Sunteți pe pagina 1din 81

2013 – I

MODELO DE FALLA
CIRCULAR
MECÁNICA DE ROCAS APLICADA A LA MINERÍA

ORE
EAPIM UNMSM
2013 – I
MODELO DE FALLA CIRCULAR

ÍNDICE
1. INTRODUCCIÓN................................................................................................................................2
2. RESUMEN...........................................................................................................................................3
3. OBJETIVOS.........................................................................................................................................4
4. MARCO TEÓRICO..............................................................................................................................5
4.1 DEFINICIÓN DE FALLA CIRCULAR......................................................................................5
4.2 TIPO DE MATERIAL Y MORFOLOGIA EN FALLA CIRCULAR.........................................6
4.3 SUPERFICIES CIRCULARES DE DESLIZAMIENTO...........................................................7
4.4 VELOCIDAD EN UNA FALLA CIRCULAR............................................................................8
4.5 PARTES DE UNA FALLA CIRCULAR.....................................................................................9
5. FACTORES CONDICIONANTES Y DESENCADENANTES DE UNA FALLA CIRCULAR.....11
6. RESISTENCIA AL CORTE EN MATERIALES ALTAMENTE FRACTURADOS.......................12
7. FACTOR DE SEGURIDAD..............................................................................................................13
7.1 FACTOR DE SEGURIDAD DEFINIDO COMO RELACIÓN DE MOMENTOS.................14
7.2 FACTOR DE SEGURIDAD DEFINIDO COMO UNA REDUCCIÓN DE LA RESITENCIA
AL CORTE LÍMITE DEL TERRENO.........................................................................................16
8. MÉTODOS DE CÁLCULO...............................................................................................................17
DEFINICIÓN DE LOS MÉTODOS DE CÁLCULO............................................................................17
9. MÉTODO DE EQUILIBRIO LÍMITE..............................................................................................20
9.1 EQUILIBRIO GLOBAL DE LA MASA...................................................................................22
9.1.1 ANALISIS NO DRENADO (c=Cu, ф=0).........................................................................23
9.1.2 ANALISIS GENERAL (DRENADO): CIRCULO DE ROZAMIENTO........................23
9.1.3 SISTEMATIZACION DEL METODO DE CIRCULO DE ROZAMIENTO:
SOLUCIONES MEDIANTE ABACOS...........................................................................28
9.2 MÉTODO DE DOVELAS O REBANADAS...........................................................................47
9.2.1 MÉTODOS APROXIMADOS..........................................................................................53
MÉTODO DE FELLENIUS O “CONVENCIONAL”......................................................................53
MÉTODO DE BISHOP SIMPLIFICADO.........................................................................................55
MÉTODO SIMPLIFICADO DE JANBU..........................................................................................59
9.2.2 MÉTODOS PRECISOS O COMPLETOS........................................................................68
MÉTODO DE MORGENSTERN & PRIC (1965)............................................................................69
MÉTODO DE SPENCER (1967).......................................................................................................73
10 CONCLUSIONES..........................................................................................................................73

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 1


MODELO DE FALLA CIRCULAR

11 BIBLIOGRAFIA............................................................................................................................74

1. INTRODUCCIÓN
Como sabemos el buen comportamiento del talud frente a sus posibles fallas (roturas)
repercute enormemente en los costos y en la seguridad, es por ello que las investigaciones
de campo (insitu) o de laboratorio deben ser suficientes como para poder caracterizar en la
medida de lo posible las características geomecánicas del macizo rocoso, así como los
posibles mecanismos de rotura.

Debido a la inestabilidad de taludes, se producen varios tipos de fallas (rotura), estas


ocurren ya sea por deslizamiento, desprendimiento o vuelco. Dentro de los tipos de fallas
podemos mencionar a la falla planar, falla de vuelco, falla circular.

El presente trabajo tratara exclusivamente del tipo de falla circular. Por falla circular se
entiende que es la superficie de deslizamiento asemejable a una superficie cilíndrica cuya
transversal se asemeja a un arco de círculo. Esto se dice ya que se puede demostrar que en
suelos homogéneos la superficie de rotura es una espiral logarítmica y que por lo tanto se
aproxima mucho a un círculo.

La mayoría de análisis suelen partir de las hipótesis de que la superficie de rotura o


deslizamiento es circular y estas a su vez parten de una caracterización geomecánica del
macizo rocoso.

El análisis de falla circular se realiza a aquellos perfiles de talud en zonas en donde el


macizo rocoso presente un GSI menor a 30. Para realizar estos análisis se consideran
condiciones estáticas así como pseudo-estaticas (dinámicas).

Los métodos de cálculo para determinar el grado de seguridad pueden ser varios, algunos
más exactos que otros.

En conclusión, se debe conocer el grado de seguridad para determinar una posible falla
circular en el talud, para luego ser controlado.

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 2


MODELO DE FALLA CIRCULAR

2. RESUMEN
En suelos o macizos rocosos de baja calidad altamente fracturados sin direcciones
predominantes de discontinuidad, la rotura se produce a lo largo de una superficie de
deslizamiento interna siguiendo la línea de menor resistencia.

Los círculos de rotura suelen pasar por el pie del talud, aunque también se originan en otras
partes diferentes del talud, según las características resistentes del material, altura e
inclinación del talud, etc. El movimiento tiene una naturaleza rotacional, alrededor de un
eje dispuesto paralelamente al talud.

Los métodos de cálculos usados son los de equilibrio límite, en los que podemos considerar
a la masa potencialmente deslizable como una sola (métodos de estabilidad global) o
dividirla en fajas verticales (métodos de las dovelas).

Dentro de los métodos de estabilidad global, se encuentra el círculo de rozamiento que son
cálculos en los que también se puede emplear el uso de ábacos.

A su vez el método de las dovelas se divide en cálculos aproximados (Janbu, Fellenius,


Bishop simplificado), y cálculos precisos (Morgenstern – Price, Spencer, Bishop riguroso).

Todos estos cálculos son usados para determinar el factor de seguridad del macizo rocoso
para así descartar una posible falla circular.

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 3


MODELO DE FALLA CIRCULAR

3. OBJETIVOS

 Comprender cuando, como y donde ocurre una falla circular


 Analizar las fuerzas que actúan es este tipo de falla.
 Estimar el factor de seguridad mediante diversos métodos.
 Analizar y comparar los diversos métodos de cálculos.

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 4


MODELO DE FALLA CIRCULAR

4. MARCO TEÓRICO

4.1 DEFINICIÓN DE FALLA CIRCULAR


Es una falla sin control estructural a diferencia de las fallas planas, de cuña y volcamiento.
La falla circular, también conocida como deslizamiento o rotura rotacional, es producida
por muchos sets de fallas, las cuales tienen distintos rumbos y buzamientos (Figura 1), y
dejan la roca muy fracturada sin direcciones preferenciales de deslizamiento, perdiendo la
cohesión. Este tipo de rotura además de producirse en terrenos homogéneos, cumple con la
condición de que el tamaño de las partículas de suelo o roca sea muy pequeña en
comparación con el tamaño del talud.

La rotura se produce a lo largo de una superficie de deslizamiento interna siguiendo la línea


de menor resistencia. Por lo tanto se entiende que esta aproximación de rotura se hace
cuando no es posible determinar la familia de discontinuidades que controla la
inestabilidad, es decir sin sistema de discontinuidad identificable. (Figura 2).

Figura 1. Macizo de roca distintos rumbos y buzamientos (muy fracturada)

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 5


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Figura 2. Proyección estereográfica de un talud con falla circular.


La superficie de deslizamiento es asemejable a una superficie cilíndrica cuya transversal se
asemeja a un arco de circulo (Figura 3).

Figura 3. Sección transversal de una superficie de rotura circular.

El movimiento tiene una naturaleza rotacional, alrededor de un eje dispuesto paralelamente


al talud. (Figura 4)

Figura 4. Rotura típica con forma cilíndrica (VARNES, 1978).

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 6


MODELO DE FALLA CIRCULAR

4.2 TIPO DE MATERIAL Y MORFOLOGIA EN FALLA CIRCULAR


La naturaleza intrínseca del material mantiene una estrecha relación con el tipo de
inestabilidad que pueden producirse, condicionando y pudiendo estimarse de antemano la
susceptibilidad de cada material, a que se desarrolle un movimiento determinado.

En el presente trabajo hablaremos de rotura circular en macizos rocosos altamente


fracturado, en los que se desarrollan superficies de corte, similares a las producidas en
suelos. No debemos confundir ambos términos: macizos rocosos y suelos, siendo el
primero un conjunto de bloques separados por discontinuidades y el segundo un conjunto
de partículas sólidas, sueltas o poco cementadas.

Los deslizamientos rotacionales (rotura circular) suelen tener una morfología típica de
cuchara o concha (Figura 5), no obstante si el deslizamiento es de gran extensión según el
sentido longitudinal del talud, pueden asemejarse a una superficie cilíndrica de eje paralelo
al talud (Figura 4).

Figura 5. Rotura típica con forma de cuchara (VARNES, 1978).

