Sunteți pe pagina 1din 102

Enseñanzas tácticas para el

1- 3- 4 - 3 / 1- 4 - 4-2 / 1- 4- 2- 3-1
Manuel Aguado
ENSENANZAS TACTICAS
DEL 1-3-4-3 / 1-4-4-2
1-4-2-3-1
Manuel Aguado Gil
Entrenador Nacional de Fútbol
Profesor de Táctica de la Escuela de Entrenadores
de Castilla La Mancha
Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización escrita de los titulares del “Copyright ", bajo las
sanciones establecidas en las leyes, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o
procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático y la distribución de ejemplares
de ella mediante alquiler o préstamo públicos.

Copyright: Manuel Aguado


MC Sports

Depósito Legal: VG - 737-2006


ISBN-10: 84-611-0934-1
ISBN-13: 978-84-611-0934-0
Diseño de cubierta: acclam estudio gráfico.
Diseño gráfico interior: Alfredo García y Adelaida Ramírez.
Preimpresión e Impresión: Artes Gráficas Diumaró
Encuadernado: Grapa Vigo
Impreso en España - Printed in Spain
Í n d ic e
SISTEMA 1-3-4-3: FUNDAMENTOS..................................................................... pag 07
Introducción ............................................................................................................ pag 09
Concepto del sistema 1-3-4-3................................................................................ pag 09
Características generales....................................................................................... pag . . . .11
Características de los jugadores ...........................................................................pag ... .13
Fundamentos ofensivos.......................................................................................... pag 15
del portero / de los laterales / de los volantes / del medio centro
de los centrocampistas / del delantero centro / de los extremos
Fundamentos defensivos....................................................................................... pag . . . .30
Ejercicios para la mejora de los movimientos colectivos (sistema 1 -3-4-3)........ pag .. .41

CRITERIOS PARA UNA BUENA ORGANIZACIÓN DEFENSIVA (sistema 1^4-2) ........ pag 49
Introducción ............................................................................................................pag ...51
Talento defensivo individual ................................................................................... pag 51
Eficacia defensiva .................................................................................................. pag 52
Dificultades que nos encontramos con el adversario en posesión del balón..... pag ... 53
Otras consideraciones ........................................................................................... pag 54
Ejercicios para la mejora del control defensivo (sistema 1-4-4-2)............................pag .77

SISTEMA 1—
4-2-3-1: FUNDAMENTOS ................................................................. pag .85
El equipo, el juego colectivo............................................ .................................... pag 86
Antecedentes.......................................................................................................... pag 86
Concepto del sistema .............................................................................................pag 86
Características generales....................................................................................... pag 90
Ventajas e inconvenientes......................................................................................pag . .101
Ejercicios para la mejora de los movimientos colectivos (sistema 1-4-2-3-1)......... pag . . .105
Simbología...............................................................................................................pag ...113
Bibliografía y c ita s .............................................................. ................................. pag ...115
M e t o d o l o g ía

SISTEMA 1-3-4-3
Fundamentos
INTRODUCCIÓN

Según criterios vertidos por algunos entrenadores, el sistema 1-3-4-3 provie­


ne de la transformación del sistema 1-4-5-1, donde se crean dos líneas nuevas en
el centro del campo:una primera línea de ataque con un “antiguo punta” y dos
extremos(al incorporar dos hombres da la línea de centrocampistas); y una
segunda línea formada por cuatro centrocampistas(adelantando uno de los dos
jugadores del eje central defensivo).

Otros por el contrario opinan que el sistema 1-3-4-3 emana del sistema
1-4-3-3 al ubicar un jugador que antes estaba en la línea defensiva en la línea de
medio campo, para convertirse en un sistema definido.

Después de exponer estos dos postulados, dejó en mano de todos los lecto­
res sacar sus propias conclusiones y decantarse por una u otra idea. Yo no discre­
po ni apoyo ninguna de ellas, pues puesto a razonar y explicar de donde ha deriva­
do el sistema 1-3-4-3 me asalta algún que otro interrogante: ¿Acaso no puede pro­
venir del sistema 1-4-4-2?. O ¿Y del sistema 1-5-4-1?.

CONCEPTO DEL SISTEMA 1-3-4-3

No es por mi parte decir casi con una euforia desmesurada que se trata de
un sistema puro de ataque, donde interesa más el balón y el compañero que
el contrario (no interesa el rival en su forma o estructura de juego que presenta, pero
sí que no puedan desarrollar las ideas de su propia proposición de juego), que es
un sistema que requiere una gran visión de juego por parte de los jugadores, que
hay una obsesión constante y permanente por la portería ajena, que es un sistema
alternativo al tan traído y llevado 1-4-4-2 de moda desde principios de los noventa,
pero que lo fundamental para la buena aplicación de este sistema, como en otros,
es la perfecta elección de los jugadores que lo llevarán a cabo.

Un sistema donde los jugadores tienen claras las ideas defensivas con una
“marca mixta”(sin dudar sí marco a éste o a éste otro, sí marco aquí o un poco
más allá, éste no es mi par es de mi compañero) y las ideas ofensivas al intentar
buscar rápidamente tanto la progresión como la amplitud (fig. 1). Ejemplos cla­
ros eran el Barcelona de Cruyff, el Ajax de Van Gaal, la Argentina de Marcelo Bielsa,
si bien en ésta última no prima en ataque la paciencia sobre la inteligencia, pero si
la velocidad sobre todas las cosas.
(figura 1)

Dicho esto, vemos que dentro del sistema 1-3-4-3 unos equipos lo usan con la ela­
boración de las jugadas, donde los jugadores saben e intuyen lo que va a suceder
cinco o seis pases más adelante. Y otros lo usan añadiendo aditivos como la pre­
sión y la velocidad en el juego, convirtiéndose en un fútbol tremendamente directo.

“Los equipos que utilizan este sistema consideran al balón como


el centro de todas las cosas”.
CARACTERÍSTICAS GENERALES.

La fortaleza de este sistema de juego viene dada por la formación de una


columna central, que no debiendo generar el juego(a excepción del “medio centro”),
si debe ser compacta y eficaz en tareas organizativas defensivas con coberturas,
permutas, desdoblamientos defensivos, etc, con el fin de no ofrecer fisuras, ni pro­
porcionar espacios libres entre líneas que puedan ser aprovechados por el equipo
rival, (figura 2).

Con este sistema se persigue:

- Líneas escalonadas tanto en ataque como en defensa.

- Gran poder de recuperación del balón.

- Buena ocupación del terreno de juego.

- En posesión del balón nos proporciona un fútbol con iniciativa, así como un
ataque constante.

- Por como están compuestas las líneas se pueden hacer más “triangulaciones”.

- Se consiguen con facilidad superioridades numéricas, tanto defensivas como


ofensivas.

Ya mencioné antes que es un sistema de ataque total por que es el portero el


primero en iniciar la jugada ofensiva, los laterales muy abiertos, los centrocampistas
nada estáticos con constantes apoyos, ayudas permanentes, desdoblamientos, etc,
y los extremos buscando amplitud y profundidad, llegando a las zonas de remate
cercanas al área contraria con cuatro y cinco efectivos.

Aún así, no todos los entrenadores que utilizan este sistema configuran el cen­
tro del campo con una forma romboidal. Hay otros que sitúan a sus cuatro centro-
campistas en línea, y en mi opinión, aunque pueda ser un poco subjetiva, pierden
en capacidad defensiva al no existir tanto poder de coberturas y demás ayudas
defensivas; y en ataque, con jugadores en mediocampo jugando a la misma altura,
se eliminan posibilidades de pase y se obliga a jugar en horizontal”.
(figura 2)
CARACTERISTICAS DE LOS JUGADORES
Un entrenador ha de saber que no se puede jugar de la forma que más le gusta
si para ello no cuenta con los jugadores apropiados. Por esto, son los jugadores los
que terminan por hacer bueno el sistema y el éxito vendrá dado por la perfecta elec­
ción de las cualidades de cada uno de los jugadores y las misiones que van a desa­
rrollar.

Portero:
Este puesto dentro de este sistema y con las reglas que ahora rigen, toma gran
importancia.
Gran importancia desde el punto de vista táctico.
Último eslabón defensivo y primero ofensivo.
Alta capacidad de juicio y rapidez de acción.
Buena técnica individual, dominio de los pases tanto con la mano, como con el pie.
Carácter enérgico y psicólogo del juego.

Defensa:
Compuesta por tres elementos. Dos laterales y un central.

Laterales:
Los laterales deben ser veloces y dominar los centros a la perfección.
Los laterales buscarán amplitud para la continuidad del juego iniciado por su portero.
Una de sus misiones será la de iniciar el juego y quedar en el sitio marcado de
antemano una vez este el balón en una línea superior.

Central:
Inteligente, calculador, experimentado.
Constantes coberturas
Mando en línea defensiva.
En defensa, dominador del espacio entre la última línea defensiva y su portero.
En ataque, dominador del espacio por delante de él entre la línea de defensas
y la línea de medio campo.

Centro del campo:


Compuesta por cuatro elementos. Dos volantes (uno en el vértice del rombo
más adelantado, y el volante central en el vértice del rombo más retrasado) y dos
interiores.

