Sunteți pe pagina 1din 11

3.2.

BASES TEÓRICAS DE LA INVESTIGACIÓN

3.2.1 Estrategias de aprendizaje

Es una forma de establecer diversos procesos orientados al desarrollo de planes de acción,

tomando en consideración al ser humano, al cual nosotros seremos los guías. Así según

Castellanos (2001) las estrategias de aprendizaje comprenden

Todo el conjunto de procesos, acciones y actividades que los/las aprendices pueden

desplegar intencionalmente para apoyar y mejorar su aprendizaje. Están pues

conformadas por aquellos conocimientos, procedimientos que los/las estudiantes van

dominando a lo largo de su actividad e historia escolar y que les permiten enfrentar

su aprendizaje de manera eficaz. (p. 212)

Cuando hablamos de estrategias de aprendizaje nos hacemos referencia a un cuerpo en

general compuesto de diversas actividades, procesos e intermediarios. Todos ellos deben

estar establecidos en un plan de acción oportuno y debe cumplir con el principal objetivo que

el estudiante adquiera los conocimientos necesarios para su debido desarrollo, y favorecer a

su proceso de aprendizaje.

En el desarrollo del aprendizaje escolar es muy importante integrar a la comunidad para esto

desarrollamos diversas estrategias, como lo menciona Diaz (2006):

La enseñanza situada, que destaca la importancia de la actividad y el contexto para

el aprendizaje y reconoce que el aprendizaje escolar es, ante todo, un proceso de

enculturación en el cual los estudiantes se integran gradualmente a una comunidad

o cultura de prácticas sociales. En esta misma dirección, se comparte la idea de que

aprender y hacer son acciones inseparables. Y en consecuencia, un principio nodal

de este enfoque plantea que los alumnos (aprendices o novicios) deben aprender en

el contexto pertinente. (p. 4)


Por lo tanto es necesario verificar ante todo, en qué contexto nos relacionamos, en que

espacio geográfico nuestros estudiantes se desarrollan. Elaborar estrategias es un proceso

sistemático que involucra diversos procesos, así Pozo & Monereo (1999) mencionan que “la

primera fuente del cambio proviene de la implantación de estrategias de aprendizaje en el

currículo. El cambio curricular promueve no sólo cambios en los alumnos y profesores, sino

también en la institución educativa como un todo”. (p. 5)

3.2.1.1. Desarrollo de las estrategias de aprendizaje

El desarrollo de las estrategias de aprendizaje depende principalmente del desarrollo

motivacional y académico del docente, un docente adecuadamente capacitado es un docente

que tiene una nueva información clara y precisa del nuevo trabajo hacer, o simplemente tiene

nuevos recursos para la solución de diversas situaciones como lo menciona Sarmiento

(1999): “Son maestros altamente capacitados que deben responder a varias condiciones:

Expertos en el área de su conocimiento, con una vasta formación pedagógica, de estrategias

de aprendizaje y enseñanza, etc.”. (p. 11)

3.2.1.1.1. Planificación de las estrategias de aprendizaje

La planificación hacer mucha referencia a la formación de un plan de acción que puede ser

a corto, mediano o largo plazo; en donde lo principal radica en la formación de diversos

objetivos a cumplir con el fin de que el estudiante adquiera los conocimientos necesarios para

su aprendizaje, por ejemplo Yaniz & Villardón (2006) mencionan, “las evidencias recogidas

favorecen el aprendizaje, ya que permite poseer los resultados del aprendizaje”. (p. 113). Es

decir la planificación consiste en si realizar un diagnóstico previo de todo lo que encontramos

antes de la elaboración de las mismas.

3.2.1.1.2. Ejecución de las estrategias de aprendizaje

Significa establecer la forma práctica de todo lo planeado con anterioridad, de esta manera
Monereo (1999) en sus palabras, “pero también es posible alcanzar esa experiencia y fluidez

en la ejecución de una forma más rápida, mediante un análisis consciente y pormenorizado

de las actuaciones mentales que dicha actuación conlleva”. (p. 23). Una vez realizado todo

esto sigue el proceso de consiste a evaluar todo lo practicado para de esa manera encontrar

deficiencias u errores para que así sigue mejorando el desarrollo de las estrategias.

