Sunteți pe pagina 1din 1

Gastos Comunes

El artículo 5, de la Ley de Propiedad Horizontal (LPH) venezolana, especifica con


claridad cuáles son las cosas comunes a todos los propietarios que residen en un
edificio o conjunto residencial, extensibles a un conjunto de viviendas, cuyos inmuebles
se encuentren bajo el régimen de esta Ley. El artículo 7 señala la contribución que deben
hacer los propietarios a los gastos comunes, los cuales se reflejan mensualmente en el
Recibo de Condominio.

Es importante tener en cuenta que los aportes que realicen los propietarios para cubrir
los gastos comunes del edificio o conjunto residencial, son contribuciones necesarias
para el mantenimiento general de las áreas comunes, tales como ascensores, pasillos,
escaleras, jardines, compra de materiales de limpieza, instalaciones eléctricas,
remuneraciones al personal de conserjería y al de mantenimiento (si lo hubiere), como
lo refiere en el artículo 5, la citada Ley.

Los artículos 12, 13 y 14, de la LPH, expresan claramente la obligatoriedad de los


propietarios de contribuir con los gastos comunes que genere el edificio o conjunto
residencial, y la responsabilidad por parte del administrador o de la junta de condominio
de exigir dichas contribuciones o pagos.

Esto quiere decir que es absolutamente fundamental que los propietarios que viven bajo
el régimen de propiedad horizontal, estén conscientes de la importancia que reviste el
hecho de pagar a tiempo el Recibo de Condominio, ya que esta acción, por demás
responsable, permite a la administración del edificio tener suficientes fondos para
acometer el mantenimiento y conservación de las áreas comunes, y las reparaciones
que requieran las mismas, de ser necesario.

Recuerde que la morosidad es el cáncer de las comunidades que viven bajo propiedad
horizontal. El propietario debe ponerse de acuerdo con el administrador, acerca de la
forma de pago; si lo hace directo, en la oficina de la administración del condominio, se
debe procurar no hacerlo en efectivo; preferiblemente con depósito bancario o en
cheque, cualquiera de las dos opciones, siempre a nombre de la junta de condominio
de su edificio o conjunto residencial. Si desea utilizar la modalidad de transferencia
bancaria, vía internet, consulte con la administración del condominio al respecto. Si se
decide por esta última, se debe tener en cuenta imprimir el comprobante de la operación,
preferiblemente en duplicado. Recuerde: no deje de pagar.

Si el propietario tiene observaciones que hacer, con respecto al edificio o al conjunto


residencial, reúnase con el administrador o la junta de condominio, coméntele sus
inquietudes; de ser posible, páselas por escrito. Lo importante para mantener la armonía
y la convivencia en el edificio, es aportar soluciones ante una situación irregular
determinada. Lo que no se concibe es que cualquier molestia, que se comunique o no
al condominio, termine en rebeldía para no cancelar el recibo de gastos comunes. Este
comportamiento perjudica al resto de los propietarios, y por ende al edificio.

Interese conexe