Sunteți pe pagina 1din 13

Con el título ―La vieja cruz y la nueva‖, A.W.

Tozer notó proféticamente hace ya algún tiempo:


―Sin anuncio previo, y casi sin ser detectada, una nueva cruz ha llegado en los tiempos modernos a los círculos
evangélicos populares. Es como la vieja cruz, pero diferente: las semejanzas son superficiales; las diferencias,
fundamentales. De esta nueva cruz ha brotado una nueva filosofía de la vida cristiana... Este nuevo evangelismo
emplea el mismo lenguaje que el antiguo, pero su contenido no es el mismo ni el énfasis es el de antes... La nueva
cruz ... no predica contrastes, sino similitudes. Busca introducirse en el interés del público mostrando que el
cristianismo no tiene exigencias desagradables; más bien, que ofrece lo mismo que el mundo, sólo que a un nivel
superior. Se demuestra astutamente que, fuere lo que el mundo enloquecido por el pecado esté exigiendo en este
momento, es exactamente lo mismo que el Evangelio ofrece, sólo que el pro ducto religioso es mejor...‖
Estas palabras son hoy aún más ciertas que cuando fueron escritas. Muchos líderes cristianos han ―descubierto‖,
―descubierto‖,
 y están muy ocupados en propagar,
propagar, un nuevo evangelio. En el lugar antes
antes reservado a la sana doctrina, se han
instalado las experiencias subjetivas, cuanto más espectaculares mejor; en donde antes hallábamos la
humillación y la negación de uno mismo, habita ahora el culto a la autoestima; la morada del arrepentimiento y 
la confesión de los pecados está ahora ocupada por el aconsejamiento psicológico; el sitio central de la gracia
providencial y soberana de Dios ha sido usurpado por el de los presuntos derechos del creyente; la casa de la
sanidad del alma ha sido invadida por la de las curaciones del cuerpo y, claro, en la mansión de la riqueza
espiritual se ha instalado la prosperidad material. El engaño es sutil, por una parte porque todo lo que tiende a
ser reemplazado no se ha suprimido por completo; simplemente ha sido desplazado de su posición central en la
vida cristiana; y en segundo lugar, porque los sustitutos no son generalmente cosas malas en sí mismas. Es el
énfasis exagerado en ellos lo que desvirtúa y pervierte el Evangelio.

La Teología de la prosperidad, también conocida como Evangelio de la prosperidad, es un conjunto no


sistematizado de doctrinas de cierto grupos religiosos que enseñan que la prosperidad económica y el éxito en los
negocios son una "evidencia externa" del favor de Dios. Es una doctrina que enseña que las bendiciones de Dios y 
la "perfección cristiana" implican necesariamente el éxito económico y material. Los defensores de esta doctrina
aseguran que su propósito de fondo es la financiación de predicadores alrededor del mundo (evangelización),
basada en versículos de la Biblia, como Deuteronomio 8:18.

El Movimiento de la prosperidad tiene sus raíces en una secta pagana, el gnosticismo, que rivalizó con la
cristiandad durante los tres primeros siglos de la era cristiana. Existieron varias sectas gnósticas. Todas sostenían
una forma de dualismo que enseñaba que lo material era malo y que lo espiritual era bueno. Sin embargo, la
Biblia enseña que Dios creó ambas dimensiones y las llamó "bueno." Algunos gnósticos enseñaban que había dos
dioses; uno malo que gobernaba la dimensión material, y uno bueno por encima del espiritual. Todos, sin
embargo, sostenían que entre las dos dimensiones existía una serie de leyes espirituales que permitían controlar
ambos reinos. Ciertos grupos gnósticos, según ellos espiritualmente superiores, se creían dotados con una
"gnosis" especial o "conocimiento por revelación" que les permitía aprender a manipular esas leyes místicas para
su beneficio... Incluso para controlar sus propios destinos espirituales. Una de las metas de los gnósticos era
alcanzar la divinidad y convertirse en una especie de "dios" creativo. Esto debía acontecer "liberando" el espíritu
del reino material a través del "conocimiento" especial de las fuerzas místicas que gobiernan el universo. Ireneo,
uno de los padres del tercer siglo que combatió el gnosticismo, en su libro En contra de las herejías , hace el
siguiente comentario acerca del orgullo espiritual característico de los gnósticos: "Ellos se consideran a sí mismos
tan ‗maduros' que nadie se les puede comparar en la grandeza de su conocimiento, ni siquiera Pedro o Pablo ni
cualquiera de los otros apóstoles..." (I, XIII, 6). Ireneo añade que "... ¡Tal persona se infla tanto que camina
pavoneándose con un semblante despreciativo y el aire pomposo de un gallo!" (III, XV, 2). Los paralelos entre el
 gnosticismo antiguo y el Movimiento
Movimiento de la prosperidad son muy impactantes
impactantes para ser ignorados. Pero, ¿cómo se
se
transportó el gnosticismo al siglo veinte? En 1875, Mary Baker Eddy publicó Ciencia y salud, produciéndose el
lanzamiento de la secta Ciencia Cristiana, o Ciencia de la mente. La Primera Iglesia de Ciencia Cristiana fue
fundada en Boston en 1879. Eddy había adaptado muchos de los primeros conceptos gnósticos en sus escritos,
que incluían la negación de la realidad de la enfermedad y la materia. Uno de los primeros convertidos a la
Ciencia Cristiana y miembro de la Iglesia Madre desde 1903 hasta su muerte en 1908, fue el Dr. C.W. Emerson.
Este fundó, a fines de siglo, una escuela preparatoria para jóvenes en Boston llamada Escuela Emerson de
Oratoria. Uno de los primeros estudiantes de la escuela Emerson fue un joven de nombre E.W. Kenyon, que
recogió algunos de los conceptos gnósticos y más tarde los incorporó en sus propios escritos. Kenyon murió en
1948, pero la antorcha gnóstica no murió con él, sino que fue tomada por otro joven y entusiasta predicador,
hambriento de lo sobrenatural, de nombre Kenneth Hagin... el reconocido líder del Movimiento Palabra de fe.
Hagin alaba a Kenyon en uno de sus primeros libros: El Nombre de Jesús, declarando abiertamente la fuente que
le influencia. Posteriormente, Hagin pasó estas enseñanzas a Kenneth Copeland. A través de Copeland fueron a
Charles Capps, Jerry Savelle y otros. En 1972, T.L. Osborn también expresó su profunda deuda a Kenyon en una
carta a la nieta de este en la que lo llamaba "apóstol." Los términos "palabra de fe" y "conocimiento por
revelación" encuentran su origen en los libros de Kenyon. Mucho de lo que él escribió suena edificante y exalta
el poder y señorío de un Cristo. Desafortunadamente, las herejías están mezcladas
me zcladas con estos aspectos, debido sin
ninguna duda a la influencia de su mentor, Mary Baker Eddy de la secta Ciencia Cristiana. Su folleto, Dos formas
de conocimiento, es especialmente peligroso por su sutileza. Kenyon, hombre de temperamento supremamente
místico, cae en la usual trampa gnóstica de emplear la razón para negar la validez de ella. Kenyon califica de
"conocimiento sensorial" a la información derivada de nuestros cinco sentidos y la correlación de esa
información se hace por lógica. Pero "el conocimiento por revelación" viene directamente a nuestro espíritu,
saltándose tanto la razón como los sentidos. Kenyon creía que como Dios es espiritual, es imposible
comprenderlo a Él y las verdades espirituales sin esa "revelación" especial. Por medio de esto, se introduce un
error peligroso y sutil. Si una persona lo asimila, entonces la Biblia en sí misma pasa a ser juzgada por la norma
del "conocimiento por revelación" que esa persona experimenta en forma subjetiva. Sutil e inconscientemente, el
lector de Kenyon se convierte en su propia norma de la verdad. Kenyon olvidó que el ojo que lee la Biblia, el oído
que la escucha y el cerebro que la correlaciona son todos órganos físicos. La Biblia es un libro humano y divino.
Pasar por alto los sentidos y la razón inevitablemente lleva a pasar por alto la Biblia también. Los cristianos
inexpertos y ansiosos de experiencias sobrenaturales pueden fácilmente caer en el misticismo de Kenyon.
Aunque Hagin fundamenta mayormente sus conceptos en Kenyon, él mismo ha aportado algunas "revelaciones"
interesantes obtenidas a lo largo de su propio caminar. En la introducción a una de las ediciones anteriores de su
libro Arte de la intercesión, Hagin describe su octava "visita" de Cristo. Un ser espiritual, que se identificó como
"Jesucristo," entró al dormitorio de Hagin, se sentó y habló con él por hora y media. Durante esa visita,
"Jesucristo" le dio una "revelación" sobrecogedora: Todos los teólogos de antaño que enseñaron que Dios estaba
en control absoluto de todas las cosas estaban equivocados. En el primer capítulo, Hagin expresa la "revelación"
que constituye la premisa del resto del libro: "Dios no está gobernando el mundo... y Dios no puede hacer nada al
menos que alguien aquí abajo se lo pida." En la séptima "visita," el ser espiritual le dijo a Hagin que no orara más
por sus necesidades sino que ordenara a los ángeles que las satisficieran. El resultado: El gnosticismo, disfrazado
bajo el estandarte de la "fe", comenzó a enraizarse profundamente en la conciencia de los carismáticos
estadounidenses. Estamos frente a una ironía histórica: el mismo gnosticismo pagano que se oponía al
cristianismo de los primeros siglos ha resucitado para infiltrarse en la iglesia de hoy.