4.3 SUPERFICIES CIRCULARES DE DESLIZAMIENTO


Los círculos de rotura suelen pasar por el pie del talud, aunque también se originan en otras
partes d(a )iferentes del talud, según las características resistentes del material, altura e
inclinación del talud, etc. (Figura 6)

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 7


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Figura 6. Diferentes superficies circulares de deslizamiento (Jiménez Salas, J.A & Mollina,
R.)

(a) Circulo superficial de pie.- Pasa por el pie del talud y su punto más bajo se
encuentra en dicho pie. Se producen en los siguientes casos.
 En taludes formados por terreno con ф’ medio a alto.
 En taludes de ф’ medio a bajo, y aún nulo, siempre que su pendiente sea
importante, mayor que un valor que se indica más adelante.

(b) Circulo profundo.- Pasa por debajo del pie del talud.
 Se produce en taludes tendidos con ф’ muy bajo o nulo.

(c) Circulo profundo de pie.- Pasa por el pie del talud pero profundiza por debajo de
este en algún punto.
 Se produce en casos intermedios entre (a) y (b).

(d) Circulo de talud.- La línea de deslizamiento aflora en la cara del talud.

4.4 VELOCIDAD EN UNA FALLA CIRCULAR


La velocidad de este tipo de rotura varía de lenta a moderada, teniendo gran influencia la
inclinación de la superficie de rotura en el pie del deslizamiento. Si el perfil de la superficie

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 8


MODELO DE FALLA CIRCULAR

deslizada se inclina hacia el monte, se mejora el equilibrio en la masa inestable,


decreciendo el momento inductor y pudiéndose llegar a detener el deslizamiento.

Figura 7. Clasificación de los movimientos según su velocidad.

Figura 8. Tipos de movimientos y su rango de velocidad.

4.5 PARTES DE UNA FALLA CIRCULAR


Una falla circular o también conocida como deslizamiento o rotura rotacional, consta de
varias partes que mencionaremos a continuación con su nomenclatura actual.

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 9


MODELO DE FALLA CIRCULAR

 Escarpe principal.- Superficie que se forma sobre el terreno no deslizado en la


periferia del deslizamiento. Se desarrolla a causa del movimiento del material
deslizado hacia abajo y adentro respecto del material intacto.
 Escarpe secundario.- Superficie escarpada que se forma dentro del material
desplazado debido a movimientos diferenciales del mismo.
 Cabeza.- Parte superior del material deslizado.
 Coronación.- Lugar geométrico de los puntos más altos del contacto entre el
material desplazado y el escarpe principal.
 Pie de la superficie de rotura.- Intersección de la parte inferior de la superficie de
rotura y la superficie original del terreno.
 Borde del material desplazado.- Limite del material desplazado más alejado del
escarpe principal.
 Punta.- Extremo del borde más distante de la coronación.
 Pie.- Porción de material desplazado, que se apoya sobre el terreno original a partir
del pie de la superficie de rotura.
 Cuerpo principal.- Porción del material desplazado apoyado sobre la superficie de
rotura entre su pie y el escarpe principal.
 Flancos.- Laterales del deslizamiento (derecho o izquierdo).
 Cabecera.- Material prácticamente “in situ”, adyacente a la parte superior del
escarpe principal.
 Superficie original del terreno.- Talud existente antes de ocurrir el movimiento.
Puede considerarse como tal la superficie de un antiguo deslizamiento estabilizado.
 Superficie de rotura.- Superficie a través de la cual tiene lugar el movimiento.
 Superficie de separación.- Superficie que limita el material desplazado del terreno
original.
 Material desplazado.- Masa de material movida hacia afuera del talud, desde su
posición original en el mismo. Puede encontrarse en un estado deformado.
 Zona de deflación.- Área dentro de la cual, el material desplazado se encuentra por
debajo de la superficie original del terreno.
 Zona de acumulación.- Área en la que el material desplazado se dispone por
encima de la superficie original del terreno.

En la Figura 9 apreciamos las partes de una falla circular en donde:

P : máxima profundidad del deslizamiento medida


perpendicularmente al plano del talud.

L : máxima longitud del deslizamiento medida en el plano


del talud.
EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 10
HD : altura del deslizamiento medida entre la cabecera y el pie,
en una misma sección.
MODELO DE FALLA CIRCULAR

HD

LD

Figura 9. Esquema de una falla circular (VARNES, 1978).

5. FACTORES CONDICIONANTES Y DESENCADENANTES DE UNA


FALLA CIRCULAR
Para analizar este tipo de falla es de primordial importancia el reconocimiento de los
factores que condicionan la estabilidad y aquellos otros que actúan como desencadenantes
de los movimientos.
El conocimiento ambos factores permite determinar la posible ocurrencia de esta falla para
así tomar medidas necesarias para evitarlo o corregirlo.
Las principales condiciones son:

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 11


MODELO DE FALLA CIRCULAR

 La estructura geológica.
 La litología.
 Las condiciones hidrogeológicas.
 La morfología.
Una variación de estas condiciones puede producir un incremento o disminución del
esfuerzo de corte cuyo efecto inmediato desencaja en el deslizamiento de la masa
potencialmente a fallar.

6. RESISTENCIA AL CORTE EN MATERIALES ALTAMENTE


FRACTURADOS
En muchos casos reales, como en el presente trabajo, hablamos de la falla circular en el
macizo rocoso altamente fracturado. En estos casos sobretodo cuando no hay determinadas
superficies predominantes que favorezcan el deslizamiento, lo más razonable, como
primera y buena aproximación, es el uso de las teorías de Mecánica de Suelos para el
análisis del conjunto, y suponer que se trata realmente de un suelo. También es posible, y su
aplicación práctica es similar, utilizar los Índices de Calidad que se pueden asignar al
macizo rocoso y valorar la resistencia del conjunto en base a los criterios usados en
macizos rocosos elaborados por HOEK Y BROWN y por BIENIAWSKI. Otra tercera
posibilidad es la de utilizar y extrapolar las teorías de LADANYI y ARCHAMBAULT, o
las de BARTON. En cualquiera de los casos el conjunto se analiza como si de un medio
homogéneo se tratase, con su cohesión y ángulo de rozamiento interno correspondiente.

Los conceptos básicos de la resistencia al corte se suponen conocidos (visto en el ciclo


anterior), tan solo se recordara que para su definición suele emplearse el criterio de Mohr-
Coulomb, que en su forma más general y en términos de tensiones efectivas se ajusta a la
siguiente expresión:
τ =c ' + ( σ−u ) tan ϕ' =c' +σ ' tanϕ '
Donde:
 τ es la resistencia al corte límite del terreno a lo largo de la superficie de
deslizamiento.

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 12


MODELO DE FALLA CIRCULAR

 c
'
y ϕ
'
son la cohesión y el ángulo rozamiento interno del terreno en las
mismas superficies.
 σ y u son la tensión total y presión intersticial, que actúan
perpendicularmente a la superficie de deslizamiento, y σ' es por tanto la tensión
efectiva correspondiente.
También es preciso tener en cuenta que la movilización de la resistencia al corte del terreno
puede estar sujeta a marcadas variaciones en función del nivel de deformaciones.
Estas circunstancias pueden darse en arcillas de elevada plasticidad, especialmente en las
sobre-consolidadas, en las que es frecuente encontrar diferencias sustanciales entre la
resistencia máxima o de “pico” ( τ p ) y la mínima o “residual” ( τ r ). (Figura 10, 11,12).

Figura 10. Resistencia al corte de “pico” y “residual”, Índice de Fragilidad.

Figura 11. Ángulos de rozamiento en función del contenido de arcilla.

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 13


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Figura 12. Movilización de resistencia al corte en diversos puntos de una misma superficie de
deslizamiento.

7. FACTOR DE SEGURIDAD
El análisis de los mecanismos de falla en los taludes nos permitirá cuantificar el factor de
seguridad, el que a su vez entrega la condición mínima segura para la inclinación de la
pared del talud. (Figura 13)

Figura 13. Factor de seguridad en taludes estables e inestables.

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 14


MODELO DE FALLA CIRCULAR

7.1 FACTOR DE SEGURIDAD DEFINIDO COMO RELACIÓN DE


MOMENTOS
El coeficiente de seguridad de un talud ha de representar la relación existente entre acciones
estabilizadoras (resistentes) y fuerzas desestabilizadoras. (Figura 14).
Entre las acciones estabilizadoras se encuentra la resistencia al corte del terreno, la
resistencia de las estructuras de sujeción, las fuerzas estabilizadoras externas, los pesos
estabilizadores, etc. Entre los elementos tendentes a favorecer la inestabilidad son las
gravitatorias y pesos desestabilizadores, las presiones de agua intersticial y las fuerzas
desestabilizadoras externas.
En términos generales el coeficiente de seguridad F se puede definir como el cociente entre
el momento de las fuerzas resistentes al deslizamiento a lo largo de la línea de rotura
(estabilizadoras) y el momento de las fuerzas que tienden a mover la masa inestable
(desestabilizadoras).

