Sunteți pe pagina 1din 9

Programa para los encuentros con Cristo de 3er año de secundaria

del Instituto Tabasco.


El amor.
Horario. De 08:00 – 13:00 h.
08:00 – 08:20 Llegada y acomodo de los alumnos.
08:21 – 08:30 Oración inicial y peticiones.
08:31 – 09:40 Primera conferencia, trabajo en equipo, reflexión.
09:41 – 10:00 Dinámica.
10:01 – 10:20 Descanso y desayuno.
10:21 – 10:30 Activación física.
10:31 – 12:00 Segunda conferencia, trabajo en equipo, reflexión.
12:01 – 12:45 Actividad de cierre.
12:46 – 13:00 Compartir y oración final.
Temas para las conferencias.
1. Dios es amor.
2. El hombre, la mujer y el amor.
Recursos didácticos.
Música.
Globos.
Cinta.
Hojas
Letrero de “Dios es Amor”
Ilustraciones de cada característica (Tema 1).
Crucifijo.
Hojas de Colores y plumas.
Oración para el amor De Dios En nuestro Corazón.
Señor hoy entrego ante tu presencia mi corazón, reconozco que eres la luz de mi camino, en
nombre de Jesús activo el resplandor de tu gloria sobre mí, te pido padre amado que
comiences a llenar mi corazón de tu amor.

Oro señor para poder sentir el amor divino de tu esencia en mi vida, en este momento pongo
en tus manos mi futuro, y que el amor impregne mi corazón con el amor único y perfecto.
Quiero aprender amar conforme a tu corazón Padre amado, que mi vida sea el reflejo de tu
luz, y mi camino este sellado por el amor que has diseñado desde el principio para que mi
vida este afirmada en tu esencia pura y perfecta de tu amor incondicional para que sea
correspondido según tu perfecta y buena voluntad.

Entrego mis pensamientos, mis emociones, mis sentidos a tu disposición para que obres en
ellos, y sean transformados en el poder de tu palabra para amar bajo el diseño del reino.
Declaro que mis días son sellados por el amor que emana del cielo, para comenzar a
impartirlo a mi alrededor como un verdadero hijo de Dios.

Padre amado te pido en nombre de mi señor Jesús que me enseñes el amor verdadero que
viene del reino, en este momento te pido de quites de mi toda estructura que me aleja del
amor verdadero, todo velo de tiniebla que me alejan, y me causas sentimientos incorrectos,
en este momento te pido que arraigues todo lo que no te pertenece. Dios amado y eterno
libérame de sentimientos de odio, resentimiento, amargura, falta de perdón, para poder amar
como tus amas. Dios amado el amor es el principio vital de la luz, quiero tener esa hermosa
luz sobre mi vida, para entender los misterios de tu corazón, y manifestarlos como lo hizo mi
señor Jesús.

Enséñame señor. Enséñame la misericordia que nace del amor de tu gloria, para poder
consolar los corazones que están faltos de esta luz hermosa y transformadora que viene del
cielo, gracias señor porque sé que esta oración está llegando a los oídos de tu corazón, tienes
los tesoros de la sabiduría y te pido en nombre de Jesús que me llenes de la sabiduría que es
la llave para amar al prójimo.

Quiero ser cada día como tu señor, amar conforme a tus principios, muéstrame como alcanzar
el amor celestial, y poder manifestarlo en lo terrenal, como lo hizo nuestro señor Jesús, quita
todo obstáculo de las tinieblas que puedan ensuciar mi corazón de odio, y maldad, quita mi
toda estructura de egoísmo, quita todas las barreras que nos aíslan los unos de los otros.

Quita de mi toda tiniebla que este cubriendo mi corazón y no permiten ver las necesidades
de otros si no las mías, esta tiniebla me aleja de tu amor, y me llenan de egoísmo, quiero ser
libre para amar como tu ama señor amado.

Señor te pido que hagas mi carácter más como el tuyo, en nombre de Jesús, que esta oración
para el amor sea respondida bajo tu poder, en fe te doy gracias señor porque sé que veré la
manifestación del amor de tu gloria en todo mi ser.