Interiores:
Gran sentido táctico(coberturas, desdoblamientos, etc)
Conscientes de que su labor es principalmente defensiva.
Siempre se mantendrán en su misma línea posicional, independientemente
de la altura del campo donde se encuentren.
Su labor secundaria, en fase de ataque, es estar en situación de recoger
rechaces para iniciar segundas jugadas.
Muy buena preparación física.
Volante más adelantado:
■ Trabajador en tareas defensivas y primer jugador de la presión en la línea de
medio campo.
■ Olfato goleador.
■ Falso medio punta.
■ Claras llegadas a zona de remate desde posiciones atrasadas debido a su
situación espacial.
■ En el fútbol moderno es lo que se conoce como el 4o hombre, con llegadas y apo yos
con el delantero centro para una vez en posesión del balón jugar con los
extremos de banda rápidamente, con la obligación posterior de incorporarse a
zonas de remate para centro desde cualquier de los pasillos exteriores.

Medio Centro o Volante central:


Es el centro neurálgico de la columna vertebral del equipo.
■ Jugador clave dentro del sistema, tanto en la creación, como en la destrucción
(coberturas, permutas, etc.)
■ Hará de escudo a su central y sus dos laterales, y siempre estará situado por
detrás de la línea del balón.
■ Gran poder de interceptación de pases.
■ Jugador “enlace”, colocado como último hombre de la línea de medio campistas
para la transición defensa / ataque y ataque / defensa
■ Debe ser la referencia para los jugadores de líneas más adelantadas y más atra
sadas, para desahogar el juego del equipo y evitar de paso la descomposición
de las mencionadas líneas de juego.
■ Debe de hacer apoyos de “espaldas” a la portería, fundamentales para la creación
de espacios libres a sus compañeros, y por lo tanto de los desmarques de ruptura
de éstos, siendo primordial mover el balón al primer toque.
■ Con una gran capacidad de pase en todas sus formas, pues para este puesto y
con toda seguridad, los pases han de ser: precisos, oportunos, y con la velo­
cidad justa en la transmisión del balón

Delanteros:
Compuesta por tres elementos, un delantero centro y dos extremos.

Delantero Centro:
■ Jugador fuerte y alto.
■ Debe saber jugar de “espaldas” a la portería.
■ Dominador del juego de cabeza.
■ Dominador del pase al primer toque.
Debe ser un jugador muy intuitivo(conocer la posición de los compañeros).
Extremo:
Jugadores explosivos, grandes dominadores del balón y de los centros.
Buenos y atrevidos en el 1 contra 1.
Ganada la posición en la banda y en posesión del balón, buena visión periférica
sobre las carreras y desmarques de los compañeros que entran al remate.

FUNDAMENTOS OFENSIVOS
DEL PORTERO

Una de las premisas fundamentales de este sistema, es que la fase de


iniciación del juego comienza en el portero.
(figura. 3)

15
Para que la fase de iniciación se efectúe de una forma correcta, el portero
deberá tener una buena técnica individual y dominar, tanto con la mano como con
los pies, el pase corto, medio y largo.
(figura 4)
FUNDAMENTOS OFENSIVOS
DE LOS LATERALES

La iniciación del juego ofensivo debe estar marcado por la paciencia. Una vez
jugado en primer pase el balón por el portero, tiene que tener continuidad con los
laterales en una banda, y si existiera dificultad por la saturación de jugadores pro­
pios y rivales, se tendrá que cambiar el sentido del juego a la banda contraria para
continuar con una segunda jugada.
(figura 5)
Una vez el lateral en posesión del balón y con la posibilidad clara de ser jugado, a de
buscar cualesquiera de estas dos opciones:

A- Busca con pase largo a su delantero centro, eludiendo el juego(zona de transito)


en el centro del campo. Al mismo tiempo que los centrocampistas en bloque adelan­
tan su posición formando una primera línea de rechace.
(figura 6)

18
B - Busca amplitud con los extremos que están muy abiertos en la banda.
( figura 7)

FUNDAMENTOS OFENSIVOS
DE LOS VOLANTES

Su situación espacial viene determinada por la posición de los extremos.


Ubicados en los pasillos interiores (10-15 metros de la línea de banda, hacia dentro)
para posibilitar la máxima libertad de acción, tanto a los laterales como a los extre­
mos abiertos, ofreciéndose para efectuar paredes, pases al primer toque, desdobla­
mientos ofensivos, etc. (figura 8)
(figura 8)

También se sumarán al ataque cuando, aprovechando los posibles espacios libres


creados por uno de los extremos y por su correspondiente corredor o pasillo interior,
la jugada se desarrolle por la banda contraría donde ellos se desenvuelven. No obs­
tante no debe ser una norma habitual pues puede abandonar un espacio vital para el
rearme ofensivo del equipo adversario, ((figura 9)
FUNDAMENTOS OFENSIVOS
DEL MEDIO CENTRO

Ocupara la parcela central del terreno de juego y tratará de canalizar el juego


ofensivo y organizar el defensivo del equipo como ya se describió en las característi­
cas de los jugadores.
(figura 10)

21
FUNDAMENTOS OFENSIVOS
DEL CENTROCAMPISTA MÁS ADELANTADO

Gracias a su posición, yo diría que privilegiada, se ofrecerá como “enganche”


con los tres delanteros con pases que busquen la profundidad, con apoyos, ayudas
permanentes, etc.
(figura 11)

Ya que ofensivamente juega próximo al área, aprovechará, llegando al remate


y por sorpresa, cualquier espacio libre que se halla creado o halla aparecido.

(figuras 12 y 13)
FUNDAMENTOS OFENSIVOS
DEL DELANTERO CENTRO

Limitar el área de acción del delantero centro, puede ser caprichoso. Sin
embargo donde este jugador alcanzará su máximo grado de expresión y una efecti­
vidad arrolladora será en las proximidades de área por su juego de espaldas a la por­
tería adversaria y su juego de remate de frente a ella.

(figura 14)
Una vez que el delantero centro hace el desmarque de apoyo y se encuentra en
posesión del balón, deberá buscar cualquiera de estas tres soluciones ofensivas:
Al Juega directamente con el extremo con un pase al espacio libre, (figura 15)

B / Juega con el interior más próximo, siendo éste el que pasa sobre el extremo.
(figura 16)
c / Si hay una gran saturación de jugadores donde se está desarrollando la jugada,
el delantero centro puede optar por jugar con su interior, para que éste haga viajar el
balón al otro costado con un cambio de orientación.
FUNDAMENTOS OFENSIVOS
DEL LOS EXTREMOS

Gran parte del potencial ofensivo del sistema 1-3-4-3 descansa en el perfecto
entendimiento entre sus hombres de ataque(delantero centro, extremos y el falso
“media punta”).

El extremo ha de aprovechar, o bien el espacio libre para penetrar, o bien su


capacidad para desbordar en el uno contra uno, los pasillos o corredores laterales. El
otro extremo de banda contraria efectuará un desmarque de ruptura, incorporándose
a zonas de remate cercanas al área rival.

Es básica la aparición de segunda línea del volante más adelantado que en


función ofensiva actúa de falso medio punta. Es vital que aparezca pero que no este.

De esta forma se ocupan todas las zonas de remate.


(figura 18)
FUNDAMENTOS DEFENSIVOS

Cuando se refirieron algunas de las características de este sistema, se aludió


a superposición de líneas, escalonamiento de las mismas, buena ocupación del terre­
no de juego, etc. Observando el siguiente gráfico, vemos que el repliegue es inten­
sivo, el mareaje es mixto, se crea superioridad numérica en banda, la última
línea defensiva se sitúa en la frontal del área, con un buen reparto de las zonas de
defensa y se posibilitan constantes coberturas y permutas.
(figura 19)
Algunas de las características defensivas, ya no como bloque sino individua­
les, son las siguientes que ahora paso a desarrollar. Por ejemplo la de los interiores,
que efectúan repliegues individuales sobre sus corredores interiores, siempre y cuan­
do el equipo no esté compactado a la hora de defender por haberse quedado descol­
gado alguno de sus integrantes en la anterior fase ofensiva.

(figura 20)
Otra sería la actuación del hombre “libre”, que conlleva alguna variante, como
el salir a taponar a cualquiera de los centrocampistas rivales que estén en disposi­
ción de recibir el balón en la zona central defensiva, olvidándose parcialmente de su
labor detrás de la línea de defensa; y digo parcialmente, puesto que en el momento
que el balón no sea jugado por mencionado centrocampista y este se desplace a una
banda, automáticamente dejará el mareaje para volver a su posición natural.

