Sunteți pe pagina 1din 2

EL MERCANTILISMO

1. ¿Qué es el mercantilismo?

Por mercantilismo se entiende el conjunto de ideas políticas y económicas


desarrolladas en Europa durante los siglos XVI, XVII y la primera parte del XVIII, en el marco
del absolutismo monárquico.

Estas ideas proponían una mayor intervención del Estado en la economía y la toma de una
serie de medidas de protección a la producción local por encima de la extranjera, con el fin de
formar Estados-nación lo más robustos económicamente posible.

El mercantilismo planteaba que la riqueza de las naciones era únicamente alcanzable mediante
una balanza comercial positiva respecto al extranjero, por lo que era necesario proteger la
economía local mediante fuertes medidas Estatales, dejando atrás la lógica económica que
había imperando en Occidente desde el Medioevo: la crematística.

Según esta última, herencia al mundo cristiano de los antiguos filósofos griegos (Tales de
Mileto, Platón, Aristóteles), los préstamos y la usura eran contra-natura, un ejercicio
deshumanizante; juicio en el que coincidían los cristianos, pues semejante conducta incurría
en el pecado de la avaricia.

El mercantilismo pone fin a este pensamiento y abre las monarquías europeas al sistema
capitalista, nacido en la Italia del siglo XIV. Será el modelo en boga hasta su crisis a finales del
siglo XVIII, dando paso a las nuevas teorías económicas fisiocráticas y liberales. Se estima que a
principios del siglo XIX el mercantilismo había desaparecido del todo. A sus intentos de
resurrección se los etiqueta como neomercantilismo.

Puede servirte: Liberalismo.

2. Origen del mercantilismo

Como se ha dicho, el mercantilismo aparece para introducir a las monarquías absolutistas


europeas en el capitalismo, que ya había surgido en la Italia renacentista, y será la teoría
económica imperante durante toda la Edad Moderna (siglos XVI al XVIII).

También marcará la aparición de los Estados-nación y del Antiguo Régimen en la Europa


Occidental, oponiendo al Estado y su control económico a los poderes espirituales de la Iglesia
católica.

3. Pilares del mercantilismo

El control de las exportaciones daba al Estado un modelo de protección de la economía local.


Los pilares del mercantilismo fueron tres principios económicos, evaluados distintamente por
cada una de las vertientes y variantes que este modelo representaba en la realidad. Estos
pilares fueron:

 Las relaciones entre el poder político y el económico. Lo que antes eran instancias
separadas, pasaron a tener una relación de control y reciprocidad. El poder político,
representado por la Monarquía absolutista, asumió su rol en la conducción económica
de la sociedad y decidió emprender la construcción de un Estado-nación rico, que
dispusiera del capital suficiente para sus numerosos proyectos.
 El control de la moneda. La unificación del mercado interno, el incremento de
la población y el privilegio de la producción interna marcharon al compás de la defensa
del capital nacional, más que nada en términos de agricultura, minería y manufacturas.
Asimismo, se buscaba tener una población numerosa y laboriosa detrás de la moneda.
 La injerencia del Estado en la economía. El control de las exportaciones (la
exportación de materias primas era prohibida, pero el resto de excedentes de la
producción eran ampliamente exportados) y sobre todo de las importaciones
(aranceladas, bloqueadas con barreras, dificultadas excepto en el caso de las materias
primas escasas en el país), le daban al Estado el volante de un modelo de protección
de la economía local.

4. ¿Cómo funciona el mercantilismo?

El funcionamiento del mercantilismo responde a nueve principios fundamentales (las nueve


reglas de Von Hornick), que se implementaron de manera distinta e individual en cada uno de
los Estados-nación europeos, conforme a sus necesidades y particularidades. Estos principios
son:

 La utilización de todo el territorio nacional para la agricultura, minería y manufactura.


 Dedicar toda la materia prima del país a las industrias nacionales, ya que los bienes
manufacturados valen más que las materias primas internacionalmente.
 Fomentar una población abundante y trabajadora.
 Prohibir las exportaciones en metales preciosos y mantener la moneda nacional
circulante.
 Obstaculizar la importación de bienes foráneos.
 Importar los bienes necesarios a cambio de otros bienes escasos y no del pago de oro y
plata.
 Limitar las importaciones a la materia prima escasa en el país.
 Vender el excedente de la producción manufacturada al extranjero, en pagos de oro y
plata.
 No permitir las importaciones de bienes producidos y disponibles en el país.