Sunteți pe pagina 1din 9

ANÁLISIS DE LA POLÍTICA EXTERIOR VENEZOLANA ANTES

EL PROCESO BOLIVARIANO

Al iniciarse un nuevo período en la Historia Nacional con el establecimiento de


la Democracia, la política exterior venezolana se orientó a mantener relaciones
de mutuo respeto con la mayor parte de los países del mundo, así como
asegurar la colaboración del país en todos los esfuerzos para consolidar la paz
y la democracia en el mundo y a participar vivamente en todos los proyectos
encauzados a la defensa de los derechos humanos. Tales principios fueron
señalados en el preámbulo de la Constitución promulgada en 1961.

Sin embargo, en los primeros años de la década de 1960, la implementación de


la llamada Doctrina Betancourt que implicaba el reconocimiento por parte de
Venezuela sólo a regímenes legitimados por elecciones democráticas causó la
ruptura de relaciones diplomáticas con un gran número de países,
particularmente en el continente americano, lo cual llevó a un relativo
aislamiento de Venezuela en el contexto de su política exterior.

Otro hecho de gran importancia lo constituyó la actuación protagónica de


Venezuela en la fundación de la OPEP, ocurrida en 1960. Dicha actuación se
correspondió con el desarrollo de una política exterior en materia económica
bien definida, que buscaba la defensa de los interese petroleros venezolanos
en el contexto mundial.

Durante el Gobierno de Raúl Leoni (1964-1969), la ya referida doctrina


Betancourt permaneció vigente, aunque se observó mayor flexibilidad en su
aplicación; como consecuencia del agravamiento de las tensiones con los
sectores de izquierda a nivel nacional e internacional, el Gobierno de Leoni
interrumpió las relaciones de Venezuela con la Unión soviética, relaciones que
databan de 1945.

Con el gobierno del Presidente Rafael Caldera, se estableció un criterio más


amplio y realista de pluralismo ideológico, que permitió darle un nuevo impulsó

1
a las relaciones exteriores del país. El nuevo principio rector de la política
internacional practicada durante dicho gobierno estuvo orientado básicamente
al mejoramiento de las relaciones Norte-Sur, a la vez que se fundamentó en los
postulados teóricos del desarrollo de la humanidad, que suponía la redefinición
de la economía mundial sobre criterios de mayor justicia y equidad.

LA POLITICA EXTERIOR DE VENEZUELA EN LA ACTUALIDAD.

En la actualidad la Política Exterior de Venezuela, está regida por los


fundamentos de la constitución de 1999 de ese país que establece los
principios de independencia, igualdad entre los Estados, libre determinación y
no intervención, solución pacífica de los conflictos, cooperación, respeto a los
derechos humanos, solidaridad entre los pueblos y la democratización en la
toma de decisiones en los organismos internacionales. Según su constitución
Venezuela también debe promover y consolidar la integración latinoamericana
y caribeña, el desarme nuclear y el equilibrio ecológico.

Al mismo tiempo, la participación de Venezuela en mecanismos de cooperació


ntendientes a la articulación de esfuerzos entre los países menos desarrollados
como el Grupo de Río, el Movimiento de Países No Alineados, el Grupo de los
77 y el Grupo de los 15, ha dado un gran impulso a fin de conseguir las metas
de la política exterior venezolana.

La política Exterior del actual gobierno ha sido tremendamente activa y en


ocasiones, no libre de polémicas; en el afán por ayudar a la concreción de un
orden económico Multipolar, se han sostenido reuniones y tratados con
gobiernos de los cinco continentes, destacando el establecimiento de fuertes
vínculos políticos y comerciales con los miembros de la OPEP, además de
países como China , Brasil , Cuba y Argentina ; de forma paradójica, a medida
que las relaciones comerciales con los Estados Unidos han ido en aumento, ha
crecido también el enfrentamiento político entre los gobiernos de Washington y
Caracas.

2
ANALISIS DEL ARTÍCULO 152 DE LA C.R.B.V.
Las relaciones internacionales de la República responden a los fines del Estado
en función de la soberanía y de los intereses del pueblo; ellas se rigen por los
principios de independencia, igualdad entre los Estados, libre determinación y
no intervención en sus asuntos internos, solución pacífica de los conflictos
internacionales, cooperación, respeto de los derechos humanos y solidaridad
entre los pueblos en la lucha por su emancipación y el bienestar de la
humanidad. La República mantendrá la más firme y decidida defensa de estos
principios y de la práctica democrática en todos los organismos e instituciones
internacionales.