Pinheas P. Quimby quien fue conocido como el Padre del Nuevo Pensamiento y que enseñó que por medio de
afirmaciones verbales ―positivas‖ se vendría a obtener un resultado real o ―material‖. En 1838, Quimby enseñó
que la enfermedad, solamente es el efecto de un conflicto que existía dentro de la mente; su tesis era que todas
las de enfermedades mentales y la mayoría físicas eran el resultado del razonamiento culpable. El pensamiento
de Quimby sirvió para asentar las bases de la Nueva Era y de la secta denominada
denominada ―Ciencia Cristiana‖, presidida
por Mary Baker Eddy. Mary Baker Eddy en 1866 afirmó descubrir el mismo principio divino que utilizó
 Jesucristo y haberse curado a sí misma milagrosamente de daños críticos en la columna vertebral tras sufrir una
caída en el hielo el 1 de febrero de ese año. Tiempo después, el ―pastor evangélico‖ Essek William Kenyon la
introdujo al cristianismo. En 1979 se formó la Convención Internacional de Iglesias de Fe y Ministros. Kenneth
Hagin, fue el pionero en la predicación del Movimiento de la Confesión Positiva entre la iglesia pentecostal.
Funda el Centro Rhema de Adiestramiento Bíblico en Oklahoma, Estados Unidos. El sustrato ideológico más
cercano de esta teología se liga con el idealismo y optimismo filosófico estadounidense del siglo XIX, aunque su
origen formal se desarrolla, más que todo, en los Estados Unidos, principalmente en 1950. En este tiempo fueron
vitales las enseñanzas y liderazgo de W. Kenyon, popularizadas pronto por Kenneth Hagin. De hecho Hagin es,
en la actualidad, una de las figuras más respetadas del movimiento y uno de los mayores forjadores de
promotores de la teología de la prosperidad a través de su centro de entrenamiento bíblico, Rhema, con sede en
Oklahoma. Las raíces de esta teología se relacionan con el marco del boom económico después de la Segunda
Guerra Mundial. Posterior a los años 1960s, las ideas del psicólogo Norman Vincent Peale, en especial su libro
―El poder del pensamiento tenaz‖, en lideres de esta teología. Un ejemplo e s Robert Schuller, gestor del llamado
―pensamiento posibilista‖,
posibilista‖, para quien el progreso material individual depende de una actitud mental positiva. En
este aspecto el discurso de la teología de la prosperidad poco se diferencia de los escritores de la Nueva Era como
Deepak Chopra. La historia temprana de la teología de la prosperidad en los Estados Unidos tiene tres pilares en
los años 1940s: William Branham, Oral Roberts y Gordon Lindsay. Mucho de la fuerza de los grupos de este
movimiento se basa en el uso y la adquisición de medios de comunicación radiales y televisivos, así como en la
importancia que se le da a la música en los eventos religiosos. Decir entonces que la teología de la prosperidad es
un fenómeno eminentemente mediático no está lejos de la realidad. Sus críticos señalan este aspecto en su afán
de conseguir suficientes emisoras cristianas de televisión, programas y satélites que saturen las ondas, como
condición para conquistar el mundo.

