Sunteți pe pagina 1din 4

PRODUCCION DE OXIGENO INDUSTRIAL

¿Cómo se obtiene industrialmente?

Dado que constituye aproximadamente el 21% de la atmósfera, se obtiene industrialmente


mediante destilación fraccionada del aire líquido. En la parte alta de la columna de destilación se
separa el nitrógeno gaseoso que es el componente más volátil, mientras que el oxígeno se recoge
líquido por la base de la misma. En la actualidad los procesos de licación y destilación se producen
simultáneamente, ya que el nitrógeno gaseoso frio que se recoge en la cabecera del destilador se
utiliza para enfriar el aire en intercambiadores de calor, que queda parcialmente licuado con un
contenido de oxígeno muy superior al 21%.

Otra forma de obtención del oxígeno es la electrólisis del agua a la que previamente se le añade
ácido sulfúrico o sosa con el objeto de hacerla conductora. En este proceso se desprende
hidrogeno en el cátodo y oxígeno en el ánodo.

En el laboratorio, el oxígeno se obtiene por descomposición de algunos de sus compuestos. Los


óxidos de plata y de mercurio se descomponen térmicamente para dar oxígeno y el metal
correspondiente. El clorato de potasio (KClO3 ) se descompone en cloruro de potasio y oxígeno en
una reacción catalizada por el dióxido de manganeso. El peróxido de sodio (Na2O2) se
descompone por la acción del agua generando hidróxido de sodio y oxígeno.

El aire es una materia prima abundante que se obtiene sin coste alguno. Su composición en un
99% es oxígeno más nitrógeno mientras que el 1% restante está constituido por diferentes gases
nobles donde destaca el argon. De todos modos, según la temperatura y la posición pueden
aparecer trazas de otros compuestos como pueden ser el CO2 o el agua. Aparte de estos
compuestos también es posible la presencia de diversos compuestos contaminantes de orígenes
diversos.

Tanto el nitrógeno como el oxígeno son gases que tienen importantes aplicaciones a nivel
industrial y aquí se recogen algunas de ellas:

Nitrógeno:
 Producción de amoníaco
 Como refrigerante en estado líquido
 Creación de atmósferas inertes

Oxígeno:
 Industria metalúrgica (sopletes, producción de acero…)
 Industria química (reacciones oxidativas)
 Oxígeno clínico
10 CARACTERÍSTICAS DEL
OXÍGENO
¿Qué es el oxígeno?

El oxígeno es un elemento químico no metálico, normalmente gaseoso, sumamente abundante en nuestra


atmósfera (20,8% de su volumen actual) y el tercero más abundante del universo (luego del hidrógeno y el
helio). Es indispensable para la vida tal y como la conocemos, en especial por su capacidad para formar junto
al hidrógeno una molécula de agua (H2O).

El nombre del oxígeno proviene del griego antiguo oxys (“ácido”) y –genos(“productor, generador”), es decir,
significa “productor de ácidos” porque en aquellos tiempos se suponía erróneamente que los ácidos contenían
un gran contenido de oxígeno, y de allí su poder corrosivo.

En la Tabla Periódica de los elementos está representada como O. La molécula de oxígeno es usualmente
diatómica (O2) o triatómica (ozono O3) bajo determinadas condiciones de presión.

Como posee una reactividad muy elevada, se encuentran átomos de este elemento en numerosos compuestos
orgánicos e inorgánicos del planeta, en los diversos estados de agregación de la materia. Se trata, pues, de una
sustancia sumamente común en el mundo y el universo conocido.

CARACTERÍSTICAS DEL OXÍGENO


1. En la Tabla Periódica

En la Tabla Periódica el oxígeno se halla al inicio del grupo 16 (VIA), entre los elementos no metálicos.

Está seguido por el azufre (S), selenio (Se) y teluro (Te). Posee un número atómico de 8.

Es uno de los elementos que, en condiciones de presión y temperatura ordinarios, se encuentra en estado
gaseoso.
2. ¿Cuándo fue descubierto?

Aunque se conocían muchas de sus propiedades a partir del estudio del aire desde épocas antiguas, el oxígeno
como elemento fue descubierto en 1772 por Carl Wilhelm Scheele. Este farmacéutico sueco notó, mientras
quemaba óxido de mercurio, que se liberaba un “aire del fuego”.

Otros científicos del momento, como el clérigo británico Joseph Priestley, hicieron el mismo descubrimiento en
experimentos análogos y le dieron el nombre de “aire desflogisticado”.

Más tarde, Antoine de Lavoisier se dedicó al estudio de la combustión y oxidación, y descartó las teorías sobre
el “flogisto”, que era una supuesta sustancia presente en todo lo combustible. Por el contrario, propuso la
existencia de un nuevo elemento químico: el oxígeno.

En 1808 John Dalton elaboró su teoría atómica, que dio pie al desarrollo de la tecnología de licuado de gases.
Así fue posible aislar de ciertos óxidos la molécula de oxígeno.
3. Propiedades químicas

El oxígeno es una sustancia química sumamente reactiva, capaz de formar compuestos con casi todos los
elementos conocidos excepto los gases nobles. Es un elemento no metálico, muy electronegativo. Es el
principal de los anfígenos (formadores de ácidos y bases) y sus estados de oxidación son de -2 y -1 (recibe
electrones).
El oxígeno posee tres isótopos naturales y estables: 16O, 17O y 18O, siendo el primero el más abundante
(99,762%). En todas sus presentaciones es una sustancia inflamable y muy reactiva, que en contacto con
metales forma óxidos y corroe las superficies.
4. Propiedades físicas

El oxígeno en condiciones ordinarias se manifiesta como un gas incoloro, inodoro e insípido. Es sumamente
combustible y mucho más soluble que el nitrógeno: el agua dulce contiene alrededor de 6,04ml de oxígeno por
litro, mientras que el agua marina contiene 4,95ml por litro.