ESTRATEGIAS ACTUALES EN MATERIA SOCIAL, ECONÓMICA,


CULTURAL Y POLÍTICA.

La importancia que tiene el buen desempeño de las relaciones internacionales


en el desarrollo, político, comercial, cultural es fundamental hoy en día para
alcanzar el desarrollo integral de las naciones. Actualmente, no hay una nación
en el mundo que pueda considerarse autosuficiente y que no requiera del
apoyo del resto de los países incluso hasta las naciones más ricas necesitan
recursos de los cuales carecen y por medio del comercio exterior y los
acuerdos internacionales logran suplir sus necesidades y carencias en otras
zonas.

La estructura social de Venezuela está en proceso de transición hacia una


formación económico social más incluyente, porque el Gobierno está
ejecutando, especialmente con las Misiones, un proceso de inclusión social
masivo y acelerado, financiado por la nueva forma de utilizar la renta petrolera,
lo que ha permitido avanzar en la cobertura y la universalización en la
satisfacción de necesidades de identidad, alimentación, salud, educación,
vivienda y empleo.

A la diversidad biológica, de edad, étnica y de género se le han sobrepuestohis


tóricamente desigualdades sociales, reproducidas por un Estado al servicio de

3
los intereses del capital en detrimento del trabajo, que han contribuido al
aumento de las limitaciones en las capacidades individuales y colectivas,
requeridas para el disfrute de los derechos humanos y sociales.

La política de inclusión económica y social forma parte del sistema de


planificación, producción y distribución orientado hacia el Socialismo, donde lo
relevante es el desarrollo progresivo de la propiedad social sobre los medios de
producción, la implementación de sistemas de intercambios justos, equitativos
y solidarios contrarios al capitalismo, avanzar hacia la superación de las
diferencias y de la discriminación entre el trabajo físico e intelectual y reconocer
al trabajo como única actividad que genera valor y, por tanto, que legitima el
derecho de propiedad. Todo orientado por el principio de cada cual según su
capacidad, a cada quien según su trabajo.

La suprema felicidad social es la visión de largo plazo que tiene como punto
departida la construcción de una estructura social incluyente, formando una
nueva sociedad de incluidos, un nuevo modelo social, productivo, socialista,
humanista, endógeno, donde todos vivamos en similares condiciones rumbo a
lo que decía Simón Bolívar: "La Suprema Felicidad Social".

La implementación de un modelo de desarrollo que coloque al ser humano en


el centro de su atención debe reconciliar su relación con el medio ambiente,
impulsando un modelo de producción y de consumo que ponga límites al
crecimiento sin postergar los derechos de los pobres. La educación ambiental
debe permear todos los estratos sociales y todos los niveles educativos.

OBJETIVOS
 Reducir la miseria a cero y acelerar la disminución de la pobreza.
 Transformar las relaciones sociales de producción construyendo unas de
tipo socialistas basadas en la propiedad social.
 Fortalecer las capacidades básicas para el trabajo productivo.

 Promover una ética, cultura y educación liberadoras y solidarias.

4
 Profundizar la solidaridad con los excluidos de América Latina y el
Caribe.

ESTRATEGIAS Y POLÍTICAS.

 Superar la pobreza y atender integralmente a la población en situación


de extrema pobreza y máxima exclusión social.

 Profundizar la atención integral en salud de forma universal.

 Garantizar el acceso a una vivienda digna.

 Garantizar una seguridad social universal y solidaria y los mecanismos


institucionales del mercado de trabajo.

 Fomentar la participación organizada del pueblo en la planificación de la


producción y la socialización equitativa de los excedentes.

3-IDEAS INTEGRACIONISTAS. PRINCIPALES EJEMPLO: MERCOSUR,


ALBA, PETROCARIBE, TELESUR, GASODUCTO LATINOAMERICANO.

Venezuela tiene una postura enérgica en política exterior, haciendo especial


hincapié en las relaciones con sus vecinos de América Latina. Tiene opiniones
firmes sobre la integración regional sudamericana y recientemente ha
abandonado la Comunidad Andina para adherirse a Mercosur. Se opone al
Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) y, junto con Cuba, ha
propuesto la Alternativa Bolivariana para América (ALBA). Las relaciones con
Colombia revisten especial importancia, debido sobre todo a que los conflictos
internos de este país representan una amenaza para la seguridad de
Venezuela.

