Sunteți pe pagina 1din 20

69.

11 Gestion Ambiental de los Recursos Hidricos – FI UBA

Universidad de Buenos Aires

Facultad de Ingeniería

Vulnerabilidad de Aguas Subterráneas


a la Contaminación

Ing. Pablo J. Bereciartua

Buenos Aires, Octubre 2003

1
69.11 Gestion Ambiental de los Recursos Hidricos – FI UBA

Vulnerabilidad de aguas subterráneas a la


contaminación

1. Introducción y definiciones

El concepto de vulnerabilidad es amplio y admite diversas interpretaciones y definiciones. En


términos sencillos, se trata de estimar cual es el nivel de impacto negativo que puede causar un
determinado peligro, o amenaza de peligro, en un sistema. Un sistema se considera más
vulnerable cuando hay más posibilidades que un determinado peligro se manifieste en un nivel
relativamente alto de impacto negativo. En nivel de vulnerabilidad de un sistema esta usualmente
definido por dos componentes: el nivel de exposición que tiene el sistema al peligro, y la
capacidad de respuesta del sistema frente a dicho peligro.

1.1. Definiciones

En el caso de los sistemas de aguas subterráneas la vulnerabilidad de un acuífero a la


contaminación puede definirse como:

Es la tendencia o probabilidad de que contaminantes alcancen una posición determinada dentro


de un sistema de aguas subterráneas, una vez que han sido liberados en alguna ubicación por
encima del acuífero mas alto (NAP, 1993).

De esta manera, la vulnerabilidad es función de varios factores hidrogeológicos que determinan


tanto la capacidad de respuesta (ver Tabla 1), entre ellos: tendencia a la infiltración de
contaminantes, capacidad de atenuación en las diversas capas que lo cubren, que tienden a
proteger al acuífero, purificando el agua a medida que percola por la zona vadosa en algunos
casos.

Las propiedades del medio varían de un punto a otro, lo que hace que unas áreas sean más
susceptibles que otras, por esto existen zonas de mayor o menor sensibilidad o vulnerabilidad.
Tomando en cuenta estos criterios es posible determinar la vulnerabilidad relativa en una
determinada área de estudio.

Si se establece como hipótesis de partida que el riesgo de los acuíferos frente a un determinado
contaminante es equivalente a la vulnerabilidad de los mismos, estos índices se podrán utilizar
para evaluar vulnerabilidad.

Aspecto que determina la Baja vulnerabilidad Alta vulnerabilidad


vulnerabilidad del acuífero
A. Marco hidrogeológico
Zona no saturada (vadosa) Profunda zona vadosa, con Reducida zona vadosa, con
altos niveles de arcilla y altos niveles de arena, grava,
materiales orgánicos. limos y basaltos de alta
permeabilidad.
Unidad de confinamiento Ancha unidad de Sin unidad de confinamiento.

2
69.11 Gestion Ambiental de los Recursos Hidricos – FI UBA

confinamiento de arcilla o roca


impermeable.
Propiedades del acuífero Formaciones sedimentarías o Formaciones limosas con
limosas de baja fracturas, arena, grava o
permeabilidad. basalto de alta permeabilidad.
A. Sistema de aguas subterráneas
Tasa de recarga Despreciable, como en las Alta tasa de recarga, como en
zonas áridas. las zonas húmedas.
Ubicación dentro del sistema En zonas profundas, de baja Dentro en el área de influencia
de flujo (cerca o lejos de la dinámica del sistema de flujo. de la zona de recarga, o
zona de recarga) dentro del pozo de depresión
de un pozo de bombeo.

Tabla 1. Principales aspectos geológicos e hidrológicos que definen la vulnerabilidad de un


acuífero frente a la contaminación.

1.2. Clasificación: vulnerabilidad intrínseca versus específica

Volviendo a la definición genérica de vulnerabilidad se puede distinguir entre dos tipos de


estimaciones de vulnerabilidad: intrínseca y específica.