En el poderoso nombre de Jesús amén, y amén


Tema 1. Dios es amor.
San Juan nos habla en la biblia de Dios diciéndonos que Él es amor. Para otras civilizaciones
y religiones Dios era temible… para nosotros, Dios es Amor. En su primera carta, el apóstol
nos da la más hermosa definición de Dios: DIOS ES AMOR. No dice: Dios (sujeto), ama
(verbo); sino: Dios es amor. El amor infinito es Dios, Dios es amor infinito.
En algunos museos, en revistas, en internet,
vemos imágenes de dioses terribles,
máscaras de sacerdotes para espantar. La
relación de aquellas gentes con sus dioses
era de miedo y de temor; nuestra relación
con Dios debe ser de amor, porque Dios es
amor.
Para comprender a Dios, es necesario
reflexionar acerca de las características del
amor. Por la reflexión sobre el amor
humano vamos a comprender más la fuente de todo amor. Si estas chispas pequeñitas de
amores imperfectos nos fascinan, contemplemos la hoguera inmensa de la que son sólo
chispas. Si los reflejos del sol del amor nos encantan, preparemos nuestros ojos para mirar
un momento el sol y grabar a fuego su presencia en nuestra alma.
Características del amor.
Seis son las características del amor que nos harán comprender mejor a Dios.
1. El amor es generoso. El amor generoso tiende a dar. Cuando es muy grande quisiera
volverse lluvia de regalos. Por esto vamos a comparar el amor con una catarata, la
vamos a poner aquí. Una catarata es más grande mientras más da.
Cuando un enamorado quiere decir: te quiero, lo hace de la mejor manera que puede.
Si es un tímido adolescente te va a decir: ¿quieres que seamos más que amigos?; si
es un poeta, te lo dirá con poesía y hermosura; un cantante te cantará su mejor canción.
Dios que es un sabio, un poeta, un Dios poderoso, va a decirte: te quiero, a lo divino.
Su creación entera va a ser una inmensa declaración de amor.
Dios es un artista y en su obra de arte que es la creación
te dice: Te amo.
Dios te dice te quiero con la inmensidad de su universo,
con este planeta construido por Él para ser el domicilio
donde viva quien Él ama: el hombre, tú.
Dios sabe que toda la creación no te puede hacer feliz si
no vives en compañía; por eso quiso amarte en el amor,
acariciarte en las caricias de tus padres. Por eso te los dio.
Por eso te dio un corazón sediento de amar y ser amado.
Dios te amará en el cariño encantador de tu novia, en la
ternura y pasión de tu esposa.
2. El amor se da. Lo material no satisface nuestra necesidad de amor, siempre
necesitamos que en el amor alguien se nos entregue.
Dios que nos hizo, nos conoce. Quiso darse más allá de todo lo que podía haber
soñado nadie en el mundo. Cristo es el regalo que Dios
hace de sí mismo, un Dios. Que se da al hombre, que se
interesa en todos nuestros problemas y quiere quedarse
con nosotros.
Él, ¡maravilla increíble del darse!, nos da su vida en una
cruz, nos da hasta la última gota de su sangre. Estamos
acostumbrados a verlo así, y por la fuerza de la costumbre,
no nos dice todo lo que podría decirnos. Esto es un grito,
es la declaración de amor más formidable de Dios al
hombre. Dios no podía hablar mas claro que desde una
cruz.
3. El amor es algo personal. No nos satisface ser amados como masa, en grupo.
Es verdad que un gobernante puede querer a su pueblo, o el director de la escuela
puede sacrificarse mucho por sus alumnos a los que en verdad quiere; pero ser querido
en grupo no nos satisface. Necesitamos ser queridos como individuos, con nuestras
cualidades y defectos. Queremos ser conocidos, ser importantes para quien nos
quiere; ser queridos por nosotros mismos, no por ser miembros de un grupo.
Dios nos ama personalmente.
Si existes, no es porque tenias que existir, sino porque Dios quiso que existieras. En
tu caso si tus papas no se hubieran conocido, no habrías nacido tú, o tus abuelos, etc.
Dios te amó desde la eternidad; te vino buscando
en medio de todas las posibilidades,
circunstancias o romances y matrimonios. Dios
iba llegando a ti para encontrarte en el tiempo y
en el espacio, y ene el momento de tu concepción,
sacarte del mundo de los posibles, como de un
sueño.
