Sunteți pe pagina 1din 27

27

TIERRA NUEVA Y REINO ETERNO


Daegeuk Nam

Introducción

n casi todas las culturas y pueblos pecado por el plan de salvación de Dios.

E de la raza humana existen las expec-


tativas de recompensas divinas para
los que hacen bien en la Tierra. La Biblia
El establecimiento de ese reino cumpli-
rá el pacto eterno de Dios con los seres
humanos. Ese reino eterno es un lugar real,
presenta una enseñanza inequívoca sobre y es a la vez la recompensa y el hogar final
este interrogante. Habrá una Tierra Nueva de los redimidos. Es el objetivo culminante
tanto en términos de tiempo como de for- del evangelio y de la historia de la salva-
ma, diferente de la presente. Sobre esa Tie- ción. En él se cumplirán las promesas divi-
rra Nueva se establecerá un reino nuevo y nas al mundo y el propósito de la venida de
eterno regido por el Rey de reyes. Los súb- Cristo.
ditos de ese reino serán los rescatados del
B. JUDAÍSMO
I. EL CIELO EN LA BIBLIA
C. ISLAMISMO
II. MORADA DE LOS REDIMIDOS D. RELIGIONES ORIENTALES
A. MORADA DE LOS REDIMIDOS EN EL AT E. CRISTIANISMO PRIMITIVO
1. Reino nuevo F. CATOLICISMO ROMANO
2. Reino mesiánico G. PROTESTANTISMO
3. Capital: Jerusalén H. INTERPRETACIÓN ADVENTISTA
4. Reino de adoración
5. Reino santo V. COMENTARIOS DE ELENA DE WHITE
6. Reino gozoso A. MORADA CELESTIAL: UN LUGAR REAL
7. Reino pacífico B. PRIVILEGIOS DE LOS REDIMIDOS
8. Reino fructífero C. NI NOCHE NI CANSANCIO
9. Reino permanente D. EL CIELO COMO UNA ESCUELA
B. MORADA DE LOS REDIMIDOS EN EL NT E. APERTURA DE LOS TESOROS DEL UNIVERSO
1. Evangelios F. EDUCACIÓN SUPERIOR EN LA VIDA FUTURA
2. Epístolas G. VIDA SOCIAL ARMONIOSA Y DESARROLLO
3. El Apocalipsis INTERMINABLE DEL CONOCIMIENTO
H. VIDA EN EL JARDÍN Y EL CAMPO
III. SIGNIFICADO DE LA DOCTRINA I. NI CASAMIENTOS NI NACIMIENTOS
A. CUMPLIMIENTO DEL PROPÓSITO DE DIOS EN LA
J. VIAJES EN LA VIDA FUTURA
CREACIÓN
B. REALIZACIÓN DEL PACTO Y LAS PROMESAS DE K. RECOMPENSA DEL ESFUERZO FERVIENTE
DIOS L. FAMILIA FELIZ Y UNIDA
C. CONSUMACIÓN DEL MENSAJE Y EL MINISTERIO M. RADIANTE HOGAR DE LOS SANTOS
DE CRISTO N. CIUDAD DE DIOS PARA LOS QUE GUARDAN
D. IMPACTO ESPIRITUAL EN LA VIDA CRISTIANA. LOS MANDAMIENTOS
O. MORADA ETERNA DEL OBEDIENTE
IV. PANORAMA HISTÓRICO
A MUNDO ANTIGUO VI. BIBLIOGRAFÍA

I. EL CIELO EN LA BIBLIA

Por lo general la palabra “cielo(s)” en ouranós. El significado de ambas es: “lo


las versiones castellanas de la Biblia está que está encima o arriba”.
traducida del hebreo shámayim y el griego
La palabra “cielo(s)” en las Escritura se todos” (103:19). Jesús se refirió constan-
usa para referirse a uno de los tres reinos temente al “Padre que está en los cielos”
principales: (1) los cielos atmosféricos, que (Mateo 5:16,45; Marcos 11:25). Todas es-
están directamente encima de nosotros; (2) tas referencias indican que el “cielo” es la
el cielo estelar o astronómico; y (3) la mo- morada o habitación de Dios, el cual Pablo
rada de Dios. Los cielos atmosféricos se designó como “el tercer cielo” o paraíso (2
refieren al espacio que rodea la Tierra, lo Corintios 12:2, 3).
que se conoce técnicamente como tropos- El “cielo” no sólo representa el lugar
fera, en el cual vuelan las aves (Génesis donde Dios mora, donde está su trono, sino
1:20; Jeremías 4:25). En esta esfera caen la que el cielo es su trono (Isaías 66:1), el
lluvia y la nieve (Génesis 7:11; Deutero- símbolo de su autoridad. Por eso “cielo” se
nomio 11:11; Isaías 55:10) y se desplazan usa como metonimia para Dios. Especial-
el viento y las nubes (Salmo 78:26; 147:8). mente en el judaísmo, después del exilio
Los cielos astronómicos o estelares son el llegó a usarse este término como un circun-
espacio donde el Sol, la Luna y las estrellas loquio para el nombre divino “Jehová” o
tienen sus órbitas (Génesis 1:14, 16, 17; como sinónimo para “Dios”, reflejando la
22:17; Isaías 13:10; Mateo 24:29). renuencia de los judíos de pronunciar el
En la dedicación del templo, Salomón nombre de Dios. En el Nuevo Testamento
oró a Dios: “Jehová Dios de Israel, no hay se encuentra este fenómeno con alguna
Dios como tú, ni arriba en los cielos ni frecuencia. En la parábola del hijo pródigo,
abajo en la tierra... Pero, ¿es verdad que el hijo que regresó al hogar dijo a su padre:
Dios morará en la tierra? He aquí que los “He pecado contra el cielo” (Lucas 15:18,
cielos, los cielos de los cielos, no te pueden 21), queriendo decir que había pecado con-
contener; ¿cuánto menos esta casa que yo tra Dios. Jesús uso el término “cielo” como
he edificado?” (1 Reyes 8:23-27; CF. 2 un sinónimo para Dios cuando dijo: “El
Crónicas 2:6; 6:18). No obstante, la Biblia que jura por el cielo, jura por el trono de
afirma clara y reiteradamente que Dios Dios, y por aquel que está sentado en él”
mora en el cielo. Él mira desde su santa (Mateo 23:22). Aquí Dios está representa-
habitación en el cielo y bendice a su pue- do por el lugar donde mora.
blo (Deuteronomio 26:15; Salmo 53:2; “Cielo” se usa hoy del mismo modo
Isaías 63:15). Cuando su pueblo ora hacia que en la Biblia. Pero, además de eso, “cie-
el templo, él los escucha en el cielo, su mo- lo” se entiende a menudo como el lugar
rada, y los perdona (1 Reyes 8:30, 39, 43, donde los redimidos reciben su recompen-
49). Durante el tiempo de Ezequías “los sa inmediatamente después de la muerte.
sacerdotes y levitas, puestos en pie, bendi- Mientras que este uso de “cielo” para la
jeron al pueblo; y la voz de ellos fue oída, morada de Ion bienaventurados no es bí-
y su oración llegó a la habitación de su blica, el concepto de un lugar real donde
santuario en el cielo” (2 Crónicas 30:27). los redimidos vivirán con Dios -con fre-
El salmista declara: “Jehová está en su san- cuencia llamado Tierra Nueva es una ver-
to templo; Jehová tiene en el cielo su dad escrituraria y será demostrado en las
trono” (Salmo 11:4). “Jehová estableció en secciones siguientes de este artículo.
los cielos su trono, y su reino domina sobre

2
II. MORADA DE LOS REDIMIDOS

El Antiguo Testamento y el Nuevo Tes- realidad, debido a su apostasía y rebelión a


