Sunteți pe pagina 1din 1

Ficha Bibliográfica Nº 9

Bourdieu Pierre, Chamboredon Jean-Claude, Passeron Jean-Claude. 1976. El oficio del sociólogo.
Madrid: Siglo XXI. Primera parte La Ruptura y Segunda parte La Construcción Del Objeto (pp. 28-
81)

Idea Central
¿Cómo debe enfrentar epistemológicamente el sociólogo, como científico, la distinción entre
percepción y realidad (ciencia)?

Ideas Secundarias
La familiaridad con el universo social constituye el obstáculo epistemológico por excelencia
para el sociólogo, porque produce continuamente concepciones o sistematizaciones ficticias, al
mismo tiempo que sus condiciones de credibilidad.
Una crítica lógica y lexicológica del lenguaje común surge como el paso previo más
indispensable para la elaboración controlada de nociones científicas. La vida social debe explicarse,
no por la percepción que se hacen lo que en ella participan, sino por las causas profundas que
escapan a la conciencia (principio de no-conciencia).
El principio explicativo del funcionamiento de una organización está muy lejos de que lo
suministre una descripción de las actitudes, las opiniones y las aspiraciones individuales; en rigor,
es la captación de la lógica objetiva de la organización lo que proporciona el principio capaz de
explicar, precisamente, aquellas actitudes, opiniones y aspiraciones. El sociólogo debe escapar de la
construcción sobre prenociones, de una sociología espontánea.
Una ciencia no podría definirse por un sector de lo real que le correspondería como propio.
Un objeto de investigación, por más parcial o parcelario que sea, no puede ser definido y construido
sino en función de una problemática teórica que permita someter a un sistemático examen todos los
aspectos de la realidad puestos en relación por los problemas que le son planteados.
La teoría domina el trabajo experimental desde la misma concepción de partida hasta las
últimas manipulaciones de laboratorio. Todas las operaciones de la práctica sociológica están
sujetas a supuestos.
En tanto que no hay registro perfectamente neutral no existe una pregunta neutral. El
sociólogo que no somete sus propias interrogaciones a la interrogación sociológica no podría hacer
un análisis verdaderamente neutral de las respuestas que provoca. Las técnicas más clásicas de la
sociología empírica están condenadas por su naturaleza, a crear situaciones de experimentación
ficticias esencialmente diferentes de las experimentaciones sociales que continuamente produce la
evolución de la vida social.
La comparación orientada por la hipótesis de las analogías constituye no sólo el instrumento
privilegiado de la ruptura con los datos preconstruidos, sino también el pricipio de la construcción
hipotética de relaciones entre las relaciones.
Se puede designar por modelo cualquier sistema de relaciones entre propiedades
seleccionadas, abstractas y simplificadas, construido concientemente con fines de descripción, de
explicación o previsión y, por ello, plenamente manejable.