Dios te ama personalmente; puedes tener con Él
una relación más intima y personal que con tu
padre o tu madre, que con tu mejor amigo, que con
tu novia o esposa. Él quiere esa relación.
4. El amor tiende a ser mutuo.
Dios nos ama, Dios me ama; pero ese amor está pidiendo respuesta. Captaré, gustaré
y apreciaré lo que significa ser amado de Dios, en la medida en que yo lo vaya
amando.
Si veo el amor de Dios con ojos enamorados, todo se volverá maravilloso. Mi vida
entera tendrá una base diferente. Me sentiré como un niño de hospicio, que descubre
a sus padres que lo habían perdido. Soy hijo de Dios, Familia divina, Dios me ama,
me siento seguro, veo todo de otro modo, hasta la misma muerte, Dios me ama, yo lo
amo. Ahora entiendo lo que significa ¡Dios me ama!
5. El amor une.
El amor es una fuerza hacia el otro, busca que en el otro exista una fuerza semejante.
Dios, en su búsqueda de unión con nosotros, salvó un gran abismo que había entre Él
y nosotros: se hizo hombre y nos divinizó. Esto es como poesía, como soñar: Dios y
tú pueden ser amigos, como iguales; Él, un hombre; tu, por la gracia, como Dios. Tú,
creatura, le puedes hablar de tú a tu creador, al creador del universo.
El amor une, unión que es unión de personas, identificación; identifica en el sentido
que asemeja a las personas que se quieren.
El amor hace que dos personas vayan pensando, sintiendo y queriendo de manera
semejante. El amor une, no sólo los cuerpos; funde almas.
El amor a Dios te va a ir identificando con tu Dios: su concepción del hombre, de las
relaciones entre los hombres, va a ir siendo la tuya; sus valores, tus valores; sus
sentimientos, los tuyos. El se identificó con tus problemas y tus pecados, los hizo
suyos, para sufrirlos en su propio cuerpo y hacerte capaz de identificarte con Él.
6. El amor es fuente de felicidad. Es fuente de felicidad para ti, si lo tienes, y por ti, para
otros.
Donde no hay amor no hay felicidad. Un corazón sin amor no tiene lo más importante.
Es: como ojos de ciego, como oídos de sordo, como cerebro de enajenado.
Donde hay amor hay felicidad. Amor y felicidad son causa y efecto, amor y felicidad
son fuego y resplandor, amor y felicidad son cascada y frescura; amor y felicidad son
perfume y aroma, orquesta y música, madre e hija.
Para que tu felicidad sea plena necesita del amor de Dios. Necesitas sumergirte en esa
fuente pura de todo lo verdadero, bueno y bello. El amor de Dios es la raíz de esa flor
hermosa que es tu felicidad. El amor de Dios te hará feliz, y por ti a muchos; muchos
más de los que ahora crees.
Actividad.
Elaborar una carta de amor hacia Dios, diciendo las cosas que esperan de su amor y lo que
están dispuestos a dar para fortalecer su relación.
Evaluación
Se tomarán en cuenta las lecturas de algunas cartas, en caso de no querer, se reflexionará
sobre las características que aplicamos en el amor a los demás y cuales no aplicamos y que
debemos hacer para tenerlas en cuenta.
Tema 2. El hombre, la mujer y el amor.
El hombre, la mujer y el amor son creación maravillosa de Dios. El sexo es bueno, pero fuera
del plan de Dios es malo. Es muy importante conocer el plan de Dios.
El amor entre el hombre y la mujer es una de las creaciones más geniales y hermosas de Dios-
Amor. En algunas épocas, entre algunas personas se ha tenido el sexo por algo inferior, muy
tocado de pecado, algo que es mejor desconocer o sacrificar. Estas actitudes son muy viejas;
los maniqueos pensaban que hay dos fuentes de la existencia: Dios, el principio del bien, que
es espíritu, creador de todo lo espiritual, y un dios malo, principio de todo lo que en nosotros
viene del malo.
Dios creó al hombre, hombre-mujer. Dios nunca pensó que
el sexo era bestial, malo. Nunca pensó que los hombres y las
mujeres debían vivir en mundos separados. El Dios-Amor
pensó en el hombre a su imagen y semejanza, como hombre
para la mujer y mujer para el hombre, en una unidad de
amor, fuente de vida y felicidad. Dios pensó en el cuerpo del
hombre y en el de la mujer, en su corazón y su espíritu; para
que se amaran, se complementaran y fueran felices juntos;
pensó una creación para el hombre, hombre-mujer de tal
