Sunteți pe pagina 1din 49

Barberis, Melinda Noemí

Efectos del uso de enrofloxacina sobre el cartílago de crecimiento en pollos


parrilleros / Melinda Noemí Barberis. - 1a ed. - Ciudad Autónoma de Buenos Aires
: Melinda Noemí Barberis, 2019.

Libro digital, PDF

Archivo Digital: descarga y online

ISBN 978-987-86-0640-8

1. Veterinaria. I. Título.

CDD 636.0
Indice
RESUMEN¡Error! Marcador no definido.
INTRODUCCIÓN5
CARTILAGO ARTICULAR6
ANTIBIÓTICOS EN EL DESARROLLO DE LAS AVES DE CORRAL………………5
11
12
14
15
26
Establecimiento………………….…………..……………………………………….25
Instalaciones……………………………………………………………….…………25
Caracterización del
grupo……………………………………………………………25
Formulación de
dietas………………………………………………………………..26
Metodología de trabajo………………………………………………………………26
Toma de
muestras……………………………………………………………………26
RESULTADOS28
DISCUSIÓN…………………………………………………………….………………..32
CONCLUSIONES36
BIBLIOGRAFIA37
RESUMEN

El cartílago articular es un tejido conectivo duro altamente especializado que


recubre la superficie de las articulaciones diartrodiales. El correcto desarrollo de
este tejido es muy importante, pues evita enfermedades tales como osteoartritis o
condrodisplasia tibial. Existe la posibilidad de que la administración del
medicamento conocido como enrofloxacinaen pueda causar malformaciones que
promuevan las enfermedades del cartílago articular. En el presente trabajo se
estudiaron las posibles consecuencias sobre el cartílago de pollo debido a la
administración de enrofloxacina en pollitos bebé de un día de nacidos para
determinar la posible influencia del mencionado medicamento en malformaciones
del cartílago articular, de este modo se puede evitar el desarrollo de enfermedades
y por consiguiente pérdidas en la crianza de los pollos. Se realizó un estudio
experimental dentro de un galpón, donde se dividió a los pollos en dos grupos, en
jaulas separadas, uno como control y al otro se le administró enrofloxacina al 0,5%
en el agua. El cartílago es un tejido especializado que recubre las articulaciones y
que puede verse afectado por agentes externos que alteran su metabolismos y
producen enfermedades como por ejemplo condrodisplasia, se estudió que la
enrofloxacina es una fármaco antimicrobiano de uso frecuente en la veterinaria y si
bien se descubrió que es de baja toxicidad, puede generar efectos adversos. Los
pollos fueron sacrificados a los diez días, donde se extrajeron muestras de la
articulación femorotibial, dichas muestras se colocaron en formol y se enviaron al
laboratorio para un examen histopatológico. Se obtuvo como resultado que en la
zona de proliferación y de hipertrofia si bien presentaban mayor longitud que las
del grupo control, se comprobó que el cartílago no estaba realizando su
conversión a hueso de manera adecuada, no obstante no se observó aumento de
cartílago lo que daba cuenta de que dichos resultados no tenían relación con el
desarrollo de patologías graves, como una condroplasia, lo que significa que se
puede seguir administrando el medicamento sin temor a que afecte el desarrollo
de los pollos.
INTRODUCCIÓN

El presente trabajo está referido a las posibles consecuencias relacionadas con la


administración de enrofloxacinaen el cartílago articular de tibia del pollo de
engorde y como repercuten estas lesiones en la producción avícola.

La crianza de aves de corral para el consumo humano tiene una serie de


implicaciones entre las cuales se encuentra la salud de los animales. Existe una
preocupación por las malformaciones en el cartílago de los pollos puesto que las
malformaciones del mismo pueden afectar la producción avícola. En el caso del
presente estudio, se aborda la problemática asociada a la posibilidad de la
influencia del medicamento conocido como enrofloxacina en malformaciones del
cartílago articular. La importancia de este estudio radica en la necesidad de
determinar si el medicamento anteriormente mencionado realmente afecta el
desarrollo del cartílago articular, debido a que estas malformaciones afectan
directamente la producción en las granjas avícolas. El estudio se realizó en un
establecimiento de la provincia de Mendoza, se utilizaron pollitos bebé de un día
de edad. Fueron alimentados con balanceado pre iniciador y bebida ‘ad libitum’
durante los días que duró el ensayo.
En un galpón de crianza comercial se colocaron dos jaulas, una con el grupo
control positivo y otra con el grupo control negativo administrándoles floxagen,
enrofloxacina al 0,5% en el agua de la bebida. A los diez días fueron sacrificados
para la toma de muestras. Las muestras se colocaron en un recipiente con formol
bufferado al 10% y se enviaron al laboratorio para realizar histopatología.

Se trabajará sobre la hipótesis que la enrofloxacina no produce efecto alguno en el


cartílago de crecimiento, de esta forma los productores podrán administrar el
medicamento sin temor a obtener pérdidas en sus actividades.
A continuación se presenta una serie de conceptos tales como la definición de
cartílago articular, el engorde de pollos, el uso de medicamentos como la
enrofloxacina y su impacto en el la cría de pollos en granjas avícolas.
Posteriormente, se presenta el estudio experimental para determinar la posible
influencia del mencionado medicamento en el desarrollo de patologías asociadas
a la malformación del cartílago articular en los pollos bebé criados en granjas
avícolas para el consumo humano. Finalmente, se presenta el análisis de los
resultados y las conclusiones del estudio.

CARTÍLAGO ARTICULAR

El cartílago articular es un tejido conectivo duro altamente especializado que


recubre la superficie de las articulaciones diartrodiales.

Debido a que el cartílago articular no posee vasos sanguíneos, su nutrición


proviene del líquido articular o sinovial mediante un mecanismo de difusión al
producirse el movimiento articular. Este fluido es producido por un tejido presente
en las articulaciones llamado membrana sinovial. Además de nutrir al cartílago, el
líquido articular sirve como lubricante, disminuyendo el desgaste y el roce en la
articulación. (Fox et al, 2009)

Sin embargo, en muchas ocasiones, el delicado equilibro en el metabolismo del


cartílago resulta afectado por agentes externos. Esto produce el desarrollo de
enfermedades tales como la osteoartritis, la condrodisplasia tibial y la
osteonecrosis entre otras. Lo anterior ocurre cuando existe un desbalance
fisiológico de la degradación y síntesis de los condrocitos. La actividad metabólica
de los condrocitos puede ser alterada por una variedad de factores dentro de sus
ambientes químicos y mecánicos. (Fox et al, 2009).

ANTIBIÓTICOS EN EL DESARROLLO DE LAS AVES DE CORRAL


La enrofloxacina es uno de los antibacterianos más potentes utilizado en la
medicina veterinaria y ciertamente uno de los últimos en ser desarrollado para el
tratamiento de las aves de corral durante las últimas dos décadas. En muchos
países, el uso de enrofloxacina está restringido únicamente al tratamiento de
casos severos de Mycoplasmas pu otras enfermedades bacterianas. Debe ser
administrado bajo prescripción de un médico veterinario.

Este hecho y el temor a la producción de resistencia cruzada de patógenos claves


(Salmonellas pp., Escherichia coli, listeria monocytogenes y Campylobacterspp) a
otras flouroquinolonas utilizadas en la medicina humana, han provocado un debate
en varios países en cuanto a limitar o prohibir la enrofloxacina para el tratamiento
de infecciones en aves de corral (Jorgensen et al, 2002). En contraste, en muchos
países la enrofloxacina está siendo utilizada casi como única droga para tratar
cualquier enfermedad bacteriana en aves de corral (Sumano y Gutierrez, 2000).
Se ha proclamado la pérdida de eficacia clínica debido a resistencia bacteriana,
pero aparentemente no existen datos publicados que la confirmen. (Sumano et al,
2001).
Ahora bien, no sólo existe preocupación por la calidad de las preparaciones de
antibióticos como la enrofloxacina y sus efectos en los animales tratados, sino que
también preocupa el hecho de que ciertas familias de antibióticos utilizados en la
industria aviar han mostrado efectos adversos en la formación de los huesos y el
metabolismo de los cartílagos en perros, ratas y humanos. (Peters et al, 2002). Se
han realizado estudios con el objeto de determinar si ciertos antibióticos utilizados
en la industria avícola podrían tener los mismos efectos adversos que en otras
especies.

Uno de los estudios realizados, (Peters et al, 2002) tuvo como objetivo primario
determinar si diez antibióticos diferentes inhiben in vitro la degradación del
cartílago. El segundo objetivo de dicho estudio fue determinar si los antibióticos
conocidos como inhibidores de la degradación del cartílago in vitro también
inducen la condrodisplasia en pollos de engorde en crecimiento. Los diez
antibióticos utilizados fueron estudiados mediante un sistema de cultivo de
explante aviar que se diseñó para degradar completamente la tibia durante 16
días. Los resultados mostraron que los antibióticos lincomicina, tilosintartrato,
gentamicina, eritromicina y sulfato de neomicina no inhibieron la degradación en
ninguna de las concentraciones probadas. La doxiciclina (200 µg/ml),
oxitetraciclina (200 µg/ml), enrofloxacina (200 y 400 µg/ml), ceftiofur (400 µg/ml) y
salinomicina (10 µg/ml) impidieron la completa degradación del cartílago por hasta
30 días en cultivo. De esta manera, se comprobó que algunos de los antibióticos sí
inhibieron la degradación del cartílago en el hueso en desarrollo. En la segunda
fase del estudio, se le administraron a pollitos de un día de nacidos 5 antibióticos a
25%, 100% o 400% por encima de los niveles de dosis recomendada hasta que
alcanzaron los 21 días de edad. El thiram, un fungicida conocido por inducir la
condrodisplasia tibial experimental fue dosificado a 20 ppm. Las aves fueron
sacrificadas mediante dislocación cervical y cada tibiotarso proximal fue
examinado visualmente buscando lesiones asociadas a condrodisplasia tibial. Los
resultados mostraron que ninguno de estos antibióticos indujo significativamente
condrodisplasia tibial en los pollos de engorde a ninguna concentración probada,
mientras que las aves que recibieron 20 ppm de thiram tuvieron una tasa de
incidencia del 92%. Esto confirma los hallazgos de otros estudios. Estos
antibióticos pueden haber inhibido la degradación del cartílago in vitro debido a
que las concentraciones de antibióticos fueron mayores a las que se aplicaron a la
placa de crecimiento en las aves, incluso aunque en este experimento éstas
fueron hasta cuatro veces mayores a los niveles recomendados. En pruebas in
vitro, los explantes fueron directamente expuestos a las drogas. Sin embargo, las
drogas in vivo tienen que viajar a través del cuerpo para concentrarse en el tejido
de la placa de crecimiento. Existen muchos factores involucrados en la alteración
de las concentraciones de droga in vivo en comparación con los resultados in vitro.
En conclusión, este estudio ilustró que la doxiciclina, oxitetraciclina, clortetracina,
enrofloxacina, ceftiofur y salinomicina a dosis cercanas o mayores a los niveles
recomendados no inducen condrodisplasia tibial en pollos de engorde en
crecimiento. Así los resultados demuestran que los antibióticos probados no están
cercanamente involucrados en la etiología de la condrodisplasia en la industria
avícola. (Peters et al, 2002).