Estados Unidos Resto del Mundo


Kenneth Hagin Carlos ―Cash‖ Luna
Kenneth y Gloria Copeland Adiel Barquero
Benny Hinn Jonás González
David (Paul) Yonggi Cho Cesar Castellanos
Robert Tilton Guillermo Maldonado
Marilyn Hickey Ricardo Rodriguez
Frederick K.C. Price Raul Vargas
 John Avanzini Enlace
Charles Capps Rony Chavez
 Jerry Savelle Víctor Richards
Paul y Jan Crouch
Morris Cerullo
Oral Roberts
 Joyce Meyer

A finales de la década de 1970, algunos protagonistas de la moderna revolución anti sectaria advirtieron la
aparición de un fenómeno que se convertiría en el caso más controvertido y problemático en la historia del
cristianismo contemporáneo. Confundidos con el movimiento carismático independiente, una serie de
predicadores norteamericanos comenzaron a exponer un conjunto de doctrinas que enfatizaban la prosperidad
económica como una promesa del evangelio de Cristo, al tiempo que se convertían en los líderes de un fenómeno
que se ha dado en llamar el Movimiento Palabra de Fe. Conocido también como Evangelio de la Prosperidad o
Confesión Positiva, el Movimiento Palabra de Fe mostró un crecimiento extraordinario desde un comienzo. Los
medios masivos de comunicación serían la clave. A través de programas de radio y televisión, los maestros
Palabra de Fe recibieron la atención de millones de personas en Estados Unidos. Mientras el fenómeno crecía,
también lo hacía la controversia que generaba.
generaba. El asunto más problemático
problemático se concentró desde
desde un principio
sobre las enseñanzas del movimiento, especialmente en torno a las figuras de Kenneth E. Hagin y Kenneth
Copeland. El fenómeno Palabra de Fe se proyectaría en unos pocos años a nivel global, y los predicadores de la
prosperidad aparecerían en Europa, África, Rusia y Australia. Y América Latina no fue la excepción.

En el culto se canta efusivamente, la gente llora, le pide dinero a Jesucristo, un carro, una visa, se expulsan
demonios, sanan enfermos, y se ―empastan dientes y muelas por la acción del espíritu. Todos buscan la

bendición de Dios en forma material, la pobreza es diabólica. Al final se recoge la ofrenda, para el
―sostenimiento‖ del Pastor y se reparte un vasito de refresco instantáneo, los congregados sienten una sensación
de poder…Estamos en Victoria‖.

Dos publicaciones prominentes son las revistas ―Believer‘s Voice of Victory‖ de Kenneth Copeland, y ―The Word
of Faith‖ de Kenneth Hagin. Existen además docenas de libros, boletines, y panfletos de autores varios tales como
Hagin, Kenyon, Copeland, Capps, Price, etc.

No tiene un líder clave reconocido universalmente ni oficinas centrales. Los maestros del movimiento, todos
tienen sus propias iglesias y sus seguidores.

La clase de fe de Dios; la fuerza de la fe; la unción; hombre-espíritu; muerte espiritual de Cristo; Jesús nacido de
nuevo; autoridad del creyente, Dios es rico, por lo tanto somos hijos del rey y destinados a ser príncipes en la
Tierra, La enfermedad es del diablo, La pobreza no es la voluntad de Dios.

A este movimiento se le conoce también con los siguientes nombres:


 ―Confesión Positiva‖
 ―Movimiento de la Fe‖
 ―Movimiento de la Palabra de Fe‖
 ―Nómbralo y llévalo‖

Es un Humanoide. Algunos sostienen que es humano. Otros dicen que es como humano. Todos afirman que
tiene algún tipo de forma humana. Copeland describe a Dios así: Dios es como usted o yo, se para y mide

alrededor de 2 metros de altura, pesa como 60 kilos, y tiene una mano que mide 23centímetros . Es indiferente y

lejano ante las necesidades de su creación.

Jesús: La deidad de Jesús es comprometida. Kenneth Copeland, comunicando lo que supuestamente Cristo le
dijo, afirma, ―no te alteres cuando la gente te acusa de estar pensando que tú eres Dios … cuanto más llegues a
ser como yo, más van a pensar de esa manera de ti. Ellos me crucificaron a mí por reclamar que yo era Dios,
pero yo nunca reclamé ser Dios. Yo sólo reclamé que caminé c on El y que El estaba conmigo‖
conmigo‖ ―Jesús fue en la
tierra sólo un hombre, no el hijo de Dios‖ (Frederick K. C. Price, cassette #RP 19, Mayo 1993). Kenneth Hagin
dijo, ―Ustedes son tanta encarnación de Dios como lo fue Jesucristo‖ (The Word of Faith, Diciembre 1980, p.
14), además afirman que Jesús no fue pobre sino rico ya que Él sostuvo su ministerio, pagos impuestos y tenía a
 Judas como tesorero.

Los maestros del movimiento de fe enseñan no solamente que Dios es un hombre, sino también que el
hombre es un pequeño Dios. Kenneth Hagin ha aseverado, ―el hombre…fue creado en términos de igualdad con
Dios, y puede estar en la presencia de Dios sin ni ngún criterio de inferioridad…El nos hizo la misma clase de
seres que El es…El vivió en términos iguales con Dios…El creyente es llamado Cristo, eso es lo que somos; somos
Cristo‖, ―Es un pequeño dios. Creado igual a Dios ya que imagen de Dios significa un duplicado de Dios.
Entonces tú no tienes a Dios en ti, tú eres un dios.‖