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 15


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Figura 14. Acciones estabilizadoras y desestabilizadoras en un talud con supuesta


superficie
De entre los elementos anteriores, de rotura
en general circular.intersticiales y la resistencia al
las presiones
corte del terreno son las variables que más influyen en la estabilidad, por ello es

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 16


MODELO DE FALLA CIRCULAR

fundamental conocer las condiciones más desfavorables de presión intersticial que puedan
darse, así como estimar la resistencia al corte del terreno disponible a lo largo de cualquier
superficie potencial de deslizamiento.

7.2 FACTOR DE SEGURIDAD DEFINIDO COMO UNA REDUCCIÓN DE


LA RESITENCIA AL CORTE LÍMITE DEL TERRENO
Esta acepción es la habitual en el caso de taludes en suelo. Así, parte del criterio de Mohr-
Coulomb el coeficiente de seguridad puede definirse como la relación entre la resistencia al
corte máxima disponible en el terreno (τf) a lo largo de la superficie de deslizamiento

elegida y la estrictamente necesaria ( τm) o movilizada para conseguir el equilibrio estático


del mecanismo considerado. (Figura 15)

Figura 15. Esfuerzo cortante movilizado.

Donde c’m y ф’m representan la cohesión efectiva y ángulo de rozamiento interno efectivo
movilizados para alcanzar dicho equilibrio.

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 17


MODELO DE FALLA CIRCULAR

8. MÉTODOS DE CÁLCULO
Los métodos de cálculo para analizar la estabilidad de un talud buscan determinar el factor
de seguridad (FS) del mismo, es decir el grado de seguridad de un macizo rocoso frente a
una posible falla circular. (Figura 16)
Existen varios métodos de análisis disponibles para calcular la posibilidad de que se
desarrolle un deslizamiento de tipo circular en el cuerpo del talud, cuya descripción
constituye el objeto de este trabajo.

DEFINICIÓN DE LOS MÉTODOS DE CÁLCULO


 MÉTODOS DE EQUILIBRIO LIMITE.- Se basan exclusivamente en las leyes
de la estática para determinar el estado de equilibrio de una masa potencialmente
inestable. No tienen en cuenta las deformaciones. Suponen que la resistencia al
corte se moviliza total y simultáneamente a lo largo de la superficie de corte.
A su vez se pueden clasificar en dos grupos:

 Métodos exactos.- La aplicación de las leyes de la estática proporciona una


solución exacta del problema con la única salvedad de las simplificaciones
propias de todos los métodos de equilibrio limite (ausencia de
deformaciones, factor de seguridad constante en toda la superficie de rotura).
Esto solo es posible en casos de geometría sencilla como por ejemplo la falla
planar y falla circular.
 Métodos no exactos.- En la mayor parte de los casos la geometría de la
superficie de rotura no permite obtener una solución exacta del problema
mediante la única aplicación de las ecuaciones de la estática. El problema es
hiperestático y ha de hacerse alguna simplificación o hipótesis previa que
permita su resolución. Dividiéndose también en dos grupos:

 Equilibrio global de la masa deslizante.- Hoy prácticamente en desuso.


Dentro de ellos encontramos:

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 18


MODELO DE FALLA CIRCULAR

 Método de análisis no drenado.- Se considera un ángulo de


rozamiento nulo.
 Método de análisis general (drenado): Círculo de fricción o
rozamiento. (Se realiza hipótesis respecto a las tensiones normales
en la superficie de deslizamiento).
 Sistematización del método del circulo de rozamiento: Soluciones
mediante ábacos
 Ábaco de Taylor (Para terrenos homogéneos sin rozamiento)
 Ábaco de Hunter & Shuster (Para terrenos sin rozamiento y
resistencia creciente con la profundidad)
 Ábaco de Taylor (Para terrenos homogéneos con cohesión y
rozamiento
 Ábacos de Hoek y Bray

 Método de dovelas o fajas verticales.- Consideran a la masa deslizante


dividida en una serie de fajas verticales. (Se realiza hipótesis respecto a
las fuerzas laterales entre las dovelas).
Existe una gran variedad de métodos que consideran diversas hipótesis.
Clasificándose en:

o Métodos aproximados.- No cumplen todas las ecuaciones de


la estática. Se pueden citar como ejemplos los métodos de
Fellenius, Janbu y Bishop simplificado.
o Métodos precisos o completos.- Cumplen todas las
ecuaciones de la estatica. Los más conocidos son los métodos
de Morgenstern-Price, Spencer y Bishop riguroso.

 MÉTODOS DE CÁLCULO DE DEFORMACIONES.- Consideran en el cálculo


las deformaciones del terreno además de las leyes de la estática. su aplicación
práctica es de gran complejidad y el problema debe estudiarse aplicando el método
de los elementos finitos u otros métodos numéricos.

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 19


MODELO DE FALLA CIRCULAR

MÉTODOS DE
CÁLCULO

MÉTODOS DE
CÁLCULO EN
MÉTODOS DE DEFORMACIONES
EQUILIBRIO LIMITE
(Métodos
numéricos)

EXACTOS
NO EXACTOS
Rotura Planar
Rotura Circular
Rotura en Cuña

ESTABILIDAD MÉTODOS DE
GLOBAL DOVELAS

APROXIMADOS PRECISOS
Jambu Morgenstern - Price
Fellenius Spencer
Bishop simplificado Bishop Riguroso

Figura 16. Clasificación de los métodos de cálculo de estabilidad de taludes.

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 20


MODELO DE FALLA CIRCULAR

9. MÉTODO DE EQUILIBRIO LÍMITE


Son métodos relativamente simples y proporcionan resultados razonablemente buenos de
cara a la evaluación de la estabilidad de un talud. Son aplicables a todo tipo de terrenos y
suelen conducir a cargas de rotura superiores a las exactas (según la teoría de la plasticidad)
aunque suficientemente próximas a ellas.
Los métodos de equilibrio límite son mucho más utilizados que los métodos de cálculo en
deformaciones a pesar de que estos proporcionan un análisis mucho más completo de la
estabilidad del talud. Esto debido a que los métodos de cálculo en deformaciones son
mucho más largos y costosos en su ejecución, y que los métodos de equilibrio límite están
ampliamente contrastados en la práctica y se conocen sus límites y grados de confianza.

HIPÓTESIS BÁSICAS
1. Se considera que el talud es indefinido en la direccion horizontal paralela a su
superficie, es decir, el problema se estudia en condiciones bidimensionales.
2. Se supone un mecanismo de rotura a favor de determinadas superficies de
deslizamietno (en este caso curvas). La masa contenida por dichas superficies se
considera como un bloque rigido, o bien se subdivide en bloques mas pequeños,
tambien rigidos. (Figura 17).

Figura 17. Compartimentacion en bloques en los metodos de equilibrio limite.


3. Se asume un criterio de rotura del terreno a lo largo de las superficies de
deslizamientos definidas. Dicho criterio es habitualmente el de Mohr-Coulomb, ya
visto lineas arriba.
4. Se supone que cada bloque en los que se ha subdividido la masa se encuentra en
equilibrio estricto. (Figura 18).
5. Se define un factor de seguridad que se supone constante a lo largo de toda la
superficie de deslizamiento.

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 21


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Centro del círculo de d A Fuerzas externas


rotura
B
rc r

Tc
T = Tф + Tc
Empuje de
A Tф ’ agua

Figura 18. Fuerzas que actuan en una rotura circular.


Donde:
 Peso: W.
 Resultante de las fuerzas exteriores: A.
 Resultante de las presiones de agua en la linea de rotura: U.
 Resultante de las fuerzas efectivas normales a la linea de rotura: N’.
 Resultante de las fuerzas tangenciales a lo largo de la linea de rotura: T.

ETAPAS DE CÁLCULO
1. Se busca un mecanismo de rotura cinemáticamente admisible. Usualmente se
consideran masas de suelo rígidas que deslizan sobre superficies de rotura posibles
de formas geométricamente sencillas, tales como rectas, circunferencias y espirales
logarítmicas. Si el suelo es heterogéneo estas superficies pueden ser más complejas.
2. Generalmente se define el coeficiente de seguridad a partir del concepto de esfuerzo
o tensión de corte “movilizado”. Este esfuerzo se calcula dividiendo el máximo
esfuerzo de corte disponible (calculable mediante la expresión de Mohr–Coulomb)
por el coeficiente de seguridad, F. (Figura 15)
3. Mediante consideraciones de equilibrio se establecen relaciones entre las fuerzas
(vectores) que intervienen en un problema dado. En general cabe distinguir entre
fuerzas inductoras del desequilibrio (peso, cargas exteriores, presiones de agua) y
fuerzas internas resistentes.

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 22


MODELO DE FALLA CIRCULAR

En general las condiciones de equilibrio a satisfacer en un problema plano son:


 Dos ecuaciones de equilibrio de fuerzas (horizontales y verticales)
 Una ecuación de equilibrio de momentos, con relación a un punto arbitrario.
En muchas ocasiones, una sola de estas condiciones (por ejemplo, equilibrio de
momento en algún tipo de análisis de rotura circular) es suficiente para definir
estáticamente el problema.
4. Se obtiene el factor de seguridad “despejando F’ en las ecuaciones de equilibrio
mencionadas en 3. Será necesario buscar el F mínimo variando la geometría de la
superficie de rotura, lo que conduce a un proceso de cálculo repetitivo.