La presencia de desórdenes esqueléticos como los mencionados arriba


(especialmente la condrodisplasia) es un problema que afecta en gran medida a la
industria avícola. En los Estados Unidos se pierden aproximadamente $160
millones en las industrias avícolas (pollo y pavos) cada año debido a desórdenes
esqueléticos. (Sullivan et al, 1994) Siendo que, como se expuso anteriormente, el
uso de antibióticos no parece estar relacionado cercanamente con la presencia de
estos desórdenes, se han hecho esfuerzos para entender su etiología y así
determinar el factor o factores de incidencia. Para ello, hay que partir del
entendimiento del proceso de desarrollo de los huesos largos. Dicho proceso
conocido como osificación endocondral, ocurre en la placa de crecimiento epifisial.
Los condrocitos se someten a una orden fuertemente regulada de proliferación,
diferenciación e hipertrofia. Subsecuentemente al crecimiento condrocital, la matriz
extracelular se mineraliza, vasculariza y finalmente es invadida por células
osteogénicas desde la médula ósea. Este delicado balance de síntesis y
degradación determina en última instancia la salud de los huesos largos. Los
cambios en el metabolismo de los condrocitos pueden derivar entonces en
desórdenes esqueléticos patológicos.

La condrodisplasia tibial es uno de los mayores desórdenes que afectan los


huesos largos de las aves de crecimiento rápido para consumo (pollos, pavos y
patos). Los pollos de engorde actualmente tienen un 30% de incidencia de sufrir
esta enfermedad. (Praul, Ford, Gay, Pines y Leach, 2000). Muchos factores
inducen la condrodisplasia; algunos ejemplos utilizados en estudios
experimentales incluyen nutrición, desbalances minerales, fungicidas y ciertas
condiciones ambientales (Orth y Cook, 1994).

En cuanto a la nutrición como factor de incidencia en los desórdenes esqueléticos


de los pollos, se ha encontrado que algunos están asociados con niveles dietarios
inadecuados de vitaminas D, A, C y K y de la mayoría de las vitaminas del
complejo B, pero especialmente piridoxina y ácido fólico; o minerales tales como
calcio, fósforo, sodio, cloro, zinc, selenio, cobre y manganeso. Similarmente,
niveles de proteína inadecuados o aminoácidos tales como metionina, cistina,
cisteína y el metabolito homocisteína así como también niveles de ácido graso
inapropiados y consumo total de alimento han sido asociados a problemas
esqueléticos. El desarrollo del hueso también es afectado por la acidosis
metabólica inducida por niveles inapropiados de electrolitos dietarios y por los
efectos tóxicos de micotoxinas y minerales como el cadmio, que contamina otras
fuentes minerales. (Oviedo, Ferket, Havenstein, 2006)

Los resultados experimentales sobre los beneficios de los suplementos con ácido
ascórbico para prevenir desórdenes de las patas y problemas del cartílago en
pollos de engorde son altamente variables (Oviedo et al, 2006). Por ejemplo,
Peteket al (2005) observaron una reducción en la incidencia y severidad de la
condrodisplasia tibial y una mejoría del grosor cortical de los tibio tarsos por la
suplementación del agua con ácido ascórbico y por la aplicación de programas de
luz intermitente en pollos de engorde. Por otro lado, en varios estudios, la
suplementación dietaria, a incluso niveles mayores de ácido ascórbico, no previno
la condrodisplasia tibial en pollos de engorde. (Leach y Bundette, 1985)

En cuanto a las prácticas de alimentación se ha observado que la alimentación


con granos enteros disminuye la mortalidad y los problemas en las patas de pavos
(Benett et al, 2002), pero no están claro los efectos en los problemas de las patas
de los pollos. (Lippens et al, 2000) Por su parte, Bruno et al (2000) observaron que
la restricción alimentaria y una alta temperatura en el ambiente de crianza reducen
el crecimiento de los huesos largos.

La práctica común de manejo de añadir ácidos orgánicos, tales como ácido cítrico,
mejora la dializabilidad del calcio, magnesio, manganeso y zinc, pero al mismo
tiempo incrementa la dializabilidad del plomo y el cadmio (Walter et al, 1998). Esto
sugiere que la acidificación del suministro de agua contaminada con metales
pesados, podría incrementar la incidencia de problemas en el desarrollo óseo
debido a que estos elementos pueden afectar el metabolismo celular óseo.
Otra de las patologías asociadas al cartílago articular aviar es la separación de la
cabeza femoral. Aunque esta enfermedad resulta un problema esporádico,
representa un riesgo económico que afecta la producción. Se considera como un
problema degenerativo esquelético en el que la placa de crecimiento del fémur
proximal se separa del cartílago articular, conduciendo posteriormente a
rompimiento epifisial, infección y necrosis de la cabeza femoral (Packialaksmi y
otros, 2015). La separación de la cabeza femoral aviar ha sido asociada
habitualmente con infecciones tales como condronecrosis bacteriana y
osteomielitis (Dinev 2009). La postura corporal junto con el incremento del peso
corporal de las aves de corral para uso comercial, altera significativamente el
centro de gravedad, predisponiendo al fémur proximal a lesiones bajo condiciones
enérgicas.
Otro factor que influye en la patología es el hecho de que la epífisis femoral de las
aves también carece de centros de osificación secundarios lo que reduce el
refuerzo del cartílago articular durante la fase de crecimiento rápido. (Breugelmans
et al, 2007) Se cree entonces, que la separación de la cabeza femoral ocurre por
la isquemia, aunque no existen datos concluyentes al respecto. (Wideman y
Prisby, 2011)

Como se ha descrito hasta ahora, existen diferentes factores que pueden


contribuir al desarrollo de enfermedades que afectan al cartílago articular y sus
tejidos anexos en las aves de engorde. Factores como la nutrición, manejo
ambiental y de cuidado y el uso de ciertos tipos de antibióticos parecen estar
relacionados a dichas enfermedades de acuerdo a los estudios descritos.

ENROFLOXACINA

En el trascurrir de las últimas décadas, particularmente en el campo de la


medicina veterinaria, se han sintetizado nuevos agentes químicos producto de la
aplicación de técnicas moleculares y la investigación, tal es el caso de la
enrofloxacina, antibiótico de amplio espectro microbiano que a pesar de
pertenecer al grupo de quinolonas, es catalogada como una fluorquinolona (FQ).
Compuesto sintetizado para uso extensivo en la medicina veterinaria, con el objeto
de contrarrestar el efecto de cuadros clínicos y patologías en animales, como las
relacionadas con infecciones respiratorias, usada para contrarrestar enfermedades
septicémicas, enfermedades gastrointestinales, urinarias y de génesis en el
aparato reproductor.

Mecanismo de acción

El mecanismo de acción está vinculado con la función de las quinolonas durante el


proceso de replicación, y los procesos que conllevan a la inhibición del ADN girasa
y latopoisomerasa de tipo IV, que tiene lugar en el ADN. Al respecto, Diaz (2012)
explica que:

(…) El cromosoma bacteriano está compuesto por una doble cadena de


ADN de aproximadamente 1300 de longitud que debe caber dentro de
bacterias cuyo tamaño medio es de 2 de largo por 1 de ancho. Para
resolver este hecho, el cromosoma bacteriano debe adoptar una
conformación especial, enrollándose alrededor de núcleos de ARN en
una serie de dominios (…) (p. 16).

De lo anterior se desprende, que el proceso implica el superenrrollamiento


negativo por la girasa, para lo cual se requiere que la enzima se una a segmentos
de ADN, rompa y separe, para finalmente sellar. Sin embargo, es durante este
proceso que actúan las quinolonas, “inhiben la actividad ranurante y sellante de la
girasa y bloquean también la actividad desencadenante de la topoisomerasa IV”
(Petri, 2007, p. 1121).

Es por ello que, “el principal mecanismo de acción de las quinolonas es la


inhibición de la ADNgirasa” (Otero, et al., 2001, p. 32), “conduciendo a muerte
celular bacteriana mediante la fragmentación cromosómica” (Álvarez et al., 2015,
p. 500). Es decir, las quinolonas intervienen en la inhibición de topoisomerasa de
tipo II “la que corta y sella el ADN durante el proceso de la replicación, necesaria
para que el ADN enrolle y se desenrolle” (Ortiz, 2013, p. 218). Mientras que, las
fluoroquinolonas poseen una segunda diana intracelular en las células bacterianas
llamada topoisomerasa IV, que no interviene en el superenrollamiento negativo.
Sin embargo es de gran interés para la relajación y segregación del ADN (Rubio,
2011).

No obstante, “todas las quinolonas tienen el mismo mecanismo básico de acción


(llamado mecanismo A) que requiere ARN y síntesis de proteínas, así como
división celular, para ejercer acción bactericida” (Otero, 2001, p. 32), que “bloquea
la replicación mediante la formación del complejo girasa-quinolona sobre el ADN”
(Titos, 2010, p. 29).

Específicamente, el mecanismo de acción deja ver que los bactericidas impiden


que las enzimas sellen los lugares donde se produjeron los cortes en el ADN.
Además inhiben el superenrollamiento negativo, convirtiéndose en obstáculos para
que se lleven a cabo los procesos de replicación, transcripción, reparación,
recombinación y transposición (Rubio, 2011).

Entre ellas,la enrofloxacina que “impide el desdoblamiento de las cadenas de ADN


y, por tanto, bloquea las funciones vitales de la célula provocando su incapacidad
para reproducirse y su muerte” (Ganadería, 2012, p. 50), inhiben la actividad de
superenrollamiento de la enzima ADN girasa, ejerciendo así su acción
antibacteriana sobre la síntesis de ADN y ARN, dando como resultado una
respuesta bifásica y la muerte de organismos susceptibles (Paton yReeves, 1988).

Además de estar caracterizada por una dependencia hacia la concentración, ya


que “en proporciones por encima de la concentración inhibitoria mínima (CIM),
todas las fluoroquinolonas exhiben tanto efecto post-antibiótico como actividad
bactericida dependiente de concentración” (Álvarez et al., 2015, p. 500).

En cuanto a la toxicidad, “la enrofloxacina es un antimicrobiano considerado poco


tóxico. Sin embargo, existen informes de efectos tóxicos en algunas especies
animales. Esto exige respetar algunas consideraciones para su empleo” (Otero et
al., 2001, p. 42).
Por su parte, Ganadería (2012) afirma que la enrofloxacina “es un antibiótico muy
seguro, que puede clasificarse como de muy baja toxicidad. No tiene efectos
secundarios ni acorto ni a largo plazo” (p. 51). Sin embargo, existen laboratorios
productores de bactericidas que en casos específicos contraindican la
administración del fármaco en algunos animales, como es el caso de vacas
lecheras y aves de postura cuya producción esta destinada al consumo humano,
así como en mamíferos preñados y en perros hasta los seis meses (Laboratorios
Enco, s.f.).

