Sunteți pe pagina 1din 3

5.12.1.

EQUIDAD DE GÉNERO EN SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA

La construcción social de genero incide en la salud de la población mediante la socialización


y las instituciones sociales que generan comportamientos de riesgo y patrones de acceso
y control de los recursos individuales y sociales para la salud, diferenciados, desiguales y
desventajosos para uno o ambos géneros.

El enfoque de género en los servicios de salud sexual y reproductiva contribuye a


disminuir la morbilidad y mortalidad producto de la inequidad, y a mejorarla calidad
de vida y la armonía entre hombres y mujeres, y dentro de las familias.
Asimismo, permite comprender cómo los aspectos socioculturales,
institucionales y normativos se traducen en diferencias en la distribución del poder y en la
toma de decisiones en asuntos de la sexualidad y la reproducción.

Comprende:

• Promover la equidad del ejercicio de los derechos entre hombres y mujeres,


buscando modificar el mayor riesgo de enfermar y morir que tienen las
mujeres por los factores propios de la reproducción.

• Contribuir a la puesta en prácticadel enfoque de género por los servidores de


salud para reducir las inequidades que existen en la toma de decisiones, la
cual debe ser informada y responsable para el adecuado ejercicio de los
derechos de las mujeres y los, varones en su salud sexual y reproductiva, la
prevención de prácticas sexuales de riesgo, la prevención de la violencia basada en
género y el abuso sexual.

• Contribuir a disminuir la morbilidad y mortalidadentre las mujeres en edad


fértil, producto de la inequidad existente, y a mejorar lacalidad de vida y
la armonía entre mujeres y varones, dentro de la pareja, lasfamiliasy la comunidad.

• Empoderar a las mujeres en la toma de decisiones sobre su salud y sobre el ejercicio


de sus derechos sexuales y reproductivos.

• Incluir la participación responsable de los varones en la salud sexual y la salud


reproductiva de la pareja.

• Promover el desarrollo de información y servicios para varones, que permita


impulsar la equidad de género en salud.

5.12.3. INTERCULTURALIDAD

• La atención en los servicios de salud sexual y reproductiva considera y promueve el


reconocimiento y respeto de la existencia de comprensión, interés y acción del
personal de la salud para conciliar sus conocimientos actitudes y competencias
con las características culturales, étnicas, lingüísticas, nivel educativo, religiosas,
socioeconómicas, edad, identidad y orientación sexual y género de la población
a la que atiende, introduciendo adaptaciones en la atención. La
sensibilización y capacitación del personal que brinda la
atención en los servicios de salud sexual y
reproductiva en relación a conocimientos, comprende:

• Conocimientos actitudes y prácticas de las/os


usuarias/os.
• Adecuación cultural de los servicios.
• Trabajo con agentes comunitarios de salud, trabajo de pares.
• Visitas domiciliarias.

5.12.4. INTEGRALIDAD

La atención en los servicios de salud sexual y reproductiva deben tener mirada


integral, lo que implica reconocer las necesidades de salud de las personas y
que su resolución requiere que las acciones de salud se amplíen hacia
su entorno: familiay comunidad; todo esto transcurre a lo largo
de la vida y cada etapa personal y familiar tiene sus propias necesidades y
enfoques. La integralidad incluye la priorización de problemas específicos
de salud por su alta prevalencia y/o externalización, que requieren se aborden
con enfoque de salud pública, como es el caso de la Salud Sexual y
Reproductiva.

5.12.5. INCLUSIÓN SOCIAL EN SALUD

La atención en los servicios de salud sexual y reproductiva debe garantizar el acceso


de determinados individuos y grupos de la sociedad a las oportunidades, bienes y
servicios de salud que otros miembros de la sociedad disfrutan. Es el
respeto a la diversidad, y el reconocimiento de un
tercero vulnerable, con necesidades específicas que deben
ser atendidas para que pueda estar en condiciones de igualdad y disfrutar
de sus derechosfundamentales. En este marco la atención en planificación
familiar responde a un contrato social establecido en la Constitución Política
del Perú, por tanto el Estado debe proteger y garantizar la atención en
planificación familiar con la misma cantidad, calidad y
oportunidad sin discriminación por razones de raza, sexo, etapa de
vida, estrato social, discapacidad, etnia, religión y cultura, priorizando a las mujeres
y hombres en situación de marginación, vulnerabilidad y riesgo.