tamento hablan repetidas veces de la re- través de los siglos, que culminó en el re-
compensa de los justos. Por eso Pablo le chazo de Jesús como Mesías, Israel perdió
escribió a los romanos que Dios daría vida su derecho al cumplimiento de esas profe-
eterna a “los que perseverando en bien ha- cías condicionales de bienestar glorioso.
cer, buscan gloria y honra e inmortalidad” La iglesia cristiana ha llegado a ocupar el
(Romanos 2:7). Sin embargo, antes de lugar de Israel como nación espiritual. Las
examinar las enseñanzas de la Biblia sobre advertencias y profecías dadas a Israel se
este tema, necesitamos determinar cuándo aplican ahora a la iglesia cristiana (ver
vivirán los justos en este glorioso lugar. Apocalíptica II. B. 1; Remanente I;
La Biblia enseña claramente que, cuan- COMENTARIO BÍBLICO ADVENTISTA, tomo
do mueren, los humanos duermen un sueño 4, pp. 27-40). Así, mientras la aplicación
inconsciente (ver Muerte I. C. 4). Este es- primaria de las profecías del Antiguo Tes-
tado continúa hasta la resurrección (ver tamento concernientes a una tierra renova-
Resurrección I. A). Los muertos dejan de da era para una tierra renovada de Israel, la
ser hasta que vuelvan a vivir por interme- aplicación secundaria, hecha a la luz de los
dio de la trompeta de la resurrección. Por escritos del Nuevo Testamento, es para la
eso las recompensas para todos, justos e Tierra hecha nueva esperada por los cre-
impíos, se dan sólo en sus respectivas resu- yentes cristianos.
rrecciones (ver Segunda venida I. G. 2; Mi- Dada la naturaleza condicional de esas
lenio I. C. I. 3). Imaginarse que los muer- profecías, no pueden aplicarse todos los
tos reciben de inmediato su recompensa va detalles a la Tierra Nueva descrita en Apo-
en contra de la enseñanza bíblica de la re- calipsis 20 y 22; pero no hay duda de que
compensa de los justos que se recibirá en la visión del Antiguo Testamento de la
la segunda venida. “tierra nueva” es muy parecida a la que se
Según la Biblia, los redimidos pasarán da en el Nuevo Testamento y puede apli-
el milenio en el cielo (ver Milenio I. C. 2). carse con toda seguridad al hogar eterno de
Después de eso, junto con la santa ciudad, los redimidos. Ahora examinemos varios
regresan a la Tierra, donde vivirán eterna- aspectos de la enseñanza del Antiguo Tes-
mente. Esta Tierra hecha nueva es el asun- tamento sobre la “tierra nueva”.
to del resto de este artículo. 1. Reino nuevo
Isaías anuncia la determinación de
A. MORADA DE LOS REDIMIDOS EN EL Dios: “Yo crearé nuevos cielos y una nue-
ANTIGUO TESTAMENTO va tierra; y de lo primero no habrá memo-
Entre las promesas dadas a Israel, va- ria, ni más vendrá al pensamiento” (Isaías
rias tratan de manera extensa con una Tie- 65:17; CF. 42:9; 43:19; 66:22). En la inten-
rra renovada bajo el gobierno del Mesías ción general, Canaán iba a ser renovada
prometido. Esas promesas describen a un milagrosamente. Se iban a olvidar las
pueblo feliz en una Tierra hermosa, donde “primeras cosas”, los tristes recuerdos de la
todas las cosas son pacíficas y buenas. cautividad y la dominación. De acuerdo
Describen lo que podría haber sido si Israel con F. Delitzsch, “Jehová crea un nuevo
hubiese cumplido sus obligaciones del pac- cielo y una tierra nueva que tanto encantan
to (ver Deuteronomio 28:1, 2, 13, 14). En a los hombres por su gloria, tan completa-
3
mente satisfacen sus deseos, que nadie se sobre toda la tierra. En aquel día, Jehová
acuerda de las anteriores o desea volver será uno y uno su nombre” (versículo 9).
nunca más a ellas” (2:464). Aquí se proclama la soberanía absoluta y el
No sólo serían hechos nuevos los cielos reino universal del Rey mesiánico.
y la Tierra; también sería nuevo el espíritu 3. Capital: Jerusalén
en los moradores de la Tierra Nueva. Dios La capital de la “tierra nueva” es Jeru-
les daría un nuevo corazón y un nuevo es- salén. De acuerdo con Zacarías 14, cam-
píritu (Ezequiel 11:19; 18:31; 36:26) en bios topográficos, incluyendo la división
lugar de su viejo corazón de piedra. En este del Monte de los Olivos (versículo 4), ha-
nuevo corazón escribiría la ley del nuevo rán posible la ampliación, fortificación y
pacto de Dios (Jeremías 31:31-34). glorificación de Jerusalén (versículo 10).
2. Reino mesiánico La ciudad será poblada, se levantará la
El Rey de la Tierra Nueva seria el Me- maldición y “Jerusalén será habitada con-
sías, el descendiente de David (Isaías 11:1; fiadamente” (versículo 11).
CF. Jeremías 33:17). Se sentaría sobre el “El monte de la casa de Jehová” será
trono davídico y se le otorgaría poder por establecido como “cabeza de los montes”
el Espíritu de Jehová (Isaías 11:1-3). Su (Isaías 2:2). “Jehová de los ejércitos”
reino, es decir, su gobierno y juicio, estaría reinará en el Monte de Sion (24:23); se re-
caracterizado por la “justicia” y la “fideli- gocijará en los habitantes de la ciudad
dad” (versículo 5). (65:19). Por la presencia del Señor en la
El Rey mesiánico es totalmente dife- ciudad, el “monte” será santo y la ciudad,
rente de todos los reyes y gobernantes te- fiel (Zacarías 8:3). En esa santa ciudad,
rrenales temporales. El significado esencial donde Dios “brama” desde el templo y mo-
de justicia (tsedeq) puede resumirse como ra, no entrarán incircuncisos ni impuros
(1) lealtad o fidelidad a la comunidad, y (2) (Isaías 52:1; Joel 3:16, 17), pero todas las
rectitud, como en lo que es correcto y de naciones irán a Jerusalén trayendo con
acuerdo con la ley, en este caso la propia ellas su riqueza (Isaías 60:11) y el deseo de
ley de Dios. Cuando Jehová juzga al mun- buscar la presencia del Señor (Jeremías
do con “justicia” (Salmo 9:4, 8: Isaías 3:17).
11:4, 5), dirige y sostiene el mundo en el 4. Reino de adoración
orden divino, que es moralmente correcto y La Nueva Jerusalén sería el centro reli-
recto en naturaleza. La justicia incluye la gioso del reino. Al Monte de Sion irían
relación del pacto que caracteriza los tratos “las naciones” y “pueblos” para aprender
de Dios con su pueblo como siendo siem- los caminos del Señor, para caminar en sus
pre para su bien y correspondiendo a lo sendas (Isaías 2:2, 3; Miqueas 4:1). El re-
que él ha prometido. La justicia y la fideli- manente de Israel volvería a adorar en el
dad son los principios sobre los cuales es- santo monte de Dios (Isaías 27:13). Los
tará basado el reino en la Tierra renovada. que aman al Señor y guardan sus sábados
Zacarías 12 al 14 describe la triunfante vendrán a la “casa de oración para todos
intervención del Mesías en la historia hu- los pueblos” (Isaías 56:6, 8). Los extranje-
mana. El día del Señor, la última batalla de ros serían bienvenidos (66:20).
todas las naciones contra Jerusalén, se des- En estas descripciones la adoración al
cribe en 14:1 al 8, mientras que los ver- Señor se centra en tres festivales diferen-
sículos 9 al 21 bosquejan el establecimien- tes. Isaías 66:23 afirma que los redimidos
to del reino mesiánico: “Jehová será rey irán “de luna en luna nueva y de sábado en
4
sábado” (BJ). La construcción de este ver- rías 2:12); el monte será santo (Isaías
sículo puede interpretarse de dos maneras. 27:13). Los habitantes de Jerusalén serán
Los redimidos llegarán en cada festival de santos, limpios de toda impureza (4:3, 4;
Luna nueva y en cada sábado, o pueden ir 33:24); “no pasará inmundo por él” (35:8).
constantemente, de una fiesta a otra. De “Y les llamarán Pueblo Santo, Redimidos
esa manera, los redimidos estarán adoran- de Jehová” (62:12). La santidad satura el
do diariamente en el trono de Dios. La reino. Las campanillas de los caballos lle-
primera interpretación coloca más énfasis van la inscripción “Santidad al Señor”. Las
en los días particulares de adoración, mien- ollas de la casa de Jehová serán como los
tras que la segunda resalta la perpetuidad tazones del altar (Zacarías 14:20, 21). En
de la adoración. Mientras que la primera tiempos antiguos, el turbante de Aarón ha-
interpretación está más en armonía con el bía estado adornado con una lámina de oro
significado del idioma original, no necesita grabada con las palabras “Santidad a Jeho-
excluirse la riqueza espiritual de la segun- vá” (Éxodo 28:36). Ahora, la designación
da interpretación. que una vez estuvo reservada para el sumo
Bajo la ley mosaica el festival de la sacerdote puede aplicarse a cada uno y a
Luna nueva (Números 10:10; 28:11-14) ce- cada cosa; incluidas la vida pública, la re-
lebraba el comienzo del nuevo mes. El sá- ligiosa y la privada.
bado se guardaba como un recuerdo con- 6. Reino gozoso
memorativo de la creación (Génesis 2:2, 3; No sólo el pueblo de Dios “se regocija-
Éxodo 20:8-11) y de la liberación de Israel ría y estaría alegre por siempre” en la crea-
de Egipto (Deuteronomio 5:12-15). Como ción de Dios; Jehová mismo se alegraría
en la nueva creación va a haber nuevos cie- con Jerusalén y se gozaría con su pueblo.
los y Tierra Nueva, parece apropiada la No habría más “voz de lloro ni voz de cla-
mención de estos dos días especiales. Más mor” (Isaías 65:17-19). El ciego vería, el
significativa es la idea de “toda carne”, cojo saltaría, el sordo oiría, el mudo canta-
queriendo decir que todos irán a adorar a ría (35:5, 6). Los habitantes de la ciudad no
Dios como Creador, Salvador y Redentor, serían llamados más “desamparados” o
tanto en forma regular como sin cesar. “desolados” (62:4). La tristeza y la depre-
De acuerdo con Zacarías 14:16, los re- sión serían desterradas de la gloriosa Nue-
dimidos irían a Jerusalén para celebrar la va Jerusalén. Esto estaba en agudo contras-
anual Fiesta de los Tabernáculos. Esta fies- te con la situación en Jerusalén cuando
ta gozosa de la cosecha (Deuteronomio Isaías pronunció esta profecía. En ese
16:13-15) le recordaba a los judíos la pro- tiempo, los ejércitos asirios habían ase-
tección de Dios durante sus idas y venidas diado la ciudad y habían exigido un pesado
por el desierto (Levítico 23:43). También tributo a Ezequías (36; 37). Además de
señalaba hacia el futuro, a la reunión de los eso, Isaías había profetizado que los ejérci-
salvos y su celebración de la salvación en tos babilónicos invadirían Jerusalén y se
la Tierra Nueva. La fiesta hablaba de la llevarían a la fuerza sus tesoros y su pueblo
reunión gozosa y de la restauración final de (39:6, 7). Con todo, Dios estaba planeando
Israel. un futuro glorioso para la ciudad, que sería
5. Reino santo “corona de gloria en la mano de Jehová”
En ese reino futuro, el Rey en medio de (52:9; 62:1-7). Una razón para este gozo
él será santo (Isaías 12:6). De igual mane- sería la vindicación y salvación del pueblo
ra, la ciudad y la tierra serán santas (Zaca- de Dios (62:1, 2). Pero la mayor fuente de
5
alegría sería la presencia del Señor entre su serpiente y los seres humanos –“la primera
pueblo. de todas las enemistades por la cual la re-
Por medio de Isaías, Dios prometió que lación del hombre con todo el mundo ani-
serían “linaje de los benditos de Jehová” mal quedó realmente estropeada” (Young
(Isaías 65:23) y tendrían una relación espe- 389)– será aniquilada. “El más indefenso
cial con su Hacedor: “Antes que clamen, de los seres humanos, el niño que acaba de
responderé yo” (versículo 24). La barrera ser destetado no será dañado por el enemi-
del pecado que había entorpecido la rela- go más mortal de la humanidad” (Ibíd.). La
ción con Dios sería removida (59:2). Exis- serpiente, representante de Satanás, llegará
tiría una relación íntima y una perfecta a ser inofensiva. Al mismo tiempo, Dios
comunicación entre Dios y su pueblo. Nin- destruirá al último enemigo: la muerte.
gún pedido sería pasado por alto, no existi- “Destruirá a la muerte para siempre; y en-
ría ninguna demora en la respuesta. Dios jugará Jehová el Señor toda lágrima de to-
proporcionaría todo lo necesario para el dos los rostros” (Isaías 25:8).
bienestar y la felicidad del pueblo. El Se- Un resumen de la tranquilidad de esa
ñor colocaría su Santuario en medio de Is- hermosa Tierra se da en Isaías 11:9 (CF.
rael para siempre (Ezequiel 37:28). Como 65:25): “No harán mal, ni dañarán en todo
un símbolo de las riquezas de este reino ce- mi santo monte; porque la tierra será llena
lestial, Isaías describe un banquete de man- del conocimiento de Jehová, como las
jares suculentos (Isaías 25:6). aguas cubren la mar”. No hay daño, no hay
7. Reino pacífico temor. No hay guerra y ni siquiera prepa-
En ese reino gozoso desaparecerá cada ración para la guerra (Isaías 2:4; Oseas
clase de enemistad y hostilidad. Existirán 2:18; Miqueas 4:3). Hay sólo una amistad
la armonía y la paz no simplemente entre pacífica de amor entre todas las criaturas y
los humanos, sino también entre los anima- todas las naciones bajo el gobierno del Me-
les (Isaías 11:6-9; 65:25). El lobo, antes el sías. La causa de esta paz es “el co-
mayor enemigo del cordero, será su hués- nocimiento del Señor”. Tanto teórico como
ped. El antiguamente rapaz leopardo yace- experimental, este conocimiento de Dios
rá con el cabrito en un descanso pacífico. será tan extenso como para llenar la Tierra.
El león, el rey de los animales, cruel y fiero El verdadero conocimiento del Señor –
en el pasado, ahora comparte su comida de quien es el Príncipe de paz (Isaías 9:6), el
paja con el becerro y la bestia doméstica, a que hace y trae la paz (Juan 14:27; 16:33;
los que antes despedazaba. La osa está en Romanos 5:1; Colosenses 1:20), el Dios de
paz con la vaca; sus crías se echarán juntas paz (1 Corintios 14:33)– es el prerrequisito
sin ninguna señal de animosidad. Induda- para gozar de paz genuina y de seguridad
blemente el mundo ha sido restaurado a su en la Tierra hecha nueva.
condición no caída, cuando todos los ani- 8. Reino fructífero
males comían plantas verdes (Génesis El reino mesiánico no iba a ser un lugar
1:30). Aún más notable, un niño los pasto- de ociosidad. Sus habitantes construirían
reará (Isaías 11:6). casas y habitarían en ellas. Los redimidos
Isaías 11:8 presenta un contraste adi- no sólo construirían casas –incluyendo sin
cional: “Y el niño de pecho jugará sobre la duda alguna el diseñarlas, construirlas,
cueva del áspid, y el recién destetado ex- amueblarlas, arreglarlas y aún adornarlas–
tenderá su mano sobre la caverna de la ví- sino que también gozarían de la satisfac-
bora”. La enemistad fundamental entre la ción de vivir en las casas que habían pla-
6
neado y construido. No habría acreedores o can a lo que pudo haber sido, pero que
vencedores para expulsarlos de su legítima nunca fue.
herencia.
Los habitantes de la ciudad plantarían y B. MORADA DE LOS REDIMIDOS EN EL
cosecharían; gozarían la obra de sus manos NUEVO TESTAMENTO
(Isaías 62:9; 65:22). Los cultivos para
plantar serían las tradicionales de Canaán: 1. Evangelios
viñas e higueras (versículo 21; Miqueas En gran parte, las enseñanzas de Jesús
4:4) y trigo (Isaías 62:8, 9). La creciente con respecto a la recompensa de los redi-
fertilidad de la Tierra se extendería más midos fue una continuación natural de la
allá de los campos sembrados. Los desier- enseñanza del Antiguo Testamento que
tos llegarían a ser productivos (Isaías hemos examinado. Sin embargo se coloca
43:19-21) y llenos de árboles (41:18, 19); un fuerte énfasis en “el reino”, llamado
el desierto “se alegraría y florecería” (35:1, “reino de los cielos” (32 veces en Mateo,
6, 7); los montes destilarían “mosto” y los pero ninguna en Lucas) o “reino de Dios”
collados fluirían “leche” (Joel 3:18; Amós (32 veces en Lucas y 4 en Mateo) por los
9:13). escritores de los evangelios. Que estos
El trabajo alegre dado a Adán y a Eva términos son equivalente se muestra por su
en el jardín, “para que lo labrara y lo guar- uso paralelo (Mateo 13:11 y Lucas 8:10;
dase” (Génesis 2:15), será restaurado. Los Mateo 10:7 y Lucas 9:2). Mientras que el
habitantes de la Tierra restaurada se senta- reino a veces parece ser un reino espiritual
rían “cada uno debajo de su vid y debajo (ver las parábolas del reino en Mateo 13),
de su higuera” (Miqueas 4:4). El trabajo sin duda también es un lugar físico donde
allí sería un confort y una fuente de alegría. vive el pueblo de Dios. Por ejemplo, uno
entra en el reino (Mateo 5:20; 18:3; 19:23;
9. Reino permanente Marcos 9:47; Lucas 18:25). El “reino de
En Isaías 65:23 Dios declara la perma- Dios” es un lugar real donde Jesús volverá
nencia de su nueva creación y del pueblo a comer y beber con sus discípulos (Mar-
que vive en él. Así como los nuevos cielos cos 14:25; Lucas 22:16, 18).
y la Tierra Nueva permanecerán para siem- A lo largo de los evangelios Jesús habla
pre, así también permanecerán para siem- del “cielo” no sólo como el lugar donde
pre los que vivan allí. Los que viven en la mora Dios (Mateo 6:9) o el lugar de donde
Tierra de Promisión tendrán una larga vi- él había venido (Juan 6:51), sino como el
da: ancianos y ancianas se sentarán en las lugar donde los justos serán recompensa-
calles, con los muchachos jugando alrede- dos: “Gozaos y alegraos, porque vuestro
dor de ellos (Zacarías 8:4, 5). La mortali- galardón es grande en los cielos” (Mateo
dad infantil, un problema común en el 5:12; Lucas 6:23). Al hablar de esta re-
mundo antiguo, desaparece; uno que muere compensa, Jesús usa la figura del banquete
a los 100 años aún es un niño (Isaías celestial, en el cual los salvados gentiles se
65:20). sentarán “con Abraham e Isaac y Jacob en
Cuando se aplica esto a la Tierra purifi- el reino de los cielos” (Mateo 8:11; CF. Lu-
ca da y hecha nueva, el elemento de muerte cas 13:28; 14:15). El “banquete mesiánico”
que aparece en Isaías 65:20 y 66:24 no se es un símbolo del Antiguo Testamento
aplica, porque la muerte queda desterrada (Isa. 25:6) que aparece en la literatura in-
de la morada de los redimidos (Apocalipsis tertestamentaria (3 Enoc 48:10), y repre-
21:4). Ambos versículos de Isaías se apli- senta la plenitud de satisfacción que goza-
7
rían los redimidos, incluyendo a los genti- de alabanza se aplica al entendimiento que
les. Jesús también prometió que los “man- tiene Pablo de la gloria eterna que le espera
sos” heredarían “la tierra” (Mateo 5:5). a los hijos de Dios: “Cosas que ojo no vio,
“Vida eterna”, lo opuesto de condena- ni oído oyó, ni han subido en corazón de
ción eterna, fue algo prominente en la en- hombre, son las que Dios ha preparado pa-
señanza de Cristo (Mateo 25:46). Los que ra los que le aman”. Pablo mismo tenía
han sacrificado la familia por su causa re- confianza de estar en ese lugar, salvado pa-
cibirán, “en el siglo venidero, la vida eter- ra el “reino celestial” de Dios (2 Timoteo
na” (Marcos 10:30; Lucas 18:30). Aparece 4:18).
en el texto más favorito de todos: “Porque Pedro se hace eco de la certeza de Pa-
de tal manera amó Dios al mundo, que ha blo en cuanto a la “herencia incorruptible,
dado a su Hijo unigénito, para que todo incontaminada e inmarcesible, reservada
aquel que en él crea, no se pierda, más ten- en los cielos para vosotros” (1 Pedro 1:4).
ga vida eterna” (Juan 3:16). Aunque uno Sus lectores debían “esperar por completo
puede correctamente sostener que la “vida en la gracia” que se les traería “cuando Je-
eterna” comienza en el aquí y ahora, el uso sucristo fuera manifestado” (versículo 13).
que Jesús hace del término señala a la “era En su segunda Epístola, el apóstol culmina
por venir”, a un tiempo cuando los salva- su tremenda descripción del último día con
dos participarán en la gloria del reino ce- la promesa de “cielos nuevos y tierra nueva
lestial. en los cuales mora la justicia”; obviamente,
En Juan 14:2 y 3 Jesús iguala cielo, lu- donde vivirá el justo (2 Pedro 3:11-13).
gar donde mora Dios, con el lugar donde
3. El Apocalipsis
sus discípulos serán bienvenidos. Aquí él
El libro profético de Juan contiene gran
mismo les preparará moradas de manera
cantidad de información en cuanto a la Tie-
que puedan vivir con él.
rra Nueva. De él también aprendemos
2. Epístolas acerca del milenio y de las características
En las epístolas paulinas no se hace una de los que han de heredar la Tierra Nueva.
descripción exacta del lugar donde vivirán a. El milenio. Un estudio detallado del
los redimidos. Sin embargo, no hay duda milenio aparece en un artículo separado.
en cuanto a esta recompensa: “Vida eterna Aquí es suficiente señalar que durante ese
a los que, perseverando en bien hacer, bus- período de 1.000 años los redimidos de la
can gloria y honra e inmortalidad” (Roma- Tierra, tanto los justos muertos como los
nos 2:7). De hecho, “las aflicciones del que estaban vivos en la segunda venida de
tiempo presente no son comparables con la Cristo, estarán con el Señor en el cielo (1
gloria venidera que en nosotros ha de ma- Tesalonicenses 4:16, 17). En su segunda
nifestarse” (Romanos 8:18). Además, la venida, Cristo envía “a sus ángeles con
gloriosa recompensa es eterna (6:23; 2 Co- gran voz de trompeta” para juntar “a sus
rintios 4:18; 2 Timoteo 2:10). Esta gloria escogidos, de los cuatro vientos” (Mateo
eterna es la “esperanza que os está guarda- 24:31). Después lleva a los redimidos a la
da en los cielos” (Colosenses 1:5), la “pro- “casa del Padre” que ha preparado para los
mesa de la herencia eterna” (Hebreos suyos (Juan 14:2,3). En el reino celestial,
9:15). los que tienen parte en la primera resurrec-
Aunque en 1 Corintios 2:9 Pablo está ción, son “sacerdotes de Dios y de Cristo,
describiendo la grandeza del plan de salva- y reinarán con él mil años” (Apocalipsis
ción de Dios, no hay duda de que el himno 20:4, 6).
8
b. Requisitos para entrar en la Tierra Testamento los creyentes son “justifica-
Nueva. En Apocalipsis encontramos infor- dos” (Romanos 5:9), redimidos (Efesios
mación sobre las características de los que 1:7), “hechos cercanos” (Efesios 2:13) y
serán idóneos para vivir en la Tierra hecha reconciliados (Colosenses 1:20) por la san-
nueva y sobre los que se han excluido vo- gre que Cristo derramó en el Calvario. He-
luntariamente de ella. breos indica que el pueblo de Dios está
Los habitantes son los triunfadores, limpio (Hebreos 9:14) y perdonado (ver-
vencedores, conquistadores: “Al que ven- sículo 22) por medio de la sangre de Jesús,
ciere, le daré a comer del árbol de la vida, II estar vestido con la justicia de Cristo es
el cual está en medio del paraíso de Dios” la calificación suprema para entrar en el
(Apocalipsis 2:7). El que venciere no sufri- reino celestial (cf. la parábola de Jesús del
rá daño de la muerte segunda (v. 11) y re- vestido de bodas en Mateo 22:1-14).
cibe un nombre nuevo (v. 17). Los vence- La versión Reina-Valera Antigua, la
dores estarán vestidos de blanco y camina- King James y otras, reflejando algunos
rán con Cristo (3:5); en verdad, comparti- manuscritos antiguos, traducen Apocalipsis
rán el trono con Cristo (v. 21). Los que al- 22:14 de manera diferente: “Bienaventura-
cancen la victoria sobre la bestia y su ima- dos los que guardan sus mandamientos”.
gen estarán sobre el mar de vidrio, cantan- Aunque la evidencia de los manuscritos
do el cántico de Moisés (15:2, 3). Después favorece la traducción “lavan sus ropas”, y
de describir la atmósfera de la Tierra Nue- la modificación de “lavar sus ropas” (tas
va, Juan cita la identificación que Cristo da stolás autóri) a “guardar sus mandamien-
de sus habitantes: “El que venciere hereda- tos” (tas entolás autu) se entiende fácil-
rá todas las cosas, y yo seré su Dios, y él mente en el proceso de copiar los manus-
será mi hijo (21:7)). critos griegos, uno debe aceptar que las dos
Los que vivan en la Tierra Nueva esta- ideas no son mutuamente excluyentes.
rán escritos en el “libro de la vida del Cor- Guardar los mandamientos es una señal de
dero” (versículo 27). Este libro aparece conocer, seguir (1 Juan 2:3-6) y amar al
mencionado una vez en Pablo (Filipenses Maestro (Juan 14:15).
4:3) y seis veces en el Apocalipsis. Es uno Los que se excluyen específicamente a
de los libros sobre los cuales se basa el jui- sí mismos de la Tierra Nueva y se con-
cio (Apocalipsis 20:12). En él están escri- denan al lago de fuego son los cobardes e
tos los nombres de los que han dado su incrédulos, los abominables y homicidas,
lealtad a Cristo, que no tienen parte con la los fornicarios y hechiceros, los idólatras y
bestia (13:8; 17:8). El nombre del vencedor todos los mentirosos (Apocalipsis 21:8). A
no es borrado de este libro (3:5). Relacio- éstos, Apocalipsis 22:15 añade los “perros”
nado íntimamente con la idea de estar ins- (personas viles, cínicas) y “todo aquel que
crito en el libro de la vida está el concepto ama y hace mentira”. La base para la ex-
expresado en Apocalipsis 22:14: “Biena- clusión se da en Apocalipsis 21:27: “No
venturados los que lavan sus ropas, para entrará en ella ninguna cosa inmunda”.
tener derecho al árbol de la vida, y para en- El cuadro que se da en el Apocalipsis
trar por las puertas en la ciudad”. En Apo- de quienes pueden entrar y quienes no
calipsis 7:14 se da más información sobre pueden entrar en el reino concuerda con lo
el lavado de las ropas: “Éstos... han lavado que se encuentra en otras partes en la Bi-
sus ropas, y las han blanqueado en la san- blia. David describe al que puede morar en
gre del Cordero”. Por doquier en el Nuevo el “santo monte” de Dios: “El que anda en

