Sunteți pe pagina 1din 7

Colegio Corazón de María.

Asignatura: Filosofía
Profesor: Edgardo Fernández A.
Curso: IV ° Medio B

Ética y disciplinas en las que actúa

Nombre: Ojeda. Luis

Ortiz. Juan Pablo

Rojas. Benjamín

Velásquez. Álvaro

Vivanco. Mariana

Yáñez. Carlos

Fecha: 27/06/2019
Colegio Corazón de María.
Asignatura: Filosofía
Profesor: Edgardo Fernández A.
Curso: IV ° Medio B

Introducción

El concepto de ética proviene del latín “ethicus” y este del griego antiguo “ethikos” lo cual
significa carácter. La ética es una rama de la filosofía la cual se encarga del estudio de la
conducta humana, lo correcto y lo incorrecto, lo bueno y lo malo, la moral, el buen vivir, la
virtud, la felicidad y el deber. Al abordar tantos temas, se subdivide en 3: la metaética, que
estudia el origen, naturaleza y significado de los conceptos éticos, la ética normativa que
busca normas o estándares para regular la conducta humana, y la ética aplicada examina
controversias éticas específicas.

Aunque ética y moral, etimológicamente, tienen el mismo significado, no se debe caer en


el error de mencionar que ética y moral es lo mismo, debido a que esta última es
estudiada por la primera.

La ética no crea problemas morales, sino que reflexiona sobre ellos. Las acciones
relevantes para la ética son las acciones morales, que son aquellas realizadas de manera
libre, ya sean privadas, interpersonales o políticas. La ética no se limita en observar y
describir las acciones sino que busca determinar si son buenas o malas, emitir un juicio
sobre ellas

Se relaciona con otras disciplinas como la economía, política, sociología y sociología

Muchos filósofos han hablado sobre la ética con respecto a varias disciplinas, uno de los
más destacados ha sido Spinoza, quien escribió un libro abordando este tema que
término siendo el más destacado de todo su repertorio. En él, Baruch Spinoza intenta
demostrar un “sistema filosófico plenamente coherente que se esfuerza por ofrecer una
imagen objetiva de la realidad y por comprender el significado de una vida ética.
Siguiendo un formato lógico paso por paso, definido en torno de la naturaleza de Dios, la
mente, la servidumbre humana a las emociones y el poder de la comprensión —moviendo
desde la consideración de lo eterno, a especular sobre el lugar de la humanidad en el
orden natural, libertad y el camino a la felicidad posible”.
Colegio Corazón de María.
Asignatura: Filosofía
Profesor: Edgardo Fernández A.
Curso: IV ° Medio B

Ética y Sociología

La sociología como ciencia social busca estudiar y comprender los fenómenos de la vida
en sociedad y al igual que la ética estudia los actos morales de estos fenómenos. Pero a
diferencia de la ética, la sociología no busca relacionar estos actos con el bien, sino que
busca establecer una relación entre estos y un grupo social como el causante de la
acción. Un ejemplo de la estrecha relación se puede ver en la malla curricular de la
carrera de sociología, donde en el primer semestre se estudia el ramo “ética social” la cual
enseña las normas y principios morales de la vida colectiva en un ámbito institucional o no
institucional, considerando la responsabilidad del individuo con respecto a los demás y
consigo mismo.

Los sociólogos trabajan para desarrollar una base válida y fiable del conocimiento
científico apoyada en la investigación y, por ello, para contribuir a la mejora de la
condición humana global. Los objetivos principales del Código Ético, son

1- Proteger el bienestar de los grupos e individuos con quienes y sobre quienes


trabajan los sociólogos o aquellos que están involucrados en los trabajos de
investigación
2- Guiar el comportamiento, tanto entre ellos mismos como hacia la sociedad en su
conjunto. Se espera que los que acepten sus principios, los interpreten de buena
fe, los respeten, se aseguren de que sean respetados, y los difundan
ampliamente.