En concordancia con lo publicado por el Boletín Terapéutico ANDALUZ (1999),


que afirma que las fluoroquinolonas producen efectos adversos en un 20% de los
pacientes tratados; siendo los mas frecuentes de tipo gastrointestinal y los que
afectan al sistema nervioso central.

De lo anterior se deprende que no existe un consenso entre teóricos en relación a


la toxicidad de la enrofloxacina, algunos sugieren que se pueden presentar efectos
adversos en especies de animales, mientras que otros aseguran lo contrario, Si
bien es cierto, Su índice terapéutico es alto, y puede administrarse sin mayores
problemas en terapias combinadas con otros medicamentos” (Otero et al., 2001, p.
47).

ENGORDE DE POLLOS

El proceso de engorde de pollos se lleva a cabo en galpones diseñados para


crianza, lo cual implica una jornada de aproximadamente 42 días, tiempo en el
cual los pollos deben pesar aproximadamente entre 2,5 a 3,0 kg (Orozco, Melean
y Rodríguez, 2004).

Es durante aproximadamente estos 42 días que se deben asegurar el


cumplimiento de ciertas condiciones para el engorde de los pollos, es decir, a las
granjas o criadores les corresponde colocar la mano de obra y adecuar las
condiciones higiénicas de las instalaciones para evitar enfermedades en las aves
(Orozco, Melean y Rodríguez, 2004).
Sin embargo, existen diversos autores que afirman que “en la avicultura moderna,
las aves son criadas bajo condiciones extremadamente intensivas, utilizando el
mínimo espacio vital posible durante 35-40 días para alcanzar el máximo
crecimiento y producción posibles” (Sumano y Gutiérrez, 2000, p. 138). Es en este
marco que, la proliferación de enfermedades y el uso extensivo de fármacos y
antibióticos tiene lugar, en un principio como agentes bactericidas para
contrarrestar los efectos adversos de enfermedades de origen bacteriano, y en la
actualidad además con fines terapéuticos en el engorde de pollos dentro de la
industria avícola, ya que los productores al ser mal informados, recurren al uso de
antibióticos como un suplemento dietario pensando que al incluirlo como parte de
un protocolo desde el primer día de vida del animal hasta el último, asegura una
mejora en la calidad del pollo, manejo de la granja e incluso aumenta la calidad de
la alimentación llevando como consecuencia a problemas de resistencia a los
antibióticos.

Efectos de la Enrofloxacina sobre el cartílago de crecimiento en aves de


corral

La toxicidad del cartílago inducida por las fluoroquinolonas ha sido bien


documentada en estudios animales (Jacobs, Shea, Oxford y Carey, 2014). Se ha
descrito especialmente la artropatía inducida por antibióticos de esta familia a
dosis únicas muy altas o luego de la administración de varias dosis
moderadamente altas en animales jóvenes de especies como perros, ratas,
conejos y cobayos (Maslanka et al, 2009). Sin embargo, en estos estudios, sólo se
observó condrotoxicidad en cachorros de perro de 3 meses de edad luego de
tratamiento con una dosis baja de ofloxacina durante 7 a 8 días.

Varios estudios se han realizado para tratar de entender el mecanismo que


conduce a la artropatía inducida por quinolonas, pero la patogénesis exacta aún
resulta desconocida.
Independientemente de cual sea el mecanismo que opera, lo cierto es que se ha
demostrado la presencia de condrotoxicidad en animales jóvenes tratados con
algunos tipos de quinolonas. Esta condrotoxicidad se caracteriza por cojera
asociada con evidencia histopatológica de pérdida de condrocitos, degeneración
de matriz, erosión ulcerativa severa o cavitación del cartílago articular de las
articulaciones que soportan el peso (Maslanka et al, 2009).

En las aves de corral, por ejemplo, uno de esos desórdenes es la condrodisplasia


tibial que puede resultar en claudicación.

Otros desórdenes esqueléticos patológicos de las aves de corral asociados a la


alteración de los condrocitos por agentes externos son la separación de la cabeza
femoral (SCF) y la necrosis de la cabeza femoral (NCF). Estas dos patologías son
los principales problemas asociados a las patas de las aves que ocasionan la
separación de la placa de crecimiento proximal de su cartílago articular. Pueden
conducir a infecciones y osteomielitis. Aunque una de las causas de la SCF y de
la erosión tisular epifisial puede ser la muerte prematura de los condrocitos, en las
aves de corral comúnmente se ha asociado la enfermedad con infecciones tales
como la condronecrosis bacteriana con osteomielitis. La SCF puede permanecer
asintomática en su fase temprana hasta que un evento intenso produzca la
separación de la cabeza femoral, con o sin infección (Packialakshmi, Rath, Huff y
Huff, 2015). Para entender mejor la etiología de estas enfermedades, resulta
pertinente revisar la fisiología y anatomía de la cabeza femoral de las aves.

Como se mencionó anteriormente, en las granjas de cría de los pollos parrilleros


se realizan operaciones de manejo, tales como incubación, densidad de
almacenamiento, períodos de exposición a la luz, higiene y transporte que pueden
generar estrés en los animales. Al sufrir estrés se liberan hormonas (cortisol) que
pueden afectar adversamente el desarrollo esquelético y originar lesiones.

Ahora bien, en cuanto a los agentes químicos promotores del crecimiento y los
antibióticos aplicados en forma profiláctica que se usan en la producción de pollos
parrilleros no se ha establecido con certeza su incidencia en la NCF.
Laenrofloxacina es uno de los antibióticos que se ha asociado con artropatías
femorales en los pollos parrilleros. Sin embargo, no existe evidencia concluyente
al respecto. Por el contrario, recientemente se ha encontrado que este antibiótico
es efectivo en el tratamiento de la condronecrosis bacteriana con osteomielitis
(Packialakshmi et al, 2015).

Otro de los desórdenes patológicos esqueléticos asociados con la alteración del


metabolismo de los condrocitos es la osteonecrosis o necrosis avascular de la
cabeza femoral. Esta es una enfermedad que produce la muerte de los osteocitos
y de la médula ósea. La articulación que funciona normalmente, experimenta daño
por fatiga de la trabécula reabsorbida debilitada y se produce entonces una
fractura que resulta en el colapso del hueso subcondral (Malizos et al, 2007)

La osteocondrosisdisecante (OD) es otra de las artropatías que afectan el


cartílago articular donde se produce engrosamiento del cartílago. Este aumento de
grosor del cartílago evita la llegada de nutrientes a la capa basal. Esto provoca
degeneración celular y necrosis. Como el cartílago engrosado no tiene suficiente
soporte óseo se originan fisuras que luego se convierten en fracturas. Estas
fracturas permiten que el líquido sinovial llegue al hueso subcondral. Debido a la
actividad física se producen desprendimientos de trozos de cartílago dentro de la
cavidad articular (Hernández, Mora, Rodríguez y Ramírez, 2011).

Según lo expuesto anteriormente, como se ha discutido hasta aquí, las artropatías


tanto en animales como en humanos presentan diversos factores
desencadenantes. Algunos de esos factores han sido comprobados por la
evidencia obtenida a través de estudios formales. En el caso de los animales,
especialmente los mamíferos, estos estudios han encontrado que efectivamente
algunas flouroquinolonas pueden afectar adversamente al cartílago articular al
producir condrotoxicidad. Y que de manera específica, esto suele ocurrir cuando
se administran estos agentes farmacológicos a individuos jóvenes. Además, como
también se apuntó anteriormente, algunas de las artropatías que pueden
producirse por la administración de fluoroquinolonas ocurren con mayor incidencia
en animales de rápido crecimiento como los caballos y los cerdos (Peters et al).

Ya que muchos antibióticos de la familia de las quinolonas son utilizados


ampliamente en la industria agropecuaria para tratar enfermedades, existe cierta
preocupación debido a los efectos adversos sobre el cartílago articular que han
sido reportados en perros, ratas y humanos. (Peters et al, 2002)

En este sentido, se han conducido estudios adicionales para determinar la


incidencia de estos efectos en otros animales como los corderos y las aves de
corral. Especialmente se han estudiado los efectos de la enrofloxacina. Uno de
estos estudios, realizado por Khazaeil et al. (2012) estudió el efecto de la
enrofloxacina en la estructura histomorfológica e histomorfométrica del cartílago
articular de los corderos. En este estudio se utilizaron animales jóvenes de dos
meses de edad que fueron repartidos equitativamente en tres grupos: grupo
control, grupo terapéutico y grupo tóxico. A los animales del grupo terapéutico se
les administraron dosis terapéuticas utilizadas normalmente (5 mg/kg
subcutáneos) durante un período de quince días y a los animales del grupo tóxico
se les suministraron dosis siete veces mayores a la dosis normal (35 mg/kg
subcutáneos) igualmente durante quince días. Al grupo control se le aplicó agua
destilada.

Durante el tratamiento se observó la conducta de los animales para determinar la


presencia de cambios en la forma de caminar o cojera. Veinticuatro horas luego de
finalizado el periodo de tratamiento los animales fueron sacrificados. Posterior a
esto, se diseccionaron la babilla y el cartílago articular de las extremidades
femorales distales y tibial proximal para ser examinadas. Además, se tomaron
mediciones del grosor del cartílago articular y sus capas y del número de
condrocitos y del cociente célula/matriz.

Los resultados del estudio mostraron que la enrofloxacina administrada a las dosis
terapéutica y tóxica no produjo síntomas clínicos tales como anormalidades en la
forma de caminar o cojera en los corderos. Estos resultados son similares a los
obtenidos en otros estudios con otras especies animales; aunque parece que
algunas especies son más susceptibles a los efectos de la administración de
fluoroquinolonas como lo han demostrado los resultados con perros cachorros,
especialmente los de razas grandes. Sin embargo, es importante tener en mente
que la ausencia de síntomas clínicos no necesariamente implica la ausencia de
daño del cartílago articular inducido por fluoroquinolonas. De hecho, en el estudio
se encontraron lesiones a nivel macroscópico tales como erosión, aplanamiento y
excavación en el cartílago articular tibial proximal y femoral distal del grupo tóxico.
Así como también pequeñas cavitaciones en la capa superficial del cartílago
articular observadas a nivel microscópico tanto en el grupo terapéutico como en el
grupo tóxico. En términos generales, el estudio mostró que la dosis terapéutica de
enrofloxacina no produce efectos severos sobre el cartílago articular (lo que si
sucede con la dosis tóxica) aunque tampoco se puede considerar como
totalmente inocua (Khazaeil et al, 2012).

