ese hombre es un instrumento elegido
por mí para llevar mi nombre a pueblos y reyes, y a los hijos de Israel. Yo le
mostraré lo que tiene que sufrir por mi nombre».
Salió Ananías, entró en la casa, le impuso las manos y dijo: «Hermano
Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció cuando venías por el camino, me
ha enviado para que recobres la vista y seas lleno de Espíritu Santo».
Inmediatamente se le cayeron de los ojos una especie de escamas,
y recobró la vista. Se levantó, y fue bautizado. Comió, y recobró las
fuerzas. Se quedó unos días con los discípulos de Damasco, y luego se
puso a Predicar en las sinagogas afirmando que Jesús es el Hijo de Dios.
Palabra de Dios.

Salmo Responsorial: 116,1-2


R/. Vayan al mundo entero y proclamen el Evangelio
Alaben al Señor, todas las naciones, aclamen, todos los pueblos. R/.
Firme es su misericordia con nosotros, su fidelidad dura por siempre. R/.

Lectura del santo Evangelio según san Juan 6,53-60


En aquel tiempo, disputaban los judíos entre sí: «¿Cómo puede este
darnos a comer su carne?».
Entonces Jesús les dijo: «En verdad, en verdad les digo: si no comen la
carne del Hijo del hombre y no beben su sangre, no tendrán vida en ustedes.
El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré
en el último día.
Mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. El que
come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él.
Como el Padre que vive me ha enviado, y yo vivo por el Padre, así, del
mismo modo, el que me come vivirá por mí.
Este es el pan que ha bajado del cielo: no como el de vuestros padres,
que lo comieron y murieron; el que come este pan vivirá para siempre».
Esto lo dijo Jesús en la sinagoga, cuando enseñaba en Cafarnaún.
Palabra del Señor.
55
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

Meditación
A veces somos como Pablo sordos y ciegos a las bendiciones que el
Señor nos tiene guardadas, caminamos por la vida creyendo que sabemos
todo y que somos independientes del amor de Dios, olvidamos que Él nos
creó ¿Por qué estamos empeñados en querer escuchar una voz del cielo
que nos diga qué y cómo hacer las cosas? Te quiero recordar que esa voz
que buscas no está en el cielo, está en el interior de tu corazón.
Hoy es un buen día para empezar, tu eres un instrumento elegido por
Dios para “ir al mundo entero y proclamar el evangelio”. Nunca es tarde
para dar a conocer al Señor y las maravillas que adornan su reino, ríndete
a sus pies y verás como de a poco todo toma su rumbo, así como Saulo
se convirtió, es tu turno de quitarte las escamas de los ojos y dar honor y
gloria a quien honor merece.
Es Dios quien escribe recto en líneas torcidas, el pan bajado del cielo
de quien hemos de comer para alcanzar la salvación nos recuerda que la
vida eterna está en Cristo Jesús. Que los pensamientos generados en tu
mente, las palabras que salgan de tu boca y las acciones de tus manos
tengan el único motivo de agradar a Dios.
Antes de actuar siempre piensa, ¿Qué haría Jesús? Y no habrá nada ni
nadie que te pueda arrebatar la vida eterna que te fue prometida. ¡Amén!

11 Feria de Pascua
Sábado Blanco
53º Aniversario de la Ordenación Presbiteral de Mons. Príamo
Pericles Tejeda Rosario, Obispo Emérito de Baní

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 9,31-42


En aquellos días, la Iglesia gozaba de paz en toda Judea, Galilea y
Samaria. Se iba construyendo y progresaba en la fidelidad al Señor, y se
multiplicaba, animada por el Espíritu Santo. Pedro recorría el país y bajó
a ver a los santos que residían en Lida. Encontró allí a un cierto Eneas, un
paralítico que desde hacía ocho años no se levantaba de la camilla.
Pedro le dijo: «Eneas, Jesucristo te da la salud; levántate y haz la cama.»
Se levantó inmediatamente. Lo vieron todos los vecinos de Lida y de Sarán,
y se convirtieron al Señor.
Había en Jafa una discípula llamada Tabita, que significa Gacela. Tabita
hacia infinidad de obras buenas y de limosnas. Por entonces cayó enferma
y murió. La lavaron y la pusieron en la sala de arriba.
Lida está cerca de Jafa. Al enterarse los discípulos de que Pedro estaba
allí, enviaron dos hombres a rogarle que fuera a Jafa sin tardar. Pedro se fue
con ellos. Al llegar a Jafa, lo llevaron a la sala de arriba, y se le presentaron
las viudas, mostrándole con lágrimas los vestidos y mantos que hacía Gacela
cuando vivía. Pedro mandó salir fuera a todos.
Se arrodilló, se puso a rezar y, dirigiéndose a la muerta, dijo: «Tabita,
levántate.» Ella abrió los ojos y, al ver a Pedro, se incorporó. Él la cogió de
la mano, la levantó y, llamando a los santos y a las viudas, se la presentó
56
Plan de Pastoral - Mayo 2019

viva. Esto se supo por todo Jafa, y muchos creyeron en el Señor. Palabra
del Señor.

Salmo Responsorial: 115,12-13.14-15.16-17


R/. ¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho?
¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho? Alzaré la copa de
la salvación, invocando su nombre. R/.
Cumpliré al Señor mis votos en presencia de todo el pueblo. Mucho le
cuesta al Señor la muerte de sus fieles. R/.
Señor, yo soy tu siervo, siervo tuyo, hijo de tu esclava: rompiste mis
cadenas. Te ofreceré un sacrificio de alabanza, invocando tu nombre,
Señor. R/.

Lectura del santo Evangelio según san Juan 6, 61-70


En aquel tiempo, muchos discípulos de Jesús, al oírlo, dijeron: «Este
modo de hablar es duro, ¿quién puede hacerle caso?»
Adivinando Jesús que sus discípulos lo criticaban, les dijo: «¿Esto los
hace vacilar?, ¿y si vieran al Hijo del hombre subir a donde estaba antes? El
espíritu es quien da vida; la carne no sirve de nada. Las palabras que les he
dicho son espíritu y vida. Y con todo, algunos de ustedes no creen.» Pues
Jesús sabía desde el principio quiénes no creían y quién lo iba a entregar.
Y dijo: «Por eso les he dicho que nadie puede venir a mí, si el Padre no
se lo concede.» Desde entonces, muchos discípulos suyos se echaron atrás
y no volvieron a ir con él.
Entonces Jesús les dijo a los Doce: «¿También ustedes quieren
marcharse?» Simón Pedro le contestó: «Señor, ¿a quién vamos a acudir?
Tú tienes palabras de vida eterna; nosotros creemos y sabemos que tú eres
el Santo consagrado por Dios.» Palabra del Señor.

Meditación

Desde las lecturas anteriores el Señor nos está hablando de saber


escuchar la voz de Dios; en esta de hoy, nos llama la atención con voz
fuerte y firme. Cuando nuestro corazón está lejos del amor de Dios no
importan las señales que El nos dé porque nuestra voluntad está atada a
la tierra.
Aquellos que reconocen la voz de Dios, son los que se entregan y
aseguran como dice Pedro,” Señor a donde iremos, solo tú tienes palabras
de vida eterna.” No es un Dios pasajero, es un Dios para la eternidad.
En nuestra vida como cristianos debemos hacernos siempre esta
pregunta: ¿vivimos en el Espíritu o en la carne? Cuando vivimos en el
Espíritu, vemos los milagros de Dios en nuestras vidas, cuando vivimos en
la carne, no nos damos cuenta de nada. En este tiempo de Pascua, donde
celebramos que Jesús es el Pan de Vida, debemos creerle, debemos orar
para que seamos cristianos más espirituales, ya que su Espíritu Santo sólo
les será revelado a aquellos que lo buscan en todo momento .
Jesús sabia quienes lo iban a traicionar y por eso mirando a sus
discípulos les pregunta, ¿ustedes también se quieren ir? Y hoy te hago esa
57
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

misma pregunta, que yo me hice un día, ¿quieres estar lejos del corazón
de Jesús? , y respondo como el salmista: “Cómo pagaré al Señor todo el
bien que me ha hecho.”
Pedro en la primera lectura se pasó haciendo milagros, vivió en el
Espíritu en esos momentos, pero también fue quien había negado al Señor
3 veces, ahí vivió en la carne. Ninguno estamos exentos de caer y eso no
es lo que al Señor le importa. Lo que le importa es que lo reconozcamos y
nos levantemos de nuevo y vivamos en el Espíritu, ya que hay cosas que
solo Él nos las revelara si vivimos en El.
Debemos hacernos el propósito de vivir nuestra Pascua en alegría, en
gozo, sabiendo que Dios, que Jesús, vino a la tierra en forma de hombre
porque su Padre Dios así lo quiso y que mediante el Espíritu Santo
podemos tener una santa comunión con El.
Escuchemos la voz de Dios y sepamos que su mensaje nos trae
PALABRAS DE VIDA ETERNA.

12 Domingo del Buen Pastor


IV Domingo de Pascua Blanco
IV Semana Liturgia de las Horas.
Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones.
Algunas Orientaciones: Colocar el lema de esta jornada 56ª Jornada
por la vocaciones 2019, La valentía de arriesgar por la promesa de Dios”,
en un lugar visible/Velar por que el Cirio Pascual este bien adornado/Se
puede iniciar con la aspersión del agua/ Se puede colocar una imagen de
Jesús Buen Pastor/Orar por las vocaciones sacerdotales Y religiosas/ Pedir
al que preside o a seminaristas o religiosas presentes que den su testimonio
como se arriesgaron por promesa de Dios. Realizar alguna manifestación
de afecto a sus sacerdotes/ Motivar a las familias para que apoyen a sus
hijos e hijas cuando estos reciban la llamada del Señor y decidan optar por
el sacerdocio o vida consagrada. En familia se acercan al Cirio Pascual y
piden por las vocaciones de sus hijos. Proponemos un sencillo esquema
para realizar un acto floral a la Virgen María al final de cada misa dominical
del mes de mayo. Ver Pag.14 y 15
Monición Ambiental:
Hermanos y hermanas: En este cuarto Domingo de Pascua confesamos
que Jesús es el Buen Pastor que guía a los que escuchan su Palabra por
las cañadas oscuras de nuestras vidas y de nuestro mundo hacia fuentes de
aguas vivas y hacia la victoria final en la gloria de su Padre, donde enjugará
las lágrimas de nuestros ojos.
Declaramos con fe viva que Él es el Pastor de toda la humanidad a la
que sigue convocando a su Reino a través de su Iglesia y sus misioneros.
Lo hacemos confiados en sus palabras firmes: “El que oye mi Palabra… ha
pasado de la muerte a la vida” (Juan 5,24); “ “yo les doy la vida eterna; no
perecerán para siempre, y nadie las arrebatará de mi mano”.
En este Domingo del Buen Pastor celebramos la 56ª Jornada Mundial
de Oración por las Vocaciones con el lema: “La valentía de arriesgar
58
Plan de Pastoral - Mayo 2019

por la promesa de Dios”. Aquí el Papa Francisco, en mensaje dirigido


con motivo a esta jornada, se enfoca en dos palabras: “Riesgo y Promesa”,
y nos señala que: “La llamada del Señor no es una intromisión de Dios en
nuestra libertad; no es una “jaula” o un peso que se nos carga encima.
Por el contrario, es la iniciativa amorosa con la que Dios viene a nuestro
encuentro y nos invita a entrar en un gran proyecto, del que quiere que
participemos, mostrándonos en el horizonte un mar más amplio y una pesca
sobreabundante”.
Cada uno de nosotros está llamado a algo grande, nos dice el Papa
Francisco. “La vocación es una invitación a no quedarnos en la orilla
con las redes en la mano, sino a seguir a Jesús por el camino que ha
pensado para nosotros, para nuestra felicidad y para el bien de los que
nos rodean”.
Acompañemos con nuestra oración a tantos y tantas jóvenes que hoy
sienten el llamado que Jesús les hace para que no abriguen temor de
arriesgarse a recibir la promesa que Él les tiene.
Llenos de gozo por tener tan gran y buen Pastor lo recibimos cantando a
Él, que llega a presidirnos a través de su ministro.

Oración colecta
Dios todopoderoso y eterno, que has dado a tu Iglesia el gozo inmenso
de la resurrección de Jesucristo, concédenos también la alegría eterna del
reino de tus elegidos, para que así el débil rebaño de tu Hijo tenga parte en
la admirable victoria de Pastor. Él, que vive y reina contigo.

LITURGIA DE LA PALABRA

Primera Lectura: Hechos 13, 14. 43-52


Sólo si escuchamos la Palabra del Señor y nos dejamos guiar por el Buen
Pastor, a través de sus mensajeros, estaremos destinados a la vida eterna y
permaneceremos llenos de alegría y Espíritu Santo. Escuchemos.

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles, 13, 14. 43-52
En aquellos días, Pablo y Bernabé desde Perge siguieron hasta Antioquia
de Pisidia; el sábado entraron en la sinagoga y tomaron asiento. Muchos
judíos y prosélitos practicantes se fueron con Pablo y Bernabé, que siguieron
hablando con ellos, exhortándolos a ser fieles a la gracia de Dios. El sábado
siguiente, casi toda la ciudad acudió a oír la palabra de Dios. Al ver el gentío,
a los judíos les dio mucha envidia y respondían con insultos a las palabras
de Pablo.
Entonces Pablo y Bernabé dijeron sin contemplaciones: “Teníamos
que anunciarles primero a ustedes la palabra de Dios; pero como ustedes
la rechazan y no se consideran dignos de la vida eterna, saben que nos
dedicamos a los gentiles. Así nos lo ha mandado el Señor: “Yo te haré luz
de los gentiles, para que lleves la salvación hasta el extremo de la tierra”.
Cuando los gentiles oyeron esto, se alegraron y alababan la palabra del
Señor; y los que estaban destinados a la vida eterna creyeron. La palabra
del Señor se iba difundiendo por toda la región.
59
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

Pero los judíos incitaron a las señoras distinguidas y devotas y a los


principales de la ciudad, provocando una persecución contra Pablo y
Bernabé y los expulsaron del territorio. Ellos sacudieron el polvo de los
pies, como protesta contra la ciudad, y se fueron a Iconio. Los discípulos
quedaron llenos de alegría y de Espíritu Santo. Palabra de Dios.

Salmo Responsorial: 99, 2. 3. 5


R/. Somos su pueblo y ovejas de su rebaño
Aclama al Señor, tierra entera, sirvan al Señor con alegría, entren en su
presencia con vítores. R/.
Sepan que el Señor es Dios: que él nos hizo y somos suyos, su pueblo y
ovejas de su rebaño. R/.
«El Señor es bueno, su misericordia es eterna, su fidelidad por todas las
edades.» R/.