Opción “A”: Si el rival busca a un centrocampista o medio punta adelantado,


es nuestro “libre” ocasional el que ha de marcar a dicho jugador, obligando así a
nuestro medio centro a modificar su posición y avanzar a tapar al poseedor del balón.
(fig. 21-22)

Opción “ B” : Si no se consuma el pase al centrocampista ó medio punta una


vez que el libre ha realizado el desplazamiento, y en el preciso momento que el balón
sea desplazado a una banda, el libre retrocede a su posición de partida, al igual que
lo hace el medio centro, encargándose este del mareaje que dejo el “hombre libre”,
(fig. 23-24)

No nos olvidemos que si el balón es jugado sobre N°. 7, es el interior el que


hace repliegue individual sobre su pasillo y sobre le marca.
Opción B (figura 23)
Si quiere jugar por banda con 7

Opción B (figura 24)


Si quiere jugar por banda con 7
Algunos ejemplos y posibles variantes de cómo y quién debe realizar los des­
doblamientos ofensivos y aunque hablo de fundamentos defensivos en el enunciado,
incluyo estas nociones aquí en previsión de un posible perdida del balón para estar
en las condiciones idóneas de afrontar el ataque rival con un mínimo imprescindible
de jugadores. Son los siguientes: (figuras 25-26-27)

(figura 25): Interior - lateral


El medio centro, entre muchas de sus funciones, debe estar preparado para
cualquier eventualidad, como puede ser el saque defectuoso del portero. Veamos
ahora cuáles son sus movimientos y los de la última línea defensiva en este supues­
to caso. El portero realiza un pase buscando a su compañero N°. 8 sobre un costa­
do, pero el pase no llega a su destino por ser interceptado por el equipo rival.

¿Qué hacen los mencionados jugadores?

Los laterales reajustarán su posición reduciendo espacios sobre el jugador del eje
central defensivo, al mismo tiempo que el medio centro basculará sobre el costado
donde se lleve a cabo la jugada y saltará sobre el poseedor del balón del equipo rival.

(figuras 28 y 29)

(figura 28)
36
Y como resumen final el sistema 1-3-4-3 ofrece una alternativa defensiva, la
variante 1-3-1 -3-3. Se conserva la misma distribución, pero la diferencia radica en
que el medio centro pasa a hacer las funciones de “libre” entre la primera y segunda
línea defensiva para ofrecer mayores posibilidades de ayudas, conservando un gran
equilibrio entre líneas.
(figura 30)
E j e r c ic io s p a r a l a m e j o r a
DE LOS MOVIMIENTOS COLECTIVOS
CON EL SISTEMA 1- 3- 4-3
EJERCICIO N°. 1

OBJETIVO TÁCTICO: Superioridad numérica y ataque con finalización.


OBJETIVO PSICOLÓGICO: Atención, concentración, toma de decisiones.
ORGANIZACIÓN: 7x4 + 1 portero
MATERIAL: Petos, balones y conos.

DESARROLLO:
Se disputa alternativamente un 3x2 en las zonas marcadas con el objetivo de lanzar
a portería desde dentro de sus respectivas zonas o bien intentar dar un pase al juga-
dor(delantero centro) que está libre de marca enfrente de la portería. Si se realiza el
pase al delantero centro debe rematar sin control previo.

Variante:
1o- Poner una marca al delantero centro.
2o- Establecer igualdad numérica en las zonas marcadas.
3o- Poner dos delanteros centro contra un defensa.

42
EJERCICIO N°. 2

OBJETIVO TÁCTICO: Mejora de la velocidad en el juego.


ORGANIZACIÓN: 5x5 + 2 neutros + 2 porteros = 14
MATERIAL: Balones, conos y petos.

DESARROLLO:
En un cuadrado de 40x40 metros, juegan dos equipos de cinco jugadores, unos con
peto rojo y otros con peto azul. Tras cinco pases se puede conseguir gol en cualquie­
ra de las dos porterías defendidas por dos porteros.

El equipo que está en posesión del balón recibe el apoyo de dos comodines con peto
verde, que permanecen semi-estáticos en las esquinas

Variantes:
1o- Los dos neutros se pueden mover libremente.
2o- Los dos neutros se pueden mover: al en vertical y b/ en horizontal.

43
EJERCICIO N°. 3

OBJETIVO TÁCTICO: Presión, cambio orientación.


OBJETIVO PSICOLÓGICO: Atención, concentración, toma de decisiones.
ORGANIZACIÓN: 12 jugadores (4+4x4), 30x15 o 40x20 m.
MATERIAL: Petos, balones y conos.

DESARROLLO:
Rectángulo dividido en tres partes iguales. Juegan 4x2 en cada zona lateral.
Se han de intentar dar cinco pases para luego hacer cambio de orientación a la zona
opuesta. Los dos que hacen presión, cambian cuando el balón esta en la otra zona.
Se puede robar cuando el balón transita de un lado a otro.

Parámetros:
Series: 4-6’ en cada zona.
W: Alta / 95-100 %.
Rec: 2-4’.
Variantes:
Cambiar número de toques.
6x3.
Aumentar número de pases antes de cambio de orientación.
Corrección:
No estar dos jugadores a la misma altura en la presión.
Tapar líneas de pase.
EJERCICIO N°. 4

OBJETIVO TÁCTICO: Desmarques.


OBJETIVO PSICOLÓGICO: Atención, concentración, toma de decisiones.
ORGANIZACIÓN: 6x6
MATERIAL: Petos, balones y conos.
W: 8 '

DESARROLLO:
Cada equipo ataca y defiende tres porterías de 3 metros.
El equipo atacante intenta progresar y finalizar al controlar un jugador en la zona mar­
cada (50x35 metros), SI PREVIAMENTE HA HABIDO UN DESMARQUE DE
RUPTURA para después conseguir gol conduciendo a través de las miniporterías.
EJERCICIO N°. 5

OBJETIVO TÁCTICO-OFENSIVO: Ataques en superioridad.


OBJETIVO TÁCTICO-DEFENSIVO: Presión sobre las primeras líneas de pase.
ORGANIZACIÓN: 6x6
MATERIAL: Dos juegos de petos(blancos y azules) y balones.

DESARROLLO:
Se enfrentan dos equipos de 11x11 usando cada uno un sistema de juego distinto.
El equipo que hace oposición juega con el sistema 1-4-4-2.
1o.- El equipo de peto blanco usa el sistema 1-3-4-3,donde los tres delanteros no pue­
den bajar a defender mas atrás de la línea de medio campo y solo dos de los cuatro
medio campistas pueden pasar esa línea para incorporarse al ataque.
2°.- De esta manera el equipo blanco en posesión del balón siempre estará en supe­
rioridad numérica de 5x4.
CRITERIOS BÁSICOS PARA
UNA BUENA ORGANIZACIÓN
DEFENSIVA CON EL SISTEMA
DE JUEGO 1-4-4-2 EN ROMBO
Y CON MEDIO CENTRO
INTRODUCCIÓN

Debido a la concepción moderna del fútbol donde prima el orden táctico sobre
el talento individual del jugador(no se puede despreciar este valor intrínseco, pues de
él nace todo lo demás), el entrenador ha de conocer y además orientar, ordenar,
corregir y transmitir a sus jugadores todo aquello que durante un partido quiere llevar
a cabo. El entrenador es quien a un conforme y oportuno criterio marcará unas pau­
tas de cómo quiere que se desarrolle tanto el curso ofensivo como el defensivo, que
aún no teniendo el control del balón si ha de tener el control del juego, siendo estos
conceptos totalmente diferenciados.

Una vez dicho esto, el entrenador ha de tener unas premisas básicas defensi­
vas individuales y colectivas, a la hora de plantear un partido que a su vez han de ser
interpretadas dentro del terreno de juego por los jugadores o por las líneas que for­
man los jugadores con la máxima perfección posible y aquí no cabe el error individual
ni por desconocimiento ni por falta de atención o concentración, con el objetivo pri­
mordial de conseguir un buen control del juego en las diferentes fases durante el par­
tido en las transiciones ofensivas / defensivas.

Por lo tanto, cualquier equipo para estar bien trabajado, independientemente


de la forma de jugar elegida, y debe tener un conocimiento exacto de los movimien­
tos defensivos, tanto individuales como grupales, con el fin claro de tener al equipo
preparado para llevarlos a cabo en cualquier momento del partido.

Todos los integrantes de un equipo, y cuidando de encomendar a cada uno las


funciones más acordes a sus características técnico/tácticas, deben conocer a la per­
fección los mov¡mientos(individuales y colectivos) a realizar sin titubear un solo ins­
tante. HUGHES (1) dice: “Observando esto y esto otro, que cosa puedo-debo hacer”.

1°- EL TALENTO DEFENSIVO INDIVIDUAL.

Para que la realización final de las acciones defensivas sea exitosa, será nece­
sario que se tenga perfectamente clarificado y automatizado el desarrollo de todas
las actuaciones individuales que estarán marcadas por la simplicidad de las acciones
y del conocimiento que parte del propio jugador. Pongamos el ejemplo del italiano
Franco Baresi, jugador del mítico Milán AC de los años 90. Con una selección del
momento y distanciaron un paso adelante o un paso atrás tenía a toda la delantera
rival pendiente de sus movimientos defensivos) en función de la circunstancia que se
le presentará.
Para conseguir un desarrollo bien estructurado de la tarea defensiva individual hay
que tener en cuenta unas pautas concretas de actuación:

1. Aclarar las funciones y movimientos de cada jugador.

2. Designar que jugador / es tendrán funciones “extras”,


en caso que el rival intente acciones sorpresivas.