En relación con las aves de corral y más específicamente con los pollos de
engorde también se han realizado estudios clínicos para determinar el efecto de
ciertos antibióticos utilizados ampliamente en la industria avícola. Uno de esos
estudios (Peters et al, 2002) se realizó en dos partes. En la primera parte se
buscó determinar si algunos antibióticos inhibían in vitro la degradación del
cartílago mediante la cuantificación de los niveles de proteoglicanos y óxido nítrico
que son los indicadores del catabolismo del cartílago utilizando un sistema de
cultivo de la tibia de embriones de pollos. Los antibióticos estudiados incluían la
doxiciclina, la oxitetraciclina, la enrofloxacina, el ceftiofur y el salinomicin. En la
segunda parte del estudio, se trató de determinar si estos mismos antibióticos
inducían la condrodisplasia tibial en la placa de crecimiento tibial proximal al ser
administrados a pollos parrilleros en crecimiento (0-3 semanas) a diferentes
niveles de dosis superiores al nivel recomendado.

Para la primera parte del estudio se recolectaron las tibias de embriones de pollos
leghorn de 12 días. Se aislaron los huesos del cartílago articular y del tejido
muscular. Las tibias fueron colocadas en grupos de tres en un pocillo con
tratamientos formado por tres huecos en una placa de cultivo de 24 huecos. Cada
pozo de tratamiento contenía varias concentraciones de los antibióticos a ser
probados que se cambiaban cada 2 días. El tiempo de duración era de 30 días o
hasta que las terminaciones cartilaginosas de las tres tibias de un pozo se
degradaran completamente. Todos los antibióticos fueron probados a tres
concentraciones que variaban entre 50 y 400 mg/ml. En cada experimento se
incluyó un grupo de control sin antibióticos. Las tibias eran examinadas cada dos
días para confirmar la completa degradación del cartílago. Cada tibia contenía dos
terminaciones cartilaginosas, una cubierta de hueso y médula ósea. Las
terminaciones cartilaginosas contienen una zona hipertrófica y proliferativa muy
parecida a la placa de crecimiento del cartílago. Durante el período de cultivo se
observaron los primeros cambios macroscópicos. Las terminaciones cartilaginosas
se hincharon, se deformaron y luego el cartílago desapareció gradualmente
dejando la cubierta de hueso intacta. Adicionalmente, se realizaron mediciones
del contenido de proteoglicanos en el medio condicionado mediante un ensayo de
azul de dimetilmetileno. De igual forma se midió el nitrito, un producto final estable
del metabolismo del óxido nítrico.

Para la segunda parte del estudio se utilizaron pollitos machos de 1 día de


nacidos. Los animales fueron identificados aleatoriamente con bandas en las alas
y colocados en una incubadora de batería con temperatura controlada. Cada
grupo de tratamiento estuvo conformado por veinticuatro aves distribuidas en tres
corrales con ocho animales por corral. Los pollitos fueron criados bajo luz
fluorescente continua y tuvieron acceso a comida y agua constantemente. Las
aves de los grupos de tratamiento con oxitetraciclina y clortetraciclina recibieron
los antibióticos con el alimento a dosis de 25%, 100% o 400% por encima del nivel
de dosis recomendado de 400 g/ton. También se administró la salinomicina con el
alimento pero a dosis de 75%, 300%, y 1200% por encima del nivel de dosis
recomendado de 60 g/ton debido a un error de mezcla. En el caso de la
doxiciclina, la dosificación fue similar a los niveles de uso de la oxitetraciclina y se
incluyeron dosis de 15, 30, 60, y 200 g/ton en el alimento para evaluar su
capacidad de inducir condrodisplasia tibial. La administración de la enrofloxacina
se realizó a través del agua de beber a 25%, 100% y 400% por encima del nivel
de uso de 25 ppm. Los tres tratamientos de ceftiofur se administraron vía
subcutánea en el área del cuello de los pollitos a 25%, 100% y 400% por encima
de la dosis recomendada de 0.2 mg/pollito. Por su parte, el grupo control no
recibió tratamiento con antibióticos sino que recibió tiram que es un fungicida que
se sabe induce la condrodisplasia experimental. El medicamento fue administrado
a 20 ppm.

Semanalmente, los investigadores registraban los cocientes de crecimiento y el


consumo de alimento mediante pesaje individual de las aves y consumo de
alimento por corral. Al final de la prueba de 3 semanas se realizó un examen
visual para detectar lesiones de condrodisplasia tibial (grado de grosor fisial). A
los 22 días de edad, todas las aves fueron sacrificadas. Posteriormente, se
seccionaron longitudinalmente tanto el tibiotarso proximal derecho como el
izquierdo y se realizó un examen visual para buscar lesiones de la placa de
crecimiento. Se determinó la ausencia o presencia de una lesión condrodisplásica
tibial y se llevó un registro para cada ave. Luego, se calculó la incidencia de
condrodisplasia tibial mediante el número de aves que exhibían una lesión en
cada tibia sobre el número total de aves en el grupo de tratamiento.

Los resultados mostraron que algunos de los agentes antibacterianos probados y


que se utilizan ampliamente en la industria avícola inhiben in vitro la degradación
del cartílago de los pollitos. Sin embargo, dichos antibacterianos no inducen
condrodisplasia tibial en pollos machos de 3 semanas de edad cuando se
administra a cuatro veces la dosis recomendada. Las lesiones condrodisplásicas
tibiales se hicieron evidentes en las aves tratadas con tiram, lo cual resulta
congruente con lo reportado en otros estudios. Los resultados in vitro también
mostraron que la oxitetraciclina y la doxiciclina son capaces de prevenir la
degradación del cartílago de la tibia de pollitos embriones. Este resultado
concuerda con los obtenidos en estudios previos realizados con la familia de las
tetraciclinas. De igual forma, se encontró que los marcadores de la degradación de
la matriz del cartílago (liberación de proteoglicanos y óxido nítrico) en un medio
controlado fueron menores en el tejido tratado con las tetraciclinas en
comparación con el grupo control. Sin embargo, al comparar la doxicilina con la
oxitetraciclina en cuanto a la capacidad para disminuir las concentraciones de
proteoglicanos y óxido nítrico en un medio condicionado se encontró que la
primera era más potente. Esto se explica por el hecho de que algunas tetraciclinas
tienen mayor habilidad lipofílica (capacidad para penetrar la membrana celular)
que otras y esto les permite lograr una mayor inhibición de la degradación del
cartílago. En un modelo de explante de tibia de pollito similar, la doxiciclina previno
la perdida de proteoglicanos desde la matriz, la muerte celular y la sedimentación
del colágeno tipo X e incrementó la región hipertrófica del cartílago. Las
tetraciclinas son antibióticos de rápida absorción y recientemente se ha
encontrado que tienen una propiedad antimetaloproteinasa que resulta a partir de
sus características antibacterianas.

En relación con la enrofloxacina, el estudio mostró que ésta inhibió la degradación


del cartílago in vitro. En otro estudio con explantes de cartílago articular equino,
las concentraciones altas de esta droga inhibieron la síntesis e incrementaron la
degradación de los proteoglicanos, mientras que las dosis bajas no afectaron el
metabolismo de éstos. En una prueba experimental con palomas se demostró que
800 ppm de enrofloxacina administrados durante un largo período de tiempo no
induce anormalidades en las aves adultas pero incrementa la mortalidad
embrionaria en los huevos de las aves tratadas. Además, los polluelos criados de
esas aves presentaron lesiones articulares tales como la artropatía por quinolonas
(Peters et al, 2002).

El efecto de inhibición in vitro de la degradación del cartílago presentado por estos


antibióticos puede deberse a que las concentraciones de antibiótico fueron
mayores a las que fue expuesta la placa de crecimiento en la segunda parte del
estudio, a pesar de que las aves utilizadas en esa parte del estudio recibieron
dosis hasta cuatro veces superiores a la dosis recomendada. Esto se explica
porque en las pruebas in vitro, los explantes son expuestos directamente a las
drogas. Mientras que en las pruebas in vivo, las drogas deben viajar a través del
cuerpo para concentrarse en el tejido de la placa de crecimiento. Existen muchos
factores que pueden alterar las concentraciones de droga in vivo en comparación
con los resultados in vitro. Algunos de ellos incluyen la absorción, distribución,
biodisponibilidad o la vida media de las drogas.
Aunque las tetraciclinas, fluoroquinolonas, cefalosporinas y aminoglucósidos han
sido asociados con desórdenes esqueléticos, los resultados referidos
anteriormente mostraron que estos antibióticos administrados a dosis cercanas o
muy superiores a la dosis recomendada no inducen lesiones de condrodisplasia
tibial en pollitos de engorde en crecimiento. Esto demuestra que no es probable
que los antibióticos probados estén involucrados en la etiología de la
condrodisplasia tibial presente en la industria avícola (Peters et al, 2002).

Maslanka et al. (2009) condujeron un estudio para determinar si la enrofloxacina


posee efecto condrotóxico dependiente de la dosis y el tiempo en el cartílago
articular aviar de pollitos parrilleros machos de 21 días de edad. Las dosis
probadas fueron 10, 50, 100. 300 y 600 mg/kg/día en administración única y
múltiple. Durante el tratamiento, los animales no mostraron ningún síntoma clínico.
Sin embargo, en las aves tratadas con las dosis más altas (300 y 600 mg/kg/día)
se observaron conductas tales como renuencia a moverse, actividad motora
reducida y descoordinación. Se revisaron las articulaciones mediante palpación y
no se observaron hallazgos anormales. Tanto las aves de control como las
tratadas no mostraron cambios patológicos macroscópicos visibles en la superficie
del cartílago articular. Los animales fueron sacrificados 24 horas después de la
última dosis y las cabezas femorales con sus cóndilos y cóndilos tibiales fueron
sometidas a investigación histopatológica y macroscópica.

Dicha investigación mostró que no había condrotoxicidad evidente en las aves que
recibieron la dosis más baja, lo cual es consecuente con lo registrado en estudios
con otras especies animales, donde dosis en el rango de 5 a 15 mg/kg/día con
similar duración no produjeron ningún efecto negativo en el cartílago articular.
Después del tratamiento con dosis únicas de 50 y 100 mg/kg/día no se
observaron efectos condrotóxicos, contrario a lo ocurrido con las dosis única de
300 y 600 mg/kg/día que mostraron lesiones significativas del cartílago articular
inducidas por el medicamento. Sin embargo, con la dosis de 100 mg/kg/día se
observaron cambios notables, aunque no estadísticamente significativos, en las
articulaciones de las aves tratadas con esta dosis. Dichos cambios se limitaron a
la reducción severa o falta de absorción de azul de toluidina o safranina-O de la
matriz que rodea los canales cartilaginosos. De esta forma se concluyó que
aunque esta dosis en particular posee notable influencia sobre el cartílago
articular, este efecto no puede ser considerado como condrotoxicidad propiamente
dicha. Lo descrito hasta aquí demuestra que la intensidad de la condrotoxicidad de
la enrofloxacina está relacionada con el nivel de la dosis, aunque el grado de
intensidad no es proporcional a la dosis (Maslanka et al., 2009).

