Sunteți pe pagina 1din 1

A Cully le había divertido este exabrupto.

Evidentemente, Gronevelt se había enterado de sus


actividades con las mujeres, pero era evidente, asimismo, que Gronevelt no entendía tan bien a las
mujeres como el propio Cully. Gronevelt no comprendía el masoquismo de las mujeres. Su deseo,
su necesidad de depender de un hombre.

Pero no protestó. Dijo irónicamente:

No es tan fácil como tú lo pintas, ni siquiera siguiendo tu método. Con algunas no serviría ni un
millar de billetes.