3. Mantener una capacidad defensiva proporcional a la situación ocupacional


del adversario.

4. Conseguir una perfecta ordenación posicional de cada jugador individualmente


para el rearme inmediato de la fase ofensiva.

2°- EFICACIA DEFENSIVA

Para asegurarnos una correcta eficacia defensiva individual, es conveniente que


como entrenadores nos hagamos una serie de preguntas que seguro nos clarificaran
muchas cosas:

AI ¿En la actualidad, que tipo de defensa pondera con mayor frecuencia en los
equipos de 1a línea?

B/ ¿Qué tipo de mareaje es más efectivo ante la organización ofensiva que


presenta el adversario?

C/ ¿Cuál ha de ser el posicionamiento de los defensores para evitar situaciones


favorables de los oponentes?

DI ¿Quiénes hacen los diferentes tipos de mareaje?

E/ ¿Qué características poseen los adversarios más directos?

F/ ¿Hemos de improvisar?, o mejor dicho ¿por qué improvisar?

G/ ¿Qué problemas se nos pueden presentar en relación al tipo de mareaje


que elijamos?

H/ ¿Es posible sacar ventaja ofensiva tras una correcta actuación defensiva?
Una vez tengamos resueltas todas estas cuestiones antes planteadas y sacadas sus
respectivas conclusiones, debemos fijarnos en los siguientes factores del mareaje:

FACTORES DEL MARCAJE

Cuando nos referimos a orientación, distancia y anticipación, estamos hablando


de características conformes a las aptitudes individuales de cada jugador, donde no
todos las pueden dominar o entender de la misma manera.

3°- DIFICULTADES QUE NOS ENCONTRAMOS CON EL


ADVERSARIO EN POSESIÓN DEL BALÓN

Cuando estamos defendiendo nos encontramos unas desventajas marcadas por


el propio juego:

1. El balón lo tiene el adversario.

2. Intentarán sacar ventaja de la sorpresa, para no darnos tiempo a organizamos.

3. Desconocemos a priori sus movimientos.

4. Nos pueden conducir a posicionamientos que sean interesantes para ellos.


4°- OTRAS CONSIDERACIONES

Independientemente del tipo de mareaje elegido, bien sea zonal, individual o mixto,
siempre hay que tener en cuenta una serie de factores muy determinantes:

1. Cuando se marca en zona la referencia es el balón; y en la marca individual el


oponente.

2. Se está bien orientado (perfil), cuando se ve de forma simultanea el balón


y el oponente directo, en caso de marca al hombre.

3. El defensor se ha de encontrar siempre entre su portería y su oponente directo.

4. En zona, la distancia con respecto a su compañero de delante debe ser la


adecuada, para poder controlar al contrario que pueda ocupar ese espacio.

5. La distancia será la correcta, siempre que estando entre la portería y su


oponente directo, pueda anticiparse. No olvidar que la orientación no puede
ser igual en una jugada normal de partido a una jugada de estrategia:

a. Si se marca por delante para evitar que reciba el balón se corre un riesgo,
pues no se percibe la distancia por detrás del eje corporal.

b. Si se marca por detrás, otro riesgo, pues se puede anticipar el atacante.

c. Es primordial la correcta posición y orientación de los apoyos


(el eje longitudinal de los pies debe estar en contacto con el suelo).

d. Cuanto más proximidad a la portería, más próximo el mareaje.

Estos cinco criterios(interrelacionados a su vez entre sí), solo pretender constituir


unos puntos de referencia para el entrenador, orientados principalmente a la atención
concentración del jugador de fútbol.

Es obvio que cuanto más se prolongue o más se vea retrasada la acción ofensiva
del equipo rival, y estamos hablando de temporizaciones, mayor será el número de
jugadores ubicados de una forma correcta para una intervención eficaz (robo de
balón) o casi del todo eficaz (dar tiempo el repliegue de una o varias líneas supera­
das), en acciones defensivas.
Todos los criterios que se van a desarrollar son de alguna forma preventivos en el
caso de perdida de la posesión del balón.

Los criterios que el entrenador se ha de plantear para conseguir una buena orga­
nización defensiva son:

1. Criterio relativo al número de jugadores orientados correctamente.


Es decir, ¿Quiénes están en disposición de defender una vez perdido el balón?.
2. Criterio relativo al número mínimo de jugadores defensores.
¿Cuántos deberán encontrarse por detrás de la línea del balón?.
3. Criterio relativo al lugar idóneo para ia intervención defensiva.
¿Dónde se defiende?.
4. Criterio relativo al intercambio de posiciones de los jugadores que controlan
una zona o pasillo. ¿Cuándo estos jugadores intercambian sus posiciones?.
5. Criterio relativo al paso de la fase ofensiva a defensiva, siendo prevista la
posible perdida del balón. ¿Cómo se ha de actuar inmediatamente al perder la
posesión balón?.

1°- Número de jugadores orientados correctamente

Con TRES jugadores excluidos de la fase defensiva: (figura 1)

No utilizar defensa en línea y si en diagonal para coberturas


(último defensor sobre los 20-25 metros).

Los laterales no situados a la misma altura horizontal(pasillo donde se desarrolle


el juego hacer 2*1 con interior lo más alejado posible del área).

Centrocampistas(N°.6-7-8) agrupados en pasillo central.

(N°.2-4-6) Pueden ser los libres de la última línea defensiva para desdoblamientos
defensivos, dependiendo donde vaya el posible pase o centro del adversario.
Ejemplos: 2 sobre 4, 4 sobre 5 y 5 sobre 3.

(N°.6) Libre ocasional de la línea de centro del campo


(ayudas ante posibles triangulaciones-balón o incorporaciones-jugadores).
(figura 1)

Con CUATRO jugadores excluidos de la fase defensiva:

Alternancia de funciones en el cierre del pasillo central, interior o exterior por


donde se desarrolle el ataque del equipo rival.

Permuta de N°.6 con N°.7 si este último es desbordado, (figura. 2)

Desdoblamiento de N°.7 a posición de 6 si este se dirige a una banda, (figura 3)


2) P E R M U T A

DE s d o b l a m ie n t o

57
Con CINCO jugadores eliminados de la fase defensiva:

(figuras 4,5, y 6)

■ Los movimientos de la última línea defensiva, ante un ataque en igualdad o


inferioridad numérica, han de ser de ida y vuelta, retrocediendo hasta la altura
del borde del área grande para iniciar a continuación un movimiento grupal y al
tiempo lineal, hacia el poseedor del balón.

■ N°.6 ha de retardar la acción del jugador rival en posesión del balón.

■ El poseedor del balón no puede pensar ni progresar muchos metros, por lo


deberá existir presencia intensiva para limitar su margen de maniobra.

■ Los movimientos serán unificados(error individual/difícil situación).

Utilizar trampa ocasional del fuera de juego como recurso de emergencia.

(figura 4)

58
2°- Número mínimo de defensores

El número mínimo de defensores estará relacionado proporcionalmente con la


cantidad de atacantes, así como de la estructuración del concepto ofensivo del equi­
po contrario (ataque directo, contraataque, ataque combinativo).

El mínimo de jugadores nunca será inferior a cinco, que estarán situados por
detrás de la línea imaginaria horizontal donde esté el balón (cuatro defensas y un
centrocampista o tres defensas y dos centrocampistas).

(figuras 7 y 8)

(figura 7)

60
(figura 8)

Para la conversión de la última línea de defensa de 4 elementos a 3 elemen­


tos y de la anterior de uno a dos, se realiza un desdoblamiento defensivo con
un ajuste de espacios de la línea de defensores para dotar a la línea superior
de otro integrante más para un mejor control, también espacial, de la zona del
terreno de juego donde se encuentran.

Las líneas más atrasadas gobiernan a las más adelantadas.

Siempre se ha de partir de la premisa fundamental que con el sistema


1-4-4-2 y jugando en zona, con 5 o 6 jugadores existe gran dificultad para
controlar nuestra propia mitad de campo en caso de ataques en oleadas llevados
sobre los corredores laterales.
3°- Lugar idóneo para la intervención defensiva
NIVEL MÍNIMO
(figura 9)

■ El último jugador N°.4 hace la función de libre ocasional a la altura de 24 mts.


metros escalonado con el central N°.5 que se situará en torno a los 26-28 mts.

Se disfrutan de esos 24 mts. para usar el fuera de juego indirecto, es decir no


provocado.

Asimismo se reducen espacios para posibles desmarques de ruptura de los


delanteros del equipo rival.

■ Se forman triángulos defensivos imaginarios posibilitando muchas ayudas.

■ Cualquier movimiento colectivo del equipo rival (pared, desmarque de ruptura de


un jugador procedente de líneas más atrasadas), hacia el interior puede hacer
que la situación se vuelva más peligrosa al estar próximos a nuestra portería.

(figura 9)
62
NIVEL MAXIMO
(figura 10)

La última línea defensiva a la altura de los 44-45 metros, siempre que las otras
líneas más adelantadas estén formadas por grupos ricos en número de compo
nentes.

Agrupamiento en torno a la zona activa del juego de 8 elementos, no más allá


de los 65-70 mts.