9
integridad y hace justicia, y habla la verdad Nueva, entre los redimidos (versículos 2, 3,
en su corazón. El que no calumnia con su 9).
lengua, ni hace mal a su prójimo, ni admite La “Nueva Jerusalén” (Apocalipsis
reproche alguno contra su vecino” (Salmo 3:12; 21:2), también llamada “la ciudad de
15:2, 3). De igual manera Isaías identifica mi Dios” (3:12) y la “santa ciudad” (21:2,
al que puede morar “en las alturas”: “El 10), es el “monte de Sion... la ciudad del
que camina en justicia y habla lo recto; el Dios vivo, Jerusalén la celestial” (Hebreos
que aborrece la ganancia de violencias, el 12:22). La ciudad es hermosa, “como una
que sacude su mano para no recibir cohe- esposa ataviada para su marido (Apocalip-
cho, el que tapa sus oídos para no oír pro- sis 21:2). Tiene fulgor, “semejante al de
puestas sanguinarias; el que cierra sus ojos una piedra preciosísima, como piedra de
para no ver cosa mala” (Isaías 33:15) jaspe, diáfana como el cristal” (versículo
En una de sus profecías condicionales 11). En este punto reconocemos las limita-
de la gloria que podría haber sido del pue- ciones de nuestro entendimiento humano;
blo de Israel, y que espera su cumplimiento no podemos comprender lo que no hemos
en la Tierra hecha nueva, Isaías afirmó que visto. Sin embargo, aceptamos por fe que
el “inmundo” estaría ausente de la Tierra esta ciudad es hermosa más allá de cual-
Nueva (Isaías 35:8). Aunque expresadas en quier comparación.
un modo algo diferente, las calificaciones La ciudad es cuadrada y muy grande.
dadas por Jesús para entrar en el reino de Las medidas de la ciudad se dan como
los cielos están relacionadas íntimamente 12.000 estadios. No es claro si esta longi-
con las del Apocalipsis. La justicia de una tud es un lado o el perímetro. Si al estadio
persona debe exceder “la de los escribas y le damos 185 metros, la longitud de cada
fariseos” (Mateo 5:20); las palabras solas lado sería de 2.220 kilómetros. Aún si la
no le dan a una persona el acceso al reino medida fuera la del perímetro, como se da-
(7:21), y un espíritu como el de un niño es ban con frecuencia en la antigüedad, un
un requisito para entrar en él (18:3). contorno de 2.220 kilómetros constituiría
c. Una descripción de la Tierra Nue- una ciudad muy grande. Para complicar
va. Los dos últimos capítulos del Apocalip- más el cuadro, “la longitud, la altura y la
sis contienen una gran cantidad de infor- anchura de ella son iguales” (versículo 16).
mación sobre la Tierra Nueva. Puede espi- Se han hecho muchos intentos por ex-
garse información adicional de otras sec- plicar esas dimensiones. Algunos han su-
ciones del libro (Apocalipsis 3:5, 12,21; gerido que deben reconocerse como medi-
14:3; 15:2-4). das “de ángel” (versículo 17), pero eso no
De acuerdo con el Revelador, la Tierra resolvería el enigma. Otros han postulado
Nueva llega a la existencia después del mi- que “igual” (griego ísos) debería traducirse
lenio, después de la purificación por fuego “proporcionadas”. Y aún otros sugieren
de la Tierra que conocemos hoy (Apoca- que Juan quiso decir que el perímetro de la
lipsis 21:1). En ese tiempo la “santa ciu- base de la muralla era igual al perímetro de
dad”, la Nueva Jerusalén, “desciende del la parte de arriba o corona de la muralla.
cielo, de Dios”. Es seguro asumir que esta En última instancia, falla el entendimiento
es la capital del reino de Dios, el lugar humano. Como declara I. T. Beckwith, “el
donde mora Dios. Después que descienda a apocalipticista, sin considerar la realidad
la Tierra, Dios hace su morada en la Tierra de la arquitectura, está luchando para ex-
presar por medio de símbolos la vastedad,

