Sunteți pe pagina 1din 6

La literatura desde una visión teocéntrica

Reyshelle Grace Lengua Yglesias

En la actualidad los historiadores siguen empleando el término Edad Media para referirse
a la historia transcurrida entre los siglos V y XV. Sin embargo, muchos llamarían a esta
época como la edad “oscura” pero, ¿Por qué la edad media es también llamada edad
oscura? Muchos pensarían que es por los escases de registros históricos de esta época, pero
la verdadera razón es porque en esa época el conocimiento en general, estaba vedado a la
gente. La Iglesia Católica era la única que tenía acceso al conocimiento. Solo los monjes
sabían leer y escribir y tenían la custodia de las grandes bibliotecas.

Un ejemplo de esto fue cuando Galileo concluyó de sus investigaciones científicas de que
la tierra no era el centro del universo como la iglesia afirmaba, y que además, giraba al
rededor del sol, cuando la misma iglesia afirmaba que era al revés. Se le hizo un juicio en
el tribunal de la inquisición, obligándolo a desechar estas afirmaciones. Tal era el poder de
la iglesia sobre el conocimiento humano en esta época.

En la Edad Media, casi ningún Papa falleció de muerte natural y la mayoría sucumbió en
guerras, envenenados, muertos de hambre en prisión o quemados vivos. El papado enfrentó
cismas y rebeliones, convocó concilios y cruzadas y se alió o se enfrentó a emperadores y
reyes, razón por la cual algunos pontífices murieron en prisión, desterrados o martirizados,
como Juan I, que gobernó de 523 a 526, Silverio (536-537) o Martín I (649-653). El
apogeo de la institución llegó con León I Magno (440-461), a quien los historiadores
consideran el primer gran Papa, porque imprimió a la Iglesia un carácter disciplinario y
doctrinal.

El desarrollo de la literatura medieval se da en Europa, iniciando con la caída del Imperio


Romano y finaliza con la llegada del Renacimiento. La literatura medieval tenía en sus
inicios una visión del mundo teocéntrica porque colocaba a Dios como centro del universo
y sus temas estaban vinculados con la religión, las hazañas de caballería y el amor.

Una de las más reconocidas obras de este tiempo fue “La divina Comedia” de Dante
Alighieri que sin duda fue una gran obra que refleja la gran creatividad y brillantez de
Dante que le permiten concebir lo que para él era el infierno, el purgatorio y el cielo a
través de diversas metáforas y descripciones alegóricas, lo que hace preguntarme, ¿Cómo
un ser humano mortal pudo crear en su mente una obra tan dramática y bella? ¿Cómo pudo
Dante imaginar los horrores del Infierno y del Purgatorio y la majestuosidad del Paraíso, si
nadie jamás ha muerto y regresado del más allá? , sin duda alguna una obra fundamental en
la transición del pensamiento, si leyeran la obra se darían cuenta que el núcleo central de la
historia se entrelaza así con temas como la fe en Dios, la ética o la moral, un fiel reflejo
del conocimiento y el pensamiento medieval.

Literariamente la Edad Media se inicia en el siglo X con las primeras manifestaciones


escritas, las jarchas. En cuanto a su final, la Edad Media literaria va más allá que la
histórica: la última obra importante de esta edad de cuatro siglos es La Celestina (1499), de
Fernando de Rojas, la cual hablaremos más adelante.

En los comienzos de la Edad Media la cultura y por ello también la Literatura, estaban en
manos de los monjes quienes gracias a su preparación intelectual podían traducir obras
antiguas, además de escribir otras nuevas sobre diversos temas que les resultaban de
interés.

Avanzando en los siglos encontramos un nuevo foco de cultura proveniente de las recién
surgidas universidades y escuelas, espléndidos centros enseñantes de nuevas formas,
teorías y perspectivas. Especial atención merece la Escuela de Traductores de Toledo,
fundada por el Arzobispo de Toledo Raimundo (que lo fue desde 1126 a 1152) quien ideó
una escuela con un equipo permanente de traductores que Alfonso.

La edad media es un período que se caracteriza fuertemente por la existencia del Sistema
Feudal o Feudalismo. Un mundo de nobles, campesinos, tributos, vasallos, feudos, y
monarquías debilitadas. Pero más allá de esto, el mundo medieval estuvo dominado por
la Iglesia católica o cristiana.

Además, un autor resalta que:

Un personaje resaltante tanto para hombres y mujeres en la época medieval fue Juana
de Arco, quien ha sido llamada como la «Doncella de Orleans». Juana de Arco fue
una heroína francesa que con tal sólo 17 años puso en jaque al poderoso ejército
inglés en una de las etapas más convulsas del siglo XV. Sus orígenes humildes, una
campesina analfabeta de Domrémy, no fueron impedimento para que, inspirada por
mandato divino, liberara el sitio de Orleans de manos de los ingleses. La Pucelle,
como era conocida en su Francia natal, fue condena y ejecutada por herejía en un
juicio inquisitorial, y habría que esperar cinco siglos, para que fuera declarada santa
patrona de Francia. (Aguirre, C. 2011)

Es mucho lo que se ha escrito sobre Juana de Arco, sobre su heroica vida y sobre su
tormentoso final, lo que me hace darme cuenta de la valentía que tuvo que tener esta chica
para tirar por los suelos el prototipo de mujer de esta época, a quien la Iglesia no
consideraba que tuviera alma o el “humillante” uso de razón, como sabemos una etapa de
la historia más oscura, bárbara y violenta. Robert Villers afirma que: “En Roma, la mujer,
sin exageración ni paradoja, no era sujeto de derecho. Su condición personal, la relación de
la mujer con sus padres o con su marido son competencia de la domus, de la que el padre,
el suegro o el marido son jefes todopoderosos. La mujer es únicamente un objeto.”