N°.11 tapa salida al poseedor del balón y N°.9 líneas de pase horizontales.

No se trata de robar el balón, se trata de obligar a jugar al adversario sobre


zonas contaminadas con mucha presencia de jugadores no propios.

Peligrosidad ante mala coordinación o no presencia intensiva sobre el poseedor


de cambio de orientación sobre el pasillo lateral opuesto en zona de juego pasiva.

(figura 10)
63
4°- Intercambio de posiciones
(Subdivisión de zonas grupales)

La eficacia de una acción ofensiva depende de la cantidad de jugadores que


sorprendan y por ello se justifica el intercambio de funciones de dichos jugadores en
estructura de ataque. Pero nace un completo trastorno de la misiones defensivas una
vez perdida la posesión del balón. Para evitar posibles fracasos y llevar acabo un
correcto control de esta subdisiónes zonales se designan cinco subzonas(con cinco
integrantes cada una de ellas, exceptuando la subzona A con seis), con variedad de
correspondencias funcionales.

SUBZONA “A": 4-5-6-7-8-10 SUBZONA “B”: 2-4-5-6-3 SUBZONA “C”: 7-8-9-10-11


SUBZONA “D1”: 2-6-8-9-10 SUBZONA “D2”: 3-6-10-7-11

Podemos entonces, en vez de hablar de intercambio de papeles o posiciones, de


controladores de subzonas(más espaciosas que las individuales), dependiendo en
toda su medida la elección de los jugadores que llevarán a cabo estas tareas de:

Características técnico-tácticas de cada uno(hábil, fuerte, etc...).


Papel a desarrollar de cada uno(“si este sube, tu no”, etc..).

SUBZONA “A”: 4-5-6-7-8-10.


(figura.11)

Ejemplo: Si N°.6 sube, N°.4 ocupa su posición, N°.5 adelanta la suya siempre para
coberturas o ayudas defensivas.
SUBZONA “B”: 2-4-5-6-3.
(figuras.12y 13)

Ejemplo: Si N°.2 sube, N°.4, N°.5 y N°.3 basculan para reparto proporcional de últi­
ma línea defensiva.

(figura 13)
66
SUBZONA “C”: 7-8-9-10-11.
(figuras 14-15)

Ejemplo: Si N°.10 sube, N°.7 ocupa su posición y N°.8 se sitúa detrás de N°.7.
SUBZONA “D1”: 2-6-8-9-10

En 20-25 metros horizontal y 35 metros en sentido vertical, (figuras 16-17)

Ejemplo: Si sube N°.9, N°.8 ocupa su posición, N°.2 y N°.6 posibles coberturas.
5o- Paso de fase ofensiva a defensiva

Los jugadores han de descifrar rápidamente la situación(saber donde ir, ideas


claras previamente transmitidas por su entrenador, etc..) tras efectuar un pase o un
desmarque ante la alta posibilidad de un error en la entrega del balón o una intercep­
tación del mismo por parte del equipo rival.

De esta forma se garantizará la no existencia de fisuras entre líneas, así como


la posibilidad de ayudas permanentes, coberturas, etc, ocupando racionalmente el
terreno de juego en una primera fase de ataque para hacer frente con suficientes
garantías a una segunda fase defensiva, sin vernos sorprendidos con demasiados
jugadores por delante de la línea del balón, no pudiendo estos ayudar en tareas
defensivas por no ser buena su situación espacial y temporal.

EN FASE DE INICIACIÓN:
(Nivel horizontal 30 metros).

(figuras 18 y 19)

1- N°.5 pasa a N°.3

2- (A) intercepta el balón

3- ¿Qué hacen N° 5 y los demás?

4- N°.4 hace cobertura sobre N°.5 y este salta sobre (A)

5- N°.3 hace repliegue individual sobre su pasillo exterior

6- N°.6 tapa el pasillo central, además de coger el mareaje de (B) y N°.2


para ayudas sobre N°.6
EN FASE DE CREACIÓN:
(Nivel horizontal 60-70 metros),
(figuras 20 y 21)

1- N°.8 pasa a N°,7

2- (C) intercepta el balón

3- ¿ Qué hacen N° 8 y los demás

4- N°.7 queda por su situación eliminado de la 1a acción defensiva

5- N°.8 y N°,6 saltan sobre (C)

6- N°,9 retrocede a una posición cercana donde estaba N°.8

(figura 20)

72
EN FASE DE FINALIZACIÓN:
(Nivel horizontal 80-90 metros)

(figuras 22 y 23)

Se dará cuando nuestro equipo sin posesión de balón realice pressing sobre el pose­
edor del balón.

1- N° 7 intenta superar con el balón a (A)

2- (A) roba el balón y progresa con este en su poder

3- ¿Qué hace N°. 7 y los demás?

4- N° 8 salta sobre (A)

5- N° 7 hace repliegue individual para forzar 2*1 sobre (A)

6- N° 10 y N° 6 ayudas y coberturas con desplazamientos hacia delante de no


mucho recorrido para no dejar demasiado espacio a sus espaldas

7- N° 9 tapa línea de pase horizontal


75
E j e r c ic io s p a r a l a m e j o r a
DEL CONTROL DEFENSIVO CON EL
SISTEMA 1 - 4 - 4 - 2
EJERCICIO N°. 1

OBJETIVO TÁCTICO-DEFENSIVO: Defensa zonal en línea y coberturas. Este tra­


bajo se ha de hacer de igual manera con la línea de medio campo donde la premisa
fundamental es tapar la líneas de pase interiores y obligar a los medios contrarios a
jugar con pases horizontales por los pasillos exteriores.
OBJETIVO PSICOLÓGICO: Atención y concentración..
ORGANIZACIÓN: 4 + 3 + 1 portero.
MATERIAL: Petos, balones y conos.

DESARROLLO: (En medio campo)


Los tres defensas se sitúan al borde del área grande donde esperan a los atacantes
que viene conduciendo el balón.

Su cometido es realizar los movimientos e ida y vuelta (salir al encuentro del delan­
tero y cuando pase a la zona del siguiente volver a ocupar su lugar-COBERTURAS)
para obligar al delantero a irse a zonas con mal ángulo de tiro.

El delantero tira a gol cuando pueda si los defensas se lo permiten, de lo contrario


ralizará tiro una vez superado el último defensor y se encuentre en la posición que se
encuentre, regresando luego a la fila para iniciar el ejercicio.
EJERCICIO N°. 2

OBJETIVO TÁCTICO-DEFENSIVO: Trabajo en inferioridad numérica con 6 jugado­


res eliminados de la fase defensiva. Ayudas y coberturas. Fuera de juego y tapar líne­
as de pase.
OBJETIVO PSICOLÓGICO: Atención y concentración y toma de decisiones.
ORGANIZACIÓN: 3+3 x 2+2 + 1 portero.
MATERIAL: Petos, balones y conos.

DESARROLLO: Espacio 40x40 metros.


En cada zona juegan 3x2, pudiéndose pasar el balón de una zona a otra, lo que se puede con­
vertir en un 6x4. Los jugadores no pueden abandonar sus respectivas zonas.

Los delanteros tienen superioridad y han de intentar ganar la línea de fondo para después dar un
pase atrás y finalizar la jugada.

Los defensas han de intentar tapar las líneas de pase y si el pase es hacia detrás, salir a la línea
del balón para hacer reducir el espacio de juego y como trampa ocasional forzar el fuera de juego.
EJERCICIO N°. 3

OBJETIVO TÁCTICO-DEFENSIVO: Fuera de juego, movimientos de salida de la


última línea defensiva
OBJETIVO PSICOLÓGICO: Atención, concentración, toma de decisiones
ORGANIZACIÓN: 5x4 + 1 portero
MATERIAL: Petos, balones y conos.

DESARROLLO:
El entrenador lanza el balón parabólicamente sobre cualquiera de los defensas, que des­
peja de primeras.

1o-Si el balón supera el nivel 35 mts, los cuatro defensas hacen pressing.
2o-Si no supera el nivel 35 o se posesionan alguno de los atacantes de la zona central, ata­
que 5x4.
3o-Si el balón va a zonas A o B, defensa en diagonal sin poder defender en dichas
zonas.

REGLAS:
A- Fuera de juego.
B- Ataque máximo 1 minuto.
EJERCICIO N°. 4

OBJETIVO TÁCTICO-DEFENSIVO: Fuera de juego, salida de la última línea


defensiva.
OBJETIVO PSICOLÓGICO: Atención, concentración, toma de decisiones.
ORGANIZACIÓN: 5x4 + 1 portero
MATERIAL: Petos, balones y conos.

DESARROLLO: Espacio 40x40 mts.


Se inicia con un pase del portero a unos de los defensas que deberán hacer conserva­
ción del balón dentro del área, mientras que los atacantes (4) deberán hacer pressing
para recuperar el balón y jugarlo hacia atrás con el jugador que no intervino en la presión.

Se reinicia el ataque saliendo todos los atacantes del área, al mismo tiempo que se
busca amplitud ofensiva.