La vulnerabilidad intrínseca esta dada por las características ambientales (hidrológicas,


geológicas y bio geofísicas) del terreno de manera independiente al tipo de contaminante que
represente un potencial peligro o amenaza en la región. Es decir se trata de la evaluación de la
capacidad de respuesta en general que tiene el sistema cuando no se consideran los factores
externos y tiene una validad genérica. Así habrá sistemas, que por sus características son
intrínsecamente más difíciles de contaminar que otros.

Por su parte, la vulnerabilidad especifica, hace referencia a la evaluación de un sistema cuando


se considera su capacidad de respuesta a uno o varios contaminantes específicos y por tanto
tiene en cuenta de manera explicita las características de los factores externos (Ej. climatología o
actividades antrópicas en la región) y de los contaminantes a considerar (Ej. características
químicas y bioquímicas de las sustancias y su interacción con los componentes del medio
subterráneo). De este modo, la vulnerabilidad de los acuíferos frente a la contaminación es una
propiedad intrínseca del medio que determina la sensibilidad a ser afectados negativamente por
un contaminante externo (Foster, 1987).

1.3. Producto de un estudio de vulnerabilidad: Mapa de


vulnerabilidad

Como resultado de la evaluación de la vulnerabilidad pueden obtenerse mapas que indican las
zonas con mayor o menor sensibilidad a la contaminación, que generalmente se construyen para
el acuífero superior. Estos niveles permiten valorar la vulnerabilidad en forma relativa entre las
regiones que integran el área de estudio, pero no podemos hablar de ellos en forma absoluta.

La confección de un mapa de vulnerabilidad implica, usualmente, combinar varios mapas


temáticos, correspondientes a los diferentes factores hidrogeológicos elegidos para la

3
69.11 Gestion Ambiental de los Recursos Hidricos – FI UBA

evaluación. Los cambios en el sistema acuífero hacen que el mapa de vulnerabilidad no sea
estático, sino que deba ser actualizado periódicamente.

Los mapas de vulnerabilidad tienen múltiples propósitos, tales como: la planificación del uso del
suelo, y en el desarrollo de políticas de protección para las aguas subterráneas.

Los aspectos hidrogeológicos básicos y las obras hidráulicas (por lo general sacados
directamente del mapa hidrogeológico) y los datos claves hidrogeológicos sobre los que se ha
basado el índice deberían conservarse en el mapa de vulnerabilidad, para uso en posteriores
investigaciones más
detalladas del riesgo de contaminación de aguas subterráneas en las áreas seleccionadas.
En el caso de la carga contaminante al subsuelo de las fuentes puntuales de contaminación, se
debería producir un inventario y localizarlos en un mapa de la misma escala como aquel usado
para representar la vulnerabilidad del acuífero.

Para fuentes de contaminación multipuntual dispersa como el sistema de alcantarillado o


industrias puntuales, generalmente es más práctico delinear la extensión de las actividades
relacionadas en el mapa de carga contaminante, con sombreado para representar la intensidad
relativa con respecto a los principales contaminantes persistentes y registrar los datos que
servirán de consulta en el inventario tabulado. En la mayoría de los casos, se usa la
categorización del peligro potencial para los diversos componentes de la carga contaminante al
subsuelo, por lo tanto la categoría de peligro potencial puede entonces ser sobrepuesta en los
mapas de vulnerabilidad del acuífero.

En las figuras 1 y 2 se presentan ejemplos de mapas de vulnerabilidad realizados para analizar


el peligro de contaminación del sistema de aguas subterráneas del valle central de California
frente al uso de pesticidas orgánicos (Blanke, J.S. 1999).

4
69.11 Gestion Ambiental de los Recursos Hidricos – FI UBA

Figura 1. área de estudio: ubicación de los ocho condados que conforman el Valle del Rió San
Joaquín (Blanke, J.S. 1999).

Figura 2. a) ubicación de los 12 tipos de suelos presentes en la región y sus combinaciones, b)


áreas donde se recolectaron datos de campo (Blanke, J.S. 1999).

