Sunteți pe pagina 1din 4

LA AUTOESTIMA DE LA MUJER CRISTIANA

La autoestima Podríamos definirla como la forma en que las personas se


sienten con respecto a sí mismas y como se valoran. La autoestima se basa en
los pensamientos, sentimientos, sensaciones y experiencias que tenemos a lo
largo de nuestra vida.
Desde muy temprana edad, consciente o inconscientemente, empezamos a
formarnos un concepto de nosotros mismos el cual es tremendamente
influenciado por la manera como nos ven y nos aceptan o rechazan las
personas que nos rodean, principalmente, nuestros padres, hermanos, otros
familiares, maestros, compañeros y amigos.

La forma en que una mujer se siente con respecto a la aceptación y respeto de


sí misma afecta directamente todos los aspectos de su vida, desde su
desempeño en el trabajo, como esposa, como madre, como hija y socialmente.

La mayoría de problemas emocionales tales como temores, angustias,


depresión, complejos, soledad, culpabilidad, adicciones, rendimiento
intelectual, etc., que enfrentan las mujeres de todas las edades, están casi
siempre relacionados con la identidad y una baja auto estima.

Además de la influencia en nuestra vida de lo que dicen los demás de nosotras,


vivimos en un medio en el que los anuncios publicitarios, las películas, los
programas de televisión nos envían mensajes de estándares y parámetros que
“son necesarios” para ser una persona de “éxito” y equivocadamente muchas
mujeres los escuchan, los creen y miden su valor e identidad en la medida que
puedan alcanzar tales fantasías. Algunas de estas mentiras que nos
bombardean constantemente pueden ser: La apariencia, por la que gran
cantidad de mujeres tienen su identidad basada en su apariencia y como se
sienten respecto a ella e invierten cualquier cantidad de tiempo y dinero en
gimnasios, ropa y todo lo relacionado con el arreglo personal. Realización o
logros obtenidos: Otras mujeres fundamentan su valor sobre las obras que
realizan lo que implica que solamente tienen valor de acuerdo a sus acciones
las cuales no tienen que ver necesariamente con la integridad y el carácter.

Claro, nuestros logros sí pueden decir algo de nosotros pero no son totalmente
representativos de quienes somos ni cuanto valemos. Las posesiones tales
como casa, coches, ropa de marca etc., son otro aspecto que también influye
en la auto valorización de una persona.
Éstas y muchas mentiras mas son el mensaje de nuestra sociedad: Solo eres
una persona respetable y de valor si vives en una gran casa, tienes éxito
profesional y financiero, tienes un coche fino último modelo, ropa de marca
etc. y lo más triste de este mensaje es cuando las mujeres lo creen y aceptan
que solo valen si son bellas, si usan productos de las mejores marcas, si han
tenido éxito en lo que hacen o han sido prósperas financieramente.
Sin embargo, ya sea a consecuencia de palabras de rechazo o condenación que
hayan influido en nuestra propia valorización, o sea por el mensaje y los
parámetros que nos ha impuesto la sociedad para ser una persona de valor, es
importante saber que en ningún momento esta es una base firme para edificar
nuestra autoestima.
El único fundamento valedero para levantar nuestra autoestima y que define
nuestra identidad procede de nuestro hacedor y no de lo que hacemos: Dios
mismo.
Lo que más debe importarnos es como nos ve Dios, lo que El piensa de
nosotras y lo inmenso de su amor y misericordia. Con sus propias manos nos
ha creado y formado. Salmo 139:13 “Porque tú formaste mis entrañas;
Tú me hiciste en el vientre de mi madre. 14 Te alabaré; porque
formidables, maravillosas son tus obras; Estoy maravillado, Y mi alma
lo sabe muy bien.” Además, todos hemos sido formados con un propósito
divino: Salmo 139:16 “Mi embrión vieron tus ojos, Y en tu libro estaban
escritas todas aquellas cosas Que fueron luego formadas, Sin faltar
una de ellas.” Y tenemos tanto valor para El que fuimos comprados por la
sangre de su hijo. Juan 3:16 “Porque de tal manera amó Dios al mundo,
que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no
se pierda, mas tenga vida eterna.” El nos ha dado una identidad como hijos
suyos: Salmo 100:3 “Reconoced que Jehová es Dios; El nos hizo, y no
nosotros a nosotros mismos; Pueblo suyo somos, y ovejas de su
prado.”

VEAMOS: El proceso del cambio de identidad

Cuando tomamos conciencia de que tenemos un problema de autoestima, el


siguiente paso es resolverlo. Si ya has identificado cuales son las bases que
han determinado tu identidad y tu autoestima, el siguiente paso es tomar la
decisión de deshacerte de algunos conceptos que has tenido de ti misma y que
te hacen daño o te limitan para desarrollarte plenamente y disfrutar de tu
verdadera identidad.
Si has reconocido situaciones dolorosas, rechazos o humillaciones como el
origen de tu baja autoestima, este es el momento de perdonar y entregárselas
al Señor.
El es un Padre cariñoso que se preocupa por ti, te cuida y se interesa hasta en
los detalles más secretos de tu vida.Mateo 10:29 “¿No se venden dos
pajarillos por un cuarto? Con todo, ni uno de ellos cae a tierra sin
vuestro Padre. 30 Pues aun vuestros cabellos están todos contados. 31
Así que, no temáis; más valéis vosotros que muchos pajarillos”.
Recuerda que El te conforta: 2Corintios 1:4 “el cual nos consuela en todas
nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a
los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con
que nosotros somos consolados por Dios”.
Recuerda que con el Señor no necesitas esforzarte con el propósito de sentirte
valiosa. Tú eres su especial tesoro porque él así lo dijo enÉxodo 19:5 ”Ahora,
pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi
especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra.”

Además pagó por ti el precio que nadie en todo el universo podría superar, tú
tienes el valor de la preciosa sangre de Jesús. Tampoco necesitas demostrarle
cuan competente eres, porque él te hizo competente. 2Corintios3:5 “no que
seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de
nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios”. Y
con la confianza de saber que todo lo puedes en Cristo que es tu fortaleza.
Dios te ama y te acepta como eres ahora, pero él desea que el potencial que
ha depositado en ti, florezca y llegues a ser la mujer que tu deseas
ser. Filipenses 1:6 “estando persuadido de esto, que el que comenzó en
vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo”
Eres su hija y perteneces a su familia: Juan 1:12 “Mas a todos los que le
recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser
hechos hijos de Dios;13 los cuales no son engendrados de sangre, ni
de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.”
No reconocer nuestro valor es desvalorizar al Dios que mora en nosotros su
obra y es menospreciar el sacrificio de Cristo en la Cruz del Calvario. Cuando
nos aceptamos a nosotros mismos como una obra de Dios, cuidamos nuestro
cuerpo porque es morada del Espíritu Santo y reconocemos el valor que
tenemos. En ese momento será posible valorar y hacer sentir especiales a las
personas que nos rodean.
Necesitamos conocer a Dios a través de la Biblia y no solo estar informados
sino creer y vivir lo que él dice, piensa y espera de nosotros. Todas las bases
de nuestra identidad deben ser puestas sobre la roca inamovible que es Cristo
Jesús, pues su amor y fidelidad son para siempre.