Se puede distinguir aquí entre los métodos que consideran el equilibrio global de la masa
deslizante, prácticamente en desuso, y los métodos de dovelas, o fajas verticales. Este
último es en el que casi la totalidad de los métodos utilizados actualmente se basan y
consisten en dividir el macizo potencialmente deslizante en rebanadas verticales, calcular el
equilibrio de cada una de ellas, y finalmente analizar el equilibrio global, obteniendo el
factor de seguridad, que se define como la relación entre fuerzas o momentos resistentes y
fuerzas o momentos motores.

9.1 EQUILIBRIO GLOBAL DE LA MASA.


Son los métodos más antiguos y son válidos tan solo para suelos homogéneos ya que se
suponen constantes los parámetros resistentes en toda la masa que desliza.
Para analizar la estabilidad de un talud de características resistentes y geometría
determinadas, es necesario conocer el centro y el radio del círculo por donde se produce el
deslizamiento. Este ha de satisfacer la condición de que la relación entre la resistencia al
corte del macizo rocoso a lo largo de la superficie y loes esfuerzos tangenciales sea la
mínima de todas las superficies posibles. Su posición se suele estimas mediante tanteos.
El problema se ve reflejado en la figura 18. En donde es conocido el peso específico del
macizo rocoso y la geometría.. En general se conocen el peso de la masa que desliza W, la
resultante de las fuerzas exteriores A, también la distribución de presión intersticial y podrá
encontrarse su resultante U. Para conocer Tc hace falta F. Para conocer Tф hace falta
conocer la resultante de las fuerzas normales efectivas que actúan sobre la superficie de

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 23


MODELO DE FALLA CIRCULAR

deslizamiento N’, F y rф. De N’ solo se sabe que pasa por el centro del círculo
desconociéndose su magnitud y el otro parámetro direccional.
Asi pues se cuenta con 4 incógnitas (F, magnitud de N, parámetro de la línea de acción N, y

rф) y solo tres ecuaciones (proyección en X, proyección en Y y equilibrio de momentos).


Asi pues el problema es estáticamente indeterminado y es necesario realizar hipótesis.

9.1.1 ANÁLISIS NO DRENADO (c=Cu, ф=0)

Consideramos que el ángulo de rozamiento del macizo rocoso sea nulo. Si se toman
momentos respecto al centro del círculo, tanto N’ como U dan momentos nulos. El
momento originado por el peso es fácil de calcular y el momento M T originado por las

fuerzas tangenciales será (Si la resistencia no drenada Cu es constante):


Cu
M T= .r. ^
AB
F
Cu
Donde es la tensión de corte movilizada (F = Factor de seguridad).
F
Obligando a la existencia de equilibrio de momentos se obtiene el factor de seguridad:
C u .r . ^
AB
F=
MW
Donde M W =W . d

Si el suelo presenta variaciones espaciales de Cu (Usualmente Cu varia linealmente con la


profundidad) el factor se seguridad puede ser calculado como:
B

∫ C u .r . ds
F= A
MW

Si el suelo es homogéneo, la línea de acción de Tc será paralela a la recta que une A y B y la


distancia al centro O será:

' Cu . ^
AB
r=
AB´

9.1.2 ANÁLISIS GENERAL (DRENADO): CÍRCULO DE ROZAMIENTO


Si existe rozamiento, tanto la resultante de las fuerzas tangenciales movilizadas (T) como la
resistencia que puede proporcionar el suelo (R), pueden descomponerse en dos términos (Tc

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 24


MODELO DE FALLA CIRCULAR

y Tф) y (Rc y Rф) asociados cada uno de ellos a las fuerzas de cohesión y rozamiento
respectivamente. Se cumplirá:
R c Rф R
T =T c +T ф= + =
Fc Fф F
Donde Rc y Rф son las fuerzas tangenciales resistentes cohesiva y friccional que el
macizo puede desarrollar a lo largo de la línea de rotura, y F el factor de seguridad de la
masa deslizante.
Rc es totalmente conocida tanto en magnitud como en dirección, ya que suponiendo que
la cohesión c es constante y conocida a lo largo de todo el arco de deslizamiento desde a
hasta b resulta:
cuerda
Rc =c . LAB
cuerda
Donde L AB es la magnitud de la cuerda AB y además el vector tiene la dirección de
dicha cuerda. Para determinar la distancia Rc al centro del círculo se puede demostrar
que:
aerco
Rc .r c=c . L AB . r
y por tanto:
c . Larco
AB . r Larco .r
rc= cuerda
= AB
cue rda
c . L AB L AB
Rф no es conocida ni en dirección, ni en magnitud, pero va ligada a N’ por:
'
Rф =N . tanф
y por definición es perpendicular a la línea de acción N, de la que se sabe que pasa
necesariamente por el centro del circulo de rotura.
Por conveniencia se considerara que el factor de seguridad asociado a las fuerzas de
rozamientos y las fuerzas de cohesión coinciden ( F=Fc =F ф ).
Se conocen W, A, U, junto con la dirección de la resistencia al corte cohesiva sobre la
superficie de rotura que será paralela a la cuerda “AB”.
Sin embargo quedan las siguientes incógnitas para resolver completamente el problema:
 Valor de F
 Valor de N
 Un parámetro para definir la línea de acción de N’

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 25


MODELO DE FALLA CIRCULAR

 Un parámetro para definir la línea de acción de T ф


Por otra parte, solo se dispone de 3 ecuaciones de equilibrio para resolver el problema. Para
solucionarlo es necesario hacer hipótesis acerca de la forma de la distribución de N’ a lo
largo de la superficie de rotura.
En el método original se hace la hipótesis de que todas las tensiones normales efectivas
que actúan sobre el círculo están concentradas en un punto X (desconocido) del mismo.

Pasos:
(1) Se obtiene el vector D, resultante del peso W, de la fuerza del agua U y de las
fuerzas externas A. (Figura 19)

Figura 19. Obtención de la resultante D.

(2) Conocido D se encuentra el punto f por donde debe pasar la resultante de las fuerzas
N’ y T ф , desconocidas hasta el momento. (Figura 20)

(3) De:
Rф =N ' tanф=T ф . Fф
T ф tanф
= =tan ф d
N' Fф
Se deduce que la resultante de N’ y T ф forma un ángulo de фd con la normal
a la circunferencia de rotura en el punto X, lo cual es equivalente a decir que dicha
resultante debe ser tangente a un circulo, llamado círculo de rozamiento, de centro
O y de radio r senфd . Conocido el punto de paso f e imponiendo esta última

condición, puede conocerse la línea de actuación de la resultante de N’ y T ф , el


valor de esta y el valor de T c . (Figura 21)

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 26


MODELO DE FALLA CIRCULAR

(4)

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 27


MODELO DE FALLA CIRCULAR

On
Bn
U
n
rn

Dn Un
n
n W
n

An Línea de acción Tc
fn

Figura20. Obtención del punto f

Círculo de
rozamiento r sen фd
Bn

Tc

N’’ N’+Tф
D

An X
Línea de acción Tc
fn

Figura 21. Definición del círculo de rozamiento.

Con el valor obtenido de Tc podremos hallar el valor de F mediante la siguiente


expresión:
Rc
F=
Tc

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 28


MODELO DE FALLA CIRCULAR

La solución se habrá encontrado si Fc y Fф coinciden. Como en general esto no


ocurrirá, se ensayara un nuevo Fф (lo que se define como circulo de rozamiento) y se
obtendrá un nuevo Fc . Cuando se hayan encontrado varios valores de Fc y F ф (3
es usualmente suficiente) se hace un gráfico análogo al de la figura 22, esta consiste en
trazar una curva de puntos ( Fc y F ф ), su intersección con la recta Fc = Fф (a
45° desde el origen de coordenadas) proporciona el factor de seguridad buscado.

Fc
Fc =F ф

Puntos obtenidos en
F=Fc =F ф diversos tanteos


Figura 22. Obtención del factor de seguridad, solución del problema.

Evidentemente pueden analizarse otras hipótesis acerca de la distribución de N’. Frӧlich


considera la hipótesis de que las tensiones normales efectivas estén concentradas en los
dos puntos extremos de la superficie de rotura (A y B).

NOTA: Los pasos anteriores permiten determinar el factor de seguridad de un círculo de


deslizamiento determinado. Para estimar el general del talud será necesario repetir el
proceso completo con otras superficies circulares de deslizamiento hasta obtener la más
desfavorable, es decir, la de coeficiente de seguridad mínimo.

La hipótesis de suponer N’ concentrada en un punto, proporciona los coeficientes de


seguridad más bajos de los que se obtienen empleando diferentes hipótesis de distribución
de N’, mientras que la hipótesis de Frӧlich conduce a los coeficientes de seguridad más
altos. Se dice esto ya que se ha demostrado que el factor de seguridad (F) real de una falla
circular está mucho más próximo al límite inferior que al superior, por lo que el método de
circulo de rozamiento, aunque conservador, resulta aplicable en la ingeniería práctica.