5
69.11 Gestion Ambiental de los Recursos Hidricos – FI UBA

Figura 3. Mapas de: valores medios del factor de retardación (RF), y del factor de atenuación
(AF) con la consideración correspondiente de incertidumbre (desviación estándar S) evaluada
mediante un análisis de primer orden (Blanke, J.S. 1999).

6
69.11 Gestion Ambiental de los Recursos Hidricos – FI UBA

2. Métodos de evaluación de la vulnerabilidad de acuíferos

De acuerdo a sus características los métodos para estimar la vulnerabilidad de acuíferos se


clasifican como: 1) índices y estimadores agregados, 2) métodos basados en procesos, y 3)
métodos estadísticos o probabilisiticos.

2.1. Índices y estimadores agregados

Se trata de métodos en los que se combinan variables significativas de medio subterráneo y,


cuando corresponde, de los potenciales contaminantes, para estimar índices agregados que dan
una estimación de la vulnerabilidad del acuífero. Estas metodologías permiten tener una
estimación primaria de la vulnerabilidad, pero al no estar específicamente considerando los
procesos que se dan en el medio subterráneo, presentan significativas limitaciones.

2.1.1. Método del índice DRASTIC

El método DRASTIC (Aller et al., 1987) clasifica y pondera parámetros intrínsecos, que reflejan
las condiciones naturales del medio y es el más difundido para determinar la vulnerabilidad de
acuíferos.

La metodología DRASTlC es un sistema paramétrico de evaluación que incluye siete


características fundamentales, a las que asigna valores, y un multiplicador o índice de
ponderación, según su importancia.

D - Profundidad al acuífero (Depth to water)


R - Recarga neta (Recharge)
A - Tipo de acuífero (Aquifer media)
S - Tipo de suelo (Soil media)
T - Topografía, Pendiente (Topography)
I - Impacto del tipo de zona vadosa (lmpact of the Vadose Zone Media)
C - Conductividad hidráulica (Hydraulic Conductivity of the aquifer)

Para describir cada una de estas propiedades son necesarios estudios detallados.

Las hipótesis en las que el índice DRASTIC se basa son las siguientes:

• El contaminante debe ser introducido en la superficie del terreno,


• El contaminante penetra con el agua de recarga,
• El contaminante tenga la movilidad del agua,
• El área evaluada sea mayor o igual a 45 Ha.

Cuando no se cumplen estas condiciones, la evaluación del potencial de contaminación del agua
subterránea mediante este método, no es confiable. La valoración de los parámetros permite
acotar los intervalos de vulnerabilidad a la contaminación y delimitar áreas de mayor riesgo
frente a un contaminante potencial.

El índice DRASTIC permite encontrar un valor numérico para cada punto del área de trabajo
mediante la siguiente ecuación:

7
69.11 Gestion Ambiental de los Recursos Hidricos – FI UBA

Índice de Vulnerabilidad = DRDW + RRRW + ARAW + SRSW + TRTW + IRIW + CRCW

donde los subíndices R y W son el puntaje (Rating) y el peso de ponderación (Weight)


respectivamente. La vulnerabilidad aumenta con el valor del índice.

Esta suma expresa la conjunción de las valoraciones de cada propiedad, aportadas por el
método, y el conocimiento del acuífero particular del que se trata por parte de quienes lo aplican.

Los intervalos de vulnerabilidad o riesgo se definen en función de la aplicación. Se establecen


los
rangos de vulnerabilidad, enunciados en la Tabla 2

Valor del índice Clasificación de la vulnerabilidad


<100 Despreciable

101-119 Muy baja

120-139 Baja

140-159 Moderada
160-179 Alta
180-199 Muy alta

>200 Extrema

Tabla 2. Rangos para la clasificación de la vulnerabilidad para el método DRASTIC.

Los valores o puntajes de los 7 parámetros considerados por este método se indican en la Tabla
3, a partir de los cuales se hace posible la determinación de la vulnerabilidad.

Definición y valores de los parámetros del índice DRASTIC

Profundidad del nivel del agua (D)

Este parámetro considera la profundidad del nivel piezométrico. Como criterio inicial, se asume
que la vulnerabilidad disminuye con la profundidad. En su valoración se emplean datos de
puntos de agua (pozos en el área de estudio), estudios hidrogeológicos y medidas de campo. En
el caso de un acuífero sobre explotado que ha cambiado su funcionamiento hidráulico de
confinado a libre, será preferible tomar la profundidad del techo del acuífero.