Segunda Lectura: Apocalipsis 7, 9. 14b-17


Los que escuchan a Jesús, el Buen Pastor y permanecen fieles en medio
de la tribulación, pasan de la muerte a la vida plena y guiados por El lograrán
el triunfo total y definitivo. Prestemos atención

Lectura del libro del Apocalipsis 7, 9. 14b-17


Yo, Juan, vi una muchedumbre inmensa, que nadie podría contar, de
toda nación, raza, pueblo y lengua, de pie delante del trono y del Cordero,
vestidos con vestiduras blancas y con palmas en sus manos.
Y uno de los ancianos me dijo: -«Éstos son los que vienen de la gran
tribulación: han lavado y blanqueado sus vestiduras en la sangre del
Cordero.
Por eso están ante el trono de Dios, dándole culto día y noche en su
templo. El que se sienta en el trono acampará entre ellos. Ya no pasarán
hambre ni sed, no les hará daño el sol ni el bochorno. Porque el Cordero
que está delante del trono será su pastor, y los conducirá hacia fuentes de
aguas vivas. Y Dios enjugará las lágrimas de sus ojos.» Palabra de Dios.

Aleluya Jn 10, 14:


Yo soy el buen Pastor -dice el Señor -, conozco mis ovejas, y las mías
me conocen.

Evangelio: Juan 10, 27-30


Para recibir el regalo de la vida eterna que nos da Jesús el Buen Pastor
se requiere que escuchemos su voz y lo sigamos. Aclamándolo con el canto
nos disponemos a escucharlo.

Lectura del santo evangelio según san Juan 10, 27-30


En aquel tiempo, dijo Jesús: -«Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las
conozco, y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna; no perecerán para
siempre, y nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre, que me las ha dado,
supera a todos, y nadie puede arrebatarlas de la mano del Padre. Yo y el
Padre somos uno.» Palabra del Señor.
60
Plan de Pastoral - Mayo 2019

Meditación
Vamos a desglosar bien esta lectura “Mis ovejas escuchan mi voz, y yo
las conozco, y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna”.
“Mis ovejas”: aquí Jesús nos dice que le pertenecemos a él, que somos
su pueblo, que él es nuestro Padre. Jesús es mi Pastor.
“Escucha mi voz”: Jesús está presto a ayudarte, él se mantiene
llamándonos y en espera de que lo escuchemos. Jesús te llama.
“Yo las conozco”: Jesús me conoce, sabe mi nombre, él sabe quién
soy, de donde cojeo, que debilidades tengo, cuáles son mis fortalezas; no
tengo que presentarme, recuerda que él te hizo a imagen y semejanza.
“Ellas me siguen”: reconozco a Jesús como mi pastor, atendido a su
llamada; está clarísimo, que sólo me resta seguirle, imitarlo y obedecerle,
poniéndolo como centro de mi vida en todo lo que hago.
“Yo les doy la vida eterna”: La mejor noticia la recibimos aquí, Jesús nos
trae la SALVACION; él nos da la garantía de que tendremos vida eterna.
“No perecerán”: Jesús aquí nos llama a confiar en él y en el plan de
salvación que tiene para ti y para mí, nos da la seguridad de que seremos
salvos.
“Nadie las arrebatará de mi mano”: aquí Jesús no recuerda su promesa
de protegernos y cuidarnos. “Mi Padre, que me las ha dado, supera a
todos, y nadie puede arrebatarlas de la mano del Padre.
“Yo y el Padre somos uno”: Aquí Jesús se muestra como el hijo de Dios,
mostrando también que Jesús y Dios son uno mismo; así como también su
gracia lo supera todo.
El mensaje es claro, Jesús te está llamando, sí ahora, en este instante,
presta atención, enciende tus sentidos, escúchalo, reconócelo, presta
oído a su palabra y tendrás su gracia sobre ti. Te preguntaras tal vez,
¿por qué él no te da una orden de que vayas a su encuentro y punto,
sabes por qué?, porque él espera tu decisión de seguirle voluntariamente,
que puedas conocerle, establecer una relación personal con él. Te está
regalando la VIDA ETERNA, el perdón de tus pecados y mantiene la
promesa sobre ti, de que estando en su rebano, nadie podrá separarte
de él.
Deja a un lado las diferentes excusas y miedos; búscalo y verás cómo
todo cambiará, tus penas, tristezas y preocupaciones.

Oración de los Fieles


El que preside: Padre, abandonados en tus manos y seguros de tu
amor confiamos a Ti nuestras peticiones, diciéndote: Padre, que tu Hijo el
Buen Pastor guíe nuestro caminar.
• Por el Papa, los Obispos, Sacerdotes, Diáconos y Consagrados, para
que a ejemplo de Jesús, Buen Pastor, sepan guiar el rebaño a ellos
encomendado y que su testimonio atraiga a los jóvenes a arriesgarse por
la promesa de Dios. Oremos.
• Por los gobernantes, para que imiten el liderazgo de Jesús “Buen Pastor”,
den sus vidas como Él por su pueblo hasta lograr una sociedad más
justa. Oremos.
61
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

• Por los que sufren por cualquier situación, para que encuentren consuelo
y que sean muchos los que decidan arriesgarse y dar su vida por ellos en
la vida sacerdotal y consagrada.
• Por nosotros, invitados por el Buen Pastor a compartir su Eucaristía, para
que, renovando nuestra fe en Él, seamos verdaderos seguidores de su
proyecto de Vida y confesemos con nuestro testimonio que Él es nuestro
Señor y Salvador. Oremos.
• Para que Dios siga dando a su pueblo sacerdotes, santos, humildes,
comprensivos, cercanos, generosos, convencidos que escuchen, guíen
y acompañen a las comunidades que les han sido confiadas. Oremos.
• Por todos los jóvenes, para que confiando en la iniciativa de Dios den
una respuesta generosa, consagrando sus vidas al sacerdocio y a la vida
consagrada. Oremos.
• Por nuestras familias, para que viviendo los valores de Jesús en sus
hogares sean fermento de vocaciones sacerdotales, a la vida consagrada
y al matrimonio. Oremos.

El que preside: Padre, Tú que nos diste a tu Hijo amado para


que nos pastoreara en el camino hacia la plenitud de tu amor, haz que
experimentemos la fe firme y segura de que estamos en tus manos y que
nada ni nadie nos puede arrebatar de las manos de tu Hijo. Bendice a tu
Iglesia con abundantes y santas vocaciones al ministerio sacerdotal y a la
vida consagrada. Por Jesucristo, Nuestro Buen Pastor.

Oración sobre las ofrendas


Concédenos, Señor, que la celebración de estos misterios Pascuales nos
llene siempre de alegría y que la actualización repetida de nuestra redención
sea para nosotros fuente de gozo incesante. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración después de la comunión


Pastor bueno, vela con solicitud sobre nosotros y haz que el rebaño
adquirido por la sangre de tu Hijo pueda gozar eternamente de las verdes
praderas de tu reino. Por Jesucristo nuestro Señor.

13 Feria o Memoria Libre: Nuestra Señora de Fátima


Lunes Blanco

O bien pueden usarse: Lecturas del Común de la Virgen

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 11,1-18


En aquellos días, los apóstoles y los hermanos de Judea se enteraron de
que también los gentiles habían recibido la palabra de Dios.
Cuando Pedro subió a Jerusalén, los partidarios de la circuncisión le
reprocharon: «Has entrado en casa de incircuncisos y has comido con ellos.»
Pedro entonces se puso a exponerles los hechos por su orden: «Estaba
yo orando en la ciudad de Jafa, cuando tuve en éxtasis una visión: Algo que
bajaba, una especie de toldo grande, cogido de los cuatro picos, que se
62
Plan de Pastoral - Mayo 2019

descolgaba del cielo hasta donde yo estaba. iré dentro y vi cuadrúpedos,


fieras, reptiles y pájaros. Luego oí una voz que me decía: “Anda, Pedro,
mata y come.” Yo respondí: “Ni pensarlo, Señor; jamás ha entrado en mi
boca nada profano o impuro.” La voz del cielo habló de nuevo: “Lo que Dios
ha declarado puro, no lo llames tú profano.” Esto se repitió tres veces, y de
un tirón lo subieron todo al cielo.
En aquel preciso momento se presentaron, en la casa donde estábamos,
tres hombres que venían de Cesárea con un recado para mí. El Espíritu me
dijo que me fuera con ellos sin más. Me acompañaron estos seis hermanos,
y entramos en casa de aquel hombre. Él nos contó que había visto en su
casa al ángel que, en pie, le decía: “Manda recado a Jafa e invita a Simón
Pedro a que venga; lo que te diga te traerá la salvación a ti y a tu familia.”
En cuanto empecé a hablar, bajó sobre ellos el Espíritu Santo, igual
que había bajado sobre nosotros al principio; me acordé de lo que había
dicho el Señor: “Juan bautizó con agua, pero ustedes serán bautizados
con Espíritu Santo.” Pues, si Dios les ha dado a ellos el mismo don que
a nosotros, por haber creído en el Señor Jesucristo, ¿quién era yo para
oponerme a Dios?»
Con esto se calmaron y alabaron a Dios diciendo: «También a los
gentiles les ha otorgado Dios la conversión que lleva a la vida.» Palabra
de Dios.

Salmo Responsorial: 41, 2-3; 42, 3-4


R/. Mi alma tiene sed de ti, Dios vivo
Como busca la cierva corriente de agua, así mi alma te busca a ti, Dios
mío; tiene sed de Dios, del Dios vivo: ¿cuándo entraré a ver el rostro de
Dios? R/.
Envía tu luz y tu verdad: que ellas me guíen y me conduzcan hasta tu
monte santo, hasta tu morada. R/.
Que yo me acerque al altar de Dios, al Dios de mi alegría; que te dé
gracias al son de la cítara, Dios, Dios mío. R/.

Lectura del santo Evangelio según san Juan 10,1-10


En aquel tiempo, dijo Jesús: «Les aseguro que el que no entra por la
puerta en el aprisco de las ovejas, sino que salta por otra parte, ése es
ladrón y bandido, pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas. A
éste le abre el guarda y las ovejas atienden a su voz, y él va llamando por su
nombre a sus ovejas y las saca fuera. Cuando ha sacado todas las suyas,
camina delante de ellas y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz; a un
extraño no lo seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de
los extraños.»
Jesús les puso esta comparación, pero ellos no entendieron de qué les
hablaba. Por eso añadió Jesús: «Les aseguro que yo soy la puerta de las
ovejas. Todos los que han venido antes de mí son ladrones y bandidos:
pero las ovejas no los escucharon. Yo soy la puerta: quien entra por mí, se
salvará, y podrá entrar y salir, y encontrará pastos. El ladrón no entra sino
para robar y matar y hacer estrago: yo he venido para que tengan vida y la
tengan abundante.» Palabra del Señor.
63
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

Meditación
En la primera lectura, Pedro es reprochado por haber entrado en casa
de incircuncisos y haber almorzado con ellos. Gran sorpresa y asombro
debió haber causado en los hermanos que le recriminaban al escuchar
lo que él tenía para contarles. Y es que el mismo Dios a través del Santo
Espíritu había enseñado al apóstol que la Buena Nueva de Jesucristo es
para todos los hombres, no importando si eran gentiles o no. Dios con
pedagogía divina, le muestra que todo lo creado por Él tiene dignidad y
que Él no hace nada impuro.
Muchas veces sufrimos la tentación de entender que sólo unos cuantos
“merecen” ser salvados por Dios; así tentados pensamos que sólo los que
están en la Iglesia activamente participando fielmente de algún servicio
o ministerio, con una relación personal profunda con el Señor son los
únicos por los que Jesús murió y resucitó. Olvidamos que Jesús vino a
llamar a todos, que invita a la conversión a los descartados, a los pobres
de espíritu, a los que no le conocen, a los alejados y sobre todo a los
pecadores, condición de la que ninguno estamos exentos.
Como podemos ver en el Evangelio de hoy, Él es la puerta por la que
encontraremos la salvación y la vida eterna, encontraremos el pasto que
nos llenará y las corrientes de agua viva que nos saciarán de esa sed que
describe el salmista, esa sed que tuvieron aquellos circuncisos pero que
también padecieron aquellos gentiles y que Dios, a través de Jesús mismo
sació. Hoy mismo Jesús nos invita a entrar en Él y a través de Él para qué
así obtengamos la vida y vida en abundancia. Que Dios nos de la gracia
de poder aceptar positivamente a esta invitación y que podamos entregar
nuestras vidas enteramente a Él y servirle con amor y gratitud.

14 Fiesta: San Matías, Apóstol


Martes Rojo

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 1, 15-17.20-26


Uno de esos días, Pedro se puso de pie en medio de los hermanos
-los que estaban reunidos eran alrededor de ciento veinte personas- y
dijo: “Hermanos, era necesario que se cumpliera la Escritura en la que el
Espíritu Santo, por boca de David, habla de Judas, que fue el jefe de los que
apresaron a Jesús. Él era uno de los nuestros y había recibido su parte en
nuestro ministerio. En el libro de los Salmos está escrito: Que su casa quede
desierta y nadie la habite. Y más adelante: Que otro ocupe su cargo.
Es necesario que uno de los que han estado en nuestra compañía
durante todo el tiempo que el Señor Jesús permaneció con nosotros, desde
el bautismo de Juan hasta el día de la ascensión, sea constituido junto con
nosotros testigo de su resurrección”. Se propusieron dos: José, llamado
Barsabás, de sobrenombre el Justo, y Matías.
Y oraron así: “Señor, tú que conoces los corazones de todos, muéstranos
a cuál de los dos elegiste para desempeñar el ministerio del apostolado,
dejado por Judas al irse al lugar que le correspondía”. Echaron suertes, y la
64
Plan de Pastoral - Mayo 2019

elección cayó sobre Matías, que fue agregado a los once Apóstoles. Palabra
de Dios.

Salmo Responsorial: 12, 1-2. 3-4. 5-6. 7-8


R/. “El Señor lo sentó con los príncipes de su pueblo” ·
Alaben, siervos del Señor, alaben el nombre del Señor. Bendito sea el
nombre del Señor, ahora y por siempre. R/.
De la salida del sol hasta su ocaso, alabado sea el nombre del Señor. El
Señor se eleva sobre todos los pueblos, su gloria sobre los cielos. R/.
¿Quién como el Señor, Dios nuestro, que se eleva en su trono y se abaja
para mirar al cielo y a la tierra? R/.
Levanta del polvo al desvalido, alza de la basura al pobre, para sentarlo
con los príncipes, los príncipes de su pueblo. R/.

Lectura del Santo Evangelio según San Juan 15,9-17.


En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: "Como el Padre me
amó, también yo los he amado a ustedes. Permanezcan en mi amor. Si
cumplen mis mandamientos, permanecerán en mi amor, como yo cumplí
los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les he dicho
esto para que mi gozo sea el de ustedes, y ese gozo sea perfecto.
Este es mi mandamiento: Ámense los unos a los otros, como yo los he
amado. No hay amor más grande que dar la vida por los amigos. Ustedes
son mis amigos si hacen lo que yo les mando. Ya no los llamo servidores,
porque el servidor ignora lo que hace su señor; yo los llamo amigos, porque
les he dado a conocer todo lo que oí de mi Padre. No son ustedes los que
me eligieron a mí, sino yo el que los elegí a ustedes, y los destiné para que
vayan y den fruto, y ese fruto sea duradero.
Así todo lo que pidan al Padre en mi Nombre, él se lo concederá. Lo que
yo les mando es que se amen los unos a los otros". Palabra del Señor.

