Sunteți pe pagina 1din 9

EL CRISTIANO Y LA OPOSICIÓN

(Mateo 10:16-25)

Introducción:

- En el momento en que Jesús nace había una expectativa en el pueblo de Israel del Mesías
que vendría. Este pueblo esperaba al Rey que les liberaría. El Rey que los salvaría.

 Muchos, la gran mayoría, pensaron que este Rey vendría a salvarlos del yugo temporal de un
imperio que les oprimía.

 Jesús llama a Doce hombres para que lo sigan, los dota de una autoridad especial para realizar
milagros, les llama Apóstoles, y los envía como sus heraldos, como los mensajeros del Rey,
con instrucciones específicas.

 Ellos tenían que ir por las ciudades de Israel con el siguiente mensaje:

“El reino de los cielos se ha acercado”


“¡El Rey ha llegado!”.

- Pongámonos un momento en los zapatos de los Doce apóstoles:

 El pueblo de Israel esperaba al Rey.

 Y entre todo ese pueblo el Rey llama a Doce para proclamar al resto de la nación que Él ha
llegado.

 Es un privilegio único el de estos Doce hombres llamados apóstoles.

 ¡Cuán grades, cuán importantes debían sentirse ellos!

 En sus pensamientos era solo cuestión de tiempo para que el Rey instaurara su reino sobre
la tierra.

- Al ser ellos los heraldos del Rey, sus hombres principales, los íntimos, con toda
probabilidad en su mente estaba instalado el pensamiento de bienestar absoluto.

“Somos los heraldos del Rey. Somos sus Doce principales. Ahora que somos enviados con instrucciones
específicas por el Rey para anunciar su llegada seremos escuchados por el pueblo. ¡Seremos respetados
entre el pueblo!”.

 Hasta este momento la oposición a Jesús no era tan dramática.


 A lo largo de su ministerio esta iría en aumento hasta culminar con su muerte.
 Pero la muerte del Rey era algo que todavía no estaba en el pensamiento de los Doce.
 Tan es así que más adelante, cuando el Señor anuncia claramente sus sufrimientos por manos
de los líderes religiosos, el apóstol Pedro se escandaliza y tiene la osadía de llamar al Rey a
sus cabales al decirle:

(Mateo 16) “Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca”
- En el pensamiento del apóstol Pedro era inconcebible que el Rey sufriera y mucho menos
que el Rey muriera.

 Y esto no solo respecto a Pedro.


 En el evangelio de Marcos se nos enseña que esto era algo inconcebible para todos ellos.

Marcos 9:31-32 “Jesús enseñaba a sus discípulos, y les decía: El Hijo del Hombre será
entregado en manos de hombres, y le matarán; pero después de muerto, resucitará al tercer
día. Pero ellos no entendían esta palabra, y tenían miedo de preguntarle”

 Es bastante probable que el razonamiento de Pedro y del resto de los Doce fuera:

“El Rey no va a sufrir, es obvio, es el Rey; y a nosotros como sus hombres principales tampoco va a
permitir que suframos, eso es seguro”.

Por eso, muy temprano en su ministerio, y cuando recién les imparte la autoridad y los delega como apóstoles y los va
a enviar a su primera misión, acto seguido de las instrucciones, les advierte de las persecuciones que van a sufrir y la
oposición que van a encontrar en la sociedad.

 Eso es lo que encontramos en la porción de la Escritura que el Señor ha apartado para


nosotros este día.
 Las advertencias de las persecuciones y la oposición que los apóstoles encontrarían en la
sociedad. Leamos el texto bíblico.

Fundamento Bíblico:
Mateo 10:16-25 He aquí, yo os envío como a ovejas en medio de lobos; sed, pues,
prudentes como serpientes, y sencillos como palomas. [17] Y guardaos de los hombres,
porque os entregarán a los concilios, y en sus sinagogas os azotarán; [18] y aun ante
gobernadores y reyes seréis llevados por causa de mí, para testimonio a ellos y a los
gentiles. [19] Más cuando os entreguen, no os preocupéis por cómo o qué hablaréis;
porque en aquella hora os será dado lo que habéis de hablar. [20] Porque no sois
vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros. [21] El
hermano entregará a la muerte al hermano, y el padre al hijo; y los hijos se levantarán
contra los padres, y los harán morir. [22] Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi
nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo. [23] Cuando os persigan en
esta ciudad, huid a la otra; porque de cierto os digo, que no acabaréis de recorrer todas las
ciudades de Israel, antes que venga el Hijo del Hombre. [24] El discípulo no es más que
su maestro, ni el siervo más que su señor. [25] Bástale al discípulo ser como su maestro,
y al siervo como su señor. Si al padre de familia llamaron Beelzebú, ¿cuánto más a los de
su casa?