De acuerdo al sistema de calificación de la lesión utilizado en el estudio, los


investigadores encontraron que la administración de dosis múltiples de
enrofloxacina que exceden de 5 a 10 veces la dosis recomendada puede inducir
únicamente una ligera condrotoxicidad en los pollos en crecimiento. Además, los
datos recolectados indicaron que el grado de severidad de la condrotoxicidad se
incrementa paralelamente con el incremento del número de dosis. De esta forma,
se concluyó que además del nivel de dosis, la duración del tratamiento también
juega un papel importante en el desarrollo de condrotoxicidad. Lo cual concuerda
con otros estudios realizados con perros jóvenes.

Como se mencionó anteriormente, en este estudio se analizaron los cartílagos


articulares de los cóndilos tibial y femoral y las cabezas femorales. Al comparar el
efecto de la droga sobre cada uno de ellos, se observó que la cabeza femoral del
cartílago articular era más sensible a los efectos condrotóxicos de la enrofloxacina
que el cartílago articular de ambos cóndilos.

Tal como se indicó más arriba, no se observaron cambios patológicos visibles


macroscópicamente en la superficie del cartílago articular de todas las aves
estudiadas. Este hallazgo resulta relevante, ya que no es consistente con los
resultados de otros estudios in vivo realizados con mamíferos. De acuerdo a lo
que se sabe por tales investigaciones, un síntoma comprobado de la artropatía
inducida por quinolonas es la presencia de cambios manifiestamente visibles tales
como vesículas llenas de líquido, erosiones y colgajos cartilaginosos. La ausencia
de estos cambios en las aves tratadas sugiere entonces que la artropatía inducida
por quinolonas se manifiesta en menor medida en las aves en comparación los
mamíferos.

En relación con los efectos sobre el sistema musculoesquelético (tales como


coordinación reducida del movimiento), éstos sólo se observaron en los animales
tratados con las dosis únicas y múltiples de 300 o 600 mg/kg/día. Esto indica que
dichos efectos fueron el resultado de la alta dosificación que causó
condrotoxicidad y neurotoxicidad. Ahora bien, el principal cambio patológico
observado fue un grado diferente de reducción del contenido de los proteoglicanos
en la matriz de la zona intermedia. Una vez más, esto resultó consecuente con las
alteraciones típicas de la artropatía inducida por quinolonas descrita en otras
investigaciones.

Resulta importante enfatizar que la reducción del contenido de proteoglicanos en


el cartílago articular de las aves tratadas con las cinco dosis altas de la droga fue
causada al menos parcialmente por la producción disminuida de estos
compuestos por condrocitos dañados o necróticos. Todo esto sugiere que la
enrofloxacina aumenta la degradación de los proteoglicanos.

En resumen, el estudio de Maslanka et al (2009) demuestra que la dosificación a


los niveles recomendados en pollitos en crecimiento es segura en relación con la
posibilidad de producir efecto condrotóxico. Solamente dosis muy altas de
enrofloxacina que exceden significativamente a las aplicadas terapéuticamente
pueden inducir efectos tóxicos sobre el cartílago articular y la intensidad de la
condrotoxicidad depende de la dosis. Además, los hallazgos también sugieren que
la artropatía inducida por las quinolonas se manifiesta considerablemente menos
en las aves que en los mamíferos.

De acuerdo entonces a lo referido hasta aquí, se puede concluir que aunque


algunas fluoroquinolonas han mostrado poseer efectos condrotóxicos que pueden
desencadenar artropatías en diferentes especies animales, en el caso de los
pollos parrilleros esta capacidad resulta menos evidente. En el tema específico de
la enrofloxacina, el efecto condrotóxicoestá asociado a dosificaciones muy por
encima de las dosis recomendadas. Por lo tanto el uso a dosis normales se puede
considerar como seguro en cuanto a la posibilidad de desarrollar artropatías. En
relación con el tiempo de duración del tratamiento como factor influyente también
se puede concluir que éste no presenta relación con el desarrollo de éstas
patologías, incluso en tratamientos absurdamente extensos. Por lo tanto, se puede
decir que el uso de la enrofloxacina en pollos parrilleros resulta seguro en cuanto a
la producción de condrotoxicidad en las dosis y períodos de tratamiento en que se
la usa actualmente en la industria avícola.

MATERIALES Y MÉTODOS

El tipo de estudio es de orden experimental, donde la población viene dada por los
pollitos bebé de una granja avícola en la ciudad de Mendoza, de allí se
seleccionaron como muestra dos grupos de aves las cuales estarán en un mismo
corral con la misma temperatura, alimentación y espacio. A un grupo de 10 pollos
se le administrará en agua de bebida enrofloxacina con una dosis de 10mg/kg y el
otro grupo de 10 pollos se utilizará como grupo control. Se trabaja bajo la hipótesis
de que la enrofloxacina no produce efecto alguno en el cartílago.
Establecimiento

El establecimiento de crianza se encuentra ubicado en la calle Videla Aranda,


distrito de Cruz de Piedra del departamento de Maipú, provincia de Mendoza. En
dicho establecimiento se llevaron a cabo las actividades realizadas en el presente
trabajo. El mismo facilitó la utilización de animales, instalaciones, maquinaria y
suplementos utilizados para la realización del trabajo.

Instalaciones

Tiene una superficie de 10ha, con cierre perimetral de alambrado romboidal, con
acceso simple y transitable tanto dentro del establecimiento como el acceso a ruta,
cuenta con 5 galpones de 60 metros de largo por 10 metros de ancho. Los
galpones cuentan con bebederos automáticos tipo canaleta de acero inoxidable
abastecidos por un tanque ubicado en cada galpón, además cuentan con
comederos tipo tolva plato, de chapa galvanizada en buen estado para la
administración de alimento. El

piso del galpón es de tierra cubierto con viruta de madera, los laterales tienen
cortinas de tela y el techo de chapa con poliuretano como aislante, poseen
también sistemas de control de humedad y de temperatura, con dos extractores en
la cabecera del galpón para refrigeración y ventilación así como estufas a gas tipo
campana para la calefacción.

Caracterización del grupo

Pollitos bebé de la raza cobb500 provistos por Avícola Paraná, Entre Ríos, de 1
día de edad con un peso vivo inicial de 45 gr y un peso vivo final a los 10 días de
176 gr para el grupo de control positivo, y de 182 gr para el grupo de control
negativo. La ttemperatura dentro del galpón es de 30 °C de uno a tres días, de
28°C de cuatro a seis días y de 25 °C de siete a diez dias. La iluminación de uno
a siete días fue 23 horas por día, desde los 8 días en adelante fue 20 horas por
día. El experimento se inició el 7 de febrero de 2017.

Formulación de dietas:

Para la administración de las dietas se suministró alimentación y agua de bebida a


discreción, siendo el proceso de alimentación exactamente igual tanto para el
grupo de control positivo como para el grupo de control negativo. Se utilizó
alimento balanceado pre iniciador en base a harina de soja, maíz, poroto de soja
desactivado, fosfato monodicálcico, fitasa, aminoácidos sintéticos (treonina,
metionina y lisina), sal, carbonato de calcio, enzimas carbohidratasas, xilanasas),
probiótico en base a paredes celulares de sacharomices cereviciae. Se utilizó
igualmente el suplemento vitamínico mineral Provimi, Colina,
CocidiostaticoDiclazuril, formulado en base a las exigencias de Aviagen, que es la
cabaña madre de la Línea de pollitos bebé Cobb 500.
Metodología de trabajo

Se colocaron dos jaulas de 2 metros cuadrados dentro del galpón, en la jaula 1 se


puso el grupo control negativo y en la jaula 2 el grupo control positivo y se
administró el antibiótico en el agua de bebida a razón de 0,5ml de antibiótico por
litro de agua, el antibiótico utilizado fue Floxagen®, enrofloxacina soluble 10% de
Laboratorio Vetanco, el agua fresca se repuso cada 12 horas

Se vacunaron contra la enfermedad infecciosa de la bolsa (gumboro) a los 7 días


con vacuna liofilizada marca Zoetis®, tipo Bursine 2, vía spray gota gruesa y vía
agua de bebida con leche en polvo descremada en forma simultánea.

Toma de muestra

Luego de los 10 días de tratamiento se llevó a cabo la toma de muestras, los


pollitos fueron sacrificados mediante dislocación cervical y se tomó muestra de la
articulación femorotibial. Cada muestra fue colocada en un recipiente con formol
bufferado al 10% y enviada a laboratorio para el correspondiente análisis
histopatológico.

En el laboratorio las tibias fijadas en formol al 10%, se descalcifican en ácido


nítrico al 5%. Luego se realizan cortes longitudinales en la epífisis proximal y se
procesan con técnica de rutina, de la siguiente manera.

- Deshidratación en alcoholes de graduaciones crecientes.

- Inclusión en parafina para análisis que funde a 56 º.

- Los tacos se cortan con un micrótomo de rotación Rietchert-Jung con cortes de 5


micras.

- La coloración es con Hematoxilina-Eosina.

- La medición de las zonas de proliferación e hipertróficas se realiza con una


retícula
RESULTADOS

Se seleccionaron las tibias de los pollitos para observar el efecto del


antibiótico en la placa de crecimiento del cartílago. Se midió la longitud de la zona
de proliferación y la zona hipertrófica de ambos grupos de control. Los resultados
obtenidos de los 10 controles positivos y negativos se observan en la tabla 1. Se
midieron, en micras, las dimensiones de la zona de proliferación y la zona
hipertrófica de la epífisis proximal de las muestras de las tibias para comparar el
desarrollo del cartílago articular entre los dos grupos de control.

Tabla 1. Resultados generales medidos en micras.

CONTROL CONTROL
NEGATIVO POSITIVO
1 ZONA DE PROLIFERACION 1000 1000
ZONA HIPERTROFICA 2000 1500
2 ZONA DE PROLIFERACION 800 1800
ZONA HIPERTROFICA 2000 4000
3 ZONA DE PROLIFERACION 1000 1000
ZONA HIPERTROFICA 2000 2200
4 ZONA DE PROLIFERACION 1000 1000
ZONA HIPERTROFICA 2000 2200
5 ZONA DE PROLIFERACION 500 1800
ZONA HIPERTROFICA 2100 2500
6 ZONA DE PROLIFERACION 1000 1200
ZONA HIPERTROFICA 2000 3000
7 ZONA DE PROLIFERACION 1000 1200
ZONA HIPERTROFICA 2000 2200
8 ZONA DE PROLIFERACION 800 1000
ZONA HIPERTROFICA 2000 2000
9 ZONA DE PROLIFERACION 1200 800
ZONA HIPERTROFICA 2200 2200
10 ZONA DE PROLIFERACION 800 800
ZONA HIPERTROFICA 1700 2200

En los gráficos 1 y 2 se observan los resultados del control negativo. En la


zona hipertrófica, se observa, en las 10 muestras, una longitud bastante estable,
indicando un proceso de crecimiento normal en las tibias procesadas. El resultado
más elevado fue de 2200 micras, en la muestra 9, y el más reducido fue 1500
micras, en la muestra 10.

Gráfico 1. Zona hipertrófica de muestras de control negativo.