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 29


MODELO DE FALLA CIRCULAR

9.1.3 SISTEMATIZACIÓN DEL MÉTODO DE CÍRCULO DE ROZAMIENTO: SOLUCIONES


MEDIANTE ÁBACOS
En los métodos vistos anteriormente se ha descrito como obtener el coeficiente de
seguridad de una determinada superficie de deslizamiento estableciendo las ecuaciones de
equilibrio de la masa de involucrada repitiendo el mismo procedimiento de cálculo hasta
obtener la más desfavorable (la que proporciona menor coeficiente de seguridad), lo que sin
duda resulta bastante tedioso y lento. Frente a ello, diversos autores en el transcurso de la
historia concentraron sus esfuerzos en la obtención de ábacos de uso más sencillo e
intermedio. Existen gran cantidad de ábacos para la gran variedad de variables,
describiremos algunos de los de uso más común y practico.
Para el empleo de los ábacos en general, se usa una determinada nomenclatura que permite
distinguir los diferentes tipos de círculos de deslizamiento vistas en el punto 4.3 del
presente trabajo.
ÁBACO DE TAYLOR PARA TERRENOS HOMOGENEOS SIN ROZAMIENTO

El análisis de estabilidad de taludes mediante el método de TAYLOR (1937) se basa en el


método del círculo de rozamiento, lo que supone considerar que las tensiones normales en
la superficie de deslizamiento se concentran en un único punto.
El análisis se hace en presiones totales, por lo que la cohesión c y el ángulo de rozamiento
interno ф han de calcularse en presiones totales, adoptando sus valores efectivos sólo
cuando el terreno está seco, caso para el que los ábacos de TAYLOR tienen más utilidad en
terrenos con cohesión y ángulo de rozamiento interno. Son también útiles para cálculos de
estabilidad a corto plazo en suelos cohesivos (condición ф = 0).
Se considera el terreno homogéneo, esto es, la cohesión, el ángulo de rozamiento interno y
la densidad son constantes en toda la masa del terreno.
El coeficiente de estabilidad es adimensional y depende únicamente del ángulo de talud β y
del ángulo de rozamiento interno ф.
En el ábaco representado en la figura 22, aparecen relacionados N s , β y ф para valores
de ф entre 0° a 25° y valores de β de 0° y 90°.

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 30


MODELO DE FALLA CIRCULAR

β (°)

Figura 23. Relación entre N s , β y ф. (Taylor)

Cuando el ángulo de rozamiento interno ф vale 0° es posible el análisis teniendo en cuenta


la existencia a cierta profundidad de una capa dura que imponga un límite a la profundidad
alcanzable por los círculos de deslizamiento (rotura por la base).
Para este caso se puede aplicar el ábaco de la figura 25, en la que se relacionan Ns , β y
D, siendo D el coeficiente o factor de profundidad, definido como la relación entre
profundidad de la capa dura, medida desde el límite superior del talud, y la altura de éste.
En la figura 25, se aprecia que los círculos más desfavorables pueden ser de tres tipos
diferentes:
 Círculo de pie: círculos que pasan por el pie del talud.
 Círculos de talud: círculos que cortan al talud.
 Círculos de base o de punto medio: son círculos tangentes a la base firme cuyo
centro está sobre la vertical que pasa por el punto medio del talud.

En la figura 25, además del coeficiente de estabilidad Ns se puede obtener el tipo de


círculo más desfavorable para el caso considerado.

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 31


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Explicaremos la utilización de este ábaco pero previamente definiremos algunas variables


geométricas usadas (Figura 24) para un mejor entendimiento.

Figura 24. Definición de variables geométricas para el uso de los ábacos de Taylor.

Dónde:
 H: Altura del talud.
 β: Inclinación del talud
 D: Factor de profundidad. El producto DH señala la profundidad, medida desde
la coronación del talud, del punto más bajo del círculo crítico.
 XH: Distancia del punto de afloramiento del círculo critico al pie del talud en
función de la altura del mismo. Se considera positivo cuando dicho círculo para por
debajo del pie.
 α: Ángulo del sector circular que define el círculo crítico.
 θ: Ángulo que forma la cuerda del círculo crítico con la horizontal.

Por otra parte, el uso de un mismo ábaco para cualquier tipo de talud requiere la utilización
de algunos parámetros adimensionales. Taylor empleó para ello el llamado Coeficiente de

Estabilidad Ns , definido como:

γ .H
Ns=
c
Dónde:
 γ : Peso específico aparente del terreno.
 H: Altura del talud definida en la figura 24.

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 32


MODELO DE FALLA CIRCULAR

 c : Cohesión
Hechas estas consideraciones, la figura 25 reproduce los ábacos de Taylor para el caso
descrito:
 (25a) Recoge la relación entre el ángulo del talud β, el factor de profundidad y el
coeficiente de estabilidad Ns.
 (25b) Muestra la relación entre el ángulo del talud β y los ángulos α y θ que sitúan
el circulo de pie critico cuando β ≥ 50°.
 (25c) Refleja la relación entre el ángulo de talud β y el factor de profundidad (D)
para varios valores de X.

En el caso de ф = 0 se puede obtener el factor de seguridad de forma directa. Entrando en el


ábaco de la figura 25a con los valores de β y D se obtiene un valor de Ns siendo el
factor de seguridad:
c . Ns
F=
γ .H

Para un ф ≠ 0 el factor de seguridad se ha de obtener mediante tanteos, comenzando por un


factor F1 se entra en el ábaco de la figura 25a con el ángulo de talud β, y el siguiente valor
de Ns :
γ . H . F1
Ns=
ca
Se obtendrá de esta forma un valor ф1 que proporciona un nuevo factor de seguridad F 2
dado por:
tan ф
F2 =
tan ф 1
Normalmente F2 será distinto de F1.
Después de algunos tanteos se puede obtener F1=F 2=F 3

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 33


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Figura 25. Ábacos de Taylor para terrenos sin rozamiento.

Como mencionamos líneas arriba, los ábacos de Taylor también se utilizan para calcular el
factor de seguridad de taludes a corto plazo suponiendo valores de c constantes. En la
figura 26a y 26b Taylor proporciona el factor de Estabilidad C d /γ . H en función del
ángulo de talud, i, y de la profundidad de una capa rígida. Cd es la resistencia al corte

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 34


MODELO DE FALLA CIRCULAR

movilizada: C d=C u / F . Por ello estos gráficos pueden usarse para calcular uno de los

factores determinantes de la estabilidad (F, Cu , H o i) en función de los demás.

a)

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 35


MODELO DE FALLA CIRCULAR

b)

Figura 26. Gráfico de Estabilidad para ф=0 (Taylor 1948)

ÁBACO DE HUNTER & SCHUSTER PARA TERRENOS SIN ROZAMIENTO Y


RESISTENCIA CRECIENTE CON LA PROFUNDIDAD

Es muy habitual que la resistencia al corte sin drenaje no sea constante, sino que aumente
con la profundidad (en una arcilla normalmente consolidada, en teoría de forma lineal).
Evidentemente, si se ha de diseñar una excavación en este tipo de suelos puede ser
interesante tener en cuenta este efecto.
El proceso a seguir es el siguiente:

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 36


MODELO DE FALLA CIRCULAR

 Si la resistencia al corte sin drenaje, Su no es nula en la coronación del talud, se


extrapola el perfil lineal de resistencia hasta determinar el valor de H0 en el que
S u seria nulo. (Figura 27a)
H0
 Se calcula el factor M= , siendo H la altura del talud.
H
 En función de la inclinación del talud β y de M se determina el Número de
estabilidad N del ábaco de la Figura 27b.
 A partir de la resistencia al corte sin drenaje al nivel del pie del talud, S bu se
obtiene el valor del factor de seguridad F, que viene dado pr la expresión:
b
Su
F=N
γ .( H + H 0 )
Donde γ es el peso específico aparente del suelo, promediado si varia a lo largo
de la vertical del talud.

a) b)

Figura 27. Ábacos de Hunter & Schuster (1968)

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 37


MODELO DE FALLA CIRCULAR

ÁBACO DE TAYLOR PARA TERRENOS HOMOGÉNEOS CON COHESIÓN Y


ROZAMIENTO
Este caso se encuentra resuelto en el ábaco de la Figura 27, si bien su validez es limitada ya
que solo considera el talud “seco”, son presiones intersticiales. La nomenclatura empleada
es similar a la del ábaco de Taylor antes visto, con las siguientes observaciones:
 фa es el ángulo de rozamiento efectivo movilizado. De acuerdo con la nomenclatura
empleada en estas líneas.

ф a=ф ' m=arctan ( tanф'


F )
 c a es la cohesión movilizada:
c'
c a=c ' m=
F
Como parámetro adimensional, en el eje de ordenadas se emplea el Número de estabilidad,
inverso del coeficiente de estabilidad del ábaco de Taylor anterior.
c'
N=c ' m =
F
Como puede apreciarse, a igualdad de circunstancias cuanto mayor sea N, menor resulta el
factor de seguridad.
Aunque el mismo ábaco incluye una leyenda explicativa (casos 1, 2 y 3), su interpretación
y empleo no resultan inmediatos, de manera que resulta de interés realizar una descripción
algo más detallada (no se incluyen en esta descripción las situaciones del ábaco con
ф a=0 , que ya se han incluido en la descripción del caso sin drenaje).
Para ello, en primer lugar se seguirán sucesivamente las líneas del ábaco correspondientes a
los distintos rozamientos movilizados ф ' a . Posteriormente se comentaran los casos en
los que parece existir una duplicidad de posibilidades (líneas diferentes para los mismos
rozamientos movilizados).