Meditación

En esta fiesta de San Matías, la primera lectura nos presenta su


nombramiento como apóstol.
Jesús en el Evangelio de hoy nos hace una declaración de amor, nos
dice que, así como el Padre lo amó así mismo nos ha amado a nosotros, y
a la vez nos lanza la invitación de que permanezcamos en su amor, pero
¿cómo podemos permanecer en su amor?
El amor es una decisión que se traduce en obras, por esto Jesús nos
dice que si cumplimos sus mandamientos permaneceremos en su amor. Él
nos manda a amarnos los unos a otros como Él mismo nos ha amado, es
decir amarnos hasta llegar a dar la vida por el otro.
Dar la vida en lo pequeño y en lo grande, en el día a día, en lo ordinario
y lo extraordinario, muriendo a nosotros mismos por el bien del prójimo,
en nuestro hogar, en nuestro trabajo, con nuestros familiares y también
con el desconocido, mostrando así que tenemos una amistad con Jesús,
que le hemos escuchado y que, así como a Matías, Él nos eligió no como
servidores sino como sus amigos.
65
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

Pidamos con confianza a Dios que nos de la virtud de la caridad y la


voluntad de amarnos en este tiempo de tanta dificultad, donde abunda la
guerra, el odio, el egoísmo, la división y que así podamos sembrar paz,
armonía, generosidad y unión como frutos duraderos de ese amor.
Y recordemos siempre que El fue quien nos llamó, no fuimos
nosotros quienes lo elegimos, que El nos amó primero y nosotros solo
le respondemos. Que el Espíritu Santo nos ayude a estar siempre en
disposición de responder a todo aquello que El nos pide.

15 Memoria obligatoria: San Isidro Labrador


Miércoles Blanco

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 12,24–13,5a


En aquellos días, la palabra de Dios cundía y se propagaba. Cuando
cumplieron su misión, Bernabé y Saulo se volvieron de Jerusalén, llevándose
con ellos a Juan Marcos. En la Iglesia de Antioquía había profetas y maestros:
Bernabé, Simeón, apodado el Moreno, Lucio el Cireneo, Manahén, hermano
de leche del virrey Herodes, y Saulo.
Un día que ayunaban y daban culto al Señor, dijo el Espíritu Santo:
“Apártenme a Bernabé y a Saulo para la misión a que los he llamado.”
Volvieron a ayunar y a orar, les impusieron las manos y los despidieron.
Con esta misión del Espíritu Santo, bajaron a Seleucia y de allí zarparon
para Chipre. Llegados a Salamina, anunciaron la palabra de Dios en las
sinagogas de los judíos, llevando como asistente a Juan. Palabra de Dios.

Salmo Responsorial: 66, 2-3.5.6 y 8


R/. Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te
alaben
El Señor tenga piedad nos bendiga, ilumine su rostro sobre nosotros;
conozca la tierra tus caminos, todos los pueblos tu salvación. R/.
Que canten de alegría las naciones, porque riges el mundo con justicia,
riges los pueblos con rectitud y gobiernas las naciones de la tierra. R/.
Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben. Que
Dios nos bendiga; que le teman hasta los confines del orbe. R/.

Lectura del santo Evangelio según san Juan 12, 44-50


En aquel tiempo, Jesús dijo, gritando: “El que cree en mí, no cree en mí,
sino en el que me ha enviado. Y el que me ve a mí ve al que me ha enviado.
Yo he venido al mundo como luz, y así el que cree en mí no quedará en
tinieblas.
Al que oiga mis palabras y no las cumpla yo no lo juzgo, porque no
he venido para juzgar al mundo, sino para salvar al mundo. El que me
rechaza y no acepta mis palabras tiene quien lo juzgue: la palabra que yo he
pronunciado, ésa lo juzgará en el último día. Porque yo no he hablado por
cuenta mía; el Padre que me envió es quien me ha ordenado lo que he de
decir y cómo he de hablar. Y sé que su mandato es vida eterna. Por tanto, lo
que yo hablo lo hablo como me ha encargado el Padre”. Palabra del Señor.
66
Plan de Pastoral - Mayo 2019

Meditación
El Salmo de hoy, inicia y termina pidiendo la bendición, en medio de
alabanzas y acción de gracias y apelando a su amor y su misericordia
que se renueva cada día, a pesar de nuestras fallas, y de las veces
que nos equivocamos. Aunque hayamos sido criados y educados para
no andar pidiendo, sí debemos pedir la bendición a nuestro Padre
Dios y disponernos en humildad, a recibirla, reconociendo nuestra
pequeñez ante su grandeza, nuestro ser finito, ante el infinito, nuestro
ser criatura indigna ante nuestro Creador diciéndole: creo en ti y te
necesito en mi vida.
Recibir la bendición de Dios es sabernos protegidos bajo su mirada, con
su rostro iluminando nuestras vidas, por tanto, lo sabemos cercano, atento,
y dejando al descubierto todas aquellas cosas que debemos cambiar, todo
el orgullo, soberbia, vanidad, enojo. También nos fortalece al llenarnos de
su Espíritu Santo, que nos lanza, nos capacita, saca afuera el miedo que
nos limita y nos envía como un día fueron enviados Pablo y Bernabé a
misionar como vemos en la primera lectura.
El estallido de gozo del salmista que invita a la alabanza, a reconocer
la grandeza de Dios, a derribar fronteras, y barreras sabiéndonos todos
hijos de un mismo Padre. Sigue dando gracias por el fruto de la tierra, que
representa la vida (valor del mes de mayo), la providencia, el cuidado de
Dios. Esa demanda de una alabanza universal, que centra sus ojos en un
único Dios grande y verdadero, no importa a que grupo pertenezcas, de
que comunidad vengas, a que parroquia asistas, aquí lo hacemos unidos
como pueblo, incluimos a los que están cerca, como los que están lejos
y vemos cómo caen barreras que parecen insalvables y se destruyen
murallas que nos separan.
En el Evangelio de hoy, hay otro estallido, esta vez un grito de Jesús
donde nos recuerda que Él es la luz del mundo, y el que crea en El no
andará más en tinieblas. Nos recuerda que no viene a juzgarnos, sino a
mostrarnos que creer en él es vivir y actuar como él, dejando fuera todo
lo que es contrario a su plan. Nos presenta el amor del Padre para que
tengamos esa vida en abundancia que tiene para nosotros.
Pidámosle a Jesús nos regale su Espíritu Santo para que aprendamos a
escuchar la palabra de Dios, a acogerla y hacerla vida, nos muestre lo que
debemos cambiar y no vivamos más en tinieblas, sino como verdaderos
hijos de Dios.

16 Feria de Pascua
Jueves Blanco

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 13, 13-25


En aquellos días, Pablo y sus compañeros se hicieron a la vela en Pafos
y llegaron a Perge de Panfilia. Juan los dejó y se volvió a Jerusalén.
Desde Perge siguieron hasta Antioquía de Pisidia; el sábado entraron en
la sinagoga y tomaron asiento.
67
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

Acabada la lectura de la Ley y los profetas, los jefes de la sinagoga les


mandaron a decir: “Hermanos, si quieren exhortar al pueblo, hablen.”
Pablo se puso en pie y, haciendo seña de que se callaran, dijo: “Israelitas
y los que temen a Dios, escuchen: El Dios de este pueblo, Israel, eligió a
nuestros padres y multiplicó al pueblo cuando vivían como forasteros en
Egipto.
Los sacó de allí con brazo poderoso; unos cuarenta años los alimentó
en el desierto, aniquiló siete naciones en el país de Canaán y les dio en
posesión su territorio, unos cuatrocientos cincuenta años.
Luego les dio jueces hasta el profeta Samuel. Pidieron un rey, y Dios les
dio a Saúl, hijo de Quis, de la tribu de Benjamín, que reinó cuarenta años.
Lo depuso y nombró rey a David, de quien hizo esta alabanza: “Encontré a
David, hijo de Jesé, hombre conforme a mi corazón, que cumplirá todos mis
preceptos.” Según lo prometido, Dios sacó de su descendencia un salvador
para Israel: Jesús. Antes de que llegara, Juan predicó a todo Israel un
bautismo de conversión; y, cuando estaba para acabar su vida, decía: “Yo
no soy quien piensan; viene uno detrás de mí a quien no merezco desatarle
las sandalias” “. Palabra de Dios.

Salmo Responsorial: 88, 2-3.21-22.25 y 27


R/ “Cantaré eternamente las misericordias del Señor.”
Cantaré eternamente el amor del Señor, anunciaré por siempre tu
fidelidad, proclamaré: “Tu amor está consolidado para siempre, tu fidelidad
está firme en los cielos”. R/.
He hallado a mi siervo David, y lo he ungido con mi óleo santo; mi mano
está siempre con él, mi brazo lo fortalecerá. R/.
Mi fidelidad y mi amor estarán con él, en mi nombre triunfará. El me dirá:
“Tú eres mi padre, mi Dios, la roca que me salva”. R/.

Lectura del santo Evangelio según san Juan 13, 16-20


En aquel tiempo, después de lavar los pies a sus discípulos, Jesús les
dijo: “Yo les aseguro que un siervo no puede ser mayor que su señor, ni un
enviado puede ser superior a quien lo envió. Sabiendo esto, serán dichosos
si lo ponen en práctica. No estoy hablando de todos ustedes: yo sé muy bien
a quiénes he elegido.
Pero hay un texto de la Escritura que debe cumplirse: El que compartía mi
pan me ha traicionado. Les digo estas cosas ahora, antes de que sucedan,
para que cuando sucedan crean que yo soy. Les aseguro el que recibe a
mi enviado, me recibe a mí y, el que a mi me recibe, recibe al que me ha
enviado”. Palabra del Señor.

Meditación

Vivimos muy aprisa, tenemos muchas cosas en la cabeza y muchas


veces caemos en la tentación de pasar por alto la forma en la que Dios
actúa en nuestras vidas.
En esta primera lectura, Pablo, actuando como misionero de Cristo,
como dice el valor del año: escucha, medita y vive la Palabra de Dios,
68
Plan de Pastoral - Mayo 2019

resalta cómo está la mano de Dios sobre el pueblo que se escogió como
propiedad y va detallando el amor y el cuidado y la providencia de Dios
Sigue diciendo cómo los rodeaba de cuidados, que se traduce en amor
cercano, ya que si los rodeaba era porque estaba bien cerca de ellos;
cómo les dio en herencia su tierra, dándoles jueces y complaciendo sus
deseos al darle un Rey cuando se lo pidieron Y así continua, paso a paso,
deteniéndose en David, un hombre según el corazón de Dios, ungido con
oleo santo, como escuchamos en el salmo.
Pero, ¿qué vio Dios en David que le impresionó de esa manera? ¿Sabías
que tú y yo estamos llamados a tener ese corazón? ¿Qué debemos hacer
para tenerlo?
Sabemos que David se equivocó, que pecó, que ofendió a Dios, pero
también sabemos que se arrepintió de sus pecados y confió, y creyó en
Dios.
El Apóstol Pablo no deja de mencionar a Juan el Bautista, la voz que
grita en el desierto, que anunciaba la venida del Mesías, del Salvador, y
decía: No me miren a mí, detrás de mí viene uno que es mayor que yo, al
que no soy digno de desatarles las sandalias de los pies. Y me llama la
atención porque por naturaleza humana, a nadie le gusta ser pasado por
alto y quiere que se reconozca lo que hace o hizo en algún momento.
Debemos ser como flechas en el camino que indican hacia dónde ir,
dándole siempre gloria a Dios, tratando de llevar a otros a Jesús, sabiendo
que el siervo no es más que su Señor, ni el enviado más que el que lo
envía.
Pidámosle a Dios la gracia de ser sus instrumentos en todo tiempo y
que podamos ser llamados dichosos por entender esto y asimilarlo. Qué
hermoso es que Jesús diga que El conoce a los que ha elegido, por eso
diré como el salmista: El amor de Dios por siempre cantaré, de edad en
edad anunciará mi boca tu lealtad.

17 Feria o Memoria Libre: San Pascual Bailón, Religioso


Viernes Blanco

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 13,26-33.


En aquellos días, habiendo llegado Pablo a Antioquía decía en la sinagoga:
“Hermanos, descendientes de Abrahán y todos los que temen a Dios se les
ha enviado este mensaje de salvación. Los habitantes de Jerusalén y sus
autoridades no reconocieron a Jesús ni entendieron las profecías que se
leen los sábados, pero las cumplieron al condenarlo. Aunque no encontraron
nada que mereciera la muerte, le pidieron a Pilato que lo mandara a ejecutar.
Y, cuando cumplieron todo lo que estaba escrito de Él, lo bajaron del madero
y lo enterraron. Pero Dios lo resucitó de entre los muertos. Durante muchos
días, se apareció a los que lo habían acompañado de Galilea a Jerusalén,
y ellos son ahora sus testigos ante el pueblo. Nosotros les anunciamos la
Buena Noticia de que la promesa que Dios hizo a nuestros padres, nos la
ha cumplido a los hijos resucitando a Jesús. Así está escrito en el Salmo
segundo: “Tú eres mi Hijo: yo te he engendrado hoy.” Palabra de Dios.
69
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

Salmo Responsorial: 2, 6-7.8-9.10-11


R/. “Tú eres mi Hijo: yo te he engendrado hoy.”
“Yo mismo he establecido a mi rey en Sión, mi monte santo.” Voy a
proclamar el decreto del Señor; “Él me ha dicho: Tú eres mi Hijo, yo te he
engendrado hoy.” R/.
“Pídemelo: te daré en herencia las naciones, en posesión, los confines
de la tierra: los gobernarás con cetro de hierro, los quebrarás como jarro de
loza.” R/.
Y ahora, reyes, sean sensatos; escarmienten, los que rigen la tierra:
sirvan al Señor con temor, ríndanle homenaje temblando. R/.

Lectura del Santo Evangelio según San Juan 14, 1-6


En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: “Que no tiemble su corazón:
crean en Dios y crean también en mí. En la casa de mi Padre hay muchas
estancias; si no fuera así, se lo habría dicho a ustedes. Yo voy a prepararles
un lugar. Y cuando haya ido y les haya preparado un lugar, volveré otra
vez para llevarlos conmigo, a fin de que donde yo esté, estén también
ustedes. Ya conocen el camino del lugar adonde voy”. Tomás le dijo: “Señor,
no sabemos adónde vas. ¿Cómo vamos a conocer el camino?”. Jesús le
respondió: “Yo soy el Camino, y la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino
por mí. Palabra del Señor.