Dentro de la historia de la literatura universal, los aportes generados en la Edad Media han
servido de mucho para dejar registros de cómo eran las sociedades de esta época, su
cultura, sus patrones morales y sociales, así como los géneros, estilos literarios utilizados
para contar historias reales o fabuladas de ese momento de la historia de la humanidad.

También hay autores que afirman que:

El siglo XV se cierra con la aparición de una de las obras cumbre de nuestra


literatura: La Celestina. Es una época en que el humanismo ya está en plena vigencia,
lo cual también influye en la obra de Fernando de Rojas. Su composición se remonta
durante el reinado de los Reyes Católicos. Por su argumento amoroso, su finalidad
didáctica, la elección de sus personajes, su forma dialogada y su más que probable
vinculación a un entorno universitario, se ha considerado a La Celestina un
ejemplo de comedia humanística, aunque hay quien prefiere considerarla como un
híbrido entre novela y drama. Intenta prevenir a las muchachas de la época contra las
trampas de las alcahuetas que trataban de minar su recato; y advertir a los jóvenes de
todos los tiempos contra las locuras del amor, contra la tentación de sentir el amor
como lo único y los más importante; como algo que si no se domina conduce a la
destrucción y a la muerte. (Márquez, A. & García, J. 2011, p 32).

Me gustó este libro hasta donde pude leer ya que aún no lo concluyo pero con lo poco que
he leído me he dado cuenta que es una obra muy divertida que comparados con otros libros
de la época, este se deja leer con soltura, además, esta es bastante más ''moderna'' debido al
lenguaje popular que se empleó en este siglo, y los personajes actúan con naturalidad y
realismo, lo que facilita la lectura. Me sorprendió que uno de los personajes, quien fue
Melibea, fuera tan liberal oponiéndose al ideal de la Biblia y el cristianismo sobre la mujer
en esa época.

A diferencia de las culturas de la antigüedad que le precedieron a la edad media, donde el


conocimiento se fomentaba, en la edad media se procuró tener a la gente en absoluta
ignorancia para que así la iglesia católica pudiera sembrar ideas a su conveniencia en la
mente de las personas, y consolidar su poder.

Así también, un autor sostiene que:

En la edad media se ve un cambio de la sociedad catastróficamente ya que la


mayoría de personas estaban sumidos en la ignorancia y la que “gobernaba” era la
iglesia, lo que influyo mucho en las personas de ese tiempo donde la religión
cristiana actuaba de manera intermediaria, donde persiguió y asesinó a cientos de
personas que no compartían las enseñanzas impartidas por la Iglesia, lo cual
acaparaba todas las esferas de la vida humana quienes impedían toda expresión
artística, literaria o cultural no alineada con el clero. El mejor ejemplo de esas
confluencias lo constituyen las ciudades. En ellas las campanas de las iglesias
ejercían un papel determinante, como elemento guía de las actividades humanas. Lo
que deja en claro como las personas dependían por así decirse de la iglesia. (Escobar,
2017, p. 05)

Esta fue una de las peores épocas, donde se ve que las personas no contaban con los
derechos que ahora en estos tiempos todos podemos gozar, porque imagínense, ¿Qué
pasaría si no te permitieran aprender a leer o escribir? ¿Si por solo ser mujer te
consideraran menos? Así era el caso para el pueblo en esta época.

En conclusión cuando hablamos de literatura medieval nos referimos al conjunto de obras


con valor literario que fueron escritas durante la Edad Media y principal, aunque, no
únicamente, en Europa. Para empezar diremos que al contrario de nuestra época la
literatura medieval era frecuentemente de autor anónimo. La autoría en si misma era
mucho menos importante que ahora. Lo que era importante en esa época era la obra no el
autor. Si hemos de dividir la literatura medieval de alguna manera, lo mejor sería dividirla
entre la literatura profana y la literatura religiosa.
Gracias a estos libros podemos tener una imagen más o menos clara de cómo era la época
medieval, llena de mitos religiosos, hombres valientes, mujeres sujetas, reyes y nobles.
Aguirre, C. (21 de enero de 2011). La vida de la Doncella de Orleans. Alfa Libros, p.A12.

Escobar, J. (32 de Julio del 2017). La sociedad en la edad media. [Entrada de blog]
Recuperado de http: www.laedadmedia.com.pe/2017/01/21/las-etapas-de-la-historia-universal/

Márquez, A. & García, J. (2005). La Celestina. En Casas Barrios, G. E. Análisis de la


Celestina., (pp 23-24). Bogotá: Alfaomega Colombia.