manera que las puestas del sol, la luna y las estrellas, los
paisajes y las flores, les ayudarán a ser románticos, soñar su
amor, y así juntos, lo reconocieran como Dios-Amor.
El sexo es la corona de la creación de Dios, fuente de amor y de vida. El sexo es bueno, pero
se puede usar mal y entonces la profanación es grande. Pues amor y vida son valores
supremos. El sexo es muy bueno, pero si no se vive en la línea de amor verdadero y en orden
a la vida, se vuelve malo, un juguete fatal.
1. Sentido del sexo.
El sentido que le dio Dios al sexo es en orden al matrimonio y a la familia. Esto se puede
sublimar en la vida religiosa, pero, para la gran mayoría su sentido es para casarse y tener
hijos.
El Génesis dice que Dios dijo: hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza.
Ciertamente el hombre o la mujer tomados separadamente son imagen de Dios; porque tienen
espíritu, pueden conocer y amar a semejanza de Dios; pero Dios, no es un solitario, es
Trinidad, es amor. El hombre completo, el hombre familia es una hermosa imagen de Dios
Trinidad. El padre es padre porque desde la eternidad le entrega al hijo la divinidad y el hijo
es hijo porque la recibe.
El matrimonio y la familia van a ser, pues una cumbre de realización y de amor y por tanto,
una cumbre de sacrificio. Matrimonio y familia ¡maravillas de Dios! Pero maravillas
amenazadas por el mal. El amor en el matrimonio y en la familia, es un regalo de Dios, pero
también una conquista que supone inteligencia, decisión y sacrificio.
Dios para hacer realidad esta unión en el amor, en el matrimonio, va a ligar al hombre y a la
mujer con muchos y poderosos lazos afectivos, físicos, espirituales, con el lazo de los hijos,
en fin, en la más total unidad.
2. Hacia el matrimonio.
Desde el momento de la concepción, la primera célula está ya orientada: llegará a ser un
hombre, llegará a ser una mujer. Llegará a ser un esposo, un padre; una esposa, una madre.
La etapa en la que se encuentran, la adolescencia, es un encontrarse con una pareja, es una
etapa de elección, para encontrar a una persona con la que en un futuro se desarrolle un
noviazgo.
El noviazgo es una etapa de preparación para el matrimonio, dice relación al matrimonio
como los cimientos al edificio. En la etapa previa es un multiplicar amistades.
El noviazgo es una etapa muy hermosa y deseable por sí misma; pero es ilógico lanzarse a
un noviazgo que de alguna manera no se encamina al matrimonio.
3. Lazos.
El primer lazo que une al hombre y a la mujer hacia el matrimonio es el enamoramiento, un
potente lazo afectivo. El enamoramiento es un fruto espontaneo del corazón humano, capaz
de llenar una vida de encanto y belleza.
Cuando se esta enamorado se siente todo mas bello, se ven los días más luminosos, los
jardines y los árboles parecen diferentes, se siente que el corazón tiene sed de bondad y que
las personas son mejores.
Este sentimiento cuando se conserva en un matrimonio lo hace un verdadero cielo. Por eso
muchos esposos gustan de llamarse mi cielo. En cambio, cuando se pierde, entra la sombra,
se pierde el sentido.
Dios quiso el amor entre un hombre y una mujer y para siembre. Por tanto, el dinamismo que
se despierta en el enamoramiento es de uno con una para toda la vida. Con esto no se puede
jugar.
El segundo lazo es el físico. Las caricias y la pasión Dios las hizo posibles como sacramento
del amor. Las caricias manifiestan y producen el amor. Esto, en el matrimonio es sano y
hermoso y debe buscarse en plenitud. Fuera del matrimonio se debe procurar una gran
sinceridad y un gran dominio, para que estas caricias y pasión, que tanto nos atraen, no sean
falsas o dañosas.
La ternura y las muestras de cariño no deben ser sino manifestación de un amor sincero,
inteligente y controlado, nunca deben ser manifestaciones de etapas que no han llegado, pues
entonces no dirige el amor, sino el egoísmo y la lujuria.
El tercer lazo, es el lazo espiritual.
En el matrimonio si la unión solo se funda en el enamoramiento y en la pasión, esa unión es
un peligro. Es necesario, para que la unión sea firme y duradera, que se afirme en la reflexión
