Sunteți pe pagina 1din 5

No conflictos

EVITA LAS DISPUTAS


RESOLVER CONFLICTOS DE MANERA PACÍFICA Y ASERTIVA
No todos disponemos de estas habilidades, de estas herramientas con las
cuales lidiar con las diferencias, encauzar los diálogos para llegar a
acuerdos y reducir tensiones. Ahora bien, más allá de lo que podamos creer
estas competencias pueden aprenderse, entrenarse y alzarnos así como
adecuados gestores en este campo.
WIN TO WIN
Un modo excelente de resolver conflictos es aprendiendo a NEGOCIAR.
Factores como la escucha activa, la asertividad y las habilidades
comunicativas son herramientas más que necesarias para tener éxito en
estas situaciones.
RESOLUCIÓN DEL CONFLICTO
La prioridad es la resolución del conflicto, no ver quién tiene razón

ENTRENAMIENTO
 CONTROLAR EL ESTRÉS: Controlar las emociones y el comportamiento (ante todo calma)
 DESARROLLAR UNA BUENA EMPATÍA.
 PRESTAR ATENCIÓN: (ESCUCHA ACTIVA)
 ASERTIVIDAD: RESPETAR diferentes puntos de vista

Tipos de conflicto

Podemos distinguir tres formas de conflicto:


 Real: los implicados presentan diferencias de algún tipo, que han abordado pero

no han podido solucionar.

 Irreal: el conflicto es fruto de un malentendido o una mala interpretación que

puede aclararse y permitir resolver el

problema.

 Inventado: parte de un malentendido o

una mala interpretación utilizada de

forma deliberada para provocar de

forma consciente el conflicto. Puede

iniciarse como una simple broma o un

simple juego, o por el deseo de dañar al

contrario.

Causas del conflicto

Comunicación

Una de las causas más frecuentes en el desarrollo de un conflicto es la


comunicación. La comunicación es básica en la relación entre dos o más personas,
pero también es una de las principales fuentes de conflictos y es de vital
importancia en su solución.

Es muy importante cuidar al máximo la forma en que nos comunicamos con los
demás. Para ello, hay que tener en cuenta tanto los aspectos verbales como los
no verbales.
Una comprensión o interpretación inadecuada del
mensaje pueden provocar un conflicto, pero ocurre lo
mismo cuando nuestro interlocutor presenta un
comportamiento defensivo, mantiene una actitud hostil
o realiza excesivas preguntas. Esto puede hacer que el
otro se sienta interrogado.

Impuntualidad
¿Qué hacemos con ese trabajador que llega cinco o diez minutos tarde de forma sistemática? La
aceptación no es una opción, porque de este modo sólo provocaremos que el resto de
compañeros, ante la impunidad de esta
falta, imite su comportamiento
convirtiendo un caso aislado en un
auténtico problema laboral.

Este conflicto en el trabajo puede solventarse a


través de la instalación de sistemas de
medición en la oficina y la implantación de
una estrategia positiva, como un sistema de bonos por puntualidad, de modo que los
empleados responsables vean premiada su profesionalidad.
Mentiras, rumores y comportamientos
negativos
Obviamente, la clave para evitar este problema reside en desarrollar un proceso de selección
de personal de calidad, prescindiendo de aquellos candidatos que pueden influir
negativamente en el ambiente laboral.

Pero si ya contamos con algún empleado que no


para de quejarse, criticar a sus compañeros,
extender rumores o inventar historias para
justificar su falta de productividad, nuestra mejor
baza para superar el conflicto laboral es mantener
un encuentro con la persona en cuestión,
ejerciendo un liderazgo motivacional que provoque un cambio de actitud y, por ende, mejore
el clima en el trabajo.