Meditación

Dios cumple sus promesas. El amor por su pueblo se manifiesta en


la entrega de su hijo, quien venció la muerte y con su resurrección nos
abre paso a la salvación. El mismo Dios nos da su plenitud, manifiesta su
rostro, nos da su paz. Dios cumple siempre su palabra. Nos ofrece apartar
para nosotros un lugar en el Reino de los cielos. Esto nos debe llenar de
esperanza, de una inmensa alegría, de una gran felicidad espiritual.
Jesús esta siempre a nuestro lado, y por ello podemos alegrarnos hoy,
podemos experimentarlo hoy. No es necesario llegar hasta el momento en
que estemos con El cara a cara en el cielo. Jesús no nos abandona, nos
acompaña en cada una de nuestras situaciones, El conoce nuestras vidas,
y no importa qué momentos podamos estar viviendo. Entonces ¿cómo
logro descubrirlo?, ¿cómo vivir esa manifestación de su amor?
Sabemos que nuestro gran tesoro será poder vivir en el reino de Dios
para siempre. Pero ¿qué podemos hacer entonces para comenzar a vivir
ese reino en nuestro presente, aquí, ahora?
Jesús es el camino. Si vivimos como vivió, si obramos como obró, si
amamos como amó, podemos experimentar ese reino de Dios ahora.
Necesitamos el Espíritu Santo, que nos da la capacidad de vivir en
nuestro corazón ese amor. Por nuestras propias fuerzas no es suficiente.
Necesitamos de la luz de su Espíritu Santo, para que lo imposible se haga
posible. La humildad será la herramienta principal para buscar el camino,
reconocernos pequeños, necesitados de su gracia, dependientes de su
guía, y así, sólo así, descubriremos la presencia de nuestro Dios, aquí y
ahora.
70
Plan de Pastoral - Mayo 2019

18 Feria o Memoria Libre: San Juan I, Papa y Mártir


Sábado Blanco o Rojo

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 13, 44-52


El sábado siguiente, casi toda la ciudad acudió a oír la palabra de Dios. Al
ver el gentío, a los judíos les dio mucha envidia y respondían con insultos a las
palabras de Pablo. Entonces Pablo y Bernabé dijeron sin contemplaciones:
“Teníamos que anunciarles primero a ustedes la palabra de Dios; pero como
la rechazan y no se consideran dignos de la vida eterna, sepan que nos
dedicamos a los gentiles. Así nos lo ha mandado el Señor: “Yo te haré luz
de los gentiles, para que lleves la salvación hasta el extremo de la tierra.”
“Cuando los gentiles oyeron esto, se alegraron y alababan la palabra del
Señor; y los que estaban destinados a la vida eterna creyeron.
La palabra del Señor se iba difundiendo por toda la región. Pero los
judíos incitaron a las señoras distinguidas y devotas y a los principales de la
ciudad, provocaron una persecución contra Pablo y Bernabé y los expulsaron
del territorio. Ellos sacudieron el polvo de los pies, como protesta contra la
ciudad, y se fueron a Iconio. Los discípulos quedaron llenos de alegría y de
Espíritu Santo. Palabra de Dios.

Salmo Responsorial: 97, 1.2-3ab.3cd-4


R/. “Los confines de la tierra han contemplado la victoria de nuestro Dios”.
Canten al Señor un cántico nuevo, porque ha hecho maravillas: su diestra
le ha dado la victoria, su santo brazo. R/.
El Señor da a conocer su victoria, revela a las naciones su justicia: se
acordó de su misericordia y su fidelidad en favor de la casa de Israel. R/.
Los confines de la tierra han contemplado la victoria de nuestro Dios.
Aclama al Señor, tierra entera; griten, vitoreen, toquen. R/.

Lectura del Santo Evangelio según San Juan 14, 7-14


En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “Si me conocen a mí,
conocerán también a mi Padre. Ahora ya lo conocen y lo han visto.” Felipe le
dice: “Señor, muéstranos al Padre y nos basta.”
Jesús le replica: “Hace tanto que estoy con ustedes, ¿y no me conoces,
Felipe? Quien me ha visto a mí ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: “Muéstranos
al Padre”? ¿No crees que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí? Lo que yo
les digo no lo hablo por cuenta propia. El Padre, que permanece en mí, hace
sus obras. Créanme, yo estoy en el Padre, y el Padre en mí. Si no, crean a
las obras. Se lo aseguro: el que cree en mí, también él hará las obras que
yo hago, y aún mayores. Porque yo me voy al Padre; y lo que pidan en mi
nombre, yo lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si me piden
algo en mi nombre, yo lo haré.” Palabra del Señor.

Meditación

Para poder vivir plenamente en el espíritu debemos tratar de actuar


siempre conforme al plan de Dios. Jesús se acerca a los gentiles, a los
71
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

excluidos, a los marginados, a los incircuncisos, a aquellos que, por su


desobediencia, han seguido los deseos de sus pasiones y la inclinación de
su naturaleza pecaminosa, y eran objeto del enojo de Dios.
Jesús viene a nuestro encuentro, y no importa que seamos gentiles, su
misericordiosa nos alcanza, te busca hoy a ti, a mí, porque somos suyos,
somos obra de sus manos. En su amor profundo, se entrega a morir en la cruz.
El apóstol San Pablo declara a los gentiles el mensaje de salvación,
la esperanza de pertenencia al pueblo de Dios. Pero no siempre es
posible escuchar el mensaje, la soberbia puede arropar el corazón del
hombre como arropó el de los judíos, y rechazar el mensaje. Los judíos
se consideraban mejores, los que sentían envidia porque actuaba en los
sencillos no podían escuchar el mensaje de Dios a través de San Pablo.
Hoy en muchas ocasiones desconocemos esa La victoria de sobre la
muerte y el pecado es nuestra alegría nuestra esperanza.
Jesús no se cansa, insiste, llama a tu corazón, busca las maneras para
llamar tu atención, insiste para que le recibas y experimentes su amor.
Y cuando podemos verle, cuando le conocemos, obramos conforme su
voluntad, y el Espíritu Santo nos permitirá obrar dándonos a nuestros
hermanos, servir a la iglesia, a las comunidades. De este modo seremos
felices, tendremos paz.
Jesús camina a nuestro lado, basta que tengamos arrepentimiento para
encontrarlo en la confesión de nuestras faltas, basta un pequeño espacio
en nuestro interior y podremos encontrarlo, y celebrar la alegría de saberlo
junto a nosotros.

19 V Domingo de Pascua
Primera Semana Liturgia de las Horas Blanco

La señal de que hemos pasado de la muerte a la vida es nuestro


amor fraterno

Algunas Orientaciones: Colocar el lema y valor del mes y de la


celebración. Destacar con algunos signos de que nos amamos los unos
a los otros. Se pueden poner corazones que hablan de amor fraterno. Se
puede presentar el signo de la Alianza con Dios. Se pueden resaltar a los
que viven en comunidad. Proponemos un sencillo esquema para realizar
un acto floral a la Virgen María al final de cada misa dominical del mes de
mayo. Ver Pag.14 y 15.

Monición Ambiental:
Hermanos y hermanas: Estamos hoy en el Quinto Domingo de la Pascua
del Señor Resucitado en el que confesamos nuestra fe en Aquel que es
dueño de nuestras vidas, del mundo y de la historia: ¡Jesucristo, Hijo de
Dios!
Tal como lo indica el lema de este mes: “El que oye mi Palabra… ha
pasado de la muerte a la vida” (Juan 5,24) lo que se manifiesta en el amor
fraterno entre nosotros sus discípulos y hacia los que no lo son, abriéndoles
72
Plan de Pastoral - Mayo 2019

las puertas de la fe. Esa vida plena que nos trae el Señor y hacia la que
avanzamos en medio de duros trabajos se hará realidad en esos cielos
nuevos y esa nueva tierra donde sólo tienen morada quienes viven su
alianza.
Con gozo cantamos para recibirlo a Él que viene a reunirse con nosotros
a través de su ministro, para dar gracias al Padre por el don de la fe, de la
esperanza, del amor y de la escucha de su Palabra.

Oración colecta
Señor, tú que te has dignado redimirnos y has querido hacernos hijos
tuyos, míranos siempre con amor de Padre y haz que cuantos creemos en
Cristo, tu Hijo, alcancemos la libertad verdadera y la herencia eterna. Por
nuestro Señor Jesucristo.

LITURGIA DE LA PALABRA

Primera Lectura: Hechos 14, 21b-27


Como Pablo también nosotros hoy estamos llamados a ser
evangelizadores y llevar la Buena Nueva a aquellos que “viven en tiniebla
y en sombra de muerte” para que se les abra la puerta de la fe y así tengan
vida plena en Jesucristo Escuchemos.

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles Hechos 14, 21b-27
En aquellos días, Pablo y Bernabé volvieron a Listra, a Iconio y a
Antioquía, animando a los discípulos y exhortándolos a perseverar en la fe,
diciéndoles que hay que pasar mucho para entrar en el reino de Dios.
En cada Iglesia designaban presbíteros, oraban, ayunaban y los
encomendaban al Señor, en quien habían creído. Atravesaron Pisidia y
llegaron a Panfilia. Predicaron en Perge, bajaron a Atalía y allí se embarcaron
para Antioquia, de donde los habían enviado, con la gracia de Dios, a la
misión que acababan de cumplir.
Al llegar, reunieron a la Iglesia, les contaron lo que Dios había hecho por
medio de ellos y cómo había abierto a los gentiles la puerta de la fe. Palabra
de Dios.

Salmo Responsorial: 144, 8-9. 10-11. 12-13ab


R/. Bendeciré tu nombre por siempre jamás, Dios mío, mi rey.
El Señor es clemente y misericordioso, lento a la cólera y rico en piedad;
el Señor es bueno con todos, es cariñoso con todas sus criaturas. R/.
Que todas tus criaturas te den gracias, Señor, que te bendigan tus fieles;
que proclamen la gloria de tu reinado, que hablen de tus hazañas. R/.
Explicando tus hazañas a los hombres, la gloria y majestad de tu reinado.
Tu reinado es un reinado perpetuo, tu gobierno va de edad en edad. R/.

Segunda Lectura: Apocalipsis 21, 1-5ª


Los que escuchan la voz del Señor y la cumplen disfrutarán del cielo
nuevo y una tierra nueva, la nueva Jerusalén, en la que ya no habrá muerte,
ni llanto ni dolor. Escuchemos.
73
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

Lectura del libro del Apocalipsis 21, 1-5ª


Yo, Juan, vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la
primera tierra ha pasado, y el mar ya no existe. Y vi la ciudad santa,
la nueva Jerusalén, que descendía del cielo, enviada por Dios, arreglada
como una novia que se adorna para su esposo. Y escuché una voz potente
que decía desde el trono: «Ésta es la morada de Dios con los hombres:
acampará entre ellos. Ellos serán su pueblo, y Dios estará con ellos y será
su Dios.
Enjugará las lágrimas de sus ojos. Ya no habrá muerte, ni luto, ni llanto,
ni dolor. Porque el primer mundo ha pasado.» Y el que estaba sentado en el
trono dijo: «Todo lo hago nuevo.» Palabra de Dios.

Aleluya Jn 13, 34
Les doy un mandamiento nuevo -dice el Señor -: que se amen
unos a otros, como yo los he amado.

Evangelio: Juan 13, 31-33a. 34-35


A quienes han escuchado la Palabra del Resucitado sobre el amor
fraterno se les ve que han pasado de la muerte a la vida si se aman unos a
otros como Él ha ordenado. Escuchemos.

Lectura del santo evangelio según san Juan 13, 31-33a. 34-35
Cuando salió Judas del cenáculo, dijo Jesús: -«Ahora es glorificado el
Hijo del hombre, y Dios es glorificado en él. Si Dios es glorificado en él,
también Dios lo glorificará en sí mismo: pronto lo glorificará.
Hijos míos, me queda poco de estar con ustedes. Les doy un mandamiento
nuevo: que se amen unos a otros; como yo los he amado, ámense también
entre ustedes. La señal por la que conocerán todos que son discípulos míos
será que se aman unos a otros.» Palabra del Señor.

Meditación

Es muy interesante conocer cómo vivían los discípulos, como lo


sabemos por los Hechos de los apóstoles, no solamente por los milagros
sino también por el respeto a la jerarquía de la iglesia en ese momento y
de cómo esa jerarquía reconoce que no lo puede hacer todo. Por eso no
duda en nombrar ayudantes para los diferentes ministerios. Existe algo
importante en este relato de la primera lectura y es que en momento de la
toma de decisiones importantes es vital la oración, ya que cada paso de
nuestra vida debe estar guiado por la gracia del Espíritu Santo.
La segunda lectura que se proclama el día de hoy nos lleva a
reflexionar sobre el regalo que Cristo nos dio al vencer la muerte y el
pecado en la cruz. Este debe ser el anhelo de todo cristiano: estar en
la morada celestial no solamente cuando partamos a la casa del Padre,
sino que cada día, en el presente en el que vivo, puedo anticipar esta
promesa de Jesús al acoger su palabra y llenándome de su amor. El libro
del Apocalipsis más que un libro que habla de destrucción es un libro
donde vemos concretarse el poder absoluto de nuestro Señor, donde ya
74
Plan de Pastoral - Mayo 2019

no habrá sufrimiento alguno porque somos el pueblo de Dios y El habita


en medio de nosotros.
El Evangelio de Juan nos pone de manifiesto varias cosas: un
Jesús abandonado a la voluntad de Dios Padre y confiado en la
glorificación de su sacrificio para el bienestar de la todos los hombres
y mujeres. Jesús, que al despedirse, nos da el más grande de todos
los mandamientos que debe ser el distintivo de todos sus discípulos
“el amor”. ¿De qué me vale llamarme cristiano si no puedo amar a mi
prójimo tal como Jesús me ama?
Jesús me ama tal y como yo soy, y yo, a los demás, con sus defectos,
debo amarlos también

Oración de los Fieles


El que preside: Llenos de fe y de esperanza en Ti imploramos por
nuestra Iglesia, por nuestro mundo y por todos nosotros diciéndote: Haznos
tus testigos a través de nuestro amor fraterno.
• Por la Iglesia, por el Papa, los obispos, los presbíteros, los diáconos,
sacerdotes, los consagrados y consagradas, los laicos y laicas
comprometidos,para que observando el mandamiento nuevo del amor,
sea en medio del mundo signo de esperanza de la nueva tierra y de los
cielos nuevos que Cristo ha inaugurado. Oremos.
• Por nuestros gobernantes y todos los políticos para que trabajen por un
mundo mejor, en el que se reduzca el llanto, el luto y la muerte y florezca
la justicia y la paz. Oremos.
• Por los pobres, los enfermos y cuantos sufren por cualquier causa, para
que con nuestra atención a ellos demos testimonio de la fe en la caridad.
Oremos.
• Por todos nosotros aquí reunidos alrededor del altar, para que
amándonos unos a otros, el mundo pueda reconocernos como discípulos
de Jesucristo, el Señor y así crean en El. Oremos.
• Para que la visita con el Cirio Pascual a los hogares de nuestros sectores
parroquiales, durante esta cincuentena pascual, renueve y reafirme la fe
en Jesús, acreciente el amor y la fraternidad
• El que preside: Escucha, Padre de Amor, nuestras oraciones. Aviva
en nosotros la esperanza, fortalece nuestra fe y haz que de nuestros
corazones brote tu amor a todos los que nos has regalado como hermanos
y hermanas. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Oración sobre las ofrendas


Oh Dios, que, por el admirable trueque de este sacrificio, nos haces
partícipes de tu divinidad, concédenos que nuestra vida sea manifestación y
testimonio de esta verdad que conocemos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración después de la comunión


Ven, Señor, en ayuda de tu pueblo, y, ya que nos has iniciado en los
misterios de tu reino, haz que abandonemos nuestra antigua vida de pecado
y vivamos ya desde ahora, la novedad de la vida eterna. Por Jesucristo
Nuestro Señor.
75
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

20 Feria o Memoria Libre: San Bernardino de Siena, Presbítero


Lunes Blanco

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 14,5-17


En aquellos días, se produjeron en Iconio conatos de parte de los gentiles
y de los judíos, a sabiendas de las autoridades, para maltratar y apedrear a
Pablo y a Bernabé; ellos se dieron cuenta de la situación y se escaparon a
Licaonia, a las ciudades de Listra y Derbe y alrededores, donde predicaron
el Evangelio. Había en Listra un hombre lisiado y cojo de nacimiento, que
nunca había podido andar. Escuchaba las palabras de Pablo, y Pablo,
viendo que tenía una fe capaz de curarlo, le gritó, mirándolo: «Levántate,
ponte derecho.»
El hombre dio un salto y echó a andar. Al ver lo que Pablo había hecho,
el gentío exclamó en la lengua de Licaonia: «Dioses en figura de hombres
han bajado a visitarnos.» A Bernabé lo llamaban Zeus y a Pablo, Hermes,
porque se encargaba de hablar. El sacerdote del templo de Zeus que estaba
a la entrada de la ciudad trajo a las puertas toros y guirnaldas y, con la gente,
quería ofrecerles un sacrificio.
Al darse cuenta los apóstoles Bernabé y Pablo, se rasgaron el manto e
irrumpieron por medio del gentío, gritando: «Hombres, ¿qué hacen?
Nosotros somos mortales igual que ustedes; les predicamos el Evangelio,
para que dejen los dioses falsos y se conviertan al Dios vivo que hizo el cielo,
la tierra y el mar y todo lo que contienen. En el pasado, dejó que cada pueblo
siguiera su camino; aunque siempre se dio a conocer por sus beneficios,
mandándoles desde el cielo la lluvia y las cosechas a sus tiempos, dándoles
comida y alegría en abundancia.»
Con estas palabras disuadieron al gentío, aunque a duras penas, de que
les ofrecieran sacrificio. Palabra de Dios.