La política exterior venezolana es hoy absolutamente autónoma y sus


directrices son concebidas en el gobierno nacional, como fiel representante de
su pueblo, y ejecutadas y evaluadas por sus instituciones y el apoyo popular.
Ningún centro de poder influye en la concepción de las relaciones exteriores de

5
Venezuela, muy por el contrario, Washington, que fungió como metrópoli con
respecto a Caracas hasta1999, ha encontrado en Venezuela la más férrea de
las oposiciones a su política exterior imperialista y devastadora. Venezuela ha
diversificado y fortalecido sus relaciones con pueblos y Estados de todo el
mundo, alcanzando incluso alianzas geoestratégicas de gran importancia con
socios “no tradicionales”. De esta manera se revierte el pasado colonial y
neocolonial durante el cual sus relaciones se limitaban a las que establecía o
permitía EEUU, el impulso meramente mercantilista de la integración
latinoamericana y puntuales vínculos diplomáticos y culturales con Europa. La
profundización de la integración de la región bajo el liderazgo del Gobierno
Bolivariano, así como las alianzas con China, Rusia, India, Indonesia, Irán,
entre otras, dan fe del la absoluta soberanía de Venezuela en sus relaciones
exteriores.

* Multipolarismo: El equilibrio del universo, al cual se refería el Libertador


como fuente de un mundo en paz, está hoy más vigente que nunca en
Venezuela. En la búsqueda de la conformación de un mundo multipolar, de un
equilibrio que detenga las pretensiones unilaterales de Washington, Venezuela
ha impulsado la conformación de bloques regionales, comenzando, por
supuesto, por la consolidación de la unión latinoamericana a través del
fortalecimiento del MERCOSUR, la concreción del ALBA e iniciativas solidarias
como Petrocaribe, con el único objetivo estratégico de facilitar la conformación
de un polo de poder latinoamericano. Pero más allá de la región, Venezuela ha
apostado por el fortalecimiento y reagrupamiento del Sur en todos los foros
internacionales, y ha establecido alianzas con importantes países,
representantes por excelencia de los polos de poder que puedan contener y
neutralizar las arremetidas unipolares e imperiales. Sólo el equilibrio sano de
poderes, podrá liberar al mundo de la dominación de los centros de poder
transnacionales. Sólo el impulso de polos de poder en el Sur del mundo
permitirá que nuestros países progresen integralmente, superen la miseria y la
dependencia.

* Solidaridad y complementariedad: El gobierno venezolano ha venido


desarrollando políticas de unión entre los pueblos, más allá cooperación o

6
negocios entre los Estados, facilitándose ambos procesos cuando se cuenta
con gobiernos que realmente interpretan a sus pueblos. Venezuela reconoce
en todo momento las asimetrías que existen entre las economías, los índices
de pobreza y miseria, las realidades productivas de cada país, las necesidades
y potencialidades sociales de cada uno de los pueblos. Sobre la base de ese
reconocimiento explícito de realidades, Venezuela asume políticas unilaterales
de solidaridad, sin esperar contrapartidas ni reciprocidad; así como también
establece convenios, intercambios y tratados que se fundamentan en esas
asimetrías, en esas realidades sociales y productivas, apuntando a la
complementariedad y no a la competitividad. En este cuadro se enmarcan, la
internacionalización de las Misiones Sociales, la cooperación energética, la
oferta de plazas y becas universitarias, la conformación de compañías
multiestelares y hasta el trueque a gran escala, como lo es el intercambio de
petróleo por bienes y servicios que ofrezcan otros Estados. Sin duda, una
revolución socialista no puede concebirse aisladamente, razón por la cual la
colaboración y cooperación con aquellos pueblos que experimenten
transformaciones sociales, humanistas y estructurales profundas, será siempre
destacable. Incluso la integración capitalista, como la Europea, contempla los
fondos de cohesión para asistir con recursos financieros y facilidades a los
países menos desarrollados de la Unión. En el caso de las políticas de unión
socialistas, la visión internacionalista de solidaridad, apoyo y
complementariedad, son inherentes a la construcción de una nueva manera de
interrelacionarse con los demás actores internacionales, hacia la
transformación definitiva de las estructuras capitalistas y excluyentes del
sistema mundial actual.
Hoy Venezuela concreta el proceso independentista liderado por Simón Bolívar
hace 200 años, también, como nuestros próceres y el Ejército Libertador, le
extendemos la mano solidaria a nuestros pueblos hermanos para que también
ellos logren la independencia y el bienestar común.