compartida, en el dialogo, en la toma de decisiones en común; es decir, en la unión de
pensamiento y voluntad, en la personalización de ambos con el diálogo y la unión.
La unión espiritual ya desde el noviazgo se debe ir fomentando, la conversación debe
profundizar y encaminarse a tomas de posturas, sobre el qué, para qué y cómo de la relación.
El cuarto lazo es Dios.
Dios en el matrimonio es un lazo invisible, en muchas parejas es un lazo que no une, se le
desconoce, no se cree en Él, se le desprecia; en otras parejas es un lazo vivo, real y fuente
que los mantiene unidos a lo largo de la vida en los momentos difíciles, en la vida de todos
los días, en los momentos de tentación, en los pleitos y tragedias.
Dios para ser ese lazo real, fuerte, no debe ser sólo un cuadro o un crucifijo en la casa, debe
ser presencia viva en él, en ella y en la relación de ambos.
En la relación hombre-mujer se agudiza el conflicto entre la carne y el espíritu; por esto es
importante unirse en Dios, hacerlo amigo y guía.
Sin dios una pareja va a tientas, tropieza, no tiene fuerza para sufrir, sacrificarse y luchar. El
morbo de la desunión la ataca y, como pareja, muere.
En una familia donde está Dios profundamente conocido y amado está la fuente de amor
entre los esposos, está el espíritu que une a los hijos con los padres y a los padres con los
hijos. Si está Dios está el amor, la unión y la felicidad.
Cuando elijan no piensen sólo en un noviazgo de corto alcance, piensen en un “para toda la
vida”. Piensen que están eligiendo padre o madre para sus hijos: algo demasiado serio para
que lo determine una sonrisa, una palabra bonita o un beso.
Actividad
Hacer por equipos una representación teatral sobre el hombre, la mujer y el amor, teniendo
en cuenta la importancia que tiene Dios en las relaciones de pareja.
Evaluación.
Aterrizar las similitudes de las representaciones como el tema expuesto.
Dinámicas.
Los cimientos.
En equipos de 5 o 6 personas se organizarán para tener sobre el suelo el número de cimientos
mencionados por el organizador, los cimientos pueden ser manos o pies, pero únicamente se
pueden tener por equipo, los que mencione el organizador.
Ej. Los cimientos del edificio deben ser de 6, y el equipo debe tener una estrategia para que
solamente tengan sobre el suelo 6 cimientos.
Pájaros y nidos.
Formar equipos de tres personas donde dos se toman de las manos y forman un círculo que
será llamado nido. La tercera persona se mete dentro del nido pasando a ser pájaro. La
persona que coordine el juego también forma parte del mismo. Se dan las siguientes
indicaciones:
1.- cambio de pájaros. en este momento los nidos se quedan en su lugar sin moverse solo
levantan las manos para que el pájaro salga y busque su nuevo nido. Aquí el coordinador
también buscará su propio nido por lo tanto quedará un pájaro nuevo que a su vez tendrá que
coordinar el juego.
2.- Cambio de nidos. Aquí solo se mueven los que forman los nidos. los pájaros se quedan
quietos esperando un nuevo nido.
3.- Cambio de todo. Aquí se deshacen completamente los equipos y se rehacen con nuevos
integrantes.
El lagarto y la lagartija.
Formación: Se forman dos círculos de igual número de integrantes, uno dentro del otro.
Desarrollo: Cada uno de los integrantes deben tener una pareja del otro círculo. El animador
canta lo siguiente: "Un lagarto y una lagartija salieron a tomar el sol, en invierno porque hace
frío y en verano porque hace calor" (poniéndole ritmo, aunque puede ser cualquier otra
canción o alguna grabación) y el círculo de adentro gira hacia la derecha y el de afuera gira
a la izquierda.
La idea es que cada vez que la música se detenga, las parejas se deben buscar tomarse de los
brazos y agacharse juntos. La última pareja que se agache sale del juego. Gana la pareja que
quede al final.
Enanos y Gigantes
la actividad fomenta la percepción y la rapidez en la siguiente actividad el docente dará
indicaciones diciendo "enanos" o "gigantes", al decir enanos los alumnos se agacharán,
cuando dice gigantes los alumnos de pararán. El docente lo hará cada vez más rápido para
confundirlos.