Los defensas salen hasta la línea del borde del área grande para posible fuera de juego
sin perder su estructura lineal y con temporizaciones para favorecer ayudas y coberturas.
EJERCICIO N°. 5

OBJETIVO TÁCTICO-DEFENSIVO: Presión y trabajo en inferioridad numérica con


5 jugadores eliminados de la fase defensiva.
OBJETIVO PSICOLÓGICO: Atención, concentración, toma de decisiones
ORGANIZACIÓN: (5x5) + 2 Porteros x 5.
MATERIAL: Petos y balones.

DESARROLLO:
Se forman 3 equipos de 5 jugadores. Dos de estos equipos más el portero forman el
sistema táctico típico a usar.

El tercer equipo de 5 jugadores realiza oposición e intenta robar el balón.


W: 5’ cada equipo de oposición x 2-3 series.
Espacio: campo(50x30) con 2 porterías.

82
EJERCICIO N°. 6

OBJETIVO TÁCTICO-DEFENSIVO: Presión sobre las primeras líneas de pase.


MATERIAL: Dos juegos de petos (blancos y azules) y balones.

DESARROLLO:
- Trabajo defensivo con 6 jugadores por delante de la línea de medio campo.
- Se enfrentan dos equipos de 11x11 usando cada uno un sistema de juego distinto.
- El equipo que hace oposición juega con el sistema 1-3-4-3.

1°.- En el equipo azul utiliza el sistema 1-4-4-2, teniendo como limitaciones que sus
cuatro centrocampista y sus dos delanteros no pueden sobrepasar la línea de medio
campo hacia su
portería para
defender.

2°.- Este equipo


esta obligado
cuando pierde la
posesión del
balón a presionar
en campo contra­
rio para evitar el
juego rival en su
inicio y tapar cual­
quier línea de
pase posible.

3o- La última línea


defensiva debe
adelantar posicio­
nes para reducir
el espacio a las
espaldas del resto
de jugadores que
realizan la pre­
sión.
FUNDAMENTOS
DEL SISTEMA 1-4-2-3-1
1. UN EQUIPO, EL JUEGO COLECTIVO

El fútbol como deporte de equipo es un juego colectivo, es un juego completo


en el que se deben de dominar todas las facetas del mismo: defender, atacar, contra­
atacar. Hablando en boca de Menotti: “El futuro del fútbol es su pasado: la técnica, el
dominio del balón, el toque, los movimientos colectivos, la solidaridad con los compa­
ñeros. Ahí está la belleza del juego y ahí hay que buscarla. Eso es lo que convirtió al
fútbol en lo que es”. Y este es un sistema de juego que ayuda a todo lo antes men­
cionado.

2.ANTECEDENTES

Cuando hablamos de la utilidad o de la puesta de moda de un sistema u otro,


está viene marcada por los resultados cosechados en anteriores ocasiones.

A raíz de los años 80 y hasta la fecha, tuvo y tiene gran éxito el sistema 1-4-4-2.
¿Por qué? Pues bien sencillo. Por que vino avalado por una serie de resultados que
se argumentaban por sí solos.

Comenzó a florecer cuando la Roma(82-83) de Liedholm ganó a la Juventus


de Trapattoni un Scudetto después que estos últimos vinieran de ganar cuatro con
mareaje individual. Y explotó con el gran Milán A. C de los 90 con Arrigo Sacchi, del
cual huelga cualquier comentario sobre como hizo jugar a aquel equipo.

De igual manera ahora muchos equipos juegan con el sistema 1-4-2-3-1. ¿Los
argumentos? Apabullantes. Los éxitos cosechados por la selección francesa de fút­
bol en el Mundial de 1998 y en la Euro-Copa del 2000 son el detonante de muchos
estudios por parte de los entrenadores más innovadores y atrevidos que desembo­
can en la realidad actual. Equipos que han jugado y han cosechado grandes resulta­
dos con este sistema son los que determinan la instauración de una nueva forma de
conceptualización del fútbol. Pongamos algunos ejemplos en España: Celta de Vigo
de Víctor Fernández, Real Madrid(Campeón Europa 01-02), Valencia(Campeón de
Liga 01-02, 02-03 y UEFA).

3.CONCEPTO DEL SISTEMA

Basándome en charlas y criterios de otros colegas entrenadores, este sistema


es una variante del otrora conocido 1-4-5-1, donde se conserva una gran estructura
de éste, y se crean dos líneas(una nueva)en medio campo caracterizándose la línea
más atrasada por su poder de contención o reforzamiento defensivo en caso de per­
dida de la posesión del balón; y otra línea más adelantada en su espacio horizontal,
que sin olvidar sus misiones defensivas, es la encargada de la creación en la mayo­
ría de las ocasiones, del juego ofensivo del equipo.
CREACION DE
NUEVAS LINEAS
EN MEDIO
CAMPO

Haciendo referencia a Víctor Fernández “para garantizar el éxito en un partido hay


que dominar las dos áreas, la propia y la rival”, la idea básica en la que está funda­
mentado el sistema de juego 1-4-2-3-1 es la del bloque, es decir, el juego de conjunto,
el trabajo en grupo, donde todos han de defender, donde todos han de atacar, y primor-
dialmente donde todos se deben de sacrificar(aunque todo esto no se entiende no
hacerlo con cualquier otro tipo de sistema). Por que hay veces que las individualidades
no aparecen para rescatar al equipo, y el equipo si aparece para darle auxilio a las indi­
vidualidades.

El sistema 1-4-2-3-1 esta basado en dos principios fundamentales:

1o- EL BALÓN es el centro de todas las cosas. Todo el entramado táctico en torno al
medio por dos motivos: el primero es que en posesión del BALON se intenta la elabora­
ción de la jugada con constantes apoyos y movimientos coordinados de los jugadores
(el balón ha de ir a las posiciones pero luego estas han de trasladarse); y cuando no se
tiene el BALÓN se inicia la presión sobre el jugador adversario en posesión y sus apo­
yos más cercanos, al tiempo que se adelantan las líneas más atrasadas. Si no resulta
efectivo, por que el contrario rompe con paredes o pase interiores la primera línea de
presión, hay que hacer un repliegue a propio medio campo con un mínimo de ocho juga­
dores.

2o- existen lugares para juntarse a defender y lugares para iniciar el ataque.

A diferencia de otros, podemos asegurar que se trata de un sistema donde prevalece el


equilibrio (EQUILIBRIO ENTRE LÍNEAS Y EQUILIBRIO ENTRE LA LINEA), éste último
viene dado por la seguridad percibida por todos y cada uno de los jugadores, tratándo­
se de algo psicológico) en las transiciones defensa / ataque y ataque / defensa.
Es decir, encontrarse en condiciones de integrarse a
(y no digo en) las diversas fases del juego

También es un sistema de juego que permite variantes o alternancias tácticas duran­


te el desarrollo del mismo. Imaginemos que el equipo adversario, a diferencia de
jugar replegado y esperando el contraataque, cuentan con laterales de un gran poder
ofensivo, que tienen por hábito sumarse a la fase de ataque utilizando las bandas.
Gracias a que es un sistema flexible(como deben ser todos), con el solo movimiento
posicional de un jugador, en este caso el volante que se incrusta en la línea de
medios centros, se pasa a jugar con un sistema 1-4-3-2-1 de tal manera que en la
fase defensiva y al tiempo de la basculación grupal sobre uno de los corredores exte­
riores se puede conseguir superioridad numérica defensiva en la banda(en su defec­
to igualdad numérica) con un mínimo recorrido del jugador situado en la tercera línea
de la fase de defensa más cercano a la jugada. Otro aspecto a tener observable es
que medida que el equipo adversario esta más cerca de la portería más densidad
defensiva presenta el bloque.

1-4-2-3-1
Movimientos de los diferentes jugadores para la composición del nuevo sistema
1-4-3-2-1
Gran densidad defensiva y direcciones de los jugadores de la 3a línea para el
control defensivo en los pasillos exteriores

Por norma los equipos saben atacar y saben defender, el problema se origina
cuando hay que hacer bien las transiciones(algunos equipos se olvidan que hay que
atacar una portería y otros se olvidan que hay que defender otra portería). Por eso
esta forma de jugar ayuda sobremanera a subsanar y / o favorecer el correr bien
hacia adelante cuando sé esta en posesión del medio, o bien hacia detrás cuando no
se está en posesión del mismo.
A qué nos lleva esto? Lo vuelvo a reiterar, este sistema ayuda a realizar per­
fecta y sincronizadamente las transiciones en ambos sentidos, siempre que se cum­
plan unas premisas fundamentales de solidaridad(que un jugador no haga una cober­
tura por obligación, sino para cuidar la espalda de un amigo), fe en la forma de jugar,
confianza en el éxito asegurado, sapiencia de que un jugador cuando entra en el
terreno de juego siempre tiene algo que hacer.

4. CARACTERÍSTICAS GENERALES

A.1/ DEL EQUIPO Y LAS LÍNEAS

A.2/ DE LOS JUGADORES

A.1/ DEL EQUIPO: Es un sistema que a priori se concibe contra rivales teórica
mente inferiores de los que se espera que se mantengan replegados atrás y
quieren salir al contragolpe.