10
la simetría perfecta y el esplendor de la versión RVR 60 de las mismas listas, nue-
nueva Jerusalén” (760). ve son las mismas piedras en Éxodo y el
El muro de la ciudad está hecho de Apocalipsis. Puede no ser clara la relación
“jaspe”, mide 144 codos y tiene 12 puertas, simbólica que existe entre los dos conjun-
tres en cada lado (Apocalipsis 21:13, 17, tos de piedras preciosas. La representación
18). La palabra griega iaspis parece que se de Juan intenta describir gráficamente la
refiere a una piedra verde translúcida, co- gloria y belleza de la ciudad que vio en vi-
mo la describe el naturalista del siglo I, sión.
Plinio el Viejo; sin embargo, aquí puede “En medio de la calle de la ciudad” flu-
tener el propósito de hablar de una piedra ye el “río de agua de vida” que sale del
transparente (como se sugiere por la tra- “trono de Dios y del Cordero” (Apocalipsis
ducción “diamante” en la Biblia de Jerusa- 22:1). El árbol de la vida, con un tronco a
lén en inglés). En cualquier caso, como en cada lado del río, produce cada mes una de
Apocalipsis 4:3, “jaspe” se usa para des- doce clases de frutos; sus hojas son “para
cribir una brillantez resplandeciente. Si la sanidad de las naciones” (versículo 2).
calculamos 45 centímetros por codo, los El agua de vida apaga la sed física y espiri-
144 codos serían equivalentes a unos 65 tual de los redimidos (Apocalipsis 21:6).
metros (213 pies). Esta medida puede re- Los frutos del árbol “contienen el elemento
presentar la altura o el espesor de los mu- vital del cual la raza humana ha carecido
ros. Cada una de las doce puertas es una desde que Adán y Eva tuvieron que salir
sola perla (Apocalipsis 21:21) y siempre del Edén: el antídoto para la vejez, el dete-
permanece abierta, ya que no hay noche rioro y el simple cansancio” (Creencias de
allí (versículo 25). Algunos han sugerido los Adventistas del Séptimo Día, pp. 411,
que como las perlas se forman sólo por el 418; cf. Génesis 3:22).
sufrimiento, la salvación es posible sólo Juan no vio en ella templo, “porque el
por la angustia y la muerte que Cristo su- Señor Dios Todopoderoso es el templo de
frió por nosotros. De nuevo, las medidas y ella, y el Cordero” (Apocalipsis 21:22). Es-
las descripciones desafían la comprensión to está en contraste con Apocalipsis 15:5,
humana. donde se ve claramente un templo. Con el
La ciudad está hecha de oro y sus fun- problema del pecado resuelto, ya no hay
damentos son piedras preciosas. El oro se más necesidad de ceremonias que lleven a
describe como puro y “transparente como la humanidad a estar de acuerdo con Dios.
el cristal” (Apocalipsis 21:21), una combi- Ha pasado la necesidad de tener un templo;
nación de lo más rara para el entendimien- el trono de Dios y del Cordero está abierto
to moderno, pero que ciertamente sugiere para todos (Apocalipsis 22:3).
brillantez y luz. Las doce piedras de este En toda esta descripción, la luz es una
fundamento aparecen como jaspe, zafiro, característica importante. La misma ciudad
ágata, esmeralda, ónice, cornalina, crisóli- es oro y piedras preciosas brillantes, con la
to, berilo, topacio, crisopaso, jacinto y “gloria de Dios” (Apocalipsis 21:11). El
amatista en la RVR 60 (versículos 19, 20). agua del río de la vida es “resplandeciente
De los nombres en griego de estas piedras como cristal” (22:1). “Allí no habrá noche”
preciosas, siete corresponden a los nom- (21:25; 22:5). No hay necesidad de Sol ni
bres que usa la LXX para las piedras pre- de Luna, porque Cristo y el Padre propor-
ciosas que estaban sobre el pectoral del sa- cionarán toda la iluminación que se necesi-
cerdote (Éxodo 28:17-20; 39:10-13). En la te (21:23).

11
d. Actividades en la Tierra Nueva. (Apocalipsis 14:3). Los que venzan canta-
Mientras que Isaías destaca las actividades rán el cántico de Moisés y el cántico del
de la agricultura y aún las comerciales en Cordero, y con ellos alaban a Dios por su
la Tierra Nueva (Isaías 60:4-7), Juan escri- justicia y santidad (Apocalipsis 15:2-4).
be acerca de las actividades de adoración y Tanto durante el milenio en el cielo
compañerismo. Ninguno de ellos excluye como luego en la Tierra hecha nueva, los
al otro. justos comparten el reinado de Dios.
Según el Apocalipsis, la principal ac- Reinan “con Cristo” (Apocalipsis 20:4)
tividad de los redimidos es la adoración al “por los siglos de los siglos” (22:5). No
Cordero. Libres de “más maldición” (Apo- confirman su propia autoridad sino que
calipsis 22:3), fuera del alcance de la comparten el gobierno real de Cristo.
muerte (Apocalipsis 21:4) y en compañía La Tierra Nueva será un lugar de com-
íntima con Dios, quien mora con ellos (v. pañerismo final y absoluto entre los redi-
3), los redimidos se postran en gozosa ado- midos, y de éstos con los seres celestiales.
ración a Aquel que hizo posible el cielo. Dios morará entre su pueblo: “Verán su
Esto está de acuerdo con la adoración pre- rostro, y su nombre estará en sus frentes”
dicha en Isaías 66:22 y 23. (Apocalipsis 22:3, 4. Gozando de una co-
El verbo griego traducido como “adora- munión íntima y dulce, los pecadores res-
ción” en Apocalipsis 22:3 es latréuõ, que catados aprenderán a conocer a Dios, sin
se usa generalmente en referencia al servi- ninguno de los problemas de la separación
cio o adoración en la casa de Dios (cf. Ma- anterior debida al pecado. En esa relación
teo 4:10; Lucas 2:37; Filipenses 3:3; 1 Ti- aprenderán los caminos de Dios (Miqueas
moteo 1:3; Hebreos 8:5; 9:14; 13:10). 4:1, 2). Entonces podrán unirse a los an-
También se usa en Apocalipsis 7:15 para cianos en el cántico: “Señor, digno eres de
describir la adoración y el servicio de los recibir la gloria y la honra y el poder; por-
que “han lavado sus ropas, y las han em- que tú creaste todas las cosas, y por tu vo-
blanquecido en la sangre del Cordero” luntad existen y fueron creadas” (Apoca-
(versículo 14). lipsis 4:11). Además adorarán los méritos
El canto constituye una parte importan- del Cordero diciendo: “Porque tú fuiste
te de la adoración celestial. Los 144.000 inmolado, y con tu sangre nos has redimi-
cantan “un cántico nuevo delante del trono, do para Dios, de todo linaje y lengua y
y delante de los cuatro seres vivientes, y de pueblo y nación; y nos has hecho para
los ancianos”; este es un canto de la expe- nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinare-
riencia que sólo ellos pueden aprender mos sobre la tierra” (5:9, 10).

12
III. SIGNIFICADO DE LA DOCTRINA

La doctrina de la Tierra Nueva y del sabiduría infinita. Como declara Pablo,


reino eterno es de gran importancia, no “también la creación misma será libertada
simplemente porque incluye las últimas de la esclavitud de corrupción, a la libertad
cosas, sino porque está relacionada con la gloriosa de los hijos de Dios” (Romanos
etapa final de la historia de la salvación y 8:21). No sólo la creación ha estado espe-
la meta de la redención. Incumbe al propó- rando este desarrollo, sino que la raza hu-
sito de Dios en la creación, su pacto y pro- mana como un todo gime dentro de sí
mesas, y al mensaje y ministerio de Cristo. misma mientras sus miembros esperan “la
También afecta nuestra vida cristiana en adopción, la redención” de su cuerpo (Ro-
este mundo. manos 8:22, 23).
Dios hará nuevos los cielos y la Tierra
A. CUMPLIMIENTO DEL PROPÓSITO DE (Isaías 65:17), pero esto no involucra nece-
DIOS EN LA CREACIÓN sariamente otra creación ex nihilo. Los
Cuando Dios creó a los seres humanos términos empleados en 2 Pedro 3:7 al 13
en el principio, su plan para ellos fue: implican la renovación y restauración que
“Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra producirán un universo purificado a partir
y sojuzgadla y señoread en” cada cosa que del viejo universo. En Mateo 19:28, el tér-
hay en el mundo (Génesis 1:28). Su propó- mino palingenesia señala la renovación del
sito en la creación fue que los seres huma- mundo, no una creación totalmente nueva;
nos hechos a su imagen tuvieran una vida la palabra se traduce “regeneración” (RVR
eterna bienaventurada y que ejercieran un 60; BJ; C-I; Str.; B-C; N-C), “renovación”
dominio benigno sobre todo el mundo y (NVI) o “mundo nuevo” (NBE). A través
sus criaturas (versículos 26, 27). Sin em- de esta recreación, Dios el Creador cumpli-
bargo, este propósito original fue frustrado rá finalmente su propósito original al crear
por la caída de Adán y Eva. Pero la volun- “el primer cielo y la primera tierra” (Apo-
tad de Dios en la creación no puede quedar calipsis 21:1). Pedro denomina al tiempo
enteramente frustrada o anulada. Anunció cuando ocurra esto, “los tiempos de la res-
el plan de redención para redimir a la hu- tauración de todas las cosas” (Hechos
manidad caída de la muerte como con- 3:21).
secuencia de su pecado (Génesis 3:15;
Romanos 6:23; Efesios 2:1). De esa mane- B. REALIZACIÓN DEL PACTO Y LAS PRO-
ra, el curso de la historia de la redención es MESAS DE DIOS
la historia de la restauración de su crea- La doctrina del reino eterno también re-
ción: de su estado actual mortal al estado presenta la realización del pacto y de las
original, lo cual era el propósito de Dios. promesas que Dios hizo con su pueblo a
Por tanto, el reino eterno que será esta- través de la historia del Antiguo Testamen-
blecido sobre la Tierra Nueva es el cum- to. Con todas sus profecías y promesas, to-
plimiento final del propósito divino en la da la Biblia se enfoca en un gran evento
creación. Dios ha esperado mucho tiempo escatológico: la venida del Mesías y su
para el establecimiento de su reino en el reino.
cual sus hijos gozaran plena y libremente Muchas profecías del Antiguo Testa-
de todas las bendiciones provistas por su mento señalan al fin del tiempo, cuando