3.2.1.2. Clasificación de las estrategias de aprendizaje

Diversos autores tienen diversas formas de clasificar las estrategias de aprendizaje,

hasta nuestra práctica docente nos enseña diversas formas de clasificar, así en las palabras de

Pérez (2007):

El conocimiento de las propias operaciones que el conocimiento exige, de otros

elementos del proceso mismo de la impartición del conocimiento y el aprendizaje de

este por parte de los alumnos, es necesario desarrollar las vías para el desarrollo de

la personalidad del escolar, estimular su iniciativa, su persistencia, su capacidad de

polémica, su seguridad en sí mismos, su autonomía y gestión personalizada, entre

otras que tendrán un significado esencial en la forma en que el escolar utilice los

conocimientos. (p. 2)

Es decir nuestra practica constante como docentes y las diversas formas como el estudiante

va aprendiendo y la actitud que le pone; serán las principales pilares para realizar un

clasificación de estas diversas estrategias que elaboramos y ponemos en práctica.

3.2.1.2.1. Estrategias para la adquisición de la información

Son la diversas estrategias que nos permite fijar nuestra atención claramente y de esta

manera poder adquirir la información de manera segura y pertinente. Así Lara (1997)

establece: “Los procedimientos manuales de adquisición de conocimiento se basan común

en la entrevista. Para facilitar la conceptualización del conocimiento contenido en una


transcripción de la entrevista (…) que se vale de técnica de recuperación de información”.

(p. 36)

3.2.1.2.2. Estrategias para la codificación de la información

Se entiende como todo el cuerpo de instrucciones necesarios para que la información

pueda ser entendida por los receptores. Paoli (1983) mención “cuando se tiene el mismo

lenguaje, tenemos un mismo tipo de codificación de la realidad y, aunque éste pueda tener

muy diversos matices, nos será más fácil evocar algo en común”. (p. 11). Ahora dándole un

sentido tomando en consideración al proceso de aprendizaje Román & Gallego (1994)

mencionan:

Codificar en general es traducir a un código o de un código. El proceso de

codificación se sitúa en la base de los niveles de procesamiento, más o menos

profundos, y de acuerdo con éstos, se aproxima más o menos a la comprensión, al

significado. (p. 4)

3.2.1.2.3. Estrategias para la recuperación de la información

Son diversas estrategias que desarrollamos para de esta manera poder recuperar o evocar

parte de la información que a veces por diversas causas olvidamos. Etchepareborda (2005)

nos dice “es el proceso por el cual recuperamos la información. Si ésta ha sido bien

almacenada y clasificada será más fácil localizarla y utilizarla en el momento en que se

solicita. La organización de la información facilitará su recuperación”. (p. 79). Tomando en

consideración todo esto nosotros elaboramos diversas estrategias que nos permiten recuperar

la información necesaria al instante. Por ejemplo subrayamos, elaboramos esquemas, etc.

Los ejemplos son libres cada uno utiliza la técnica que mejor crea conveniente

3.2.1.2.4. Estrategias para el procesamiento de la información

Significa establecer diversas tipos de estrategias en las cuales intervienen distintos tipos de
elementos, como ya mencionamos son libres de usar, tomando en consideración la

situaciones diversas de aprendizaje. En las palabras de Román & Gallego (1994)

La investigación al respecto revela que formularse autopreguntas es asimismo un

mecanismo eficaz para el procesamiento profundo. Por otra parte, codificar la

información extrayendo “inferencias” a partir de los contenidos de un texto dado,

parece compartir procesos con las autopreguntas, o viceversa, ya que el análisis

factorial ha definido un solo factor con ambos tipos de estrategias. (p. 6)

3.2.2. Aprendizaje significativo

Es el aprendizaje se realiza con el desarrollo de la interacción con lo ya conocido y la nueva

información que se quiere conocer. Así por ejemplo en las palabras de Garita (2006):

Planteamiento que remitiría al hecho de que la referencia a la relevancia de las

relaciones triangulares en los procesos de construcción de conocimiento, no

quedaría de manera alguna reducida a un contexto formal de aprendizaje, pues se

trascendería a su vez a las distintas interacciones generales, que constituirían el

mundo social de la vida de los sujetos involucrados. Contextos en los que el

aprendizaje sería siempre posible, gracias a sus permanentes y conformadoras

relaciones con las demás personas. (p. 7)

Para conocer en sí, cual es el proceso por el cual el aprendizaje se puede desarrollar, Ausubel

(1983) nos menciona lo siguiente:

En el proceso de orientación del aprendizaje, es de vital importancia conocer la

estructura cognitiva del alumno; no sólo se trata de saber la cantidad de información

que posee, sino cuales son los conceptos y proposiciones que maneja así como de su

grado de estabilidad. (p. 1)

Es decir es muy importante conocer cuáles son las características que son más relevantes en
las personas. Para esto tenemos que definir primeramente que es aprendizaje, Sabogal &

Regina (2009) mencionan que la “influencia del contacto social temprano en la selección de

los compañeros en la edad adulta”. (p. 187). En otras palabras el aprendizaje se orienta a

desarrollar características nuevas en nosotros a través de nuevos comportamientos o

conductas debido al contacto social o simplemente tomando en consideración nuestros

patrones de comportamiento, que en la infancia son las personas adultas.