Tiene características particulares como son las de presionar muy arriba al


defender y buscar amplitud en ataque ganando en profundidad ofensiva.

Estructuración del sistema y sus cinco líneas:

- 1 portero
- 4 defensas
- 2 medio centros
- 1 volante y 2 interiores
- 1 delantero

CONTROL DEFENSIVO

1/ Por norma se aplica un mareaje zonal, con 4 elementos en línea, aunque puede
verse modificado por un mareaje combinado: 1o con defensa mixta, e incluso indivi­
dual de la línea defensiva, 2° el resto de las líneas del equipo hace zona y a veces
los interiores repliegues con mareajes individuales sobre los pasillos.

21 La línea defensiva, propiamente dicha, ubicada en torno a la mitad de su propio


medio campo, entre los 25 y 30 mts.
3/ El primer defensor, es decir, el delantero y cuando el equipo rival inicia su ataque
desde la portería o su línea defensiva, se sitúa mas o menos sobre los 70 metros de
la horizontal.

4/ Mientras que las líneas 3(eje del juego ofensivo y defensivo) y 4 se colocan entre
ambas formando una “W” invertida.

5/ Basado en la presión al balón y a los apoyos, y en movimientos plenos de coordi­


nación táctica, que se inicia cuando el equipo rival intenta iniciar y elaborar su juego
en profundidad por los pasillos interiores y laterales.

Esta sería la fotografía inicial del equipo antes del inicio del juego. Ahora suponga­
mos que el equipo adversario inicia el juego y hace llegar el balón a uno de sus late­
rales sobre una de las bandas.
El equipo debe bascular sobre ese costado formando una diagonal imaginaria desde
el saque de esquina hasta el opuesto y manteniéndose en un repliegue a 3/4.

Con el adelantamiento de la línea de defensas y el movimiento de retroceso del


delantero centro, obligaremos al rival a intentar jugar en un espacio no superior a 1/4
del total del terreno de juego con la reducción de espacios que eso conlleva. Sobre
el pasillo donde se desarrolla el juego aparecen el lateral de esa banda el medio cen­
tro más próximo y el interior, el resto del equipo hace lo propio intentando tapar líne­
as de pase entre la línea y líneas de pase entre las líneas.

Se ha de mantener la formación defensiva en línea, (exceptuando en ocasiones pun­


tuales al lateral de la banda contraria que podrá hacer coberturas en diagonal sobre
posibles pases a la espalda de los centrales), y el portero adelantará su posición para
posibles pases detrás de la línea de defensas.

El interior de la banda por donde no se desarrolla el juego debe controlar esa zona
pasiva del juego ante un posible cambio de orientación, debe hacer repliegues indi­
viduales si el juego lo exige y debe ayudar a los medio campistas sitos sobre el corre­
dor central si el adversario rompe la primera línea de presión.

El equipo ajusta los espacios formando casi prácticamente una diagonal desde una
esquina hasta la otra y contraria a la primera:

-En los pasillos laterales se ubican el lateral, el centrocampista más cercano y


el interior de esa banda.

-En el pasillo interior un central, el otro centrocampista, el volante, y el delantero.

-Quedando en el pasillo o corredor central el lateral de banda opuesta, el otro


central y el interior de la banda contraria.
Corredores naturales en los que se divide el terreno de juego
verticalmente:
Amén de la dificultad que entraña para el poseedor del balón del equipo adver­
sario conservar este, se limitan ostensiblemente las líneas de pase(triángulos espa­
ciales), gracias a las distintas ayudas defensivas que se presentan por la reducción
de espacios resultante de los movimientos colectivos del equipo. Ejemplos en el
siguiente gráfico:

- Central / Lateral / Medio Centro. (Espacios 1-2)

- Central / Central / 2 Medios Centros. (3)

- Lateral / Medio Centro / Interior. (4-5)

- Medio Centro / Volante / Interior. (6-7)

- Medio Centro Izquierdo / Medio Centro Derecho / Volante. (8)

95
Variantes defensivas:

Volviendo a hablar de la flexibilidad del sistema 1-4-2-3-1, se pueden conside­


rar otras dos posibilidades.

El paso a 1-4-5-1
(la 3a y 4a línea se sitúan en la misma horizontal)

o bien a 1-4-1 -4-1


(con la incorporación de uno de los centrocampistas de la 3a línea a la 4a).

1-4-5-1
1-4-1-4-1

DESPLIEGE OFENSIVO

Este sistema permite organizar el ataque al mismo tiempo de dos maneras


diferentes:

ataque colectivo y contraataque


1a- Inicio del juego desde línea defensiva

Se ha de intentar mantener la posesión del balón elaborando el juego desde la


línea defensiva, contribuyendo en gran medida al juego de ataque los laterales que
han de buscar profundidad por sus correspondientes bandas y con apoyos constan­
tes de los jugadores de las dos líneas superiores para intentar finalizar el ataque por
la banda contraria donde se inicio el juego con la llegada del interior opuesto.
Otro aspecto muy destacable es el trabajo que realiza el delantero en la crea­
ción de espacios libres para su ocupación por sus compañeros que se incorporen de
2° línea o líneas más atrasadas y por sorpresa. Siendo habitual hacer desmarques
de apoyo con el poseedor del balón, o de ruptura hacia los costados.

La línea que se sitúa por detrás del delantero es la realmente desequilibrante,


con jugadores con mucha llegada y que aprovecharán los espacios creados por éste.
Los interiores buscarán amplitud sobre los pasillos laterales bien para jugar el balón,
bien para incorporarse al remate por sorpresa con demarques de ruptura en diago­
nal si el avance se desarrolla por el pasillo contrario.

Fundamental siempre la circulación del balón de una banda a otra hasta


la aparición de los espacios libres antes mencionados.
2a- Contraataque después de robo

La correcta aplicación de la presión favorecerá en gran medida la posibilidad


de sorprender al rival con rápidos contraataques, faceta que también hay que explotar.

Por eso el primer atacante debe de ser el portero que una vez en posesión del
balón ha de intentar sorprender con un balón en largo buscando al delantero.

Si se recupera el balón en 1/2 campo o en 3/4 las ideas han de tenerse claras,
buscar inmediatamente a un jugador de la línea más adelantada, para hacer un des­
marque de ruptura posterior y que éste devuelva el balón sobre la aparición de segun­
da línea de otro compañero en posición ventajosa y de cara a la portería rival, bien
sea un interior, el volante o cualquiera de los medio centros.


VENTAJAS

■ Si se roba el balón en zonas adelantadas, mayor posibilidad de hacer contraataque.

■ Coberturas y ayudas permanentes con la formación de espacios triangulares al estar


las líneas muy juntas.

■ Gran rapidez en el repliegue.

■ Aumenta el poder de intervención individual(anticipación).

■ Ofrece gran dificultad para la progresión del adversario.

■ Favorece la presión y recuperación del balón al haber una línea más y por tanto más
escalonadas.

■ Como se tiene una mayor posesión de balón se garantiza un mayor número de sitúa
dones de ataque y finalización. No obstante la sola posesión del balón no es suficien
te para determinar el resultado del partido.

■ Como se tiene una mayor posesión de balón se garantiza un menor número de sitúa
ciones de peligro en nuestra portería.

■ Las llegadas en ataque de los jugadores de líneas posteriores son muy peligrosas
por que jugaran de cara a la portería rival.

■ Como el rival persigue la pelota, se divide en la presión y aumenta el tiempo de pensar.


INCONVENIENTES

■ Si se repliega demasiado, el delantero queda muy solo y no participará apenas


en el juego (deberá de hacer un gasto físico supremo ante estos casos).

■ Se requiere un alto nivel de concentración y de solidaridad.

■ Que el equipo adversario con golpeos precisos y profundos supere las dos líneas
de medio campo.

■ Que no se controlen los espacios entre los interiores y los laterales, máxime
cuando el lateral se sume al ataque y sobrepase la posición del interior.

■ Con jugadores en 1/2 campo jugando a la misma altura, se pueden eliminar


posibilidades de pase y se obliga a jugar en horizontal.

■ Que las distancias entre la líneas y entre la línea nos sean las correctas.

A.21 DE LOS JUGADORES:


Como en todos los sistemas, se requiere de un tipo de jugadores especializados en
algunas tareas muy concretas.

Estos jugadores básicos son:

Los dos medio centros.


■ Son el eje, la columna vertebral del equipo, jugador clave dentro del sistema,
tanto en tareas ofensivas, son los primeros en generar el juego de elaboración
pués uno de ellos podrá incorporarse a la fase de ataque adelantando su posi
ción, como en tareas defensivas o de contención, constantes coberturas, desdo
blamientos, permutas.

■ Siempre estarán por detrás de la línea del balón.

■ Su trabajo defensivo a veces no tiene reconocimiento público, pero es necesario


para esta forma de juego.

El volante.
■ En defensa tiene la obligación de tapar y no dejar evolucionar al posible creador
de juego del equipo adversario que se encuentre por delante de la línea defensi
va propia.

Actúa de falso medio punta en ataque.