En los gráficos 3 y 4 se observan los resultados del control positivo, en la
zona hipertrófica y en la zona de proliferación. En el control positivo se observa
mucha más variación en las longitudes del cartílago, en ambas zonas. En la zona
hipertrófica se observa una variación muy alta en la muestra número 2, de 4000
micras. Este espécimen en particular tendría problemas avanzados de movilidad
debido a que una zona hipertrófica muy grande indica que no se está dando una
osificación adecuada de los condrocitos. También se observan grandes
variaciones en la zona de proliferación, en el mismo ejemplar 2 y luego en el
ejemplar 5, que, sin embargo, presenta una zona hipertrófica acorde con los
valores presentes en las otras muestras.

Gráfico 2. Zona de Proliferación de muestras de control negativo.

Gráfico 3. Zona hipertrófica del control positivo.


En los gráficos 5 y 6 se observa el comportamiento de ambas muestras por
zonas del cartílago. En el gráfico 5, se muestran los valores de la zona hipertrófica
en ambas muestras, observándose que, generalmente, los valores del control
positivo se mantienen ligeramente superiores (en 6 de las 10 muestras), iguales (2
de 10 muestras) y en un caso (muestra 1) el control positivo fue de hecho menor
que el negativo, y en la muestra 2, el aumento fue bastante amplio.

Gráfico 4. Zona de Proliferación de control positivo.

Gráfico 5. Comparación de las zonas hipertróficas del control positivo (amarillo) y


negativo (azul).
En las zonas de proliferación (Gráfico 6) se mantuvo el patrón de aumento
de la longitud de la zona en las muestras positivas, sin embargo, en la zona
proliferativa el aumento de longitud de la zona proliferativa fue mucho más
marcado, con un aumento de longitud bastante significativo en dos de las
muestras (2 y 5) y ligeramente significativo en tres muestras (6, 7 y 8). En el resto
de las muestras, cuatro de ellas mantuvieron los mismos valores, y sólo una
(muestra 9) mostró la zona de proliferación en la muestra positiva más pequeña
que la de la muestra negativa.

Gráfico 6. Comparación de las zonas de proliferación del control positivo (amarillo)


y negativo (azul).
DISCUSIÓN

En este estudio se observó una diferencia entre la zona hipertrófica y de


proliferación del cartílago articular en pollos de engorde (broiler) sometidos a un
tratamiento con enrofloxacina; sin embargo, no fue una diferencia marcada, por lo
tanto, son necesarios otros estudios más profundos que tomen en cuenta
parámetros como la movilidad, las características histológicas de los huesos y la
movilidad de los pollos, para poder profundizar en los resultados obtenidos.

Estos resultados concuerdan con lo obtenido por Peters et al (2002),


quienes encontraron que varios agentes antibacterianos inhibieron la degradación
del cartílago de embriones de pollo ‘in vitro’. Sin embargo, no produjeron lesiones
en pollos broilers de 3 semanas de edad con administración de dosis 4 veces más
altas de las recomendadas. Las altas concentraciones de enrofloxacina (más de
1000 microgramos por mililitro) inhibieron la síntesis y la degradación de
proteoglicanos en extractos de cartílagos articulares de equinos, mientras que las
dosis bajas no afectaron el metabolismo de los proteoglicanos.

En el estudio realizado por Maslanka et al (2009) se demostró que la


enrofloxacina, en las dosis recomendadas, no producía efectos condrotóxicos. Sin
embargo, debido a que el efecto condrotóxico está relacionado a la dosis de
antibiótico presente, y más aún, al antibiótico específico que se administre, hay
que tomar en cuenta este factor y evitar las dosis distintas a la recomendada.
Estos investigadores también trataron pollos con dosis únicas de 50, 100, 300 y
600 mg/kg de enrofloxacina sin encontrar efectos condrotóxicos, pero si vieron
cambios microscópicos en la matriz del cartílago de las aves tratadas con 100
mg/kg del antibiótico, por lo que concluyeron que sí existe influencia del antibiótico
en el cartílago, pero no puede ser considerada como condro-toxicidad. En el caso
de estudio no es posible determinar una vinculación entre las dosis del
medicamento administradas a los grupos de control, sin embargo, es posible
suponer que la formación del cartílago que se muestra distinta entre los dos
grupos de control podría deberse a la administración del medicamento. Sin
embargo, el presente estudio se basa en la administración de las dosis
recomendadas, por lo que no sería posible establecer una relación entre dosis no
recomendadas y efectos dañinos en las aves tratadas. En los pollos de engorde
existe una gran tendencia a desarrollar problemas con los huesos de las patas,
debido a que estas razas han sido seleccionadas por su crecimiento rápido y por
su gran aumento de peso. Este mismo aumento, aunado a una maduración
esquelética que es incapaz de soportar el peso, puede producir patologías como la
osteoartritis, condrodisplasia tibial y osteonecrosis, entre otras. En el presente
estudio, si bien la enrofloxacina aumentó la longitud de la capa celular en la zona
hipertrófica, no se observa un aumento tan significativo como para indicar que se
producirían síntomas, o problemas de movilidad en los pollos afectados, debido a
que su ciclo de vida es bastante corto.

Maslanka et al (2009) también reportaron que la intensidad de la condrotoxicidad


de la enrofloxacina depende de la dosis administrada; y además, al administrar
múltiples dosis del antibiótico encontraron que la condrotoxicidad aumentaba a
medida que aumentaba la dosis y que la duración del tratamiento también tenía un
efecto importante en el desarrollo de la condrotoxicidad. Este estudio también
demostró que el cartílago articular de la cabeza femoral era más sensible a los
efectos condrotóxicos que el cartílago de los cóndilos de cartílago articular del
fémur y la tibia. Por lo tanto, en estudios futuros, se debería tomar en cuenta más
de un tipo de muestra al momento de determinar si existe o no condrotoxicidad
debido a las dosis de enrofloxacina administradas a los pollos broiler. La diferencia
en la longitud del cartílago en una muestra del control negativo puede ser
indicativa de una predisposición genética a problemas con la tibia. En la zona de
proliferación, sin embargo, se observa mucha más variación en los resultados, ya
que esta zona, como su nombre lo indica, consiste en condrocitos en mitosis
continua y puede variar su tamaño dependiendo del estadio en el cual se
encuentren los condrocitos que la forman. Esto coincide con lo observado en la
zona hipertrófica, en la cual se observa que la presencia de la enrofloxacina
aumenta la longitud de las capas de cartílago, disminuyendo la osificación del
mismo.
CONCLUSIONES

En este estudio se observó el efecto en las zonas de proliferación e


hipertrófica del cartílago articular de pollos broiler tratados con enrofloxacina. Los
resultados indicaron que ambas zonas del cartílago articular presentan mayor
longitud en las muestras positivas que en las negativas, esto permite comprobar
que el cartílago no estaba realizando su proceso de conversión a hueso de forma
adecuada. Sin embargo, estos resultados no mostraron un gran aumento del
cartílago en ninguna de las dos zonas muestreadas, lo que indica que si bien el
cartílago no estaba siendo degradado y convertido a hueso en las muestras
positivas en la misma forma que en las negativas, esto no es suficientemente
significativo tomando en cuenta el número de pollitos utilizado N. No obstante,
está marcando una tendencia para considerar que el ave puede desarrollar una
patología grave, como una condrodisplasia articular.

Se considera necesario ampliar este estudio con más muestras, midiendo


más parámetros, como la longitud de las otras zonas de cartílago y extendiendo el
estudio hasta la finalización del crecimiento. De esta manera se podría corroborar
los resultados de este estudio, que indican que la enrofloxacina, en las dosis
recomendadas, es seguro para las aves y no producirá pérdidas económicas por
su uso.

La aplicación indiscriminada de antibióticos genera problemas tanto para


los animales, que pueden verse afectados por una bacteria resistente a los
medicamentos que anteriormente se utilizaban para el control, como para los
humanos debido al efecto de resistencia por dosis subterapéuticas, ya que la
enrofloxacina ingerida por el pollo produce un metabolito, la ciprofloxacina, que se
puede encontrar como residuos en los músculos y tejido del animal, pasando al
ser humano cuando éste consume la carne. En en el momento en que las
bacterias que afectan a los seres humanos crean resistencia a ciertos antibióticos,
sobrepasan la barrera de colonización o crean alergias, se genera un problema de
salud en la población humana. Sin embargo, la creación de resistencia a los
antibióticos por parte de ciertas bacterias no es un resultado concluyente del
presente estudio.

Es necesario considerar que en estudios realizados en otros países


latinoamericanos se comprobó que, debido a problemas con el entendimiento de
la dosificación recomendada para las aves, los antibióticos, más específicamente
las quinolonas, se administraban en dosis por encima del rango terapéutico, lo
cual puede producir efectos tóxicos como alteraciones gastrointestinales,
disminución del consumo de alimento, manifestaciones neurológicas, tendinitis y
problemas de articulaciones, efectos en el sistema inmune y trastornos renales,
por esta razón es necesario controlar las dosis de antibióticos administradas a los
animales, teniendo especial cuidado en que las dosis administradas no excedan
los límites recomendados,

La enrofloxacina, al ser administrada de forma incorrecta puede generar


bacterias resistentes a los antibióticos con el riesgo de transmitirse a los seres
humanos e igualmente podría generar malformaciones durante el crecimiento de
las aves. Una de las formas incorrectas de suministrar este medicamento es
hacerlo como una medida preventiva de una enfermedad indeterminada, en
muchos casos esto se hace para prevenir un brote en la parvada, creando un
riesgo de generar aves no aptas para el consumo humano, con el consiguiente
efecto de pérdida económica. Por otra parte, al suministrar una dosis incorrecta o
sub-terapéutica, se corre el riesgo de que los patógenos que se intentan destruir
se fortalezcan mediante mutaciones consecutivas y se vuelvan resistentes al
medicamento. Este efecto está ampliamente documentado en numerosas cepas
de bacterias, una de las más actuales el es MRSA, una cepa de
Staphilococcusaureus resistente a la meticilina, un antibiótico de nueva generación
que había sido formulado específicamente para combatir a este patógeno.

BIBLIOGRAFÍA
Álvarez, D., Garza, G. y Vázquez, R. (2015). Quinolonas: Perspectivas
actuales y mecanismos de resistencia. Revista chilena de infectología, 32(5),
pp. 499-504. Recuperado de
https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0716-
10182015000600002

Apolo, J. (2015). Aislamiento de escherichia coli en pollos de engorde con


afección respiratoria y determinación de la sensibilidad frente a los antibióticos
utilizados en el cantón balsas, provincia de el oro. (Tesis de Estudios
Superiores, Universidad Nacional de Loja). Recuperado de
http://dspace.unl.edu.ec/jspui/bitstream/123456789/10710/1/TESIS%20PATRI
CIO%20%20APOLO.pdf

Aztaíza, J., Benavides, C., López, M. y Portilla, J. (2014). Diagnóstico de los


principales antibióticos recomendados para pollo de engorde (Broiler) por los
centros agropecuarios del municipio de Pasto, Nariño, Colombia. Revista
Medica Veterinaria, (27), pp. 99-110. Recuperado de
https://revistas.lasalle.edu.co/index.php/mv/article/view/3027

Bennett, C.D., Classen, H.L., Schwean, K. and Riddell, C. (2002) Influence of


whole barley and grit on live performance and health of turkey toms. Poult. Sci.
81, 1850– 1855.