Definen fe como una fuerza o poder que actúa independiente de Dios y es más poderoso que Dios. Cuando la
persona acepta a Jesús como su Salvador, es inyectada con el poder de Dios (es hecho un dios) y de allí, necesita
aprender a usar este poder. Son principios que si aprendes, puedes usarlos para tu propio beneficio y lograr tus
deseos, independientemente de Dios y su voluntad. Dios no es visto como soberano sobre las leyes de la
naturaleza, estas leyes son soberanas sobre Dios, y Dios está obligado a actuar bajo ellas. Dios es limitado en su
poder por lo que las leyes de la naturaleza le permiten hacer.
La sangre de Cristo fue insuficiente para la expiación del pecado. Cristo tenía que morir
espiritualmente, se hizo pecador y perdió su deidad, la cual le fue restaurada cuando nació de nuevo en el
infierno. Jesús llegó a ser pecador cuando Dios cargó nuestro pecado en Él. Ya con naturaleza pecaminosa y 
satánica fue al infierno. Allí murió espiritualmente y presentó a Satanás su muerte como el precio de nuestro
rescate. Nació de nuevo en el infierno y resucitó con la naturaleza humana-divina.
La voluntad de Dios es la sanidad por fe. En consecuencia somos sanados por nuestra declaración
positiva. La enfermedad es una prueba de falta de fe. Los síntomas son mentiras del diablo. ―Llega a ser así de
simple; Tenemos que vivir por fe y confiar en Dios. En Dios, ya hemos sido redimidos de toda la maldición.
Estamos protegidos de peligro, enfermedad, falta o cualquier otra cosa mala que es resultado de la maldición.
Dios nos ha prometido en Salmo 91: 14 , ‗Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré; Le pondré
en alto, por cuanto ha conocido mi nombre‘‖ Gloria Copeland. Asumen que la enfermedad solamente viene por
parte de Satanás.
Dada por Dios al hombre y perdida por Dios en la caída de Adán. Dios la está recuperando con la
cooperación del hombre. ―Dios tiene que pedir permiso para trabajar en esta tierra para beneficio del hombre.
¡Sí! ¡Tú tienes el control! Entonces si el hombre tiene el control, ¿Quién perdió el control? Dios. Cuando Dios le
dio a Adán el dominio, esto implica que Dios ya perdió el dominio. Entonces Dios no puede hacer nada en la
tierra excepto cuanto el hombre le permita o le de permiso por la oración.‖ –  Frederick K.C. Price. Todo lo
anterior niega la soberanía de Dios en la tierra.
La teología de la palabra hablada (Rematología), o actualización del
pensamiento, es conocida comúnmente como la confesión positiva. Acentúa el poder inherente de las palabras y 
los pensamientos. Cada persona predestina su propio futuro por lo que dice verbalmente o como usa las leyes
espirituales. La prosperidad viene por el uso de métodos como confesar audiblemente ciertos versículos bíblicos,
visualizar en la mente cosas materiales que se deseen y orar pidiéndolas a Dios. O también atar y reprender
espíritus que se supone impiden que vengan las riquezas. El pecado y la enfermedad pertenecen al reino
maligno. La Ley de la Incubación Espiritual según Paul (David) Yonggi Cho consta de los siguientes pasos:
a) Primero hacerse una meta bien clara.
b) Dibujar (imaginándose) un cuadro mental que sea vívido y gráfico.
c) Visualizar el éxito.
d) Incubar esa meta en el alma hasta su realización.
e) Traerla a la existencia mediante el poder creativo de la palabra hablada.
El Dr. Cho Líder de la iglesia más grande del mundo en Corea del Sur afirma lo siguiente: "Lo que usted confiesa
tiene poder. Si usted confiesa que es pobre, usted se va a morir pobre. Más si usted confiesa lo que su corazón
cree, usted es un cristiano prosperado. Su confesión va a hacer que se empiece a soltar la prosperidad en el cielo
 y que usted empiece a vivir en prosperidad".
prosperidad".

Teología de la prosperidad Ley de atracción (Nueva Era)


1- Primer paso: Visualiza lo que quieres Paso 1.- Identifica tu deseo

2- Segundo paso: Formarlo en la mente Paso 2.- Elevar tu frecuencia vibracional significa
cambiar de enfoque. Cambiar de enfocarte en lo
3- Tercer paso: Reclámalo y confiésalo en fe negativo, a enfocarte en lo positivo.

Paso 3.- Elimina tu resistencia - Eliminar tu


resistencia significa liberarte de toda duda.

Un muy particular y redituable principio es la enseñanza de que ofrendando grandes


cantidades de dinero a cualquiera de estos grupos, se promete que Dios lo devolverá, en forma sobrenatural,
multiplicado al 100 por uno. "¡Usted tiene derecho a la prosperidad! Jesús trajo y pagó por ella..." "Da $10 y 
recibirá $1000; da $1000 y recibirá $100.000...cuán grande puede ser una devolución centuplicada".
Enseña que tema se refiere a la palabra de Dios hablada por revelación o inspiración
por una persona en cualquier época, mientras que logos se refiere a la palabra escrita de Dios (La Biblia). De
modo que el creyente puede repetir con fe cualquier promesa bíblica, aplicarla a su necesidad personal y 
reclamar el cumplimiento como ya hecho. Ese verbo-fe (la confesión positiva que uno ya tiene lo que afirma) es
el rhema, la voz de Dios que habla a la situación. Tiene tanta autoridad como el logos, la palabra escrita de Dios.
Tal vez este principio sea la base sobre la cual descansan todas las creencias de este movimiento.
Se enseñan cosas como la siguiente: ―Tienes un título de propiedad para la prosperidad. Jesús compró y pagó por
tu prosperidad tal como compró y pagó por tu salvación…esta prosperidad ya te pertenece‖, dado lo anterior la
pobreza en el cristiano es vista como una señal de pecado. Los problemas de cualquier índole también son
catalogados como ataques del enemigo. Se basan en el pacto de Dios con Abraham.
Al nacer de nuevo por medio de la salvación somos humano-divinos, una encarnación de
Dios, pequeños dioses. ―Cada persona que ha nacido de nuevo es una encarnación como lo fue Jesús de
Nazaret‖. ―Cuando llegas a ser una nueva criatura, tu espíritu se crea completamente de nuevo, no eres un
esquizofrénico espiritual, mitad Dios y mitad Satanás, sino que eres todo Dios‖.‖Jesús primero fue divino y luego
fue humano. Por lo tanto, era en la carne un ser divino-humano. ¡Yo primero fui humano, y también tú, mas
nací de Dios, y así llegué a ser un ser humano- divino‖.
Su fundamento es la (falsa) enseñanza que el hombre debe tomar el dominio de este planeta y 
mejorarlo antes de que Jesús pueda volver. Por lo tanto, el énfasis ha cambiado de ―mirar arriba‖ a ―mirar
alrededor‖, para ver qué se puede hacer para mejorar el ambiente y cambiar la sociedad en una más divina.