13
vendrá el Mesías a reinar en la Tierra. Mu- del cual la enseñanza de Jesús en el cuerpo
chas profecías en el Nuevo Testamento del evangelio puede ser vista como una ex-
tienen que ver con la segunda venida de posición” (71), o como declaró John
Jesucristo y con las señales que le prece- Bright: “De esa manera Marcos hace claro
den. Estas profecías están arraigadas en el que el tema principal de la predicación de
hecho de que Dios es fiel y nunca falla en Jesús era anunciar el reino de Dios; que era
cumplir sus promesas. Dios es un Dios de el asunto central en el cual estaba interesa-
recompensa que nos revelará la gloriosa do. Una lectura de las enseñanzas de Jesús
recompensa que no puede ser comparada tal como se encuentran en los evangelios
con los sufrimientos de este tiempo (Ro- sólo sirve para confirmar esta declaración.
manos 8:18). Por todos lados está en sus labios el reino
Jesús aconsejó a sus seguidores: de Dios, y siempre es un asunto de impor-
“Cuando hagas banquete, llama a los po- tancia apremiante” (17).
bres, los mancos, los cojos y los ciegos; y Los evangelios sinópticos hacen claro
serás bienaventurado; porque ellos no te esto en los pasajes tipo resumen, los cuales
pueden recompensar”, y concluyó su con- indican que los evangelistas vieron el pro-
sejo con una garantía: “Te será recompen- pósito fundamental de Jesús en términos de
sado en la resurrección de los justos” (Lu- predicar el reino (Mateo 4:12-17, 23; 9:35;
cas 14:13, 14). Pablo nos anima a ser fir- Marcos 1:14, 15; Lucas 4:43; 8:1; 9:2).
mes e inamovibles en nuestra fe, porque en Muchos dichos y parábolas de Jesús tienen
el Señor nuestro trabajo no es en vano (1 que ver con la llegada del reino de Dios.
Corintios 15:58) y la vida presente no es la Algunos se relacionan con la naturaleza del
única si esperamos en Cristo (versículo reino de Dios (Mateo 13:3-9, 31-33, 45-
19). La “corona de justicia” está guardada 50). Algunos enseñan cómo puede uno en-
como una recompensa para “todos los que trar en el reino de Dios: nuestra justicia
aman su venida” (2 Timoteo 4:8), y la “co- debe exceder la de los escribas y fariseos
rona de la vida” le será dada a cada perso- (5:20), y debemos hacer la voluntad del
na que es “fiel hasta la muerte” (Apocalip- Padre que está en el cielo (7:21). Otros
sis 2:10). Todas esas promesas se cumpli- ilustran la importancia del reino de Dios:
rán totalmente cuando se establezca el sería mejor mutilarse y entrar cojo o manco
reino eterno. que no entrar en el reino de Dios (18:8, 9),
y vale la pena sacrificar cualquier relación
C. CONSUMACIÓN DEL MENSAJE Y EL humana y propiedad terrenal por el reino
MINISTERIO DE CRISTO de Dios (19:29).
Otro aspecto importante del reino Algunos dichos y parábolas de Jesús
eterno es que consuma la enseñanza y el tienen que ver con el reino de Dios en el
ministerio de Jesús. Marcos expone este presente, mientras que otros tienen que ver
pasaje significativo: “Jesús vino a Galilea con el reino de Dios en el futuro. El prime-
predicando el evangelio del reino de Dios, ro puede llamarse “el reino de la gracia”; y
diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el el segundo, “el reino de la gloria”. Desde
reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, cualquier punto de vista, el “reino de Dios”
y creed en el evangelio” (Marcos 1:14, 15). era el tema principal de las enseñanzas de
Como observa G. R. Beasley-Murray, este Cristo. Por tanto, cuando venga finalmente
pasaje tiene la finalidad de “suplir un re- el reino de Dios a esta Tierra para estable-
sumen del evangelio predicado por Jesús,
14
cerse para siempre, será una gran consu- tes de los sufrimientos de Cristo, para que
mación del mensaje y ministerio de Jesús también en la revelación de su gloria os
gocéis con gran alegría” (1 Pedro 4:13).
D. IMPACTO ESPIRITUAL EN LA VIDA Jesús también dice: “Gozaos y alegraos,
CRISTIANA porque vuestro galardón es grande en los
La doctrina de la Tierra Nueva y del cielos” (Mateo 5:12).
reino eterno es de gran significado no sólo La creencia en el más allá proporciona
como una parte integral de las enseñanzas un dinamismo más positivo y constructivo
bíblicas, sino como un factor importante para la vida en este mundo. El cristiano
que sostiene la fe del cristiano y ofrece be- que hace planes y se prepara para vivir
neficios prácticos para la vida espiritual del eternamente llevará una vida sincera y ho-
creyente. Le provee al creyente de la fuerza nesta en la Tierra. Los que entren en el
y el valor para sufrir y vencer las tentacio- reino eterno serán quienes han establecido
nes de este mundo. Moisés escogió antes el reino de Dios en sus corazones por acep-
“ser maltratado” con el pueblo de Dios que tar a Jesús como su Señor y Rey. Cuando
“gozar de los deleites temporales del peca- los fariseos le preguntaron a Jesús cuándo
do” (Hebreos 11:25). Consideró “por ma- iba a venir el reino de Dios, les contestó:
yores riquezas el vituperio de Cristo que “El reino de Dios no vendrá con adverten-
los tesoros de los egipcios”, porque “tenía cia... el reino de Dios está entre vosotros”
puesta la mirada en el galardón” (versículo (Lucas 17:20, 21). La frase “está entre vo-
26). Jesús mismo “sufrió la cruz menos- sotros” (entós hymóri) también puede tra-
preciando el oprobio” porque podía ver “el ducirse como “dentro de vosotros” (B-C,
gozo puesto delante de él” (12:2). Pablo N-C, NBE). Sólo quienes ya hayan ex-
renovó este coraje al contemplar la gloria perimentado el “reino de la gracia” en la
futura: “Pues tengo por cierto que las aflic- vida presente podrán heredar y gozar el
ciones del tiempo presente no son compa- “reino de la gloria” en la vida futura.
rables con la gloria venidera que en noso- Finalmente, la verdad bíblica acerca del
tros ha de manifestarse” (Romanos 8:18). paraíso restaurado nos ayuda a comprender
“Por tanto, no desmayamos... Porque esta el verdadero carácter de Dios y su propósi-
leve tribulación momentánea produce en to original e ideal al crear la humanidad. El
nosotros un cada vez más excelente y pecado ha echado a perder y dañado tanto
eterno peso de gloria” (2 Corintios esta Tierra, que el mundo actual desfigura
4:16,17). terriblemente el carácter de Dios y su plan
La creencia en la doctrina del reino original para este planeta. El cuadro descri-
eterno y su recompensa proporciona gozo to en las Escrituras de los nuevos cielos y
y esperanza a los cristianos. Dice Pablo: la Tierra Nueva revela más claramente el
“Si permaneciere la obra de alguno que so- carácter de Dios. En otras palabras, “en lo
breedificó, recibirá recompensa” (1 Corin- que Dios ha planeado para los redimidos –
tios 3:14). “Nos gloriamos en la esperanza un mundo sin contaminación satánica, un
de la gloria de Dios” (Romanos 5:2). Los mundo en el cual gobierna sólo el propósi-
creyentes pueden aceptar gozosamente el to de Dios– tenemos una representación
“despojo” de sus bienes ya que saben que más verdadera de su carácter” (Creencias
tienen “una mejor y perdurable herencia en de los Adventistas del Séptimo Día, p.
los cielos” (Hebreos 10:34). Pedro nos 424).
anima: “Gozaos por cuanto sois participan-
15
Si los cristianos vislumbran un cuadro la voluntad de Dios para los redimidos,
más claro de los nuevos cielos y la Tierra mayor será el significado del Padrenuestro:
Nueva, son inducidos a desear ese mundo “Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como
mejor. Cuanto más claramente uno entien- en el cielo, así también en la tierra” (Mateo
da la naturaleza del reino eterno de Dios y 6:10).

IV. PANORAMA HISTÓRICO

En todas las culturas y eras, el concepto do –el Libro de los Muertos– en la tumba
de las recompensas de los justos e impíos con el cuerpo.
está relacionado íntimamente al entendi- Los griegos creían que al fin de la vida
miento del estado de los muertos. Aquí tra- el alma era recompensada o castigada. Los
tamos sólo con lo que a menudo ha sido jueces pronunciaban la sentencia en el
llamado “la morada de los redimidos”, el momento de la separación; la recompensa
lugar donde el pueblo de Dios recibe la re- conducía a la morada de los bienaventura-
compensa después de la resurrección final. dos. Nada se sabe con claridad acerca de
Aunque frecuentemente se coloca más én- las actividades en ese lugar.
fasis en la recompensa de los impíos que
en la de los justos, el reino eterno prometi- B. JUDAÍSMO
do a los justos ha sido una parte integral de Los escritos seudoepigráficos judíos del
la esperanza cristiana a través de las eda- período intertestamentario siguen el tema
des. del Antiguo Testamento de una “tierra
nueva” (2 Baruc 32:6; 57:2). En 4 Esdras
A. MUNDO ANTIGUO 8:52 leemos: “Es para ti que se abre el pa-
Los antiguos habitantes de la Mesopo- raíso, se planta el árbol de la vida, se pre-
tamia del Cercano Oriente pensaban que para la vida futura, se provee la abundan-
después de la muerte los seres humanos es- cia, se construye una ciudad, se señala el
taban condenados a existir como sombras descanso, se establece la bondad y se per-
en las legiones inferiores. Poco podía ha- fecciona la sabiduría de antemano”.
cerse en esta vida para asegurar alguna cla- El Libro de los Jubileos, del siglo II a.
se de existencia bienaventurada en el más C., dice: “El día de la nueva creación,
allá. cuando el cielo y la tierra y todas sus cria-
Para los antiguos egipcios, la muerte turas serán renovadas de acuerdo con los
era una continuación de la vida tal como se poderes del cielo y de acuerdo con toda la
conocía en la Tierra, con la realización de naturaleza de la tierra, hasta que el santua-
lo mejor que uno podía esperar. Una per- rio del Señor sea creado en Jerusalén sobre
sona que tenía éxito en pasar el salón del el monte de Sion” (1:29). Ideas similares
juicio de Osiris entraba en el paraíso: los aparecen en 1 Enoc: “En aquel día haré
Campos de Aalu. Allí disfrutaba de los que mi Elegido more entre ellos, transfor-
placeres del alimento y el vino. Para asegu- maré el cielo y lo haré una bendición de
rar un pasaje feliz, se colocaba en forma luz para siempre. (También) transformaré
rutinaria una larga lista de las buenas obras la tierra y la haré una bendición, y haré que
hechas y de las malas que se habían evita- mi Elegido more en ella. Entonces, los que