Por otro lado, el oxígeno puede condensarse a -182,95 °C y congelarse a -218,79 °C, pasando a ser líquido y
sólido respectivamente, con una coloración azul tenue.
5. Importancia biológica

El oxígeno es fundamental en la vida como la conocemos, en primer lugar, porque forma parte de
los azúcares y proteínas que componen las sustancias esenciales biológicas: azúcares, proteínas, aminoácidos,
etc. Además, constituye las moléculas esenciales del metabolismo de obtención de energía de los seres vivos.

Por ejemplo, en la fotosíntesis de las bacterias, plantas y otros organismos vegetales se utiliza el dióxido de
carbono (CO2) del aire para conservar el carbono y, mediante la energía extraída de la luz solar, romper
también las moléculas del agua y elaborar glucosa, su propia fuente de alimento. Por último, el oxígeno es
liberado al ambiente.

Gracias a este proceso, hace 2500 millones de años la atmósferaempezó a llenarse de este elemento. Muchas
formas de vida anaeróbica en la época fueron eliminadas.

Por el contrario, los animales y otros seres vivos capaces de respirar, necesitamos el oxígeno atmosférico para
romper las moléculas de glucosa que obtenemos de la alimentación. De esta manera, obtenemos
la energía necesaria para subsistir. Este proceso toma el O2del aire y libera como subproducto CO2.
6. Uso industrial

El oxígeno posee enormes aplicaciones en las industrias humanas, tales como:

 Usos médicos. El oxígeno se emplea como gas respirable en el mantenimiento con vida de pacientes
quirúrgicos y como terapia (oxigenoterapia) para pacientes de afecciones cardíacas, pulmonares, etc.
Ciertos isótopos sintéticos como el 15O se usan para tomografías positrónicas.
 Apoyo vital. En las misiones espaciales, submarinas y similares, el oxígeno gaseoso a baja presión se
emplea como gas respirable, para sostener los niveles de habitabilidad de trajes, naves y habitáculos.
 Usos industriales. 55% del oxígeno producido en el mundo entero en laboratorios se destina a la
producción de aleaciones del hierro como el acero. Otro 25% se destina a la industria química, para crear
óxido de etileno (C2H4O), base para la fabricación de numerosos materiales textiles y plásticos.
Finalmente, se emplea también oxígeno para quemar acetileno y fabricar sopletes capaces de cortar metal
con suma rapidez.
 Combustibles y purificadores. El oxígeno sirve también para oxidar el combustible de cohetes, para
tratamiento de aguas residuales o, como ozono (O3) para purificadores de agua.
7. Producción industrial

La producción industrial del oxígeno se da principalmente a través de dos métodos:

 Filtrado de zeolita. Consiste en pasar un chorro de aire limpio y seco a través de tamices moleculares
que retienen el nitrógeno y dejan pasar un aire cuyo contenido de oxígeno oscila entre 90 y 93%. Este
método se emplea para obtener oxígeno a baja escala.
 Electrólisis del agua. Este método consiste en la descomposición de la molécula del agua mediante la
inyección de electricidad en un dipolo: el ánodo (+) atrae las moléculas de oxígeno gaseoso hacia un
recipiente, y el cátodo (-) las de hidrógeno, aprovechando sus diferencias de electronegatividad.
8. Compuestos inorgánicos

El oxígeno reacciona con otros elementos para formar, generalmente, moléculas de óxido, debido a su potente
electronegatividad. En casi todos ellos se impone un estado de oxidación de -2, excepto en los peróxidos (que es
-1).

El compuesto inorgánico más habitual del oxígeno es el agua, pero existen muchísimos óxidos en los que se
combina un elemento metálico con oxígeno, como el dióxido de silicio (SiO2), presente en la arena y el granito;
la alúmina (Al2O3) presente en la bauxita y el corindón; el óxido férrico (Fe2O3), en la hematita y el orín; etc.
9. Compuestos orgánicos

En la química orgánica, el oxígeno es un elemento común como parte de macromoléculas complejas, tales
como los alcoholes (R-OH), éteres (R-O-R), cetonas (R-CO-R), aldehídos (R-CO-H), ésteres (R-COO-R), etc.
Por esta razón muchos disolventes orgánicos tienen presencia fuerte de oxígeno.

Sin embargo, la mayoría de los compuestos orgánicos con oxígeno, a diferencia de los inorgánicos, no se
producen por acción directa de éste, sino como parte de procesos químicos más complejos.
10. Riesgos en su uso

El oxígeno gaseoso (O2) puede ser un agente tóxico en el cuerpo humano cuando éste se halla a una presión
mayor de 50 kPa. Es el tipo de presión a la que se someten los buzos y submarinistas de profundidad. Entre los
síntomas de la intoxicación con oxígeno están las convulsiones, daños oculares, espasmos y daños
neurológicos.

Por otro lado, al ser tan combustible, el manejo de oxígeno en concentraciones altas implica riesgos de estallido
o incendio, dado que la molécula es propensa a una rápida combustión