Sunteți pe pagina 1din 2

RITMO

En las artes escénicas el ritmo es la cronología de los acontecimientos a escala humana, de los sonidos
musicales y los silencios, de los pasos de una danza o la métrica del lenguaje hablado y la poesía. El ritmo
también puede referirse a la presentación visual, como ‘el movimiento programado a través del espacio’5 y
un lenguaje común a modo de patrón que une el ritmo con la geometría. Asimismo, el significado general
de ritmo como repetición o patrón regular en el tiempo puede aplicarse a una amplia variedad de
fenómenos naturales cíclicos que tienen una periodicidad o frecuencia que puede ir desde microsegundos
a millones de años.
Ritmo en la música
El ritmo en la música se refiere a la frecuencia de repetición (es en ciertas ocasiones irregulares de
sonidos fuertes y débiles, largos y breves, altos y bajos) en una composición. El ritmo se define como la
organización en el tiempo de pulsos y acentos que perciben los oyentes en una estructura. Esta sucesión
temporal se ordena en nuestra mente, percibiendo de este modo una forma. El ritmo está muy asociado a
los estados de ánimo. En la música folclórica caribeña el ritmo es muy rápido, intenso y excitativo,
teniendo como fin alcanzar estados de euforia. Así también como la música africana contiene ritmos
instintivos y básicos, la música clásica (docta) puede contener ritmos lentos y relajantes.
Ritmo: pulso implícito y explícito.
El pulso implícito ocurre cuando el ritmo no es fácilmente identificable. El ritmo se oculta en los espacios,
las pausas, las melodías o los arreglos y principalmente en la longitud con el que ocurren los pulsos.
Debemos contarlo mentalmente para comprobar que está presente pues la música lo intenta ocultar.
Por el contrario el pulso explicito es cuando el ritmo está claramente presente o remarcado con una
sección rítmica como por ejemplo una batería.
Las “música bailable” abusa de este concepto de pulso explicito pues justamente la idea consiste en
evidenciarlo, en remarca los ritmos, mientras que otros géneros musicales, más de ambiente o relajación
buscan ocultarlo justamente para generar el efecto contrario.
El Ritmo Regular Y El Irregular En La Música
Por ritmo regular entendemos una serie de patrones que se repiten con cierta frecuencia, mientras que el
ritmo irregular se refiere a patrones que se repite infrecuentemente, no simétricos, inconstantes,
inestables, desparejos, no organizados o erráticos.
Ejemplos de ritmo regular podemos encontrarlo en cualquier canción de la radio, pero ejemplos de ritmo
irregular son más difíciles de encontrar quizás a que son más difíciles de escuchar., por ejemplo Zappa –
The black page #1 y Manx needs women.
Además se considera de pulso irregular cuando el pulso suele ser no constante (es decir se adelanta,
retrasa o falta) con respecto a cuando debería estar rompiendo el patrón rítmico.
También debemos mencionar que se considera irregular en la música el uso patrones musicales no
simétricos como por ejemplo en el uso de compases 5/4 o 7/4, porque implican una organización de los
pulsos de forma más errática e irregular. En ellos se cambia el agrupamiento de las notas y su
acentuación.
Un ejemplo de esto son las canciones Dave Brudeck – Take Five en 5/4 y Dave Brudeck – Unsquare
Dance en 7/4.

Un ejemplo de compás irregular. en 5/4


Esto implica dos posibles sub-divisiones 3+2 o 2+3.
Vale notar como se desplaza la acentuación.
Los acentos
Es en esta lucha entre regular e irregular que la mayoría de los músicos buscan crear un ritmo, que si bien
sea regular no sea monótono, que sea sutilmente irregular pero no completamente imprevisible, que tenga
movimiento y/o genere tensión pero que no sea completamente caótico.
Para ello, los músicos utilizan diferentes elementos como acentos, variaciones, y pequeñas irregularidades
en los pulsos o cambios o contrastes de patrones rítmicos, a fin de que si bien el ritmo sea regular no sea
asimilado completamente al punto que se deja de escuchar.
El tempo
En el párrafo inicial decíamos que el ritmo es una serie de pulsos que ocurren cada cierto tiempo. A la
velocidad con la que ocurren estos pulsos se la conoce como tempo
En la música el tempo está determinado por una relación biológica y corporal principalmente dada por los
latidos del corazón. Cuando nuestro corazón late rápidamente es porque nos encontramos en un estado
de agitación, nerviosismo, excitación, velocidad, etc.
Tipos de pulsos: Acentos
Si bien un ritmo puede ser monótono, generalmente está compuesto por diferentes tipos de pulsos
En la música los pulsos son de diferentes clases o tipos de sonidos: más fuertes, más débiles, más
rápidos, más lentos, más largos o cortos, más altos o más bajos, entre otras características.
Existen diferentes tipos de acentos que se producen por varias cuestiones:
– Dinámico: se refiere a que un sonido es más fuerte que otro por una cualidad de volumen. Se trata de
un énfasis en una nota en la que el sonido es de mayor intensidad en comparación con el resto de notas.
Por ejemplo al golpear una nota más fuertes que otra.
– Agógico: El acento se produce porque una nota es más larga que otra. Este énfasis se basa en que el
sonido sea de mayor duración en comparación con el resto de notas. En otras palabras las notas se tocan
con la misma intensidad o volumen pero al ser nota más larga crea un efecto de acentuación. Por ejemplo
una blanca entre las notas negras.
– Métrico: En la música se produce un acento que recae sobre el primer tiempo de cada compás sin
importar su cualidad. En otras palabras el acento se produce como una consecuencia de la organización
rítmica.
– Tónico: El acento se produce por el sonido de una nota es de mayor altura en comparación con el resto
de notas. En otras palabras, sonidos agudos tienden a resaltar sobre una serie de sonidos más
graves.
¿Cómo se puede llevar el ritmo de la música?
Intenta hacerlo de forma inconsciente. Elige una canción sencilla, sin demasiados instrumentos y
de ritmo medio. Escúchala con atención y deja que un pie o un dedo de golpecitos mientras la
escuchas. Hazlo sin distracciones. No pienses en otra cosa que en la propia canción y deja que
los golpecitos salgan espontáneamente.
Para llevar el ritmo de la música tienes que fijarte en los instrumentos que forman la parte rítmica.
Concretamente, la batería y el bajo son los dos instrumentos que más te ayudarán a identificar los
tiempos.