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 38


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Figura 27. Ábaco de Taylor para suelos con cohesión y rozamiento (1848)

ÁBACO DE HOEK Y BRAY

Como hemos mencionado en el avance del presente trabajo, cuando el macizo rocoso se
encuentra fuertemente alterado y fracturado puede llegar a comportarse como si de un
“suelo homogéneo” se tratara. En estas circunstancias la tipología de falla más probable
será la circular.
Para estudiar este tipo de roturas Hoek y Bray elaboraron los ábacos cuyos cálculos para su
obtención se basan en el método del círculo de rozamiento, es decir, asumiendo que las

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 39


MODELO DE FALLA CIRCULAR

tensiones normales en la superficie de deslizamiento se concentran en un solo punto,


proporcionando así un límite inferior del factor de seguridad.
Estos ábacos incorporan ciertas consideraciones de agua subterránea de indudable interés:
a) La existencia de presiones intersticiales en el seno del talud
Debidas a la presencia de un nivel freático en el terreno, que divide el talud en una
zona seca y otra saturada. (Figura 29)
b) Posición de la línea de la línea de saturación
La línea de saturación coincide con la superficie superior del talud, suponiendo en el
terreno la existencia de una red de filtración en régimen estacionario. (Figura 28)

Aparte de las consideraciones hidrogeologicas mencionadas se han asumido las siguientes


simplificaciones:
 El material constitutivo del talud se considera homogéneo en toda la extensión del
mismo.
 El círculo de rotura se hace pasar siempre por el pie del talud.
 La resistencia del terreno viene dada por el criterio de rotura Mohr-Coulomb.
 Se considera la existencia de una grieta de tracción que puede estar situada por
encima o por debajo de la cresta del talud.
Se tiene en cuenta que esta grieta de tracción se sitúa en el borde superior del talud y
además en el lugar más desfavorable. Esta grieta de tracción es una de las condiciones que
hacen mínimo el factor de seguridad para cada talud determinado además del centro del
centro del círculo de rotura.

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 40


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Figura 28. Red de filtración en el talud cuando la línea de saturación coincide con la
superficie del terreno. (Hoek y Bray, 1977)

Figura 29. Distintas situaciones de la línea de saturación consideradas en los ábacos.


(Hoek y Bray 1981)

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 41


MODELO DE FALLA CIRCULAR

A diferencia de los ábacos de Taylor que suponen un talud seco o sin nivel freático, los
ábacos de Hoek y Bray son más útiles.

Limitaciones en los ábacos de Hoek y Bray:


 La aproximación de estos ábacos no es válida para ángulos de rozamiento interno ˂
5°.
 Del punto anterior, se entiende que los ábacos excluyen las roturas producidas en
condiciones sin drenaje o corto plazo ( c=Su , ф u=0 ), para las que se ha visto
que los círculos más desfavorables pueden no ser de pie.

En la figura 28, H indica la altura del talud y X la distancia entre el pie del talud y el punto
de corte del nivel freático con la superficie del terreno.
Se cuenta con 5 ábacos (Figura 31 a 35), dos de ellos para el talud totalmente seco y
totalmente saturado y 3 para casos intermedios (diferentes alturas del nivel freático vistos
en la Figura 29).

Los parámetros presentes en los ábacos son los siguientes:

H: Altura del talud.


c: Cohesión efectiva del terreno.
ф: Ángulo de rozamiento interno efectivo.
γ : Peso específico del terreno.
F: Factor de seguridad

El proceso a seguir para el empleo de los ábacos, (Figura30) es el siguiente:

1) Conocido el régimen de presión intersticial en el talud, se selecciona en la figura 29


la situación que más se aproxima a la realidad, lo que proporciona el ábaco a
emplear.

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 42


MODELO DE FALLA CIRCULAR

c'
2) En el ábaco seleccionado se determina el parámetro adimensional y
γ . H . tan ϕ
se localiza el valor numérico obtenido en el borde circular exterior del ábaco.
3) A partir de este punto se recorre el radio del ábaco hacia el origen de coordenadas,
hasta interceptar la línea que representa el ángulo de inclinación del talud.
4) Desde el punto de intersección se traza una horizontal o una vertical, que
proporciona respectivamente los parámetros adimensionales:
tan ϕ c'
y
F γ .H . F
Cualquiera de los dos nos sirve para despejar y obtener el coeficiente de seguridad
F.

Figura 30. Procedimiento para determinar el factor de seguridad de


un talud (Hoek y Bray, 1981)

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 43


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Figura 31. Ábaco N°1 (Hoek y Bray, 1981)

Figura 32. Ábaco N°2 (Hoek y Bray, 1981)

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 44


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Figura 33. Ábaco N°3 (Hoek y Bray, 1981)

Figura 34. Ábaco N°4 (Hoek y Bray, 1981)

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 45


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Figura 35. Ábaco N°5 (Hoek y Bray, 1981)

Hoek y bray en su libro “Rock Slope Engineering” incluye también ábacos para posicionar
el centro del círculo de deslizamiento y grieta de tracción.

Taludes drenados (sin nivel freático):

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 46


MODELO DE FALLA CIRCULAR

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 47


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Figura 36. Localización del centro del círculo y la grieta de tracción en un talud drenado
(Hoek y Bray, 1981)

Taludes con nivel freático:

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 48


MODELO DE FALLA CIRCULAR

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 49


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Figura 37. Localización de la grieta de tracción y centro de círculo. Para situación del
nivel freático del ábaco N°3 (Hoek y Bray, 1981)

9.2 MÉTODO DE DOVELAS O REBANADAS


Fundamento del método.
Como se ha visto anteriormente, el método de círculo de rozamiento desarrollado para
estudiar el equilibrio global de una masa suelo potencialmente inestable se encontraba
matemáticamente indeterminado al existir una mayor número de incógnitas que de
ecuaciones. Para evitar este efecto era necesario realizar alguna hipótesis sobre la
distribución de tensiones efectivas normales a lo largo de la superficie de deslizamiento.
Con el fin de racionalizar esta hipótesis, Fellenius planteo estudiar el equilibrio, no de toda
la masa potencialmente deslizante, sino de una serie de fajas o rebanadas verticales en las
que dicha masa se dividiría. (Figura 38).

Figura 38. División en fajas de una masa de suelo potencialmente inestable.

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 50


MODELO DE FALLA CIRCULAR

La idea proviene del razonamiento intuitivo de que la tensión normal en un punto


cualquiera de una superficie de deslizamiento ha de depender fundamentalmente del peso
de la masa que gravite sobre él. De esta manera, dividiendo la masa de potencialmente
deslizable en fajas verticales suficientemente pequeñas (es decir en un numero
suficientemente grande de fajas), se puede asumir que las fuerzas normales en cada faja
actúan en el punto medio de su base.
En el estudio del equilibrio de las fajas se considerara que las fuerzas interactúan entre
ellas, cosa que no ocurre en los métodos de masa global. De hecho, una de las diferencias
entre los métodos de dovelas (fajas) y los de equilibrio global es la necesidad de realizar
hipótesis sobre las fuerzas de interacción entre fajas, en lugar de la distribución de
tensiones normales a lo largo de la línea de deslizamiento.
Como vemos, los métodos de fajas son también de equilibrio límite y por lo tanto requieren
postular una determinada superficie de deslizamiento, para la que se calcula el factor de
seguridad.
Ventajas del método de dovelas:
 Los parámetros de resistencia al corte (c’, ф’) a lo largo de la superficie de
deslazamiento (bases de fajas) se pueden modificar de faja a faja, de manera que es
posible considerar taludes no homogéneos con diversos tipo de terreno.
 Algunos de los métodos no requieren que las superficies de deslizamiento a tantear
sean circulares, de forma que facilitan el análisis de formas de falla gobernadas por
heterogeneidades geológicas o estereográficas.

Geometría de rebanadas y fuerzas actuantes:


En la figura 39, se ha representado un talud con superficie de deslizamiento circular, de la
que se ha extraído una rebanada (faja). Se han representado asimismo las fuerzas y algunos
aspectos geométricos en una rebanada.

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 51


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Figura 39.Geometria de rebanadas y fuerzas actuantes.


Variables geométricas:
 bi : ancho de la faja.

 l i : longitud de la base de la rebanada:

 α i : ángulo que forma la inclinación de la faja con la horizontal

 hi : altura media de la rebanada.

 x i : brazo del peso de la rebanada con respecto al centro del círculo. que viene a

ser igual a R .sin α i


 Ω : ángulo central del círculo de deslizamiento.
Fuerzas actuantes:
 W i : Peso de la rebanada

 U i : resultante de las presiones intersticiales que actúan en la base de la rebanada.

 N ' i : resultante de las tensiones efectivas normales en la base de la rebanada.