3.2.2.1. Dimensiones del aprendizaje significativo

Cuando hablamos de dimensiones nos hacemos referencias a los espacios en los

cuales el aprendizaje se desarrollara para tener su adecuado procedimiento. De esta manera

Díaz & Hernández (2015) manifiestan:

El aprendizaje de los procedimientos, como el de los otros tipos de contenido, implica

un proceso gradual en el que deben considerarse varias dimensiones (que forman

cada una de ellas un continuo, desde los momentos iniciales de aprendizaje hasta los

finales del mismo). Estas dimensiones relacionadas entre sí. (p. 4)

3.2.2.1.1. Dimensión 1: Aprendizaje de representaciones

Es el aprendizaje relacionado con el reconocimiento de las primeras informaciones que

nosotros empezamos a adquirir tomando en consideración lo ya aprendido los cuales se

expresa a través de representaciones o reconocimientos de las primeras muestras de

aprendizaje. De esta manera Aebli (2001) menciona:

Lo representativo (de reconocimiento) es importante, por su parte, para la

estructuración tanto del campo de actividad como para la del teórico (…) se trata de

orientar la clase teórica ante todo en forma contemplativa y de observación, o si

también se puede hacerlo con los interrogantes de la aplicación práctica. (p. 267)

3.2.2.1.2. Dimensión 2: Aprendizaje de conceptos


Cuando hablamos de conceptos son las nuevas ideas que nosotros hacemos parte de nosotros,

los cuales depende de nuestro estado de cognición y la actitud que le ponemos. Así Moreira

(2010) establece:

Los conceptos también constituyen un aspecto fundamental pues, según él, la

comprensión de nuevos conocimientos y la resolución, no mecánica, de problemas

dependen, en gran medida, de la disponibilidad de conceptos superordenados (para

la adquisición subordinada de nuevos conceptos) y de conceptos subordinados (para

la adquisición superordenada de nuevos conceptos) en la estructura cognitiva de

quien aprende. (p. 2)

3.2.2.1.3. Dimensión 3: Aprendizaje de proposiciones

Es el aprendizaje que se desarrolla por la interacción de los conceptos o ideas que al momento

de relacionarse se convierten en proposiciones o en otros momentos textos que nos ayudan a

comprender y aprender mejor. En las palabras de Gutierréz (1987): “O sea que en el

aprendizaje de proposiciones el objeto no estriba en aprender proposiciones de equivalencia,

sino el significado de proposiciones verbales que expresen ideas diferentes a las de

equivalencia representativa”. (p. 120)

Gutierréz, R. (1987). Psicología y aprendizaje de las ciencias: el modelo de Auxubel.

Recuperado de https://www.raco.cat/index.php/ensenanza/article/viewFile/50960/92902

Moreira, M. (2010). ¿Por qué conceptos? ¿Por qué aprendizaje significativo? ¿Por qué

actividades colaborativas? ¿Por qué mapas conceptuales? Recuperado de

http://riull.ull.es/xmlui/handle/915/13338
Díaz, F. (2006). Cognición situada y estrategias para el aprendizaje significativo.

Recuperado de

https://ebookcentral.proquest.com/lib/bibliocauladechsp/reader.action?docID=3169351&qu

ery=estrategias%2Bde%2Baprendizaje

Román, J. & Gallego, S. (1994). ACRA Escalas de estrategias de aprendizaje. Recuperado

de http://www.pseaconsultores.com/sites/default/files/ACRA_0.pdf

Pozo, J. & Monereo, C. (1999). El aprendizaje estratégico. Recuperado de

https://www.researchgate.net/profile/Carles_Monereo/publication/44428012_El_aprendizaj

e_estrategico_ensenar_a_aprender_desde_el_curriculo_Juan_Ignacio_Pozo_y_Carles_Mon

ereo_coordinadores/links/547a57720cf205d1687fadaf/El-aprendizaje-estrategico-ensenar-

a-aprender-desde-el-curriculo-Juan-Ignacio-Pozo-y-Carles-Monereo-coordinadores.pdf