Cada sociólogo enriquece el Código Ético según sus propios valores personales, cultura y
experiencia. Cada sociólogo enriquece, pero no viola, los principios desarrollados en el
Código Ético. Es responsabilidad individual de cada sociólogo aspirar a los más altos
niveles de conducta.

La eficacia de un Código Ético descansa principalmente en la autodisciplina y autocontrol


de aquellos a los que se aplica. (https://www.isa-sociology.org/es/sobre-isa/codigo-etico-440)
Colegio Corazón de María.
Asignatura: Filosofía
Profesor: Edgardo Fernández A.
Curso: IV ° Medio B

Ética en la economía

Para poder establecer una relación entre la ética y la economía primero debemos hacer la
separación de la economía como un sistema y como una ciencia social. La economía
como sistema es completamente opuesta a lo que se consideraría “moralmente correcto”,
ya que se vela por los intereses personales, materiales y se basa en el individualismo y la
competencia. Mientras que la economía como ciencia social estudia el comportamiento
del hombre en un ambiente hostil, con recursos limitados y necesidades ilimitadas, por lo
que mantiene un estrecho lazo con la moral y por ende con la ética. La ética en este caso
evaluaría si el acto cometido por el hombre y evaluado por la economía es moralmente
correcto o incorrecto respectivamente.

Incorporar la ética a las decisiones económicas diarias es fundamental, dado el profundo


efecto transformador de la sociedad que tiene el poder influir en los tipos de actividades
que se financian y, por tanto, en el tipo de sociedad que construimos.

A su vez, incorporar la ética a las decisiones diarias de ahorro y de inversión tiene un gran
efecto transformador, al poder influir de esta forma en los tipos de actividades que se
financian y, por lo tanto, en el tipo de sociedad que estamos construyendo.

Como conclusión, podemos señalar que la ética económica debería señalar los objetivos
económicos deseables, buenos o preferibles, y los conocimientos económicos influir en la
selección de los medios para alcanzar dichos fines.
Colegio Corazón de María.
Asignatura: Filosofía
Profesor: Edgardo Fernández A.
Curso: IV ° Medio B

Ética en la política

Es señalado por muchos autores que existe una estrecha relación entre la política y la
ética, o más bien, que debería mantenerse así, pues ambas son una sola en la búsqueda
del bien común y supremo de la humanidad.

La ética, como el noble saber que permite conocer la naturaleza de los actos humanos
resulta indispensable a cualquiera que aspire a gobernar, a gobernar bien. La ética es la
base, los cimientos de todo lo que puede llegarse a edificar, teniendo buenos cimientos,
buenos valores, podemos avanzar en buena política y buenos políticos que aspiren al
bien último de la sociedad.

Citando a Aristóteles: “Aquello que está en nuestra mano hacer, podemos también
abstenernos de hacerlo…”. La ética es lo que nos indica el cómo actuar, su objetivo es
lograr una “vida activa”, que cada individuo tenga una conducta libre y responsable y en la
política; orientada a la realización del bien mediante el cumplimiento del deber. En otras
palabras: La ética tiene por objetivo lograr que el individuo sea consiente de cada uno de
los actos que realiza y en consecuencia, obtenga el dominio de sí mismo para actuar en
favor de la comunidad política.

Con objetivo de cumplir con lo anteriormente señalado los involucrados en la política


deben además de cumplir con una lista de valores, ser conscientes, y poseer madurez de
juicio. Es esa madurez que hace a las personas inclinarse por principios sanos, y estos
principios serán la guía y parámetro para todos sus actos. Quienes poseen sanos
principios no roban, no mienten, no envidian, y quienes si lo hacen, simplemente no han
alcanzado el suficiente nivel de dominio sobre sí mismos. Un político sin prudencia puede
precipitarse al tomar una decisión, un político sin sabiduría actuará conforme las
circunstancias y sin proyección.