16
han cometido pecado y crimen no pondrán C. ISLAMISMO
su pie en ella” (45:4, 5). En el juicio final los que han alcanzado
Según 2 Enoc, el lugar preparado para la santificación, que conocen a Dios y que
los justos “que afligen sus almas, y que están junto a él, alcanzarán el al-Jannah,
apartan sus ojos de la injusticia y que reali- “el jardín” frondoso con altos árboles de
zan juicio justo” (9:1), “tiene una aparien- sombra. Las delicias preparadas para los
cia de afabilidad que nunca se ha visto” bienaventurados son difícilmente imagina-
(8:1). Allí hay toda clase de frutas madu- bles. En ese jardín celestial los justos se re-
ras, alimentos, jardines y fragancias (8:3), clinan en sofás, vestidos con ropas de seda,
y “el árbol de vida está en ese lugar” (8:3; gozando del mejor alimento y bebida (Co-
cf. Testament of Levi 18:11). rán 76:5-22). “Habrá en él arroyos de agua
Según el judaísmo rabínico, los justos incorruptible, arroyos de leche de gusto
van al paraíso, el Jardín del Edén. El reino inalterable, arroyos de vino, delicia de los
mesiánico iba a ser una utopía política y fí- bebedores, arroyos de depurada miel. Ten-
sica; después de eso sería el mundo por drán en él toda clase de frutas y perdón de
venir, cuando los justos se sienten en la su Señor” (Corán 47:15).
gloria y disfruten del esplendor de la pre-
sencia divina en un mundo de pura biena- D. RELIGIONES ORIENTALES
venturanza espiritual (Talmud de Babilo-
Para los budistas, como para los hin-
nia, Berajot 17a, 34b). Las referencias a
dúes, el destino de una persona después de
este mundo están ligadas a Isaías 64:3, con
la muerte se decide por el karma o sino de
el reconocimiento de que nadie sino Dios
puede tener una concepción del asunto. cada uno. En la muerte, las almas pasan
La “tierra nueva” es llamada común- sobre un puente a la morada de los dioses;
los buenos pasan fácilmente al reino celes-
mente 'ólám ha-bá’, “el mundo por venir”.
tial, siendo sus características más impor-
Esta frase se usó por primera vez en 1
tantes la luz y el esplendor. Debido a que
Enoc 71:15, fechado en el siglo I o II a.C.
este estado bienaventurado no es perma-
El 'ólám ha-bá’ sigue a la era del Mesías y
comienza con el juicio final. Según el nente, no es digno de que uno lo desee. Sin
Talmud babilónico, un rabí del siglo III embargo, en el pensar popular, los que ha-
cen el bien esperan ir a un lugar delicioso
a.C. describió el 'ólám ha-bá’ de la esta
de abundancia y felicidad.
manera: “En el mundo del futuro no hay
En el hinduismo, los muertos pasan por
comida ni bebida, ni reproducción ni mul-
tiplicación, ni comercio, ni envidia, ni dos fuegos, que queman al malvado pero
odio, ni discusiones. Los justos, sentados permiten que el bueno pase a la bienaven-
turanza. Los devotos del Rig-Veda implo-
con la corona en la cabeza, se deleitan con
ran a las deidades que les concedan la in-
el resplandor de la presencia divina”
mortalidad en el tercer cielo, el mundo que
(Berajot 17a).
no se deteriora. Allí los bienaventurados
Los judíos hoy aceptan en varios gra-
dos la enseñanza antigua. Los más secula- gozan de la vida eterna como resultado de
rizados creen poco en la era por venir. Los sus sacrificios pasados y de los regalos he-
chos a los sacerdotes. En lugar del frágil
ortodoxos aún mantienen la doctrina.
cuerpo humano reciben un cuerpo inmacu-
lado y vigoroso.

17
E. CRISTIANISMO PRIMITIVO de Dios y estar cerca de la divina presen-
La enseñanza de los primeros cristianos cia. En los poemas de Efrén de Siria (siglo
sobre la recompensa de los salvados se IV) el paraíso tenía tres divisiones. Su úni-
desvía poco de la posición bíblica. La co río fluía de debajo del trono en el jardín,
Didajé, de fines del siglo I o comienzos del dividiéndose en cuatro ríos.
siglo II de nuestra era, instruye a los cris- En Oriente la salvación completa debía
tianos a orar: “Acuérdate, Señor, de tu esperar hasta el día de la resurrección, En
iglesia, para librarla de todo mal y hacerla Occidente, Agustín enseñó que la resurrec-
perfecta en tu amor, y reúnela de los cuatro ción de los muertos aumentaría los gozos
vientos, santificada en el reino tuyo, que de la salvación ya disponibles al alma di-
has preparado... Venga la gracia y pase es- funta, pero no era indispensable para gozar
te mundo” (10:5, 6). de la presencia de Dios. Algunos pasajes
Aunque pretendiendo haber sido escrito del último capítulo de La ciudad de Dios
por Salomón, las Odas of Solomon repre- muestran las creencias de Agustín concer-
sentan un himnario cristiano del siglo I o II nientes al cielo: “Cuánta será la dicha de
de nuestra era. Hablan de las recompensas esa vida en la cual habrá desaparecido todo
de los fieles: “Bienaventurado, oh Señor mal, en la cual no habrá bien oculto al-
son los que están plantados en tu tierra, y guno, y en la cual no habrá más obra que
que tienen un lugar en tu paraíso” (11:18). alabar a Dios, que será visto en todas las
Más adelante: “Verdaderamente, hay mu- cosas” (XXII, 30:1). “El premio de la vir-
cho lugar en tu paraíso. Y no hay nada en tud será el Dador de la misma, que prome-
él que es estéril, sino que todo está lleno tió darse a sí mismo, superior y mayor más
con fruto” (versículo 23) que eso no puede haber nada” (Ibíd.). Allí
En el pensamiento cristiano primitivo “serán tanto más libres cuanto más libres
se concebía al cielo como un lugar donde se vean del placer de pecar, hasta conse-
los fieles disfrutaban una vida llena de go- guir el placer indeclinable de no pecar”
zo. Escenas de las catacumbas en Roma (XXII, 30:3). El cielo “será realmente el
describen la vida celestial como un ban- gran sábado” predicho en la Tierra por el
quete o un paisaje de jardín. Inscripciones sábado semanal. Ese sábado final iba a ser
funerarias colocan a los muertos como “re- la 7a era, siguiendo a la 6a en la cual se co-
novados y alegres entre las estrellas”, ex- locó Agustín: “He aquí la esencia del fin
presando no sólo una creencia en una re- sin fin. Y ¡quéé fin más nuestro que arribar
compensa para el justo, sino también la al reino que no tendrá fin!” (XXII, 30:4, 5).
creencia en un estado consciente antes de
la resurrección. En el Evangelio de Tomás, F. CATOLICISMO ROMANO
del siglo II, aparece una breve descripción Los monjes medievales contemplaron
del paraíso: “Porque tú tienes cinco árboles la bienaventuranza del cielo y escribieron
en el paraíso, que no se mueven en el ve- poemas acerca de él. Bernardo de Claraval
rano o en el invierno, y sus hojas no caen. (siglo XII) compuso uno de los más fami-
El que los conoce no gustará la muerte” liares: “Jerusalén la excelsa”, que aún se
(19). canta hoy. Otros que escribieron himnos
Para Gregorio Nacianceno (c. 329/330- acerca del cielo fueron Pedro Abelardo
c. 389/390) el creyente no sólo encuentra (1079-1142) y Tomás de Kempis (1380-
liberación de los problemas de la vida, sino 1471).
que va para gozar un conocimiento pleno
18
La constitución papal Benedictus Deus proporcionan luz suficiente para un cuadro
del 26 de enero de 1336, del papa Benedic- apropiado de vida después de la muerte”.
to XII, afirma la existencia de la visión
beatífica y su esencia como una visión in- G. PROTESTANTISMO
tuitiva de Dios. Su interés directo era ase- Parece que los reformadores tomaron el
gurar que para los que no necesitaban más cielo como una realidad. Pero de lo poco
purificación, la visión beatífica sigue in- que escribieron aprendemos de su firme
mediatamente después de la muerte y dura creencia en la recompensa de los redimi-
continuamente para siempre. Se afirmó es- dos. Por ejemplo, Martín Lutero describe
to en reacción a la enseñanza de Juan el “cuerpo espiritual, celestial”, de los que
XXII, que había a sostenido que los goces serán resucitados en el último día. “Todo el
del cielo serían experimentados sólo des- cuerpo será tan puro y brillante como el
pués de la resurrección del cuerpo. Sol, y tan liviano como el aire, y, finalmen-
El pensamiento moderno católico ro- te, tan saludable, tan bienaventurado, y
mano sobre el cielo lo enfatiza como un es- lleno con tal gozo en Dios, eterno y celes-
tado, aunque también es un lugar, dado que tial, que nunca tendrá hambre, se cansará o
los cuerpos glorificados requieren un lugar se deteriorará” (Obras de Lutero 28:196).
en el cual morar. “Esta vida perfecta con la De igual manera Calvino afirmó la certeza
Santísima Trinidad, esta comunión de vida de la resurrección y la felicidad eterna de
y de amor con ella, con la Virgen María, los redimidos. Escribió en su Catecismo:
los ángeles y todos los bienaventurados se “Esa bienaventuranza será el reino de Dios,
llama ‘el cielo’. El cielo es el fin último y lleno con toda brillantez, gozo, poder, feli-
la realización de las aspiraciones más pro- cidad, cosas muy alejadas ahora del sentido
fundas del hombre, el estado supremo y humano, y las que ahora vemos sólo oscu-
definitivo de dicha” (Catecismo de la Igle- ramente, hasta que venga el día en el cual
sia Católica 240 [1024]). “El cielo no es el Señor nos mostrará su gloria para que la
fundamentalmente un lugar sino una rela- veamos” (20.9).
ción personal” (The New Dictionary of La colección protestante de himnos ha
Theology, p. 456). En última instancia, la proclamado la certeza de la recompensa de
renovación del mundo, junto con la restau- los justos. Isaac Watts (1674-1748) escri-
ración del cuerpo, constituye la termina- bió muchos himnos acerca del cielo; de es-
ción del plan salvífico de Dios. tos, uno de los más conocidos reza como
La “Carta sobre ciertas cuestiones con- sigue: “Hay una tierra de pura delicia, /
cernientes a la escatología”, publicada por donde reinan santos inmortales; / el día in-
la Sagrada Congregación [del Vaticano] finito excluye a la noche / y los placeres
para la Doctrina de la Fe (1979), es muy destierran el dolor”.
reservada en cuanto a detalles de doctrina La colección protestante de himnos del
sobre el cielo. Mientras que afirma la siglo XIX presenta muchos cantos ensal-
creencia en la resurrección del cuerpo, la zando las bellezas del cielo. Fanny Crosby
supervivencia del “yo humano” después de escribió muchos de éstos, incluyendo
la muerte, y “en la felicidad del justo quien “Cuando aquí de la vida mis afanes cesen
un día estará con Cristo”, advierte contra ya” [Nº 318 en el Himnario adventista]”.
las representaciones imaginarias arbitra- Mientras que los protestantes creen ge-
rias, ya que “ni la Escritura ni la teología neralmente en el cielo como un lugar don-
de los redimidos pasarán la eternidad con
19
Dios y con las huestes angélicas, parece hecha nueva. Las representaciones artísti-
que no ha habido intentos para sistematizar cas de los pintores Harry Anderson y Rus-
una doctrina del cielo. Las incursiones del sel Harlan han captado la imaginación de
racionalismo y de la secularización han generaciones de lectores adventistas, jóve-
dado como resultado una erosión de la cla- nes y ancianos. Los compositores de him-
ridad de la esperanza milenaria. Aunque nos adventistas desde los días de Guiller-
expresan la creencia en los “símbolos” del mo Miller (“I’m Going Home” [Voy al ho-
reino de Cristo, Reinhold Niebuhr escribió: gar]) han expresado en música la gloriosa
“No es sabio para los cristianos afirmar al- esperanza de un futuro bienaventurado.
gún conocimiento ya sea de los muebles Entre estos escritores se incluyen, sólo para
del cielo o de la temperatura del infierno” nombrar unos pocos, a Jaime White
(2:294). (“What Heavenly Music” [¡Oh, qué músi-
ca divina!]), Annie R. Smith (“Long Upon
H. INTERPRETACIÓN ADVENTISTA the Mountains” [Por montañas, muy can-
Con la esperanza del segundo adveni- sado]), Frank Belden (“Joy By and By”
miento como un fundamento de su sistema [Gozo dentro de poco]) y Henry Fluiter
doctrinal, los adventistas han afirmado de (“Over Yonder” [Allá]).
manera constante su convicción de la rea- La última de las 28 creencias funda-
lidad de un nuevo cielo y una nueva Tierra mentales de los adventistas del séptimo
después de la segunda venida de Cristo. día, reafirmadas y votadas en 2005, presen-
Los redimidos pasarán el milenio en el cie- ta una síntesis de la comprensión adventis-
lo (ver II. B. 3) antes de descender a esta ta de la Tierra Nueva (Creencias de los
Tierra con la Nueva Jerusalén. Entonces el Adventistas del Séptimo Día, p. 415):
planeta será renovado por fuego y será “En la Tierra Nueva, en que habita la
vuelto a crear. Los santos pasarán la eter- justicia, Dios proporcionará un hogar
nidad con el Señor en esta Tierra hecha eterno para los redimidos y un ambiente
nueva. perfecto para la vida, el amor, el gozo y el
Las visiones de Elena de White sobre el aprendizaje eternos en su presencia. Por-
hogar celestial y la Tierra renovada han que allí Dios mismo morará con su pueblo,
contribuido mucho al realismo con el cual y el sufrimiento y la muerte terminarán pa-
se ve el futuro de los redimidos. En ra siempre. El gran conflicto habrá termi-
Primeros escritos describe las glorias de la nado y el pecado no existirá más. Todas las
ciudad celestial tal como las vio en visión cosas, animadas e inanimadas, declararán
en la década de 1840 (Primeros escritos, que Dios es amor, y él reinará para siempre
pp. 39, 40). jamás. Amén (2 Pedro 3:13; Isaías 35;
Las formas artísticas adventistas tam- 65:17-25; Mateo 5:5; Apocalipsis 21:1-7;
bién ensalzan las maravillas de la Tierra 22:1-5; 11:15)”.