Teología de la Prosperidad Cristianismo Bíblico


El Creyente usa a Dios. Dios usa al Creyente
Ve al Espíritu Santo como un poder para ser utilizado El Espíritu Santo viene de Dios y capacita al creyente
por el Creyente en todo lo que desea. para hacer Su voluntad (de Dios)
Algunos maestros de la Súper Fe enseñan que Jesús  Jesús es el Hijo de Dios, y somos nosotros
nosotros los que
nació de nuevo para que nosotros nos convirtiéramos tenemos que nacer de nuevo.
en pequeños dioses.
La Fe es la fórmula con la cual podemos manipular las La Fe es una esperanza sometida a la voluntad de Dios.
leyes espirituales, que de acuerdo a los maestros de
esta teología, gobiernan el universo.
La Fe está basada en las palabras y confesiones La Fe está basada en Dios y su infalible Palabra
positivas
Podemos obtener todo lo que deseamos (se basan en Esta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios:
 Juan 14:14). que si pedimos conforme a su voluntad, el nos oye.

El extremismo ve la realidad en blanco y negro. Todas las cosas tienden a ser absolutamente
correctas o puramente incorrectas. El extremista categoriza a la gente de manera similar. Para él todos son
buenos o malos, llenos de fe o completamente incrédulos. Siente que hay una sola forma correcta de hacer
cualquier cosa. La idea de que pueda existir más de una manera o, de que un punto de vista esté parcialmente
correcto o incorrecto, no cabe con facilidad en la mente de un extremista. Para el extremista, si el Señor prospera
a los piadosos, algo malo debe haber en quien no es rico. Si alguien enferma y Dios no le sana, debe ser por
pecado o falta de fe. Interrogantes más allá de eso son innecesarios. Sería muy conveniente si la realidad operara
de manera acorde. Pero no es así. En efecto, ni Dios actúa así. ¿Se ha dado cuenta de que cada vez que pensamos
haber descubierto la fórmula espiritual perfecta, Dios hace algo para mostrarnos que no es así? Así crecemos.
Cuando las cosas no salieron como pensábamos, buscamos a Dios y descubrimos nuevas verdades. Un pastor
responsable no cerrará los ojos ante los problemas de la gente, solamente porque sus fórmulas no funcionaron de
acuerdo al plan. Tampoco tachará a la gente de insinceros o ignorantes. La ley más elemental para razonar e
investigar en cualquier campo o dominio humano, espiritual o secular, funciona bajo el siguiente principio: si un
fenómeno no se conforma a la teoría aceptada, se debe investigar hasta saber por qué. Dios usa este proceso
natural para guiarnos a un nuevo entendimiento. Pero a veces cerramos nuestra mente de una manera necia,
actuando irresponsablemente hacia nosotros mismos, hacia los demás y hacia Dios.

―¿No es preferible pertenecer a un grupo de predicadores incultos llenos del Espíritu Santo
que a uno de teólogos áridos?‖ decía un predicador en la grabación. ―Bueno, sí — pensé
pensé — , cualquier cristiano
preferiría estar en el primer grupo, lleno del Espíritu Santo, sin tomar en cuenta el grado de educación.‖ Sin
embargo, agradezco mucho que esa no sea la única opción que tengo. ¿Qué tal la siguiente?: ¿Entre cuáles
quisiera estar: entre un grupo de predicadores incultos llenos del Espíritu Santo o uno de teólogos llenos del
Espíritu Santo? Para algunos del movimiento esta última
última opción es imposible. ¿Por qué? Por el fenómeno del anti
anti
intelectualismo. Esta postura sostiene que el intelecto es poco válido en la búsqueda y evaluación de la verdad. El
corazón es bueno y malo para la cabeza. La razón se opone a la fe o al menos es un obstáculo. La educación es
peligrosa para el crecimiento espiritual. Así son las actitudes que tipifican el anti intelectualismo. Durante la
primera mitad del siglo XX, hubo gran cantidad de avances científicos y, junto con ellos, también fueron
proclamadas teorías pseudocientíficas, como por ejemplo, la teoría de la evolución. En las universidades
predominaba la enseñanza de las filosofías materialistas y humanistas. La teología liberal también mostró gran
crecimiento. Por todo lo expuesto, se produjo un clima poco manejable para muchos cristianos y, en vez de
sostener su postura y derrotar tales ideas en sus propios términos, casi todos se retiraron del área del
pensamiento y el intelecto. Solo el "corazón" interesaba (pero sin definir exactamente qué se entiende por
corazón) y como resultado, surgió una ola de anti intelectualismo entre los evangélicos. Esta postura es también
un aspecto del pensamiento místico. Para el místico, la razón es un medio innecesario para la verificación de la
verdad. Tal vez no lo exprese en estos términos, pero en su corazón, lo piensa así. Es imprescindible aceptar la
validez de la razón para evaluar las verdades. Sin eso, ningún pensamiento puede ser válido, incluyendo el
cristianismo. Al rechazar el valor de la razón, ni siquiera podemos evaluar las verdades bíblicas. No se puede
usar el intelecto para descalificar su propia validez. El anti intelectualismo nunca es válido. Por definición, se
invalida solo. Aun cuando puede ser expresado en términos muy "espirituales" y sonar muy santo, siempre es un
error. Aunque nuestra razón sea válida, nuestro nivel de conocimiento puede no serlo, especialmente cuando es
conocimiento fuera de los límites de la creación material, es decir del campo espiritual. Pues, ¿cómo se puede
saber si alguna información que llega desde fuera de la creación es correcta? Para saberlo es necesario un
estándar con el cual se pueda establecer un juicio. Tal norma debe ser racionalmente congruente consigo misma
 y con el criterio para establecer un juicio: solo la Biblia llena estos requisitos y puede ser el estándar para la
revelación tanto de la verdad como del conocimiento.

Un cristiano místico es aquel que basa su percepción de la realidad en la subjetividad y en