La política sin ética genera corrupción, se pierde la capacidad de poder hacer el bien a la
comunidad en general. Cuando las personas carecen de valores éticos son
potencialmente propensas a corromper el poder público, haciendo uso indebido de éste.
Se plantea que el poder corrompe al hombre, pero se olvida que el hombre corrompe al
poder. Aristóteles señala: “Cuando un individuo se encuentra falto de ética y ejerce el
poder no mide el alcance de los actos y puede cometer acciones irracionales o bestiales”.

En la política actual, la ética ha sido desplazada, la sociedad política contemporánea es


una constante competencia, donde cada quien usa lo mejor de sí, pero para sacar
provecho para sí mismo, triunfa no quien está dotado de mejores ideas, sino el que actúa
mejor y encarga más persuasivamente al personaje que sus técnicos publicitarios han
fabricado. Todo esto frena a los individuos de buena voluntad y de nobles principios a que
se acerquen a la política, las personas de honor prefieren mantenerse al margen y vivir en
paz, para no ser cómplices de dichas falacias, perpetuando un círculo vicioso, alejado de
todo lo que la ética promueve.
Colegio Corazón de María.
Asignatura: Filosofía
Profesor: Edgardo Fernández A.
Curso: IV ° Medio B

Ética en la psicología

En esencia, la psicología y la ética tienen al mismo objeto de estudio: el comportamiento


humano, y mientras la ética es la guía del actuar deseable para todas las personas, la
psicología se especializa en el porqué de las acciones humanas.

Nuestras acciones están determinadas por nuestro consiente (e inconsciente), todo lo que
hagamos nace por complejos procesos de la psiquis, con distintas motivaciones actuamos
en pro de alcanzar objetivos, son nuestras acciones lo que reflejan lo que deseamos.
Dichas acciones deben ser guiadas por un comportamiento ético, es decir,
corresponderse con lo bueno y deseable, si una persona comienza a tomar acciones
destructivas, con carácter vicioso y dañino, se debe a que la ética no está presente en su
raciocinio, pues ignora lo que debe hacer y sólo se preocupa de lo que quiere hacer, tan
similarmente a como lo haría un animal.

La ética no puede alejarse del estudio de la persona, ni de la persona, puesto que los
juicios de valor que elaboramos determinan nuestra manera de actuar y nuestra manera
de actuar sólo puede ser sana y correcta mientras nos guiemos por el conocimiento ético.

Tanto nuestra felicidad como nuestra salud mental descansan en la toma consciente de
decisiones, si no podemos tomar nuestras propias decisiones, no podemos ser felices, y
de ser felices sin tomar decisión o tomando decisiones indignas de un ser humano, es
porque no se es mentalmente sano.
Colegio Corazón de María.
Asignatura: Filosofía
Profesor: Edgardo Fernández A.
Curso: IV ° Medio B

Conclusión

Si la ética fuera una práctica aplicada a nuestro vivir diario, podríamos alcanzar un estado
soñado por muchos, y volver la utopía realidad, crear un mundo de paz, sin mal ni miseria.

De todas las personas actuar éticamente, no se tomarían decisiones insensatas, se


actuaría en pro del bien común, se antepondría la justicia a toda situación.

El evaluar independientemente estas distintas áreas en relación a la ética significa un


gran aprendizaje a la realidad, de cómo mientras más se distancie la ética de dichas
materias, más nos alejaremos nosotros de nuestra humanidad, y de ser completamente
apartada de nuestra vida, seríamos animales, actuando según necesidad y sin emitir
ningún juicio de valor.

Al final del día, nuestra moral debe ser lo único que nos diferencie de los animales, no es
la capacidad de amar o de sufrir, es el poder discernir entre lo bueno, lo malo, lo correcto,
lo sano, los actos despreciables y los actos admirables. Es la posibilidad de crecer en
armonía con nuestra mente y el resto de los seres existentes.