Desarrollo del Tema:

- El propósito del Señor al dirigir estas palabras a sus Doce:

Advertirles de las persecuciones que van a sufrir y la oposición que se encontrarán en la


sociedad.

 Con estas palabras el Señor les quita toda falsa expectativa a sus discípulos.
 Los trae de vuelta a la realidad.
 Ciertamente ellos eran heraldos del Rey,
 El problema es que la condición del hombre es tal que rechaza al Rey del universo,
 Esa es la naturaleza de todo hombre bajo el cielo antes de ser traído por Dios a los pies de
Cristo.
- En el evangelio se nos ofrece a todos los hombres vida eterna.

 Pero nunca se nos promete que seremos personas prestigiosas y respetables.


 Se nos promete vida eterna y gozo incluso en medio de las persecuciones.
 Pero nunca se nos promete que no seremos perseguidos o atribulados.

Dice Carballosa:
“Los hombres ofrecen premios, galardones, diplomas y ramos de rosas. Jesús ofrece arrestos, azotes,
divisiones, odios, persecuciones… Los hombres ofrecen comodidades, tranquilidad, abundancia,
satisfacción y valor personal. Jesús ofrece dificultades, peligros e incluso muerte. Difícilmente podría
decirse que esa es la manera de obtener discípulos. Pero esa era la realidad que Cristo ofreció a aquel
grupo de hombres”.

 Y es la misma realidad que nos ofrece a nosotros.

- Puede ser que hoy en día se ofrezcan desde muchos púlpitos:

 La abundancia que el hombre tanto desea,


 El reconocimiento que buscamos entre nuestros semejantes
 La importancia de la cual quiere gozar el ser humano.
 Pero la pregunta es:

+ ¿Fue eso lo que ofreció Jesús?


+ ¿Por qué en nombre suyo se le ofrece al hombre lo que Él nunca ofreció?

- Ciertamente Jesús ofrece abundancia, pero no una abundancia según el mundo.

 La abundancia que Jesús ofrece es la abundancia de una vida que se sabe reconciliada con
Dios por medio de Jesús.
 Una vida abundante es aquella que goza de saber que todos sus pecados han sido
perdonados,
 Que ya no hay deuda con Dios, porque Jesús la llevó en la cruz.
 Una vida abundante es aquella con una conciencia limpia por la sangre de Cristo.
 Es una vida tan abundante que, aunque exista persecución y difamación, el gozo no
desaparece, se inflama.

- Si como cristianos nos preguntamos:

+ ¿Qué podemos esperar del mundo?


+ ¿Qué nos dijo Jesús que podemos esperar por seguirle a Él?

 La respuesta la encontramos en estos versículos.

- Lo primero que nos dice el Señor es:

“Guárdense de los hombres”

 La palabra que se traduce por guárdense es una expresión que literalmente significa: asirse
de o aferrarse a; en el sentido de poner la atención sobre algo.
 Algunas versiones de la Biblia traducen esta expresión como cuídense.
 ¡Estén alerta de los hombres!

- Pero la pregunta es: ¿Por qué tanto cuidado con respecto a los hombres?

 Y la razón o la respuesta es que los hombres los entregarían.


Mateo 10:17 Y guardaos de los hombres, porque os entregarán.

 Aquí está la razón de estar atentos contra ellos.


 Estos hombres que los entregarían.

- ¿Qué clase de hombres son aquellos de los cuales los discípulos tienen que estar atentos?

Mateo 10:17-18, 21 Y guardaos de los hombres, porque os entregarán a los concilios, y en


sus sinagogas os azotarán; (18) y aun ante gobernadores y reyes seréis llevados…
(21) El hermano entregará a la muerte al hermano, y el padre al hijo; y los hijos se
levantarán contra los padres, y los harán morir.

 Estos hombres de los cuales habla la Escritura se encuentran en:

+ Los concilios y sinagogas,


+ Entre los gobernantes y reyes
+ Y en la propia familia.

 Es decir:

+ En el ámbito religioso,
+ En el ámbito civil
+ En el ámbito familiar.