experiencias internas que él piensa provienen de Dios, en vez de basarse en hechos objetivos (como por ejemplo
el análisis de las Escrituras). Este tipo de creyente solo acepta los hechos que son consistentes con lo que él cree
haber recibido de Dios. Si los hechos no son consistentes con sus impresiones internas, los descarta y continúa
proclamando lo que imagina haber escuchado de Dios. Todos los creyentes creyentes experimentamos
experimentamos impresiones
subjetivas del Espíritu Santo. Con el tiempo aprendemos cómo responder a ellas. Pero, todos los teólogos
cristianos concuerdan en que es anti bíblico basar las doctrinas en algo externo a las Escrituras.
Desafortunadamente, existen otros espíritus que tratan de influenciarnos: el diablo existe. De allí, la razón de
que debemos basarnos en un estándar externo como medida de las cosas, es decir, la Biblia. Algunos líderes del
Movimiento Palabra de fe siguen ese mismo patrón de misticismo. Después de haber leído unos 40 de sus libros,
me es evidente que ellos no llegan a sus creencias por medio del escudriñamiento de las escrituras. Todos
mencionan algún tipo de "conocimiento revelado" como base de sus posiciones. Buscan versículos después para
confirmar tales revelaciones. En vista de que un análisis escritural serio no fue lo que les convenció desde el
principio, es casi imposible convencerles de sus errores por media de las escrituras. Perciben sus revelaciones
con un entendimiento superior. El místico eventualmente se vuelve una víctima de su propio pensamiento, ya
que si confesara que los hechos prueban su error, esto le ocasionaría una tremenda duda en todas las creencias
de su vida y ministerio. El precio que tendría que pagar por cuestionar sus propios métodos se vuelve demasiado
elevado. Hay demasiado en juego, demasiada realidad que afrontar. Descarta a todas las personas y hechos en
contra. El místico se dedica a vivir el resto de su vida en una burbuja psicológica irreal pero segura, construida
por él mismo. La gente que no concuerda con sus ideas, es tachada como "incrédula" y aquellos que le dicen que
han puesto a prueba sus enseñanzas, sin ningún resultado, son vistos como personas que se engañan a si mismas.

Si algo suena bien, se siente bien y funciona bien, debe ser lo correcto. Esta fórmula parece ser la
seguida por muchos cristianos de hoy, para llegar a sus posturas doctrinales. El pragmatismo se basa en la
premisa de que si algo funciona bien en la vida, debe ser verdad. Esta actitud, tan profundamente basada en la
cultura estadounidense, es producto de nuestra historia. Cuentan que un pastor entró cierta noche a una reunión
de cristianos y encontró a varios de ellos jugando a la ouija. Cuando les advirtió: ―¿No saben que eso está mal?,‖
le contestaron: ―¡Pero funciona!‖ No fue fácil para el pastor llegar a persuadirles de que el hecho de que
funcionara no lo hacía bueno. Las fórmulas espirituales dan resultado si son verdaderas, pero el hecho de que
algo funcione no constituye evidencia de verdad. Puede darse el caso de que la razón que parece funcionar sea
un espíritu falso, como en el juego de la ouija. La evidencia de la verdad espiritual es la Biblia y nada más. Por
esa razón, el que un individuo sea próspero en su vida no prueba nada de nada.

―Bueno, si toda su doctrina es errada, ¿Cómo se explica que estos maestros tengan ministerios
tan grandes?‖, me preguntaba el anciano de una iglesia. Para él, este argumento era devastador. Y yo, en verdad
me sentí devastado por un momento. No porque la pregunta fuera de difícil respuesta, sino por pensar que una
persona de ese rango en la iglesia, pudiera considerar eso como un argumento convincente. Muchas sectas falsas
tienen ministerios en gran escala, entre ellos los mormones, testigos de Jehová y otros. El ―ministerio‖ del Papa es
muy grande también. El tamaño de un ministerio nunca prueba que sea portador de la verdad. Indudablemente
que un líder muy conocido y respetado causa gran impacto psicológico. Las buenas cosas que ha hecho en el
pasado tienden a darle un aire de credibilidad a las que dice en el presente. Pero incluso un hombre bueno puede
decir cosas erradas y malas. Pedro es el ejemplo clásico, cuando dijo e hizo varias cosas más bien tontas, incluso
después de Pentecostés. Pablo tuvo que reprenderlo,
r eprenderlo, en Gálatas capítulo 2.

Pedro tenía una excelente reputación en la Iglesia, sin embargo lo encontramos haciendo ciertas necedades que
podía haber puesto en peligro el futuro de la iglesia. Pablo lo corrigió para bien de todos. Algunos hombres
buenos empiezan bien, pero terminan haciendo necedades; esto no los transforma en malas personas,
simplemente en seres falibles, como lo somos todos. En los Estados Unidos, nuestra tendencia a rendir culto a los
héroes ha llevado a que algunos líderes de personalidad encantadora sean puestos en alta estima, sin que
realmente lo merezcan. Algo similar puede ser el caso de estos maestros de la Palabra de fe.

1 Pedro 2:24: quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a
los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.
2 Corintios 8.9: Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo
rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.
2 Corintios 4.13: Pero teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito: Creí, por lo cual hablé, nosotros
también creemos, por lo cual también hablamos,
h ablamos,
2 Corintios 5:7: porque por fe andamos, no por vista;
2 Corintios 9:6: Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra
 generosamente, generosamente
generosamente también segará.
2 Corintios 9:10-11: Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y 
aumentará los frutos de vuestra justicia, para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por
medio de nosotros acción de gracias a Dios.
3 Juan 2: Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las l as cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.
Gálatas 3:13,14: Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito
todo el que es colgado en un madero, para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de
que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu.
Gálatas 3:29: Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa.
Gálatas 3:15-16: Hermanos, hablo en términos humanos: Un pacto, aunque sea de hombre, una vez ratificado, nadie lo
invalida, ni le añade. Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como
si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es Cristo.
Gálatas 3:9: De modo que los de la fe son bendecidos con el creyente Abraham.
Gálatas 6:7: No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.
Génesis 1:26: Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los
peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.
Hebreos 11:1: Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.
Hechos 3:15: y matasteis al Autor de la vida, a quien Dios ha resucitado de los muertos, de lo cual nosotros
nosotros somos testigos.
 Juan 19.23 – 24:
24: Cuando los soldados hubieron crucificado a Jesús, tomaron sus vestidos, e hicieron cuatro partes, una
para cada soldado. Tomaron también su túnica, la cual era sin costura, de un solo tejido de arriba abajo. Entonces dijeron
entre sí: No la partamos, sino echemos suertes sobre ella, a ver de quién será. Esto fue para que se cumpliese la Escritura,
que dice: Repartieron entre sí mis vestidos, Y sobre mi ropa echaron suertes. Y así lo hicieron
hic ieron los soldados.
 Juan 14:14: Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.
Lucas 6:38: Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la
misma medida con que medís, os volverán a medir.
Lucas 23.34: Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y repartieron entre sí sus vestidos,
echando suertes.
Marcos 4, 6:34: Y salió Jesús y vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, porque eran como ovejas que no tenían
pastor; y comenzó a enseñarles muchas cosas.
Marcos 10:29-30: Respondió Jesús y dijo: De cierto os digo que no hay ninguno que haya dejado casa, o hermanos, o
hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por causa de mí y del evangelio, que no reciba cien veces más
ahora en este tiempo; casas, hermanos, hermanas, madres, hijos, y tierras, con persecuciones; y en el siglo venidero la vida
eterna.
Marcos 11:22-24: Respondiendo Jesús, les dijo: Tened fe en Dios. Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a
este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le
será hecho. Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.
Mateo 4:24: Y se difundió su fama por toda Siria; y le trajeron todos los que tenían dolencias, los afligidos por diversas
enfermedades y tormentos, los endemoniados, lunáticos y paralíticos; y los sanó.
Romanos 10:8: Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que
predicamos
Santiago 3:6: Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, y contamina
todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno.