Salmo Responsorial: 113B, 1-2.3-4.15-16


R/. No a nosotros, Señor, no a nosotros, sino a tu nombre da la gloria
No a nosotros, Señor, no a nosotros, sino a tu nombre da la gloria, por tu
bondad, por tu lealtad. ¿Por qué han de decir las naciones: «Dónde está su
Dios»? R/.
Nuestro Dios está en el cielo, lo que quiere lo hace. Sus ídolos, en cambio,
son plata y oro, hechura de manos humanas. R/.
Benditos sean del Señor, que hizo el cielo y la tierra. El cielo pertenece al
Señor, la tierra se la ha dado a los hombres. R/.

Lectura del santo Evangelio según san Juan 14,21-26


En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «El que acepta mis
mandamientos y los guarda, ése me ama; al que me ama lo amará mi Padre,
y yo también lo amaré y me revelaré a él.»
Le dijo Judas, no el Iscariote: «Señor, ¿qué ha sucedido para que te
reveles a nosotros y no al mundo?»
Respondió Jesús y le dijo: «El que me ama guardará mi palabra, y mi
Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada en él. El que no me
76
Plan de Pastoral - Mayo 2019

ama no guardará mis palabras. Y la palabra que están oyendo no es mía


sino del Padre que me envió. Les he hablado de esto ahora que estoy a
su lado, pero el Defensor, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi
nombre, será quien se lo enseñe todo y les vaya recordando todo lo que les
he dicho.» Palabra del Señor.

Meditación
Los Hechos de los apóstoles en el día de hoy narran los acontecimientos
que vivieron sus discípulos al proclamar la buena nueva. Tuvieron el
propósito de apedrear a Pablo y Bernabé, lo que los obligó a irse a otras
ciudades
No importan las dificultades en que nos encontremos; en nuestra vida a
veces vivimos situaciones que nos dificultan caminar en nuestra vida de fe,
pero siempre nuestro Señor Jesús envía personas que son de gran bendición
para nosotros y se convierten en instrumentos de la ayuda que esperamos.
Refiere el evangelio de hoy cómo Jesús nos dice cuál es el mandamiento
que produce frutos y que por estos frutos van a reconocer a sus discípulos,
ya que el amor es el signo perfecto de todo cristiano autentico.
Todo aquel que ama no tiene en sus labios palabras que puedan ofender
a los demás, ya que este amor puro es el que produce la palabra de Dios
en la vida de cada persona que ha tenido una conversión verdadera. El
que ama tiene la palabra del Señor en su corazón y su corazón será donde
habite la trinidad de Dios llenando de felicidad plena a ese ser humano.
Todo aquel que quiera ver el rostro de Jesús debe estar dispuesto amar y
ser amado.

Feria o Memoria Libre : San Cristóbal Magallanes,


21 Presbítero y compañeros, Mártires
Martes Blanco o Rojo
42º Aniversario de la Ordenación episcopal De Mons. Jesús María de
Jesús Moya, Obispo Emérito de la Diócesis de San Francisco de Macorís

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 14,19-28


En aquellos días, llegaron unos judíos de Antioquía y de Iconio y se
ganaron a la gente; apedrearon a Pablo y lo arrastraron fuera de la ciudad,
dejándolo por muerto. Entonces lo rodearon los discípulos; él se levantó y
volvió a la ciudad. Al día siguiente, salió con Bernabé para Derbe; después
de predicar el Evangelio en aquella ciudad y de ganar bastantes discípulos,
volvieron a Listra, a Iconio y a Antioquía, animando a los discípulos y
exhortándolos a perseverar en la fe, diciéndoles que hay que pasar mucho
para entrar en el reino de Dios.
En cada Iglesia designaban presbíteros, oraban, ayunaban y los
encomendaban al Señor, en quien habían creído.
Atravesaron Pisidia y llegaron a Panfilia. Predicaron en Perge, bajaron a
Atalía y allí se embarcaron para Antioquía, de donde los habían enviado, con
la gracia de Dios, a la misión que acababan de cumplir. Al llegar, reunieron
a la Iglesia, les contaron lo que Dios había hecho por medio de ellos y cómo
77
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

habían abierto a los gentiles la puerta de la fe. Se quedaron allí bastante


tiempo con los discípulos. Palabra de Dios.

Salmo Responsorial: 144,10-11.12-13ab.21


R/. “Que tus fieles, Señor, proclamen la gloria de tu reinado.”
Que todas tus criaturas te den gracias, Señor, que te bendigan tus fieles;
que proclamen la gloria de tu reinado, que hablen de tus hazañas. R/.
Explicando tus hazañas a los hombres, la gloria y majestad de tu reinado.
Tu reinado es un reinado perpetuo, tu gobierno va de edad en edad. R/.
Pronuncie mi boca la alabanza del Señor, todo viviente bendiga su santo
nombre por siempre jamás. R/.

Lectura del Santo Evangelio según San Juan 14, 27-31a


En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “La paz les dejo, mi paz les
doy; no se la doy yo como la da el mundo. Que no tiemble su corazón ni se
acobarde. Me han oído decir: ‘Me voy y vuelvo a su lado.’ Si me amaran,
se alegrarían de que vaya al Padre, porque el Padre es más que yo. Se
lo he dicho ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda, sigan
creyendo. Ya no hablaré mucho con ustedes, pues se acerca el Príncipe del
mundo; no es que él tenga poder sobre mí, pero es necesario que el mundo
comprenda que yo amo al Padre, y que lo que el Padre me manda yo lo
hago.” Palabra del Señor.

Meditación

“«Es necesario que pasemos por muchas tribulaciones para entrar


en el Reino de Dios.” Es posible que tú al igual que yo, estés pasando
por tiempos difíciles, “tiempos de prueba”, decimos los cristianos. Estas
pruebas nos ocasionan angustia, cansancio y nos dan directo en la fe.
Hoy Pablo nos habla de estas pruebas, vemos cómo, él mismo es
probado. Las pruebas de Pablo a causa del Evangelio son innumerables
(naufragios, flagelaciones, violencia, enfermedades, cárcel, etc.), y sin
embargo, él las ve como “necesarias”.
Hay muchas cosas “necesarias” para tu vida, el alimento, el vestido, la
educación. y Pablo nos exhorta diciendo que también las pruebas lo son,
pero con un fin mayor. El alimento, el vestido, la educación, son bienes
necesarios, pero terrenos, que un día no necesitaremos más. Pero las
pruebas apuntan a un destino eterno.
¿Cómo puede ser una prueba de una enfermedad, o de la pérdida
de un empleo, o la muerte de un ser querido algo bueno para mi
vida?
Por esas “pruebas” Dios prueba nuestra obediencia, nuestra fidelidad
a Él y el deseo de hacer su voluntad. Puedo decir que mi fe se ha
fortalecido y que he visto más de cerca la fidelidad y el amor de Dios
por mí, porque las pruebas son como un campo de batalla, donde nos
ejercitamos para un día poder morar en el reino de Cristo para siempre.
Son ejercicios de la vida que fortalecen al hombre interior y nos van
modelando.
78
Plan de Pastoral - Mayo 2019

Pidamos al Señor que nos envíe su Espíritu Santo para que venga en
ayuda de nuestra debilidad y nuestro corazón “no se turbe, ni se acobarde”
ante el rigor de la prueba, sino más bien que seamos siempre morada suya
y portadores de la paz.

Feria o Memoria Libre: Santa Joaquina Vedruna,


22
o Santa Rita de Casia, Religiosas
Miércoles Blanco

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 15, 1-6


En aquellos días, unos que bajaron de Judea se pusieron a enseñar
a los hermanos que, si no se circuncidaban conforme a la tradición de
Moisés, no podían salvarse. Esto provocó un altercado y una violenta
discusión con Pablo y Bernabé; y se decidió que Pablo, Bernabé y algunos
más subieran a Jerusalén a consultar a los apóstoles y presbíteros sobre
la controversia. La Iglesia los proveyó para el viaje; atravesaron Fenicia
y Samaria, contando a los hermanos cómo se convertían los gentiles y
alegrándolos mucho con la noticia. Al llegar a Jerusalén, la Iglesia, los
apóstoles y los presbíteros los recibieron muy bien; ellos contaron lo que
Dios había hecho con ellos. Pero algunos de la secta de los fariseos, que
habían abrazado la fe, intervinieron, diciendo: “Hay que circuncidarlos y
exigirles que guarden la ley de Moisés.” Los apóstoles y los presbíteros se
reunieron a examinar el asunto. Palabra de Dios.

Salmo Responsorial: 121, 1-2.3-4ª.4b-5


R/. Vamos alegres a la casa del Señor.”
¡Qué alegría cuando me dijeron: “Vamos a la casa del Señor”! Ya están
pisando nuestros pies tus umbrales, Jerusalén. R/.
Allá suben las tribus, las tribus del Señor, según la costumbre de Israel,
a celebrar el nombre del Señor; en ella están los tribunales de justicia, en el
palacio de David. R/.

Lectura del Santo Evangelio según San Juan 15,1-8


En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “Yo soy la verdadera vid, y
mi Padre es el labrador. A todo sarmiento mío que no da fruto lo arranca, y
a todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto.
Ustedes ya están limpios por las palabras que les he hablado;
permanezcan en mí, y yo en ustedes. Como el sarmiento no puede dar fruto
por sí, si no permanece en la vid, así tampoco ustedes, si no permanecen
en mí. Yo soy la vid, ustedes los sarmientos; el que permanece en mí y yo
en él, ése da fruto abundante; porque sin mí no pueden hacer nada. Al que
no permanece en mí lo tiran fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los
recogen y los echan al fuego, y arden.
Si permanecen en mí, y mis palabras permanecen en ustedes,
pidan lo que deseen, y se realizará. Con esto recibe gloria mi Padre,
con que den fruto abundante; así serán discípulos míos.” Palabra
del Señor.
79
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

Meditación
Hace un tiempo, leí de un árbol de la vid que tiene más de 200 años.
Curiosamente, solo tiene una raíz. Todavía, cada año, los sarmientos (que
son como las ramas) producen una abundante cosecha de uvas.
Al conocer este hecho, inmediatamente vino a mi mente esta frase del
evangelio: “Yo soy la vid, ustedes los sarmientos”.
Jesús nos regala esta imagen de la vid y los sarmientos muy cerca de
su pasión y muerte. Se nota en sus palabras la ternura del maestro que
quiere transmitir un mensaje importante y usa esta imagen para que el
mensaje cale en los corazones de sus apóstoles.
Jesús es la vid verdadera, la que nos da la vida, nosotros estamos
unidos a Él y sin Él nuestra vida está imposibilitada de dar frutos. ¿Y cuáles
son los frutos que Jesús quiere producir a través de nosotros?
Pues esto será según tu realidad. La vida interior con la vid es para
los sarmientos, los frutos para quienes te rodean. ¿Vives en un ambiente
de guerra?, pues tus frutos han ser de paz. Si vives en medio de la
desesperanza y la tristeza, pues estás llamado a dar frutos de esperanza
y de alegría.
Pidamos al buen Dios que nos ayude cada día a producir más frutos
en un mundo que tanto nos necesita. Que nos transforme (que nos
pode), que nos ayude a través de su Santo Espíritu a no separarnos
nunca de Él y a ser portadores de la Buena Noticia a través de los frutos
de amor y caridad.

23 Feria de Pascua
Jueves Blanco

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 15, 7-21


En aquellos días, después de una fuerte discusión, se levantó Pedro y
dijo a los apóstoles y a los presbíteros: «Hermanos, desde los primeros días,
como saben, Dios me escogió entre ustedes para que los gentiles oyeran
de mi boca el mensaje del Evangelio, y creyeran. Y Dios, que penetra los
corazones, mostró su aprobación dándoles el Espíritu Santo igual que a
nosotros. No hizo distinción entre ellos y nosotros, pues ha purificado sus
corazones con la fe. ¿Por qué provocan a Dios ahora, imponiendo a esos
discípulos una carga que ni nosotros ni nuestros padres hemos podido
soportar? No, creemos que lo mismo ellos que nosotros nos salvamos por la
gracia del Señor Jesús.»
Toda la asamblea hizo silencio para escuchar a Bernabé y Pablo, que les
contaron los signos y prodigios que Dios había hecho por medio de ellos entre
los gentiles. Cuando terminaron, Santiago resumió la discusión, diciendo:
«Escúchenme, hermanos: Simón ha contado la primera intervención de Dios
para escogerse un pueblo entre los gentiles. Esto responde a lo que dijeron
los profetas: “Después volveré para levantar de nuevo la choza caída de
David; levantaré sus ruinas y la pondré en pie, para que los demás hombres
busquen al Señor, y todos los gentiles llevarán mi nombre: lo dice el Señor,
80
Plan de Pastoral - Mayo 2019

que lo anunció desde antiguo.” Por eso, a mi parecer, no hay que molestar a
los gentiles que se convierten a Dios; basta escribirles que no se contaminen
con la idolatría ni con la fornicación y que no coman sangre ni animales
estrangulados. Porque durante muchas generaciones, en la sinagoga de
cada ciudad, han leído a Moisés todos los sábados y lo han explicado.»
Palabra de Dios.