Yaniz, C. & Villardón, L. (2006). Planificar desde competencias para promover el

aprendizaje. Recuperado de

https://books.google.com.pe/books?hl=es&lr=&id=nNdYIGF32eMC&oi=fnd&pg=PA11&

dq=planificacion+de+las+estrategias+de+aprendizaje&ots=AAjEt04bZQ&sig=ehNCfrQQ

x3opn1jJMD4D1Yxng08#v=onepage&q=planificaci%C3%B3n%20aprendizaje&f=false

Sarmiento, L. (1999). El concepto de maestro en acción cultural popular. Recuperado de

http://www.scielo.org.co/scielo.php?pid=S0122-

72382009000100008&script=sci_arttext&tlng=en
Pérez, A. (2007). Para aprender mejor: reflexiones sobre las Estrategias de Aprendizaje.

https://www.researchgate.net/profile/Armenio_Perez_Martinez/publication/28174779_Para

_aprender_mejor_reflexiones_sobre_las_Estrategias_de_Aprendizaje/links/568aab8508ae1

975839d9d2c/Para-aprender-mejor-reflexiones-sobre-las-Estrategias-de-Aprendizaje.pdf

Monereo, C. (1999). Estrategias de enseñanza y aprendizaje. Recuperado de

https://educacion.rionegro.gov.ar/admarchivos/files/ESRN/ESTRATEGIAS%20DE%20EN

SE%C3%91ANZA%20Y%20APRENDIZAJE%20(1).pdf

Lara, F. (1997). Sistemas de conocimiento y de adquisición de conocimiento en la

teleenseñanza. Recuperado de https://core.ac.uk/download/pdf/47244306.pdf

Paoli, S. (1983). Comunicación e información. Recuperado de

file:///C:/Users/pc/Downloads/Comunicacion_e_Informacion.pdf

Aebli, H. (2001). Factores de la enseñanza que favorecen el aprendizaje autónomo.

Recuperado de

https://books.google.com.pe/books?hl=es&lr=&id=krERB5eMRZ4C&oi=fnd&pg=PA13&
dq=aprendizaje+representativo&ots=Wb9vKUDMGE&sig=OomR_eems5RiF1RhOOF1Y

qlKASw#v=onepage&q=representativo&f=false

Etchepareborda, M. (2005). Memoria de trabajo en los procesos básicos del aprendizaje.

Recuperado de

https://s3.amazonaws.com/academia.edu.documents/36801310/Memoria_3.pdf?response-

content-

disposition=inline%3B%20filename%3DDIFICULTADES_DEL_APRENDIZAJE.pdf&X-

Amz-Algorithm=AWS4-HMAC-SHA256&X-Amz-

Credential=AKIAIWOWYYGZ2Y53UL3A%2F20190628%2Fus-east-

1%2Fs3%2Faws4_request&X-Amz-Date=20190628T043927Z&X-Amz-

Expires=3600&X-Amz-SignedHeaders=host&X-Amz-

Signature=ebc23cf825e0f9080f5b09cfc1ba4497ea2bd21649a05073a263446b201765d7

Garita, G. (2006). Aprendizaje significativo: de la transformación en las concepciones

acerca de las formas de interacción. Recuperado de

https://ebookcentral.proquest.com/lib/bibliocauladechsp/reader.action?docID=3171906&qu

ery=aprendizaje%2Bsignificativo

Ausubel, D. (1983). Teoría del aprendizaje significativo. Recuperado de

https://s3.amazonaws.com/academia.edu.documents/38902537/Aprendizaje_significativo.p
df?response-content-

disposition=inline%3B%20filename%3DTEORIA_DEL_APRENDIZJE_SIGNIFICATIV

O_TEOR.pdf&X-Amz-Algorithm=AWS4-HMAC-SHA256&X-Amz-

Credential=AKIAIWOWYYGZ2Y53UL3A%2F20190629%2Fus-east-

1%2Fs3%2Faws4_request&X-Amz-Date=20190629T021550Z&X-Amz-

Expires=3600&X-Amz-SignedHeaders=host&X-Amz-

Signature=18145885b399ffabdb007c41339ad476fb3479b76e370ef709496436572ab3f0

Sabogal, F & Otero, R. (2009). Aprendizaje temprano: una revisión, Fundación

Universitaria. Recuperado de

https://ebookcentral.proquest.com/lib/bibliocauladechsp/reader.action?docID=3186648&qu

ery=aprendizaje

Díaz, F. & Hernández, G. (2015). Constructivismo y aprendizaje significativo. Recuperado

de http://metabase.uaem.mx//handle/123456789/647