1 Samuel 2:30: Por tanto, Jehová el Dios de Israel dice: Yo había dicho que tu casa y la casa de tu padre
p adre andarían delante
de mí perpetuamente; mas ahora ha dicho Jehová: Nunca yo tal haga, porque yo honraré a los que me honran, y los que
me desprecian serán tenidos en poco.
1 Tesalonicenses 4:9-12: Pero acerca del amor fraternal non o tenéis necesidad de que os escriba, porque vosotros mismos
habéis aprendido de Dios que os améis unos a otros; y también lo hacéis así con todos los hermanos que están
están por toda
Macedonia. Pero os rogamos, hermanos, que abundéis en ello más y más; y que procuréis tener tranquilidad, y ocuparos
en vuestros negocios, y trabajar con vuestras manos
manos de la manera que os hemos mandado, a fin de que os conduzcáis
honradamente para con los de afuera, y no tengáis necesidad de nada.
1 Timoteo 5:23; Ya no bebas agua, sino usa de un poco de vino por causa de tu estómago y de tus frecuentes
enfermedades.
2 Corintios 12:7: Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en
mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera;
2 Corintios 8:9: Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo
rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.
Eclesiastés 5:2-7: 2 No te des prisa con tu boca, ni tu corazón se apresure a proferir palabra delante de Dios; porque Dios
está en el cielo, y tú sobre la tierra; por tanto, sean pocas tus palabras. Porque de la mucha ocupación viene el sueño, y de
la multitud de las palabras la voz del necio. Cuando a Dios haces promesa, no tardes en cumplirla; porque él no se
complace en los insensatos. Cumple lo que prometes.
prometes. Mejor es que no prometas, y no que prometas y no cumplas. No dejes
que tu boca te haga pecar, ni digas delante del ángel, que fue ignorancia. ¿Por ¿ Por qué harás que Dios se enoje a causa de tu
voz, y que destruya la obra de tus manos? Donde abundan los sueños, también abundan las vanidades y las muchas
palabras; mas tú, teme a Dios.
Efesios 4:10: El que descendió, es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo.
Éxodo 4:11: Y Jehová le respondió: ¿Quién dio la boca al hombre? ¿o quién hizo al mudo y al sordo, al que ve y al ciego?
 ¿No soy yo Jehová?
Filipenses 2:25-30: Mas tuve por necesario enviaros a Epafrodito, mi hermano y colaborador y compañero de milicia,
vuestro mensajero, y ministrador de mis necesidades; porque él tenía gran deseo de veros a todos vosotros, vosotros, y gravemente se
angustió porque habíais oído que había enfermado. Pues en verdad estuvo enfermo, a punto de morir; pero Dios tuvo
misericordia de él, y no solamente de él, sino también de mí, para que yo no tuviese tristeza sobre tristeza.
tristeza. Así que le envío
con mayor solicitud, para que al verle de nuevo, os gocéis, y yo esté con menos tristeza.
tristeza. Recibidle, pues, en el Señor, con
todo gozo, y tened en estima a los que son como él; porque por la obra de Cristo estuvo próximo a la muerte, exponiendo
su vida para suplir lo queq ue faltaba en vuestro servicio por mí.
Filipenses 4:11-13: No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido ap rendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación.
Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener
hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.
Filipenses 4:18: Pero todo lo he recibido, y tengo abundancia; estoy lleno, habiendo recibido de Epafrodito lo que
enviasteis; olor fragante, sacrificio acepto, agradable a Dios.
Filipenses 4:17:No es que busque dádivas, sino que busco fruto que abunde en vuestra cuenta
Gálatas 4:13: Pues vosotros sabéis que a causa de una enfermedad del cuerpo os anuncié el evangelio al principio
Hebreos 6:16-20: Porque los hombres ciertamente juran por uno mayor que ellos, y para ellos el fin de toda controversia
es el juramento para confirmación. Por lo cual, queriendo Dios mostrar más abundantemente a los herederos de la
promesa la inmutabilidad de su consejo, interpuso juramento; para que por dos cosas inmutables, en las cuales es
imposible que Dios mienta, tengamos un fortísimo consuelo los que hemos acudido para asirnos de la esperanza puesta
delante de nosotros. La cual tenemos como segura y firme ancla del alma, y que penetra hasta dentro dentro del velo, donde Jesús
entró por nosotros como precursor, hecho sumo sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec.
Hechos 4:24: Y ellos, habiéndolo oído, alzaron unánimes la voz a Dios, y dijeron: Soberano Señor, tú eres el Dios que
hiciste el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay;
Hechos 4:27: Porque verdaderamente se unieron en esta ciudad contra tu santo Hijo Jesús, a q uien ungiste, Herodes y 
Poncio Pilatos, con los gentiles y el pueblo ded e Israel,
Hechos 4:28: para hacer cuanto tu mano y tu consejo habían antes determinado que sucediera
 Jeremías 26:19: ¿Acaso lo mataron Ezequías rey de Judá y todo Judá? ¿No temió a Jehová, y oró en presencia de Jehová, y 
 Jehová se arrepintió del mal que había hablado contra ellos? ¿Haremos, pues, nosotros tan tan gran mal contra nuestras almas?
 Jeremías 23:23-34: ¿Soy yo Dios de cerca solamente, dice Jehová, y no Dios desde muy lejos? ¿Se ocultará alguno, dice
 Jehová, en escondrijos que yo no lo vea? ¿No lleno yo, dice Jehová, el cielo y la tierra?
tierra? Yo he oído lo que aquellos profetas
dijeron, profetizando mentira en mi nombre, diciendo: Soñé, soñé. ¿Hasta cuándo estará esto en el corazón de los profetas
que profetizan mentira, y que profetizan el engaño de su corazón? ¿No piensan cómo hacen que mi pueblo se olvide de mi
nombre con sus sueños que cada uno cuenta a su compañero, al modo que sus padres pad res se olvidaron de mi nombre por Baal?
El profeta que tuviere un sueño, cuente el sueño; y aquel a quien fuere mi palabra, cuente mi m i palabra verdadera. ¿Qué
tiene que ver la paja con el trigo? dice Jehová. ¿No es mi palabra como fuego, dice Jehová, y como martillo que quebranta
la piedra? Por tanto, he aquí que yo estoy contra los profetas,
profetas, dice Jehová, que hurtan mis palabras cada uno de su más
cercano. Dice Jehová: He aquí que yo estoy contra los los profetas que endulzan sus lenguas y dicen: El El ha dicho. He aquí, dice
 Jehová, yo estoy contra los que profetizan sueños mentirosos,
mentirosos, y los cuentan, y hacen errar a mi pueblo con sus mentiras y 
con sus lisonjas, y yo no los envié ni les mandé; y ningún provecho hicieron a este pueblo, dice Jehová.
 Job 1:22: En todo esto no pecó Job, ni atribuyó a Dios despropósito alguno.
 Juan 5:14: Después le halló Jesús en el templo, y le dijo: Mira, has sido sanado; no peques más, para que no te venga
alguna cosa peor.
Lucas 5:15-16: Pero su fama se extendía más y más; y se reunía mucha gente para oírle, y para que les sanase de sus
enfermedades. Mas él se apartaba a lugares desiertos, y oraba.
Marcos 1:39-42: Vino a él un leproso, rogándole; e hincada la rodilla, le dijo: Si quieres, puedes limpiarme. Y Jesús,
teniendo misericordia de él, extendió la mano y le tocó, y le dijo: Quiero, sé limpio. Y así que él hubo hablado, al instante la
lepra se fue de aquél, y quedó limpio.
Mateo 14:14: Y saliendo Jesús, vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, y sanó a los que de ellos estaban
enfermos.
Mateo 6:19-20: No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan;
sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan.
Mateo 6:24: Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y 
menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.
Mateo 26:42: Otra vez fue, y oró porp or segunda vez, diciendo: Padre mío, si no puede pasar de mí esta copa sin que yo la
beba, hágase tu voluntad.
Números 23:19: Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta. El dijo, ¿y no hará?
Habló, ¿y no lo ejecutará?
Proverbios 30:8-9: Vanidad y palabra mentirosa aparta de mí; No me des pobreza ni riquezas; Mantenme del pan
necesario; No sea que me sacie, y te niegue, y diga:
diga: ¿Quién es Jehová? O que siendo pobre, hurte,
hurte, Y blasfeme el nombre de
mi Dios.
Romanos 8:17-18: Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo,C risto, si es que padecemos
 juntamente con él, para que juntamente con él seamos
seamos glorificados. Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo
tiempo
presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.
Salmos 103:2: Bendice, alma mía, a Jehová, Y no olvides ninguno de sus beneficios.
Salmos 135:6: Todo lo que Jehová quiere, lo hace, en los cielos y en la tierra, en los mares y en todos los abismos.
Salmos 138:2: Me postraré hacia tu santo templo, Y alabaré
alab aré tu nombre por tu misericordia y tu fidelidad;
Porque has engrandecido tu nombre, y tu palabra
p alabra sobre todas las cosas.
Santiago 4:13-16: !!Vamos ahora! los que decís: Hoy y mañana iremos a tal ciudad, y estaremos allá un año, y 
traficaremos, y ganaremos; cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente
Ciertamente es neblina que
se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece. En lugar de lo cual deberíais decir: Si el Señor quiere, viviremos y 
haremos esto o aquello. Pero ahora os jactáis en vuestras soberbias. Toda jactancia semejante es es mala;
Efesios 6:18: orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda
perseverancia y súplica por todos los santos.
Marcos 1:40-41: Vino a él un leproso, rogándole; e hincada la rodilla, le dijo: Si quieres, puedes li mpiarme. Y 
 Jesús, teniendo misericordia de él, extendió la mano
mano y le tocó, y le dijo: Quiero, sé limpio.
limpio.
Hebreos 4:16: Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar
 gracia para el oportuno socorro.
socorro.
2º Crónicas 20:12: !Oh Dios nuestro! ¿No
¿ No los juzgarás tú? Porque en nosotros no hay fuerza contra tan grande
multitud que viene contra nosotros; no sabemos qué hacer, y a ti volvemos nuestros ojos.
2º Crónicas 14:11: Y clamó Asa a Jehová su Dios, y dijo: !!Oh Jehová, para ti no hay diferencia alguna en dar
ayuda al poderoso o al que no tiene fuerzas! Ayúdanos, oh Jehová Dios nuestro, porque en ti nos apoyamos, y en
tu nombre venimos contra este ejército. Oh Jehová, tú eres nuestro Dios; no prevalezca contra ti el hombre.
Hechos 2:24: al cual Dios levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuese retenido
por ella.
Romanos 8:34: ¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que
además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.