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 52


MODELO DE FALLA CIRCULAR

 Rm .i : resultante de las tensiones tangenciales movilizadas en la base de la


rebanada.
Dado que el criterio de falla adoptado es el de Mohr-Coulomb, resulta:
c' tan ф '
Ti= l + N 'i :
F i F
Donde c’ y ф’ son la cohesión y rozamiento interno efectivo en plano de la base de
la rebanada.
Nota: En los métodos antes visto Rm era representado como T , es decir
ambos son los mismo, solo que aquí en el método de dovelas trabajaremos con la
acepción de Rm .
 X i , X i+1 : resultante de las tensiones tangenciales en las caras verticales de uno y
otro lado de la rebanada.
 Ei , E i+1 : resultante de las tensiones normales en las caras verticales de uno y otro
lado de la rebanada.

Suponiendo ahora que el talud se divide en n rebanadas, se tendrían las siguientes


incógnitas:

Con relación a las ecuaciones, se disponen las siguientes:

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 53


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Como puede apreciarse, existen (6n – 2) – 4n = 2n – 2 más incógnitas que ecuaciones,


luego para resolver el problema es necesario realizar 2n – 2 hipótesis adicionales.

Los métodos disponibles se diferencias en las hipótesis que se realizan, se divide en


métodos aproximados y métodos precisos o completos. (Figura 40)

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 54


MODELO DE FALLA CIRCULAR

O PRECISOS

Figura 40. Métodos de la rebanada (Olalla 1999)

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 55


MODELO DE FALLA CIRCULAR

9.2.1 MÉTODOS APROXIMADOS


Son aquellos en los que, por el número de hipótesis realizadas no se llegan a satisfacer
todas las ecuaciones de equilibrio. Lo más relevantes por su difusión práctica son los
siguientes:

MÉTODO DE FELLENIUS O “CONVENCIONAL”


Fellenius (1936) desarrollo el primer método de cálculo de estabilidad de taludes mediante
su división en rebanadas verticales. La superficie de deslizamiento se supone circular, y la
condición fundamental para la obtención del coeficiente de seguridad se basa en el
equilibrio de momentos.

El método parte de la hipótesis ya mencionada de que el punto de aplicación N’, se sitúa en


el centro de base de cada rebanada, lo que da lugar a que la resultante N i=N ' i +U i , en
cada una de ellas debe pasar por el centro del circulo O. Además, la suma de los momentos
de las fuerzas entre rebanadas a lo largo de todo el talud resulta nula, con lo que el
problema queda bastante simplificado.

Así, tomando momentos con respecto a O, las únicas fuerzas implicadas son los pesos y las
resultantes de resistencia movilizada:

El coeficiente Fm se determina a partir del equilibrio de momentos.

Asumiendo ahora que el coeficiente de seguridad es único a lo largo de la superficie se


puede despejar éste de la expresión anterior, resultando.

Ecuación 1

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 56


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Para determinar a continuación la fuerza normal en la base de las rebanadas, N i , de los


dos ecuaciones de equilibrio de fuerzas disponibles. Fellenius eligió calcular solo el
equilibrio en una dirección, la perpendicular a la base de cada rebanada.

Ecuación 2

Con lo que sustituyendo esta ecuación en la anterior, nos resulta:

Ala vista de esta complicada ecuación, en la que al principio sería necesario conocer las
fuerzas entre rebanadas Xi y Ei , Fellenius decidió realizar la hipótesis simplificadora
de que:

Que en realidad equivale a suponer que todas las fuerzas entre rebanadas son nulas:

En consecuencia, el factor de seguridad resulta:

Ecuación 3

En resumen, las hipótesis adicionales realizadas por Fellenius fueron:

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 57


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Lo que supone haber realizado n hipótesis más de las estrictamente necesarias (una por
rebanada).

Este método que como puede apreciarse resulta muy sencillo en su aplicación y tan solo
requiere la realización de un sumatorio a “mano” o mediante una hoja de cálculo, resulta
aceptable si la variación el ángulo αi es discreta, o lo que es lo mismo, si el ángulo
central Ω es relativamente pequeño.

En caso contrario el efecto de la presión intersticial se magnifica y puede dar lugar a


valores de N 'i excesivamente bajos, o incluso negativos, lo que reduce el factor de
seguridad obtenido.

MÉTODO DE BISHOP SIMPLIFICADO


En 1954 Bishop desarrollo un procedimiento similar al de Fellenius, introduciendo una
variante de importancia.

Las consideraciones iniciales en cuanto a la posición de las fuerza N 'i y a la selección


del equilibrio de momentos como condición de equilibrio fundamental resultan iguales a la
propuesta de Fellenius, con lo que el desarrollo es idéntico hasta la obtención de la
ecuación 1:

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 58


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Con respecto al equilibrio de fuerzas, Bishop selecciono también una sola dirección, pero
en este caso fue la vertical por el centro de cada rebanada. En estas condiciones la ecuación
de equilibrio correspondiente resulta: (Figura 39)

Y sustituyendo Rm .i :

Despejando N ' i de esta expresión:

Ecuación 4

Llamando ahora Δ T i=X i −X i+ 1 , recordando que bi=li . cos α i y sustituyendo la


ecuación 4 en la ecuación 3, tenemos:

La expresión anterior corresponde al método “más riguroso” de Bishop. Como puede


apreciarse, el factor de seguridad se encuentra implícito en la ecuación, lo que obliga
asumir un factor de seguridad inicial y llevar a cabo varias iteraciones hasta que la solución
converge.

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 59


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Por otra parte, en la ecuación anterior figuran las fuerzas verticales entre rebanadas. Dado
que en principio son desconocidas, Bishop sugirió ponerlas todas nulas (∀ i; T i=0) , lo
que dio lugar al llamado “método simplificado”, que también ha de resolverse por
iteraciones y cuya expresión resulta:

Ecuación 5

Se define un parámetro M α , que recoge implícitamente el valor del factor de seguridad,


de esta manera y ayudándose de la figura 41 se puede conocer el factor de seguridad de un
rotura circular, conociendo el ángulo de rozamiento de la superficie de rotura y el ángulo α.

Entonces la ecuación 5 queda de la siguiente manera:

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 60


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Figura 41. Obtención del parámetro M α


Para introducir de nuevo las fuerzas entre rebanadas, Bishop propuso ajustarlas mediante
iteraciones hasta cumplir las n ecuaciones de equilibrio horizontal. Sin embargo este
proceso resulta difícil, de forma que el procedimiento que realmente se difundió de forma
universal fue el “simplificado”.

Resumiendo, las hipótesis adicionales realizadas por Bishop para el caso simplificado
serian:

Lo que supone haber realizado 1 hipótesis más de las estrictamente necesarias, dando lugar
a la necesidad de resolver por iteraciones.

Para finalizar, es interesante hacer notar que con este método de sobreestimación del efecto
de las presiones intersticiales para ángulos centrales elevados no es tan severo como en el
método de Fellenius, proporcionando coeficientes de seguridad más elevados y próximos a
la realidad. La figura 42 muestra las comparaciones realizadas por Bishop (1955) entre
ambos procedimientos para diversos valores del ángulo central y del factor de presión
intersticial ru.

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 61


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Figura 42. Comparación entre los métodos de Fellenius y Bishop simplificado con relación
al ángulo central del círculo de deslizamiento y el factor ru de presión intersticial. (Bishop,
1955)

MÉTODO SIMPLIFICADO DE JANBU


En los métodos de Fellenius y Bishop la condición fundamental a satisfacer es la de
equilibrio de momentos. De hecho, en ninguno de los dos casos se satisface el equilibrio de
fuerzas horizontales.

En este método se asume que las fuerzas tangenciales en las caras de las fajas son nulas (
X i=0 ), pero en este caso la ecuación que no satisface completamente el equilibrio es la
de momentos. Sin embargo, Janbu introduce un factor de corrección f 0 , para compensar
este problema, visto en detalle más adelante.

Este método presenta la ventaja sobre los anteriores de que no exige que la superficie de
rotura sea circular. (Figura 43)

Figura 43. Mecanismos de falla a) deslizamiento rotacional, b) rotura traslacional.

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 62


MODELO DE FALLA CIRCULAR

En lo que respecta al planteamiento del método, al igual que en el de Bishop, se considera


el equilibrio de fuerzas verticales en cada rebanada. Asimismo se supone que
Δ T i=X i −X i+ 1=0 , lo que da lugar al método “simplificado” de Janbu.

Resolviendo el equilibrio de las fuerzas horizontales, se obtiene la siguiente expresión para


el factor de seguridad.

Ecuación 6

Dónde:

Posteriormente, Janbu (1973) introdujo un factor empírico de corrección ( f 0 ) sobre el


coeficiente de seguridad anterior con el fin de mejorar los resultados. Dicho factor,
dependiendo del tipo de material y de la geometría del deslizamiento. (Figura 44)

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 63


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Figura 44. Factor de corrección f 0 para el método de Jambu.

Como en el caso de Bishop simplificado, el número de hipótesis adicionales es 2n – 1, una


más de las necesarias.