 Desde el círculo más estrecho hasta el círculo más amplio.


 Tanto de los más cercanos como de los más lejanos.
 Prácticamente estos hombres están en todo lugar.
 Sí, y eso lo resume el Señor en el versículo 22 cuando dice:

“Y seréis aborrecidos de todos…”.

- Lo cual no significa que todos y cada una de las personas que nos rodean nos aborrecerán.

 Sino más bien que la sociedad en general nos rechazará


 Y nos encontraremos aún con los más cercanos a nosotros como si fueran nuestros enemigos.
 En unos versículos más adelante, el Señor se referirá a los enemigos nuestros como los
propios familiares cuando dice:

“Y los enemigos del hombre serán los de su casa”.

Si alguien piensa que esto puede suceder en otras familias, pero no en la propia, o que el ser entregados
por amigos íntimos y familiares es un tanto exagerado, es porque desconoce lo perversa que es la
naturaleza humana, es porque tiene al hombre en un concepto erróneo, es porque desconoce lo molesto e
inquietante que puede ser para el hombre que alguien que ha sido alcanzado por el evangelio esté
redarguyéndole con su manera piadosa de vivir y atribuyendo en cada una de sus acciones la gloria a Dios
en Jesucristo.

- Es porque desconoce que el mundo es habitado según la Escritura por dos tipos de
personas:

 Los hijos de Dios que viven por la fe en Jesucristo;


 Y los que independientemente de la religión o no religión que profesen no viven por fe en Cristo
y por lo tanto son hijos del diablo.
1 Juan 3:10,12-15 En esto se manifiestan los hijos de Dios, y los hijos del diablo: todo aquel que no hace
justicia, y que no ama a su hermano, no es de Dios… [12] No como Caín, que era del maligno y mató a su
hermano. ¿Y por qué causa le mató? Porque sus obras eran malas, y las de su hermano
justas. [13] Hermanos míos, no os extrañéis si el mundo os aborrece. [14] Nosotros sabemos que hemos
pasado de muerte a vida, en que amamos a los hermanos. El que no ama a su hermano, permanece en
muerte. [15] Todo aquel que aborrece a su hermano es homicida; y sabéis que ningún homicida tiene vida
eterna permanente en él.

- Brevemente. Me interesan cuatro aspectos de este texto que está ligado al de Mateo:

1. No todos son hijos de Dios como comúnmente se piensa.


2. La diferencia entre Caín y Abel es que las obras de Caín eran malas y las de Abel justas.

 Pero las obras eran solo el resultado de la simiente a la que cada uno de ellos pertenecía.
 Cuando vamos a la carta a los Hebreos se nos dice que Abel ofreció mejor sacrificio porque
tenía fe.
 Ambos llevaron a cabo actos religiosos, ambos llevaron a cabo sacrificios,
 pero uno lo hacía por fe en Cristo, el otro no.
 Por lo tanto hay que entender aquí como queda claro por el resto de la Escritura que las obras
de cada uno son resultado de la fe.

3. No importa el vínculo familiar, si son hijos de los mismos padres, uno puede ser un hijo de Dios y
el otro un hijo del diablo.
4. Finalmente dice Juan que todo aquel que aborrece es un homicida.

 No importa si lleva o no a cabo el acto externo del homicidio.


 Cuando se aborrece a alguien por ser cristiano es evidencia de que pertenece a la misma
familia de Caín y que lleva un asesino adentro.

- Es interesante notar que esto lo dice el apóstol Juan para que el creyente no se sorprenda
si el mundo le aborrece.

 Y este aborrecimiento puede venir incluso de un ser tan cercano como un hermano de sangre
 Y que la razón de tal aborrecimiento es que el uno tiene fe en Cristo.
 Cristo es la causa de que se le aborrezca.
 Y eso mismo es lo que enseña el Señor en el evangelio de Mateo.

- ¿Cuál es la causa, cuál es la razón por la cual la sociedad en general nos aborrecerá?

 La respuesta la encontramos en los versículos 18 y 22:

Mateo 10:18 Y aun antes gobernadores y reyes seréis llevados por causa de mí.
Mateo 10:22 Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre.