Los principios y directrices de la política exterior venezolana, rumbo al


socialismo, e han traducido en metodologías y proyectos concretos para la
liberación. El más notable de ellos es el ALBA (Alternativa Bolivariana para los
Pueblos de

7
Nuestra América), una propuesta que rescata los principios socialistas, enmarc
ada en elaún vigente conflicto entre el Bolivarianismo y el Monroísmo; es decir,
a todas luces una alternativa fundamentada en la soberanía, la solidaridad, la
unión latinoamericana y caribeña, el antiimperialismo y la búsqueda de una
sociedad justa y equitativa. Venezuela y Cuba conformaron el ALBA en
diciembre de 2004, adhiriéndose Bolivia en abril de 2006 y Nicaragua en enero
de 2007.

Se trata de países cuyos gobiernos se han orientado hacia el progreso y la


inclusión, con valores sociales y solidarios. No obstante, el ALBA está abierta,
no sólo a otros gobiernos nacionales, sino a gobiernos locales y movimientos
sociales que crean y tengan la voluntad de generar en un tipo de integral y
humanista. La integración latinoamericana en el siglo XX, impuesta desde el
norte, hizo énfasis, casi exclusivo, en la economía, el comercio, razón por la
cual jamás se concretó, pues los pueblos se mantuvieron al margen. El
corolario de ese tipo de integración vendría a ser el ALCA (Área de Libre
Comercio para las Américas), propuesta estadounidense que hubiese
constituido la anexión imperial subliminal de todo el continente, poniendo fin a
nuestra identidad como pueblos y expandiendo los problemas de la
desigualdad, la exclusión, la explotación.

EL ALBA surge entonces para demostrar que existe una vía alternativa,
concreta, en la cual los social y cultural siempre es prioritario, reconociendo
siempre la relevancia de las esferas política y económica, pero siempre en
función del bienestar, siempre en función de los pueblos. Y dentro del ALBA
hemos visto, no sólo aumentar el intercambio comercial, sino el intercambio de
políticas sociales, de cultura, de conocimientos, transferencia de tecnologías,
proyectos conjuntos productivos conjuntos, intercambio de información, de
experiencias sociales, de encuentro y cooperación de los movimientos de base,
trabajadores, campesinos, estudiantes. Se ha constituido el ALBA en ejemplo
tangible de esa política exterior internacionalista, social, humanista, multipolar
que han desarrollar nuestros pueblos para propiciar los cambios definitivos que
requiere el sistema internacional y la relaciones entre los pueblos, si en

8
realidad queremos generar ese otro mundo posible e imprescindible que tanto
ansiamos.

ANÁLISIS CRÍTICO REFLEXIVO

Para nuestro criterio al terminar esta compleja investigación es fundamental


tener en cuenta al estudiar el tema de la política exterior de cualquier país, que
las Relaciones Internacionales de cada Nación están fuertemente
condicionadas por las circunstancias y acontecimientos políticos que se dan en
la escena internacional, por lo que su estudio es de suma dificultad; de hecho,
las Relaciones Internacionales están altamente determinadas no sólo por las
relaciones entre dos países cualesquiera, sino también por las tendencias
económicas y políticas que condicionan las relaciones del conjunto de
Naciones que constituyen la comunidad internacional.

Venezuela hace vida activa en distintas organizaciones internacionales, en el


ámbito regional, continental y mundial, como la ONU. En el presente análisis se
hará una revisión general de la política exterior de los distintos gobiernos que
se han sucedido en el poder en Venezuela, desde 1958 hasta hoy. Durante
todo ese lapso de tiempo Venezuela ha permanecido dentro de un sistema
democrático de gobierno en el que, la política exterior ha buscado obtener para
el país condiciones idóneas para su desenvolvimiento y desarrollo en el marco
de las relaciones internacionales con diversas Naciones del mundo.

Cada día observamos cómo es necesario el que los gobiernos se concentren


en consolidar una buena política de comercio exterior en pro de actuar
positivamente en los escenarios internacionales, que le favorezcan, ayuden en
su desarrollo, en el intercambio que les genere beneficios en su economía, en
el logro de una buena integración y alianzas.