Se describirá los procedimientos de este método usando tablas, ya que es de fácil


aplicación:

Paso 1:

Se divide un área que representa el volumen unitario de las masas, cuya estabilidad se
desea conocer, en volúmenes parciales denominados como ya mencionamos “dovelas o
rebanadas”. Para simplificar los cálculos es a veces conveniente asumir un mismo espesor

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 64


MODELO DE FALLA CIRCULAR

de dovelas, denominado b. El ángulo α se mide trazando una línea de pendiente media en el


centro de la base de la rebanada. (Figura 45)

Figura 45

Paso 2:

Con el peso y la altura media de la dovela, se determina W que es igual a W =γ . h . b ,


llamando p=γ . h .

Paso 3:

Determinación de la presión de agua U. para ello se calcula el promedio de la presión de la


base de cada dovela siguiendo el siguiente procedimiento:

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 65


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Figura 46. Determinación de la presión de agua U.

Paso 4:

Se hace una tabulación con datos de entrada:

W =tan α ,

También X =( c + ( p +u ) tan α ) .b

Paso 5:

Para los cálculos se asume un factor de seguridad, casi siempre con el valor de 1, para un
primer tanteo de cálculos. En tablas predeterminadas se obtiene los valores de

n} rsub {α} , denominada función geométrica, de la figura 47 y 48 mostradas a


¿
continuación y además se ponen en la tabla los valores de X/ nα , para cada dovela.

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 66


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Figura 47. Determinación de los valores de nα para los valores positivos de α

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 67


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Figura 48. Determinación de los valores de nα para los valores negativos de α

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 68


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Paso 6:

Se determinara el factor de corrección de la figura 49 y así se determina el nuevo factor de


seguridad.

El factor de seguridad a determinar mediante:

c + ( p−u ) tan ф
¿
¿ nα
¿
¿
∑¿
F=f 0 ¿

Simplificando con la utilización de las ecuaciones vistas en el paso 4, tenemos:

X
∑n
α
F=f 0
∑ p . tan α
Paso 7:

Se hacen iteraciones. Si el factor de seguridad en el paso 6 no concuerda con el factor de


seguridad asumido enel paso 5, se asume un nuevo valor de F, parecido al obtenido en el
paso 6.

Entonces se repiten los pasos 5 y 6, tantas veces hasta que el valor calculado sea similar al
asumido. Fin de los cálculos.

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 69


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Figura 49. Valores del factor de corrección (Figura 44)

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 70


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Figura50. Tabulación de datos para el método de Janbu

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 71


MODELO DE FALLA CIRCULAR

9.2.2 MÉTODOS PRECISOS O COMPLETOS


Se denominan así los que cumplen todas las ecuaciones de equilibrio, lo que les permite
considerar cualquier forma en la superficie de rotura.

En nuestro caso consideramos para simplificar que la superficie de deslizamiento es


circular.

Adoptando la primera hipótesis habitual de que las fuerzas normales N ' i se localizan en
el centro de la base de cada rebanada y empleando la misma notación que para el caso
simplificado de Bishop, la ecuación de equilibrio de momentos resultaría de nuevo:

y aceptando que el factor de seguridad Fm respecto al equilibrio de momentos es constante a


lo largo de todo el talud.

Ecuación 7

Resolviendo ahora el equilibrio horizontal en toco el talud (al realizar la sumatoria las
fuerzas entre rebanadas se desaparecen).

Sustituyendo la expresión de Rm .i y aceptando que el coeficiente de seguridad con

respecto al equilibrio de fuerzas horizontales Ff es constante a lo largo de toda la superficie


de deslizamiento.

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 72


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Y por lo tanto:

Ecuación 8

La fuerza normal en la base de las rebanadas se determina, como en el caso de Bishop,


mediante el equilibrio en la vertical:

Ecuación 9

Donde F en la ecuación 9 es F m o Ff, dependiendo de si se considera el equilibrio de


momentos (ecuación 7) o de fuerzas (ecuación 8).

Para resolver el problema se necesita realizar una serie de hipótesis adicional con respecto a
las fuerzas entre rebanadas, siendo precisamente esta hipótesis la que diferencia los
diversos métodos completos.

MÉTODO DE MORGENSTERN & PRICE (1965)


En este primer caso se supone que la relación entre las fuerzas entre las rebanadas puede
expresarse mediante la función.

Donde f(X) (Figura 51) describe de alguna manera la forma de X i / Ei , varia a lo largo
del talud, y el coeficiente λ ( 0<λ <1 ) es un factor de corrección a determinar

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 73


MODELO DE FALLA CIRCULAR

(incógnita) para que se cumplan las condiciones de equilibrio horizontal y de momentos


(Fm = Ff)

Figura 51. Función f(X)

Con estas premisas, las hipótesis adicionales realizadas son:

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 74


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Como puede apreciarse, se introduce más de las estrictamente necesarias (2n – 2). Sin
embargo, λ constituye una incógnita adicional a calcular para que se cumpla el
equilibrio de fuerzas y momentos, de manera que el sistema queda determinado y tiene
solución matemática.

Morgenstern & Price (1965) señalan, en su epígrafe de conclusiones, que la función f(X)
puede seleccionarse a partir del conocimiento aproximado de la distribución de las
tensiones internas en el talud, o de su monitorización (se refiere al caso de presas).

En la práctica habitual suelen preseleccionarse sin embargo algunas formas típicas para la
función f(X) . (Figura52)

Una vez resueltas las ecuaciones correspondientes y obtenida una solución, se puede
realizar la comprobación de que los resultados son lógicos, es decir, que por ejemplo:

 Las fuerzas Xi no exceden la máxima movilizable según el criterio de Mohr-


Coulomb:

 Los puntos de aplicación de las fuerzas Ei son lógicos (que al menos estén
situados dentro de las caras de la rebanada).
 La distribución de fuerzas N ' i es razonable a lo largo de la línea de rotura (no se
producen “picos” o cambios no lógicos).

En cualquier caso y afortunadamente, ya en su primera propuesta de 1965 Morgenstern &


Price señalaban que los factores de seguridad obtenidos no suelen verse excesivamente
afectados por el tipo de función elegida, lo que lógicamente resta relevancia a su selección,
e incluso al razonable de las tensiones internas resultantes (en términos de Ei y X i ).

El único problema que puede plantearse en algunas ocasiones es, en todo caso, el de la
convergencia numérica si dichas tensiones no son compatibles con el equilibrio, ante lo
cual es necesario modificar la función f(X) seleccionada.

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 75


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Figura 52. Funciones f(X) habituales

MÉTODO DE SPENCER (1967)


En este método se supone que las resultantes de las fuerzas entre rebanadas tienen una
inclinación constante a lo largo de todo el talud:

Esto significa que f(X) = 1 y λ=tan θ , y por tanto se trata de un caso particular del
método anterior.

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 76


MODELO DE FALLA CIRCULAR

Figura 53. Métodos de cálculo de estabilidad de taludes que emplean Fajas Verticales

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 77


MODELO DE FALLA CIRCULAR

10. CONCLUSIONES

 Las fallas circulares se producen en terrenos homogéneos altamente fracturados, en


donde la superficie de deslizamiento sigue la línea de menor resistencia, similares a
las producidas en los suelos.
 Si se trata de un macizo rocoso altamente fracturado, la resistencia al corte se puede
aproximar usando la teoría de mecánica de suelos, o en base a los criterios en
macizos rocosos usados por Hoek y Brown y por Bieniawski.
 Los métodos de equilibrio límite son mucho más usados que los métodos de cálculo
en deformaciones esto debido a que este último son mucho más largos.
 Los métodos basados en el círculo de rozamiento proporcionan valores
relativamente bajos e inexactos del factor de seguridad.
 Los ábacos de Taylor son útiles en condiciones drenadas y no drenadas pero no
tienen la posibilidad de existencia de niveles freáticos, a diferencia de los ábacos de
Hoek y Bray.
 Los métodos de dovelas son mucho más flexibles, en las que se realizan hipótesis
respecto a las fuerzas laterales entre las dovelas.
 Los métodos de Morgenstern y Price, Bishop, Janbu son recomendables si se
utilizan por medio de ordenadores ya que el número de cálculos es muy elevado
 La valides de los resultados dependerá siempre de los datos geotectónicos de
partida, entre ellos de las presiones intersticiales y la resistencia al corte, que como
mencionamos son los factores más importantes en la estabilidad de un talud.

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 78


MODELO DE FALLA CIRCULAR

11. BIBLIOGRAFÍA

 Eduardo Alonso Pérez de Ágreda – “Estabilidad de Taludes”, 2005.


 Luis Ortuño Abad UPM – “Estabilidad de taludes en suelo”. 2003.
 Manual de taludes – IGME.
 Pedro Ramírez Oyanguren – Leandro Alejano Monge – “Mecánica de Rocas:
Fundamentos e Ingeniería de Taludes”.
 Fernando Herrera Rodríguez – “Análisis de Estabilidad de Taludes” - UCM, 2000.
 Miguel Angel Chávez Moncayo - Estabilización de Taludes - Proyecto CYTED
XIII, 2005.
 Rock Slopes Engineering - Hoek Y Bray.
 Tesis Doctoral - Svetlana Melentijevic - “Estabilidad de Taludes en Macizos
Rocosos con criterios de rotura no lineales y leyes de fluencia no asociada”, 2005

EAPIM UNMSM | LIZET GIOVANNA ORE SANTI 79