Recarga (R)

Considera la recarga anual. Sin embargo, para tramos sin acuíferos se toma el valor mínimo y
para tramos con acuíferos de interés local se valorará en función de su litología.

Litología del acuífero (A)

8
69.11 Gestion Ambiental de los Recursos Hidricos – FI UBA

Valora la litología que constituye el acuífero, considerándose que a mayor granulometría y


facturación, mayor permeabilidad y por tanto un grado de vulnerabilidad más elevado.

Para su determinación se emplea la cartografía geológica existente, como paso previo a un


reconocimiento de campo de las litologías de los tramos peor definidos.

Naturaleza del suelo (S)

El suelo influye en el desplazamiento vertical del contaminante hacia el acuífero. Para este
parámetro se considera la porción alterada del suelo que soporta la actividad biológica.

Topografía, % de pendiente máxima (T)

Pueden efectuarse mediante levantamientos topográficos, que pueden emplearse para la


estimación de las pendientes correspondientes, o directamente con un Sistema de Información
Geográfico.

Zona no saturada (I)

La zona no saturada influye en los procesos de atenuación en la trayectoria del agua hacia la
zona saturada.

Este parámetro contempla la existencia de acuíferos libres confinados y semiconfinados al


valorar el tipo de materiales existentes en la zona no saturada. Si el acuífero es libre
corresponde a la propia litología del acuífero y para los otros dos casos corresponde a los
materiales suprayacentes confinantes.

Permeabilidad (C)

La valoración de este parámetro es compleja si no se dispone de ensayos de bombeo que hayan


determinado parámetros hidráulicos, por ello se pueden emplear los valores teóricos relativos
estimados para las diferentes litologías, estableciendo rangos en función de la propia litología,
número de captaciones existentes, caudal explotado y otras observaciones realizadas en el
campo.

9
69.11 Gestion Ambiental de los Recursos Hidricos – FI UBA

Tabla 2. Valores o puntajes de los 7 parámetros considerados por el método DRASTIC.

10
69.11 Gestion Ambiental de los Recursos Hidricos – FI UBA

2.1.2. Método del índice GODS

El método G.O.D., desarrollado por Foster (1987), estima la vulnerabilidad de un acuífero,


multiplicando tres parámetros que representan tres tipos de información espacial con el rango de
índice determinado (Verba.J & Zaporozec.A. 1994).

• G (Groundwater ocurrunce)
• O (Overlying lithology)
• D (Depth to Groundwater)

El producto de estos tres componentes es un índice de vulnerabilidad que puede variar entre O y
1 a diferencia del índice de vulnerabilidad DRASTIC cuya valoración puede llegar a ser mayor a
200, indicando vulnerabilidad desde despreciable hasta extrema. El factor de suelo es un
parámetro esencial que considera la capacidad de atenuación y el grado de figuración del suelo.

Para la evaluación de este parámetro se considera principalmente la textura del suelo:

• Textura Franco arcillosa (FA)


• Textura Franco arcillosa arenosa (FAa)
• Textura Franco arenosa (Fa)

Los índices de vulnerabilidad de los acuíferos semiconfinados multicapas en el área de estudio


se determinarán incorporando el factor suelo:

Índice de vulnerabilidad = G*O*D*S

En las figuras 4 y 5, se indican los componentes del índice GODS, sus características y
valoraciones, así como las secuencias lógicas de ocurrencia las mismas

11
69.11 Gestion Ambiental de los Recursos Hidricos – FI UBA

Figura 4. Caracterización de los componentes de la vulnerabilidad del acuífero según el método


del índice GODS (Foster, 1987).

Figura 5. Combinación de los componentes considerados por el método GODS para evaluar
vulnerabilidad de un acuífero.

