Sunteți pe pagina 1din 2

Teatro callejero

El Teatro en espacios no convencionales, curiosamente llamado de calle, implica una actuación que
exige el máximo de riesgo por parte de actores y actrices, por ello los directores, sobre todo de grupos
nacientes, están obligados a indagar e investigar sobre técnicas que les permitan proteger a los
integrantes de los grupos que han asumido la calle como el lugar ideal de sus manifestaciones estéticas.
La calle reclama lenguajes precisos y apropiados, asi ́, quien lo asume tiene la obligación de prepararse
en dos perspectivas, potenciando su cuerpo y su voz, es decir realizando un entrenamiento apropiado y
desarrollando la imaginación para convertirla en el espacio creativo.

Desde los tiempos de inicio del teatro, tanto en Grecia como en Asia, Á frica y América, ha existido la
preocupación por la preparación del actor y se inventan recursos que lo auxilian a la hora de ejercer su
oficio. Los zancos, los tambores, las banderas, la acrobacia en la calle, las danzas populares incluidas en
el arte escénico, no son más que recursos que utilizan grupos y directores para que sus actores tengan
presencia, acción plástica y posibilidad de cautivar a los desprevenidos espectadores de la calle

se debe tener en cuenta que un actor que realiza su oficio en la calle debe inventar y reinventar el
mundo cada vez que sale a escena, pues nunca se sabe con qué tipo de público encontrará. El
espectador de calle es muy diferente al público que asiste a las salas, porque éste toma autónomamente
la decisión de ir al espectáculo, mientras que el segundo debe ser cautivado por el grupo de teatro, que
lo debe retener y convencer de que lo que está viendo en ese espacio-tiempo es más importante que lo
que iba a hacer.

La biomecánica es una técnica que restaura la unidad entre lo fi ́sico y lo psi ́quico, entre la materia y el
sentimiento.

El teatro se calle requiere vestuarios y decorados sencillos pero llamativos, ya que generalmente no hay
sistema de luces y la amplificación de sonido es reducida o, sencillamente no existe, por lo que el actor
suele depender únicamente de su voz y expresión corporal. Esta limitación en los medios especialmente
en lo que a sonido se refiere, favorece la supervivencia de un teatro esencialmente popular, donde se
priman las disciplinas y habilidades más físicas como la danza, el mimo, algunos tipos de teatro de
títeres, como los espectáculos con cabezudos, y en general, un teatro donde los gestos son más
exagerados y vistosos, como el slapstick. El montaje debe adaptarse al lugar y los actores deben tener la
capacidad vocal para cubrir ese espacio y presencia física para mantener al espectador o transeúnte
atento durante la obra.

Se caracteriza por su itinerancia, como la procesión, teatro circular, semicircular, frontal, aéreo,
happenning, performance, instalación, etc.

En el teatro callejero se pueden encontrar todos los géneros dramáticos, además hace un énfasis en la
música y romper con el naturalismo.

Happening:
Surge en los 50s.
Tiene como tentativa producir una obra de arte que se focaliza en el evento a organizar y en la
participación de los espectadores para que dejen de ser sujetos pasivos y con su actividad alcancen una
liberación a través de la expresión emotiva y la representación colectiva.
Performance:
Muestra escénica con un importante factor de improvisación, en el que la provocación o el asombro, así
como el sentido de la estética, juegan un rol principal.

Instalación:
Auge en los 70s.
Incorpora cualquier medio para crear una experiencia visceral o conceptual en un ambiente
determinado,
Se hace uso de objetos cotidianos resignificados como obra artística. Es una separación de la escultura
tradicional que tiene su principal interés en la forma. Puede incluir cualquier medio, como medios
naturales, o medios nuevos, como video, sonido, computadoras, etc.

Mimo
Alguien que utiliza la mímica como medio teatral para expresar una historia a través de gestos faciales o
movimientos del cuerpo, sin discurso,

Slapstick
Subgénero de comedia que se caracteriza por presentar acciones exageradas de violencia física que no
derivan en consecuencias reales de dolor. Es una forma bulliciosa de comedia que se basa su atractivo
en el dolor, la farsa, los golpes y las bromas prácticas del humor crudo para regar un efecto cómico en el
espectador, excediendo los límites del sentido común.