■ Con claras llegadas a zonas de remate desde posiciones atrasadas debido a su
situación espacial.
■ Hábil en el 1x1.
■ Debe moverse y jugar entre líneas.

Los interiores.

■ Deben de ser jugadores rápidos, explosivos.


■ Con llegadas claras desde segunda línea a posiciones de remate.
■ Deben manejar los desmarques de ruptura, detrás de uno en diagonal
(para distraer) y aparecer con uno vertical(para romper).

El delantero centro.

■ Independiente de sus dotes rematadoras, debe manejar perfectamente los des­


marques con movimientos circulares entre los dos centrales.

■ Debe saber jugar como primera opción con los apoyos(devolución a un toque)
de segunda línea y como segunda opción, dominar el balón y girar sobre sí
mismo para asistir con pases precisos y en profundidad las llegadas de los inte­
riores.

UN ENTRENADOR HA DE SABER QUE NO SE PUEDE JUGAR DE LA FORMA


QUE MÁS LE GUSTA SI PARA ELLO NO CUENTA CON LOS JUGADORES
APROPIADOS. POR TANTO, SON LOS JUGADORES LOS QUE TERMINAN POR
HACER BUENO EL SISTEMA Y EL ÉXITO VENDRÁ DADO POR LA PERFECTA
ELECCIÓN DE LAS CUALIDADES DE CADA UNO DE LOS JUGADORES Y LAS
MISIONES QUE VAN A DESARROLLAR.
E j e r c ic io s p a r a l a m e j o r a
DE LOS MOVIMIENTOS COLECTIVOS
CON EL SISTEMA 1 - 4 - 2 - 3 - 1
EJERCICIO N°. 1

OBJETIVO: Mejora de la velocidad en el juego.


ORGANIZACIÓN: 4x4 + 2 porteros = 10
MATERIAL: Balones, conos y petos.

DESARROLLO:
En un cuadrado de 25x25 mts, juegan dos equipos de cuatro jugadores unos con
peto rojo y otros con peto azul.
Cada equipo defiende y ataca una portería.

El equipo atacante o en posesión del balón tiene un tiempo limitado de 20-25 segun­
dos para conseguir gol.

VARIANTES:
1“-Limitar número de toques.
2°-lntroducir algún jugador neutral.

106
EJERCICIO N°. 2

OBJETIVO TÁCTICO: Pressing, apoyos, ritmo de juego.


OBJETIVO PSICOLÓGICO: Atención, concentración, toma de decisiones.
ORGANIZACIÓN: 6x6 - 8x8.
MATERIAL: Balones, conos y petos.

DESARROLLO:
Dos equipos de 6 jugadores se dividen en dos sub-equipos de 3.

De esta manera interactúan 3 jugadores de cada equipo en un espacio determinado,


mientras los otros 3 de cada equipo se sitúan en el perímetro del rondo sirviendo de
apoyo a los compañeros que están dentro.

Los de dentro toques delimitados a 2, 3, 4. Y los de fuera juegan a 1-2 toques y no


se les puede presionar.

W: 4’- 8' * 2 - 3 series.


Rec: cuando se apoya.
Intensidad: Máxima.
Espacio según jugadores. Ej: 8x8 en 30x30 mts.
EJERCICIO N°. 3

OBJETIVO TÁCTICO: Elección defensor entre balón o mareaje.


OBJETIVO PSICOLÓGICO: Atención, concentración y toma de decisiones.
ORGANIZACIÓN: Dos equipos en igualdad numérica 8x8.
MATERIAL: Petos, balones y porterías.

DESARROLLO:
Se juega con la regla del fuera de juego.

Dos equipos juegan en un espacio rectangular, y en la que para conseguir gol hay que
recibir un pase en una zona delimitada..

108
EJERCICIO N°. 4

OBJETIVO TÁCTICO: Cambio de ritmo.


OBJETIVO PSICOLÓGICO: Atención, concentración y toma de decisiones.
ORGANIZACIÓN: 4x4 + 2 Comodines + 2 porteros.
MATERIAL: Petos, balones y conos.

DESARROLLO:
Se juega en un espacio de 30x40 mts. mas dos pasillos laterales de 10x50 mts.

Se enfrentan dos equipos de cuatro para cuatro.


En los pasillos laterales hay dos comodines que hacen apoyos al equipo poseedor
del balón.

En zona defen­
siva es necesa­
rio dar 10 pases
antes de jugar
con pasillos,
que además es
norma obligato­
ria para poder
pasar a zona de
ataque.

Una vez en
zona de ataque,
se pueden reali­
zar tres pases
como máximo
para finalizar
con tiro a gol.
EJERCICIO N°. 5

OBJETIVO TÁCTICO-DEFENSIVO: Cambio de ritmo.


OBJETIVO PSICOLÓGICO: Atención, concentración y toma de decisiones.
ORGANIZACIÓN: 6x6 + 2 porteros.
MATERIAL: Petos, balones y conos.

DESARROLLO:
En un espacio de 50x50 mts, se enfrentan dos equipos de 6 jugadores.

Se divide en dos zonas de 25 mts.

En la zona “A”, o de creación se juega un tres para tres con la obligación de dar 10
pases antes de pasar a la zona “B”, o de finalización.

Una vez el balón en la zona


“B”, el último jugador que la
toco pasa a dicha zona,
para crear superioridad
numérica 4x3.

En la zona “B”, solo se


podrán realizar 5 pases
como máximo antes de
tirar a gol.

En la zona “A” usamos


ritmo lento de juego y en la
zona “B” ritmo rápido.
EJERCICIO N°. 6

OBJETIVO TÁCTICO-OFENSIVA: Orientación y romper defensa en zona.


OBJETIVO TÁCTICO-DEFENSIVA:: Defensa en línea
OBJETIVO PSICOLÓGICO: Atención, concentración y toma de decisiones.
ORGANIZACIÓN: 8x6 + 1 portero.
MATERIAL: Balones, petos y 4 porterías de 7 mts.

DESARROLLO: 50x70 mts.


Delante del área de penalti a unos 10 mts, se colocan 4 porterías en las zonas que
normalmente defiende cada uno de los cuatro defensas.

El equipo que ataca se coloca con dos jugadores por banda y dos delanteros centro.

El equipo atacante
intenta superar cual­
quiera de las cuatro
porterías pasando
con el balón entre
ellas controlado.
Una vez conseguido
ha de llegar hasta la
línea de fondo para
un posterior centro
sobre el área para el
remate de 3 de sus
compañeros.

El defensor que per­


dió su portería se
queda inmóvil y los
otros 3 defienden el
centro.

Si los atacantes
pasan por una de las
porterías del centro,
hacen 1x1 contra el
portero sin intervenir
ningún defensa.
J u g a d o re s J u g a d o re s Ju g a d o re s P o rtero s
e q u ip o A eq u ip o B eq u ip o C

É_ ÉL.

E n tre n a d o r P o rterías P o rterías


re g la m e n ta ria s a d ic io n a le s

B alón C on os P ase

D e s p la z a m ie n to
de los ju g a d o re s
B ib l io g r a f ía
BIBLIOGRAFÍA
Criterios para una buena organización defensiva.
(1) Charles Hughes. Táctica y Técnicas del Fútbol: Roma 1983. pags 192-193
ACCAME, F (1994). Fútbol en Zona. Gymnos. Madrid
CAPELLO, F (1999). Conferencia Lecciones Magistrales. INEF. Madrid
MORENO, M (1996). Táctica. Real Federación Española de Fútbol
ECHARRY, M. (2004). Revista Training Fútbol. Valladolid

Fundamentos del sistema 1-4-2-3-1


El Entrenador Español, número 79. (RFEF).
El Entrenador Español, número 103. (RFEF).
Citas varias: Juan Manuel Lillo, Jorge Valdano, Quique Sánchez Flores, Cesar Luis
Menotii, Ángel Cappa, Víctor Fernández.
Debido a la concepción m oderna del fútbol donde prima el orden táctico
sobre el talento individual del jugador (no se puede despreciar este valor intrínseco,
pues de él nace todo lo demás), el entrenador ha de conocer y además orientar,
ordenar, corregir y transm itir a sus jugadores todo aquello que durante un partido
quiere llevar a cabo. El entrenador es quien a un conforme y oportuno criterio marcará
unas pautas de cóm o quiere que se desarrolle tanto el curso ofensivo com o el
defensivo, que aún no teniendo el control del balón si ha de tener el control del juego,
siendo estos conceptos totalmente diferenciados.

Manuel Aguado es Entrenador Nacional de Fútbol, Profesor de Táctica de


la Escuela C astellano M anchega, continuo observador y joven estudioso de la
evolución del fútbol, los sistem as y sus tendencias más m odernas. En etapas
anteriores fue entrenador de las categorías inferiores del At. Madrid SAD, entrenador
de División de Honor Juvenil, profundo conocedor y entrenador de la 3a División en
Castilla La Mancha, así com o un adelantado a su tiem po tras la publicación de
num erosos artículos de táctica, preparación física y estrategia en revistas tan
p re s tig io s a s com o T ra in in g F ú tbo l y El E n tre n a d o r E spañol de la RFEF.

EDITORIAL DEPORTIVA FUTBOL

Sports