Sunteți pe pagina 1din 1

El diseño surgió a partir de una cuadrícula la cual manipuló de

manera tal que la casa quedó dividida en cuatro secciones.

Basándose en el mundo de las formas puras y operaciones


geométricas, genera la planta mediante una serie de operaciones
formales de defase y traslación.
El espacio de percepción en la Casa VI es euclidiano, es decir, tiene
una orientación frontal.
La sensación de deformación, distorsión, fluctuación o articulación
se produce debido a la propensión de la mente a ordenar o
conceptualizar hechos físicos de ciertas maneras, como la
necesidad de completar una secuencia AB o leer simetrías en línea
recta.
La Casa VI no es un objeto en el sentido tradicional, es decir, el
resultado de un proceso, sino más bien un registro de un
proceso. Al igual que el conjunto de transformaciones diagramadas
en las que se basa su diseño.
 La casa no aporta el clásico estereotipo de vivienda unifamiliar
de clase acomodada, no responde a medidas necesarias ni
aporta ninguna vanguardia en relación a "modos de habitar"

 Los usuarios que vivierón aquí tuvieron que acostumbrarse al


diseño moderno y contemporáneo de la casa, El diseño está
primero, el ocupante le sigue ( la forma sigue la función)