Sunteți pe pagina 1din 2

Edson Luis Gutiérrez de la Cruz Matricula: 107973

Grupo: LP-3-M1 Materia: Psicología de la salud II

SALUD PÚBLICA: PERSPECTIVA HOLÍSTICA, PSICOLOGÍA Y PARADIGMAS.

Nos habla de la imposibilidad de acceder a la construcción a la construcción de un concepto de


ecosistema más allá de los límites que les ponen a veces los científicos de la biología y de la
ecología.

El caso del desastre recientemente acaecido en la localidad de Tartagal es un ejemplo para


comprender desde una perspectiva holística las responsabilidades inherentes a la gestión del Estado
y las consecuencias de las medidas que se toman por acción y por omisión. El alud que arrasó a la
población de Tartagal, con sus enormes costos humanos y económicos, tiene su explicación en la
irresponsable tala de los bosques naturales de la zona y, sumada a la avidez de los sembradores de
soja asociados directa o indirectamente a Monsanto, la multinacional fundada por John Francis
Queeny que ha desarrollado las semillas transgénicas y el herbicida Roundap, cuyo principio activo
es el glifosato, que genera gravísimos daños a la salud humana. Es interesante leer al respecto lo
que consigna el ingeniero agrónomo Alberto J. Lapolla.

En las enfermedades mentales y, por otro, las enfermedades orgánicas, y también los psicólogos
sienten como una pica en Flandes el considerar el campo de la supuesta enfermedad mental como
su territorio y el de la enfermedad orgánica como el espacio de los médicos.

Fritjof Capra, señala esta teoría postula, con sólidos fundamentos científicos: La mente no es ya una
cosa, sino un proceso: el proceso de cognición, que se identifica con el proceso de la vida. El
cerebro no es, por supuesto, la única estructura a través de la cual opera el proceso de cognición. La
entera estructura disipativa del organismo participa en dicho proceso, con independencia de que el
organismo tenga o no un cerebro y un sistema nervioso superior. Más aún, investigaciones recientes
indican firmemente que, en el organismo humano, el sistema nervioso, el sistema inmunológico y el
sistema endocrino que tradicionalmente eran vistos como sistemas separados– forman en realidad
una única red cognitiva.

Quienes ejercen la psicología deben erradicar la expresión “salud” mental para pasar a usar
solamente “psicología de la salud” y “lo mental en la salud”, ayudando a los médicos a incorporar y
usar estas conceptualizaciones.

Mantener las distorsiones o imprecisiones semánticas y los espacios de práctica profesional


artificialmente separados impide ver la importancia decisiva que tiene el transformar el concepto de
salud mental en el de lo mental en la salud.

El cambio radical o, dicho de otro modo, la revolución científica –en términos de Kuhn– acaecida en
la biología y la psicología, en tanto ciencias básicas, no generó los cambios esperables en las
correspondientes teorías tecnológicas a las que estas dan sostén científico: las profesiones de la
salud (medicina, psicología aplicada, odontología, etcétera).

La subcultura general del ámbito de la salud, porque orienta cosas tales como las concepciones
antropológicas puestas en juego, sea de un modo consciente o no consiente, por los profesionales y
técnicos del campo de la salud.
Los orígenes de la psicología como disciplina independiente estuvieron en manos de médicos y
filósofos –médicos que se dedicaron exclusivamente a la psicología, a veces también a la filosofía,
como fue el caso de William James– que abrieron este campo disciplinar hacia el último cuarto del
siglo XIX.

En el campo de la salud, no hay disciplina aplicada más económica que la psicología; es la que
genera menos gastos y la que otorga más eficacia y eficiencia a gran parte del quehacer en este
campo. Avanzando más en estos razonamientos, se ve que en los problemas y soluciones
señalados también están involucrados muy significativamente factores del orden de la cultura, que
constituye el objeto de estudio y prácticas de la antropología. Son los antropólogos especializados en
salud quienes manejan los marcos teóricos y las tecnologías que posibilitan los trabajos necesarios
sobre los factores culturales que inciden en la salud.

Otra perspectiva fundamental que estaría en consonancia con lo más avanzado de los enfoques
actuales de la salud pública es que la psicología se lance de lleno a trabajar sobre lo no dañado, o
sea a trabajar en protección y promoción de la salud.

Un tercer gran aporte de la psicología a la salud deviene de la esencia de los enfoques comunitarios.
Es, tal vez, el más importante. Se refiere a la integración participativa plena de la comunidad en las
tareas de prevención, protección y promoción de la salud.