12
69.11 Gestion Ambiental de los Recursos Hidricos – FI UBA

2.1.3. Método del mapa de vulnerabilidad AVI

El AVI es uno de los métodos más sencillos, fáciles y rápidos para cuantificar la vulnerabilidad,
tan solo utiliza la conductividad hidráulica y el espesor de las capas de diferente material que se
encuentran sobre el nivel del agua.

Es un índice para cuantificar la vulnerabilidad de un acuífero (Van Stempvoort, et al., 1992), por
medio de la resistencia hidráulica "c,' al flujo vertical del agua al pasar por los diferentes
materiales sobre el acuífero.

La resistencia hidráulica “c” se calcula por la expresión:

bi
C=∑ para las capas i = 1, 2, 3,..
Ki

donde:

bi: es el espesor de cada capa del acuífero


Ki: es la conductividad hidráulica de cada capa
c: es la resistencia hidráulica total (inverso de Ki, [tiempo]) indica el tiempo aproximado de flujo
por unidad de gradiente de carga que atraviesa el agua hacia abajo al pasar por varias capas de
sedimentos, por encima del acuífero. A mayor resistencia hidráulica c, menor vulnerabilidad.

Para construir el mapa de vulnerabilidad se necesitan las coordenadas del pozo bajo análisis y
se utiliza el log c para cada pozo, seguidamente se interpolan los valores de log c, esto da como
resultado la zonificación de resistencias hidráulicas.

3. Métodos basados en procesos

Este tipo de métodos requiere la resolución analítica o numérica de las educaciones acopladas
de transporte (advección + dispersión) y reacción de los contaminantes en el medio subterráneo.
Si bien mas demandantes en términos de la información necesaria, y la capacidad de calculo,
estos metodologías tienden a ser mucho mas confiables que las metodologías basadas en
índices o estimadores agregados.

3.1. Estimación de los factores de atenuación y de


retardación

El movimiento de los contaminantes orgánicos (pesticidas y hervicidas) hacia los acuíferos a


través de la zona vadosa es el resultado de complejas interacciones que involucran procesos
físicos, químicos y biológicos. Una buena estimación de la vulnerabilidad a la filtración de
contaminantes orgánicos debería considerar seis procesos físicos: advección, dispersión,
difusión, decaimiento, absorción y volatilización del contaminante.

13
69.11 Gestion Ambiental de los Recursos Hidricos – FI UBA

Los tres primeros, advección, dispersión y difusión, caracterizan la flujo o propagación de


contaminantes en el medio subsuperficial, teniendo en cuenta el moviendo del agua, la mezcla
del flujo causada por la conformación del medio poroso, y la tendencia de la partículas disueltas
del contaminante a dispersarse en el flujo. Los últimos tres, decaimiento, adsorción y
volatilización, caracterizan el balance de masa en el medio subsuperficial, considerando las
transformaciones químicas y bioquímicas del contaminante, el flujo de parte del contaminante
hacia la fase sólida de la matriz porosa donde permanece atrapado y no disponible para el flujo,
y la transformación del contaminante de fase liquida a gaseosa.

Un modo simplificado pero realista de estimar la vulnerabilidad de acuíferos a la contaminación


por parte de sustancias orgánicas es mediante la estimación de los índices de atenuación y de
retardación del contaminante en la zona vadosa.

El índice de retardación (RF) es una medida del tiempo relativo necesario para que un pulso de
contaminante se filtre hasta la profundidad de interés en comparación con el tiempo necesario
para una sustancia no reactiva. El factor de atenuación (AF) por su parte permite estimar que
fracción de la masa liberada de contaminante es probable que alcance la profundidad de interés
(esto es cual el porcentaje que aun no decayó al momento de llegar a la profundidad de interés).

Los índices surgen de evaluar los procesos principales que ocurren en una celda homogénea
que representa la zona vadosa (Figura 6). Es importante destacar que el factor de atenuación
(AF) estima la movilidad del contaminante en base a tres de los procesos mencionados mas
arriba: advección, decaimiento y absorción.