Boletín Terapéutico Andaluz. (1999). Nuevas fluorquinolonas. Bol Ter Andal,


15(2), pp. 6-7. Recuperado de
http://www.cadime.es/docs/bta/CADIME_BTA1999_15_2.pdf

Breugelmans, S., Muylle S., Cornillie P, Saunders J., y Simoens P. (2007). Age
determination of poultry: a challenge for customs.
VlaamsDiergeneeskundigTijdschrift, 76, 423–430. Recuperado de:
http://vdt.ugent.be/sites/default/files/art76605.pdf
Brown, S. (1996). Fluoroquinolones in animal health. Journal of veterinary
pharmacology and therapeutics, 19(1), pp. 1-14. Recuperado de:
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8992019

Bruno, L.D.,Furlan, R.L., Malheiros, E.B. and Macari, M. (2000) Influence of


early quantitative food restriction on long bone growth at different environmental
temperatures in broiler chickens. Brit. Poult. Sci., 41, 389 – 394. Recuperado
de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11128378

Buckwalter JA. (1998). Articular cartilage: injuries and potential for healing. J
Orthop Sports PhysTher. 28:192-202. Recuperado de:
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9785255

Buxton, I. (2007). Farmacocinética y farmacodinamia. Dinámica de la


absorción, distribución, acción y eliminación de los fármacos. En Brunton, L.,
Lazo, J. y Parker, K. (Ed.), Goodman & Gilman's the pharmacological basis of
therapeutics (pp. 1111-1125). New York: McGraw-Hill Medical.

Castanon, J. (2007). History of the Use of Antibiotic as Growth Promoters in


European Poultry Feeds. Poultry Science, 86, 2466-2471. Recuperado de:
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17954599

Comisión Europea (2014). Enrofloxacino. Recuperado de


https://ec.europa.eu/health/documents/communityregister/2014/201409011290
68/dec_129068_es.pdf

De Luca, F., Uyeda, J.A., Veronica, M., Mancilla, E.E., Yanovski, J.A., Barnes,
K.M., Zile, M.H. and Baron, J. (2000) Retinoic acid is a potent regulator of
growth plate chondrogenesis. Endocrinology, 141, 346 – 353. Recuperado de:
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10614657

De Lucas, J., Solano, J., Carello, M., y Asis, V. (2007). Uso racional de
antimicrobianos en avicultura alternativa: enrofloxacina en ñandúes. Panorama
Actual del Medicamento, 31(305), 765-778. Recuperado de:
https://botplusweb.portalfarma.com/Documentos/2007/7/17/30447.pdf
Díaz, D. (2012). Comportamiento farmacocinético de la marbofloxacina en
bovinos de diferentes edades y relación PK-PD frente a mastitis
estafilocócicas. (Tesis de doctorado, Universidad Complutense de Madrid).
Recuperado de http://eprints.ucm.es/15498/1/T33782.pdf

Dibner, J. J., and J. D. Richards. (2005). Antibiotic growth promoters in


agriculture: History and mode of action. Poult. Sci. 84,634–643. Recuperado
de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15844822

Dinev, I. (2009). Clinical and morphological investigations on the prevalence of


lameness associated with femoral head necrosis in broilers. Br. Poult. Sci. 50,
284–290. Recuperado de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19637027

Errecalde, J. (2004). Uso de antimicrobianos en animales de consumo.


Incidencia del desarrollo de resistencias en salud pública. Argentina: FAO.
Recuperado de http://www.fao.org/docrep/007/y5468s/y5468s00.htm

Fox, A.J, Bedi, A. Rodeo, S, (2009). The Basic Science of Articular Cartilage:
Structure, Composition, and Function. Sports Health. 1,6,461-468. Recuperado
de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23015907

Fritts, C.A. and Waldroup, P.W. (2003) Effect of source and level of vitamin D
on live performance and bone development in growing broilers. J. Appl. Poult.
Res., 12, 45– 52. Recuperado de:
https://watermark.silverchair.com/japoulres12-
0045.pdf?token=AQECAHi208BE49Ooan9kkhW_Ercy7Dm3ZL_9Cf3qfKAc485
ysgAAAaowggGmBgkqhkiG9w0BBwagggGXMIIBkwIBADCCAYwGCSqGSIb3
DQEHATAeBglghkgBZQMEAS4wEQQM6EodKYKbiDr7VbW5AgEQgIIBXTFaF
yHR9NlEObbMhAirMu6GZAtNQrouwJpG33IBhehwO3z-
9DTgG315yjF7_qFZJhMOhDfk0ufZttU8U14TRDZcwF3G4Fs8QX_yvdrOAnqDx
vBcq9NR28oq3-eY0f5YevIdMBHWiolPgzVfFhUkHxLSD9ghM-
z3_chqcFV0rCfoyhAVMrumh6xT9YT4TlTApb6dxt6DlIwvQpLR2j3Brt5go8rPnIP
hDziJYOrI_NkaoBg8wUXk5igHu9yAcxM6pHuuHj6sbF-
jy7oRKsWI5KkMd3u9JsiyOnGUA8SiSPCiFNQZF-
4u9oDdxUIY1Dnm_3TEIWQf6q5EIvPafSFA30twkAb4RvKjYEQPPzepCduv2ok
puIhpRr84xKztIPOCAUO8Zews7vIUkej7EtOS9s0ZgKo2D8ePPvX2M1rlHW7G
K08w6k8h6X97eYykwwAv6z-ZhVTALAXDy_81Sk4

Ganadería. (2012). La Enrofloxacina. Recuperado de


http://www.mapama.gob.es/ministerio/pags/Biblioteca/Revistas/pdf_Ganad%2F
Ganad_2002_14_50_51.pdf

García, H., Magnoli, A., Weyers, A., Ugnia, L., Lüders, C., Prieto, G., Errecalde,
C. y Gorla, N. (2006). Residuos de enrofloxacina y ciprofloxacina en músculo
de pollos parrilleros. Revista Colombiana de Ciencias Pecuarias, 19(1), pp. 61-
65. Recuperado de: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3240544

Goff, J. (1990). Physiology and diagnostic significance of vitamin D and


metabolites in the avian. Paper presented at the Skeletal Disease Symposium.
AAAP Meeting and 127th Annual Meeting of AVMA. San Antonio, Texas, July
22.

Gouvea R, dos Santos F, de Aquino M, Pereira A. (2015). Floroquinolones in


Industrial Poultry Production, Bacterial Resistance and Food Residues: A
Review. Rev. Bras. Cienc. Avic., 17: 1-10. Recuperado de:
http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1516-
635X2015000100001

Gutiérrez, L. y Sumano, H. (2000). Problemática del uso de enrofloxacina en la


avicultura en México. Veterinaria México. Recuperado de:
http://www.ejournal.unam.mx/rvm/vol31-02/RVM31209.pdf

Havenstein, G. B., P. R. Ferket, and M. A. Qureshi. (2003) Growth, livability,


and feed conversion of 1957 versus 2001 broilers when fed representative
1957 and 2001 broiler diets. Poult. Sci. 82, 1500–1508. Recuperado de:
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/14601725
Hernández G, Mora F, Rodríguez L y Ramírez R. (2011). Etiología,
patogénesis, diagnóstico y tratamiento de osteocondrosis (OC). Veterinaria.
México. 42(4), 311-329. Recuperado de:
http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0301-
50922011000400006

Jacobs J, Shea K, Oxford J y Carey J. (2014). Fluoroquinolone use in a child


associated with development of osteochondritisdissecans. BMJ Case Rep
Recuperado de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4166236/

Jones, F. T., and S. C. Ricke. (2003). Observations on the history of the


development of antimicrobials and their use in poultry feeds. Poult. Sci. 82,613–
617. Recuperado de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12710481

Jørgensen, F., R. Bailey, R. Williams, P. Henderson, D. R. A. Wareing, F. J.


Bolton, J. A. Frost, L. Ward, and T. J. Humphrey. (2002). Prevalence and
numbers of Salmonella and Campylobacter spp. on raw, whole chickens in
relation to sampling methods. Int. J. Food Microbiol. 76, 151–164. Recuperado
de: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0168160502000272

Khazaeil K., Mazaheri Y.,Hashemitabar M., Najafzadeh H., Morovvati H., y


GhadrdanK A.R. (2012). Enrofloxacin Effect on Histomorphologic and
Histomorphometric Structure of Lamb Articular Cartilage. Global Veterinaria. 9
(4), 447-453. Recuperado de: https://www.idosi.org/gv/GV9(4)12/12.pdf
Küng, K., Riond, J. y Wanner, M. (1993). Pharmacokinetics of enrofloxacin and
its metabolite ciprofloxacin after intravenous and oral administration of
enrofloxacin in dogs. Journal of Veterinary Pharmacology and
Therapeutics, 16(4), pp. 462-468. Recuperado de:
http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1365-2885.1993.tb00212.x/pdf

Laboratorios Enco. (s.f.). Enrofloxacina ENCO. Recuperado de


http://www.enco.com.ar/ver_prospecto.php?idp=18
Leach, R.M. and Burdette, J.H. (1985) The influence of ascorbic acid on the
occurrence of tibialdyschondroplasia in young broiler chickens. Poult. Sci. 64,
1188– 1191. Recuperado de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/4011557

Lippens, M., Room, G., DeGroote, G. and Decuypere, E. (2000) Early and
temporary quantitative food restriction of broiler chickens. Effects on
performance characteristics, mortality and meat quality. Brit. Poult. Sci., 41, 343
– 354. Recuperado de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11081430

López, C., Sierra, M., García, J., Diez, M., Sahagún, A., y Fernández, N.
(2013). Enrofloxacin: Pharmacokinetics and metabolism in domestic animal
species. Current drug metabolism, 14(10), pp. 1042-1058. Recuperado de:
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24261706

Malizos K, Karantanas A, Varitimidis S, Dailiana Z, Bargiotas K y Maris T.


(2007). Osteonecrosis of the femoral head: Etiology, imaging and treatment.
European Journal of Radiology. 63, 16–28. Recuperado de:
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17555906

Maślanka T, Jaroszewski J. (2009). Effect of long-term treatment with


therapeutic doses of enrofloxacin on chicken articular cartilage. Polish Journal
of Veterinary Sciences. 12, 363-367. Recuperado de:
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19886258

Máslanka, T., Jaroszewski, J.J. Mikolajczyk, A. ,Rotkiewicz. (2009). Effect of


increasing doses of enrofloxacin on chicken articular cartilage. Polish Journal of
Veterinary Sciences. 12, 1, 21-33. Recuperado de:
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19459436

Melean, R., Bonomie, M. y Rodriguez, E. (2008). Procesos Productivos de la


Industria Avícola Zuliana: Fases de Alimento, Engorde y Beneficio. Revista
Facultad de Agronomía (LUZ), 25(1), pp. 160-184. Recuperado de:
http://www.scielo.org.ve/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0378-
78182008000100009
Mella, S., Acuña, G., Muñoz, M., Perez, C., Labarca, J., Gonzalez, G., Bello,
H., Dominguez, M. y Zemelman, R. (2000). Quinolonas: Aspectos generales
sobre su estructura y clasificación. Revista chilena de infectología, 17(1), pp.
53-66. Recuperado de: https://scielo.conicyt.cl/pdf/rci/v17n1/art08.pdf

Mejía, B. (2012). Discondroplasia de la tibia: Una dimension del problema.