20
V. COMENTARIOS DE ELENA DE WHITE

cha que en ese lugar disfrutaban. Pregunté


A. MORADA CELESTIAL: UN LUGAR REAL
a uno de ellos por qué eran mucho más be-
“El temor de hacer aparecer la futura llos que los habitantes de la Tierra, y me
herencia de los santos demasiado material respondió: ‘Hemos vivido en estricta obe-
ha inducido a muchos a espiritualizar esas diencia a los mandamientos de Dios, y no
verdades que nos hacen considerar la Tie- incurrimos en desobediencia como los ha-
rra como nuestra morada. Cristo aseguró a bitantes de la Tierra’...
sus discípulos que iba a preparar mansio- “Supliqué a mi ángel acompañante que
nes para ellos en la casa del Padre. Los que me dejara permanecer allí. No podía sufrir
aceptan las enseñanzas de la Palabra de el pensamiento de volver a este tenebroso
Dios no ignorarán por completo lo que se mundo. El ángel me dijo entonces: ‘Debes
refiere a la patria celestial. Y sin embargo, volver, y si eres fiel, tendrás, con los
‘cosas que ojo no vio, ni oído oyó, y que 144.000, el privilegio de visitar todos los
jamás entraron en pensamiento humano, mundos y ver la obra de las manos de
[son] las cosas grandes que ha preparado Dios’” (Primeros escritos, pp. 39,40).
Dios para los que lo aman’ (1 Corintios
2:9, VM). El lenguaje humano es inade- C. NI NOCHE NI CANSANCIO
cuado para describir la recompensa de los
“En la ciudad de Dios ‘ya no habrá no-
justos. Sólo la conocerán quienes la con-
che’. Nadie necesitará ni deseará descanso.
templen. Ninguna mente finita puede com-
No habrá quien se canse haciendo la volun-
prender la gloria del Paraíso de Dios” (El
tad de Dios y ofreciendo alabanzas a su
conflicto de los siglos, p. 733).
nombre. Sentiremos siempre la frescura de
la mañana, que nunca se agostará. ‘No ne-
B. PRIVILEGIOS DE LOS REDIMIDOS
cesitarán luz de lámpara ni de sol, porque
“El cielo es un lugar agradable. Yo an- el Señor Dios los alumbrará’ (Apocalipsis
helo estar allí y contemplar a mi hermoso 22:5, NVI). La luz del Sol será sobrepujada
Jesús que por mí dio la vida, y ser trasmu- por un resplandor que, sin deslumbrar la
tada a su gloriosa imagen. ¡Oh! ¡Quién me vista, excederá sin medida la claridad de
diera palabras para expresar la gloria del nuestro mediodía. La gloria de Dios y del
brillante mundo venidero! Estoy sedienta Cordero inunda la ciudad santa con una luz
de las vivas corrientes que alegran la ciu- que nunca se desvanece. Los redimidos
dad de nuestro Dios. andan a la luz gloriosa de un día eterno que
“El Señor me mostró en visión otros no necesita Sol” (El conflicto de los siglos,
mundos. Me fueron dadas alas y un ángel p. 735).
me acompañó desde la ciudad a un lugar
brillante y glorioso. La hierba era de un D. EL CIELO COMO UNA ESCUELA
verde vivo y las aves gorjeaban un dulce
“El cielo es una escuela; su campo de
canto. Los moradores de ese lugar eran de
estudio, el universo; su maestro, el Ser in-
todas estaturas; eran nobles, majestuosos y
finito. En el Edén fue establecida una filial
hermosos. Llevaban la manifiesta imagen
de esa escuela y, una vez consumado el
de Jesús, y su semblante refulgía de santo
plan de redención, se reanudará la educa-
júbilo, como expresión de la libertad y di-
ción en la escuela del Edén.
21
“‘Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni rán ofreciendo revelaciones más gloriosas.
han subido en corazón de hombre, son las ‘Mucho más abundantemente de lo que pe-
que Dios ha preparado para los que le dimos o entendemos’ (Efesios 3:20) será
aman’ (1 Corintios 2:9). Sólo por medio de para siempre la munificencia de Dios para
su palabra puede obtenerse el conocimien- otorgar sus dones.
to de estas cosas, y aun así se obtiene sólo “‘Sus siervos le servirán’ (Apocalipsis
una revelación parcial. 22:3). La vida en la Tierra es el comienzo
“El profeta de Patmos describe así la de la vida en el cielo; la educación en la
sede de la escuela futura: “‘Vi un cielo Tierra es una iniciación en los principios
nuevo y una tierra nueva, porque el primer del cielo; la obra de la vida aquí es una
cielo y la primera tierra pasaron... Y yo preparación para la obra de la vida allá. Lo
Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, que somos ahora en carácter y servicio san-
descender del cielo, de Dios, dispuesta to es el símbolo seguro de lo que seremos
como una esposa ataviada para su marido’ entonces” (Ibíd., p. 307).
(Apocalipsis 21:1,2).
“‘La ciudad no tiene necesidad de sol F. EDUCACIÓN SUPERIOR EN LA VIDA FU-
ni de luna que brillen en ella; porque la TURA
gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es “Cristo, el Maestro celestial, guiará a su
su lumbrera’ (Apocalipsis 21:23). pueblo al árbol de la vida que crece a cada
“Entre la escuela establecida al princi- lado del rio de la vida, y explicará a los su-
pio en el Edén y la escuela futura se ex- yos las verdades que no podían entender en
tiende todo el período de la historia de este esta vida. En aquella vida futura su pueblo
mundo; historia de la transgresión y el su- obtendrá la educación superior en su pleni-
frimiento humano, del sacrificio divino y tud. A los que entren en la ciudad de Dios
de la victoria sobre la muerte y el pecado. se les colocará coronas de oro sobre sus
En la escuela de la vida futura no se halla- cabezas. Será una escena de gozo que nin-
rán todas las condiciones de la primera es- guno de nosotros puede permitirse perder.
cuela del Edén. Ningún árbol del conoci- Echaremos nuestras coronas a los pies de
miento del bien y del mal ofrecerá oportu- Jesús, y vez tras vez le daremos gloria y
nidad a la tentación. No hay allí tentador ni alabaremos su santo nombre. Los ángeles
posibilidad de injusticia. Todos los caracte- se unirán en los cantos de triunfo. Tocando
res habrán resistido la prueba del mal, y sus arpas de oro llenarán todo el cielo con
habrán dejado de ser susceptibles a su po- dulce música y cantos al Cordero” (Co-
der” (La educación, pp. 301, 302). mentario bíblico adventista, tomo 7, p.
999).
E. APERTURA DE LOS TESOROS DEL UNI-
VERSO G. VIDA SOCIAL ARMONIOSA Y DESARRO-
“Todos los tesoros del universo serán LLO INTERMINABLE DEL CONOCI-
abiertos al estudio de los hijos de Dios. En- MIENTO
traremos con inefable deleite en el gozo y “Allí los redimidos conocerán como
en la sabiduría de los seres no caídos. son conocidos. Los sentimientos de amor y
Compartiremos los tesoros ganados duran- simpatía que Dios mismo implantó en el
te siglos y siglos pasados en la contempla- alma se ejercitarán de la manera más ver-
ción de la obra de Dios. Y los años de la dadera y más dulce. El trato puro con seres
eternidad, a medida que transcurran, segui- santos, la vida social armoniosa con los
22
ángeles bienaventurados y con los fieles de bre del Creador, y en todas ellas se des-
todas las edades que lavaron sus vestiduras pliegan las riquezas de su poder.
y las emblanquecieron en la sangre del “Y a medida que transcurran los años
Cordero, los lazos sagrados que unen a de la eternidad, traerán consigo revelacio-
‘toda la familia en los cielos y en la tierra’ nes más ricas y aún más gloriosas respecto
(Efesios 3:15), todo eso constituye la feli- de Dios y de Cristo. Así como el conoci-
cidad de los redimidos. miento es progresivo, así también el amor,
“Allí las mentes inmortales reflexiona- la reverencia y la dicha irán en aumento.
rán con deleite inagotable en las maravillas Cuanto más aprendan los hombres acerca
del poder creador, en los misterios del de Dios, tanto más admirarán su carácter.
amor redentor. Allí no habrá enemigo cruel A medida que Jesús les descubra la riqueza
y engañador para tentar a olvidamos de de la redención y las proezas asombrosas
Dios Toda facultad será desarrollada, toda en el gran conflicto con Satanás, los cora-
capacidad aumentada. La adquisición de zones de los redimidos se estremecerán
conocimientos no cansará la mente ni ago- con devoción siempre más ferviente, y con
tará las energías. Podrán llevarse a cabo las arrebatador gozo tocarán sus arpas de oro;
mayores empresas, satisfacerse las aspira- y miríadas de miríadas y millares de milla-
ciones más sublimes, realizarse las ambi- res de voces se unirán para engrosar el po-
ciones más encumbradas; y sin embargo tente coro de alabanza.
surgirán nuevas alturas que superar, nuevas “‘Y a todo lo creado que está en el cie-
maravillas que admirar, nuevas verdades lo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y
que comprender, nuevos objetivos que en el mar, y a todas las cosas que en ellos
agucen las facultades de la mente, el alma hay, oí decir: Al que está sentado en el
y el cuerpo. trono, y al Cordero, sea la alabanza, la hon-
“Todos los tesoros del universo estarán ra, la gloria y el poder, por los siglos de los
a disposición para el estudio de los redi- siglos’ (Apocalipsis 5:13).
midos de Dios. Libres de las cadenas de la “El gran conflicto ha terminado. Ya no
mortalidad, se lanzan en incansable vuelo hay más pecado ni pecadores. Todo el uni-
hacia los mundos lejanos; mundos a los verso está limpio. Una misma pulsación de
cuales el espectáculo de las miserias hu- armonía y júbilo late a través de la vasta
manas causaba estremecimientos de dolor creación. Del Ser que todo lo creó manan
y donde entonaban cantos de alegría al te- vida, luz y contentamiento por toda la ex-
ner noticia de un alma redimida. Con in- tensión del espacio infinito. Desde el áto-
descriptible dicha los hijos de la Tierra par- mo más imperceptible hasta el mundo más
ticipan del gozo y la sabiduría de los seres grande, todas las cosas, animadas e inani-
que no cayeron. Comparten los tesoros del madas, declaran, en su belleza sin mácula y
conocimiento y entendimiento adquiridos en gozo perfecto, que Dios es amor” (El
durante siglos y siglos en la contemplación conflicto de los siglos, pp. 735-737).
de las obras de Dios. Con visión nítida
consideran la gloria de la creación: soles y H. VIDA EN EL JARDÍN Y EL CAMPO
estrellas y sistemas que, en el orden a ellos “¡Qué campo se abrirá allí a nuestro es-
asignado, circuyen el trono de la Deidad. tudio cuando se descorra el velo que oscu-
En todas las cosas, desde las más pequeñas rece nuestra vista, y nuestros ojos contem-
hasta las más grandes, está escrito el nom- plen ese mundo de belleza del cual ahora
tenemos apenas vislumbres por medio del
23
microscopio! ¡Cuando contemplemos las historia del comienzo del pecado; de la fa-
glorias de los cielos estudiados ahora por tal mentira y su perversa obra; de la verdad
medio del telescopio! ¡Cuando, borrada la que, sin desviarse de lo recto, ha hecho
mancha del pecado, toda la Tierra aparezca frente al error y lo ha vencido. Será desco-
en la hermosura de Jehová nuestro Dios’! rrido el velo que se interpone entre el
Allí el estudioso de la ciencia podrá leer mundo visible y el invisible y se revelarán
los informes de la creación sin hallar seña- cosas maravillosas” (La educación, pp.
les de la ley del mal. Escuchará la música 303, 304).
de las voces de la naturaleza y no descubri-
rá ninguna nota de llanto ni voz de dolor. I. NI CASAMIENTOS NI NACIMIENTOS
En todas las cosas creadas descubrirá una “Hay muchos hoy día que expresan su
escritura, en el vasto universo contemplará creencia de que habrá casamientos y naci-
‘el nombre de Dios escrito en grandes ca- mientos en la Tierra Nueva, pero los que
racteres’, y ni en la Tierra, ni en el mar, ni creen en las Sagradas Escrituras no pueden
en el cielo quedará señal del mal. aceptar tales doctrinas. La doctrina de que
“Allí se vivirá la vida edénica, la vida nacerán niños en la Tierra Nueva no forma
que transcurrirá en el jardín y en el campo. parte de la ‘segura palabra profética’. Las
‘Edificarán casas, y morarán en ellas; plan- palabras de Cristo son demasiado claras
tarán viñas, y comerán el fruto de ellas. No para ser mal interpretadas. Ellas resuelven
edificarán para que otro habite, ni planta- definitivamente la cuestión de los matrimo-
rán para que otro coma; porque según los nios y nacimientos en la Tierra Nueva. Ni
días de los árboles serán los días de mi los que resuciten de la muerte ni los que
pueblo, y mis escogidos disfrutarán la obra serán trasladados sin haber gustado la
de sus manos’ (Isaías 65:21,22). muerte se casarán o darán en matrimonio.
“No habrá nada que dañe ni destruya Serán como ángeles de Dios, miembros de
‘en todo mi santo monte, dijo Jehová’ la familia real” (La fe por la cual vivo, p.
(Isaías 65:25). Allí el hombre recobrará su 368).
perdida dignidad real y los seres inferiores
reconocerán su supremacía; los fieros se J. VIAJES EN LA VIDA FUTURA
tomarán mansos y los tímidos, confiados.
“Se ofrecerán al estudiante una historia “Muchos parecen tener la idea de que
de alcance infinito y de riqueza inefable. este mundo y las mansiones celestiales
Aquí, desde la posición ventajosa que le constituyen el universo de Dios. No es así.
ofrece la Palabra de Dios, el estudiante lo- La multitud de los redimidos viajará de un
gra una perspectiva del vasto campo de la mundo a otro mundo, y mucho de su tiem-
historia, y puede obtener algún conoci- po será empeñado en escudriñar los miste-
miento de los principios que rigen el curso rios de la redención. Y a través de toda la
de los sucesos humanos. Pero su visión es- extensión de la eternidad este tema estará
tá aún empañada y su conocimiento es in- continuamente siendo expuesto ante sus
completo. No verá claramente las cosas mentes. Los privilegios de los que venzan
hasta que esté a la luz de la eternidad. por la sangre del Cordero y por la palabra
“Entonces se abrirá ante su vista el del testimonio de ellos están más allá de
desarrollo del gran conflicto que se originó toda comprensión” (Comentario bíblico
antes que empezara el tiempo y que no adventista, tomo 7, p. 1001).
acabará hasta que termine. Será evidente la