El índice de atenuación del contaminante (pesticida) en el medio subterráneo (zona vadosa) esta
dado por:

 0.693 d RF θ FC 
AF = exp − 
 qt1 / 2 
0 ≤ AF ≤ 1

donde:

d: profundidad de referencia al agua subterránea (L)


q: flujo neto anual de recarga (LT-1)
t1/2: vida media del pesticida (t1/2=0.6937/k) (T)
k: tasa de reacción de primer orden (T-1)
θFC: contenido de agua en el suelo a la capacidad de retención del suelo (fracción volumétrica)
RF: factor adimensional de retardación (adimensional)

14
69.11 Gestion Ambiental de los Recursos Hidricos – FI UBA

Figura 6. Procesos activos en la zona vadosa que se consideran para estimar los factores de
atenuación y de retardación de contaminantes (Blanke, J.S. 1999).

El índice de retardación del contaminante (pesticida) en el medio subterráneo (zona vadosa) esta
dado por:

ρb K d
RF = 1 +
θ FC
K d = f oc K oc
1 ≤ RF ≤ ∞

donde:

ρb: densidad total del suelo (ML-3)


foc: contenido de carbón orgánico en el suelo (fracción por masa)
Koc: coeficiente de absorción del pesticida (L3M-1)

15
69.11 Gestion Ambiental de los Recursos Hidricos – FI UBA

Principales hipótesis asumidas en la derivación de estos dos índices: 1) el agua se mueve a


través de la zona vadosa en forma permanente y estacionaria, y 2) se asume que el suelo es
homogéneo utilizando los valores medios de sus propiedades para toda la columna
correspondiente a la zona vadosa.

La figura 7 presenta una curva característica para el factor o coeficiente de atenuación en la


zona vadosa de la formación hidrogeológica para la propagación de un contaminante orgánico
(pesticida o hervicida).

Figura 7. Factor o coeficiente de atenuación para la propagación de un contaminante orgánico


(pesticida o hervicida) en la zona vadosa de la formación geológica.

3.2. Método del índice de potencial de lixiviación

Este método esta basado en estimar el potencial de contaminación de agua subterránea


mediante el proceso de transporte vertical de contaminantes (Ej. pesticidas principalmente) a
través de la capa o zona vadosa. El método requiere de datos detallados sobre el contenido de
agua en el suelo, contenido de materia orgánica, conductividad hidraúlica, tiempo de precolación,
capacidad de atenuación y tasas de degradación, para determinar el comportamiento de
contaminantes en los ambientes hidrogeológicos.

El índice potencial de lixiviación agregada (IPL) se calcula como:

16
69.11 Gestion Ambiental de los Recursos Hidricos – FI UBA

1000 V
IPL =
RλΖ

donde:

V: tasa media de precolación (infiltración o recarga) en la zona no saturada (vadosa)


R: factor de retardación función del contaminante y las características del medio
Z: profanidad del nivel de agua
λ: constante de decaimiento de la sustancia considerada

Las principales limitaciones del método están dadas por la necesidad de conocer el contenido de
materia orgánica en el suelo y en la zona no saturada, y la dificultad para determinar el
coeficiente de retardo para contaminantes inorgánicos. En el caso de contaminantes orgánicos
(Ej. pesticidas) el factor de retardación puede ser estimado a partir de la solubilidad de las
sustancias. El Figura 7 muestra el flujo grama de información necesaria para estimar este índice.

Figura 8. Flujo grama para estimar el índice potencial de lixiviación.

4. Métodos estadísticos y probabilísticos

El resultado de un análisis de vulnerabilidad usualmente esta representado por mapas de


vulnerabilidad. Las distinciones entre distintos grados de vulnerabilidad son, sin embargo,
arbitrarias. Hay al menos dos fuentes de incertidumbre en el análisis de procesos en el medio

17
69.11 Gestion Ambiental de los Recursos Hidricos – FI UBA

subterráneo: 1) errores relacionados con los datos, que incluyen incertidumbre en los datos
considerados incluso si los procesos que representa el modelo fueran correctos. Estos errores
provenien de los aparatos de medición, las variabilidades encontradas en el terreno, y los error
por negligencia; 2) errores relacionados con los modelos, que surgen de la incompleta o
inadecuada descripción de los procesos intervinientes en el sistema.

