Sunteți pe pagina 1din 1

Universidad Distrital Francisco José de Caldas

Facultad de Ciencias y Educación


Licenciatura en Humanidades y Lengua castellana
La cultura y la ciencia

23 de abril 2019

Jorge Andrés Páez Cano 20151160047

Al respecto sobre las biografías, Jorge Luis Borges escribiría que era tratar de inculcar en
un tercero los recuerdos de otra persona: ‘‘Que un individuo quiera despertar en otro
individuo recuerdos que no pertenecieron más que a un tercero es una paradoja evidente.
Ejecutar con despreocupación esa paradoja es la inocente voluntad de toda
biografía’’(Borges, J, 1930), en este caso se refiere a la Biografía de la Física, que también
resulta ser la biografía de los hombres, la biografía de cómo han consolidado su
conocimiento a través de los siglos, de cómo los hombres trabajan con sus ideas para
comprender el misterio del mundo, desde los cálculos de los griegos y pasando por temas
tan modernos como la termodinámica, George Gamow hace un esbozo de lo que han sido
las ciencias físicas. También se sabe que la física ha ayudado a consolidar teorías incluso de
la comunicación: la ley entrópica de la comunicación nos dice que a medida que un
mensaje atraviesa por diferentes medios va perdiendo parte de su esencia.

El libro recorre las grandes anécdotas de los físicos, entre las que se encuentra la de
Galileo, quien se dice que estaba en la iglesia cuando al observar minuciosamente el
movimiento de un péndulo lo que hizo fue llegar a la casa a reproducir el mismo
experimento para poder llegar a diferentes conclusiones. Asimismo encontramos el ejemplo
de Henry Cavendish, el hombre que se dedicaba a estar encerrado haciendo experimentos
científicos, encontramos la ley de la palanca de Arquímedes. El libro nos muestra la
etimología de las grades palabras de la física, como el magnetismo y la electricidad a partir
de anécdotas que se vivieron el mundo helénico.

Es evidente que los estudios sobre la física son transversales a muchas de las disciplinas de
las que se ha encargado el ser humano, por ejemplo, el hecho de estudiar la cantidad de
ruido que puede escuchar una persona se estudia en ramas como la lingüística en la que se
estudian a fondo las condiciones que hacen posible que una persona pueda oír, además de
ello el ejemplo que pone Gamow en cuanto al placer o al desplacer que se siente al
escuchar determinadas frecuencias se evidencia en películas como 2001: Odisea Espacial
en la que se evidencia de qué manera unos hombres que llegan a la Luna no saben qué
sonido es el que les molesta a tal punto de ser muy chirriante.