- Fijémonos en lo siguiente:

 En el versículo 17 Jesús les dice a los apóstoles que serán entregados a los concilios y en
las sinagogas los azotarán.
 En las sinagogas los miembros rebeldes eran azotados desnudos,
 Ni los concilios ni siquiera el sanedrín podían castigar a alguien hasta matarlo.
 Solo las autoridades civiles como el gobernador romano podía dictaminar tal sentencia.
 Así que el que los entregaran a los gobernadores y reyes tenía el propósito de que estos
dictaran tal sentencia.
 Es un aborrecimiento que no se contenta con los azotes, sino que su fin último es la muerte
del aborrecido, desaparecerlo.
- Ahora bien, esa es la intención de los judíos al llevar a los apóstoles hasta estas
instituciones civiles, pero el texto nos dice algo que yo todavía no he tocado.

 Jesús les dice que la razón por la cual ellos serían llevados hasta gobernadores y reyes sería
por causa de Él y para testimonio a estos gobernantes y el resto de los gentiles que los
escuchen cuando los entreguen hasta estas instancias.

- ¿Por qué este detalle es importante?

 Porque nos ubica en cuanto al contexto.


 Presten atención.

- ¿Recuerdan que una de las instrucciones de Jesús al inicio del capítulo 10 para los
apóstoles es que no vayan a los gentiles sino tan solo a los judíos?

 Y que la razón de esto es porque en el plan redentor de Dios la expansión del evangelio a los
gentiles se daría solo hasta después del derramamiento del Espíritu Santo en Pentecostés.

- ¿Recuerdan que esta es una de las claves para ver estas instrucciones y las advertencias
que estamos viendo hoy como temporales y restringidas para los Doce solamente?

 Bueno, el hecho de que Jesús les diga aquí, que los van a llevar a los gobernantes y reyes
por causa de Él para testimonio a los gentiles, refuerza el argumento de la restricción
apostólica de estas palabras.

- ¿Por qué? (Y ya van a entender lo enfático que estoy siendo).

 Porque es en la era apostólica y bajo la supervisión de ellos que los gentiles empiezan a recibir
el evangelio abiertamente.
 Estas palabras de ser llevados a gobernantes y reyes para testimonio a los gentiles no tienen
ningún sentido hoy en día cuando el evangelio ya está esparcido hace siglos por fuera de los
judíos.
 Pero en el momento en que el evangelio se expande, en la era apostólica, son muy pertinentes.
 De hecho, eso es lo que vemos en el libro de Hechos.
 Vemos al apóstol Pablo dando testimonio con poder frente a los gobernadores y reyes gentiles
 Y vemos cómo en la providencia de Dios esto es un instrumento para la expansión del
evangelio entre el pueblo gentil.
 De allí que, y aquí está el punto de mi énfasis y la importancia de entender este texto en su
contexto, las palabras que vienen a continuación fueron de exclusividad apostólica y no se
pueden repetir para ningún creyente en el presente.
 Es una promesa que no puede reclamarse ningún cristiano. Me estoy refiriendo a la inspiración
divina.

- Solo los apóstoles hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo de Dios.

 Ellos, como lo expresan los versículos 19 y 20, no tendrían qué preocuparse por cómo hablar
ni qué decir cuando los llevaran ante gobernantes gentiles
 Porque en ese momento les asistiría el Espíritu de Dios de una manera especial y sería Él
quien hablara a través de ellos.

Mateo 10:19-20 Mas cuando os entreguen, no os preocupéis por cómo o qué hablaréis;
porque en aquella hora os será dado lo que habéis de hablar. [20] Porque no sois
vosotros los que habláis, sino el Espíritu de vuestro Padre que habla en vosotros.
Cito una vez más a Evis Carballosa refiriéndose a los versículos en cuestión:
“Las palabras de estos versículos no constituyen una promesa universal para todos los creyentes, sino una
concesión de poder para una situación específica en un momento concreto. Es importante observar que lo
dicho por el Señor a los apóstoles no debe tomarse como una norma para la predicación hoy día. Todo
predicador tiene la responsabilidad de prepararse para predicar. Esa preparación requiere el estudio de la
Palabra, el uso de las herramientas para la exégesis, la lectura de buenos comentarios y por supuesto,
mucha oración. El predicador que no se prepare para predicar no tendrá nada que decir”.

- Todavía no hemos terminado de abordar la cuestión de la razón del aborrecimiento por


parte del mundo.