Los métodos usuales para evaluar incertidumbre se pueden agrupar en:

1. Métodos de análisis de los componentes de la varianza;


2. Análisis de errores de primer orden, basado en la series de Taylor, que permiten estimar
varianza en los resultados de un modelo, como consecuencia de considerar una varianza en
los datos de ingreso al modelo (ver más abajo);
3. Métodos de muestreo estadístico, tales como el método Monte Carlo;
4. Modelos de simulación estocástica, que incorporan directamente las incertidumbres
asociadas con parámetros o procesos, y proveen una estimación de la incertidumbre en los
resultados del modelo;
5. Métodos Bayesianos, que permiten propagar probabilidades condicionales con la ayuda de
modelos.

En la figura 8 de se presenta el resultado de un análisis de incertidumbre realizado mediante un


estudio Monte Carlo sobre un modelo basado en procesos de simulación de transporte de
contaminante en la zona vadosa, para estimar la probabilidad de propagación de un
contaminante orgánico (pesticida aldicarb) debajo de un área de cultivo. Los resultados muestran
que la carga de contaminante 30 m debajo de la superficie del terreno es aproximadamente una
orden de magnitud menor que en las capas superiores del suelo.

Método de análisis de incertidumbre de primer orden

El análisis de errores de primer orden, basado en la series de Taylor, permite estimar la varianza
(y la desviación estándar) en los resultados de un modelo (variables dependientes), como
consecuencia de considerar una varianza en los datos de ingreso al modelo (variables
independientes).

Si se considera una variable dependiente U, que se calcula como una función, f(X1, X2, … Xk), de
las variables independientes (X1, X2, … Xk). Si se conocen la media ( X ) y la varianza (S2) de las
variables independientes y el coeficiente de correlación (r), la media y la varianza de las
variables independientes se pueden calcular como:

U ≈ f ( X 1 , X 2 ,..., X k )
 ∂U 
2
 ∂U  k 
 ∂U 
k k
SU2 ≈ ∑   S2 +
∑∑ 
 S X i S X j rij

i =1 ∂X i
 Xi

i =1 j =1 ∂X i
 ∂X j
 X =Xi   X = X i 
 X =X j 

Cuando la variable independiente no tiene una distribución normal, usualmente se utiliza alguna
transformación, como por ejemplo la logarítmica (log X) para que siga una distribución normal.

18
69.11 Gestion Ambiental de los Recursos Hidricos – FI UBA

5. Conclusiones

El uso potencial que se da a un mapa de vulnerabilidad está ligado a la toma de decisiones en


cuanto a lo relacionado al ordenamiento territorial y procesos relacionados como son: el uso del
suelo y la protección de los recursos hídricos subterráneos.

La existencia de una categoría de peligro potencial alto o moderado en áreas con vulnerabilidad
del acuífero media, alta o extrema sirve para dar una indicación preliminar del riesgo de
contaminación de las aguas subterráneas.

Figura 9. Distribución de probabilidades acumulada para cargas de aldicarb debajo del área
fuente del contaminante, y a 30 m de profundidad correspondientes a una plantación de maní en
Carolina del Norte, USA (NAP, 1993, Carsel et al. 1988).

19
69.11 Gestion Ambiental de los Recursos Hidricos – FI UBA

6. Referencias

Ground Water Vulnerability Assessment – Contaminant Potential Under Conditions of


Uncertainty. Nacional Research Council (USA). Nacional Academy Press, 1993.

Informe preliminar de la Actividad 01 – Vulnerabilidad – Proyecto Sistema acuífero Guaraní –


(GEF/BM/OEA-UNPP de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) 2001. Su elaboración fue
coordinada por el Dr. Jorge Montaño Xavier de la Universidad de la Republica Oriental del
Uruguay (UDELAR).

Blanke, J.S. 1999. Vulnerability to Groundwater contamination due to Agrochemical use in the
San Joaquín Valley, California. MS Thesis (103 pages). Department of Geological and
Environmental Sciences, Stanford University.

20