Sunteți pe pagina 1din 20

Elaborado por:

Dr. Jesús Vivas


Coordinador de Investigación
Elaborado por:
Dr. Jesús Vivas
Coordinador de Investigación
Escuelas Campesinas

La harina de hueso es un fertilizante orgánico obtenido a


partir de huesos de animales y es utilizado como abono
orgánico para las plantas y suplemento nutritivo para
animales. También se emplea como fuente de fósforo, calcio
y proteína.
Se trata de un abono natural formado a partir de huesos de
animales y que se viene utilizando desde la agricultura
europea del siglo 19.

Elaborado por:
Dr. Jesús Vivas
Coordinador de Investigación
Escuelas Campesinas

La harina de huesos es importante ya que es un abono muy


rico en fósforo, el nutriente esencial para el crecimiento y
desarrollo de las plantas, sobre todo de las partes verdes
(hojas, tallos) ya que participa en procesos tan importantes
como la fotosíntesis, y por si fuera poco además ayuda a
producir flores, semillas y frutos. Y, por supuesto, también
por su alto contenido de calcio.
Con un aporte regular de este tipo de harina, nuestras
plantas estarán verdes, sanas, y tendrán suficiente energía
para crecer a un ritmo adecuado para su especie (ni muy
lento ni muy rápido). Elaborado por:
Dr. Jesús Vivas
Coordinador de Investigación
Escuelas Campesinas

En el hombre y en los mamíferos superiores, el hueso se


compone de:
Colágeno
Sustancias Fundamentales
Minerales
El Colágeno es la sustancia fundamental y comprende la
parte orgánica del hueso, mientras que la fase inorgánica
comprende las sales minerales. La rigidez y consistencia
típica del huesos, se debe a que las fibras de colágeno
forman andamios sobre los cuales se depositan los cristales
de las sales minerales Elaborado por:
Dr. Jesús Vivas
Coordinador de Investigación
Escuelas Campesinas

La parte mineral del hueso generalmente ocupa entre el 65 y


el 70%, mientras que la parte orgánica ocupa entre el 30 y el
35% sobre la base del peso del hueso seco.
Composición Química del hueso:
NUTRIENTE PORCENTAJE
Colágeno (Gelatina) 33,30
Fosfato de Cal 57,35
Carbonato de Cal 3,85
Fosfato de Magnesio 2,05
Carbonato y Cloruros Sódicos 3,45
TOTAL 100,00 Elaborado por:
Dr. Jesús Vivas
Coordinador de Investigación
Escuelas Campesinas

La harina de huesos, como fertilizante orgánico, esta


compuesto por nitrógeno, fósforo y potasio, su valor puede
variar ampliamente, dependiendo de sus fuentes. Desde un 3-
15-0, el valor más bajo, a 2-22-0, el más alto. La harina de
hueso es una fuente de calcio excelente, dentro de su
composición podemos decir que es una fuente rica en 52
minerales, entre los cuales se destacan el potasio, el fósforo
y el calcio, puede ser utilizado en la alimentación animal y en
los cultivos, dado que es un excelente fertilizante orgánico.
Estos minerales son sumamente importantes para fortificar el
suelo y hacer que los vegetales crezcan adecuadamente.
Elaborado por:
Dr. Jesús Vivas
Coordinador de Investigación
Escuelas Campesinas

Se sabe que los huesos están compuestos por 52 minerales


(todos importantes para la salud de la planta, algunos son
como macronutrientes y otros como micronutrientes), de los
cuales los mas abundantes son el fósforo contiendo hasta un
14% de este elemento y el calcio conteniendo hasta un 26%
del mismo. Estos elementos son muy importantes para los
procesos vitales de la planta. Es por ello que mantener
nuestros cultivos con una rica cantidad de estos minerales
es de suma importancia para el buen crecimiento y fomentar
la buena salud de los vegetales y de quienes los consumen.
Elaborado por:
Dr. Jesús Vivas
Coordinador de Investigación
Escuelas Campesinas

La harina de hueso se puede preparar de diferentes maneras,


pero la más recomendable es la calcinada para evitar
contaminaciones que pudiera contener.
Hay muchas técnicas para usar el hueso para la nutrición
animal o como fertilizante.

La harina de hueso se obtiene ya sea por acción del cocinado


a vapor de presión o por medio de la calcinación; cualquiera
de los métodos utilizados da una harina de hueso diferente y
utilizable, pero con diferentes contenidos de calcio o fósforo.
Elaborado por:
Dr. Jesús Vivas
Coordinador de Investigación
Escuelas Campesinas

La harina de hueso cocinada a presión


se obtiene por medio de un digestor, muy similar a un
autoclave, donde el agua es calentada a presión. Metidos los
huesos dentro de esa gran olla a presión, se los cocina por
más de 30 minutos, dependiendo de la técnica de la fábrica, y
se obtiene un producto esterilizado, pero con materia
orgánica; es decir, con los residuos de carne y tendones
cocinados, y es por ello que en su composición tendremos
una cantidad apreciable de proteína, que varía generalmente
entre 5 y 8%. Las concentraciones de fósforo pueden ir de 14
a 11% y el contenido de calcio varía entre 24 y 29%. Elaborado por:
Dr. Jesús Vivas
Coordinador de Investigación
Escuelas Campesinas