 Hemos visto que en el versículo 18 les dice a los apóstoles que ellos serán llevados ante
gobernantes y reyes por causa de Él.
 Y que la misma razón la encontramos en el versículo 22 cuando dice: Y seréis aborrecidos
de todos por causa de mi nombre.
 Resulta llamativo que cuando el Señor repite en el versículo 22 la causa del aborrecimiento lo
haga en un tiempo verbal que el erudito en Nuevo Testamento, William Hendriksen, dice que
es “como si dijera: Esto va a estar ocurriendo repetidas veces a través de los siglos”,
refiriéndose al ser aborrecidos. Dice él que el sentido de la expresión en griego es:

“Vosotros seguiréis siendo aborrecidos”.

 Es decir, no solo los apóstoles serían entregados para ser muertos porque por causa de Cristo
son aborrecidos.
 Sino que los creyentes de todas las épocas encontraremos que somos aborrecidos por causa
de Cristo y que incluso seremos entregados por parte de nuestros seres más íntimos a la
muerte.

Comenta John MacArthur:


“Durante las persecuciones romanas de los siglos segundo y tercero, una cantidad incalculable de
cristianos fueron traicionados ante autoridades civiles por un hermano, un padre, o un hijo. Esa trágica
costumbre se ha repetido muchas veces y es conocida incluso en nuestra propia época. En ciertas culturas
religiosas se lleva a cabo un funeral para un miembro de la familia que se convierte en cristiano, porque a
los ojos de sus parientes ya no está vivo. En algunos casos al miembro convertido lo asesinan
envenenándolo”. Y más adelante comenta: “Algunos creyentes viven casi en conflicto constante con el
mundo, mientras que otros parecen escapar a tal situación por completo. Algunos cristianos no son
perseguidos simplemente porque sus testimonios son tan débiles que pasan desapercibidos para el
mundo… Toda persona que se identifica con Cristo a través de la salvación se convierte en un objetivo
potencial de Satanás y sus fuerzas diabólicas, que incluyen a hombres perversos. Que es a Cristo y no a
los cristianos que el mundo se opone se ve en que mientras Cristo se manifieste más en nosotros, más
seremos atacados. Por el contrario, cuando no manifestamos a Cristo, no incitamos la ira del mundo. El
cristiano que imita al mundo, o que simplemente mantiene su fe en sí mismo, está en poco peligro de parte
del mundo, porque manifiesta poco de la naturaleza de su Señor. El mundo nos ataca solo cuando ve a
Cristo en nosotros”.

Mateo 10:22 Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; mas el que persevere
hasta el fin, éste será salvo.

- Ser aborrecido por causa de Cristo, llegando incluso al punto de ser aborrecidos por seres
queridos no es fácil, pero es lo que le espera a todo aquel que vive piadosamente, que es
consecuente con su profesión de fe.

 Esta es la advertencia que aquí nos da la Escritura. Por causa de Cristo seremos aborrecidos.
 Sin embargo, hay una manera de calmar el aborrecimiento,
 Pero esta manera no es una opción para el verdadero creyente.
 La manera de evitar el aborrecimiento es abandonando la fe.
 Pero para el cristiano genuino no es una opción.
- El cristiano en medio del aborrecimiento de este mundo por causa de su fe siempre
encontrará consuelo en Cristo.

 Sabe que es una señal de que el Espíritu Santo reposa sobre él y esto es causa de gran gozo.

1 Pedro 4:14 Si sois vituperados por el nombre de Cristo, sois bienaventurados, porque el glorioso Espíritu
de Dios reposa sobre vosotros

 En medio de las persecuciones es bienaventurado y recibe capacitación divina para perseverar


en su fe y no menguar su caminar con Cristo.
 El que persevere hasta el fin este será salvo.
 El que no persevera en la fe hasta el final se perderá eternamente.
 La perseverancia es una condición, pero una condición en cuanto que es la evidencia de un
verdadero hijo de Dios.
 No es una condición en el sentido de que es por medio de ella que somos salvos.
 El cristiano es solo salvo por la gracia de Dios en Cristo por medio de la fe.
 Su perseverancia no le gana la salvación o le merece la salvación.
 La perseverancia hasta el final es la evidencia de una fe genuina.

- ¿Pastor, si cuando venga la prueba, la persecución, el aborrecimiento por parte de la


sociedad, y yo no persevero en la fe hasta el final significa que pierdo la salvación?

 No mi amigo, no pierdes la salvación.


 Si abandonas la fe en medio de la persecución no la pierdes,
 ¿sabes por qué?
 Porque nunca la tuviste, nunca fuiste salvo.
 El hecho de que alguien abandone la fe y no persevere hasta el final es muestra de que su fe
nunca fue verdadera.