Conclusión:

Mientras la teología de la prosperidad predica un "escape" de las situaciones difíciles, la Biblia nos motiva a
encararlas y entenderlas, sabiendo que Dios permite que sucedan para que crezcamos, perfeccionando así
nuestra confianza en él. Es posible que alguno haya pensado que el cristianismo es solamente pedidera de dinero,
al ver ciertos canales de televisión y programas de radio cristianos uno puede formarse esa idea fácilmente y eso
es lo que los impíos van a creer alejándolos más aún del verdadero evangelio de amor, sin embargo, el verdadero
cristianismo no es así. El verdadero evangelio se trata de amar a Dios y al prójimo.

Mi recomendación es que se mantenga estudiando las escrituras y ponga a prueba todo lo que el pastor, apóstol,
doctor en teología, profeta, líder o como se llame le diga y vea si concuerda bien con las escrituras, no tema
ponerlo en duda pues la Biblia nos dice que probemos los espíritus (1 Juan 4:1) y ver si es como se dice pues aun
a los apóstoles de la Biblia se le hacía esto y era aprobado por Dios (Hechos 17:11) no pecará si lo hace aunque
seguramente le moleste al líder que no le conviene, de ser así sospeche aún más. Es mejor agradar a Dios que a
los hombres (Gálatas 1:10)

Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud,
escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así. Hechos 17:11