Recuperado de:
http://patologiaaviarmidiagnostico.blogspot.com/2012/01/discondroplasia-de-la-
tibia-una.html

Mengozzi, G., Intorre, L., Bertini, S. y Soldani, G. (1996). Pharmacokinetics of


enrofloxacin and its metabolite ciprofloxacin after intravenous and intramuscular
administrations in sheep. American Journal of Veterinary Research, 57(7), pp.
1040-1043. Recuperado de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8807018

Molero, G., Pérez, M., Sánchez, A., Mavárez, M., Ascanio, E. y Oviedo, M.
(2006). Residuos de enrofloxacina en tejido hepáticoy muscular de pollos
beneficiados en el municipio San Francisco del Estado Zulia, Venezuela.
Revista científica, FCV-LUZ, XVI (6), pp. 629-633. Recuperado de:
https://www.researchgate.net/publication/262651080_Residuos_de_enrofloxaci
na_en_tejido_hepatico_y_muscular_de_pollos_beneficiados_en_el_municipio_
san_francisco_del_estado_zulia_venezuela

Orozco, R., Melean, R. y Rodríguez, G. (2004). Costos de Producción en la


Cría de Pollos de Engorde. Revista Venezolana de Gerencia. Universidad del
Zulia, 9(28), pp. 637-653. Recuperado de
http://produccioncientificaluz.org/index.php/rvg/article/view/9800

Orth, M. W., and M. E. Cook. (1994). Avian tibial dyschondroplasia: a


morphological and biochemical review of the growth plate lesion as well as its
causes. Vet. Pathol. 31, 403–414. Recuperado de:
http://journals.sagepub.com/doi/pdf/10.1177/030098589403100401
Ortíz Vélez, J. (2013). Manual de autoevaluación y repaso de antibióticos de
uso frecuente en medicina veterinaria y zootecnia. (Tesis de Estudios
Superiores, Universidad Nacional Autónoma de México). Recuperado de:
http://racve.es/files/2013/03/2007-02-10-Discurso-ingreso-D.-Arturo-
Ram%C3%B3n-Anad%C3%B3n-Navarro.pdf

Orth M y Cook M. (1994). Avian Tibial Dyschondroplasia: A morphological and


Biochemical Review of the Growth Plate Lesion and its causes. Vet. Pathol. 31:
403-414. Recuperado de:
http://journals.sagepub.com/doi/abs/10.1177/030098589403100401

Packialakshmi B, Rath N, Huff W, Huff G. (2015). Poultry Femoral Head


Separation and Necrosis: A Review. Avian Diseases, 59: 349-354.
Otero, J., Mestorino, O. y Errecalde, J. (2001). Enrofloxacina: una
fluorquinolona de uso exclusivo en veterinaria. Parte II: Farmacocinética y
toxicidad. Analecta veterinaria, 21, pp. 42-49. Recuperado de:
http://sedici.unlp.edu.ar/bitstream/handle/10915/11129/Documento_completo__
.pdf?sequence=1

Otero, J., Mestorino, O. y Errecalde, J. (2001). Enrofloxacina: una


fluorquinolona de uso exclusivo en veterinaria. Parte II: Farmacocinética y
toxicidad. Analecta veterinaria, 21, pp. 42-49. Recuperado de
http://sedici.unlp.edu.ar/bitstream/handle/10915/11129/Documento_completo__
.pdf?sequence=1

Oviedo R, E.O., Ferket, P.R. and Havenstein, G.B. (2006). Nutritional factors
that affect leg problems in broilers and turkeys. Avian and Poultry Biology. 3,
17, 89 –103. Recuperado de:
https://www.researchgate.net/publication/268295597_Nutritional_factors_that_a
ffect_leg_problems_in_meat_poultry_A_Review

Packialakshmi B, Rath N, Huff W, y Huff G. (2015). Poultry Femoral Head


Separation and Necrosis: A Review. Avian Diseases. 59, 349–354.
Recuperado de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26478152
Pallo, L., Byron, J. y Graves, T. (2010). Fluoroquinolones: then and
now. Compendium: Continuin Education for Veterinarians, 32, pp. 1-9.
Recuperado de:
https://pdfs.semanticscholar.org/717a/a5221dd949c92d3d7677d95f1f6cad4299
0b.pdf

Paton, J., Reeves, D. (1988). Fluoroquinoloneantibiotics. Drugs, 36(2), pp. 193-


228. Recuperado de: https://www.drugs.com/drug-class/quinolones.html

Pérez, R. (2010). Farmacología Veterinaria. Universidad de Concepción. Chile:


Talleres Dirección de Docencia. Recuperado de:
http://repositorio.udec.cl/handle/11594/294?show=full

Petek, M., Sönmez, G., Yildiz, H. and Baspinar, H. (2005) Effects of different
management factors on broiler performance and incidence of tibial
dyschondroplasia. Brit. Poult. Sci., 46, 16 – 21. Recuperado de:
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15835247

Peters, T.L., Fulton, R.M., Roberson, K.D., and Orth, M.W. (2002). Effect of
Antibiotics on In Vitro and In Vivo Avian Cartilage Degradation. Avian Diseases.
1, 46 75-86. Recuperado de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11922351

Petri, W. (2007). Sulfonamidas, trimetoprim-sulfametoxazol, quinolonas y


fármacos contra infecciones de las vías urinarias. En Brunton, L., Lazo, J. y
Parker, K. (Ed.), Goodman & Gilman's the pharmacological basis of
therapeutics (pp. 1111-1125). New York: McGraw-Hill Medical.

Praul, C. A., B. C. Ford, C. V. Gay, M. Pines. y R. M. Leach. (2000) Gene


expression and tibial dyschondroplasia. Poult. Sci. 79, 1009–1013. Recuperado
de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10901203
Randall L, Cooles S, Coldham N, Stapleton K, Piddock L y Woodward M.
(2006). Modification of Enrofloxacin Treatment Regimens for Poultry
Experimentally Infected with Salmonella entericaSerovarTyphimurium DT104 to
Minimize Selection of Resistance. Antimicrobial Agents and Chemotherapy, 50:
4030-4037. Recuperado de: http://aac.asm.org/content/50/12/4030.full

Rubio Langre, S. (2011). Comportamiento farmacocinético de la


marbofloxacina y de la enrofloxacina en llamas (" Lama glama"). (Tesis de
doctorado, Universidad Complutense de Madrid). Recuperado de:
http://eprints.ucm.es/13190/
Simsa, S y Monsonego, O. (2007) Endochondral Ossification Process of the
Turkey (Meleagrisgallopavo) during Embryonic and Juvenile Development.
Poultry Science, 86: 565-571. Recuperado de:
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17297170

Sullivan, T. A., B. Uschmann, R. Hough, and P. Leboy. (1994). Ascorbate


modulation of chondrocyte gene expression is independent of its role in
collagen secretion. J. Biol. Chem. 269, 22500–22506. Recuperado de:
https://pdfs.semanticscholar.org/6fb3/193f8fce3a2f566099528809a5eedc5e7f5
1.pdf

Sumano, H y Ocampo, L. (2006). Farmacología veterinaria. Mecanismos de


acción de los antibióticos. México: McGraw-Hill Interamericana.

Sumano, H. y Gutiérrez, L. (2000). Problemática del uso de la enrofloxacina en


la avicultura en México. Vet. Mex. 2,137–145. Recuperado de:
http://www.ejournal.unam.mx/rvm/vol31-02/RVM31209.pdf

Sumano, L. H., M. I. Gracia, V. Romero, and L. Ruiz-Ramirez. (1994). The use


of ciprofloxacin in proprietary products of enrofloxacin. Vet. Hum. Toxicol.
5,476–477. Recuperado de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/7839579

Sumano, L. H., O. L. Gutierrez, and Q Bax, R., N. Mullan, and J. Verhoef.


(2000). The millennium bugs—the need for and development of new
antibacterials. Int. J. Antimicrob Agents. 16, 51–59. Recuperado de:
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11185414
Sumano, L. H., O. L. Gutierrez, and Q. M. A. Zamora. (2001) .Bioequivalence of
six trademarks of enrofloxacin in poultry. J. Vet. Pharmacol. Ther. 24, 1–5.
Recuperado de: http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1046/j.1365-
2885.2001.00355.x/abstract

Titos Arcos, J. (2010). Estudios de formulaciones convencial y nuevas


formulaciones de liberación retardada de enrofloxacino en la cabra. (Tesis de
doctorado, Universidad de Murcia). Recuperado de:
http://www.tesisenred.net/handle/10803/32057

Trouchon T y Lefebvre S. (2016). A Review of Enrofloxacin for Veterinary Use.


Open Journal of Veterinary Medicine, 6:40-58.
Vancutsem, P, Babish, J. y Schwark, W. (1990). The fluoroquinolone
antimicrobials: structure, antimicrobial activity, pharmacokinetics, clinical use in
domestic animals and toxicity. TheCornellVeterinarian, 80(2), pp. 173-186.
Recuperado de http://europepmc.org/abstract/med/2180631

Vancutsem, P. y Babish, J. (1996). In vitro and in vivo study of the effects of


enrofloxacin on hepatic cytochrome P-450. Potential for drug
interactions. Veterinary and human toxicology, 38(4), pp. 254-259. Recuperado
de http://europepmc.org/abstract/med/8829341

Walter, A., Rimbach, G., Most, E. and Pallauf, J. (1998) Effect of citric acid
supplements to a maize-soya diet on the in vitro availability of minerals, trace
elements, and heavy metals. Zentralbl. Veterinarmed. A, 45, 517 – 24
Recuperado de: http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/j.1439-
0442.1998.tb00855.x/pdf

Wideman, R. F., and R. D. Prisby. (2011) Bone circulatory disturbances in the


development of spontaneous bacterial chondronecrosis with osteomyelitis: a
translational model for the pathogenesis of femoral head necrosis. Front
Endocrinol., 3, 183. Recuperado de:
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3550519/

Wolfson, J. y Hooper, D. (1989). Fluoroquinolone antimicrobial agents. Clinical


Microbiology Reviews, 2(4), pp. 378-424. Recuperado de:
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC358131/

Zhang, C., Li, D., Wang, F. and Dong, T. (2003) Effects of dietary vitamin K
levels on bone quality in broilers. Arch. Tierernahr.57, 197 –206. Recuperado
de: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12903864