24
K. RECOMPENSA DEL ESFUERZO FER- belleza, ofrecerá a Dios un tributo de ala-
VIENTE banza y adoración. El mundo quedará ba-
“’Si permaneciere la obra de alguno... ñado en luz celestial. Los años transcurri-
recibirá recompensa’ (1 Corintios 3:14). rán alegremente. La luz de la Luna será
Gloriosa será la recompensa concedida como la luz del Sol, y la luz del Sol siete
cuando los fieles obreros se reúnan en de- veces más intensa que ahora. Y sobre ese
rredor del trono de Dios y del Cordero. escenario, las estrellas de la mañana canta-
Cuando, en su estado mortal, Juan contem- rán juntas y los hijos de Dios clamarán de
pló la gloria de Dios, cayó como muerto; gozo, mientras que Dios y Cristo declara-
no puedo soportar la visión. Pero cuando rán a una voz: ‘Ya no habrá más pecado,
los hijos de Dios hayan recibido la inmor- ya no habrá más muerte’” (Review and He-
talidad, lo verán ‘como él es’ (1 Juan 3:2). rald, 26 de noviembre de 1903).
Estarán delante del trono, aceptos en el
Amado. Todos sus pecados habrán sido bo- M. RADIANTE HOGAR DE LOS SANTOS
rrados, todas sus transgresiones expiadas, “El cielo era el tema de mi contempla-
Entonces podrán mirar sin velo la gloria ción: el cielo, el por tanto tiempo anhelado
del trono de Dios. Habrán participado con cielo. Me pareció estar allí, donde todo era
Cristo en sus sufrimientos, habrán tra- paz, donde jamás pueden entrar los conflic-
bajado con él en el plan de la salvación, y tos tormentosos de la Tierra. ¡El cielo, un
participarán con él del gozo de ver las al- reino de justicia donde están congregados
mas salvadas en el reino de Dios, para ala- todos los santos, puros y benditos -diez mil
bar allí a Dios durante toda la eternidad. veces diez mil y miles de miles- viviendo y
“Mi hermano, mi hermana, les ruego caminando en intimidad pura y feliz, ala-
que se preparen para la venida de Cristo en bando a Dios y al Cordero que está sentado
las nubes de los cielos. Día tras día en el trono! Sus voces estaban en perfecta
desechen de su corazón el amor al mundo. armonía. Nunca se hacen daño unos a
Comprendan por experiencia lo que signi- otros. Los príncipes del cielo, los potenta-
fica tener comunión con Cristo. Prepárense dos de este poderoso reino, son rivales sólo
para el juicio, para que cuando Cristo ven- en el bien, en buscar la felicidad y el gozo
ga para ser admirado por todos los que mutuos. El mayor allí es el menor en auto-
creen, puedan estar entre quienes lo recibi- estima, y el menor es el mayor en su grati-
rán en paz. I u ese día los redimidos res- tud y riqueza de amor.
plandecerán en In gloria del Padre y del “No hay errores oscuros que nublen el
Hijo. Tocando sus arpas de oro, los ángeles intelecto. La verdad y el conocimiento -
darán la bienvenida al Rey y a los trofeos claros, vigorosos y perfectos- han ahuyen-
de su victoria: los que fueron lavados y tado toda duda, y ninguna penumbra de
emblanquecidos en la sangre del Cordero” duda arroja su sombra funesta sobre sus fe-
(Testimonios para la iglesia, tomo 9, p. lices habitantes. No hay voces de contienda
227). que contaminen la dulce y perfecta paz del
cielo. Sus habitantes no conocen tristeza,
L. FAMILIA FELIZ Y UNIDA ni dolor, ni lágrimas. Todo está en perfecta
“Todos constituirán una familia unida y armonía, en perfecto orden y en perfecta
feliz vestida con el ropaje de la alabanza y bienaventuranza...
la gratitud, el vestido de la justicia de Cris- “¡Cielo, dulce cielo, el hogar eterno de
to. Toda la naturaleza, en su incomparable los santos, la morada para los que han tra-
25
bajado duro, donde el cansado que ha lle- das las acciones en los libros del cielo, y
vado las pesadas cargas durante la vida en- los hombres recibirán su merecido en el
cuentra descanso, paz y gozo! Sembraron gran día de Dios de acuerdo con sus obras.
con lágrimas, segarán con regocijo y triun- Entonces se verá quién recibe la bendición.
fo. El cielo es un lugar donde la simpatía ‘Bienaventurados los que guardan sus
mora en cada corazón y se expresa en cada mandamientos, para que su potencia sea en
mirada. Allí reina el amor. No hay elemen- el árbol de la vida, y que entren por las
tos desagradables, ni discordia o conten- puertas en la ciudad’” (Comentario bíblico
ciones o guerra de palabras” (Carta 30 de adventista, tomo 7, p. 1001).
1882, en Manuscript Releases, tomo 9, pp.
104, 105; ver Eventos de los últimos días, O. MORADA ETERNA DEL OBEDIENTE
p. 300). “El gran plan de la redención dará por
resultado el completo restablecimiento del
N. CIUDAD DE DIOS PARA LOS QUE favor de Dios para el mundo. Será restau-
GUARDAN LOS MANDAMIENTOS rado todo lo que se perdió a causa del pe-
“Nadie que haya tenido la luz de la ver- cado. No sólo el hombre sino también la
dad entrará en la ciudad de Dios como vio- Tierra será redimida, para que sea la mora-
lador de los mandamientos. La ley divina da eterna de los obedientes. Durante 6.000
está en el mismo fundamento de su go- años Satanás luchó por mantener la pose-
bierno en la Tierra y en el cielo. Si los sión de la Tierra.
hombres a sabiendas han pisoteado y han Pero se cumplirá el propósito original
despreciado la ley de Dios en la Tierra, no de Dios al crearla. ‘Recibirán el reino los
serán llevados al cielo para que allí hagan santos del Altísimo, y poseerán el reino
lo mismo; no habrá cambio de carácter hasta el siglo, eternamente y para siempre’
cuando Cristo venga. La edificación del ca- (Daniel 7:18)” (Patriarcas y profetas, p.
rácter continuará durante las horas del 355).
tiempo de gracia. Día tras día son registra-

VI. BIBLIOGRAFÍA

Agustín, San. The City of God. G. G. Walsh, lical Concept and Its Meaning for the
D. B. Zema, G. Monahan y D. J. Honan, Church. Nashville, Tenn.: Abingdon,
traductores. V. J. Bourke, ed. Nueva 1953.
York, N.Y.: Doubleday, 1958.
Catecismo de la Iglesia Católica. Madrid,
Beasley-Murray, George R. Jesus and the España: Asociación de Editores del Cate-
Kingdom of God. Grand Rapids, Mich.: cismo, 1992.
Eerdmans, 1986.
Creencias de los Adventistas del Séptimo
Beckwith, Isbon T. The Apocalypse of John. Día. Una exposición bíblica de las doc-
trinas fundamentales. Buenos Aires, Ar-
Grand Rapids, Mich.: Baker, 1919.
gentina: ACES/ Asociación General,
Berkhof, Louis. The Kingdom of God. Grand 2007.
Rapids, Mich.: Eerdmans, 1951.
Delitzsch, Franz. Biblical Commentary on
Bright, John. The Kingdom of God: The Bib- the Prophecies of Isaiah, 2 tomos. Nueva
26
York, N.Y.: Funk and Wagnalls, 1872. Niebuhr, Reinhold. The Nature and Destiny
of Man, 2 tomos. Nueva York, N.Y.:
Froom, LeRoy E. The Conditionalist Faith of
Charles Scribner & Sons, 1964.
Our Fathers, 2 tomos. Wáshington, D.C.:
Review and Herald, 1965, 1966. Smith, Wilbur M. The Biblical Doctrine of
Heaven. Chicago, Ill.: Moody, 1980.
Komonchak, Joseph, Mary Collins y Dermot
Lane, eds. The New Dictionary of Theol- Strong, Augustus Hopkins. Systematic The-
ogy. ology. Filadelfia, Pa.: Judson, 1907.
Wilmington, Del.: Michael Glazier, 1987. Vos, Geerhardus. The Teaching of Jesus
Concerning the Kingdom of God and the
Ladd, George E. Crucial Questions About the
Church. Phillipsburg, N.J.: Presbyterian
Kingdom of God. Grand Rapids, Mich.:
and Reformed, 1972.
Eerdmans, 1952.
Willis, Wendell, ed. The Kingdom of God in
___________. Jesús and the Kingdom. Nueva
20th-Century Interpretation. Peabody,
York, N.Y.: Harper and Row, 1964. Mass: Hendrickson, 1987.
__________. The Presence of the Future: Young, Edward J. The Book of Isaiah, 3
The Eschatoloy of Biblical Realism. tomos. Grand Rapids, Mich.: Eerdmans,
Grand Rapids, Mich.: Eerdmans, 1973. 1964-1971.
Lutero, Martin. Luther’s Works. Hilton C.
Oswald, ed. T. 28, Commentaries on 1
Corintians 7 and 15. Saint Louis, Mo.:
Concordia, 1973.

Extraído de
Tratado de Teología Adventista del Séptimo Día,
pp. 1061-1084

Compilación:
RECURSOS ESCUELA SABÁTICA

RECURSOS ESCUELA SABATICA


http://ar.groups.yahoo.com/group/Comentarios_EscuelaSabatica
http://groups.google.com.ar/group/escuela-sabatica?hl=es
Suscríbase para recibir gratuitamente recursos para la Escuela Sabática

27