Salmo Responsorial: 95, 1-2ª.2b-3.10


R/. “Cuenten las maravillas del Señor a todas las naciones”
Canten al Señor un cántico nuevo, canten al Señor, toda la tierra; canten
al Señor, bendigan su nombre. R/.
Proclamen día tras día su victoria. Cuenten a los pueblos su gloria, sus
maravillas a todas las naciones. R/.
Digan a los pueblos: «El Señor es rey, Él afianzó el orbe, y no se moverá;
Él gobierna a los pueblos rectamente.» R/.

Lectura del Santo Evangelio según San Juan 15, 9-11


En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Como el Padre me ha
amado, así los he amado yo; permanezcan en mi amor. Si guardan mis
mandamientos, permanecerán en mi amor; lo mismo que yo he guardado
los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les he hablado
de esto para que mi alegría esté en ustedes, y su alegría llegue a plenitud.»
Palabra del Señor.

Meditación

La lectura de los Hechos de los Apóstoles en este día nos describen a


San Pedro y San Pablo, compartiendo la armonía, en lo esencial, que es
el amor a Dios y al prójimo, nos invitan a rechazar todo tipo de sectarismo,
y a vivir la fraternidad incondicionalmente. Se puede pensar distinto y vivir
en la amabilidad.
El apóstol Pedro interviene en una discusión entre apóstoles y fariseos.
Los fariseos que creen ser dueños de la verdad absoluta y que piensan
que solo ellos serán salvos por su manera estricta de interpretar y aplicar
las leyes (613 leyes), y los apóstoles que viven el evangelio libre de leyes;
basado en el amor de nuestro Señor Jesucristo.
La intervención de Pedro, apóstol de Jesucristo, testigo presencial de la
pasión y gloria de Cristo, que en un momento de miedo negó a su maestro,
pero luego arrepentido llora amargamente y, confía en el perdón. El Señor
lo perdonó y sobre él edificó su iglesia.
Analicemos nuestro comportamiento con nuestros familiares, amigos,
vecinos, compañeros de trabajo, hermanos comunitarios, etc.; a veces
nos creemos superiores, dueños de la verdad, arrogantes y orgullosos,
pensamos solo en hacer dinero, crecer laboralmente y adquirir bienes
materiales. En oración pidamos la humildad y solidaridad con nuestros
hermanos.

81
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

24 Feria de Pascua
Viernes Blanco

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 15, 22-31


En aquellos días, los apóstoles y los presbíteros con toda la Iglesia
acordaron elegir algunos de ellos y mandarlos a Antioquía con Pablo y
Bernabé. Eligieron a Judas Barsabá y a Silas, miembros eminentes entre
los hermanos, y les entregaron esta carta: «Los apóstoles y los presbíteros
hermanos saludan a los hermanos de Antioquía, Siria y Cilicia convertidos
del paganismo. Nos hemos enterado de que algunos de aquí, sin encargo
nuestro, les han alarmado e inquietado con sus palabras. Hemos decidido
por unanimidad, elegir algunos y enviárselos con nuestros queridos Bernabé
y Pablo, que han dedicado su vida a la causa de nuestro Señor Jesucristo.
En vista de esto, mandamos a Silas y a Judas, que les referirán de palabra
lo que sigue: Hemos decidido el Espíritu Santo y nosotros, no imponerles
más cargas que las indispensables: que se abstengan de carne sacrificada
a los ídolos, de sangre, de animales estrangulados y de la fornicación. Harán
bien en apartarse de todo esto. Salud.»
Los despidieron, y ellos bajaron a Antioquía, donde reunieron a la Iglesia
y entregaron la carta. Al leer aquellas palabras alentadoras, se alegraron
mucho. Palabra de Dios.

Salmo Responsorial: 56, 8-9.10-12


R/. “Te daré gracias ante los pueblos, Señor”
Mi corazón está firme, Dios mío, mi corazón está firme. Voy a cantar
y a tocar, despierta, gloria mía; despierten, cítara y arpa; despertaré a la
aurora. R/.
Te daré gracias ante los pueblos, Señor; tocaré para ti ante las naciones
por tu bondad, que es más grande que los cielos; por tu fidelidad, que alcanza
a las nubes. Elévate sobre el cielo, Dios mío, y llene la tierra tu gloria. R/.

Lectura del Santo Evangelio según San Juan 15, 12-17


En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Este es mi mandamiento:
que se amen unos a otros como yo les he amado. Nadie tiene amor más
grande que el que da la vida por sus amigos. Ustedes son mis amigos, si
hacen lo que yo les mando. Ya no les llamo siervos, porque el siervo no sabe
lo que hace su señor: a ustedes les llamo amigos, porque todo lo que he oído
a mi Padre se lo he dado a conocer. No son ustedes los que me han elegido,
soy yo quien les he elegido y les he destinado para que vayan y den fruto,
y su fruto dure. De modo que lo que pidan al Padre en mi nombre se lo dé.
Esto les mando: que se amen unos a otros.» Palabra del Señor

Meditación

La lectura nos habla de la decisión de los apóstoles, ancianos y la


comunidad de enviar algunos dirigentes a Antioquia con una carta que
centraba su atención en la conversión, pero de una manera diferente a
82
Plan de Pastoral - Mayo 2019

la que algunos les habían predicado que se apoyaban en una doctrina


de leyes y exigencias que había desmotivado a esta comunidad en su
proceso de conversión.
Esta carta tranquilizó y alegró a los hermanos que estaban desmotivados,
ya que expresaba la conversión de una manera diferente, como Jesús nos
enseña, basada en el amor entre los hermanos.
¿Somos nosotros canal de conversión de nuestra familia, vecinos,
compañeros de trabajo y hermanos comunitarios o estamos con nuestro
comportamiento al estilo fariseo, que decimos una cosa y hacemos otra,
siendo piedra de tropiezo para las personas que nos rodean?
A la mayoría de los cristianos se nos facilita amar a Dios, pero se nos
dificulta cumplir con sus mandamientos. “que se amen unos a los otros
como yo los he amado”.
En nuestras vidas somos selectivos para cumplir con este mandamiento,
generalmente lo cumplimos con el que me cae bien, con el que celebra mi
comportamiento, con el que tiene una buena posición económica, tiene
alguna posición de mando en nuestro lugar de trabajo, con el que está muy
bien vestido, con el que nos imaginamos nos puede ayudar en un negocio.
Pero con mi vecino que pone música alta, que fuma y me molesta el olor o
la compañera o compañero de trabajo que me trata con indiferencia, con el
hermano de comunidad con el que tenemos diferentes criterios.
Pidamos en oración la fortaleza de espíritu para actuar como verdaderos
cristianos y por las personas con las que tenemos diferencias, para que el
Señor nos de la paciencia y no las discriminemos.

Feria o Memoria Libre: San Beda el Venerable, Presbítero y


25 Doctor de la Iglesia o San Gregorio VII, Papa,
o Santa Magdalena de Pazzi, Virgen
Viernes Blanco

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 16, 1-10


En aquellos días, Pablo fue a Derbe y luego a Listra. Había allí un
discípulo que se llamaba Timoteo, hijo de un griego y de una judía creyente.
Los hermanos de Listra y de Iconio daban buenos informes de él. Pablo
quiso llevárselo y lo circuncidó, por consideración a los judíos de la región,
pues todos sabían que su padre era griego.
Al pasar por las ciudades, comunicaban las decisiones de los
apóstoles y presbíteros de Jerusalén, para que las observasen. Las
Iglesias se robustecían en la fe y crecían en número de día en día. Como
el Espíritu Santo les impidió anunciar la palabra en la provincia de Asia,
atravesaron Frigia y Galacia. Al llegar a la frontera de Misia, intentaron
entrar en Bitinia, pero el Espíritu de Jesús no se lo consintió. Entonces
dejaron Misia a un lado y bajaron a Troas. Aquella noche Pablo tuvo
una visión: se le apareció un macedonio, de pie, que le rogaba: «Ven a
Macedonia y ayúdanos.» Apenas tuvo la visión, inmediatamente trataron
de salir para Macedonia, seguros de que Dios los llamaba a predicarles
el Evangelio. Palabra de Dios.

83
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

Salmo Responsorial: 99, 1-2-3.5


R/. “Aclama al Señor, tierra entera”
Aclama al Señor, tierra entera, sirvan al Señor con alegría, entren en su
presencia con vítores. R/.
Sepan que el Señor es Dios: que él nos hizo y somos suyos, su pueblo y
ovejas de su rebaño. R/.
El Señor es bueno, su misericordia es eterna, su fidelidad por todas las
edades. R/.
Lectura del Santo Evangelio según San Juan 15, 18-21
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Si el mundo les odia, sepan
que me ha odiado a mí antes que a ustedes. Si fueran del mundo, el mundo
les amaría como cosa suya, pero como no son del mundo, sino que yo les he
escogido sacándolos del mundo, por eso el mundo les odia.
Recuerden lo que les dije: ‘No es el siervo más que su amo. Si a mí me han
perseguido, también a ustedes les perseguirán; si han guardado mi palabra,
también guardarán la de ustedes.’ Y todo eso lo harán con ustedes a causa
de mi nombre, porque no conocen al que me envió.» Palabra del Señor.
Meditación
El verdadero compromiso de ser cristiano. ¿Cuál será? Decir que sí al
Señor y seguir su camino, es una entrega radical de imitarlo a él, asumiendo
todas las consecuencias de nuestra decisión. En nuestro tiempo, sumergido
en un mundo lleno de tantos engaños, el Señor nos pide autenticidad en todo
lo que hacemos sin importar que nuestra decisión pueda crear dificultades a
la vida de mundo. Nos invita a no tener miedo y a confiar solo en él.
Eso significa aceptar el compromiso de ser cristiano, participando
activamente en los trabajos de mi comunidad y de mi parroquia mostrando
con hechos lo que expresamos, ser reflejo vivo de lo que el Señor pone en
nuestra vida para servir a los hermanos con verdadera vocación de servicio.
Algo que debemos tener en cuenta es que, si vivimos radicalmente
nuestro seguimiento al Señor, estaremos expuestos a que muchos nos
critiquen. Por eso debemos recordar siempre que Jesús dijo que así como
a El lo persiguieron a nosotros, sus seguidores, también nos perseguirán.

26 VI Domingo de Pascua
II Semana Liturgia de las Horas Blanco

DIA DE LAS MADRES


Espíritu Santo ensénanos y recuérdanos las palabras del Señor en
todo momento

Algunas Orientaciones: Se adorna de manera especial a las madres y su


familia. Se decora para la ocasión. Se pueden colocar algún signo a las madres.
Se canta el himno de las madres. Se destacan madres que dan testimonio
de amor. Se puede llevar el signo del Espíritu Santo, presentar las madres
84
Plan de Pastoral - Mayo 2019

al Señor. Se puede bendecirlas junto a su familia al final de la Celebración.


Proponemos un sencillo esquema para realizar un acto floral a la Virgen María
al final de cada misa dominical del mes de mayo. Ver Pag.14 y 15.

Monición Ambiental:
Hoy celebramos el sexto domingo del tiempo Pascual. ¡Jesucristo ha
resucitado! ¡Verdaderamente ha resucitado!
El gran regalo que nos ha dado Jesús Resucitado es el Espíritu Santo.
Así como celebramos el triunfo de Jesús sobre la muerte, así celebramos la
promesa que el mismo Cristo nos hace y que tomamos como lema de este
mes: “El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida” (Juan 5,24).
En la Eucaristía experimentamos la presencia del Espíritu Santo que nos
hace entender las Escrituras que se proclaman, en su acción sobre el pan
y el vino para convertirlos con las palabras de Jesús en su Cuerpo y en
su Sangre y en su venida sobre la comunidad para hacerla cuerpo vivo de
Cristo en medio del mundo.
También hoy es un día especial para todo el pueblo dominicano. Hoy
celebramos el “Día de las Madres”. Celebrar las Madres es celebrar la familia.
Manifestemos nuestro orgullo y nuestro agradecimiento a Dios por habernos
dado la madre que tenemos o la que tuvimos, y démosles un fuerte aplauso.
Reconozcamos a nuestra Madre la Santísima Virgen María, que
siempre está atenta a nuestras necesidades y acercarnos a su hijo Jesús.
Reconozcamos hoy, a todas las hermanas de vida consagrada que lo han
dejado todo para servir a Dios a través de este su Pueblo y que son Madres
Espirituales de muchos.
Reconozcamos también a nuestra Santa Madre Iglesia que nos acoge y
nos hace hijos de Dios e hijos suyos a través de nuestro bautismo. Pidámosle
perdón por las heridas que le hayamos causado y por las que otros le han
causado. A nuestra Santa Madre la Iglesia Católica, a las hermanas de vida
consagrada y a nuestra Santísima Virgen María démosles también un fuerte
aplauso.
A todas las Madres nuestra gratitud imperecedera porque a través de ellas
recibimos de manera especial el amor de Dios que nos ama con corazón y
entrañas de madre. ¡Felicidades a todas en este día!
Con alegría, recibamos cantando a Jesús que viene en la persona del
que preside esta Celebración.

Oración colecta
Concédenos, Dios todopoderoso, continuar celebrando con fervor estos
días de alegría en honor de Cristo resucitado, y que los misterios que
estamos recordando transformen nuestra vida y se manifieste en nuestras
obras. Por nuestro Señor Jesucristo.

LITURGIA DE LA PALABRA

Primera Lectura: Hechos 15,1-2. 22-29


Con la ayuda del Espíritu Santo, la primera comunidad es capaz de
enfrentar la problemática que dividía la comunidad y escuchando la Palabra
85
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

del Señor, descubren lo que el Señor espera de aquellos que no pertenecían


al pueblo judío. Escuchemos.

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 15,1-2,22-29


En aquellos días, unos que bajaron de Judea se pusieron a enseñar a
los hermanos que, si no se circuncidaban conforme a la tradición de Moisés,
no podían salvarse. Esto provocó un altercado y una violenta discusión con
Pablo y Bernabé; y se decidió que Pablo, Bernabé y algunos más subieran
a Jerusalén a consultar a los apóstoles y presbíteros sobre la controversia.
Los apóstoles y los presbíteros con toda la Iglesia acordaron entonces
elegir algunos de ellos y mandarlos a Antioquía con Pablo y Bernabé.
Eligieron a Judas Barsabá y a Silas, miembros eminentes entre los
hermanos, y les entregaron esta carta: «Los apóstoles y los presbíteros
hermanos saludan a los hermanos de Antioquía, Siria y Cilicia convertidos
del paganismo.
Nos hemos enterado de que algunos de aquí, sin encargo nuestro, se han
alarmado e inquietado con sus palabras. Hemos decidido, por unanimidad,
elegir algunos y enviárselos con nuestros queridos Bernabé y Pablo, que
han dedicado su vida a la causa de nuestro Señor Jesucristo. En vista de
esto, mandamos a Silas y a Judas, que les referirán de palabra lo que sigue:
Hemos decidido, el Espíritu Santo y nosotros, no imponerles más cargas
que las indispensables: que se abstengan de carne sacrificada a los ídolos,
de sangre, de animales estrangulados y de la fornicación. Harán bien en
apartarse de todo esto. Salud.» Palabra de Dios.