La harina de hueso calcinado


Es aquella que se obtiene mediante la calcinación de los
huesos; es decir, puestos en una superficie dura, ya sean de
tierra compactada o de ladrillo y, después de amontonados,
se les prende fuego, y por su característica de auto
combustibles se consumen hasta quedar convertidos en
cenizas.
Este producto final no tiene materia orgánica y solo aporta
minerales; su materia seca está por el orden de 97% y su
contenido en calcio está dentro del 32%. La concentración en
fósforo varía entre l5 y 18%. Elaborado por:
Dr. Jesús Vivas
Coordinador de Investigación
Escuelas Campesinas

Cualquiera que sea la técnica utilizada para obtener la harina


de hueso, la cantidad de fósforo dependerá del tipo de hueso
utilizado, ya que los valores antes mencionados
corresponden al esqueleto de un animal entero. Si se utilizan
huesos planos, como costillas y cabeza solamente, las
cantidades de fósforo serán muy inferiores a las enunciadas.
Para sintetizar, diremos que los huesos largos tienen más
fósforo que los planos y la combinación adecuada de ellos en
la fabricación de las harinas dará la cantidad enunciada en
las tablas. Elaborado por:
Dr. Jesús Vivas
Coordinador de Investigación
Escuelas Campesinas

Los materiales necesarios para la obtención de la Harina de


Hueso son los siguientes:

Leña o madera seca sin tratar


Huesos frescos
Bolsa o saco resistente
Molino, licuadora o mortero para triturar
Encendedor o fósforos
Un lugar apto para el fuego (puede ser una parrilla o un
tambor de hierro)
Elaborado por:
Dr. Jesús Vivas
Coordinador de Investigación
Escuelas Campesinas

Para la obtención de la Harina de Hueso es necesario cumplir


con el siguiente procedimiento:
1. Incinerar los huesos para que estos queden calcinados y
puedan molerse hasta obtener una mezcla fina. Para ello,
prende el fogón con un poco de leña y antes de añadir los
huesos deberás remover los restos de carne y grasa que
estén pegados a ellos. Ráspalos a fondo hasta que estén
totalmente limpios.

Elaborado por:
Dr. Jesús Vivas
Coordinador de Investigación
Escuelas Campesinas

2. Se agregan los huesos al fogón y deja que ardan hasta que


estén frágiles. Generalmente, esto suele demorar entre una y
dos horas dependiendo del tamaño de los huesos. Es
importante que el color de los huesos incinerados sea bien
blanco, pues de encontrar huesos de color negro significa
que no se ha efectuado una combustión correcta, siendo
este resultado no deseado en este proceso.
3. Deja que se enfríen y colócalos dentro de una bolsa o saco
resistente. Machácalos con un rodillo o bate para romperlos
en pequeños fragmentos. Colócalos en un molino o
licuadora y mezclar a fondo para obtener una mezcla bien
fina. Elaborado por:
Dr. Jesús Vivas
Coordinador de Investigación
Escuelas Campesinas

Al ser un producto natural se puede utilizar en cualquier


época del año, siendo especialmente recomendable al
momento de trasplantar y antes de la floración. La dosis más
recomendada es la siguiente:
Se suele usar unos 5-10 gramos por litro de capacidad, es
decir si para una asperjadora manual de 20 Litros se
requieren unos 200 gramos de harina de Hueso.
si se quiere prepara 200 litros de cualquier Biofertilizante se
requerirán 100 gramos de Harina de Hueso.
Antes de sembrar se recomienda agregar de 40 a 50 gramos
por metros cuadrado. Elaborado por:
Dr. Jesús Vivas
Coordinador de Investigación
Escuelas Campesinas

El fósforo en la harina de huesos promueve el crecimiento


de las raíces, como así también el crecimiento de las flores
y las frutas. La pequeña cantidad de nitrógeno presente en
la harina de huesos no incrementará el crecimiento de las
hojas o retrasará los frutos, mientras que el calcio
promoverá la salud de los frutos. La harina de huesos no
daña ni quema las raíces de las plantas.
Es el fertilizante preferido por los bulbos de las flores.
Es un excelente fertilizante para los tubérculos.
La harina de huesos ayuda a los guisantes y otras
legumbres a fijar el nitrógeno en el suelo. Elaborado por:
Dr. Jesús Vivas
Coordinador de Investigación
Escuelas Campesinas

La harina de huesos es un fertilizante orgánico que


fomenta el crecimiento de las raíces de las plantas, las
flores y las frutas.
Favorece el enraizamiento y estimula la floración y
fructificación de los árboles. Rico en fósforo, este abono
favorece que en la plantación de árboles, las raíces
enraícen de manera satisfactoria.
La Harina de Huesos puede usarse antes de la siembra o
de la plantación, para ayudar al enraizamiento; o bien,
durante el cultivo, para mejorar el desarrollo.
Elaborado por:
Dr. Jesús Vivas
Coordinador de Investigación
Escuelas Campesinas