Sunteți pe pagina 1din 2

"Después de haber redactado este capítulo he tenido ocasión de

leer The Visions Seminars de Jung. Su seminario sobre los sueños


y las "visiones oníricas" es másconvincente, y me ha permitido
conocer y apreciar mejor ciertos puntos del pensamiento de Jung.
Lo importante -dice Jung- no es la interpretación del sueño, sino
lo que dice; el sueño es el sujeto. En Visions... el estudio del
arquetipo es la expresión de un discurso metafórico cultural
fundamental. La metáfora -forma poética del pensamiento (J. B.
Vico)- y el pensamiento mítico (Cassirer) se integran en la
historia sociocultural del inconsciente. (...) Estoy convencido de
que un estudio de los sueños en las diferentes culturas probaría la
existencia de imágenes simbólicas universales. (...)
El sueño es mediación, conocimiento del hombre interior y
presencia constante en todas las culturas, donde suele tomar la
forma de lenguaje y pensamiento mítico. (...) Llamamos
"reprimido" a todo aquello que el pensamiento consciente rechaza
y sepulta en la sombra. (...)
Freud habla mucho de la importancia de la sexualidad en el sueño
y en la función de censura, porque se situa en una sociedad llena
de prejuicios hacia todo lo que se refiera al sexo. (...)
Todas las experiencias que se salen de lo corriente, todo lo que es
extraordinario, nos maravilla y espanta. De ahí la necesidad de
darle un nombre, de representarlo, simbolizarlo. (...) El artista
alienado es empujado a la creación por el deseo de transformar el
mundo real, para así adaptarlo a su "intuición delirante" e
imponer su propio principio de irrealidad. Es el caso de G. de
Nerval (1805), quien vive su crisis psicótica como un delirio
poético, momento de extrema lucidez: (...)
"El sueño es una segunda vida" (Aurélia)
Nerval juega con la sombra, con su doble, con los fantasmas
oníricos y reales de su mundo alucinado y alucinante. (...)
La irrealidad no es otra cosa que una realidad diferente de la
realidad diurna. (...)
"Aurélia" es una exploración interior, un viaje en el tiempo, una
fe en lo desconocido. (...) Gérard [de Nerval] se inspira en
Apuleyo, en Swedenborg, en Dante, y vive su mundo visionario
como una "Vita Nouva". (...) Nerval intenta reagrupar los
"fragmentos" de su alma partida. (...) "El universo de los sueños
de Aurelia -escribe A. Béguin- se encuentra totalmente poblado
de símbolos provenientes de capas muy distintas". (...)
El sueño puede "anticipar" y "aconsejar". En su papel de
mediador, el analista puede ayudar al paciente a comprender lo
que "él ha decidido" parcialmente en su subconsciente o lo que su
inconsciente no llega a decidir, es decir, hacerle ver sus deseos
contradictorios. (...)
A veces una enfermedad en su fase inicial puede aparecer en el
interior de un mensaje onírico. El caso de uno de mis pacientes,
de origen norteafricano y biólogo de profesión, es muy interesante
al respecto. (...)
Ignacio Matte Blanco (The Unconscious as Infinite Sets) nos
habla del soñante que ve "un mundo multidimensional con unos
ojos hechos para mirar únicamente un mundo tridimensional".
(...) El libro de I. Matte Blanco constituye una aportación
fundamental para la comprensión de la espacialidad onírica. (...)
El discurso sobre el sueño, el mito y la realidad desemboca en el
problema ontológico fundamental del ser."
(Salomon Resnik, Teatros del sueño)