Salmo Responsorial: 66, 2-3. 5. 6 y 8


R/. Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben
El Señor tenga piedad y nos bendiga, ilumine su rostro sobre nosotros;
conozca la tierra tus caminos, todos los pueblos tu salvación. R/.
Que canten de alegría las naciones, porque riges el mundo con justicia,
riges los pueblos con rectitud y gobiernas las naciones de la tierra. R/.
Oh Dios, que te alaben los pueblos, que todos los pueblos te alaben.
Que Dios nos bendiga; que le teman hasta los confines del orbe. R/.

Segunda Lectura: Apocalipsis 21,10-14 22-23


Juan nos describe con detalle a la Jerusalén celestial, que está llamada
a ser la Iglesia en medio del mundo, que expresa y comunica la gloria de
Dios y que está formada por quienes escuchan la Palabra de Dios y la
cumplen. Escuchemos.

Lectura del libro del Apocalipsis 21,10-14 22-23


El ángel me transportó en éxtasis a un monte altísimo, y me enseñó la
ciudad santa, Jerusalén, que bajaba del cielo, enviada por Dios, trayendo
la gloria de Dios. Brillaba como una piedra preciosa, como jaspe traslúcido.
Tenía una muralla grande y alta y doce puertas custodiadas por doce
ángeles, con doce nombres grabados: los nombres de las tribus de Israel. Al
oriente tres puertas, al norte tres puertas, al sur tres puertas, y a occidente
tres puertas. La muralla tenía doce basamentos que llevaban doce nombres:
86
Plan de Pastoral - Mayo 2019

los nombres de los apóstoles del Cordero. Santuario no vi ninguno, porque


es su santuario el Señor Dios todopoderoso y el Cordero.
La ciudad no necesita sol ni luna que la alumbre, porque la gloria de Dios
la ilumina y su lámpara es el Cordero. Palabra de Dios.

Aleluya Jn 14, 23
El que me ama guardará mi palabra -dice el Señor-, y mi Padre lo
amará, y vendremos a él.

Evangelio: Juan 14, 23-29


Hoy Jesús nos invita a permanecer en plena comunión con Él, guardando
su Palabra. Esto será posible por el Espíritu Santo que, en nombre de Jesús,
envió el Padre para recordarnos todo lo que Jesús nos ha dicho. Acojamos
al Señor que nos hablará cantando.

Lectura del santo evangelio según san Juan 14,23-29


En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: - «El que me ama guardará
mi palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada en él.
El que no me ama no guardará mis palabras. Y la palabra que están
oyendo no es mía, sino del Padre que me envió. Les he hablado de esto
ahora que estoy a su lado, pero el Defensor, el Espíritu Santo, que enviará
el Padre en mi nombre, será quien se lo enseñe todo y les vaya recordando
todo lo que les he dicho.
La paz les dejo, mi paz les doy; no se la doy yo como la da el mundo.
Que no tiemble su corazón ni se acobarde. Me han oído decir: “Me voy
y vuelvo a su lado.” Si me amaran, se alegrarían de que vaya al Padre,
porque el Padre es más que yo. Se lo he dicho ahora, antes de que suceda,
para que cuando suceda, sigan creyendo.» Palabra del Señor.

Meditación

El Señor nos muestra en esta lectura que, así como queremos ser
perdonados por nuestro Padre Dios, por mi vecino o mi compañero de
trabajo, de esta misma manera él espera que nosotros perdonemos, aunque
quien nos haya ofendido lo haya hecho una y otra vez. Humanamente es
difícil, pero no imposible perdonar a quien nos ha calumniado o aún más
aquel que le quitó la vida a un ser querido. A pesar de todo, él nos invita
a tener misericordia como él la tuvo y continúa teniendo con cada uno de
nosotros, cada vez que caemos.
Cuando creemos tener la razón, una muy buena práctica que funciona
para perdonar a quien la lógica humana no lo permite es preguntarse qué
haría Jesús en mi lugar. La respuesta que le dio a Pedro sale a relucir
(setenta veces siete) es decir todas las que sean posibles.
Hoy el Señor nos invita a estar alerta para perdonar aquel miembro de
nuestro hogar que nos haya ofendido, o la persona con quien comparta
en el metro, la carretera, trabajo, con aquella persona que tenemos tanto
tiempo que no cruzamos palabras por alguna sencillez o por criterios
diferentes. Bendiciones nos dé el Señor.
87
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

Oración de los Fieles


El que preside: Invoquemos a Dios nuestro Padre común, que renueve
en nosotros la presencia del Espíritu Santo, diciéndole: Envíanos, Señor,
tu Espíritu Santo.
• Oremos por la Santa Madre Iglesia, por el Papa, obispos, presbíteros,
diáconos, consagrados y consagradas, laicos y laicas, para que renovados
por el Espíritu Santo, conserven su disponibilidad de guiar a la santidad al
rebaño que Cristo les confió. Oremos.
• Por los que gobiernan los pueblos, para que iluminados por el Espíritu de
Cristo Resucitado, renovados en la fe, gobiernen con justicia, practiquen
el bien y promuevan estructuras de fraternidad. Oremos.
• Por todas nuestras Madres, para que sean siempre expresión viva y
sincera del amor de Dios. Oremos.
• Por los que se han apartado del camino de la fe, confundidos por
diferentes posturas religiosas, para que dejándose guiar por el Espíritu
Santo vuelvan al camino de la verdad y al encuentro del Resucitado.
Oremos.
• Por los pueblos que sufren a causa de la violencia de la desigualdad
social y económica y de la guerra, para que inspirados por el Espíritu
Santo busquen caminos que los lleven a la igualdad y a la paz. Oremos.

El que preside: Padre, Tú que no niegas nunca el don del Espíritu Santo
cuando tus hijos te lo pedimos, renueva en nuestro interior su presencia para
que vivamos de acuerdo a tu voluntad. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Oración sobre las Ofrendas


Que nuestra oración, Señor, y nuestras ofrendas sean gratas en tu
presencia, para que así, purificados por tu gracia, podamos participar más
dignamente en los sacramentos de tu amor. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Oración después de la comunión


Dios todopoderoso y eterno, que en la resurrección de Jesucristo nos
has hecho renacer a la vida eterna, haz que los sacramentos pascuales den
en nosotros fruto abundante, y que el alimento de salvación que acabamos
de recibir fortalezca nuestras vidas. Por Jesucristo, nuestro Señor.

27 Feria o Memoria Libre: San Agustín De Cantorbery, Obispo


Lunes Blanco

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 16, 11-15


Por aquellos días, nos embarcamos en Tróas y fuimos directos a
Samotracia. Al día siguiente fuimos a Neápolis, y de allí a Filipos, ciudad
importante del distrito de Macedonia y colonia romana. Allí permanecimos
algunos días.
El sábado salimos fuera de la ciudad y fuimos junto al río, donde
pensábamos que se reunían para orar. Nos sentamos y estuvimos
hablando con las mujeres que se habían reunido. Entre ellas había una
88
Plan de Pastoral - Mayo 2019

llamada Lidia, que procedía de Tiátira y se dedicaba al comercio de


telas. Lidia adoraba al verdadero Dios, y el Señor le abrió el corazón
para que aceptara las palabras de Pablo. Después de haberse bautizado
con toda su familia, nos suplicó: «Si consideran que mi fe en el Señor
es sincera, entren y quédense en mi casa». Y nos obligó a aceptar.
Palabra de Dios.

Salmo Responsorial: 149, 1-2-4.5. 6a y 9b


R/. “El Señor ama a su pueblo.”
Canten al Señor un cántico nuevo, resuene su alabanza en la asamblea
de los fieles; que se alegre Israel por su Creador, los hijos de Sión por su
Rey. R/.
Alaben su nombre con danzas, cántenle con tambores y cítaras; porque
el Señor ama a su pueblo y adorna con la victoria a los humildes. R/.
Que los fieles festejen su gloria y canten jubilosos en filas: con vítores a
Dios en la boca. Es un honor para todos sus fieles.

Lectura del Santo Evangelio según San Juan 15, 26- 16,4
En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: «Cuando venga el
Consolador, el Espíritu de la verdad que yo les enviaré y que procede del
Padre, él dará testimonio de mí. Ustedes mismos serán mis testigos, porque
han estado conmigo desde el principio.
Les he dicho todo esto, para que no pierdan la fe en la prueba. Porque
los expulsarán de la sinagoga; más aún, llegará un momento en el que les
quiten la vida pensando que así dan culto a Dios. Y actuarán así, porque
no conocen al Padre ni me conocen a mí. Les digo esto de antemano,
para que, cuando llegue la hora, recuerden de que yo se la había dicho.”
Palabra del Señor.

Meditación

¡Qué gran privilegio tenemos los cristianos! La lectura de La palabra


de hoy nos manifiesta que tenemos un Padre que nos ha creado y está
pendiente de nuestras necesidades; nos envía a Jesús, que modela para
nosotros el camino de la verdad; y Jesús nos envía desde el Padre el
Espíritu de la Verdad que dará testimonio de Él.
El apóstol Pablo, guiado por el Espíritu Santo, habló a aquellas mujeres
junto al río, y entre ellas estaba Lidia, temerosa de Dios, abrió su corazón
a la prédica de Pablo, “tomó en serio sus palabras” y recibió el Bautismo
junto a su familia. Luego, como ella afirmó, para dar testimonio de que
ya experimentaba una nueva vida en ella por la acción del Espíritu Santo
recibido, insistió en hospedarlos en su casa.
En este mundo caído, donde muchos se resisten a creer y tienen, sin
saberlo, un gran vacío de Dios que sólo puede ser llenado por Él, como
nos dice San Agustín, todos estamos llamados a reconocer a esa Lidia,
primero en nosotros y luego en la persona de nuestro entorno que necesita
ser evangelizada, que le falta creer en Dios Padre, aceptar a Nuestro
Señor Jesús como su Señor y Salvador, recibir el Espíritu Santo, y con ello
89
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

una vida nueva que nos haga festejar la gloria de Dios y como el salmo
exclamar ¡Aleluya!

28 Feria de Pascua
Martes Blanco

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 16, 22-34


En aquellos días, la plebe de Filipos se amotinó contra Pablo y Silas, y los
magistrados dieron orden de que los desnudaran y los apalearan; después
de molerlos a palos, los metieron en la cárcel, encargando al carcelero que
los vigilara bien; según la orden recibida, los metió en la mazmorra y les
sujetó los pies en el cepo. A eso de media noche, Pablo y Silas oraban
cantando himnos a Dios. Los otros presos escuchaban. De repente, vino una
sacudida tan violenta que temblaron los cimientos de la cárcel. Las puertas
se abrieron de golpe, y a todos se les soltaron las cadenas.
El carcelero se despertó y, al ver las puertas de la cárcel de par en
par, sacó la espada para suicidarse, imaginando que los presos se habían
fugado. Pablo lo llamó a gritos: «No te hagas nada, que estamos todos
aquí.» El carcelero pidió una lámpara, saltó dentro, y se echó temblando
a los pies de Pablo y Silas; los sacó y les preguntó: «Señores, ¿qué tengo
que hacer para salvarme?» Le contestaron: «Cree en el Señor Jesús y te
salvarás tú y tu familia.» Y le explicaron la palabra del Señor, a él y a todos
los de su casa. El carcelero se los llevó a aquellas horas de la noche, les
lavó las heridas, y se bautizó en seguida con todos los suyos, los subió a su
casa, les preparó la mesa, y celebraron una fiesta de familia por haber creído
en Dios. Palabra de Dios.

Salmo Responsorial: 137,1-2ª.2bc-3.7c-8


R/. “Señor, tu derecha me salva”
Te doy gracias, Señor, de todo corazón; delante de los ángeles tañeré
para ti, me postraré hacia tu santuario. R/.
Daré gracias a tu nombre por tu misericordia y tu lealtad. Cuando te
invoqué, me escuchaste, acreciste el valor en mi alma. R/.
Tu derecha me salva. El Señor completará sus favores conmigo: Señor,
tu misericordia es eterna, no abandones la obra de tus manos. R/.

Lectura del Santo Evangelio según San Juan 16, 5b-11


En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Ahora me voy al que
me envió, y ninguno de ustedes me pregunta: ‘¿Adónde vas?’ Sino
que, por haberles dicho esto, la tristeza les ha llenado el corazón. Sin
embargo, lo que les digo es la verdad: les conviene que yo me vaya;
porque si no me voy, no vendrá a ustedes el Paráclito. En cambio, si
me voy, se lo enviaré. Y cuando venga, dejará convicto al mundo con la
prueba de un pecado, de una justicia, de una condena. De un pecado,
porque no creen en mí; de una justicia, porque me voy al Padre, y no
me verán; de una condena, porque el Príncipe de este mundo está
condenado.» Palabra del Señor.
90
Plan de Pastoral - Mayo 2019

Meditación
Dar gracias a Dios es, después de alabarle, la acción más loable de
quien se sabe ser un hijo de Dios. El salmista nos recuerda su misericordia
y su lealtad, y nos dice, además, que su misericordia es eterna, o sea, nos
acompañó ayer, está presente hoy, y también lo estará mañana y ¡siempre!
Dios se adelanta a las necesidades presentes y futuras, asegurándonos
que podremos clamar por una misericordia que estará siempre disponible
para ti y para mí.
Pablo y Silas, en las mazmorras y atados sus pies a los cepos, no
estuvieron quejándose de las torturas, sino que oraban cantando himnos
a Dios. ¿Has estado o estás en algún momento difícil o situación en la que
te sientas impotente, aprisionado, atado? El Señor te invita y me invita a
creer en Él; a CREERLE A ÉL. Esto implica una decisión libre que, más
que decir “yo creo en Dios” tendrá que confirmarse en el día a día, en
los momentos buenos y en los adversos, actuando en coherencia a sus
mandatos, creyendo que en todo nos asistirá el Espíritu Santo, porque
Dios es fiel a sus promesas, ¡Gracias Señor!
La narración del evangelio es una de las lecturas en que Jesús pone
de manifiesto la existencia de la Trinidad de Dios “ahora me voy al que me
envió” “porque si no me voy, no vendrá a ustedes el Paráclito”, “me voy
al Padre”; y es este misterio trinitario el que nos mueve continuamente a
amar a nuestro prójimo y dejarnos amar por él. El buen Jesús sabe lo frágil
y débiles que somos. Por eso, debemos hacer nuestra su promesa de que
no estamos huérfanos. El mismo se ha quedado con nosotros en la santa
Eucaristía la cual es signo de amor y reconciliación.