- Cuando al inicio de estas instrucciones se nos da el listado de los Doce apóstoles, al final
se menciona a Judas, pero se menciona con este calificativo:

“Y Judas Iscariote, el que también lo entregó”.

 Se utiliza la misma expresión de aquellos que nos entregan a la muerte por causa de Cristo.
 El Señor Jesús fue entregado por uno de sus amigos íntimos, fue entregado por uno de sus
Doce apóstoles.
 Fue entregado por alguien que era seguidor íntimo de Jesús y que daba evidencias de ser un
verdadero cristiano.
 Pero Judas no perseveró hasta el final, y no perseveró porque la Escritura lo describe como
un ladrón y un hijo de perdición.
 No perseveró hasta el final porque no era creyente, aunque por tres años aparentó serlo.

- En la explicación de la Parábola del Sembrador se habla de unas personas que por un


tiempo creen

 Pero al no ser una fe genuina cuando viene la persecución, cuando sienten el aborrecimiento
encima, abandonan.

Mateo 13:20-21 Y el que fue sembrado en pedregales, éste es el que oye la palabra, y al
momento la recibe con gozo; pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, pues
al venir la aflicción o la persecución por causa de la palabra, luego tropieza.

 El consuelo para los apóstoles es que al ser llevados ante gobernantes no tendrían que
preocuparse, el Espíritu Santo hablaría por ellos.
 Para los creyentes de todas las épocas el consuelo en medio de la persecución y el
aborrecimiento de este mundo es que ese aborrecimiento es una muestra de que el Espíritu
Santo vive en ellos y que finalmente, después de los dolores que este mundo pueda traer,
estaremos para siempre con nuestro Señor en su presencia.

- El Señor Jesús cierra estas advertencias con las siguientes palabras:

Mateo 10:24-25 El discípulo no es más que su maestro, ni el siervo más que su


señor. [25] Bástale al discípulo ser como su maestro, y al siervo como su señor. Si al
padre de familia llamaron Beelzebú, ¿cuánto más a los de su casa?

 Miren a Jesús, véanlo en las Escrituras, fue aborrecido por el mundo al punto de crucificarlo.
 ¿Por qué creemos que nosotros podemos esperar mejores cosas del mundo?
 ¿Porque ya no vivimos en un mundo tan intolerante y bárbaro como antes?
 El ser humano ha sido siempre el mismo desde la caída en el Edén.
 No ha cambiado en lo más mínimo.
 El cristianismo no es más aceptado y tolerado hoy más que antes.
 Lo que se tolera es un cristianismo que no ofende a nadie al proclamar fielmente el evangelio.
 Pero el cristianismo bíblico siempre será olor de muerte para los que rechazan la gracia de
Dios en Cristo.

- Somos muy ingenuos si esperamos un trato distinto al que recibió nuestro Señor.

 Si a Él lo llamaron Beelzebú, ¿cuánto más a los que le pertenecemos?


 Tú no necesitas hablar raro ni ir por ahí comportándote de manera irracional para que te
rechacen; vive el evangelio, se consecuente con la fe que profesas, sigue a Cristo, hónrale,
vive para su gloria, vive como un hombre y una mujer sensatos, aferrados a la Escritura, y muy
pronto, más temprano que tarde, te darás cuenta de los conflictos que empiezan a surgir a tu
alrededor por causa de Cristo.
 Pero cuando lleguen esos conflictos y percibas el aborrecimiento, gózate en el Señor,
persevera hasta el final, y la corona de la vida te será dada para que la pongas a los pies de
tu Salvador.

Juan 15:18-21 Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros. [19] Si
fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo,
por eso el mundo os aborrece. [20] Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que
su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también
guardarán la vuestra. [21] Más todo esto os hará por causa de mi nombre, porque no conocen al que me ha
enviado.

- ¿Por qué sufrir y ser aborrecidos por profesar que creemos en Jesús?

 Porque su amor nos constriñe y cuando somos aborrecidos por Él sabemos que Él primero
fue aborrecido por nosotros, entregado por nosotros a la muerte para que fuéramos
reconciliados con Dios, para que nuestros pecados fueran perdonados.
 Nos vemos impulsados por el amor de Cristo a vivir nuestra fe hasta las últimas consecuencias
porque nos sabemos receptores de su amor y misericordia.