29 Feria de Pascua
Miércoles Blanco

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 17,15.22–18,1


En aquellos días, los que conducían a Pablo lo llevaron hasta Atenas,
y se volvieron con encargo de que Silas y Timoteo se reuniesen con Pablo
cuanto antes.
Pablo, de pie en medio del Areópago, dijo: «Atenienses, veo que son casi
nimios en lo que toca a religión. Porque, paseándome por ahí y fijándome
en sus monumentos sagrados, me encontré un altar con esta inscripción:
“Al Dios desconocido.” Pues eso que veneran sin conocerlo, se lo anuncio
yo. El Dios que hizo el mundo y lo que contiene, él es Señor de cielo y
tierra y no habita en templos construidos por hombres, ni lo sirven manos
humanas; como si necesitara de alguien, él, que a todos da la vida y el
aliento, y todo. De un solo hombre sacó todo el género humano para que
habitara la tierra entera, determinando las épocas de su historia y las
fronteras de sus territorios. Quería que lo buscasen a él, a ver si, al menos a
tientas, lo encontraban; aunque no está lejos de ninguno de nosotros, pues
en él vivimos, nos movemos y existimos; así lo dicen incluso algunos de sus
poetas: “Somos estirpe suya.”
91
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

Por tanto, si somos estirpe de Dios, no podemos pensar que la divinidad


se parezca a imágenes de oro o de plata o de piedra, esculpidas por la
destreza y la fantasía de un hombre. Dios pasa por alto aquellos tiempos de
ignorancia, pero ahora manda a todos los hombres en todas partes que se
conviertan.
Porque tiene señalado un día en que juzgará el universo con justicia,
por medio del hombre designado por él; y ha dado a todos la prueba de
esto, resucitándolo de entre los muertos.» Al oír “resurrección de muertos”
unos lo tomaban a broma, otros dijeron: «De esto te oiremos hablar en otra
ocasión.»
Pablo se marchó del grupo. Algunos se le juntaron y creyeron, entre ellos
Dionisio el areopagita, una mujer llamada Dámaris y algunos más. Después
de esto, dejó Atenas y se fue a Corinto. Palabra de Dios.

Salmo Responsorial: 148, 1-2.11-12ab.12c-14a


R/. “Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria”
Alaben al Señor en el cielo, alaben al Señor en lo alto. Alábenlo, todos
sus ángeles; alábenlo, todos sus ejércitos. R/.
Reyes y pueblos del orbe, príncipes y jefes del mundo, los jóvenes y
también las doncellas, los viejos junto con los niños. R/.
Alaben el nombre del Señor, el único nombre sublime. Su majestad sobre
el cielo y la tierra. R/.
Él acrece el vigor de su pueblo. Alabanza de todos sus fieles, de Israel,
su pueblo escogido. R/.

Lectura del Santo Evangelio según San Juan 16, 12-15


En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Muchas cosas me quedan
por decirles, pero no pueden cargar con ellas por ahora; cuando venga él,
el Espíritu de la verdad, los guiará hasta la verdad plena. Pues lo que hable
no será suyo: hablará de lo que oye y les comunicará lo que está por venir.
Él me glorificará, porque recibirá de mí lo que les irá comunicando. Todo
lo que tiene el Padre es mío. Por eso les he dicho que tomará de lo mío y se
lo anunciará.» Palabra del Señor.

Meditación

La búsqueda de “conocer” a Dios desde el intelecto, desde lo tangible,


desde lo aprendido, desde la lógica humana es un esfuerzo cuyos
resultados siempre será limitado, como lo es nuestra capacidad humana;
tratar de conocer la inmensidad de Dios, lo grandioso de su amor, su
majestad, su bondad, su misericordia, desde nuestra realidad humana
será imposible, por lo menos imposible de comprender; comparar desde
nuestras experiencias humanas la divinidad infinita de Dios, no tendrá
lógica humanamente, es buscarlo en lo tangible, en lo que se ve, en lo
que tocamos, es necesitar ver en cosas hechas por los hombres esta
inmensidad gloriosa de Dios.
En nuestra vida práctica vivimos ese conocer a Dios, como parte de
una religiosidad aprendida, como parte de cumplir ritos, que esos ritos
92
Plan de Pastoral - Mayo 2019

sean entretenidos, que cumplan con nuestras expectativas, como nos


preocupamos por hacer hermoso lo externo, como nos hacemos ídolos del
cumplimiento, que va en acciones que, si no se profundizan, si no vamos
a la esencia, a lo interno, son vacías, no producen frutos y no nos llevan
a conocer profundamente a Dios. Si no profundizamos nos quedamos en
lo superficial.
La invitación de Pablo es a rendir nuestro culto, nuestra adoración,
no a un Dios aprendido, no solo seguir tradiciones y cultos por seguir la
corriente, sino que nuestro culto sea fuerte sobre las bases de conocer
profundamente a Dios, de experimentar un Dios cercano, abriendo el
corazón, pero también abriendo nuestra mente para que cambie nuestros
esquemas aprendidos.
Dios vive en nosotros, somos templo vivo de él, hemos sido creados
por él, por eso, a pesar de nosotros, él vive y forma parte de nuestro
ser, Dios es el Creador, el Dios vivo, que no vive sólo en un edificio que
había sido construido por hombres, vive en nosotros que hemos sido
creados por él.
¿Cómo logramos conocer a Dios? Es el Espíritu Santo que nos lleva a
ese profundizar en una relación personal con Dios. Sin el Espíritu Santo no
vemos con claridad a Dios junto a nosotros. Es Él quien nos irá guiando en
ese camino de encuentro y conocimiento de Dios.
Hoy pidamos esa luz al Espíritu Santo, para que nos guíe, nos ayude
a obrar y tomar decisiones correctas que nos lleven a ser auténticos
cristianos.

30 Feria o Memoria Libre: San Fernando


Jueves Blanco
32º Aniversario de la Ordenación Presbiteral de Mons. Faustino
Burgos Brisman, C.M., Obispo Auxiliar de Santo Domingo

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 18, 1-8


En aquellos días, Pablo dejó Atenas y se fue a Corinto. Allí encontró a
un tal Aquila, judío natural del Ponto, y a su mujer Priscila; habían llegado
hacía poco de Italia, porque Claudio había decretado que todos los judíos
abandonasen Roma.
Se juntó con ellos y, como ejercían el mismo oficio, se quedó a trabajar en
su casa; eran tejedores de lona. Todos los sábados discutía en la sinagoga,
esforzándose por convencer a judíos y griegos. Cuando Silas y Timoteo
bajaron de Macedonia, Pablo se dedicó enteramente a predicar, sosteniendo
ante los judíos que Jesús es el Mesías.
Como ellos se oponían y respondían con insultos, Pablo se sacudió la
ropa y les dijo: «Ustedes son responsables de lo que les ocurra, yo no tengo
culpa. En adelante me voy con los gentiles.» Se marchó de allí y se fue a casa
de Ticio Justo, hombre temeroso de Dios, que vivía al lado de la sinagoga.
Crispo, el jefe de la sinagoga, creyó en el Señor con toda su familia; también
otros muchos corintios que escuchaban creían y se bautizaban. Palabra de
Dios.
93
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

Salmo Responsorial: 97, 1-2ab.3ab. 3cd-4


R/. El Señor revela a las naciones su victoria.
Canten al Señor un cántico nuevo, porque ha hecho maravillas: su diestra
le ha dado la victoria, su santo brazo. R/.
El Señor da a conocer su victoria, revela a las naciones su justicia: se
acordó de su misericordia y su fidelidad en favor de la casa de Israel. R/.
Los confines de la tierra han contemplado la victoria de nuestro Dios.
Aclama al Señor, tierra entera; griten, vitoreen, toquen. R/.

Lectura del santo Evangelio según san Juan 16, 16-20


En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Dentro de poco ya no me
verán, pero poco más tarde me volverán a ver.»
Comentaron entonces algunos discípulos: «¿Qué significa eso de “dentro
de poco ya no me verán, pero poco más tarde me volverán a ver”, y eso de
“me voy con el Padre”?» Y se preguntaban: «¿Qué significa ese “poco”? No
entendemos lo que dice.»
Comprendió Jesús que querían preguntarle y les dijo: «¿Están discutiendo
de eso que les he dicho: «Dentro de poco ya no me verán, pero poco más
tarde me volverán a ver»? Pues sí, les aseguro que llorarán y se lamentarán
ustedes, mientras el mundo estará alegre; ustedes estarán tristes, pero su
tristeza se convertirá en alegría.» Palabra del Señor.

Meditación

“Ustedes estarán tristes, pero su tristeza se convertirá en alegría”,


nos dice el Señor Jesús en el evangelio de hoy. Es una invitación a ver
nuestros problemas (muchos o pocos, grandes o pequeños) con los ojos
de la fe y la esperanza en Él, que ha dicho “Yo he venido para que tengan
vida y la tengan en abundancia” (Juan 10,10).
Con frecuencia no estamos contentos con las situaciones que llevamos
en la vida. Posiblemente hoy no sientas estar viviendo esa vida en
abundancia, esa vida plena que Jesús vino a traerte. Posiblemente puedas
estar pensando que hoy se ha cumplido en tu vida esta palabra: “ustedes
estarán tristes”. Eso pudo haber pensado san Pablo (en la primera lectura),
cuando llegó a Corinto después de un tiempo de misión en Atenas donde
no pudo establecer una comunidad cristiana, a pesar de la elocuencia
de su discurso en el Areópago. Eso pudieron haber pensado Aquila y a
Priscila, que llegan a Corinto deportados de Roma. Eso pudieron pensar
Silas y Timoteo, que llegan a Corinto y tienen que separarse de san Pablo
por un tiempo.
De todos los fracasos y de todas las tristezas, ninguna se compara
al pecado. “El verdadero enemigo del hombre es el pecado, que puede
llevarnos al fracaso de nuestra existencia” afirmó una vez el Papa Benedicto
XVI. Un fracaso tan grande, que produce la muerte: “la paga del pecado
es la muerte, pero el don de Dios es la vida eterna en Cristo Jesús, Señor
nuestro.” (Romanos 6,23).
El fracaso, el pecado no tienen la última palabra. Jesucristo venció en la
cruz nuestros pecados. La victoria de Dios es nuestra salvación, que Él nos
94
Plan de Pastoral - Mayo 2019

ganó con la muerte de Cristo en la cruz y en su resurrección y glorificación,


por la que nosotros tenemos vida porque Él es fiel, es misericordioso y nos
ama. “Esta prueba de un amor que nunca nadie nos dio es del hombre que
al morir fue vencedor” dice un antiguo canto litúrgico.
Por eso, el Señor no solo dice “ustedes estarán tristes”, sino que añade
algo más importante: “su tristeza se convertirá en alegría”: la alegría de
la salvación, la alegría de la resurrección, la alegría de la comunión con
Dios y con los hermanos. “El Señor revela a las naciones su victoria” reza
el salmo. Esta victoria, esta alegría experimentaron y testimoniaron Pablo,
Aquila, Priscila, Silas y Timoteo. Ven la victoria de Dios y su tristeza se
vuelve alegría; comparten lo que son y lo que tienen: la fe, el techo, el
oficio, la misión y los frutos de la misión porque creyeron a la Palabra de
Dios. Esa puede ser tu historia hoy.
La fe, que consiste en creerle a Dios, es una respuesta personal. Los
judíos (a los primeros que Pablo, Silas y Timoteo predicaron el mensaje de
salvación), respondieron con insultos. Pero, el jefe de la sinagoga creyó.
Hoy el Señor nos invita a creer, a creerle a Él. ¿Cuál es tu respuesta
ante la invitación de Dios?

31 Fiesta: Visitación de la Virgen María


Viernes Azul o Blanco

Lectura de la profecía de Sofonías 3, 14-18


Regocíjate, hija de Sión; grita de júbilo, Israel; alégrate y gózate de todo
corazón, Jerusalén. El Señor ha cancelado tu condena, ha expulsado a tus
enemigos. El Señor será el rey de Israel, en medio de ti, y ya no temerás.
Aquel día dirán a Jerusalén: «No temas, Sión, no desfallezcan tus
manos. El Señor, tu Dios, en medio de ti, es un guerrero que salva. Él se
goza y se complace en ti, te ama y se alegra con júbilo como en día de
fiesta.» Apartaré de ti la amenaza, el oprobio que pesa sobre ti. Palabra
de Dios.

Salmo Responsorial: Isaías 12,2-3.4bcd.5-6


R/. Qué grande es en medio de ti el Santo de Israel
El Señor es mi Dios y salvador: confiaré y no temeré, porque mi fuerza y
mi poder es el Señor, él fue mi salvación. Y sacarán aguas con gozo de las
fuentes de la salvación. R/.
Den gracias al Señor, invoquen su nombre, cuenten a los pueblos sus
hazañas, proclamen que su nombre es excelso. R/.
Tañan para el Señor, que hizo proezas, anúncienlas a toda la tierra;
griten jubilosos, habitantes de Sión: «Qué grande es en medio de ti el Santo
de Israel.» R/.

Lectura del Santo Evangelio según San Lucas 1, 39-56


En aquellos días, María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a
un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. En cuanto
Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre.
95
El que oye mi Palabra… ha pasado de la muerte a la vida

Se llenó Isabel del Espíritu Santo y dijo a voz en grito: « ¡Bendita tú


entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! María dijo: «Proclama
mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava. Desde ahora me felicitarán
todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por
mí: su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación
en generación. Él hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de
corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los
hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos. Auxilia a
Israel, su siervo, acordándose de la misericordia, como lo había prometido a
nuestros padres en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.»
María se quedó con Isabel unos tres meses y después volvió a su casa.
Palabra del Señor.

Meditación

La Iglesia celebra hoy la fiesta de la Visitación de la Virgen María.


El Evangelio de san Lucas, que hemos leído nos recuerda la escena.
El profeta Sofonías nos anuncia, más de seiscientos años antes de que
suceda, la grandeza del misterio que encierra la Visitación.
Podemos estar tentados a quedarnos encerrados en la alabanza de
santa Isabel a nuestra Madre, la Virgen María: “Bendita tú entre todas las
mujeres”, pero la fiesta va mucho más allá. La fiesta es una invitación a
confiar, a reconocer al Señor que salva.
Fijémonos en los personajes de este pasaje evangélico: santa María,
santa Isabel, el Espíritu Santo, la criatura que vive en el vientre de santa
Isabel (san Juan Bautista) y la criatura que vive en el vientre de la Virgen
María (nuestro Señor Jesucristo).
La Virgen María creyó el anuncio del ángel Gabriel: “¡Dichosa tú que
creíste! Porque se cumplirá lo que el Señor te anunció” le dice Isabel a María.
La Virgen María cree y acepta la Palabra de Dios, lleva en su seno al Señor,
al Salvador. Y ante el honor que le rinde su prima Isabel: “¿Quién soy yo para
que me visite la madre de mi Señor?”, “Bendita tú entre todas las mujeres”,
el honor y la distinción más grande que se ha dado a una persona, la Virgen
María responde reconociéndose, humildemente “sierva”, “esclava”.
Santa Isabel reconoce en María a la llena de gracia, a la bienaventurada,
a la dichosa, a la Madre del Señor, reconoce a Jesucristo como su Señor.
El Espíritu Santo llena a Isabel con el saludo de María. San Juan
Bautista (en el vientre de su madre) “saltó de gozo”.
Fijémonos también en las palabras centrales del Evangelio y de la
primera lectura: salvación, alegría, anuncio, grandeza de Dios. “Regocíjate,
hija de Sión; grita de júbilo, Israel; alégrate y gózate de todo corazón,
Jerusalén.
Hoy, el misterio de la Visitación de la Virgen María a su prima Isabel
nos invita a reconocer al Señor que vive dentro del hermano (como lo hizo
Isabel), a alegrarnos en la presencia del Señor (como Juan) y a creer la
Palabra, la promesa de Dios, a aceptarla, a someternos a ella, a llevarla
dentro y a compartirla con los que la necesitan (como hizo María).
96